Está en la página 1de 34

Sucot

La fiesta de la alegría

»» Los siete héroes de Sucot


»» Sucot y cómo vivir en la era de la inseguridad
»» Un refugio de pertenencia
»» Sucot y el propósito de la vida
»» La alegría: Las tres ‘D’ de Sucot
Copyright © 2018 por AishLatino.com
Todos los derechos reservados

Preparado con en Jerusalem


por el Staff de AishLatino.com.
CONTENIDO
Los siete héroes de Sucot 5

Sucot y cómo vivir en la era de la inseguridad 13

Un refugio de pertenencia 21

Sucot y el propósito de la vida 25

La alegría: Las tres D de Sucot 29


LOS SIETE
HÉROES
DE SUCOT
Por qué los judíos invitan cada noche a la sucá a estos
héroes bíblicos.

POR RAV BENJAMÍN BLECH

A
l parecer, Oprah Winfrey siempre sabe exactamente
qué preguntar para llegar a conocer a sus entrevistados.
Ella dijo que una de sus preguntas favoritas es esta:

“Si pudieras invitar a alguien de toda la historia a una fiesta que


tú organizas, ¿a quién elegirías?”

Los judíos tuvieron esa idea mucho antes y ofrecieron una


respuesta colectiva durante la feliz celebración de Sucot. Sucot
es un momento en el cual salimos de las murallas de nuestros
hogares para sentarnos en bellas cabañas abiertas a amigos,
invitados y extraños. En la estación de la cosecha deseamos
compartir con los demás. Para expresar la mitzvá de hajnasat

5
SUCOT - AISHLATINO

orjim (recibir huéspedes) contamos con un ritual conocido


como ushpizin. Durante siete días invitamos a diferentes héroes
bíblicos para que se unan como nuestros “huéspedes de honor”
en la sucá.

¿Cómo responden los judíos a la pregunta de Oprah?

Espero que aprovechen la oportunidad de invitar a estos


huéspedes recomendados por la tradición judía: Abraham,
Itzjak, Iaakov, Iosef, Moshé, Aharón y David.

Para algunos, la invitación es una forma de reflexionar sobre su


rol en la historia de nuestro pueblo y el significado de sus vidas
como una clave para nuestra identidad espiritual.

Para aquellos con más inclinaciones místicas, los cabalistas


enseñan que las almas de estos invitados literalmente vienen y
hace contacto con sus descendientes, reafirmando el nexo entre
pasado y futuro.

Los judíos no carecemos de héroes. ¿Por qué fueron escogidos


estos siete para esta singular distinción en Sucot?

Permítanme ofrecer mis sugerencias personales y referirme a


cada figura. Estos héroes bíblicos nos hablan en el idioma que
necesitan los judíos del siglo XXI, y nos enseñan cómo volver
nuestras vidas más significativas y espirituales.

6
Los siete héroes de sucot

Abraham, Itzjak y Iaakov, por favor, tome cada uno de ustedes


un día y compartan con nosotros la dicha que descubrieron
cuando fueron los pioneros del concepto de la plegaria.

El Talmud nos dice que fuiste tú, Abraham, el primero que


habló con Dios con la plegaria de Shajarit, el momento de la
mañana en el cual abrimos nuestros ojos a la gloria del universo y
sentimos la necesidad de responder con infinita gratitud. Fuiste
tú, Abraham, quien nos hizo comprender que si no nos tomamos
cada día el tiempo necesario para contar nuestras bendiciones,
nos convertimos en
receptores desagradecidos
de la bondad de Dios y
Sucot reúne
sólo llevamos la cuenta de
nuestras desgracias. De no a los siete gigantes
dedicar este tiempo cada de la historia judía
día, nos concentraríamos cuyos valores e
en lo que no debemos y sólo historias de vida nos
lograríamos entristecernos convirtieron en lo que
porque nunca tendremos
somos y representan
lo suficiente.
la clave para nuestra
Fuiste tú, Itzjak, el primero supervivencia.
que rezó la plegaria de la
tarde, minjá, cuando el sol
comenzó a ponerse. De ti debemos aprender cómo enfrentar los
momentos en los que la vida parece perder su brillo y volverse
oscuridad, cuando el éxito parece volverse un fracaso, cuando

7
SUCOT - AISHLATINO

nos deja de sonreír la buena suerte en cada decisión y vivimos


días que desafían nuestros logros y nuestro bienestar. Itzjak, el
hombre que se sentía tan cerca de Dios que estuvo dispuesto a
entregar su vida en el altar si eso era lo que Él deseaba, él es el
huésped que quiere inspirarnos cuando nuestra fe comienza a
tambalear y nos asegura que después de un día oscuro siempre
sigue otro día soleado.

