Está en la página 1de 83

Curso

práctico
Zlotnik
M.I. Boris Zlotnik
Fotos: Archivo PDR

es relativa. Pero al mismo tiempo, este juego es


01. Los factores que determinan un deporte intelectual y será útil para cual-
el éxito en el ajedrez quier jugador de ajedrez tener una idea de las
cualidades y capacidades que se deberían
desarrollar y cómo dichas cualidades se rela-
L AJEDREZ es un modelo de la bata- cionan e interaccionan, y como el proceso

E lla militar y por lo tanto es interesante


comparar el pensamiento del jefe
militar con el del ajedrecista. Como
escribiera el eminente psicólogo ruso,
puede visualizarse y representarse.

La capacidad de calcular variantes y la capaci-


dad de evaluar posiciones se consideran deci-
B.Teplov: "La capacidad de captar lo que es real- sivas para tener éxito en ajedrez. En la actuali-
mente importante, así como una constante evalua- dad, los términos como la visión combinativa,
ción del material son los más importantes factores sentido de la posición, y maestría en el juego
que permiten unificar análisis y síntesis, el auténti- combinativo y posicional etc. se usan a menu-
co equilibrio entre los aspectos de la actividad inte- do en la literatura ajedrecística. Los jugadores
lectual, los que distinguen el trabajo cerebral de un y los psicólogos que se ocupan de nuestro
buen comandante." (del libro La mentalidad del juego tienen por costumbre utilizar etiquetas
jefe militar). tales como: rápida comprensión de la posición,
y sentido intuitivo de la situación (A.
En esta frase llaman la atención las velocidades Alekhine); principios convencionales que el
del pensamiento: la captación, lo que supone ajedrecista utiliza conscientemente o incons-
un proceso rápido y la evaluación permanen- cientemente al escoger las jugadas (R.Reti); el
te, lo que es reflexión durante toda la batalla. sentido de la posición (I.Diakov, V.Petrovsky,
En esa misma monografía viene una conclu- P.Rudik); la capacidad de ver inmediatamente
sión llamativa: "El auténtico genio militar es a la la idea principal de cualquier posición y enten-
vez el genio del conjunto y de los detalles." der los enlaces importantes de sus elementos
Traduciendo eso al lenguaje ajedrecístico, (V.Pushkin).
vemos la similitud con la estrategia y la táctica.
Para entrar al meollo del tema, consideremos
Para aclarar el contenido de la lucha ajedrecís- el esquema basado en la diferenciación de dos
tica el autor de estas líneas hace unos 30 años aspectos del ajedrez: juego combinativo y
elaboró un esquema de selección de las juga- juego posicional, en otras palabras, la táctica y
das que permite además definir las cualidades la estrategia. Tal como se puede apreciar en el
que esta lucha exige al jugador. esquema, el juego combinativo conduce a un
resultado basado en la visión combinativa que
Sin duda, el ajedrez es un proceso creativo y se relaciona con el cálculo de variantes. El
artístico y por tanto cualquier esquematización juego posicional implica la elección de algún
Aperturas
Curso práctico
¿Y por
dequé
Boris
noZlotnik
ésta? 2

EL JUEGO COMBINATIVO
CÁLCULO DE REALIZACIÓN
LA VISTA
VARIANTES DE LA
COMBINATIVA
FORZADAS COMBINACIÓN
ELECCIÓN
PENSAMIENTO INTUITIVO
(RÁPIDO)
PENSAMIENTO LÓGICO
(PROFUNDO) DE LA
JUGADA
CÁLCULO DE EVALUACIÓN
EL SENTIDO
VARIANTES DE LA
POSICIONAL
NO FORZADAS POSICIÓN

EL JUEGO POSICIONAL

plan en un momento determi- cubrieron como la característi- Y las blancas ganan al menos
nado, y a veces coincidiendo ca esencial del jugador de aje- un peón. Es destacable que el
con la evaluación de una posi- drez. Es curioso comparar lo golpe combinativo se dio en
ción dada, es decir que se basa que decía de su genio militar una partida de blitz. Como
en el sentido posicional, tanto Napoleón: "Con una mirada testigo presencial, les puedo
como en el cálculo de varian- rápida yo captaba todas las difi- asegurar que el futuro campe-
tes. Puesto que en el juego cultades del asunto, y a la vez los ón del mundo no tardó más
práctico interaccionan ambos recursos necesarios para superar de unos segundos en calcular
aspectos, es importante por estas dificultades; en ello radicaba esta brillante idea que tampo-
un lado especificar lo que tie- mi superioridad sobre los demás." co era tan obvia.
nen en común, y por otro
lado, que es lo que los hace Dos ejemplos ilustran respec- Las soluciones que descubre
diferentes. tivamente la visión combinati- el sentido posicional habitual-
va y el sentido posicional. mente no llevan a la pérdida
Tal como se ve en el esquema, material, pero si provocan los
tanto el juego combinativo, RUS cambios de la situación que
como el juego posicional com- determinan el desarrollo pos-
pKaspárov, G
RUS
parten al menos un elemento: terior de la partida.
pVladimirov, E
el cálculo de variantes que Tallin, 1981
tiene, sin embargo, un matiz USA
diferente, según que se ejerza
pDlugy, M
RUS
en uno u otro caso. Además
pMorozevich, A
comparten de forma oculta Internet Chess Club, 2000
una parte común de la visión
combinativa y el sentido posi-
cional. En el fondo de las dos,
subyace la capacidad de
dominio intuitivo de la situa-
ción en el tablero. En otras
palabras, una rápida com-
prensión de la idea principal
de la posición sin el cálculo de En esta posición siguió:
variantes. Fue precisamente
esta cualidad la que los que
ajedrecistas y psicólogos des-
1.¤xc6! ¥xc6 2.¤c3 ¤ec7 3.¥f4!
Las negras tienen dos peones estratégica principal de la
de más pero tras la evidente posición, que sugiere la mejor
1...¤e4? 2.¤xe4 dxe4 3.£xd8+ situación de las piezas de un
¢xd8 4.¤g5 las blancas recu- bando, teniendo en cuenta las
peran su pérdida material acciones del adversario y cre-
obteniendo además una posi- ando así las condiciones pre-
ción favorable. Por ello Moro- vias para una adecuada eva-
zevich, uno de los más origi- luación posicional y, en la con-
nales jugadores en la actuali- secuencia, la selección de un
dad, entrega pieza con el obje- plan.
tivo de obtener en cambio un
potente centro de peones. En este artículo nos limitare-
mos a hablar solamente del
1...c6!? 2.exf6 ¤xf6 3.¥e3 ¥d6 pensamiento rápido, dejando
4.£d2 otros elementos de este esque-
Como indicó Morozevich, tras ma para los artículos posterio-
4.¥e2 0-0 5.0-0 ¦e8 6.£d2 b5 res. Y para concluir hay que
7.a3 b5 8.¥d4 ¥b7 9.¦ae1 b4 decir que en el ajedrez actual
Los grandes jugadores, como Alexander
10.¤b1 ¤e4 el negro tendría Morozevich, poseen una gran rapidez el valor del juego rápido, que
una posición fuerte. en su visión táctica e intuición en básicamente tiene dos modali-
la valoración posicional. dades: blitz (habitualmente 3
4...0-0 5.0-0-0 b5 6.¤e5 b4 7.¤e2 o 5 minutos con el incremento
£a5 8.¢b1 £a3+ 14.¢c2 ¥f5 15.¤d4 ¤c5+ entre 3 y 5 segundos por juga-
No era nada claro 8.¤xc4 dxc4 16.¤xf5 £a2+ 0-1 da) y semirrápido (habitual-
9.£xd6 £xa2 10.£xb4 ¤d5. mente entre 15 y 30 minutos a
Es curioso que como en el caso menudo con el mismo incre-
8...¥xe5! de la vista combinativa la par- mento como en blitz), que está
Elimina la pieza más avanza- tida se había jugada en la creciendo en popularidad.
da del rival, y empezando con modalidad de partidas rápi- Actualmente, se organizan
este cambio el asalto final. das en el club de Internet. numerosos campeonatos,
incluso mundiales de estas
9.fxe5 ¤e4 10.£e1 c3! Cualidades del Ajedrecista dos modalidades con ELO
especifico para ambas, y tam-
Puesto que en la literatura aje- bién el ajedrez rápido ha
drecística no existen definicio- penetrado en el ajedrez clásico
nes estándar de las cualidades lento como forma de decidir
específicas del ajedrecista en el caso de desempate.
intentaremos sugerir algunas
aquí: Por mis observaciones duran-
te muchos años, he sacado la
La visión combinativa es la conclusión que en el juego
cualidad que le permite al rápido se nota mucho la dife-
jugador encontrar ideas tácti- rencia entre un titulado y los
cas, generalmente conectadas aficionados. Naturalmente,
Demostrando la fuerza de con un sacrificio, es decir una aparte de la más rápida y pro-
peones. secuencia que modificará la funda captación de posición,
habitual correlación de los hay otros factores: sobre todo,
11.b3 valores de piezas. la mayor «base de datos» de
Tampoco salvaba 11.¤d4 cxb2 un experto que incluye no
12.¤xc6 £c7. El sentido posicional es una solamente el mayor conoci-
cualidad que le permite al miento de aperturas, finales y
11...c2+ 12.¢xc2 £xa2+ 13.¢c1 jugador encontrar la idea las posiciones típicas del
medio de juego, sino también Ganaba 39.¦b7! ¢g8 40.£b8+
el mejor dominio de varias ¢g7 41.£e5+ ¢g8 42.¦b8+
situaciones ajedrecístico-psi-
cológicas que supone la lucha 39...¤g7! 40.¤h4
sobre el tablero. Si 40.¦b7 ¤f5+ 41.¢g4 h5 mate.

Por supuesto, los jugadores 40...¦e1 41.£xd5 ¤h5+ 0-1


titulados -incluso los más Sin embargo los errores tácti-
fuertes al ser mortales- come- cos de este tipo son mucho
ten también unos errores gra- más frecuentes en el juego de
ves, como por ejemplo en la aficionados.
siguiente partida:
pAficionada ESP
pNakamura, H USA 2772 pAficionada ESP
pAronian, L ARM 2813 Apertura Peón de Rey [C50]
Copa Sinquefield, 2013 1.e4 e5 2.¤f3 ¤c6 3.¥c4 ¥e7
4.d4 exd4 5.c3 dxc3 6.£d5
Hikaru Nakamura es famoso por la
extraordinaria rapidez y habilidad tácti-
ca de su juego en las partidas rápidas.

Como sabe cualquier jugador,


especialmente dolorosas son
las derrotas en posiciones
ganadas, como en la siguiente.

pEstremera, S ESP 2365


pLópez, J ESP 2179
Ahora tras 30...£c6 los rivales
seguramente acordarían Open de Groningen, 2013 Fuí testigo de una partida en
tablas. Sin embargo en la par- el Campeonato de España
tida siguió: femenino de 1994 donde la
jugadora de las negras aban-
30...£b5?? 31.£xb5 axb5 donó en esta posición. Sin
32.¤d7 embargo, la posición es per-
Ganando la calidad por fectamente jugable para este
31...¦fe8 32.¤f6+ bando: 6...¤h6! 7.¥xh6 0-0
8.¥xg7 [8.¥c1? ¤b4∓ 9.£h5
Aronian: «Estas cosas enseñan a (9.£d1 c2) 9...d5 10.exd5
los principiantes: si ves una (10.¥xd5? cxb2) 10...¤c2+]
variante forzada, comprueba si 8...¢xg7 9.¤xc3 d6 con una
no te dejas algo en la primera posición más que aceptable.
jugada. Yo mismo lo recomenda- 39.£e5??
ba a mis amigos. Me da vergüen- Hasta este momento el experi- Los fallos posicionales en el
za mi jugada». Se puede supo- mentado MI, que llevaba blan- juego de los titulados son rela-
ner que el error de Aronian cas, conducía bien la partida. tivamente pocos ya que su
tuvo su raíz en la relajación Sin embargo, su última jugada experiencia, conocimientos y
que a menudo acompaña al es un error fatal, ya que el el tacto crean un cinturón de
ser humano en las situaciones negro, que parece estar muer- seguridad específico que limi-
cuando parece "cantado" el to en la posición, tiene un ta el número de posibilidades
resultado. recurso inesperado. y permite profundizar más en
72 Curso práctico de Boris Zlotnik

lo elegido. Por otro lado mi alguna. 27...£d4! luchando


experiencia dice que la dife- por la columna "c". 28.h3 £xb2
rencia visible entre los jugado- 29.¦xc8+ ¦xc8 30.¦xb2 ¦c1+
res de distintos niveles está 31.¢h2 ¥f8 32.¤f5 ¦c3 33.¢g1
ante todo en la selección de ¥c2 34.¤g3 (34.¥xb5 ¥xe4
jugadas del corte posicional 35.¥c6 ¥xf5 36.gxf5 ¥g7 37.b5
(aunque eso sí, ¡la partida e4 38.¦b4 e3).
decide por el juego concreto!).
La siguiente partida entre dos 28.¥f3 28.¦c6!?±
jugadores con ELO de unos
1800 explica esta visión. 28...¦c4 29.¦xc4 bxc4 30.¤f5
En la mayoría de posiciones el La posición negra con la dama
pGonzález, J ESP 1810 alfil es más fuerte que el caba- fuera de juego y vulnerable es
pDe la Fuente, M ESP 1790 llo ¡¡¡pero no en todas!!! mala y el siguiente error sola-
20...¥xd5! 21.cxd5 (21.exd5 e4 mente acelera la derrota inevi-
Defensa India de Rey [E93] 22.¤b3 ¦a2 23.¤c1 ¦a3) table.
1.d4 ¤f6 2.c4 g6 3.¤c3 d6 4.e4 21...£c3 22.¤c4 ¤xe4 23.¦f3
¥g7 5.¥e2 0-0 6.¤f3 e5 7.d5 £d4+ 24.£xd4 exd4 25.¤xb6 30...¦c8??
¤bd7 8.¥g5 h6 9.¥h4 a5 ¤d2 26.¤xa8 ¤xb1 27.¤c7 30...¥b3 31.£c3 ¦a2 (31...¦b8??
10.a3?! ¦b8, con una ligera ventaja del 32.g3 ganando la dama) 32.b5
Con esta jugada blanca negro. (32.g3? £d2 (32...¦c2 33.gxf4
comienza una cadena de ¦xc3 34.b5 ¥c2 35.¦b2±)
imprecisiones posicionales 21.cxd5?! 33.£xd2 ¦xd2 34.b5 ¥a2
mutuas. Era mejor 10.¤d2 21.exd5! ¥a4 22.£c1 f5 23.gxf5 35.¦c1 ¥f8=) 32...¦c2 33.£e1
¤c5 11.0-0 ¥d7 12.b3 (12.£c2!? ¦xf5 24.¤e4 ganando.
£e8 (12...c6!?) 13.b3 ¤h7 14.a3
f5 15.f3 f4 16.b4 con ventaja. 21...¥a4 22.£c1 £d7 23.£b2 31.¤e7+ ¢h7 32.¤xc8 £e3
23.¤c4! ¥b5 (23...b5 24.¤a5) 33.¤xd6 c3 34.£c1 £xc1+
10...b6?! 10...a4! 11.b4?! 11.¤d2 24.£e3 ¥xc4 25.¥xc4 £xg4 35.¦xc1 c2 36.¤f5 ¥f6 37.¥e2
11...axb4?! 11...g5! 12.¥g3 ¤xe4! 26.¥e2 £d7 27.£xb6, con lige- ¥d8 38.¥d3 1-0
13.¤xe4 f5 14.¤fd2 fxe4 ra ventaja.
15.¤xe4 ¤f6 con igualdad. EJERCICIOS
23...¦fc8 24.¦fc1 b5 25.¤f1 Para el entrenamiento en el juego
12.axb4 ¥b7 £a7+ 26.¢h1 £f2 rápido se ofrece una tanda de
De nuevo era posible la [26...£d4!] ejercicios donde los 6 primeros
misma idea: 12...¦xa1 13.£xa1 son de la visión combinativa y los
g5! 14.¥g3 ¤xe4! 15.¤xe4 f5 27.¤g3 [27.¦c6!²] 6 restantes del sentido posicional.
16.¤fd2 fxe4 17.¤xe4 ¤f6.
El tiempo de resolución para
cada ejercicio es de 5 minutos. El
13.¦b1 £c8 14.0-0 79 14...g5 resultado alto es de 9-10 solucio-
15.¥g3 ¤h5 16.¤d2 64 nes correctas, 7-8 el medio, 5-6 el
16...¤xg3 bajo y menos es el malo.
16...¤f4 17.¥g4 £d8.
(Soluciones en la pág. 93)
17.fxg3! ¤f6 18.g4
18.£b3! c6 19.dxc6 ¥xc6
20.¤d5 ¥xd5 21.cxd5. PRÓXIMA ENTREGA

18...c6 19.dxc6 ¥xc6 20.¤d5 27...£f4? PDR 114 Entrenamiento en


¤xd5?! Metiendo su dama a una posi- el juego táctico.
ción muy pasiva sin necesidad
Curso práctico de Boris Zlotnik 73

01. Blancas juegan y ganan 02. Negras juegan y ganan 03. Negras juegan y ganan

04. Negras juegan y ganan 05. Blancas juegan y ganan 06. Negras juegan y ganan

07. Blancas juegan y ganan 08. Negras obtienen ventaja 09. Blancas obtienen ventaja

10. Negras obtienen ventaja 11. Negras obtienen ventaja 12. Blancas obtienen ventaja
Aperturas ¿Y por qué no ésta? 93

Latvian corr 1995) 8...¤xe5 9.£e2 £g5² Forner-Menendez cr E 1988) 8.¥d3 0-0-0 9.¤e2?!
£e7 10.¥f4 ¤g6 11.£xe7+ ¥xe7 9.¤xd5 £xd5 10.dxc5 ¥xc5 9.¥e3!? Parece muy lógico, bus-
12.¥xc7 ¢d7 13.d6 ¥xd6 14.0-0-0! 11.¥g5 ¥e6 12.¦d1 £c6²) 8...cxd5 cando la opción de enrocar largo.
¢xc7 15.¤b5+ ¢b8 16.¤xd6 Las (8...£xd5!? 9.b3!? (9.f4 ¥e6©; 9.c3 9...¤g4 (9...¥d6!?; 9...¥b4!?)
negras han recuperado el peón, ¥e6 10.d4 c5÷) 9...¥e6 10.¥b2 0- 10.£d2 (10.¥xf5 £xf5 11.£d3
pero las blancas mantienen una 0!? 11.£c4 £e4+ 12.£xe4 fxe4„) £xd3 12.cxd3 ¦e8 13.¢d2 ¥d6
clara ventaja. Zumpe,G- 9.d4± Malmstrom,J-Petersen,H 14.h3 ¤f6 15.¦he1² Hingst,T-
Leisebein,P DDR-ch corr 1984] ICCF corr 1994. Schirmer,M Theme corr 1991)
7.d4 ¥e6 8.¥e2 ¥b4 (8...c5!?) 10...¥d6 11.0-0-0 ¥xd3 12.£xd3
9.¥d2 £h4 (9...¤b6!?) 10.¤xd5 6...¥xf5 7.d4 £d7 £f7 (12...¦hf8!?) 13.¢b1 ¦he8
¥xd2+ 11.£xd2 cxd5 12.0-0 0-0-0 El plan más simple para las 14.¤e4± Pape,J vs. Schirmer,M
13.c3± Melchor,A-Oren,I WK1 negras que buscan el 0-0-0. Theme corr 1991.
Latvian corr 1994. 9...¥d6 10.¥g5 c5! 11.¥xf6
11.d5? ¥e7!³ Las negras "tocan"
6.£e2 Una alternativa sólida, sin d5 y toman la iniciativa.
definir el avance o la captura.
6...¥e7 7.e5 (7.d3 0-0 y las blancas 11...gxf6 12.c3 cxd4 13.¥xf5 £xf5
aún deben completar su desarro- 14.¤xd4 ¦he8+³ 15.¢f1 £g6
llo) 7...¤d5 8.¤xd5 (8.d4 c5! 16.£f3 ¥c5 17.¦d1 ¥xd4 18.cxd4
¡Reacción central justo a tiempo! £c2 19.b3 £xa2 20.g3 £b2
(8...¥e6 9.f4 £d7 10.¤xd5 £xd5
11.£f2 £e4+ 12.¥e2 ¥c4 13.¥e3 0-1
¥h4 14.£xh4 £xe3 15.£f2 £e4
16.c3 ¥xe2 17.£xe2 £xf4 18.¦f1

SOLUCIONES “HABLA CON TUS PIEZAS” Y “CURSO ZLOTNIK”

Ej. 1 - Gaasland - Carlsen


23...¤e3! 24.¦xd8+ [24.£xe6 19.¤f6+ ¢h8 20.¤e8+! [La parti− [2.¤xd5 ¥xd5 3.exd5 ¦xc2 4.b4
¦xd1#; 24.¥xe3 £xc4+-+] da continuó 20.c3 ¤c6 y sólo ahora e4 5.g4 ¦a2] 2...e4! [Un comple−
24...¦xd8 25.£e2 £c4+! 21.¤e8+!] 20...¢g8 21.£h8+!! mento necesario] 3.¤xe4 ¥xb2∓
[25...£c4+ 26.¢b1 ¦d1+-+] 0-1 ¢xh8 22.¦xf8# [¡Un ejemplo bru− (9) 1.¤d2! [Eliminando el peón
tal de comunicación con las piezas pasado negro con la perspectiva de
Ej. 2 - Carlsen - Harestad para determinar casillas de origen aprovechar debilidades en el flanco
34.e5! [La colaboración del alfil de y destino!] 1-0 de rey.] 1...£xd4 2.¤xc4²
c2 es clave] 34...dxe5 [34...fxe5 (10) 1...¥xc3! [Este cambio del
35.¥xg5+-] 35.¤h5+! gxh5 Soluciones Curso Zlotnik alfil habitualmente muy valioso
[Tampoco funcionan: 35...¢xh6 (1) 1.¦c2 £xc2 2.£f6+ ¢g8 debilita la cadena blanca y parece
36.¤xf6+ ¢g7 37.¥xg5 ¥xf6 3.¥e6+ ¢h7 4.¥f5+ incluso que inclina la balanza a
38.¥xf6+ ¢g8 39.¥xg6+-; (2) 1...¦xg2+! 2.¦xg2 ¦xh3 favor del negro] [1...¦fe8 2.¦c2²]
35...¢h8 36.¥xg5 fxg5 37.£g3+-] (3) 1...¤h1+! 2.¦xh1 ¦df2 2.bxc3 f6 3.¥d2 ¦fb8
36.£xg5+!! fxg5 37.¦f7+ ¢xh6 (4) 1...¦xg5! [1...¤b6? 2.¥f6+ ¢h6 (11) 1...¥xe4! [Esta jugada y la
38.¦xh7# 1-0 3.¦d8+-] 2.hxg5 ¤b6 3.£b3 c4 tercera desvelan el secreto de esta
4.¦xc4 ¤xc4 5.£xc4 b3 posición: el ¤d6 no estará nada
Ej. 3 - Carlsen - Anand (5) 1.£d8+ ¢g7 2.¦xg5+ hxg5 seguro] [1...f5 2.¤xa5 fxe4 3.¤xc6
De acuerdo que es una partida 3.h6+ ¢xh6 4.£h8+ ¦h7 bxc6 4.¦c4] 2.fxe4 ¤c6 3.¤d6 b6!
rápida pero los grandes jugadores 5.£xh7# [Amenazando 4...¤xd4! 5. ¢xd4
quieren ganar hasta a las canicas. (6) 1...£g1+! 2.¢xg1 f2+ 3.¢h1 bxc5+].
Las cuatro piezas del blanco se fxe1£ (12) 1.g4! [Aprovechando la posi−
coordinan perfectamente y además (7) 1.¥xf6 gxf6 2.¦d1 [Ganando ción expuesta del ¤h5] 1...¤f6
el enroque negro está debilitado este final por la ruptura g4-g5] [1...¤g3 2.£f4 f6 3.£xg3 fxe5
por lo que es natural que haya una (8) 1...d5! [Abriendo la posición 4.¤xe5] 2.g5 hxg5 3.¤xg5 ¦f8
combinación. para la pareja de alfiles] 2.exd5 4.£d3± [4.¦g2]
Curso
práctico
Zlotnik
Fotos: Archivo PDR y C.C.

02. Entrenamiento en el juego táctico (parte 1)

Según el esquema del primer El valor del juego concreto refleja


artículo, la visión combinativa y N Ejercicio Espejo bien lo que ha dicho el noveno
el cálculo de variantes forzadas campeón del mundo T. Petrosian
son los dos componentes del Mirando al tablero solamen- antes de su segundo match por el
juego combinativo. te con las piezas blancas, título mundial contra B. Spassky
responder haciendo todo (Moscú,1969): “Ni la estrategia ni
EL JUEGO CONCRETO mentalmente. la infinidad de sutilezas en la apertu-
ra serán lo más importante. El desti-
Sin embargo, parece que el térmi- ¿Cuántas jugadas mínimas no del match lo decidirá sobre todo
no juego concreto abarca un terre- son necesarias para que el nuestros reflejos en el cálculo de
no más amplio, incluyendo posi- bando blanco ocupara las variantes, es decir, va a tener éxito él
ciones sin sacrificios, y en la rea- casillas negras vacías en que se oriente mejor en el tú mueves
lidad es lo que comúnmente se forma de espejo, es decir, aquí y yo muevo allá”.
entiende por el juego táctico. con peones blancos en la
séptima fila, la dama blanca Hay que decir que al contrario de
Hay que decir que durante los en d8, etc.? T. Petrosian, quien en palabras de
últimos años han aparecido su entrenador GM Suetin, "nunca
varios libros buenos sobre el Si usted lo consiguió en 60 juga- utilizaba ejercicios de entrenamien-
tema. En este artículo intentaré das, entonces se habrá dado to", B. Spassky entrenaba en el
exponer mi punto de vista sobre cuenta de la forma en que cada juego concreto resolviendo ejerci-
el juego concreto y dar algunos torre llega en 3 jugadas, que es lo cios especiales, estudios artísticos
consejos prácticos para el nivel único que puede causar proble- e incluso problemas. La siguiente
del jugador de club. Observará mas. Creo que este ejercicio artifi- posición, es una de las favoritas
que además de los textos explica- cial refleja bien la naturaleza del del décimo campeón del mundo,
tivos, iré alternando diferentes ajedrez, por lo menos de su parte y en cierto modo la prueba final
ejemplos y ejercicios para su concreta: hay que dominar el de sus habilidades antes del
resolución, señalados convenien- tablero, moviendo piezas en la match contra T. Petrosian, en el
temente en el texto. mente, demostrar cierta creativi- que ganó la corona mundial, la
dad y ser bueno en el cálculo, resolvió en 20 minutos.
Propongo comenzar con un ejer- aunque este caso concreto sea
cicio sencillo pero que sin embar- realmente mecánico.
go hacen correctamente pocos
jugadores en la primera tentativa.
Aperturas ¿Y por qué no ésta?

Grigoriev, N - 1932 DOMINIO DEL TABLERO

Tradicionalmente, la escuela
soviética/rusa de ajedrez incluía
el juego a la ciega como un com-
ponente necesario del entrena-
miento en el juego combinativo.
Más de una vez yo mismo fui tes-
tigo de la capacidad asombrosa
de M. Botvinnik leyendo el texto
de una partida para inmediata-
mente encontrar los errores que
cometían jugadores incluso de un
1.¢f5 Boris Spassky se proclamó 10ª nivel muy alto. Es curioso que M.
No vale 1.a4 por 1...¢e4 y el rey campeón mundial de ajedrez al Tal, según sus propias palabras,
negro detiene el peón pasado derrotar 12½–10½ a Tigran entrenaba su capacidad del cál-
Petrosian en Moscú, 1969.
blanco. culo leyendo las partidas de los
torneos femeninos (en aquel
1...¢e3 2.¢e5 8.£d5+!! entonces el nivel de juego feme-
Y aquí el negro tiene una defensa La clave: las blancas ganan un nino era muy inferior al de
muy fina: tiempo decisivo. Aquí no da nada ahora) y la abundancia de errores
8.£e4+ ¢d2 (8...¢c3? 9.£d4+ ¢b3 exigía mucha concentración al
2...c6! 10.£a1+–) 9.£d4+ ¢e2 (o 9...¢c1! mago de Riga.
Minando la casilla d5. Perdían 10.¢d5 ¢b1) 10.£c3 ¢d1
2...c5 3.¢d5 y 2...¢d3 3.¢d5 ¢c3 11.£d3+ ¢c1 12.¢d4 ¢b2 El juego a la ciega, gracias a la ten-
4.¢c5 seguido de 5.a4. 13.£c3+ ¢b1 14.£b3+ (14.¢d3 sión que genera, puede cumplir
c1£) 14...¢a1. el mismo papel que el cinturón
3.a4 ¢d3 metálico que los baloncestistas
Una jugada con los dos objetivos: 8...¢e2 emplean en los entrenamientos
detener el peón pasado enemigo O 8...¢e3 9.£g2!! para mejorar su capacidad de
y apoyar el avance del peón c6. salto. Lo curioso es que B.
9.£a2 ¢d1 10.¢d4 c1£ 11.¢d3 1-0 Spassky antes de su match de
4.a5 c5 5.a6 c4 6.a7 c3 7.a8£ c2 Candidatos contra M. Tal (Tbilisi
Cuando B. Spassky ofreció este 1965), ofreció una sesión de
estudio a R. Fischer. Éste le llamó simultáneas a la ciega contra ocho
el día siguiente exclamando: tableros de primera categoría. Él
£g2!! (NdR: en la variante 8...¢e3 - lo explicó así: “Habitualmente, yo
ver diagrama siguiente). juego mal las primeras partidas del
encuentro y para evitarlo en una
importantísima prueba quise asegu-
rarme mediante una sobrecarga”.

Entre los ejemplos más recientes,


se puede mencionar la experien-
cia de la ex campeona del mundo
El éxito en los finales de Dama y GM rusa A. Kosteniuk, en su
vs. peón de alfil en la penúltima libro How I became Grandmaster at
fila depende de la posición de rey age 14 dice lo siguiente sobre sus
del bando fuerte. años de formación: "Mi padre dic-
taba una posición y luego apuntaba
en su cuaderno el tiempo de resolu-
ción".
70 Curso práctico de Boris Zlotnik

Las 8 Etapas del


Entrenamiento “A la ciega”
S.Loyd, 1880
1 Notación del tablero. 5 ¿Cuántos alfiles se puede
2 Memorización del movi- Blancas: ¢e4, £g4, ¦c8, colocar sin atacar entre sí en
miento de las piezas. ¤d5 Negras: ¢d6, §g5. el rectángulo a1-a6-h6-h1?
3 Resolución de posiciones Mate en dos Tiempo 1 hora.
con pocas piezas con/sin la N Ejercicios Etapa 3
ayuda de un tablero vacío. A continuación, vienen los ejerci-
4 A partir de la posición inicial cios que corresponden a las pri-
hacer unas jugadas y resol- meras 5 etapas de entrenamiento. Resolución de posiciones
ver a la ciega una posición con pocas piezas con/sin
final con/sin ayuda del N Ejercicios Etapa 1 ayuda del tablero vacío
tablero con las piezas en la
posición inicial. ▪ Blancas: ¢f1 y ¤e3.
5 Reproducción de la posición Notación del Tablero Negras: ¢h1 y §h3.
final leyendo el texto de una 1.? Mate en dos.
partida, primero de una 1 Recitar todas las casillas de ▪ Blancas: ¢f6 y §h2.
posición dada, y luego la la diagonal a8–h1. Negras: ¢d3 y §h3.
partida desde la posición 2 ¿En qué casilla se cruzan las 1...? ¿Cómo ganar?
inicial. diagonales a4–e8 y a8–h1. ▪ Blancas: ¢c6, ¦b1 y §b6.
6 Partida contra un rival 3 Dividir el tablero en 4 cua- Negras: ¢c8, ¦b8.
mirando el tablero vacío, drados iguales. 1...? ¿Cómo entablar?
pero situando piezas cada 4 Nombrar todas las diago- ▪ Blancas: ¢a2, £h4 y ¥b4.
vez que realizan el primer nales del tablero con una Negras: ¢a4, ¥d2 y §a5,
movimiento (acentuando así longitud de tres casillas. §b5. 1.? Mate en dos.
la relación entre el juego a 5 Nombrar todas las diago- ▪ Blancas: ¢c3, ¦h2, ¦h4 y
la ciega y el normal). nales del tablero con una ¥e8. Negras: ¢a3, ¦a5 y
7 Partida contra un rival, ayu- longitud de cinco casillas. §a4. 1.? Mate en tres.
dándose del tablero vacío y
de la notación. N Ejercicios Etapa 2 N Ejercicios Etapa 4
8 Partida a la ciega con un
límite de tiempo hasta el de
Memorización del Reproducir mentalmente las
movimiento de las piezas jugadas y resolver la posición
A continuación, muestro tres final. Puede usar el tablero y
ejemplos de dicho libro (NdR: 1 ¿Cuál es la ruta del §a2 que piezas en la posición inicial.
trate de resolverlos "a la ciega". con cada jugada come algo
y corona en la casilla c8? ▪ 1.e4 e5 2.f4 exf4 3.¤f3 ¤f6
N Ejercicios Kosteniuk 2 ¿Cómo se puede llegar con 4.e5 ¤h5 5.£e2 d5
el alfil desde la casilla a1 ▪ 1.e4 e6 2.d4 d5 3.¤d2 c5
hasta la casilla h8 en 5 4.exd5 exd5 5.dxc5 ¥xc5
I.Jespersen, 1880 movimientos si las casillas 6.¤e2
Blancas: ¢f4, £f3, ¦h5 c1, c3, d4 y e7 están ocupa- ▪ 1.d4 ¤f6 2.¤f3 g6 3.¥g5
Negras: ¢g6. Mate en dos. das? ¥g7 4.e3 0–0 5.¤bd2 d6
Tiempo 30 seg. 3 ¿Cómo se puede colocar 6.¥c4 c5 7.c3 b6
cuatro damas sin atacar ▪ 1.e4 c6 2.d4 d5 3.e5 ¥f5
W.Speckman, 1975 entre sí en el cuadrado e1- 4.¥d3 ¥xd3 5.£xd3 e6
Blancas: ¢d3, £h3, ¦b3 e4-h4-h1? 6.¤e2 c5 7.c3 ¤e7 8.£b5+
Negras: ¢a6, ¦a7, §b7. 4 Indicar la ruta del caballo a1 £d7 9.£xc5
Mate en dos. Tiempo 3 min. que tiene que recorrer todas ▪ 1.e4 e6 2.d4 d5 3.e5 c5
las casillas de la primera 4.c3 ¤c6 5.¤f3 £b6 6.¥e2
horizontal. ¤ge7 7.dxc5 £c7 8.¤d4
¤xe5
En mayo de 2005, en el marco de las jornadas “El espectáculo de la inteligencia” en CosmoCaixa Barcelona,
el GM Sergey Karjakin realizó una exhibición “a la ciega” frente a 4 jugadores. federados
El resultado de 1-3 en contra, pone de manifiesto la dificultad de la modalidad.

N Ejercicios Etapa 5 21.¦d6 ¥c6 22.¦fd1 ¤f7 23.¥xf7


£xf7 24.e6 £e7 25.£xc5 ¦ad8 VISIÓN COMBINATIVA
26.¥e5 a6 27.b4 ¦de8 28.¦1d3 ¢g8
Visualizar la posición final, 29.¦g3 g6 30.¥d4 ¦f6 31.¦xc6 1-0 Parece que la visión táctica sirve
leyendo el texto de una par- de linterna en el juego combinati-
tida, primero desde una Ejercicio 5.3 vo ampliando el número de posi-
posición dada y luego desde Fischer-Fine Nueva York, 1963 bilidades iniciales, es decir, juga-
la posición inicial. das candidatas y además, indi-
1.e4 e5 2.¤f3 ¤c6 3.¥c4 ¥c5 4.b4 cando las jugadas ocultas ya en el
Ejercicio 5.1 ¥xb4 5.c3 ¥a5 6.d4 exd4 7.0-0 dxc3 proceso del cálculo.
8.£b3 £e7 9.¤xc3 ¤f6 10.¤d5
¤xd5 11.exd5 ¤e5 12.¤xe5 £xe5 No cabe duda que la visión com-
13.¥b2 £g5 14.h4 £xh4 15.¥xg7 binativa es un muy importante
¦g8 16.¦fe1+ ¢d8 17.£g3 1-0 indicador de la fuerza práctica
del jugador. Me acuerdo de
Ejercicio 5.4 Fabiano Caruana, cuando tenía
Byrne,R-Fischer Cto. USA, 1963 12 años y participó en su primer
torneo en España (San Sebastian
1.d4 ¤f6 2.c4 g6 3.g3 c6 4.¥g2 d5 de los Reyes, diciembre de 2004).
5.cxd5 cxd5 6.¤c3 ¥g7 7.e3 0-0 Allí sorprendió a sus oponentes,
8.¤ge2 ¤c6 9.0-0 b6 10.b3 ¥a6 indicando en los análisis jugadas
11.¥a3 ¦e8 12.£d2 e5 13.dxe5 que ni siquiera alcanzaron a ver
55...f4 56.gxf4 ¦h7 57.¥d2 ¤xd2 ¤xe5 14.¦fd1 ¤d3 15.£c2 ¤xf2 algunos maestros rivales.
58.¢xd2 ¦h3 59.f3 gxf3 60.¦f2 ¢f5 16.¢xf2 ¤g4+ 17.¢g1 ¤xe3 18.£d2
61.¢e3 ¢g4 62.b4 ¦h1 63.f5 ¦e1+ ¤xg2 19.¢xg2 d4 20.¤xd4 ¥b7+ Es evidente que la tensión de una
64.¢d3 ¦e4 0-1 21.¢f1 £d7 0-1 partida de competición acompa-
ñada a menudo de los apuros de
Ejercicio 5.2 Ejercicio 5.5 tiempo, como en el siguiente
Fischer-Benko Yugoslavia, 1959 ejemplo, afecta incluso a jugado-
res muy fuertes, que no ven a
1.e4 c5 2.¤f3 ¤c6 3.d4 cxd4 4.¤xd4 veces jugadas decisivas.
¤f6 5.¤c3 d6 6.¥c4 £b6 7.¤de2
e6 8.0-0 ¥e7 9.¥b3 0-0 10.¢h1 ¤a5
11.¥g5 £c5 12.f4 b5 13.¤g3 b4
14.e5 dxe5 15.¥xf6 gxf6 16.¤ce4
£d4 17.£h5 ¤xb3 18.£h6 exf4
19.¤h5 f5 20.¦ad1 £e5 21.¤ef6+
¥xf6 22.¤xf6+ £xf6 23.£xf6 ¤c5
24.£g5+ ¢h8 25.£e7 ¥a6 26.£xc5
¥xf1 27.¦xf1 1-0
5.¥g8!!

Es evidente que la clave es la


quinta jugada que bloquea la
Fabiano Caruana batió todos los récords ganando la Copa salida del rey negro.
Sinquefield 2014 en St. Louis, ¡con 8,5/10 y 3097 Elo!
pNery, J BRA 2080
pPereira, D BRA 1609
pNakamura, H USA 2787
Curitiba, 2013
pCaruana, F ITA 2801 POSICIONES DIDÁCTICAS 1.e4 e6 2.d4 d5 3.¤d2 ¤f6 4.e5 ¤fd7
St. Louis, 2014 5.¥d3 c5 6.c3 ¤c6 7.¤e2 £b6
¿Qué consejos se puede dar para 8.¤f3 ¥e7 9.0-0 0-0 10.¤g3 f5
entrenar la visión combinativa, o 11.exf6 ¥xf6 12.¤h5 ¥e7 13.£c2
en otras palabras, nuestra creati- cxd4 14.¥xh7+ ¢h8 15.£g6 ¥f6
vidad ajedrecística?

En primer lugar en este fenóme-


no está presente el conocimiento
y por ello, dedicar tiempo a la
resolución de ejercicios adecua-
dos, por si mismo aumenta la
base de datos interna, lo que
transforma las ideas originales ya
44...¢g8 aprendidas en conocimiento.
Ganaba de forma rápida y con-
tundente 44...¥h4! 45.¥xh4 ¦8c3!
46.£e2 ¦3c2. Y ahora el blanco usará el mismo
tema táctico anterior.
Cuando un comentarista armado
con un ordenador preguntó a 16.¥h6! gxh6 17.¥g8!!
Caruana: “¿Cómo no vió 44...¥h4! No lo puedo asegurar, pero con-
con la idea de atrapar la dama cuan- sidero probable que el jugador
do el módulo lo detectó inmediata- blanco conociera la idea de ¥g8!!
mente?" Fabiano contestó educa- anteriormente.
damente: "Es una táctica poco habi-
tual y por ello esa idea no llegó a mi 1-0
cabeza." 1.¥h7+ ¢h8 2.¥xh6 ¥xh3 3.¥xg7+
¢xg7 4.£g6+ ¢h8
Curso práctico de Boris Zlotnik 73

pRazuvaev, Y RUS
pKupreichik, V RUS
Dubna, 1970
1.c4 e5 2.¤c3 ¤c6 3.¤f3 f5 4.d4 e4
5.¥g5 ¤f6 6.d5 exf3 7.dxc6 fxg2
8.cxd7+?
Esta jugada tan evidente pierde
en el acto. El mal menor era
8.¥xg2 dxc6.

El famoso problemista estadounidense, Samuel Loyd (1841-1911)

No cabe duda que los problemas Un criterio acertado es valorar la


y los estudios artísticos, por su facilidad para resolver problemas
naturaleza, nos ofrecen más posi- de mate en dos, aunque excepcio-
bilidades de encontrar lo original nalmente algunos de ellos, son
y nos sirven para entrenar nues- difíciles incluso para los GMs.
8...¤xd7!! 9.¥xd8 gxh1£ tra visión combinativa.
Solamente un estado de shock Hay que decir que entre los pro-
puede explicar que continuase Creo que es lógico solucionar blemistas que tienen una creativi-
seis jugadas más en esta posición problemas más cercanos al juego dad especial destaca Samuel
con torre de menos. práctico, como los que podemos Loyd, autor de estudios artísticos
encontrar, por ejemplo, en el de gran calidad y dificultad,
10.¥xc7 £c6 11.¥g3 ¥b4 12.£b3 libro de R.Mayer “Problemas para conocido también por sus rompe-
¥xc3+ 13.£xc3 0-0 14.e3 ¤f6 gente sin problemas”. cabezas matemáticos.
15.¥e5 ¥e6
N Ejercicio 2 N Ejercicio 3
0-1 Samuel Loyd, 1856 A. Wotawa, 1935
Mate en tres Blancas juegan y ganan
N Ejercicio 1
Samuel Loyd, 1891
Mate en dos

PRÓXIMA ENTREGA

PDR 115 Entrenamiento en el juego táctico.


