Está en la página 1de 25

BIENES

GENERALIDADES

Una cosa es todo aquello que tiene existencia en el mundo material.

Los bienes son cosas que, pudiendo procurar a las personas una utilidad, sean susceptibles de apropiación privada.

CLASIFICACIÓN DE LOS BIENES

I. Corporales e incorporales (art. 565)

Los corporales son los que tiene un ser real y pueden ser percibidas por los sentidos, como una casa, un libro.

Los incorporales consisten en meros derechos, como los créditos.

Importancia: Sólo las cosas corporales son susceptibles de ser adquiridas por ocupación y accesión.

I.a) Cosa corporales muebles e inmuebles (art. 566, 567 y 568)

Subclasificación de las cosas corporales.

Los muebles son aquellos bienes que pueden transportarse de un lugar a otro sin que pierdan su individualidad.

Así, tenemos los muebles por naturaleza (definición anterior) y los muebles por anticipación (aquellos que, accediendo a un inmueble, se reputan muebles para efectos de constituir un derecho sobre dichas cosas a otra persona que el dueño.

Los inmuebles son aquellos bienes que no pueden transportarse de un lugar a otro, esencialmente inmóviles.

Así, tenemos los inmuebles por naturaleza (definición anterior), inmuebles por adherencia (aquellos bienes que, aunque muebles, se reputen inmuebles por estar permanentemente adheridos a un inmueble) y los inmuebles por destinación (aquellos bienes que están permanentemente destinados al uso, cultivo y beneficio de un inmueble, sin perjuicio que puedan separarse sin detrimento).

La clasificación de los bienes muebles e inmuebles se puede aplicar a los derechos y acciones (art. 580 y 581). Excepcionalmente, escapan de esta clasificación las acciones que no tienen carácter patrimonial (ej. acción de divorcio).

Importancia:

-La venta de bienes raíces debe efectuarse por escritura pública; la de los muebles es consensual (art. 1801).

-La tradición de los inmuebles se efectúa por la inscripción en el registro del CBR (art. 686); la de los muebles, por la simple entrega material (art. 684)

-Para la prescripción adquisitiva ordinaria de los inmuebles se requiere un plazo de 5 años; para la de los muebles, 2 años (art. 2508)

-En cuanto a las cauciones, la prenda recae sobre los muebles; la hipoteca sobre los inmuebles.

-En materia de sucesión, los herederos no pueden disponer de los inmuebles mientras no se les haya otorgado la posesión efectiva y se hayan practicado las inscripciones del art. 688, exigencias que no se aplican a los muebles.

-En materia procesal, va a tener relevancia para determinar la competencia relativa del tribunal.

I.b) Cosas incorporales o derechos y acciones reales y personales

Un derecho real es el que tenemos sobre una cosa sin respecto a determinada persona. Son derechos reales el de (1) dominio, (2) el de herencia, (3) los de usufructo, uso o habitación, (4) los de servidumbres activas, (5) el de prenda y (6) el de hipoteca. De estos derechos nacen las acciones reales (art. 577).

La enumeración no es taxativa, pues existen otros derechos reales fuera del CC como, por ejemplo, derecho real de conservación del medio ambiente, derecho real de concesiones mineras y derecho real de aprovechamiento de aguas.

Un derecho personal es el que sólo puede reclamarse de ciertas personas que, por un hecho suyo o por disposición de la ley, han contraído obligaciones correlativas, como el que tiene el prestamista contra su deudor por el dinero prestado, o el hijo contra su padre por alimentos. De estos derechos nacen las acciones personales (art. 578).

*Ver tabla comparativa en texto resumen OBLIGACIONES.

II. Cosas principales y accesorias

Las cosas principales son aquellas que pueden subsistir en forma independiente, sin necesidad de otras (ej. suelo)

Las cosas accesorias son aquellas que están subordinadas a otras sin las cuales no pueden subsistir (ej. árboles).

Importancia: lo accesorio sigue la suerte de lo principal.

III. Cosas divisibles e indivisibles

Por RG todas las cosas son divisibles, al menos, intelectualmente. Algunas son indivisibles por disposición de ley (ej. hipoteca).

Las cosas físicamente divisibles pueden ser separadas en partes sin que por ello pierdan su individualidad (ej. alimentos)

Las cosas intelectualmente divisibles pueden dividirse en su utilidad (ej. cosa que se tiene en copropiedad)

IV. Cosas muebles consumibles y no consumibles

La cosa consumible no puede hacerse el uso conforme a su naturaleza sin que se destruya (ej. alimento). La consumibilidad no es sólo material, sino también jurídica (ej. disposición del dinero)

La cosa inconsumible no se destruyen por el primer uso, sin perjuicio de que a la larga ello suceda (ej. libro)

Importancia: Hay contratos que no pueden recaer sobre cosas consumibles (ej. arrendamiento, comodato) y otros que sólo pueden tener por objeto cosas consumibles (ej. mutuo).

V. Cosas muebles fungibles y no fungibles

Una cosa fungible es aquella que puede ser reemplazada por otra equivalente del mismo poder liberatorio (ej. agua, dinero)

Una cosa no fungible no existe otra equivalente que puede reemplazarla (ej. cuadro de un artista famoso).