Y fuiste tú, Iaakov, quien


estableció maariv, la Para aquellos con
plegaria de la noche, el más inclinaciones
momento de miedo, de
místicas, los
terror, de pavor y ansiedad.
La plegaria nocturna cabalistas enseñan
requiere más fe que todas que las almas de
las demás. Maariv fue la estos invitados
plegaria de todos aquellos literalmente vienen
que en los últimos meses y hace contacto con
enfrentaron huracanes e
sus descendientes,
inundaciones, temblores
y terremotos, así como reafirmando el
pérdidas inimaginables. nexo entre pasado y
Necesitamos que Iaakov futuro.
comparta con nosotros
el secreto de su fuerza
personal que lo mantuvo ante los ataques de Esav durante su
juventud, de las tribulaciones de la historia de Iosef y del primer
exilio judío en Egipto durante su ancianidad.

8
Los siete héroes de sucot

Los tres primeros días de Sucot, días en los cuales renovamos el


contacto con nuestros patriarcas, hacen que nuestras plegarias
de la festividad sean mucho más significativas. Sus vidas
sirven como la mejor respuesta a la pregunta que una vez me
formularon: “¿Qué esl o que ganas al rezar regularmente a
Dios?”

Respondí: “Déjame contarte qué es lo que pierdo: enojo, ego,


codicia, depresión, inseguridad y miedo a la muerte”. A veces la
respuesta a nuestras plegarias no es aquello que ganamos, sino
aquello que perdemos, lo que en última instancia es nuestra
ganancia.

No olvidemos de invitar a Iosef, el único al que la tradición


judía se refiere llamándolo hatzadik, el justo. Iosef, enséñanos
cómo fuiste capaz de superar los intentos de seducción de la
esposa de tu empleador. ¿Cómo fuiste capaz de mantener tu
fe no sólo en Dios sino en la bondad del hombre después de
que tus hermanos te vendieran como esclavo? Quizás todavía
más relevante para nosotros en el mundo contemporáneo:
¿cómo lograste impedir que tu éxito inimaginable destruyera
tu carácter ético? Lo más sorprendente de todo: ¿cómo fuiste
capaz de perdonar a tus hermanos por su espantoso crimen y
pudiste perdonarlos en tu corazón por su pecado? Ama a tu
prójimo como a ti mismo, ¿incluso después de que te trata tan
mal? Acompáñanos en la cena, Iosef, y permítenos saber cómo
lo lograste.

9
SUCOT - AISHLATINO

Moshé y Aharón, en un momento en que desesperadamente


necesitamos líderes dignos de su puesto, ansiamos que estén en
nuestra mesa.

Moshé, tú eres el único que habló con Dios “cara a cara”.


¿Cómo fue? ¿Puedes revelarnos algo más de lo que Dios te
enseñó sobre Sus trece atributos de misericordia? ¿Cómo te
enfrentaste con un pueblo rebelde que nunca te valoró tanto
como lo merecías? Moshé, ni siquiera sabemos dónde fuiste
enterrado porque Dios no quiso que adoráramos tu tumba en
vez de tu Torá. Ayúdanos ahora a volvernos mejores judíos al
llegar a conocerte mejor.

Y Aharón, recuérdanos cómo te ganaste el amor del pueblo


como el gran sacerdote que se preocupaba por cada uno,
incluyendo a los pecadores, y quien (como dice el Talmud)
incluso estuvo dispuesto a mentir para restaurar la amistad
entre los judíos. “El hombre a quien consideras tu enemigo me
dijo cuán angustiado está y cuánto lamenta este malentendido.
Él desea con desesperación pedirte perdón, pero no lo hace
porque está muy avergonzado”. Esto era lo que Aharón le decía
a quienes se habían peleado, a pesar de que no fuera cierto.
Aharón creía que había circunstancias en las cuales la verdad
podía verse comprometida en pos del amor, cuando una mentira
incluso podía convertirse en una mitzvá si podía lograr que dos
adversarios se volvieran amigos.

La festividad no estaría completa si no reserváramos un día

10
Los siete héroes de sucot

para el Rey David.

