Está en la página 1de 6

¿Qué es un virus?

Un virus es una minúscula partícula infecciosa que solo puede reproducirse cuando
infecta una célula hospedera (ser vivo). Los virus “se apoderan” de la célula y utilizan sus
recursos para hacer más virus, básicamente al reprogramarla para convertirla en una
fábrica del virus. Debido a que no pueden reproducirse por sí mismos (sin un hospedero),
los virus no se consideran vivos. Los virus tampoco tienen células: son muy pequeños,
mucho más pequeños que las células de los seres vivos; básicamente son solo paquetes
de ácido nucleico y proteínas.

No obstante, los virus tienen algunas características importantes en común con la vida
basada en células. Por ejemplo, tienen genomas de ácido nucleico con base en el mismo
código genético que usan tus células (y las de todas las criaturas vivas). Además, igual
que la vida basada en células, los virus tienen variación genética y pueden evolucionar.
Así, aunque no cumplen con la definición de vida, los virus parecen estar en una zona
“dudosa”.

¿En qué difieren los virus de las bacterias?

Aunque ambos pueden enfermarnos, las bacterias y los virus son muy diferentes a nivel
biológico. Las bacterias son pequeñas y de una sola célula, pero son organismos vivos
que no dependen de una célula hospedera para reproducirse. Debido a estas diferencias,
las infecciones bacterianas y virales se tratan de forma muy diferente. Por ejemplo, los
antibióticos solamente son beneficiosos contra las bacterias, no contra los virus.
Las bacterias también son mucho más grandes que los virus.

La estructura de un virus

Hay muchos virus diferentes en el mundo. Así que los virus varían un montón en sus
tamaños, formas y ciclos de vida. Sin embargo, los virus tienen algunas características en
común. Estas incluyen:

 Una cubierta protectora de proteína o cápside


 Un genoma de ácido nucleico, ADN o ARN, dentro de la cápside
 Una capa de membrana llamada envoltura (algunos pero no todos los virus).

Cápsides de virus

La cápside, o cubierta proteica, de un virus se compone de muchas moléculas de


proteínas (no solo de una grande y hueca). Las proteínas se unen para formar unidades
llamadas capsómeros, que en conjunto componen la cápside. Las proteínas de la
cápside siempre están codificadas por el genoma del virus, lo que significa que es el virus
(no la célula hospedera) el que proporciona las instrucciones para hacerlas.

Las cápsides de algunos virus son relativamente sencillas y están hechas de copias
múltiples de una sola proteína. La cápside se organiza en capsómeros, cada uno hecho
de proteínas de la cápside. Las cápsides de otros virus son más complejas y constan de
muchas copias de varias proteínas diferentes.

1. Filamentosa – Las cápsides filamentosas se llaman así debido a su apariencia


lineal, delgada, a modo de hilo. También son conocidas como en forma de barra o
helicoidales.
2. Compleja (con cabeza y cola) –Estas cápsides son una especie de híbrido entre
las formas filamentosas e icosaédricas. Se componen básicamente de una cabeza
icosaédrica unida a una cola filamentosa.
3. Icosaédrica – Las cápsides icosaédricas tienen veinte caras, derivan su nombre
del cuerpo geométrico de veinte caras llamado icosaedro.
Envolturas víricas

Además de la cápside, algunos virus tienen también una membrana lipídica conocida
como envoltura. Las envolturas víricas pueden ser externas, que rodean la cápside
entera, o internas, localizadas debajo de la cápside.
Los virus con envoltura no proporcionan instrucciones para los lípidos de la misma. En
cambio, “toman prestado” un pedazo de la membrana de la célula hospedera a medida
que salen de ella. Sin embargo, las envolturas contienen proteínas que el virus determina
y que a menudo le ayudan a unirse a las células anfitrionas.

A pesar de que las envolturas con comunes, especialmente entre los virus animales,
estas no se encuentran en todos los virus (no son una característica universal).