(segunda parte)
74 Soluciones Curso de Boris Zlotnik

Ejercicio Espejo Ejercicio Etapa 2 1...¦b7! 2.¦h1 ¦c7+! 3.¢b5


8x4 (§) + 2x2 (¥) + 2x4 (¤) + 1) a2xb3xc4xd5xe6xd7xc8. ¦c2 ½-½
7 (¢) + 3 (£) + 2x3 (¦a1: a3- 2) ¥a1-b2-a3-d6-e5-h8.
h3-h8 tras el avance a2-a4; ¦ 3) e2, f4, h3 y g1. Ejercicio Etapa 3.4
h1: h5-a5-a8 tras h2-h4-h5-h6) 4) ¤a1-c2-a3-b1-c3-a2-c1-e2-
en total 60 jugadas. c3-d1-f2-d3-e1-g2-e3-f1-h2-f3-
g1-h3-f2-h1.
Ejercicio Kosteniuk 1 5) De a1 hasta a6 y desde h1
hasta h6 en total 12.
Ejercicio Etapa 3.1

1.£d8!! ¥c3 [1...axb4 2.£a8#;


1...¥xb4 2.£d1#; 1...¢xb4
2.£d4#] 2.£xa5# 1-0

1.£b7 ¢xh5 [1...¢f6 2.¦h6#] Ejercicio Etapa 3.5


2.£h7# 1-0
Ejercicio Kosteniuk 2 1.¤g4 h2 2.¤f2# 1-0
Ejercicio Etapa 3.2

1.¥b5!! ¦xb5 [1...¦a8 2.¥c4


¦c8 3.¦a2#] 2.¦xa4+ ¢xa4
3.¦a2# 1-0
1.£d7 b6 [1...b5 2.£xb5#;
1...¢a5 2.£b5#; 1...¦a8 Ejercicio Etapa 4.1
2.£a4#] 2.¦a3# 1-0 1...¢e4! 2.¢e6 ¢f3! 3.¢e5 1.e4 e5 2.f4 exf4 3.¤f3 ¤f6
¢g2 0-1 4.e5 ¤h5 5.£e2 d5?
Ejercicio Kosteniuk 3
Ejercicio Etapa 3.3

6.exd6+ ¥e6 7.£b5+ c6


1.¢f5! ¢xd5 2.£d1# 1-0 8.£xh5 1-0
Soluciones Curso de Boris Zlotnik 75

Ejercicio Etapa 4.2 Ejercicio Etapa 4.5 Ejercicios Etapa 5.2 a 5.4
1.e4 e6 2.d4 d5 3.¤d2 c5 1.e4 e6 2.d4 d5 3.e5 c5 4.c3
4.exd5 exd5 5.dxc5 ¥xc5 ¤c6 5.¤f3 £b6 6.¥e2 ¤ge7
6.¤e2? 7.dxc5 £c7 8.¤d4 ¤xe5?

6...£b6! 0-1 9.¤b5 £xc5 10.£d4! £xd4


11.cxd4 ¤5c6 12.¤c7+ con
Ejercicio Etapa 4.3 clara ventaja.
1.d4 ¤f6 2.¤f3 g6 3.¥g5 ¥g7
4.e3 0-0 5.¤bd2 d6 6.¥c4 c5 Ejercicio 1 - Samuel Loyd
7.c3 b6? 1.¥e5! ¢xe3 [1...¢g3 2.¤d3#;
1...¢e1 2.¦xe2#; 1...¢g1
2.¤h3#] 2.¦xe2# 1-0
Ejercicio 2 - Samuel Loyd
1.£d6! ¢e8 [1...¢g7 2.e8£
¢h7 3.£dg6#; 1...¢g8 2.£g6+
¢h8 3.e8£#] 2.£e5 ¢d7
[2...¢f7 3.e8£#] 3.e8£# 1-0
Ejercicio 3 - A. Wotawa
1.¦xe6! fxe6 2.£g7!! [2.£e7
¢h6! 3.£g5+ ¢g7 4.£e7+
8.¥xf6 ¥xf6 9.¥d5 1-0 ¢h6=] 2...£xg7 [2...£e3
3.£xh8] 3.g4+ ¢h6 4.g5+ ¢h5
Ejercicio Etapa 4.4 5.g4# 1-0
1.e4 c6 2.d4 d5 3.e5 ¥f5 4.¥d3
¥xd3 5.£xd3 e6 6.¤e2 c5 7.c3
¤e7 8.£b5+ £d7 9.£xc5? Ejercicio Etapa 5.1 Ejercicio Etapa 5.5

9...¤f5 10.£a5 b6 0-1


Fotos: Nationaal Archief CC

02 . Entrena miento en el juego táctico (parte 2)


E l CÁLC U LO D E VARIANTES . .
• Tras la muerte de A. Kotov y Estas reglas tienen un cierto valor
• 1 1yo mismo redactor del p ara la organización del proceso

Bl
N EL AÑO 1 970, EL GM • 1 original, pude constatar que de pensamiento de los aj edrecis­
ruso Alexander Kotov estél' segunda edición perdió algu­ tas, pero se puede aplicar solo en
publicó en Moscú el libro no§ matices importantes, aunque casos bastante claros. Y su limita­
"Secretos del pensamiento ajedre­ aparentemente se hablara de más da naturaleza se manifiesta sobre
cístico" en el que, de forma since­ o menos lo mismo ... Tengo enten­ todo en situaciones difíciles. Esta
ra y amena, explicó su visión dido que precisamente esta es la razón por la que su autor me
sobre el tema del perfecciona­ segunda versión fue traducida y p ermitió hacer las s iguientes
miento en el aj edrez. El núcleo de publicada en varios idiomas, sugerencias al redactar el libro de
este libro es el cálculo de varian­ incluido el castellano. A. Kotov de 1 985:
tes y el método que recomienda
A. Kotov estaba basado en su pro­ A. Kotov presentó el modelo de 1 No es posible determinar inme­
pia experiencia, que le permitió cálculo en la forma de árbol, en el diatamente todas las jugadas­
dar un gran salto en apenas dos que las diferentes variantes for­ candidatas en posiciones com­
años, y pasar desde la primera man el tro n co y las ramas. plicadas, sobre todo al comen­
categoría s oviética de aquellos Además, e stableció dos reglas zar a considerarlas. En realidad,
años (equivalente a un fuerte pre­ principales: aparecen a medida que vamos
ferente de hoy) hasta el subcam­ penetrando en la posición.
peonato en el campeonato de la 1 Antes de comenzar a calcular
URSS, 1 939 (primero, por cierto, uno debe determinar todas las 2 En o casiones, en el cálculo de
fue el mítico M. Botvinnik -el pri­ posibles jugadas apropiadas, las variantes, la jugada correc­
mer campeón del mundo soviéti­ denominadas jugadas-candi­ ta de una variante o una idea
co y fundador de la famosa escue­ datas. Después de fij arlas y nueva aparece durante el cál­
la de aj edrez de este p aís) . enumerarlas, se han de anali­ culo de otra, como si el proceso
zar una por una. de investigación funcionase
Hay que decir que e l libro men­ "en p aralelo" en la mente del
cionado fue más tarde ampliado y 2 Las variantes que resultan se jugador. Por lo tanto, en las
editado b aj o el título "Piense han de estudiar una s ola vez. situaciones intrincadas es
como un gran maes tro", Moscú inevitable volver a calcular.
Curso de Ajedrez de Zlotnik
63

3 Un importante indicador en la 2 1 .®h l ®xg7 22 .ti'g4+ ®h8 aguda 25. flg5 iiYxf5 26. 'firc5+ l!e7
técnica del cálculo es su econo­ 23 . .§f3 ti'c2 24.f5 ! ti'xfS 2S.§xf5 27. 'fird5! 'i!le8 ten iendo las tablas
mía, lo cual presupone limitar exfs 26.ti'h3+ ®g7 27.ti'g3+ ®h7 aseguradas y con posibilidades de
el número de jugadas-candida­ 28.ti'xb8. encon trar u n a ta q u e decis ivo.
tas y calcular detalladamente Segu í profundizando en la posi­
solamente las variantes necesa­ 17. .txh7+ �xh7 18. 'ii'h5+ 'it>g8 ción, súbitamente encontré que el
rias. En este proceso en p arti­ 19 . .txg7 �xg7 20 . 'ii'g4+ �h7 negro tiene una p osibilidad adi­
cular, es importante comparar 21.l:tf3 1-0 cional" -M. Tal.
las ramas del cálculo entre sí.
En la partida anterior, era obvio 22 . ...l:i.e7!?
Déj enme ilustrar cada sugerencia que sin realizar el cálculo previo Houdini corrige la variante de M.
con algunos ej emplos. que comienza con la evidente Tal: 22 ... .\lc6 23.4Jgs .§e? 24.4::l xe4
1 6.Axh7 no está claro por qué ti'h4 25.ild5? (25.f6! gxf6 26.J1d5
J U GADAS CAN D I DATAS 1 6.4Jb6 podría incluirse en la lista J1xd5 27.l!xd5 J1c7 28.l!d4 l!ae8
de jugadas-candidatas. [Pero no 28... i1b6? 29. 4:Jxf6+ iiYxf6
30. 'firg3+ 'firg6 31.l!g4+-) 29. 'firc3
Por lo tanto, en la práctica el �eS 30. 4:Jxf6+ �xf6 31.l!xh4 �xc3
.t. Sveshnikov, E RUS
jugador primero hace un cálculo 32. bxc3 Ee4=] 25 ... .\lxdS 26.§xd5
Moscú, 1 973 de una idea que había visto con Jlc7 27.f1d4 Ab6+
antelación durante el desarrollo
!: .t .�: • de la p artida y solo entonces, si 23.tt:Jc5 'ifb6!?
'iV i .t i i i no está satisfecho, aumenta el Si 23 . . . ilc6 24.4Jxe4 ti'h4 2 S . f6
número de jugadas-candidatas. gxf6 26 . .\ldS.
' ' '
¿j 4l¡ Veamos otro ej emplo. 24.'ii'g5!?
ttJ j, Una jugada ingeniosa, con la idea
de responder a 24 ... ti'xc5? con
j,
.t. Tal, M
25.f6!
RUS
¿j ¿j � ¿j
.: � ,:,� Erevan, 1 962 24 . . . .tt6 25. tt:Jxd7 l!xd7

A simple vista, se podría intuir


que el blanco puede realizar una
combinación típica con la entrega
de dos alfiles, siguiendo el mode­
lo táctico de la famosa partida
Lasker-Bauer, Amsterdam 1 889.

Sin emb argo, al calcular la


variante 1 6.lhh7+ ®xh7
1 7 :i�th 5 + ®g8 1 8 .ilxg7 ®xg7
1 9:{¡ltg4+ ®h7 20 ..§f3 descubrimos
que el negro tiene una defensa "En m i cálcu lo previo considera­ S egún M. Tal, la posición blanca
suficiente: 20 ... 4Jxf4! 2 1 . .§xf4 fS ba que lo mejor aquí era 22 ... J1c6 es claramente inferior por los tres
22.ti'h5+ ®g6 23.l'�g3+ ilgS. S e 23. flg5 l!e7 24. flxe4 'firh4 25.�d5 motivo s siguientes: el potente
percibe claramente que la clave J1xd5 26.l!xd5 J1xb2 con una lige­ peón pasado e4, la pasividad del
de la defensa negra es el 4Jd5, lo ra ventaja negra." Ab3 y la presencia de los alfiles de
que induce la idea de distraerlo. distinto color, lo que favorece al
En la partida siguió: (... ) "Pensaba además sobre la b ando atacante en el medio juego.
arriesgada 22... i1b5, pero tras
16 . tt:Jb6! tt:Jxb6 23. flg5 J1xfl 24. 4:Jxf7 \t?f8, el blan­ Y el desarrollo de la partida con­
Tamp oco s alvab a 1 6 . . . f1b8 co puede elegir entre la tranquila firmó esta valoración.
1 7.4Jxd5 cxdS 1 8 .ilxh7+ ®xh7 25.l!xfl con u n a compensación
1 9.ti'h5+ ®g8 20 . .\lxg? ti'xc S + s uficien te por la calidad y la
38 . ..f5+! es claramente mala, entonces nos
Si 38 ... h5+? 39.gxh6 f5+ 40.�xf5 podemos concentrar en las dos
'lfYf3 + 4 1 .�g5 'lfYf6+ 42.'lfYxf6 gxf6+ restantes. Este método es espe­
43.�xf6 .§.xb8. cialmente útil cuando estamos
apurados de tiempo y debemos
D iagrama de análisis eliminar rápidamente una jugada
mala.

El famo s o entrenador M.
Dvoretsky, fue e l primero en lla­
mar la atención s obre este aspec­
to en la literatura didáctica. A
continuación, les muestro un
ej emplo de su alumno más avan­
zado.

Este ej emplo demuestra que las La posición es similar a la p artida


i JU88Upow,A GER
nuevas ideas habitualmente lle­ con 38 . . .f5 pero con un peón blan­ Baden Baden 1 996
gan a nuestra mente durante un co adicional en h6, lo que llevaría
estudio profundo de la posición y, a las tablas tras 44. h7+! �xh7
cómo se nos aparece "de repente" 45.d6 .§.f8 + 46.�e7 .§.f2 47.d7 .§.e2+
ilustrando el famoso proceso en 48.�f8 l"!.d2 49.�e7 l"!.e2+ etc.
psicología denominado "ilumina­
ción" ( insight en inglés) . Tras la precisa jugada de Tal, las
negras consiguen una versión
ganadora del final.

39.gxf6 h5+ 40.�xh5 'ii'f3+ 41.�g5


Amsterdam, 1 964 'ii'xf6+ 42.'ii'xf6 gxf6+ 43.�xf6
.l:txb8 44.d6 �f8 45.h5 .l:Ib7 46.�e6
.l:Ih7 47 5Jid5 �e8 48.�c6 �d8 0-1 "Las negras tienen dos posibilida­
des y sólo unos pocos segundos en
E L MÉTO DO DE EXCLUS I Ó N el reloj. Pero comp robé que
60... 'ittf1 + p ierde por 61. �e3 'itte 1 +
Otra forma d e economía en e l cál­ 62. rJ!?f3 'ittfl + 63. �g3 'itte 1 + 64.
culo e s reducir el número de �h2. Así que debía dar el o tro
jugadas-candidatas utilizando el jaque antes de cayera mi bande­
método de exclusión. L a idea ra" -A. Jussupow.
básica está relacionada con uno
de los secretos de aj edrez: habi­ 60.. .'ii'g3+! 61.�c4 'ii'f4+ 62. �b5
tualmente e s mucho más fácil 'iff1 + 63.�b6 'iif 2+ 64.�c7
La resolución de esta posición indicar jugadas malas que definir Como explica A. Jussupow, el pro­
ilustra una de las exigencias más cuál es la buena. De esta manera, blema princip al p ara el blanco es
relevantes del cálculo: la econo­ se elige una jugada porque todas que su dama y su torre no pueden
mía gracias a la comparación. las demás son malas. abandonar las casillas donde se
Ahora las negras tienen dos posi­ encuentran: 64.'lfYc5 'lfYb2 +
bilidades p ara aprovecharse de la Hay que decir que en la mayoría 65.�c7?? (65.'lfYb5 'lfYxg2 66.'lfYb4
expuesta situación del rey blanco de casos tenemos que elegir entre 'lfYf2 + = ) 65 . . . 'lfYxb 8 + 66.�xb8
38 ... f5+ y 38 ... h5+. En la p artida dos o tres jugadas. Así por ej em­ �d7 + ganando.
M. Tal ganó después de: plo, si tenemos tres y una de ellas
64.. . 'i'a7+ 65 .'Jic6 'ifa4+ 66 .'iitb6
'ii'b3+ 67 . <;t>as 'iYa2+ 68. <;t>b4
'ifb2+ 69 . 'iit a 4 'ii' c 2+ 70 . <;t>bs
'ife2+ 71.Wb6 'ii'f2+ Y2-Y2

E L ÁRBOL DE VARIANTES

A. Kotov resumió en la figura de


un árbol lo esencial de su teoría.
Siguiendo con la analogía, las
variantes y subvariantes s e repre­
sentan mediante ramas y tallos.
Asimismo, el GM ruso s eñaló los
siguientes casos específicos en el
árbol de las variantes: Sin embargo, la solución correcta

RUS
está relacionada con la maniobra
i Averbakh. Y intermedia blanca antes del sacri­
Un " tronco", es decir el cálculo
Riga 1 961

de una sola línea pero larga. ficio, lo que lleva a una posición
• Un "matorraf', es decir el cál­ totalmente ganada. Eso fue preci­
culo de numerosas variantes samente lo que sucedió en la p ar­
cortas. tida, de la mano del "Mago de
• Una "jungla", es decir el cálcu­ Riga".
lo de muchas variantes largas e
intrincadas. 21. lbxf6+! .txf6
Tras 2 1 . . .'(;Jxf6 22.'(;Jxf6 .ilxf6
Consideremos pues, desde el 23.<tlf3 y debido a la amenaza
punto de vista de los j ugadores doble a los peones eS y h6, las
prácticos, qué rasgos significati­ blancas ganaban uno de ellos. No
vos caracterizan a cada una de obstante, según M. Tal, eso era el
ellas. mal menor.
Llama atención la siguiente
El Tronco variante: 2 1..íbc5 '(;JxcS 22.<tlxf6+ 22. l:.ad1! 'ii'e7 23 . .txc5! l:.xd1
.ilxf6 23.'(;Jxf6 hxgS 24 . .ilb3 y p are­ Tampoco sirve 23 ... '(;Jxc5 24.'(;Jxf6
Este tipo de variantes se caracte­ ce que las blancas tienen un ata­ hxgS 25 . .§xd8+ <tlxd8 26.'(;Jxd8+
riza por la presencia de una idea que fuerte por la pieza sacrifica­ ®g7 27 . .§d l ganando.
dominante, es decir está claro da. Pero tras 24 ... .§b7 {24 ... ®h7!?)
adónde ir. Como demuestra la las negras tienen recursos defen­ 24. l:.xd1 'ifxc5 25 . 'ifxf6 hxg5
práctica, al encontrar una idea s ivo s suficientes , p o r ej emplo 26 . .tb3
interesante, p ara muchos jugado­ 2S.'(;Jxg6+ ®f8 26.'(;Jxg5 .§d6.
res es muy difícil esperar un poco
y buscar una j ugada intermedia Es sintomático que la mayoría,
que refuerce la idea principal. incluido los maestros a los que
ofrecí esta posición, indicaban la
Muchas veces he o frecido la variante hasta 24 . .ilb3 sin dar
siguiente posición como ej ercicio mucha importancia a las posibili­
a j ugadores de distinto nivel y, a dades defensivas negras, expli­
pesar de que la mayoría captaba cando que en la p artida práctica
la idea rápidamente, muy p o cos jugarían así, ya que por la pieza
lo resolvían correctamente. entregada obtendrían como poco
la compensación de tres peones.
Curso d e Ajedrez d e Zlotnik
66

Al contrario de la variante con Por lo visto, el negro solamente Así que queda solamente ...
2 1 ..\lxcS?! aquí la defensa del contaba con la evidente 27.�e2
peón f7 con la torre pierde, ya que .§f2+ 28.�xf2 .llxf2 29.�xf2 �xh2 1 .�g7! h5
la .§dl es una pieza más en el ata­ 30.�f3 �xb2. Sin embargo, la Si l ...�d3 2.�xh7 �e4 3.�g6!
que del blanco. siguiente jugada intermedia des­
truye su idea. 2.�g6 h4 3 . �g5 h3 4 .�g4 �d3
26 . . J 1b7 27.'iVxg6+ �f8 28. 'iVh6+ 5.�xh3 �e4 6 .�g4 �e5 7. �g5
Y las negras abandonaron, en 27 . ..txh7+! 'iVxh7 28.'iVxe3 'iVc2+ �e6 8.�g6 �e7 9.�g7 ganando.
vista de la variante 2 8 . . . �e7 29.'iVd2 !
29 . .§d5! �b6 30 ..§d6 .§c7 3 l .�f6+ Pero no 29 . .§d2? �c4! 30.�d3
Mikhalchishin, A
�e8 32 . .§d8+! <tlxd8 33.�xb6. �xa2.
i García, G CUB

1 -0 29 . . . 'iVe4+ 30.�g1 d4 31 .l:te1 'iVd5 ___ _,C


"" fu""e,w,'--'1-"-'98,_,1�---
ie'-'-'
n:J-"
32 .tbc1 tbxe5 3 3 . l:txe5 'iVxe5
34 . ..txd4

i Speelman, J ENG
Y las blancas realizaron su venta­

,.
ja material.
Linares 1 992 ttJ ..t ' -*-
Los Matorra les 4l\ '
' !. �
La dificultad en este tipo de cál­
culo es habitualmente mayor que
� �
en el cálculo de tipo "tronco" y : �
viene determinada por la búsque­
da de todas las jugadas posibles y
el orden del cálculo. Veremos pri­ Es evidente que el peón pasado
mero un estudio donde las juga­ en d7 da ventaj a al blanco. El
das-candidatas son evidentes. negro tiene varias opciones, pero
parece que ninguna le salva, por
ej emplo: 43 ... �f8 44 . .\lds �e7
Las negras están mejor y ahora
� Grigoriev, N · Estudio, 1938
4S . .§c8 <tlxd7 46 . .§c7 ganando
podrían haber aumentado su ven­ material. Y s i 43 ... .§d6 44.<tlc4!
taja por ejemplo con la natural <tlxc4 4 5.bxc4! �f6 46.c5 .§d4
24 ... d4. En cambio, introducen 47 . .\lbS b3 48 . .§b2 ganando. Sin
una combinación que puede refu­ embargo, el jugador cubano
tarse. encontró un recurso fantástico:

24 . . . ..txf3+? 25.l:txf3 l:txf3 26.'iVxf3 43 . . . �h8 ! !


l:U8 Esta jugada produjo un shock en
el jugador de blancas, que ofreció
1
tablas al ver que tras la continua­
ción agresiva 44 . .§c5 .§d2+ 45.�fl
.§dl + 46.�g2 .§d2+ 47.�h3 <tlg4 él
El blanco tiene tres posibilidades mismo estaría obligado a hacer
que tienen lógica: l .�gS, l .h4 y tablas por medio de 48 . .§c2 .§xc2
l .�g7. Por sentido común, la 49.d8�+ �h7 SO.ilg2 <tlf2+
mayoría de nosotros continuaría 5 1 .�h2 <tlg4 con j aque perpetuo.
con la primera, pero el negro con­
sigue tablas: l .�gS? �d3 2.�h6 En situaciones como esta, la
�e4 3.�xh7 �fS=. Tampo co gana orden interior "Busca hasta que
l .h4? �d3 2.h5 �e4 3.�g7 (3.h6 lo encuentres" puede convertirse
�dS=) �fs 4.�xh7 �f6 s.h6 �f7. en un enérgico estímulo para dar
con las jugadas-candidatas res­ Como comentó E. Geller, obj eti­ d) 20.�c2! indicado por el propio
tantes. Esto hace que se desarrolle vamente es poco probable que el R. Fischer como la mej o r.
una gran habilidad en el cálculo, rey negro pueda sobrevivir baj o 20 . . . e4 (20... JJ.e7? 21 .iJ.hS+ g6
aún en jugadores muy fuertes. e l fuego de l a s cuatro piezas ene­ 22.JJ.xg6+ hxg6 23. �xg6+ \!?d7
migas. Sin embargo, s obre el 24.J!xe7 �xe7 2S.J"'f7 J"'fB
La Jungla tablero encontrar un camino 26.l"'xe7+ \!?xe7 27. h4!+-;
único es muy difícil. 20...g6? 21 .l!g4 l!e7 22. �f2!+-)
Este tipo de cálculo es el más 2 l .i.tg4 i.te7 22.�f2 con ataque
complicado de todos, ya que En esta posición, R. Fischer debía decisivo, como se comprobó en
p arece mezclar peculiaridades de elegir entre 20.l"!f3 , 20 . .ild l , la p artida Tal - B ogdanovic,
los anteriores, caracterizándose 2 0. .ilf3 , 20.�c2 y l a que jugó la Budva 1 967. Huelga decir que
por la profundidad y la ramifica­ p artida. Siguió ... esta partida fue posterior a la
ción. El ser humano no es una de Geller-Fischer.
máquina calculadora perfecta, y 20 . .tg4?
esta es la causa por la que en este El volumen del cálculo hecho por 20 . .. dxc4 21 . .txe6
tipo de cálculo, a menudo se toma la máquina da una idea de su Era más resistente 2 l .�c2 �d3
una decisión intuitiva. D e ella complejidad, e incluso p ara una (21 ... iJ.dS? 22.JJ.xe6!! Proba­
proceden no sólo descubrimien­ mente aj edrecística privilegiada blemente a R. Físcher le escapó
tos originales, sino también fra­ como la de R. Fischer, la tarea era este golpe 22... J!xe6 23. �e4 J"'cB
casos por errores inevitables. muy difícil. Veamos algunas 24. �xeS l"'c6 2S. �bB+ J"'cB 26. �es
variantes de esta j ungla: J"'c6=) 22.�a4+ �d7 23.�xd7+
a) 20.l"!f3 �b4 2 l .�c2 (21 . �xb4 ®xd7 24.1"1f7+ ®c8 25 . .ilxe6+ ®b8

RUS
ihb4 22.l"'b3 aS 23. a3 h 6 26.i.txc4 l"!a7 y el negro no tiene
i Geller, E
24.l!e3 d 4 2S.l!gl JJ.c6 26. axb4 fácil realizar su peón de más.
Mon te Carla, 1 967 axb4 27. J"'xb4 J"'a2 28.l!f3
\!?d7+) 2 l ... e4 22.1"1fl .ilc6+ 21 . . .' ti'd3 22 .'ife1 ..te4! 23 . .tg4
E b) 20.i.td l ®d7 2 U 'l f7 + ®c6 l:tb8 24 ..td1 '.t>d7 25 . .l:tf7+ '.t>e6 0-1
.i. 2 2 . cxd5 + exdS 2 3 .i.tb 3 d4
24.�e l ®b6 2 5 .�xe5 �b4 LA I NTU I C I Ó N
i 26.i.th4=
e) 20.i.tf3 i.te7 (20... e4? 21 .l!xe4 Es curioso que en e l mismo año,
dxe4 22. �f4+ -; 20 ... �b4 ? R. Fischer de nuevo perdió contra
21. �c2 e 4 22.iJ.hS+ g6 23.l"'b l el mismo rival en una posición
�as 24. �b2+-) 2 l . cxd5 l"!d8 obj etivamente ganada, y que tam­
22 . .ilg4 .ilxdS 23 .�f2 ®d7 bién exigía un cálculo dificilísi­
24.�a7+ ®e8 25.�f2= mo. Los interesados pueden verla
comentada en la megabase.
Curso de Ajedrez de Zlotnik
68

El p apel de la intuición en el cál­ se una pieza en c3 y bloquear la


culo se ilustra muy bien con la diagonal del peligroso alfil blanco".
ARM 2511
siguiente posición tomada de una
famosa p artida. El peligro de tomar la torre blan­ La Roda, 2004 1!!.061_ _

ca lo ilustran las variantes


siguientes: 19 ... gxh5 20.�xh5 l"re8 1.e4 d6 2.d4 g6 3.lt:Jc3 .tg7 4.i..e3
2 l .a4!! Por lo visto, a Smyslov le c6 5.'i'd2 b5 6.13 lt:Jd7 7.i..d3 a6
.1. Smyslov, V RUS
escapó esta jugada con la idea de 8.g4 c5 9.i..e2 i..b7 10.h4 h6 11.0-
Zúrich, 1 953 22.�a3. 2 1 . . .dxc4 (21 . . . '{(yd6! 0-0 �es 12.lt:Jh3 'i'a5 13.<iitb1 b4
22.!'1f3! .tig7 [22 ... '{(ye7 23.!'1g3 + 14.lLld5 e6 15.lLld14 cxd4 16.i.l2
.tig7 24 . .tic 1 '{!yf6 25. .l2,d3 '{(yg6 lt:Je7 17.lt:Jd3 lLlc6 18.h5 g5 19.14
26. .tixg6±] 23. '{(yxf7+ r:!lhB gxl4 20.lt:Jhxl4 lt:Jc5 21.lt:Jxc5 dxc5
24. '{(yxb 7 '{(yc6 25. '{!yxa6 l'!aB 22.i..c4 lt:Je5 23.'i'e2 .tc6 24. .l:í.h3
26. '{(yb5 '{(yxb5 27. cxb5 l'!acB .tb5 25. .txb5+ axb5 26.lt:Jd3 lt:Jc4
28. .l2,c3±) 22.�xh7+ �f8 23.�a3+ 27. 'ifl3 .l:.a8 28. lLlc1 lt:Jxb2
l"re7 24.l"rg3 �e8 2 5 .l"rg8+ �d7 29.<iitxb2 d3+ 30.<iitb1
26.l"rxd8+ ganando.

20.l:!.xh7?!
Resistía más 20.�g4 c3! (20... cxb3?
2 1 . !'1xh7 '{(yc7 [21...!'1c2? 22. '{!yf4]
"Pensé durante bastante tiempo" 22.!'1h8+ J:!xhB 23. '{(yh4 r:!lg7 24.f4
-precisó V. Smyslov- "Quería '{(yc2 25. '{(yh6+ r:!Jf6 26. '{(yg5+ r:!lg7
capturar la torre, porque no veía 27. '{(yh6+=) 2 Ulxc3 aS+
como ganaban las blancas... "
20...c3 21.'i'c1 'i'xd4 22.'i'h6
Y he aquí lo que D. Bronstein 1:11d8
escribió sobre la jugada correcta Y las negras ganaron.
que eligieron las negras: D esde la apertura, el negro man­
E RRO RES MÁS PS ICOLÓGICOS tuvo una clara ventaj a y aunque
19...dxc4! Q U E AJ E D RECÍSTICOS pudo decidir la p artida antes,
"La intuición de Smyslov no le ahora también tiene po sición
h izo fracasar. jugó lo mejor, como En la práctica del juego de aficio­ ganadora. Quizá por ese desarro­
se demostró en los análisis. Pero nados se puede detectar a menu­ llo tan favorable de la partida, el
¿cómo llegó a esta determinación? do, la falta de concentración y de GM no halló la concentración
atención al juego del rival, lo que necesaria p ara elegir la única
... Por supuesto la jugada parecía es la causa principal en la mayo­ j ugada que ganab a inmediata­
implicar un profundo estudio de ría de las derrotas. Es decir, pocas mente ... y cometió un error fatal.
la posición. veces se procede a un cálculo dis­
ciplinado con búsqueda de juga­ 30....tc3?
Para empezar, las negras abrieron das-candidatas, etc. Lo correcto era 30 ... b3! 3 1 .l"rxd3
la diagonal a su alfil creando así la bxa2+ 32.<�Jxa2 �xa2+ 33.�c l c4
amenaza 20...gxh5 21. '{(yxh5 .tie4. 34.l"rd7 0-0 con ventaj a decisiva.
En segundo lugar, la columna "d" Sin embargo, algo p arecido ocu­
también se abrió y por ello apare­ rre de vez en cuando, y con gran­ 31Jbd3 c4
ció la posibilidad de llevar la dama des maestros inclusive, ya que Tamp o co s alvab a 3 1 . . .�a3
a d5 (en caso de que las circunstan­ estos errores están relacionadas, 32.l"rxc3 bxc3 3 3 .�xc3 �xc3
cia se lo permitiesen) para presio­ más con nuestra naturaleza 34.l"rxc3.
nar sobre el peón d4. En tercer humana, que con el nivel de
lugar, y durante un momento, apa­ juego. 32.l:txc3 bxc3 33.'1'16 'i'b4+
reció un peón pasado en la colum­ 34.lLlb3 0-0 35.i.d4 1-0
na "e " , con lo cual debería colocar-
Curso de Ajedrez de Zlotnik
69

20. 'ii'xe4! 1-0 Es curioso recordar que hace ya


1 3 años ofrecí esta p artida, con el
i Péres, JM ESP 2238
mismo cuestionario, a dos jóve­
Madrid, 2003 [BSI] nes jugadores holandeses de nivel
preferente. Ambos respondieron
Como a menudo sucede en la vida con cierta facilidad a las pregun­
cotidiana, la suerte acompaña a tas ... sin mirar al tablero. Por ello,
los jugadores que arriesgan. En la no me sorprendió mucho cuando
siguiente p artida, una valiente apenas cuatro años más tarde,
entrega - aunque no del todo ambos jugaron dignamente en el
correcta- llevó a una espectacu­ famoso torneo de Wijk aan Zee
lar victoria. (grupo B) ... ya con el título de
gran maestro y más de 2600 Elo.
1.e4 c5 2.tt::lf3 d6 3.d4 cxd4 4.tt::lxd4
tt::lf6 5.tt::lc3 e6 6.g4 tt::lc6 7.g5 tt::ld7 EJ E RC I C IOS PRÁCTICOS Ofre cemos primero la p artida
8.i.e3 i.e7 9.h4 0-0 1 O. 'ii'h5 a6 íntegra, sin comentarios. En la
11.0-0-0 tt::lxd4 12.i.xd4 b5 13 J 1g1 Como el propio A. Kotov recono­ página siguiente encontrará las
b4 14.tt::ld5!? ce, su cap acidad del cálculo mej o ­ nueve preguntas del cuestionario,
ró notablemente trabaj ando con en forma de Test numerado.
p artidas de carácter táctico bien
analizadas, intentando imitar el
ambiente de la comp etición
poniendo el reloj y jugando por
i Sokolov, S RUS

un bando que tiene que tomar Moscú, 1 976_ ____

varias decisiones. Con el tiempo,


la diferencia entre lo que apunta­ 1.c4 c6 2.e4 d5 3.exd5 cxd5 4.d4
ba él en su cuaderno y lo que tt::lf6 5.tt::lc3 e6 6.tt::lf3 i.e7 7.cxd5
decían los comentarios a dichas tt::l xd5 8.i.d3 0-0 9.0-0 tt::l c6
p artidas en los libros, siguió dis­ 10.l:te1 tt::lf6 11.i.g5 b6 12.'ife2
minuyendo. i.b7 13. .l:!.ad1 tt::l b4 14.i.b1 l:tc8
Obj etivamente, esta audaz entre­ 15 . tt::l e 5 tt::l bd5 16. 'iVd3 tt::lxc3
ga, siguiendo el mo delo de la Hoy en día, el trabaj o de este tipo 17.bxc3 g6 18.'ii'h3 i.d5 19.i.h6
famosa p artida Tal-Larsen (mi l O) es más fácil ya que la máquina .l:!.e8 20.i.c2 "f/c7 21..l:!.e3 i.xa2
de 1 965 que decidió el resultado puede controlar la precisión de 22.i.a4 ,l;¡ed8 23.tt::lc6 .l:!.d5 24J :!.xe6
del match de Candidatos, es erró­ nuestro cálculo mej or que cual­ .id8 25.l:Ide1 fxe6 26.'ii'xe6+ �h8
nea. Sin embargo, dado que llevó quier libro. Es decir, cargando 27.tt::l x d8 'ii'xd8 28. 'ii' f7 tt::l h5
a la victoria en sólo 6 jugadas, es una p artida desde una base de 29.l:te8+ 'ii' xe8 30. ..txe8 J::!. f5
difícil juzgarla de forma severa. p artidas y activando el modo de 31.'ii'xa2 .l:!.xe8 32.g4
entrenamiento, podemos progre­
14...exd5 15.14 .l:!.e8 16.15 g6 sar en ella apuntando nuestro cál­
17.'ii'g4 i.f8 18.h5 .l:txe4 19.hxg6 culo, de tal manera que lo poda­
19.. . fxg6? mos comparar con el desarrollo
Ganaba 19 ...hxg6 20.'éltg3 (20.'élth3 real de la p artida. Todavía sería
�es 2 1 .1"\h l 'éltxg5+ 22.�b l Jlg7) mejor hacerlo con las partidas
20 �e5 2 l .fxg6 �xg6 22.Jlf6
•.• previamente analizadas por un
'éltb6 23.1"\hl 'élte3+ con ventaj a colega o entrenador.
decisiva.
Como un ej emplo de este tipo de
El negro ha omitido completa­ entrenamiento, he seleccionado
mente el fulminante des enlace una p artida propia e incluido 9
que acontece. preguntas clave. Y aquí cayó la bandera de las
negras. 1-0
Próximo: Entrenamiento en el ¡uego posicional
PDR-116

� Pregunta n° 1 � Pregunta n° 7

I •
• "iV ..t.. • •
j. llJ · � · iL
I
iL �
� :: 'iV
..t.. � � �
:: �
Tras 1 0 ... b6 ¿Cómo obtienen las En una partida de Petrosian, tras ¿Cómo seguir atacando?
blancas clara ventaj a? 16.§d3? �a6 1 7.-tlxdS <tlxdS? 18.�e7
'(J;Jxe7 1 9.l"lh3 �e2 20 ..ilxh7+ ®h8
fueron tablas por perpetuo. ¿Qué no
había visto el campeón mundial?

¿Qué movimiento es mej or: la


Tras las jugadas 10 . . . �d7 1 1 .-tlxdS toma en d8 o el j aque en eS?
exdS 1 2 .-tleS <tlxeS 1 3 .§xe5 �e6
¿Cómo ganar?
¿Por qué 1 7 '(J;Jds I S.'(J;Jh3 §xc3
.••

da ventaj a al blanco?


I "iV I <é
' ..t.. . •

-- • 1 ·�·
-=- ..t.. llJ iL
- �
� 'iV ¿Qué jugada es la mej or?
� � � �
Indicar la línea ganadora tras
1 2 ... -tld4.
iL :: � (So luciones en la pág. 30)

¿Es buena 1 9.c4?