*La fungibilidad depende de la voluntad de las partes.

**El art. 575 confunde las cosas consumibles con las fungibles.

VI. Cosas comerciables e incomerciables

Las cosas comerciables son susceptibles de ser objeto de actos jurídicos, siendo la RG.

La incomerciabilidad puede ser absoluta (cosas comunes a todos los hombres, bienes nacionales de uso público y derechos personalísimos) o relativa (art. 1464 n°3 y 4).

VII. Cosas apropiables a inapropiables

Según si son susceptibles o no de apropiación privada.

VIII. Bienes nacionales de uso público y bienes fiscales

Los bienes nacionales de uso público son aquellos que su uso pertenece a todos los habitantes de la nación (art. 589 inc.2). Por ejemplo, plazas, puentes, caminos y playas.

Los bienes fiscales son aquellos que su uso no pertenece a todos los habitantes, sin perjuicio de que pertenecen al Estado (art. 589 inc.3). Por ejemplo, impuestos, contribuciones, multas a beneficio fiscal, inmuebles que no tienen dueño (art. 590, excepción al art. 700) y herencias que corresponden al Fisco como heredero abintestato.

IX. Bienes singulares y universales

Los bienes singulares constituyen una unidad, natural o artificial.

Los bienes universales son agrupaciones de bienes singulares que no tienen una conexión física entre sí, pero que se relacionan por un vínculo.

Éstas últimas pueden ser universalidades de hecho o conjunto de bienes que, no obstante conservar su individualidad, forman un todo al estar unidas por un vínculo de igual destino, generalmente económico (ej. biblioteca, rebaño, colección de arte); y universalidades de derecho o conjunto de bienes y relaciones jurídicas activas y pasivas consideradas jurídicamente como formando un todo indivisible, lo que está dado por ley (ej. herencia, establecimiento de comercio).

PROPIEDAD

El dominio (que se llama también propiedad) es el derecho real en una cosa corporal para gozar y disponer de ella arbitrariamente; no siendo contra la ley o contra derecho ajeno. La propiedad separada del goce de la cosa se llama mera o nuda propiedad (art. 588)

Sobre las cosas incorporales hay también una especie de propiedad (art. 583).

El dominio es real (por ser un derecho real), absoluto (oponible a cualquiera), exclusivo (relación directa titular-cosa), perpetuo (no se pierde por el uso, siendo las únicas formas de acabar con la propiedad la transferencia y la prescripción adquisitiva), elástico (permite disminuir sus aptitudes, como cuando en el usufructo el dueño pierde la facultad de goce) y abstracto (porque sobre las cosas incorporales hay una especie de propiedad, abarcando el dominio a la propiedad como tal).

ATRIBUTOS DEL DOMINIO

Uso

Facultad para servirse de la cosa según su naturaleza o destino natural.

Goce

Facultad para percibir los frutos que la cosa es susceptible de producir.

Los frutos son los rendimientos periódicos de la cosa cuyo aprovechamiento no altera la substancia de ésta.

Los productos son rendimiento que no se producen periódicamente, y que implican alterar la sustancia de la cosa.

Disposición

Facultad del propietario para actuar arbitrariamente sobre la cosa.

La disposición puede ser material (destruir, modificar, obtener beneficios de la cosa) y jurídica (actos de transferencia)

La disposición puede limitarse por ley (incapacidades), por sentencia judicial (art. 1464 n°3 y 4) y de manera convencional (cláusulas de no enajenar)

 

A FAVOR DE LA VALIDEZ DE LA CNE (José Clemente Fabres)

 

EN CONTRA DE LA VALIDEZ DE LA CNE

1.

En materia contractual rige el

1.

En nuestro ordenamiento jurídico

principio de autonomía de la voluntad que permitiría a las partes pactar las

rige el principio de la libre circulación de bienes. La facultad de enajenar es de orden público. Así se señala en el mensaje y varias disposiciones del CC, permitirlo sería ir en contra de algo que ha prohibido.

cláusulas que estimen convenientes.

2.

En derecho privado puede hacerse todo

2.

Decir que en derecho privado se puede

lo que no está expresamente prohibido, y

hacer todo lo que no está prohibido es un

no existe disposición que prohíba la cláusula.

 

argumento vago e impreciso.

3.

Dado que el legislador la prohíbe sólo en

3.

Dado que el legislador la permite sólo en

ciertos casos

la

regla

general

es la

ciertos casos, la regla general es la contraria, y por lo tanto estaría prohibida.

contraria, y por lo tanto estaría permitida.

4.

Si

el

dueño

de

una

cosa puede

4.

Si el dueño de la cosa renuncia a su

desprenderse de todas las facultades del dominio; con mayor razón puede desprenderse de una sola de ellas.

facultad de disposición no habría titular del derecho. La facultad característica del dominio no tendría sujeto.

5.

El art. 53 del Reglamento del CBR

5.

El Reglamento del CBR tiene su límite en

faculta inscribir las prohibiciones convencionales que entraban la libre enajenación de los inmuebles.

la ley, y sólo pueden inscribirse las

prohibiciones que la ley permite.

 

6.