Genomas virales

Todos los virus tienen material genético (un genoma) hecho de ácido nucleico. Los virus,
por otra parte, pueden utilizar el ARN o el ADN,
que son tipos de ácido nucleico.
A menudo pensamos en el ADN como una cadena
doble y en el ARN como una cadena sencilla,
puesto que ese es el caso típico en nuestras
propias células. Sin embargo, los virus pueden
tener todas las combinaciones posibles de
cadenas y de tipo de ácido nucleico (ADN de doble
cadena, ARN de doble cadena, ADN mono
catenario o ARN mono catenario). Los genomas
virales también vienen en diversas formas,
tamaños y variedades, aunque son generalmente
mucho más pequeños que los genomas de
organismos celulares.
Es importante resaltar que los virus de ADN y ARN
siempre usan el mismo código genético que las
células vivas. Si no lo hicieran, ¡no tendrían
manera de reprogramar las células de su hospedero!

¿Qué es una infección viral?

Una infección viral significa que muchos virus están utilizando tus células para hacer más
copias de sí mismos. El ciclo de vida viral es el conjunto de pasos en los cuales un virus
reconoce y entra en una célula hospedera, la “reprograma” y proporciona instrucciones en
forma de ADN o ARN viral, y utiliza sus recursos para hacer más partículas virales (el
resultado del “programa” viral).
Para un virus típico, el ciclo de vida se puede dividir en cinco grandes etapas (aunque los
detalles de estas etapas son diferentes para cada virus):

Fijación. El virus reconoce y se une a una célula hospedera a través de una molécula
receptora situada en la superficie celular.

Durante la fijación, una proteína específica en la cápside del virus se "pega" físicamente a
una molécula específica de la membrana de la célula hospedera.

Esta molécula, llamada receptor, generalmente es una proteína. Un virus reconoce sus
células anfitrionas con base en los receptores que llevan; y una célula sin receptores para
un virus, no puede ser infectada por ese virus.

1. Penetración. El virus o su material genético entra en la célula. Una ruta típica


para la entrada viral es la fusión con la membrana, que es la más común en virus
con envolturas. Los virus también pueden engañar a la célula para que los acepte
por medio de un proceso de transporte activo llamado endocitosis.
2. Replicación genómica y expresión génica. El genoma viral se copia y sus
genes se expresan para producir proteínas virales. Esta etapa implica copiar el
genoma viral y producir más proteínas virales, de tal manera que las nuevas
partículas de virus se puedan ensamblar. La mayor parte de la “maquinaria” para
la expresión del gen y la replicación la proporciona la célula anfitriona. Por
ejemplo, los ARN mensajeros (ARNm) que codifican los genes virales se traducen
a proteínas virales con los ribosomas de la célula anfitriona. Sin embargo, ciertos
pasos, como el copiado del genoma de un virus de ARN, no los pueden realizar
las enzimas de la célula anfitriona. En tales casos, los virus deben codificar sus
propias enzimas.

Las proteínas virales que se producen varían de un virus a otro. Todos los virus
deben codificar las proteínas de la cápside, y los virus con envoltura típicamente
también codifican las proteínas de la envoltura (que a menudo ayudan al
reconocimiento del hospedero). Además, los virus pueden codificar las proteínas
que manipulan el genoma del hospedero (por ejemplo, al bloquear sus defensas, o
impulsar la expresión de genes para beneficiar al virus), las que ayudan con la
replicación del genoma viral, o las que desempeñan un papel en otras partes del
ciclo de vida viral

3. Ensamblaje. Las nuevas partículas virales se ensamblan a partir de las copias del
genoma y de las proteínas virales. Durante el ensamblaje, las proteínas de la
cápside recién sintetizadas se unen para formar capsómeros, que interactúan con
otros capsómeros para formar la cápside de tamaño completo.
Algunos virus, como los virus complejos, primero ensamblan una cápside “vacía” y
después rellenan el genoma viral dentro. Otros virus construyen la cápside alrededor
del genoma viral, como se muestra a continuación.

1. 4. Liberación. Las partículas virales terminadas salen de la célula y pueden


infectar a otras células. Diferentes tipos de virus salen de la célula por
diversas rutas: algunos la hacen estallar (un proceso llamado lisis),
mientras que otros salen a través de las vías de exportación de la propia
célula (excitases), y otros más brotan de la membrana plasmática, y toman
una fragmento de esta a medida que salen. En algunos casos, la liberación
de los virus nuevos mata a la célula hospedera (por ejemplo, una célula
hospedera que estalla no sobrevive). En otros casos, los virus que salen
dejan intacta a la célula para que pueda continuar produciendo más
partículas virales.

Intereses relacionados