Está en la página 1de 72

Magnum Astron

COLAPSO
MUNDIAL
Biblioteca de la información
EUROAMERICANA EDITORES
Colapso Mundial ISBN: 958-696-119-2
Copyright, Magnum Astron. Copyright, Euroamericana Editores
Primera edición noviembre 2007
Distribución:
En Medellín, Hernán Ramírez,……….……..Tel. 2 64 10 26
En Bogotá, José trino, ……………………………Tel. 2 55 58 06
En Manizales, Amanda Ramírez,……….…….Tel: 883 33 24
PROLOGO
Lejos de constituir un libro alarmante o apocalíptico, se trata sí de una advertencia
a cada ser
humano por separado de que, en forma individual y luego colectiva tenemos que
tomar medidas
correctivas —ahora si— urgentes, decididas y extremas—.
El rumbo caótico que lleva esta pesada nave llamada Tierra 1 cargada con cerca
de 8.ooo
millones seres humanos, contaminadores y arrasadores en alto grado, se
desplomará hacia un
abismo sin fondo si la conciencia individual no cambia ni actúa de inmediato… el
tiempo
disponible se agota y la cuenta regresiva es real e implacable.
Aún hay algo por hacer y, de hecho, grupos reducidos de
personas están haciendo todo lo posible por sembrar
conciencia, ¡únete a ellos! No seas como la inmensa mayoría
que tienen la misma naturaleza de los virus… que consumen
en su totalidad al ser que les sirve de sustento hasta perecer
con él.
El planeta Tierra, aquel que ha soportado pacientemente
nuestras pisadas y las agresiones de todos, aún espera de ti.
Es triste ver como la Tierra grita y el hombre no la escucha; su
voz de auxilio puede estar plasmada en este libro…
acógelo con inteligencia, sabiduría y, sobre todo, con mucho
amor.
Magnum Astron
INTRODUCCION
Éste es el libro más positivo de cuantos se hayan escrito porque advierte, de una
forma real, sin
tapujos y con las palabras que se requiere, sobre la catástrofe de las catástrofes
que jamás la
humanidad haya sufrido. Cuando un ciego se dirige hacia el abismo es positivo
advertirle del
inminente peligro.
Cuando la leche se derrama todos dan brillantes consejos sobre cómo se hubiese
evitado el
derrame. El vaso rebosante de la humanidad aun no se ha derramado pero falta
únicamente la
última gota para que se riegue en forma imparable e irreversible.
Este libro demostrará en forma netamente científica que el frágil orden mundial se
romperá en
forma repentina, sin previo aviso y en forma imparable. Estallará una crisis
irreversible tan solo en
los años que, a partir de ahora, puedan contarse en los dedos de las manos y,
terminada la
cuenta, posiblemente sobraran dedos.
Para ocurrir el fin de la humanidad no es necesario que el calentamiento global
nos queme, ni que
el deshielo inunde nuestras costas, ni que un poderosos tsunami nos ahogue, ni
que nuevos
“katrinas” y huracanes nos sumerjan en el lodo, ni que la capa de ozono nos
desproteja del todo
para morir de cáncer en forma masiva.
Tampoco el final de la humanidad — que va a ocurrir muy pronto— requiere de
una muy posible y
esperada pandemia para la cual la medicina no tiene la menor droga para
afrontarla; tampoco nos
referimos a la contaminación que cada día nos asfixia lenta pero inexorablemente.
También se
descarta el terrorismo o una posible guerra química, biológica o nuclear.
Menos aun consideramos las profecías bíblicas con sus castigos divinos
apocalípticos o las
predicciones de Nostradamus, o los impresionantes aciertos matemáticos de los
Mayas que
señalan el año 2012 como la hora cero.
Si descartando las reales amenazas anteriores —suficientes por si solas para
precipitar una
destrucción masiva—, entonces, ¿qué evento tan catastrófico, apocalíptico y
poderoso es el que
marcará la hora cero en la cual empieza la destrucción cruel y sangrienta, que no
la diezmará a la
humanidad, sino que la menguará hasta su extinción total?

www.magnumastron.org
Capitulo 1
UN EXTRAÑO SUEÑO
La dorada sonrisa del atardecer multicolor se convirtió en una brillante noche,
plena de fulgurantes
estrellas que me miraban como tratándome de comunicar algo importante.
Mis ojos estaban clavados en la profundidad celeste, y no comprendo si se trató
de una coincidencia
pero tuve el privilegio de observar un fugaz meteorito que atravesó la atmósfera, y
posiblemente
cayó en un sitio desconocido. Despedía una luz verde-azul fosforescente.
Creo que todos sentimos una sensación extraña cuando algo de otro mundo
perfora velozmente el
manto negro de la noche.
Quisiéramos que se tratase de una encomienda celeste portadora de un mensaje
del más allá,
quizás proveniente de una civilización súper evolucionada que nos envía un
consejo, o una
orientación para conocer la forma adecuada de salir airosos de esta confusión en
la que se debate
la humanidad actual.
El fenómeno me dejó vivamente conmocionado y pensé en él hasta que llegó la
hora de
entregarme al sueño... y en verdad tuve un sueño extraño y aterrador:
Influenciado por el fenómeno que observé en la realidad, en el sueño se tradujo en
una nave
extraterrestre fascinante que emanaba una fuerte luz verde-azul fosforescente.
Yo me encontraba en un cerro cercano que frecuentaba y, tan pronto observé la
extraña nave que
aterrizaba peligrosamente cerca, mi instinto de conservación hizo que me
escondiera tras una
enramada desde donde pude observar lo que ocurría:
Sin que se tuviese que abrir ninguna escotilla, una mujer y un hombre salieron de
la nave;
simplemente la traspasaron como si ésta estuviese hecha de algún metal
desconocido en estado
gaseoso.
Posteriormente llegué a la conclusión de que se trataba de dos emisarios
provenientes del centro
galáctico donde existe la Confederación Intergaláctica de Mundos Habitados.
Dicha confederación es la encargada de velar y evitar que seres o animales
agresivos puedan
poblar mundos, constituyéndose en una amenaza para otros seres pacíficos
quienes protegen la
Naturaleza de los planetas que habitan y viven en armonía perfecta con su
entorno.
No se como hizo la pareja de extraterrestres para hacer aparecer una esfera
semitransparente
semejante a una pantalla plasmática, pero en tercera dimensión, donde pudieron
observar las
acciones aberrantes, contaminadoras y destructoras de los hombres terrestres.
Aterrados, se comunicaron con una gigantesca nave madre —que, por otros
detalles que escuche
de su conversación, me di cuenta que permanecía escondida en el lado opuesto
de la Luna; la
nave nodriza estaba poderosamente equipada y lista para emprender cualquier
acción.
Los visitantes eran seres protectores que tenían la misión de ayudar y defender a
otros seres,
siempre y cuando mostraran evidencias de bondad y compasión hacia otras razas,
animales o
reinos que compartieran los recursos del planeta que les servía de sustento. ¡Que
alivio —pensé—
nos van a ayudar!
Pero los evolucionados visitantes se llevaron una sorpresa en extremo
desagradable que les
conmovió el sentir de sus almas diáfanas: Observaron aterrados como el hombre
terrestre
martirizaba de la forma más cruel posible a sus hermanos menores —los animales
—:
Sobrealimentaban a las aves de corral hasta que estas no podían pararse.
Confinaba a estos
inocentes seres a vivir en jaulas tan estrechas que ni siquiera podían darse vuelta,
y así, en este
horrible suplicio, permanecían todas sus vidas sin ver la luz del Sol hasta su cruel
degüello.
Observaron como el hombre cortaba partes de un animal vivo (vivisección) para
examinarlo, en
cruentas torturas de dolor extremo ante las cuales no experimentaba signos de
compasión, ante la
mirada indiferente del resto de la humanidad. Todo para supuestos efectos de
investigación.
Contemplaron los extraterrestres como se reunían en un circo tipo romano para
presenciar la
muerte lenta, sanguinaria y humillante de un noble toro, y, en vez de sentir
compasión, aseguraban
que era un arte.
Además se dieron cuenta que ya habían arrasado con tres cuartas partes de las
selvas
destruyendo a su paso miles de especies que habían demorado millones de años
en su evolución.
Lo más aterrador, ante lo cual los nobles visitantes sintieron un estremecimiento
desgarrador, fue el
saber que los humanos asesinaban fríamente a sus propios hijos cuando aun
estaban
completamente indefensos en el vientre de sus madres, en crueles abortos; el
macabro asesinato
lo hacían cortando en pedazos a la criatura aun viva y en suaves palabras lo
llamaban aborto.
Conmovidos y confundidos los extraterrestres no se demoraron en transmitir el
siguiente informe a
la nave madre que se encontraba lista para tomar acciones correctivas
obligatorias:
“La raza dominante del planeta Tierra carece en absoluto de compasión; ha
contaminado el
aire, los ríos y los mares en forma ya irrecuperable y peligrosa para la vida,
al punto que las
enfermedades infecciosas, autoinmunes y degenerativas los están
diezmando y se
encuentran al borde de una pandemia ya anunciada.
El clima se encuentra desequilibrado y, en consecuencia, ya empezaron los
huracanes, los
tsunamis, los temblores y deslizamientos de tierra.
Debido a la fuerte contaminación ambiental se abrió un gigantesco hueco en
la capa de
ozono que protegía a todas las especies de los rayos ultravioletas, y el
cáncer esta
convirtiéndose en una de las primeras causas de muerte en todo el mundo.
El calentamiento global ha iniciado un proceso irreversible y los desiertos
avanzan. La ola de
calor ha matado a millones de personas y los hielos polares se están
derritiendo
amenazando con inundar las zonas costeras.
Los animales humanos se encuentran en la era atómica con suficiente
arsenal para destruir
5.000 veces a cada hermano, y muy pronto se les agotará el petróleo que
constituye su
principal economía y su única fuente no renovable de fabricación de objetos
tecnológicos
comerciales.
El atrasado sistema de transporte (automóviles) se consume el 90% de esa
energía que
calienta la atmósfera y deja en el aire miles de gases peligrosos para la
salud.
Consideramos —comunicaron los extraterrestres a la nave madre— que la
raza dominante
terrestre representa una amenaza para el resto de mundos habitados en
razón de que ya han
viajado a otros planetas y pueden difundir su herencia cruel y letal en otros
mundos.
Por tanto sugerimos que los animales humanos del planeta Tierra sean
considerados como
una de las peores plagas que hemos conocido a través de nuestras
exploraciones
interplanetarias, y pedimos el permiso para eliminarlos de inmediato”.
¡NO!, —les respondieron los Jueces y Maestros de la gran confederación, y
concluyeron:
“Si la humanidad terrestre se encuentra en esos estados extremos de
agresividad,
descontrol y poder tecnológico, no hay necesidad de destruirlos… ¡ellos
muy pronto se
destruirán solos!”.

