Está en la página 1de 30

466Z-2A3-16

TRIBUNAL DE SENTENCIA: Zacatecoluca, departamento de la paz, a las once horas del día
veintitrés de noviembre de dos mil diecisiete.
SENTENCIA dictada en la causa 466Z-2E3-16seguida contra E S M R, de cuarenta y
ocho años de edad, acompañado, Bachiller, residente **********, hijo de **********
(fallecido) y de **********; acusado de la supuesta comisión de los delitos calificados
provisionalmente como HOMICIDIO CULPOSO, tipificado y sancionado en el Art. 132 Pn.,
en perjuicio de O I M S, LESIONES CULPOSAS, tipificado y sancionado en el Art. 146 Pn., en
perjuicio de F A F L; y CONDUCCIÓN PELIGROSA DE VEHÍCULO AUTOMOTOR,
tipificado y sancionado en el Art. 147-E Pn., en perjuicio de La Vida e Integridad Persona.
De conformidad a la relación de los Arts. 52 y 53 Pr.Pn., la vista pública fue conocida de
manera unipersonal por la señora Jueza Rosa Delmy Hernández Ávalos, en fecha cinco de julio
del año dos mil diecisiete. Actuaron, como representante de la Fiscalía General de la República,
el Licenciado José Rosa Cortez, y como Defensor Particular del encausado E S M R, el
Licenciado Miguel Alexander Rodríguez Ayala.
Se hace constar que al encartado se le hizo saber y explicó sus derechos conforme lo
establece el Art. 12 de la Constitución de la República, 81 y 82 del Código Procesal Penal,
expresando que rendiría únicamente sus generales.
CONSIDERANDOS:
I. ANTECEDENTES
La vista pública se declaró abierta y se iniciaron los debates; en el desarrollo de la misma
se observaron las prescripciones y términos de ley. La suscrita Jueza resolvió todos los puntos
que fueron sometidos a su consideración, conforme al Art. 394 Pr.Pn.
En consecuencia siendo procedente el ejercicio de la acción penal pública, por ser la
persecución de oficio de los delitos de HOMICIDIO CULPOSO (Art. 132 Pn.), LESIONES
CULPOSAS (Art. 146 Pn.), y CONDUCCIÓN PELIGROSA DE VEHÍCULO AUTOMOTOR
(Art. 147-E Pn.), promovida por la Representación Fiscal, de conformidad a los Arts. 193 No 3 y
4 de la Constitución de la República, Arts. 17 No 1 y 74 Pr.Pn., 129 N° 3 Pn., siendo competente
el Tribunal para el caso en examen, se procedió a la apertura de la vista pública, en cuanto a la
existencia de los delitos acusados por la parte fiscal y la participación del encartado, así como la
responsabilidad civil, las que se fundamentan en los considerandos que en adelante se expresarán.
II. INCIDENTES
Con base en el artículo 380 Inc. 2 Pr.Pn. y después de haber verificado la asistencia de las
personas que habían sido citadas legalmente, y haberle explicado al enjuiciado la importancia de
la vista pública, y de los derechos que la ley le confiere; se concedió la palabra a las partes
técnicas para que presentaran todas las cuestiones incidentales.
Así, la Representación Fiscal, ejercida por el Licenciado José Rosa Cortez, al momento de
la instalación y apertura de la vista pública y de conformidad al Art. 178 Pr.Pn., interpuso el
incidente de estipulación de la prueba pericial, siendo que con la Defensa Técnica había llegado a
ese acuerdo, prueba consistente en: a) Reconocimiento de Levantamiento de Cadáver realizado
por el Doctor L O G V; b) Reconocimiento de Lesiones realizado por la Doctora C C T; c)
Reconocimiento Médico y Diagnóstico de Estado de Ingreso con Vista de Expediente Clínico; y,
d) Reconocimiento de Sanidad Domiciliar, ambas practicadas por la Doctora I E R C; por lo que
tales pericias se incorporarían por su lectura, prescindiéndose de la deposición de los peritos que
las realizaron.
Al respecto la Defensa Técnica del acusado, expresó que efectivamente habían acordado
con la Representación Fiscal estipular la prueba pericial ya relacionada, ello porque le explicó los
efectos de tal estipulación a su representado, exteriorizándole éste su acuerdo con tal estipulación.
En cumplimiento al derecho de la defensa material del acusado E S M R, la suscrita Jueza
le explicó en qué consistían las estipulaciones probatorias y sus consecuencias jurídicas,
exteriorizando éste estar de acuerdo en dichas estipulaciones, siendo que además su defensor le
había explicado sus efectos legales.
Habiendo escuchado a las partes técnicas referente al incidente planteado por la
Representación Fiscal, y habiéndose cumplido con los requisitos de ley, de conformidad a los
Arts. 1, 2, 3, 4, 5, 6,10, 11, 12, 16, 82, 105 N° 1, 106,143, 144, 380 Inc. 2 Pr.Pn., la suscrita Jueza
RESOLVIÓ: TENER POR ESTIPULADA la prueba pericial consistente en: a)
Reconocimiento de Levantamiento de Cadáver realizado por el Doctor L O G V, fs. 166; b)
Reconocimiento de Lesiones realizado por la Doctora C C T; y, c) Reconocimiento Médico y
Diagnóstico de Estado de Ingreso con Vista de Expediente Clínico, fs. 217; y, d) Reconocimiento
de Sanidad Domiciliar, ambas practicadas por la Doctora I E R C.
III. HECHO SOMETIDO A CONOCIMIENTO Y TEORÍA DEL CASO
El veintiuno de octubre de dos mil dieciséis, la Representación Fiscal, presentó ante el
Juzgado Segundo de Instrucción de esta ciudad, acusación formal (Fs. 156-165), contra el
procesado E S M R, por los delitos de HOMICIDIO CULPOSO, tipificado y sancionado en el
Art. 132 Pn., en perjuicio de O I M S, LESIONES CULPOSAS, tipificado y sancionado en el
Art. 146 Pn., en perjuicio de F A F L; y CONDUCCIÓN PELIGROSA DE VEHÍCULO
AUTOMOTOR, tipificado y sancionado en el Art. 147-E Pn., en perjuicio de la Vida e Integridad
Personal, celebrándose la Audiencia Preliminar a las ocho horas y treinta minutos del día quince
de noviembre de dos mil dieciséis, teniendo por descrito los siguientes hechos:
“Que el día tres de julio de dos mil dieciséis, a eso de las diecisiete horas aproximadamente, en
momentos que los Agentes de tránsito R M B y J A De la O H, se encontraban en el área de
Emergencias del Hospital Santa Teresa de Zacatecoluca, recabando datos sobre un accidente de
tránsito; ingresaron tres personas lesionadas producto de un accidente de tránsito ocurrido en el
kilómetro cuarenta y siete y medio de la Carretera Antigua Litoral, a la altura de la curva
conocida como El Puente del Rio Jalponga, de la jurisdicción de Santiago Nonualco,
Departamento de La Paz; siendo los lesionados el Señor F A F L, quien era el que conducía una
motocicleta con póliza número ********** y su acompañante de nombre O I M S; asimismo se
procedió a identificar a la tercera persona quien responde al nombre de E S M R, quien eral
conductor del otro vehículo involucrado en el accidente de tránsito, el cual poseía número de
Placas: P-********** Marca Suzuki, modelo Maruti; año 2002, color rojo, y de quien se
determinó que fue el responsable de ocasionar el referido accidente de tránsito ya que dichos
agentes manifiestan que a este sujeto se le sentía un fuerte aliento a alcohol, pero que por las
lesiones que este presentaba dichos agentes no le pudieron realizar la prueba de Alcotest, ya que
se encontraba recibiendo asistencia médica en esos momentos, por lo que posteriormente los
mencionados agentes de tránsito se dirigieron al lugar donde ocurrió el hecho de tránsito para
darle el respectivo procedimiento a la escena, donde dio como resultado que el responsable por
el accidente de tránsito fue el señor E S M, por conducir bajo la influencia de bebidas
alcohólicas y de esa manera invadir el carril contrario de circulación, por lo que se procedió a
dejarlo en formal detención”.
Habiéndose resuelto los incidentes, las partes hicieron los planteamientos de su caso. La
Representación Fiscal, haciendo narración de los hechos que se conocerían en la vista pública,
ratificó su escrito de acusación en todas sus partes y afirmó que con el desfile de la prueba
documental, pericial y testimonial, se llegaría a establecer que E S M R fue el autor directo de los
delitos de HOMICIDIO CULPOSO (Art. 132 Pn.), LESIONES CULPOSAS (Art. 146 Pn.), y
CONDUCCIÓN PELIGROSA DE VEHÍCULO AUTOMOTOR (Art. 147-E Pn.), ya que con su
acción negligente e imprudente cometió los delitos antes relacionados, por lo que en su momento
oportuno solicitaría una sentencia de carácter condenatoria. En los alegatos de cierre, expresó que
habiéndose demostrado la responsabilidad del acusado en los delitos por lo que la Fiscalía lo
acusó, ya que con la prueba documental y pericial y testimonial se demostró la existencia del
delito, así como el hecho de que el acusado era quien conducía el vehículo involucrado en el
accidente, y que producto de ello una persona falleció y otra sufrió lesiones permanentes como la
amputación de un miembro superior, dado que éste manejaba en estado alcoholizado,
concurriendo la existencia del delito de conducción de vehículo automotor; así también se
demostró que el acusado invadió el carril contrario donde las víctimas se conducían a bordo de
una motocicleta, siendo que la señora O M falleció, y el señor F sufrió lesiones como la pérdida
de su mano; por lo que quedó demostrada tanto la existencia del delito como la participación del
acusado en la comisión de los mismos, por lo que solicita una sentencia de carácter condenatoria
por los tres delitos, tomando en cuenta que el artículo 147-EPn., establece que la pena se agrava
por encontrarse el autor bajo los efectos del alcohol, en ese sentido solicitó se le condenará al
acusado por el delito de Conducción Del Vehículo Automotor, a la pena de tres años, por el delito
de Homicidio Culposo a la pena de cuatro años de prisión más la agravante, y por el delito de
Lesiones Culposas más la agravante; y en concepto de responsabilidad, en relación a F L al
monto de quince mil dólares, y a la ofendida de O S, a la cantidad de cinco mil dólares.