El art. 1810 CC establece que pueden

venderse todas las cosas corporales e incorporales cuya enajenación no esté

prohibida por ley. En consecuencia, sólo la ley puede prohibir la enajenación.

La prohibición de enajenar da lugar a:

-Obligación de no hacer, debiendo indemnizar los perjuicios (art. 1555)

-Incumplimiento contractual, en virtud de la CRT (art. 1489, 1490 y 1491)

RESERVA DE DOMINIO

La reserva de dominio es una cláusula que sirve de garantía al vendedor, ya que consiste en la suspensión de la transferencia del dominio, mientras no se pague al vendedor el precio de la cosa.

En Chile, la reserva de dominio no produciría efecto alguno, como consecuencia de la inaplicabilidad práctica de esta institución frente a la contraposición de dos normas:

a) art. 680 inc.2. Acepta la reserva de dominio, pues vendida y entregada la cosa al comprador, puede pactarse que el vendedor no pierda su dominio mientras el comprador no pague el precio.

b) art. 1874. Señala como efectos de la cláusula de reserva de dominio el derecho de exigir el precio de la cosa o la resolución de la venta, con indemnización de perjuicios. La cláusula de reserva de dominio es ineficaz, en cuanto no produce otros efectos que los de la condición resolutoria tácita.

*Como consecuencia, se ha argumentado que dada la especialidad del art. 1874, por encontrarse específicamente en el título de la compraventa, éste primaría por sobre el art.

680.

CLASES DE PROPIEDAD

Además de la propiedad civil, minera, industrial, intelectual, indígena, también tenemos:

Plena propiedad: el propietario conserva la totalidad de sus atributos.

Nuda propiedad: el propietario está desprovisto de la facultad de goce.

Propiedad absoluta: no tiene limitaciones en cuanto a su duración, ni está sujeta a gravamen o condición alguna.

Propiedad fiduciaria: está sujeta al gravamen de pasar a otra persona por el hecho de verificarse una condición.

Propiedad individual: tiene un solo titular

Copropiedad: varias personas son titulares del derecho de dominio sobre la misma cosa.

COPROPIEDAD

Existe copropiedad cuando varias personas ejercen sobre una misma cosa derechos de una misma naturaleza. Si la indivisión recae sobre una universalidad jurídica, se debe hablar de comunidad; si recae sobre una especie, de copropiedad.

El origen de la copropiedad puede ser una convención (ej. dos personas adquieren una cosa en común), legal (ej. comunidad que se forma entre los herederos cuando muere una persona) y judicial (resolución judicial del juez).

Así también, la indivisión puede tener duración indeterminada (ej. la que se forma con la muerte de una persona), duración determinada (ej. dos personas que adquieren una cosa común y pactan indivisión que no podrá exceder de 5 años según el art. 1317) o perpetua o forzada (ej. comunidad en los edificios divididos en pisos o departamentos).

NATURALEZA JURÍDICA

1. Doctrina de la cuota ideal en el total

Los comuneros tienen una cuota abstracta, ideal, en el total de la comunidad, sin que los derechos se radiquen en un bien particular.

2. Doctrina romana

Los comuneros tienen una cuota efectiva en cada una de las cosas que forman la comunidad, estando autorizados por ley a venderla, reivindicarla o hipotecarla sin el consentimiento de los demás indivisarios (art. 892 y 1812)

3. Doctrina alemana

Los comuneros no tienen sobre la cosa ningún derecho, la comunidad es un patrimonio de afectación no ligado a ninguna persona.

TÉRMINO DE LA COMUNIDAD

i. Por la reunión de las cuotas de todos los comuneros en una sola persona

ii. Por la destrucción de la cosa común

iii. Por la división de haber común (art. 1317). La acción de partición es imprescriptible, pero

excepcionalmente no puede usarse este derecho cuando (1) se ha pactado indivisión, (2) en indivisión forzada.

MODOS DE ADQUIRIR EL DOMINIO

Los modos de adquirir el dominio son ciertos hechos materiales a los cuales la ley le atribuye la virtud de hacer nacer o traspasar el derecho de dominio. El CC no los define, pero los enumera, olvidando uno: la ley.

Los modos de adquirir el dominio son (1) ocupación, (2) accesión, (3) tradición, (4) sucesión por causa de muerte, (5) prescripción.

CLASIFICACIÓN DE LOS MODOS DE ADQUIRIR

A. Originarios y derivativos

En los originarios el dominio nace en el titular, habiendo una relación causa a efecto con el antecesor (ej. ocupación, accesión, prescripción)

En los derivativos el domino no nace en el titular, sino que hay traspaso de dominio, habiendo relación directa de causa a efecto entre antecesor y sucesor (ej. tradición, sucesión por causa de muerte).

B. A título universal y a título singular

A título singular no permiten adquirir universalidades jurídicas (ej. ocupación y accesión).

A título universal sí lo permiten (ej. sucesión por causa de muerte)

*La tradición y la prescripción son por RG a título singular, pero en el caso del derecho de herencia pueden ser a título universal.

C. Por acto entre vivos y por causa de muerte

D. A título gratuito y a título oneroso

Son todos a título gratuito, salvo la tradición que puede ser de ambas clases.

