Está en la página 1de 8

COLEGIO VILLA SANTA MARÍA

DEPARTAMENTO DE HUMANIDADES
PROFESOR BENJAMIN CASANOVA
________________________________________________________________

PRUEBA DE LENGUAJE Y COMUNICACIÓN

PRUEBA DE REFORZAMIENTO

NOMBRE: NOTA:

PUNTAJE
CURSO: 8º básico FECHA: PUNTAJE OBTENIDO:
IDEAL:

Objetivos de aprendizaje:
- Leer comprensivamente

Lee el siguiente texto y responde las preguntas

LA CAZA DEL SNARK

Lewis Carroll
“¡Este es lugar del snark!”, gritó el capitán, mientras desembarcaba con cuidado a su tripula- ción, manteniendo a
cada hombre por encima de las olas con la ayuda de un dedo enredado en su pelo.
“¡Este es lugar del snark! Lo he dicho dos veces: eso alentará a la tripulación.
¡Este es lugar del snark! Lo he dicho tres veces: lo que yo diga tres veces es verdad”.
La tripulación estaba completa. Incluía un limpiabotas, un fabricante de gorras y sombreros, un abogado, para
que mediase en las disputas, y un tasador, para que evaluase sus bienes.
Un jugador de billar, muy habilidoso, que podría haberse enriquecido de no ser porque un banquero, que
resultaba un empleado muy caro, cuidaba el dinero de todos.
También había un castor, que paseaba por la cubierta, o que se sentaba en la proa a hacer en- cajes, y que (según
el capitán) les había salvado muchas veces de naufragar, aunque ningún marinero sabía cómo.
Había uno que era famoso por el número de cosas que se había olvidado al subir al barco: su paraguas, su reloj,
todas sus joyas y anillos, y la ropa que había comprado para el viaje. Tenía cuarenta y dos cajas, empaquetadas
con gran cuidado, con su nombre escrito clara-
mente en ellas, pero, como olvidó mencionarlas, todas se quedaron en la playa.
La pérdida de sus ropas no importaba casi nada, porque cuando llegó al barco llevaba pues- tos siete abrigos y
tres pares de botas. Sin embargo, lo peor era que había olvidado totalmente- te su nombre.
Contestaba a cualquier “¡Eh!” o a cualquier otro grito, como “¡Chatarra!” o “¡Buñuelo de pelos!”, o “¡Sea cual
sea tu nombre!” o “¡Como te llames!”, pero, especialmente, a “¡Este!”. Mientras de aquellos que preferían usar
expresiones más enérgicas recibía distintos nombres,
sus amigos íntimos le llamaban “Cabo de vela”, y sus enemigos, “Queso tostado”.
“Su apariencia es desgarbada, su inteligencia poca” (así decía a menudo el capitán), “¡pero su coraje es
perfecto! Y, al fin y al cabo, eso es lo que se necesita para cazar un snark”. Gas- taba bromas a las hienas,
devolviéndoles la mirada con un descarado movimiento de cabeza, y una vez fue a pasear, mano a mano, con un
oso “solo para levantarle el ánimo”, dijo.

Vino como panadero, pero admitió —demasiado tarde y esto volvió medio loco al capitán— que solo sabía hacer
tortas de boda, para las que, yo aseguro, no tenían ingredientes.
El último tripulante merece una observación especial, aunque parecía un increíble asno. Solo tenía una idea,
pero como esta era el snark, el capitán le contrató de inmediato. Vino de carnicero, pero declaró gravemente,
cuando el barco ya llevaba una semana navegando, que solo era capaz de matar castores. El capitán se asustó y
tan asustado estaba que ni una sola palabra pudo articular.
Pero explicó más tarde, con voz temblorosa, que había solo un castor a bordo, que estaba amaestrado y que era
suyo, por lo que su muerte sería profundamente lamentada. El castor, que por casualidad escuchó esta
observación, protestó, con lágrimas en los ojos, diciendo que ni el placer producido por la caza del snark podría
compensarle este tremendo disgusto.
Pidió insistentemente que el carnicero viajara en otro barco distinto. Pero el capitán dijo que esto no concordaba
con los planes que había hecho para el viaje. Navegar era siempre un arte muy difícil, aunque fuese con un solo
barco y una campana, por tanto, mucho temía tener que declinar la responsabilidad de comandar una segunda
embarcación. Lo mejor que podía ha- cer el castor era, sin duda, buscarse un abrigo de segunda mano a prueba
de cuchillos. Eso le aconsejó el panadero, y después debería asegurar su vida en una compañía respetable. Esto le
sugirió el banquero, quien se ofreció a alquilarle (a buen precio), o a venderle dos excelentes pólizas: una contra
el fuego y otra contra los daños producidos por el granizo.
Sin embargo, desde ese triste día, pase por donde pase el carnicero, el castor mira hacia otro lado y se muestra
inexplicablemente reservado.

