Está en la página 1de 19

Espacios Públicos

ISSN: 1665-8140
revista.espacios.publicos@gmail.com
Universidad Autónoma del Estado de México
México

Sánchez Ramos, Miguel Ángel


La participación ciudadana en la esfera de lo público
Espacios Públicos, vol. 12, núm. 25, 2009, pp. 85-102
Universidad Autónoma del Estado de México
Toluca, México

Disponible en: http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=67611350006

Cómo citar el artículo


Número completo
Sistema de Información Científica
Más información del artículo Red de Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal
Página de la revista en redalyc.org Proyecto académico sin fines de lucro, desarrollado bajo la iniciativa de acceso abierto
Paula Mussetta

La participación ciudadana en la
esfera de lo público*

Fecha de recepción: 16 de febrero de 2009


Fecha de aprobación: 18 de marzo de 2009

Miguel Ángel Sánchez Ramos**

RESUMEN

Lo que se propone demostrar es que la participación ciudadana institu-


cionalizada en el Estado mexicano está supeditada al esquema corporativo
ahora representado por los partidos políticos, y por lo tanto, esa participación
ciudadana no es suficiente como instrumento que permita a los ciudadanos
intervenir en las actividades públicas para hacer valer sus derechos.

PALABRAS CLAVE: ciudadanía, participación ciudadana, público, demo-


cratización, institucionalización.

ABSTRACT

This paper intends to demonstrate that the civic participation institutionalized


in the Mexican State is subordinated now to the corporate outline repre-
sented by the political parties, and therefore, that civic participation is not
enough as instrument that allows the citizens to intervene in the public ac-
tivities to make be worth its rights.

* Este artículo es parte del proyecto “Capital Social y desarrollo democrático en los municipios del Estado
de México: 2000-2009”, auspiciado por la UAEM. Se agradece la colaboración para este artículo a Arturo
González Torices y a Cintya López Anzurez.
** Maestro en Gobierno y Asuntos Públicos por la Universidad Nacional Autónoma de México. Profesor de
tiempo completo en la Licenciatura en Ciencias Políticas y Administración Pública del Centro Universitario
UAEM Amecameca.

85
La participación ciudadana en la
esfera de lo público

KEY WORDS: citizenship, civic participation, como instrumento que permita a los ciuda-
public, democratization, institutionalization. danos intervenir en las actividades públicas
para hacer valer sus derechos.

PROEMIO Para lograr demostrarlo es preciso distribuir


los argumentos en las siguientes partes que
La participación ciudadana es de gran integran el presente artículo: primero, iniciar
trascendencia no sólo para la academia sino con la exposición que ayude a concebir el
aún más para el ejercicio del poder, para significado de participación; para un segundo
una vida estatal que permita canalizar con momento, trabajar sobre el término ciuda-
eficiencia las demandas de sus miembros y danía, enfatizando en los elementos que
atender de manera oportuna la voluntad componen este concepto. En tercer lugar,
general que es el sustento del Estado y que trabajar la participación ciudadana estable-
hace factible la democratización. ciendo la diferencia con la participación
política, social y comunitaria. Por último, se
El tema de la participación ciudadana está presenta una descripción de los medios de
bastante ligado con la democratización como participación ciudadana institucionalizada en
proceso de apertura de estructura e institu- el Estado mexicano.
ciones para acercar y organizar una
relación entre gobierno y gobernados más
directa y funcional. Más aún que en un PARTICIPACIÓN
proceso democratizador, la participación
ciudadana es indispensable en la recupera- La participación ciudadana es un concepto
ción de los derechos ciudadanos y en el integrado por dos términos, el primero, es
posicionamiento de éstos, los ciudadanos, el de participación, esto conduce a estudiar
frente al Estado. este concepto y posteriormente comprender
el significado de la participación ciudadana.
El presente artículo tiene como propósito
reflexionar sobre la conceptualización de la Para la Real Academia Española, participar,
participación ciudadana y describir la en su carácter de verbo intransitivo, significa
participación ciudadana institucionalizada en tomar uno parte en una cosa, recibir una parte
el Estado mexicano. de algo, o compartir, tener algo en común
con otro u otros; y como verbo transitivo,
Lo que se propone demostrar es que la significa dar parte, informar, comunicar. Por
participación ciudadana institucionalizada en lo tanto, el significado de participar, para
el Estado mexicano está supeditada al los fines del concepto que deseamos comen-
esquema corporativo ahora representado tar, debe ser entendido en su primer carácter,
por los partidos políticos, y por lo tanto, esa donde el sujeto tiene una intervención en lo
participación ciudadana no es suficiente que le es común.

86
Miguel Ángel Sánchez Ramos

Así, el término participación, que deriva Mauricio Merino (1997) considera que el
del verbo participar, se entiende en refe- participar, “tomar parte”, es la pertenencia
rencia a la intervención de los miembros de a una organización que reúne a más de una
un grupo en la gestión de este mismo o el persona, por lo tanto tiene un carácter so-
poder decisorio. cial. Con esta idea se da a entender la
necesidad de la organización para que exista
Participar, por lo tanto, hace alusión a la la posibilidad de la participación. Es decir,
intervención de alguien en algo que le el participar presupone la existencia de la
pertenece, o que en cierto momento le es organización, del medio o grupo social que
común porque ahí tiene un interés latente permite la agrupación de los que tienen algo
o manifiesto. Esta es la sustancia de la parti- que compartir, siendo ésta la condición
cipación ciudadana, en la cual se identifica necesaria para la participación.
la intervención del ciudadano en los inte-
reses públicos, donde el ciudadano tiene Desde esta perspectiva, la participación
motivos que le son comunes porque lo ciudadana concibe la organización de los
público es del interés de todos, de ahí su ciudadanos que guardan motivos comunes
carácter de publicidad. y que se organizan para facilitar la conse-
cución de sus objetivos o exigir el respeto
Por su parte, Dieter Nohlen define la de sus derechos.
participación como el acto de tomar parte
en donde subyace una concepción instru- Sin embargo, aunque la participación implica
mental y una normativa (Nohlen, 2006: compartir lo común, también contempla el
1001). lado no bondadoso del ser humano: el
egoísmo. “De modo que a pesar de las
La participación contiene en sí el motivo buenas credenciales del término, la parti-
suficiente para congregar a los que por su cipación tampoco está a salvo de los defectos
contenido encuentran convergencia en la humanos: del egoísmo, del cinismo, de la
materia ciudadana o pública. Así, tenemos enajenación de los individuos. De aquí el
que por asuntos de interés comunitario o primer dilema que plantea el término: no
asistencial puede darse una intervención de todos quieren participar aunque puedan, y
los individuos o integrantes de la comunidad. no todos pueden hacerlo aunque quieran”
Aun más cuando el sujeto tiene interés en el (Merino, 1997: 11).
poder político, surge entonces la parti-
cipación política, la cual se expresa a través El fin de la participación no siempre es el
de la vida y actividades partidistas y en la deseable, en ocasiones se torna en interven-
representación gubernamental. Sin em- ciones que obstaculizan el logro de objetivos.
bargo, la participación ciudadana está En consecuencia, hablar de participación
incluida en estos ejemplos pero tiene su implica el tratar tanto la convergencia de
esfera definida de acción, aspecto que se motivos e intereses como la inclusividad de
comentará más adelante. la organización social o grupal y sus efectos