La Defensa Técnica del acusado, ejercida por el Licenciado Miguel Alexander Rodríguez
Ayala, dijo que su defensa versaría en desvirtuar la participación de su defendido que le atribuye
Fiscalía en los delitos ya conocidos, por lo que en su momento oportuno solicitaría una sentencia
absolutoria a favor de éste. En su alegato final, expresó que los hechos acusados a su patrocinado
presentaban muchas falencias, pues no se habían cumplido los requisitos de la cadena de
custodia, en ese sentido no había certeza de la responsabilidad de su patrocinado, y que tampoco
quedó de mostrado que su cliente manejaba bajo los efectos del alcohol pues no se realizaron las
pruebas científicas idóneas para establecer si este se encontraba o no bajo tales efectos por lo que
solicitó un fallo absolutorio.
IV. INCORPORACIÓN DE LA PRUEBA Y MANIFESTACION DEL ENCAUSADO
EN SU DERECHO A LA ÚLTIMA PALABRA
De la prueba admitida por el Juzgado Segundo de Instrucción de esta ciudad, conforme al
Art. 386 Pr.Pn., desfiló por su orden la siguiente:
A. PRUEBA TESTIMONIAL
1. Testigo H D P C, quien a preguntas de la Representación Fiscal dijo ser de treinta años de
edad, labora en la policía, en la subdelegación de Santiago Nonualco, desde hace un año, que su
función es como Agente policial, que se encontraba presente en audiencia por un accidente de
tránsito que ocurrió el pasado trece de julio del año dos mil dieciséis, que ocurrió en la curva
antes de llegar al puente Jalponga, de la jurisdicción de Santiago Nonualco, que ese accidente
ocurrió a las diecisiete horas de ese día; que el procedimiento que realizó fue que por ser agentes
de seguridad andaban patrullando el casco urbano de Santiago Nonualco y el compañero que
estaba como Comandante de Guardia les informó que se había dado un accidente de tránsito en el
puente Jalponga; con tal información se desplazaron, que el encargado de la Patrulla era el
Sargento C y el Cabo J A R y el testigo; que al llegar al lugar de los hechos observaron que ya
estaban unos soldados de la Fuerza Neptuno de Usulután; que al llegar se acercó un Teniente y
les manifestó que el accidentado era policía y que respondía al nombre de F F y que la persona
que había causado el accidente era de nombre S, les entregó el arma y ya tenía al accidentado que
era el motorista de la moto, que también estaba en el accidente la Señora O, quienes iban a bordo
de una motocicleta, y la otra persona a bordo de un vehículo color rojo; que a F se lo llevaron los
soldados en un nacional que andaban para el hospital y a la Señor O se le trasladó en el equipo
policial de Santiago Nonualco ********** al Hospital; que después llegó uno del sector del 911
a traer al señor del carro rojo; que después que se les trasladó, se quedó custodiando la escena;
que se acercaron a la escena los familiares de los accidentados, que llegó tránsito también. A
preguntas de la defensa respondió: que F era quien conducían la motocicleta, que solo sabe que es
Policía y lo supo porque siempre que hay un herido o accidentado se consulta en la base de datos
de la policía y allí se enteró, que al llegar al accidente habían soldados, pero solo se relaciono con
el Teniente quien era el encargado en ese momento.
2. Testigo J A DE LA O H, quien a preguntas de la Representación Fiscal expresó: ser de
treinta y siete años de edad, bachiller, labora en la PNC, en el Área de Tránsito Terrestre desde
hace diecisiete años; que dentro de sus funciones esta ser investigador de accidente de tránsito, es
decir, determinar las causas que dieron origen al accidente de tránsito; que estaba presente por ser
testigo de un accidente de tránsito que ocurrió el pasado tres de julio de dos mil dieciséis, en el
kilómetro cuarenta y siete medio de la carretera antigua, municipio de Santiago Nonualco, a eso
de las diecisiete horas; que se dio cuenta de tal hecho porque se encontraban atendiendo un
accidente de tránsito quienes se encontraban en el Hospital por lo que se encontraban allí sacando
información de los heridos de ese hecho, cuando observaron que llegaban las patrullas con otros
golpeados, y que primeramente llegó al Hospital la Señora S quien falleció y la metieron a
emergencia, y después llegó el Señor F a quien también lo metieron a emergencias; por lo que al
ver eso, preguntaron a las personas que habían realizado ese traslado sobre lo que había ocurrido
y el lugar donde ocurrió, obteniendo que fue a la altura del Puente Jalponga de la Carretera
antigua; que como Agente y al tener conocimiento sobre lo ocurrido preguntaron por el presunto
responsable y le manifestaron que la otra patrulla conducía al conductor del vehículo que había
ocasionado el accidente y constataron que era de nombre E S M R, que después de
individualizarlo se desplazaron al lugar de los hechos, hacía el kilómetro cuarenta y siete y medio
de la Carretera Antigua; que lo primero que realizó fue identificar a los que custodiaban la escena
y constatar la posición final de los vehículos accidentados; que al identificarlos les expresaron
que los lesionados ya habían sido trasladado del lugar de los hechos hacia el Hospital y que al
parecer el presunto responsable se conducía en su vehículo, en aparente estado de ebriedad; que
al momento que bajaron de la patrulla al presunto responsable, es decir cuando procedieron a
identificarlo, le pudo sentir un aliento alcohólico; que de dicha escena se pudo apreciar que el
presunto responsable había invadido el carril contrario; y que la posición final de los vehículos
estaban ubicados al costado sur y poniente de la carretera, y el vehículo responsable se
encontraba al costado sur de la vía orientado de oriente a poniente, en sentido contrario a la
circulación. A preguntas de la defensa respondió: que el objetivo de presentarse al lugar del
accidente era averiguar sobre el presunto responsable, preguntando primeramente a quienes
habían trasladado a los afectados y al conductor de carro, quienes lo señalaron claramente; que la
persona que le dio tal información fue el conductor del vehículo que trasladaba al compañero
Agente, y que les manifestaron que tenían alrededor de tres minutos de haber visto pasar el
vehículo. A repreguntas de la Representación Fiscal respondió: que la persona que había causado
el accidente se conducía a bordo de un vehículo color rojo y quienes resultaron ser víctimas se
trasladaban a bordo de una motocicleta y que eran dos víctimas, a una la recordaba con el
apellido S, quien falleció y el Señor F quien era el conductor de la moto, que éste resultó
lesionado de gravedad y la Señora S falleció; y el presunto responsable también resultó lesionado
del accidente. Ante repreguntas de la defensa expresó: que de la posición final de la ubicación de
los vehículos no hicieron toma fotográfica y solo se partió de la información que presenciaron
una vez se apersonaron al lugar de los hechos; las huellas que tenia de arrastre indicaban que
donde se encontró el vehículo, era la posición final en que quedó, era imposible haberlo movido;
que la motocicleta venía en su carril cuando el vehículo invadió, es por eso que en la apreciación
se consignó que el impacto fue en la parte izquierda del vehículo con la parte frontal de la
motocicleta, que las huellas de arrastre se debe a arañazos provocados por que al momento de que
impacta de frente con el vehículo pega primeramente en el bomper y en el guardafangos lo que
provocó la exposición de la llanta izquierda por eso no se observó huella de frenazo sino que era
de arrastre; quela moto quedó en la cuneta de agua lluvia, que el impacto ocurrió en el carril de
circulación de la motocicleta a la altura de la media curva que observaron.
3. Testigo D R S, quien ha preguntas de la Representación Fiscal dijo: ser de treinta y cuatro
años de edad, Médico General; que labora en el Hospital Nacional Santa Teresa de esta ciudad,
desde hace tres años en el área de cirugía; que acondiciona pacientes en la unidad de
emergencias, hospitalización y zona de operaciones, que generalmente atiende traumas,
accidentes de tránsito y pacientes quirúrgicos, consulta externa en cirugía y electiva, pacientes
hospitalizados, post operatorios, que el día tres de julio de dos mil dieciséis a eso de las cinco de
la tarde, se recibieron múltiples accidentados de un accidente de tránsito, ocurrido en la Carretera
Litoral, a la altura de Santiago Nonualco; que se atendieron a cuatro personas, entre ellas una
mujer, tres varones; que solo recuerda el nombre de F; que ese día se elaboró expediente clínico
de las personas que atendió, que también ese día atendió al paciente E S M R y presentaba
heridas frontal por tener accidente de tránsito en la calle, y dentro del diagnóstico general
presentaba que era un paciente que tenía estigmas de haber consumido licor quien consultaba por
una herida producida por un accidente de tránsito ocurrido en la carretera, tras un accidente de
tránsito y paso a sala de pequeña cirugía y se le realizó una sutura frontal y se le hicieron
exámenes de rayos X para descartar fracturas craneoencefálico y paso al área de observaciones
para descartar daño neurológico; que los estigmas de haber consumido bebidas alcohólicas se
refiere a que había hallazgos que señalaban el consumo de bebidas alcohólicas, es decir, el
examen físico, aun cuando el paciente no refirió haber consumido alcohol, en el examen físico
presentaba estigmas, es decir la halitosis etílica, el habla toxica, la verborrea, la sialorrea y la
deshidratación, y el manejo que el testigo le dio, es el manejo que se les da a los pacientes que
llegan con una intoxicación etílica aguda con líquidos abundantes de manera endovenosos, se le
dejó antieméticos, vitamina B12; que no señaló en su expediente la presencia de aliento a alcohol.