RELACIÓN TÍTULO-MODO

Se puede poseer una cosa por varios títulos (art. 701), pero sólo se puede adquirir por un modo.

El título es la causa que habilita para adquirir el dominio. En nuestro derecho, los contratos sólo generan derechos personales.

La tradición requiere un título traslaticio de dominio (art. 675 inc.1). ¿Y los demás?:

a) Según Alessandri, todos requieren título. En la ocupación, accesión y prescripción, el

título se confunde con el modo; en la sucesión por causa de muerte, el título es la ley o el testamento.

b) Según Somarriva, sólo la tradición requiere título. El art. 588 habla de modos de adquirir,

siendo la tradición la excepción que requeriría un título; además, el art. 703 se refiere a títulos constitutivos como necesarios para la posesión, no para adquirir el dominio, siendo

inútil el título.

OCUPACIÓN (p. 38 a 44)

ACCESIÓN (p. 45 a 50)

TRADICIÓN

La tradición es un modo de adquirir el dominio de las cosas y que consiste en la entrega que el dueño hace de ellas a otro, habiendo por una parte a facultad e intención de transferir el dominio, y por otra la capacidad e intención de adquirirlo (art. 670).

CARACTERÍSTICAS

-Es un modo de adquirir derivativo

-Es a título gratuito u oneroso

-Por lo general, es a título singular, pero excepcionalmente es a título universal en cuanto al derecho real de herencia.

-Opera entre vivos

-Es una convención extintiva, operando como modo de adquirir el dominio y medio de pago para extinguir las obligaciones.

ENTREGA Y TRADICIÓN

i. La entrega implica el traspaso material de una cosa de una persona a otra; la tradición consiste en una entrega más un elemento intencional (existir en el tradente y el adquirente la intención de transferir y adquirir el dominio)

ii. En la tradición la intención se manifiesta en un título traslaticio de dominio

iii. En virtud de la tradición la persona que recibe se hace dueño o poseedor; en la entrega existe solamente un mero tenedor.

RELACIÓN ENTRE TÍTULO Y MODO DE ADQUIRIR

El derecho chileno recoge la tradición romana, en cuya virtud el contrato no transfiere el dominio, sino que otorga un derecho personal para exigir la tradición.

La causa de la tradición será el título traslaticio de dominio.

Así, para transferir el dominio de un patrimonio a otro serán necesarios dos actos: (i) un contrato o acto jurídico bilateral creador de obligaciones, que sirva de título y (ii) la tradición o modo de adquirir el dominio.

REQUISITOS DE LA TRADICIÓN

I. Presencia de tradente y adquirente (art. 671)

El tradente es la persona que por la tradición transfiere el dominio de la cosa entregada por él o a su nombre. Debe ser: a) dueño de la cosa o titular del derecho que transfiere, de

lo contrario, la tradición es válida pero no transfiere el dominio; b) tener la facultar e intención de transferir el dominio (ej. cónyuges no pueden celebrar compraventa y su consecuente tradición).

El adquirente es la persona que por la tradición adquiere el dominio de la cosa recibida por él o a su nombre.

II. Consentimiento del tradente y del adquirente (art. 672 y 673)

Debe haber sido hecha voluntariamente por ambas partes, pues si falta voluntad, el acto no existe o tiene un vicio de nulidad absoluta. La ratificación a que se refieren los arts. 672 y 673 es respecto a la inoponibilidad de la tradición hecha por quien no es dueño.

Error en la tradición

Puede haber error en la cosa tradita y en cuanto al título (error del art. 1453) o error en cuanto a la persona del adquirente.

III. Existencia de un título traslaticio de dominio

Para que valga la tradición se requiere un título traslaticio de dominio (art. 675). Los títulos traslaticios de dominio son aquellos que por su naturaleza sirven para transferirlo (art. 703 inc.3). Recordar que estos títulos son contratos que dan derecho a una parte para exigir a la otra que transfiera el dominio de la cosa.

IV. Entrega de la cosa

Hecho material presente en la tradición

DIVERSAS CLASES DE TRADICIÓN

A) Tradición de los derechos reales sobre una cosa corporal mueble (art. 684)

A.1 Tradición real.

-Permitiéndole la aprensión material de una cosa presente

-Mostrándosela

A.2 Tradición ficta

-Simbólica, ya sea entregándole las llaves del lugar donde está guardada la cosa; o encargándose el uno de poner la cosa a disposición del otro en el lugar convenido.

-De larga mano, mostrándosela

-Por breve mano, donde el mero tenedor de una cosa llega a ser adquirente y dueño de ella, o el dueño de la cosa se constituye mero tenedor, es decir, “constitutum possesorium” (ej. mero contrato por el cual el dueño se constituye arrendatario o comodatario).

A.3 Tradición de los muebles por anticipación

Se verifica en el momento de la separación de estos objetos (ej. cuando con el permiso del dueño de un predio se toman en él frutos o piedras).

B) Tradición de los derechos reales sobre una cosa corporal inmueble (art. 686)

Se efectuará la tradición del dominio de los bienes raíces por la inscripción del título en el registro del Conservador. De la misma manera, el derecho de usufructo y de hipoteca. La excepción a esta regla es que el derecho de servidumbre requerirá solamente escritura pública, sin necesidad de inscripción.

