Está en la página 1de 5

La apología del sector de telecomunicaciones se ha conformado de cambiantes sucesos

debido a las ambiciones de los diferentes stakeholders, donde el Estado ha sido interventor,
liberal, regulador, promotor o empresario de éste. Compañía Telefónica Mexicana (La
Mexicana) y Teléfonos Ericsson, S. A., (Mexeric) fueron las antecesoras de una de las
grandes complejidades que ha enfrentado el sector; el poder de mercado que tuvo Telmex
como empresa pública paraestatal.

La jurisdicción de las telecomunicaciones comenzó con la Ley de Comunicaciones Eléctricas


(1926), modificada por la Ley Federal de Telecomunicaciones (1995) y posteriormente a
principios del siglo presente se realizó la Reforma Constitucional en Telecomunicaciones
(2013).
1. Línea de tiempo.

1849. Juan de la Granja, obtuvo la primera concesión de comunicaciones a distancia para


platear telégrafos eléctricos en todo el país, con exclusividad de diez años.

1865. El emperador Maximiliano de Habsburgo, unió las líneas telegráficas mexicanas con
las americanas y europeas; por ley estableció que era deber del gobierno construir líneas
telegráficas.

1867. El presidente Benito Juárez, designó las Líneas Telegráficas del Supremo Gobierno;
confirió concesiones de líneas telegráficas de tipo: federales, subvencionadas, estatales,
particulares.

1876. El presidente Porfirio Díaz, diversificó los títulos de telegrafía habilitantes a nivel local
y federal, mientras desplegaba estas líneas con la concesión de ferrocarriles, es decir,
mientras se instalaban vías férreas, se autorizaba la instalación de líneas telegráficas para la
operación del ferrocarril, sin un marco jurídico estable.

1878. Fue el 16 de septiembre cuando en el Castillo de Chapultepec y el Palacio Nacional se


instaló la primera línea telefónica.

1881. El presidente Manuel González, atendió los intereses privados para prestar la telefonía
en la República Mexicana, instaurando firmas entre particulares y gobierno; expidió la
primera ley que hace referencia al servicio de telefonía.

1888. La Mexicana obtuvo derechos: la concesión y la autorización de invenciones del


servicio público telefónico.

1901. Inició experimentalmente la primera forma de radiocomunicación con la


radiotelegrafía (complemento de la telegrafía), para facilitar la comunicación en zonas del
país donde la red telegráfica era costosa, o, no estaban conectadas.
1903. La Mexicana firmó con la Secretaría de Comunicaciones y Obras Públicas, para seguir
con la prestación del servicio. En otro tenor, Mexeric obtuvo la concesión antes mencionada.
Aquél contrato: La Mexicana-Mexeric-Gobierno Mexicano, pretendió demostrar el
antimonopolio y la inexistencia de exclusividad. Aunque el conflicto se percibió en la falta
de interconexión de las redes de ambas empresas, afectando a los usuarios por no poder
comunicarse entre compañías.

1906. México participó en la Convención Radiotelegráfica Internacional, celebrada en Berlín


delegada por el Gral. Brigada José María Pérez, a fin de asegurar los intereses nacionales en
temas militares.
1912. En la Convención Radiotelegráfica Internacional con metas de seguridad de la vida
humana en el mar, celebrada dicho año en Londres, México no envió delegado por conflictos
en la Revolución Mexicana, aunque se adhirió a ella.

1915. El presidente Venustiano Carranza en la Revolución Mexicana intervino las redes


telefónicas de La Mexicana.

1916. El presidente Venustiano Carranza, decretó la protección de comunicaciones,


prohibiendo la explotación de las estaciones de radiotelegrafía, exceptuando si fuere
autorizada por el gobierno federal.

1917. Se preservan por primera vez los servicios de telecomunicaciones en la CPEUM (1917)
aludiendo al telégrafo y a la radiotelegrafía, exceptuándolos de las prohibiciones de
monopolios, estancos, exenciones de impuestos y protección a la industria.