87
La participación ciudadana en la
esfera de lo público

colaterales. Por ello, es necesario detallar para concebirla como una construcción
la característica del otro término de histórica que se logra cuando se estructura
participación ciudadana, para precisar a una vida civilizada que le permite al artesano
quién corresponde participar y quién debe cualificado ser aceptado por la cultura
limitarse porque no es su competencia. civilizada. Además, T. H Marshall (1998:
21) menciona que esta apreciación tiene un
reconocimiento en obligaciones y no en
CIUDADANÍA derechos que para él es lo más importante.
Esto es lo más trascendental porque
La Real Academia Española refiere que el considera que la ciudadanía se ha construido
significado de ciudadanía es “cualidad y como resultado de un largo proceso que se
derecho de ciudadano y conjunto de los ha dado en el tiempo.
ciudadanos de un pueblo o nación”. Este sig-
nificado conduce al de ciudadano, el que es T. H. Marshall (1998: 22) explica que la
“natural o vecino de una ciudad y el que está ciudadanía, como proceso histórico, se
en posesión de los derechos que le permiten estructura a partir de tres elementos: civil,
tomar parte en el gobierno de un país”. político y social. El primero, está compuesto
por el conjunto de elementos que le son
El término ciudadanía está integrado por dos necesarios para su libertad de individuo, de
elementos: a) cualidad y derecho de ciuda- propiedad, de expresión, de justicia, y ubica
dano y, b) la identidad de pertenencia a un pue- a los tribunales como institución que
blo. Estos mismos elementos se encuentran directamente se relaciona con este elemento
en la palabra citizenship que remite a: a) el y sobre todo con la justicia. El mismo autor
estatus de ser ciudadano, y b) a la voz que señala que el triunfo de la consecución del
refiere a la membresía de una comunidad, reconocimiento de estos derechos es ante-
según Juan Enrique Opazo (2000: 58). rior al siglo XIX.

Estos elementos son utilizados por varios En lo político, se manifiestan el proceso de


teóricos que desean argumentar acerca de la aceptación de los derechos que le
la formación y comprensión del término permitan al individuo su participación en la
ciudadanía, por ejemplo, T. H. Marshall política ya sea como gobernante o como elec-
concibe “La ciudadanía es aquel estatus que tor; es decir, se extienden en el ejercicio
se concede a los miembros de pleno derecho del poder para ser votado o para votar. El
de una comunidad” (Marshall, 1998: 37). mismo autor ubica que esto se expresa en
Marshall introduce un elemento que es tras- el siglo XIX . La institución, que según
cendente en su concepción, el pleno derecho. Marshall, está más directamente vinculada
a este tipo de derechos, es el parlamento.
T. H. Marshall, al brindar su apreciación
sobre el término de ciudadanía, se apoya El elemento social, el más polémico, según
en la concepción que Alfred Marshall señala: nuestro autor, es el que distingue la

88
Miguel Ángel Sánchez Ramos

construcción de la ciudadanía porque en esta Los debates de la Junta Constituyente entre


esfera se comparten la dicotomía entre la Independencia (1821) y la publicación de
ciudadano y clase social. En el elemento la primera Constitución Federal (1824) pres-
social se identifican los derechos que taron poca atención a la noción de ciudada-
nía. Las definiciones legales sobre quién era
proporcionan bienestar económico y social.
un nacional mexicano y un ciudadano mexi-
Las instituciones más vinculadas a este cano eran vagamente inclusivas, prestando
elemento son las educativas y las de salud o atención sólo a la cuestión de la inclusión/
servicios sociales. Los derechos sociales de exclusión patriótica y muy poco a las cuali-
la ciudadanía se logran en el siglo XX. dades y características de la ciudadanía. La
única causa de exclusión fundamental en esta
Es por todo eso que Marshall habla de plenos Constitución, como en todas las otras ante-
derechos, lo que significa que los elementos riores a la de 1857, se relaciona con la reli-
civil, político y social están integrados para gión: “La Religión Católica será la única y
otorgar el reconocimiento de la calidad de no habrá tolerancia para ninguna otra”
ciudadano, por lo tanto es un conjunto de (Lomnitz, 2000: 132).
derechos que se manifiestan y se expresan
en la vida del individuo y que le dan a éste Esto demuestra que no hubo una base
la categoría de ciudadano. filosófica y sociológica en el constituyente
de las épocas tempranas del México Inde-
Es oportuno señalar que esta apreciación de pendiente. Pero esta ausencia aún se nota y
Marshall se deriva de una realidad que lo se refleja en la estructura que finca la
contextualiza cuando él escribe un artículo relación entre el poder y los ciudadanos.
para una conferencia en la Universidad de
Cambridge por el año 1949, y que después En cuanto a lo político, los derechos que
se publica con el nombre de Ciudadanía y reconocieran en el individuo su participación
clase social. En consecuencia, el contexto en la política, no eran tan abiertos ni gene-
de referencia que es el determinante de su rales, porque sólo se permitía el ejercicio a
pensamiento, es el de Inglaterra. Esto un grupo de individuos que cumplieran con
implica que lo visto por Marshall no determinadas características de tipo, sobre
necesariamente haya sucedido así en todo todo, económicas o de ingreso.
el mundo.
En suma, las primeras constituciones
Por ejemplo, en el caso mexicano, el mexicanas contenían un impulso doble: por
carácter de ciudadano fue otorgado no en un lado, eliminaban los criterios de casta y
esclavitud a fin de crear una nacionalidad de
la misma dinámica que en Inglaterra. El
base amplia que incluyera a todos los naci-
proceso es muy similar, primero se trabaja dos en México y a los que residieran en el
sobre el reconocimiento de derechos país, fueran católicos y estuvieran dispuestos
civiles, donde por cierto, hasta muy a obedecer las leyes del país; y por otro lado,
avanzado el siglo XIX, se otorgó la libertad sólo permitían el acceso a los puestos públi-
de credo, por citar un ejemplo. cos a los hombres propietarios independien-