4. Testigo F A F L, quien ha preguntas de la Representación Fiscal expresó: tener treinta y
dos años de edad, Bachiller, que laboraba en la PNC, que estaba presente en este Tribunal porque
sufrió un accidente de tránsito el pasado tres de julio de dos mil dieciséis, que ocurrió en el
kilómetro cuarenta y siete y medio de la Carretera Litoral, Santiago Nonualco, que pasó a eso de
la cinco de la tarde, que se conducía a bordo de una motocicleta, que era una ciento veinticinco
color negro, que en momentos que se conducía a esa altura impactó con un automóvil color rojo,
que eso pasó a altura del puente Jalponga, que venía con la Señora O I M S, de San Salvador
hacia Santiago Nonualco; que él venía conduciendo en el carril derecho, que vio que el vehículo
color rojo invadió su carril y venía a toda velocidad y de repente a una distancia de cinco metros
lo vio e impactó contra su moto y salieron volando, y de allí no se recuerda; que siempre se
condujo en su carril pero el carro lo invadió; que como producto de ese accidente pasó como dos
meses en coma, ya que después de dos meses reaccionó, que su acompañante falleció; que ha
gastado más de seis mil dólares a consecuencia del trauma que sufrió, que de ese accidente le
amputaron la manita y tiene dañado el fémur izquierdo, ya que aún no puede caminar y está
recibiendo terapias de compresas y masajes.
5. Testigo M DE S A, quien a preguntas de la Representación Fiscal dice: tener sesenta y
cinco años de edad, casada, reside en La Libertad, que se encontraba presente porque falleció su
hija en un accidente de tránsito en Santiago Nonualco; que eso paso el tres de julio de dos mil
dieciséis, a eso de la cinco de la tarde, que se dio cuenta porque la policía de este lugar le llamó y
le dijeron que su hija había fallecido: que ella venía en una moto con el señor F; que de ese
accidente tuvo que cubrir gastos del entierro de ella, más o menos gastó como cuatrocientos
dólares; que dependía de ella, es decir porque ella era la que la mantenía, le daba dinero para ir
comprando sus alimentos, que ella daba todo para sus gastos.
6. Testigo M C F L, quien a preguntas de la Representación Fiscal expresó: tener treinta y
nueve años, acompañada, residente en Cantón **********, Santiago Nonualco, La Paz; que
estaba presente en este Tribunal por el accidente que sufrió su hermano F A L, el tres de julio de
dos mil dieciséis; que sucedió en el kilómetro cuarenta y siete a la altura del puente Jalponga,
jurisdicción de Santiago Nonualco, a eso de las diecisiete horas; que producto de ese accidente su
hermano sufrió la amputación de su brazo, estuvo entubado como dos meses con ventilación
mecánica y la fractura de la pierna que le han tenido que hacer injerto; que estuvo ingresado en el
Hospital General del Seguro Social y que se tuvo que comprar pampers; que se pagó a una
persona para que lo cuidara, se le pagaba veinte dólares diarios, ella lo cuidaba de día y de noche,
que lo cuido más de dos meses, aproximadamente se gastó un poquito más de dos mil dólares,
que también se pagaba el viaje para llevarlo a San Salvador; que ese gasto ha sido como de cinco
mil dólares, porque él sigue en tratamiento por el Ortopeda; la fisioterapia del seguro porque no
puede apoyarse el pie; que esas terapias las cubre el seguro, pero ellos gastan cuarenta dólares
para trasladarlo y que entre todo han gastado unos ocho mil dólares.
B. PRUEBA PERICIAL
1. Reconocimiento Médico de Lesiones, realizado a la victima F A F L, por la Doctora C C
T, de las nueve horas con cero minutos del día siete de julio del año dos mil dieciséis, en el que
dejó constancia que la referida víctima al momento del reconocimiento, se encontraba en el
Hospital General del Seguro Social, con fecha de ingreso el cuatro de julio de dos mil dieciséis,
total de días de estancia: tres días al momento de la evaluación; Tipo de reconocimiento
realizado: Médico Hospitalario. CONDICIÓN DEL PACIENTE AL INGRESAR: según consta
en expediente clínico, paciente ingreso el día tres de julio de ese año, con historia de sufrir
múltiples traumas cuando se conducía en motocicleta y fue embestido por vehículo automotor,
ingresó inconsciente y con múltiples fracturas a unidad de cuidados intensivos. DIAGNÓSTICO:
1) Politraumatismo, 2) Rabdomiólisis. 3) Falla renal aguda. CAUSA DEL TRAUMA: Hecho de
tránsito. RESUMEN DEL TRATAMIENTO: medidas generales de ingreso, antibióticos,
analgésicos, líquidos endovenosos, transfusiones sanguíneas, sedación, amputación de miembro
superior izquierdo, infusión de noradrelina, tutores externos. EXÁMENES DE LABORATORIO
Y GABINETE: hemograma, examen general de orina, química sanguínea, gases arteriales.
EXAMEN DE RAYOS X Y SU INTERPRETACIÓN: fractura expuesta de fémur izquierdo.
EXAMEN FÍSICO: se observa paciente en camilla hospitalaria, agudamente enfermo, sedado,
con ventilación mecánica, amputación de miembro superior izquierdo desde articulación de
hombro, vendaje, férula en muslo izquierdo, tutores externos en pierna izquierda.
CONCLUSIONES: 1) Paciente víctima de lesiones por hecho de tránsito el día cuatro de julio del
corriente año, ingresado en hospital General del Seguro Social desde esa fecha. 2) Las lesiones
sufridas ameritan ciento veinte días de curación; 3) Serán necesarios ciento veinte días de
incapacidad, sin considerar las secuelas que pueda presentar; agregado a folios 168.
2. Levantamiento de Cadáver de la víctima O I M S, realizado por el Doctor L O B V, de las
veintitrés horas del día tres de julio del año dos mil dieciséis; dicho cadáver fue localizado en la
Morgue del Hospital Nacional de Zacatecoluca, SIENDO LA DESCRIPCIÓN DE LA ESCENA:
decúbito dorsal, EL CUAL VESTÍA DE LA SIGUIENTE MANERA: con sabana del Hospital.
REPRESENTANDO LOS SIGUIENTES SIGNOS ABIÓTICOS: frialdad cadavérica.
TENIENDO APROXIMADAMENTE: cuatro a seis horas de fallecido EVIDENCIA EXTERNA
DEL TRAUMA: herida contusa en región parietal izquierda, laceración superficial en miembro
superior izquierdo, fractura cerrada de fémur izquierda, fractura expuesta de tibia izquierda.
CAUSA DE LA MUERTE: politraumatizada de tipo contusa en hecho de tránsito; agregada a
folios 259.
3. Reconocimiento de Examen Médico y Diagnostico de Estado de Ingreso con Vista del
Expediente Clínico del acusado E S M R, realizado por la Doctora I E R C, de la dieciséis horas y
treinta y cinco minutos del día veinte de octubre de dos mil dieciséis, en la que se plasmó lo
siguiente: HISTORIA MÉDICO-LEGAL: según expediente clínico número **********,
paciente ingreso el día tres de julio del dos mil dieciséis, a las diecisiete horas con cuarenta y
cinco minutos, quien el médico que lo evalúa en la unidad de emergencias, encuentra estigmas de
haber consumido licor, y había sufrido accidente de tránsito en carretera, golpeándose cabeza,
miembros, con sangramiento profundo en la frente, no convulsión, no perdía del conocimiento.
Examen Físico al ingreso del paciente: con herida a nivel frontal. Nariz con herida leve sangrante
más edema y restos hemáticos. Se ingresó para observación con diagnóstico de múltiples traumas
por accidente de tránsito, fue manejado con líquidos endovenosos, analgésicos, vitamina B12,
sutura de heridas y medidas generales. EXAMEN FISICO: paciente no presente al momento del
examen físico. CONCLUSIONES: según consta en el expediente clínico número **********, el
médico que le entendió el día tres de julio del presente año, a las diecisiete horas con cuarenta y
cinco minutos en la Unidad de Emergencia del Hospital Nacional Santa Teresa, describe en la
historia clínica del paciente que este se encontraba con estigmas de haber consumido licor;
agregar a folios 217.
4. Reconocimiento Médico de Sanidad Domiciliar, realizado por la Doctora I E R C,
practicado a la víctima F A F L, de las once horas y cuarenta y cinco minutos del día treinta y uno
de octubre de dos mil dieciséis, en la que consta la siguiente información: EXAMEN FISICO: 1-
región occipital media: con cicatriz de cuatro centímetros de longitud, 2- Tercer espacio
intercostal anterior izquierdo: con mancha hipocromía. 3- Antebrazo derecho: con muchas
manchas hipocromicas, 4- Rodilla derecha: con múltiples manchas hipocromicas. 5- Muslo
izquierdo cara anterior: con dos cicatrices más múltiples manchas hipocromicas. 6- Rodilla
izquierda: con cicatriz. 7- Muslo izquierdo cara anterior con cinco manchas hipocromicas de uno
por un centímetro de diámetro. 8- Pierna izquierda con múltiples manchas hipocromicas. 9- hay
imposibilidad de caminar. 10- Hay amputación de miembro superior izquierdo en su tercio
proximal. CONCLUSIONES: Las lesiones antes descritas sanaron en un periodo de CIENTO
VEINTE DIAS, a partir de las fechas del trauma, con tratamiento médico especializado
(ortopedia y neurocirugía, dejando como secuela definitiva la amputación del miembro superior
izquierdo más la pérdida de un fragmento de fémur en sitio de fractura, para lo cual le realizaran
cirugía para colocación de injertó de hueso el día dieciséis de noviembre de ese año; agregado a
folios #2131#.