www.magnumastron.org
13
Capitulo 2, libro COLAPSO MUNDIAL
EL PETRÓLEO: ALERTA HUMANIDAD
Desde los remotos 30 siglos que conocemos de historia hasta tan sólo dos siglos
atrás del tercer
milenio la humanidad había crecido muy poco.
Una vida simple y natural, el transporte a caballo, los barcos de vela, los molinos
de viento, las
lámparas de aceite, y los únicos motores eran las mulas que trasportaban carga
por limitadas
regiones campesinas.
El mundo no había mostrado signos de agotamiento en sus despensas ni se había
notado
contaminación apreciable en atmosfera, ríos, tierra y mar.
La población humana aumentaba lentamente debido a que la diezmaban las
continuas guerras
territoriales donde morían casi todos los hombres que combatían cuerpo a cuerpo
- espada contra
espada.
Todo lo contrario a las guerras tecnológicas actuales donde mueren pocos pero
causan devastación
aterradora en la naturaleza debido en gases venenosos tóxicos letales, materiales
radioactivos y
contaminación millonaria por petróleo entre otros destrozos difíciles de recuperar.
Aunque suene extraño, hoy vivimos más humanos sobre la Tierra que los que han
vivido en ella
desde que apareció el hombre.
14
Se considera que se necesitaron unos 500.000 años para que la población
mundial llegara a
900 millones de personas en 1800, pero sólo se necesitaron 208 años para
que llegase a
8.000.000 millones al año 2.008… gracias al petróleo.
Población mundial
Año Población
1700 600,000,000
1800 900,000,000
1900 1,500,000,000
2000 6,000,000,000
2008 8,000,000,000
PRIMERA CURVA FATÍDICA QUE DA MIEDO
Hace apenas un siglo y medio ocurrieron dos fenómenos que cambiaron
abruptamente el equilibrio
natural de la población humana los cuales desataron una explosión demográfica
arrolladora sin
precedentes, imparable y catastrófica.
15
El primer fenómeno surgió cuando la medicina hizo sus dos máximos
descubrimientos: la anestesia y
los antibióticos. Gracias a estas dos grandes bendiciones se lograron realizar
operaciones sin dolor y
libres de infecciones consecuentes.
Tan solo un poco antes la gente moría en masa por bacterias y traumas
elementales sencillos de
resolver para medicina actual. No sólo el numero de humanos se multiplicó sino
que la estancia en la
tierra se prolongó; naturalmente les quedaba más tiempo para fabricar bebes y
cuidar de la familia...
una cosa da aliento a la otra.
Pero el fenómeno de los fenómenos que trazó una empinada curva de campana
para luego
descender aparatosamente, fue la aparición del petróleo en forma comercial y
todo-dependiente de
él.
El fenómeno disparó un cambió repentino en la compleja masa cerebral humana y
todos los
conceptos de vida que se tenían se transformaron en una visión ilusoria hacia un
futuro robóticotecnológico
—carente de vida y de conciencia—.
El petróleo energético y barato disparó la ambición humana, y la sed insaciable
por la posesión y el
dinero. Las comodidades, el lujo, los viajes de placer y el mar de artículos
innecesarios se
convirtieron en un infame y abrasivo derroche ilimitado, en un mundo limitado por
sus recursos
naturales no renovables.
NACIMIENTO DE UNA “SUPERCIVILIZACIÓN” PELIGROSAMENE
DEPENDIENTE
El petróleo abrió las puertas del progreso desenfrenado en el año 1880 cuando el
magnate
Rockefeller inició el emporio más impresionante con su famosa Stándar Oil.
Desde entonces el consumo y la extracción cada vez más sofisticada agujerearon
el mundo y el
resultado fue una riqueza que se obtiene fácilmente sin tener que cultivar nada ni
fabricar nada:
basta saquear el fluido vital de la tierra y de inmediato se convierte en dinero como
por arte de
magia.
Desde entonces el petróleo comenzó a consumirse vorazmente con la idea que
nos duraría hasta
tiempos indefinibles que se perdían en un futuro lejano.
Nada de preocupaciones con una energía mágica, barata y fuente de los más
ricos, variados e
importantes materiales preciosos para amamantar de por vida a la recién nacida
mega industria, la
cual sería fuente de toda riqueza, en expansión sin medida, sin conciencia
planetaria ni freno
moral… así ocurrió.
Los motores rugieron al mover barcos cada vez más grandes y los automóviles
salían de las fábricas
como galleticas de una panadería. Luego los aviones surcaron los aires cada vez
más gigantes y
veloces.
Las primeras guerras mundiales demostraron que el petróleo era absolutamente
necesario para
mover cientos de enormes mega-barcos cargados de armamento, tropas y
tanques que únicamente
se podían mover quemando abundante petróleo.
Los inventos que inspiró la guerra fueron capitalizados por las industrias y
aparecieron productos
derivados del crudo. Nos volvimos no 99 sino 100% dependientes del petróleo
y sus derivados:
16
Cepillos de dientes, pitillos, vasos y platos desechables, envases plásticos,
zapatos correas,
champús, jabones, cremas de belleza, barnices para las uñas, ropa con fibras
sintéticas, todos los
electrodomésticos están hechos en su mayor parte de subproductos del petróleo,
todas las bolsas
plásticas no se pueden fabricar si no con derivados del petróleo.
También los televisores, todas las pinturas para las casas, las tejas plásticas, los
recipiente para la
basura y vehículos sus llantas neumáticos, tableros sistema eléctrico, papeles y
cintas
autoadhesivas, herramientas eléctricas, equipos de sonido cámaras fotográficas y
un millón de
artículos más.
Parece increíble que las medicinas dependen del petróleo tanto en sus
componentes como en sus
empaques. La inocente aspirina no se escapa a su dependencia. Los quirófanos
están rodeados de
aparatos, guantes, mangueras, tubos, cintas adhesivas, camas y cuanto material
desechable y otros
elementos que se volvieron absolutamente indispensables.
Los juguetes, el biberón del bebe y, en el día de las brujas las mascaras, los
disfraces y hasta el
papel de los confites son de petróleo. No se escapa el arbolito de navidad ni sus
brillantes bolitas. Ni
los implantes de silicona para agrandar el busto, ni los condones se pueden hacer
sin el petróleo.
¡Que horror esta dependencia tan insuperable y definitiva! cualquiera puede definir
que sin el
petróleo esta gloriosa civilización sucumbirá por su propio peso el día que le falte
el crudo.
¿PODRÁN SEGUIR EXISTIENDO LAS COMPUTADORAS?
R/. Por supuesto que sí, hasta que se agote el petróleo barato: para producir un
gramo de microchip
se requiere consumir 630 gramos de materiales fósiles; una sola memoria de 2
megabyte gasta en
su construcción 2 kilos de material fósil, y la construcción de una computadora
requiere 10 veces su
peso en derivados del petróleo— todo esto entre la energía y los materiales
sintéticos.
Las computadoras aunque, parezca raro, necesitan de mucha energía y
materiales de alta pureza en
su fabricación. La energía necesaria para construir 10 PC igualaría a la energía
que gastaría un
automóvil en su construcción.
Con ningún material que no provenga del petróleo se puede hacer una
computadora o un
teléfono celular, o un televisor de plasma, juego digital o CD; ni una
impresora digital, ni
siquiera la tinta que ésta usa.
Si el petróleo se agota desaparecerá la informática, las comunicaciones satelitales
y la enredada
telaraña de la internet. En estas condiciones la araña de la tecnología no volverá
jamás a tejer la
trampa. La parte positiva del asunto es que desaparecerán también los virus
informáticos, ¡que alivio!
LOS MARAVILLOSOS AVIONES
Lo más maravilloso de los aviones es la gasolina que los hace volar. Sin el
combustible se
convertirían en hermosa chatarra aerodinámica que en la tierra estorba.
Ningún combustible barato logra mantener a un avión volando. Únicamente los
combustibles
utilizados en los cohetes, por supuesto, pueden elevar aviones, pero resultarían
tan caros que en
cada viaje podrían igualar el costo del mismo avión; además son de alta
peligrosidad y delicado
manejo… ni piensen en otro combustible. La aviación comercial depende del
petróleo hasta que el
precio suba escandalosamente y los aviones bajen estrepitosamente.
17
Afortunadamente los aviones no desaparecerán cuando el petróleo se agote: las
bellas y
aerodinámicas naves descansarán de volar y permanecerán en tierra añorando el
suave roce con las
nubes.
La gran ventaja de este triste suceso es que no volverán a ocurrir los accidentes
aéreos y los que
temían montar en avión ya podrán hacerlo tranquilamente sin despegar y gratis.
Afortunadamente los
asiduos turistas internacionales no se deben desmoralizar porque seguirán
existiendo los caballos
para ellos y las mulas para sus pesadas maletas llenas de contrabando.
Un avión jumbo para un viaje internacional despega y vuela gracias a unas treinta
toneladas de
combustible —dos piscinas de gasolina—. Los pasajeros habrán consumido al
final del viaje dos
comidas, algunas tasas de café, uno que otro whisky y 200 litros de gasolina de
alto octanaje...
¡salud!
Se sabe que cada litro de gasolina contamina 5000 litros de aire; en este caso, en
cada viaje
internacional un inocente turista habrá contaminado un millón de litros de aire.
¡Pufh!
MULTIDEPENDENCIA
Hemos asegurado que todos los artículos que se encuentran en un súper centro
comercial dependen
del petróleo. Alguien dirá que hay objetos de madera, aluminio, cobre y otros que
no tienen que ver
con los combustibles fósiles.
Deben saber que para producir una tonelada de cobre se requieren 15 barriles de
petróleo. El aluminio
se encuentra en la naturaleza por todas partes pero para obtener una tonelada de
aluminio se
necesitan más de cien barriles de petróleo para procesarlo, de ahí su costo.
Hemos consumido las tres cuartas partes de madera y los arboles que se están
cortando se
encuentra en alejadas selvas vírgenes. Se requiere abrir carreteras para las tracto
mulas que
transportarán los pesados y hermosos arboles muertos hasta las voraces ciudades
que crecen y
progresan como cánceres de la Naturaleza.
Poderosos tractores, grúas y moto sierras que destrozan la selva viva consumen
enormes
cantidades de petróleo, y a la elaboración de la madera se suma una energía
inmensa que se tiene
que consumir para atracar a la selva y robarle los frondosos árboles. Cuando falte
el petróleo esos
tractores, tracto-mulas, grúas y moto-sierras ¿con qué van a funcionar?
Alguien diría que con carbón; la explotación carbonífera industrial depende en un
100% del petróleo:
Gigantescas grúas y retroexcavadoras con motores de miles de caballos de fuerza
son las que
extraen el carbón de las minas. Éste es trasportado por monstruosos camiones.
La descomunal maquinaria que requiere la explotación del carbón boga petróleo a
mares. Para llenar
los barcos con carbón se necesita petróleo en cantidad.
¿Por qué la maquinaria que trabaja en las minas no funciona con carbón sabiendo
que lo tienen en
abundancia y en el mismo sitio? Porque serían ineficientes y prácticamente
ridículas.
18
19
20
21
22
DOS CURVAS FATÍDICAS QUE DAN MIEDO
POR LO REALES E INDISCUTIBLES
La humanidad creció en una
empinada curva gracias al
petróleo que le brindó toda
la energía y las materias
primas baratas
engordándola hasta reventar
Caso a la inversa, el petróleo
comenzó a descender en picada y
dejará muy pronto a 8.000.000
millones de personas sin energía,
materias primas, abonos
químicos, medicinas…
Y lo peor del caso es que las
ciudades continúan creciendo en
todo el mundo sin medida ni freno.
¿Hasta cuándo?
La respuesta es fácil:
cinco, cuatro, tres, dos,
uno…
23
www.magnumastron.org
Capitulo 3
OTRAS FUENTES
DE ENERGÍA
Hace medio siglo que creíamos que la energía nuclear iba a salvar al mundo y hoy
es necesario
salvar al mundo de la energía nuclear:
Cada vez se dan pruebas de las peligrosas e impredecibles consecuencias que
dejan los residuos
radioactivos que continúan emitiendo rayos mortales por miles de años y van a
parar al fondo
oceánico: mataremos el mar con radioactividad. Los peces no protestan porque se
mueren y no
hablan… alguien tiene que decir algo.
Ya estalló una planta nuclear, la de Chernóbil, y causó horribles muertes de
personas que morían
lentamente debido a las quemaduras. Posteriormente nacieron niños deformes y
monstruos
humanos debido a la alteración genética que produce la radiactividad.
Las muertes causadas por contaminación y los destrozos superan en mucho a la
primera bomba
atómica lanzada sobre Hiroshima porque la nube radioactiva se extendió por el
planeta y no se
sabe cuantas muertes por cáncer ha causado.
Otras dos plantas han estado a punto de estallar y los ingenieros no se ponen de
acuerdo en
dónde van a depositar los desechos y cómo los van a transportar. Es obvio que
cuando
construyen una central atómica, como esta no ha funcionado aun, la radiactividad
de sus
elementos iníciales es manejable; pero cuando ya ha funcionado por años quienes
la vayan a
desbaratar deben prepararse para morir quemados.
Ocurrió en Chernóbil que los jóvenes pilotos que soportaron la radiación cuando
intentaban
dominar la situación hoy no existen o están deformados. ¿Quién va a desbaratar
esos dragones
que vomitan radioactividad cuando se les agote la vida útil?
No hay respuestas pero bien sé que no lo van a hacer precisamente aquellos
sedientos de
energía y poder que las defienden… para eso hay obreros y vidas desechables. El
plutonio
continuará emitiendo rayos mortales durante 24.000 años.
Actualmente operan viejas centrales nucleares que deben ser reemplazadas; se
sabe de dos de
ellas han presentado agrietamientos con posibilidades de convertirse en hongos
catastróficos. En
EEUU el cáncer mata a 1.500.000 personas al año y culpan únicamente al roto de
ozono.
En tanto todas las plantas nucleares están produciendo cientos de toneladas del
mortífero plutonio
suficientes para producir cientos de bombas atómicas, y no saben que hacer con
él. El terrorismo
está tras ese material sobrante, es lo único que necesitan: el tamaño de una
zanahoria en plutonio
basta para destruir una ciudad.
UN PARENTESIS
EN ESTE TEMA
Cuando escribía estas líneas tuve una visión terrorífica: vi como se reunían en
New York 50
importantes jefes de estado del mundo. El ejército había despejado la zona hasta
diez cuadras a
la redonda y las medidas tomadas por los organismos para garantizar la seguridad
fueron
extremas; debían proteger la vida de los mandatarios del mundo.
Se habían inspeccionado los alrededores centímetro a centímetro con mucha
anterioridad y la
seguridad estaba plenamente garantizada.
En plena reunión, el coordinador central de seguridad recibió una llamada de
advertencia
confirmando que los terroristas habían programado el estallido de una bomba.
— ¿A qué distancia de aquí se encuentra ubicado el artefacto? —preguntó el
coordinador de
seguridad. — A kilometro y medio del sitio de la reunión de mandatarios—,
respondió el
informante.
—Despejen la zona y llamen a los bomberos; debido a la distancia
afortunadamente no ofrece
peligro para los principales jefes de estado del mundo a mi cargo—.
—Perdón señor, —volvió a hablar el informante con voz entrecortada—: ¡Es que
se trata de una
bomba atómica la que va a detonar!
MORALEJA
Nadie ha creído en las grandes catástrofes hasta que fue demasiado tarde y hay
que entender
que el caos que se avecina es global, ocurrirá a un mismo tempo en todo el orbe.
No se trata de arrancar miedo sino de sembrar conciencia, esto es positivo: quizás
nos sirva para
tomar precauciones y no tenernos que enfrentar inermes a un miedo paralizante.
La gente tiene
derecho a saber hacia dónde se dirige esta pesada nave llamada “Tierra 1”, donde
todos viajamos
de pasajeros y son unos pocos borrachos de poder quienes la están conduciendo.
¿Hacia dónde nos conducen los arrogantes mandatarios actuales, que se saltan
los semáforos
ecológicos en rojo en una loca carrera armamentista y de poder ilimitado? Como
siempre nos han
ocultado la verdad, entonces hablemos claro con las palabras que son, no importa
la crudeza del
asunto:
LA ENERGÍA NUCLEAR
NO ES LA SOLUCIÓN
No obstante muchos políticos enfermos sedientos de oro pero ciegos en ecología
quieren llenar el
mundo de centrales nucleares, algunas compañías de electricidad las están
abandonando porque
no se atreven a correr riesgos a mediano plazo; algunas de ellas han sido
abandonadas en plena
construcción.
Se han dado cuenta que no proporciona energía barata y la responsabilidad es
enorme. En la
actualidad la energía nuclear representa el 5% con 400 centrales en uso. Se
requerirían entonces
8.000 reactores nucleares más para satisfacer el derroche de electricidad actual
que crecerá al
doble en los próximos años; sumarian 16.ooo hornos atómicos ¡que fantasía tan
peligrosa!
Cuando la crisis petrolera estalle el único recurso sería construir miles de plantas
nucleares a
unos costos que ningún país podría soportar. Lo caótico es que una central
atómica requiere 10
años en su construcción y no sería posible hacerlo en plena crisis. Son
indispensables cantidades
incalculables de petróleo para mover camiones, grúas, barcos, transportar obreros
y preparar
terrenos durante una década que dura la construcción.
EL CARBON NO
ES LA SOLUCIÓN
¿Para qué se necesita tanta electricidad? R/. Simplemente para derrocharla:
Observemos un
centro comercial o supermercado gigante de aquellos que abundan en las
ciudades: miles de
luminarias de 1000 vatios cada una y otras miles de lámparas fluorescentes se
requieren para
igualar a la luz del día, ¡maravilloso!
Sin embargo lo hacen durante todo el día y a pleno sol porque los mega
derrochadores arquitectos
e ingenieros modernos odian la luz natural y prefieren la artificial costosa y
contaminante; les
parece más elegante atestar el sitio con miles de bombillas consumidoras que
tienen que estar
reemplazando, derroche infame que la ecología tiene que soportar.
Si una persona se diera cuenta de la cantidad tan abrumadora de carbón que
consume una
termoeléctrica para iluminar un centro comercial en tan solo una hora, y a pleno
día, le causaría
asombro y pesar. Hablo de gente que tiene conciencia planetaria... muy pocos.
Si los centros comerciales se vieran obligados a tener plantas a carbón en sus
mismas
instalaciones el calor y la contaminación alejarían a sus clientes. Como el trabajo
se hace lejos y la
contaminación se diluye en la atmosfera de todo el planeta, ojos que no ven…
derroche que no
termina.
Vimos que el carbón no sirve para el transporte, menos para elevar aviones y
mucho menos para
reemplazar la abundancia de materiales, sintéticos, nutritivos medicinales y
químicos que se
obtienen del petróleo, y que son los únicos que pueden sostener la corta era del
consumismo
desenfrenado.
El carbón libera al aire más dióxido de carbono por unidad de energía que la
gasolina y además
contamina la atmósfera con azufre y óxidos de nitrógeno causando la lluvia ácida
que todo lo
corroe. El agua que tomamos es ácida y nos roba calcio de los huesos.
Aunque existen reservas carboníferas se calculan en cientos de años su
explotación también
terminará inclusive antes de la escases del petróleo porque cuando el crudo suba
abruptamente
de preci0 —situación inminente e imparable— la extracción del negro carbón será
10 veces más
costosa.
Y bienvenida esa automática consecuencia porque, de no ser así, con el derroche
del mundo
rodando sobre la quema del carbón, el lento pero definitivo calentamiento global
se convergiría en
un drástico y horrible infierno planetario.
EL “INFINITO” GAS NATURAL
¿Qué pasará con el océano de gas natural que nos proponemos quemar a mares?
Según los
expertos existen reservas de gas para cientos de años pero, según esos mismos
expertos la
extracción y distribución del gas natural, naturalmente colapsará cuando se agote
el petróleo.
Es obvio que el gas puede mover un auto pero sólo de petróleo pueden fabricar su
neumáticos,
sus llantas sus mangueras, su pintura, el equipo de sonido, el acumulador, su
sistema eléctrico y
demás elementos sintéticos que usa la industria del automóvil.
De hecho se esta pensando solamente en la energía del gas como el reemplazo
del petróleo no
siendo posible mediante el gas producir abonos para el campo, ni insecticidas ni
otros elementos
de empaque para producir cosechas en abundancia. Tampoco con el gas se podrá
fabricar ningún
artículo de los millones que se venden en el los almacenes y de los cuales
dependemos en un
100%.
Algunos solucionan el problema creyendo que el transporte es todo lo que
necesitamos. Qué
cosas se van a transportar con el gas si prácticamente todos los artículos que se
fabrican
dependen del petróleo barato.
EL GAS NO ES VELOZ
La verdadera economía del mundo se mantiene gracias a la rapidez y a la facilidad
que brindan
los aviones cuando transportan mercancías delicadas, encomiendas importantes y
pasajeros por
toda la faz de la tierra, en viajes de placer y de negocios.
La aviación es el motor principal que mantiene en lo alto el mundo de las finanzas
originando
dinero sin límites, ¡que bien! …lastima que los únicos que han logrado hacer volar
un avión con
pipetas de gas son los terroristas.
Es mejor acabar de una vez con las cómodas y tranquilizantes expectativas —
pero falsas—, que
encontrarnos de repente en el filo de un precipicio siendo empujados por la
desesperación. Si algo
se nos viene encima un grito a tiempo es positivo; ya se ha dicho en este libro que
el autor esta
gritando desesperado.
LOS PANELES SOLARES
Se necesitan materias provenientes del petróleo para hacer un panel solar, con
solo metales y
tierra no se puede hacer. Actualmente con el petróleo barato, un metro de celdas
tiene el costo de
un televisor y requieren unos 10 metros de paneles para alimentar un
electrodoméstico.
Si el precio del petróleo se duplica —como en secreto lo están considerando los
gobiernos—,
olvídense los optimistas mal informados que se iniciará la construcción masiva de
paneles solares.
Se necesitarían 40. 000 metros de paneles para reemplazar la energía que
distribuye una sola
gasolinera por día. Como sabemos que en Estados Unidos existen 17.000
gasolineras deducimos
que no debemos continuar pensando, ni por un segundo, en que la energía solar
pueda sostener a
un mundo que se enseñó a vivir del derroche energético.
Aquí podemos comenzar a preguntarnos: ¿qué vamos a hacer sin energía o,
mejor, qué van a
hacer quienes no pueden vivir sin derrocharla?
PODRÁ ABASTECERNOS LA ENERGIA DEL VIENTO
Para reemplazar en energía a un pozo de 12 mil barriles por día se necesitarían
10.000
gigantescos aerogeneradores modernos. La energía que proporcionan no es
estable y ha de
almacenarse en millones de acumuladores o baterías cuyo material y
mantenimiento depende
estrictamente de petróleo.
Hagamos hincapié en que mediante las energías alternativas están tratando en
vano de
reemplazar únicamente la energía y no los materiales que brinda el petróleo lo
cual es lo que más
debía preocuparnos.
Las únicas materias primas que salen del gas y del carbón son la contaminación,
los gases tóxicos
y el humo en abundancia.
EL GLORIOSO AUTOMOVIL
DE HIDRÓGENO,
CERO CONTAMINACIÓN
Constituye una falacia para entretener a un mundo de incautos ávidos de milagros
tecnológicos.
Aunque la construcción ya empezó nunca llegará a reemplazar ni el .0001% de los
automóviles
que circulan actualmente.
La celda de hidrogeno es costosa y no disminuirá de precio porque el platino que
se requiere es
muy escaso, y las reservas mundiales de platino darían para muy pocos vehículos
en relación a
los que hay.
La ventaja es que su funcionamiento no contamina el aire pero el conductor no
tiene permiso para
chocarse porque hay peligros latentes que no se han resuelto aun: un impacto con
un carro
tanque de combustible sería fatal.
El hidrogeno se produce mediante un proceso sencillo que se llama electrólisis,
pero gasta el
doble de energía eléctrica el producirlo: la cantidad de movimiento que
entregaría al
transformarlo en movimiento en el auto se reduce a la mitad.
Se requerirían 10.000 centrales nucleares para producir el hidrogeno
exclusivamente para los
vehículos. ¡Impensable! Téngase presente que el hidrogeno no constituye en
este caso una
energía sino se utiliza como un trasportador energía de la planta donde se
produce al vehículo
que la transforma, con el consiguiente derroche del doble.
Las fuentes actuales de producción capaces de generar suficiente hidrógeno para
abastecer automóviles tienen origen fósil, como son los hidrocarburos, el carbón o
el
gas natural, con lo que hoy por hoy resulta más práctico recurrir al petróleo.
O sea que los actuales carros de hidrógeno que están funcionando consumen más
petróleo que
los coches normales y esto no lo ve la gente. No contaminan en las vías pero
contaminan el doble
donde están produciendo el hidrogeno… es un acto de insolente hipocresía.
La verdad es que el hidrogeno no es una fuente de energía y no se consigue puro
en la
naturaleza: se encuentra combinado con el oxigeno en forma de agua. Como
vimos se requiere
inyectarle el doble de energía para que después rinda la mitad.
¿Por qué sacan a relucir tan imposibles soluciones? Constituye un show que
presentan los
gobernantes para tranquilizar a las masas y poder continuar sin traba con sus
gobiernos
consumistas.
Los gringos, quienes no han querido firmar ningún tratado de restricciones
contaminantes, con
hacer circular estos vehículos el mundo creerá que ya se están preocupando por
fabricar carros
cero contaminación; al presidente lo creerán santo. Por tal motivo ha ofrecido
amablemente
enormes sumas de dinero a los investigadores.
Si las compañías que están produciendo vehículos que funcionan con hidrógeno
no recibieran las
fuertes sumas de dinero por parte de los gobiernos para que ofrezcan caramelos
al público, no los
producirían. El que conduzca un carro propulsado por hidrogeno estará
contaminando el doble…
un ecologista al revés.
Los carros a hidrogeno contaminan el doble en la planta que produce el
combustible. Por tanto se
trata de un show muy bien orquestado… y con payasos y todo.
Las propiedades del hidrogeno, el proceso de la hidrólisis y las celdas fueron
descubiertas hace
más de 100 años, para que no vayan a decir que se trata de la moderna y
milagrosa tecnología
actual la que nos va a salvar.
BIOCOMBUSTIBLES:
ETANOL Y BIODIESEL
Una alternativa es etanol es su primo el metanol, también conocido como alcohol
metílico o
alcohol de madera, llamado así porque inicialmente se producía destilando este
material.
Este combustible produce bastante energía, como demuestra el hecho de haberse
utilizado en
competiciones en Estados Unidos y que también lo utilizaban los aviones de
combate alemanes
de la II Guerra Mundial para conseguir aportes de energía extra durante cortos
periodos de
tiempo. O sea que el invento es viejo.
El problema con este combustible es doble. Por una parte es altamente tóxico y
puede llegar a
producir desde mareos hasta la muerte, pasando por la ceguera, ya que
destruye el nervio
óptico. Por otra parte, el metanol es altamente corrosivo con el aluminio y con las
juntas plásticas
o de caucho
Los ignorantes los llaman combustibles “ecológicos”. El etanol consume 6
unidades de energía
para producir una sola unidad, lo cual iría generando un déficit. Si sembramos
maíz para alimentar
un carro con energía orgánica se necesitarían 11 acres de tierra, igual cantidad de
terreno
abonado con el que podrían alimentarse siete personas.
Sembrar los campos para que los automóviles coman en un mundo donde
2ooo.ooo.ooo millones
de personas se acuestan con hambre es una idea que asombra. El oxido nitroso
es 206 veces
más peligroso que el CO2 y, de utilizarse en cantidad, matará a miles de personas.
El etanol del
maíz causa más efecto invernadero que la gasolina.
Sin embargo existen compañías que están pensando convertir toda África en una
huerta para
enriquecerse con el biodiesel. ¿Y la hambruna qué?, no importa. Aquellos que no
conocen el
hambre consumirán dichos combustibles “ecológicos”. Mientras tanto nosotros
temblamos cuando
los desalmados proponen macabras soluciones.
LOS SUPERCONDUCTORES
Como en el caso del hidrogeno en el automóvil, los súper-conductores no
constituyen una energía
sino que sirven para transportarla forma efectiva. Sin embargo para enfriar los
superconductores
se necesita más energía de la que pretenden ahorrar.
La gente se engaña creyendo con estos anuncios que la ciencia y la tecnología
van a inventar
algo. El que no sabe es como el que no ve. El máximo invento a que tienen que
llegar es el ahorro
urgente y drástico mediante una toma de conciencia… muy difícil.
LA DESPOLIMERIZACIÓN TÉRMICA, LA NANOTECNOLOGÍA SOLAR, LOS
PANELES
SOLARES ESPACIALES…
… y otras clases de energías de ciencia ficción para entretener a los lectores
sedientos de
fantasías tecnológicas que, aunque posibles físicamente, imposibles e imprácticas
desde el punto
de vista real, y más en un mundo que se superpobló de repente.
Todas las energías alternativas son dependientes del petróleo se pueden catalogar
más bien
como derivados más del crudo; de todas formas colapsarán unas antes que otras
después de que
colapse el petróleo. Esto no quiere decir que dejen de existir sino que no se van a
poder utilizar.
Algunos países como Egipto están invirtiendo ahora en la energía del viento y bien
lo hacen
porque para realizar las obras se requiere petróleo barato en cantidad y están lo
aprovechando
ahora que pueden. Son costosos: un generador de 2 MW contiene 150 toneladas
de acero y cobre
y gran cantidad de fibra de carbono muy contaminante. Se requieren vientos
constantes de 25 Km.
por hora. No en todas partes son viables y su rendimiento es ínfimo para satisfacer
el derroche
actual así nos llenemos de ellos.
Cuando se trepen los precios no alcanzarán los costos para fabricar los
aerogeneradores y la
fuerza del aire servirá únicamente para alimentar las trombas apocalípticas que el
calentamiento
global está incubando.
Gracias al petróleo, cual genio al solo toque de la lámpara petrolífera maravillosa
proporcionaba al
hombre no solo toda a la energía barata que necesitara sino cuanto material
variado y económico
el hombre le pedía.
Las otras clases de energía 0 la combinación de todas palidecen como cocuyos
ante el sol; y, en
vez de aportar nuevos elementos para la industria como lo hace el crudo, el
carbón produce
cenizas y humo, las centrales atómicas emanan mortífera radioactividad y el
biodiesel acaba con
los campos y daña la atmosfera.
Por tanto dejemos de engañarnos y tomemos conciencia de que el mundo pronto
se quedará sin
energía, en los momentos en que más la necesita para satisfacer el derroche de
ocho mil millones
de personas que se enseñaron a depender en un 100% del petróleo cuya
explotación ya se le ve
el fin.
Cada vez que descubren un nuevo pozo o levantan una nueva refinería la
anuncian al mundo con
bombos y platillos para demostrar que no hay preocupación: lo único que hacen es
estimular el
derroche.
El petróleo se acaba por A, B o C y no existe energía alternativa que reemplace su
poder y su
capacidad de brindar casi todos los materiales con los cuales la industria y el
comercio levantan su
economía. Entre más petróleo anuncien más crecerá la humanidad, el consumo se
duplicará y el
problema se multiplicará cuando todos se queden sin nada.

