Está en la página 1de 9

ANÁLISIS DEL CONTRATO DE MUTUO

1. Introducción

Conocido comúnmente como el contrato de “préstamo”, el

contrato de mutuo es una de las figuras contractuales de

mayor uso en las operaciones comerciales debido a su

importancia como herramienta de financiamiento.

En la actualidad, el mutuo es utilizado en todos los

niveles de operaciones comerciales, desde los préstamos de

dinero entre personas naturales, los financiamientos con

entidades bancarias e inclusive, en operaciones del sector

estatal, para el financiamiento de obras públicos.

La finalidad del presente informe es desarrollar los

principales elementos del contrato de mutuo y analizar las

disposiciones legales que lo regulan en nuestro país.

2. Marco legal

El contrato de mutuo se encuentra regulado de manera

específica por los artículos 1648° al 1665° del Código

Civil. Asimismo, le son de aplicación, como a todo

contrato, las disposiciones generales sobre contratos,

obligaciones y acto jurídico, también contenidas en el

Código Civil.
3. Definición

Según la definición contenida en el artículo 1648º del

Código Civil, “por el mutuo, el mutuante se obliga a

entregar al mutuatario una determinada cantidad de dinero o

de bienes consumibles, a cambio de que se le devuelvan

otros de la misma especie, calidad o cantidad”.

Siguiendo la definición del Código Civil, podemos afirmar

que el contrato de mutuo contiene la obligación del

mutuante de entregar una determinada cantidad de dinero o

de bienes a favor del mutuatario, quien se obliga a

devolver los bienes o el dinero, en la misma especie,

calidad o cantidad.

Nótese que, de acuerdo a la descripción del artículo 1648º

antes citado, en el mutuo, tanto el mutuante como el

mutuatario tienen obligaciones a su cargo. Es decir, que la

entrega del dinero o de los bienes constituye una

obligación del mutuante, quien deberá efectuar dicha

entrega de acuerdo al plazo y condiciones establecidas en

el contrato o, de no haberse previsto un plazo para la

entrega, deberá hacerlo con la celebración del contrato1.

1 Código Civil - Artículo 1653º.- Entrega de bien mutado El mutuante


está obligado a efectuar la entrega en la oportunidad convenida y, en
su defecto, al momento de celebrarse el contrato.
Por su parte, el mutuatario queda obligado a devolver los

bienes o el dinero en la oportunidad pactada y en la misma

cantidad, calidad y especie en las que le fueron

entregados.

4. Elementos

El contrato de mutuo debe contener el acuerdo sobre los

siguientes elementos:

4.1. Bien. Es el bien que se entrega en mutuo, pudiendo ser

dinero u otros bienes de naturaleza consumible. Son bienes

consumibles aquellos que se consumen o extinguen por darles

el uso normal y natural para el que están hechos. Por

ejemplo, serán bienes consumibles los alimentos, pues se

extinguen al ser ingeridos; los bienes que sean materia

prima para fabricar otros bienes, toda vez que se consumen

al ser utilizados en la transformación; y el dinero, pues

se consume al utilizarlo en el pago para la adquisición de

bienes o servicios.

Debe tenerse en cuenta que la devolución de los bienes debe

hacerse en la misma cantidad, calidad y especie. Esto

quiere decir que se trata de bienes fungibles, es decir,

intercambiables por otros semejantes.

En el caso del dinero, queda claro que es un bien fungible,

pues los billetes entregados por el mutuante no serán los


mismos que se devolverán, sino que se entregarán otros

billetes que representen la misma cantidad y que, salvo

pacto distinto, sean del mismo signo monetario.

4.2. Intereses. Según lo establece el artículo 1663º del

Código Civil, el contrato de mutuo genera intereses

compensatorios, salvo que se pacte lo contrario en el

contrato. Cabe señalar que, el caso del mutuo es el único

en el que por disposición legal se generan intereses

compensatorios sin necesidad que las partes lo acuerden

así, pues en todos los demás contratos regulados por el

Código los intereses compensatorios deben pactarse para

tener derecho a ellos. Más adelante hablaremos sobre las

disposiciones en materia de intereses, así como la

diferencia entre los intereses compensatorios y los

moratorios.

4.3. Plazo. El contrato de mutuo debe contener el plazo en

el cual debe efectuarse la devolución de los bienes

mutados. De no establecerse dicho plazo, el artículo 1656º

del Código Civil dispone que la devolución se debe efectuar

a los treinta días contados desde la entrega.

5. Formalidad

El contrato de mutuo no requiere de formalidad alguna para

su validez, pudiendo ser celebrado, incluso, de manera


verbal. Sin embargo, tratándose de sumas de dinero o bienes

de un valor considerable, es recomendable que el contrato

conste por escrito y con las firmas de las partes

legalizadas.

En el caso de mutuo acuerdo entre cónyuges, cuando el valor

de los bienes excede del 25% de la UIT vigente al

celebrarse el contrato, este debe constar por escritura

pública, de acuerdo a lo dispuesto por el artículo 1650º

del Código Civil.

