Está en la página 1de 7

“De la brevedad de la Vida”

(Anónimo)

Introducción

Los diálogos de Seneca han destacado por su lucidez y variedad de los temas abordado,
su trascendencia radica principalmente en que varios de ellos pueden ser incluso hoy
considerados para analizar el estado actual del mundo moderno. Es por ello que el texto
Sobre la brevedad de la vida entrega luces acerca de un tema que es transversal al
tiempo y el espacio, pues trata precisamente del cómo vivir la vida, y de que forma
sacarle el máximo provecho a ésta.

Justamente el contexto histórico en que se inserta este texto, es especial por la forma de
hacer política, y los distintos ámbitos en los cuales se ejerce esta actividad, por lo
mismo, dice relación con una crítica solapada a la política o la forma de hacer política
de la época, así como al interés en ciencias vanas de algunos sabios coetáneos y
coterráneos de Seneca que para él son fruto de cuestionamiento. A la vez, tal como todo
texto, este diálogo tiene una intencionalidad, y esta se encuentra dirigida a Paulino,
padre de su segunda mujer, instándolo a experimentar el complejo arte del saber vivir.

En este sentido, le plantea que es importante entregarse con toda el alma a aquellas
cosas que son inmensas, que son eternas y que no son comunes a los mejores espíritus.
Y es que Seneca, al igual que otros grandes sabios tenía como principio rector de su
pensamiento el trascender, el quedar en la memoria, que su trabajo y pensamiento
exceda los límites del tiempo y el espacio, que su voz se escuche más allá (del tiempo y
espacio), antes que la muerte la acalle.

Es por ello, que en el presente trabajo, se pretende analizar cómo en el mundo moderno
se ha visto mermada y deteriorada la vida y el saber vivir de las personas, y aunque son
muchos los factores que explican esto, así como muchos son también los ámbitos en que
esto tiene consecuencias, se pretende acotar el uno (causas) al constante sometimiento
de las personas a los medios de comunicación (en particular la televisión) y el otro
(consecuencias) a la falta de participación política y el deterioro del capital social a
causa de la escasa/nula participación en organizaciones de representación, tanto política
como en otros ámbitos.
Con ello se espera vincular ambos temas con la contingencia actual, y la falta de
hombres que recuerden el pasado, se sirvan del presente y tengan previsión del futuro en
su actuar, es decir, en palabras de Seneca, actúen en forma racional para la consecución
de sus objetivos. Y cómo estos mismos se han transformado en individuos
mediatizados, carentes de una verdadera ideología política, y que muy poco interactúan
con su entorno, generando vidas breves, carentes de trascendencia y pobres de espíritu.
En definitiva, se busca vincular política y medios, y cómo esto genera diversas
problemáticas en espacios de vida social, que coartan el vivir como arte.

Corpus

Luccio Anneo Séneca fue un filósofo romano nacido en el año 3 antes de cristo, oriundo
de Corduba, realizó estudios sobre gramática, historia, geografía y filosofía, también
mostró un gran interés por las ciencias naturales, dedico gran parte de su vida al estudio
y a la creación de sus obras en donde podemos encontrar diálogos, tragedias,
consolaciones, entre otras, nunca se alejó de la participación ciudadana, fue instructor y
consejero de Nerón. Séneca fue siempre fiel a sus principios estoicos, en donde la
pasiva interacción entre la naturaleza, la materia y la razón estuvieron presentes. Tal es
su fidelidad a sus principios filosóficos que hasta en el momento de su muerte estos
estuvieron presentes. Séneca fue vinculado con un intento fallido de derrocar al
emperador Nerón, tomando este una represalia contra él, obligándolo suicidarse,
cortándose las venas en el año 64 después de Cristo.