David está destinado a ser el ancestro del Mashíaj. Sin duda él


se ganó esa distinción con sus innumerables contribuciones a
la historia judía. Su reinado fue ejemplar. Su Libro de Salmos
es una obra maestra de plegaria y poesía. Pero en mi opinión,
hay algo que sobresale
por encima de todo. Al
ser confrontado por el En el judaísmo,
profeta Natán respecto a
el número siete
su pecado con Batsheba,
David se quebró y sin representa la
vergüenza respondió con completitud, la
una palabra: jatati – he santidad del Shabat.
pecado. Sin explicaciones, Sucot reúne a estos siete
sin excusas, sin ninguna gigantes de la historia
afirmación de poder. Sin
judía cuyos valores e
colocar al rey contra el
profeta. David reconoció historias de vida nos
públicamente que Dios es convirtieron en lo que
más grande que cualquier somos y representan
rey y que la ley Divina la clave para nuestra
supera a cualquier falla supervivencia.
humana.

En una época en que se


glorifica el poder, de culto a las personalidades y adoración a las
celebridades, de “selfies”, la confesión del rey David quizás sea

11
SUCOT - AISHLATINO

la mejor manera de dar cierre al período festivo que nos alienta


a acercarnos más a Dios durante el nuevo año.

En el judaísmo, el número siete representa la completitud, la


santidad del Shabat. Sucot reúne a estos siete gigantes de la
historia judía cuyos valores e historias de vida nos convirtieron
en lo que somos y representan la clave para nuestra supervivencia.

12
SUCOT Y CÓMO
VIVIR EN LA
ERA DE LA
INSEGURIDAD
A través de las épocas, los judíos experimentaron riesgos
e incertidumbre, sin embargo siguieron disfrutando
sentados bajo la sombra de la fe.

POR RAV JONATHAN SACKS

¿Q ué es exactamente una sucá? ¿Qué se supone que


representa?

La pregunta es esencial para la mitzvá misma. La Torá dice:


“Habitarán en sucot durante siete días: todo nativo de Israel
habitará en sucot a fin de que sus generaciones sepan que en
sucot Yo hice habitar a los hijos de Israel cuando los saqué
de la tierra de Egipto. Yo soy Hashem, su Dios” (Levítico
23:42-43). En otras palabras, saber (reflexionar, entender, tener
consciencia) es una parte integral de la mitzvá. Por esta razón,
Raba dice en el Talmud (Sucá 2a) que una sucá que tiene más

13
SUCOT - AISHLATINO

de veinte codos (nueve metros) de altura es inválida, porque


cuando el sejaj, el “techo”, está tan lejos de la cabeza, no tenemos
consciencia del mismo. Entonces, ¿qué es una sucá?

Sobre esto hay dos sabios que no están de acuerdo. Rabí Eliezer
sostiene que la sucá representa las Nubes de Gloria que rodearon
a los israelitas durante los años en el desierto, protegiéndolos
del calor durante el día y del frío de noche, y bañándolos con
el brillo de la presencia Divina. En su comentario, Rashi toma
esto como el “sentido llano” del versículo.

Por otro lado, Rabí Akiva dice que se trata de sucot mamash, lo
que implica que una sucá es una sucá, nada más ni nada menos:
una choza, una cabaña, una vivienda temporal. No hay ningún
simbolismo. Es lo que es (Sucá 11b).

Si seguimos la opinión de Rabí Eliezer, entonces es obvio


por qué celebramos construyendo una sucá. Es para recordar
un milagro. Las tres festividades de peregrinaje se refieren a
milagros. Pésaj es sobre el milagro del éxodo, cuando Dios nos
sacó de Egipto con señales y maravillas. Shavuot, de acuerdo con
la Torá Oral, se refiere al milagro de la revelación en el Monte
Sinaí, cuando por única vez en la historia Dios se presentó ante
toda la nación. Sucot se refiere a la detallada atención que Dios
brindó a Su pueblo, mitigando las dificultades de la travesía
por el desierto al rodearlos con Su nube protectora tal como un
padre envuelve a su bebé en una manta. Mucho tiempo después,
ver esa manta evoca el recuerdo de la calidez del amor paternal.

14
Sucot y cómo vivir en la era de la inseguridad

Sin embargo, la opinión de Rabí Akiva es sumamente


problemática. Si una sucá es simplemente una choza, ¿cuál
fue el milagro? No hay nada inusual en vivir en una choza si
se tiene una existencia nómade en el desierto. Es lo que los
beduinos han hecho hasta hace muy poco. Algunos lo siguen
haciendo. ¿Por qué debe haber una festividad dedicada a algo
tan ordinario, común y nada milagroso?

