Está en la página 1de 4

APENDICE II

METODOLOGIA DE LA INVESTIGACION

Es imposible presentar un cuadro unificado de la


adolescente en Samoa y al mismo tiempo contestar las
diversas clases de preguntas a las que se espera responde tal
estudio. Para satisfacer al etnólogo que va en
busca de datos acerca de ]as usanzas y ritos vinculados
con la adolescencia, es necesario incluir descripciones de
costumbres que han decaído parcialmente bajo la
acción de ]a propaganda occidental y ante el ejemplo
extranjero. Las ceremonias y actitudes tradicionales son
también importantes en el estudio de la adolescente en la Samoa
actual, porque aun constituyen gran parte de la estructura
mental de los padres, aunque ya no reciben expresión concreta
en la vida cultural de la joven.
Pero esta doble necesidad de describir no s6lo el am-
biente actual y la reacci6n de la joven ante el, sino tam-
bién de interpolar a veces alguna descripci6n del rígido
medio cultural en que se desarrollo ]a adolescencia de
su madre, traiciona hasta cierto punto la unidad del
estudio.
Las observaciones detalladas se Ilevaron a cabo con
un grupo de muchachas que.vivían en tres aldeas prac-
ticamente contiguas, sobre un sector de la costa de la
isla de Tau. Los datos acerca de Los usos ceremoniales
que rodean el nacimiento, la adolescencia y el matrimo-
nio fueron recogidos de las siete aldeas del archipiélago
Manu'a.
El método de enfoque se fundamenta en la premisa
de que una investigaci6n minuciosa e intensiva resultara
de mas valor que un estudio difuso y general basado

243
sobre el conocimiento menos exacto de un numero ma-
función de su personalidad y no pueden describirse sin
yor de individuos. El estudio del doctor Van Waters
referencia a la misma. Las generalizaciones se basan en
acerca de The Adolescent Girl Among Primitive Peo-
una cuidadosa y detallada observación de un pequeño
ples ha agotado las posibilidadcs de una investigation
grupo de sujetos. Estos resultados serán aclarados e
basada en las meras observaciones externas del ctno-
ilustrados por las histories de los casos particulares. Las
logo que brinda una descripción de una cultura primi- conclusiones están también sujetas a la limitación
tiva. Disponemos de una enorme cantidad de materiales establecida por la ecuación personal. Están constituidas
descriptivos generales sin poseer las observaciones deta-
por los juicios de un individuo sobre una serie
lladas y la referencia de casos individuales a la luz de de datos, muchos de cuyos aspectos mas significativos,
las cuales seria posible interpretarlos. por su misma naturaleza, pueden ser conocidos solo por
La autora, por lo tanto, prefiero trabajar en una pe- ella misma. Esto es inevitable, y solo podría sostenerse
queña localidad, sobre un grupo que totalizaba solo
como atenuante que, como la ecuación personal se
seiscientas personas, y paso seis meses acumulando un
mantenía absolutamente constante, los diferentes as-
conocimiento profundo y detallado de todas las adoles-
pectos de los datos son estrictamente conmensurables.
centes de esta comunidad. Como solo había sesenta y El juicio acerca de la reacción de Lola ante su tío y de
ocho muchachas de nueve a veinte anos, los juicios Sona ante su prima se efectúa exactamente sobre la
cuantitativos resultaban prácticamente no validos por misma base.
razones obvias: el error probable para este grupo es
Otro recurso metodológico que posiblemente nece-
demasiado grande; los núcleos de edad son demasiado
site explicación es el de la sustitución de un estudio que
pequeños, etc. El único punto en que los juicios cuan-
siguiera la evolución en el tiempo de los niños de un
titativos pueden tener cierta relevancia es el que res-
mismo grupo de edad por el estudio simultaneo de
pecto a la variabilidad dentro del grupo, ya que cuanto
diversas generaciones. Fueron estudiadas en detalle vein-
menor es Ia misma en un caso dado, mayor es ]a validez
tiocho niñas que hasta entonces no mostraban signos
general de los resultados. de pubertad, catorce que posiblemente entrarían en la
Además, el tipo de datos que necesitabamos no es madurez al año siguiente o dentro de un año y medio
de la clase que se presta fácilmente a un manejo cuan- y veinticinco muchachas que habían pasado la pubertad
titativo. La reacción de la joven frente a su madrastra, en los últimos cuatro años, pero a quienes aun la co-
a los parientes que actúan como padrastros, a su herma- munidad no clasificaba entre los adultos. Observaciones
na menor o a su hermano mayor, no pueden medirse en menos minuciosas se realizaron también entre las niñas
-términos cuantitativos. Así: como el médico y el psi- muy pequeñas y las jóvenes casadas. Tomar secciones
quiatra han hallado necesario describir cada caso sepa- transversales, casos de individuos en diferentes periodos
radamente y usarlos como ilustración de una tesis mas de su desarrollo físico, y sostener que un grupo en una
bien que como prueba irrefutable do la misma, tai como etapa primitiva mostrara luego las características que
resulta posible hacerlo en las ciencias naturales, el estu- aparecen en -otro grupo en una etapa posterior, consti-
dioso de los aspectos mas intangibles y psicológicos de tuye, naturalmente, un método inferior al del estudio
la conducta humana se ve obligado a ilustrar mas que evolutivo, en el cual el mismo grupo esta bajo observa-
a demostrar una tesis. La composición del Tondo sobre ción durante una cantidad de anos. La presentación de
el cual actúa la joven puede describirse en términos un gran número de casos ha sido habitualmente la única
exactos y generales, pero las reacciones de ésta son. una defensa aceptable de tal procedimiento. La cantidad de
244 245
�tr,f�l..�l r � • � ian �� l•;