Fuente: Carrol, L. (1970). La caza del snark. Buenos Aires: Calatayud Editores. (Fragmento)

¿Qué consejo le dio el panadero al castor?


A) Que comprara una póliza de seguros.
B) Que tratara de viajar en un barco distinto.
C) Que contratara una compañía respetable.
D) Que buscara un abrigo a prueba de cuchillos.

Según el texto, ¿por qué era famoso el panadero?


A) Porque poseía un coraje perfecto.
B) Porque solo sabía hacer tortas de boda.
C) Porque tenía una apariencia desgarbada.
D) Porque había olvidado gran cantidad de cosas.

Según el texto, ¿por qué el capitán quedó mudo con el último tripulante?
A) Porque consideró que era muy tonto.
B) Porque descubrió que era un mentiroso.
C) Porque sintió miedo de que matara al castor.
D) Porque se dio cuenta de que solo quería cazar al snark.

Relee el siguiente fragmento:


“Su apariencia es desgarbada, su inteligencia poca” (así decía a menudo el capitán), “¡pero su coraje es
perfecto! Y, al fin y al cabo, eso es lo que se necesita para cazar un snark”. Gastaba bromas a las hienas,
devolviéndoles la mirada con un descarado movimiento de cabeza, y una vez fue a pasear, mano a mano, con
un oso “solo para levantarle el ánimo”, dijo.
Según el capitán, ¿qué tipo de cazador se necesita para cazar al snark?
A) Uno que ignore el peligro.
B) Uno que sea sinvergüenza.
C) Uno que tenga buen humor.
D) Uno que ame a los animales.

¿Cómo se muestra el castor cada vez que se encuentra con el carnicero?


A) Muy triste.
B) Muy aburrido.
C) Muy indiferente.
D) Muy desconfiado.

Lee el siguiente fragmento:


“Navegar era siempre un arte muy difícil, aunque fuese con un solo barco y una campana,
por tanto, mucho temía tener que declinar la responsabilidad de comandar una segunda
embarcación.”

¿Qué significa la palabra subrayada?

A) Que el capitán duda conducir otra embarcación.


B) Que el capitán teme conducir otra embarcación.
C) Que el capitán intenta conducir otra embarcación.
D) Que el capitán rechaza conducir otra embarcación.

¿Qué elemento del tópico del viaje se evidencia en el texto?


A) El rito de iniciación.
B) La búsqueda de algo valioso.
C) El descubrimiento de la verdad.
D) La presencia de seres extraordinarios.

Relee el siguiente fragmento:


“Vino como panadero, pero admitió —demasiado tarde y esto volvió medio loco al capitán— que solo sabía hacer
tortas de boda, para las que, yo aseguro, no tenían ingredientes.”

¿A quién corresponde la voz subrayada en el fragmento?

A) Al snark.
B) Al capitán.
C) Al narrador.
D) A Lewis Carroll.

¿Qué describe el relato leído?


A) La rutina de un barco.
B) La cacería de un animal.
C) La tripulación de un barco.
D) La obsesión de un capitán.

Lee el siguiente texto y responde las preguntas 16 a 21.

ÁRBOL

Homero Arce

Este árbol grande que nació


pequeño echó raíces en la
tierra dura,

y desde el fondo de su oscuro


sueño sacó el oro terrestre
hacia la altura.

Sacó la claridad con dulce


empeño de la tierra y del
agua la frescura, del aire
ahora rumoroso dueño

los vientos despliega su estructura.