C. PRUEBA DOCUMENTAL
1. Acta de detención en flagrancia del acusado E S M R, elaborada en la Sección de Tránsito
Terrestre de la Policía Nacional Civil de Zacatecoluca, Departamento de La Paz, de las veintidós
horas con diez momentos del día tres de julio del año dos mil diecisiete, suscrita por el Agentes R
M B y J A De La O H, en la que se dejó constancia de las condiciones de tiempo, espacio y lugar
en que procedieron a la detención del acusado de autos; siendo que se realizó en las instalaciones
del Hospital Santa Teresa de Zacatecoluca, por atribuírsele la comisión de los delitos de
Homicidio Culposo en perjuicio de O I M S, Lesiones Culposas en perjuicio de F A F L y por
Conducción Peligrosa de Vehículo Automotor; ya que a eso de las diecisiete horas, los referidos
agentes policiales, se encontraban en el Área de Emergencias del Hospital antes mencionado,
recabando datos sobre un accidente de tránsito e ingresaron a tres personas lesionadas producto
de un accidente de tránsito, ocurrido en el Kilometro cuarenta y siete y medio de la Carretera
Antigua Litoral, a la altura de la Curva conocido como el Puente del Rio Jalponga, jurisdicción
de Santiago Nonualco, siendo los lesionados F A F L y O I M S, quienes se conducían a bordo de
una motocicleta, ésta ultima falleciendo en dicho nosocomio, también identificaron a una tercera
persona de nombre E S M R, quien era el conductor del otro vehículo involucrado en el accidente
y presunto responsable de ocasionarlo, y quien se encontraba bajos los efectos de bebidas
embriagantes; procediendo asimismo, al incautamiento del vehículo tipo automóvil, marca
Suzuki, color rojo, placas particular cuatrocientos setenta y cinco mil trescientos cincuenta y
ocho, el cual quedó estacionado en el parqueo de la Policía del Caserío El Polvo, Cantón La
Lucha, Zacatecoluca, además la Tarjeta de Circulación del mismo vehículo; agregada a folios 8.
2. Acta de inspección Policial de Accidente de Tránsito, suscrita por el Agente R M B y
Cabo S F A M, con Código de Inspección 0801-03072016-0276, fechado el tres de julio de dos
mil dieciséis, siendo la hora del hecho las diecisiete horas, Naturaleza: Colisión; Causa: Conducir
en Estado de Ebriedad; Tipo de Daños: Personales, Dirección del Accidente: Kilometro 47 ½ de
la Carretera Antigua a Zacatecoluca, a la altura del Puente del Rio Jalponga, jurisdicción de
Santiago Nonualco, Departamento de La Paz; siendo el Conductor el Señor E S M; en la que se
relaciona que éste era el conductor de un vehículo automóvil placas P **********, quien
conducía en los rumbos de Norte a Sur, kilómetros 47 ½ de la Carretera antigua Litoral, en la
curva conocida como Puente rio Jalponga, en la jurisdicción de Santiago Nonualco, y que por
conducir en estado de ebriedad y a una velocidad inadecuada, causa por la cual perdió el control
de su vehículo, invadiendo el carril contrario de su sentido de circulación yendo a colisionar con
el vértice anterior izquierdo de su vehículo, en la parte frontal de la Motocicleta Póliza
********** que circulaba en su carril derecho de la misma carretera, en los rumbos de poniente
a oriente, conducida por el Señor Agente F A F L, y quien transportaba como acompañante a la
Señora O I M S, habiendo resultado de dicho accidente, ambos gravemente lesionados, así como
también el conductor del referido vehículo, quienes fueron trasladados al Hospital Nacional Santa
Teresa, en donde falleció la señora M S, y el señor F L fue remitido al Hospital General del
Seguro Social, y el presunto responsable se ingresó al área de observación de dicho hospital;
asimismo de describe el lugar de los hechos, siendo a eso de las 18:00 horas se podía observar
que el kilómetro 47 ½ de la Carretera Antigua Litoral Zacatecoluca, en la jurisdicción de
Santiago Nonualco, la cual es de carácter primaria ubicada de Oriente a Poniente o viceversa,
pero el tramo de carretera donde fue el accidente de tránsito está ubicado de norte a sur o
viceversa, construidas de capas asfálticas en regular estado, con una línea borrosa al centro que la
divide en dos carriles y doble sentido de circulación, uno por cada rumbo, es una curva peligrosa
no señalizada, no tiene arcén reglamentario, es de reducida visibilidad por configuración de
terreno, la vía estaba limpia y seca. Y al procesar la escena encontraron las siguientes
características: que dicho lugar hay una curva con reducida visibilidad, y que el costado oriente
fuera de la calzada, se encontraban en arañazos, en donde la motocicleta fue arrastrada
aproximadamente quince metros hacia el rumbo donde circulaba la motocicleta, había un tragante
de aguas lluvias, y el automóvil quedó unos 10 metros al Sur Oriente de donde quedó la
motocicleta, por los daños y posición final de los vehículos, arañazos en el pavimento del carril
donde circulaba la motocicleta, nomenclatura de la vía, se presumió que dicho accidente se
originó por la imprudencia del Señor conductor E S M R, por conducir a una velocidad
inadecuada y aparente estado de ebriedad ya que se sentía aliento alcohólico; agregada a folios
15.
3. Croquis de ubicación del lugar donde ocurrieron los hechos, elaborado por el Agente R M
B, fechado el tres de julio de dos mil dieciséis, el cual ilustra la manera en cómo se efectuó el
accidente de tránsito kilómetro 47 ½ de la Carretera Antigua Litoral Zacatecoluca, en la
jurisdicción de Santiago Nonualco, Departamento de La Paz; agregada a folios 15.
4. Acta de detención y lectura de derechos del acusado E S M R, realizada en el interior de la
Sala de Emergencia del Hospital Santa Teresa de Zacatecoluca, Departamento de La Paz, de las
dieciocho horas con diez minutos del día tres de julio de dos mil diecisiete, procediendo a la
detención de éste por los delitos de Homicidio Culposo, Lesiones Culposas, por lo que se le
leyeron los derechos que le asisten; dejando en calidad de incautación el vehículo Placas P
**********, Marca Suzuki, modelo Maruti, color rojo, año 2002, el cual quedó estacionado en el
predio El Polvero, de esta jurisdicción; agregada a folios 16.
5. Ficha de persona según su Documento Único de Identidad del imputado E S M R, en el
que se refleja que éste nació el 22 de febrero de 1968, hijo de **********; agregado a folios 19.
6. Ficha de persona según su Documento Único de Identidad de la víctima F A F L, en el
que se refleja que éste nació el 10 de diciembre de 1984, hijo de ********** agregado a folios
20.
7. Ficha de persona según su Documento Único de Identidad de la víctima O I M S, en el
que se refleja que ésta nació el 12 de noviembre de 1980, hija de **********; agregado a folios
21.
8. Reporte del archivo de Licencias de Conducir de la Policía Nacional Civil, en el que se
refleja que el señor E S M R, posee licencia de conducir número **********, quien es hijo de J
M y de I R; agregado a folios 22.
9. Reporte del archivo de vehículos de la Policía Nacional Civil, del vehículo Placas P-475-
358, siendo el propietario S J B de S, clase: Automóvil, marca Suzuki, Modelo Maruti, número
de Chasís **********, número de motor: **********, capacidad 5; fecha de importación
29112001; año de fabricación 2002, Aduana Marítima de Acajutla, número de importación
2001/11790, valor vehículo 4571.85, Número de Tarjeta ********** fecha de vencimiento de
Tarjeta **********; agregada a folios 23.
10. Fotocopia simple del Documento Único de Identidad y Licencia de Conducir ambas a
nombre de E S M R, a folios 24-25.
11. Fotocopia simple de la Tarjeta de circulación del Vehículo Placas **********, que
conducía el acusado E S M R, a folios 26
12. Acta de inspección del lugar de los hechos, elaborada en el Kilómetro cuarenta y siete y
media de la Carretera Antigua a Zacatecoluca, a la altura del Puente del Rio Jalponga,
jurisdicción de Santiago Nonualco, Departamento de La Paz, de las diez horas con veinte minutos
del día cuatro del mes de julio del año dos mil dieciséis, suscrita por los Agentes R W E A, E B
M P; en la que dejaron constancia de las condiciones de tiempo, espacio y lugar de la escena
donde ocurrió el accidente de tránsito, siendo que de este resultó fallecido la Señora O I M S y
lesionado el señor F A F L, cuyas lesiones eran de gravedad, perdiendo el brazo izquierdo,
amputándosele, donde recibió atención médica, siendo investigado dicho accidente de tránsito
bajo referencia fiscal número 00-904-UDCCV-2016-ZC, giradas por el Licenciado José Rosa
Cortez, obteniendo el resultado siguiente: Que la Carretera es de carácter primario, siendo la
carretera Litoral a Zacatecoluca, en la jurisdicción de Santiago Nonualco, la cual es de carácter
primario, ubicado en esos rumbos de oriente a poniente o viceversa, pero el tramo de la carretera
donde fue el accidente de tránsito, está ubicado de norte a sur o viceversa, construía de capas
asfálticas en regular estado, con una línea continua borrosa al centro que la divide en dos carriles
y doble sentido de circulación, una por cada rumbo, es una curva peligrosa no señalizada,
asimismo no tiene arcén reglamentario, es de reducida visibilidad, por configuración de terreno,
la vía estaba limpia y seca, asimismo al costado norte de la vía se observó un predio baldío, así
también el rio Jalponga, y un puente y al costado sur también se observa parte del rio Jalponga,
por lo que no se observó ninguna casa cerca del lugar del accidente , ni tampoco se encontró
testigo que presenciara el momento del accidente, y que es una zona de carácter rural, solamente
se puede apreciar vestigios dejados por ambos vehículos involucrados; agregado a folios 48.
13. Esquela de causa de muerte de O I M, del Instituto de Medicina Legal “Dr. Roberto
Masferrer; emitida por el Doctor L O B V, en la que se hizo constar que en la Morgue del
Hospital Nacional de Zacatecoluca, La Paz, a las 23 horas y cero minutos, del día tres de julio de
dos mil dieciséis, se reconoció el cadáver de O I M, quien según dictamen médico forense,
falleció a consecuencia de Poli traumatizada de tipo contuso en hecho de tránsito, cuyo cadáver
fue entregado a M A A S; agregada a folios 50.
14. Hoja de registro de defunción de la víctima O I M, suscrito por el Doctor Xenia Luz Pérez
Candray, en la que consta los siguientes datos: Fecha de la Defunción: 18 horas 30 minutos del
día 03 de julio de 2016, Lugar de la Defunción: Zacatecoluca, La Paz; Local de la Defunción:
HNST Zacatecoluca, Sexo: Femenino; Causa de Defunción: Politraumatismo Severo; Muerte por
Accidente; agregado a folios 56.
