Está en la página 1de 10

DEMÓSTENES

ΔΗΜΟΣΘΈΝΗΣ
SOBRE LA PAZ
Περί της Ειρήνης

INTRODUCCIÓN, TRADUCCIÓN Y NOTAS DE A. LÓPEZ EIRE


La traducción ha sido revisada por Juan Antonio López Férez
Texto griego:
https://el.wikisource.org/wiki/%CE%A0%CE%B5%CF%81%CE%AF_%CF%84%CE%B7%CF%82_%CE%9
5%CE%B9%CF%81%CE%AE%CE%BD%CE%B7%CF%82
SOBRE LA PAZ *

Περὶ τῆς Εἰρήνης

INTRODUCCIÓN

Según Dionisio de Halicarnaso, este discurso fue pronunciado bajo el arcontado de Arquias (346 a.
C.). La pérdida de Olinto en el 348 a. C. produjo una inmediata alarma en Atenas, perpleja ante el
amenazador avance de Filipo. Los atenienses, en tal situación, buscan apoyo entre las demás
ciudades griegas, con el fin de formar una coalición antimacedónica capaz de poner una barrera a la
imparable y ambiciosa carrera de Filipo. Pero el intento resultó infructuoso. Así pues, tuvieron que
contentarse con enviar una flota a las órdenes de Cares, cuyo único logro efectivo fue establecer
plazas fuertes en determinados puntos de la costa de Tracia.
Consiguientemente, cunde en Atenas cierto desánimo ante la imposibilidad de conseguir formar
un frente panhelénico que ofreciera las mínimas garantías de éxito en una confrontación con el
enemigo común. Pero, por otra parte, en el campo político adversario, Filipo necesita una tregua para
consolidar sus victorias, recuperarse de su actividad incansable y poder replantear con nuevos bríos
sus aspiraciones frustradas de penetración en Grecia central.
En esta atmósfera común cargada de deseos de tregua, se entiende la aprobación de una moción
presentada por Filócrates en el año 346 a. C., según la cual debía nombrarse un colegio de
embajadores que acudiera a tratar con el Macedonio las condiciones de paz. Para esta embajada
fueron designados, entre otros, Demóstenes y Esquines. A raíz de esta misión diplomática, que tuvo
dos fases, y en la que intervinieron los dos irreconciliables enemigos, surgió el asunto de la
«embajada», que generó sendos discursos de ambos adversarios, en los que cada uno de ellos
aprovecha la oportunidad para atacar al otro. Pero lo más extraño de todo este proceso es que
Esquines no respondiese a las acusaciones de Demóstenes, quien con toda claridad y en forma
directísima censura a su enemigo por haberse puesto descaradamente a favor de los propósitos de
Filipo. Ésa es la razón por la que Libanio opina que el discurso Sobre la paz lo dejó escrito su autor,
pero no lo pronunció nunca.
En la primera fase de la embajada se sancionó la «paz de Filócrates»; era el mes de Elafebolión del
año 346 a. C.
Casi no hace falta decir que las condiciones del tratado eran netamente favorables al soberano de
Macedonia, y, por tanto, ruinosas para Atenas. En efecto, se reconocía el statu quo por ambas partes,
pero no se contemplaban en el tratado ni la alianza ateniense con los focidios, ni los vínculos de
Atenas con el rey de Tracia Cersobleptes ni con el pueblecito tesalio de Halos, a la sazón asediado por
Filipo.
Aprobada la «paz de Filócrates», comenzó la segunda fase de la embajada, cuya finalidad era
administrar los juramentos al monarca macedonio, muy ocupado por el momento en la campaña de
Tracia. De esta segunda embajada regresó Demóstenes profundamente encolerizado y denunció a
sus colegas embajadores ante el Consejo. Pero ya no había remedio. Atenas estaba atada de pies y
manos. Filipo se limitó a hacer lo que le interesaba: penetró en Grecia central, puso en poder de Tebas
las ciudades de Beocia, sometió al caudillo de los focidios, Faleco, y dispersó la población de la
Fócide.
Los atenienses, que en el tratado de paz habían renunciado a impedir la entrada del Macedonio en

* Bibliografía reciente en Lustrum 14 (1969), Gotinga, 1971


Grecia central, se reconocían ahora engañados por un «bárbaro», que, tras ocupar una vacante de los
focidios en el Consejo anfictiónico, celebró su triunfo presidiendo los Juegos Píticos.
Quedó claro en Atenas, colmada de indignación ante tales hechos, que Demóstenes era un
patriota, mientras que Filócrates y Esquines habían aconsejado al pueblo favoreciendo los intereses
de Filipo. Pero, pese a ello, nuestro orador reconoce —y así lo aconseja— que la mejor actitud en la
situación a la que se había llegado era la de reconocer la paz.