El Rashbam (un nieto de Rashi) dice que la sucá estaba


allí para recordarles a los israelitas su pasado, para que en el
momento mismo en que sintieran la gran satisfacción de vivir
en Israel (en el momento en que recolectaran el producto de la
tierra), recordaran su bajo origen. Una vez fueron un grupo de
refugiados sin un hogar, vivían en una villa miseria, sin saber
nunca cuándo deberían volver a partir. El Rashbam dice que
Sucot está integralmente conectado con la advertencia que
Moshé les dio a los israelitas al final de su vida respecto a los
peligros de la seguridad y la abundancia:

Cuídate, no sea que olvides a Hashem, tu Dios… No sea que


comas y te sacies y construyas buenas casas y te asientes, y tus
reses y tus ovinos se incrementen, y la plata y el oro aumenten
para ti, y todo lo que poseas se incremente y entonces se
ensoberbezca tu corazón y olvides a Hashem, tu Dios, que te
sacó de la tierra de Egipto, de casa de esclavos… Y digas en tu
corazón: “Mi fuerza y el poder de mi mano han hecho para mi
toda esta riqueza” (Deuteronomio 8:11-17).

15
SUCOT - AISHLATINO

De acuerdo con el Rashbam, Sucot existe para recordarnos


nuestro origen humilde para que nunca caigamos en la
complacencia de tomar por garantizada la libertad, la tierra de
Israel y sus bendiciones, para que no pensemos que es algo que
ocurrió en el curso normal de la historia.

Sin embargo, hay otra manera de entender a Rabí Akiva, y


esto se encuentra en una de las líneas más importantes de la
literatura profética. Irmiahu ( Jeremías) dice en las palabras
que recitamos en Rosh Hashaná: “Yo recuerdo la bondad de tu
juventud, cuando me amaste como una novia y me seguiste al
desierto, a una tierra no sembrada” ( Jeremías 2:2). Esta es una
de las pocas y raras líneas del Tanaj que habla en alabanza no
de Dios sino del pueblo de Israel.

“Qué raro que Dios eligiera a los judíos”, suelen decir. Y la


respuesta es: “No es tan raro, los judíos eligieron a Dios”. A
veces fueron rebeldes, ingratos y desagradecidos. Pero tuvieron
el coraje de viajar, de moverse, de abandonar la seguridad y
seguir la convocatoria de Dios, tal como lo hicieron Abraham
y Sara al comienzo de nuestra historia.

Si la sucá representa las nubes de Gloria de Dios, ¿qué pasa


con “la bondad de tu juventud”? No hay ningún sacrificio
involucrado si claramente Dios te protege de todo y en todo
momento. Pero si seguimos la opinión de Rabí Akiva y vemos
la sucá como lo que es, el hogar temporario de un pueblo
transitoriamente sin casa, entonces tiene sentido decir que

16
Sucot y cómo vivir en la era de la inseguridad

Israel mostró el coraje de una novia dispuesta a seguir a su


esposo en un viaje peligroso hacia un sitio que nunca antes
había visto; un amor que se manifiesta en el hecho de estar
dispuesta a vivir en una choza y confiar en la promesa de su
esposo de que un día tendrá un hogar permanente.

Si es así, entonces se revela


una maravillosa simetría Pésaj representa el
entre las tres festividades
amor de Dios por
de peregrinaje. Pésaj
representa el amor de Su pueblo. Sucot
Dios por Su pueblo. Sucot representa el amor del
representa el amor del pueblo por Dios.
pueblo por Dios. Shavuot
representa el amor mutuo
expresado en el pacto del Sinaí, en el cual Dios se comprometió
con el pueblo y el pueblo con Dios.

Bajo esta perspectiva, Sucot se convierte en una metáfora


de la condición judía no sólo durante los cuarenta años en
el desierto, sino también durante los casi dos mil años que
pasamos en el exilio y la dispersión. Durante siglos, los judíos
vivimos sin saber si el lugar en el cual estábamos sería sólo
una vivienda temporaria. Para tomar sólo un período como
ejemplo: los judíos fueron expulsados de Inglaterra en el año
1290, y durante los dos siglos siguientes los expulsaron de casi
todos los países de Europa, culminando con la expulsión de
España en 1492 y la de Portugal en 1497. Ellos vivieron en un

17
SUCOT - AISHLATINO

estado de permanente inseguridad. Sucot es la festividad de la


inseguridad.

Lo que es realmente destacable es que por tradición se lo llama


zemán simjatenu, “el tiempo de nuestra alegría”. Para mí esta
es la maravilla central de la experiencia judía: a través de los
siglos, los judíos fueron capaces de experimentar riesgos e
incertidumbres en cada nivel de su existencia y, sin embargo,
al sentarse betzilá demehemenuta, bajo la sombra de la fe (esta
es la descripción que trae el Zohar de la sucá, Zohar, Emor,
103a), fueron capaces de alegrarse. Esto es un coraje espiritual
de primer nivel. A menudo he argumentado que la fe no es una
certeza; fe es el coraje de vivir con incertidumbre. Esto es lo que
representa Sucot si lo que celebramos son sucot mamash, no las
nubes de Gloria sino la vulnerabilidad de las chozas mismas,
abiertas al viento, la lluvia y el frío.

