Está en la página 1de 8

Pólipos del colon y recto

· Concepto.

Un pólipo intestinal es cualquier masa de tejido que se origina en la pared intestinal

y protruye hacia la luz. La mayoría de ellos son asintomáticos, excepto por un

sangrado menor, que suele ser oculto. La principal preocupación es la

transformación maligna; la mayoría de los cánceres de colon se originan en un

pólipo adenomatoso previamente benigno. El diagnóstico se realiza por endoscopia.

El tratamiento es la resección endoscópica. (Elliot M. Livstone, 2018)

· Fisiopatología.

La mayoría de los pólipos, con la excepción de los pseudopólipos inflamatorios,

tienen como causa una mutación genética (modificación del ADN) en las células de

la mucosa intestinal (capa de tejido que recubre el interior del intestino). Para que

estas células deriven en un cáncer han de producirse probablemente unas 5

mutaciones. Los pólipos benignos sólo suelen presentar una. Lo cierto es que las

modificaciones del ADN ocurren con gran frecuencia. Incluso en sujetos sanos, un

10% de las células de la mucosa presentan alteraciones importantes de los

cromosomas. En la mayoría de los casos estas células alteradas sufren una especie

de "muerte programada" denominada apoptosis y se eliminan con las heces.

· Etiología y epidemiología.
Los pólipos se forman cuando las células normales crecen y se reproducen de forma

anormal. Estas células pueden producir células nuevas aun cuando éstas no sean

necesarias. Los médicos no siempre saben por qué algunas personas presentan

pólipos, pero saben quién tiene riesgo de presentarlos. Entre los factores de riesgo

están:

• edad. La mayoría de las personas con pólipos tienen más de 50 años.

• grupo étnico. Los afroamericanos presentan pólipos con mayor frecuencia que

otros grupos.

• antecedentes familiares. Los pólipos, el cáncer de colon y otras enfermedades del

colon generalmente vienen de familia.

• estilo de vida sedentario. La inactividad hace que la digestión sea más lenta y que

la materia fecal permanezca más tiempo en el colon. Un aumento en la exposición

a la materia fecal favorece la formación de pólipos.

• tabaco y alcohol. Fumar y tomar alcohol en exceso incrementan de manera

significativa el riesgo de desarrollar pólipos y cáncer de colon.

• obesidad. Tener un sobrepeso de 15 kg favorece el crecimiento de células

adicionales en el colon y recto.

• mutaciones genéticas hereditarias.

· Clasificación.

La clasificación de Kudo basado en los modelos de criptas colónicas, clasifica a los

pólipos y los diferencia en neoplásicos y no neoplásicos, según la morfología de las

criptas y el tamaño del orificio, empleando el sistema de IBA o cromoendoscopia

con magnificación en:


I. Patrón de cripta normal, con glándulas no ramificadas y con orificios circulares

dispuestos a intervalos regulares, cuya medida es de 0,07±0,02μm.

II. Criptas en forma de cruz o estrella, ordenada en forma circular, morfológicamente

similar a la mucosa normal. Este patrón corresponde a las criptas de Lieberkun, más

grandes que las normales, típicas de lesiones hiperplásicas, con una medida de

0,09±0,02μm.

IIIL. Criptas alargadas, más grandes que las normales, circulares, con surcos,

presentes en adenomas, que miden 0,22±0,09μm.

IIIS. Criptas pequeñas, dispuestas de manera compacta, típicas de lesiones

deprimidas, suelen asociarse a displasia severa o carcinoma in situ. Miden

0,03±0,01μm.

IV. Combinan glándulas neoplásicas ramificadas con criptas tortuosas, largas,

frecuentes en lesiones con componente velloso. 0,93± 0, 32μm

V. Glándulas desestructuradas, desorganizadas, rodeadas de tejido adenomatoso

e inflamatorio que sugieren invasión. (Bastos, 2011)

· Factores de Riesgos.

Sobrepeso u obesidad

Si usted tiene sobrepeso u obesidad (información disponible en inglés), su riesgo

de desarrollar y morir de cáncer colorrectal es mayor. El sobrepeso o la obesidad


(especialmente si se tiene una cintura grande) aumentan el riesgo de cáncer de

colon y de recto tanto en los hombres como en las mujeres, aunque esta asociación

parece ser mayor entre los hombres.

Inactividad física

Una persona que no acostumbre ser físicamente activa tiene una mayor

probabilidad de desarrollar cáncer colorrectal. Ser más activos puede ayudar a

disminuir el riesgo.

Ciertos tipos de alimentos

Una alimentación con un alto consumo de carne roja (tal como res, cerdo, cordero

o hígado) y carnes procesadas (como hot dogs [perros calientes] y algunos

embutidos) pueden aumentar su riesgo de cáncer colorrectal.

Las carnes cocinadas a temperaturas muy altas (fritas, asadas o a la parrilla)

pueden liberar químicos que podrían aumentar el riesgo de cáncer. pero aún no se

ha logrado determinar qué tanto lo aumenta.