89
La participación ciudadana en la
esfera de lo público

tes que pudieran leer y escribir. (Lomnitz, y logró grandes conquistas sociales, sin em-
2000: 134). bargo, la permeabilidad social ha sido lenta
en contra del individuo. Como muestra de
Es más, el caso del voto activo y pasivo esto es el adelantado artículo 123 consti-
femenino en México, es un triunfo del siglo tucional, empero su aplicación y control ha
XX, y en específico de la segunda mitad de sido de largas luchas y movilizaciones de los
éste. Asimismo sucede con la variable de la trabajadores, quienes por mucho tiempo han
edad, la cual se ha ido modificando para el estado sujetos al Estado. “Como resultado,
reconocimiento de la categoría de ciudadano. la ciudadanía en la era postrevolucionaria
(hasta mediados o fines de los años ochenta)
Al respecto de la edad, se puede confrontar puede ser descrita en parte como masificada
el artículo 34 original de la Constitución y sectorial, pues los obreros y los campesinos
Política de los Estados Unidos Mexicanos, del llamado sector informal pudieron recibir
que decía: beneficios a causa de su ciudadanía pero
carecieron de independencia respecto del
Son ciudadanos de la República todos los Estado” (Lomnitz, 2000: 132).
que, teniendo la calidad de mexicanos,
reúnan, además los siguientes requisitos: Regresando al tema que nos ocupa, la
participación ciudadana, y después de haber
“I. Haber cumplido dieciocho años, siendo argumentado algunas ideas sobre los
casados, o veintiuno si no lo son, y términos que lo componen, creo oportuno
II. Tener un modo honesto de vivir”. (Insti- reflexionar sobre este concepto. Es preciso
tuto Nacional de Estudios Históricos de construir el referente que delimite la com-
las Revoluciones de México) (INEHRM, prensión de la manifestación de ciudadano
1990: 62) frente al Estado o al lado de éste, pero en
búsqueda del respeto de sus derechos como
Este artículo constitucional fue reformado forma o medio para hacer posible la
con motivo de que se concedió a la mujer la satisfacción de necesidades y la validez del
calidad de ciudadana y en consecuencia su mejoramiento de la calidad de vida.
derecho al voto, esto sucedió con una refor-
ma constitucional publicada en el Diario
Oficial de la Federación del 17 de octubre PARTICIPACIÓN CIUDADANA
de 1953 (INEHRM, 1990: 62), y la segunda
reforma se publicó en el mismo periódico La participación ciudadana es la intervención
oficial el 22 de diciembre de 1969, que de los ciudadanos en los asuntos que le son de
consistió en otorgar la ciudadanía a los mexi- su interés o en donde pueden decidir. Pero debe
canos que cumplieran los 18 años de edad. abordarse con mayor detalle este concepto
y poderlo diferenciar de otro tipo de
En lo social, México fue uno de los primeros participación en donde los mismos individuos
países que a principios del siglo XX trabajó intervienen pero con un sentido diferente.

90
Miguel Ángel Sánchez Ramos

Alicia Ziccardi ofrece un par de conceptos, reses particulares de los ciudadanos se


como muestra de otros más, sobre la incluyen en los procesos decisorios” (Ziccar-
característica de la participación ciudadana. di, 2000: 47).
En el primer caso, se subraya la importancia
que tiene el ciudadano como ese miembro Así, la participación ciudadana logra un
de la ciudad interesado en los asuntos de lugar específico en la construcción de la
carácter público en donde su intervención democracia, dado que a través de ésa se
tiene como misión representar los intereses puede dar lugar a la inclusión de las
que le son particulares al conjunto de diferentes aspiraciones, posibilidades y
habitantes o de ciudadanos que comulgan realidades frente a quien toma la decisión
en un determinado interés también de índole o, en otras palabras, gobierna. Se trata, pues,
público. “La participación ciudadana, a que la participación ciudadana sea el medio
diferencia de otras formas de participación, idóneo para expresar los intereses de los
refiere específicamente a que los habitantes ciudadanos frente a la autoridad, quien debe
de las ciudades intervengan en las activida- tener la capacidad para canalizar y atender
des públicas representando intereses particu- adecuadamente las demandas ciudadanas,
lares (no individuales)” (Ziccardi, 1998: 32). ya que su sustento de gobierno estriba en la
democracia como poder del pueblo y para
Debe diferenciarse el interés particular del el pueblo. Pero puede surgir la pregunta
privado o individual, el primero se refiere al ¿toda intervención del ciudadano o del
asunto del conjunto que asocia a los habitante de una comunidad constituye
habitantes, mientras que el privado resalta participación ciudadana? Responder esta
aquello que no rebasa la colindancia de la cuestión requiere de precisar el campo de
persona, no trasciende en lo público ni acción de la participación ciudadana.
social, sólo se queda en la esfera personal.
Para ir avanzando en este sentido, veamos
En el segundo concepto, Ziccardi enfatiza una definición de participación ciudadana
en la trascendencia que tiene la participación que da Mario Constantino:
ciudadana en la formación de la gober-
nabilidad y de la democracia, porque en este Por participación ciudadana se entiende
concepto se considera a la participación aquel proceso por el cual los sujetos, a títu-
lo individual o colectivo, desarrollan una
ciudadana como la organización e influencia
acción tendiente a vincular una expectativa
de los intereses particulares de los ciudada- o una opinión con los ámbitos público o
nos en la toma de decisiones. “La partici- político. En el caso de que la acción se orien-
pación ciudadana es un componente funda- te al espacio público, la participación ad-
mental de la gobernabilidad democrática quiere modalidades de movimiento social o
puesto que, a diferencia de otras formas de de organización de interés; mientras que si
participación –social, política y comunitaria, la orientación se refiere al espacio político,
a las cuales no reemplaza–, se refiere puede adquirir el carácter de militancia en
específicamente a la forma como los inte- un partido o de participación en los proce-