ARGUMENTO DE LIBANIO

1 Como la guerra en torno a Anfípolis se alargaba, Filipo y los atenienses desearon la paz; los
atenienses, porque en la guerra les iba mal; Filipo, porque quería cumplir lo que prometiera a tesalios
y tebanos. Había prometido a los tebanos entregarles Orcómeno y Coronea, ciudades beocias, y a
ambos poner fin a la guerra focidia. Y esto le era imposible con los atenienses en guerra; pues
también antes, cuando quiso penetrar en Fócide, los atenienses con sus naves hicieron una na-
vegación envolvente hasta llegar al lugar llamado Pilas, por algunos Termópilas, y se vio defraudado
en su intento de invasión. 2 Así que, volviendo al caso, una vez que llevó a término la paz con los
atenienses, sin impedimento de nadie pasó al interior de Pilas, hizo evacuar al pueblo focidio y tomó
de los demás griegos el lugar que los focidios ocupaban entre los anfictíones y los votos que les
correspondían en el consejo. Y envió mensajeros también a los atenienses, pidiendo que también ellos
aceptaran esos hechos; y Demóstenes aconseja que los acepten, no porque se adhiriese a esta petición,
como si fuese correcta, ni afirmase que era justo que el Macedonio participase en un consejo griego,
sino porque temía, según decía una y otra vez, no se vieran forzados a emprender una guerra contra
todos los griegos en conjunto. Pues afirma que, cada uno por una causa distinta, han chocado con los
atenienses, y que unidos van a luchar contra ellos. «Daremos», dice, «ese motivo común contra
nosotros, a saber, que somos los únicos que nos oponemos a los decretos de los anfictíones; de modo
que más vale observar !a paz, sobre todo habiendo penetrado Filipo en Pilas y pudiendo atacar el
Ática, que arrastrar tan gran peligro por tan poca cosa».
3 Este discurso me parece que fue preparado pero no pronunciado. Pues al acusar el orador a
Esquines, entre otras cosas le reprocha también esto, que hubiese aconsejado que se concediese por
votación a Filipo título de anfictión, cuando ningún otro, ni Filócrates, el más desvergonzado de los
hombres, se atrevía a introducir esa propuesta. Así que, si él personalmente hubiese aconsejado en
estas cuestiones, no habría atacado por ello a Esquines, sino que evidentemente habría temido
suscitar la sospecha de ser favorable a Filipo y haber manifestado una propuesta de tal estilo debido
al hecho de haberse dejado convencer por el Rey a fuerza de dinero; ya que hasta en este discurso
parece que se alza contra una sospecha similar, presentándose como bien dispuesto para la ciudad e
incorruptible.
[1] Ὁρῶ μέν, ὦ ἄνδρες Ἀθηναῖοι, τὰ 1 Veo, varones atenienses, que la situación
παρόντα πράγματα πολλὴν δυσκολίαν presente ofrece mucha dificultad e inquietud, no
ἔχοντα καὶ ταραχὴν οὐ μόνον τῷ πολλὰ sólo por lo mucho que se ha abandonado y porque
προεῖσθαι καὶ μηδὲν εἶναι προὔργου περὶ de ninguna utilidad es hablar con elegancia de
αὐτῶν εὖ λέγειν, ἀλλὰ καὶ περὶ τῶν ello, sino también porque acerca de lo que nos
ὑπολοίπων κατὰ ταὐτὰ μηδὲ καθ' ἓν τὸ queda ni en un solo punto se está de acuerdo al
συμφέρον πάντας ἡγεῖσθαι, ἀλλὰ τοῖς μὲν considerar lo que conviene, antes bien, a unos les
ὡδί, τοῖς δ' ἑτέρως δοκεῖν. [2] Δυσκόλου δ' parece de una manera, a otros de otra. 2 Y si bien
ὄντος φύσει καὶ χαλεποῦ τοῦ βουλεύεσθαι, deliberar es cosa ardua y difícil por naturaleza,
ἔτι πολλῷ χαλεπώτερον ὑμεῖς αὐτὸ vosotros, varones atenienses, la habéis hecho
πεποιήκατ', ὦ ἄνδρες Ἀθηναῖοι· οἱ μὲν γὰρ mucho más difícil todavía; pues todos los demás
ἄλλοι πάντες ἄνθρωποι πρὸ τῶν hombres suelen usar de la deliberación antes de
πραγμάτων εἰώθασι χρῆσθαι τῷ los acontecimientos, vosotros, en cambio, después
βουλεύεσθαι, ὑμεῖς δὲ μετὰ τὰ πράγματα. de los acontecimientos 1. Como consecuencia de
Ἐκ δὲ τούτου συμβαίνει παρὰ πάντα τὸν eso sucede que, a lo largo de todo el tiempo del
χρόνον ὃν οἶδ' ἐγώ, τὸν μὲν οἷς ἂν ἁμάρτητ' que tengo conciencia, el que critica los errores
ἐπιτιμῶντα εὐδοκιμεῖν καὶ δοκεῖν εὖ cometidos gana buena fama y tiene visos de
λέγειν, τὰ δὲ πράγματα καὶ περὶ ὧν perorar bien, pero los hechos, incluso aquellos
βουλεύεσθ' ἐκφεύγειν ὑμᾶς. [3] Οὐ μὴν sobre los que deliberáis, se os escapan por
ἀλλὰ καίπερ τούτων οὕτως ἐχόντων οἴομαι completo. 3 Pese a todo, aunque eso es así, opino
καὶ πεπεικὼς ἐμαυτὸν ἀνέστηκα, ἂν —y convencido de ello me levanté— que si estáis
ἐθελήσητε τοῦ θορυβεῖν καὶ φιλονικεῖν dispuestos a dar de lado al alboroto y las
ἀποστάντες ἀκούειν, ὡς ὑπὲρ πόλεως rivalidades y queréis escuchar, como corresponde
βουλευομένοις καὶ τηλικούτων πραγμάτων a quienes deliberan en provecho de la ciudad y de
προσήκει, ἕξειν καὶ λέγειν καὶ asuntos de similar interés, podré expresar y
συμβουλεύειν δι' ὧν καὶ τὰ παρόντ' ἔσται aconsejar medidas por las cuales la presente
βελτίω καὶ τὰ προειμένα σωθήσεται. situación mejorará y se recuperará lo abandonado.

[4] Ἀκριβῶς δ' εἰδώς, ὦ ἄνδρες Ἀθηναῖοι, τὸ 4 Aunque sé muy bien, varones atenienses, que
λέγειν περὶ ὧν αὐτὸς εἶπέ τις καὶ περὶ hablar acerca de lo que uno mismo ha hablado y
αὑτοῦ παρ' ὑμῖν ἀεὶ τῶν πάνυ acerca de sí mismo ante vosotros es siempre de las
λυσιτελούντων τοῖς τολμῶσιν ὄν, οὕτως cosas que más aprovechan a quienes se atreven a
ἡγοῦμαι φορτικὸν καὶ ἐπαχθὲς ὥστε hacerlo, lo considero tan molesto y pesado, que
ἀνάγκην οὖσαν ὁρῶν ὅμως ἀποκνῶ. pese a ver la necesidad de ello, vacilo sin embargo.
Νομίζω δ' ἄμεινον ἂν ὑμᾶς περὶ ὧν νῦν Pero estimo que os formaréis mejor un juicio
ἐρῶ κρῖναι, μικρὰ τῶν πρότερόν ποτε acerca de lo que ahora voy a decir, si recordáis
ῥηθέντων ὑπ' ἐμοῦ μνημονεύσαντες. unos pequeños detalles de los discursos
anteriormente pronunciados por mí.