ENTONCES ¿CUÁS ES LA SOLUCIÓN?


Te invitamos a ver la sensata propuesta de la organización Mundo Unido
www.magnumastron.org
Capitulo 4
EL IMPRESIONANTE DERRROCHE DE
PETROLEO ACTUAL
En la medida que crece la sed de petróleo los países no quieren invertir en nuevas
exploraciones
porque no es rentable. Se dedican a elevar la producción de los mayores pozos
del mundo que ya
han agotado más de la mitad. En lo único en que están de acuerdo es en consumir
más cada día:
En la lista de dinosaurios tragones están China y Japón con casi dos mil millones
de barriles al
año. Rusia quema mil millones, y Alemania engulle novecientos cuarenta y nueve
mil millones que
se convierten en calor y humo.
Estados Unidos, el feroz consumidor, derrochador por excelencia, devora la
escalofriante suma
de siete mil millones novecientos noventa y cinco mil barriles al año. En las
reuniones mundiales
para comprometerse en protección del medio ambiente el presidente se inventó
una estrategia
que rebasa la inteligencia: no firmar.
Diariamente en el mundo se queman 80.ooo.ooo de barriles no renovables, día a
día, semana
tras semana mes por mes, año por año y, en vez de economizar, aumenta el
derroche. El
consumo de petróleo causó adición en los humanos; la voracidad que
demostramos al consumirlo
demuestra claramente que se trata de una enfermedad mental incurable.
Entre 1960 y 1990 el consumo aumentó en un 6000%., ahora está el derroche en
3.500 millones
de toneladas por año, una cifra descomunal que va a crecer en forma aún más
desmedida con el
crecimiento económico de Asia:
Cuando China se llene de automóviles el petróleo requerido será el doble y en
cambio la
producción está decayendo a la mitad. Lo grave es que China ha comenzado a
llenarse de
automóviles para cumplir el sueño americano.
En el momento en que cualquier persona en el mundo comienza a conseguir
dinero, lo primero
que hace es comprar un coche. Lo segundo es llenarse de cuanto objeto exista
producido por el
petróleo, lo tercero es viajar en avión por el mundo y lo cuarto es acaparar más
para llenarse de
cuanto lujo y objetos innecesarios pueda comprar.
Los países en vía de desarrollo están pensando entrar al club de los feroces
consumistas.
Sabemos que hay chinos como arroz y en el año 2004 consumían 382 millones de
toneladas de
grano y aun así el hambre rascaba sus estómagos.
Cuando la riqueza tocó sus puertas; comenzaron a crecer y a satisfacer su apetito
incontroladamente: y para el año 2007 triplicaron la cantidad de comida.
Cada chinito pasó de consumir 27 kilos de papel anual a derrochar 210 kilos a la
fecha actual
(2007), casi el doble de la producción en el resto del mundo… pobres selvas.
Cuando los chinos
crecen lo hacen como conejitos, y lo peor de todo es que les dio por seguir al pie
de la letra el mal
ejemplo de los consumistas gringos.
La economía y la ecología del mundo están interconectadas, entrelazadas y todas
dependientes, y
aquí nos encontramos en un parangón: Si China detiene su economía el mundo
tambaleará;
pero si China continúa creciendo la ecología del planeta colapsará… ¡que lio!
El comercio es cada vez más “made in China” y eso demuestra claramente que
China no se
detendrá. La irremediable consecuencia es que el mundo no resistirá.
El modelo económico occidental no podrá funcionar en China pero sus
gobernantes “tienen” que
intentarlo y el mundo no “tiene” como suministrarles los recursos petroquímicos.
India quiere hacer
lo mismo y tampoco va a poder, pero está haciendo lo posible.
Rusia le hace coqueteos a Venezuela pero EEUU siente celos de ese casto y
desinteresado amor.
La competencia empezó y los gigantes poseen bombas atómicas para sazonar
sopa petrolera en
caso de que se vinagre.
Aparte de esas tres ballenas blancas que necesitan crecer bogando petróleo,
existen tres mil
millones de personas en otros países que se babean por vivir el sueño americano,
sueño que
culminará en una aterradora pesadilla.
Todo indica que el modelo americano de consumismo feroz y desalmado es
insostenible a corto
plazo y caerá de repente debido a que todo el mundo lo quiere, tienen derecho,
posibilidades y
están decididos a intentarlo.
Una persona encontró pepitas de oro en una playa y comenzó a irle muy bien; otra
gente quiso
hacer lo mismo. Pronto las pepitas comenzaron a agotarse y surgieron los
conflictos. Al final
gastaron sus recursos en peleas, todos se fueron a la quiebra y la playa quedó
destruida. El
cuento tiene mal gusto pero la realidad sabe aun peor: la gallina de los huevos de
oro está
poniendo sus últimos y cada vez más pequeños petro-huevitos.
SUEÑO O PESADILLA
Para cumplir el sueño americano los chinos necesitan como primera medida
automóviles; y la
construcción de cada uno en promedio requiere el equivalente a 1.200 galones de
petróleo.
Comparando cuentas, un auto cero kilómetros ya ha gastado en su construcción
gasolina
suficiente para recorrer 60.000 kilómetros.
En el año 2000 en EEUU circulaban 120 millones de vehículos motorizados y en
2007 habían
aumentado a 160 millones. China en el 2007 contaba con 12 millones de
automotores y ya inició
una carrera desesperada con la descabellada idea de alcanzar a los gringos.
Sabemos que los de ojitos rasgados están dispuestos, tienen dinero, son
inteligentes y les sobra
la mano de obra barata. Sabemos que los monos altotes no se dejarán ganar; y
también sabemos
con certeza que el petróleo se les va a acabar dejándolos a todos con los crespos
hechos…
caricaturescos, ¿verdad?
Las personas que no tenemos auto también parecemos autos de dos patas
porque nuestros
alimentos han requerido fertilizantes y pesticidas derivados del petróleo.
La maquinaria agrícola necesitó mucho petróleo en su construcción y se mueve
con gasolina. Los
alimentos en los EEUU recorren hasta 1500 millas y en Canadá 5000 millas
gastando gasolina. En
todas partes los alimentos se transportan en camiones refrigerados que consumen
el doble de
energía.
Las cámaras frigoríficas en supermercados, los empaques de plástico, luego en
las neveras
caseras, la cocción, la botada de las sobras y el manejo de la basura requieren de
mucha energía.
Obviamente las personas que más consumen son las que poseen vehículo.
En la medida que un hombre prospera en capital se va convirtiendo en un feroz
consumidor y no
por eso va a ser más feliz. La conciencia de la sociedad consumista es crecer por
crecer y esa
actitud insensata y suicida es la que está acabando con el Mundo.
El rentísmo es un fenómeno
aberrante del ser humano que lo
impulsa a ser cruel con los
animales y con la Naturaleza. De
las universidades brotan cada año
como hongos manadas de
economistas programados para
escurrir sin conciencia los recursos
naturales y hasta la última gota del
sudor humano, para hacer crecer
las empresas a como de lugar, a
costa de lo que sea, todo por
dinero… a ello lo llaman eficiencia.
Los nuevos publicistas de
universidad saben muy bien como
hacerle comprar a la gente cuanto
artículo innecesario produzca el
sistema consumista. En Europa el
producto bruto se ha multiplicado
por 30 en los últimos años; mucha
eficiencia a costa de los productos
naturales no renovables.
Un centro comercial consume un
árbol por hora en papelería, papel
para computadoras, en cajas,
empaques de mercancías y
alimentos en servilletas, productos
desechables para el hogar. El
papel que gasta una sola edición
de un periódico puede consumir
100 árboles y la sola campaña
política en un país gasta en
publicidad 10.000 árboles que
quedan convertidos en basura.
Producir un kilo de carne en
EEUU o en Europa requiere 6 litros
de petróleo. Se calcula sumando el
combustible necesario para fabricar piensos, abonos, los tractores, mover la
industria que los
produce, el matadero, los frigoríficos el transporte y las sobras. La carne es el
alimento que más
derrocha campos y energía y el que más vejez y enfermedades desencadena en
las personas
carnívoras.
Teniendo presente lo anterior deducimos con facilidad que un brusco aumento en
los precios del
petróleo, como lo están cocinando quienes rigen las riendas de crudo, hará
estragos en toda la
economía mundial.
EL MEGA DERRROCHE MILITAR DE PETROLEO
Un solo soldado en Irak y Afganistán consume 16 galones de petróleo diariamente
representado
en los tanques, helicópteros, aviones, camiones, plantas eléctricas y comida. Si
sumamos por
162.000 soldados nos dará la asustadora suma de tres millones quinientos mil
galones de petróleo
quemado por día.
Si multiplicamos por los 365 días del año la suma no nos cabrá en la mente
porque se pasa en
mucho del millón de millones de petróleo incinerado sólo porque el ejército tiene
que hacer
presencia en la zona donde se produce el petróleo. ¡Y eso sin estar en guerra!
Lo anterior es poco: por cada soldado estacionado tienen que haber dos más
situados alrededor
del mundo preparándose para un conflicto; se encuentran más activos en
entrenamientos las 24
horas del día: Millones de toneladas de armas, tanques helicópteros se desplazan
continuamente
de aquí hacia allá preparándose para una guerra súbita en la cual se definirá quien
se queda con
el negro botín.
En la última guerra millones de barriles de crudo se derramaron durante el
conflicto del Golfo
quedando esparcidos por los campos.
Este esfuerzo inútil a costa de gastar millones de barriles en un mundo con
reservas limitadas, no
renovables y a medio acabar. Se ha comprobado que el pentágono necesita
tragarse 14 millones
de barriles cada día… ¡glotón, glotón!
Los hechos anteriores demuestran palpablemente que el petróleo de las próximas
décadas no
será comprado sino guerreado.
Tenemos cientos de millones de automotores alimentados con petróleo, millones
de aviones
permanentemente volando quemando gasolina y millones de barcos que devoran
el petróleo por
toneladas.
La humanidad vive como si tuviese 10 mundos de reemplazo. Ningún experto
duda de que la
producción global del petróleo esté cerca de su límite máximo sostenible, pronto
iniciará un declive
irreversible iniciando el drama más demoledor que jamás la humanidad haya
experimentado.
Estamos consumiendo sin medida el patrimonio fósil acumulado por la Tierra
durante millones de
años. Poco falta para agotar por completo la energía que la fotosíntesis tardó un
millón de años en
elaborar.

