Está en la página 1de 2

Antes, nuestros ancestros eran peones

y dejaban que así los trataran

Sus ojos estaban cerrados por la ignorancia.

Por eso eran peones,

así vivieron por años.

Fueron tratados como esclavos por mucho tiempo y sobrevivieron.

Ellos hacían su propia comida,

todo lo que necesitaban para el hogar

lo hacían ellos.

No era como ahora; hacían los platos de los que comían,

hacían sus ollas y sartenes.

Todo lo hacían ellos; así vivían.

En ese periodo,

trabajaban muy duro para el terrateniente;

lo veían como a un Dios.

Le llamaban “padre”.

También hacían todo el trabajo para la esposa del terrateniente.

Molían sus granos, lavaban su ropa,

preparaban y servían su comida;

ese era el trabajo que hacíamos las mujeres.

No se concebía descanso el domingo.

A nuestros ancestros los explotaban mucho. No tenían ropa,

no tenían tierra para cultivar.

Ahora la vida es un poco diferente,

pero no hemos logrado todo lo que queremos,

las mujeres aún vivimos de la misma manera


que nuestros ancestros.

Aún no tenemos dinero, ni casas buenas,

los hombres no ayudan en la casa.

Despertamos a las 3 de la mañana,

y empezamos a barrer y todo eso.

Hacemos café, lo servimos a nuestros esposos y después

ellos parten a trabajar la tierra.

En casa hacemos otros trabajos:

molemos el maíz, hacemos tortillas y pozol,

hacemos comida a los niños,

cortamos leña si no hay.

También podría gustarte