Soluciones
30

�h2!; 92.l'fg8 l'fa2 93. �gl �g3!) 53.<tle5! �xeS 54.fxe5+ �xdS
� Así se jugó en Wijk aan Zee
92 . . . �g3 93 .l"l.a6 .§.b2 94.l"l.a3+ [54 ... �xe5 SS.g6 �f6 56.d6 <tlb8
( 1 ) Radj abov, T-Ding Liren �h2 ! ] 90 .§.g7 .§.g3+? [90 ... �h3 !­
• 57.a6 <tlc6 58.d7+-] 55.g6 �e6
33 ... c3!-+ [ 3 3 .. :-lhds 34.l"l.xd5 + ] 9 1 .�e4!= g4 92.l"l.g5! [92.�f4? 56.�g4 <tlc7 57.�h5 �xeS 5S.g7
.§.xb 2 + 3 S . � c l .§.axa2 36.�d8+ .§.f3 + ! 93.�xg4 .§.g3+ ] Yl-Yl <tleS 59.gS� <tlf6+ 60.�g5
(36.l'fa5!? l'fxe2 37.l'fxa2 l'fxa2 [60.�g5 <tlxg8 6 1 .a6+- ] 1 -0
38. lftfxj5±) 36 . . . �h7 3 7.�h4 + = ; (7) Caruana, F-Hou Yifan
3 3 . . . �f8 34.ihc4 .§. c 6 3 S .�b3oo] 45 <tlxh4+!= 46.gxh4 (46.�h2?
•••

� Curso práctico de Zlotnik


34.�c4 [34.<tlxc3 .§.c6! (34... l'fab6+ fxg3 + 47.fxg3 <tlfS - + ] 46 f3+ •••

35.1ldl !) 3 S.<tld5 (35.l'fc2 lft!J6- +) 47.�g3 �d6+! 4S.iH4 �g6+! [Pregunta 1] l l .<tlxdS �xdS [No
35 . . . �xd5 ! 36 . .§.xd5 .§.xb 2 + - + ; 49.�g5 �d6+ Yl - Yl cambia mucho l l ...exdS 1 2.�xh7+
34.�xa6 cxd2 35.�xd2 .§.xb 2 + ] �xh7 1 3 .�c2+ �g8 1 4.�xc6 con
3 4 cxd2 35.<tlf6+ �fs 36.<tlh7+
••• (S) Vachier Lagrave, M­ peón de más] 12.�e4 �d6 1 3.<tle5
�eS! 37.�xf7+ �xf7 3S.�xf5+ Wojtaszek, R �b7 1 4.�{4! Y el negro como
�gS 39.�c2 .§.xb2+ 40.�dl 20.�xd7+!= �xd7 2 1 .<tlxe5+ mínimo pierde calidad .
.§.b l+! [40 ... .§.b l + 4 1 .�xd2 .§.xa2+ �xeS 22.�xf5+ �e7 23 .§.d7+ •

42.�e3 .§.e l + 43.�f4 .§.xf2 + ] 0- 1 �es 24.�xg4 .§.dS 25.f4 .§.xd7 [Pregunta 2] 14.�h5 g6 1 5.�h6
26.�xd7+ �xd7 27.fxe5 l"l.h7 �f6 I6.l"l.h5 .§.eS 17.�xh7+ �fs
(2) Wesley So-Hou Yifan 2S.c5 �e6 29.l"l.g4 �xeS 30 .§.a4 a6
• 1 S.�xg6! [ 1 8 . .§.e5!?]
57 .§.h4!= (57 . . . a4 5 8.l"l.h2 �g8
• •• 3 1 .cxb6 cxb6 32.�xb6 Yl - Yl
59.l"l.g2+! �h8 60.e7 .§.e4 6 1 .�f7+­ [Pregunta 3] 12 <tlxd4? 1 3.<tlxd4
•••

] 5S .§.d2 .§.h6+ 59.�e5 l"l.hl


• (9) Wojtaszek, R-Ding Liren �xd4 14 .§.adl �eS 1 5.�xf6 �xf6

60.�d6 �es 61 .l"l.g2 .§.di+! 62.�e5 62 b5!!-+ [ 62 . . . .§.d4? 63 .�a6oo]


••• 16.�e4
.§.hl ! 63.l"l.g6 �e7 64.l"l.g7+ �es 63.cxb5 c4 64.�e4 c3 65.�f4 .§.d2
65.�f6 .§.h6+ 66.�e5 .§.h l Y2-Y2 0- 1 [Pregunta 4] 16 .§.d3 �a6 17.<tlxd5

exdS! 1 S.�xf6 �xf6 19 .§.h3 �xe2 •

(3) Giri, A-Jobava, B ( 1 0) Wesley So, W-Saric, 1 20.�xh7+ �hS 21 .�f5+ �h4!-+
36.�f3!+- [36.l"l.h8+ �g7 37 . .§.xb8 24.g4!+- [24.�xd5 .§.xeS 2S . .§.xe5 Esta fue la jugada que se le escapó
�xe4+ 38.�gl .§.xg3 + ! ! 39.fxg3 �xeS 26.�xf7+ <tlxf7 27.�xb4±] a T. Petrosian.
�e3+! 40.�h2 �e2 + ! (40... lftfj2+ 24 �f6 25.�xd5 <tlxdS 26.�xdS
•••

4 1 . lftfg2+-) 4 1 .�g2? (41 . �h l <tlc6 27.<tlf3 .§.dS 2S.�e4 1 -0 [Pregunta 5] 17 �d5 I S.�h3 •.•

lftfel +=) 4 1 ...f3 ! ! ; 36.<tld7 �xe4+=; .§.xc3 1 9.{3!! h6 20.�xf6 �xf6


36.�fl �g7 !oo; 36.�f3 fxg3 ( 1 1 ) Wesley So-Van Wely, L 2 1 .�e4 �xe4 22 .§.xe4 �xe4 •

(36... l'fg5 37.l'fh8+ �g7 38.l'fxb8) 27.�b3!+- [ 2 7.<tld5 ! .§.g8 23.<tld7±


37.�xg4 �xg4+ 3 8 .�xg4 g2 (27... lftfxd5 28. lftfxd5 flxdS
39.l"l.g5 + ! ] 1 -0 29. .tlxg7+; 27... fle8 28 . .t!h5) [Pregunta 6] No funciona 1 9.c4
28 . .§.xg7 .§.xg7 29.�xf6; 27.l"l.xg7? �xc4 20.<tlxc4 .§.xc4 21 .l"l.xe6 por
(4) Saric, 1-Vachier Lagrave, M �xg7] 27 �e6
••• [ 2 7 . . . �xb3 2I . .§.xd4
••

3 1 .l"l.d2?? [ 3 1 .�c l ! = ] 3 1 . axb2+


•• 28 . .§.xg7! �xg7 29.�g5 + �h8
32.�b l �a2+! [ 3 2 . . . �a2+ 30.�xf6 + .§.xf6 3 1 .�xf6+ �g8 [ Pregunta 7] 1 9 .§.xe6 �dS •

33.�xa2 b l �+ 34.�a3 �b3#] 0- 1 32.l"l.e l + - ] 2S.�xe6 �xe6 29 .§.e l ! • 20 .§.e7! [ Según Houdini, la más

[29.<tldS ! + - l 2 9 � f7 30.<tlds <tlhs


••• fuerte] 20 .§.d7 ••• [20 . . . �xe7?
(5) Ding Liren-Saric, 1 3 1 .�xg7+ <tlxg7 32.l"l.e7 1 -0 2 1 .�xc8+ �xc8 22.<tlxe7+ �h8
27.<tlxd5!+ - �xdS [ 2 7 . . . .§.xb 3 23.<tlxc8 ] 2 1 .l"l.e3 �d6 22 .§.del +- •

28.<tlxe7+ �f8 29.<tlxc6] 2S.�xh3 ( 1 2) Jobava, B-Radjabov, T


�e4 29.l"l.acl �gs 30.l"l.c3 iH4 5 1 . ..�e7? [ S l ...�e8 52.<tlxg6 �c3± [Pregunta S] 27.<tlxdS! [Un grave
3 1 .�d3 �ds 32.�f5 �xeS 33 .§.cS • 53.<tle5 �xaS 54.g6 �f8 SS.d6 <tlcS error sería 27.�e8+?? <tlg8 ! - + ]
f6 34.l"l.dc l 1 -0 56.f5 �g7 57.�e3 <tlb 7! 5 8 . d7 2 7... �xh2+! 2S.�xh2 [28.�fl ??
�d8 ! = ; S l . . .�xe S ! ? 52.fxe5 <tlcS �c4+] 2S .§.h5+ 29.�h3 l"l.xh3+
•••

(6) Saric, 1-Van Wely, L 5 3 .�e3 �e7! 54.�e2! �d7 30.�xh3 .§.xdS 3 1 .l"l.e7±
S9 �g2?! [ 8 9 . . . �h3 ! - + 90.�f2
••• SS.�d l ! <tla6!! 56.�d2 <tlb4 57.d6
(90.l'fh6+ l'fh4! 91.l'fg6 g4 92. (:Pf2 <tlc6 5 8 . a6 <tlxeS 59.a7 <tlc4+ [Pregunta 9] 3 1 .�d7! [ 3 1 .�e7!;
l'fhB 93. �gl l'faB) 90 ... .§.g2+ 9 1 .�fl 60.�d3 <tlb6 las negras logran 3 1 .�xa2?!] 3 1 .§.xc3 32.g4+-
•••

g4 92.l"l.h6+ (92.l'fa6 l'fb2 93.l'fa l tablas de milagro ] 52.<tlxg6+ �d6


Fotos: Vladimir Barsky
ND arch iv CC

03 . Entrena miento en el j uego posicional (1)


I NTRO DU CCIÓN
colorido original?'' La respuesta son los matices del tacto posicio­
----

me sorprendió por su similitud nal. El tacto posicional sirve como

S 1 COMPARAMOS el aje­
drez con la pintura,
entonces podemos afir­
con el ajedrez: " Una de las dife­
re ncias q u e exis te e n tre u n a
buena pintura y una pintura clá­
una base de todos los planes y los
cálculos. Ello indica al jugador
q u e tie n e q u e hacer: inte n tar
mar que en el juego concreto, tác­ sica es que los matices cromáticos ganar o entablar, atacar o defen­
tico, se utilizan básicamente dos marcan la diferencia entre ambas, derse. Este tacto determina tam­
colores que corresponden respec­ es decir cuanto más experto es el bién la probabilidad de éxito de
tivamente a lo correcto y lo erró­ observador, más capacidad tiene una com b inación o de u n a
neo, mientras que en el juego para distingu ir los matices. ¡Un m a n io b ra. De es ta m a n e ra, la
posicional la variedad de colores pintor ve, digamos, dos matices tarea del cálcu lo se simplifica
y sobre todo los matices es mucho del color negro y otro 20!". enormemente ya que el ajedrecis­
más amplia. ta va a buscar su suerte solamente
El famoso jugador y didacta de la donde hay más chances y no va a
Curiosamente, la definición más primera mitad del siglo pasado R. gastar sus esfuerzos inú tilmente.
precisa de lo que es el ajedrez Spielmann escribió así sobre la
posicional la percibí en la Escuela capacidad de distinguir los mati­ ¡El sentido posicional es el talis­
Superior de Pin tores de Moscú ces ajedrecísticos: "La aplicación mán del ajedrecista y su fuerza
donde a finales de los años 80 fui del conocimiento teórico al juego práctica es la fuerza de su capaci­
invitado p ara dar una charla práctico se basa en la habilidad dad de evaluación!".
sobre nuestro juego. A mi pregun­ permanente de cap tar y valorar la
ta ingenua y en cierto modo pro­ esencia de la posición, lo que se Más adelante, Spielmann dice que
vocativa: "¿Por qué un cuadro de asocia con el sentido o tacto posi­ el tacto posicional es una cuali­
composición compleja o abstrac­ cional. dad innata, una forma del talento
ta, aunque esté muy bien hecho, natural que es muy difícil des­
tiene menos valor artís tico -al ojo El tacto posicional es más impor­ arrollar. Entonces, ¿qué se puede
de un visitante normal y corrien te tante que cualquier conocimiento recomendar a un jugador aficio­
de galería del arte- que un cuadro exacto; sirve de columna verte­ nado que quiere mejorar su juego
conocido clásico y que a menudo bral de la fuerza ajedrecística y posicional?
con el tiempo incluso pierde su los matices de ella al fin y al cabo,
En primer lugar creo que como .ll e 6!? 7 .llxe6 fxe6. Aparecieron
• 1 1 . .ia6 ! ? .id3 1 2 . .ib7 i.xf1
en cualquier actividad humana, varios gambitos desconocidos, 1 3 . .txa8 'ii'x a8 1 4 . 'ifxf1 .:da
incluido el aj edrez, el conoci­ como el Valga, donde a primera
miento es el primer paso para vista el negro entrega peón por 'iV .i. •
conseguir una habilidad práctica. nada: l.d4 <t:lf6 2.c4 eS 3.dS bS!? i i .t. i
i
El segundo paso es la interioriza­ 4.cxbS a6 S.bxa6 d6, etc.
ción, es decir, guardar en la base ... .. .. ...
interna de conocimiento la esen­ La teoría moderna del juego posi­ i i.,
cia de cada ejemplo, subrayando cional habla de elementos ya �
siempre cuál es el motivo lógico mencionados por W. Steinitz y de
de cada uno. El tercer paso es, otros elementos más modernos y � � th
como siempre en ajedrez, la reso­ concretos, además de tratar las � tD � � �
lución de ejercicios y el juego posiciones típicas del medio
.: ¡y �
práctico en las posiciones de juego. Unos y otros van apare­
corte posicional. ciendo constantemente, enrique­ El juego llegó a una posición, en
ciendo con nuevos matices la la que la dama blanca controla la
CONOCIMI ENTO moderna teoría del juego posicio­ diagonal fl -a6 y el <t:ld2 puede
nal. Hay incluso p artidas enteras entrar en c4. El único defecto de
Como es bien sabido, el primero donde domina un elemento (tema su posición es que el .llg 5 está
en llamar la atención sobre los estratégico) como por ejemplo el fuera de juego. Desde este punto
temas p o sicionales fue A. D. cambio. de vista, la siguiente jugada blan­
Philidor con su tesis proverbial: ca es muy lógica ya que el cambio
"Los peones son el alma del aje­ Una buena muestra de ello es la en f6 además deja al bando negro
drez". Más adelante, ya en el siglo siguiente partida. con el alfil pasivo.
XIX, el primer campeón del
mundo W. Steinitz elaboró la pri­ 1 5 . i.xf6 ! i.xf6 1 6 . tl'lc4 'ifb7 1 7 . e4
j. Kovacevic, V YUG
mera teoría científica de ajedrez. 'ii' d 7 1 8 . 'ii' e 2 'ife6
J. Kozul, Z YUG
Su tesis básica reza así: "Todo
plan que se elabore debe ser con­ Cto. Yugoslavia, 1 989
gruente con el carácter de la posi­
ción". Sin embargo, antes de for­ 1 . d4 tl'lf6 2 . tl'lf3 g6 3 . .ig5 .ig7 4 . e3
jar un plan es preciso hacer el 0-0 5 . .ie2 c5 6 . tl'lbd2 d6 7 . dxc5
recuento de los signos o indicios dxc5 8 . 0-0 tl'lc6
que permiten evaluar la posición.
Steinitz definió por sí mismo
estos elementos; tales como
columnas y diagonales abiertas,
estructura de peones, casillas
débiles, disposición de las piezas,
centro, seguridad del rey, etc. Al fijarse en este diagrama se ve
que las blancas pueden obtener
El desarrollo posterior de ajedrez un mejor final, en el que el <t:lc4 es
en el siglo pasado y en el actual más activo que el .ll f6. Para quitar
da mucha importancia a los ele­ la presión negra por la columna
mentos dinámicos del juego posi­ "d" es necesario cambiar las
cional que se interrelacionan con A primera vista las blancas no torres. Precisamente por eso, el
elementos estáticos. Y para un tienen nada. Como se puede ver rey blanco empieza, con la
jugador contemporáneo es evi­ pronto su idea es limitar el .ll g 7 y siguiente jugada, su marcha hacia
dente, por ejemplo, que no siem­ crear juego en el flanco de dama. la casilla e l .
pre son malos los peonés dobla­
dos e incluso aislados, como ocu­ 9 . c3 ! .if5 1 0 . a 4 b6 1 9 . '�f1 ! .ie5 2 0 . �e1 a6 21 .kld1
rre por ej emplo en 'el orden l .e4 No es muy lógico mover b7-b6 .l:.xd 1 + 22 . �xd1 i.c7 23 .tl'lcd2 tl'lb8
d6 2.d4 <t:lf6 3. -4Jc3 eS!? 4. dxeS sin colocar el .ll c 8 en b7. 24. '�c2 'i!Vc6 25. 'ifc4 e6
dxeS S. t:Yxd8+ ®xd8 6. .ll c 4
Curso de Ajedrez de Zlotnik
72

.i Gelfa nd, B 2733 ISR


i Grischuk, A 2747 RUS

Candidatos, Kazan 2_.� 1


0 1� __

1 . d4 4:'lf6 2 . c4 g6 3 . 4:'lf3 i.g7 4 . g3


d5 5 . cxd5 4Jxd5 6 . Si.g2 4:'lb6 7 .4Jc3
4Jc6 8 . e3 0-0 9 . 0-0 .l:te8 1 0 .�e1 a5
1 1 . 'ife2 i.g4 1 2 . h3 i.e6 1 3 . b3 ! ?
Como dice B . Gelfand, esta jugada
fue una novedad preparada espe­
Las negras están preparadas para Según M. Botvinnik, el final de cialmente para esta partida deci­
mover b6-b5. Por eso hay que caballos es una primera aproxi­ siva del match final de candida­
crear un nuevo punto de tensión mación al final de peones. Por tos.
aprovechando el defecto de la esta razón, el negro no debería
jugada anterior negra. haber permitido el cambio de su 1 3 . . . a4 1 4 . .l:tb1
alfil, pues permite el acceso inme­
26 . e5 ! 4:'ld7 27 . "i:Vxa6 Si.xe5 diato al rey blanco, para apoyar el
28. 'ifc4 <iÍtg7 29 . h3 i.c7 3 0 . 4:'ld4 peón pasado de aS.
'it'd5 31 .4:'lb5 Si.b8? !
Era mucho mejor 3 1 ...�d8! 3 9 . 4Jxd6 ! <iitx d6 40. <iÍtb5 4Jc6 41 . a 6
d4 42 . c4 <it> c 7 43 .<it>xc5
.t La captura de este peón significa
el fin de la partida.

Precisamente, en esta j ugada


radica la idea del blanco: dar al
negro la columna "a" donde sin
embargo no hay casillas de inva­
sión ( ! ) y además limitar el �e6
La transformación de una ventaj a con los peones de b3 y h3.
es uno de los problemas más
complicados en una partida de 1 4 . . . axb3 1 5 . axb3 'ifc8 1 6 . <it> h2
aj edrez. Aquí las blancas, cam­ 43 . . . d3 44.4:'ld2 h5 45 .<it>d5 <it>b6 l:ta5 ! ?
biando las damas, transforman 46 . <it>e6 \txa6 47 . <iÍtxf6 <it>a5 E n este momento Grischuk deci­
su ventaj a en el peón p asado ale­ 48 . <it>xg6 \tb4 49. \tt5 <it>c3 5 0 . 4:'lf1 de aprovechar la columna para
j ado "a". \txc4 51 . <it>e4 4:'ld4 52. 4:'le3+ <it>c3 trasladar su torre al flanco de rey.
53 .4:'ld1 + Wc2 54. Wxd4 Hay que decir que esta idea no es
32 . �xd5 exd5 33 . b4 <it>f6? ! habitual en las posiciones con
Era mej or 33 ... �e5 34.a5 bxaS 1 -0 casi todas las piezas sobre el
35.bxa5 �b8. tablero.
La partida que acabamos de ver,
34. 4:'lf3 <it>e7 ? ! con un desarrollo lento y poco 1 7 . .l:td1 !
Era preferible 3 4. . .�e5. agresivo; · no es típica del aj edrez Después de una larga pensada,
moderno actual, donde p ara Gelfand encontró un plan para­
35. a5± bxa5 3 6 . bxa5 16 '3 7 . <it>b3
- ganar la batalla estratégica hay dójico que desarma la idea del
i.d6 38. <it>a4 4:'lb8 que utilizar armas mucho más negro.
sofisticadas, como podemos com­
probar en la siguiente partida.
WAX
08 2

1 7 . . J:th5 1 8 .lL\h4! .tf6 1 9 . f4 ! 2 0 . 'ii' f 2 23. <Df3 itte 6 con p lena compensa­
Es una posición crítica de esta ción por calidad. O bien 22. itte2
p artida donde p arece que el .t!xh4 23.gxh4 f5) 22 ... .§.bS 23.�e2
negro tiene un buen juego. .§.hS 24.1.l.f3 .§aS 2 S .l.tc3 .§aS
26.Ag2± Por último, si 20 ... <tlb4
20 . . . .txh4? 2 l . e4 eS 22 .<tle2 (22. .tle3 cxd4
23.l"fxd4 .t!xd4 24 . .tlxd4 <Dd3
25. itte 3 l"fxd4 26. ittx d4 <Dxf4)
22 . . . cxd4 23 .<tlxd4 <tlc6 24.1.l.e3
<tlxd4 2 S .l.txd4 .§.xd4 26 . .§.xd4
J.txd4 27.�xd4±

21 . gxh4 lL\d5 22 .lL\xd5 �hxd5


Las dos últimas jugadas blancas Si 22 ... 1.txdS? 23.e4.
desvelan su idea.
23 . .tb2 !
La posición es muy complicada y
había otra posibilidad que condu­
cía a un juego incierto: 1 9.Af3 Realizando esta jugada, Grischuk
.§.xh4!? ( 1 9 . . . .§.aS 20.<tlg2 ! J.txh3 seguramente tenía ya en mente la
(20 ... .tlf5 2 1 . b4 l"faB 22. b5) 2 l .b4 e ntrega p o s icional de calidad,
.§aS 22.<tlf4 (22.g4!? .t!xg2 pero pasó por alto que el blanco
23. 'i!lxg2�) 22 ... 1.tfS!? 23.bS <tlxd4 no está obligado a aceptarla.
(23... <Da5 24. e4 .tld7 25. <Dfd5)
24.exd4 J.txb l 2S.<tlxb l ) 20.gxh4 Era preferible 20 ... .§.aS 2 l .g4!? (o
l.txh3!?. Y también 1 9.d5 J.txc3 2 1 . b4 l"faB 22. b5 <Das 23. e4 .tlb3
20.dxe6 �xe6 2 1 .e4 .§aS. 24.l"fd2 ittd 7 25. <Df3 e6 26. <De5)
2 l � .. <tlb4 22.�g3 <tla2 23 .<tle4±.
1 9 . . . I:f.d8 También merecía consideración Esta jugada se le escapó a
Si 19 . . . Axh4? 20.gxh4 .§.xh4? 20 ... <tldS!? 2 1 .<tlxdS (21 . <De2 .tl.xh4 Grischuk y refuta el plan negro.
2 l .<;!tg3! .§.hS 22.d.S.. J.txh3 23.1.l.f3 22.gxh4 f5 23 . .tlf3 l"fh6 24. ittg2) Era peor 23.1.txdS? AxdS tomando
ganando. 2 l .. . .§.hxdS 22.1.l.b2 (22. .t!xd5 .t!xd5 el control de las casillas blancas.
Curso de Aiedrez de Zlotnik
74

23 . . . �b5? 33. 'ii14 'ii d 7 34. 'ii e 4 ltle6 35 . Vi'l5


i Abal, L 2137 ESP
Era necesaria 23 .. .f5!? con la idea 'ifd5 36 . 'ifxd5 cxd5 37 .c¡t>g2 c¡t>17
i Suárez, J 2303 ESP
de organizar el bloqueo por las 38. h4 g5 39. hxg5 hxg5 40.<it>l3 15
casillas blancas aunque el blanco Cto. España sub- 1 8, 2014 41 . <it>e3 c¡t>15 42 . .ltb4
mantenía un ataque fuerte tras
24.h5! ®f7 25.lH3 �d7 26.�h4
El.g8 27.El.g 1 ®e8 28.El.a l !

24. 'ii e 2 .l:!.h5


Si 24 ... El.xb3? 25.d5.

25 . e4 .ltxb3 2 6 . �dc1 ltla5 27 . d 5

El campeón de España sub - 1 8 se Como demostró R. Fischer, y lo


decide por un cambio de un alfil repite aquí J. Suárez, el plan negro
ap arentemente bueno, por un está relacionado con el avance de
caballo algo pasivo. los peones del flanco de rey, segui­
do del cerco de su rey al peón d4 y
Es posible que el joven jugador su posterior eliminación.
gallego ya tuviera en mente la
imagen de un conocido final de 42 . . . 14+ 43 . gx14 ltlx14 44 . .ltd6 ltle6
La ventaj a posicional blanca e s caballo contra alfil con los peones 45 . 13 ltld8 46 . b4 b5 47 . .ltc5 a6
abrumadora y compensa con cre­ bloqueados d4-d5, y que por pri­ 48 . .ltb6 ltle6 49 . .ta5 <¡t>15 50 . .ltb6
ces el peón entregado. mera vez llamó atención al públi­ g4! 51 .1xg4+ c¡t>xg4 52 . .ltc5 ltlg7
co en general en la partida Saidy­ 53 . .ltl8 ltl15+ 54 . c¡t>d3 <iit13 55. jLc5
27 . . . b6 28 . .lte5 c5 2 9 . dxc6 16 Fischer, USA 1 964. Por lo menos, ltle3 56 . .te7 ltlg4 57 . a 4 ltl12+
30 . .lta1 �c5 31 . �xc5 bxc5 32 . 'iVb5 el plan que Julio llevó a cabo en el 58. <iit c 3 <iit e 4 59. axb5 axb5 60. <it>d2
"flic7 33 Jbb3 ltlxc6 34 . e5 ltld4 final de esta partida es muy pare­ ltlh3 61 . i.. l 6 ltl14 62 . i.. h8 ltle6
35 . 'ifc4+ cido al realizado por R. Fischer. 63 . <it>c3 <it>e3 64 . .tl6 ltl14

1 7 . . . .ltxh2+! 1 8 . <it>xh2 Vi'd6+ 1 9 . g3


�xe2 2 0 . Vi'xe2 l:te8 21 . 'ii' l3 �d8
22 . ne 1 .l:txe1 23 . jLxe1 'ii b 6
24 . ltlxd5 ltlxd5 2 5 . 'ifl5 'ii' d 8
26 . .t a 5 b6 2 7 . .ltc3 ltlc7 28. �e5
ltld5 2 9 :it>g2 � d 7 3 0 . <;Íth2 16
31 . 'ife2 ltlc7 32 . 'iVe4 'iVe6

1 -0 65 . .tg5 <it>e4 66. <it>d2 ltle6 67 . .te3


ltlxd4-+ 68 . .ltl2 ltl13+ 69. <it>e2 d4
Los dos siguientes ej emplos pose­ 70 . .tg3 d3+ 71 . c¡t>d1 c¡t>d4 72 . .td6
en el mismo tema estrat-égico: el c¡t>c3 73 . .ltl8 <iit c 4 74 . .lte7 ltld4
cambio de alfil activo por un 75. <¡t>d2 ltl15 76 . .ltc5 ltlg3 77. <iit e 3
caballo a primera vista pasivo. c¡t>c3
Curiosamente, aparecen en el
mismo número 1 1 2 de PdR. 0-1
Próxima: E ntrenamiento juego posicional (11}
PDR-117

.l Illescas, M 2607 ESP � Ejercicio n ° 1


.l Gonzalez, B 2458 ESP

Op_en de Benasque, 2014

.E .E •
i i .t i
"" i i
i ¿j i,¡)
¿j
, 8 t'¡j ..t ¿j
Jt ¿j ¿j
: : � ¿Cuál es mejor: l ... c4 o l ... .Q.g4?

El GM M. Illescas explica los


motivos de su siguiente jugada � Ejercicio n° 2
así: "Al profundizar en la posición
he llegado a una conclusión sor­
prenden te: debía cam b iar m i
orgu lloso y activo alfil d e e2 por
su es túp ido caba llo de a6. La
razón es bien clara: una vez insta­
lado en b4 su caballo dejaría de
ser estúpido, pasando a controlar
un montón de importantes casi­
llas blancas".

La partida continuó:
¿Cuál es mejor: 1 ... 4Jxd3 o l ... lfe7?
29 . .ltxa 6 ! l:1.xa6 3 0 .l2Je4 l:taa8
31 . l2Jc5 b6 32 . lDb7
� Ejercicio n° 3
Con mejor juego blanco.
1. ..
�'
Hay que decir que, en general, el .E 'iV .. . h6 7 . j
tema del cambio de alfil por caba­
i i i i i
llo tiene un montón de matices y La V a
por supuesto una rica historia, .t i ' ' ""
S\dO \l
plena de momentos estelares en "" de\ !l1
la práctica al más alto nivel.
¡¡ ¿j ¿j l a.rT '

EJ E RCI CIOS ¿j ¿j Jt ¿j t'¡j


S.
A continuación, ofrezco tres ¿j ¿j ¿j o

ej emplos didácticos, basados en


las partidas de una j ovencísima
: ..t : �
Sabrina Vega en el mundial sub­ ¿Cuál es mejor: l ... d5 o 1 ... �d7?
l O, celebrado en Cannes . '1 997.

(Soluciones en la página 96).

r:;

(1
(7) Marrero López- Arabidze
� Así se jugo en Sochi 20 §d l + 2 I .<i!tf2 �e4!-+ 22.�xfS+ [22.i.th6
•••

( 1 ) Ozturk - Khotenashvili �e l #] 22 <i!txfS 23.ilh6+ <i!teS 24.§xdl �h4+


•••

29 .'�a7! [29 ... §xb2 30:{¡j"xd6=; 29 . . . §b6 30.�c4


•• 25.§g3 �xh6- + [0- 1 jug. 34] 0- 1
�xb2 3 1 .hS� ] 30.�d3 [ 30.�fl ? §xg3 + - + ;
30.�xd6? §b6!- +] 3 0 §xb2 3 1 .�f4? [ 3 1 .ilc2
••• (S) Javakhishvili - Tan Zhongyi
�eS 32.§c l hS+] 31 §xf2! 32.�xf2 ild4 [ (0- 1
.•• 52 § d l ?? [S2 ... §xf6! S3.gxf6 a l � 54.f7+ <i!tf8
•••

jug. 42) ] 0- 1 S S .g7+ �xg7+ - + ] 5 3 .§e5! § d6? [ 5 3 . . . 4:Je7!


S4.§c7!±] 54.§el ! § e 6 SS.§h l ! 1 -0
(2) Khurtsidze - Kovalevskaya
l l ... �b6! [ l l . . . d4 1 2 .�xf6 �xf6 (12... dxc3 (9) Ushenina - Sebag
13 ..ti.xc3) 1 3 .4:Je4 �fs 1 4.a3! �xe4 1 S. axb4 �b6 44 §d5+! 45.<i!txa6 §fS! 46.§xf5 <i!txf5 47.e4+!
•••

1 6.ilg2 = ] 1 2.e3 4:Je4! -+ 1 3.4:Jxe4 [ 1 3.�c l 4:JxgS <i!teS! [47 ... <i!txe4? 48.<i!tb6] 4S.<i!tb6 h4 49.a5 h3
1 4.4:JxgS �g6!; 1 3 .�e2 4:Jd3 + ! 1 4.�xd3 �xb2 50.a6 h2 5 1 .a7 h l � 52.aS� �xe4 53.�eS+ <i!tfs
l S .§b l �xf2 + 1 6. <i!t d l �xf3 + - + ] 1 3 dxe4 ••• 54.�d7+ <i!teS 55.�b5+ �d5! 56.f3 �xb5+
1 4.§d l [ 1 4.4:Jd4 4:Jd3+ 1 S.i.txd3 �b4; 1 4.4:JeS 57.<i!txb5 <i!td4 5S.<i!te6 <i!te3 59.f4 gxf4 60.gxf4
4:Jc2+ 1 S.�xc2 �b4+ 1 6.<i!te2 �bS + ! 1 7.�c4 <i!txf4 V2-V2
ilg4+ 1 8. f3 �xc4+ 1 9 .4:Jxc4 ilxf3 + 20.<i!tf2
ilxh l -+ ] 14 4:Jd3 + 1 5.i.txd3 �b4-+ 1 6.�xe4
••• ( 1 0) Muzyehuk- Koneru
�xd2+ 1 7.§xd2 �e6 I S.§d4 0-0 1 9.0-0 i.txe4 26.�d2!! §fS [26 ... §xd2 27.§e8#] 27.ild5+ �xd5
20.§xe4 �e6 2 I .§f4 f6 22.4:Jd4 �d7 0- 1 2S.�xd5+ <i!thS 29. �f7! 1 -0

(3) Cori- Lei Tingj ie ( 1 1 ) Zhao Xue - Pogonina


1 5 4:Jxd4! 1 6.exd4 §xd4 1 7.§e4 §xe4 I S.ilxe4
•.• 41 §b l ! 42.�a5 [42.§xb l �xe4+
••• 43 .<i!th3
i.td7! 1 9.4:Je5 [ 1 9.i.tb3 §c8 20.0-0 �xa4 2 1 .ilxa4 �xb l - + ] 42 �d38 43.<i!th3 §b2
••• 44.�e7
§c4+ ] 1 9 §eS! 20.4:Jxd7 §xe4 2 1 .ilg5 §e7!
••• [44.�a7 §e2! 4S.§xe2 �xe2 46.�e3 �fl + !
22.4:JbS §eS 23.4:Jd7 ild4! 24.ilf4 f6 25.<i!te2 §dS 47.<i!th4 �g2! 48.h3 h6! 49.<i!tg4 h S + SO.<i!th4 f6
26.4:Jxf6+ [26.§d l §xd7 27.i.te3 eS-+] 26...�xf6+ S l .g4 hxg4 52.hxg4 �h2+ S3.�h3 gS+ 54.<i!thS
[(0- 1 jug. 68) ] 0- 1 �xh3#; 44.<i!tg2 �d4- + ] 44 §xf2 45.�xd6 �e3
•••

46.§b l �eS+ 0- 1
(4) Zhukova- Gaponenko
27.4:Jfl ? [27.ilf4!!+- gxf4 (27... �g6 28.!Jfh2 gxf4 ( 1 2) Koneru - Muzyehuk
29.!Jh6+ 'r!lf7 30.g5+-) 28.g5 f3 (28...fxe3 29.gxf6+ 35 4:Jd3!-+ [35 ... 4:Jxd7? 36.§f2 §xe l + 37.�xe l +­
•••

!Jxf6 30.!Jg2+) 2 9 .�xf3 exf3 30.4:Jxf3 ! 4:JcS ] 36.ildS!? [36.§xd3 �xg2#] 36 §xe l + 37.�xe l
•••

3 1 .gxf6 + �xf6 3 2 .§g2+ <i!tf7 3 3 .§h7+ <i!te8 �eS+ 3S.<i!tfl 4:Jxe l 39.<i!txe l � e l + 40.<i!te2
34.�xf6 §xf6 3 S .§g8+ §f8 36.§xf8 + <i!txf8 �a6+ 4I .<i!te3 �e l + 0- 1
37.§h8 + + - ] 27 <i!tg6oo [0- 1 jug. 49]
•••

� Ejercicios C urso Zlotnik


(5) Muzyehuk- Yuan Yuanling
1 S.�g6! [ 1 8.�f7 �xf7 1 9.4:Jxf7+ <i!tg7 20.gxfS±; (1) Ej ercicio no 1
1 8.4:Jf7+ <i!tg8 1 9 .4:Jh6+ <i!tf8 20.4:Jxf5±] I S §xg5
••• l ••• ilg4! [ con idea de doblar peones en f3, dej an­
1 9.�xg5! �g7 20.ild3 [20.�h4! i.td7 2 1 .g5 4:Jg8 do fuera de j uego al �g3 ] .
22 .ild3 + - ] 20 ild7? [ 2 0 . . . e S ! 2 1 . dxeS dxeS
•••

22.�xg7+ <i!txg7 23 .4:Jxe 5 ± ] 2 1 .�xg7+ <i!txg7 (2) Ej ercicio no 2


22.g5 1 -0 l . ..§e7! [manteniendo la posición cerrada. La
toma en d3 lleva a un final perdido ] .
(6) Shen Yang - Kosteniuk
23 4:Je5! 24.dxe5 [ 24.�xb4 4::l <J 3+ ] 24 ilxd2+
••• ••• ( 1 9) Ej ercicio no 3
25.<i!txd2 �xe5 26.<i!tcl d4!- + 27.exd4 §xd4 l . ..�d7! [ l ...dS? 2.4:JeS ! ] .
2S.<i!tb l §d2 29.h5 gS 30.h6 <i!tbS 3 I .§dl §dxf2
32.§he 1 <i!teS 33.a3 §_e S ' 34. �l>4 e3 35. � d4
� Concurso PDR
�xd4 36.§xd4 §f4 37.§d3 ·e2 3S.<i!te2 §xg4
39.<i!td2 §ge4 40.§g3 §dS+ 4 1 .<i!te2 §dS 0- 1 El Caballo está visto desde la base del mismo, y
s olo se aprecia el perfil de la cresta y el morro.
Curso práctico de Zlotnik

 MI Boris Zlotnik
 ND Archiv CC

03. Entrenamiento en el juego posicional (II)

Lucha Caballo vs Alfil (II)


Se diría que la rígida formación 14...BXC6 15.AXB4 A6 16.¤F3 E4
Es muy didáctico recordar aquí de las piezas blancas y la ventaja 17.C5 ¥C7 18.¤FXD4 £F7
dos partidas de T. Petrosian. La espacial de las negras conceden
primera de ellas es su única victo- mejores chances al último bando. -?lTr-Tr-Mk
ria en el match semifinal de Pero la sutil evaluación posicio- ?-Vl-?q?p
Candidatos que le permitió retar
a R. Fischer en el match final. Y la
nal de Petrosian le permitió
hallar un plan original, como
p?p?-Sn-?
segunda es precisamente el resultado del cual la posición ?-ZP-?p?-
Waterloo de Petrosian, lo que blanca se hizo más flexible, con- -ZP-SNp?-?
abrió camino a R. Fischer para
conquistar la corona mundial.
virtiendo a la negra en una nube
de humo. Siguió:
?N?P?-ZP-
R?-?-ZP-ZP
p Petrosian, T URSS
12.B4! CXB4 13.¤B3 ¥B6 ?-VLQTR-MK-
p Kortschnoj, V Si 13...¥c7, es bueno, sencilla-
URSS
mente, 14.axb4. Parece que a pesar del peón de
Match Candidatos, Moscú 1971 menos el negro tiene cierta com-
14.¥XC6! pensación por la presión sobre la
-?lTr-Tr-Mk columna "d" y la pareja de alfiles.
Zpp?-Wq-?p -?lTr-Tr-Mk
-?n?-Sn-? Zpp?-Wq-?p Sin embargo, las dos siguientes

Vl-Zp-Zpp?- -VlL?-Sn-? jugadas de Petrosian aclaran la


posición.
-?PZp-?-SN ?-?-Zpp?-
ZPP?P?-ZP- -ZpPZp-?-SN 19.¦D2! ¥D7 20.¥B2!

R?-SN-ZPLZP ZPN?P?-ZP- Las blancas neutralizaron la pre-


sión sobre la columna "d" y apun-
?-VLQTR-MK- R?-?-ZP-ZP tando al rey negro ganan un
?-VLQTR-MK- tiempo valioso.
Esta posición jugó un papel deci-
sivo en el match de aspirantes al Un eslabón importante en el plan 20...¢G8 21.¤A5
título mundial disputado entre blanco, ya que este inusual cam- Eliminando la pareja de alfiles
estos dos grandes jugadores. bio debilita el peón e5. negra por la amenaza al peón c6.
BORIS ZLOTNIK

-?-Tr-Trk? G6 19.CXB5 AXB5 20.¥B2 ¤B6 contra el alfil limitado por sus
?-Vll?q?p 21.¤EF3 ¦A8 22.A3 ¤A5 23.£D1 propios peones compensa la pér-
£F7 24.A4 BXA4 25.BXA4 C4 26.DXC4
p?p?-Sn-? ¤BXC4 27.¤XC4 ¤XC4 28.£E2
dida del peón a6. Así se lo comen-
taron al excampeón del mundo,
SN-ZP-?p?- ¤XB2 29.£XB2 ¦FB8 30.£A2 ¥B4 añadiendo que iban a concretar
-ZP-SNp?-? 31.£XF7+ ¢XF7 32.¦C7+ ¢E6 detalles por la mañana. Sin
33.G4 ¥C3 34.¦A2 ¦C8 35.¦XC8
?-?P?-ZP- ¦XC8 36.A5 ¦A8 37.A6 ¦A7 38.¢F1
embargo, aquella noche T.
Petrosian no pudo dormir bien
-VL-TR-ZP-ZP G5 39.¢E2 ¢D6 40.¢D3 ¢C5 analizando la posición a la ciega y
?-?QTR-MK- 41.¤G1 ¢B5 de vez en cuando colocando pie-
zas sobre el tablero. Su famoso
21...¥XA5 22.BXA5 ¦B8 23.¥A1 -?-?-?-? fino tacto posicional le descubrió
¦FE8 24.¦DE2 £H5 25.£D2 ¢F7 Tr-?-?-?p la verdad: ¡hacer tablas, si es posi-
26.H4 EXD3 27.£XD3 F4 28.¤F3
¦XE2 29.¦XE2 £XC5 30.¤E5+ ¢F8
P?-?-Zp-? ble (!) era muy, muy difícil!

31.¤XD7+ ?k?-Zp-Zp- 42.¤E2


-?-ZpP?P? Según análisis posteriores (impo-
1–0
?-VlK?-?- sibles de realizar sin la ayuda del
ordenador), el blanco podía obte-
Yugoslavia,
p 1988 R?-?-ZP-ZP ner buenas posibilidades de sal-
?-?-?-SN-
Petrosian, T URSS
p Fischer, R vación mediante 42.f4!! gxf4
USA
(42...exf4? 43.¤f3 ¦xa6 44.¦xa6
Final Candidatos, Buenos Aires 1971 En esta posición, Petrosian tuvo ¢xa6 45.e5 fxe5 46.¤xg5) 43.g5
que dejar su jugada secreta. Sus fxg5 44.¤f3 g4 45.¤xe5 h5
1.¤F3 C5 2.B3 D5 3.¥B2 F6 4.C4 D4 analistas, los GM Y. Averbakh (un 46.¤g6 f3 47.e5.
5.D3 E5 6.E3 ¤E7 7.¥E2 ¤EC6 conocido experto en finales) y A.
8.¤BD2 ¥E7 9.0–0 0–0 10.E4 A6 Suetin, tras salir de la sala de 42...¥A5 43.¦B2+ ¢XA6 44.¦B1
11.¤E1 B5 12.¥G4 ¥XG4 13.£XG4 juego le aseguraron que la posi- ¦C7 45.¦B2 ¥E1 46.F3 ¢A5 47.¦C2
£C8 14.£E2 ¤D7 15.¤C2 ¦B8 ción era de tablas, ya que en esta ¦B7 48.¦A2+ ¢B5 49.¦B2+ ¥B4
16.¦FC1 £E8 17.¥A3 ¥D6 18.¤E1 posición bloqueada el caballo 50.¦A2 ¦C7 51.¦A1 ¦C8 52.¦A7

Momento de la reanudación de la sexta partida de la histórica Final de Candidatos de 1971, celebrada en


Buenos Aires entre Petrosian y Fischer. Tras esta derrota, el excampeón mundial soviético sucumbió por 6,5 a 2,5.

ENTRENAMIENTO EN EL JUEGO POSICIONAL (II) 71


BORIS ZLOTNIK

SENTIDO COMÚN Y LÓGICA


52...¥A5 Sin embargo, al reflexionar un
poco sobre la posición, me asaltó
-?r?-?-? La utilización de la lógica en la la primera duda: yo no había
TR-?-?-?p toma de decisiones posicionales hecho nada malo para quedar tan
-?-?-Zp-? ya la hemos visto en la partida
Illescas-González (PDR-116 pág.
pasivo. Eso me llevó al siguiente
paso, para pensar ya en detalle
Vlk?-Zp-Zp- 75). Siguiendo este tema, quiero sobre lo ocurrido. Valorando lo
-?-ZpP?P? enseñar al lector dos posiciones positivo de la maniobra ¥f8–b4–
?-?K?P?- que ofrecí para su solución en el
año 1993 al joven Boris Gelfand,
e7, que en principio parece la pér-
dida de un tiempo, comprendí
-?-?N?-ZP quien al mes siguiente tenía que que la compensación está en la
?-?-?-?- participar en el torneo Interzonal debilidad de la casilla b3 (!) y la
en Biel. única pieza que puede llegar allí
53.¦D7 ¥B6 54.¦D5+ ¥C5 55.¤C1 es el ¤c6. Siguiendo este razona-
¢A4 56.¦D7 ¥B4 57.¤E2 ¢B3 Yugoslavia,
p 1988 miento, encontré la solución de
Filipowicz, A POL
58.¦B7 ¦A8 59.¦XH7 ¦A1 esta posición.
p Zlotnik, B RUS
60.¤XD4+ EXD4 61.¢XD4 ¦D1+
62.¢E3 ¥C5+ 63.¢E2 ¦H1 64.H4 Varsovia, 1980 9...¤XE4!
¢C4 65.H5 ¦H2+ 66.¢E1 ¢D3 9...b6 10.¥d3 ¥b7 11.0–0 £d5
1.E4 E6 2.D4 D5 3.¤C3 ¥B4 4.¤GE2 12.¤xf6+ ¥xf6 13.¥e4 £d7
0–1 DXE4 5.A3 ¥E7 6.¤XE4 ¤F6 14.£f3 ¦ab8 15.¥e3 ¤a5 16.¥xb7
7.¤2G3 ¤C6 8.C3 0–0 9.F4 ¤xb7 17.f5 ¤d6 18.fxe6 fxe6
El hecho de ver derrotado uno de 19.£g4 ¤c4 20.¥h6 ¢h8 21.¤h5
sus conceptos posicionales favo- r?lWq-Trk? ¥xd4+ 22.£xd4 £xd4+ 23.cxd4
ritos, tuvo nefastas consecuencias ZppZp-VlpZpp gxh6 24.¦fc1 ¤e3 25.¦xc7 ¦bd8
en el juego posterior de T.
Petrosian en el match, perdiendo
-?n?pSn-? 26.¦e1 ¦xd4 27.h3 ¤d5 28.¦xa7
¦g8 29.¦xe6 ¦d2 30.g4 ¦c8 31.¦e1
las tres siguientes partidas ense- ?-?-?-?- ¦d8 32.¦d7 ¦f8 33.¤f6 ¤xf6
guida. Este desenlace demuestra -?-ZPNZP-? 34.¦xd2 ¢g7 35.¦e7+ ¢g6 36.¦d6
que la dificultad de los problemas
posicionales puede ser tan alta,
ZP-ZP-?-SN- h5 37.¦xb6 hxg4 38.¦ee6 h5
39.¦xf6+ ¦xf6 40.¦xf6+ ¢xf6
que incluso las mejores mentes -ZP-?-?PZP 41.hxg4 hxg4 42.¢g2 1–0
de nuestro mundillo no son capa- TR-VLQMKL?R Filipowicz-Rajna, Warsaw 1978.
ces de valorarlas adecuadamente.
Precisamente, esta fue la primera 10.¤XE4 £D5 11.£F3
En este sentido, es muy llamativo posición que ofrecí a B. Gelfand. Es importante ver que no valía
el siguiente comentario de G. Recuerdo muy vivamente que al 11.¥d3 por 11...f5.
Kaspárov sobre la jugada 14... c4?! realizar rápidamente esta jugada
en la famosa partida Botvinnik- mi rival se levantó con un aspecto 11...¤A5! 12.¥D3 ¤B3 13.¦B1
Capablanca, AVRO 1938: "La deci- triunfante. Al volver a Moscú ¤XC1 14.¦XC1
sión de Capablanca tiene una comprendí por qué: en uno de los
clara razón histórica: a lo largo de últimos Informadores yugoslavos r?l?-Trk?
toda su carrera, el excampeón (¡la biblia de aquellos años!) esta- ZppZp-VlpZpp
mundial (de 50 años) nunca se
había enfrentado al concepto
ba publicada su partida con 9.f4
donde él ganó demostrando las
-?-?p?-?
"factores dinámicos latentes", y su ventajas de la posición blanca. A ?-?q?-?-
intuición única y rica experiencia primera vista, el negro está mal -?-ZPNZP-?
no le bastaron para detectar la
existencia del peligro derivado de
ya que no tiene ni ...e5 ni ...c5. Hay
que decir que en aquellos años
ZP-ZPL?Q?-
la posición resultante". estaba escribiendo mi primer -ZP-?-?PZP
libro sobre la Defensa Francesa, ?-TR-MK-?R
lo que subrayó mi disgusto con-
migo mismo. Con posición igualada.

