Está en la página 1de 5

WEB 2.

0
Web 2.0 es un concepto que se acuñó en 2003 y que se refiere al fenómeno social
surgido a partir del desarrollo de diversas aplicaciones en Internet. El término
establece una distinción entre la primera época de la Web (donde el usuario era
básicamente un sujeto pasivo que recibía la información o la publicaba, sin que
existieran demasiadas posibilidades para que se generara la interacción) y la
revolución que supuso el auge de los blogs, las redes sociales y otras herramientas
relacionadas.
La Web 2.0, por lo tanto, está formada por las plataformas
para la publicación de contenidos, como Blogger, las
redes sociales, como Facebook, los servicios conocidos
como wikis(Wikipedia) y los portales de alojamiento de
fotos, audio o vídeos (Flickr, YouTube). La esencia de
estas herramientas es la posibilidad de interactuar con el
resto de los usuarios o aportar contenido que enriquezca
la experiencia de navegación.
Es importante tener en cuenta que no existe una definición
precisa de Web 2.0, aunque es posible aproximarse a ella
estableciendo ciertos parámetros. Una página web que se
limita a mostrar información y que ni siquiera se actualiza,
forma parte de la generación 1.0. En cambio, cuando las páginas ofrecen un nivel
considerable de interacción y se actualizan con los aportes de los usuarios, se habla
de Web 2.0.
Cabe mencionar que las diferencias entre la primera y la segunda era de la Web no
se basan en un cambio a nivel tecnológico en los servidores, aunque naturalmente
se ha dado un considerable avance en el hardware; es el enfoque de la Red, los
objetivos y la forma en la que los usuarios comenzaron a percibir la información en
línea lo que caracteriza este renacer, que tuvo lugar silenciosa pero velozmente, a
comienzos del nuevo milenio.
Hasta entonces, Internet era un universo de datos mayoritariamente estáticos, una
fuente de consulta revolucionaria que atraía a millones de personas a
contemplarla pasivamente. Si bien los foros y el chat datan de la Web 1.0, éstos se
encontraban bien diferenciados de los sitios tradicionales (tal y como ocurre en la
actualidad); navegar era similar a visitar un gran centro comercial, con infinidad de
tiendas, en las cuales era posible comprar productos, pero no alterar sus vidrieras.

1
Con la llegada de la Web 2.0, se produjo
un fenómeno social que cambió para siempre
nuestra relación con la información,
principalmente porque nos hizo parte de ella:
en la actualidad, una noticia acerca de una
manifestación en contra del maltrato animal no
está completa sin mostrar cuántos usuarios de
Facebook leyeron y disfrutaron de la misma,
qué porcentaje de lectores está a favor del
movimiento, y los comentarios, que muchas
veces aportan datos importantes o señalan
errores.
Como ocurre con cualquier hito en la historia de la humanidad,
la democracia asociada a la Web 2.0 ha impactado seriamente en los medios de
comunicación tradicionales, principalmente en aquéllos que no supieron adaptarse
a esta nueva ola de libertades. La última década ha visto el nacimiento de diversos
periódicos y revistas independientes que han sabido establecerse y conseguir un
gran éxito a nivel mundial, opuesto al decaimiento de antiguos colosos.
No es fácil para los periodistas aceptar que bajo un artículo que les tomó días de
investigación y elaboración los usuarios tengan el derecho a insultarlos y
despreciarlos, a amenazar a sus familias o a colgar fotomontajes con su cara; pero
éstas son algunas de las consecuencias negativas de la Web 2.0, y solamente
aceptándolas y evitando astutamente los abusos es posible alcanzar el éxito sin
morir en el intento.
Algunos expertos asocian la Web 3.0 a la Web semántica, que consiste en la
inclusión de metadatos semánticos u ontológicos (que describen los contenidos y
las relaciones entre los datos) para que puedan ser rastreados por sistemas de
procesamiento.

10 Características esenciales de una web 2.0


1. Navegación sea sencilla
A veces lo bonito atenta contra esto, ya que, al querer diferenciarnos, buscamos un
diseño web profesional demasiado rebuscado, que sea llamativo a la vista, pero
puede que resulte difícil de navegar, cuando en realidad lo que queremos es que la
personas encuentren lo que está buscando en la menor cantidad de clics posibles.

