Está en la página 1de 2

La ilusoria en la arquitectura Le Corbusiana

Giovanni Jumbo Jiménez

1. Palabras clave

Ilusión
Forma ilusoria
Arquitectura moderna
Gravedad ligera

2. Desarrollo

La forma ilusoria se destaca altamente en la arquitectura moderna de grandes arquitectos


como Le Corbusier, Mies van der Rohe y Alvar Aalto, que trata de indagar ilusiones, que son
inspiraciones que representan cosas o conceptos pero que no están presentes físicamente en sus
obras, dando una forma ilusoria y que es clave para el proyectar de una obra moderna.

Le Corbusier fue uno de los arquitectos que desde un inicio ha venido trabajando con el
ilusionismo y uno de los que más ha trabajado el gravitatorio, donde practico la ilusión de la
desaparición de la estructura resistente de la gravedad, que se ha venido practicando en la
arquitectura moderna y también ahora en la arquitectura contemporánea y que con el pasar del
tiempo nuevos arquitectos desarrollaran nuevas formas de convertir a la arquitectura.
Actualmente arquitectos practican la ilusión de desaparición visible del peso como un atractivo de
la arquitectura actual (Le Corbusier de la A a la Z, 2006).

La arquitectura que estableció Le Corbusier con los 5 puntos de la arquitectura moderna, fueron
referencia a la ilusión gravitatoria. Con ello aprovecha la libertad y el espacio con la ilusión de
desaparición de la estructura al convertirse en algo de presencia mínima y de características
abstractas.
Con el primer punto que estableció, casa sobre pilotes, determina la gravedad ligera donde la
estructura tiene la ilusión que es débil, soportada por abstractas columnas, en el caso de la Villa
Savoye tiene una estrecha relación con el paisaje ya que sus columnas se pierden con la
vegetación, haciendo la ilusión que la vivienda está flotando.

Le Corbusier aprendió de Perret el uso del hormigón y le dio un grado de abstracción mucho
más importante, inventó la losa de hormigón armado, aunque técnicamente no lo hiciera, pero la
idea fue de una casa con plataformas planas, rígidas y simples que se enfoque a la de una ilusión
gravitatoria, y que hoy en día la mayoría de las obras se realiza con este sistema, primero una casa
Domino con una fuerte ilusión gravitatoria y un atractivo espacial que desaparecen después con el
cerramiento de ladrillo. Prácticamente la arquitectura de hoy en día se desarrolla con este tipo
de ilusión gravitatoria.

1
El segundo punto “la terraza jardín” es ajeno a la gravedad ligera, ya que no da ilusiones más
propias y con la “ventana longitudinal” el tercer punto, la ilusión de la gravedad ligera permanece
pero que no es algo muy predominante.

El cuarto punto “la planta libre” es uno de los puntos más fuertes de la arquitectura moderna y
considerarlo como una ilusión seria disminuirlo, sus esbeltas columnas, cilíndricas, abstractas y
pequeñas se pierden bajo cualquier plementería y hace evidente la ilusión gravitatoria.
En el quinto punto “la fachada libre”, por su grosor y más aún la de hormigón armado se
comporta como si fuera muy ligera donde se tiene más libertad para dibujar o pintar como si se
tratara de un lienzo o un papel. Ello nos lleva a la ilusión complementaria de gravedad ligera, la de
inmaterialidad, que Le Corbusier lo hace mediante la construcción maciza utilizando la blanca
abstracción a la que todos sus elementos y paramentos se someten, esta misma técnica la utiliza
Álvaro Siza en sus obras, la de utilizar el color blanco en sus elementos que las hace abstractas y
por ende inmaterial, a diferencia de Mies van der Rohe que lo hace con el vidrio la
desmaterialización de sus edificios (Capitel, 2004).

La casa sobre pilotes, además de dar una ilusión de gravedad ligera también da la sensación
como si fuese un palafito que está asentado sobre una superficie acuática y que tuviera que
defenderse del agua dejándola pasar por debajo. Las obras de Le Corbusier mantienen una intensa
relación entre arquitectura y lugar y más no con la naturaleza. Sus obras se apropian del lugar para
que sean su instrumento y pongan así de manifiesto la fuerza de sus ideas.

Como conclusión la arquitectura establecida por Le Corbusier como parte de una ilusión
gravitatoria y otras metáforas, ha permitido el desarrollo de la arquitectura moderna que
aprovecha la libertad y el espacio de un lugar que genera formas ilusorias que representa algo que
no está pero que puede ser una cualidad o una simple presencia que le dan cierta armonía al
espacio y al lugar, y esto ha servido de referencia para grandes arquitectos de la arquitectura
moderna como Álvaro Siza y Oscar Niemeyer que fueron grandes impulsores de la arquitectura
moderna utilizando métodos y técnicas de los 5 puntos que implantó Le Corbusier. La arquitectura
muestra la perfección como algo necesario, aunque esta no sea de todo real y se convierta así en
una ilusión construida, en una realidad ilusoria por sus principios pero real en su existencia.

3. Bibliografía

Capitel, A. (2004). Las formas ilusorias en la arquitectura moderna. Madrid, España: Tanais Ed.

Le Corbusier de la A la Z. (2006). Minerva. Revista del Círculo de Bellas Artes, 12-31.