72 CURSO PRÁCTICO DE AJEDREZ


La partida pronto acabó en tablas mente gana quien inventa más.
en el match Varsovia-Moscú. Pero Hay que añadir además que...
entre bambalinas, quedó lo que ¡gracias a este paradójico movi-
podría haber sucedido: miento encontré 4 jugadas más
tarde la jugada ganadora!
14...B6!? 15.¤F6+ ¥XF6 16.¥E4
£A2 17.¥XA8 ¥A6 9...G6 10.¤C3 D6 11.¥F4 £G7
12.¤D5 F6
L?-?-Trk?
Zp-Zp-?pZpp r?l?kVl-Tr
lZp-?pVl-? ZppZp-?-Wqp
?-?-?-?- -?-Zp-Zpp?
-?-ZP-ZP-? ?-SnN?-?-
ZP-ZP-?Q?- -?P?-VL-?
qZP-?-?PZP ?-?-?-ZP-
?-TR-MK-?R PZP-?PZPLZP
TR-?QMK-?R
Debido a los problemas del blan-
co para enrocar y la caída inevita- No cabe duda de que el blanco
ble del peón b2, la posición negra está mejor, pero imaginar que se
parece muy prometedora. Hay puede ganar en una sola jugada
que decir que una posición pare- (!) parece una exageración, pero
cida tuvo lugar en la partida así es:
Shirasi-Jussupow, Saint John,
1989 que se analiza en uno de 13.¥D2!!
libros publicados por Arthur con Y la partida no duró mucho, ya
M. Dvoretsky. que el negro inevitablemente
pierde material, pues se amenaza
Yugoslavia,
p 1988 tanto 13.¤xf6+! £xf6 14.¥c3,
Zlotnik, B RUS
p López de Turiso, J como la inmediata 13.¥c3.
ESP

Open de Oviedo, 1991 En cambio no funcionaba


13.£d4? ¤e6 14.£c3 (14.£xf6?!
1.D4 ¤F6 2.C4 E5 3.DXE5 ¤E4 4.¤F3 c6 15.£xg7 ¥xg7 16.¤c3 ¤xf4
¤C6 5.G3 £E7 6.¥G2 ¤XE5 17.gxf4 ¥e6) 14...¤xf4 15.¤xf4
7.¤BD2 ¤C5 8.¤XE5 £XE5 (15.gxf4 c6 16.£e3+ ¢d8 17.¤c3
9.¤B1!? g5) 15...f5.

r?l?kVl-Tr Es evidente que, en ambos casos,


ZppZpp?pZpp la decisión posicional acertada
-?-?-?-? tiene relación con el desarrollo de
las dos últimas partidas, aunque
?-Sn-Wq-?- la búsqueda de esta decisión fue
-?P?-?-? bastante distinta.
?-?-?-ZP-
PZP-?PZPLZP
TRNVLQMK-?R Gelfand resolvió
Puede que no sea la mejor pero los dos ejercicios
en una partida práctica habitual- con gran facilidad,
mostrando su
buena forma.
BORIS ZLOTNIK

En el primer caso fue una refle- entonces hay que atacar su 29.£E3!
xión lógica y en el segundo, una base de apoyo. Curiosamente y Esta jugada no solamente preten-
mezcla de un flash y la repetición según mi experiencia, este con- de crear el famoso tren £+¥ por
de un movimiento hacia atrás sejo muy simple sirve en la diagonal a1–h8 sino también
como 9.¤b1!? muchos casos. impidir la toma en b5 por 30.¤c3.

Hay que decir que B. Gelfand 2 La segunda recomendación, ya 29...¥D5 30.¤C3 ¥XG2 31.¢XG2
resolvió estos dos ejercicios con para los jugadores consolida- ¦A8 32.£E5 ¢F7 33.£H8
gran facilidad y especialmente me dos, es incluir en su reflexión - Era más contundente 33.£f6+!
sorprendió en el primer ejercicio, antes de tomar una decisión- la ¢e8 34.£h8 ¦d8 35.¥c5 ganando.
ya que Boris no es jugador de pregunta: ¿qué quiere mi rival?
Francesa. Quizás estas soluciones En un principio es una pregun- 33...£D6 34.£XH7+ ¢E8
demostraron su buena forma y en ta muy lógica, pues se supone Y sin prisa, V. Smyslov realizó su
particular su fino tacto posicio- que ya sabemos lo que quere- ventaja.
nal, lo que le permitió al cabo de mos hacer para nuestro bando.
unas semanas ganar el Torneo Ignorar las intenciones del 35.¥E5
Interzonal. rival se castiga muy severa- 35.¥h8! era decisiva.
mente en ajedrez.
A menudo, los jugadores aficio- r?-?kVl-?
nados me preguntan si se puede p Smyslov, V URSS ?p?-Sn-?Q
valorar la posición en base a algu-
nos indicios determinados. En mi
p Kortschnoj, V URSS -?-Wq-?p?
opinión creo que no. Riga, 1975 ?P?-VLp?-
-?-?-?-?
-?-?-Vlk?
Sin embargo, puedo dar un par de
?-SN-?-ZPP
recomendaciones: ?p?qSnl?p -?-?-ZPK?
-?-?-?p?
1 La primera es para los princi- ?-?-TR-?-
piantes, aunque es igualmente ?P?-?p?-
válido para jugadores más -?-VL-?-? 35...£E6 36.¦E3 £F7 37.£H4 ¦D8
38.¥F6 ¦D6 39.¥XE7 ¥XE7
avanzados: habitualmente hay
que atacar el peón o la pieza
?-WQ-?-ZPP 40.£H8+ £F8 41.£E5 ¢F7
más avanzada del rival y si no r?-?NZPLMK 42.¤D5 ¥D8 43.H4 ¢G8 44.H5
puedes hacerlo directamente, ?-?-TR-?-
1–0

Gran aficionado a las variantes del ajedrez clásico, Donner enseña


un “ajedrez tridimensional” a unos sonrientes Smyslov y Portisch,
en presencia de un jovencísimo Timman (Wijk aan Zee, 1972). EJERCICIOS

Como colofón, les ofrezco nueve


posiciones tomadas de la práctica
magistral de los campeones del
mundo. Tómese el tiempo que
necesite e intente resolverlas.

(Soluciones en la página 96).


BORIS ZLOTNIK

¶ Ejercicio nº 1 ¶ Ejercicio nº 2 ¶ Ejercicio nº 3

r?-?-Trn? r?-?r?k? r?-?-Trk?


Zpp?-?pMkp ZplZp-?-Zpn Zpp?-?pZpp
-?-Wqp?p? -Zp-Zp-Wq-Zp -SnnTR-?-?
?l?nSN-?- ?-?-?p?P ?-?-Zp-?-
-?-ZPL?-? -?P?-?PSn -?-?P?l?
?-?-?N?- ZP-ZPPZpPWQN ?PSN-?NZP-
PZP-WQ-ZPPZP -VL-?P?-? P?-TR-ZPLZP
?-TR-TR-MK- TR-?-?RMKL ?-?-?-MK-
Las blancas juegan Las blancas juegan Las blancas juegan
y obtienen ventaja. y obtienen ventaja. y obtienen ventaja.

¶ Ejercicio nº 4 ¶ Ejercicio nº 5 ¶ Ejercicio nº 6

-?r?-Snk? r?-Wq-Trk? r?-Tr-?k?


?pTr-Wql?p ?pSn-?pVl- ?q?pVl-Zpp
p?p?-Zpp? -?n?l?-Zp p?l?pSn-?
?-SNp?-?- Zp-Zp-Zp-ZpP ?p?-?-VL-
PZP-ZP-?-? P?NZpP?-? -?P?-?-?
?-TRLZP-ZP- ?-ZPP?-ZP- ?-SN-?P?-
-?Q?-ZPP? -ZP-SNLZP-? PZPLWQ-?PZP
?-TR-?-MK- TR-VLQTR-MK- ?K?RTR-?-
Las blancas juegan Las blancas juegan Las blancas juegan
y obtienen ventaja. y obtienen ventaja. y obtienen ventaja.

¶ Ejercicio nº 7 ¶ Ejercicio nº 8 ¶ Ejercicio nº 9

-?kTrr?-? -?-?-?rMk r?-Wqr?k?


ZppWqn?p?- TR-?-?-Vlp ?pZp-?-Vlp
-?p?l?-Zp -?-?-?-? p?n?l?p?
?-?-?-?- ?p?-Tr-Wq- ?-Zp-Zp-?-
-?N?-Zp-ZP -?-?-Zp-? -?-?P?-?
?-?L?Q?- ?-ZP-ZpP?Q ?PZPPSNN?-
PZPP?-ZPP? -ZP-?L?PZP PVL-?-?PZP
?K?RTR-?- ?-?R?-MK- TR-?-WQR?K
Las blancas juegan Las negras juegan Las negras juegan
y obtienen ventaja. y obtienen ventaja. y obtienen mejores perspectivas.

ENTRENAMIENTO EN EL JUEGO POSICIONAL (II) 75


SOLUCIONES

¶ Test de Táctica ¶ Curso Zlotnik


(10) Granberg - Gubnitsky
(1) Estudio de Troitsky 1.¤d7!! [1.¤f7+ ¦xf7 2.gxf7 g5!
1.a8¦! [1.a8¤ b6=] 1...b6 2.¦a5! 3.¦xf6 ¢g7÷] 1...¥xd7 [1...¦axd7 (1) Capablanca – Alekhine
bxa5 3.b6 a4 4.b7 a3 5.b8£ a2 2.¦xh3#] 2.¦f3! [2.b6 ¥e6! 3.bxa7 (Moscú, 1913)
6.£b7# ¥xd5 4.¦xh3+ ¢g8 5.¦d3! ¤c6 1.¥xd5! exd5 2.£a5 a6 3.£c7 con
6.¦f5! ¥e4 7.¦xd8+ ¤xd8 clara ventaja blanca.
(2) Gurvich - Pampin 8.¦xc5+–] 2...¥e6 3.¦fxh3+ ¥xh3
1.£xd8+! ¢xd8 2.0–0–0+ ¢e8 [3...¢g8 4.¦h8#] 4.¦xh3# (2) Botvinnik – Smyslov
3.¤xb5 1–0 (Moscú, 1964)
(11) Estudio de Prokes 1.f4! ¥xh1 2.g5 hxg5 3.fxg5 £e5
(3) Alekhine - Reshevsky 1.¥d1!! [1.¥a4? b5; 1.d6 b5 2.¥g8 4.£xh4 ¥c6 5.¦f4 con clara ven-
1.¦xb8+! [1.£xe5?? £xg2#] h5μ] 1...¥xd1 [1...¢b5 2.¥xg4 taja blanca.
1...¢xb8 2.£xe5+ fxe5 [2...¢a8 ¢c5 3.¥f3+–; 1...¥d7 2.b4+ ¢b5
3.¦a1+; 2...¢c8 3.£c7#] 3.¦f8+ 1–0 3.¥e2#] 2.f5! [2.d6? ¥g4] 2...gxf5 (3) Smyslov – Aronin
[2...¥f3 3.d6 ¥c6 4.f6+–] 3.d6 ¥a4 (Moscú, 1966)
(4) Fernández García - Illescas 4.b4+ ¢b5 5.d7+– 1–0 1.¦xc6! bxc6 2.¤xe5 ¥e6
33...¤h3! [33...¥g3 34.¤e5 g6μ; 3.¤xc6± ¦fe8? [Resistía más
33...¤d3?! 34.¦xd6!] 34.¥xh3 (12) Kaspárov - Short 3...¥d7!?] 4.¤b5 ganando.
[34.£e3 ¤f4+ 35.¢f1 ¤xe6 35.¤xh6! ¥f6 [35...¤xh6 36.£g5+
36.£xe6 £h1+ 37.¢e2 ¥f4–+] ¢h7 37.¥c2! f6 38.£g6+ ¢h8 (4) Tal – Savon
34...£g3+ 35.¢f1 £xh3+ 36.¢f2 39.£xh6+ ¢g8 40.¦e4] 36.¥xf7! (Baku, 1972)
£xe6 0–1 [36.¥xf7 ¤xh6 (36...¦xf7 37.£g6+) 1.¤xb7! ¦xb7 2.¥xa6 ¦a8 3.¥xb7
37.£g6+ ¢h8 38.£xh6#] 1–0 £xb7 4.£b3 con clara ventaja
(5) Ejercicio de Kotov blanca.
1.£xb5! [1.c4?! ¤d4±] 1...£xb5 (13) Estudio de Antov
2.c4! £d7 3.¦xg7+ ¢h8 4.¦g8+! 1.¥c8! [1.¦b7 ¦xb7 2.¥xb7 ¥f7 (5) Petrosian - Van den Berg
[4.¦xf7++–] 4...¢xg8 5.¦g1+ £g4 3.¥d5 ¥g6 4.e6 ¢f6=] 1...¥xc8 (Wijk aan Zee, 1971)
6.¦xg4# 1–0 2.e6+ ¢g6 3.¦g5+!! ¢f6 4.¦f5+! 1.¥g4!! dxc3 2.bxc3 £xd3 3.¥xe6
¢xf5 5.exf7 1–0 ¤xe6 4.¦e3 £d8 5.¦b1 ¦b8
(6) NN - Nardus 6.£e2 con clara ventaja blanca.
1...£xf1+! [1...¤f6μ] 2.¢xf1 (14) Gil González - Illescas
¤d2+! [2...¦d1+ 3.¢e2 ¤g3+ 21...¤b8! [21...¥a6 22.¥xc6 ¥xf1 (6) Kárpov – Adams
(3...¤c3+ 4.¢f3) 4.¢xd1 ¤xf5] 23.¥xa8 ¥d3=] 22.¥c4 [22.£xa8 (Dos Hermanas, 1993)
3.¢g1 ¦e1+ 4.¢h2 ¤f1+ 5.¢g1 ¥b7 23.£a7 ¥d5–+] 22...¦aa7! 1.¤d5! ¥xd5 2.cxd5 ¤xd5 3.¥e4!
¤g3+ 6.¢h2 ¤xf5 0–1 [22...£c7?? 23.f5!±] 23.f5?! ¥xg5 4.£xg5 £b6 5.¥xd5±
[23.£xe4 ¢g7 24.¥xf7 ¦xf7μ]
(7) Ejercicio de Savin 23...gxf5–+ 24.¦ad1 [24.¦ab1 (7) Kaspárov – Anand
1.¤d7+! [1.¥d7 ¦d8 2.¥xe6 ¥a6–+] 24...¢g7 25.£d2 ¦f6 (Linares, 1998)
fxe6±] 1...¥xd7 2.£xc8+! ¥xc8 26.£g5+ ¢h8 0–1 1.¥f5! ¤f8 2.£h5 con clara ven-
3.¦e8# 1–0 taja blanca.
(15) Ejercicio de Illescas
(8) Ejercicio de Savin 1.¥f8!! [1.¦f3 ¦e1+ (1...f4 2.g4? (8) Leko – Krámnik
2.¤f6+! gxf6 [2...¢h8 3.£xh7#] ¦e1+ (2...¦e3=) 3.¢f2 ¦e2+!) (Linares, 2004)
3.¦g1+ ¢h8 4.£xh7+! [4.¦h5 f5 2.¢f2 ¦e2+!? 3.¢f1! (3.¢xe2 £e6+ 1...£g6! 2.¦ad7? [2.¥d3? e2;
5.£c3+ f6 6.¦xh7+ ¢xh7 7.£h3#] 4.¢f2 £g6! 5.¦h3+ ¢g7! 6.¥e5+ 2.¢h1! ¦h5 3.¦a6 ¦xh3 4.¦xg6
4...¢xh7 5.¦h5# 1–0 f6–+) 3...¦e1+ 4.¢f2!=; 1.£h5+ hxg6 5.gxh3 ¦b8³] 2...¦h5 3.¦7d6
¢g7 2.£g5+ ¢h7 3.£h5+=] £c2–+
(9) Illescas - Urday 1...¦xf8 2.¦f3 f4 3.g4!! [3.¦h3+??
37.¦xe6! ¦xe6 38.£d5 £f7 £xh3 4.gxh3 ¦g8] 3...fxg3 (9) McShane – Carlsen
[38...¢f7 39.¦e3 £d7 40.¦xe6 £xe6 [3...£xg4+ 4.£xg4 ¦g8 5.¦h3#] (Moscú, 2012)
(40...¦c5 41.¥xc5!) 41.£xc6+–; 4.¦xg3! [4.£h5+? ¢g7 5.¦xg3+ 1...a5! [1...£xd3? 2.¦d1 £b5
38...£d7 39.¦e3] 39.£xc6+– 1–0 ¢f6] 4...¤f4 5.£g7# 1–0 (2...£xe4?? 3.¤g5) 3.¤g5±] 2.¦d1
a4 con ligera ventaja negra.

96 GM MIGUEL ILLESCAS
Curso práctico de Zlotnik

 MI Boris Zlotnik
 ND Archiv CC

4. Creatividad ajedrecística

D E LAS MUCHAS defini-


ciones del término crea-
tividad que existen po-
En el ajedrez esta belleza radica
en la contradicción entre lo habi-
tual y lo inesperado. Un final
¶ Réti, R. (1928)

demos sacar dos conclusiones artístico, o estudio, es la expresión -?-?-?-?


principales: máxima de la belleza en el ajedrez ?-?-?-Zp-
1 La creatividad tiene como
por sus finos secretos.
k?P?-Zp-Zp
resultado algo nuevo. La capacidad de sorprender tiene ?-?-?-?K
2 Todo el mundo tiene esta cuali- varias caras. Supongo que a -?-?-?-?
dad, pero en una manera y
medida diferente.
muchos amantes del ajedrez les
causaría muy fuerte impresión el
?-?-?-?-
famoso estudio de R. Réti: -?-?-?-?
Aplicando el término creatividad ?-?-?-?-
a nuestro juego podemos decir -?-?-?-MK
que la propia naturaleza del aje- ?-?-?-?- El sentido común protesta contra
drez, donde las excepciones son
muy frecuentes y parecen mucho
k?P?-?-? el enunciado “Blancas juegan y
hacen tablas”. Sin embargo, utili-
más abundantes que en otras acti- ?-?-?-?p zando el mismo método que en el
vidades humanas, constituye un -?-?-?-? estudio anterior, el rey blanco
campo natural de entrenamiento
de esta faceta.
?-?-?-?- hace un milagro. Evidentemente
la paradoja de la salvación reside
-?-?-?-? en la peculiar geometría del table-
Siguiendo con las conclusiones ya ?-?-?-?- ro de ajedrez donde, para el rey,
indicadas se puede ver que cada ¡la ruta diagonal es igual que la
jugador, independientemente de Donde el rey blanco hace la espec- línea recta!
su nivel, puede ser creativo en tacular ruta ¢h8-g7-f6-e5, demos-
mayor o menor medida. Esto trando que en ajedrez se pueden 1.¢G6 ¢B6 2.¢XG7 H5 3.¢XF6 H4
explica lo atractivo y didáctica- matar dos pájaros de un tiro. Es 4.¢E5 H3 5.¢D6 H2 6.C7 H1£
mente valioso que es nuestro curioso que, seis años más tarde, 7.C8£=
juego. No cabe duda de que la R. Réti lo modificó para darnos
creatividad tiene una relación una sorpresa todavía mayor:
muy estrecha con la belleza.
BORIS ZLOTNIK

ajedrez y, además, subcampeón


¶ Réti, R. (1929) ¶ Troitzky, A. (1910)
de Rusia de damas (!), profesor de
matemáticas y poseedor de una
-?-?-?-? -SN-?-?-? memoria fotográfica: era capaz de
?-?-MK-?- Vl-?-?-?- reproducir al detalle una página
-?-?-?-? -?-?-?-? que acabase de leer. Además fue
reconocido como entrenador
?-?pMk-?- ?-?-?-?p emérito de la U.R.S.S.
-?-TR-?-? -?-Zp-?-Mk
?-?-?-?- ?-?-?P?- Rashid fue autor de la entrega de
dos piezas menores por dama. Por
-?-?-?-? -?-?-?PMK ejemplo, en la famosa partida
?-?-?-?- ?-?-?-?- Bobotsov - Tal, 1958, el futuro
campeón del mundo se valió
Si en el estudio anterior la belleza 1.¤C6!! como modelo de una partida que
paradójica radicaba en la geome- 1.¤d7? d3 2.¤f6 ¥b8+! (2...d2? Nezhmetdinov jugó dos años
tría del tablero, en este caso la 3.g3+ ¢g5 4.¤e4+) 3.¢g1 d2–+ antes.
idea es otra. Para ganar, el blanco
ha de perder tiempo (!), lo que no 1...D3 2.¤XA7 D2 3.¤B5 D1£ En la partida Nezhmetdinov -
es nada evidente. Basta decir que, 4.¤C3 £D6+ 5.¢H1 Chernikov, 1962, Rashid demostró
cuando Réti publicó este estudio, Y, tras la inevitable ¤e4, el blanco este tipo de sacrificio en la varian-
el famoso GM Spielmann1 excla- crea una fortaleza inexpugnable. te del Dragón Acelerado de la
mó que ningún maestro sería Siciliana.
capaz de encontrar esta solución La figura de R. Réti es muy intere-
durante una partida viva. sante, ya que su extraordinaria Hay que decir que el resultado
creatividad en los estudios se particular entre Tal y Nezhmet-
1.¦D2!! manifestaba también en el juego dinov fue de 3 a 1 a favor de
Gana también 1.¦d3!! Sin embar- práctico. Como es conocido, fue Rashid, pero resulta más llamati-
go, la evidente 1.¦d1? d4 2.¢d7 uno de los creadores del hipermo- vo aún que sus tres victorias...
¢d5! 3.¢c7 ¢c5 4.¢b7 (o 4.¦d2 dernismo en ajedrez y su apertura ¡obtuvieron el Premio de Belleza!
¢c4 5.¢c6 d3) 4...¢c4 5.¦c1+ ¢b3 1.¤f3 d5 2.g3/c4 es un modelo de Es más, a la siguiente partida, una
lleva a tablas. nuevas ideas sobre el concepto de de las más brillantes en toda la
centro. historia del ajedrez, le fue dedica-
1...D4 2.¦D1 ¢D5 3.¢D7 do un tríptico de cuadros (!) de la
¡La clave! Hay que mantener la Afortunadamente siempre había pintora soviética G. Satonina.
oposición de los reyes. El monarca (y hoy en día también hay) juga-
blanco espera adónde va su opo- dores que buscan algo más que
Rashid Nezhmetdinov (1912-1974)
nente para dirigirse al lado opues- ganar un punto. Sabemos perfec-
to: tamente que son pocos y, ¡ojo, no
son los más fuertes!, pero precisa-
3...¢C4 mente ellos dan brillo a nuestro
3...¢e4 4.¢c6 ¢e3 5.¢c5 d3 6.¢c4 juego. Entre los jugadores con un
d2 7.¢c3 estilo original del pasado, aunque
no demasiado lejano, destaca la
4.¢E6 ¢C3 5.¢E5 D3 6.¢E4 D2 figura de Rashid Nezhmetdinov3,
7.¢E3+– que era poco conocido en Occi-
dente porque casi no jugaba fuera
El siguiente estudio nos muestra de la U.R.S.S.
otra clase de sorpresa. Se trata de
una posición final de Troitzky2 Los jugadores con un estilo origi-
donde... ¡dama y peón no pueden nal a menudo lo son también en la
ganar contra solamente un caba- vida cotidiana. Y Nezhmetdinov
llo y dos peones! Y, además, ¡en su era precisamente uno de ellos:
turno de juego! varias veces campeón de Rusia de

CREATIVIDAD AJEDRECÍSTICA 65
BORIS ZLOTNIK

p Polugaevsky, L URSS
p Nezhmetdinov, R URSS

Campeonato de la URSS, Sochi 1958

1.D4 ¤F6 2.C4 D6 3.¤C3 E5 4.E4


La jugada habitual es 4.¤f3. Sin
embargo la textual tiene sus parti-
darios, ya que lleva a una especie
de estructura Maróczy, aunque
con el peón negro en c7 en vez de
en e7. El defecto principal de este
orden de jugadas es la pérdida de
tiempo, lo que se demuestra con
la respuesta negra.

4...EXD4 5.£XD4 ¤C6 6.£D2 G6


7.B3 ¥G7 8.¥B2 0–0 9.¥D3 ¤G4
Tríptico de Galina Satonina con el que fue premiado Nezhmetdinov.
r?lWq-Trk?
ZppZp-?pVlp 10...¤ge5?! 11.¥e2 seguido de f2– £xg3 con jaque perpetuo. Sin
-?nZp-?p? f4 remarcaría el peso de la ventaja
de espacio blanca.
embargo, como indicó Nunn,
mediante 22.¢h1 £h4+ 23.¢g1
?-?-?-?- ¥h3! 24.£e1 £xe1 25.¦fxe1 ¤xd3
-?P?P?n? 11.¤G3 ¤GE5 las negras podrían obtener un
?PSNL?-?- 11...f5!? mejor final.

PVL-WQ-ZPPZP 12.0–0 F5 17...FXG3 18.HXG3 £H3 19.F4 ¥E6!!


TR-?-MK-SNR En el caso de 12...¤g4 13.h3 ¤xf2
14.£xf2 ¥d4 L. Polugaevsky pla- r?-?-Trk?
Esta jugada subraya la ventaja neaba el sacrificio de dama por ZppZp-?-?p
negra de desarrollo e indica que
las casillas negras son el área de
dos piezas menores, en el estilo de
Nezhmetdinov: 15.£xd4! ¤xd4
-?nZpl?-Vl
su dominio. 16.¤d5 £xg3 17.¥xd4 f5 18.¦f3÷ ?-?NSn-?-
-?P?PZPp?
10.¤GE2 13.F3 ¥H6 14.£D1 F4 15.¤GE2 G5
10.¤f3 ¤ge5 11.¥e2 ¤xf3+ 16.¤D5 G4 17.G3
?P?L?-ZPq
12.¥xf3 ¤d4 13.¥d1 f5 14.0–0. PVL-?N?-?
r?l?-Trk? TR-?Q?RMK-
10...£H4! ZppZp-?-?p
Esta salida temprana de la dama
negra corresponde al estilo diná-
-?nZp-?-Vl Tras la obvia 19...¤f3+ 20.¢f2
£h2+ 21.¢e3 el rey blanco escapa-
mico de Nezhmetdinov y, por ?-?NSn-?- ría. La textual es un ejemplo de
supuesto, tiene razones concretas: -?P?PZppWq entrega intuitiva aunque, evidente-
?P?L?PZP- mente, Nezhmetdinov calculaba en
este momento muchas variantes.
PVL-?N?-ZP
Casi desconoci-
TR-?Q?RMK- 20.¥C2?
Probablemente una jugada perde-
do en Occidente, La única defensa, ya que 17.¤xc7 dora. Demuestra la complejidad
pierde por 17...g3 18.h3 ¥xh3! extrema de la posición la siguien-
Nezhmetdinov fue Nezhmetdinov rechazó ahora te variante: 20.¥b1!? ¥xd5 21.cxd5
uno de los jugado- 17...£h3 por 18.¤exf4 ¥xf4 ¤e7 22.¢f2 ¦xf4!! 23. gxf4 ¤7g6! y,
res más brillantes 19.¤xf4 ¦xf4 20.gxf4 g3 21.hxg3 a pesar de tener una torre de más,
del siglo XX.
CURSO PRÁCTICO DE AJEDREZ
BORIS ZLOTNIK

es poco probable que el blanco Tras 34.¢a6 las negras pueden r?lWqk?nTr
pueda aguantar. Por ello es mejor dar mate con tres jugadas diferen- ZppZp-?pVlp
21.£xd5!? ¦f7 22.¥c3 ¦e8 23.¥c2
aunque en este caso también las
tes.
-?-?-?p?
negras tienen buenas posibilida- 0–1 ?-?-?-?-
des de ataque. -?pZP-?-?
20...¦F7 21.¢F2 £H2+ 22.¢E3
Otro representante del estilo crea-
tivo y poco habitual hoy en día es
?P?-ZP-?-
¥XD5 23.CXD5 ¤B4 24.¦H1 el GM ruso K. Chernyshov. En la P?-?L?PZP
vida cotidiana es también muy TRNVLQ?RMK-
r?-?-?k? original. Por ejemplo, escribía
ZppZp-?r?p cuentos para sus hijos y los rega- ¡A partir de aquí en el tablero
-?-Zp-?-Vl laba a sus amigos, daba clases de
ajedrez gratis en su ciudad natal
reina la magia! Si 10.¥xc4 ¤h6
11.¤c3 0–0! 12.£f3 ¤f5=
?-?PSn-?- de Voronezh y entró en el partido
-Sn-?PZPp? comunista (que en la Rusia de hoy 10...¤H6
?P?-MK-ZP- no está bien visto). 10...cxb3 11.£xb3 f5 12.¥c4 ¤h6
13.¤c3ƒ; 10...¤e7!?
PVLL?N?-Wq Aunque últimamente juega poco,
TR-?Q?-?R pues dedica más tiempo al trabajo 11.¥A3
de entrenador, sigue compitiendo. De repente el blanco tiene un ata-
A primera vista las blancas ganan Y, cuando lo hace, lucha en cada que fuerte al rey enemigo, lo que
pieza, pero Nezhmetdinov la tenía partida diciendo que, para él, el seguramente fue una sorpresa
en mente cuando jugó 19...¥e6!! ajedrez es una forma de autoex- para V. Epishin.
presión artística. ¡Se enfada
24...¦XF4!! 25.¦XH2 muchísimo con las partidas ama- 11...£G5
Tras una larga reflexión, ñadas! Veamos dos de sus parti- 11...¤f5 12.¥xc4 ¥e6 13.¥xe6 fxe6
Polugaevsky llega a la conclusión das, donde se impuso de una 14.£f3 £d5 15.¤c3 £xf3 16.¦xf3
de que su posición ya está perdida manera poco habitual a dos GMs ¤xe3 17.¦xe3 ¥xd4 18.¢f2÷
y que la partida será conocida de primera fila.
para todo el mundo ajedrecístico. 12.¦F4 ¤F5
La variante 25.¤xf4 ¤xc2+ subra- p Chernyshov, K 12...cxb3? 13.£xb3 f5 (13...£xf4?!
RUS 2536
yaría las carencias de 20.¥c2? p Epishin, V 14.exf4 ¥xd4+ 15.¢h1 ¥xa1
RUS 2579
16.¤c3±) 14.¥a6 bxa6 15.£d5 ¦b8
25...¦F3+ 26.¢D4 ¥G7 27.A4 Campeonato de Rusia, Elistá 2001 16.¦e4+ fxe4 17.£xg5±
Defendiéndose de la amenaza
27...b5 seguido de 28...¤c4+ 1.F4!?
No es una jugada habitual para el Konstantin Chernyshov (2001)
27...C5+ 28.DXC6 BXC6 29.¥D3 nivel del Campeonato de Rusia.
¤EXD3+ 30.¢C4 D5+ 31.EXD5 CXD5+
32.¢B5 ¦B8+ 33.¢A5 ¤C6+ 1...D5 2.¤F3 G6 3.E3 ¥G7 4.¥E2
¤D7 5.0–0 E5
-Tr-?-?k? V. Epishin era en aquellos años el
Zp-?-?-Vlp analista de A. Kárpov. Juega la
-?n?-?-? apertura con mucha precisión,
avanzando rápidamente en el cen-
MK-?p?-?- tro y parece que poniendo en
P?-?-?p? duda la primera jugada blanca.
?P?n?rZP- 6.FXE5 ¤XE5 7.¤XE5 ¥XE5 8.D4
-VL-?N?-TR ¥G7 9.C4 DXC4 10.B3!!
TR-?Q?-?-

CREATIVIDAD AJEDRECÍSTICA 67
BORIS ZLOTNIK

13.H4!? La posición final, con la dama Parece que las piezas blancas sean
Aumentando la tensión y asu- negra cazada y el rey en el centro, conducidas por un jugador prin-
miendo aún más riesgo. Pero era es muy pintoresca. cipiante...
mejor 13.£d2!
1–0 7...¤A6 8.£A3
13...¤XH4?
La máquina aconseja 13...£g3! p Chernyshov, K
r?lWqk?-Tr
ZppZp-?pVlp
RUS 2536
14.¥f3 ¥e6 15.£d2 ¥h6 con ven- p Beliavsky, A SLO 2638
taja negra, pero no somos ordena-
dores y jugamos de otra manera. Campeonato de Europa, Ohrid 2001
n?-?-?p?
?N?p?p?-
1.D4 ¤F6 2.¤C3!? -?-ZP-?-?
14.£F1 ¤F5?!
14...cxb3 15.axb3 ¥e6 16.£f2 ¤f5
De nuevo una apertura poco
común.
WQ-?-?-?-
17.¤c3 0–0–0÷ PZPP?PZPPZP
2...D5 3.¥G5 G6 4.¥XF6 EXF6 TR-?-MKLSNR
15.£F3 C6 16.¤D2 ¢D8? 5.£D3!?
Error, pero ya en una posición A primera vista es una jugada de ¡Increíble! Tres jugadas con dama
difícil. Era necesario 16...cxb3 truco barato: 5...¥f5? 6.£b5+ de las ocho realizadas. El deseo de
17.axb3 (17.¤e4!? £d8 18.¦xf5 castigar el juego del blanco es evi-
(18.axb3 ¤xd4!–+) 18...b2 19.¦f1 5...F5!? dente, pero la pregunta es: ¿cómo?
¥xf5 20.¤d6+ £xd6 21.¥xd6 b1£
22.¦xb1 ¥xb1 23.¥a6 ¦d8 24.¥c5 rSnlWqkVl-Tr 8...C5?!
bxa6 25.£xc6+ ¦d7= 26.£a8+ ZppZp-?p?p Parece que con esta jugada A.
¦d8 27.£b7±) 17...¥f8.
-?-?-?p? Beliavsky sobrevalora su posi-
ción. Era preferible 8...£e7!? 9.e3
17.¤E4 £H6 ?-?p?p?- £f8 (9...£xa3 10.¤xa3 f4!?). O
17...£h5 18.£f2 £h6 19.g4± -?-ZP-?-? bien 8...f4!?; 8...¥f8! jugada que

18.G4! ¤XD4
?-SNQ?-?- recomienda K. Chernyshov.

18...¤h4 19.£g3 f6 20.g5 fxg5 PZPP?PZPPZP 9.DXC5 0–0 10.E3 £E7 11.¤D6!
21.¦f7+– TR-?-MKLSNR ¡La clave! El ¤d6 apoyado por c5
es muy fuerte y el negro tiene que
19.¦D1 F5 ¿Qué jugada hacer ahora? A mí continuar la lucha táctica lo que,
19...¥xg4 20.£xg4 f5 21.£g3 ¥e5 difícilmente se me ocurriría la sin embargo, lleva a un final ven-
22.¥xc4 fxe4 23.¦f8+! ¦xf8 siguiente jugada de K. tajoso para el blanco.
24.¦xd4++– Chernyshov, especialmente jugan-
do contra el gran A. Beliavsky, 11...¤XC5
20.G5 £H5 cuatro veces campeón de la 11...d4?! 12.¥xa6 bxa6 13.0–0–0
20...fxe4 21.gxh6 exf3 22.hxg7+– U.R.S.S. dxe3 14.£xe3 ¥e6 15.¤f3 ¦ab8
16.¤d4±
21.£G2 Una alternativa era 5...¥g7 6.e4
dxe4 7.£xe4+ ¢f8 (7...£e7 12.£XC5 ¦D8
r?lMk-?-Tr 8.£xe7+ ¢xe7 9.0–0–0). 12...¥e5? 13.¤e4
Zpp?-?-Vlp
6.£G3!? ¥G7 13.0–0–0
-?p?-?p? 6...¥d6?! 7.£e3+ ¥e7 8.£e5 0–0 13.¤xb7? £xb7
?-?-?pZPq 9.¤xd5 ¥d6 10.£e3²
-?pSnNTR-? 13...£XD6
7.¤B5!?
VLP?-ZP-?- Como comentaba el propio K.
13...¦xd6? 14.¦xd5 ¥f8 15.¦xd6
£xd6 16.£xd6 ¥xd6 17.¤f3±;
P?-?L?Q? Chernyshov, tras esta jugada la 13...£f6! 14.c3 ¦xd6÷
?-?R?-MK- cara de A. Beliavsky fue un
poema.

68 CURSO PRÁCTICO DE AJEDREZ


BORIS ZLOTNIK

14.£XD6 ¦XD6 15.¤F3 En el ajedrez moderno varias 11.£C3 C5 12.¤E4?!


novedades en la apertura nacen
r?l?-?k? con la participación del ordena- r?-WqkVl-Tr
Zpp?-?pVlp dor y la siguiente partida muestra Zp-?p?pZp-
-?-Tr-?p? una de ellas. El GM I. Kovalenko,
que acabó de ganar el Memorial
lZp-?p?-Sn
?-?p?p?- Najdorf en Varsovia superando Sn-ZpPZP-?-
-?-?-?-? por primera vez la barrera de -?P?-?-Zp
?-?-ZPN?- 2.700 puntos de Elo, es también
partidario de buscar caminos
?-WQ-?NZPL
PZPP?-ZPPZP nuevos en la apertura, dispuesto PZP-SN-ZP-ZP
?-MKR?L?R asumir un riesgo elevado en sus TR-VL-MK-?R
partidas. Es curioso que, en este
La situación se ha estabilizado y torneo, jugó dos veces un orden La posición es irracional y, por
las blancas tienen ventaja posicio- poco habitual contra la Siciliana: ello, no es sorprendente que el
nal por los defectos en la cadena 1.e4 c5 2.¥e2!?, ganando en ambas blanco cometa un error. Lo
de peones del rival. ocasiones. correcto era 12.¤xh4 ¥b7
(12...¥e7 13.¤hf3 0–0 14.d6 ¥g5
15...B5!? 16.¤D4 p Sunilduth, N 15.¥g2 ¥xd2+ 16.¥xd2 ¤f5 17.b3
IND 2475
16.¥xb5? ¦b6 17.¦xd5 ¥e6. p Kovalenko, I ¥b7 18.0–0±) 13.£d3 b5 14.b3
LAT 2682
bxc4 15.bxc4 ¥e7 16.¤hf3 exd5
16...B4 17.¥E2 ¥E6 18.¦D3 A5 Memorial Najdorf, Varsovia 2015 17.cxd5 c4 18.£e4±
19.¦HD1 A4 20.¥F3 ¦A5?!
20...a3!? 21.bxa3 ¦xa3 22.¦xa3 1.D4 ¤F6 2.C4 E6 3.¤F3 B6 4.G3 12...¥XC4 13.¥G5 £C8 14.¤D6+
bxa3 23.¦d3 ¦a6 24.¦b3² ¥A6 5.£B3 ¤C6 6.¤BD2 H5! ¥XD6 15.EXD6 ¢F8?
15...0–0! 16.dxe6 ¥xe6 17.¥xh6
21.A3! r?-WqkVl-Tr gxh6 18.¥xe6 £e8 19.0–0 fxe6
Forzando el cambio en a3, lo que Zp-Zpp?pZp- 20.¤xh4 £f7=
crea otra debilidad tocable en a4.
La del texto es superior a 21.¤e2
lZpn?pSn-? 16.GXH4 ¤G8 17.¦G1 F6 18.¤E5
a3 22.b3. ?-?-?-?p £E8 19.0–0–0 ¥XA2 20.DXE6 ¤B3+
-?PZP-?-? 21.¢C2 ¤D4+ 22.¦XD4 CXD4
21...BXA3 22.¦XA3 ¦B6 23.C3
¥F8?!
?Q?-?NZP- r?-?qMknTr
23...¦aa6 24.¥e2 PZP-SNPZP-ZP Zp-?p?-Zp-
TR-VL-MKL?R -Zp-ZPPZp-?
24.B4! ¦A8 25.¢D2
25.¤xe6? fxe6 26.¦xd5 ¦c8! ¡Una jugada increíble! Su autor, el ?-?-SN-VL-
GM D. Navara, explica así su naci- -?-Zp-?-ZP
25...F4 26.¦DA1 FXE3+ 27.FXE3 ¥D7
28.¥XD5+–
miento: “¡No es mi idea, lo descu-
brió Houdini4 3! Comentando la
?-WQ-?-?L
Un peón de más y el potente ¥d5 partida Navara - Mareco, de la lZPK?-ZP-ZP
no dejan esperanza a las negras. Copa del Mundo 2013, me fijé en ?-?-?-TR-
que el módulo dudaba entre 6...h5
28...¦E8 29.¦F1 ¦E7 30.¢D3 ¥G7 7.¥g2 h4 y 6...¤a5 7.£a4 £c8 8.e4 Esta lucha tan inusual parece que
31.E4 ¥E8 32.¦A2 ¦C7 33.¦B1 ¥F8 £b7 como si estuviera diciéndo- agotó a ambos rivales pero, como
34.B5 A3 35.C4 ¥C5 36.¤C2 ¦A7 nos: ¡bienvenidos al ajedrez post- decía S. Tartakower, gana la parti-
37.¦BA1 ¢G7 38.¦XA3! ¥XA3 moderno!” da quien comete el penúltimo
39.¦XA3 ¦C7 40.¤D4 ¦B8 41.¦A6 error.
¢F8 42.B6 ¦C5 43.¢C3 7.E4 H4 8.E5 ¤G4 9.¥H3 ¤H6?!
9...f5! 23.E7+?
1–0 Ganaba 23.¥xf6! ¤xf6 24.e7+ ¢g8
10.D5 ¤A5? 25.¦xg7+ ¢xg7 26.£g3+
10...exd5 11.cxd5 ¤b4

CREATIVIDAD AJEDRECÍSTICA 69
BORIS ZLOTNIK

23...¤XE7 24.DXE7+? £XE7 Está claro que para Diego Piay 9...¥F5?
25.¤G6+ ¢F7 26.¤XH8+ ¦XH8 (digo eso al observar varias de sus
27.£F3 partidas), el ajedrez no es sola- rSn-?kVlnTr
mente un juego en el que el obje- ?p?-?pZpp
-?-?-?-Tr tivo es ganar, como para la mayo-
p?-?-?-?
Zp-?pWqkZp- ría de los mortales, sino también
?-Zp-?l?-
-Zp-?-Zp-? una forma de expresión personal
que busca algo más que un punto. -WqNZp-?-?
?-?-?-VL- Con todo ello creo que la idea de
?PSN-?-?P
-?-Zp-?-ZP la primera jugada de Diego era
P?P?PZPP?
?-?-?Q?L jugar con colores invertidos su
favorita defensa escandinava con TR-VLQMKL?R
lZPK?-ZP-ZP 1.e4 d5 2.exd5 ¤f6.
?-?-?-TR- Esta evidente jugada que parece
1...E5 2.D4 EXD4 3.¤F3 ganar una pieza entera es, sin
Probablemente N. Sunilduth, en La máquina valora esta posición a embargo, un serio error. Como
sus cálculos, pensaba que pieza de favor del negro. indicó D. Bronstein en su famoso
más asegura por lo menos el equi- libro “El ajedrez de torneo”5, si un
librio, pero la realidad es diferente: 3...D5 rival juega original el otro tam-
el negro tiene un ataque decisivo. 3...c5 4.c3 ¤f6 (4...£a5 5.e4 dxe3 bién tiene que jugar de una mane-
6.¥c4!?) 5.cxd4 d5 6.¤c3. ra poco convencional, ilustrándo-
27...£C5+ 28.¢D1 ¥D5 29.£D3 lo con el ejemplo siguiente: “1.g4
¥C4 30.£F3 £B5 31.¥F5 £B3+ 4.¤XD4 C5 5.¤B5 £A5+ 6.¤1C3 e5 2.f3 £h4#; no se recomienda
32.£XB3 ¥XB3+ 33.¢D2 FXG5 jugar la dama en las primeras
34.HXG5 ¦XH2 35.¦F1 ¥C4 36.¥D3 rSnl?kVlnTr jugadas, sin embargo 2... £h4# no
D5 37.¢E2 ¦H3 38.¥XC4 DXC4 Zpp?-?pZpp es mala”.
39.¦A1 ¦B3 40.¦XA7+ ¢G6 41.¦C7
B5 0–1
-?-?-?-? Lo correcto era 9...b5! 10.a3
Por supuesto el juego creativo y, WqNZpp?-?- £xc3+ 11.¥d2 £xa1 12.£xa1
en particular en la apertura, no es -?-?-?-? bxc4 entregando la dama, pero
ninguna prerrogativa de los juga-
dores titulados. Entre los jugado-
?-SN-?-?P por un precio muy elevado.

res de cualquier nivel están tam- PZPP?PZPP? 10.E4! ¥XE4 11.¥D2 DXC3 12.¥G5
bién los que intentan inventar TR-VLQMKL?R
nuevos caminos. rSn-?kVlnTr
Una posición muy original que es ?p?-?pZpp
p Piay, D ESP 2270
imposible encontrar ni en ningu-
no de los manuales de nuestro
p?-?-?-?
p Durán, M ESP 2165 ?-Zp-?-VL-
juego ni en las bases de datos con
Campeonato de Galicia, 2015 más de 6.000.000 partidas. -WqN?l?-?
1.H3!? A primera vista las negras ya
?PZp-?-?P
Esta jugada, en el estilo del “Curso ganan por 6...d4. Sin embargo, P?P?-ZPP?
de Desarrollo de Pensamiento tras 7.b4!, no está claro ni 7...cxb4 TR-?QMKL?R
Lateral” que dirige en Santiago de 8.¤d5, ni 7...£xb4 8. ¤c7+ ¢d8 9.
Compostela J. L. Veiga Goy (él ¤xa8 £xc3 10.¥d2. Como en partidas de los maestros
ofrece a los niños jugar aperturas del siglo XIX, en la fase temprana
de su propia cosecha, por ej. 1.g4!? 6...A6 7.¤A3 D4 8.¤C4 £B4? se ha creado la amenaza de mate
d5 2.¥g2 ¥xg4 3.c4!), me parece 9.B3!? en una. La amenaza principal
muy llamativa y te pone a pensar D. Piay encuentra la posibilidad blanca se muestra en la variante
en un problema eterno: ¿por qué y que, aunque no sea la más fuerte, 12...¤c6 13.a3 £b5 14.¤d6+ ¥xd6
para qué la gente juega al ajedrez? es interesante. Lo natural era 9.e4! 15.¥xb5 axb5 16.£xd6.