[5] Ἐγὼ γάρ, ὦ ἄνδρες Ἀθηναῖοι, πρῶτον 5 Yo, varones atenienses, en primer lugar, cuando

1 Cf. Contra Filipo, I 40-1.


μέν, ἡνίκ' ἔπειθόν τινες ὑμᾶς, τῶν ἐν algunos trataban de convenceros a raíz de la
Εὐβοίᾳ πραγμάτων ταραττομένων, conmoción política de Eubea, para que ayudarais a
βοηθεῖν Πλουτάρχῳ καὶ πόλεμον ἄδοξον Plutarco 2 y arrastrarais una guerra sin gloria y
καὶ δαπανηρὸν ἄρασθαι, πρῶτος καὶ μόνος costosa, fui el primero y el único que pasé a la
παρελθὼν ἀντεῖπον, καὶ μόνον οὐ tribuna y me opuse, y poco me faltó para ser
διεσπάσθην ὑπὸ τῶν ἐπὶ μικροῖς λήμμασιν descuartizado a manos de quienes os aconsejaron
πολλὰ καὶ μεγάλ' ὑμᾶς ἁμαρτάνεινν cometer numerosos y serios errores a cambio de
πεισάντων· καὶ χρόνου βραχέος escasas ganancias; y cuando hubo pasado breve
διελθόντος, μετὰ τοῦ προσοφλεῖν tiempo, tras haber hecho recaer sobre vosotros la
αἰσχύνην καὶ παθεῖν οἷα τῶν ὄντων vergüenza y haber sufrido un trato 3 que jamás
ἀνθρώπων οὐδένες πώποτε πεπόνθασ' ὑπὸ ningún ser del género humano ha sufrido nunca
τούτων οἷς ἐβοήθησαν, πάντες ὑμεῖς por parte de aquellos a quienes ayudara, todos
ἔγνωτε τήν τε τῶν τότε ταῦτα πεισάντων vosotros reconocisteis la maldad de los que os
κακίαν καὶ τὰ βέλτιστ' εἰρηκότ' ἐμέ. aconsejaron esas medidas y que yo había sido el
que había expuesto las mejores sugerencias.

[6] Πάλιν τοίνυν, ὦ ἄνδρες Ἀθηναῖοι, 6 Otra vez, varones atenienses, cuando me di
κατιδὼν Νεοπτόλεμον τὸν ὑποκριτὴν τῷ cuenta de que Neoptólemo 4 el actor alcanzaba in-
μὲν τῆς τέχνης προσχήματι τυγχάνοντ' demnidad gracias al parentesco de su profesión, y
ἀδείας, κακὰ δ' ἐργαζόμενον τὰ μέγιστα de que causaba a la ciudad los mayores daños y
τὴν πόλιν καὶ τὰ παρ' ὑμῶν διοικοῦντα administraba y gobernaba lo vuestro en beneficio
Φιλίππῳ καὶ πρυτανεύοντα, παρελθὼν de Filipo, subí a la tribuna y os lo comuniqué, no
εἶπον εἰς ὑμᾶς, οὐδεμιᾶς ἰδίας οὔτ' ἔχθρας por causa de ninguna enemistad privada ni por
οὔτε συκοφαντίας ἕνεκα, ὡς ἐκ τῶν μετὰ afán de delatar, como quedó de manifiesto a raíz
ταῦτ' ἔργων γέγονεν δῆλον. [7] Καὶ οὐκέτ' de los sucesos que siguieron a esos hechos. 7 Y en
ἐν τούτοις αἰτιάσομαι τοὺς ὑπὲρ este caso ya no voy a acusar a los que hablaban en
Νεοπτολέμου λέγοντας (οὐδὲ εἷς γὰρ ἦν), defensa de Neoptólemo (que no había ninguno),
ἀλλ' αὐτοὺς ὑμᾶς· εἰ γὰρ ἐν Διονύσου sino a vosotros mismos; pues si en el teatro de
τραγῳδοὺς ἐθεᾶσθε, ἀλλὰ μὴ περὶ Dioniso hubieseis contemplado tragedias y no
σωτηρίας καὶ κοινῶν πραγμάτων ἦν ὁ hubiera versado la deliberación sobre la salvación
λόγος, οὐκ ἂν οὕτως οὔτ' ἐκείνου πρὸς de la ciudad y los intereses comunes, no le habríais
χάριν οὔτ' ἐμοῦ πρὸς ἀπέχθειαν ἠκούσατε. escuchado a él con tanta benevolencia ni a mí con
tanta hostilidad.