15. Certificación extractada del asiento de inscripción de vehículos placas **********,
extendida por el Jefe del Registro Público de Vehículos, Licenciado Iván Ernesto Rodríguez
Portillo, de las nueve horas con treinta y un minutos del día dieciséis de julio de dos mil dieciséis;
en el que se hace constar que en dicho registro contiene la información de dicho vehículo, con un
estado de ALTA a nombre de S J B de S, en calidad de PROPIEDAD, con dominio
PROPIEDAD, se le consignaron las siguientes características: Clase AUTOMOVIL, marca
SUZUKI, modelo MARUTI, tipo COMPACTO, año 2002, color ROJO, número de Chasis
**********, número de Chasís **********, número de motor **********, capacidad 5
ASIENTOS; que dicho vehículo a la fecha no posee restricciones, no posee gravamen, no posee
esquelas, no posee prevenciones, no posee decomisos; agregada a folios 167-169
16. Certificación de Licencia de Conducir a nombre del acusado E S M R, extendida por el
Director General de Tránsito, Licenciado Edwin Ernesto Flores Sánchez, del cinco de septiembre
de dos mil dieciséis, en la que consta lo siguiente: Licencia Clase: PESADA-T Nº. **********
NIT: ***********; Adjudicada a: E S M R, Licencia extendida en San Salvador, con fecha de
expedición 11/03/2013, y fecha de vencimiento 22/02/2018; agregada a folios 171.
17. Certificación del expediente clínico del acusado E S M R al momento de su ingreso en el
Hospital Nacional Santa Teresa de Zacatecoluca, extendido por la Dirección de dicho
Nosocomio, Doctor Raúl Alberto Pineda Díaz, en el que se consta que a las diecisiete horas con
cuarenta y cinco minutos del día tres de julio de dos mil dieciséis, fue atendido por el Doctor
David Rigoberto Silva Ramos, por resultar lesionado en un accidente de tránsito, por un trauma
de cráneo leve, ya que era el conductor de un vehículo tipo pick up; agregada a folios 171-183.
La Representación Fiscal, expresó prescindir de los documentos donde constaban las
entrevistas de los Agentes captores; ante ello la Defensa Técnica del acusado, dijo no oponerse
ante tal petición, por lo que la Suscrita tuvo por prescindida tales documentos, por constituir actos
de investigación documentados.
D. DERECHO A LA ÚLTIMA PALABRA
Acusado E S M R, dijo que al momento del accidente no recuerda lo sucedido, ya que
solo recordaba el golpe del accidente, y que él iba en su carril.
V. FUNDAMENTOS JURÍDICOS
A. DETERMINACIÓN DE COMPETENCIA
De conformidad a los Arts. 15, 21, 86. Inc. Final y 172 Inc. 1º y 3º de la Constitución de
la República, 146 L.O.J.; 17 del Código Penal, 18, 47, 49, 53 Inc. Final, 57 Inc. 1º del Código
Procesal Penal, la suscrita Jueza de Sentencia ha sido competente en razón de la materia, grado y
territorio para conocer jurisdiccional y funcionalmente del hecho punible objeto de controversia
en el presente juicio en contra de los enjuiciado E S M R.
B. VALORACIÓN INTEGRAL DE LA PRUEBA Y HECHO ACREDITADO
De conformidad a la prueba desfilada en la vista pública, la suscrita Jueza tuvo por
establecido el hecho siguiente:
El tres de julio de dos mil dieciséis, aproximadamente a las diecisiete horas, las víctimas F A F L
y O I M S, viajaban en una motocicleta con póliza número **********, que era conducida por el
primero, sobre la Carretera Antigua Litoral, carretera de carácter primaria, de dos carriles de
doble sentido, ubicada de Oriente a Poniente o viceversa, haciéndolo sobre su carril
reglamentario, en sentido de poniente a oriente; ocurriendo que cuando iban por el kilómetro
cuarenta y siete y medio, en la jurisdicción de Santiago Nonualco, Departamento de La Paz,
tramo en que la carretera está ubicado de norte a sur o viceversa, a la altura de la curva
conocida como El Puente del Rio Jalponga, se encontraron con el vehículo Placas P-
**********, Marca Suzuki, modelo Maruti, año 2002, color rojo, que era conducido de manera
errática y a alta velocidad por el señor E S M R, que presentaba signos de haber ingerido
bebidas alcohólicas, quien a pesar de que en ese tramo de la carretera construida de capas
asfálticas en buen estado, es una curva peligrosa, de reducida visibilidad por la configuración
del terreno, estando la vía limpia y seca, en tales condiciones invadió el carril contrario,
causando inevitablemente colisionar de frente con la moto en que viajaban reglamentariamente
las dos primeras personas relacionadas, saliendo estas disparadas del asiento de la motocicleta,
resultando de inmediato heridas de gravedad y siendo arrastrada la moto por unos quince
metros en la dirección que llevaba el vehículo, dejando al hacerlo arañazos característicos de
arrastre en el pavimento, hasta quedar el vehículo unos diez metros adelante de donde quedó la
moto, produciéndose asimismo varias lesiones el conductor E S M R. Ante la gravedad de las
lesiones que presentaban las víctimas F A F L y O I M S, fueron trasladados al Hospital
Nacional Santa Teresa en distintos vehículos y luego también el encausado en un vehículo
policial, para que fuera evaluado y recibiera atención ante las lesiones que presentaba; ahí, en
el caso del encausado E S M R, ingresó al área de observación; en el caso de la señora O I M S,
no obstante que se le auxilio para dispensarle atención médica, falleció politraumatizada a
causa de las lesiones contusas ocurridas en el hecho de tránsito descrito; en el caso del señor F
L, dada la gravedad de sus lesiones, ocurridas en ese mismo accidente, fue remitido al Hospital
General del Seguro Social, permaneciendo meses en estado de coma; siendo finalmente dado de
alta, presentaba las siguientes lesiones: 1) en región occipital media, cicatriz de cuatro
centímetros de longitud, 2)en tercer espacio intercostal anterior izquierdo, con mancha
hipocromía, 3) en antebrazo derecho, con muchas manchas hipocrómicas, 4)en rodilla derecha,
con múltiples manchas hipocromicas, 5)en muslo izquierdo cara anterior, con dos cicatrices
más, múltiples manchas hipocromicas, 6) en rodilla izquierda, con cicatriz, 7) en muslo izquierdo
cara anterior, con cinco manchas hipocromicas de uno por un centímetro de diámetro, 89en
pierna izquierda con múltiples manchas hipocromicas, 9)con imposibilidad de caminar, 10)con
amputación de miembro superior izquierdo en su tercio proximal; lesiones que sanaron en un
periodo de CIENTO VEINTE DIAS, a partir de las fechas del trauma, con tratamiento médico
especializado (ortopedia y neurocirugía), dejando como secuela definitiva la amputación del
miembro superior izquierdo más la pérdida de un fragmento de fémur en sitio de fractura, para
lo cual se había programado cirugía para colocación de injertó de hueso.
De acuerdo a los hechos establecidos con relación a la prueba desfilada en la vista
pública, para la suscrita Jueza la calificación legal que corresponde a los mismos, de conformidad
a los artículos 132, 146 y 147-EPn., es la de HOMICIDIO CULPOSO, LESIONES CULPOSAS
y CONDUCCIÓN PELIGROSA DE VEHÍCULO AUTOMOTOR, para ello es necesario valorar
lo siguiente.
Es menester mencionar que en este apartado, únicamente se hará alusión a los delitos de
Homicidio Culposo y Lesiones Culposas, ilícitos por los cuales la suscrita Jueza encontró mérito
para declarar penalmente responsable a E S M R.
Esa convicción partió inicialmente de la declaración de la víctima F A F L, el cual no fue
impugnado en la vista pública y que éste Tribunal advirtió que en lo medular de su dicho, fue
realizado de forma categórica, seguro, colaborador, sobre todo guardando estrecha coherencia y
complementariedad con lo establecido con el resto de medios probatorios, resultando su dicho no
contradictorio; es decir que no se advirtió trazas de contradicción o imposibilidad de ocurrencia
sobre lo dicho por éste; por lo que a éste Tribunal le mereció entera fe el contenido de su
deposición.
Así, de lo testimoniado por éste quedó establecido que fue víctima de un accidente
vehicular acontecido el pasado tres de julio de dos mil dieciséis, sobre el kilómetro cuarenta y
siete y medio de la carretera Litoral, a la altura del Puente Jalponga de la jurisdicción de Santiago
Nonualco; siendo que la motocicleta en la que se conducía juntamente con la señora O I M S, fue
impactada por un vehículo color rojo que invadió su carril, y que producto de ese evento, su
acompañante falleció posteriormente mientras él sufrió múltiples lesiones, siéndole amputada una
de sus manos, sufriendo también daño en su fémur izquierdo, no pudiendo caminar y necesitando
aún tratamiento médico especializado para su rehabilitación. Su deposición se ve complementada
con el testimonio de M C F L, pues al punto que refirió que a éste le fue amputado uno de sus
brazos y que sufrió una fractura en su pierna, dejando en claro que permaneció hospitalizado
aproximadamente dos meses; eso lo constató ella directamente, en tanto que como su hermana,
debió atenderle en sus necesidades derivadas como consecuencia del accidente que vivió su
hermano.