Álamo del camino, mástil de
oro, navío de las olas
forestales,

alta columna de esplendor sonoro,


dame una rama de tu fuerza
alada, un gramo de tus
íntimos metales, y nacerá
la luz en mí enterrada.

Fuente: http://cienpoemaschilenosclaves.blogspot.cl/2010/12/arbol-homero-arce-
1901-1977.html

De acuerdo con la segunda estrofa, ¿qué sacó el árbol de la tierra?


A) Dulzura.
B) Empeño.
C) Claridad.
D) Frescura.

Relee las siguientes estrofas:

“Este árbol grande que nació


pequeño echó raíces en la tierra
dura,

y desde el fondo de su oscuro


sueño sacó el oro terrestre hacia
la altura.

Sacó la claridad con dulce


empeño de la tierra y del
agua la frescura, del aire
ahora rumoroso dueño

a los vientos despliega su estructura.”

¿Qué idea busca destacar el hablante con la repetición de las palabras subrayadas?

A) La capacidad curativa que tenía el árbol.


B) La voluntad colonizadora en el árbol.
C) La facultad del árbol para moverse.
D) La fuerza transformadora del árbol.

En la primera estrofa, ¿qué quiere decir el hablante respecto del árbol?


A) Que es hábil.
B) Que es generoso.
C) Que es esforzado.
D) Que es oportunista.

Relee los siguientes versos:

“dame una rama de tu fuerza


alada, un gramo de tus
íntimos metales,

y nacerá la luz en mí enterrada.”


En relación con la fuerza del árbol, ¿qué quiere decir el hablante con la expresión subrayada?

A) Que es delicada.
B) Que es invisible.
C) Que es pasajera.
D) Que es cambiate.

En la última estrofa, ¿qué sentimiento expresa el hablante?


A) Satisfacción por la belleza del árbol.
B) Alegría de compartir la riqueza del árbol.
C) Tranquilidad frente a la fortaleza del árbol.
D) Esperanza de renacer con la ayuda del árbol.

¿Qué sentimiento del hablante lírico predomina en el poema?


A) Amor.
B) Alegría.
C) Admiración.
D) Agradecimiento.

Lee el siguiente texto y responde las preguntas

ESMÉ
Saki (Hector Hugh Munro)

–Todas las historias de caza son iguales –dijo Clovis–, igual que todas las de carreras
de caballos y todas las de…

–La mía no se parece para nada a ninguna que hayas escuchado –dijo la baronesa–.
Sucedió hace bastante tiempo, cuando yo tenía unos veintitrés años. Estaban todos
los de siempre, especialmente Constance Broddle. Constance era una de esas mucha-
chotas rubicundas que cuadran tan bonito con los paisajes otoñales y los adornos
navideños de la iglesia.

“–Tengo el presentimiento de que algo terrible va a pasar –me dijo–. ¿Estoy


pálida? “Lo estaba, casi tanto como una remolacha que acaba de recibir malas
noticias. “–Te ves mejor que de costumbre –le dije–; pero en el caso tuyo eso es
tan fácil…

“Antes de que captara el correcto sentido de este comentario ya habíamos ido al


grano. Los perros acababan de levantar una zorra que andaba agazapada en unos
matorra- les”.

–Ya lo sabía –dijo Clovis–. En todas las historias de cacería de zorras siempre hay
una zorra y unos matorrales.

–Constance y yo íbamos bien montadas –prosiguió con calma la baronesa–, así que
no nos costó nada arrancar adelante, aunque la carrera era bastante dura. Sin embargo,
en el último trecho tal vez seguimos una línea demasiado independiente, porque se
nos perdió la pista de los perros y acabamos vagando a paso de tortuga por ahí, lejos
de todas partes. La cosa era bastante exasperante y el genio se me iba agriando poco a
poco, cuando, después de dar por fin con un amable seto que nos dejó pasar, nos
alegramos de ver unos perros que corrían ladrando por la hondonada que había justo
abajo.

“–¡Allá van! –gritó Constance; y enseguida agregó, boquiabierta–: ¡En nombre de Dios!

¿A qué le están ladrando?