www.magnumastron.org
Capitulo 5
NUEVAS EXPLORACIONES
La mayoría de la gente cree que a medida que derrochan el petróleo sin freno, se
están
descubriendo nuevos pozos que reemplazan a los nuevos y, además, creen que la
tecnología y
los satélites husmearán cualquier olor a petróleo ya sea en una selva o en lo
profundo del mar
para luego perforar un hueco por donde brota el oro negro a mares.
Pueden estar en lo cierto en que mediante la híper tecnología actual se puede
saber con mucha
certeza en donde existe petróleo. No obstante los desalentadores resultados han
demostrado que
el crudo no estaba repartido por toda la tierra sino que, igual que en algunas minas
de metales o
piedras preciosos el oro negro se encuentra en sitios privilegiados y no en todas
partes… cosas
de la Naturaleza.
La gran mayoría del crudo por extraerse se concentra en sólo 5 países que
bordean el Golfo
Pérsico. Lo preocupante es que ya la exploración o los encuentros afortunados
comenzaron a
decaer desde 1968 y los yacimientos encontrados han sido cada vez más
escasos, pequeños y
localizados en zonas alejadas, peligrosas y de difícil acceso. ¡La bonanza terminó!
En el año 2003 el número de nuevos descubrimientos de posos petroleros sumó la
escalofriante
cifra de cero… desalentador para quienes creían que el petróleo duraría
eternamente.
FABULOSOS ENCUENTROS QUE DURARON POCO
Desde el comienzo de la era del oro negro las exploraciones comenzaron a subir
por una
pendiente empinada, cada día se descubrían nuevos y vertientes posos en sitios
seguros, de fácil
acceso. La extracción era cómoda y abundante; obviamente en los pozos vírgenes
se encontraba
el crudo a flor de tierra y brotaba por su propia presión.
Tanta bonanza no podría ser infinita y en 1968 la curva no subió más y tuvieron
que admitir que la
exploración había llegado al cenit para lógicamente comenzar a descender en
picada. No se
continuaron encontrando pozos con tanta facilidad; se evidenció claramente que el
crudo se
agotaría en un futuro cercano.
Una chispa de esperanza iluminó la mente de los pobres magnates que se
estaban quedando sin
pozos para satisfacer su humilde sed: la era espacial había comenzado y los
satélites de
exploración barrerían la tierra desde el espacio con toda clase de rayos que
captarían sofisticadas
cámaras. La cantidad de encuentros no aumento por la ayudada espacial.
En el año 2000 las computadoras resolverían el problema realizando complejos
cálculos de
exploración y tampoco se logró un aumento en los descubrimientos. En cambio
descubrieron fue
que el consumo había aumentado en forma dramática y continuaría haciéndolo
aceleradamente…
muy desalentador.
LA EXPLORACIÓN EN NUESTROS DIAS
El planeta ha sido auscultado con los más avanzados instrumentos de
prospección, desde las
congeladas zonas del Norte de Canadá, las inhabitables regiones de Alaska y la
Siberia de Rusia,
y hasta los abismales y peligrosos mares del Angora y el Golfo de México. En la
actualidad no se
están reponiendo las reservas existentes ni la mitad del lo que se consume.
Se presume que en el Polo Sur hay abundante petróleo pero el continente helado
e inhóspito se
encuentra protegido por leyes internacionales. Cuando la crisis obligue a perforar
allí, los
poderosos conocen un efectivo método para violar los acuerdos… las armas.
¿Qué costo podría tener el
petróleo extraído en una región
alejada, congelada y peligrosa de
la tierra y en medio de un conflicto
bélico? Sin embargo los optimistas
están contando con ese petróleo
de difícil extracción y creen que va
a valer lo mismo que el actual para
continuar con el derroche… malas
cuentas.
El grado de dificultad a que está
llegando la extracción de los
pequeños pozos encontrados ha
hecho que las petroleras no
quieran invertir en su extracción y
optan comprar reservas existentes
de otras compañías utilizando
complejas maniobras bursátiles
para evitar la caída de sus
acciones y no entrar en
bancarrota.
Otra medida perversa a la que
están acudiendo las compañías
para disimular la crisis y aumentar
las cuotas que reciben como
estimulo es la mentira: La
Compañía Royal Dutch Shell
enfrentó una demanda cuyo
castigo fue que le rebajaran 4 mil
millones de barriles de lo que
habían asegurado disponer.
Los accionistas entraron en cólera y la desconfianza contra otras compañías
aumentó: buena
parte del petróleo que dice tener la OPEP puede ser ficticia, pero nadie se atreve a
contradecir a
los árabes ya que el pronóstico de las existencias constituye un secreto de esas
naciones.
Ese secretismo, no decir la verdad, constituye para el mundo un hecho más que
preocupante.
Puede ser que los millones de barriles con que está contando el mundo no son
más que algunos
barriles de papeles plagados de mentiras.
La mayor parte del petróleo ya extraído ha provenido de algunos gigantescos
pozos sauditas de
los cuales el de Ahawuar ha sido el más prolífico. Fueron descubiertos hace 40
años y desde
entonces no han descansado ni un minuto de extraer de ellos la mayor parte de lo
que se ha
consumido. Aún están rindiendo a costa de inyectar ríos de agua en las
inmediaciones para hacer
brotar el crudo. La medida indica claramente que se están agotando.
El hecho de que insistan tanto en ordeñar hasta el límite los mismos posos indica
que la
exploración de nuevos yacimientos no ha sido prometedora: los gringos son
calculistas eficaces y
no fallan en sus estrategias. ¿Por qué están tomando medidas desde ya en la
frontera con México
si aseguran que no habrá escases sino en 30 años?
En la medida que nos aseguran que existen reservas para 40 años, también
estamos seguros de
que la era del petróleo barato esta tocando su fin. EEUU que en sus días fue el
principal productor
de petróleo ahora se encuentra en franco declive con más del 80% de sus
reservas consumidas,
no importa el millón de perforaciones realizadas en todo el país mediante su
poderosa tecnología.
El nerviosismo en la Bolsa de Valores de Nueva York en los últimos años bien
presagia que la era
dorada del petróleo barato toca su fin: una cosa es que exista petróleo dentro de la
tierra para 40
años; otra cosa es que se vaya a poder extraer, y otra cosa es que aquel que
logren producir
pueda llegar barato a las manos de los confiados y enfermizos derrochadores de
hoy... con
seguridad la gasolina no se va a poder comprar en contados años.
“Si en unas partes llueve en otras no escampa”: la producción de Europa recae en
Noruega y la
del Reino Unido recae en el Mar del Norte. Rozando el año 2000 ambas
despensas entraron en
un declive del 5% anual. Con el fin de demostrar que nada ha pasado comenzó la
sobreexplotación de los mismos pozos ya existentes; consecuentemente tal
medida acortará el
tiempo en que se presente la escasez total.
SE ACABÓ LA
GASOLINA BARATA
Las compañías que estaban acostumbradas a sacar el oro negro de los
abundantes posos que
brotaban de la tierra al toque de un alfiler se enfrentan a tener que desplazarse
hasta el Ártico y
construir plataformas a un costo de miles y miles de millones de dólares con una
enorme cuota de
pérdidas humanas.
Otras compañías optarán hacer intentos desesperados y en aguas profundas
luchando contra las
aguas embravecidas de la superficie marina. El riesgo en vidas y en dinero se
estima que tendrán
que multiplicar por 5 el costo actual:
Las petroleras que piensen invertir en Rusia saben muy bien de las onerosas
restricciones que
imponen los recelosos rusos. Sería un mal negocio invertir en Irán por que allí
reina la
incertidumbre.
Podrían invertir en el Golfo de México pero los ingentes esfuerzos tecnológicos
contra los
huracanes que continuamente atacan por ahí tienen un costo prohibido. Se sabe
que Venezuela y
Ecuador no son la solución, pero de alguna forma acabarán con el petróleo que
hay allí y pronto
se sabrá de qué forma cuando los poderosos países belicosos, hambrientos de
cualquier bocado,
muestren sus enormes colmillos.
La situación es dramáticamente compleja y delicada: las exploraciones de los
últimos años
alcanzan a sustituir sólo la cuarta parte de lo que se debería aumentar. De los 82
millones de
consumo diario actual de un material que se necesita para todo y que no tiene
reemplazo, se va a
pasar en pocos años a un derroche 120 millones de barriles de consumo diario.
Lógicamente tal absurdo no se va a poder cumplir como lo creen los mal
informados. Las
ciudades que no pueden funcionar ni un minuto sin energía y materiales baratos,
demasiado
pronto quedarán al borde de un precipicio sin fondo.

www.magnumastron.org
SEGUNDA PARTE
El mundo es grande
para alimentarnos a todos,
pero es sumamente pequeño para colmar
la insaciable ambición del hombre.
LA Capitulo 6
LA INFALIBLE LEY DEL “TIENE”
Las leyes naturales siempre han existido y existirán por siempre pero se atribuyen
a la persona
que las enunció por vez primera. Las leyes de la Gravitación Universal se
atribuyen a Newton
porque fue el primero que las definió.
Al preparar este libro “tuve” que enunciar por vez primera una ley que da la
explicación corta y
contundente a la mayoría de acciones humanas que son tomadas en un momento
determinado.
La defino así: “El hombre tiene que tomar determinada actitud cuando sólo le
queda la única
opción.”
Parece simple y vaga, pero tomará importancia en el correr de los siguientes
capítulos cuando la
ley del “tiene” también nos explicará y aclarará algunas actitudes o decisiones que
hemos tomado
en la vida ya sea para bien o para mal. Saber por qué hemos tenido que tomar
algunas decisiones
en la vida nos dará un poco de tranquilidad el comprender la ley que nos impulsó a
actuar.
Aclaramos que la ley del “tiene” esta muy enraizada en las acciones humanas:
Cualquier
gerente de una compañía “tiene” que estar demostrando que la empresa se
encuentra creciendo
o que todo anda divinamente. Caso contrario las acciones bajarían y los socios
entrarían en
pánico.
Si la empresa presenta problemas serios, el
gerente “tiene” que demostrar utilizando
alguna estrategia que las cosas no revisten
gravedad y que el impasse se solucionará
satisfactoriamente.
La actitud anterior es automática; solamente
cuando la situación se sale de control es
cuando los socios se enteran y el colapso
empresarial no da reversa.
Los gobernantes de los países “tienen” que
estar minimizando las situaciones caóticas y
maximizando las posibilidades ventajosas.
Cuando una persona esta prosperando dice
que el presidente del país es bueno.
Cuando la economía decae el presidente es
malo. Es una regla muy humana que se
cumple por si sola.
Por tanto los mandatarios mundiales
“tienen” que lograr que la economía se
mantenga en pleno ascenso a costa de
cualquier medio — incluyendo la mentira o
el encubrimiento de cualquier situación
caótica que se este cocinando por ahí.
¿Será cierto lo anterior, señores políticos?
Ahora bien: los mandatarios de países en la actualidad y los magnates de
compañías petroleras
“tienen” que dar partes de tranquilidad absoluta referente a la continuidad del
petróleo pues, de
lo contrario, cundiría el pánico financiero y los primeros que caerían serían ellos.
Ya entendemos por qué los petroleros hablan de confiabilidad para varias décadas
pero no
entendemos por qué ninguno ha ofrecido verificación de sus reservas reales:
cuando se toca el
tema las conversaciones se diluyen en el secretismo.
Recordemos los shocks financieros antiguos y recientes, en todos los casos le
ocultaron a la
gente del peligro hasta el último día. Los confiados accionistas se enteraron un día
después de
ocurrida la caída de sus acciones: se acostaron ricos y amanecieron pobres. Es
increíble la
capacidad de los ejecutivos y mandatarios en ocultar catástrofes venideras, tienen
que hacerlo y lo
logran… ¡que efectiva es la diplomacia!
Los presidentes “tienen” que ser miopes en sus decisiones a largo plazo debido a
que su reinado
dura 4 años y en caso de estar gestándose un gran problema la mejor decisión es
que le toque a
otro.
El brusco e inminente salto olímpico del petróleo lo conocen perfectamente los
mandatarios pero
nadie se atreve a iniciar la olimpiada del terror. Las primeras medallas negras son
para el que se
atreva a estornudar crudo e iniciar la pandemia energética petrolera.
Ningún poderoso se atreve a meter el primer autogol y todos en conjunto se
chutan la pelota en el
sucio juego de las frágiles relaciones internacionales. Cuando se enteren que la
gente ya sabe
aquello que los gobiernos están tapando, más de un mandatario, magnate o jeque
va a sudar
gasolina.
Este libro es positivo porque con más tiempo de anterioridad que sea anunciado el
riesgo de una
catástrofe, tantas más son las posibilidades de hacer algo importante.
Es necesario ayudarles a los gobernantes a destapar el problema del petróleo que
tienen que
ocultar por procedimiento. Quizás puedan tomar medidas inteligentes que alivien
la situación. Si
no se alborota el avispero el problema seguirá creciendo hasta que sorprende
como ladrón en la
noche, sin previo aviso.
LAS 11 CONCLUSIONES
HASTA AHORA
Primera: De los que todos podemos estar seguros y en lo que concuerdan tanto
los optimistas
como los pesimistas es que el petróleo se agotará. ¿Cuándo? lo vamos a estudiar
en esta
segunda parte del libro.
Segunda: Tanto la cantidad de energía como las materias primas que se obtienen
del petróleo no
se pueden sustituir por elemento alguno que se encuentre el la tierra.
Tercero: Esta civilización moderna se enseñó a depender en un 100% de los
subproductos del
crudo y toda la tecnología desaparecerá por completo cuando el petróleo se
extinga.
Cuarto: La economía mundial entrelazada y todo dependiente colapsará
inmediatamente ocurra
un inminente y súbito aumento de precio del petróleo. No hay que esperar hasta
que se agote
como esta pensando la gente que el problema surgirá en 40 años termine de
escurrir la última
gota.
Quinto: las energías alternativas necesitan del petróleo para poder mantenerse y
solo
reemplazarán en un 10% el poder energético que brindaba el petróleo; tampoco
aportaran
ninguna de las materias primas que mueven la industria mundial. El comercio
internacional
colapsará.
Sexto: Los aviones no podrán volver a levantar vuelo y las computadoras dejarán
de existir
porque dependen básicamente del petróleo. Adiós internet y adiós teléfono
celular… para siempre.
Septimo: Los quirófanos, las salas de cuidados
intensivo, el material medico y los medicamentos
sucumbirán.
Octavo: las grandes máquinas para la explotación de
minas, incluyendo las utilizadas para la extracción del
carbón, se detendrán. Las selvas se beneficiaran porque
los tractores las sierras y las tracto mulas trasportadoras
quedarán inmovilizadas y se oxidarán. La industria
maderera colapsará.
Noveno: los cultivos fracasaran porque no habrá ni
abonos ni pesticidas ni empaques ni transporte.
Décimo: el trasporte en las ciudades se volverá un
infierno.
Onceavo: la bomba humana de la desesperación y el
miedo estallará en el preciso momento en que la
humanidad sufre el ataque de las peores inundaciones,
en medio de un clima tormentoso que los ataca
ferozmente con ciclones y trombas incontenibles. Los
tsunamis, los virus se sumarán a un exterminio anunciado.
Las anteriores conclusiones son apenas el principio se los dolores de aquellos que
quisieron
enriquecerse sin limites a costa del sudor humano y sin importar la destrucción del
planeta.
La consecuencia directa es que a esta desprevenida humanidad, mientras gozaba
de las
máximas riquezas y comodidades que les brindaba el derroche del petróleo… de
repente el
mundo se le vino encima. Pensaban matar al mundo y la metralleta se les disparó
al revés.
Arma perfecta para
acabar con la guerra