[8] Καίτοι τοῦτό γ' ὑμᾶς οἶμαι νῦν ἅπαντας 8 Aunque de esto, al menos, creo que todos
ᾐσθῆσθαι, ὅτι τὴν τότ' ἄφιξιν εἰς τοὺς vosotros estáis enterados: hizo una escapada
πολεμίους ποιησάμενος ὑπὲρ τοῦ τἀκεῖ entonces a territorio enemigo para recuperar,
χρήματ' ὀφειλόμεν', ὡς ἔφη, κομίσας δεῦρο según dijo, e invertir aquí en servicios públicos las

2 Plutarco fue tirano de Eretria, ciudad de Eubea. Contra él se levantaron los ciudadanos capitaneados por Clitarco. Fue
entonces cuando el tirano envió una embajada a Atenas en solicitud de ayuda, petición a la que Demóstenes se opuso
tajantemente. La apoyaron, en cambio, Eubulo y Midias, cuyas opiniones al final se impusieron. Triunfó, pues, el parecer
de enviar una tropa capitaneada por Foción, que se impuso en una batalla. Pero Plutarco terminó siendo expulsado de
Eretria. Cf. PLUTARCO, Foción 12-14; DEM., Contra Midias 100; ESQUINES, Contra Ctesifonte 36 y sigs.
3 A juzgar por lo que explica el escoliasta, efectivamente Plutarco se comportó canallescamente con los atenienses, que
le habían ayudado. Para poder pagar a los mercenarios, apresó a unos cuantos soldados atenienses y exigió a Atenas por
ellos un rescate de cincuenta talentos.
4 Neoptólemo era de Esciros y de profesión actor dramático. Como por ella estaba de alguna manera ligado al culto de
Dioniso, gozaba de cierta indemnidad.
λῃτουργεῖν, καὶ τούτῳ τῷ λόγῳ πλείστῳ sumas de dinero que allí se le debían; y tras haber
χρησάμενος, ὡς δεινὸν εἴ τις ἐγκαλεῖ τοῖς hecho abundante uso de ese argumento, diciendo
ἐκεῖθεν ἐνθάδε τὰς εὐπορίας ἄγουσιν, que era terrible reprender a quienes estaban
ἐπειδὴ διὰ τὴν εἰρήνην ἀδείας ἔτυχεν, ἣν transportando sus fortunas de allí a. aquí, una vez
ἐνθάδ' ἐκέκτητ' οὐσίαν φανεράν, ταύτην que alcanzó inmunidad gracias a la paz, las
ἐξαργυρίσας πρὸς ἐκεῖνον ἀπάγων οἴχεται. propiedades que aquí había adquirido, las
convirtió en dinero y llevándoselo consigo se va
junto a Filipo.

[9] Δύο μὲν δὴ ταῦθ' ὧν προεῖπον ἐγὼ 9 Esas dos advertencias que os hice yo dan
μαρτυρεῖ τοῖς γεγενημένοις λόγοις ὀρθῶς testimonio del valor de mis pasados discursos y
καὶ δικαίως, οἷά περ ἦν, ἀποφανθένθ' ὑπ' fueron expuestas por mí con exactitud y
ἐμοῦ· τὸ τρίτον δ', ὦ ἄνδρες Ἀθηναῖοι, ,καὶ ecuanimidad, en conformidad con los hechos. En
μόνον ἓν τοῦτ' εἰπὼν ἔτι καὶ δὴ περὶ ὧν tercer lugar, varones atenienses —y una vez diga
παρελήλυθ' ἐρῶ,, ἡνίκα τοὺς ὅρκους τοὺς solamente esto, hablaré ya sobre lo que he venido
περὶ τῆς εἰρήνης ἀπειληφότες ἥκομεν οἱ a exponer—, 10 cuando regresamos los
πρέσβεις, [10] τότε Θεσπιάς τινων καὶ embajadores después de haber recibido los
Πλαταιὰς ὑπισχνουμένων οἰκισθήσεσθαι, juramentos relativos a la paz, y entonces algunos
καὶ τοὺς μὲν Φωκέασσ τὸν Φίλιππον, ἂν prometían que Tespias y Platea 5 serían
γένηται κύριος, σώσειν, τὴν δὲ Θηβαίων reconstruidas y que Filipo, en cuanto ganase el
πόλιν διοικιεῖν, καὶ τὸν Ὠρωπὸν ὑμῖν dominio, salvaría a los focidios y que
ὑπάρξειν, καὶ τὴν Εὔβοιαν ἀντ' desmembraría la ciudad de Tebas y que Oropo
Ἀμφιπόλεως ἀποδοθήσεσθαι, καὶ τοιαύτας sería vuestra y que se daría Eubea a cambio de
ἐλπίδας καὶ φενακισμούς, οἷσσ Anfípolis y otras esperanzas y embustes similares,
ὑπαχθέντες ὑμεῖς οὔτε συμφόρως οὔτ' ἴσως arrastrados por los cuales vosotros abandonasteis
καλῶς προεῖσθε Φωκέας, οὐδὲν τούτων a los focidios 6 contra vuestros intereses, contra la
οὔτ' ἐξαπατήσας οὔτε σιγήσας ἐγὼ justicia y contra el honor, resultará claro que yo ni
φανήσομαι, ἀλλὰ προειπὼν ὑμῖν, ὡς οἶδ' tomé parte en ninguno de esos engaños ni guardé
ὅτι μνημονεύετε, ὅτι ταῦτ' οὔτ' οἶδα οὔτε silencio ante ellos, sino que os advertí, como sé
προσδοκῶ, νομίζω δὲ τὸν λέγοντα ληρεῖν. que os acordáis, que de eso ni tenía conocimientos
ni esperanzas y que opinaba que quien tales
propósitos exponía decía bagatelas.

[11]Ταῦτα τοίνυν ἅπανθ', ὅσα φαίνομαι 11 Pues bien, todos esos casos en que parece que
βέλτιον τῶν ἄλλων προορῶν, οὐδ' εἰς μίαν, preveo las cosas mejor que los demás, no los
ὦ ἄνδρες Ἀθηναῖοι, οὔτε δεινότητ' οὔτ' referiré, varones atenienses, ni a una sola especial
ἀλαζονείαν ἐπανοίσω, οὐδὲ habilidad o fanfarronería, ni pretenderé que mi
προσποιήσομαι δι' οὐδὲν ἄλλο γιγνώσκειν conocimiento y mis previsiones se deben a
καὶ προαισθάνεσθαι πλὴν δι' ἃν ὑμῖν εἴπω, ninguna otra causa, salvo a las dos razones que os
δύο· ἓν μέν, ὦ ἄνδρες Ἀθηναῖοι, δι' voy a decir: una, varones atenienses, la buena
εὐτυχίαν, ἣν συμπάσης ἐγὼ τῆς ἐν suerte, factor que, según yo veo, domina toda la
ἀνθρώποις οὔσης δεινότητος καὶ σοφίας habilidad y sabiduría que hay en la vida del
ὁρῶ κρατοῦσαν· [12]ἕτερον δέ, προῖκα τὰ hombre; otra;

