Está en la página 1de 2

¿QUE ES HISTORIA?

La historia es la ciencia que tiene como objeto el estudio de sucesos del pasado,
tradicionalmente de la humanidad y como método el propio de las Ciencias
Sociales/Humanas, así como el de las Ciencias Naturales en un marco de
interdisciplinariedad. Siendo la disciplina que estudia y narra cronológicamente los
acontecimientos pasados. Se denomina también «historia» al periodo que transcurre
desde la aparición de la escritura hasta la actualidad, aunque es un convencionalismo
ampliamente superado en la actualidad, considerando a la prehistoria también como
parte intrínseca de la historia.

Más allá de las acepciones propias de la Ciencia Histórica, Ciencia de la Historia,


Ciencias Históricas o Ciencias de la Historia, «historia», en el lenguaje usual, es la
narración de cualquier suceso, incluso de sucesos imaginarios y de mentiras; sea su
propósito el engaño, el placer estético o cualquier otro (ficción histórica). Por el
contrario, el propósito de la ciencia histórica es averiguar los hechos y procesos que
ocurrieron y se desarrollaron en el pasado e interpretarlos ateniéndose a criterios de
objetividad; aunque la posibilidad de cumplimiento de tales propósitos y el grado en que
sean posibles son en sí mismos objetos de estudio de la Historiología o Teoría de la
Historia, como epistemología o conocimiento científico de la historia.

HISTOTORIA
UNA HISTORIA SENCILLA
LEILA GUERRIERO…

En enero del año 2011, Leila Guerriero viajó hasta un pequeño pueblo del interior de
Argentina para contar la historia de una competencia de baile folklórico: el Festival
Nacional de Malambo de Laborde. El malambo es un baile tradicional entre los gauchos
argentinos y el festival termina con la coronación de un campeón. Para resguardar el
prestigio del certamen, los campeones han hecho un pacto: una vez que ganan, ya no
pueden volver a presentarse en otra competencia. La segunda noche, Guerriero vio a un
bailarín que la dejó paralizada, Rodolfo González Alcántara, y decidió contar su
historia. El resultado es esta crónica repleta de suspenso y plagada de personajes
entrañables en la que González Alcántara cobra las dimensiones de un gladiador trágico.
Este libro cuenta la más difícil de las épicas: la épica del hombre común.

«Sus reportajes no se leen, se devoran» (Benjamín Prado).

«El periodismo que practica Leila Guerriero es el de los mejores redactores de The New
Yorker, para establecer un nivel de excelencia comparable: implica trabajo riguroso,
investigación exhaustiva y un estilo de precisión matemática» (Mario Vargas Llosa).

«Es un paseo por la vida, el sufrimiento, la callada desesperación, el sudor, la temida


frustración, la solidaridad, la gloria. Gloria efímera que se lleva cada año el campeón de
malambo, baile folclórico, en el Festival nacional de Laborde... Esta brillante autora
reina con prosa de rizo electrizante en el género de la crónica narrativa» (Jesús Ruiz
Mantilla, El País).

«Una narradora formidable que no necesita de la ficción para construir historias


verdaderas que parecen de mentira… Un libro complejo: cómo un gaucho que baila
malambo es comparado al gladiador o al atleta de elite. Cómo con poco la escritora
cuenta tanto» (El Periódico - Dominical).

«Desentraña el misterio de ese fenómeno de masas que mueve a miles de jóvenes –de
clase humilde– a sacrificar su tiempo, su régimen alimenticio, su fortaleza física, e
incluso su precaria economía para participar en ese certamen en el tórrido verano
austral… Pese a lo particular de lo narrado, la historia trasciende del localismo
para adentrarse en ese lugar común en que se ha convertido el concepto de la
condición humana. Leila Guerriero es una maestra en estas lides, tal y como lo ha
demostrado en otras obras como cronista» (Cayetano Sánchez, Canarias 7).

«Al leer el argumento pensé que no me iba a interesar: por lo recóndito, por lo lejano,
por lo extraño. Pero esta historia te captura desde el primer momento… Una obra
emocionante, entre el reportaje y la novela, conmovedora, y extrañamente cercana.
Porque los personajes que la pueblan tienen algo de lo que fuimos alguna vez, algo de lo
que aún queda en muchas familias, algo de lo que muchos desearían tener. Una grata
sorpresa» (Antonio Martínez Asensio, Blog Tiempo de Silencio en Antena3.com).

«Fascinante… Los lectores de Leila Guerriero reconocemos en Una historia sencillalo


mejor de su repertorio como cronista, pues primero nos descubre un secreto, luego
nos presenta a los guardianes del secreto y finalmente nos demuestra que aquel secreto –
como la carta de Poe– siempre estuvo a nuestro alcance» (Fernando Iwasaki, El
Mercurio, Chile).

«Una crónica deslumbrante sobre un concurso de malambo, una danza tradicional de


Argentina… Lean este magnífico libro. Se trata, como reza su título, de una historia
sencilla sobre un hombre común. Nada más ni nada menos» (J. Ernesto Ayala-Dip, El
Correo Español).