www.magnumastron.org
Capitulo 7
TIEMPOS DIFICILES
EN LA PRE CRISIS
Las “magníficas” soluciones de los gobiernos
Por supuesto que los gobernantes de las principales naciones están dando
efectivas soluciones y
tomando medidas efectivas para enfrentarse a la crisis, que gran alivio:
La India y Pakistán están haciendo avanzadas pruebas atómicas con el fin de
solucionar la crisi,
que se avecina. EEUU, por su parte, comienza a construir un descomunal muro a
un costo
estrafalario para que los mexicanos no se cuelen tan pronto se inicie la
desesperación de éstos,
que en breve se adelantará al colapso global.
Ocurre que México tiene dos polvorines: millones y millones de mexicanos pobres
y un pozo
gigantesco de petróleo del cual viven, pero pronto se les va a acabar. De
exportadores de crudo
que les brinda dinero sin trabajar, pasarán de repente a importadores, y no tienen
dinero con qué
comprar.
El petróleo se les acabará en 9 años y la crisis estallará en la mitad de ese tiempo.
Estamos
hablando de 105 millones de personas que se tienen que alimentar y transportar,
la mayoría
viviendo en una de las ciudades más extensas, congestionadas y contaminadas
del mundo.
La ola de hambre y desesperación que se está gestando allí no tiene precedentes
y, como el gran
país vecino lo sabe, sabiamente dio la solución perfecta para aliviar el drama de
los amables
vecinos: construir un gran muro alrededor de la frontera para detener las nubes de
mexicanos que
como langostas invadirán a los países cercanos. La nueva energía que va a mover
a México es la
desesperación.
Los gringos criticaron la muralla china y se opusieron al muro de Berlín. Ahora les
está gustando el
muro de Bush para detener a los mexicanos… están cambiando porque el cambio
es la esencia
del progreso. El largo y fenomenal muro no estará deshabitado: tendrá soldados,
éstos
metralletas, éstas balas y las balas no serán para cazar mariposas.
Bush, como buen chico y gobernante que es, “tiene” que dar la terrible solución,
no le queda otra
alternativa sino cumplir la ley del “tiene”: tiene, por que juró ante la constitución,
que defender a
toda costa a sus monos grandotes y gordotes alimentados con hamburguesa y
coca cola, de los
bajitos y hambrientos mexicanitos alimentados con chile… y con tequila.
No se puede culpar a una persona que ama, y los gringos aman el petróleo… al
igual que
nosotros: con seguridad nadie se va a echar encima la culpa de la inminente
catástrofe humana.
El caso anterior se sucederá en otros países que presentan diversas grietas
energéticas y
económicas, no teniendo el poder de aguantar hasta que llegue el colapso global.
A los países
ricos les ira peor porque el petróleo de la próxima década será para quienes estén
dispuestos a
matarse por él.
¿POR QUÉ SUBIRÁ EL PETRÓLEO SI LOS JEQUES SE LO ROBAN
A LA TIERRA SIN NECESIDAD DE CULTIVARLO?
Si partimos una naranja por la mitad y la exprimimos obtendremos abundante jugo
la primera vez.
Si la exprimimos de nuevo, no obstante el haberle aplicado más fuerza,
obtendremos menos jugo.
En el caso del petróleo ocurre lo mismo: ya exprimieron la primera mitad del jugo
negro.
Ahora están viendo negro el asunto porque extraer la otra mitad exige mucho
trabajo y riesgo. Por
este lado les va a costar lo que más les duele: el dinero. Como la sed de petróleo
que padece el
mundo es insaciable, los árabes se harán los precisos, y le dirán al resto del
mundo que si no
quieren subir entonces no, y no y no.
Los países sedientos no permitirán que los árabes les saquen la lengua en esa
forma y, como son
poderosos, les sacarán las armas a esos “terroristas”… es algo sencillo de
entender.
Las disputas entre los poderosos que gobiernan y tienen en sus manos el destino
del mundo se
rigen por los mismos principios que se dan en una pelea entre vecinos en un
barrio pobre:
intereses y debilidades humanas.
La gente ignorante dirá: “Sabemos que el petróleo se agotará dentro de 40
años y la
moderna ciencia y tecnología tendrán tiempo para encontrar una solución”.
Ya se demostró en capítulos anteriores que la tecnología no ha encontrado ni
encontrará ningún
sustituto, y las energías alternativas no producen materias primas; algunas como
el carbón, que
siendo abundante, en vez de solucionar el problema lo puede agravar en caso de
que se utilice
masivamente.
Los ricos pensarán: —yo puedo pagar la gasolina para mi auto 4 ó 5 veces el
costo sin ningún
problema—. Deben pensar también que tienen que pagar 4 veces más a sus
trabajadores para
que logren subsistir, todos sus costos subirán el cuádruple y las ventas de sus
productos y las
acciones caerán 4 veces… esto tan sólo en la en la pre crisis.
La seguridad en las calles colapsará y será peligroso estar montado en un
vehículo lujoso
habiendo tanta miseria afuera. No será ventaja ser rico donde reina el desespero.
En los próximos capítulos comprobaremos que, sabiendo que la mitad del petróleo
que había en el
mundo ya fue extraída y derrochada, una cuarta de la que queda no se va a poder
extraer debido
a los mismos conflictos; inclusive muchos pozos van a ser incendiados. La otra
cuarta parte se
utilizará para la guerra.
No existen soluciones milagrosas ni menos acomodadas por los ciegos incapaces
de ver la cruda
realidad. El dicho de que el petróleo dura más de 40 años es una falacia de
aquellos que se
sienten impotentes para asomarse a un precipicio cuyo fondo se ignora.
EL FENÓMENO DE LOS COLAPSOS
En la historia se han dado otros colapsos como fueron la desaparición de los
pueblos Mayas de
Guatemala y del sureste de México. También el colapso sufrido por las
civilizaciones que
construyeron las estatuas colosales de la Isla de Pascua, la de los pueblos
Anazasi de Nuevo
México y otras desapariciones repentinas que les ha ocurrido a civilizaciones
enteras en
momentos en que gozaban de gran riqueza y paz.
Los colapsos se debieron cuando un recurso esencial o fuente de economía a la
cual estaban
enseñados les faltó de repente y no pudieron sustituirlo como tranquilamente
pensaban sus
líderes.
El inminente colapso que nos ocupa tiene su cuna en los EEUU. Es un país que
se enseñó a vivir,
crecer y progresar mediante el sobre consumo y el derroche de todos los recursos
no renovables.
Actualmente gasta más de lo que recupera y sus habitantes importan más de lo
que exportan.
El balance lo obtienen vendiendo seguridades que denominan “bonos del tesoro”
principalmente a
bancos centrales de China. Esto quiere decir que la economía de EEUU está en
manos de los
bancos de Asia.
A su vez la economía del mundo está pendiente de este jueguito de niños
poderosos. He ahí que
si China detiene su economía el mundo financiero colapsará; y si no la detiene el
petróleo no
alcanzará. EEUU no podrá desacelerar ni por un segundo la economía del
despilfarro porque su
comercio colapsará.
Pero la historia ha demostrado que toda economía cuya base es el derroche es
virtualmente
insostenible. De acuerdo a esta verdad, cuando el valor del crudo supere la
barrera de los 100
dólares el barril, las otras naciones del mundo no tendrán otra opción que cambiar
el dólar por el
euro para las transacciones petroleras y retirarán las inversiones de EEUU… ¡que
peligro!
Y, mientras La Tierra continua su impasible marcha, los EEUU, con únicamente el
4% de la
población mundial, despilfarra el 24% del petróleo global. Este hecho los coloca
como el país que
más contaminación exporta.
Su deuda en 1990 era de 3 trillones de dólares; en el año 2000 llegaba a los 5
trillones; después
de la guerra por el petróleo en el golfo aumentó a los 8 trillones y continúa
subiendo con los
nuevos planes militares. Esas cifras no caben en la mente ni de los más avezados
economistas
mundiales. Pero si nos demuestran que el gran país del Norte esta viviendo más
allá de sus
posibilidades… ¡pura dinamita!
Por otra parte, a raíz del crack inmobiliario en EEUU, presagian un oscuro
panorama de la divisa
estadounidense. Lo que hará que el dólar se siga hundiendo de manera
inexorable, en su propia
ciénaga.
¿PODRÍA SOBREVENIR UNA GUERRA?
Ante estas realidades es obvio pensar: ¿los gringos, sabiendo que viven en el país
más
endeudado del mundo, que importan más de lo que exportan, y el petróleo que
consumen es
mucho menor al que producen dependiendo totalmente de el crudo del Medio
Oriente ¿por qué no
se preocupan?
La respuesta es simple: tienen los mejores aviones invisibles en el combate;
cuentan con la última
generación de tanques indestructibles, una flota de giga barcos y porta aviones
insuperables, y
son dueños de la tecnología de la guerra de las galaxias al punto que pueden ver
desde el espacio
al enemigo hasta cuando están jugando naipes y caerle por sorpresa.
Nadie se atreve a decirles que no mastiquen más chicle: son excelentes soldados
y lo han
demostrado suficientemente… el león glotón dormirá tranquilo sin importar las
amenazas de las
liebres. No creo que los gringos estén pensando, en un futuro, comprar petróleo a
más de 100
dólares barril, y menos si los tienen que pagar en euros.
China, para mantener el balance de la petroguerra, mantiene un ejército
permanente de un millón
de hombres entrenados mentalmente para odiar a los gringos. Una cosa son las
amorosas
relaciones comerciales donde los mandatarios intercambian besitos, y otra cosa
son las macabras
maniobras de la guerra donde los militares intercambian bombitas:
Irán podría adquirir la capacidad de construir armas nucleares a finales de 2009.
Como toda
acción encuentra necesariamente una reacción, Rusia instalará misiles tácticos
nucleares en
Bielorrusia para contrarrestar el escudo de EEUU en Europa. El Ejército ruso
efectuó, en mayo
pasado con éxito, el lanzamiento de un nuevo misil intercontinental, el RS-24,
capaz de de
atravesar cualquier escudo y de portar hasta diez cabezas nucleares de 550
kilotones cada una.
Es decir, un poder destructor equivalente a 275 'Hiroshimas' con un solo
cohete… ¡nada!
Por nuestra parte rogamos al Infinito que a EEUU le vaya lo más bien posible
económicamente
porque si, su antes arrogante dólar besa el suelo, no le quedarán sino las armas.
LA CRISIS ESTALLARÁ
EN BREVE
El cuerpo humano está constituido por un 75% de agua y cuando pierde un 7% de
ésta comienza
la deshidratación; para cuando haya perdido la mitad ya habrá muerto.
No se requiere entonces de que se esfume hasta la última gota para que el mundo
reviente en
crisis. Según los expertos tan solo un de una merma de tan solo un 10% o un 15%
entre la oferta
y demanda la son suficientes para gatillar el colapso total condenando a la
humanidad a la
pobreza extrema y al desespero.
El shock petro-económico de los años 70 fue originado por tan solo un 5% de
caída de la oferta
contra la demanda y produjo un efecto devastador. Afortunadamente duró poco
debido a que fue
creado artificialmente por unos cuantos rufianes petroleros que se estaban
rascando algunas
pulgas.
También ocurrió en California hace pocos años cuando un faltante del 5% en el
gas natural
originó un incremento del 400% en el costo total del mismo.
En la actualidad la petro-economía todo-dependiente maneja unos márgenes
delicados y en
algunos casos fantasiosos. Realmente se vislumbra el déficit pero nadie quiere
destapar la olla
hirviente.
Pronto botará la tapa por su propia presión y el vapor disparará el barril a 100
dólares y, como
será imposible disimular el hecho como si fuese una circunstancia transitoria, el
precio saltará
automáticamente a 120 dólares… al día siguiente las bolsas colapsarán.
El shock que se avecina no será artificial, será el último y para siempre. En el caso
de México no
será el 15% sino que muy pronto se le va a acabar el 40% de sus ingresos… nada
más de que
hablar de este triste caso.
En el año 2010 se necesitarán 540 millones más de barriles diarios para suplir la
voraz demanda
de insumos y de energía. Hoy día se fabrican gigantescos aviones como hace 50
años se
fabricaban carros; y los astilleros modernos botan barcos colosales al océano
como hace 50
años se fabricaban aviones.
Las mega-industrias crecen sin medida porque el mundo maneja monstruosos
capitales fruto del
derroche infame del petróleo barato… hasta ahora. La gente cree que el cambio
va a ser lineal
con perspectivas de adaptación. ¡No!, va a ser una explosión que producirá una
catástrofe global
sin precedentes en la historia humana, y será la última.
Las falsas reservas son caramelos para los egoístas que quieren dejarles el
problema a sus
descendientes; son bombas inflamadas que pronto les caerán a ellos mismos. El
mundo va a
pasar bruscamente de un estado de total abundancia y paz a un caos de total
escasez y guerra.
LAS CONTÍNUAS SUBAS EN EL PRECIO DEL PETRÓLEO SON EL PRELUDIO
DEL
AGOTAMIENTO MUNDIAL
Mercancía que abunda nunca sube, antes baja. Las subas en el petróleo indican
que algo anda
mal a pesar de los descubrimientos de Brasil y Japón que son, ante el enorme
déficit mundial,
como 2 caramelos en la puerta de una escuela de niños pobres.
OTRAS SOLUCIONES
Las guerras siempre han surgido por la disputa de los recursos naturales, pero las
disculpas han
sido otras. La guerra en Irak se estaba incubando desde hace dos décadas y
ahora marcará el
comienzo de una guerra que durará hasta que se acabe el polvorín del petróleo.
La disculpa de moda es el terrorismo. ¿Será una coincidencia que los países
acusados de
patrocinar terroristas sean Irak, Irán, Siria y Arabia Saudita? poseedores del último
reducto
petrolero de fácil extracción que queda. Y ¿cómo se está enfrentando el
terrorismo? pues con más
terror o sea que están tratando de lavar sangre con más sangre.
Y si no creen que se está gestando una guerra ¿por qué en el congreso de los
EEUU se esta
considerando el reclutamiento militar tanto de mujeres como de hombres
extendido hasta los 35
años de edad? Las mujeres ya no podrán volver a tener hijos porque van a ser
soldadas… que
tristeza. Y no sabemos que van a hacer con tanto personal militar; debe ser que
les van a enseñar
a sembrar flores para la exportación.
Los europeos, como no están preparados con cohetes para enfrentar a EEUU, se
lanzaron al
campo de batalla creando euros más valiosos que los billetes verdes. La lucha
económica vale en
tiempos de paz más no en el fragor de guerra donde se violan todos los tratados.
En “la colosal guerra de la escasez” que se esta gestando, la única moneda que
va a valer es el
petróleo y será arrebatado por la fuerza al que lo tenga. Vemos con desaliento
como la única
solución que están considerando nuestros líderes es la guerra.

www.magnumastron.org
Capitulo 8
EL GRAN CRUJIDO
LA ENORME RIQUEZA DE PAPEL Y PLÁSTICO CON QUE CUENTA EL
MUNDO
CARECE DE VALOR REAL
Algunos banqueros mundiales han dado la voz de alarma advirtiendo que los
inmensos capitales
prestados fueron creados de la nada confiando en el crecimiento del mañana que
no va a darse
como se creía. El que presta confía en el futuro promisorio de su deudor.
Es común vender edificios, barcos y aviones sin haberlos hecho. Contabilizan
como valor algo que
aun no es real y cuentan con un dinero que posiblemente lo conseguirá el deudor
el día de
mañana.
Pero las deudas de los países e individuos no van a poder ser saldadas debido a
que se
esperanzaban en las ganancias que proporcionaría el petróleo abundante y
barato, el cual va a
subir más pronto de lo que se estimaba. Una vez que el suministro del crudo se
restrinja los
deudores no podrán cancelar las deudas y el sistema financiero colapsará por falta
de fondos
verdaderos.
La debilidad de la economía impedirá que se desarrollen energías alternativas 10
y hasta 20 más
costosas que el petróleo y esto sin que aporten ninguna materia prima para la
industria aparte de
la contaminación que dejan. Cuando se piense en crear energías alternas en
grande no se van a
poder llevar a cabo debido a que el petróleo no podrá ayudarles a crearlas y las
máquinas sin
energía no encenderán sus motores.
La economía de EEUU es terriblemente vulnerable al toque de un pequeño bajón
en su
desenfrenado progreso: es el país más endeudado del mundo y sus industrias y el
sostenimiento
de los ejércitos en ultramar dependen en un 100% de la magia del oro negro. En
nada le conviene
al resto del mundo que la economía del arrogante país del norte colapse.
Ahora existen más de un “Osama Bin Laden” que quieren y necesitan hacer
disparar el precio del
petróleo a 200 dólares el barril, tienen poder para hacerlo y con seguridad lo van a
conseguir… de
eso no existe la menor duda. EEUU bien lo sabe y sabemos que el Congreso esta
pensando en
reclutar mujeres y hombres desde los 18 hasta los 35 años de edad, eso sí, no
sabemos para qué.
La catástrofe no ocurrirá el día en que se agote el petróleo sino en el
momento en que
decline su producción y aumente el costo, esto es lo que nos debe preocupar
porque es ahí
donde comenzarán los días de dolor y aflicción.
TENEMOS ANTE LA VISTA UN PROBLEMA DRAMATICO Y DESESPERANTE:
La siguiente es una información especial para aquellos entusiastas, pero
ignorantes, que creen
que habrá petróleo en abundancia para las próximas décadas:
LA CRUDA REALIDAD DEL CRUDO
DE TODA LA CANTIDAD DE PETRÓLEO EXTRAÍBLE QUE HABÍA EN LA
TIERRA ANTES DE
INICIAR LA EXPLOTACIÓN, EL50% YA FUE DERROCHADA AL AÑO 2007… y
era la mitad
más fácil de extraer.
Lo único que hicieron fue contaminar el Planeta y hacer crecer la población
mundial hasta la
incontrolable suma de 8.000 millones de personas que consumen vorazmente sin
compasión ni
medida todo los que encuentran a su paso con el fin de convertirlo en dinero.
Cuando hayan arrasado con el último árbol, hayan contaminado el último río,
hayan
acabado con la tierra fértil y hayan contaminado toda la atmósfera, van a
saber que el
dinero no se come ni se respira.
EL OTRO 50% de petróleo. EL MÁS DIFÍCIL DE EXTRAER

El5% de esa mitad que queda será consumido vorazmente como petróleo
barato, pero la
hueca bonanza durará contados años. Pequeñas subas constantes se sucederán
antes del gran
salto que trepará hasta 200 dólares el barril.

El15%: Consecuentemente estalle la crisis, los militares obligarán a los


gobiernos para que
se apoderen de todo el petróleo que puedan y así poder garantizar la seguridad
nacional. Los
gobernantes tienen que hacer caso. De no hacerlo los ejércitos y la policía no
podrán controlar el
caos interno que será feroz y desenfrenado debido al miedo, al hambre y a la
desesperación.
Esta extensa franja de reserva petrolera con que contaban los ingenuos
ciudadanos y la industria
será acaparada por los estados para derrocharla cruelmente en la guerra. El
imperio más
poderoso bien lo sabe: sin petróleo sería el más débil.

El7%: Será controlado y distribuido por grandes y peligrosas mafias, cuyos


proveedores
serán potentes organizaciones terroristas que arrebatarán a los jeques su dorado
cetro. La
gasolina en las ciudades será distribuida por pandillas juveniles que a su vez la
robarán a los
ricosque un principio trataron de esconderla.

El4%: Será acaparado por los más poderosos multimillonarios, jeques,


políticos y
gobernantes que se aislaran en fortalezas militarizadas

El8%; Será incendiado en los propios yacimientos por los mismos países
productores
cuando, viéndose invadidos, no les quedará otro recurso que dejar sin botín al
enemigo. Es una
estrategia militar muy utilizada a lo largo de la historia y se revivió recientemente
cuando Hussein
incendió los pozos que le iban a ser arrebatados.

El11%; o sea el resto, no va a poder se extraído en razón de la falta de


infraestructuras
petroleras. Sería un acto suicida tratar de extraer y transportar petróleo con
francotiradores
apostados en cualquier lugar esperando la oportunidad para caerle de sorpresa a
cualquiera que
este untado o huela a crudo.
Teniendo por asentado que los mafiosos y los terroristas no son industriosos sino
que su
especialidad es manejar botines, no cabe duda de que el resto de petróleo
afortunadamente
quedará sepultado bajo tierra para siempre.
SE INICIA EL FATÍDICO ITINERARIO
APOCALIPTICO DE LA HUMANIDAD
Analizando con inteligencia el cuadro anterior y haciéndole caso a quienes dicen
que el petróleo
durará 50 años vemos claramente que sólo el 5% de ese botín es el que podemos
seguir
derrochando a precio regalado con ligeras subas asimilables.
Como lo peligroso no es la extinción total del petróleo ni nos preocupa —por que
para ese
entonces ya estaremos muertos—, el peligro es el día que estalle la crisis debido
al esperado e
inminente salto olímpico del precio que de repente elevará el precio del barril.
¿Cuando va a ocurrir esto? Pues cuando le demos mate al 5% disponible
continuando con la vida
fácil de consumismo desorbitado que llevamos. El amable lector puede hacer sus
propias cuentas,
es fácil, no necesita calculadora: basta con utilizar los dedos de las manos.
UNA PESADILLA ATERRADORA
—Haciendo un alto en el no grato tema, les cuento a mis amables lectores que
cuando escribía
este capítulo, eran las 2 de la mañana y el sueño me derrumbó. La crudeza del
tema que estaba
manejando quedó orbitando en mi mente y tuve una vívida pesadilla aterradora la
cual les relato
tal como la experimenté:
Soñé que estaba mirando la televisión y de repente apareció un flash que
anunciaba una suba
escandalosa en el precio del petróleo que alcanzaba a los 400 el barril. Cambié de
canal varias
veces y aparecía el mismo anuncio relatado por nerviosos locutores que
comentaban la
preocupante noticia con diferentes versiones.
Al súbito anuncio de la trepada fenomenal del crudo, en la humanidad dispararon
una cadena
imparable de eventos catastróficos que logré ver claramente en mi sueño como si
fuese una
realidad impresionante:
La industria, el transporte, los alimentos y todos los artículos que se vendían en
los
supermercados, absolutamente todos, multiplicaron x 4 sus precios.
La primera en ser acribillada fue la clase trabajadora cuando su salario no le
alcanzó ni para
comer, ni para transportarse; menos aún iban a tener con que vestirse. Tampoco
les alcanzaría
para pagar los servicios públicos qué pronto les fueron cortados. Sus hijos no
pudieron volver a la
escuela y comenzaron a aguantar hambre y necesidades vitales: todo 4 veces
más caro y su
sueldo el mismo.
Los menos favorecidos —la mayoría—, dejaron de consumir y los de clase media
bajaron 4 veces
su consumo habitual. Los almacenes disminuyeron sus ventas, cancelaron
drásticamente los
pedidos a las industrias y éstas despidieron a tres cuartas partes de sus
trabajadores. Los
almacenes tuvieron que hacer lo mismo por que sus ventas se vinieron abajo
llegando a límites
insostenibles.
Al cuadruplicarse el costo de los tiquetes de avión la gente en igual proporción
viajó menos y las
empresas de aviación quebraron por falta de pasajeros.
La industria y el comercio en estas circunstancias no tuvieron como cancelar las
deudas
hipotecarias y la banca comenzó a resquebrajarse. En el complejo mercado
bursátil comenzaron
a sucederse transacciones desesperadas e ilógicas a las cuales no estaban
acostumbrados, y las
presiones internacionales amenazantes lo único que consiguieron fue precipitar el
colapso de la
bolsa de valores.
A la noticia de la devaluación estrepitosa del dólar la gente se abalanzó en masa a
retirar la plata
de los bancos y éstos como medida automática cerraron sus puertas. El explosivo
resultado:
escaseó el dinero circulante.
Siempre ha sucedido en estos casos de desesperación que la primera reacción de
la masa
inflamada cuando no hay dinero es iniciar el saqueo a supermercados y
almacenes. Este fue solo
el principio del caos.
Para colmo de males las ciudades se fueron quedando sin autoridades; la policía
fue pequeña
para detener a la marea humana impulsada por el miedo y dispuesta a todo.
Los policías mal pagos de los países subdesarrollados pronto se sumaron a los
saqueadores
porque los guardianes de la ley también tenían hijos que alimentar y los gobiernos
no podían
garantizarles sus sueldos.
Vi en mi sueño como los ejércitos eran desplazados a lo largo de los cientos o
miles de kilómetros
de los oleoductos, y millares de soldados fuertemente armados vigilaron las
refinerías porque se
convirtieron en blancos de guerra.
Sin embargo con el correr del tiempo no pudieron controlar a los terroristas que se
especializaron
en robar petróleo. Patrocinados por las
mafias atacaban con armamento
sofisticado y se salían con la suyas.
La gasolina comenzó a no llegar a las
ciudades y las gasolineras fueron
saqueadas e incendiadas. Carro tanque
que circulaba con olor a nafta era
ordeñado en plena vía ante la vista
complaciente de los ciudadanos que
esperan su tetero.
Los coches comenzaron a dejar de
circular; solamente los muy ricos que
habían acaparado algún dinero
compraban gasolina en el mercado
negro, pero pronto comenzaron a
peligrar porque el oro liquido que llevan
en sus tanques de combustible
comenzó a valer más que los billetes
cada vez más desvalorizados.
Las motocicletas fueron los últimos
vehículos en desaparecer y se
convirtieron en el vehículo perfecto para
las pandillas juveniles que se
especializaron en asaltar en las
carreteas y ciudades a cualquier
vehículo que circulase para robar
gasolina, el dinero era lo de menos.
Los 6 únicos dineros que comenzaron a
valer fueron la comida, la gasolina las
medicinas, las materias primas, los
artículos de primera necesidad y las armas. Se retrocedió a la antiquísima
economía del trueque.