91
La participación ciudadana en la
esfera de lo público

sos electorales a través del ejercicio del de- En este primer elemento se resalta una
recho a votar y ser votados (Constantino, diferencia entre lo público y lo estatal,
2000: 509). tomando como elemento de identificación
para la participación ciudadana lo que es
Aunque es limitada la percepción que nos público. Además, con este carácter se quiere
ofrece, se rescata que la participación evidenciar que el Estado no ha cumplido con
ciudadana puede ser guiada a diferentes su carácter de representante genuino de los
áreas en cuanto proviene de un mismo intereses generales, por lo que el ciudadano
sujeto: el ciudadano. Empero, por su criterio se ve impulsado a reclamar y hacer valer
de sustento, es en donde se encontrará una sus derechos. Lo primero es ser respetado
diferencia más profunda. Es decir, en su decisión y aspiración, situación misma
Constantino ve a la participación ciudadana que le permitió, en un principio, ceder su
limitada a la expresión, por un lado, de un voluntad para que junto con otros se
grupo de interés o de presión; por otro lado, constituyera el Estado.
como el ejercicio de un derecho político: el
electoral. Pero eso no es todo lo que significa Es la participación ciudadana así vista, la
la participación ciudadana o mejor dicho, intermediaria entre lo estatal y lo privado,
en lo que el ciudadano puede intervenir. es la que facilita la democratización en
búsqueda de ampliación de la sociedad civil.
En consecuencia, debe entenderse que la Esta mediación y aportación en el proceso
participación ciudadana implica más. Nuria democratizador se concretiza en prácticas
Cunill contempla dos elementos comple- de autogestión, cooperación, socialización y
mentarios: de autonomía en las decisiones y en la
formulación de éstas. Por supuesto que esto
De una parte, en una estrategia que busca
implica el reconocimiento de este derecho
que lo público no se agote en lo estatal, la
participación ciudadana puede ser asumida
por parte del Estado.
como un medio de fortalecimiento de la
sociedad civil, implicando incluso la transfe- El segundo componente de la participación
rencia a ésta de funciones o decisiones que ciudadana, siguiendo a Cunill, es:
habían permanecido tradicionalmente en
manos del Estado o de la Administración El segundo abordaje coloca a la participa-
Pública. La participación ciudadana así ción ciudadana en relación con el Estado
entendida es que ella pasa por un esfuerzo mismo, entendiéndola como un medio de
de redefinición de las fronteras entre lo pú- socialización de la política que en tanto tal
blico y lo privado que, a diferencia del senti- supone generar nuevos espacios y mecanis-
do usual que el discurso neoliberal le asigna mos de articulación del Estado con los suje-
al proceso de privatización, tiene como fina- tos sociales. En esta perspectiva, la solución
lidad lograr una redistribución del poder a de la crisis también implica plantearse cómo
favor de los sujetos sociales tradicionalmente se transforma lo estatal en público; o sea, cómo
excluidos de su ejercicio (Cunill, 1991: 38). va a ser posible que la decisión del gobierno y
de la burocracia sean decisiones transparen-

92
Miguel Ángel Sánchez Ramos

tes y que sufran la presión de sus públicos grupo o asociación cuyos integrantes tienen
respectivos, asumiendo que es necesario otro intereses comunes pero no de todos los que
tipo de vinculación social que evite la componen o integran al Estado y sus
corporativización, y evite que la sociedad ci- intereses son sociales o de la asociación. Este
vil, al organizarse, también reste fuerza a su
tipo de participación puede considerarse
organización por el particularismo de los
intereses que se sedimentan en la sociedad
ciudadana si su presencia contempla el
de masas modernas (Cunill, 1991: 39). impacto en lo público.

Con este elemento o abordaje, como los La participación comunitaria considerada


denomina Cunill, se forma un complemento como de tipo asistencial no está dentro de
de la perspectiva sobre participación ciuda- lo que se desea entender como participación
dana, ambas, la propiciada por la ciudadanía ciudadana. Ésta no tiene por finalidad el
y la promovida por el Estado, tienden a estimular la participación, que es propia de
democratizar el ejercicio del poder, a hacerlo la comunitaria, para que el individuo
cada vez más cercano al ciudadano en quien resuelva sus propios pendientes inmediatos.
reside en todo momento la originaria volun- Lo público no es asistencia a acciones de la
tad de constituirse en tal o cual forma de comunidad.
gobierno. Entonces, la participación ciuda-
dana es un medio de socialización de la En segundo lugar, cuando se refiere a la
política pero a la vez es la ampliación de lo participación ciudadana como intervención
público hacia la sociedad civil. de los individuos en actividades públicas, no
hace alusión a aquella en donde el ciuda-
La participación ciudadana trae consigo la dano presta su servicio a la administración
conformación de nuevas formas de por su conocimiento, aquí está la diferencia,
relacionarse, vincularse, entenderse y llegar un servidor público es eso y no una parti-
a acuerdos entre el ciudadano individual o cipación ciudadana que es de interés público
colectivo con el gobierno, con el Estado y y no personal o resultado de capacidades
sus instituciones. profesionales o de experiencia.

Esto facilitará la comprensión de la dife- La participación política debe ser consi-


renciación de la participación ciudadana, es derada como un apartado circunscrito de la
decir, la explicación de cada elemento participación del ciudadano, cuando éste vota,
ofrecerá las guías necesarias para enfatizar es votado o tiene la acción activa de militan-
la propiedad de este tipo de intervención. cia en un partido político o en la estructura
del poder ya sea en el Congreso o en un
Primero, como la participación ciudadana departamento o dependencia política. Es
está refiriéndose a lo público, entonces lo muy cierto que con la participación electoral
social, la participación social no puede ser inicia la ciudadanía pero ésta no concluye
concebida como participación ciudadana ahí, por el contrario, empieza su compromiso
dado que esa supone la pertenencia a un y debe hacerse valer para exigir el respeto