Una de las obras más destacadas de Séneca es “De la brevedad de la vida”, escrita en el
año 54 después de Cristo, esta es una carta dirigida a Paulino en donde trata
principalmente de las banalidades de los hombres, critica al hombre cuando se queja y
afirma que la naturaleza lo ha castigado al darle una vida tan corta, ya que nuestro autor
afirma que la vida no es corta, que tenemos tiempo y espacio suficiente para poder
realizarnos como personas y llevar una vida plena logrando todos nuestros objetivos,
plantea que el tiempo de nuestras vidas lo acortamos nosotros mismos; plantea que el
mayor consumidor de tiempo es el ocio, la pereza, los vicios, las habladurías, etc. y que
si en realidad viviéramos intensamente dedicando nuestro tiempo a la sociedad, a la
participación ciudadana, a la política o si dedicáramos a nuestras metas, nuestras vidas
serían mucho más provechosas y así en el momento en donde la vida comienza su fin,
podríamos estar orgullosos y plenos al tener una vida provechosa. Sus propias palabras
fueron: “Vuestra vida, a fe mía, por más que pasare de mil años, se contraerá a un
espacio brevísimo: porque estos vicios devorarían todos los siglos.” (1954: 33)
Podemos apreciar en esta cita la fuerte crítica hacia el desperdicio del tiempo vital, ya
que nada para él es más preciado que la naturaleza y el buen uso del tiempo y el
espacio.

Nuestro autor menciona en reiteradas ocasiones las fuentes consumidoras de vida y


nombra a modo de crítica a los principales viciosos, repudiando primeramente a los
bebedores y placenteros hombres que malgastan su tiempo en banquetes y tertulias, los
glotones y lujuriosos que dan mal uso a su tiempo y a su fortuna, menciona a los avaros,
a los iracundos que invierten vida en odiosidades, a los que ejercitan guerras y odios
profundos, diciendo sobre estos: “Averigua el uso que de su tiempo hacen estos tales;
observa cuánto tiempo invierten en calcular, cuánto en asechar, cuánto en temores,
cuánto en obsequiosidades; (…) no has de decir que Fulano vivió mucho porque tiene
canas o arrugas; no vivió mucho, sino que duró mucho.” (1954: 35-36)

Una de las cosas que más llama la atención es que, a pesar de que la carta “De la
Brevedad de la Vida” fue escrita alrededor de 2.000 años atrás, se puede aplicar
perfectamente como análisis a la sociedad actual, a una sociedad post-modernista
alejada de la historia y sobre todo del mundo antiguo.

Si nos ponemos a observar la sociedad moderna comparándola con la sociedad que


describe Séneca en su texto, podemos percatarnos de muchas similitudes entre el mundo
antiguo y el mundo moderno, hoy en día las personas, especialmente los jóvenes,
malgastan su tiempo y su dinero en ocios como fiestas, peleas, vicios tales como las
drogas, el alcohol, el cigarrillo, etc. ... y esto, acompañado de otros medios que
mencionaremos luego, es lo que aleja al joven de la vida social, política y de lo
realmente relevante, basando su vida en las cosas fáciles y rápidas quedando forzados a
vivir banalmente.

Podemos observar que esto pasa a nivel social, no solo los jóvenes malgastan su tiempo,
sino también los adultos y los niños, sobretodo aquellos que no obtienen una buena
enseñanza en su primera etapa de vida, la que corresponde a sus padres. Si nos ponemos
a analizar la sociedad actual podemos ver que una de las cosas que más influye en
nuestra sociedad, que es fábrica de conductas sociales y que es fuente de absorción de
vida, es la “caja idiota” o la televisión, ya que este medio es en Chile es el más
utilizado, de hecho “el 95% de los hogares tiene televisor” (2007: 72) por lo tanto es
más influyente en la vida de las personas, llegando a determinar conducta en niños,
jóvenes y adultos, por ejemplo: la televisión nos muestra personajes ideales y todos
queremos llegar a ser como ellos, al ver en la publicidad a una mujer exitosa, bella,
delgada, de bonita figura y con buena situación económica esta se transforma en un
estereotipo social y hoy todas las mujeres buscan una silueta perfecta, lo mismo sucede
con la publicidad, si vemos en un reclame publicitario a un grupo de jóvenes en una
fiesta fumando cigarrillos, podemos observar que todos son altos, de regia figura, con
un rostro hermoso; el efecto directo que tendrá este reclame en algunas personas es que
en reuniones sociales comiencen a fumar sin que les guste siquiera.