C) Tradición del derecho real de herencia

C.1 Leopoldo Urrutia. La herencia es una universalidad jurídica distinta de los bienes que la componen, y como tal, no tiene el carácter de mueble o inmueble, por lo que se rige por las reglas generales del art. 684.

C.2 José Ramón Gutiérrez. El derecho de herencia es mueble o inmueble según lo sean las cosas singulares en que ha de ejercerse. Por tanto, si la herencia comprende sólo muebles, aplica el art. 684; y si contempla sólo inmuebles o ambos, aplica el art. 686.

D) Tradición de los derechos personales

La tradición del derecho personal se hace con la entrega material del título, pero también de manera simbólica (ej. nominativo, por notificación al deudor; al portador, por la entrega; a la orden, por endoso).

EFECTOS DE LA TRADICIÓN

El efecto natural es transferir el dominio o derecho real constituido sobre la cosa.

i) Si el tradente es dueño y tiene facultad de enajenar, la tradición transfiere el dominio.

ii) Si el tradente no es dueño de la cosa, la tradición es válida, pero no transfiere el domino.

CUÁNDO PUEDE PEDIRSE LA TRADICIÓN

Se puede pedir la tradición desde que no haya plazo pendiente para su pago.

SISTEMA DE POSESIÓN INSCRITA EN CHILE

La teoría de la posesión inscrita en el ordenamiento jurídico chileno postula por medio de una serie de normas del CC que la inscripción es requisito, prueba y garantía de la posesión de bienes raíces.

i. art. 724***

ii. art. 728 inc.2***

iii. art. 924***

iv. art. 2505***

En ciertos casos, también es solemnidad del acto jurídico como la validez de la hipoteca y la donación entre vivos.

La inscripción es sólo prueba de la posesión, ya que la única manera de probar el dominio es mediante la prescripción.

PRESCRIPCIÓN

La prescripción adquisitiva es un modo de adquirir las cosas ajenas por haberse poseído las cosas durante cierto lapso de tiempo, y concurriendo los demás requisitos legales (art.

2492)

REQUISITOS DE LA PRESCRIPCIÓN ADQUISITIVA

I. QUE LA COSA SEA SUSCEPTIBLE DE ADQUIRIRSE POR PRESCRIPCIÓN (ART.

2498)

Se gana por prescripción el dominio de los bienes corporales raíces o muebles, que están en el comercio humano, y que se han poseído con las condiciones legales. Se ganan de la misma manera los otros derechos reales que no están especialmente exceptuados (art.

2498).

No pueden ganarse por prescripción (i) las cosas que están fuera del comercio humano, (ii) los derechos personales, (iii) las cosas indeterminadas (art. 700) y (iv) las servidumbres discontinuas y servidumbres continuas aparentes.

II. POSESIÓN (ART. 700)

La posesión es la tenencia de una cosa determinada con ánimo de señor y dueño, sea que el dueño o el que se da por tal tenga la cosa por sí mismo, o por otra persona que la tenga en lugar y a nombre de él. El poseedor es reputado dueño, mientras otra persona no justifique serlo (posesión constituye presunción legal de dominio).

Por tanto, existen dos elementos: (i) el corpus o disposición material de la cosa; (ii) el animus o intención de actuar como dueño.

Nuestro CC acoge la teoría clásica o subjetiva, donde el elemento característico de la posesión es el animus, es decir, si hay ánimo para poseer para sí mismo, hay posesión. Por otra parte, existe la teoría moderna u objetiva, donde la mera tenencia supone voluntad.

Además, la posesión es un HECHO, dado que la tenencia lo es. También porque si fuera derecho estaría dentro de los derechos reales.

Semejanzas entre propiedad y posesión son (1) ambas son exclusivas (no obsta la existencia de coposeedores o copropietarios); (2) ambas recaen sobre cosas determinadas; (3) actúan igual frente a terceros.

Diferencias:

Propiedad

Posesión

Relación jurídica titular-cosa

Relación de hecho

Acción reivindicatoria, largo plazo de prescripción

Acciones posesorias, corto plazo de prescripción

Se adquiere por un modo

Se puede poseer por varios títulos

Para probarlo, es necesario acreditar ser dueño y haber adquirido por un modo del art. 588, lo que pudiera generar una “prueba diabólica”

Para probar la posesión, depende si se trata de muebles o inmuebles (inscritos y no inscritos)

MERA TENENCIA

La mera tenencia es la que se ejerce sobre una cosa, no como dueño, sino en lugar y a nombre del dueño (art. 714). Es decir, se reconoce dominio ajeno.

Se puede ser mero tenedor:

-Teniendo un derecho real sobre la cosa, pero siendo dueño otra persona

-Teniendo un derecho personal respecto de la cosa (ej. arrendatario)

El mero tenedor carece de la protección de las acciones posesorias, siendo la única acción que puede ejercer por sí mismo la querella de restablecimiento (art. 928) que procede en el caso que sea privado violentamente de la mera tenencia.