70 CURSO PRÁCTICO DE AJEDREZ


BORIS ZLOTNIK

Tal vez 12...f6 era más resistente 32.¦XA5 ¤XE4 33.¢F5 ¤XF2 Al obtener cierta ventaja ya en la
que la respuesta de la partida, 34.¥E6 E4? apertura presionaba a mi rival de
pero la posición negra, de todas 34...¢h8! 35.¦a7 ¤d5 36.¦ca1 una manera algo mecánica y, al
maneras, ya parece perdida. ¤e4μ llegar a esta posición, me di cuen-
ta de que estaba en peligro por la
12...¥E7 13.¥XE7 ¤XE7 14.A3 35.¦A7+ ¢H8 amenaza 1...¥xf4. Y esta sensa-
Ganando la dama y la partida. 35...¢f8! ción por lo visto movilizó mi
atención y, de pronto, en mi
14...£XC4 15.¥XC4 B5 16.¥D3 36.¤D4 ¤BD3?? mente se formó una imagen de la
¥XG2 17.¦G1 ¥D5 18.£G4 ¤D7 36...¤fd3 37.¢g6 ¤e5+ 38.¢xh6 Cruz de Malta. Siguió:
19.0–0–0 0–0–0 20.£XG7 ¥F3 ¤g4+! 39.¥xg4 f5+=
21.¦DE1 ¤D5 22.£G3 ¥H5 1.¦H1! ¥XF4 2.¦H4!! £XG5+ 3.¦G4
23.£D6 ¤7B6 24.£C6+ ¢B8 37.¦XC6 ¦XC6 38.¤XC6 ¦F8 Y después de perder una pieza las
25.¦E7 ¤XE7 26.£XB6+ ¢C8 39.¢G6! negras se rindieron. Esta posición
27.£XC5+ ¢B8 28.£XH5 ¦HG8 le parecería bastante familiar a un
29.£E5+ ¢C8 30.£XC3+ 1–0 -?-?-Tr-Mk jugador de ajedrez práctico, pero
TR-?-?-?- solucionarla requiere bastante
Evidentemente la creatividad aje-
drecística se manifiesta en todas
-?N?LZpKZp originalidad porque la idea de la
transición de la torre por la ruta
las fases de la partida y no solo en ?-?-?-ZpP c1–h1–h4–g4, con doble clavada,
la apertura, como en la mayoría -?-?p?-? es de lo más inusual.
de ejemplos de este artículo.
Veamos, por ejemplo, una deci-
?-?n?-ZP- 1–0
sión estratégica arriesgada lleva- -ZP-?-Sn-?
da a cabo por una de las promesas ?-?-?-?- NOTAS
más firmes del ajedrez actual.
1–0 1 Rudolf Spielmann, 1883–1942.
p Yi Wei Abanderado del ajedrez
CHN 2706
p González, Y La tensión de una partida viva, romántico.
CUB 2557
especialmente en situaciones difí- 2 Alexey Troitzky, 1866–1942.
Mundial equipos, Tsakhkadzor 2015 ciles, estimula la búsqueda de Uno de los más grandes com-
soluciones originales, lo que voy a positores de problemas.
-?-Tr-?-? ilustrar con un ejemplo de mi pro- 3 Rashid Nezmetdinov, 1912–
?-?n?-Mk- pia práctica. 1974. “Sus partidas revelan la
-?pTr-Zp-Zp belleza del ajedrez y te hace
enamorarte del ajedrez, no
Zp-?-Zp-ZpP p Zlotnik, B URSS
p Kikiani, T tanto por los puntos y los pri-
PSnL?P?-? URSS
meros lugares, sino por la
?-?-TRNZP- Kiev, 1976 maravillosa armonía y elegan-
cia de este mundo en particu-
-ZP-?-ZPK? -?-Tr-?k? lar”. Mijaíl Tal.
?-TR-?-?- Zp-?-?pZp- 4 NdR: Houdini. Motor de aje-

Como dice el propio jugador


-ZpRVl-?-? drez escrito por el belga Robert
Houdart en 2012.
chino, el lector puede elegir entre ?-?p?qZP- 5 David Bronstein. El ajedrez de
los signos ? y !? para su siguiente -?-VLrZP-? torneo. Ed. Fundamentos, 1984.
jugada, con la que comienza una
ruta espectacular pero muy
?P?-ZPQ?- 541 p. ISBN 978-84-245-0397-0.

arriesgada del rey blanco. P?-?-?K?


?-TR-?-?-
29.¢H3 ¤C5 30.¢G4 ¤XA4 31.¦A3
¤C5
31...¤xb2! 32.¦xa5 f5+μ

CREATIVIDAD AJEDRECÍSTICA 71
SOLUCIONES EN PÁG. 93

¶ Ejercicio nº 1 ¶ Ejercicio nº 2 ¶ Ejercicio nº 3

-?l?-?K? rSnlWq-Trk? rSnlWqkVlnTr


?-?-?-?- ZppZp-ZppVlp Zpp?p?pZpp
-?-?PMkp? -?-?-?p? -?-?p?-?
?-?-?-?- ?-?-?-?- ?-?-?-?-
-?-?-?-? -?-?-?-? -?-ZpP?-?
?-?-?-?P ?-ZP-?-ZP- ?-?-?N?-
-?-?-?-? P?-ZPPZPLZP PZPP?-ZPPZP
?-?-?-?- ?RVLQMK-SNR TRNVLQMKL?R
Juegan las blancas y hacen tablas Juegan blancas y obtienen ventaja ¿Hay algo más que las habituales
4.¤xd4 y 4.c3?

¶ Ejercicio nº 4 ¶ Ejercicio nº 5 ¶ Ejercicio nº 6

r?-Wqk?nTr -?r?k?-? -?rWq-Tr-?


ZppZp-?-Zpp ?-?l?-?- ?-?l?P?k
-?nZp-?-? -?-?-?-Zp -?-Zp-SnNVl
?-Vl-Zpl?- ?-ZpK?-?- ?p?-?-?-
-?-?-?-? -?-?-TRL? p?-ZpP?-?
?-?-?NZP- ?-?-?-?- ?L?-?P?-
PZPPZP-ZPLZP -?-?-?-? PZPPWQ-?P?
TRNVLQ?RMK- ?-?-?-?- ?-MK-?-?R
Juegan las blancas. ¿Hay alguna Juegan las blancas y ganan Juegan las negras y ganan
idea original en esta posición?

¶ Ejercicio nº 7 ¶ Ejercicio nº 8 ¶ Ejercicio nº 9

r?lWqk?-Tr -?-Vl-Tr-Mk -Tr-?k?nTr


?-Zp-VlpZpp ?-?-?qZpp ?p?-Zp-?-
p?nZp-Sn-? -?-Zp-?-? p?-ZpNVlp?
?-?-Zp-?- Zp-?NZp-?- ?-ZpP?q?p
PZpQ?P?-? -?P?R?-? P?-?-ZP-?
?LZP-?N?- ?P?-?rZP- ?-?-?-?-
-ZP-ZP-ZPPZP R?Q?-ZP-ZP -ZPP?Q?PZP
TRNVL-MK-?R ?-?-?-MK- TR-VL-?RMK-
Juegan las negras. Carlsen, con negras, encontró un Juegan las blancas. ¡Sigue como
¿Hay salvación? plan magnífico. ¿Cuál? Carlsen y obtén ventaja!

72 CURSO PRÁCTICO DE AJEDREZ


SOLUCIONES

¶ Así se jugó en Noruega (7) Carlsen, M - Grischuk, A (11) Anand, V - Hammer, J


41.£xe8+ ¥xe8 42.¥xf7! ¥c6+ 34.¥xg6! £xg6 35.£xe5+ ¢g8
[42...f3+ 43.¢xf3 ¥d7 44.¢e4 con 36.£xc5 1–0
(1) Giri, A - Carlsen, M la idea ¢e5, ¥e6] 43.¢f2 fxg3+
44...¦xf2+! [en la partida se jugó [43...¥d7 44.gxf4 ¢h7 45.f5 ¥xf5 (12) Aronian, L - Nakamura, H
44...gxf5? 45.¦c5 ¦xc5 46.bxc5 y 46.¥g6+ ¥xg6 47.hxg6+ ¢xg6 21...¤e5! [Más fuerte que
acabó en tablas] 45.¢xf2 c2 [con 48.d7; 43...f3 44.¥e6] 44.¢xg3 21...£f5!? 22.£c2; Sería ilógica
fácil victoria.] ½–½ ¥d7 45.¥g6 [El rey blanco viene a 21...£xe2+? 22.¢xe2²] 22.£xh5
c7 y las negras no pueden hacer ¤d3+! [Este jaque intermedio es
(2) Topalov, V - Caruana, F nada positivo, por ejemplo] la clave] 23.¢e2 [Si 23.¢f1 ¦xh5
49...£b2+ 50.¢h3 ¥g1! [50...£a1? 45...¢g8 46.¢f4 ¢f8 47.¢e5 ¥e8 24.¦c2 ¥xe3! 25.fxe3 ¦f5+ 26.¢e2
51.£f3; 50...£c1? 51.£e4] 0–1 48.¥xe8 ¢xe8 49.¢e6 ¢d8 50.d7 (26.¢g1 ¦df6!) 26...¦f2+ 27.¢d1
1–0 ¤xb4+ etc.] 23...¤xc1+ 24.¦xc1
(3) Grischuk, A - Anand, V ¦xh5–+ [ganando poco después]
26...e3! [también buena, pero (8) Anand, V - Vachier-L-,M 0–1
mucha más lenta 26...¤e5!? 27.¦c7 23.g6! [la única que gana!]
¤d3 comiendo uno por uno dos [23.¦xg3 ¤xg3+ 24.¢g1 ¥c5+
peones importantes blancos] ¶ Curso de Zlotnik
25.¢h2 ¤xf1+ 26.¥xf1 ¥d6+
27.¦c7 [En la variante 27.fxe3 27.¢g2 exf5=; 23.£xh5? £e5!
¤xe3 amenazando la torre y mate (23...£xg5 24.£xg5+ ¥xg5 (1) Kubbel, 1904
¦g2 se ve claramente como perju- 25.¦g3=) 24.f6?? ¥d6–+; 23.f6 1.e7 ¢xe7 2.¢g7 ¥f5 3.h4 ¢e6
dica a las blancas el caballo en h1; ¥xf6 24.¦xf6 £h4! 25.¢h2 dxe4! 4.¢h6 ¢f6 5.h5.
27.f3 e2 28.¦e1 ¤e5 con la idea 26.g6 ¤xf6! 27.£xh4 exd3=]
¤d3] 27...exf2+ [también gana 23...fxg6 24.fxg6 ¦xf1+ 25.¥xf1 (2) Korchnoi - Jiménez
27...e2 28.¦e1 ¤e5 29.¦b7 ¤d3] 25...¤f6 [25...¥f6 26.£h7+ ¢f8 1.¦xb7!± El negro, por lo visto,
28.¤xf2 ¤xf2 29.¦f1 ¤e4 30.¦fxf7 27.£f7#; 25...¤g7 26.£h7+ ¢f8 contaba solamente con 1.¥xb7...
¦c1+ [30...¦c1+ 31.¦f1 ¦xc5] 0–1 27.£h8#] 26.¦xg3 dxe4 27.¥e2
e3+ 28.¢g1 ¥c5 29.¢f1 1–0 (3) Cepo - Korchnoi
(4) Carlsen, M - Vachier-L., M 4.¥g5!? £a5+ [4...£b6 5.£xd4
42...¢b2!–+ [Δ ¦d5+] [En la par- (9) Topalov, V - Caruana, F £xd4 6.¤xd4 a6 7.¤d2!?²; 4...f6
tida se jugó 42...g5 43.hxg5 hxg5 38.¤e6+!= [Mucho más flojo sería 5.¥c1!?÷] 5.c3 ¤c6 6.b4°
44.¢c1! [Con igualdad, aunque el poner su caballo en una mala
negro acabó ganando] 43.¦xg6 casilla: 38.¤h3? b5! (38...£c5 (4) Zvjaginsev - Bok
[43.¦c7 ¦d5+ 44.¢e2 ¢xc2–+] 39.£a1!) 39.£c6 ¤b6 40.d6 ¥c8 1.b4!? ¥xb4 [1...¤xb4 2.d4 ¤xc2
43...¦xf2 44.¦xh6 ¦xc2 45.h5 41.£xb5 £xd6μ con peón de más 3.dxc5 ¤xa1 4.¥b2²] 2.d4÷
¢xb3 46.¦c6 c4 47.h6 ¦h2 0–1 limpio] 38...fxe6 39.£c7+ ¢f6
40.£d8+ ¢f7 [40...¢f5?? 41.£f8+ (5) Chepukaitis, 2010
(5) Vachier-L., M - Hammer, J ¢g4 42.£f3#] 41.£d7+ ¢f8 1.¥xd7+ ¢xd7 2.¦f7+ ¢e8 3.¦h7
30.¤g8+! ¢h5 31.¦e7!! [la única 42.£d8+ ¢f7 43.£d7+ ¢f8 c4 4.¢d6!+–
que gana] 31...¦xf2 [31...¦xe7 44.£d8+ ½–½
32.¥f3#] 32.¥h3! h6 33.¦h7 [con (6) Aagaard, 2010
mate imparable] 1–0 (10) Carlsen, M- Aronian, L 1...¦xc2+!! 2.¥xc2 ¢xg6 3.£xh6+
38.¤e1! [Supongo que esta jugada ¢xf7 4.g4 £c7μ
(6) Giri, A - Grischuk, A escapó a la vista de Levon. Porque
27.¤fg5! [con las ideas ¤e4–f6 y es la única que detiene todas las (7) Barsky, 2014
¤g5–h7!] [27.¦a1? £b4 28.¤f6+ amenazas. Otras son mucho más 1...d5! 2.£xc6+ ¥d7 3.£b7 ¥c5!!
¤xf6 29.£xf6 ¥e6; 27.¦e3 £b4 flojas, ¡algunas incluso pierden!] 4.¤xe5 ¦a7 5.¤c6 ¦xb7³
28.¤f6+ ¤xf6 29.£xf6 ¦xe3 [38.¤g5+ hxg5 39.gxf5 ¦d4!
30.fxe3 ¥e6] 27...¦f8 [27...h6 40.£h1™ £xh1+ 41.¢xh1 exf5=; (8) Smith - Carlsen
28.¤f6+ ¤xf6 29.£xf6; 27...£b3 38.¤h4? ¦d1 39.¦g3 ¦e1!–+; 1...h5! 2.¦e2 h4 3.¦b2 g6 4.¢g2?
28.¤xh7! ¢xh7 29.¤g5+] 28.¤f6+ 38.¤g1? ¦d4! 39.¦e1! ¦xe4 40.¦xf1 hxg3 5.hxg3 ¦xg3+ 6.¢f1 £f3–+
¤xf6 29.£xf6 £a2 30.¦e7 ¦b5μ] 38...¤h5 39.gxf5 exf5
[30.¤xh7! ¢xh7 31.¦e4!+–] 40.£c4 [Magnus aún estaba a (9) Carlsen - Topálov
30...¥f5 31.¤xf7! £xf7 32.¦xf7 tiempo de equivocarse con una 1.¦a3! ¤h6 2.¦g3 ¢d7 3.¦g5!?
¦xf7 33.£d8+ ¢g7 34.£xa5 ¥d7 jugada natural 40.£xf5+?? ¦g6!] ¥xg5 4.fxg5 £xd5 5.¤f4 £d4+
35.£c5 ¦f5 36.£a7 ¦f7 37.g4 ¢f6 1–0 6.¥e3±
38.f4 ¢g7 39.¢g3 ¢g8 40.£e3
¢g7 41.h4 ¢g8 42.£e5 1–0

ASÍ SE JUGÓ EN NORUEGA y CURSO ZLOTNIK 93


Curso práctico de Zlotnik

 MI Boris Zlotnik
 ND Archiv CC y SLCC, St. Louis

5. El Estudio de los Finales

L A FAMOSA FRASE de R.
Spielmann “Se debe jugar
la apertura como un
p Kasparian, G
p Botvinnik, M
URSS
URSS
Creo que la dificultad de las entre-
gas de este tipo es sobre todo psi-
cológica: al tener la ventaja mate-
libro, el medio juego como un Moscú, 1931 rial y la posicional no es fácil cam-
mago y el final como una máqui- biar el rumbo del juego confiando
na”, pretende marcar las diferen- -?-?-?-? solamente en el cálculo, pues se
cias entre las tres partes principa- Zp-?-?k?p tiene la confianza de progresar
les de la partida de ajedrez.
-Zp-?-?-? paulatinamente.

La realidad, por supuesto, es muy ?-ZpR?-?- Sin embargo, a menudo el bando


diferente a lo que describe esa -?P?-?-? inferior encuentra posibilidades
frase casi poética, y el objetivo de
este artículo es mostrar que jugar
ZP-ZP-?-Tr- escondidas y las partidas acaban
en tablas. Aquí también las blan-
el final como una máquina es -?-MK-?-? cas, en caso de un juego tranquilo,
muy, muy difícil. Hace unos 30 ?-?-?-?- tendrían la ruptura a3–a4–a5,
años me sorprendió una respues- complicando mucho la tarea
ta categórica del mítico M. Este final es un ejemplo muy negra.
Botvinnik a una pregunta de un didáctico que ilustra una de las
alumno mío del Departamento de formas importantes de realiza- 38.¦D7 H5 39.¦XA7 H4 40.¦B7
ajedrez en Moscú: “Nunca utiliza- ción de ventaja en los finales: la Si 40.¦a8 ¢f5.
ba ninguna regla en los finales, transición del juego de maniobras
siempre calculaba y, si había tiem- a una línea forzada relacionada 40...H3 41.¦XB6+ ¢G5 42.¦B1
po en el reloj calculaba dos veces”. con la entrega de material. O bien 42.¦b8 ¦g4 43.¦g8+ ¢f4
44.¦h8 ¢g3.
Veamos ahora dos ejemplos que 37...¢G6!!
lo confirman. Los signos de admiración los 42...¢G4 43.¢C2 H2 44.¦H1 ¢H3
pone el propio M. Botvinnik, y 45.A4 ¦G1 46.¦XH2+ ¢XH2 47.¢D3
comenta: “Las negras consienten ¦E1
en ceder los dos peones del flanco
de dama, para avanzar el peón "h" 0–1
hasta convertirlo en dama”.
BORIS ZLOTNIK

p Botvinnik, M 48...GXH5 49.GXH5 A5 50.¢F5 AXB4 p Geller, E


URSS URSS
51.¢XF6 ¢XD5 52.¢G6 ¢E6
p Flohr, S CSK p Stein, L URSS
53.¢XH6 ¢F6 54.B3!
Moscú, 1944 Moscú, 1964
-?-?-?-?
-?-?-?-? ?-?-?-?- -?-?-?-?
?p?-?kZp- -Zp-?-Mk-MK ?-?-?-?p
p?-?-TrpZp ?-?-?-?P -?-?kZp-?
?-?P?-?- -Zp-?-?-? ?p?-?-?P
-ZP-?-?-? ?P?-?-?- -?-?-MKP?
?-?-MK-?P -?-?-?-? ZP-?-?-?-
-ZP-?-?P? ?-?-?-?- -?-?-?-?
?-?-?R?- ?-?-?-?-
Esta jugada es obligatoria y M.
El juego creativo y bien calculado Botvinnik debería haberla visto al En esta posición el gran jugador,
de Botvinnik (por cierto, una de mover 44...¢xf6!! Si ahora tres veces campeón de la URSS
sus definiciones de ajedrez era "El 54.¢h7? b3! con igualdad. comete un error llamativo basado
Ajedrez es arte y cálculo") ilumina probablemente en la famosa regla
los secretos de esta posición. 54...¢F7 55.¢G5 ¢G7 56.¢F5 de oposición.
¢H6 57.¢E5 ¢XH5 58.¢D5 ¢G5
44.¦XF6+!! 59.¢C6 ¢F5 60.¢XB6 ¢E6 67...¢E7??
¡Una sorpresa! A pesar de que el 61.¢C5 ¢D7 62.¢XB4 ¢C6 Lo correcto era actuar "contra la
negro puede desdoblar sus peo- 63.¢A5 regla" con 67...¢f7! 68.¢f5 ¢e7
nes y además bloquear con facili- (68...h6 69.¢f4 ¢e7 70.¢f3 ¢d6
dad el peón pasado “d5”, la posi- 1–0 71.¢e4 ¢e6 72.¢d4 ¢d6=) 69.g5
ción blanca está ganada por la fxg5 70.¢xg5 ¢f7 71.¢f5 ¢g7 y
posibilidad de frenar con sus dos tablas.
peones la mayoría negra en el
flanco de rey.
Flohr, Euwe y Botvinnik, en la estación central de Amsterdam (1963).

44...GXF6 45.G4!
¡La clave! La minoría blanca va a
avanzar en el flanco de rey con la
idea de crearle acceso a su rey al
campo enemigo.

45...¢E7 46.H4 ¢D6 47.¢E4 B6


48.H5!

-?-?-?-?
?-?-?-?-
pZp-Mk-ZppZp
?-?P?-?P
-ZP-?K?P?
?-?-?-?-
-ZP-?-?-?
?-?-?-?-
Creando un agujero en la defensa
negra.
Más que cálculo, en
los finales es nece-
sario un duro tra-
bajo para conocer Lo correcto era colocar su torre ¡La clave! Entregando el peón
lateralmente, lo que mantenía el para aprovechar el del rival como
las posiciones equilibrio: 54...h2! 55.¦h4 ¦g2 abrigo para el monarca blanco, lo
básicas. 56.f7 ¦xa2 57.¢e6 ¦f2 58.¦xh2 que decide la partida. Las jugadas
¦f1 59.¦h8 (59.¢e7 ¢xb4 60.f8£ anteriores de Miguel que repiten
¦xf8 61.¢xf8 ¢b3 62.¢e7 a2 la posición habían sido hechas
63.¦h1 c5 64.¢d6 d4 65.e4 d3 66.e5 para ganar tiempo en el reloj.
68.¢F5 ¢F7 69.G5 FXG5 ¢b2 67.¦h2+ ¢b3 68.¦h1 ¢b2=)
70.¢XG5 ¢G7 71.H6+ 59...a2 60.¦a8 ¦f3 61.¦xa2 ¦xe3+ 68...DXE4 69.¢E8 ¦H8+ 70.F8£
62.¢d7 ¦f3 63.¢e7 ¢xb4 y tablas. ¦XF8+ 71.¢XF8 ¢XB4 72.¢E7 ¢C5
-?-?-?-? Si 72...¢c3 73.¦xh2 e3 74.¢d6
?-?-?-Mkp 55.¦D1 H2 56.¦H1 ¦H3? ¢d3 75.¢c5 e2 76.¦h1 ¢d2
-?-?-?-ZP -?-?-?-?
77.¢b4 e1£ 78.¦xe1 ¢xe1
79.¢xa3 ¢d2 80.¢b4 ganando.
?p?-?-MK- ?-?-?-?-
-?-?-?-? -?p?-ZP-? 73.¦XH2 E3 74.¢D7 ¢D5 75.¦H5+
¢D4 76.¢XC6 ¢C3 77.¢B5 1–0
ZP-?-?-?- ?k?p?K?-
-?-?-?-? -ZP-?-?-? Evidentemente, con estos ejem-
?-?-?-?- Zp-?-ZP-?r plos no quiero decir que el cono-
cimiento de los métodos típicos
1–0 P?-?-?-Zp de juego en los finales no tiene
?-?-?-?R valor. Todo lo contrario, ya que la
p Illescas, M falta de este conocimiento puede
ESP 2555
p Bareev, E Solo llevaba a tablas una jugada dañar incluso a los más fuertes,
RUS 2635
de estudio: 56...d4!! 57.exd4 (57.e4 como en el ejemplo siguiente.
Linares, 1992 d3 58.e5 d2 59.e6 ¦h5+ 60.¢g6
¦d5 61.¦d1 ¦e5 62.f7 ¦xe6+ p Tal, M
-?-?-?r? 63.¢g5 ¦e1 64.f8£ h1£ 65.£c5+ p Zaitsev, I
URSS

?-?-?-?- ¢a6 66.b5+! cxb5 67.£d6+ ¢b7


URSS

-?p?-ZP-? 68.£d7+ ¢b6 69.£d4+=) 57...¦h3


58.f7 ¦f3+ 59.¢e6 ¦e3+ 60.¢d6
Riga, 1968

?k?p?K?- ¦f3 61.¢e7 ¦e3+ 62.¢f8 ¦e2 -?-?-?-?


-ZP-TR-?-? 63.¢g7 ¦g2+. Pero prever todo ?-?-?-?-
Zp-?-ZP-?p ello sobre el tablero era una tarea
sobrehumana.
-?-?-?pMk
P?-?-?-? ?R?-?-?-
?-?-?-?- 57.F7 ¦F3+ 58.¢G6 ¦G3+ 59.¢H6 -?-?r?-?
¦F3 60.¢G7 ¦G3+ 61.¢H7 ¦F3
En el momento que muestra el 62.¢G8 ¦G3+ 63.¢H8 ¦F3 64.¢G7
?-MK-?-?-
diagrama, se me acercó S. ¦G3+ 65.¢H7 ¦F3 66.¢G8 ¦G3+ -?-?-?-?
Janovsky ‒analista de Bareev‒ y 67.¢F8 ¦H3 68.E4! ?-?-?-?-
me dijo que Miguel ‒a quien yo
ayudaba en aquel torneo‒ proba- -?-?-MK-? Mínima ventaja negra. Además, las
blemente perdería este final, al no ?-?-?P?- piezas blancas las conduce uno de
haber pasado por la escuela sovié-
tica de finales, como su rival...
-?p?-?-? los más brillantes jugadores de la
historia del ajedrez. Sin embargo...
?k?p?-?-
54...¦H8?! -ZP-?P?-? 73.¢D3??
Una jugada hecha según una de
las reglas básicas del final de
Zp-?-?-?r Un error fatal. Lo correcto era
73.¦b1! g5 74.¢d3 ¦e5 75.¦h1+
torres: colocar la torre por detrás P?-?-?-Zp ¢g6 76.¢d4 ¦e8 77.¦g1 ¢f5
del peón pasado. ?-?-?-?R 78.¦f1+ ¢g4 79.¦g1+ ¢h4
80.¦h1+ ¢g3 81.¦g1+ con tablas.

82 CURSO PRÁCTICO DE AJEDREZ


73...¦E1!
Y Tal abandonó a la vista de la
variante 74.¢d2 ¦e6 75.¦b1 g5
76.¦h1+ ¢g6 77.¦g1 ¦e5.

-?-?-?-?
?-?-?-?-
-?-?-?k?
?-?-Tr-Zp-
-?-?-?-?
?-?-?-?-
-?-MK-?-? Mijail Tal, con su “eterno cigarrillo”, en el torneo de Beverwijk (1968).

?-?-?-TR-
Evidentemente, con el control de ¦B4 91.¢C5 ¦A4 92.£F6 ¢D3
Aquí se nota la diferencia con tiempo moderno, los finales en 93.£D6+ ¢E3 94.£G3+ ¢E2
73.¦b1!: el rey blanco no puede general, y este tipo en particular, 95.£C3 ¦F4 96.¢D5 ¦G4 97.¢E5
atacar la torre negra, que está se juegan ya solamente con los ¦H4 98.¢F5 ¢F2 99.£D3 ¦H7
situada idealmente. 78.¢d3 ¢f5 segundos añadidos, lo que com- 100.£D4+ ¢F3 101.¢G5 ¦H2
79.¦f1+ ¢g4 80.¦g1+ ¢f3 81.¢d4 plica, y mucho, la tarea de ganar 102.£F4+ ¢G2 103.¢G4 ¢G1
¦a5 y el avance del peón g5 decide dentro de las 50 jugadas regla- 104.£D4+ ¢G2 105.£D3 ¢G1
la partida. mentarias. En este caso, según las 106.£E3+ ¢F1 107.£C1+ ¢F2
tablas de Nalimov, el blanco gana 108.£D2+ ¢G1 109.£E1+ ¢G2
0–1 en 28 jugadas.
-?-?-?-?
Incluso en un nivel muy alto, tene- 72.£C8 ¦D5 73.¢E6 ¦D4 74.¢E5 ?-?-?-?-
¦D3 75.£C2 ¦D8 76.£B3+ ¢C5
mos casos donde no se ganaron
las posiciones de dama contra 77.£C3+ ¢B5 78.¢E6 ¢B6
-?-?-?-?
torre, sin peones. 79.£C4 ¦G8 80.£D4+ ¢C6 ?-?-?-?-
81.£C3+ -?-?-?K?
p Morozevich, A RUS 2747
-?-?-?r? ?-?-?-?-
p Jakovenko, D -?-?-?kTr
RUS 2671
?-?-?-?-
Pamplona, 2006
-?k?K?-? ?-?-WQ-?-
-?-?-?Q? ?-?-?-?- “Esta posición es la última línea
?-?-MK-?- -?-?-?-? de defensa del bando débil en
-?-?-?-? ?-WQ-?-?- estos finales. Sin embargo, su
importancia no está subrayada en
?k?-?-?- -?-?-?-? ninguno de los libros importantes
-?-Tr-?-? ?-?-?-?- de finales. Y por ello, incluso los
?-?-?-?- Los jaques en este tipo de posicio-
top GMs no tienen ni idea de cómo
destruir aquí la defensa negra. ¡Y
-?-?-?-? nes, limitando al rey enemigo, no bajo la presión del reloj menos
?-?-?-?- son lo más preciso y lo mejor era todavía!” (M. Krasenkov).
81.¢e7!, lo que hizo A. Moro-
En ningún libro conocido se ana- zevich, pero... ¡20 jugadas más 110.£G3+
liza con detalle este tipo de final, tarde! 110.£e5 ganaba fácil 110...¢g1
habitualmente limitándolo a una 111.¢g3 ¦g2+ 112.¢h3. También
posición donde el bando fuerte, 81...¢B5 82.¢D6 ¦G6+ 83.¢C7 ganaba 110.£a1 ¢f2 111.£d1
con su rey avanzado, gana ¦G4 84.£C6+ ¢B4 85.£D6+ ¢C3 ¦g2+ 112.¢f4 ¦h2 113.£d2+ ¢g1
mediante un zugzwang. 86.¢C6 ¦D4 87.£A3+ ¢D2 114.£e1+ ¢g2 115.¢g4.
88.¢C5 ¦E4 89.¢D5 ¦G4 90.£F3

EL ESTUDIO DE LOS FINALES 83


BORIS ZLOTNIK

110...¢H1 111.¢F3?? 24.F4 ¦D5! 36.¦E5?


Planeando el avance c6–c5 y libe-
-?-?-?-? rando la casilla para su rey. -?-?-?-?
?-?-?-?- ?-Zp-Mk-?-
25.¦E4 ¢E7 26.G4 ¢D7 27.¢G2 C5
-?-?-?-? 28.DXC5
-Zpr?p?p?
?-?-?-?- Parece que era preferible 28.¢g3!? ?-Tr-TR-?-
-?-?-?-? cxd4 29.cxd4 ¦a5 30.¦1e2 ¦a4 P?-?-ZPPMK
?-?-?KWQ- 31.g5 ¦f7 32.¢g4, aunque la tex-
tual es perfectamente jugable.
?-ZP-TR-?-
-?-?-?-Tr -?-?-?-?
?-?-?-?k 28...¦XC5 29.¦1E3 ¦F8! ?-?-?-?-
De nuevo poniendo a la rival ante
Cansado y probablemente humi- la siempre difícil tarea de elegir. Únicamente entregando el peón
llado al no encontrar el método c3 se mantenían posibilidades de
ganador, Morozevich comete un 30.¢G3 entablar: 36.¦e2! ¦xc3 (36...¢f6!?
error típico para este tipo de fina- 30.¦xe6!? ¦xf4 31.¦e7+ ¢c6 37.¦d4 ¦c4 38.g5+ ¢e7 39.¢g4
les. Aun ganaba 111.£e5. 32.¢g3 ¦fc4 33.¦xh7 g5 34.h4 ¦xc3 40.¦h2) 37.¢g5 ¢f7 38.¦h2
¦xc3 35.¦he7 y el blanco mantiene ¦3c5+ 39.¦e5 ¢g7 40.¦h6.
111...¦F2+! 112.¢E3 ¦E2+ el equilibrio.
113.¢D3 ¦D2+ 114.¢XD2 ½–½ 36...¢F6 37.¦5E4
30...¦C6 31.A4 ¦A8! 37.g5+ ¢e7 38.¢g4 ¦xe5 39.¦xe5
Como es bien sabido, la diferencia ¦xc3μ
en la fuerza práctica se manifiesta r?-?-?-?
a menudo en los finales. Y aparte ?-Zpk?-?p 37...¦C4 38.G5+?
del cálculo y del conocimiento de
métodos y maniobras típicas, hay
-Zpr?p?p? Era más resistente 38.¦d4 ¦xc3
39.¦xc3 ¦xc3 40.¦d7,
también otros factores: el tacto ?-?-?-?-
posicional y la persistencia, lo que P?-?RZPP? 38...¢F5 39.¦XC4 ¦XC4 40.¢G3
¦XF4 41.¦XE6 ¦G4+ 42.¢F3 ¢XE6
demuestra el siguiente ejemplo.
?-ZP-TR-MK- 43.¢XG4 ¢E5 44.C4 C5 0–1
p Saduakassova, D
-?-?-?-ZP
?-?-?-?-
KAZ 2335
p Vázquez,R Cualquier torneo de jugadores afi-
ESP 2602
cionados, sobre todo los jóvenes
Jakarta, 2013 Apuntando al peón a4 y dirigién- con poca experiencia, proporcio-
dose a c5 para atacar el peón c3. na abundante material para el
-?-Tr-?-? tema de errores en los finales.
?-Zp-?k?p 32.H4?! Como en la siguiente posición.
-Zpp?pTrp? Era más lógico acercar el rey a los
peones débiles del flanco de dama
?-?-?-?- p Sanchez, L ESP 1518
con 32.¢f3! ¦a5 33.¢e2 ¦ac5 p Maz, A
-?-ZP-?-? 34.¢d2.
ESP 1961

?-ZP-?-?- 32...¦A5 33.H5 ¦AC5


Almansa, 2007

P?-?RZPPZP Peor era 33...gxh5?! 34.g5 ¦ac5 -?-?-?-?


?-?-TR-MK- 35.¢h4 ¦xc3 36.¢xh5 ¦xe3 Zp-?-?kVlp
Es interesante ver cómo, en esta
37.¦xe3 ¦c4 38.¢h6 ¦xf4 39.¢xh7
y el peón pasado blanco no deja
-Zp-?-?p?
posición igualada, el jugador más ninguna posibilidad de ganar al ?-?-?-ZP-
fuerte permanentemente busca rival. -?-SNP?-?
progresar y de esta manera man-
tener la tensión, lo que finalmente 34.HXG6 HXG6 35.¢H4 ¢E7
?-?-MK-?-
provoca un error de su rival. Si 35...¦xc3?! 36.¦xe6! P?-?-?PZP
?-?-?-?-
84 CURSO PRÁCTICO DE AJEDREZ
Después de 16 jugadas teóricas (!)
en la variante Sevilla de la
Defensa Grunfeld, la joven juga-
dora que conduce blancas tiene
ventaja decisiva pero...

26.A4?
El plan correcto requería cierta
paciencia, pero la conductora de
las piezas blancas por lo visto no
quiso esperar una mejora paulati-
na de su posición con la idea de Gesto de concentración característico de Caruana (Copa Sinquefield 2015).
cambiar su peón doblado g5 por
uno de los negros del flanco de
dama. 26.¤c6! a5 (conducía a lo 28...A6 29.H4 B5 p Kahn, E HUN 2293
mismo 26...a6 27.e5 ¥f8 28.¤b8 p Caruana, F
¢e6 29.¢e4 a5 30.¤c6 ¥c5 31.a4) -?-?-?-? ITA 2255

27.e5 ¥f8 28.¢e4 ¥c5 29.a4 ¥g1 ?-?-?-?p Budapest, 2005


30.h3 ¢e6 31.¤d4+ ¢e7 32.¤f3
¥f2 33.¢d5 ¥e3 34.g4 ¥f2
p?-?k?p? -?-?-?-?
35.¤d2 ¥e3 36.¤c4 ¥xg5. ?p?-?-ZP- ?p?-?p?-
P?-MKP?PZP -?nZP-?-?
26...¥XD4+!
El jugador de las negras, con
?-?-?-?- ?-?-Zp-Mkp
mayor experiencia, comprendió la -?-?-?-? p?N?-?-?
sutileza de esta posición: por un ?-?-?-?- ?-ZP-?-ZP-
lado el peón doblado blanco no es
el de más y, por el otro, el negro... En esta posición, donde parece -ZP-?-?-ZP
¡Puede crear peón pasado alejado decide el peón pasado alejado o ?-?K?-?-
en el flanco de dama! protegido, no valen ya las jugadas
evidentes. Sin embargo existía 37...¢G4?
27.¢XD4 ¢E6 una posibilidad no tan difícil de 37...¢f6 38.¤b6 ¢e6 39.d7 ¢d6=
entablar.
-?-?-?-? 38.D7 F6?!
Zp-?-?-?p 30.AXB5?? 38...¢f5! 39.¤d6+ ¢e6 40.¤xb7
-Zp-?k?p? Hacía tablas 30.a5! ¢d6 31.¢d3
¢c5 32.¢c3 ¢c6 (32...b4+??
¢xd7 41.¤c5+ ¢d6 42.¤xa4 e4.

?-?-?-ZP- 33.¢b3) 33.¢d4 ¢d6. 39.¤D6 ¤D8 40.C4 B6


P?-MKP?-? Lo que se le escapó en el cálculo a
30...AXB5 31.H5 B4 32.HXG6 HXG6
?-?-?-?- 33.¢C4 ¢E5 34.¢XB4 ¢XE4
Fabiano fue 40...¢h3.

-?-?-?PZP 35.¢C4 ¢F4 36.¢D3 ¢XG4 -?-Sn-?-?