Esa fe la encuentro hoy en día en la gente y en el estado de Israel.


Para mí es sorprendente cómo los israelíes fueron capaces de
vivir bajo una amenaza casi constante de guerra y terror desde
el nacimiento del Estado, sin ceder al miedo. Siento una fe
profunda incluso en los israelíes más seculares; quizás no una fe
“religiosa” en el sentido convencional, pero de todos modos fe:
en la vida, en el futuro y esperanzas. En mi opinión, los israelíes
ejemplifican a la perfección lo que la tradición dice que fue la
respuesta de Dios a Moshé cuando él dudó de la capacidad
que el pueblo tendría de creer: “ellos son creyentes, hijos de
creyentes” (Shabat 97a). Hoy en día, Israel es la muestra viva

18
Sucot y cómo vivir en la era de la inseguridad

de lo que es existir en un estado de inseguridad y a pesar de eso


alegrarse.

Este es el mensaje de Sucot para el mundo. Sucot es la única


festividad sobre la cual el Tanaj dice que un día será celebrada
por todo el mundo (Zejariá 14:16-19). El siglo XXI nos enseña
qué es lo que esto puede significar. Durante gran parte de la
historia, la mayoría de las personas experimentaron un universo
que no cambiaba de forma fundamental durante sus vidas. Pero
hubo algunos momentos de transición: el nacimiento de la
agricultura, las primeras ciudades, el comienzo de la civilización,
la invención de la imprenta y la revolución industrial. Estas
fueron épocas desestabilizantes que trajeron complicaciones. La
etapa de transición que hemos experimentado en nuestras vidas,
producto principalmente de la invención de la computadora y
la comunicación global instantánea, un día será vista como la
mayor y más rápida época
de cambio desde que el
homo sapiens puso un pie
Sucot, la festividad
en la tierra.
de la alegría, es el
Desde el 11 de setiembre del máximo antídoto
2001 hemos experimentado contra el miedo.
las convulsiones. Mientras
escribo estas palabras,
algunas naciones se están despedazando entre ellas, y ninguna
nación está liberada de la amenaza del terror. Hay partes de
Medio Oriente (y más allá) que recuerdan la famosa descripción

19
SUCOT - AISHLATINO

de Hobbes de la “condición natural”: “una guerra de todos


contra todos”, en la cual hay un “continuo temor y peligro de
muerte violenta; y la vida del hombre es solitaria, pobre, tosca,
embrutecida y breve” (Hobbes, El leviatán, capítulo XIII). La
inseguridad engendra temor, el temor engendra odio, el odio
engendra violencia y la violencia eventualmente se vuelve
contra sus perpetradores.

El siglo XXI un día será considerado por los historiadores


como la “Era de la Inseguridad”. Nosotros, como judíos, somos
los expertos mundiales en inseguridad tras haber vivido con
ella durante milenios. La respuesta suprema a la inseguridad
es Sucot, cuando dejamos la seguridad de nuestros hogares
y nos sentamos en sucot mamash, en cabañas expuestas a
los elementos climáticos. Ser capaces de hacer esto y seguir
diciendo que este es zemán simjatenu, la festividad de la alegría,
es el máximo logro de la fe, el mayor antídoto contra el miedo.

La fe es la capacidad de alegrarse en medio de la inestabilidad


y el cambio, al viajar por el desierto del tiempo hacia un destino
desconocido. Fe no es miedo. Fe no es odio. Fe no es violencia.
Estas son verdades vitales que nunca fueron más necesarias que
en este momento.

20
UN REFUGIO DE
PERTENENCIA
Cómo la sucá puede conectarnos los demás: Al estar
abiertos a las estrellas, somos capaces de ver más allá de
los muros que nos dividen.

POR SARA DEBBIE GUTFREUND

D
urante muchos años creí que mi máximo objetivo era
desarrollar mi propio potencial. Incluso después de mi
boda me aferré a esta creencia básica. Yo estaba allí
para ayudar a mi esposo a lograr sus objetivos y él estaba para
ayudarme a llegar a los míos. Pero en algún momento a lo largo
del camino llegué a entender que la verdadera dicha y la belleza
sólo pueden llegar a nuestras vidas cuando trascendemos
más allá de nosotros mismos. Cuando pertenecemos a un
matrimonio, a una familia, a una comunidad. Y que el máximo
objetivo en verdad es difuminar los límites de nuestro yo para
no limitarnos a ser seres aislados en nuestros propios caminos
solitarios.

