Está en la página 1de 3

Las

Las
Parábolas
de Jesús
REMIENDO NUEVO EN VESTIDO VIEJO
Mateo Marcos Lucas Juan
9:16 2:21 5:36 ------------

Fuente:
Fuente:
Estudio Bíblico “L
Las Parábolas de Jesús”.
Jesús
Alianza Cristiana y Misionera “Iglesia
Iglesia El Encuentro Bíblico”.
Bíblico
Autor: Javiel A. Sánchez C.
Venezuela, Estado Carabobo, Ciudad de Valencia “San
San Diego”.
Diego

Remiendo nuevo en vestido


vestido viejo Página 1
Remiendo nuevo en vestido viejo.

Mateo 9:16 Marcos 2:21 Lucas 5:36


16. Y nadie pone un 21. Nadie pone un 36. También les dijo
remiendo de tela nueva remiendo de tela nueva una parábola: Nadie
en un vestido viejo; en un vestido viejo, corta un pedazo de un
porque el remiendo al porque entonces el vestido nuevo y lo
encogerse tira del remiendo al encogerse pone en un vestido
vestido y se produce tira de él, lo nuevo de viejo; porque entonces
una rotura peor. lo viejo, y se produce romperá el nuevo, y el
una rotura peor. pedazo del nuevo no
armonizará con el
viejo.
Glosario
Remiendo (katartizo):
(katartizo): tiene tres significados:
(a
a) [Remendar, reparar].
(b
b) [completar, equipar completamente, preparar].
(c
c) [éticamente, preparar, perfeccionar].
Del griego (Epiblema) Aquello que es puesto encima, cosido sobre;
cubrir un desgarrón, remiendo (Mt Mt 9:16; Mc 2:21; Lc 5:36).
5:36

Comentarios Bíblicos (LBLA):


(LBLA):
Mateo 9:16 = Tela nueva: El significado de esta metáfora es que las
enseñanzas de Jesús acerca del Reino de los cielos (Tela nueva) no
son compatibles con las tradiciones (Vestido viejo) de los fariseos.

Comentario (Matthew Henry): Henry):


Mateo 9:16 “Nuestro Señor les recuerda luego las reglas comunes
de la prudencia. No se acostumbraba tomar un pedazo de tela de lana
cruda, que nunca había sido preparada, para coserla a un traje viejo,
porque no se uniría bien con el ropaje viejo y suave, sino que lo
desgarraría aún más, y la rasgadura sería peor.
Se requiere gran prudencia y cautela para que los nuevos
convertidos no reciban ideas sombrías y prohibitorias del servicio de
nuestro Señor; antes bien serán estimulados en los deberes a medida
que sean capaces de soportarlos”.

Remiendo nuevo en vestido


vestido viejo Página 2
Marcos 2:21 “Los profesantes estrictos son buenos para hallar falta
en todo lo que no concuerda plenamente con sus puntos de vista.
Cristo no escapó de las calumnias; nosotros debemos estar dispuestos
a soportarlas y poner cuidado para no merecerlas; debemos atender
cada parte de nuestro deber en su orden y momento apropiado”.

Reflexión:
Reflexión: Si escudriñamos con atención las enseñanzas de Cristo
Jesús, y nos olvidamos por un momento de lo preconcebido, el Espíritu
Santo está dispuesto a llevarnos a toda la verdad si no contristamos al
Espíritu; si tenemos la mente abierta para recibir lo que el Espíritu de
Dios nos quiere comunicar.

Lo primero que nos enseña Jesús con el “no poner remiendo de


paño nuevo en vestido viejo”, es que si hemos recibido la Gracia de Dios
por medio de nuestro Señor Jesucristo, no volvamos a esclavizarnos de
nuevo en la ley caduca y vieja. No debemos añorar nunca nuestra vida
vieja, pues “el que pone la mano en el arado no vuelve la cara atrás”. No
podemos participar del hombre viejo y del hombre nuevo, es imposible
hacerlo y agradar a Dios; por cuanto el hombre viejo es terrenal, y las
cosas terrenales hace; mientras que el hombre nuevo, es espiritual, y las
cosas espirituales hace como hijo de Dios, y tiene vida en Jesús.
Lo segundo que nos enseña es: “Que el paño nuevo es la Iglesia
nacida de Cristo resucitado”. Y el vestido viejo, es la organización de los
judíos: Su templo de piedra del cual dijo Jesús: “En medio de vosotros
hay uno mayor que el templo. Destruid este templo y yo lo levantaré en
tres días”.

Para ilustrar mejor esta enseñanza, de “nadie pone remiendo de


paño nuevo en vestido viejo; porque tal remiendo tira del vestido, y se
hace peor la rotura”, pondré un sencillo ejemplo para que lo puedan
entender todos los hombres: Supongamos que queremos construir un
nuevo edificio, un edifico precioso y de gran valor. Y supongamos
también que no tenemos ningún conocimiento arquitectónico y somos tan
insensatos que lo levantamos sobre un edificio en ruinas, y no solamente
está en ruinas sino que ignoramos que sus cimientos están podridos.
¿Qué pasaría si construimos el nuevo edificio de gran valor encima del
viejo y podrido edificio? ¡Naturalmente que se vendría abajo el precioso
edificio nuevo, y también el edificio viejo de cimientos podridos!

Remiendo nuevo en vestido


vestido viejo Página 3