5 Tespias y Platea eran ciudades beocias. No querían estar bajo el dominio de los tebanos. Pero éstos, aprovechando una
tregua, las atacaron, y entre matanzas y destierros redujeron considerablemente el número de sus habitantes. De las
tierras y los bienes con que se toparon, hicieron los tebanos lotes y se los repartieron.
6 Sobre esas fallidas promesas, cf. Contra Filipo, II 30; Sobre la corona 35; Sobre la embajada fraudulenta 19-22.
πράγματα κρίνω καὶ λογίζομαι, καὶ οὐδὲν 12 hago gratis las estimaciones y cálculos de los
λῆμμ' ἂν οὐδεὶς ἔχοι πρὸς οἷς ἐγὼ asuntos públicos y nadie podría mostrar ninguna
πεπολίτευμαι καὶ λέγω δεῖξαι ganancia privada conectada a mi actividad política
προσηρτημένον. Ὀρθὸν οὖν, ὅ τι ἄν ποτ' u oratoria. Así que justamente se ofrece a mi
ἀπ' αὐτῶν ὑπάρχῃ τῶν πραγμάτων, τὸ intuición lo conveniente a juzgar por las circuns-
συμφέρον φαίνεταί μοι. Ὅταν δ' ἐπὶ θάτερ' tancias mismas. Pero cuando se echa dinero al otro
ὥσπερ εἰς τρυτάνην ἀργύριον lado, como en un platillo de la balanza, se va éste
προσενέγκῃς, οἴχεται φέρον καὶ llevándose consigo y arrastrando con él al
καθείλκυκε τὸν λογισμὸν ἐφ' αὑτό, καὶ οὐκ razonamiento, y el que tal ha hecho ya no podría
ἂν ἔτ' ὀρθῶς οὐδ' ὑγιῶς ὁ τοῦτο ποιήσας hacer cálculo de nada en forma correcta y sana.
περὶ οὐδενὸς λογίσαιτο.

[13]Ἓν μὲν οὖν ἔγωγε πρῶτον ὑπάρχειν 13 Ahora bien, yo, al menos, propongo que una
φημὶ δεῖν, ὅπως, εἴτε συμμάχους εἴτε sola cosa debe ocupar el primer lugar; si se quiere
σύνταξιν εἴτ' ἄλλο τι βούλεταί τις proporcionar a la ciudad bien aliados, bien una
κατασκευάζειν τῇ πόλει, τὴν ὑπάρχουσαν contribución, bien cualquier otra cosa, eso se hará
εἰρήνην μὴ λύων τοῦτο ποιήσει, οὐχ ὡς sin romper la paz existente, no porque sea
θαυμαστὴν οὐδ' ὡς ἀξίαν οὖσαν ὑμῶν· admirable ni digna de vosotros, sino que, como
ἀλλ' ὁποία τίς ποτ' ἐστὶν αὕτη, μὴ γενέσθαι quiera que ella sea, habría sido más oportuno para
μᾶλλον εἶχε τοῖς πράγμασι καιρὸν ἢ nuestra situación que no hubiera llegado a
γεγενημένη νῦν δι' ἡμᾶς λυθῆναι· πολλὰ producirse que el que por causa nuestra se rompa
γὰρ προείμεθα, ὧν ὑπαρχόντων τότ' ἂν ἢ ahora que ya está realizada; pues hemos
νῦν ἀσφαλέστερος καὶ ῥᾴων ἦν ἡμῖν ὁ abandonado muchas ventajas que, contando con
πόλεμος. ellas 7, habrían hecho la guerra más segura y más
fácil para nosotros entonces que ahora.

[14] Δεύτερον δ', ὁρᾶν ὅπως μὴ 14 En segundo lugar, varones atenienses, hay que
προαξόμεθ', ὦ ἄνδρες Ἀθηναῖοι, τοὺς ver de no arrastrar a la necesidad o al pretexto de
συνεληλυθότας τούτους καὶ φάσκοντας una guerra conjunta contra nosotros a esos que
Ἀμφικτύονας νῦν εἶναι εἰς ἀνάγκην καὶ están reunidos y andan diciendo que ahora son
πρόφασιν κοινοῦ πολέμου πρὸς ἡμᾶς. Ἐγὼ anfictíones 8. Pues yo opino que si de nuevo nos
γάρ, εἰ γένοιθ' ἡμῖν πρὸς Φίλιππον πάλιν sobreviniera una guerra contra Filipo a causa de
πόλεμος δι' Ἀμφίπολιν ἤ τι τοιοῦτον Anfípolis o de algún otro similar motivo de
ἔγκλημ' ἴδιον, οὗ μὴ μετέχουσι Θετταλοὶ querella privada, en la que no intervinieran
μηδ' Ἀργεῖοι μηδὲ Θηβαῖοι, οὐκ ἂν ἡμῖν tesalios ni argivos ni tebanos, ninguno de ellos
οἴομαι τούτων οὐδένας πολεμῆσαι,[15] καὶ lucharía contra nosotros y menos que ningún otro
πάντων ἥκιστα (καί μοι μὴ θορυβήσῃ 15 (y que nadie me alborote antes de oír) los
μηδεὶς πρὶν ἀκοῦσαι) Θηβαίους, οὐχ ὡς tebanos, no porque se encuentren a gusto con
ἡδέως ἔχουσιν ἡμῖν, οὐδ' ὡς οὐκ ἂν nosotros ni porque no estuvieran dispuestos a
χαρίζοιντο Φιλίππῳ, ἀλλ' ἴσασιν ἀκριβῶς, complacer a Filipo, sino porque saben con
εἰ καὶ πάνυ φησί τις αὐτοὺς ἀναισθήτους exactitud, aunque se les tache de obtusos, que en
εἶναι, ὅτι, εἰ γενήσεται πόλεμος πρὸς ὑμᾶς el caso de una guerra entre ellos y nosotros, ellos
αὐτοῖς, τὰ μὲν κακὰ πάνθ' ἕξουσιν αὐτοί, recibirán todos los males, mientras que otro estará
τοῖς δ' ἀγαθοῖς ἐφεδρεύων ἕτερος sentado al acecho de los beneficios. De modo que
καθεδεῖται. Οὔκουν προοῖντ' ἂν αὑτοὺς εἰς no se lanzarían a semejante empresa a no ser que