En la televisión se muestran programas que son más para la distracción que para
nutrirse con información, estos programas son tirados al aire en el momento donde hay
mayor audiencia, que es la hora en que las personas llegan del trabajo, del colegio, de la
universidad y utilizan ese tiempo en ver televisión en vez de leer, ir al teatro, a un
concierto, a alguna actividad de participación ciudadana o a realizar sus proyectos. Es
así como lentamente se va individualizando la sociedad ya que solo se preocupan de su
propia persona, de su diversión y distracción en vez de ponerse a analizar temáticas que
incluyan a los otros sujetos que son parte de la sociedad y a tal punto a llegado la
decadencia de la programación televisiva que en los noticieros solo muestran asaltos,
delincuencia, dejando de lado problemas de nivel nacional como la educación, los
sectores sociales marginados, problemas ambiental, dejan de lado también noticias
internacionales de gran peso, son muy pocos los chilenos que están al tanto de los
problemas que existen en el medio oriente y es esto, entre otras cosas lo que hace que
las personas se vayan sumiendo en su propia vida siendo siquiera aprovechada.

Tan grande es la influencia de la televisión que los otros medios de comunicación, como
la prensa escrita, dedican portadas a este otro medio, siendo sus portadas totalmente
absurdas, ejemplo de ellos es cuando vemos en el diario Las Últimas Noticias una
portada dedicada a una novela nocturna como “Donde está Elisa”.

Podemos ver claramente como la televisión nos va quitando tiempo importante de


nuestras vidas desde que somos niños y lo que es aún peor, nos aporta valores poco
constructivos para nuestra formación como persona, es más “Un niño promedio mira
tres horas diarias de TV y al llegar a séptimo básico ya ha visto 8.000 asesinatos y
otros 100.000 episodios de violencia:” (2007: 52) Lo que es totalmente perjudicial para
la formación de una persona, ya que la tendencia de nuestra sociedad es querer todo con
solución fácil y rápida y una de estas soluciones llega a ser muchas veces la violencia,
dedicando tiempo a pleitos ajenos y propios, desperdiciando así la vida, como bien nos
dice Séneca en su carta.

Ahora bien, esto es un factor relevante si consideramos que gran parte de la población
tiene como único medio de información éste medio, apaciguando así la acción social de
temas que sí son realmente relevantes, desviando la atención de lo realmente
contingente. Dejando de lado la vida social y la participación política, haciendo que los
hombres se vinculen mucho más con la banalidad y no con la sociedad y su entorno.

No debemos dejar de lado un factor que nos motiva a la perdida de tiempo, este es el
ritmo de vida agitado que llevamos los chilenos, tenemos una rutina marcada que nos
consume el día a día, las personas se levantan temprano para ir a trabajar, luego llegan a
sus casas cansados de tanto trabajo con el único afán de descansar y así pierden su
tiempo, aunque en Chile la tendencia es la baja en las jornadas laborales aún se
comenten muchos abusos en este ámbito, ya que aún las jornadas son largas y lo que es
peor aún, los sueldos no alcanzan para vivir, en Chile el acceso a la cultura tiene un alto
costo monetario, los impuestos a los libros son altos y esta es una de la razones por la
cual el hombre no invierte en su formación personal, deja de lado la alimentación de la
sabiduría, la razón y el acercamiento a la naturaleza.