93
La participación ciudadana en la
esfera de lo público

y cumplimiento de sus derechos como Ziccardi define el término participación


ciudadano de un país, estado o localidad. ciudadana y subraya el reconocimiento de
que ésta tiene mayores oportunidades de ser
Alicia Ziccardi precisa la diferenciación en- efectiva en el ámbito local.
tre la política y la ciudadana cuando señala:
Considera cinco tipos de participación que
la participación ciudadana no reemplaza la no son excluyentes:
participación política sino que tiene objeti-
vos y acciones diferentes que otorgan un sen- 1. Participación institucionalizada: es aque-
tido pleno al concepto de ciudadanía, es de- lla participación que está reglamentada
cir, que más allá del derecho de voto, los
para que la ciudadanía participe en los
habitantes serán ciudadanos en tanto tengan
acceso a bienes y servicios básicos, algunos
procesos decisorios del gobierno local.
reconocidos como derechos constitucionales
como es el caso de los derechos urbanos bá- 2. Participación no institucionalizada: es
sicos en México (Ziccardi, 1998: 29). aquella participación informal o formal
pero que no está reglamentada.
Considerando todo esto, la participación
ciudadana alude a la actividad manifiesta del 3. Participación autónoma: es aquella en la
ciudadano en su carácter de miembro con dere- que la ciudadanía participa a través de
chos reconocidos por el Estado y, por lo tanto, algún tipo de asociación no gubernamen-
en la estructura de éste puede participar tal que, aunque participe en instancias de
para definir la decisión que tendrá impacto gobierno, no depende ni es controlada
en su vida cotidiana, en los asuntos públicos. por éste.
Entendiéndose así la participación ciuda-
dana, ésta se hace necesaria en un proceso de 4. Participación clientelística: es aquella en
apertura democrática, en donde los actores la que a la autoridad y los individuos o
tienen la oportunidad de colaborar para grupos se relacionan a través de un in-
construir las instituciones y, además, para estar tercambio de favores o cosas.
presente y ponderar la toma de decisiones.
5. Participación incluyente o equitativa: es
La forma en cómo puede participar el ciuda- aquella en la que se promueve la partici-
dano es diferenciada y atiende a mecanis- pación de toda la ciudadanía, indepen-
mos que incluso el propio Estado puede dientemente de la pertenencia o identi-
crear con la finalidad de legitimarse y dad partidaria, religiosa o de clase social
provocar el equilibrio y permanencia del (Ziccardi, 1998: 36).
statu quo. Pero también podemos encontrar
formas en las que el propio individuo, en Con esta tipología que sirve para el análisis
singular o plural, abre espacios y se mani- de la participación ciudadana, podremos
fiesta para conquistarlos y hacerlos valer conocer la clasificación con la que cuenta el
frente a una situación autoritaria. Estado mexicano. Teniendo en cuenta esta

94
Miguel Ángel Sánchez Ramos

taxonomía tenemos que la participación insti- Participación ciudadana en el


tucionalizada y la clientelística pertenecen Estado mexicano
a las formas en que el gobierno trata de abrir
los espacios para que la sociedad intervenga Con el antecedente de la clase que se esta-
y le otorgue legitimidad en su actuar. O en blece de participación ciudadana, se
otras palabras, la intervención ciudadana se realiza una breve revista a los tipos de partici-
canaliza dentro de los cauces institucionales pación institucionalizada en el Estado
y legales. mexicano, concretamente en su Constitución
Política, posteriormente comentar para
Mientras que la participación no instituciona- ejemplificar el caso del Estado de México,
lizada, la autónoma y la incluyente son formas considerando su Constitución Política y su
de la tipología que contempla la presencia Ley Orgánica Municipal.
del individuo, representando los intereses
particulares y buscando la influencia en el La Constitución Política de los Estados
proceso de la toma de decisiones. Unidos Mexicanos que se promulga el 5 de
febrero de 1917 y que ha sufrido más de
Los mecanismos de participación ciudadana 400 reformas constitucionales a pesar de que
encuentran diferentes modalidades que es considerada como una constitución rígida,
atienden a diferentes criterios, pero que en no ha dado lugar digno al ciudadano. Aun
la mayoría de los casos son de tipo institu- cuando las reformas que inician en 1977
cionalizados y que no han podido tener una con un sentido de reforma política, no dan
aplicación plena y que recupere el sentido un lugar serio y de confianza al ciudadano.
de la participación y su finalidad.
El mecanismo de participación se ha
En México existen formas institucionalizadas corporativizado aún después del sistema de
de participación ciudadana desde que se cons-
partido hegemónico, pasando por las
truye el Estado Posrevolucionario y las mis-
mas están reconocidas en las legislaciones reformas constitucionales de 1977, 1990,
locales. Sin embargo, su eficacia ha sido muy 1993 y 1996, entre otras.
limitada puesto que ha prevalecido una for-
ma de gobierno burocrática y autoritaria que Por ejemplo, en 1996 por primera vez se
en los hechos excluyó o subordinó la partici- incluye en el artículo 41 constitucional el
pación de la ciudadanía en los asuntos públi- término ciudadano, pero se hace como un
cos. Así es posible identificar distintos ins- elemento secundario. Es decir, este artículo
trumentos: audiencias públicas, referéndum, considera que los partidos políticos son
plebiscito, iniciativa popular, algunos de los anteriores al ciudadano y que por lo tanto
cuales jamás han sido activados aun cuando
son responsables como entidades de interés
exista en los respectivos cuerpos legislativos
(leyes orgánicas e inclusive leyes de partici- público impulsar la participación de los
pación ciudadana, como ocurre en el Distri- ciudadanos. Esta lógica es aberrante, porque
to Federal) (Ziccardi, 1998: 31). son los ciudadanos los que crean a los