7 En efecto, habrían contado con Anfípolis y otras fortalezas a lo largo de la costa tracia, con la guerra focidia, etc.
8 Demóstenes no reconocía este título, ni a Filipo ni a los tesalios.
τοῦτο, μὴ κοινῆς τῆς ἀρχῆς καὶ τῆς αἰτίας fuesen comunes a varios el origen y la causa de la
οὔσης τοῦ πολέμου.[16] Οὐδέ γ' εἰ πάλιν guerra.
πρὸς τοὺς Θηβαίους πολεμήσαιμεν δι' 16 Ni tampoco en el caso de que combatiéramos
Ὠρωπὸν ἤ τι τῶν ἰδίων, οὐδὲν ἂν ἡμᾶς con los tebanos por Oropo 9 o por algún interés
παθεῖν ἡγοῦμαι· καὶ γὰρ ἡμῖν κἀκείνοις particular nos pasaría nada, en mi opinión; pues
τοὺς βοηθοῦντας ἂν οἶμαι, εἰς τὴν οἰκείαν creo que quienes prestasen ayuda, la
εἴ τις ἐμβάλοι, βοηθεῖν, οὐ proporcionarían a nosotros y a aquéllos en el caso
συνεπιστρατεύσειν οὐδετέροις. Καὶ γὰρ αἱ de que alguien invadiese nuestro territorio o el de
συμμαχίαι τοῦτον ἔχουσι τὸν τρόπον, ὧν ellos, pero no se aliarían a ninguno de los dos para
καὶ φροντίσειεν ἄν τις, καὶ τὸ πρᾶγμα realizar campañas de ataque. Porque éste es el
φύσει τοιοῦτόν ἐστιν· carácter de las alianzas cuya consideración merece
la pena, y el asunto es así por naturaleza; 17 no
[17]οὐκ ἄχρι τῆς ἴσης ἕκαστός ἐστιν εὔνους hasta el mismo límite cada uno es
οὔθ' ἡμῖν οὔτε Θηβαίοις, σῶς τ' εἶναι καὶ condescendiente, ni para con nosotros ni para con
κρατεῖν τῶν ἄλλων, ἀλλὰ σῶς μὲν εἶναι los tebanos, por lo que se refiere a que estemos a
πάντες ἂν βούλοινθ' ἕνεχ' αὑτῶν, salvo o dominemos a los demás, sino que el hecho
κρατήσαντας δὲ τοὺς ἑτέρους δεσπότας de que estemos a salvo es cosa que todos desearían
ὑπάρχειν αὑτῶν οὐδὲ εἷς. Τί οὖν ἡγοῦμαι por bien de sí mismos, mientras que ni uno solo
φοβερὸν καὶ τί φυλάξασθαι δεῖν ἡμᾶς; Μὴ querría que a fuerza de dominar a otros
κοινὴν πρόφασιν καὶ κοινὸν ἔγκλημ' ὁ terminásemos por ser dueños de ellos mismos.
μέλλων πόλεμος πρὸς ἅπαντας λάβῃ. ¿Qué es, pues, lo que considero peligroso y qué es
aquello de lo que creo debemos guardarnos? Que
la guerra futura proporcione a todos un pretexto y
[18]Εἰ γὰρ Ἀργεῖοι μὲν καὶ Μεσσήνιοι καὶ un motivo de reproche comunes. 18 Porque si los
Μεγαλοπολῖται καί τινες τῶν λοιπῶν argivos, los mesenios, los megalopolitas y algunos
Πελοποννησίων, ὅσοι ταὐτὰ τούτοις otros peloponesios, todos los que comparten el
φρονοῦσι, διὰ τὴν πρὸς Λακεδαιμονίους modo de pensar de aquéllos, van a mantener hacia
ἡμῖν ἐπικηρυκείαν ἐχθρῶς σχήσουσι καὶ τὸ nosotros actitud hostil debido a la embajada que
δοκεῖν ἐκδέχεσθαί τι τῶν ἐκείνοις enviamos a Esparta y a que da la impresión de que
πεπραγμένων, Θηβαῖοι δ' ἔχουσι μέν, ὡς aceptamos algunos hechos de la política
λέγουσινν, ἀπεχθῶς, ἔτι δ' ἐχθροτέρως lacedemonia, y si los tebanos nos son hostiles,
σχήσουσιν, ὅτι τοὺς παρ' ἐκείνων según dicen, y aún han de serlo en mayor grado
φεύγοντας σῴζομεν καὶ πάντα τρόπον τὴν porque protegemos a sus exiliados y les hacemos
δυσμένειαν ἐνδεικνύμεθ' αὐτοῖς, [19] ver de todas las maneras nuestra aversión, 19 y los
Θετταλοὶ δ', ὅτι τοὺς Φωκέων φυγάδας tesalios tienen motivos de enemistad porque
σῴζομεν, Φίλιππος δ', ὅτι κωλύομεν αὐτὸν damos asilo a los desterrados focidios, y Filipo
κοινωνεῖν τῆς ἀμφικτυονίας, φοβοῦμαι μὴ porque le impedimos participar en la anfictionía,
πάντες περὶ τῶν ἰδίων ἕκαστος me temo que todos, irritándose cada uno por su
ὀργιζόμενος κοινὸν ἐφ' ἡμᾶς ἀγάγωσι τὸν propia causa, lleven contra nosotros la guerra en
πόλεμον, τὰ τῶν Ἀμφικτυόνων δόγματα común amparándose en los decretos de los
προστησάμενοι, εἶτ' ἐπισπασθῶσιν ἕκαστοι anfictíones, y que luego cada uno sea arrastrado a
πέρα τοῦ συμφέροντος ἑαυτοῖς ἡμῖν luchar contra nosotros por encima de sus intereses
πολεμῆσαι, ὥσπερ καὶ περὶ Φωκέας. particulares, como ocurrió también en el caso de
los focidios.