Después de pocos años de iniciado el colapso la policía y el sistema judicial


desaparecieron por
completo por falta de sueldos. Es entendible porque la gente no volvió a pagar
impuestos y los
recaudos al comercio fueron parte del pasado: la nueva economía se llamó
mercado negro.
Ningún gobierno en el mundo estaba preparado para la hecatombe final y se
sorprendieron por la
rapidez con que se propagó la epidemia energética por la faz de la Tierra.
Los países más poderosos comenzaron a afrontar los peores problemas al tener
que lanzarse a la
guerra contra otros dinosaurios igualmente colmilludos que estaban aun más
hambrientos
persiguiendo la misma carnada.
La guerra final, para la cual los países se habían estado preparando por tantos
años con armas de
destrucción masiva, fue la más sucia, despiadada y brutal: los anteriores tratados
y restricciones
conquistados por las organizaciones humanitarias fueron violados flagrantemente
y a la voz de
guerra mundial todas las atrocidades del pasado fueron revividas y
potencializadas.
No se trataba ahora de los 1800 millones que había cuando ocurrieron las aisladas
guerras
pasadas; en la guerra final del tercer milenio se enfrentaban la escalofriante suma
de ocho mil
millones de personas que el mundo no podía mantener sino con la energía de un
mar de petróleo
que se secaba aceleradamente. Se trataba pues de una conflagración mundial de
dimensiones
colosales y de carácter apocalíptico.
Las ciudades actuales se habían construido sobre la base del petróleo y de tal
forma como si el
crudo milagroso nunca les fuera a faltar.
Un camión que transporta materiales hace el trabajo de 500 hombres
consumiendo algunos
galones de gasolina. Cuando faltó el líquido inflamable, los vehículos fueron
abandonados en las
mismas vías. A su vez éstas se llenaron de carretas y coches de bestia que hacían
los trabajos
que demandaban los acorralados habitantes.
Las calles inundadas de hombres, mujeres ancianos y niños recorrían vías a pié
en busca de algo
que les sirviera para comer o abrigarse. El pillaje se volvió la mejor profesión y
debido a la
ausencia de la autoridad las disputas eran saldadas por la misma gente.
El comercio de armas era el único que estaba prosperando. Lo anterior se
presentaba en todas las
ciudades ricas y populosas del mundo, en razón en todas ellas se presentaba la
misma
situación… el colapso era mundial.
Las empresas de energía eléctrica y las distribuidoras de gas despidieron
trabajadores y
comenzaron a quebrarse porque los usuarios no podían pagar sus cuentas de
servicios; comenzó
el racionamiento y los cortes de energía fueron cada vez más frecuentes hasta el
apagón final y
definitivo.
Las basuras no se volvieron a recolectar y nadie fue capaz de reemplazar a
hombro a los forzudos
y adaptados camiones que las botaban (se necesitarían 500 hombres para igualar
el trabajo que
puede hacer un camión a gasolina) y, además, ningún automóvil o camión podía
transitar.
Únicamente las pandillas juveniles motorizadas fueron la ley y los amos del
comercio. Prestaban
“servicios especiales de muerte” a quien bien podía retribuir por ellos.
En el principio de la crisis la gente permaneció en las ciudades. Allí habían
edificado sus casas,
tenían sus pertenecías, industrias y todo por lo que habían luchado; querían
aferrase a sus
realizaciones y además no se les ocurría a dónde ir.
Con el correr del angustioso tiempo de
desesperación y violencia sin límites, las
ciudades fueron agotando sus recursos, los
ancianos y enfermos habían muerto por la
desesperación y el hambre. Los niños que
quedaban huérfanos morían desprotegidos
debido que las pocas y enfermas madres que
quedaba no les alcanzaban para atender a
los propios.
Comenzó entonces el éxodo hacia los
campos en busca de comida pero fueron
enfrentados por tenaces campesinos
entrenados para cortar un árbol con machete
y, antes de dejarse invadir por una turba
famélica y melancólica, no tuvieron más
remedio que especializarse en cortar
cabezas y abonar el campo con cadáveres.
La desnutrición, la suciedad y las plagas
hicieron aparecer la temida gripa aviar que
se extendió por toda la faz del planeta y mató
a 4000 millones de personas en poco tiempo.
A los que se despidieron de la vida les fue
mejor que aquellos que quedaron:
Los cadáveres, no pudiendo ser
enterrados en los cementerios alejados,
eran sepultados por sus familiares en los parques o zonas verdes. La basura
inundó las calles y
los mosquitos y las ratas proliferaron de tal manera que la gente comenzó a
enfermar en masa.
Pude observar claramente en mi espeluznante pesadilla como en ciudades como
New York y las
Vegas, antes emporios de dinero y derroche, como muchos potentados que antes
viajaban en jets
privados y limosinas, llegaron hasta el punto de alimentarse de las ratas que
lograban cazar.
También se dieron casos de canibalismo. La humillación extrema que el destino
tenía reservada
para los soberbios que contaminaron el mundo fue simplemente inhumana y
macabra.
En otras latitudes se desarrollaba otro drama no menos aterrador: los ejércitos
consumían en sus
barcos, tanques, camiones y aviones mares del mismo combustible por el cual se
mataban. Los
hombres y mujeres que peleaban en la guerra se dieron cuenta que ya nunca
podrían regresar a
sus hogares porque seguramente sus hijos padres y familiares ya habrían muerto.
Sin futuro y sin esperanzas no les quedó otra opción que pelear hasta que el
petróleo se les
agotó a todos. Los que no perecieron por las balas murieron de hambre y
desesperación y en una
guerra en que nadie ganó: todos perdieron.
Por otra parte las centrales
nucleares se quedaron sin el
tecnológico mantenimiento que
exigía enormes sumas de dinero.
Al ser abandonadas sin atender
dispositivos técnicos, algunas
explotaron formando monstruosos
hongos radioactivos de
contaminación letal cuyas nubes
infestadas de rayos gamma se
diseminaron por el mundo
sembrando el cáncer a los que se
resistían a la muerte.
En el mundo del desespero no
había ricos ni pobres sino un
mundo de desgraciados. Nunca
hubo tantos muertos tirados sobre
la faz de la tierra. Los vivos
envidiaban a los muertos y los
suicidios en masa constituyeron la
mejor solución. La muerte estaba
celosa porque los hombres le
estaban quitando su trabajo.
A los que peor les fue en este
mega-exterminio global fue a lo
máximos potentados, jeques,
políticos, reyes y gobernantes que
se habían atrincherado
cobardemente en zonas extra
protegidas.
Habían acaparado petróleo y provisiones “para toda la eternidad” imitando a los
faraones. Pronto
llegó el momento en que no podían pagar a sus rufianes que los protegían y
fueron masacrados
cruelmente por las mismas sanguijuelas que les servían de séquito.
Juzgados por improvisadas cortes marciales de morbosos asesinos, algunos reyes
y potentados
fueron desollados vivos y otros quemados en hogueras por haber sido ellos los
directos culpables
del genocidio global.
Los países comenzaron a desaparecer por falta de gobernantes y los ejércitos que
aún contaban
con armas, no sabiendo por qué y por quién luchar, se desparramaron por todo el
mundo matando
a quien tuviese algo de comida y violando a cuanta mujer joven encontraban a su
paso: luego, en
un acto de “suma compasión,” la mataban.
Las inundaciones costeras debido al deshielo, los terremotos y huracanes fruto del
calentamiento
global, los incendios forestales y los huracanes con sus trombas arrasadoras
consecuencia de un
clima enloquecido pusieron el toque final convirtiendo el mundo en un infierno.
En la tierra no quedaba ningún niño que brindara una sonrisa. Únicamente
soldados de caras
duras y conciencias ennegrecidas por la guerra, aquellos que resistieron hasta lo
último,
apoyados por sus armas, se dieron al saqueo y al exterminio de cuanta cosa se
movía; y al final,
cuando todo fue desolación y hastío, terminaron acribillándose a sí mismos… eso
habían
aprendido en la guerra. El exterminio humano fue total.
De pronto desperté sobresaltado y mire a alrededor: todo estaba en orden y en
paz. Respiré
profundamente y di gracias al Cosmos Infinito por que todo esto había sido un
sueño, una terrible
pesadilla… ¡que alivio!
Salí a la calle para ver mi ciudad y observé larga filas de automóviles que
lentamente se
desplazaban arrancando y frenando en cada semáforo. Luego permanecían
encendidos en cada
espera. Por lo regular el conductor viajaba solo y pensé. —Un vehículo de dos
toneladas con
un motor 8 pistones que quema tanto combustible para transportar a una
sola persona—.
Luego me desplace caminando hacia
un centro comercial cercano. Era el
día de las brujas y los ríos de niños
felices disfrazados con mascaras y
atuendos todos hechos de derivados
del petróleo. Los almacenes habían
sido adornados con telarañas
plásticas, pinturas aerosoles de
nieve producto del petróleo.
Entré al súper centro comercial y
estaba atestado de nuevas
mercancías. Se acercaba la navidad
y estanterías de varios niveles
estaban colmadas de juguetes,
árboles de navidad, decoraciones,
pantallas de plasma, computadores, artículos para el hogar, todo hecho de los
derivados del
crudo.
Los extensos parqueaderos saturados de automotores esperaban a sus dueños
que salían de los
almacenes llenos de regalos y artículos, la mayoría innecesarios. El abundante
dinero, fruto de
una economía artificial basada en un recurso no renovable, alimentaba la cultura
del despilfarro. El
progreso desenfrenado a costa del deterioro del aire, la tierra, las selvas, los ríos y
el mar parecía
que no le importaba a nadie… la comodidad y el lujo ante todo.
Regresé a mi habitación y me pregunté en silenció: ¿Qué está haciendo la
sociedad para evitar
que mi sueño pronto se convierta en realidad?
China esta cambiando esto:
Por esto:
Si China detiene su crecimiento la economía del mundo colapsa; y si no se
detiene, la
ecología del mundo colapsa… China no se va a detener, tampoco ningún
país.
¿Qué crees que va a pasar entonces y qué podemos hacer? te invitamos a
visitar la
sección MUNDO UNIDO.
www.magnumastron.org