95
La participación ciudadana en la
esfera de lo público

partidos políticos y los que le dan vida, los que es el juicio de amparo, pero esto es en
que buscan acceder al ejercicio del poder. el sentido de atender sólo a un elemento de
No se trata de que se cree una organización la ciudadanía, en lo que Marshall denominó
y después ésta desconoce a quien la crea, el elemento civil. Pero ¿dónde se contempla
por el contrario, se trata de que esta organi- el referéndum, la iniciativa popular u otro
zación sirva a los propósitos originales de mecanismo de consulta? No los contempla
quien la crea. En otras palabras, son los la Constitución, por el contrario, vemos que
partidos políticos los que deben estar bus- subordina al integrante indispensable del
cando representar al ciudadano, incluyén- Estado, el ciudadano, a otras instituciones
dolo en la formación de las decisiones. que fueron creadas por él para cumplir el
elemento político, mas no para que estas
Para precisar el comentario, este artículo 41 organizaciones absorbieran la vida pública
constitucional declara que la soberanía del del ciudadano.
pueblo se ejercerá a través de los Poderes
de la Unión, y para tal efecto establece la Si todavía se agrega a esta limitación la
institución de los procesos electorales cultura política del mexicano, que se ha
basados en la organización de los partidos estructurado a partir de un ejercicio de
políticos como los medios para acceder al corporativismo y paternalismo, entonces, la
poder. Entonces, se manifiesta que los coyuntura es entendida porque el Estado
ciudadanos pueden afiliarse a los partidos mismo ha creado a un ciudadano pasivo,
políticos, si éstos están hechos por aquéllos conforme y que se manifiesta poco a poco.
no para sustituirlos sino para organizarse y El mexicano está acostumbrado a valer su
defenderlos para hacer posible el dominio petición por medio de intermediarios, por
por la vía institucional, consumándose el lo tanto, busca las organizaciones que le
principio de lucha al ejercer el poder. sirvan para tal fin. En ocasiones esos entes
no son de tipo plural, pero eso no importa,
Es un olvido, no pequeño, que tuvo el si cumple con el fin de intermediación es
constituyente tanto originario como el perma- suficiente. Entonces, lo que se ha promovido
nente. Pero esto se ve aumentado cuando es una participación clientelar, de nego-
el ahora artículo 105, reformado en 1996, ciación, de oportunismo y no de defensa
otorga la facultad a los partidos políticos para legítima de derechos.
iniciar la solicitud de declaratoria ante la
Suprema Corte de Justicia sobre la Por supuesto que se ha avanzado en mate-
inconstitucionalidad de una ley. A lo largo ria electoral, esto es innegable, pero donde
del texto constitucional no se observa ningún no se ha avanzado de forma seria y pro-
ofrecimiento de instrumentos que de manera funda es la asignatura de participación
formal o institucionalizada permitan al ciudadana. Por ambos sentidos, el guber-
ciudadano manifestarse a favor o en contra namental y el ciudadano ha sido lento el
de una decisión pública. Se encuentran los avance, esto trae como consecuencia que
derechos individuales y la garantía de éstos en los gobiernos locales se reglamente la

96
Miguel Ángel Sánchez Ramos

cuestión, como es el caso del Distrito Fe- mientos a que se sujetarán el referéndum
deral, que por cierto tampoco ha tenido éxito Constitucional y el Legislativo.
porque no está basada la participación
institucionalizada a través de su ley de parti- Como puede verse, el referéndum en el
cipación ciudadana, como resultado de un Estado de México está contemplado como
diagnóstico real de la organización ciuda- una forma de participación que tiene la ciu-
dana que la ciudad de México tiene y ha dadanía en la toma de decisiones. Empero,
logrado por su mismo carácter de ciudad su disposición la hace casi imposible, en
capital (para ampliar al respecto consúltese primer lugar, señala que las leyes en mate-
a Ziccardi, 1998: 2000). ria fiscal no pueden ser sujetas a este
medio. Esto implica que el ciudadano no
Un ejemplo de la institucionalización que se tiene competencia institucional para tratar
reglamenta en los gobiernos locales, es el esta materia.
caso del Estado de México.
En cuanto a los demás asuntos, es el
La Constitución Política del Estado Libre y ciudadano el que puede iniciar la solicitud
Soberano de México, reformada de manera de referéndum, claro, después de haber
integral en 1995, por primera vez corona juntado 1 938,541 firmas de apoyo que
formas de participación ciudadana como el equivalen al 20% de los 9 692,703 que
referéndum. Este instrumento está contem- integran la lista nominal del Estado de
plado en el artículo 14 de la Constitución México con corte al 30 de diciembre de
Política del Estado: 2008 ( IEEM , 2009). Esta operación
procedimental implica que las firmas deben
Artículo 14.- El Gobernador del Estado po- ser inscritas en una hoja que equivaldría a
drá someter a referéndum total o parcial las utilizar aproximadamente 41 mil 245 hojas
reformas y adiciones a la presente Constitu- si se incluyen cuarenta y siete personas en
ción y las leyes que expida la Legislatura, una hoja, pero como se trata de que la firma
excepto las de carácter tributario o fiscal. y el nombre sean legibles, entonces
pensemos que un listado oportuno sería de
Los ciudadanos de la entidad podrán solici- 25 personas lo que nos llevaría a tener 77
tar al gobernador que sean sometidos a refe- mil 541 hojas igual a más de 15 cajas de
réndum total o parcial esos ordenamientos, hojas de papel bond. Esto nos hace pensar
siempre y cuando lo hagan al menos el 20% en un procedimiento que por su exigencia
de los inscritos en las listas nominales de se convierte en muy probable de no cumplir,
electores, debidamente identificados y porque además esto debe hacerse en un
dentro de los 30 días naturales siguientes a lapso menor a los 30 días naturales después
su publicación en el Diario Oficial del Estado. de publicado lo que se desea someter a
consulta. Por lo tanto, no es factible el
La ley reglamentaria correspondiente deter- ejercicio de este instrumento por su rigidez
minará las normas, términos y procedi- en sus requisitos de procedimiento inicial.

97
La participación ciudadana en la
esfera de lo público

En el artículo 15 de la misma Constitución, Por supuesto que esto es necesario pero no


se prevé que los ciudadanos pueden suficiente para contar con una participación
participar en la formulación de propuestas, ciudadana con las características
identificación y precisión de demandas para comentadas. Pero el mayor problema es que
el desarrollo municipal, pero que esto lo el Ayuntamiento no organiza ni promueve
regulará una ley reglamentaria. la difusión de derechos, menos aun la
instrucción cívica. No se distinguen ni se
La misma Constitución, cuando trata el caso encuentran mensajes enfocados a ese fin
del derecho para iniciar leyes y decretos, en los municipios (Gobierno del Estado de
reconoce ese derecho a los ciudadanos del México, 2000b).
Estado, para iniciarlas en ramos de la
administración (art. 51, frac. V). La iniciativa En el capítulo quinto del título III, de la
también está institucionalizada, pero no se LOMEM que se refiere a las Comisiones,
aplica porque no hay conocimiento pleno de Consejos de participación ciudadana y
este derecho y porque el ciudadano común organizaciones sociales, se reglamenta lo
no tiene los conocimientos básicos necesarios referente a la institucionalización de la
de técnica legislativa, situación que asegura intervención ciudadana en los asuntos del
que sea inmediatamente rechazada por las municipio. Como formas específicas de
Comisiones Legislativas respectivas. Además, participación ciudadana habla de consejos
en nuestro país la función y cultura legislativa de participación ciudadana como auxiliares
están iniciando su desarrollo, porque por para el buen desempeño de las funciones
mucho tiempo fue una función que del Ayuntamiento. En el mismo sentido se
desempeñaba el Ejecutivo Federal y que concibe que deben integrarse algunas
sometía sólo para su aprobación al Legislativo. comisiones del Ayuntamiento que auxilien
en la vigilancia de los acuerdos que este
La Constitución local prevé como facultad y órgano colegiado determina en la admi-
obligación del gobernador el “fomentar la nistración pública municipal.
organización de instituciones para difundir
o inculcar entre los habitantes del Estado, Un ejemplo de esto es la Comisión de Pla-
hábitos, costumbres o actividades que les neación para el Desarrollo Municipal que se
permitan mejorar su nivel de vida” (art. 77, debe integrar por ciudadanos distinguidos
frac XXIV). Esta facultad es tan imprecisa del municipio, representativos de los sectores
como la forma en como se puede justificar público, social y privado, así como organiza-
su ejercicio. Disposición similar se localiza ciones sociales del municipio. Este es el prin-
en la Ley Orgánica Municipal (LOMEM) en cipio legal, pero la realidad es que no hay
su artículo 31, fracción XXXV, donde se pluralidad, la integración queda sujeta a
reconoce como atribución del Ayuntamiento: todo el poder discrecional del presidente
“Organizar y promover la instrucción cívica municipal. Se reduce la participación ciuda-
que mantenga a los ciudadanos en dana institucionalizada a una forma cliente-
conocimiento del ejercicio de sus derechos”. lística, porque se busca que los integrantes

