Está en la página 1de 4

PROGRAMA DE FORMACIÓN EN SERVICIO PARA DOCENTES

DEL NIVEL DE EDUCACIÓN SECUNDARIA 2018

 DOCENTE PARTICIPANTE: Cinthia Ivonne Chavez Vasquez

 ÁREA : Comunicación

 FORMADORA : Lupe Arias

2018
UNIVERSIDAD NACIONAL DE EDUCACIÓN
Enrique Guzmán y Valle
“Alma Máter del Magisterio Nacional”

PROGRAMA DE FORMACIÓN EN SERVICIO PARA DOCENTES DEL NIVEL EDUCACIÓN SECUNDARIA

Ensayo final

El sentido y relevancia de los desempeños priorizados en el


programa

Docente: Cinthia Ivonne Chavez Vasquez

“La educación es lo que sobrevive cuando todo lo aprendido se olvida”


(Frederic Skinner)

Los avances en la ciencia y la tecnología que acompañan los grandes cambios de


pensamiento también han calado en la educación, en sus prácticas y la forma de teorizarla.
En un contexto en el que el conocimiento está al alcance de las mayorías, el rol del docente
tradicional resulta obsoleto, pues la educación demanda mayor preocupación en el
estudiante, sus procesos y competencias, dándole al docente la tarea de orientar y
acompañarlo, razón por la que ya no solo se han de evaluar los logros y desempeños del
estudiante, sino también los del docente. Entre los desempeños importantes que debemos
mostrar los docentes están promover el razonamiento, la creatividad y/o el pensamiento
crítico; promover un ambiente de respeto y proximidad; además, evaluar el progreso
de los aprendizajes para retroalimentar a los estudiantes y adecuar su enseñanza. Su
importancia radica en su finalidad: el que el estudiante alcance la autonomía por medio del
desarrollo de sus competencias.

En este sentido, es importante promover el desempeño vinculado al razonamiento,


la creatividad y/o el pensamiento crítico porque son estas sus principales herramientas
para la solución de problemas en cualquier contexto en el que se halle el estudiante;
asimismo, estos permiten no solo al estudiante, futuro ciudadano, tener un rol activo en la
sociedad.

Es relevante en la práctica de cualquier docente promover el razonamiento, la


creatividad y/o el pensamiento crítico puesto que son fundamentales para el adecuado
desenvolvimiento de la persona en la sociedad y es el docente quien crea o recrea diversos
escenarios y situaciones retadoras en los que los estudiantes pueden poner en práctica sus
conocimientos y competencias. Por ejemplo, en mi práctica pedagógica propongo a los
estudiantes tareas con cierto grado de complejidad en un tiempo estimado: ¿qué creen que
suceda con Susan una vez que vaya a vivir con sus padres biológicos después de 12 años
UNIVERSIDAD NACIONAL DE EDUCACIÓN
Enrique Guzmán y Valle
“Alma Máter del Magisterio Nacional”

PROGRAMA DE FORMACIÓN EN SERVICIO PARA DOCENTES DEL NIVEL EDUCACIÓN SECUNDARIA

en los que vivió con una familia distinta? o ¿qué preferirían ser de adultos en su trabajo:
“cabeza de ratón o cola de león”?, y ellos considerando los criterios y consignas previas
hallan múltiples soluciones que no solo abarcan el texto, sino que aprenden a trasladarlos a
contextos distintos y reales. Por ello, es necesario que en la formación del docente se
considere espacios para la reflexión sobre los procesos de aprendizaje, y actividades en las
que se trabaje el enfoque por competencias.

Asimismo, es importante promover un ambiente de respeto y proximidad porque


esta práctica genera mayor confianza y seguridad en los estudiantes, quienes se dan cuenta
que las dificultades son parte del proceso de su aprendizaje y “no hay que temer al error”
porque el reconocerlo es el primer paso para corregirlo y avanzar. En las rúbricas de
desempeño docente se dice al respecto que el docente debe cumplir lo siguiente: “Se
comunica de manera respetuosa con los estudiantes y les transmite calidez o cordialidad
dentro del aula. Además, está atento y es sensible a sus necesidades afectivas y físicas,
idenficándolas y respondiendo a ellas con comprensión y empatía”. Está probado que lo
emocional y cognitivo se vinculan y por ello no podemos construir aprendizajes sobre un
suelo sin afecto. Es relevante poner en práctica este desempeño debido a que, en un clima
de respeto y proximidad, se aprende más y mejor.

Por otro lado, un ambiente de respeto y proximidad en el aula favorece el


razonamiento, la creatividad y/o el pensamiento crítico puesto que los estudiantes son
capaces de mostrar sus ideas u opiniones sin el temor a la burla o al qué dirán. Por ejemplo,
en mi práctica pedagógica al participar solemos usar los turnos en los que para participar se
debe levantar la mano, además cuando un estudiante interviene el estudiante de otro equipo
debe escuchar con respeto para poder refutarlo o apoyarlo en un debate o conversación.
Por ello, es necesario que en la formación del docente se considere estrategias que
permitan promover el respeto hacia los demás a pesar de las discrepancias, así como la
necesidad de proximidad para despertar la confianza de los estudiantes y puedan
expresarse con mayor libertad, sin miedo.

Además, es importante evaluar el progreso de los aprendizajes para


retroalimentar a los estudiantes y adecuar su enseñanza porque solo de esa forma
podrán mejorar sus procesos y por supuesto, sus aprendizajes. Es relevante para cualquier
docente poner en práctica este desempeño debido a que como profesional es la persona
idónea para orientar al estudiante a descubrir qué aprende, cómo aprende y para qué le
sirve lo que aprende.
UNIVERSIDAD NACIONAL DE EDUCACIÓN
Enrique Guzmán y Valle
“Alma Máter del Magisterio Nacional”

PROGRAMA DE FORMACIÓN EN SERVICIO PARA DOCENTES DEL NIVEL EDUCACIÓN SECUNDARIA

Por otro lado, un ambiente de respeto y proximidad en el aula favorece el


razonamiento, la creatividad y/o el pensamiento crítico y la evaluación, el progreso de los
aprendizajes para retroalimentar a los estudiantes y adecuar su enseñanza puesto que el
ambiente de respeto, la proximidad y la evaluación son insumos necesarios para que los
estudiantes puedan mostrar lo que aprenden. Al respecto, Gordon Stobart y Caroline Gipps
(1997) plantean que para que los alumnos puedan mejorar sus aprendizajes, la
retroalimentación debe permitirles conocer lo que tienen que hacer. Por ejemplo, en mi
práctica pedagógica, aludo previamente a normas o consignas que muestran aquello que
espero como aprendizaje de los estudiantes, para que, sobre esa base, ellos se puedan
desenvolver y compartir lo que saben con satisfacción. Por ello, es necesario que en la
formación del docente se considere importante la evaluación no como etapa final de un
proceso, sino como el proceso en sí que requiere ser retroalimentado para que mejore, una
evaluación que forme y no que intimide al estudiante.

En conclusión, los desempeños antes descritos son importantes debido a que


contribuyen con la mejora de los procesos de aprendizaje de los estudiantes quienes
adquieren autonomía reconociendo cómo aprenden y hallando funcionalidad a lo que
aprendiendo para lograr estudiantes competentes.