cando ]as manifestaciones con otras informantes y usan-


casos incluidos en esta investigación, si 'bien muy redu- do muchos ejemplos y casos de prueba. Con unas pocas
cida en comparación con los números logrados por cual- insignificantes excepciones, este material se obtuvo en
quier estudioso de los niños norteamericanos, da, no obs- idioma samoano y no por mediación de intérpretes. Todo
tante, una muestra de suficiente magnitud, en vista de el trabajo con individuos se realizó en el idioma nativo,
Ia pequeñísima población de Samoa (unos ocho mil in- ya que no había en la isla jóvenes que hablaran inglés.
dividuos en las cuatro islas de la Samoa norteamericana) Aunque era esencial un conocimiento de la cultura
y porque la. única selección fue hecha con criterio geo- Integra para la valoración-exacta de la conducta de cual-
gráfico. Puede alegarse además que el carácter casi quier individuo en particular, se dará una descripción
drástico de las conclusiones, las poquísimas excepcio- detallada solo de aquellos aspectos que se relacionan
nes que necesitan formularse, valorizan mas la magnitud directamente con el problema de la adolescente. Por
de la muestra. La.adopción del método transversal era, ejemplo, si observo que Pele se niega categóricamente
por supuesto, cuestión de conciencia, pero los resulta- a llevar un mensaje a la casa de un pariente, es impor-
dos, si son cuidadosamente extraídos de una muestra tante saber si obra por terquedad, porque no quiere a
objetiva, pueden compararse equitativamente -con los su pariente, por miedo a la oscuridad o al fantasma que
obtenidos mediante el uso del método evolutivo, cuando se muestra por allí y acostumbra arrojarse sobre la
los mismos sujetos se hallan bajo observación durante espalda de la gente. Pero para el lector resultaría de
cierto número de años. Esto resulta verdadero cuando escasa ayuda en la apreciación del problema principal
las conclusiones a extraerse son de carácter general y una exposici6n detallada de los nombres y hábitos de
no individuales. Para llenar.las finalidades de la teoría toda Ia población local de fantasmas. En consecuencia,
psicológica es suficiente saber que los niños de una todas las descripciones de la cultura que no interesan
determinada sociedad caminan, por término medio, a directamente se omiten en Ia discusión, pero no se omi-
los doce meses, y hablan alrededor de los quince. Para tieron en la investigación original. Su falta de conexión,
cumplir los fines del diagnostico individual, es necesario por tanto, ha sido definidamente determinada.
saber, en cambio, que Juan caminaba a los dieciocho El conocimiento de la estructura cultural general fue
meses y no habl6 hasta los veinte. Así, para satisfacer complementado por un estudio minucioso de la estruc•
los fines teóricos generales, basta enunciar que las jo- tura social de las tres aldeas. Cada casa fue analizada
vencitas que acaban de pasar la pubertad se sienten ti- desde el punto de vista de la jerarquía, riqueza, ubi-
midas y pierden el dominio de si mismas en presencia cación, contigüidad y relación con otras casas, y la
de muchachos; pero si intentamos comprender la delin- edad, sexo, parentesco, estado civil, numero de hijos,
cuencia de Mala, resulta necesario saber que ella pre- residencia anterior, etc., de cada habitante. Este ma-
fiere la compañía de muchachos a la de chicas y que lo terial proporcionó una base descriptiva general para
ha hecho así durante varios anos. un nuevo y mas atento análisis de las casas de que for-
maban parte las personas estudiadas y facilitó también
una verificaci6n sobre el origen de las enemistades o
