Está en la página 1de 2

La quinta estrella de la constelación de serpiente se apagó en el firmamento, aquello tenia que ser una señal, los

antiguos hablaban de una profecía, el día que las estrellas del cielo murieran una a uno Kyriah se vería azotada por un
terrible mal y con el llegará un héroe que atravesará las puertas de los guardianes y traerá una nueva etapa de luz al
mundo, si este no cae en su periplo.

Los aventureros Tree kreen , H. lagarto y Salvaje empiezan en una reunión una noche alrededor de una hoguera, cada
uno está ahí por una razón distinta pero todos saben lo que esta ocurriendo, entonces, el gran sacerdote de la tribu de los
hombres lagarto empieza a hablar.

“Años han pasado ya desde que se apagó la primera luz en el gran lienzo abobedado, incredulos de lo que podia pasar
no hicimos caso a las señales que avecinaban la tragedia que estamos viviendo estos dias, muchos de los grandes
espiritus se han callado y no puedo oirlos, me temo que estos habran caido presa de las garras de la gran sombra,
necesitamos que los mas valientes de toda Kyriah se adentren en la ciudad proivida y se hagan con el regalo que los
dioses le dieron a los antiguos, con el podremos proteger lo que queda de nuestra tierra de este mal que nos acecha,
quienes de vosotros seran los valientes que afrontaran las pruevas que os marcaran como los elegidos?”

Tras esto el gran sacerdote clava un cetro de una extraña roca brillante que emite unos rayos purpuras al aire.

Los aventureros que toquen el cetro se veran transportados a una sala sin puertas o ventanas, en el centro de la sala hay
un extraño cubo de metal con una barra cilindrica clavada en el a escasos 4 metros de este hay otra exactamente igual
pero con un agugero en su parte superior con forma circular.

Si consiguen resolver el enigma se abrirá una puerta en la sala lo que los dirigirá a una sala que no dejara de ser mas que
un sueño, su pueblo estará quemado y todos los asistentes de aquella noche muertos y entre los cadáveres una sombra se
alza hasta materializarse en una criatura humanoide de piel negra con garras terribles en una mano lleva la cabeza
degollada del sacerdote de la aldea.