98
Miguel Ángel Sánchez Ramos

de estas comisiones sean simpatizantes del el fin de acercar el centro de decisión a los
partido o del presidente para facilitar los ciudadanos, sino con el fin de legitimar su
acuerdos. Este no es el principio de consenso función y de demostrar su nivel de estrategia
y mucho menos de pluralidad que exige la política para controlar los medios de
democratización. Ésta, la democratización, participación. Por supuesto que existen las
exige la negociación pero entendida como excepciones, pero estas confirman la regla.
la forma de debate y camino para encontrar
el consenso o acuerdo sobre la materia. Toda esta problemática que se refleja con lo
descrito en el caso del Estado de México tiene
Una facultad de esta Comisión es la de un marco que es la cultura política que se
participar en la elaboración del Plan de define en la manifestación de lo social y lo
Desarrollo Municipal, situación que en la político que hacen los ciudadanos. La cultura
mayoría de los municipios mexiquenses se política de los ciudadanos mexiquenses, en
cumplió a través de avalar a la empresa de su mayoría, permite que la participación
consultores que se contrata para que elabore ciudadana se configure como se describe y
dicho documento rector de las actividades pueda la autoridad valerse de estos medios
de la administración municipal. Los foros de para legitimar sus acciones y no para abrir
consulta son legitimadores y no canales espacios de verdaderos debates públicos.
auténticos de demandas. Los foros de
consulta cuentan con muy poca participación A MANERA DE CONCLUSIÓN
de asistentes y nulas las aportaciones.
La participación ciudadana es un mecanismo
Un ejemplo más de la participación ciuda- que el ciudadano, aquel que tiene derechos
dana institucionalizada en el Estado de civiles, políticos y sociales, utiliza para influir
México es el caso que se prevé en la norma- en las decisiones, para debatir los temas en
tividad para aplicar los recursos que integran donde él tiene interés.
las aportaciones del ramo 33. Esas son
consejo de participación ciudadana, el El ciudadano interviene de forma individual
consejo de desarrollo municipal, el comité o colectiva con el propósito de incluir en la
comunitario y, entre otros, el comité ciuda- decisión su punto de vista, y no por el solo
dano de control y vigilancia, todos ellos hecho de hacerlo sino porque representa
compartiendo las mismas dolencias que los intereses particulares que le beneficiarán en
antes mencionados. la calidad de vida.

Todo esto es un claro ejercicio de la falta de La participación ciudadana no tiene un


actividad y de intervención ciudadana mismo nivel de impacto en todos lados, esto
autónoma. Además de que la participación depende del contexto social, político y
ciudadana que está institucionalizada, está económico en el que se desarrolle. En gran
controlada por el gobierno no con el fin de medida el tipo de cultura política sugiere la
ofrecer una apertura a la ciudadanía, no con participación ciudadana.

99
La participación ciudadana en la
esfera de lo público

La participación ciudadana puede ser esta- urbanas y los de las rurales; que estén los
blecida desde la misma autoridad o promo- indígenas y los no indígenas; que estén las
vida por el ciudadano. La mejor y más rica diferentes posiciones políticas; los actores
es la segunda, porque expresa sin formalismos políticos deben estar; todos, sin excepción
las necesidades, aspiraciones y compromisos tener la oportunidad de expresar nuestro
originales de la ciudadanía. La que promueve punto de vista, y no sólo eso, sino también
el Estado puede confundirse, en tiempos de la forma en cómo debemos decidir.
crisis, con la búsqueda de un instrumento
que legitime al Estado, con esto se prueba Plural, porque es necesario que los antagó-
el equilibrio y le permite permanecer. nicos estén representados. Que la izquierda
y derecha como cosmovisiones ideológicas,
La participación ciudadana es el medio si es que las hay, se permitan un espacio de
ideal para el debate público, la discusión construcción de consensos. La pluralidad
de los asuntos que competen a los ciuda- está referida al respeto al contrario, la
danos, la participación que se exige en todo tolerancia al que no piensa igual, pero que
proceso democratizador. En México se han está aportando desde otra arista.
logrado avances significativos en materia
electoral, es decir, en esta área hemos General, porque no debe haber tema que
democratizado y establecido esquemas, no se incluya, todo lo que tenga que ver con
organizaciones e instituciones democráticas, lo público debe estar sometido a discusión,
pero en el ejercicio del gobierno como tal, pero también es el momento para decir que
aún tenemos asignaturas pendientes, y una lo que es estatal debe resolverlo el Estado.
forma de atender esta materia, es con la Con esto quiero decir que lo debatible es lo
participación ciudadana. público, lo que es de interés de los
ciudadanos, pero lo que está inmerso en lo
El proceso democratizador se verá favore- estatal debe ser atendido sin consulta por
cido si se buscan e idean formas que motiven parte del Estado, porque para eso fue
la participación ciudadana autónoma y creado, no para someter todo a consulta,
espontánea pero permanente, que se consti- sino para garantizar la convivencia social
tuya en una forma de vida, porque nos debe pacífica y el bien público temporal.
interesar más lo público y que podamos
trascender hacia el mejoramiento de la En México, entonces, debemos darnos el
calidad de vida, después de haber acordado espacio para reflexionar en la importancia
cuál es la vía que debemos tomar, como que tiene el ciudadano como centro del
resultado de un amplio espacio de debate actuar político, no es un ente más, por el
que sea inclusivo, plural y general. contrario, es el primordial, es el centro de
atención, porque es el ciudadano el que le
Inclusivo, porque se requiere que los que da vida a las instituciones públicas. Debe-
tienen estudios y los que no, estén en el de- mos, en términos de la democratización,
bate, que estén los que viven en localidades repensar la facultad y dimensiones que