Lo dicho por la víctima F A L guarda relación con lo expresado por el testigo J A DE LA
O H, con la cual se establece, que tuvo un conocimiento oportuno de la ocurrencia de los hechos,
porque ese día tres de julio de dos mil diecisiete, se encontraba en las instalaciones del Hospital
Nacional Santa Teresa, dando cobertura a un accidente de tránsito, cuando trasladaron a las
víctimas O I M S y F A L; así entonces en su calidad de agente de tránsito, y al tener
conocimiento del responsable de tal suceso, lo individualizó con el nombre de E S M R; que al
enterarse de la ocurrencia del hecho, posteriormente se apersonó al lugar de los mismos, donde
constató que el vehículo que era conducido por el encausado, se encontraba al costado sur de la
vía, orientado de oriente a poniente, en sentido contrario a la vía de circulación que llevaba la
motocicleta en que se conducían las víctimas de autos; así también se estableció que el vehículo
color rojo invadió el carril contrario, impactando a la motocicleta en la parte frontal. Esto viene a
ser complementado con lo expresado por el testigo H D P C, con el cual se establece que en su
calidad de agente policial y al ser comunicado del accidente de tránsito, también se apersono al
lugar de los hechos a fin de custodiar la escena, confirmando así que los vehículos involucrados
eran un automotor color rojo el cual se identificó fue el que invadió el carril contrario impactando
al otro automotor, que era una motocicleta, en la que viajaban dos personas, siendo las víctimas
de nombres F, que era el conductor y la acompañante de nombre O, de quienes constató fueron
trasladados al hospital de esta ciudad, juntamente con el causante del accidente de nombre S.
Ambos testimonios son complementados también por el testigo D R S, quien en su calidad de
Médico del Hospital Nacional Santa Teresa de esta jurisdicción, estableció que fue quien se
encargó de atendera las personas que procedían de un accidente de tránsito ocurrido en el Puente
Jalponga, jurisdicción de Santiago Nonualco, entre ellas dos varones, de nombre E S M y el otro
de apellido F, así como de una mujer, estos dos últimos atendidos en cirugía.
Sobre el contenido de las deposiciones de la víctima F A F L y de los agentes que
intervinieron en la investigación, viene a ser ratificado con la prueba documental.
Con el acta de inspección policial de accidente de tránsito se estableció que se asentó en la
misma en fecha tres de julio de dos mil dieciséis, a las cinco de la tarde, que sobre el kilómetro
cuarenta y siete y medio, Carretera Litoral, a la altura del puente Jalponga jurisdicción de
Santiago Nonualco, ocurrió un accidente de tránsito, a raíz de que un vehículo color rojo
conducido por el señor E S M Placas ********** perdió el control del mismo e invadió el carril
contrario de su sentido de circulación, impactando así con la parte frontal de una motocicleta
conducida por F A L, acompañado de O I M S, por lo que ambas víctimas juntamente con el
conductor del vehículo fueron trasladados al Hospital Nacional Santa Teresa; todo ello viene a
ser complementado con el acta de inspección del lugar de los hechos, con la cual se determina
que la carretera donde se dio tal accidente, siendo una carretera de carácter primario con dos
carriles, si bien presenta una curva peligrosa con escasa visibilidad, la vía estaba asfaltada, en
buenas condiciones, limpia y seca, por lo que es de reducida velocidad, no presentaba
condiciones que propiciaran la existencia de un suceso semejante, sino más bien que el mismo
fue ocasionado por la imprudencia del enjuiciado al manejar con exceso de velocidad y haber
invadido el carril contrario, propiciando la inevitabilidad de la colisión, sin dar oportunidad al
conductor de la moto a que pudiera maniobrar y lograr al menos atenuar la gravedad del
accidente, por lo que la moto fue impactada de frente, tal como gráficamente le quedó ilustrado
ala suscrita Jueza con el Croquis de ubicación del lugar de los hechos, con el que no solamente se
advierte la disposición de la carretera sino la ubicación final tanto de la motocicleta como del
vehículo involucrado en el mismo, reflejándose clara y congruentemente las huellas de arrastres
de la moto que presentaba la escena del hecho.
Se sabe también por el testigo J A DE LA O H, que individualizó al causante del
accidente de tránsito como E S M R, es así que se estableció con el acta de captura de éste, que
fue detenido a las veintidós horas del día tres de julio de dos mil dieciséis, en las instalaciones de
la Sala de emergencias del Hospital Nacional Santa Teresa, acusado de los delitos de Homicidio
Culposo, Lesiones Culposas y Conducción Peligrosa de Vehículo Automotor; ello viene a ser
complementado con el acta de detención y lectura de derechos de éste, asimismo se hiso constar
la incautación del vehículo placas 475358, marca SUZUKI, modelo Maruti, color rojo, año 2002;
vehículo que el encausado de autos manejaba al momento de los hechos; así también éste estaba
autorizado por el Viceministerio de Transporte, Dirección General de Tránsito, para conducir
vehículos automotores.
Partiendo de la deposición de la víctima F A F L, se sabe que a consecuencia del
accidente que sufrió, presentó daños en su integridad física, como la amputación de una de sus
manos y daño en su fémur; lo dicho por éste fue corroborado científicamente con el
reconocimiento médico de lesiones practicado a éste por la Doctora C T, estableciendo que sus
lesiones ameritaron ciento veinte días de curación sin considerar las secuelas que pudiera
presentar; esto fue complementado con el reconocimiento médico de sanidad domiciliar,
practicado a la referida víctima por la Doctora R C, en la que se estableció que a raíz del
accidente de tránsito sufrido, dejó como secuela definitiva la amputación del miembro superior
izquierdo más la pérdida de un fragmento de fémur en sitio de fractura y a hasta ese momento la
imposibilidad de caminar; lo que significa que la necesidad de atención médica especializada
continúa a la fecha, como secuela del trauma sufrida.
Se sabe también que al momento de los hechos la víctima F L era acompañado por la
señora O I M, quien falleció a raíz del accidente de tránsito acontecido en fecha tres de julio de
dos mil dieciséis, en el kilómetro cuarenta y siete y medio, Carretera Litoral, a la altura del
puente Jalponga jurisdicción de Santiago Nonualco; tal hecho se tiene establecido con el
levantamiento de cadáver realizado por el Doctor L O B V, siendo la causa de su muerte los
politraumatismos de tipo contusos que le fueron producidos en el hecho de transito; ello viene a
ser complementado tanto con la hoja de registro de su defunción como la esquela de muerte de
ésta, pues ambos documentos refieren que los traumas que sufrió fue a raíz del accidente de
tránsito del cual fue víctima; esto viene a ser complementado con la deposición de M S A, quien
en su carácter de madre de la ahora occisa, situación que se estableció con la ficha del DUI de O I
M S, en la que se relaciona que es hija de M S; refirió que supo del deceso de ésta y que su
fallecimiento fue a consecuencia de un accidente de tránsito que sufrió el tres de julio de dos mil
dieciséis.
En conclusión, la integración de los elementos de juicio extraídos de los medios de prueba
desfilados, resultaron todos lógicamente congruentes y complementarios, al punto de dejar
establecido fuera de toda duda, que E S M R indudablemente realizó la acción mediante la cual se
configuro la existencia del delito de Homicidio Culposo de la víctima O I M S, y del ilícito de
Lesiones Culposas en perjuicio de F A F L. Por tanto, se estableció fuera de toda duda que el
grado de participación de E S M R, en dichos ilícitos fue en calidad de autor directo.
Ahora bien, respecto al delito de CONDUCCIÓN PELIGROSA DE VEHÍCULO
AUTOMOTOR, la Representación Fiscal no aportó elemento probatorio que viniera a establecer
la existencia de dicho delito así como la participación de E S M R en el mismo; pues aunque el
testigo de cargo, D R S, refirió que el encausado presentaba estigmas de haber consumido licor
como la halitosis etílica, el habla tóxica, la verborrea, la sialorrea y la deshidratación; no obstante
esto no fue debidamente establecido con la prueba pericial que le fue admitida a la representación
fiscal por el juzgado instructor, en el sentido que viniera a darle certeza a la suscrita Jueza sobre
la existencia y participación del acusado en tal delito; pues aun cuando se cuenta con el
Reconocimiento de Examen Médico y Diagnóstico de Estado de Ingreso con Vista del
Expediente Clínico del acusado E S M R, en este solo se refirió que el encausado de autos
presentaba los estigmas ya relacionados, pero no hubo prueba científica directa que lo
corroborara, como podría haber sido, por ejemplo, una prueba de alcohol en sangre, que viniera a
establecer de modo fehaciente e inobjetable que el enjuiciado al momento del hecho presentaba,
más que estigmas, datos objetivos constatados de que en su torrente sanguíneo circulaba alcohol
y en cantidades tales prohibidas por la ley, como evidencia concreta de que había ingerido
bebidas alcohólicas; si bien es cierto, el testigos ya mencionado menciono que el acusado
presentaba la existencia de estigmas, entre ellos la halitosis, sin embargo la prueba ofrecida por la
representación fiscal, resulto insuficiente para poder determinar y establecer tanto la existencia
del ilícito como la participación de M R en el mismo; en ese sentido y atendiendo a lo más viable
a criterio de la suscrita Jueza, es absolver penal y civilmente al encartado por tal ilícito.
C. CALIFICACIÓN JURÍDICA DEL DELITO
Sobre los hechos acreditados en autos y que la Representación Fiscal atribuyó realizó el
acusado E S M R y que calificaron como HOMICIDIO CULPOSO (Art. 132Pn.), en perjuicio de
O I M S, y LESIONES CULPOSAS (Art. 146 Pn.), en perjuicio de F A F L, es necesario efectuar
un juicio de tipicidad, a efecto de determinar cada uno de dichos ilícitos penales.
1. Tipicidad
SOBRE EL DELITO DE HOMICIDIO CULPOSO
Dentro del Tipo Objetivo se encuentran los elementos descriptivos, y entre estos se tienen
los relativos a:
Los Sujetos: que necesariamente deben ser personas humanas; sujeto activo será, aquella
persona que conduciendo un vehículo no tuviera las medidas de cuidado y ocasionare la muerte
de otra persona.
La Acción: es delito de resultado culposo; para ello es necesario que el sujeto activo que
lleve a cabo una acción peligrosa para la vida de alguna persona, siendo previsible, objetiva y
subjetivamente, que se pueda producir la muerte de este ser humano; aunado a ello que la
realización de esa acción no observe la diligencia debida para evitar que se produzca el
fallecimiento de una persona. Que el fallecimiento sea objetivamente imputable a la infracción
del deber objetivo de cuidado realizado por el sujeto activo; tal es el caso de autos.