6. Sobre el pago de intereses

Como ya lo hemos mencionado, el contrato de mutuo genera la

obligación, a cargo del mutuatario, de pagar intereses

compensatorios a favor del mutuante. A diferencia de los

demás contratos regulados por el Código Civil, esta

obligación de pagar intereses compensatorios no requiere

ser pactada en el respectivo contrato, sino que nace por

disposición legal, aunque se puede suprimir dicha

obligación por acuerdo entre las partes.

Debido a la importancia que tiene el pago de intereses en

el contrato de mutuo y a que se trata de una fi gura que

genera muchas dudas, desarrollaremos brevemente el

tratamiento de los intereses en el Código Civil, contenido

en los artículos 1242º al 1250º.


Según la definición del artículo 1242º del Código, existen

dos clases de interés:

a) Interés compensatorio

El interés compensatorio es el que se paga como

contraprestación por el uso del dinero o de cualquier otro

bien. De tal manera que, por su naturaleza, se debe pagar

el interés compensatorio por el período en el que se

utilice el dinero o los bienes.

b) Interés moratorio

El interés moratorio debe pagarse cuando se ha incumplido

con la devolución del dinero o de los bienes en el plazo

correspondiente, por lo que este interés constituye una

indemnización por la demora en la devolución. En ese

sentido, el interés moratorio se aplicará por el período

comprendido entre la fecha de vencimiento de la obligación

y la fecha en la que efectivamente se realice la devolución

del dinero o de los bienes.

Como vemos, se trata de dos tipos de interés que se generan

por causas distintas, en tanto que el compensatorio

constituye una retribución, el moratorio funciona como una

indemnización.
Ahora bien, para que el acreedor o mutuante tenga derecho

al cobro del interés moratorio, no es necesario pactarlo en

el contrato, el derecho al interés moratorio nace por

disposición del artículo 1246º del Código Civil.

Sin embargo, para tener derecho al cobro del interés

moratorio es necesario que el mutuatario haya incurrido en

mora, es decir, que se haya producido el incumplimiento de

su obligación frente al mutuante y que este lo haya

constituido en mora mediante el requerimiento judicial o

extrajudicial. El interés moratorio se computará desde el

momento en que el mutuatario ha quedado constituido en mora

hasta el momento en que se efectúe la devolución del dinero

o de los bienes.

En el caso del interés compensatorio, por regla general, sí

es necesario pactarlo en el respectivo contrato para tener

derecho a él, salvo, como ya hemos dicho, en el caso del

contrato mutuo.

Por la naturaleza del contrato de mutuo, el interés

compensatorio siempre es aplicable, salvo que las partes

acuerden que el contrato no devengará intereses

compensatorios.
Para su aplicación, el interés compensatorio se debe

calcular desde el momento en que se entrega el dinero hasta

la devolución del dinero o de los bienes.

7. Sobre la tasa de interés aplicable

Ahora que ha quedado claro en que casos se aplica el

interés compensatorio y en cuales se aplica el moratorio,

es necesario explicar cómo se establece la tasa que se

aplicará para calcular el interés, ya sea compensatorio o

moratorio.

Aquí hay que tener en claro las disposiciones de los

artículos 1243º, 1244º, 1245º y 1246º del Código Civil.

De acuerdo a estas disposiciones, la tasa que se establezca

en el contrato para el cálculo del interés compensatorio,

no podrá ser mayor que la fi je para tal efecto el Banco

Central de Reserva. Si hubiera algún exceso, este se

imputará al capital o se deberá devolver al mutuatario,

según su voluntad.

Además de las consecuencias civiles que genera el cobro de

un interés mayor al permitido, esta conducta es sancionada

bajo el tipo penal de la usura, contemplado en el artículo

214º2 del Código Penal.

2 2 Artículo 214º.- Usura


Por otra parte, si no se ha pactado la tasa del interés

compensatorio, entonces se deberá aplicar la tasa del

interés legal, fi jada también por el Banco Central de

Reserva. En el caso del interés moratorio, la tasa que

acuerden las partes tampoco debe superar el máximo fijado

por el Banco Central de Reserva. En caso de exceso, se

aplica la misma regla que para el interés compensatorio.

Cuando no se ha pactado la tasa del interés moratorio,

entonces deberá aplicarse la tasa del interés compensatorio

que se haya establecido en el contrato y, de no haberse

establecido tasa para el compensatorio, se aplicará la tasa

del interés legal.

En el caso que el mutuo sea sobre bienes distintos al

dinero, el interés se calcula tomando en cuenta el valor

que tengan los bienes en el lugar y momento en que deban

devolverse.

El que, con el fi n de obtener una ventaja patrimonial, para sí o para


otro, en la concesión de un crédito o en su otorgamiento, renovación,
descuento o prórroga del plazo de pago, obliga o hace prometer pagar
un interés superior al límite fi jado por la ley, será reprimido con
pena privativa de libertad no menor de uno ni mayor de tres años y con
veinte a treinta días-multa.
Si el agraviado es persona incapaz o se halla en estado de necesidad,
la pena privativa de libertad será no menor de dos ni mayor de cuatro
años.