Capítulo 9
POR QUÉ NO CAMBIARÁ
LA GENTE
La única forma de ganarle tiempo a la inminente crisis sería frenar el progreso
desenfrenado y
como consecuencia vendría la inflación y el caos financiero. Ningún gobernante o
ejecutivo de
empresa alguna dará el primer paso. Una persona no dejará de gastar gasolina
porque otra lo
hará sin reparo y prosperará más que aquella que economizó.
Además no tendría la forma de transportarse como habitualmente lo hace y el
sacrificio le
ocasionaría muchos problemas: ¿Quién dejará ahora de consumir o vender
artículos hechos de
derivados del crudo —que son todos—? ¡Nadie dejará de comprarlos o
fabricarlos!, demos por
hecho que la gente individualmente no cambiará.
¿Por qué los japoneses están construyendo grandes refinerías y oleoductos y la
industria de la
aviación diseña cada vez más gigantescos y devoradores aviones de gasolina?
R/. Por la ley del “tiene”: todos los presidentes, ejecutivos e ingenieros tienen que
mantenerse en
sus puestos y cualquiera que frenara el avance con la idea de economizar
combustible causaría
un bajón en la producción y al día siguiente estaría de patitas en la calle. Todo
ejecutivo tiene que
pensar en el ya.
Si los americanos economizaran combustible los japoneses lo consumirían y
progresarían más. Si
los japoneses frenaran su consumo, China consumiría ese petróleo y progresarían
más.
La respuesta a la pregunta inicial es que la gente no va a cambiar porque está
sometida a la ley
del tiene: tienen que continuar con su desenfrenado progreso consumista que los
está
conduciendo hacia el abismo: continuarán construyendo oleoductos, aviones y
barcos hasta el día
que tengan que abandonar sus puestos y echar a correr.
A cualquier presidente que se le indague por el problema de inmediato tendrá que
reportar
seguridad y optimismo, mirará hacia otro lado y pensará: —“Que el problema
recaiga sobre otro”.
Como todo político es mentiroso (o será que me equivoco) no es fiable creer en lo
que dicen al
respecto.
EL CLAN DE LOS “INSUSTITUIBLES”
En todas las épocas de la historia han existido personas que se han creído únicos
y han tratado
de apoderarse de todo el mundo para ellos reinar solos. Los romanos, Atila, luego
Napoleón, Hitler
y tantos que estuvieron a punto de robarse el mundo para ellos solos. Lo
inquietante es que todos
concibieron la idea de eliminar pueblos y razas enteras que le estorbaban… y lo
hicieron. Nos
tranquilizamos pensando que fueron cosas del pasado no sabiendo que en estos
momentos
existen mil de ellos que quieren hacer los mismo: exterminar a como de lugar a la
mayor parte de
la población mundial que les estorba.
Está cobrando fuerza la sospecha de que existe un clan de “imprescindibles” que
quieren
apoderarse del mundo con la terrorífica idea de exterminar a la creciente e
incontenible población
humana. Para ellos son ingobernables, consumidores y estorban a sus planes
totalitarios.
Las malas lenguas dicen que se trata de un puñado de súper- archimillonarios que
tienen en su
poder el mayor oro del mundo, al punto que, entre tres de ellos, superan el capital
de 48 naciones
más pobres de la Tierra. Se rumora que son quienes que provocan los shocks
financieros donde
acaparan en días lo que las mayorías han acumulado durante largos años.
Se presume que el plan de los imprescindibles mueven las riendas del mundo
desde el anonimato
y ahora les estorba tanta gente que se esta consumiendo el petróleo barato y
deben eliminarla.
¿Cómo lo harían?: Ya se habla de que científicos están desarrollando un virus en
laboratorios
ultra-secretos y al mismo tiempo una vacuna que lo neutralice.
Obviamente sólo los “imprescindibles” tendrían acceso a vacuna tornándose
inmunes. Luego
soltarían el virus que puede ser la temible pandemia anunciada que aniquilará a la
humanidad casi
por completo. Ésta sería la forma más económica, menos sangrienta y disimulada
para un
exterminio global… muy inteligentes.
La otra opción es la guerra nuclear durante la cual el clan de los “dueños del
Mundo” se
protegerían en confortables refugios rigurosamente estudiados y acondicionados
para soportar el
infierno atómico. Lo anterior parece ciencia ficción pero la realidad ya ha superado
la imaginación,
y del ser humano todo puede esperarse.
Pero los imprescindibles no cuentan con otra fuerza muchísimo más poderosa que
la de todos
ellos juntos, y no van a poder salirse con las suyas; dejemos el tema ahí… sé que
algunos
entenderán de que se trata.
Por otra parte, cuando los países poderosos ven que un país menor rico en
reservas natural brota
petróleo en cantidad no puede disimular su envidia. Lo pueden considerar como
una amenaza. No
sabemos si a Brasil lo van a dejar disfrutar de su petróleo barato al ritmo de
samba.
POR QUÉ EL PETROLEO ES LO MÁS BARATO
QUE EXISTE
Los alimentos insustituibles hay que cultivarlos, los electrodomésticos y vehículos
hay que
fabricarlos y deben viajar en camiones; pero el crudo nace hecho: la Naturaleza
tardó en fabricarlo
un millón de años, el hombre se lo roba a la tierra, lo hace pasar por tuberías y
tanques
automáticos y de allí brotan como por arte de magia abundantes materiales que se
convierten en
petrodólares petroeuros y petro-contaminación.
Hasta nuestros días brotaba de la superficie por su propia presión mas, de ahora
en adelante, la
extracción se tornará cada vez más peligrosa y complicada, el trabajo se
cuadruplicará y el precio
se trepará, ya que nadie hará el trabajo gratis.
Un camión o una retro-excavadora, o una maquina para mezclar concreto cada
una hará el trabajo
de 500 hombres y su pago es de unos cuantos galones de gasolina al día. Cuando
la fuerza del
hombre tenga que hacer ese trabajo, ¿cuanto van a demorar las obras y cuanto
van a costar?
Vemos a diario que levantan edificios por todas partes, brotan nuevas industrias,
cada mes nace
un nuevo súper centro comercial que de inmediato se atesta de mercancías —
todas sacadas del
petróleo barato—. También se llena de consumistas enardecidos que compran lo
que no
necesitan porque eso les ha enseñado la absurda sociedad de consumo.
Todos hablan de prosperidad y crecimiento y se tranquilizan ignorantemente;
cuando debiera ser
todo lo contrario: entre más crecimiento y entre más consumo más pronto surgirá
la crisis
petrolera que dará lugar a la fatídica e imparable cadena de eventos anunciada.
El resultado inquietante de este crecimiento descontrolado es que nacen niños en
las ciudades
como conejos en las agro-factorías. Aunque cada niño que nazca debiera traer
una esperanza a
este mundo, la civilización consumista, torpe y derrochadora, de hecho ya lo
condenó a vivir en
futuro caótico.
Cuando escuches a un presidente hablando de prosperidad y desarrollo te estará
demostrando
que está haciendo todo lo posible por adelantar el colapso fatal, porque el
desarrollo no es posible
sin el gasto adicional de grandes cantidades de petróleo. El progreso significa
aumentar el
consumo de la única materia prima, irremplazable y no renovable, la cual utilizan
los países para
crecer y progresar.
El lema de la gente en particular es crecer; el lema de las empresas es crecer y
subir, y el lema de
los países es crecer. La pregunta es: ¿crecer hacia dónde? ¿A cubrir el Planeta
con ciudades
atestadas con seres humanos, y después qué?
El petróleo barato hace que las zonas y países crezcan: la explosión demográfica
rabiosamente
consumista exige de inmediato más carros, éstos más vías, mayor consumo de
petróleo, más
edificios y más gente; y entre más gente mayor es la posibilidad de que la bomba
humana
explote.
La edad dorada del petróleo barato toca a su fin y pronto comenzará la edad
oscura de dolores y
aflicción; “no hay cama para tanta gente”.
¿DE QUÉ SE HA ALIMENTADO EL PROGRESO DESENFRENADO?
Simplemente del despiadado y brutal deterioro del Planeta. Es vergonzoso que las
aguas negras
de millones y millones de personas desemboquen a los ríos junto con el inmundo
excremento
químico de las industrias matando a todos los peces hasta llegar al mar donde ya
se observa un
deterioro irreversible.
Causa un profundo dolor en el alma saber que ya acabamos con el 80% de las
selvas y las que
faltan están siendo vendidas a los países “avanzados”. Cómo será cuando haya
más gente igual
de irracional como la que hoy ya fue capaz de hacer enloquecer el clima.
La deforestación es una de las peores amenazas porque desnudar al planeta de
sus bosques es
como quitarle la piel al ser humano. El mundo es un ser vivo y muere al ser
desollado. Cada
edición del periódico New York Times destruye 200 hectáreas de bosques para
convertirlo el
papel que al otro día es basura. ¿Cuántos periódicos se editan diariamente en el
mundo?
Da rabia saber que “las culturas” industrializadas están comprando la cuota de aire
—que
supuestamente “tienen derecho a contaminar” los países pobres que carecen de
industrias. Esta
actitud insolente y descarada hace pensar que los países sobornadores
pertenecen a una
asquerosa raza de infames y desgraciados.
MENSAJE DEL JEFE INDIO
NOAH SEALTH, DE 1854
¿Cómo se puede comprar o vender el firmamento, ni aun el calor de la tierra?
Dicha idea nos es
desconocida. Si no somos dueños de la frescura del aire ni del fulgor de las aguas.
¿Cómo
podrán ustedes comprarlos?
Cada parcela de esta tierra es sagrada para mi pueblo. Cada brillante mata de
pino, cada grano
de arena en las playas, cada gota de rocío en los oscuros bosques, cada altozano
y hasta el
sonido de cada insecto es sagrado a la memoria y al pasado de mi pueblo. La
savia que circula
por las venas de los árboles lleva consigo las memorias de los pieles rojas.
Los muertos del hombre blanco olvidan su país de origen cuando emprenden sus
paseos entre
las estrellas; en cambio, nuestros muertos nunca pueden olvidar esta bondadosa
tierra puesto
que es la madre de los pieles rojas. Somos parte de la tierra y asimismo ella es
parte de
nosotros.
Las flores perfumadas son nuestras hermanas; el venado, el caballo, la gran
águila; estos son
nuestros hermanos. Las escarpadas peñas, los húmedos prados, el calor del
cuerpo del caballo y
el hombre, todos pertenecemos a la misma familia.
Por todo ello, cuando el Gran Jefe de Washington nos envía el mensaje de querer
comprar
nuestras tierras, nos está pidiendo demasiado. También el Gran Jefe nos dice que
nos reservará
un lugar en el que podamos vivir confortablemente entre nosotros. Él se convertirá
en nuestro
padre y nosotros en sus hijos. Por ello, consideraremos su oferta de comprar
nuestras tierras.
Ello no es fácil, ya que esta tierra es sagrada para nosotros.
El agua cristalina que corre por ríos y arroyuelos no es solamente agua, también
representa la
sangre de nuestros antepasados. Si les vendemos estas tierras, deben recordar
que es sagrada
y a la vez deben enseñar a sus hijos que es sagrada y que cada reflejo
fantasmagórico en las
claras aguas de los lagos cuenta los sucesos y memorias de las vidas de nuestras
gentes. El
murmullo del agua es la voz del padre de mi padre.
Los ríos son nuestros hermanos y sacian nuestra sed; son portadores de nuestras
canoas y
alimentan a nuestros hijos. Si les vendemos nuestras tierras, ustedes deben
recordar y
enseñarles a sus hijos que los ríos son nuestros hermanos y también los son
suyos y por lo
tanto, deben tratarlos con la misma dulzura con que se trata aun hermano.
Sabemos que el hombre blanco no comprende nuestro modo de vida. Él no sabe
distinguir entre
un pedazo de tierra y otro, ya que es un extraño que llega de noche y toma de la
tierra lo que
necesita. La tierra no es su hermana sino su enemiga, y una vez conquistada
sigue su camino,
dejando atrás la tumba de sus padres sin importarle. Le secuestra la tierra de sus
hijos.
Tampoco le importa tanto la tumba de sus padres, como el patrimonio de hijos son
olvidados.
Trata a la madre, la tierra, y a su hermano, el firmamento, como objetos que se
compran, se
explotan y se venden como ovejas. Su apetito devorará la tierra dejando atrás sólo
un desierto.
No sé, pero nuestro modo de vida es diferente al de ustedes. La sola vista de sus
ciudades
apena los ojos del piel roja. Pero quizá sea porque el piel roja es un salvaje y no
comprende
nada.
No existe un lugar tranquilo en las ciudades del hombre blanco, ni hay sitio donde
escuchar cómo
se abren las hojas de los árboles en primavera o cómo aletean los insectos. Pero
quizá también
esto debe ser porque soy un salvaje que no comprende nada. El ruido sólo parece
insultar
nuestros oídos. Y, después de todo ¿para qué sirve la vida si el hombre no puede
escuchar el
grito solitario del chotacabras ni las discusiones nocturnas de las ranas al borde de
un estanque?
Soy un piel roja y nada entiendo. Nosotros preferimos el suave susurro del viento
sobre la
superficie de un estanque, así como el olor de ese mismo viento purificado por la
lluvia del
mediodía o perfumado con aromas de pinos.
El aire tiene un valor inestimable para el piel roja, ya que todos los seres
comparten un mismo
alimento: la bestia, el árbol, el hombre, todos respiramos el mismo aire. EL hombre
blanco no
parece consciente del aire que respira; como un moribundo que agoniza durante
muchos días es
insensible al hedor.
Pero si les vendemos nuestras tierras deben recordar que el aire no es
inestimable, que el aire
comparte su espíritu con la vida que sostiene. El viento que dio a nuestros abuelos
el primer
soplo de vida, también recibe sus últimos suspiros.
Y si les vendemos nuestras tierras, ustedes deben conservarlas como cosa aparte
y sagrada,
como un lugar donde hasta el hombre blanco pueda saborear el viento perfumado
por las flores
de las praderas. Por ello, consideraremos su oferta de comprar nuestras tierras. Si
decidimos
aceptar, yo pondré una condición: El hombre blanco debe tratar a los animales de
esta tierra
como a sus hermanos.
Soy un salvaje y no comprendo otro modo de vida. He visto a miles de búfalos
pudriéndose en
las praderas, muertos a tiros por el hombre blanco desde un tren en marcha. Soy
un salvaje y no
comprendo cómo una máquina humeante puede importar más que el búfalo.
¿Qué sería del hombre sin los animales? Si todos fueran exterminados, el hombre
también
moriría de una gran soledad espiritual. Porque lo que les suceda a los animales
también le
sucederá al hombre. Todo va enlazado.
Deben enseñar a sus hijos que el suelo que pisan son las cenizas de nuestros
abuelos.
Inculquen a sus hijos que la tierra está enriquecida con las vidas de nuestros
semejantes a fin de
que sepan respetarla.
Enseñen a sus hijos que nosotros hemos enseñado a los nuestros que la tierra es
nuestra
madre. Todo lo que le ocurra a la tierra les ocurrirá a los hijos de la tierra. Si los
hombres
escupen en el suelo, se escupen a sí mismos.
Esto sabe: la tierra no pertenece al hombre; el hombre pertenece a la tierra. Esto
sabemos: Todo
va enlazado, como la sangre que une a una familia. Todo va enlazado.
El hombre no tejió la trama de la vida; él es sólo un hilo. Lo que hace con la trama
se lo hace a sí
mismo. Ni siquiera el hombre blanco, cuyo Dios pasea y habla con él de amigo a
amigo, queda
exento del destino común.
Esta tierra tiene un valor inestimable para Él y si se daña se provocaría la ira del
Creador.
También los blancos se extinguirán, quizás antes que las demás tribus.
Contaminan sus lechos y
una noche perecerán ahogados en sus propios residuos.
Todo lo que le ocurra a la tierra les ocurrirá a los hijos de la tierra.