“No era una zorra cualquiera, de eso no había duda. Tenía el doble o más de altura,
una cabeza chata y fea y un cuello enormemente grueso.
“–¡Es una hiena! –exclamé yo–; seguro se escapó del parque del señor Pabham”. […]
“–¿Ahora qué vamos a hacer? –

preguntó Constance.
“–¡Qué preguntona eres! –dije.

“–Bueno, no podemos quedarnos toda la noche aquí con una hiena –


replicó.“–Ignoro qué entiendes tú por comodidad –le dije–, pero a mí no se
me ocurriría pasar aquí toda la noche, así no hubiera hiena. El mío puede ser
un hogar desdichado, pero al menos tiene instalación de agua fría y caliente,
servicio doméstico y otras conve- niencias que aquí no vamos a encontrar.
Mejor vamos hasta esos árboles que hay a la derecha; me figuro que el
camino de Crowley queda ahí detrás”.

–Trotamos despacio por una trocha en la que había vestigios de huellas de


carreta, con la bestia pisándonos dichosa los talones.

“–¿Qué diantres vamos a hacer con la hiena? –fue la pregunta inevitable. “–


¿Qué se hace por lo general con una hiena? –pregunté yo, irritada. “–Jamás
tuve nada que ver con una hiena –dijo Constance.

“–Bueno, pues yo tampoco. Si tan siquiera supiéramos su sexo, podríamos


bautizarla. Tal vez podamos llamarla Esmé. Es un nombre que sirve en
ambos casos.

“La luz todavía alcanzaba para distinguir los objetos al borde del camino, y
el desánimo se nos curó de golpe cuando nos topamos con un gitanito
andrajoso que recogía moras de un zarzal. La repentina aparición de un par
de amazonas y una hiena lo hizo salir gritando. De todos modos, no habría
sido mucha la información geográfica que hubiéramos podido entresacar de
aquella fuente; pero existía la posibilidad de encontrar más adelante un
campamento de gitanos. Seguimos cabalgando esperanzadas, pero sin
novedad durante más o menos otra milla.

“–Me pregunto qué hacía el niño allí –dijo Constance al rato. “–Estaba
recogiendo moras. Nada más patente.

“-No me gustó la forma en que gritó -prosiguió Constance–. Es como si el


gemido me siguiera sonando en los oídos.

“No reprendí a Constance por esas mórbidas fantasías. A decir verdad, la


misma sen- sación de ser perseguida por un gemido pertinaz y molesto
había venido royéndome los nervios, ya de por sí crispados. Por el mero
placer de la compañía llamé a Esmé, que se había rezagado un poco. Con
dos o tres saltos elásticos nos alcanzó, y luego echó a correr y nos dejó
atrás.

“La oscuridad era casi total cuando dimos de pronto con la carretera. En
ese mismo instante el destello de unas luces y el ruido de un motor nos
pasaron rozando a una distancia de veras inquietante. Un segundo después,
fueron seguidos por un golpe seco y un aullido agudo y destemplado. El
automóvil se detuvo, y cuando llegué al lugar del accidente encontré a un
joven que se inclinaba sobre un oscuro bulto inerte tirado al borde de la
carretera.

“–¡Usted mató a mi Esmé! –exclamé amargamente.

“–Lo siento muchísimo -dijo el joven–. Soy criador de perros, así que sé lo que
estará sintiendo. Haré lo que pueda por reparar el daño.

“–Entiérrelo ahora mismo, por favor –le dije–. Creo que eso es lo menos que le puedo
pedir.

“–Trae la pala, William –le ordenó al conductor.


–Evidentemente, las inhumaciones apresuradas a la vera del camino eran contingen-
cias previstas.

“Tomó bastante tiempo cavar una fosa de suficiente hondura.

“–¡Caramba, qué soberbio ejemplar! –exclamó el automovilista mientras hacían rodar el


cadáver en la zanja–. Me temo que haya sido un animal muy valioso.

“–Ganó el segundo premio en la categoría de cachorros el año pasado en Birmingham

–respondí yo sin vacilar.

“Constance soltó un sonoro resoplido.

“–No llores, querida –le dije con la voz quebrada–. Todo acabó en un santiamén; no
puede haber sufrido mucho.

“–Mire –dijo el muchacho, desesperado–: sencillamente tiene que permitirme hacer


algo a modo de compensación”.