9 Oropo estaba al lado de la frontera tebana, y podría convertirse en objeto de disensión y discordia entre tebanos y
atenienses. Pero en ese caso, piensa Demóstenes, el conflicto sólo afectaría a las dos regiones y estados vecinos, Beocia y
Ática.
[20] Ἴστε γὰρ δήπου τοῦθ' ὅτι νῦν Θηβαῖοι 20 Pues sabéis, sin duda, esto: que ahora los
καὶ Φίλιππος καὶ Θετταλοί, οὐχὶ ταὔθ' tebanos, Filipo y los tesalios, aunque particu-
ἕκαστοι μάλιστ' ἐσπουδακότες, ταὐτὰ larmente cada uno de ninguna manera había
πάντες ἔπραξαν· οἷον Θηβαῖοι τὸν μὲν anhelado los mismos fines, realizaron todos las
Φίλιππον παρελθεῖν καὶ λαβεῖν τὰς mismas acciones; los tebanos, por ejemplo, no
παρόδους οὐκ ἐδύναντο κωλῦσαι, οὐδέ γε pudieron impedir que Filipo pasase y se
τῶν αὑτοῖς πεπονημένων ὕστατον ἐλθόντα apoderase de los accesos ni que, pese a haber
τὴν δόξαν ἔχειν· llegado el último, se apropiase de la fama debida a
lo que con tanto trabajo ellos mismos habían
[21] νυνὶ γὰρ Θηβαίοις πρὸς μὲν τὸ τὴν realizado; 21 pues ahora, por lo que se refiere al
χώραν κεκομίσθαι πέπρακταί τι, πρὸς δὲ hecho de haber recuperado su territorio 10, es
τιμὴν καὶ δόξαν αἴσχιστα· εἰ γὰρ μὴ verdad que los tebanos han hecho algo, pero en
παρῆλθε Φίλιππος, οὐδὲν ἂν αὐτοῖς κέρδος relación con el honor y la reputación han obrado
εἶναι. Ταῦτα δ' οὐκ ἐβούλοντο, ἀλλὰ τῷ τὸν de la forma más vergonzosa; porque si Filipo no
Ὀρχομενὸν καὶ τὴν Κορώνειαν λαβεῖν hubiese pasado, parece que ningún provecho
ἐπιθυμεῖν, μὴ δύνασθαι δέ, πάντα ταῦθ' habrían obtenido. Pero eso no era lo que querían,
ὑπέμειναν. antes bien, soportaron todo eso porque deseaban
tomar Orcómeno y Coronea y eran incapaces de
hacerlo. 22 Ahora bien, algunos ciertamente se
[22] Φίλιππον τοίνυν τινὲς μὲν δήπου atreven a afirmar que Filipo ni siquiera quería
τολμῶσι λέγειν ὡς οὐδ' ἐβούλετο Θηβαίοις entregar a los tebanos Orcómeno y Coronea, sino
Ὀρχομενὸν καὶ Κορώνειαν παραδοῦναι, que se vio forzado a hacerlo; pero yo a ésos les
ἀλλ' ἠναγκάσθη· ἐγὼ δὲ τούτοις μὲν digo que lo pasen bien, y lo que sé es esto: que no
ἐρρῶσθαι λέγω, ἐκεῖνο δ' οἶδ', ὅτι οὐ le importaba eso más que deseos tenía de
μᾶλλόν γε ταῦτ' ἔμελ' αὐτῷ ἢ τὰς conquistar los accesos y la fama de la guerra, la de
παρόδους λαβεῖν ἐβούλετο καὶ τὴν δόξαν aparentar que gracias a él había alcanzado la
τοῦ πολέμουυ τοῦ δοκεῖν δι' αὑτὸν κρίσιν resolución, y de celebrar los Juegos Píticos por
εἰληφέναι, καὶ τὰ Πύθια θεῖναι δι' αὑτοῦ, mediación suya; eso era lo que con más afán
καὶ ταῦτ' ἦν ὧν μάλιστ' ἐγλίχετο. ansiaba.
[23] Θετταλοὶ δέ γ' οὐδέτερ' ἐβούλοντο 23 Pero los tesalios no querían ninguna de esas
τούτων, οὔτε Θηβαίους οὔτε τὸν Φίλιππον dos cosas, ni que se engrandeciesen los tebanos ni
μέγαν γίγνεσθαι ιταῦτα γὰρ πάντ' ἐφ' que se hiciera grande Filipo, pues tanto una
ἑαυτοὺς ἡγοῦντὀ, τῆς πυλαίας δ' alternativa como la otra consideraban que iba en
ἐπεθύμουν καὶ τῶν ἐν Δελφοῖς, contra de ellos mismos; pero estaban deseosos de
πλεονεκτημάτων δυοῖν, κύριοι γενέσθαι· convertirse en dueños del consejo de las
τῷ δὲ τούτων γλίχεσθαι τάδε Termopilas y de Delfos 11, dos claras ganancias; y
συγκατέπραξαν. Τῶν τοίνυν ἰδίων ἕνεχ' por tener estas ambiciones colaboraron en estos
εὑρήσεθ' ἕκαστον πολλὰ προηγμένον ὧν hechos. Así pues, encontraréis que cada uno por
οὐδὲν ἐβούλετο πρᾶξαι. Τοῦτο μέντοι, τοῦτ' razón de sus propios intereses ha sido arrastrado a
ἔστιν φυλακτέον ἡμῖν. hacer muchas cosas de las que no quería realizar
ninguna. Esto es, sin embargo, esto es lo que de-
bemos vigilar.