www.magnumastron.org

Capítulo 10
CONTAMINACIÓN AMBIENTAL Y
DETERIORO MORAL
La sucia contaminación,
excremento del progreso
Basta recordar el incremento en las últimas y grandes catástrofes, una tras otra,
para ver el grado
de degradación a que ha sido sometido el planeta de los árboles y de los animales
en donde el
hombre, por eventos que desconocemos, sin ser su planeta de origen apareció en
la Tierra y
acabo con ella. La contaminación está llegando a la última fase y disparará la
última y definitiva
crisis.
El agujero en la capa de ozono que nos protegía de la radiación solar alcanzó el
tamaño de tres
veces la extensión de los EEUU y los científicos estiman que se formaran largas
grietas
semejando a una araña que amenazará con picarnos a todos con los mortíferos
rayos ultravioleta.
Si el ozono continúa extinguiéndose, el cáncer matará a 2 de cada 7 personas y
los cultivos de
hortalizas y hojas anchas se quemarán.
Si no morimos por las sequias, por los cambios bruscos de temperatura, de
hambre por la
desertización, por las subidas de los niveles del mar y las catástrofes naturales,
podemos morir
por el calentamiento glaciar que constituye, según los expertos, la peor amenaza
planetaria capaz
de aniquilar por si sola al homo “sapiens” que no demostró ser sapiente al
administrar los recursos
naturales.
De lo que estamos seguros es que el calentamiento global que está originando
continuas
catástrofes va a acelerar el inminente colapso petrolero.
La humanidad se enfrenta a la peor catástrofe de la historia originada por una
sumatoria de
factores críticos cada uno capaz de causar un exterminio: las enfermedades
respiratorias,
cardiovasculares, la deshidratación por los calores, la falta de agua, el cáncer y el
sida se
disputan los primeros puestos en causar muertes en el mundo. Se puede sumar la
anunciada
pandemia que duerme hasta que la sea despertada por la desnutrición, la escasez
de agua, la
falta de higiene y la contaminación.
La lluvia ácida está contaminando las represas y el ácido invisible lo estamos
ingiriendo en el agua
que tomamos. Los filtros no eliminan ese acido y las enfermedades degenerativas
y autoinmunes,
incluyendo el cáncer y la artritis se alimentan de acidez… son su causa directa.
La acidificación está llegando a los ríos y es la causante de gran mortandad de
peces; también
está causando daños importantes en los cultivos. Lo delicado es que lo
anteriormente dicho
constituye una realidad indiscutible que todos conocemos porque la estamos
viviendo.
QUÉ SOLUCIONES NOS
DAN LOS GOBIERNOS
Preocupados los altos gobiernos por las emisiones contaminantes que nos están
asfixiando se
reunieron los principales jefes de estado más poderosos del mundo para hacerle
creer al mundo
de que iban a hacer algo por detener el problema. Quisieron tranquilizar a los
inocentes con el
famoso Protocolo de Kyoto.
Para comenzar diremos que las potencias que más contaminaban no quisieron
firmar porque
afectaba su economía… obviamente progreso quiere decir consumo desorbitado
de petróleo que
produce la contaminación que prometían controlar.
La mayoría de las determinaciones estuvieron cuidadosamente camufladas para
evitar riesgo
político que originaría el pánico. Los 50 flamantes y poderosos mandatarios que
llevan las riendas
del mundo únicamente fueron allí para hacer exactamente lo mismo que hacen las
campanas:
tilín tilan. La ventaja estriba en que fueron muy cultos y amables porque posaron
para la prensa…
un hecho histórico.
Deducimos que no hay gobierno ni élite que haga algo para detener el
calentamiento glacial. Las
continuas catástrofes exigirán ingentes movilizaciones de maquinaria y consumo
gasolina para la
recuperación, que se sumarán a las causas del colapso petrolero.
¿CÓMO PUEDE UNA CIVILIZACIÓN CULTA Y
AVANZADA DESTRUIRSE
A SI MISMA?
Esta mal llamada civilización no es culta; son los mismos romanos, bárbaros o
inquisidores pero
con celular; lo que ha avanzado es la tecnología. Las acciones de los seres
humanos se rigen por
lo que podría llamar “inercia de la masa”; significa que los vicios tradicionales que
acostumbra a
hacer una sociedad entera entran en la conciencia como algo bueno o normal:
Los romanos creían que las muertes y los sacrificios humanos en el circo como
espectáculo
público eran propias de una civilización moderna y equilibrada, no experimentaban
ningún
sentimiento de culpa por las inhumanas orgias de sangre.
Los aztecas mataban a cientos de personas en público y luego repartían los
cadáveres para
alimento humano. También se consideraban como una civilización avanzada.
Un solo obispo en la inquisición mandó a quemar vivas a 5.000 personas en
nombre de la fe
cristiana, y esto era considerado como un oficio santo. Hitler no tuvo ningún reparo
en mandar a
matar a 50 millones de judíos en nombre de la gloriosa civilización alemana…
…y en el comienzo de este tercer milenio de la súper, ya culta, tecnológica y
arrogante
civilización, van 5 “pequeñas” guerras, con miles de ancianos, madres, jóvenes y
niños muertos,
todo en nombre del petróleo… muy normal
En pleno tercer milenio destrozan parte por parte a una criatura indefensa en el
vientre de su
madre; esta práctica es legal y cotidiana y, lo más grave, es que generalmente la
practican
especialistas salidos de una universidad, alma de la ciencia y la cultura.
Estamos hablando algo que es muy importante tener presente para la
comprensión de este libro y
poder demostrar qué es realmente lo que va a ocurrir y por qué. Estamos
demostrando que en la
masa humana de cualquier sociedad se esconde una mega bomba de maldad y
crueldad sin
medida que puede estallar al toque de cualquier chispa del destino que la haga
detonar:
LA GRAN BOMBA HUMANA
New york, la ciudad cosmopolita que se ufana de su cultura, orgullosa de sus
museos, capital de
las bellas artes, del cine y su riqueza, donde los ancianos son respetados y los
niños extra
protegidos… excelente. Pero bastó un apagón, tan solo un corte total de energía,
para que
cundiera el pánico.
El resultado: atracos, violaciones, asesinatos, saqueos en gran escala, y se
necesitaron dos
gruesos libros para relatar los horribles sucesos que escaparon al control de la
policía más
efectiva y organizada del mundo.
Recién entablada la silla eléctrica, dado que los guardias del penal no podían ser
obligados a
encender el fatal interruptor que ejecuta al reo, salió un aviso en el periódico local
pidiendo
voluntarios para ser testigos y dar muerte “legal” a una persona desconocida para
ellos… se
presentaron 511 personas ávidas de ver morir a un semejante y dispuestas a
accionar el
interruptor de la muerte.
El detalle no es aislado y no constituye cosa de poca monta: iniciada la guerra en
el golfo, el 99%
de las personas estaban, a cualquier hora del día o de la noche esperando
cómodamente en su
sofá frente a su televisión, —quizás comiendo una grasosa hamburguesa—
ansiosos de ver como
se mataban semejantes en una guerra tecnológica. ¿Morbosidad colectiva?, o qué
otra cosa.
¿Quién de los adoradores de los noticieros de televisión se perdió el espectáculo
macabro del
ahorcamiento del rey Hussein que las agencias internacionales ofrecieron como
plato predilecto
al público una y otra vez?
La gente hace y aprueba lo que hace la otra gente por el solo hecho de estar
permitido por la ley.
La masa, sorda, bruta y malévola, compuesta en su mayor parte por la crema de
la sociedad, se
aglomera para ver destrozar a un noble animal vivo y aplauden al asesino
aduciendo que es un
diestro; si el toro matara al torero dirían que el toro es una bestia feroz.
En los países donde no está permitido no lo hacen; pero, si de repente lo
permitiesen, al siguiente
día estarían edificando un circo y, para el momento de su inauguración, todos los
boletos estarían
vendidos. El malévolo acto lo hacen porque esta permitido por la ley. En este
punto es donde
admiro la inteligencia de las bestias y deploro la bestialidad de los hombres.
Es más: si en estos momentos gloriosos de la civilización tecnológica fuese
permitido el sacrificio
de seres humanos en un coliseo con luces y pantallas de alta definición, no es
insensato pensar
que resultarían personas de todos los estratos sociales que acudirían en masa al
dantesco
espectáculo, y no faltarían los millones de personas que los verían gustosas por la
televisión, y
patrocinadores comerciales que pagaran altos costos por las propagandas
incluidas.
De hecho lo hacen a diario viendo noticias de cuerpos sangrantes en accidentes,
atracos o
atentados terroristas, filmados en vivo y en directo por los noticieros que
consideran como
primicias importantes aquellas donde haya más cantidad de sangre y horror. Y las
presentan una
y otra vez para alimentar al Nerón subconsciente que hay en cada uno.
Estas noticias son las que más dinero producen porque millonarios son los ojos
que disfrutan
viéndolas: porque “¿hacia dónde va Vicente?… a donde va toda la gente. ¿Acaso
es ésta una
civilización evolucionada?… ¡por favor!
¿Que clase de gen demoníaco llevamos, qué nos pasa o, mejor, qué nos va a
pasar cuando
estalle la hecatombe humana y se forme la gran tromba del desespero donde los
dantescos
espectáculos no van a poder ser presentados por televisión, para el agrado de los
millones de
espectadores, porque ellos mismos van a hacer los protagonistas?
NO ESTAMOS BIEN ACOMPAÑADOS
Aun los sicólogos no saben de dónde provino esa programación subconsciente del
ser humano.
Pero si sabemos que ese gen demoníaco impreso en los hombres es el que se va
a despertar en
un momento de desesperación y locura colectiva que, por razones científicas que
analizamos,
ocurrirá más pronto de lo que el más pesimista lo considere.
Lo preocupante del caso es que son nada menos que la escalofriante suma de
8.000.000.000 de
seres que están dispuestos a desatar la furia implacable de ese gen maldito que
cada uno lleva
dentro. Podemos deducir que no vamos a estar bien acompañados cuando el reloj
apocalíptico
de la humanidad, con su enorme puntero negro como el crudo, marque la hora
cero para todos.
Y pido sinceras disculpas al lector porque no estamos acostumbrados a hablar
descarnadamente
y con las palabras que corresponden, sin rodeos ni tapujos, y esta forma de ver la
realidad
desnuda hiere los sentimientos por que todos pertenecemos a la raza humana.
Estas
consideraciones sé que duelen al leerlas y deben saber que más duelen al
escribirlas.
No obstante algunas veces es bueno recibir un grito si es emitido con tiempo justo
para hacernos
alejar de un peligro inminente y mortal. ¿Qué podría ocurrir si no reaccionamos?,
ojalá me
encuentre bien equivocado, ojalá fuera un fanático, un desequilibrado el que
escribió este libro, y
ruego para que sea así. De lo contrario:
(¡ADVERTENCIA! no deben leerlo las personas que tengan hijos)
Las personas que cuenten ahora con 50 años de edad les tocará morir en plena
crisis. Las
personas que hoy cuenten con 30 años se quedarán en las ciudades protegiendo
a los niños sin
abuelos ni padres. Los jóvenes que hoy cuentan con 5 años su profesión será la
guerra.
Los bebés por nacer serán huérfanos y se convertirán en los pandilleros juveniles
que sembrarán
el terror en las ciudades. Las niñas no conocerán el amor de un galán porque los
hombres estarán
en la guerra, y serán violadas cuando los soldados en desbandada inunden las
ciudades.
Todo niño rico o pobre que nazca en los próximos años, ambos compartirán el
mismo futuro. Más
les valiera esperar en el más allá antes de venir a un mundo de terror.
El mundo está comprando toldos los boletos de una lotería que no se debe ganar.
Es posible que
me haya adelantado al tiempo para tratar de hacerles entender que todavía se
puede hacer algo.
Pero que el petróleo se agota… se agota. Que la ciencia o la tecnología podrán
reemplazar sus
derivados… nunca.
Que la bomba humana puede estallar… lo más probable.
Que la gente vaya a hacer caso a este libro… lo dudo. Que el autor vaya a ser
insultado por
catastrófico… si.
¿Quienes van a ser los insultantes?, pues quienes quieren derrochar el petróleo
hasta que la
humanidad sucumba… no existe duda. A éstos caballeros no les interesa que
hayan conciencias
despiertas.
¿AÚN PODRÁ SALVARNOS
EL AMOR?
Alguien diría que aún existe mucho amor en el mundo; creemos que sí pero, ¿qué
clase de amor?
Los artistas de televisión, en sus gastadas palabras de cajón, nos dicen que nos
quieren mucho, y
las artistas de cine nos tiran besos cuando las cámaras las enfocan, en realidad
sienten mucho
amor… por su propia fama y éxito.
El amor de una madre es la gran obra de la Naturaleza; vemos como sus ojos no
descansan de
observar a su bebé y frecuentes lágrimas de amor sublime lubrican su rostro. En la
noche, al
menor quejido de su bebé su madre está presta para auxiliarlo. Al más inspirado
poeta le faltaran
palabras para expresar el infinito amor que una madre divina le regala a su bebe.
Si no fuera por ese inmenso amor maternal todos estaríamos muertos porque el
hombre al nacer
es la criatura más indefensa y frágil de cuantas hayan existido y lo será hasta su
juventud. Pero el
amor de madre esta encerrado en un crisol dorado que llega sólo hasta las
fronteras donde se
desarrolla la vida de su propio hijo.
Infortunadamente el amor de los padres poco se extiende a los otros bebes que
nacen en el
mundo porque es personalizado. Se preocupa más una pareja por la gripa de su
hijo o por su
perro, que por la muerte por hambre de millones de infantes en el mundo:
¡30.000 niños mueren de hambre cada día! de un total de 100.000 personas que
tienen que
abandonar el mundo diariamente porque no pueden comprar comida. De cada
1000 niños nacidos
vivos 280 mueren a temprana edad a causa de la pobreza extrema. Y dónde
estará el dinero que
abunda gracias al derroche sin medida del petróleo y los recursos naturales:
Tres multimillonarios poseen más riquezas que 48 naciones más pobres del orbe.
Y sabemos que
sus ejecutivos madrugarán mañana a hacer todo lo posible por acaparar más.
La irracionalidad y la avaricia sin límites de los poderosos por fin tocó límites y el
colapso petrolero
y financiero es inminente, irreversible e inevitable. Y ¿qué hacen con el dinero que
se roban
producto del petróleo?: hoteles de 10 estrellas, mansiones con grifería de oro
puro, compran
aviones gigantescos dotados con piscinas, yacusis y cuanto lujo irracional y
extravagante pueda
concebir la mente humana, fiestas escandalosas y orgias donde el derroche y la
maldad no
conocen límites.
En tanto 1300 millones de personas viven con 1 dólar diario. 1.100 millones de
hermanos viven sin
acceso al agua potable y casi la mitad del mundo carece de servicios sanitarios
adecuados; el
resto, la sociedad culta y acomodada, arroja sus excrementos a los ríos, ¿en
dónde está el amor
verdadero que no lo veo?
Queremos a nuestra novia porque es bella y nos brinda su ternura. Queremos a
nuestra esposa
porque se ha convertido en la compañera ideal, y los hijos quieren a sus padres
porque les
entregaron el esfuerzo de sus vidas. En general el amor del hombre está
condicionado por algo y
no se extiende más allá de unas cortas fronteras de interés. Esa clase de amor
interesado abunda
en el mundo.
Pero es bastante escaso el amor verdadero o sea aquel que lo entrega todo y no
exige nada a
cambio. Ese amor que enseñaron con su ejemplo San Pedro Claver o la Madre
Teresa de Calcuta
es escaso. Un hombre puede entregar su vida por amor a su hijo; un joven puede
morir por su
patria, pero solo un hombre, Cristo, murió por amor a toda la humanidad. Sin
embargo, ahora
todos los hombres vamos a morir por nuestro propio egoísmo e insensatez, no
exactamente por
amor.
Afortunadamente todo no puede ser malo; habiendo agotado todos los recursos
tenemos una gran
ventaja para enfrentarnos a la terrible e inminente crisis: contamos nada menos
que con 20.000
religiones o sectas que predican el amor. ¿Podrán los altos jerarcas religiosos de
todas las
religiones hacer algo?
La grata y alentadora respuesta es sí. Aunque se trata de la única esperanza para
la mayoría que
no quiere cambiar, la unión hace la fuerza, y todas las personas amorosas y
fervorosas del mundo
que quieran solucionar la crisis de un modo fácil, desde este mismo momento
pueden ponerse a
rezar.

www.magnumastron.org

Capítulo 11
LA HISTORIA SE REPITE
¿Qué ocurrirá si encuentran nuevos posos?
Será peor porque la humanidad crecerá y consumirá el resto de las pocas selvas
que quedan, la
polución y la lluvia ácida matarán los cultivos, el calentamiento de la atmosfera
enloquecerá más
aun el clima y el roto en la capa de ozono se abrirá sembrando el cáncer por la faz
del planeta.
Ya no seremos 8 mil millones sino diez o doce mil millones de personas
consumidoras que
arrasarán con el último árbol y contaminarán hasta la última gota de agua. Dejarán
la atmosfera
negra y las demás consecuencias cualquiera las puede calcular: Todo acto
destructivo es
autodestructivo para quien lo realiza.
Más petróleo no es símbolo de prosperidad: es echar más leña al fuego, es
postergar la catástrofe
humana para que sea cada vez mayor ya que de todas formas ocurrirá; y, entre
más superpoblado
se encuentre el mundo, tanto más cruel será la hecatombe.
A los gobernantes únicamente les interesa culminar sus gobiernos sin asustar a la
gente, tapando
la realidad y anunciando prosperidad, estimulando el crecimiento desorbitado… ya
sabemos
hacia donde. Cada cual postergará el problema para dejárselo al siguiente hasta
que tiene que
llegar el último el cual ya no podrá hacer nada.
Los mecanismos de recuperación del ecosistema han llegado a límites
irreversibles y en vez de
concientizar a la gente les prometen más petróleo. Los bancos nos alientan a
crecer y crecer. No
se dan cuenta que, únicamente, una persona puede avanzar verdaderamente
cuando su
destructibilidad disminuye.
Brasil tratará de convertirse en una potencia con su nueva riqueza y sus ciudades
crecerán
rápidamente; la explosión demográfica será incontenible y en poco tiempo
arrasarán con las
selvas del amazonas: el último 20% del pulmón del mundo que quedaba. Ya no
habrán frondosos
árboles en sus selvas pero sus ciudades se tupirán lujosos e automóviles.
Por otra parte, cuando los países poderosos ven que un país menor rico en
reservas natural
brota petróleo en cantidad no puede disimular su envidia. Lo pueden considerar
como una
amenaza. No sabemos si a Brasil lo van a dejar disfrutar de su petróleo barato al
ritmo de
samba. No sabemos si el hecho les traerá pequeñas soluciones a corto plazo y
problemas
tremendos a largo plazo.
¿Hacia dónde va el mundo cuando encuentran más petróleo? ¿Será para bien? o
para echar más
dinamita a la gran bomba humana. La vida de de los bosques que quedan, la vida
de las especies
y nuestra vida están en manos de unos cuantos políticos, magnates y aliados
religiosos, que no
les importa sino el dinero.
Finalmente, el descubrimiento de nuevos pozos no es un símbolo de alivio para
los que
humanamente piensan; por lo contrario: derrocharlo constituye una
irresponsabilidad de la gente
actual en contra de los niños que están por llegar a este mundo.
LA HISTORIA SE REPITE
La Madre Tierra —como cualquier ser vivo que es—, siempre ha tenido que
librarse de alguna
especie dominante que amenace el aliento de vida que constituye su ecología:
ocurrió cuando los
dinosaurios se apoderaron de la Tierra: los herbívoros gigantescos tenían la
posibilidad de acabar
con toda la vegetación, y los descomunales y agresivos carnívoros estaban
realmente diezmando
a las otras especies animales que encontraban a su paso devastador.
Fue entonces cuando el planeta, utilizando un mecanismo que desconocemos,
acabó
abruptamente con esa poderosa especie para la cual no habían enemigos.
Algunos dicen que se
trató de un bólido meteórico, de esos mismos que ahora merodea la Tierra
amenazándola cada
vez en encuentros más cercanos.
Otros aseguran que se trató de un virus o enfermedad que atacó a las enormes
bestias, y otros
comentan que se trató de una acción más de los extraterrestres que se encargan
calladamente
de supervisar los mundos habitados y tomar acciones correctivas según el rumbo
que vaya
tomando la evolución natural. Lo único que sabemos en verdad de la desaparición
súbita de la
gigante especie de dinosauros destructores es que realmente ocurrió.
Lo extraño del caso es que, no les valió que fuesen gigantes, numerosos y
poderosamente
agresivos, fueron eliminados selectivamente, es decir, ellos solos, quedando vivos
el resto de
animales… ¡caso impresionante e inexplicable! Tal parece que alguna magnifica
fuerza protege
en un momento dado a los seres que no ofrecen ningún peligro para la salud
planetaria y ataca
únicamente a los destructores.
Como no todos los humanos sucumbirán y es una alentadora noticia: únicamente
la mayor parte
de la humanidad perecerá. Afortunadamente quedarán quizás uno de cada cinco
mil individuos, y
serán propiamente personas que por años han estado protegiendo la Tierra,
dando ejemplo
retirándose a eco-aldeas a vivir una vida simple, defendiendo a los animales,
practicando el
vegetarianismo y luchando en vano ante las miradas de desprecio de conformistas
y optimistas
ciegos que ven el futuro con un prisma rosado tallado por la ignorancia y la
maldad.
¿Cómo sabrá esta clase privilegiada de mujeres y hombres pacíficos qué es lo
que deben hacer y
dónde pueden estar seguros cuando ocurra el pánico que causará la estampida
apocalíptica que
desatará la hecatombe humana sin precedentes?
Reconocemos que este libro es catastrófico porque anuncia la catástrofe de las
catástrofes de la
humanidad donde las crueldades y angustias por venir no tienen paralelo en la
historia, y se
relataron con la crudeza que amerita la situación. Como toda regla tiene su
excepción, los únicos
3 puntos positivos son, primero: se avisó con tiempo para un ínfimo número de
personas que
tienen la capacidad cambiar. —Con un puñado de personas excelentes bastará—.
Segundo: que el mundo y la Naturaleza se librarán de una gran plaga y, tercero:
que logra
anunciar los 4 libros que darán las claves a los elegidos por merecimiento quienes
iniciarán la
nueva era de sabios que poblarán y protegerán la Tierra para siempre. (No será el
“Ángel del
Señor” el que elija a los que mucho han rezado, sino que habrá una selección de
los que
correctamente han obrado.)
Ellos están siendo seleccionados y oportunamente sabrán lo que tienen que
hacer; el resto
perecerá de la más horrenda manera descrita en la pesadilla relatada, que pronto
se convertirá en
realidad… de ello no existe la menor duda.
EPÍLOGO

EL MUNDO NO SE
VA A ACABAR
Las especies dejarán de extinguirse, las selvas reverdecerán y se tupirán de
frondosos y erguidos
árboles que proclamarán su poder vitalizador al producir abundante oxígeno.
La Naturaleza herida tendrá la oportunidad de recuperase de los ultrajes y borrar
sus cicatrices;
los ríos dejaran de ser canales de pútridos excrementos humanos y esas venas de
la naturaleza
volverán a ser conquistadas por peces multicolores.
Las aves volverán a trazar sus caminos por el espacioso y descontaminado cielo,
y las ballenas
recorrerán los extremos oceánicos sin ser cazadas; los animales dejarán de ser
esclavizados,
torturados, masacrados y denigrados. No más abrigos de piel de zorro para vestir
“zorras”.
La capa de ozono comenzará a tejer y remendará su enorme roto. Los tornados se
apaciguarán y
los brutales ciclones achataran sus trombas de alto poder destructor
convirtiéndose en suaves y
agradables brisas marinas. Los rabiosos tsunamis no volverán a ser despertados
de su apacible
sueño oceánico.
El clima se recuperará tornándose generoso para los verdaderos dueños de la
Tierra que son las
plantas y los animales. Y el planeta volverá a sonreír. La Naturaleza reemplazará
la sucia
contaminación por el agradable perfume de flores silvestres multicolores que
crecerán sin el temor
de ser cortadas y vendidas para morir lentamente en las pútridas aguas de un
florero.
Los pesados tanques acorazados y los veloces aviones de guerra, agotada la
sangre negra que
les daba vida, morirán en un cementerio de chatarra. Los descomunales tractores
y las motos
sierras que asesinaban las selvas serán devoradas por el óxido y la tierra
descansará y
reverdecerá.
El Mundo volverá a ser un paraíso porque no tuvo más opción que librarse en
corto tiempo —
brusca y súbitamente— de su más terrorífico y destructor enemigo, del virus de los
virus: el
hombre quien, con su peor excremento —el “progreso” absurdo y desenfrenado—
ha dejado al
planeta en el borde del abismo con la macabra intención de perecer con él, con
tan mala suerte
que les salió el tiro por el lado opuesto y se mataron ellos mismos.
Y una vez libre de los codiciosos…
Allá va airoso en su paseo por la Galaxia el majestuoso Planeta Azul: lleva
consigo una
reducida pero excelente clase de mujeres y hombres buenos, sabios y por
tanto
compasivos.
Considerarán como hermanos menores a los animales y nunca jamás se
volverán a
alimentar de ellos.
Serán los formidables guardianes de la Tierra. No volverán a trazar fronteras
de odio. Las
guerras no serán más porque las naciones no volverán a existir.
Nadie volverá a utilizar ni una gota de petróleo para no ensuciar la tierra, y
no volverán a
utilizar dinero para no ensuciar sus almas.
Hablarán un solo idioma, el esperanto; y se regirán por una sola ley: la
verdad.
… y sobre todo practicarán para siempre una sola religión: el verdadero
amor.
FIN. Magnum Astron
www.magnumastron.org