–Me rehusé con suavidad; pero, como insistiera, le di mi dirección.

“Por supuesto, guardamos silencio respecto a los primeros episodios de aquella tarde.
El señor Pabham nunca dio aviso de la pérdida de su hiena: un año o dos atrás, cuan-
do un animal estrictamente frugívoro se extravió de su parque, se vio en la obligación
de pagar indemnizaciones en once casos de ataques a ovejas y prácticamente tuvo que
surtir de nuevo todos los gallineros de la vecindad, de modo que una hiena fugitiva le
habría significado un desembolso del tamaño de un subsidio gubernamental”.

La baronesa hizo una pausa para reflexionar, y luego continuó:

–Con todo, la aventura tuvo un corolario. Recibí por correo un lindo brochecito de
diamantes con el nombre de Esmé engastado en un ramito de romero. A propósito,
perdí de paso la amistad de Constance Broddle. Es que cuando vendí el broche me
negué, con justa razón, a compartir con ella la ganancia. Le señalé que la parte del
asunto relacionada con Esmé era de mi propia invención, y la de la hiena era cosa del
señor Pabham, si de veras se trataba de una hiena, de lo cual, claro, no tengo prueba
alguna.

Fuente: http://ciudadseva.com/texto/esme/
(Adaptación
¿Por qué la baronesa perdió la amistad de Constance Broddle?

A) Porque se resistió a devolver el broche al muchacho.


B) Porque se opuso a que Constance confesara la verdad.
C) Porque se empeñó en ocultar la huida de la hiena a Pabham.
D) Porque se negó a compartir la ganancia de la venta del broche.

¿Por qué a la baronesa y a Constance se les curó el desánimo cuando encontraron al


gitanito?
A) Porque confirmaba que podrían deshacerse de la hiena.
B) Porque significaba que había gente en las cercanías.
C) Porque quería decir que tendrían algo para comer.
D) Porque indicaba que habían llegado a Crowley.

Relee el siguiente fragmento:


“–Tengo el presentimiento de que algo terrible va a pasar –me dijo–.
¿Estoy pálida?
“Lo estaba, casi tanto como una remolacha que acaba de recibir malas
noticias.
“–Te ves mejor que de costumbre –le dije–; pero en el caso tuyo eso es tan
fácil…
“Antes de que captara el correcto sentido de este comentario ya habíamos
ido al grano. Los perros acababan de levantar una zorra que andaba
agazapada en unos matorrales”.

De acuerdo con el fragmento, ¿qué opinión tiene la baronesa acerca de Constance Broddle?
A) Es muy vanidosa.
B) Es poco saludable.
C) Es poco inteligente.
D) Es muy impresionable.

Considerando el comportamiento de la baronesa con el automovilista, ¿qué característica la describe?

A) Astuta.
B) Insensible.
C) Exagerada.
D) Desconfiada.

Relee el siguiente fragmento:


“La oscuridad era casi total cuando dimos de pronto con la carretera. En ese
mismo instante el destello de unas luces y el ruido de un motor nos pasaron
rozando a una distancia de veras inquietante. Un segundo después, fueron
seguidos por un golpe seco y un aullido agudo y destemplado. El automóvil
se detuvo, y cuando llegué al lugar del accidente encontré a un joven que se
inclinaba sobre un oscuro bulto inerte tirado al borde de la carretera.”

¿Por qué se menciona que la oscuridad era casi total cuando alcanzaron la carretera?

A) Porque evidencia la desorientación de las mujeres.


B) Porque explica el exceso de velocidad del vehículo.
C) Porque clarifica la aparición repentina del automóvil.
D) Porque justifica el accidente del joven automovilista.

¿De qué modo se relaciona la baronesa con Constance Broddle desde que se encuentran con la
hiena hasta que es atropellada?
A) La aconseja.
B) La protege.
C) La domina.
D) La ataca.
Relee el siguiente fragmento:

“–Trae la pala, William –le ordenó al conductor.


–Evidentemente, las inhumaciones apresuradas a la vera del camino eran
contingencias previstas.”

En el contexto anterior, ¿qué significa la palabra subrayada?

A) Atropellos.
B) Entierros.
C) Choques.
D) Muertes.

Intereses relacionados