Es así como podemos ver una gran similitud entre el mundo que nos cuenta Séneca y el
mundo en el que vivimos hoy, un ejemplo de ello es que Séneca nos cuenta en su texto
que los hombres de desesperan ante problemas o situaciones difíciles, ante las
enfermedades se abrazan a los médicos pidiendo ayuda, ante condenas son capaces de
dar trueques , toda su fortuna o hacer cualquier cosa con el fin de que la condena no sea
tan larga y aún así siguen malgastando su tiempo, hoy en día pasa exactamente lo
mismo, ya que los hombres ante situaciones complicadas gastan más tiempo en tratar de
consolarse o en culpar a otros que en hacerse cargo de sus errores y buscar una solución
razonable.
Uno de los cuestionamientos de nuestro autor es el por qué los hombres pierden el
tiempo de su vida, él plantea que la vida es un grandioso espacio que la naturaleza nos
brinda y es sabio aquel que se conecta con ella e invierte su tiempo en temas relevantes
y trascendentes, pues es esto, la trascendencia, lo que motiva a Séneca para realizar sus
obras y su activa participación en política, ya que él fue consejero de Nerón, como
dijimos anteriormente. Séneca nos plantea una pregunta que resume en gran parte su
obra “De la Brevedad de la Vida”: “¿por qué no entregarnos con toda el alma desde
este breve y caduco tránsito del tiempo a aquellas cosas que son inmensas, que son
eternas, que nos son comunes con los mejores espíritus?” (1954: 49) y en evidencia
esa es una pregunta que podemos hacernos hasta el día de hoy.

Conclusiones

Una de las cosas que más nos llama la atención es la similitud de mundos que parecen
ser muy distantes, estamos hablando de dos mil años atrás y del mundo de hoy, pleno
siglo XXI, donde se vive en una sociedad post-modernista, que está más allá de la
modernidad. Como mayor conclusión podemos obtener que los hombres a lo largo de
gran parte de su historia, desperdician su vida y no producen con ellas frutos que sean
beneficiosos para la propia vida del sujeto y para la sociedad. Se hace entonces la
comparación entre vida, tiempo y dinero, ya que es mucho para quien lo administra de
buena manera y poco para quien lo malgasta en superficialidades.

A modo de reflexión creemos que Séneca escribió esta obra bajo un escenario
totalmente acorde con su obra, esto fue en el año 54 después de Cristo durante el
imperio de Nerón, donde el emperador malgastaba su tiempo en banquetes, en
odiosidades, en placeres y no se dedicaba a lo que realmente debía hacer, gobernar de
forma correcta y asegurando el bien común a los habitantes de su imperio.

Para concluir, lo más relevante es que parece ser que Séneca nos hablase a nosotros,
hombres ocupados del s. XXI, que perdemos nuestro oro, nuestro tiempo, entre el
trabajo, los compromisos, las compras, algún pequeño ocio y el descanso, para volver al
trabajo, a cumplir los compromisos, a hacer las compras, a "matar" el tiempo con un
ocio pasajero y otra vez volver a descansar. ¿Por qué no aprovechar estas profundas y
acertadas reflexiones de Séneca? Quizá el secreto de vivir esté en saberse apear a
tiempo de un tren en el que "nos montaron" y en el que realmente no deseamos viajar.
El riesgo del salto siempre existe, pero la decisión de permanecer en el tren o de
disfrutar plenamente del paisaje de la vida, no nos engañemos, es únicamente nuestra.

Fuentes de Información y Apoyo

Textos:

1954: Séneca Luccio, “De la Brevedad de la Vida”, Buenos Aires, Argentina

2007: Huneeus Pablo. “La Cultura Huachaca”, Stgo. Chile

Sitios web

http://es.wikipedia.org/wiki/Séneca#Or.C3.ADgenes_y_juventud

http://filosofia.laguia2000.com/general/biografia-de-seneca

http://filosofia.idoneos.com/index.php/328460

http://www.biografiasyvidas.com/biografia/n/neron.htm

También podría gustarte