?-?-?-?- 37.¢E4 ¢XG5 38.¢F3 ¢H4 39.¢F4 ?p?P?-?-
G5+ 40.¢F3 ¢H3 41.¢F2 G4 -?-SN-Zp-?
28.G4?! 42.¢F1 ¢H2 0–1 ?-?-Zp-?p
La textual todavía no pierde pero p?P?-?-?
complica la tarea blanca. A tablas Como decía Paul Keres: “Nadie ?-?-?-ZPk
evidentes llevaba 28.¢c4 a6 nace maestro”. Y el crecimiento de -ZP-?-?-ZP
29.¢d4 b5 30.axb5 axb5 31.¢c5 un talento en ajedrez requiere su ?-?K?-?-
¢e5 32.¢xb5 ¢xe4 33.¢c6 ¢e3 tiempo. Veamos aquí dos ejem-
34.¢d5 ¢f2 35.¢e6 ¢xg2 36.¢f6 plos del juego de F. Caruana a los Y ahora 41.c5 ¢xh2 42.¤xb7!
¢h3 37.¢g7 ¢h4. 13 y 14 años, respectivamente.
41.¢E2 ¢H3 42.¢F2 ¢XH2
43.¤E8 F5 44.¤G7 1–0

EL ESTUDIO DE LOS FINALES 85


p Caruana, F 27...¢D6 28.¤B2 ¢E6 29.¤D3 (Probablemente este mismo libro
ITA 2474
p Hernandez, H O bien 29.f3 ¢d6 30.¤d1 ¢e6 en inglés se llama “Essential
USA 2524
31.¤f2 ¥b1 32.¢e3 ¢e7 33.g4 ¥c2 Knowledge”). Aunque a primera
Alcalá de Henares, 2006 y tablas. vista parece un libro elemental,
contiene todos los finales básicos
-?-?-?-? 29...¥XD3 30.¢XD3 ¢D6 31.¢E4 con algunos ejercicios. Además,
?-?-Mk-Zp- ¢E6 32.F3 G6 33.¢D3 las posiciones que vienen en el
-?pTr-?-? -?-?-?-?
libro como teóricas, con sus expli-
caciones correspondientes, Carua-
?-Zp-Zpl?p ?-?-?-?- na las tuvo que resolver tanto
-?P?-?-ZP -?p?k?p? como los ejercicios. Para el entre-
?PSN-?-ZP- ?-Zp-Zp-?p
namiento de habilidades prácticas
como libro principal nos sirvió
-?-?-ZP-? -?P?-?-ZP “Vasili Smyslov: el virtuoso de los
?-MKR?-?- ?P?K?PZP- finales”.

25.¦XD6?? -?-?-?-? Hoy en día, aparte de estos dos


Un ejemplo típico de error cuan- ?-?-?-?- libros, se pueden recomendar
do somos intransigentes con las “Manual de finales de Dvoretsky” y
reglas. Fabiano pensó que tras el Es importante comprender que “Los 100 finales que hay que
cambio de piezas menores el final no valía 33.g4 por 33...g5! saber”, del GM español Jesús de la
de peones resultante debía de (33...¢f6?? 34.gxh5 gxh5 35.f4+–) Villa.
estar ganado... Los dos signos de 34.hxg5 h4 35.¢e3 (35.f4? h3
interrogación los pone él mismo. 36.f5+ ¢f7 37.¢f3 e4+) 35...¢f7 El final es una ciencia dura y hay
Ganaba 25.¦e1! ¦d3 (25...¢f6 36.¢f2 ¢g6 37.¢g2 ¢xg5 38.¢h3 que invertir bastante esfuerzo
26.¤a4 ¦d3 27.¦e3) 26.¦xe5+ ¢f6 ¢f4 39.¢xh4 ¢xf3 40.g5 e4 y para dominar esta parte del juego.
27.¦e3 ¦xe3 28.fxe3. tablas. Además, al contrario que un exa-
men del tipo "aprobar y olvidar",
25...¢XD6 26.¢D2 ¢E6 27.¤A4 33...¢F5 34.¢E3 ¢F6 35.G4 ¢F7 éste requiere conocimientos y
36.GXH5 GXH5 37.¢E4 ¢E6 ½–½ habilidades permanentes.
-?-?-?-?
?-?-?-Zp- En mis clases con Fabiano, para
-?p?k?-? ampliar su conocimiento de méto-
dos y maniobras típicas, utilizaba
?-Zp-Zpl?p sobre todo el libro de Y. Averbakh
N?P?-?-ZP “Escuela de finales” (Moscú 2001).
?P?-?-ZP-
-?-MK-ZP-? PDR TEMARIO DEL CURSO PRÁCTICO DE ZLOTNIK
?-?-?-?- PDR-113 1. Factores que determinan el éxito en ajedrez

Al percatarse de que el final que PDR-114 2.1 Entrenamiento en el juego Táctico (parte 1)
había planeado son tablas tras
PDR-115 2.2 Entrenamiento en el juego Táctico (parte 2)
27.¢e3 ¥c2 28.¤e4 ¥xe4 29.¢xe4
¢f6, Fabiano busca otro camino. PDR-116 3.1 Entrenamiento en el juego posicional (parte 1)
PDR-117 3.2 Entrenamiento en el juego posicional (parte 2)
PDR-118 4. La creatividad ajedrecística
PDR-119 5. Estudio de los Finales
Un libro muy reco-
PDR-120 6. Estudio de las Aperturas
mendable es “Los
100 finales que hay PDR-121 7. Resistencia del ajedrecista y situaciones prácticas
que saber”, del GM
Jesús De la Villa. CURSO PRÁCTICO DE AJEDREZ
SOLUCIONES EN LA PÁG. 96

Los seis primeros ejercicios son los que resolvió en su momento Fabiano Caruana

¶ EJERCICIO nº 1 ¶ EJERCICIO nº 2 ¶ EJERCICIO nº 3

k?-?-?-? -?-?rMk-? -?-?k?-?


?-MK-?-?- ?-?-?-?- ?-?-?-TR-
-?-?-?-? R?-?-?K? -?-?K?-?
?-SN-?-?- ?-?-?N?- ?-?-VL-?-
-?-?-?-? -?-?-?-? -?-?-?-?
?-Zp-?-?- ?-?-?-?- ?-?-?-?-
-?N?-?-? -?-?-?-? -?-?-?-?
?-?-?-?- ?-?-?-?- ?-?-?r?-
Se gana fácil con el turno de las Blancas juegan y ganan Blancas juegan y ganan
negras, pero, ¿cómo hacerlo
si mueven blancas?

¶ EJERCICIO nº 4 ¶ EJERCICIO nº 5 ¶ EJERCICIO nº 6

-?-?-?-? -?-?-?-? -?-?-?-?


?L?k?-?p ?-?-?-?- ?p?-?-?p
pVL-?p?p? -?-?-?-? -?pZp-?p?
?-?-?p?- ?-?-?-Zp- Zp-Mk-?r?-
PVl-?-ZP-? -?-?-Zpk? -?PVl-?-?
?n?-ZP-?- ?-TR-?-?- ZPP?-?L?P
-?-?-ZP-ZP -Tr-?-?-ZP -?R?PZPK?
?-?-?K?- ?-?-?-MK- ?-?-?-?-
Negras juegan y ganan Juegan las negras, ¿ganan o no? ¿Cuál es el mejor plan
para las negras?

¶ EJERCICIO nº 7 ¶ EJERCICIO nº 8 ¶ EJERCICIO nº 9

-?-?-?-? -?-?-?-? K?-?-?-?


?-?k?-?- ?-?-?-?- ?-?-?-?-
-TR-Zp-?p? -?-?-?-? -?-?-?-?
?-?P?p?p ?P?-?-?- ?-?-?pZp-
-Zp-?-ZP-ZP -?-?-?-Vl -?k?-SN-?
?-?-ZPKZP- ?-?-?-?k ?-?-?-?-
-Tr-?-?-? -?-?-?-VL -?-?-?-?
?-?-?-?- ?-?-?-?K ?-?-?-?-
Juegan blancas. Blancas juegan y ganan Blancas juegan y hacen tablas
¿Pueden mantener el equilibrio?

EL ESTUDIO DE LOS FINALES 87


SOLUCIONES

¶ Soluciones ¶ Curso de Zlotnik

(1) Duckstein - Johansson (10) Brink - Littlewood Ejercicio 1


1.¤f6+! [1.¥h6 ¤g6; 1.¥d4 ¤g6] 1...£xd6! [1...¥d4+! 2.¢h1 ¦e1? 1.¢b6 ¢b8 2.¤b7 ¢c8 3.¢c6
1...¢f7 2.£xg7+! ¢xg7 3.¤e8+ (2...£xd6!; 2...¤f2+? 3.¦xf2 £xd6 ¢b8 4.¤d6! ¢a7 5.¢b5 ¢b8
1–0 4.£xf5! ¦e1+ 5.¦f1) 3.¦xe1 ¤f2+ 6.¢b6 ¢a8 7.¢c7 ¢a7 8.¤b4 c2
4.£xf2!! ¥xf2 5.¦e8+ ¢g7 9.¤c8+ ¢a8 10.¤c6 c1£ 11.¤b6#
(2) Rotstein - Katalimov 6.¤gxf7=; 1...¥e5!? 2.£xf5 ¥d4+
1.¦xh6+!! ¥xh6 2.g7+! ¢xg7 3.¢h1 £xf5 4.¤xf5 ¤f2+ 5.¢g1 Ejercicio 2
[2...¥xg7 3.£h4+ ¥h6 4.£xh6#] ¤h3+ 6.¢h1 ¤xg5–+] 2.£xd6 1.¦f6+ ¢g8 2.¤h6+ ¢h8 3.¢f7!
3.£g6+ ¢h8 4.£xh6# 1–0 ¥d4+ 3.¢h1 ¤f2+ [3...¤f2+ ¦a8 4.¤f5 ¦a7+ 5.¢g6 ¦a8 6.¢h6
4.¢g1 ¤e4+ 5.¢h1 ¤xd6–+] 0–1 ¦b8 7.¤e7 ¦a8 8.¦f7 ¦a6+
(3) Kapengut - Vaganian 9.¤g6+ ganando.
21...¦xb2! [21...¦b7μ; 21...¦b3μ; (11) Tkhelidze - Gutkin
21...£b6μ; 21...¥xc3? 22.bxc3 1.¦xf7! ¦xf7 [1...¦d8 2.¦xd8+ Ejercicio 3
£xc3 23.¦d3] 22.¢xb2 £xc3+ £xd8 3.¦f8+ £xf8 4.¥xe6+ ¢h8 1.¥g3! ¦f3 2.¥d6 ¦e3+ 3.¥e5 ¦f3
23.¢c1 ¦b8! [ b1+!-b2#] 0–1 5.£xf8#; 1...¦c8 2.¦xg7+ ¢xg7 4.¦e7+ ¢f8 5.¦c7 ¢g8 6.¦g7+
3.¦d7+ ¢g6 4.£f7+ ¢g5 5.h4+ ¢f8 7.¦g4 ¢e8 8.¥f4! ganando.
(4) Kengis - Vitolins ¢xh4 6.£f6+ ¢g4 7.¦g7+ ¢h5
1...¥xg2! 2.¦xg2 £xe3+!! 3.¦xe3 8.£g5#] 2.¥xe6! £xe6 [2...£xf2+ Ejercicio 4
¦d1+ [3...¦d1+ 4.£f1 ¦dxf1#] 0–1 3.£xf2 ¦bxf2 4.¦d8#] 3.¦d8+ ¦f8 1...¥c5! 2.a5 ¥xb6 3.axb6 a5
4.£xf8# 1–0 4.¥a6 ¢c6 [4...¤c5!] 5.¥c8 a4!
(5) Olsson - Buskenstrom 6.¥xe6 ¤c1 7.¢e1 a3 8.¢d2 a2
1...¤xf2+! [1...¥d3? 2.¤e5!; (12) Urday – Illescas
1...¥h3? 2.¤e7+] 2.¦xf2 ¥g2+! 33...¥xe4! 34.¤xe4 ¦xb2 35.¥c2 Ejercicio 5
3.¦xg2 [3.¢g1 ¦e1+] 3...¦e1+ [35.¦xb2 ¦xb2 36.¥c2 £xd2+ 1...¦e2! 2.¦a3 ¦e3 3.¦a8 ¢f3
4.¦g1 ¦exg1# 0–1 37.¤xd2 ¦xc2–+] 35...£xe4! 0–1 4.¦a1 ¦d3 5.¢f1? 5...g4–+ 6.¦b1
¦a3 7.¦c1 g3 8.hxg3 ¢xg3! 9.¢g1
(6) Reshko - Kaminsky (13) Fedorov - Adianto ¦a2 10.¦b1 f3 11.¦c1 ¦g2+ 0–1
1.a8¥! [1.a8£? £f7+!=; 1.a8¦? 33...¤ed2+! [33...¤cd2+? 34.¢c1
£f7+!=; 1.a8¤ £a7! 2.g5 hxg5 ¤b3+ (34...£e3 35.£xb7#) Ejercicio 6
3.hxg5 fxg5 4.£g6+ ¢h8 5.£c6 35.£xb3] 34.¢c1 [34.¢a2 £a5#] 1...¦f8! 2.e3 ¥f6 3.¥e4 ¦a8 4.¥f3
¢h7! 6.£h1 (6.¤c7 £f2!=; 6.¤b6 34...¤b3+!! [34...¤b3+ 35.¢b1 ¦a6! 5.¦d2 ¦b6 6.¥d1 a4 7.b4+
£b8!!=) 6...£f2 7.¢xg5+ ¢g8 (35.cxb3 ¤e3+; 35.¢d1 ¤e3+) ¢xc4 8.¦xd6 ¥b2 9.¥xa4 ¥xa3
8.£d5+ ¢h7²] 1...£b3 2.£d7 35...¤cd2+ 36.¢a2 £a5#] 0–1
£g8 3.¥d5 1–0 Ejercicio 7
(14) Moldoyarov - Samochanov 56.¦b7+! 56...¢c8 57.¦b6 ¢c7
(7) Hallier - Herman 1.¦g6! [1.¢e3!?± ¢g3 2.¦g6+!; 58.¦b5 b3 59.¦b4 ¦b1 60.¦b5 b2
1.¤e7+! ¤xe7 [1...¦xe7 2.¦xf2 1.¦xa5 ¢g3 2.¦a8 ¢xg2 3.¦h8 61.¢g2=
¦e1+ 3.¦f1+–] 2.£g3+! £xg3 ¥e2 4.¢e3 ¥g4 5.¦b8 h4 6.¦xb5
[2...¤g6 3.£xf2+–] 3.¥xf7# 1–0 h3=] 1...a4 2.¢e3 a3 3.¢f4 a2 Ejercicio 8
4.¦g3 ¥e6 5.¦h3+! ¥xh3 6.g3# 1– 1.b6 ¥f2 2.b7 ¥a7 3.¥g1 [3.¥e5?
(8) Morphy - Brian 0 ¢g4 4.¢g2 ¢f5 5.¥g3 ¢e4=]
1.h4! [1.£b4+ ¢e8 2.h4 a5 3...¥b8 4.¥f2 ¥h2 5.¥e1 ¥c7
3.£xb6] 1...£g4 2.£a3+! ¢g8 (15) Selezniev, 1920 6.¢g1 ¥b6+ 7.¢f1 ¥a7 [7...¥c7
[2...¢e8 3.£e7#] 3.¤e7+ ¢f8 1.¢g6! ¥f4 [1...c3 2.¢xh6 c2 3.f7 8.¢f2 ¢g4 9.¢e3 ¢f5 10.¢d4
4.¤g6+ ¢g8 5.£f8+! ¦xf8 c1£+ 4.¢g7=] 2.¥f7! [2.¢f5 c3! etc.] 8.¢e2 ¢g4 9.¢d3 ¢f5
6.¤e7# 1–0 3.¢xf4 c2 4.f7 c1£+ 5.¢e5 £h6] 10.¢c4 ¢e6 11.¥g3 ¢d7 12.¢b5
2...¢b4 3.¥xc4!! ¢xc4 4.¢f5! ¢e7 13.¢a6 ganando.
(9) Ejercicio de táctica ¥d6 5.¢e6! ¥f8 6.¢f7! ¥h6
45...£g4!! [45...£d1+ 46.¢h2! 7.¢g6= 1–0 Ejercicio 9
£g4!] 46.hxg4 [46.¦g3 £xg3!–+] 1.¤e6 g4 2.¤g7! f4 3.¤h5 f3 4.¤f6
46...gxf6–+ 0–1 g3 5.¤e4=

96 SOLUCIONES A LOS PROBLEMAS


Curso práctico de Zlotnik

 MI Boris Zlotnik
 ND Archiv CC

6. El Estudio de las Aperturas

A PESAR de más de 500


años de historia del aje-
drez moderno, el desa-
En la siguiente partida, entre el
futuro quinto campeón del
mundo M. Botvinnik y E. Lasker,
p Botvinnik, M
p Lasker, E
URSS
GER

rrollo de la teoría de aperturas es ya excampeón y que dominó el Moscú, 1936


un proceso relativamente recien- mundillo del ajedrez durante 27
te. Tanto como los mayores logros años, se puede ver una situación 1.¤F3 D5 2.C4 E6 3.G3
científico-técnicos en el siglo típica cuando un jugador joven Esperando su habitual Gambito
pasado surgieron varias apertu- está al corriente de lo nuevo en de Dama, el gran campeón se
ras desconocidas anteriormente aperturas y su rival de más edad enfrenta por primera vez contra la
como la Defensa India de Rey, la tiene que inventar sobre el tablero Apertura Catalana, que antes
Grunfeld, la Nimzoindia, la aper- en una posición desconocida. nunca había jugado.
tura Reti etc.
En estas situaciones, no siempre 3...¤F6 4.¥G2 ¥E7 5.0–0 0–0 6.D4
Basta recordar que en los dos pri- funciona el tacto posicional, ni el
meros matches del siglo XX por el cálculo. Aun realizando un gran rSnlWq-Trk?
título de Campeón Mundial se esfuerzo e igualando la posición, ZppZp-VlpZpp
empleaban poquísimas aperturas.
En el match Lasker - Capablanca,
el tiempo y la energía consumidos
generalmente deciden la partida a
-?-?pSn-?
La Habana 1921, solamente se uti- favor del jugador mejor prepara- ?-?p?-?-
lizaron dos aperturas: el Gambito do en la apertura. -?PZP-?-?
de Dama rehusado y la Defensa
Steinitz contra la Apertura
?-?-?NZP-
Española. En el match entre PZP-?PZPLZP
Capablanca y Alekhine, Buenos TRNVLQ?RMK-
Aires 1927, de las 34 partidas dis-
putadas se empleó el Gambito de 6...¤BD7
Dama rehusado en 32 (!) de ellas y La primera línea, según la mega-
como excepción en las otras dos base, es 6...dxc4 7.£c2 (7.¤c3
una Defensa Francesa y una India ¤c6!) 7...a6 8.£xc4 b5 9.£c2 ¥b7
de Dama. 10.¥d2 ¥e4 11.£c1 ¥b7 12.¥f4
¥d6.
BORIS ZLOTNIK

7.¤C3 DXC4 p Novikov, I 34.¢F2 E4 35.¥C6 ¢E5 36.H4!


URSS
Ahora esta toma no es tan buena. p Tukmakov, V ¡En esta posición tan avanzada se
URSS
Es preferible 7...c6!? produce la novedad de I. Novikov!
Lvov, 1984
8.E4 C6 9.A4 36...H6 37.G3 G5 38.H5
Es mejor 9.¥f4! b5 10.d5ƒ 1.D4 ¤F6 2.¤F3 G6 3.C4 ¥G7 4.¤C3 Una jugada necesaria para evitar
D5 5.CXD5 ¤XD5 6.E4 ¤XC3 7.BXC3 la simplificación en el flanco de
r?lWq-Trk? C5 8.¦B1 0–0 9.¥E2 ¤C6 10.D5 rey.
Zpp?nVlpZpp ¤E5 11.¤XE5 ¥XE5 12.£D2 E6
13.F4 ¥G7 14.C4 ¦E8 15.E5 F6 16.D6 38...¢F5 39.A4!
-?p?pSn-? FXE5 17.¥B2 EXF4 18.¥XG7 ¢XG7 Evitando 39.¢e2 a6 40.¥b7 b5!
?-?-?-?- 19.0–0 ¦F8 20.¦XF4 ¦XF4 21.£XF4 41.¥xa6 b4 y el control negro
P?pZPP?-? £F6 22.£E4 ¦B8 23.¦F1 £D4+ sobre la casilla c3 impide la acti-
24.£XD4+ CXD4 25.¦B1 ¥D7
?-SN-?NZP- 26.¥F3 B6 27.C5 ¦C8 28.C6 ¥XC6
vación del rey blanco. 42.¢d2 ¢e5
43.¢c2?! d3+! seguido de 44...
-ZP-?-ZPLZP 29.¦C1 ¥D7 30.¦XC8 ¥XC8 31.¥C6 ¢d4.
TR-VLQ?RMK- ¢F6 32.D7 ¥XD7 33.¥XD7
39...¢E5 40.¥B7 ¢F5 41.¥C8+
9...A5?! -?-?-?-? ¢E5 42.¢E2 ¢D5 43.¥B7+ ¢E5
Se nota el desconocimiento de la Zp-?L?-?p 44.¢D2 ¢F5 45.¥C8+ ¢E5
46.¢C2
apertura. Hoy en día, se considera
obligatorio 9...e5! 10.dxe5 ¤g4
-Zp-?pMkp? Amenazando ¢b3–c4.
11.¥f4 £a5 12.e6 fxe6 13.£e2 ?-?-?-?-
¤ge5 14.¤xe5 ¤xe5. -?-Zp-?-? 46...D3+ 47.¢C3 ¢D5 48.¥A6
¢E5 49.¥B7 ¢F5 50.¢D2
10.£E2² ¤B6
?-?-?-?-
Una alternativa es 10...b6!? 11.¦d1 P?-?-?PZP -?-?-?-?
¥a6 12.¥f4 ¦e8. ?-?-?-MK- ZpL?-?-?-
11.¦D1 ¥B4 12.¤E5 En esta posición poco habitual,
-Zp-?-?-Zp
Es superior 12.¥f4! h6 13.¤d2 todavía no se acabó el análisis ?-?-?kZpP
£xd4?? 14.¤f3 £c5 15.¥e3 £e7 casero del joven maestro ucrania- P?-?p?-?
16.¥xb6. no. Para Tukmakov, en cambio, la
posición resultó totalmente nueva
?-?p?-ZP-
12...£E7 13.¥E3 ¥D7 14.¤XC4 y no es sorprendente que no -?-MK-?-?
¤XC4 15.£XC4 B5? supiera manejarla. 25 (!) años más ?-?-?-?-
Omitiendo 15...e5! tarde el GM M. Marin mejoró la
defensa negra. La partida está decidida y la
16.£E2 ¦AB8 siguiente jugada negra es el últi-
O bien 16...bxa4 17.¤xa4± 33...E5 mo intento desesperado de con-
La mejora de Marin es 33...¢e5!? trajuego.
17.AXB5 CXB5 18.E5 ¤E8 19.D5 EXD5 34.¢f2 ¢d5 35.¢e2 e5 36.¥c8 b5
20.¤XD5 £XE5 21.¤XB4 37.¥b7+ ¢c4 38.¢d2 a5 39.¥e4 50...¢G4 51.¥XE4 ¢XG3 52.¥XD3
¢b4 40.h4 ¢a3 41.g4 ¢xa2 42.h5 G4 53.¥F5 ¢F3 54.¢E1 ¢F4
1–0 b4 43.hxg6? (43.¥xg6!) 43...hxg6 55.¥C8 ¢G5 56.¢F2 ¢XH5
44.¥xg6 b3 45.g5 a4 46.¥f7 ¢a1 57.¢G3 ¢G5 58.¥XG4 A6 59.¥E2
A principios de los años 80 del 47.g6 b2 48.g7 b1£ 49.g8£ e4 B5 60.¥XB5
siglo pasado, los análisis profun- 50.£e8 a3 51.£a4 £b2+ 52.¢e1
dos de apertura fueron una excep- e3 53.£d1+ £b1 54.¢e2 £xd1+ 1–0
ción. La siguiente partida es un 55.¢xd1 ¢b2 0–1 Shulman, Y.
ejemplo bastante conocido. (2.639) - Marin, M. (2.556).
Reykjavik, 2009/CBM 129 Extra.

6. EL ESTUDIO DE LAS APERTURAS 73


BORIS ZLOTNIK

Evidentemente, ahora con los 21.¤4B6 AXB6 22.¤XB6 ¥B7


módulos de análisis más y más 23.¦XF7 ¥C6 24.¦D1 ¥E7 25.¦F3!
potentes, el conocimiento preciso ¢C7 26.¤XD7 ¦D8 27.¦C3 1-0
y, sobre todo, de las líneas forza-
das de aperturas es un factor casi -?-Tr-?-?
decisivo a nivel profesional. Como ?-MkNVl-?p
decía el GM A. Grischuk, hay sola-
mente un caso claro de suerte en
-?l?p?-?
ajedrez: cuando repites la prepa- ?p?-?-Zp-
ración de casa en la partida de -?-?P?-?
torneo que juegas el mismo día.
ZP-TR-?-ZP-
p Nakamura, H
KZP-?-?-ZP
?-?R?-?-
USA
p Karjakin, S RUS Nakamura es bien conocido por
sus heterodoxas aperturas.
Zúrich, 2015 Las negras abandonaron por 27...
¦xd7 28. ¦dc1 ¦d6 29.e5.
1.¤F3 ¤F6 2.C4 C5 3.¤C3 ¤C6 4.D4
CXD4 5.¤XD4 E6 6.G3 £B6 7.¤DB5 N?lMk-Vl-Tr Es comprensible que incluso los
¤E5 8.¥F4 ¤FG4 9.£A4 Zpp?p?p?p jugadores de élite estén ya cansa-

r?l?kVl-Tr -?-?p?-? dos de la necesidad de repasar


durante unas horas las líneas,
Zpp?p?pZpp ?-?-?-Zp- antes de una partida de competi-
-Wq-?p?-? Q?nWqP?-? ción. Por ello, últimamente se ve

?N?-Sn-?- ?-SN-?-ZP- la tendencia a evitar las líneas tri-


lladas y salir de ellas lo antes posi-
Q?P?-VLn? PZPK?-?-ZP ble. La siguiente partida de
?-SN-?-ZP- TR-?-?L?R Krámnik, conocido por su prepa-
ración teórica, es sintomática.
PZP-?PZP-ZP 15...¤E3+?
TR-?-MKL?R Como confesó Karjakin, él simple- p Kramnik, V RUS
mente olvidó su análisis e intentó p Nepomniachtchi, I RUS
9...G5 calcular sobre el tablero. Eviden-
No es fácil entender por qué el temente, no pudo prever el cálcu- Skopje, 2015
blanco provoca la toma en f2 y por lo de variantes con varias jugadas
qué el negro no lo acepta. La res- únicas. 15...£d2+ 16.¢b3 £xb2+ 1.D4 ¤F6 2.¤F3 G6 3.G3 ¥G7 4.¥G2
puesta hay que buscarla en parti- 17.¢xc4 ¥g7! (como explicó D5 5.0–0 0–0
das por correspondencia que se Nakamura, solamente esta jugada
adelantan a la teoría de torneos. igualaba la posición, mientras que rSnlWq-Trk?
Tras 9...£xf2+ 10.¢d2 pierde una jugada "humana" 17...d5+ lle- ZppZp-ZppVlp
10...£b6 (10...£c5!? 11.¤e4 £c6
12.¥g2 ¢d8; 10...g5!? 11.¤c7+
vaba a la ventaja blanca tras
18.¢d3 ¥g7 19.¤e2 £xa1 20.¥g2
-?-?-Snp?
¢d8 12.¥xe5 ¤xe5 13.¤xa8 £e5 21.£xa7 dxe4+ 22.¢e3) ?-?p?-?-
£d4+) 11.h3 g5 12.¥xg5 ¤f2 18.£a5+! (18.£b3? £xa1 19.¥g2 -?-ZP-?-?
13.¦h2 ¥c5 14.¥f6! Sin embargo,
el negro tiene dos alternativas en
£xc3+ 20.£xc3 b5+ 21.¢b3 ¥xc3
22.¢xc3 b4+! 23.¢xb4 ¥b7μ)
?-?-?NZP-
la décima jugada donde Houdini 18...b6 19.£xg5+ f6 20.£b5! ¥a6 PZPP?PZPLZP
no ve ventaja blanca... 21.£xa6 f5!= TRNVLQ?RMK-
10.¥XE5 £XF2+ 11.¢D1 ¤XE5 16.¢B3 £D2 17.A3 £C2+ 18.¢A2 La siguiente jugada de Kramnik,
12.¤C7+ ¢D8 13.¤XA8 £D4+ £XA4 19.¤XA4 ¤XF1 20.¦HXF1 B5 quien suele entrar en las líneas
14.¢C2 ¤XC4 15.E4!? Pero no 20...b6? 21.¦ac1 ¥b7 principales, seguramente fue una
Se había jugado 15.¢b3 ¤d2+ 22.¤c7. sorpresa para su rival.
16.¢c2 ¤c4 con igualdad.

74 CURSO PRÁCTICO DE AJEDREZ


BORIS ZLOTNIK

6.C3!? B6 7.C4!? tanto con la propia apertura como


Una jugada original que permite con el medio juego. La siguiente
crear en el tablero una posición partida jugada entre mis dos ami-
fresca muy temprano. gos y exalumnos es bastante sig-
nificativa en este sentido.
7...C6 8.¤E5 ¥B7 9.¤C3 ¤BD7
10.£A4 ¤XE5 11.DXE5 ¤E4?! p Villena, F ESP
12.¤XE4 DXE4 13.¥F4 E3 14.¥XE3
p Piera, J ESP
¥XE5 15.¦AD1 £C7 16.C5!
Menorca, 1998
r?-?-Trk?
ZplWq-Zpp?p Esta partida, disputada en la últi-
-Zpp?-?p? ma ronda del torneo, tenía mucha
importancia para el conductor de
?-ZP-Vl-?- Vladimir Krámnik siempre ha
hecho gala de una excelente
las piezas blancas, mientras que
Q?-?-?-? preparación en aperturas. su rival ya no tenía ninguna posi-
?-?-VL-ZP- bilidad de conseguir una buena
clasificación.
PZP-?PZPLZP 29.¦C4 ¦XC4 30.¥XC4± ¢G7 31.A4
?-?R?RMK- ¥E7 32.¥XE7 ¦XE7 33.A5 F5 Por ello, el primero preparó la
34.¦D8 ¦A7 35.A6 ¢F6 36.¦E8 C5 apertura durante varias horas, en
Esta jugada inclina la balanza a 37.¢F1 ¢G7 38.¢E2 ¥C6 39.¦C8 tanto que el segundo no miró
favor de las blancas. ¥D7 40.¦G8+ ¢H6 41.¦B8 ¥C6 nada. Y hay que decir que el tra-
42.¦B6 ¥A8 43.¥B5 ¦C7 44.¢D2 bajo casero dio sus frutos en la
16...¥XB2 17.£B3 ¥F6 18.CXB6 ¦C8 45.¢C3 ¢G5 46.H3 H5 47.¢C4 primera parte de la partida.
AXB6 19.¥XB6 £C8 20.¦C1 H4 48.¦E6 HXG3 49.FXG3
Aún más fuerte era 20.¦d2! 1.D4 ¤F6 2.C4 G6 3.¤C3 ¥G7 4.E4
1–0 D6 5.¤F3 0–0 6.H3
20...£G4 21.¦C2 ¦A6 22.¥F3 £A4 Este sistema fue ideado por el
23.£XA4 ¦XA4 24.¦D1 El tema de aperturas a nivel de destacado maestro sovietico V.
Todavía mejor era 24.¦b1! jugadores aficionados es bastante Makogonov, quien ya a una muy
diferente y creo que sería un error avanzada edad impartió clases al
24...¥A8 25.¥C5 ¦B8 imitar a los jugadores profesiona- joven G. Kaspárov. Al contrario
les, intentando conseguir el del sistema Saemisch con 5.f3,
lTr-?-?k? mismo volumen de conocimiento aquí el ¤g1 ocupa la casilla ideal
?-?-Zpp?p de líneas concretas. Supongo que de su desarrollo en f3.
-?p?-Vlp? para los aficionados sigue en
vigor la famosa frase de S. 6...E5 7.D5 ¤H5 8.¤H2 ¤F4?!
?-VL-?-?- Tartakower, que "entre la apertura
r?-?-?-? y el final, los dioses inventaron el rSnlWq-Trk?
?-?-?LZP- medio juego". ZppZp-?pVlp
P?R?PZP-ZP Evidentemente, en la lucha sobre
-?-Zp-?p?
?-?R?-MK- el tablero, aparte de sus conoci- ?-?PZp-?-
mientos y habilidades ajedrecísti- -?P?PSn-?
Una posición perfecta para el esti-
lo de Kramnik, quien realiza su
cas, siguen en vigor varias cuali-
dades del jugador como deportis-
?-SN-?-?P
pequeña ventaja con su maestría ta: la fuerza de voluntad, la PZP-?-ZPPSN
habitual. paciencia, la resistencia en posi- TR-VLQMKL?R
ciones inferiores, etc. Para los
26.A3!² E5 27.E3 E4 28.¥E2 ¦B7? jugadores aficionados el conoci- Pierde un tiempo y permite a las
Era mejor 28...¦a5. miento de aperturas se divide en blancas realizar plenamente la
dos partes: el conocimiento con- idea de la variante. Eran mejores
creto y las ideas relacionadas 8... £e8 o 8... ¤a6.

6. EL ESTUDIO DE LAS APERTURAS 75


Además de las
variantes concretas,
es fundamental
conocer los planes r?-Wq-Trk? 28.¥H6 ¦FC8 29.¥XG7 ¢XG7
típicos del medio ?p?l?-Vl- 30.¢B1 ¤A4 31.¤XA4 ¦XA4
32.¥D1 ¦D4
juego y final. -?-Zp-Snp?
Zp-SnPZp-?- -?r?-?-?
-?-?P?-? ?p?l?-Mk-
?-SN-VL-SN- -Wq-Zp-?p?
9.G3 PZP-?LZP-? ?-?PZp-?-
TR-?QMK-?R -?-TrPSn-?
rSnlWq-Trk? Zp-?-?PSN-
ZppZp-?pVlp 21.£D2?
PZP-WQ-?-?
-?-Zp-?p? El blanco podía ahora recoger la
cosecha de su preparación, pero ?K?L?-TRR
?-?PZp-?- en su arsenal de métodos posicio-
-?P?PSn-? nales no entraba el cambio de un El completo dominio de las piezas
?-SN-?-ZPP alfil valioso en la India de Rey por
el caballo. Lo apropiado era
negras es un merecido castigo,
por la falta de decisión del juga-
PZP-?-ZP-SN 21.¥xc5! dxc5 22.¥c4. dor blanco.
TR-VLQMKL?R
21...¤G4 22.¥G5? 33.£H2 £XB2+ 34.£XB2 AXB2
9...¤H5 De nuevo, era muy fuerte 22.¥xc5 35.¢XB2 ¤D3+ 36.¢A3 ¦B4
Aunque la captura en h3 no pierde dxc5 23.f3 ¤f6 24.¥c4. 37.¤F5+ ¥XF5 38.EXF5 ¦A8+ 0–1
pieza, conduce a una clara ventaja
posicional blanca. Tras 9...¤xh3? 22...£B6 23.F3 ¤F2! En la siguiente partida, conviene
10.¤f3 g5 11.¥xh3 (11.¦xh3!? g4 Por supuesto. Si uno pierde la ini- destacar que el cambio en c5 es
12.¦h5 gxf3 13.£xf3) 11...g4 ciativa, el otro la coge. bastante típico en este tipo de
12.¤h4 gxh3 13.¤f5 ¥xf5 14.exf5 posiciones, tal como nos muestra
¤d7 15.£h5 ¤f6 16.£xh3. 24.¦F1 ¤H3 de forma magistral el excampeón
Pero no 24...£xb2?? 25.¢xf2. mundial T. Petrosian.
10.¥E2 ¤F6 11.¤F1
Mejor que 11.g4 c6. 25.0–0–0 ¤F4 26.¦H1 A4 p Petrosian, T URSS

r?-?-Trk? p Schweber, S ARG


11...¤A6 12.G4 ¤C5 13.¤G3 A5
14.H4 ?p?l?-Vl- Interzonal Estocolmo, 1962
Las blancas tienen una posición
superior debido a su ventaja de
-Wq-Zp-?p? 1.D4 ¤F6 2.C4 G6 3.¤C3 ¥G7 4.E4
espacio y, además, el típico con- ?-SnPZp-VL- D6 5.¥E2 0–0 6.¥G5 H6 7.¥E3 E5
trajuego con el avance f7–f5 no p?-?PSn-? 8.D5 C6 9.H4 CXD5 10.CXD5 ¤BD7
11.H5 G5 12.F3 A6 13.G4 B5 14.A4 B4
resuelve los problemas de las
negras.
?-SN-?PSN- 15.¤B1 A5 16.¤D2 ¤C5
PZP-WQL?-?
14...C6 15.G5 ¤E8 16.¥E3 CXD5 ?-MKR?-?R r?lWq-Trk?
17.CXD5 F5 ?-?-?pVl-
Por fin, las negras realizaron el
avance deseado, pero el otro
Con la columna "c" abierta y con
el peón "a" negro móvil, el rey
-?-Zp-Sn-Zp
bando debilita con sus siguientes blanco está indefenso. Zp-SnPZp-ZpP
jugadas la defensa del rey negro. PZp-?P?P?
27.¦DG1 A3
18.GXF6 ¤XF6 19.H5 ¥D7 20.HXG6 Era más fuerte 27...¤b3+! 28.axb3
?-?-VLP?-
HXG6 axb3 29.¥d3 ¤xd3+ 30.£xd3 -ZP-SNL?-?
¦a1+ 31.¤b1 ¦c8+ 32.¢d2 ¦c2+ TR-?QMK-SNR

76 CURSO PRÁCTICO DE AJEDREZ


Llama la atención el dominio
posicional blanco. El noveno
Campeón del Mundo nos enseña
de una manera elegante cómo hay
que tratar las posiciones de este
tipo.

17.¥XC5! DXC5 18.¥B5 ¥B7


O bien 18...¥d7 19.¤c4.

19.¤E2 ¤E8 20.¥XE8! Petrosian dominó como nadie los planes estratégicos tras la apertura.
Eliminando el caballo que inten-
taba ocupar la casilla bloqueado- 6...0–0 11.A4 £B4 12.0–0!
ra d6.
rSnlWq-Trk? rSnl?-Trk?
20...¦XE8 21.¤C4 ¥A6 22.£B3± Zpp?-ZppVlp Zp-?-ZppVlp
£F6 23.¦C1 ¥F8 24.¤G3 ¥C8
25.0–0 ¦D8 26.¢G2 ¦A7 27.¦F2
-?-Zp-Snp? -?-Zp-?p?
¢H7 28.¦FC2 £A6? ?-ZpP?-?- ?-ZpP?-?-
Era más resistente 28...¥d7 -?-?PZP-? PWq-?-ZP-?
29.¤e3 ¦aa8 30.¤gf5.
?-SN-?N?- ?-?-?N?-
29.¤XE5 ¦C7 30.¤C4 ¥G7 31.£D3 PZPP?-?PZP -ZPPSN-?PZP
¢G8 32.¦D2 ¦E7 33.E5 ¥XE5 TR-VLQMKL?R TR-VLQ?RMK-
34.¤XE5 ¦XE5 35.£XA6 ¥XA6
36.¦XC5 ¥C8 37.¦XA5 F5 38.GXF5 7.¥C4? 12...¥XB2?!
¥XF5 39.¤XF5 ¦XF5 40.¦B5 ¦DF8 Un error por desconocimiento de Por lo visto aquí falló el cálculo
41.D6 ¦XB5 42.AXB5 ¢F7 43.D7 1–0 esta posición. 7.¥d3 e6 (7...b5 del jugador de las negras. Lo
8.¤xb5 c4 (8...¤xe4?? 9.¥xe4 correcto era 12...£xf4! 13.£e2
En la siguiente partida el jugador £a5+ 10.¤c3+–) 9.¥xc4 ¤xe4 (13.¦e1!? £f5 14.¤c4 ¥a6 15.¤e3;
de las negras, a pesar de una clara 10.0–0 £b6+ 11.¤bd4 ¥g4 12.c3 y 13.c4!?) 13...¥a6 14.£xe7?! (14.c4!
ventaja en la apertura, perdió la el negro no tiene compensación ¤d7 15.£xe7 ¤e5) 14...¥xf1
partida por varios errores de cál- suficiente por peón.) 8.dxe6. 15.¤xf1 £f5 16.£xd6 £xc2
culo. 17.¤e3 £d3 18.¤g4 ¥d4+–+
7...B5! 8.¥XB5 ¤XE4 9.¤XE4
p Rodríguez, C £A5+ 10.¤ED2 £XB5µ 13.¥XB2 £XB2 14.¦E1 £B7
ESP
15.¤C4³ £C7 16.£D3
p Ramírez, J ESP rSnl?-Trk? Era mejor 16.¦a3!
Ciudad Real, 2015 Zp-?-ZppVlp
16...¦E8 17.¤G5 ¤D7 18.F5
1.E4 D6 2.D4 ¤F6 3.¤C3 G6 4.F4
-?-Zp-?p?
¥G7 5.¤F3 C5 6.D5 ?qZpP?-?- r?l?r?k?
El conductor de las blancas cono- -?-?-ZP-? Zp-WqnZpp?p
cía un poco la línea principal
6.¥b5+ así como la celada 6.dxc5
?-?-?N?- -?-Zp-?p?
£a5 7.£d3 ¤xe4?? 8.£b5+! Sin PZPPSN-?PZP ?-ZpP?PSN-
embargo, al presentarse realmen- TR-VLQMK-?R P?N?-?-?
te esta posición por primera vez
en una partida, prefirió una juga- La ventaja posicional negra es evi-
?-?Q?-?-
da “de sentido común”, que no dente y a partir de aquí Carlos -?P?-?PZP
crea problemas para el negro. arranca su máquina ajedrecística. TR-?-TR-MK-
18...¤E5?!