El Bien Jurídico Tutelado: es la afectación de la vida mediante la realización de una
acción que cause la muerte del sujeto pasivo; se trata de un delito considerado como complejo y
pluriofensivo en los cuales resultan afectados otros bienes jurídicos, pues se afecta o puede
afectar además de la vida, la integridad física y psicológica, el patrimonio, la libertad
ambulatoria, etc., no solo de quien es víctima directa, sino que puede afectar gravemente a
terceros, sobre todo los familiares de la víctima directa. En concreto se privó de la vida a la
víctima O I M S, derivándose asimismo una afectación moral, psicológica y económica a los
familiares que les sobrevivieron.
Tipo Subjetivo del delito de Homicidio Culposo:
Es un tipo de Comisión Culposa; para ese sentido habrá que tener en cuenta lo resuelto
por la Sala de lo Penal, referencia 313-CAS-03, en el sentido que “el delito culposo o imprudente
resulta en estricto sentido que el sujeto no tiene la voluntad de realizar lo que se ha descrito en el
tipo, pero lo comete por no observar el debido cuidado o lo que doctrinariamente se le conoce
como infracción de la norma de cuidado, es decir que las personas que vivimos inmersos en una
sociedad de riesgos, los cuales son inherentes y normales, aceptamos respetar normas que nos
exigen conducirnos con un debido cuidado, para no aumentar o crear más peligros y si actuamos
no observando esas normas lesionamos o ponemos en peligro bienes jurídicos”.
SOBRE EL DELITO DE LESIONES CULPOSAS
Dentro del Tipo Objetivo, se encuentran los elementos descriptivos, y entre estos se tienen
los relativos a:
Los Sujetos: que necesariamente deben ser personas humanas; sujeto activo será, aquella
persona que conduciendo un vehículo no tuviera las medidas de cuidado y ocasionare lesión
alguna en la integridad física del sujeto activo.
La Acción: es delito de resultado culposo; es decir que es necesaria la existencia de una
afectación de la salud física o mental de una persona, ocasionada por la realización de una acción
sin la diligencia debida, lesionando con ello, el deber tanto objetivo como subjetivo de cuidado.
El Bien Jurídico Tutelado: es la afectación de la integridad personal de una persona, para
el caso, con el elenco probatorio se estableció no solo una afectación sino también, la víctima F A
F L, la pérdida de un brazo y afectación en su fémur; por lo que la integridad física de la víctima
no solo se vio afectada sino que además, está limitada al funcionamiento normal de los órganos
que conforman el cuerpo humano, sumado así a la disminución de sus funciones y actividades
cotidianas, pues queda como una secuela permanente del accidente sufrido, una importante
limitación en sus capacidades físicas, pues se le produjo la pérdida de un miembro, como lo es un
brazo; derivándose asimismo con ello, una afectación moral, psicológica y económica, tanto para
éste como para su familia.
2. Antijuricidad
Los hechos se calificaron como HOMICIDIO CULPOSO (Art. 132 Pn.) y LESIONES
CULPOSAS (Art. 146 Pn.), habiéndose establecido fuera de toda duda que el enjuiciado cometió
tales ilícitos, es decir que se requiere una voluntaria omisión de la diligencia debida para evitar un
resultado antijurídico previsible, es decir, la inobservancia del deber objetivo de cuidado produjo
un resultado no querido por el sujeto, aunque es previsible que con su actuar traería determinadas
consecuencias.
Ello en virtud de que las acciones realizadas por el enjuiciado, fueron contrarias a lo
establecido en las normas penales relacionadas en esos delitos, siendo que, además, en la vista
pública no desfiló ni siquiera indicios sobre la existencia de causas de justificación para que el
acusado de autos desplegara las conductas que determinó tanto la muerte de la víctima O I M S;
como las lesiones que sufrió la víctima F A F L.
3. Culpabilidad
Habiéndose establecido que E S M R, cometió una acción que resultó ser típica y
antijurídica y no habiéndose probado que sea inimputable, en consecuencia el enjuiciado actuó
con las capacidades psíquicas y físicas necesarias para motivarse en el ámbito individual es decir,
la infracción del deber subjetivo de cuidado, el cual tiene como uno de sus criterios de
delimitación la cognoscibilidad; en la culpa consciente, el hecho de que el sujeto conozca el
riesgo de lesión de la integridad física, creada con su conducta, implica que advierte la
peligrosidad objetiva de la misma, y por tanto existe previsibilidad individual de la lesión del
bien jurídico.
En razón de lo anterior y a criterio de la suscrita Jueza, las conductas perpetradas por el
enjuiciado E S M R, se adecuan al ilícito penal de HOMICIDIO CULPOSOS, tipificado y
sancionado en el Art. 132Pn., y LESIONES CULPOSAS, tipificado y sancionado en el Artículo
146 Pn.
D. RESPONSABILIDAD PENAL Y DETERMINACIÓN DE LA PENA
La participación delincuencial del acusado E S M R, en el delito de HOMICIDIO
CULPOSO y LESIONES CULPOSAS, se estableció en grado de AUTOR; y a favor de éste no
se ha determinado ninguna causa que le excluya de responsabilidad penal y por esa razón es
procedente dictar sentencia condenatoria en su contra, considerando como pena justa y
equivalente al daño al bien jurídico tutelado, respecto al primer delito, a la pena de TRES AÑOS
DE PRISIÓN FORMAL, y por el segundo delito de a la pena de DOS AÑOS DE PRISION
FORMAL.
Para efecto de determinar la responsabilidad penal que para el caso de autos corresponde,
el Tribunal, hace las consideraciones siguientes: A. Porque de acuerdo a lo dispuesto en el Art.
132Pn., se concluye que la pena que corresponde al delito de HOMICIDIO CULPOSO se debe
fijar en el rango que va de DOS A CUATRO AÑOS DE PRISIÓN FORMAL; y respecto al
delito de LESIONES CULPOSAS su pena va de SEIS MESES A DOS AÑOS DE PRISION
FORMAL; B. Que de acuerdo a los Arts. 62, 63, y 65 Pn., al autor se les debe aplicar la pena
señalada para cada caso sin pasar de los limites mínimo y máximo establecido por la ley para
cada delito; y además se deben apreciar las circunstancias siguientes: 1) La extensión del daño y
del peligro efectivo provocados; 2) La calidad de los motivos que impulsaron el hecho; 3) La
mayor o menor comprensión del carácter ilícito del hecho, sobre lo que no se aportó más
evidencia, apenas que el enjuiciado es persona de una cultura y escolaridad básica; 4) Las
circunstancias que rodearon al hecho y, en especial, las económicas, sociales y culturales del
autor, sobre las cuales no se aportó mayores elementos en el juicio, más que las que se deducen
del hecho, que hacen ver al condenado como persona de condición cultural baja, con baja
escolaridad y en contexto de pandillas; y 5) Las circunstancias atenuantes y agravantes, cuando la
ley no las considere como elementos del delito o como circunstancias especiales.
Por todo lo anterior, haciendo un balance considerando de las circunstancias ya descritas y
la condición cultural y de entendimiento del enjuiciado, la suscrita Jueza considera
consecuentemente que la pena que se adecua al presente caso y en atención al principio de
necesidad que regula el Art. 5 Pn., debe establecerse abajo de la pena total superior que resultaría
de ambos delitos, pero superior a la pena media total que resultaría para ambos delitos, sobre todo
considerando el caso de las Lesiones causadas a F A F L, que ha quedado con secuelas graves
permanentes. En consecuencia, la suscrita Jueza encuentra justo imponer, tomando en
consideración el daño ocasionado a las víctimas de tales delitos, a E S M R, a la pena de TRES
AÑOS DE PRISIÓN FROMAL, por el delito de HOMICIDIO CULPOSO, en perjuicio de O I M
S; y a la pena de DOS AÑOS DE PRISIÓN FORMAL por su responsabilidad en el delito de
LESIONES CULPOSAS, en perjuicio de F A F L, lo que hace una penal total de CINCO AÑOS
DE PRISIÓN FORMAL.
E. RESPONSABILIDAD CIVIL
Derecho a una reparación adecuada.
Al respecto es necesario aclarar que cuando la suscrita Jueza reconoce en su sentencia la
existencia de agravios personales, la consecuencia lógica y natural sería la de intentar indemnizar
por el daño causado, y así, restaurar las cosas al estado en que se encontraban antes de la
ejecución del acto antijurídico, o sea antes que ocurriera el evento dañoso, restableciendo a la
víctima perjudicada de manera amplia el pleno uso y goce de sus derechos, desde luego que en
este caso se hace imposible una amplia reparación, ya que dada la situación actual, no podrá
haber tal correspondencia, no obstante es imperativo reconocer el irreversible daño que sufrieron
las víctimas, F A F L y O I M S, en el caso del primero por haber resultado con la amputación de
uno de sus brazos y la lesión en el fémur, que a la fecha le impide caminar y por la que necesita
continuar con tratamiento médico especializado a fin de rehabilitarlo y en el caso de la segunda,
al haber resultado muerta; consecuencias derivadas de los delitos que el acusado de autos cometió
en perjuicio de éstos.
A la suscrita Jueza no le cabe la menor duda que esos hechos deben tener una adecuada
indemnización ya que el acusado, con su actuar como bien se apuntó en ideas anteriores, al no
tener cuidado de lo que su actuar pudiera ocasionar, provocó la muerte de O I M S, y la lesión en
F A F L; afectando severamente en los planes físicos y morales de ésta, y de las victimas
indirectas del primer delito, es decir de quienes sobrevivieron a la víctima O I M S, los que
claramente ameritaban solicitar a la suscrita Jueza, que se declarase judicialmente una
indemnización en favor de ellos, de conformidad al Art. 106 N° 9 Pr.Pn., siendo que la Fiscalía
General de la República ejerció dicha acción (Art. 394 N° 4, 399 Inc. Seg. Pr.Pn.).