100
Miguel Ángel Sánchez Ramos

deben tener los partidos políticos y hasta política. La participación del ciudadano
dónde éstos representan los intereses de los obliga a que la autoridad sea responsable y
ciudadanos y hasta dónde los ciudadanos ofrezca la rendición de cuentas tan necesaria
se pueden valer de los partidos políticos. para la transparencia de una gestión, de un
buen gobierno, lo que permitirá impulsar lo
La participación institucionalizada ha sido que está en cuestión: la calidad de vida.
la opción por la que han recurrido la mayoría
de los gobernantes, incluidos los del Estado Reforcemos el sentido de lo que significa
de México, pero este tipo de participación participar, que es intervenir en lo que es
no es suficiente porque, en algunos casos, común. Los asuntos públicos por supuesto
no hace factible la participación, por el que nos son común, por lo tanto, debemos
contrario, con la regulación jurídica se le participar para que con nosotros y no a pesar
inhibe. Además, lejos de incentivar la de nosotros construyamos un Estado mexi-
intervención ciudadana, la desilusiona y cano deseado y pensado en términos de una
provoca una apatía, y todo esto es peligroso realidad que conocemos y que vivimos. La
para el mismo sistema democrático. democratización es un proceso en el que
deben participar los ciudadanos como pueblo
Debemos reflexionar sobre las formas de porque esa es la esencia de la democracia.
cómo desarrollar una cultura política
participativa o cívica en los municipios y
sobre todo en aquellos que tienen mayores BIBLIOHEMEROGRAFÍA
carencias, dado que si se abandonan y no
se pone atención, sus problemas crecerán y Alabart, Anna et al. (1994), Clase, poder y ciu-
la solución cada vez será más difícil de lograr dadanía, Madrid, Editorial Siglo XXI.
y hacer tangible.
Almond, Gabriel y Sydney Verba (1970), La
cultura cívica. Estudio sobre la participación
El trabajo está pendiente pero no es asunto política democrática en cinco naciones, Ma-
del gobierno, por el contrario, es asignatura drid, Fundación FOESSA.
del mismo ciudadano que debe darse a la
tarea de rescatar el reconocimiento de sus Bendix, Reinhard (1964), Estado nacional y ciu-
derechos civiles, políticos y sociales, inter- dadanía, Buenos Aires, Amorrortu editores.
viniendo en lo que le compete y que impacta
en su calidad de vida. Bobes, Velia Cecilia (2000), “Ciudadanía”, en
Laura Baca Olamendi et al., Léxico de la
política, México, FLACSOM SEP -CONACYT,
La gestión gubernamental sin la partici-
Fundación Heinrich Böll, Fondo de Cultura
pación ciudadana se convierte en autoritaria Económica.
y alejada de las necesidades sentidas de la
ciudadanía. La gobernabilidad está garan- Constantino Toto, Mario (2000), “Participación
tizada cuando el ciudadano se hace presente ciudadana”, en Laura Baca Olamendi et al.,
y con su participación pondera la arena Léxico de la política, México, FLACSO, SEP-

101
La participación ciudadana en la
esfera de lo público

CONACYT, Fundación Heinrich Böll, Fondo Marvan Laborde, María (2000), “Constitución
de Cultura Económica. y legitimidad, los límites del reformismo en
México”, en Metapolítica, núm. 15, vol. 4,
Cunill, Nuria (1991), Participación ciudadana. julio-septiembre, México, Centro de Estudios
Dilemas y perspectivas para la democratiza- de Política Comparada A. C., Ediciones Edu-
ción de los Estados latinoamericanos, Cara- cación y Cultura.
cas, Centro Latinoamericano de Administra-
ción para el Desarrollo. Merino, Mauricio (1997), “La participación ciu-
dadana en la democracia”, en Cuadernos de
Gobierno del Estado de México (2000a), Cons- divulgación de la cultura democrática, Méxi-
titución Política del Estado Libre y Soberano co, Instituto Federal Electoral.
de México, Toluca, México.
Nohlen, Dieter (2006), Diccionario de ciencia
————— (2000b), Ley Orgánica Municipal del política, México, Editorial Porrúa.
Estado de México, Toluca, México.
Opazo Marmentini, Juan Enrique (2000), “Ciu-
————— (2001), “Manual de operación 2001 dadanía y democracia. La mirada de las cien-
de los fondos para la infraestructura social cias sociales”, en Metapolítica, núm. 15, vol.
municipal y de aportaciones para el fortale- 4, julio/septiembre, México, Centro de Estu-
cimiento de los municipios y de las demarca- dios de Política Comparada A. C., Ediciones
ciones territoriales del Distrito Federal”, en Educación y Cultura.
Gaceta del Gobierno, 31 de enero, Toluca,
Gobierno del Estado de México. Real Academia Española (2008), Diccionario de
la Lengua Española, s/f en http://www. rae.es,
Instituto Nacional de Estudios Históricos de las consultado el 16 de enero de 2009.
Revoluciones de México (INEHRM) (1990),
Nuestra Constitución, historia de la libertad y Ziccardi, Alicia (1998), Gobernabilidad y parti-
soberanía del pueblo mexicano. De los mexica- cipación ciudadana en la ciudad capital,
nos, de los extranjeros y de los ciudadanos mexi- México, Miguel Ángel Porrúa.
canos, artículos 30 al 38, México.
————— (2000), “Ciudadanos y vecinos. La
Lomnitz, Claudio (2000), “La construcción de participación ciudadana institucionalizada en
la ciudadanía en México”, en Metapolítica, el Distrito Federal”, en Revista Universidad,
núm. 19, vol. 4, julio-septiembre, México, núm. 595, México, UNAM.
Centro de Estudios de Política Comparada
A. C., Ediciones Educación y Cultura. Ziccardi, Alicia y Homero R. Saltalamacchia
(1997), Metodología de evaluación del des-
Marshall, T. H. y Tom Bottomore (1998), Ciuda- empeño de los gobiernos locales en ciudades
danía y clase social, Madrid, Alianza Editorial. mexicanas, México, IIS-UNAM.

102