Está en la página 1de 1

Caso simulado.

Gabriel Salvador Centeno es un transeúnte que hacía uso de las calles en ciudad de León,
como a eso de las 3pm del día 13 de diciembre del corriente año, sufrió un accidente
causado por el señor Miguel Ballina Calderón (así lo determina la investigación policial
llevada a cabo en la escena del hecho) por no haber respetado la luz roja del semáforo y
manejar a exceso de velocidad.

Producto del accidente el señor Gabriel Salvador Centeno tuvo que recibir tratamiento
médico posterior al tratamiento facultativo, pues sufrió una fractura en la tibia de su
pierna izquierda.

Al momento de emitir su dictamen la Policía Nacional, el señor Miguel B. Calderón se


mostró dispuesto a pagar por los daños causados a la humanidad del señor Gabriel S.
Centeno, por lo que daba la impresión que no tendría ningún inconveniente en ese
sentido.

El problema surge cuando el señor Gabriel S. Centeno debe asistir a su segunda visita al
médico y este decide ir a una clínica privada de su preferencia en busca de su doctor
personal para que lo atienda, este recibe la atención médica y todos los tratamientos y
posteriormente pide que le emitan un documento donde consten los gastos en que el señor
Gabriel S. Centeno a incurrido y la Clínica accede; con dicha documentación que reflejaba
la suma de C$8, 679. 00 (córdobas) netos los cuales se desglosan de la siguiente manera:
C$4, 8950. 00 en concepto de medicamentos, materiales para la realización del yeso y uso
de las instalaciones de la Clínica y C$3, 729. 00 en concepto de pago por los servicios
profesionales prestados por el médico; el señor Gabriel se comunica con el señor Miguel
B. Calderón y le expresa lo que hasta al momento le adeuda y le hace la aclaración que ello
está reflejado en un documento emitido por la administración de la Clínica a la que asistió.

El señor Miguel B. Calderón se molesta y le manifiesta que el únicamente le solventará la


medicina que necesite, pues la asistencia de una clínica privada no la ve necesaria pues el
señor Gabriel S. Centeno puede ser atendido en un hospital público; el señor Gabriel le
manifiesta que él tiene más de 10 años de asistir a dicha clínica pues considera que sus
servicios son muy profesionales y de calidad.

La próxima cita al médico la tiene programada para el día 3 de enero de 2019 y el señor
Gabriel S. Centeno desea evitarse demoras pues necesita curarse lo más pronto posible
para poder desenvolver sus actividades cotidianas y se encuentra turbado por la actitud
renuente en la que ha incurrido el señor Miguel B. Calderón de pagar por los daños
ocasionados, es la fecha y no ha vuelto a saber nada de él. Hasta el momento ni siquiera
ha efectuado el pago del medicamento que dijo que haría.