No está claro si otros componentes alimenticios (por ejemplo, ciertos tipos de

grasas) afectan el riesgo de cáncer colorrectal.

Tabaquismo
Las personas que han fumado por mucho tiempo tienen una probabilidad mayor de

desarrollar y morir de cáncer colorrectal que las personas que no fuman. Se sabe

bien que fumar es un causante del cáncer de pulmón, pero también está asociado

a otros tipos de cáncer, como el cáncer colorrectal. Si usted fuma y quiere saber

más sobre cómo dejar de fumar, refiérase a nuestra

Un consumo de alcohol contundente

El cáncer colorrectal ha sido vinculado al consumo excesivo de alcohol. Limitar el

consumo de alcohol a no más de dos bebidas para los hombres y uno para las

mujeres por día podría dar muchos beneficios a la salud, incluyendo un menor

riesgo para muchos tipos de cáncer. (Cancer, 2015)

· Medios de Diagnósticos.

Colonoscopia

Por lo general, el diagnóstico suele realizarse por colonoscopia. El colon por enema,

en particular el examen por doble contraste, es eficaz, pero se prefiere la

colonoscopia porque también pueden resecarse los pólipos durante ese

procedimiento. Como los pólipos rectales suelen ser múltiples y pueden coexistir

con un cáncer, se impone una colonoscopia completa hasta el ciego, aunque se

detecte una lesión distal por sigmoidoscopia flexible. (Elliot M. Livstone, 2018)

· Tratamiento.
El tratamiento de los pólipos es su resección completa para impedir su crecimiento

y degeneración maligna. Esto podrá hacerse mediante polipectomía endoscópica

(¡todos los pólipos hallados en una colonoscopia deberan resecarse!) y si no se

puede con este método porque son muchos, muy grandes o es imposible

técnicamente, deberá hacerse mediante cirugía. (Román, 2016)

· Complicaciones.

Cuando el pólipo es demasiado grande para ser extirpado mediante endoscopia,

como ocurre en pólipos con diámetro superior a 4cm o no tienen un tallo bien

delimitado y su base es ancha, la cirugía es la única opción, pues la endoscopia

tiene gran riesgo de producir complicaciones como sangrado, perforación o

resección incompleta. (Martínez, 2012)

· Cuidados Generales de Enfermería.

 Control de signos vitales: monitorización.

 Cuidados de las sondas: en caso de que porte alguna (sondaje vesical,

nasogástrico): control del volumen, color, aspecto, etc.

 Cuidados de la alimentación enteral, parenteral.

 Cuidados del catéter venoso central: en caso que porte vía central, se deberá

realizar curas y limpiezas de la zona canalizada con clorhexidina en

condiciones estériles al igual que su manipulación a la hora de administrar

cualquier tipo de medicación porque podemos aumentar el riesgo de que se

produzca una infección.


 Dieta: libre de residuos e irritantes, en pequeño volumen, y se debe de

aumentar las vitaminas a y d

 Gastrostomía: en caso de que el paciente la porte, se le administrará vitamina

b12 por vía endovenosa de forma indefinida.

 Administración correcta de la medicación pautada

 Balance hídrico y de diuresis y valoración diaria de los electrolitos

 Registro del peso

 Cambios posturales cada 2 horas favoreciendo el reposo del paciente

 Apoyo psicosocial por parte del personal de enfermería, y explicarles a los

familiares la importancia que tiene animar al paciente durante el periodo de

recuperación. (Rizo, 2014)

· Proceso de atención de Enfermería.


Bibliografía
Bastos, D. N. (Enero de 2011). SCIELO. Obtenido de CLASIFICACIÓN DE LOS PÓLIPOS DE LA
MUCOSA DEL COLON Y RECTO: USO DEL SISTEMA DE IMÁGENES DE BANDA ANGOSTA:
http://www.scielo.org.ve/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0016-35032011000100006

Cancer, S. A. (Marzo de 2015). American Cancer Society. Obtenido de Factores de riesgo del cáncer
colorrectal: https://www.cancer.org/es/cancer/cancer-de-colon-o-recto/causas-riesgos-
prevencion/factores-de-riesgo.html

Elliot M. Livstone, M. E. (02 de 05 de 2018). Manuales MSD. Obtenido de Pólipos del colon y el
recto: https://www.msdmanuals.com/es-ec/professional/trastornos-
gastrointestinales/tumores-del-aparato-digestivo/p%C3%B3lipos-del-colon-y-el-recto

Martínez, D. J. (12 de Abril de 2012). Enciclopedia de la Salud. Obtenido de Pólipos del intestino
grueso (colon y recto): https://www.hola.com/salud/enciclopedia-
salud/2010041245349/endocrinologia/enfermedades-transtornos/polipos-del-intestino-
grueso-colon-y-recto/

Rizo, Y. A. (15 de Agosto de 2014). Polipos del Colon. Obtenido de


http://udespatologiasdeenfermeria.blogspot.com/2014/08/cuidados-de-enfermeria.html

Román, V. M. (Enero de 2016). Scielo. Obtenido de Pólipos de colon:


http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1130-01082007000100010