21
SUCOT - AISHLATINO

La sucá representa esta idea de la belleza de pertenecer. Dejamos


atrás las distracciones y los muros de nuestros hogares que nos
separan de los demás. Nos reunimos en un refugio que está
suficientemente abierto al mundo como para permitirnos ver
las estrellas. Y al reunirnos alrededor de la mesa en nuestra
sucá comprendemos que
ninguno de nosotros
está verdaderamente La sucá representa
solo. Cada uno es único,
una parte crucial del
esta idea de la
pueblo judío. Cada uno belleza de pertenecer.
está inextricablemente Dejamos atrás las
conectado con Dios, distracciones y los
Quien nos mantiene a muros de nuestros
todos dentro de Su refugio
hogares que nos
bajo el cielo estrellado.
Lo necesitamos a Él. Nos separan de los demás.
necesitamos entre nosotros.
Y, paradójicamente,
sólo cuando reconocemos la fuerza del hecho de pertenecer,
podemos concretizar la profundidad de nuestra luz interior.

El reciente libro de Brene Brown, Braving the wilderness,


explora la fuerza de pertenecer y por qué todos necesitamos
ser parte de algo más grande que nosotros mismos. Aquí hay
cinco ideas que pueden ayudarnos a lo largo del camino para
dejar atrás las paredes que nos dividen y llegar a un refugio de
pertenencia.

22
Un refugio de pertenencia

1. Todos necesitamos una familia y una comunidad.


Necesitamos ser capaces de dar y de recibir de los demás cada
día. “Biológica, cognitiva, física y espiritualmente estamos
conectados con el amor, con el hecho de ser amados y pertenecer”,
escribe Brown. “Cuando estas necesidades no son satisfechas,
no funcionamos de la forma debida. Nos quebramos. Nos
derrumbamos. Nos adormecemos. Nos duele. Herimos a los
demás. Nos enfermamos”.

2. Pertenecer significa tener el coraje de expresar nuestra


perspectiva singular. Decir lo que pensamos incluso cuando
no sea popular. Buscar entender y ser entendidos sin atacar ni
defenderse.

3. Dentro de cada uno hay una chispa Divina que hace que
cada persona sea digna de pertenecer. Cuando creemos que
inherentemente no somos dignos, nos aislamos y olvidamos
que fuimos creados a imagen de Dios, Quien nos ama a cada
uno incondicionalmente. Como afirma Brene Brown: “Somos
dignos ahora. No “si..”. No “cuándo…”. Somos dignos de amor
y de pertenecer ahora. En este mismo minuto. Como es ahora”.

4. Ser una parte auténtica de una familia y de una comunidad


requiere que olvidemos la perfección. Nadie es perfecto. Todos
tenemos debilidades y cuando podemos aceptar esto en nosotros
mismos, podemos comenzar a aceptarlo verdaderamente en
otros. “Nuestro sentido de pertenencia nunca puede ser mayor
que nuestro nivel de aceptación personal”.

23
SUCOT - AISHLATINO

5. A veces pertenecer implica sólo aparecer cuando sentimos


que es más seguro curar nuestras heridas en privado, alejados
de los ojos del mundo. Ser parte de algo mayor que nosotros
mismos requiere coraje. No siempre es fácil ni cómodo, pero en
definitiva es lo que hace que cada una de nuestras historias pueda
convertirse en parte de la historia mayor de nuestra nación y de
nuestro mundo. “Sólo cuando somos suficientemente valientes
para explorar la oscuridad podemos descubrir la fuerza de
nuestra luz”, escribe Brene Brown.

Sólo cuando seamos suficientemente valientes para compartirnos


a nosotros mismos, seremos capaces de trascender nuestro ser.
Sólo cuando seamos suficientemente valientes como para recibir,
seremos capaces de dar verdaderamente. Sólo cuando seamos
suficientemente valientes para dejar atrás nuestras propias
defensas, encontraremos refugio los unos en los otros. Y sólo
cuando seamos suficientemente valientes como para habitar en
nuestras sucot abiertas a las estrellas, seremos capaces de ver
más allá de los muros de nuestros propios hogares.

24
SUCOT Y EL
PROPÓSITO
DE LA VIDA
Cómo encontrar santidad en la vida cotidiana.

POR RAV MOSHE GERSHT

E
n Iom Kipur nos desconectamos de la vida normal y
entramos a un espacio de santidad. No comemos ni
bebemos, vestimos prendas blancas que simbolizan
nuestros orígenes angelicales y pasamos la mayor parte del
día rezando. Entonces, antes de que te des cuenta, llega Sucot
y te encuentras cantando y bailando, comiendo, bebiendo y
pasándola muy bien en la sucá.