Para el caso de la víctima O I M S, el hecho de que la ofendida no se constituyera como
parte querellante en el presente proceso, no impidió que la acción civil correspondiente fuera
ejercida a través de la Fiscalía General de la República. Dentro del desarrollo de las diferentes
etapas de este proceso, la Fiscalía pidió tener por ejercida la acción civil, pues la señora M de S A
quien expresó no solo serla madre de ésta sino que dependía totalmente de la referida víctima; así
también la víctima F A F L, ante la pérdida de un miembro que es imprescindible para atender las
actividades cotidianas y la lesión sufrida en el fémur, de la cual aún no se ha recuperado, es una
condición que genera en él una limitante para el desenvolvimiento en nuestra sociedad; aunado a
ello el impacto que le ha generado el verse carente de una extremidad.
Que lo anterior ameritó una seria reflexión por parte de la Suscrita Juez, llegando a la
conclusión que debía de pronunciarse por los graves daños morales producidos a la familia de la
víctima O I M S, y de la misma víctima F A F L; los cuales a diferencias de los patrimoniales o
materiales no requieren ser probados con prueba directa, por lo que en consecuencia la suscrita
Jueza, tal como lo establece la doctrina, se infieren de la comisión de los hechos antijurídicos que
se han tenido por establecidos. Los daños morales, por lo general, no requieren de prueba
específica, basta que se establezcan los hechos generadores de la conducta típica y antijurídica.
El daño moral se entiende como el menoscabo o lesión a intereses no patrimoniales, la
violación de los derechos inherentes a la Personalidad y cualquier otro tipo de afectación en los
intereses y aspiraciones de una o más personas; igualmente se entiende como lesión cierta
producida en los sentimientos más íntimos de un apersona, lesión que le ocasiona dolor o
sufrimiento, lesión producido por un hecho antijurídico. Así mismo, el daño moral,
doctrinariamente es una de las formas que adopta el daño civil, la responsabilidad civil en
nuestros días ha evolucionado de ser una deuda civil de responsabilidad contractual a un crédito
en la indemnización y es que la denominación de derecho de daños poco a poco ha ido
sustituyendo a la ya clásica responsabilidad civil, la valoración del criterio de Imputación
Objetiva, como un adecuado remedio para muchos problemas relativos a la causalidad, ha
desplazado la atención hacía el resultado del acto antijurídico; el daño, y así se va imponiendo la
Objetivación de responsabilidad ya que una conducta solo puede ser imputada o señalada cuando
ha creado un riesgo jurídicamente desaprobado y que se concreta en la producción de una daño,
en ese sentido, el daño se convierte en el Elemento Central de la relación y se valora como toda
lesión de un interés legítimo, aceptándose el Daño Moral como una de sus formas.
En ese mismo orden de ideas, también es de hacer notar que el quantum de indemnización
por daños morales no está condicionada per se a la capacidad económica del obligado, pues su
fijación queda a la discrecionalidad del Juzgador, pues el legislador no ha dispuesto reglas para
ello, la doctrina ha aceptado que corresponde a los Tribunales su valoración y ponderación, por lo
tanto para su establecimiento debe de tomarse en consideración entre otros aspectos: la gravedad
del daño y el comportamiento del sujeto en el mismo.
Por otra parte para demostrar la existencia del daño moral, no es imprescindible un
peritaje psicológico, aunque claro está, la suscrita Jueza no descarta su utilidad científica, porque
dicho daño se infiere del delito mismo y por sentido común, de donde resulta elemental e
incuestionable colegir, que las victimas que sobrevivieron a la víctima O I M S, especialmente su
madre, M A de S, al haber vivenciado una situación traumática, originada por los hechos que se
han conocida en esta vista pública, sufren secuelas en su salud física y mental.
Con relación al importe de la responsabilidad civil, en su carácter de daño materiales, éste
Tribunal ha considerado que se vertió información suficiente e inobjetable respecto tanto a la
afectación de la ofendida de la víctima O I M S, como de las lesiones de que fue objeto la víctima
F A F L, a causa de las cuales hay una desmejora en su integridad física, como la limitante que
actualmente concurre en su persona; por lo que tales situaciones se tradujeron seguramente en
diversos gastos con los que debieron cargar sus familiares y la propia víctima, en lo inmediato los
gastos médicos derivados de la curación de las lesiones a la víctima y los empleados para
garantizar darle cuido y atención adecuado, como lo testimonió la misma víctima y la señora M C
F L; y de la pérdida humana que sufrió la señora M A de S ante la pérdida de su hija, O I M S, de
quien dependida económicamente; amén del impacto en el plano moral y psicológico que
representa para la víctima y su familia, semejantes hechos; siendo entonces que resulta más que
razonable sostener, fuera de toda duda, que todos estos han sido afectados moral y
psicológicamente, que con toda seguridad además, han debido realizar erogaciones económicas
derivadas directa o indirectamente, de la atención médico hospitalaria para atender a la
recuperación de la víctima F A F L y más posteriormente por las secuelas que se derivan de la
condición parapléjica de la víctima; asimismo con los gastos derivadas de la tramitación de la
presente causa; y de los gastos funerarios que debió incurrir la familiar de la ahora occisa.
La suscrita Jueza advierte que la Fiscalía solicitó un pronunciamiento al respecto,
resultando más que evidente la grave afectación que se derivó de los hechos de que fueron
víctimas O I M S y F A F L, merecedora inobjetablemente de resarcimiento, tanto en los planos
de lucro cesante y emergente y por los daños psicológicos y morales derivados del hecho; que en
este caso, considerando que se contó con elementos de juicio necesarios y suficientes para
establecer razonadamente la necesidad de resarcimiento, se impone fijar al menos una cuantía
mínima que busque si bien no equiparar económicamente el daño causado, al menos compensar
mínimamente tanto a la víctima F A F L y como a los que le sobrevivieron a la víctima O I M S,
en este caso a su madre, por haber sido sujeto pasivo, el primero del delito de Lesiones Culposas,
y el segundo por el delito de Homicidio Culposo, considerando la naturaleza de este delito, en los
planos materiales, morales y psicológicos.
En ese sentido, la Suscrita estima pertinente condenar al enjuiciado E S M R, a pagar, en
concepto de responsabilidad civil derivada de la comisión del delito de HOMICIDIO CULPOSO
en perjuicio de O I M S, a la ofendida M A de S, la cantidad de CINCO MIL DÓLARES; y, a
pagar en concepto de responsabilidad civil derivada de la comisión del delito de LESIONES
CULPOSO, a la víctima F A F L, la cantidad de DOCE MIL DÓLARES.
No hay condenación en costas procesales, porque la administración de justicia es gratuita,
conforme al Art 181 de la Constitución de la República.
VI. FALLO
POR LO TANTO, con base en las consideraciones anteriores y a los artículos 2, 11, 12,
13, 14, 15, 172 y 181 de la Constitución de la República; 1, 2, 3, 4, 5, 17, 32, 33, 45, 46, 47, 51,
58, 63, 65, 114, 115, 116 y 132, 146 y 147-Edel Código Penal; 1 al 6, 7, 9 al 17, 42, 43, 47, 49,
52, 53, 57, 80 al 83, 90 al 95, 98, 101, 105 a 106, 129, 130, 131, 134 al 138, 142 al 145, 174 al
179, 202 al 206, 209 al 213, 367 al 374, 378, 380 a 392, 394 a 397, 398, 399, 498 y 500 del
Código Procesal Penal; y 43 de la Ley Penitenciaria; SEGÚN LO PRESCRIBEN LOS
ARTÍCULOS 394 Y 395 DEL CÓDIGO PROCESAL PENAL, EN NOMBRE DE LA
REPÚBLICA DE EL SALVADOR, LA SUSCRITA JUEZA DE SENTENCIA FALLA:
DECLÁRASE a E S M R, de generales referidas al inicio de esta sentencia,
PENALMENTE RESPONSABLE de la comisión de los delito de HOMICIDIO CULPOSO,
tipificado y sancionado en el Art. 132 Pn., en perjuicio de O I M S; y LESIONES CULPOSAS,
tipificado y sancionado en el artículo 146 Pn., en perjuicio de F A F L, en consecuencia,
CONDÉNASELE a la pena de por el delito de HOMICIDIO CULPOSO a la pena de TRES
AÑOS DE PRISIÓN FORMAL, y por el delito de LESIONES CULPOSAS a la pena de DOS
AÑOS DE PRISIÓN, haciendo un total de CINCO AÑOS DE PRISION FORMAL.
Asimismo, se le condena por igual período de la condena total impuesta, a la pena accesoria de
inhabilitación absoluta en lo que se refiere a la pérdida de los derechos de ciudadano y a la
capacidad para obtener toda clase de cargo o empleo público.
CONDENASE a E S M R, a pagar en concepto de responsabilidad civil a pagar, en
concepto de responsabilidad civil derivada de la comisión del delito de HOMICIDIO
CULPOSO en perjuicio de O I M S, a la ofendida M A de S, la cantidad de CINCO MIL
DÓLARES; y, a pagar en concepto de responsabilidad civil derivada de la comisión del delito de
LESIONES CULPOSO, a la víctima F A F L, la cantidad de DOCE MIL DÓLARES.
DECLÁRASE a E S M R, de generales referidas al inicio de esta sentencia, LIBRE DE
TODA RESPONSABILIDAD PENAL Y CIVIL de la comisión del delito de CONDUCCIÓN
TEMERARIA DE VEHÍCULO AUTOMOTOR, tipificado y sancionado en el Art. 147-EPn.,
en perjuicio de La Vida e Integridad Personal.
No existen objetos puestos a disposición de este Tribunal sobre los cuales deba
pronunciarse la suscrita Jueza sobre su devolución, comiso o destrucción (Art. 500 Pr.Pn.).
Una vez firme esta sentencia certifíquese al Juez de Vigilancia Penitenciaria y Ejecución
de la Pena de San Vicente, a la Unidad de Registro y Control Penitenciario de la Dirección de
Centros Penales, a la autoridad bajo la cual se encuentran en detención o resguardo, a la
Dirección General de Migración y al Tribunal Supremo Electoral.
ARCHÍVESE oportunamente este expediente.
NOTIFÍQUESE esta sentencia a las partes mediante su lectura integral y entrégueseles
una copia de la misma.-