El sólo transcurso del tiempo no muda la mera tenencia en posesión ni en dominio (art. 716). Excepcionalmente, el art. 2510 n°3 establece que un título de mera tenencia dará lugar a la prescripción extraordinaria cuando concurran simultáneamente dos circunstancias:

i) Que el que se pretende dueño no pueda probar que en los últimos 10 años se haya reconocido expresa o tácitamente su dominio por el que alega la prescripción.

ii) Que el que alega la prescripción pruebe haber poseído sin violencia, clandestinidad ni

interrupción por el mismo espacio de tiempo.

*En cualquier caso, no basta el sólo transcurso del tiempo (excepción aparente).

**Si el que tiene una cosa a título de mera tenencia la enajena a nombre propio se adquiere la posesión y no la mera tenencia, pues la transferencia surge de un nuevo título que justifica la posesión (art. 730 inc.1).

POSESIÓN DE LOS DERECHOS PERSONALES

a) Argumentos a favor de la posesión

1. “La posesión de las cosas incorporales es susceptible de las mismas calidades y vicios

que la posesión de una cosa corporal” (art. 715). No distingue entre derechos reales y personales.

2.

El pago puede hacerse el “actual poseedor del crédito” (art. 1576).

3.

Si una persona se hace pasar por mandatario de otra y cede un crédito de ésta a un

tercero, se dice que dicho tercero puede ganar por prescripción este crédito.

b) Argumentos en contra de la posesión

1. El pago al actual poseedor del crédito se justifica por la materialidad del título que detenta.

2. Si una persona se hace pasar por mandatario de otra y cede un crédito de ésta a un

tercero, el acto le es inoponible al acreedor y, por tanto, el tercero no adquiere nada, su situación no mejora.

3. El art. 2498 enumera las cosas que ganan por prescripción adquisitiva, excluyendo los

derechos personales.

4. El art. 2512 estipula que los derechos reales se adquieren por prescripción de la misma

manera que el dominio, excluyendo toda mención a los derechos personales.

CLASIFICACIÓN DE LA POSESIÓN

I. Útil e inútil

Doctrina mayoritaria. Sostiene que el CC no acoge esta clasificación, pudiendo todo tipo de posesión, incluso las viciosas, sirven para adquirir por prescripción.

Otra doctrina sostiene que la posesión viciosa es inútil, pues el CC sancionó la fuerza y el dolo, no habiendo razón para que se le dé otro tratamiento en la posesión.

Víctor Vial dispone que las posesiones útiles van acompañadas de actos posesorios, no así las inútiles; por lo cual, un poseedor violento podría adquirir por prescripción en la medida que realice actos posesorios, pero no un poseedor clandestino porque oculta la cosa. En definitiva, no relaciona las posesiones inútiles como viciosas.

II. Posesión regular

La posesión regular es la que procede de justo título y ha sido adquirida de buena fe; aunque la buena fe no subsista después de adquirida la posesión. Se puede ser, por consiguiente, poseedor regular y poseedor de mala fe, como viceversa el poseedor de buena fe puede ser poseedor irregular. Si el título es traslaticio de dominio, es también necesaria la tradición (art. 702 inc. 2 y 3).

i. Justo título

El título es el antecedente de la posesión. La ley no lo define, sólo enumero los que no son (art. 704):

-El falsificado, esto es, no otorgado realmente por la persona que se pretende.

-El conferido por una persona en calidad de mandatario o representante legal de otra sin serlo.

-El que adolece de un vicio de nulidad, como la enajenación que debiendo ser autorizada por un representante legal o por decreto judicial, no lo ha sido.

-El meramente putativo, como el del heredero que no es en realidad heredero; el del legatario cuyo legado ha sido revocado por un acto testamentario posterior.

Los títulos pueden ser:

-Título constitutivo de dominio: el que da origen al dominio, es decir, sirve para constituirlo originariamente (ej. ocupación, accesión y prescripción).

-Título traslaticio de dominio: que por su naturaleza sirve para transferirlo (ej. venta, permuta y donación).

-Título declarativo de dominio: se limita a reconocer el dominio o posesión preexistente (ej. sentencia judicial sobre derechos litigiosos, transacciones que reconocen derechos preexistentes).

II. Buena fe

La buena fe es la conciencia de haber adquirido el dominio de la cosa por medios legítimos, exentos de fraude y de todo otro vicio (art. 706).

La buena fe se presume, excepto en los casos en que la ley establece la presunción contraria (art. 707).

III. Tradición

Si se invoca título traslaticio de dominio, es requisito la tradición.

III.

Posesión irregular

La posesión irregular es la que carece de uno o más de los requisitos señalados en el art. 702, es decir, de justo título, de buena fe, o que no se haya efectuado la tradición (art. 708).

Poseedor regular

Poseedor irregular

Prescripción ordinaria (cumplimiento de requisitos legales) art. 2507 y 2508

Prescripción extraordinaria (se presume

buena fe y no necesita título) art. 2510 y

 

2511

Amparado por acción reivindicatoria (art. 889), posesorias (art. 918) y publiciana (art. 894)

Amparado por acciones posesorias (art.

918)

Se hace dueño de los frutos siempre que esté de buena fe al tiempo de la percepción.

No puede ejercer acción publiciana.