1921. Inició la proliferación de la radiotelegrafía, las radiodifusoras y estaciones de


radiotelefonía de divulgación.

1923. La Secretaría de Comunicaciones, comenzó a regular las estaciones, advirtiendo su


clausura si no establecían las frecuencias específicas con sus límites de potencias.

1926. El presidente Plutarco Elías Calles, expidió la Ley de Comunicaciones Eléctricas, que
ahora comprendía los servicios de telegrafía, telefonía, radiotelefonía y cualquier sistema
eléctrico de transmisión y recepción con o sin hilos conductores; confirió la jurisdicción a la
federación con excepción para telefonías locales.

1930. El presidente Pascual Ortiz Rubio, expidió la Ley Sobre Vías Federales de
Comunicaciones y Medios de Transporte, con facultad conferida por el Congreso de la
Unión, que regiría comunicación: terrestre, por agua, aérea, eléctrica y postal, (esta Ley se
modificó en 1932, como la Ley de Vías Federales de Comunicación).

1932. Se publicó en el DOF de noviembre una fe de erratas en la que se abrogó la Ley de


Vías Federales de Comunicación y Medios de Transporte.

1936. El presidente Lázaro Cárdenas, ordenó a la Secretaría de Comunicaciones y Obras


Públicas, que concretara el enlace de las redes de las compañías La Mexicana y Mexeric que
seguían operando sin interconexión con plazo de 15 días para que las compañías presentaran
su convenio de interconexión, y de no ser así, la Secretaría determinaría las condiciones. Días
después, la Secretaría concluyó las bases de dicha interconexión.

1938. Cuando el gobierno expidió la Ley de Expropiación, las empresas mencionadas


presentaron un plan de interconexión y cambiaron la numeración de sus suscriptores.

1939. Aun cuando el Estado se responsabilizó de prestar los servicios públicos (con
excepciones especiales de conceder dicha prestación a particulares), se basó en el “monopolio
natural” y las implicaciones que lo originan, para asumir que una sola empresa preste el
servicio de comunicaciones, excluyendo la libre concurrencia y competencia.

1940. Se expidió la Ley de Vías Generales de Comunicación (LVGC), supletoria de la actual


Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión (LFTR), destacando el error en esta
materia, de explotar la comunicación sin una planeación racional, sin intereses nacionales,
sino patrimoniales de los concesionarios, excluyendo la satisfacción de necesidades
generales. Promovió competencia en las comunicaciones, otorgando concesiones y permiso
federal a los permisionarios estatales y municipales.
1947. En la presidencia de Miguel Alemán Valdés se creó Teléfonos de México, S.A.B. de
C.V. (TELMEX), constituyendo un contrato con la Mexeric que le confirió concesiones y
activos, aprobado por la Secretaria de Comunicaciones y Obras Públicas.
1948. Telmex unificó con La Mexicana sus sistemas telefónicos.

1950. Después de la fusión, Telmex se quedó como socio mayoritario de las acciones de La
Mexicana y Mexeric.

1954. Inicia un plan de cinco años celebrado entre el Gobierno Federal y Telmex. Debido a
los altos y necesarios recursos, el gobierno federal asistió la emisión de acciones, bonos y
subvenciones.

1958. Inició la “mexicanización” donde las empresas controladoras de Telmex (Internacional


Telephone and Telegraph Co. y Teleric, filial de LM Ericsson) vendieron acciones a personas
físicas y morales mexicanas. Ya en el año 1963 había 9 concesionarias de telefonía más,
además de Telmex.

1960. Se expidió la Ley Federal de Radio y Televisión, a fin de regular el uso de ondas
electromagnéticas para la difusión de noticias, ideas e imágenes; confió el Estado, el deber
de protegerla y vigilarla. La SCT otorgó las concesiones y permisos en secrecía, permitió la
participación del sector privado, exigió la nacionalidad mexicana y prohibió la inversión
extranjera.