¿Cuál es el secreto detrás de este cambio extremo en nuestro


enfoque de las festividades? La respuesta está oculta en uno de
los fundamentos filosóficos del judaísmo.

Recuerdo que cuando era un joven estudiante mi maestro nos


preguntó: “¿Cuánto deben cambiar para que el cambio sea
considerado valioso?”. Uno tras otro, los estudiantes sugirieron

25
SUCOT - AISHLATINO

diferentes formas de medir el éxito en el crecimiento y el


cambio interior. Después de unos minutos, el profesor pidió
silencio y dijo: “De ahora en adelante quiero que recuerden
esto: no existe tal cosa como un cambio pequeño. Todo cambio,
incluso en cosas pequeñas, tiene un gran impacto”.

¿Qué significa ser sagrado? A menudo la kedushá (santidad), es


malentendida. Existe la noción de que santidad significa estar
completamente desconectado de la realidad mundana, que es
algo sacrosanto y completamente elevado. Cuando pensamos en
una imagen sagrada, podemos imaginar a un monje meditando
sobre la cima de una montaña o a una persona desconectada de
la rutina cotidiana del trabajo, las computadoras y la tecnología,
de cambiar pañales y de cocinar.

Nada podría ser más lejano a la realidad. Ser verdaderamente


santo significa estar completa y apasionadamente conectado e
identificado con nuestro ser interior, y al mismo tiempo tener
la capacidad de expresar esa identidad en nuestra vida diaria.

Lo opuesto a la palabra kódesh (santo), es la palabra jol


(mundano). Interesantemente, en hebreo jol también significa
arena. ¿Por qué? La arena se diferencia de la tierra porque sin
importar cuánta agua utilices para que los granos se unan,
siempre continuarán siendo entidades separadas y nunca
se conectarán ni fusionarán. Ser mundano significa estar
desconectado de nuestro propósito y significado en la vida.
Lo opuesto es la santidad, que es la conexión apasionada con

26
Sucot y el propósito de la vida

nuestra alma, con Dios y con el objetivo global intrínseco de la


creación.

En Iom Kipur, dejamos temporalmente al mundo detrás


y elevamos nuestro cuerpo hasta el lugar de nuestra alma.
Dejamos de involucrarnos en el mundo material al evitar usar
calzado cómodo, las duchas, la comida y la bebida, y pasamos la
mayor parte del día en búsquedas espirituales. Si bien podríamos
considerar a Iom Kipur como la más santa de las festividades,
la palabra que eligió Dios para describirla en la Torá es tahará
(ver Levítico 16:30), lo que significa limpieza y curación.

Sin embargo, en Sucot no llevamos nuestro cuerpo hacia nuestra


alma, sino que traemos nuestra alma y nuestra visión purificadas
y clarificadas de vuelta a
nuestro cuerpo. Debemos
preguntarnos: “Después Sucot nos brinda
de haber pasado los diez la oportunidad de
días de arrepentimiento,
conectar nuestra
¿cómo puedo traer eso a mi
vida cotidiana, para que mi vida a la verdadera
vida sea una expresión de profundidad, belleza
mi ser más profundo?” La y significado.
respuesta a esa pregunta
está en la sucá.

La sucá es un lugar donde todo lo que hacemos —desde comer


y beber hasta dormir y conversar— se eleva y se santifica, porque

27
SUCOT - AISHLATINO

lo hacemos en el contexto de una mitzvá, de un mandamiento


Divino. La mitzvá de vivir en la sucá nos brinda la oportunidad
de ver lo que sería la vida si todo lo que hiciéramos estuviera
conectado a la verdadera profundidad, belleza y significado.

La Torá nos enseña que, para ser una persona reamente santa,
no debemos huir del mundo y elevarnos hacia el alma, sino
tomar el mundo con toda su gloria, identificarnos y llenarlo
con la majestuosidad de nuestra singular Divinidad. Este
Sucot, tomemos el tiempo necesario para recordar lo alto que
llegamos en Iom Kipur y para encontrar formas de canalizar
esos momentos hacia nuestra vida cotidiana y elevar incluso las
cosas más pequeñas.

28
LA ALEGRÍA: LAS
TRES ‘D’ DE SUCOT
Tres herramientas para ser más felices.

POR RAV ELIAHU HELLER

E
l judaísmo le da un gran énfasis a la alegría. De hecho,
la festividad de Sucot gira en torno a este concepto.
No sorprende que sea llamado “el tiempo de nuestra
alegría”, un período en el que debemos sentirnos dichosos y
agradecidos.