6. EL ESTUDIO DE LAS APERTURAS 77


La tensión sube y eso provoca el Un error decisivo. Ofrecía más
siguiente fallo del cálculo de las resistencia 22...exd6! 23.£xa8
negras. Se imponía 18...¤f6! (23.¤e4 ¥b7 24.¤xf6+ ¢g7
19.fxg6 hxg6 20.¤e6 £d7 25.¤xe8+ ¦xe8) 23...fxg5.
(20...£b7 21.¦ab1 £xd5 22.¤c7
£xd3 23.cxd3 ¥f5 24.¤xe8 ¦xe8 23.D7!+– £XD7 24.£XA8 ¥B7
25.¦b3=; 20...fxe6? 21.£xg6+ ¢h8 Si 24...fxg5 25.¦ad1 £xa4
22.¦e4!! (22.¦f1! ¥b7) 22...¤xe4 26.£d5+ e6 27.£xc5 ¥b7 28.£c7
23.£xe8+ ¢g7 24.dxe6 ¥xe6 ¥xg2 29.¦d7.
25.£xa8±) 21.¦e3, con ataque.
25.£XA7 £C6
19.¤XE5 DXE5? O bien 25...fxg5 26.£xc5 ¥xg2
El tercer error del cálculo. Era 27.£xe5 ¥h3 28.¦e3.
necesario 19...¥xf5! 20.£f3
(20.¤exf7!? ¥xd3 21.¤h6+ ¢h8 26.¤E4+– F5 27.£XC5 FXE4
22.¤e6 £b7 23.¤f7+ ¢g8 28.£XC6 ¥XC6 29.A5 ¢F7 30.A6
24.¤h6+=) 20...dxe5 21.g4 f6! ¢E6 31.A7 ¢D6 32.¦EB1 ¢C7
22.gxf5 fxg5 23.fxg6 hxg6= 33.¦B8 ¦XB8 34.AXB8£+ ¢XB8
35.¦A5 1–0
20.FXG6 HXG6 21.£F3
21.£e4! f5 22.£h4 e6 23.¦xe5! El principal consejo que puedo
dar a un jugador aficionado es
21...F6 22.D6 buscar un equilibrio entre el
conocimiento concreto de las
r?l?r?k? líneas de apertura y las ideas típi-
Zp-Wq-Zp-?- cas. Además, en el estudio de una
-?-ZP-Zpp? u otra apertura, es útil tener como
modelo a un jugador del nivel
?-Zp-Zp-SN- aproximadamente entre 2500 y
P?-?-?-? 2600 en activo, que sea un experto
?-?-?Q?- en la variante/apertura que plane-
amos jugar. De sus partidas pode-
-?P?-?PZP mos recibir respuestas concretas a
TR-?-TR-MK- las dudas que tenemos y además
aprender métodos comunes para
22...£B7? esta variante, tanto en el medio
juego como en el final.

PDR TEMARIO DEL CURSO PRÁCTICO DE ZLOTNIK


PDR-113 1. Factores que determinan el éxito en ajedrez
PDR-114 2.1 Entrenamiento en el juego Táctico (parte 1)
PDR-115 2.2 Entrenamiento en el juego Táctico (parte 2)
PDR-116 3.1 Entrenamiento en el juego posicional (parte 1)
PDR-117 3.2 Entrenamiento en el juego posicional (parte 2)
PDR-118 4. La creatividad ajedrecística
PDR-119 5. Estudio de los Finales
PDR-120 6. Estudio de las Aperturas
PDR-121 7. Resistencia del ajedrecista y situaciones prácticas
SOLUCIONES EN LA PÁG. 96

¶ EJERCICIO nº 1 ¶ EJERCICIO nº 2 ¶ EJERCICIO nº 3

rSnlWqk?-Tr r?l?r?k? -Trl?k?-Tr


Zp-?-?pZpp Zpp?-WqpZpp VL-?-Zpp?p
-?p?p?-? -?p?-?n? n?-?-?pVl
?p?-SN-?- ?-?p?-?- ?p?-ZP-?-
PVlpZPn?-? -?-ZP-?n? -?p?-ZP-?
?-SN-?P?- ZP-SNLZP-?- ?-ZP-?LSnP
-ZP-?-?PZP -ZPQ?NZPPZP PZP-?-?PTR
TR-VLQMKL?R TR-?-?RMK- TRN?-MK-SN-
El negro acaba de entregar en e4, Valorar 14. ¤g3 Tras 16. ¥e3? ¤f5 17. ¢f2 ¤xe3
¿es correcto? 18. ¢xe3 g5, el negro quedó
mejor y ganó la partida. ¿Cómo
debería haber jugado el blanco?

¶ EJERCICIO nº 4 ¶ EJERCICIO nº 5 ¶ EJERCICIO nº 6

r?lWq-Trk? r?lWqkVl-Tr rSnlWq-Trk?


Zpp?-ZppVlp ?p?-Zpp?p ?-?-ZppVlp
-?-Zp-Snp? p?nZp-Snp? p?-Zp-Snp?
?-?-Sn-?- ?-?-?-?- ?PZpP?-VL-
-?-SNP?P? -?-?P?-? -?-?P?-?
?-SN-VL-?P ?-SN-VLN?- ?-SN-?-?P
PZPP?QZPL? PZPPWQ-ZPPZP PZP-?-ZPP?
TR-?-MK-?R TR-?-MKL?R TR-?QMKLSNR
Valorar 10...¥e6 Elegir entre 10.h3 y 10.e5 Elegir entre 10.bxa6 y 10.a4

¶ EJERCICIO nº 7 ¶ EJERCICIO nº 8 ¶ EJERCICIO nº 9

rSnl?-Trk? -?kTr-Vl-Tr rSn-Wq-Trk?


Zpp?-?pZpp ?lWqn?pZpp ZppZp-?pVlp
-?-?p?-? p?-Zpp?-? -?-?-Snp?
?-?-ZP-?- ?pSn-?-ZP- ?-?-Zp-?-
-VlpWqL?-? -ZP-SNP?-? -?LZPP?l?
?-SN-?-?- ?-?-VL-SNP ?-SN-VLN?-
PZPQ?-ZPPZP P?P?-ZPL? PZP-?-ZPPZP
TR-VL-MK-?R TR-?Q?RMK- TR-?Q?RMK-
Elegir entre 11.¥xh7+ y 11.¥f4 ¿Es factible ¤b6? Refutar 9...e5

6. EL ESTUDIO DE LAS APERTURAS 79


SOLUCIONES

¶ Visión de Mate
(9) Kovalev - Edouard 23.¢xe2 ¦e8+ 24.¢d3 £f3+
34...¦h1+ [Mucho más rápido era 25.¢c2 ¦c8+ 26.¥c3 £e2+
dar mate en dos con 34...£xh3+!! 27.¢b3] 21.¥xe2 £xg2 22.¦f1
(1) Daulyte - Socko 35.¢xh3 (35.¦xh3 ¤g4#) ¦e8 23.£c2 [23.¦d2 ¥xd2+
57.b6# [La partida acabó de 35...¦h1#] 35.¢xh1 £d1+ 36.¢h2 24.¢xd2 ¦xe2+ 25.¢c3 £c6+!
forma trágica: 57.£a5+?? £xa5 ¤f1+ 37.¢h1 ¤xg3+ 38.¢h2 etc.] 23...¥xe2 24.£xe2 ¦xe2+
0–1] £h1+ 39.¢xg3 £g2+ 40.¢f4 25.¢xe2 £e4#
£h2+ 41.¢xf3 £xb8 [0–1]
(2) Sveshnikov - Despotovic
38...¦a1+! [La partida siguió ¶ Curso de Zlotnik
(10) Maiwald - Markowski
38...£c1+?? apuros de tiempo 24.¦h8+! [En lugar de 24.¦h7??
39.¥g1 ¥c5 40.£g3 y fue tablas ¤g4 y acabó en tablas.] 24...¢xh8 (Ejercicio 1) 9.fxe4 £h4+ 10.¢e2
más tarde] 39.¥g1 £xg1# 25.£h2+ ¢g8 26.£h7+ ¢f8 (10.¢d2? £f2+) 10...¥xc3 11.bxc3
27.£xg7# £xe4+ 12.¢d2+–
(3) Szabo - Reshevsky
21.£xg6+! [Szabo había calcula- (11) Eingorn - Kharlov (Ejercicio 2) 14.¤g3? £h4 15.h3
do el mate en dos antes, pero 33.£c6+! [En vez de esto, el blan- ¤xe3 16.fxe3 £xg3. Ganando un
luego simplemente ¡se olvidó! co erró con 33.¥xc4+? ¢d8 y peón.
21.¥xf6?? ¥xd5 22.cxd5 £d6 ganaron las negras.] 33...¢e7
23.£c3 £xd5 24.¦fd1 £f5 25.e4 34.£d7+ ¢f6 35.£f7+ ¢g5 (Ejercicio 3) 16.a4! bxa4 (16...b4
£e6 26.¥g7 b6 27.¥xf8 ¢xf8 36.£xg7+ ¢f4 37.£f6+ ¢e4 17.¥xb8 ¤xb8 18.¤e2 ¤xe2
tablas] 21...¥g7 22.£xg7# 38.£f5# 19.¢xe2 ¥xf4 20.¦h1 ¥xe5
21.cxb4 ¥xb2 22.¦a2 c3 23.¤xc3!)
(4) Kogan - Benjamin (12) Meins - Reschke 17.¥xb8 ¤xb8 18.¦xa4 ¥e6
39...£xh3+! [La partida siguió 57...¢c6! [Preparando el mate 19.¤e2 ¤xe2 20.¢xe2 ¥xf4
39...¥d5?? 40.£e7?? (40.¦xf6! ¥xf7 con f6. La partida siguió 21.¦h1 0–0 22.¤a3+–
41.¦xh6+ ¢xh6 42.b4²) 57...¦e6+?? 58.¢d5 ¢a6 59.¦a3 h4
40...£xh3+! 41.¢xh3 ¦h1#] 60.gxh4 ¦e4 61.¢d6 ¦xf4 62.¢e7 (Ejercicio 4) 10...¥e6? [10...¤fd7
40.¢xh3 ¦h1# ¦xh4 63.¢xf7 g5 64.¢g6 g4 11.f4 (11.0–0–0 ¤b6) 11...¤c6
65.hxg4 fxg4 66.¦g3 tablas] 12.0–0–0 ¤xd4 13.¥xd4 e5]
(5) Shimanov - Kamsky 58.¦c1+ ¢d7 [y no hay defensa] 11.¤xe6 fxe6 12.f4 ¤c6 13.£c4±
20...£xh2+!! [Se jugó 20...¤g3??
21.¤f3 £g4 22.hxg3 £h5 23.¢f1 (13) Sermek - Mohr (Ejercicio 5) 8.e5? (8.h3²) 8...dxe5
fxg3 24.¦c2 y las blancas 27.¦c1?? [Una bonita red de mate 9.£xd8+ ¢xd8 10.0–0–0+ ¢e8,
acabaron ganando] 21.¢xh2 se lograba con 27.£xa5+!! bxa5 sin compensación suficiente.
¤g3+ 22.¢g1 ¦h1# 28.¦a6+ ¢b7 29.¤c5+ ¢c8
30.¦a8#] 27...£xd5 28.¥g3 ¦c8 (Ejercicio 6) 9.a4! (9.bxa6?! £a5!
(6) Wojtaszek - Nikolic 29.¦f1 ¦hd8 30.£a4 £c4 10.¥d2 ¤bd7 11.¤f3 ¥xa6=)
35.¦1xc5+! [Lo mismo da 31.£xc4 ¦xc4 32.¤e5 ¤xe5 9...£a5 10.¥d2! £b4 11.£c2
35.¦7xc5+; En la partida el blanco 33.¥xe5 ¦dc8 +–
siguió con 35.bxc5?? ¦ee2 (Ejercicio 7) 11.¥f4! (11.¥xh7+?!
36.¤e7+ ¦xe7 37.¦xe7 bxc5 y (14) Furman - Kholmov ¢h8 12.¥e4 £xe5 13.0–0 f5 14.¥f3
acabó más tarde en tablas] El gran entrenador Semen ¤c6!) 11...h6 12.0–0 ¥xc3
35...bxc5 36.¦xc5# Furman soñó por la noche con la [12...¤c6!? 13.¤e2 £b6 (13...£c5??
secuencia que llevaba al mate, 14.a3 ¥a5 15.b4) 14.£xc4²]
(7) Khurtsidze - Soumya que no fue capaz de hallar en la 13.¦ad1 £c5 14.£xc3±
38.£h3+ [El juego siguió 38.¦e4?? partida. 30.¦xh6+! [En lugar de
£g7 39.¦h4+ ¢g8 40.¦h7 £e5 y 30.£g4? g6 31.£h4 ¤xe3 32.£f6 (Ejercicio 8) 14...¤b6! (14...¤a4?
fue tablas] 38...¢g8 39.£h7# ¤f5 33.¥e5 £f8 34.f4 h5 35.¢h2 15.c4! ¤b2 16.£e2 ¤xc4 17.¦fc1
h4 36.¦a5 £d8 tablas] 30...gxh6 d5 18.exd5 exd5 19.a4±; 14...¤e5!?)
(8) Sieglen - Gawehns 31.£f5+ ¢g8 32.£g4+ ¢f8 15.bxc5 dxc5 16.c3 ¤c4=
Las negras se rindieron ¡en lugar 33.£g7+ ¢e7 34.£e5+ ¢f8
de dar mate forzado! 29...£b1+ [34...¢d8 35.£b8+ ¢e7 36.¥c5+ (Ejercicio 9) 10.dxe5 (10.d5?
30.¢g2 £h1+!! [Solo da tablas ganando] 35.¥c5+ ¦e7 36.£h8# ¤bd7) 10...£xd1 11.¦fxd1 ¤fd7
30...¥f3+? 31.¢xf3 £h1+ 32.¢g4 12.e6! ¥xe6 13.¥xe6 fxe6
£d1+] 31.¢h3 [31.¢xh1 ¥f3+ (15) Skembris - Mikhalchishin 14.¤b5+–
32.¢g1 ¦d1+ 33.¦e1 ¦xe1#] 20...¦xe2+! [¡Aquí era yo quien
31...£f1+ 32.¢h4 g5+ 33.¢xh5 podía haber dado mate! La parti-
£h3# da fue tablas tras 20...¥xe2?
21.¥xe2 £xg2 22.¦f1 ¦xe2+

96 VISIÓN DE MATE & CURSO ZLOTNIK


Curso práctico de Zlotnik

 MI Boris Zlotnik
 ND Archiv CC

7.1 Resistencia del ajedrecista y situaciones prácticas

E N 1967, un año antes de


adquirir el título de
Maestro de la URSS, pre-
p Botvinnik, M
p Bronstein, D
URSS
URSS
19.¤C3
19.b4!?

gunté al famoso GM D. Bronstein: Moscú, 1951 19...£XB3 20.¦XA6?!

—“¿Cuál es la diferencia principal QSn-?-Trk? QSn-?-Trk?


entre un maestro y otro que no ?-Zp-?-Zpp ?-Zp-?-Zpp
tiene este título?” Tengo que con-
fesar que la respuesta me sor-
pVl-Zp-Sn-? RVl-Zp-Sn-?
prendió, al ser un tanto abstracta: ?q?PZpp?- ?-?PZpp?-
-?-?-?-? -?-?-?-?
—“Obviamente, un maestro cal-
cula algo mejor y sabe más del aje-
?P?-ZPPZP- ?qSN-ZPPZP-
drez. Sin embargo, la diferencia -ZP-VLN?LZP -ZP-VL-?LZP
principal es otra: ¡el maestro sabe TR-?-MK-?R ?-?-MK-?R
cómo luchar contra otro ser huma-
no!”. Parece que era totalmente desca- Botvinnik decide devolver parte
bellado seguir aquí con torre de de su enorme ventaja material
Ciertamente, él mismo sabía muy menos jugando contra el mítico para simplificar la posición cam-
bien cómo luchar contra otra per- M.Botvinnik, el indiscutible cam- biando damas y quedando con
sona en el tablero de ajedrez. En la peón del mundo de aquel enton- una pieza de más. Sin embargo
herencia que nos dejó el gran ces. Como dicen los testigos, el era más fuerte 20.¦a3! £xb2
David Bronstein, hay varios ejem- desarrollo de esta partida causó 21.¦a2 £b3 22.0–0 ¥xe3+ 23.¥xe3
plos de este tipo y sin duda el más una muy fuerte impresión a £xc3 24.¥f2.
conocido e impresionante es el muchos espectadores entre los
siguiente. cuales había personas muy cono- 20...¤XA6 21.£XA6 ¤XD5
cidas e inteligentes, con impor- 22.£A4?!
tantes títulos académicos –que 22.f4 ¤xc3 23.bxc3 e4 24.0–0 y la
saltaban de sus sillas como niños pieza de más debe decidir.
y gritando– que proponían juga-
das para ambos bandos.
A través de ejemplos BORIS ZLOTNIK
en situaciones difíciles,
vamos a demostrar la
importancia de valores 1 El cambio radical de rumbo de 24...¦FE8 25.¦3H2
como la voluntad, la partida, en una situación estra-
tégicamente difícil, mediante -Tr-?r?k?
combatividad, el un sacrificio. ?-?-?qVl-
aguante y la valentía. 2 Una defensa, aparentemente
pasiva, que exige mucha
p?pZp-?p?
paciencia en espera del mo- ?-Zp-Zp-ZP-
mento en el que el rival agota P?PSnPZpQSN
su energía, a la vez que se busca
permanentemente la oportuni-
?-VL-?-?-
dad. -ZP-?-ZP-TR
22...£XA4 23.¤XA4 ¥XE3 3 Una situación cuando al come- ?-?NMK-?R
24.¥F1 ¦A8 25.B3?! ter un error garrafal intenta-
25.¥b5! mos seguir peleando o por lo Aquí, la valoración de Houdini es
menos morir "con las botas solamente +1,35, sin indicar una
25...¥XD2+ 26.¢XD2 ¢F8 27.¥D3 puestas". línea ganadora muy clara. Spassky
G6 28.¦C1 ¦B8 29.¤C3 ¤B4 captura el peón pero abre su for-
El cambio radical de rumbo taleza, mientras que la máquina
-Tr-?-Mk-? de partida propone una defensa pasiva con
?-Zp-?-?p 25...d5!? o 25...¦bd8.
-?-Zp-?p? p Averbakh, Y URSS
25...£XC4? 26.¤XG6 ¦E6
?-?-Zpp?- p Spassky, B URSS

-Sn-?-?-? Leningrado, 1956 -Tr-?-?k?


?PSNL?PZP- ?-?-?-Vl-
rSnq?-Trk?
-?-MK-?-ZP p?pZpr?N?
?pSn-?-Vlp
?-TR-?-?- ?-Zp-Zp-ZP-
p?-Zp-?p? P?qSnPZpQ?
30.¥E2 ?-ZpPZp-ZPP ?-VL-?-?-
La serie de jugadas secundarias P?P?PZp-? -ZP-?-ZP-TR
de Botvinnik llevó a esta posición,
?-SN-?N?-
donde no se ve ningún camino ?-?NMK-?R
claro para realizar la ventaja -ZP-VL-ZP-?
material blanca. 30.¦a1 ¤xd3 TR-?QMK-?R 27.¥XD4?!
31.¢xd3 ¦xb3 32.¦a7 ¦b2 33.¦xc7 Es comprensible que Averbakh,
¦xh2 34.¤d5 ¦f2 35.¢e3 ¦h2 En esta posición, el futuro campe- teniendo pieza de más, no quisie-
36.¦d7 ¦h3 37.¢f2 ¦h2+ 38.¢f1 ón del mundo hace una de las ra calcular una variante larga que,
¦h1+ 39.¢g2 ¦d1 40.¤f6 h5 y jugadas más impresionantes de además, incluía la amenaza de
parece que el negro aguanta. toda la historia del ajedrez mate a su rey. En su lugar, la juga-
da en la partida fuerza el cambio
30...¦A8 31.¤A4 C6 32.¦C4 ¦B8 16...¤C6!? de damas, tan deseado cuando
33.¥D1 ¢E7 34.¤B2 D5 35.¦H4 H5 Como se puede ver, esta jugada tenemos la ventaja material...
36.G4 HXG4 37.FXG4 F4 38.G5 ¦F8 fantástica es realmente más que el 27.¦h8+! ¥xh8 28.¦xh8+ ¢f7
39.¦H7+ ¢D6 40.¦G7 E4 41.¦XG6+ sacrificio de una pieza, ya que el 29.¦xb8 f3 30.¤xe5+ dxe5
¢E5 ½–½ blanco además podía, mediante el 31.£h5+ ¦g6 32.¦b7+ ¢f8
avance h5–h6, cerrar para siem- 33.£h8+ ganando.
El objetivo de este artículo es pre el ¥g7.
demostrar varias situaciones difí- 27...¦XG6 28.£F5 £E6 29.£XE6+
ciles donde el aguante, la volun- 17.DXC6 BXC6 18.¤H4 £E8 19.HXG6 ¦XE6 30.¥C3 D5 31.F3 ¦B3 32.¦H3
tad, la combatividad y la valentía, HXG6 20.£G4 ¦B8 21.¤D1 ¤E6 C4 33.¢D2 ¦G6 34.¦G1 D4 35.¥A5
se expresan en su grado máximo. 22.¦A3 ¤D4 23.¦AH3 £F7 24.¥C3 ¥F8 36.¦G4 ¦D6 37.¢C2 ¦D7
Se pueden dividir estas situacio- 38.G6 ¦DB7 39.¥E1 C5 40.¦GH4
nes en tres tipos principales:

7.1 RESISTENCIA DEL AJEDRECISTA Y SITUACIONES PRÁCTICAS 75


BORIS ZLOTNIK

40...¥G7 60.¢D5 ¦D1+ 61.¢E4 Evidentemente, en la práctica, las


entregas de pieza por un solo
-?-?-?k? -?-?rVlk? peón no son una cosa común. Más
?r?-?-Vl- ?-?-?-?- habitual es la entrega de peón o de
p?-?-?P? p?-?-?-? calidad. El siguiente ejemplo es
solamente uno de los varios que
?-Zp-Zp-?- ?-Zp-ZPN?- realizó el noveno campeón del
P?pZpPZp-TR -?-?K?-? mundo en su carrera. Y por ello,
?r?-?P?R ?-VL-?-?R se conoce en la teoría de ajedrez
con el nombre “la entrega posicio-
-ZPK?-?-? -?-?-?-? nal de calidad petrosiana”.
?-?NVL-?- ?-?r?-?-
p Portisch, L HUN
El blanco formalmente mantiene Los papeles se han invertido y p Petrosian, T URSS
una ventaja suficiente para ganar, ahora el negro es quien puede
pero el negro sigue peleando, lo ganar. Sin embargo, la posición San Antonio, 1972
que fue objetivo de la decisión sigue siendo algo especial, con
extraordinaria de Spassky. En este una considerable ventaja material 1.C4 C5 2.¤C3 ¤C6 3.¤F3 G6 4.E3
momento, probablemente ya muy negra y, a la vez, ausencia de un ¥G7 5.D4 D6 6.¥E2 CXD4 7.EXD4
cansado de esta partida loca, camino claro de su realización. En ¤F6 8.D5 ¤B8 9.0–0 0–0 10.¥E3
Averbakh, al pasar ya el control de este momento llega el turno de ¤A6 11.¤B5 B6 12.¤FD4 ¥B7
tiempo, comete un error que igua- Spassky, quien comete un error 13.¥F3 ¤D7 14.£D2 ¤E5 15.¥E2
la la posición. que conduce a las tablas. £C8 16.¦AC1 ¤C5 17.B4 ¤E4
18.£D1 A6 19.¤A3 A5 20.B5 £C7
41.¥A5? 61...¦D7? 21.¤C6 ¦AE8 22.¤B1 ¤D7 23.¥F3
41.¥d2± 61...¦g1 62.¤h6+ ¢g7 63.¤f5+ ¤EC5 24.¥G5
¢f7. Tras una apertura jugada sin pre-
41...C3!= 42.BXC3 ¦A3 43.CXD4 EXD4 cisión, el negro está en una situa-
44.¦XF4 ¦A2+ 45.¢D3 ¦B1 46.¦H1 62.¤H6+ ¥XH6 ción estratégicamente difícil.
¦XA4 47.¢C2 ¦B5 48.E5? La textual era obligada por
48.¥c7 c4 49.¦f5 ¦a2+ 50.¢c1 c3 62...¢g7 63.¤g4 ¦d1 64.¤f6. 24...E5!
51.¦xb5 axb5 52.¦h2=
63.¦XH6 ¦H7 64.¦G6+ ¢F7 65.¦F6+ -?-?rTrk?
48...D3+?! ¢E7 66.¦C6 ¢D7 67.¦XC5 ¦H6 ?lWqn?pVlp
68.¢D5 ¦B6 69.¥A5 ¦B5 70.¦XB5
48...¥xe5!
AXB5 71.E6+ ¦XE6 72.¢C5 ¦E5+
-ZpNZp-?p?
49.¢XD3 ¦XF4 50.¥C3? 73.¢B6 ½–½ ZpPSnPZp-VL-
50.¢e3! -?P?-?-?
50...¦XF3+ 51.¢E4 ¦G3 52.¢F4
Unos 30 años después, al viajar
con Y. Averbakh en el mismo
?-?-?L?-
¦XG6 53.¤E3 ¦B8 coche, no pude resistir la tenta- P?-?-ZPPZP
53...¦h6!? 54.¦d1 ¦h3. ción de preguntarle sobre esta ?NTRQ?RMK-
partida. Me sorprendió su reac-
54.¤F5 ¦F8 ción, siempre muy comedido y Como decía el propio Petrosian,
54...¥f8. sobre todo muy lógico en sus afir- "...la dificultad más importante en
maciones. De repente se puso algo las posiciones de sacrificio de cali-
55.¦H5 ¦E8 56.¢E4 ¦G1 57.¦H3 nervioso, diciendo que en este dad es la predisposición psicoló-
¥F8 58.¢D5 ¦D1+ 59.¢E4 ¦C1 match entre los tres ganadores del gica para llegar a entregar una
Cto. soviético (además M. torre por una pieza ligera. La
Taimanov) pasaron "varias cosas segunda dificultad reside en
extrañas" (?). Al buscar y ver las entregar la calidad cuando no
partidas de este certamen, no he estamos obligados a esta circuns-
encontrado nada especial salvo la tancia".
partida en cuestión...

76 CURSO PRÁCTICO DE AJEDREZ


25.¥E7 F5 26.¥XF8 ¤XF8 p Petrosian, T URSS
Como indicó Petrosian, ha ocurri- p Gligoric, S YUG
do un cambio brusco de la posi-
ción, donde a pesar de la calidad Zurich, 1953
de más, el blanco no tiene ningún
juego activo, ya que no hay -?-Wq-?-Mk
columnas abiertas para sus torres. ?-Zp-?-?p
Además, el ¤c6 está fuera de
juego.
-?-Sn-?l?
Tr-?PZp-?-
27.¥E2 ¥H6 28.¦C2 ¥C8 29.¤C3 -?-TrPZp-ZP
¤FD7 30.¦E1 ¤F6 31.¥F1 F4
31...e4!?
?-SN-?P?-
PZPR?-WQ-?
32.¦CE2 ¦F8 33.¤A4 ¤XA4 ?KTR-?L?-
34.£XA4
La actividad negra está agotada y El GM yugoslavo,
-?l?-Trk? los dos peones de más deberían Svetozar Gligoric (1963)

?-Wq-?-?p decidir la partida. Sin embargo,


-ZpNZp-SnpVl bajo la presión del reloj siguió… Es evidente que, en el nivel de
jugadores no titulados, tomar la
ZpP?PZp-?- 37.¤E2? ¦DA4? decisión de entregar una pieza –
Q?P?-Zp-? Todos los comentaristas decían incluso al ser la última chance en
?-?-?-?- que era sorprendente que un
jugador tan experimentado como
una posición desesperada– es
todavía más difícil.
P?-?RZPPZP el GM Gligoric no aprovechara su
?-?-TRLMK- oportunidad, prefiriendo seguir p Hernández J.C. ESP
en una posición desesperada en p Redondo A.C. ESP
34...¤D7 vez de entregar la torre en e4,
Por lo visto, la entrega de peón le incluso si esta entrega no era sufi- Jaén, 2015
pareció demasiado a Petrosian, ciente. Creo que aquí podía influir
aunque como indica Houdini, la la inercia de nuestro pensamiento r?-?k?-?
mayor actividad de piezas negras humano: la entrega de torre ente- Zp-?r?-?p
compensaba la pérdida material.
34...f3!? 35.¦b2 (35.gxf3 ¤d7
ra por unos peones es muy poco
usual. 37...¦xe4!! 38.fxe4? (38.h5!
-?-?-Zp-?
36.¤e7+ ¢g7 37.¤xc8 ¤c5 38.£c2 ¥f5 39.¥h3 ¦ea4 40.¤c3 ¥xc2+ VLNTR-Zp-?-
£xc8) 35...fxg2 36.¥xg2 ¥f4. 41.¦xc2) 38...¤xe4 39.£e1 £xd5 -?-?pSnn?
35.¤E7+ ¢H8 36.¤XC8 £XC8
40.a3 (40.b3? ¤d2+ 41.¢b2 ¦xa2+
42.¢xa2 £xb3+ 43.¢a1 £a3+
?-ZP-?-?P
37.£A3 ¤C5 38.£F3 £F5 39.H3 44.¦a2 ¤b3#) 40...¤d2+ 41.¢a1 -?P?-ZPP?
½–½ ¤b3+ 42.¢b1 ¤xc1 43.¢xc1 ?R?-?K?-
¥xc2 44.¤c3 £b3 45.¥b5 ¦xb5
Sin embargo, no todos y no siem- 46.¤xb5 £xb5 47.¢xc2 £c4+μ De una manera similar a la parti-
pre, están dispuestos a cambiar da anterior de alto nivel, el blanco
radicalmente el rumbo de una 38.¤C3 ¦D4 39.B3 –que tenía el caballo en d4– en
partida. Las razones más comu- Sin dar ya la posibilidad del sacri- lugar de jugar 33.¤f5, con ventaja
nes aquí son las dos siguientes: al ficio en e4. decisiva, lo colocó en b5, lo que
estar bajo presión durante dio al negro una ocasión de oro.
muchas jugadas nos parece poco 39...£B8 40.H5 ¥XH5 41.£H4
viable una entrega a la desespera- Y las negras abandonaron. 33...¤E6?
da y, además, a menudo simple- 33...¤xf2!! 34.¢xf2 (La variante
mente pasamos por alto este 1-0 principal es 34.¤c7+ ¢f7 35.¤xa8
momento crucial. ¦d2 36.¦c7+ ¢g6 (ver diagrama)

7.1 RESISTENCIA DEL AJEDRECISTA Y SITUACIONES PRÁCTICAS 77


BORIS ZLOTNIK

Diagrama de análisis p Illescas, M Pero el joven Fabiano aguanta


ESP
p Caruana, F bien esta difícil situación.
N?-?-?-? ITA
Zp-TR-?-?p Dos Hermanas, 2006 40...¢D8 41.A5 H6 42.B6 ¢C8
-?-?-Zpk? 43.¢F5 ¢B8 44.¢G4
VL-?-Zp-?- r?-?r?k? Si 44.g4 ¥c3 45.h4 ¦d5+ 46.¢g6
-?-?pSn-? Zp-?-WqpVlp ¥e1 47.¦h7 ¥d2.
?-ZP-?-?P -?R?-?p?
-?PTr-SnP? 44...¥C3 45.¢H5 ¦D5+ 46.¢XH6
?R?-?K?- ?-?L?P?- ¥XA5 47.G4 ¥XB6 48.¦G7 ¥E3+
-?-?-?-? 49.G5 ¦D4 50.¢H5 ¥F2 51.¦H7
¢C8 52.¢G6 ¢D8 53.¢F6 ¥H4
A pesar de la torre de menos sin
damas (!) el negro tiene muy buen
ZP-?-?-ZP- 54.¢F5 ¢E8 ½–½
contrajuego, por ejemplo: 37.g3 -ZP-WQ-?-ZP
¤4xh3 38.c4 ¦xc2 39.¦xa7 e3 ?-?-?RMK- CONCLUSIONES
40.¦e1 ¤g4 41.¦e2 ¤h2+ 42.¦xh2
¦xh2 43.¥b6 e2+ 44.¢e1 ¤g5=) 27...GXF5 28.¦XF5 £E1+ 29.£XE1 Para concluir, déjeme darle algu-
34...¦d2+ 35.¢f1 (35.¢e3?? ¦e2#) ¦XE1+ 30.¢F2 ¦E7 31.B4 ¦D8 nas recomendaciones:
35...e3 36.¤c7+ ¢f7 37.¤xa8 32.¢F3 ¥E5 33.¦C5 ¥B2 34.¦A5 1 Después de meterse en una
¦xg2 38.¦e1 e2+ 39.¦xe2 ¦xe2 ¦D6 35.B5 ¦ED7 36.¢E4 ¢G7 posición difícil, no tenga prisa
40.¦c7+ ¢g6. 37.¦XF7+ ¦XF7 38.¥XF7 ¢XF7 en rendirse –nunca es demasia-
Diagrama de análisis 39.¦XA7+ ¢E8 40.A4 do tarde. Manténgase firme y
mire fijamente y canalice su
N?-?-?-? -?-?k?-? energía hacia el trabajo mental
Zp-TR-?-?p TR-?-?-?p positivo.
-?-?-Zpk?
VL-?-Zp-?- -?-Tr-?-? 2 No escatime el tiempo: es nece-
sario buscar la idea y sobrevi-
-?-?-Sn-? ?P?-?-?- vir.
?-ZP-?-?P P?-?K?-? 3 Luche de modo selectivo y haga
-?P?r?-? ?-?-?-ZP- uso obstinadamente de cual-
?-?-?K?- -Vl-?-?-ZP
quier chance que se le presente,
incluso de una posibilidad
Y las peculiaridades de esta posi- ?-?-?-?- inesperada. Recuerde que su
ción, el ¤a8 alejado y la vulnera- contrincante tiende a relajarse
bilidad de los peones c2 y h3, por No es fácil mantener la calma con cuando espera la victoria; aquí
un lado, y dos peones pasados y el rey cortado en la última fila, está su ventaja psicológica.
ligados negros, por el otro, com- máxime cuando los peones ene-
pensan la pieza. migos avanzan por ambos lados. A continuación, les dejo con unos
ejercicios de entrenamiento.
34.¦C6+– ¤D8 35.¥XD8 ¦AXD8
36.HXG4 ¦D2 37.¤A3 A5 38.¦XF6 PDR TEMARIO DEL CURSO PRÁCTICO DE ZLOTNIK
¢E7 39.G5... 1-0
PDR-113 1. Factores que determinan el éxito en ajedrez
La defensa pasiva PDR-114 2.1 Entrenamiento en el juego Táctico
PDR-115 2.2 Entrenamiento en el juego Táctico
Una situación que ocurre con fre-
cuencia, por lo que quiero comen- PDR-116 3.1 Entrenamiento en el juego posicional
zar con una partida del joven PDR-117 3.2 Entrenamiento en el juego posicional
Caruana de 13 años contra el GM
M. Illescas –quien en nuestra con- PDR-118 4. La creatividad ajedrecística
versación telefónica después de PDR-119 5. Estudio de los Finales
esta partida– no ahorró elogios a
la resistencia de su rival. PDR-120 6. Estudio de las Aperturas
PDR-121 7.1 Resistencia del ajedrecista y situaciones prácticas
PDR-122 7.2 Resistencia del ajedrecista y situaciones prácticas
78
SOLUCIONES EN LA PÁG. 96

NdR: Cuando juega el negro, el diagrama se ve desde el punto de vista de las negras.

¶ EJERCICIO nº 1 ¶ EJERCICIO nº 2 ¶ EJERCICIO nº 3

r?-?k?-Tr -MKR?-?-TR -MKR?R?-?


Zpp?-ZppVlp ZPPZP-VLPZPP ZPPZP-?-?P
-?p?-?p? -?-?L?-? -?-?-?-?
?-?-ZP-?- ?-?-ZP-?- ?-SN-?-?-
-?-?-?-? Q?-SNp?-? -WQ-ZPp?L?
?-ZPn?-?- ?-Zp-Wqp?- VLp?-?nZp-
PZP-ZP-ZPPZP pZp-?n?pZp p?p?q?lZp
TRNVLK?-?R ?kSnr?l?r Vlk?-Tr-?r
Juegan las blancas. Juegan las negras. Juegan las negras.
El mítico Fischer quedó mal en la El bando negro sufre un fuerte ¿Cómo cambiar el rumbo de la
apertura. ¿Puede sobrevivir? ataque. ¿Qué haría usted? partida?

¶ EJERCICIO nº 4 ¶ EJERCICIO nº 5 ¶ EJERCICIO nº 6

-?-?r?-? q?-?rSn-Mk l?-?-Tr-Mk


?KZP-?-VL- ?-WQR?-?- Zp-Zp-?-Vlp
-?-?-?-ZP pZp-?pZp-? -Zp-?-?p?
?-?p?-?- ?-?-?-?- ?-?-Zp-Wq-
-Zp-WQq?P? P?P?-?-? -ZP-?-?-ZP
Zp-?-?R?- ?P?-?-SN- ?QZP-ZP-Zp-
k?p?-?-? -?-?-?n? P?-TRLZP-?
?-?-?-?- ?-?-?-MK- ?-?-TR-MK-
Juegan las negras. Juegan las blancas. Juegan las blancas.
Tras el grave error 38.£e5??, Csom jugó 49...¤h7-f8?? y Kárpov El ataque negro parece irresisti-
llega el milagro... remata de forma elegante. ble. ¿Cómo refutarlo?

¶ EJERCICIO nº 7 ¶ EJERCICIO nº 8 ¶ EJERCICIO nº 9

R?-?RMKN? -?-VL-?-? -MK-?-?-?


?P?-WQ-?P ?-?-?-?- ZPP?-?PZP-
-SNPVL-?p? -?-?-?-? -?-?Q?-?
?-?P?-?- ?-?-?P?- ?-?-?-?L
-?-ZpP?LSn -?-?p?pZp -?-?pZp-?
?p?-Zp-?p ?-Zp-MK-ZP- VL-Zp-?-?-
pVl-?nZp-? -?-?-?k? p?pSnl?-TR
?kTr-Wql?- ?-?-?-?- ?k?rWq-?-
Juegan las negras. Juegan las blancas. Juegan las negras.
G. Kaspárov tiene torre de menos. Con su avance 86...h4, Carlsen Parece que el rey negro está inde-
¿Cómo seguir peleando? busca la salvación. fenso. Demuestre que no es así.