IV. Posesión viciosa

1. Posesión violenta (art. 710)

La posesión violenta es la que se adquiere por la fuerza, bastando la existencia de una amenaza serie y legítima, indiferente de quien la ejerza.

Es temporal (art. 918, 920 y 2510 n°3), por tanto, puede devenir en pacífica.

El poseedor violento puede llegar a ser poseedor regular si cumple con los requisitos legales.

2. Posesión clandestina (art. 713)

La posesión clandestina es la que se ejerce ocultándola a los que tienen derecho para oponerse a ella.

También es temporal por las mismas razones que la posesión violenta.

Los efectos de ambas posesiones viciosas son (i) que el poseedor vicioso carece de las acciones posesorias (sólo pueden ejercer querella de restablecimiento); (ii) el poseedor vicioso no puede adquirir el dominio por prescripción (sin perjuicio de la discusión anterior sobre posesión útil e inútil).

LA POSESIÓN NO SE TRANSIFERE NI SE TRANSMITE

Es intransmisible, por ejemplo, porque la posesión de la herencia “se adquiere”, no se transmite (art. 722)

Es intransferible, por ejemplo, porque la tradición da al adquirente el derecho de ganar por prescripción el dominio de que el tradente carecía, aunque no haya tenido ese derecho (art. 683). Por tanto, la posesión comienza en el poseedor, pues es un hecho, y en los hechos no se sucede.

ADQUISICIÓN, CONSERVACIÓN Y PÉRDIDA DE LA POSESIÓN

En términos generales, la posesión se pierde cuando se pierden el corpus y el animus. Sin embargo, en un régimen de posesión inscrita, la regla general se ve alterada ya que desaparece el elemento fáctico y se le sustituye por uno eminentemente técnico: la posesión se adquiere por la inscripción y se pierde por la cancelación de la misma.

1. Bienes muebles

Adquisición de la posesión de los bienes muebles

Se adquiere con el simple apoderamiento de la cosa, es decir, mediante el corpus y al animus. No obstante, hay dos casos excepcionales:

i) Se adquiere la posesión sólo con el animus cuando quien tenía el dominio de un bien pasa a transformarse en mero tenedor (constitutum possesorium).

ii) Se adquiere la posesión sin el corpus ni el animus en el caso del art. 722 inc.1: “La

posesión de la herencia se adquiere desde el momento en que es deferida, aunque el heredero lo ignore”, en consecuencia, se adquiere la posesión por el sólo ministerio de la ley.

Conservación de la posesión de los bienes muebles

Para conservar la posesión basta el animus, es decir, la voluntad de conservar la posesión, la cual subsiste mientras no se manifieste una voluntad contraria (ej. art. 725 y 727).

Pérdida de la posesión de los bienes muebles

i) Pérdida por falta de corpus, por RG no se pierde la posesión, salvo cuando otro se

apodera de la cosa con ánimo de hacerla suya (art. 726) o cuando se hace imposible el

ejercicio de actos posesorios (ej. art. 2502 n°1 y 619)

ii) Pérdida por falta de animus, caso del constitutum possesorium (art. 684 n°5).

iii) Pérdida por falta de corpus y animus, cuando se enajena la cosa (tradición) o cuando se

abandona la cosa (res delerictae).

2. Bienes inmuebles no inscritos

Adquisición de la posesión de los inmuebles no inscritos

i) Si no se invoca título, por el simple apoderamiento de la cosa con ánimo de señor y dueño (art. 726 y 729).

ii) Si se invoca título no traslaticio de dominio, tampoco es necesaria la inscripción.

iii) Si se invoca título traslaticio de dominio, es necesaria la inscripción para adquirir la posesión regular (art. 702 y 686 la exigen sin distinguir entre inmuebles inscritos o no inscritos), pero se discute si lo es para adquirir la posesión irregular:

A favor

 

En contra

El art. 724 exige la inscripción para adquirir la posesión, sin distinguir la naturaleza de ésta.

El art. 724 se refiere a los inmuebles inscritos, mientras que los arts. 726 y 729 se refiere a la posesión de inmuebles no inscritos (simple apoderamiento)

El art. 729 habla

de

pérdida,

no

de

El art. 730 inc. 1 estipula que si quien tiene la cosa a nombre otro la enajena, el tercero adquiere la posesión; y en el inc. 2, si se trata de un poseedor inscrito, para que el tercero adquiera la posesión es necesaria la inscripción.

adquisición de la posesión.

 

Conservación y pérdida de la posesión de los inmuebles no inscritos

Se rige por los arts. 726 y 729.

3. Bienes muebles inscritos

Adquisición de la posesión de los bienes muebles inscritos

La posesión de los inmuebles inscritos sólo puede adquirirse por la inscripción en el registro del Conservador (art. 724).

i) Si se invoca un título no traslaticio de dominio, no requiere inscripción.

ii) Si se invoca un título traslaticio de dominio es necesaria la inscripción tanto para adquirir la posesión regular como irregular:

-El art. 724 no distingue la naturaleza de la posesión

-El art. 728 inc.2 dispone que sin una nueva inscripción no se adquiere ninguna clase de posesión.