2
2. Un buen encabezado
Es lo primero que verán los usuarios al ingresar, por lo que debe incluir el logotipo
o nombre del sitio y, si es posible, mencionar qué es lo que se ofrece en el sitio web
2.0. Dar una descripción clara de nuestros servicios o productos, nunca está de
más.
3. Imágenes y contenido destacados
En el mundo del diseño web 2.0 ya sabemos que las imágenes componen casi un
100% y los consumidores, al adquirir un producto “no tangible” en ese momento (a
diferencia de cuando están comprando en una tienda), necesitan tener una idea lo
más parecida a la realidad posible.
Por ello, utiliza imágenes bonitas, llamativas, pero que sean reales e inspiren
confianza. No obstante, no nos olvidemos del contenido, que debe ser atractivo y
actual para que el que lea tenga aún más ganas de conocer qué es lo que tu marca
puede ofrecerle.
Si quieres que tu contenido destaque dentro de tu página web profesional o
corporativa, debes utilizar una tipografía llamativa, pero a la vez sencilla de leer, y
resaltar algunas partes que quieras que se destaquen más que otras.
4. Botones de llamadas a la acción
No dejemos que el usuario adivine lo que tiene que hacer en cada caso, sin duda
demasiado, terminará abandonando la página.
Muchas veces, el usuario llega a nuestro sitio web profesional desde otra web, y no
entra directamente a la “home”. No dejemos que se sienta perdido y guiémosle hacia
donde queremos. Hay que ser muy claro y concreto en lo que queremos que el
usuario haga.
5. Campo de búsqueda
Si tu sitio tiene mucho contenido e información, uno de las características de tu web
2.0 tendrá que ser necesariamente contener la casilla de búsqueda para que el
usuario encuentre fácilmente lo que necesita y todo lo que no está a la vista.
6. Lansing Pagés
Para los que todavía no conocen lo que es esto, se trata de un sitio web de una sola
página a la que se accede a través de un banner u otro tipo de anuncio de algún
portal de Internet.
Aunque no es un elemento web estrictamente necesario, sí que es una herramienta
fundamental para realizar campañas y promociones online, ya que en ellas se suele
explicar más detalladamente el servicio o producto que se ofrece.
7. Opiniones de usuarios/clientes

3
Siempre es importante destinar un espacio en todo diseño web profesional, tanto
para destacar testimonios de usuarios de nuestros productos o servicios, tanto
como para incluir logos de empresas (si son conocidas mejor) que confiaron en
nuestros servicios.
Esto aporta muchísima credibilidad e imagen corporativa, debido a la confianza que
genera en el usuario que todavía no conoce la marca y se acerca al sitio web 2.0
por primera vez.
8. Información de contacto y botones de redes sociales
Esto puede parecer algo obvio para algunos, pero muchas veces, a la hora de tratar
las características de nuestra web corporativa, se nos pasa por alto actualizar la
información de contacto, lo que puede hacernos perder muchos clientes si a la hora
de ponerse en contacto con nosotros no encuentran un número o un email correcto.
Y qué decir de las redes sociales, aunque ya hemos hablado muchísimo de esto,
es muy importante incluir links a nuestra página de Facebook o Twitter (por
mencionar las más populares). Además, deben ser perfiles actualizados, ya que de
nada sirve que el cliente linkee a un Facebook cuya última actualización data de 3
meses atrás.
9. Diseño responsiva
Diríamos que ya es casi imposible para una empresa que quiere tener una buena
reputación en el ámbito 2.0 manejarse sin un diseño web responsiva. Tu página web
profesional tiene que poder visualizarse correctamente en todos los dispositivos (ya
sea una Tablet, un Smartphone, un pc de escritorio, etc.).
Básicamente, debemos brindarle al usuario una buena experiencia de navegación,
navegue desde donde navegue. Fundamental, ¿no crees?
10. Tener en cuenta el factor SEO
Al mismo tiempo que nos preocupamos por el tener diseño web a medida que sea
atractivo para la generación 2.0, debemos procurar que nuestro sitio web esté
creado para favorecer su buen posicionamiento SEO.
Para esto, contrataremos a un experto en SEO que sepa guiarnos en este punto,
teniendo en cuenta el nombre del dominio, el contenido, cómo está distribuido, etc.