[24] Τὰ κελευόμεν' ἡμᾶς ἄρα δεῖ ποιεῖν 24 «¿Entonces es necesario que hagamos lo que se
ταῦτα φοβουμένους; Καὶ σὺ ταῦτα nos mande, movidos por esos temores? ¿Y eres tú

10 Orcómeno y Coronea; cf. 22.


11 El Consejo anfictiónico se reunía en otoño en el templo de Deméter, cerca de las Termopilas, y en primavera, en Delfos.
κελεύεις; Πολλοῦ γε καὶ δέω. Ἀλλ' ὡς οὔτε el que a eso nos induces?» Ni mucho menos. Antes
πράξομεν οὐδὲν ἀνάξιον ἡμῶν αὐτῶν οὔτ' bien, que ni realicemos nada indigno de nosotros
ἔσται πόλεμος, νοῦν δὲ δόξομεν πᾶσιν mismos ni haya guerra, y que demos la impresión
ἔχειν καὶ τὰ δίκαια λέγειν, τοῦτ' οἶμαι δεῖν a todos de ser sensatos y exponer argumentos
ποιεῖν. Πρὸς δὲ τοὺς θρασέως ὁτιοῦν justos, eso es lo que creo que hay que hacer. Y con
οἰομένους ὑπομεῖναι δεῖν καὶ μὴ relación a los que piensan que es necesario
προορωμένους τὸν πόλεμον, ἐκεῖνα soportar con valor lo que sea y no prevén la
βούλομαι λογίσασθαι. Ἡμεῖς Θηβαίους guerra, quiero hacer las siguientes consi-
ἐῶμεν ἔχειν Ὠρωπόν· καὶ εἴ τις ἔροιθ' ἡμᾶς, deraciones. Nosotros permitimos que los tebanos
κελεύσας εἰπεῖν τἀληθῆ, διὰ τί; Ἵνα μὴ posean Oropo, y si alguien nos preguntara,
πολεμῶμεν, φαῖμεν ἄν. encareciéndonos decir la verdad, «¿por qué?»,
«para evitar la guerra», responderíamos.
[25] Καὶ Φιλίππῳ νυνὶ κατὰ τὰς συνθήκας 25 Y ahora mismo a Filipo en virtud del tratado le
Ἀμφιπόλεως παρακεχωρήκαμεν, καὶ hemos cedido Anfípolis y permitimos que Cardia 12
Καρδιανοὺς ἐῶμεν ἔξω Χερρονησιτῶν τῶν quede fuera del resto del Quersoneso y que el
ἄλλων τετάχθαι, καὶ τὸν Κᾶρα τὰς νήσους Cario 13 ocupe las islas de Quíos, Cos y Rodas, y
καταλαμβάνειν, Χίον καὶ Κῶν καὶ Ῥόδον, que los bizantinos obliguen a nuestros barcos
καὶ Βυζαντίους κατάγειν τὰ πλοῖα, δῆλον mercantes a arribar 14, evidentemente porque
ὅτι τὴν ἀπὸ τῆς εἰρήνης ἡσυχίαν πλειόνων consideramos que la tranquilidad que proporciona
ἀγαθῶν αἰτίαν εἶναι νομίζοντες ἢ τὸ la paz es causa de mayores bienes que entrar en
προσκρούειν καὶ φιλονικεῖν περὶ τούτων. conflicto y rivalidad por esos asuntos. Por tanto, es
Οὐκοῦν εὔηθες καὶ κομιδῇ σχέτλιον, πρὸς estúpido y completamente desafortunado que, tras
ἑκάστους καθ' ἕν' οὕτω προσενηνεγμένους habernos comportado así con cada uno de los
περὶ τῶν οἰκείων καὶ ἀναγκαιοτάτων, πρὸς pueblos por separado en asuntos propiamente
πάντας περὶ τῆς ἐν Δελφοῖς σκιᾶς νυνὶ nuestros y de vital importancia, ahora luchemos
πολεμῆσαι. contra todos por la sombra de Delfos.

12 Cardia era una colonia griega situada en la zona occidental del Quersoneso tracio, que había sido fundada por Mileto
y Clazomenas en el siglo VII a. C. Su población se vio incrementada por colonos atenienses conducidos por Milcíades.
Desde entonces y durante todo el siglo v a. C. puede decirse que se mantuvo bajo control de Atenas. Pero en el 362 a. C.,
Cardia se puso al lado de Filipo y, como aliada de este monarca, figuró en el tratado de paz del 346 a. C.
13 Idrieo, sátrapa de Caria y sucesor de Mausolo (bajo cuyo reinado el país había sido intensamente helenizado), había

ayudado a las islas Quíos, Cos y Rodas a separarse de la confederación presidida por Atenas. Esto aconteció durante la
llamada Guerra Social, en la que ciudades aliadas de la capital del Ática, bajo la dirección de Rodas, Cos y Quíos, se
rebelaron contra Atenas.
Las ciudades rebeldes estaban descontentas por los gravámenes y exacciones a que les obligaban los generales y los
mercenarios atenienses. En esta guerra sufrió Atenas una derrota en el mar, en Embata (356 a. C.). Un año más tarde (355
a. C.), ante el peligro de una intervención por parte de Persia, las dos partes del conflicto entablaron negociaciones y
concluyeron la paz.
14 Los barcos que transportaban trigo procedente del Ponto Euxino eran obligados por Bizancio a pagar peaje. Era ésta

una importante fuente de ingresos para la ciudad ya desde antiguo. Baste pensar que cuando formaba parte del Imperio
ateniense, pagaba a Atenas como tributo la impresionante suma de quince talentos, y a veces aún más.