METODOS ESPECIALES EMPLEADOS alianzas entre los individuos, el empleo de Los términos
de parentesco, etc. Cada niño fue estudiado así sobre un
La descripción del sustrato cultural se obtuvo según fondo que se conocía en detalle.
los métodos ortodoxos, primero a través de entrevistas Acerca de las personas en estudio, se obtuvo una
con informantes cuidadosamente elegidas, luego verifi-
247
nueva serie de informaciones minuciosas: edad aproxi-
mada (la edad verdadera nunca puede determinarse en fue necesario realizar una investigación mas extensa
Samoa), orden de nacimiento, número de hermanos y a fin de comprender algún aspecto desconcertante de
hermanas, quienes eran mayores y menores que el su- la conducta de la niña. En todos los casos la investiga-
jeto, número de casamientos del padre y la madre, re- ción proseguía hasta que yo creía comprender la motiva-
sidencia en casa de los abuelos paternos o maternos, ción de la joven y el grado en que su grupo familiar
años pasados en la escuela del pastor y en la del gobier- v su afiliación a su grupo de edad explicaban sus acti-
no, aplicaci6n, si el niño había estado alguna vez fuera tudes.
de la aldea o había salido de la isla, experiencia sexual, La existencia de la escuela-pensionado del pastor para
etcétera. Los niños eran objeto también de un test de niñas que habían pasado la pubertad, me brindó un gru-
inteligencia práctica: nombres de colores, memoria de po de control aproximativo. Estas jóvenes eran vigiladas
repetición, opuesto, sustitución, planear una busca e tan severamente que en ellas las actividades heterose-
interpretación de grabado. Estos tests se hacían en idio- xuales se tornaban imposibles; se les agrupaba junto con
ma samoano; la tipificaci6n, por supuesto, era imposi otras jóvenes de la misma edad, sin tener en cuenta el
ble y las edades se conocían sólo relativamente; resulta- parentesco; llevaban una vida mas metódica y regular
ron sobre todo útiles al ayudarme a situar a la niña en que las muchachas que permanecían en sus casas. El
su grupo y no tienen valor para propósitos comparativos. modo en que diferían de las demás jóvenes de la misma
Los resultados de los tests indicaron, sin embargo, una edad y se parecían a sus coetáneas europeas, sigue con
variabilidad muy baja dentro del grupo. Los tests se sorprendente exactitud el curso señalado por las dife-
completaron con un cuestionario que no se administra- rencias específicas del ambiente. Sin embargo, como ha-
ba formalmente, sino que se ponía en practica de vez bitaban parte del tiempo en su hogar, la brecha entre los
en cuando, preguntando al azar. Este cuestionario pro- ambientes no era completa y, en consecuencia, el valor de
porcionó una medida del conocimiento de las jóvenes, este grupo do control resultaba bastante limitado.
el grado en que participaban del saber de la comunidad,
la medida en que habían asimilado la doctrina europea
en temas como conocer la Nora, leer el almanaque, y tam-
bién en que grado habían participado o presenciado es-
cenas de muerte, nacimientos, aborto, etc.
Pero estos datos cuantitativos representan solo el mas
descarnado esqueleto del material recogido durante me-
ses de observaci6n de los individuos y grupos, estudia-
dos aisladamente, en sus casas y en el juego. De estas
observaciones se extrae el grueso de las conclusiones re-
ferentes a las actitudes de los niños hacia sus familias y
hacia el prójimo, sus intereses religiosos o la ausencia
de estos, y los detalles referentes a su vida sexual. Esta
información no puede ser reducida a cuadros o exposi-
ciones estadísticas. Naturalmente, en muchos casos no
era tan completa como en otros. En algunas ocasiones