7.1 RESISTENCIA DEL AJEDRECISTA Y SITUACIONES PRÁCTICAS 79


SOLUCIONES

2.¢d7! [2.e6? fxe6 3.¢xe6 ¢g7=]


¶ Soluciones ¶ Curso de Zlotnik
2...¢g8 3.¢e8! ¢g7 4.¢e7 ¢g8
5.¢f6! ¢f8 6.e6 fxe6 7.¢xg6 e5
(1) Donner - Keres 8.¢xh5 1–0 (1) Fischer - Matulovic
1...¥xf5! [1...d3? 2.£xd3; 1...£f6?! 15.f4!! ¥h6?! (15...¤f2+ 16.¢e2
2.£xh5] 2.¥xf5 ¦xg3+! (9) Hamman - Brink ¤xh1 17.d4 f6 18.¥e3) 16.¢c2
[2...£xh4?? 3.¥xc8 d3 4.¦xd3 1...¥xg2! [También 1...b5 2.£d1 ¤xc1 17.¦e1! ¥xf4 18.g3 ¥h6
¦xg3+ 5.¦xg3 £xg3+ 6.¢h1 (2.£xb5 £xb5 3.¤xb5 ¤c2) 19.¢xc1=
£h4+ 7.¢g2 £g5+ 8.¢h3] 3.fxg3 2...¦ad8] 2.¢xg2 ¥xc3! 3.bxc3
[3.¢h2 £xh4+] 3...d3+ [ganando ¤d5! [3...¤d5! 4.£xc4 ¤xe3+ (2) Larsen - Petrosian
la dama.] 0–1 5.¢f2 ¤xc4–+] 0–1 14...¦xe5 15.dxe5 fxe5 16.¦fe1?!
e4 17.¥f1 ¤f6 18.£h4 ¥f5°
(2) Kofman - Filatov (10) Ermenkov - Sachs
1.¤xc6! bxc6 [1...£c7 2.£xe6+ 1.£xf3! [1.£a1+ ¢h7] 1...¦c1+ (3) Filip - Kortschnoj
fxe6 3.¥g6#] 2.£xe6+! [2.£xe6+! 2.£d1!! ¦xd1+ 3.¢e2 y las blan- 20...¥xe5!! (20...£e7? 21.¤xd5
fxe6 3.¥g6#] 1–0 cas acabaron imponiéndose, £xg5 22.¥xg5) 21.¥xc6 ¥xf4
puesto que tras 3...¦b1 4.d8£ 22.£f6 ¥xh6 23.¥xd7 ¦xd7÷
(3) Nilsson - Chiacheli d1£+ 5.£xd1 ¦xd1 6.¢xd1 1–0 24.¦fe1 ¥f8! 25.h4 ¦ad8 26.h5?
1...¦xd1! [También gana 1...¦d2!– El final de peones está fácilmente (26.¦d4™) 26...d4 27.hxg6 hxg6
+] 2.¦xd1 ¦xh4+! 3.gxh4 £xh4+ ganado. 28.¦d3 ¥a6 29.¦ed1 ¥xd3
4.£h3 [4.¢g1 £h1#] 4...£xf2+ 30.¦xd3 ¦c8μ
[4...£xf2+ 5.£g2 £xg2#] 0–1 (11) Estudio de Troitsky
1.¦d3+! ¢xd3 [1...¢c4 2.¦d1] (4) Smyslov - Tal
(4) Bartolici - Atkin 2.¢f3! g1¤+ [2...g1£ ahogado] 38...¦g1+! 39.¢h2 (Si 39.¢xg1
1.£f6+! ¢g8 2.£g7+!! ¢xg7 3.¢g2 ½–½ £d1+ 40.¢g2 £f3+, etc.) ¦h1+
3.h6+ [y tablas por ahogado] ½–½ 40.¢g2 ¦g1+ con jaque continuo.
(12) Guldin - Bogdatev
(5) Riviera - Fischer 1.£b4! [1.£c1! no es tan brillante (5) Kárpov - Csom
1...£c6! 2.f3 £b5! [ganando pero también gana tras 1...£a6 50.¤f5!! 1–0 Ya que tras 50...¤xd7
pieza.] 0–1 2.¦c6! £b7 3.¦cd6!] 1...¦d8 51.£h2+! y mate en dos.
[1...¦xb4 2.¦c8+; 1...¦b3 2.£xb3!]
(6) Greco,Gioacchino 2.¦cd5! ¦xd5 3.£b8+ £d8 (6) Oberst - Koster
1...¦a1+! 2.¦f1 ¦xf1+ 3.¢xf1 4.£xd8+ ¦xd8 5.¦xd8# 1–0 27.£g8+!! ¢xg8 28.¥c4+ ¢h8
¥h3!! 4.gxh3 [4.¢f2 ¥xg2 lleva a 29.hxg5±
lo mismo] 4...¢h6 [y las negras (13) Zhuravliev - Zhuravliev
colocan su rey en el rincón, y 1.¦h4! £a3 [1...£e7 2.£xe7 ¦xe7 (7) Timman - Kaspárov
hacen tablas.] ½–½ 3.¦xa4+–] 2.£xg7+!! ¢xg7 17...c5!? 18.dxc6 axb5 19.£d5+?!
3.h8£+! ¦xh8 4.¦g4+ ¢h6 ¦f7 20.axb3 ¤f8! 21.£xd6 £e8
(7) Teschner, - Portisch 5.¦h1# 1–0 22.£d8 £xc6+ 23.¢b2 £a8!
29...£f2!! [En la partida se jugó 24.¦c1 ¤c4+! 25.bxc4 ¦d7. Y al
29...£a6 30.¤g3 ¦ed8 y acabó en (14) Vogt - Alexander final, Kaspárov consiguió tablas.
tablas; No es tan fuerte 29...¦ed8 1...c4! [1...¦d4 2.¤e7+] 2.bxc4
30.¦xd8 £xd8! 31.£b1 ¥d2! [2.£d1 £xd5!–+ 3.£xd5 ¦f1+ (8) Caruana - Carlsen
32.¤g7!] 30.¤g3 [30.£xc8+ ¦xc8 4.¦xf1 ¦xf1#] 2...£a3! 3.£d1 87.gxh4! (87.¥xh4?? c2 88.¢d2
31.¦xf2 ¦c1+; 30.¦xf2 ¦e1+; [3.£xa3 ¦f1+] 3...£xc1! 4.£xc1 e3+ 89.¢xc2 e2 90.¢d2 ¢f2–+;
30.¦de5 £f1#] 30...£e1+! [con ¦f1+ 5.£xf1 ¦xf1# 0–1 87.f6 h3 88.f7 h2 89.f8£ h1£
mate] –+ 90.£f2+ ¢h3=) 87...g3 88.f6 c2
(15) Estudio de Pogosiants 89.¢d2 e3+ 90.¢xc2 e2 91.¥a5 y
(8) Lipski - Pieprowski 1.¦e4+ ¢g5 2.¦e5+! ¢h6 las blancas ganan.
1.g3! [1.e6? f6! 2.e7 g5! 3.¢e6 (3.g3 [2...¤xe5 3.¤e4+; 2...£xe5
gxh4 4.gxh4 f5=) 3...gxh4 4.¢xf6 3.¤f7+] 3.¦h5+!! ¢xh5 [3...¢g7 (9) Svidler - Caruana
h3! 5.gxh3 h4!=] 1...¢f8 [1...¢d8 4.¤e8+] 4.g4+! ¢h6 [4...¢g5 24...¥xa4 25.¦xe7 ¥xc2!!
2.e6! f6 3.e7+ ¢e8 4.¢e6 g5 5.¤e4+] 5.g5+! ¢xg5 [5...£xg5 26.¦xe8+ £xe8 27.£g3+ ¥g6
5.¢xf6 gxh4 6.gxh4 ¢d7 7.¢f7] 6.¤f7+] 6.¤e4+ ½–½ 28.h4 £e5³

96 SOLUCIONES TEST DE TÁCTICA Y CURSO ZLOTNIK


Curso práctico de Zlotnik

 MI Boris Zlotnik

7.2 Resistencia del ajedrecista y situaciones prácticas

C ONTINUAMOS con el
último tema de este
curso práctico, cuya
Todo apunta a que el negro tiene
una ventaja suficiente para ganar.
58.¦f8+ ¢g3 59.¦e8 ¢f2
60.¦xe2+ ¢xe2 61.¢b4 ¦a1
62.¢b5 ¢d3 63.a5 ¢d4 64.a6
importancia se pone de manifies- 50...E5 ¢d5 65.¢b6 ¢d6 66.¢b7 ¢d7
to en las tensas e igualadas pug- 50...h4!? 67.a7 ¦b1+ 68.¢a6 ¢c7.
nas que las jóvenes generaciones
mantienen en la actualidad. 51.¦A8 E4 52.¢E3! ¦C3+ 53.¢D4 56.¦A8 ¦H1
¦D3+ 54.¢C4 ¢F4 55.¦XA5 ¦XH3? Tampoco ganaba 56...¦a3 57.¢b4
Para ilustrarlo, demos paso a una ¦a1 58.¦f8+ ¢e3 59.¦h8.
partida entre dos jóvenes candi- -?-?-?-?
datos al título mundial. ?-?-?-?- 57.A5 H4 58.A6 ¦A1 59.A7 ¢E3
60.¢B5!
-?-?-?-?
p Giri, A NED
TR-?-?-?p R?-?-?-?
p Caruana, F USA
P?K?pMk-? ZP-?-?-?-
Wijk aan Zee, 2016
?-?-?-?r -?-?-?-?
-?-?-?-? -?-?-?-? ?K?-?-?-
?-?-?-?- ?-?-?-?- -?-?p?-Zp
R?-?p?-? La evidente textual pierde posibi-
?-?-Mk-?-
Zp-Tr-?k?p lidades de ganar. -?-?-?-?
P?-?-?-? Tr-?-?-?-
?-?-?-?P Lo correcto, pero nada fácil, era
encontrar sobre el tablero La clave: el rey apoya el peón
-?-?-MK-? 55...¦a3! apuntando el peón que pasado.
?-?-?-?- va a salvar la partida 56.¦xh5
(56.¢b4 ¦xh3 57.¦a8 e3 58.¦e8 60...H3
Casi desde el inicio, A. Giri tuvo ¢f3 59.a5 e2 60.a6 ¦h1 61.a7 ¦a1) 60...¢e2 61.¦e8.
que soportar la presión de 56...e3 (o más fácil 56...¦xa4+
Fabiano, quien le sorprendió en la 57.¢c3 ¢e3 58.¢c2 ¦a2+ 59.¢d1 61.¢B6 ¦B1+ 62.¢C6 ¦A1 63.¢B6
apertura. ¦a1+ 60.¢c2 ¢e2) 57.¦h8 e2 ½–½

82 CURSO PRÁCTICO DE AJEDREZ


BORIS ZLOTNIK
En el juego de las
jóvenes generacio-
nes actuales, desta-
ca la importancia 57.¢G3 £G1+ 58.¤G2 A5?? 28.FXE4 ¤XE4 29.¤F1 ¤XC3
30.¤XC3 ¦G5 31.¤E4
de la resistencia y -?-?-?-?
el pragmatismo. ?-?-?-?- -?l?-Trk?
-?-?-?-? ?-Zp-?-Wq-
Zpp?p?-Mk- -Zp-Zp-?-?
-?-?-?P? Zp-?P?-Tr-
?-?-TR-MKP -?P?NZp-?
Como se sabe, en las posiciones -?-?-?N? ZPP?-Zp-?P
con mucha ventaja –ganadas con ?-?-?-Wq- -?-?L?P?
frecuencia– se produce un ?-?-TRNTRK
“bajón” en la concentración, que Un error garrafal que deja al rey
en gran medida es un hecho fisio- negro en la red de mate. Se puede Intentando romper el bloqueo por
lógico: el organismo humano sim- suponer que esta jugada se había las casillas blancas el negro, con su
plemente pasa al régimen de aho- hecho en un estado de relajación, siguiente jugada, entra en un cami-
rro de energía. Debido a ello, la pensando que la partida se gana no equivocado, confirmando una
práctica de nuestro juego es proli- sola. La posición negra evidente- vez más una máxima ajedrecística:
ja en ejemplos de castigo. mente sigue estando ganada, pero incluso en una posición ganada
demandaba ante todo estar atento hay que jugar con precisión.
La siguiente partida de V. Topálov a las amenazas del rival. Ganaba
–con 16 años– es muy llamativa. por ejemplo: 58...¢f6 59.h4 b4 31...F3?
60.¦f3+ ¢g7 61.g5 a5 62.h5 £c1 31...¦g6 32.¥h5 ¦h6 33.¥f3 ¥f5
p Topálov, V 63.h6+ ¢g6. 34.¤h2 ¦e8 35.¤d2.
BUL
p Glavina, P ARG
59.¦E6 1–0 32.¥XF3 ¦XF3?!
Sant Cugat del Vallès, 1992 En este golpe se basaba la idea del
p Zlotnik, B negro. Si 32...¦g6 33.¥h5 ¦h6
-?-?-?-? p Moreno Carnero, J
RUS
34.¦xe3.
?-?-?-?- ESP

33.¤XG5 ¦XF1 34.¦GXF1 £XG5


p?-?-?k? Madrid, 2004
35.¦F3
?p?p?-?N -?l?-Trk?
-?-?-?P? ?-Zp-?-Wq- -?l?-?k?
Wq-?-TRK?P -Zp-Zp-Sn-? ?-Zp-?-?-
-?-?-?-? ZpN?PTr-?- -Zp-Zp-?-?
?-?-?-?- -?P?nZp-? Zp-?P?-Wq-
ZPPWQ-ZpP?P -?P?-?-?
Durante las últimas 20 jugadas,
Veselin tuvo que defender una -?-?L?PSN ZPP?-ZpR?P
posición difícil, esperando con ?-?-TR-TRK -?-?-?P?
paciencia su oportunidad. ?-?-TR-?K
La posición blanca –en esta parti-
55...£A1–+ da semirápida– por supuesto está Ahora es evidente que, a pesar de
55...b4! perdida. Sin embargo, como suele la ventaja material negra, ganar es
decirse, la esperanza es lo último muy difícil.
56.¤F4+ ¢G5?! que se pierde...
56...¢f7 57.g5 b4 58.g6+ ¢f6. 35...¥F5 36.¦EXE3³ ¢H7 37.A4
¥C2 38.¢H2 ¢H6 39.G4=
La posición está igualada, pero es
es más fácil jugar con blancas.

7.2 RESISTENCIA Y SITUACIONES PRÁCTICAS (2) 83


BORIS ZLOTNIK

39...£G7 40.¢G3 £B2 41.¦E6+ 11.¤D2?? 24.£XA7 £H4?!


¢G7 42.H4 £D4 43.H5 ¥D1? 24...e4! 25.£b7 ¤e5 26.£xb6 ¤d3
r?l?r?k? 27.¦f1 ¤g4 28.h3 ¤gxf2 29.¦xf2
-?-?-?-? Zpp?nZppVlp ¤xf2 30.¢xf2 ¥e5.
?-Zp-?-Mk- -?pZp-?p? 25.A3 ¥H6 26.¦C6 ¤G4?
-Zp-ZpR?-? Wq-?-?-VLn
Zp-?P?-?P -?PZP-?-? -?-?-Trk?
P?PWq-?P? ?-SN-ZP-?- WQ-?n?p?p
?P?-?RMK- PZP-SNLZPPZP -ZpRZp-?pVl
-?-?-?-? ?-TRQ?RMK- ?-?PZp-?-
?-?l?-?- -ZP-?-?nWq
Era necesario forzar tablas
¡Regalando la pieza!
ZP-?-ZP-SN-
mediante 43...£g1+ 44.¢h4 £h2+ 11...£XG5–+ 12.¤DE4 £H6? -?-?NZPPZP
45.¢g5 £d2+ 46.¦f4 ¥xb3 13.£B3? ?-?-?-MK-
47.¦e7+ ¢h8 48.¦e8+ ¢g7 Parece que el regalo inesperado
49.¦e7+ ha puesto al jugador de las negras Por lo visto, al estar harto del
en un estado de shock, lo que per- tenaz y tranquilo juego de las
44.¦F4 £D2 45.¦E7+ ¢G8 46.H6 mitía al blanco recuperar pieza blancas, el negro decide jugar al
¥C2 47.¦G7+ 1–0 inmediatamente con 13.g4!, aun- azar... (26...¦b8 27.¦c7 ¦d8).
que al precio de un peón. 27.£XD7 ¤XE3?
Morir “con las botas puestas". El 27...¥xe3 28.fxe3 £xh2+ 29.¢f1
tercer tipo de situación, que ocu- Sin embargo, el estado de su rival ¤xe3+ 30.¢f2 ¤d1+ 31.¢e1 ¤e3
rre habitualmente tras un fallo contagió también a Miguel. 32.£xd6 ¤xg2+ 33.¢d2 £h6+
garrafal pide, del bando defensor, 34.¢d1²
tanto fuerza de voluntad, como a 13...¤HF6 14.¤G3 E5 15.D5
veces auténtica valentía. El gana- A partir de aquí, el blanco juega 28.FXE3 ¥XE3+ 29.¢F1
dor de la siguiente partida subió como si no hubiera pasado nada.
su Elo durante solamente un mes -?-?-Trk?
en 200 puntos (!). Como se puede 15...¤C5 16.£B4 ¥G4 17.¦FD1 ?-?Q?p?p
¥XE2 18.¤CXE2 CXD5 19.CXD5 ¦EC8
deducir de esta partida –bastante
típica para él– sus cualidades 20.£B5 B6 21.B4 ¤CD7 22.£A6
-ZpRZp-?p?
deportivas aportaron mucho a ¦XC1 23.¦XC1 ¦F8? ?-?PZp-?-
esta subida.
-?-?-Trk? -ZP-?-?-Wq
ZP-?-Vl-SN-
p Rodríguez, M Zp-?n?pVlp
ESP
-?-?N?PZP
p Sánchez, E QZp-Zp-SnpWq
ESP
?-?-?K?-
Benasque, 2015 ?-?PZp-?-
-ZP-?-?-? El ataque negro es más aparente
Una singular partida: el blanco se
dejó una pieza entera (!) en la
?-?-ZP-SN- que real, ya que los dos caballos
defienden muy bien a su rey.
apertura y jugó, como si no pasa- P?-?NZPPZP
ra nada. Y encima, ¡¡¡gana la par- ?-TR-?-MK- 29...£XH2 30.£XD6 E4 31.£E5+–
tida contra un jugador con 200 ¦A8 32.£XE4 £H6 33.£E5 B5
puntos de Elo más!!! Hasta aquí el negro jugó razona- 34.D6 ¥G5 35.D7 ¦F8 36.¦C8 ¥D8
blemente bien simplificando la 37.£E8 £G5 38.£E4 £F6+
1.D4 ¤F6 2.¤F3 G6 3.¥F4 D6 4.C4 C6 posición. Sin embargo, esperando 39.¢G1 H5 40.£D4
5.¤C3 ¥G7 6.E3 0–0 7.¥E2 ¤BD7 desesperadamente la rendición 40.¤d4!? £d6 41.¦xd8 ¦xd8
8.0–0 ¦E8 9.¦C1 ¤H5 10.¥G5 £A5 del rival, a partir de aquí comien- 42.£e8+! £f8 43.¤e4.
za a jugar nervioso. Ganaba fácil-
mente 23...¦d8 24.£xa7 ¤xd5.

84 CURSO PRÁCTICO DE AJEDREZ


BORIS ZLOTNIK

40...¥B6 41.¦C5 £XD4+ 42.¤XD4 32.¤D6 £G6 33.¤XE8 ¦D3 39...£H6+!


¦D8 43.¦D5 ¢F8 44.¢F1 ¥XD4 34.£B1? ¥XH2+!! 39...d4? 40.¤g4.
45.¦XD4 ¢E7 46.¢E2 ¦XD7
47.¦XD7+ ¢XD7 48.¢D3 F5 49.¤E2 -?-?NSn-Mk 40.¤H5+ D4!
H4 50.¤D4 ¢D6 51.¢E3 ¢E5 Zp-?-?-Zpp 40...¢g8? 41.£xd3 £xh5+ 42.¢g1
52.¤F3+ 1–0
-?-?-Zpq? £h2+ 43.¢f1 £h1+ 44.¢e2
£xg2+ 45.¢d1 £xb2 46.£xg3+
Hay jugadores que tienen un esti- ?-ZPp?-?- La diferencia con la partida es que
lo muy agresivo y creativo (!) y -?-?-?-? con el rey en g8 el ¥g3 se captura
que no pierden el ánimo, incluso
en las posiciones muy difíciles,
ZPP?r?-?- con jaque. 46...¤g6 47.¦c1+–

por lo que son capaces de encon- -VL-?-?PVl 41.£XD3 £XH5+ 42.¢G1 £H2+
trar recursos inesperados. TRQ?-?RMK- 43.¢F1 £H1+ 44.¢E2 £XG2+
Veamos desde esta óptica, ejem- 45.¢D1 £XB2 46.¦C1 ¥F4 47.¦C4
plos de juego de dos campeones ¡Increible! Teniendo una posición ¥E3 48.¦C2 £B1+ 49.¢E2 ¤E6
rusos: nacional femenino 2014 y desastrosa, el negro se lanza al 50.£F5 ¤F4+ 51.¢F3 £F1+
del mundo juvenil 2015. ataque… ¡con torre de menos! 52.¢E4 £H1+ 53.¢E5 £D5+
54.¢F6 ¤H5+ 0-1
p Galliamova, A 35.¢H1
RUS
p Gunina, V 35.¢xh2?? £g3+ 36.¢h1 ¦d2 Es interesante indicar que V.
RUS
37.¦g1 £h4# Gunina comenzó este torneo per-
Kazan, 2014 diendo en las dos primeras ron-
35...¥G3 das, para después ganar las 7 par-
-?-?rSn-Mk 35...£h5 36.¦f5! £xf5 37.¢xh2 tidas restantes, demostrando un
Zp-Vl-?-Zpp £f4+ 38.¢h1 ¦d2 39.¥xf6! gxf6 carácter de auténtica campeona.
-?p?-Zp-? 40.£g1.

?pZPP?q?- p Antipov, M RUS


36.¢G1 £H6 37.¦XF6! £E3+
p Shimanov, A
-?-?-ZP-? 38.¢H1 GXF6 39.¤XF6?
RUS

ZPPSN-Tr-?- -?-?-Sn-Mk
Moscú, 2015

-VL-?-?PZP Zp-?-?-?p -?-Trq?k?


TR-?Q?RMK- -?-?-SN-? ?p?-Vl-Zp-
Una tensa posición que ocurrió ?-ZPp?-?- -?-?p?-?
en la última ronda del Cam- -?-?-?-? WQNZp-ZP-?p
peonato ruso femenino, en el que
ZPP?rWq-Vl- -?-?-ZP-?
ambas rivales compartían la pri-
mera posición. Aprovechando su -VL-?-?P? ?-?nVL-?P
turno de juego, el negro podía TRQ?-?-?K -?-?-?P?
inclinar la balanza a su favor, pero ?-?-?RMK-
en vez de ello comete dos errores Evidentemente, en el ardiente
seguidos. ambiente de esta decisiva partida, El blanco tiene peón de menos,
no era nada fácil calcular la pero no pierde el ánimo y se lanza
30...CXD5? variante salvadora: 39.¥xf6+! al ataque.
30...¥xf4! 31.g3 (31.£d4 ¤g6) ¢g8 40.¥g5! £xg5 41.£xd3
31...¦d3 32.£b1 ¦ee3. £h5+ 42.¢g1 £h2+ 43.¢f1 28.F5 EXF5 29.¦XF5 £C6 30.¤D6
£h1+ 44.¢e2 £xg2+ 45.¢d1 £D5 31.£C7
31.¤XB5 ¥XF4? £g1+ 46.¢e2 (46.¢c2? £xc5+ Objetivamente, no es una buena
Confirmando un famoso prover- 47.¢b1 ¥e5) 46...£f2+ con jaque jugada. Sin embargo, el blanco
bio que dice: una jugada buena perpetuo. juega según el principio "todo
hecha tarde, ya es una jugada hacia delante, nada para atrás".
mala.

7.2 RESISTENCIA Y SITUACIONES PRÁCTICAS (2) 85


BORIS ZLOTNIK

31...£E6? Esta posición se produjo en la 36.¦E8+ ¢D7 37.¦AE1 ¤XE1+


31...¤e1! 32.¦f2 £xe5 33.¥xc5 última ronda del campeonato La única posibilidad de resistir
¦xd6 34.¥xd6 ¥xd6 35.£c8+ ¢h7 mundial juvenil. La desastrosa era 37...¦f7!! 38.¦1e7+ ¦xe7
y no está claro si el blanco puede posición del rey blanco parece 39.¦xe7+ ¢xe7 40.£xf3 £e6
aguantar. que no deja ninguna esperanza de 41.¢f2.
sobrevivir, ya que aquí gana casi
32.¥G5 £D7 33.£B6 ¤XE5? cualquier jugada. Sin embargo, el 38.£XE1 ¦F7
talentoso jugador italiano –que
-?-Tr-?k? durante cinco años subió su ELO -?-?R?-?
?p?qVl-Zp- desde 0 hasta 2550 (!)– pierde los Zpp?k?r?-
-WQ-SN-?-? nervios y comete dos errores
seguidos.
-?p?-?-?
?-Zp-SnRVLp ?-ZP-?-?-
-?-?-?-? 32...D4? PZP-Zp-?q?
?-?-?-?P 32...£h5 33.¢g1 ¦xg3+ 34.fxg3
¤f3+–+; 32...¤f5 33.¥f4 ¤d4
?-?-?-ZP-
-?-?-?P? 34.£e7 ¦3xf4–+; 32...¦e8–+ -?P?-?K?
?-?-?-MK- 33.¦a3 ¤f5. ?-?-WQ-?-
Parece que el blanco se ha asusta- 33.¥F4 ¦XF2+? Parece que el rey blanco es más
do por el ataque desesperado, vulnerable que el de su oponente,
pero violento del rival, y comete -?k?-Tr-? pero no es más que una ilusión
varios errores, lo que decide la Zpp?-?-?- óptica.
partida. 33...¥xd6=
-?p?-?-? 39.¦B8!+– £F3+ 40.¢G1 ¦F8
34.¥XE7 £XE7 35.¦XE5 £F6? ?-ZP-?-?- 41.¦XB7+ ¢C8 42.¦XA7 ¢B8
A pesar de la pieza de menos, el PZP-Zp-VLqSn 43.¦E7 ¦D8 44.B5 D3 45.£E5+
¢A8 46.¦A7+! ¢XA7 47.£C7+
negro salvaba la partida mediante
35...£xe5 36.£xd8+ ¢h7
?-?-?-ZP- ¢A8 48.£XD8+ ¢B7 49.£D7+
37.£h8+ ¢g6 38.£e8+ £xe8 -?P?QTr-MK ¢B8 50.£XD3 1–0
39.¤xe8 b5 40.¢f2 b4. TR-?-TR-?-
Conscientes de ser valientes y
36.£B3+ ¢H7 37.¦XH5+ ¢G6 En la siguiente variante, que pare- combativos, algunos jugadores
38.£D3+ ¢XH5 39.£H7+ £H6 ce que gana fácilmente, Antipov hacen pruebas para sí mismos
40.G4+ ¢H4 41.¤F5+ 1–0 tenía preoparada una jugada ines- fuera del tablero de ajedrez. Por
perada de rey: 33...¦3xf4 ejemplo, el futuro GM A. Suetin
p Antipov, M 34.£xg4+ ¦xg4 35.¢h3! Sin para entrenar su valentía antes
RUS
p Rambaldi, F embargo, jugando 33...¤g6! del importante torneo de Moscú
ITA
34.£e6+ £xe6 35.¦xe6 ¦xf2+ 1964 –donde conquistó su desea-
Khanty Mansiysk, 2015 36.¢g1 ¤xf4 37.gxf4 ¦xc2 el negro do título– bajaba por las colinas
mantenía posibilidades de ganar nevadas esquiando de espaldas.
-?k?-Tr-? este final. Con el mismo objetivo, saltó
Zpp?-?-?- desde una altura de 233 metros el
34.£XF2 ¤F3+ 35.¢G2 ¦XF4
-?p?-?-? Aunque esta posición parece que
campeón mundial juvenil 2012
GM A. Ipatov. Y creo que este salto
?-ZPp?-?- sigue siendo peligrosa para el tiene mucho que ver con la jugada
PZP-?-?qSn blanco, el jugador ruso –con gran de B. Spassky 17...¤c6!!? que apa-
?-?-VLrZP- precisión y sin prejuicios– rompe
la resistencia del rival.
reció en la primera parte de este
artículo. (Ver PdR-121, pág. 75).
-?P?QZP-MK
TR-?-TR-?- A continuación, les presento
nueve posiciones para su entrena-
miento. (Soluciones en la pág. 96).

86 CURSO PRÁCTICO DE AJEDREZ


Ejercicios
¶ EJERCICIO nº 1 ¶ EJERCICIO nº 2 ¶ EJERCICIO nº 3

-?R?R?K? -?-?-?-? -MKR?LVLR?


ZPP?n?PZP- ?-?-MK-?- ?P?-?r?-
Q?-?-?-ZP -?-?-?-Tr PWQ-?P?-?
VL-?-?q?- ?P?-?-?- ?-ZPNZpp?-
-?-Sn-?p? -TR-SN-?-ZP -?-ZP-?p?
ZpL?NZp-?p ?-ZP-?-?- ?-?p?-?-
-?pVl-?l? p?-?-?-? pZpp?nWqp?
?-?k?-?r ?-Mk-?l?- Tr-Vlk?-Sn-
Juegan las negras. Juegan las negras. Juegan las negras.
¿Cuál es la más resistente: ¿Cómo salvar la partida? ¿Cuál es la mejor: 16...cxd3,
21...£xh4, 21...¤xg6 o 21...¥c8? 16...¦xc1 o 16...¦a2?

¶ EJERCICIO nº 4 ¶ EJERCICIO nº 5 ¶ EJERCICIO nº 6

-MK-?-?R? -?-?-Tr-Mk -?k?-?-?


?P?-?-?r ?-?-Wq-?- ?-?-?R?-
PWQ-?P?-? p?-?-VlPZp -?PVl-?-?
?L?-Zpp?- ?-?Q?P?N ?KSnL?-?-
-VL-SnN?p? -ZppZp-?-ZP -?-?-?-?
?-?PWq-?- ?l?-?-?- ?-?-?-?-
p?-?-?p? -ZP-?-?P? -?-?-?-Zp
Tr-Vl-?kSn- ?-?-?R?K ?-?-?-?-
Juegan las negras. Juegan las blancas. Juegan las blancas.
¿23...¥g7 o 23...¤xg4? ¿Hay alguna esperanza? El blanco erró y entabló.
¿Cómo ganaba?

¶ EJERCICIO nº 7 ¶ EJERCICIO nº 8 ¶ EJERCICIO nº 9

-MK-TRR?-? -?K?R?-? -?-?r?k?


ZPPZP-?-ZP- WqP?-?-WQ- ?p?-?pZPp
-?N?-?-ZP -SNP?-?-ZP -?-?-?q?
?-VL-?Q?- ?-?-TR-?p ?-ZpPZpNZP-
p?-?-?-? -?p?-Sn-? p?n?P?-?
?p?-?nZp- Zp-?-ZP-?- ZP-?-?-?Q
-Mk-Vl-WqlZp -?pTr-?p? -?-?-?-TR
?-?r?r?- ?k?r?-?- MK-?-?-?-
Juegan las negras. Juegan las negras. Juegan las blancas.
El ataque blanco parece decisivo ¿Cómo ganar a G. Kaspárov aquí? ¿Cómo ganar a M. Carlsen aquí?
pero hay una salvación, ¿cómo?

SOLUCIONES EN PÁG. 96 87
Al ser preguntado por una corresponsal
de la TV soviética: —“¿Cómo es posible
que usted, ocupando este cargo tan
importante, tenga tiempo para el aje-
drez?” Él respondió así: —“Es cierto que
estoy muy ocupado durante todo el día,
sin embargo, a partir de las doce de la
noche es mi tiempo para el ajedrez. Es
como si te gustara una mujer - siempre
encontrarás tiempo para verla. Es decir, el
ajedrez para mí es esta mujer”. En España
es muy reconocida la aportación de Don
Luis Rentero para el ajedrez español, y
mundial también, ya que sus torneos de
Linares fueron durante muchos años los
más importantes del mundo.

Ahora voy a comentar brevemente el con-


tenido de mis siete artículos publicados
en esta revista. El núcleo del primer artí-
culo es el esquema de selección de juga-
das en ajedrez, que está basado, por un
lado en la división habitual del contenido
del ajedrez en dos partes: la táctica y el
juego posicional; y por otro lado, según la
velocidad de pensamiento: lo rápido y lo

Epílogo lento. Fue un placer para mí descubrir el


libro del premio Nobel de Economía de
2002, D. Kahneman, por su aportación al
tema de la toma de decisiones en la esfera
financiera. Es muy llamativo el título del

E STE CURSO estaba dirigido a los jugado-


res con ELO entre 1600 y 2200 puntos,
aproximadamente. Los jugadores aficiona-
libro, traducido a varios idiomas, “Pensar rápido,
pensar lento”. Creo que la coincidencia entre mi
esquema, que era una base teórica de mi tesis docto-
dos de este nivel se pueden ver en cualquier torneo ral hace más de 30 años, y las ideas de Kahneman no
abierto tanto en España como en cualquier otro país. es casual: el pensamiento humano funciona de una
Entre estos jugadores se pueden encontrar exitosos manera igual en varias esferas, incluido el ajedrez.
abogados, médicos, empresarios, profesores univer- Creo que tanto el libro en general, como las referen-
sitarios, etc. Entre ellos hay por supuesto también cias específicas que hace el Nobel sobre nuestro
jugadores jóvenes, a veces de muy alto nivel intelec- juego, merecen la atención de cualquier ajedrecista.
tual. Hace tres años, al jugar el torneo del centro
comercial Arturo Soria en Madrid, conocí a una En el segundo artículo sobre el juego táctico, mi
chica con un ELO de unos 1800 puntos y con un idea fue, ante todo, llamar la atención al juego de
cociente intelectual de 149 (!). memoria, es decir, sin mirar al tablero. En la táctica
hay dos grupos principales de situaciones: la bús-
Hay que decir que el amor al ajedrez de los jugadores queda de jugadas candidatas y el cálculo. Y creo que
aficionados con frecuencia supera al de los jugado- cualquier jugador sabe incluso por su propia expe-
res profesionales. Es curioso recordar en este senti- riencia que la búsqueda de jugadas, (a donde ir) es
do la respuesta del vicepresidente en el último más complicada que el cálculo (cómo ir). Y el juego
gobierno de M. Gorbachov, el académico y famoso de memoria ayuda mejorar la visión del tablero y,
economista L. Abalkin, quien era a la vez presidente como consecuencia, a ver más jugadas candidatas.
de la federación rusa de ajedrez. Hoy en día hay muchos buenos artículos y libros
dedicados a la técnica del cálculo, por ejemplo, los
de J. Aagard.

88 EPÍLOGO CURSO PRÁCTICO DE BORIS ZLOTNIK


PDR ÍNDICE DEL CURSO PRÁCTICO DE ZLOTNIK
PDR-113 1. Factores que determinan el éxito en ajedrez

Para el tema del tercer artículo PDR-114 2.1 Entrenamiento en el juego Táctico (parte 1)
sobre el juego posicional, vale la PDR-115 2.2 Entrenamiento en el juego Táctico (parte 2)
pena recordar a un famoso mate-
mático francés - H. Poincaré -, PDR-116 3.1 Entrenamiento en el juego posicional (parte 1)
que afirmaba no tener ni una
PDR-117 3.2 Entrenamiento en el juego posicional (parte 2)
memoria excepcional, ni ser un
calculador demasiado bueno y PDR-118 4. La creatividad ajedrecística
por ello probablemente ser un
jugador de ajedrez malo (!?). Sus PDR-119 5. Estudio de los Finales
logros en ciencias los explicaba
PDR-120 6. Estudio de las Aperturas
por su filtro innato, que le permi-
tía buscar solamente donde había PDR-121 7.1 Resistencia del ajedrecista y situaciones prácticas (parte 1)
algo digno de investigar. Se
puede suponer que el tacto posi- PDR-123 7.2 Resistencia del ajedrecista y situaciones prácticas (parte 2)
cional tiene la misma naturaleza
que el mencionado filtro. Y para mejorar este filtro Y lo demostró una vez más el reciente Torneo de
hay que estudiar no solamente las partidas de los Candidatos de Moscú, donde la preparación en la
grandes jugadores, sino también varios temas posi- apertura no fue un factor decisivo. En fin, al menos
cionales en relación con lo ocurrido en nuestras pro- en el nivel de aficionados, la apertura por supuesto
pias partidas. Y precisamente en el artículo mencio- influye, pero de ninguna manera decide el resultado.
nado se trata uno de los temas del juego posicional:
el cambio de alfil por caballo. Creo que la resistencia del jugador, que es el tema
del séptimo y último artículo, es mucho más
El cuarto artículo está dedicado a la creatividad. Y importante que el espacio que le suelen dedicar las
parece que precisamente en ella radica lo atractivo revistas y los libros sobre nuestro juego. En el ya
del ajedrez: “No todos pueden componer una pieza mencionado Torneo de Candidatos se demostró con
musical inspirada o construir un puente; sin embar- claridad la importancia de este factor. El GM S.
go, en ajedrez todo el mundo es intelectualmente Kariakin manifestó ya su dureza extrema en el
productivo y, por consiguiente, toda persona que lo match final de la Copa del Mundo del año pasado
practica puede experimentar una satisfacción” (S. contra el GM P. Svídler, que fue clasificatorio para
Tarrasch). Creo que un criterio para una buena par- ellos dos para el torneo de Moscú. En este match
tida debe ser la presencia de al menos una idea de Sergey, más de una vez, se levantó después de una
cosecha propia. derrota respondiendo con una victoria. La corres-
ponsal rusa y WGM M. Monákova ha hecho videos
El tema del quinto artículo son los finales. Creo que de todos los jugadores antes del comienzo de la últi-
un jugador aficionado tiene que tener una especie ma ronda del Torneo de Candidatos y dijo que nunca
del cinturón de seguridad conociendo cierto número antes había visto una concentración como la de
mínimo de posiciones. Y, aunque creo que el libro Kariakin. Por otro lado, el GM F. Caruana, su rival
del GM J. De la Villa “Los 100 finales que hay que principal en este torneo, y específicamente en su
saber” supera este mínimo para un jugador aficiona- última y decisiva ronda, ya daba algunos síntomas
do, también considero que cada uno puede elegir lo de falta de seguridad, tanto antes - por ejemplo en el
necesario para sí, en base a este mismo libro. final de su partida contra Giri, incluida en mi artícu-
lo -, como en el mismo Torneo de Candidatos donde,
Hay muchos jugadores aficionados que temen la pre- más de una vez, no aprovechaba su ventaja en algu-
paración del rival en apertura, ya que las bases de nas partidas, y hasta aceptaba tablas en posiciones
datos y los módulos de análisis modernos pueden con una clara ventaja.
asustar a cualquiera. Sin embargo, la realidad no es
tan negativa, tal y como he intentado demostrar en El problema es que no hay, que yo sepa, ningún
el sexto artículo. En primer lugar, el tema de la pre- método verificado para mejorar la resistencia del
paración de aperturas tiene la misma larga historia jugador y algunos métodos extremos, como por
que el ajedrez mismo, es decir, no es un tema nuevo. ejemplo el baño en el mar del Norte del GM
Además, la memoria humana tiene sus límites y nin- A.Motylev, que comenzó mal la competición y que le
gún jugador es capaz de memorizar todo. salió muy bien al ganar el torneo Wijk aan Zee B hace
unos años, igualmente podrían resultar negativos.

EPÍLOGO CURSO PRÁCTICO DE BORIS ZLOTNIK 89


SOLUCIONES

25.¥xe2 [25.¥g2 No hay elección,


¶ Soluciones ¶ Curso Zlotnik
puesto que si 25...¤xg3+ 26.hxg3
(1) Korchnoi - Pomar £xg2# mate.; 25.£xc6 £f1#] (1) Bannik - Petrosian
1.¤c6! ¤c3 [1...¦xc8 2.¤xe7++–; 25...¤xg3+ 26.¢g1 ¤xe2+–+ 0–1 21...¥c8? [21...¤xg6! 22.¤g7+ ¢f8
1...¦e8 2.¦xd1+–] 2.¤xd8 ¥xd8 23.¥xe7+ ¢xg7 24.¥f6+ ¢h7
3.¥xa6+– 1–0 (11) Korchnoi - Timman 25.¥g5! ¦h8] 22.¤g7+ ¢f8
1.f7+! [1.£g5 £f7!] 1...£xf7™ 23.¥xe7+ ¢xg7 24.¥f5 ... 1–0
(2) Korchnoi - Kraidman [1...¦xf7 2.¦h8+ ¦f8 3.¦xf8#;
41.¦xg5+! [Eliminando la protec- 1...¢xf7 2.¦xh7++–] 2.£c2!! £d7 (2) Szabo - Botvinnik
ción del rey negro, lo que fuerza el [2...¦xh6 3.£xc8#] 3.¦xh7 1–0 51...¦xa5!! 52.¤d7+ ¥xd7 53.¦xa5
mate en 4. También gana 41.£xe6] ¥xg4 54.¢e3 ¥e6 55.¢f4 ¥c4
41...hxg5 [Forzada, porque si (12) Korchnoi - Chekhover 56.¦a7 h5 57.¢g5 h4 58.¢xh4 ¥b3
41...¢h4 42.g3#] 42.£h7+ ¦h6 24.¦d8+! [24.¢xb2? ¦g2+; con tablas teóricas.
43.g4+ ¢h4 44.£xh6# 1–0 24.£xg6? £xc3+; 24.¦xc7+ £xc7=]
24...¢b7 [24...¢xd8 25.¦f8+] (3) Spassky - Reshko
(3) Korchnoi - Franklin 25.¦xc7+! £xc7 26.¦d7 [Y las 16...¦a2? [16...¦xc1! 17.¦xc1 c3 18.f5
1.¤xg6! ¤xg6 [1...¥xd2 negras se rindieron, pues pierden £xe5 19.fxe6 fxe6μ] 17.f5! ¤xe5
2.¤xe7++–] 2.£xh6+– 1–0 mucho material] 1–0 [17...£xe5 18.¥f4±] 18.fxe6±

(4) Krutikhin - Korchnoi (13) Fuchs - Korchnoi (4) Spassky - Reshko


1...¦xf2+! [1...b1£? 2.¦g7+] 2.£xf2 Yerevan, 1966 23...¤xg4?? [23...¥g7! 24.¤e7+ ¢c7
£xh3+ 3.¢g1 b1£+ 4.£e1 £xe1# 1...¥d3!–+ [Espectacular jugada de 25.¤f5 £a3 26.¤xg7 ¤bc6 27.¥f4
0–1 obstrucción. Si 1...¦e1+ 2.¥f1] ¢b6 28.¥xe5 c3³] 24.e7! ¥xe7
2.¥xd3 [2.¦2xd3 ¦e1+ seguido de 25.£xg4+ ganando.
(5) Pfleger - Korchnoi mate 3.£f1 ¦xf1#; 2.¦6xd3 ¦e1+
1...¤xf4+ 2.¦xf4 [2.¢h1 ¤xd5–+] 3.£f1 ¦xf1#] 2...£xd6–+ 0–1 (5) Tal - Bannik
2...£xg3+! 3.¢f1 £xf4–+ 0–1 43.¤xf6 [43.g4? c3 44.£c6 £e5–+]
(14) Averbakh - Korchnoi 43...£xf6? [43...¦xf6 44.£xd4 ¥a4
(6) Byrne - Korchnoi 1...¦c4+! [1...h2 2.¦b1 ¦xa2+ 3.¢b3 45.¦f2 ¢g7μ] 44.£b7 £g7
1...¦a1+!+– 2.¤xa1 ¥a2# 0–1 (3.¤b2 a5 4.¦h1 a4) 3...¦xe2 4.¦h1 45.£xb4= ¢g8 46.h5 £d7? [46...d3
¤f6 5.¦xh2 ¤xg4μ] 2.¢d2 ¦c1!! 47.£d6 ¦f6 48.£d8+ £f8 49.£d7
(7) Khodzhibekov - Korchnoi [2...¦c1! 3.¢xc1 h2] 0–1 £g7=] 47.f6+– ... 1–0
1...£a2+! [1...¦xb4! 2.¦xb4 £a3+
3.¢b1 £a1#] 2.¢c3 ¦c8+ 3.¤c5 (15) Korchnoi - Balashov (6) Browne - Fischer
¦xc5+ 4.bxc5 £a5+ 5.¢b2 £xe1 16.b4! £xb4 17.a5!± [La dama 88.c7? [88.¦h7! ¤d3 (88...¢d8
0–1 negra ha quedado sin retirada y 89.c7+!) 89.¥e6+ ¢d8 90.¦d7+ ¢e8
ante la amenaza Rfb1, las negras 91.¥f7+ ¢f8 92.¥d5] 88...¤d7!
(8) Korchnoi - Petersons deben perder material] 17...¥h6 [Si 89.¢c6 h1£!! ... ½–½
32.£xe7+! [32...¢xe7 33.¦g7+ ¢e8 17...¤b3 18.£b2 con la amenaza
34.¤f6#] 1–0 ¦a4, ganando la dama. O bien (7) Portisch - Kárpov
17...¤xd3 18.£xd3 b5 19.axb6 a5 23...¥a6! [23...b5? 24.£c1! £b6
(9) Korchnoi - Portisch 20.¦a4! ¥a6 21.£d2 £b3 22.¦b1+– 25.¦d7+–] 24.£c3+ ¥f6 25.¥xc7
1.¦xg7+! [Sería malo 1.£e6+ ¢h7 y también se gana la dama. Y si ¥xc3 26.¦xe8 ¦xe8² ½–½
2.£f7? ¥b4+ y son las negras las 17...¥d7 18.¦fb1 ¤b3 19.£b2 ¦fc8
que ganan] 1...¢xg7 2.¥d4+ ¢g8 20.¤ge2 ganando pieza] 18.¥xh6 (8) Kaspárov - Sax
[Conduce aI mismo mate, aunque ¤b3 [18...£d4+ 19.¢h1 £xd3 34...¦e3? [34...¦e6!! 35.£f2 35...h5
de modo más rápido 2...¢h7 20.£xd3 ¤xd3 21.¥xf8+– es tam- 36.d7 ¤xd7 37.¦xd7 h4–+] 35.¢f2=
3.£f7+ ¥g7 4.£xg7#] 3.£e6+ ¢h7 bién desesperado] 19.£b2 £d4+ ... 1–0
4.£f7+ ¥g7 5.£xg7# 1–0 20.¦f2 ¤xa1 21.¥xf8 h4 22.¤ge2
[Y las negras se rindieron ante (9) Nakamura - Carlsen
(10) Hug - Korchnoi 22...£xd3 23.¥xd6 ¤c2 24.¤c1 37.d6? [37.£f1! b5 38.¦xh7!! £xh7
24...£xe2!–+ [Ahora el alfil blanco, ganando] 1–0 (38...¢xh7 39.£h3+ ¢g8 40.£h8#)
que protegía la gran diagonal, 39.¤h6+ ¢xg7 40.£xf7++–]
queda sin protección] 37...¤xd6™ 38.¤xd6 ¦d8!÷ 0–1

96 SOLUCIONES