Estas son las tres D de Sucot para lograr una felicidad duradera.

1. Deja de perseguirla

En Sucot dejamos nuestros amplios y cómodos hogares para


mudarnos a los frágiles confines de la sucá. La temperatura
puede ser sumamente alta o baja, dependiendo de la parte del
mundo en la que vivas. Los vientos pueden llevarse tu sucá
en un instante. ¿Cómo puede ser que vivir tan expuestos e
incómodos sea una parte tan importante de esta festividad de
29
SUCOT - AISHLATINO

alegría?

Muchas personas cometen el error de pensar que cuanto más


tengan y más cómodas estén, más felices serán. Creemos que si
nos pasamos la vida persiguiendo la felicidad, la encontraremos.
El judaísmo nos enseña que la dicha no tiene nada que ver
con cuánto tengas o cuán cómoda sea tu vida. De hecho, si la
persigues, nunca la encontrarás.

¿Qué es la felicidad y cómo la obtenemos?

En hebreo alegría se dice simjá, palabra que está relacionada


directamente con tzemijá, o crecimiento. Felicidad es la
experiencia placentera que resulta al realizar una tarea
significativa en dirección a objetivos significativos.

Donde hay crecimiento, progreso o expansión significativo,


puede haber felicidad.

En Sucot dejamos el mundo de las comodidades y nos


sumergimos, en cambio, en un mundo de crecimiento.
Pasamos estos siete días con Dios, cantando Sus alabanzas
y deleitándonos en Su presencia. Compartimos comidas
festivas con nuestros familiares y amigos, estudiando, riendo y
recibiendo mucho los unos de los otros. Abandonamos nuestro
interés en la comodidad para orientarnos hacia el crecimiento
y nos vemos elevados a un mundo de dicha.

30
La alegría: Las tres ‘D’ de Sucot

2. Detente y aprecia

Estamos demasiado ocupados. Corremos de una cosa a la


siguiente, sintiendo que podríamos lograr mucho más.

La felicidad no depende sólo del crecimiento. Igualmente


importante es elegir conscientemente valorar ese crecimiento
y prestar atención al progreso logrado.

Vivir en el momento presente nos resulta difícil. En cambio a


menudo vemos lo que no estamos haciendo o lo que podríamos
hacer, negando aquello que estamos haciendo ahora mismo.
Nos robamos la felicidad que tenemos delante nuestro en ese
momento presente.

Me viene a la mente un alarmante refrán:

Primero me moría por terminar la secundaria y comenzar la


universidad.

Después me moría por terminar la universidad y comenzar a


trabajar.

Luego me moría esperando que mis hijos tuvieran la edad para


comenzar a ir a la escuela, para poder volver a trabajar.

Luego me moría por jubilarme.

31
SUCOT - AISHLATINO

Ahora me estoy muriendo… y de repente comprendo que me olvidé


de vivir.

No permitas que tus objetivos, sueños y ambiciones destruyan


la belleza y la importancia de la vida que vives ahora.

En Sucot nos detenemos


y reflexionamos sobre
En Sucot nos
el crecimiento del año
anterior y las emocionantes detenemos y
oportunidades del nuevo reflexionamos sobre
año. Fuimos bendecidos el crecimiento del
en gran medida, crecimos año anterior y
mucho y necesitamos las emocionantes
tomarnos el tiempo para
oportunidades del
detenernos y apreciar todo
eso. Sucot es ese tiempo. nuevo año.

3. Demuestra gratitud

Uno de los mayores obstáculos para lograr la felicidad es


sentir que tenemos derecho a recibir todo. El hecho de sentir
que nos merecemos lo que recibimos socava nuestro sentido
de gratitud. En cambio, debemos fomentar la humildad para
reconocer que todo lo que tenemos en la vida es una bendición
de Dios. Tenemos que manifestar sincera gratitud por todas las
bendiciones de nuestra vida.

32
La alegría: Las tres ‘D’ de Sucot

En Sucot cantamos la versión especial, completa, de la plegaria


Halel, agradeciéndole a Dios por todo lo que nos ha dado.
Destinamos estos días para agradecerle a Dios y a todo lo que
ha enriquecido nuestra vida.

Sucot es el momento para aprender la habilidad de la felicidad.


No es algo que ocurre por sí sólo. En lugar de estar molesto por
el clima, los insectos o lo que sea que te incomode, concéntrate
en el crecimiento; detente, aprecia y demuestra gratitud. Estarás
saboreando la dulzura de una vida feliz.

33
Si deseas aprender más sobre
Sucot visita

Todos los derechos reservados.

AishLatino © 2018

Prohibida su venta o distribución.