1972. Telmex se convirtió en una empresa de participación estatal, porque el Gobierno se


convirtió en accionista mayoritario (51%) del capital social de Telmex.
1976. Telmex obtuvo la concesión de 30 años para construir, operar y explotar una red de
servicio público telefónico, que incluía el urbano y suburbano del valle de México y
poblaciones donde ya prestaba el servicio (nacional e internacional) contando con la
intervención de la STC.

1981. Ojinaga, S. A. fue la última concesionaria de servicios telefónicos que fue adquirida
por Telmex. Así que Telmex se convirtió en la única propietaria y concesionaria del servicio
de telefonía del país.
1989. El presidente Carlos Salinas de Gortari propuso desincorporar Telmex para iniciar su
privatización; de los tres grupos interesados ganó el consorcio de Grupo Carso, Southwestern
Bell International Holdings y France Cables ct Radio.

1990. Se modificó el título de concesión que cambió las condiciones de Telmex (concesión
de 50 años) y que prevalece hasta hoy en día (2019), con una menor participación
gubernamental en télex y mayor inversión privada, promulgando que el control
administrativo debe estar en mayoría con los socios mexicanos.
1993. El Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), adscribió el capítulo
XIII a las telecomunicaciones; acerca de las medidas para el acceso y uso de redes y servicios
de telecomunicaciones y, otros equipos para la conexión con las redes públicas de
telecomunicaciones. Mencionó obligaciones respecto a los monopolios u otras personas con
privilegios exclusivos, trasparencia y hacer públicas las medidas vinculadas con el acceso a
redes y servicios.

1994. Se suscribió en el acuerdo de la OMC la lista de compromisos específicos, como


integrante de este y parte del marco jurídico mexicano sobre telecomunicaciones.

1995. Surgió la iniciativa de la Ley Federal de Telecomunicaciones que cambia radicalmente


la función del Estado dentro de este sector, porque derogó diversas disposiciones de la LVGC,
bajo un esquema pro competitivo, exceptuando la prestación de larga distancia (que inició en
1996) y la interconexión de larga distancia nacional e internacional (que inició en 1997).

2004. En este año, la SCJN tuvo que resolver una contradicción de tesis importante, donde
algunos concesionarios de televisión por cable se ampararon contra las “doble concesiones”,
para que antes de recibir títulos en la misma plaza, la autoridad les otorgara garantía de
audiencia, donde las resoluciones conocidas en los juicios terminaron siendo contradictorias.

2006. Conocida hoy en día como la Ley Televisa, se reformó la Ley Federal de Radio y
Televisión de 1960, para velar por que las concesiones sigan el proceso de licitación de
estaciones comerciales de radio o televisión abierta, donde la Cofetel evaluó al ganador. La
SCJN declaró inválida la licitación pública sin que se pudiera utilizar la subasta pública para
definir al ganador de la licitación. Posteriormente, esta ley fue abrogada por la LFTR. Esta
reforma también sentó las bases para establecer facultades a la entonces Cofetel; un plazo
fijo para las personas que fueran nombradas comisionados y que sus nombramientos fueran
escalonados.

2013. El presidente Enrique Peña Nieto, consintió el Pacto por México estableciendo nueve
compromisos y la modificación de diversos artículos de la CPEUM para dar paso a la Reforma
Constitucional en Telecomunicaciones, que incluyó: el reconocimiento a nivel constitucional
del derecho de acceso a las TIC; derechos de las audiencias; la creación del IFT como el
órgano regulador con facultades de competencia; la creación de tribunales especializados; la
figura de la preponderancia; la obligación de retransmisión de señales radiodifundidas (Must-
Carr, Must-Offer); la ampliación en los límites máximos de inversión extranjera; la
construcción de una red pública compartida mayorista; la creación del organismo público:
Sistema Público de Radiodifusión el Estado Mexicano.