-El art. 2505 estipula que “contra título inscrito no tendrá lugar la prescripción adquisitiva de bienes raíces, o de derechos reales constituidos en éstos, sino en virtud de otro título inscrito”. Es decir, si la posesión irregular se pudiera adquirir sin inscripción, se podría prescribir extraordinariamente.

Conservación de la posesión de los inmuebles inscritos

La posesión subsiste mientras se conserva la inscripción (art. 728 inc.2)

Pérdida de la posesión de los inmuebles inscritos

Aplica el art. 728, esto es, es necesario que la inscripción de cancele (a) por voluntad de las partes (ej. resciliación de la tradición por escritura pública); b) por una nueva inscripción en que el poseedor inscrito transfiere su derecho a otro (ej. transferencia); c) por d ecreto judicial (una de las partes en juicio obtiene el reconocimiento de la posesión).

¿Qué ocurre si en la cancelación por nueva inscripción el título es injusto?

En principio se dijo que no se cancela la inscripción porque se exige que la nueva inscripción transfiere el derecho a otro (art. 728). Sin embargo, la jurisprudencia ha dicho que sí se cancela porque no se distingue entre títulos justos e injustos y por aplicación del art. 730

inc.2.

SITUACIONES ANÓMALAS DE POSESIÓN INSCRITA

Por ejemplo, el del mandatario que, extralimitándose en sus poderes, enajena un inmueble del mandante. El tercer adquirente lo inscribe y gana el dominio sobre él por prescripción extraordinaria.

Para corregir estas situaciones nació la teoría de las inscripciones de papel, que sirvió para determinar la validez de las inscripciones en las que no había un antecedente de posesiones anteriores y el actual poseedor inscrito carecía de la posesión material sobre el bien.

La doctrina de las inscripciones de papel reconoce la nueva inscripción, que no está vinculada al antiguo poseedor, pero además de la inscripción, debía exigir la prueba de posesión por acto materiales (art. 925). Es decir, cuando la posesión inscrita no viene del antiguo poseedor, es necesaria la realización de actos materiales.

No obstante, existe una pugna constante entre las consideraciones de la inscripción:

1. Teoría de la inscripción-ficción. La inscripción es constitutiva de corpus y animus, y es

invulnerable si ha durado más de un año completo (art. 924).

2. Teoría de la inscripción-garantía. La inscripción es garantía de la posesión, pero si no se

tiene la posesión material del inmueble, la inscripción es vacía (art. 925).

III. TRANSCURSO DEL TIEMPO EXIGIDO POR LEY (ART. 2506)

PRESCRIPCIÓN ADQUISITIVA ORDINARIA

Para ganar la prescripción ordinaria se necesita posesión regular no interrumpida, durante el tiempo que las leyes requieren, esto es, 2 años para los muebles y 5 años para los inmuebles (art. 2507 y 2508).

PRESCRIPCIÓN ADQUISITVA EXTRAORDINARIA

El lapso necesario para adquirir por esta especie de prescripción es de 10 años contra toda persona, y no se suspende a favor de las enumeradas en el art. 2509.

Los vicios clásicos de la posesión, para adquirir por prescripción extraordinaria, serían (i) falta de título o título injusto; (ii) mala fe; (iii) violencia; (iv) clandestinidad; y (v) falta de tradición.

**REVISAR ART. 2510.

PRESCRIPCIÓN DE DERECHOS REALES QUE NO SON EL DOMINIO

Por RG se adquieren con las mismas condiciones que el dominio, es decir, se requiere haberlos poseído o haber actuado como titular del derecho real.

1. Derecho real de censo y herencia. Para adquirirlos por prescripción se requiere un lapso de 10 años, con excepción del heredero putativo que puede adquirir en un plazo de 5 años (art. 1269 en relación al art. 704 n°4).

2. Derecho real de servidumbre. Se prueban acorde al art. 925, pues no requieren inscripción. Se adquieren por prescripción las servidumbres aparentes y continuas en un lapso de 5 años.

IV. LA PRESCRIPCIÓN NO DEBE INTERRUMPIRSE NI SUSPENDERSE

INTERRUPCIÓN NATURAL DE LA PRESCRIPCIÓN ADQUISITVA

A. Que la posesión se haya hecho imposible (art. 2502 inc.1)

Implica la imposibilidad de realizar actos posesorios, como la inundación de una heredad o la pérdida de la cosa sin que se conserve el poder que habla el art. 727.

B. Que un tercero entre en posesión (art. 2502 inc.2)

Cuando un tercero entra en posesión, el que la tenía la pierde. La interrupción mediante apoderamiento material de los bienes sujetos a posesión inscrita no la hace cesar (art. 728

inc.2)

INTERRUPCIÓN CIVIL DE LA PRESCRIPCIÓN ADQUISITIVA

Es todo recurso judicial intentado por el que se pretende verdadero dueño de la cosa, contra el poseedor. Rigen las excepciones a la interrupción del art. 2503.

Si la interrupción civil es favorable al propietario, el poseedor pierde definitivamente la posesión; si es favorable al poseedor, se entiendo que no se ha interrumpido la prescripción.

SUSPENSIÓN DE LA PRESCRIPCIÓN

Casos del art. 2509. Beneficio establecido por ley a ciertas personas para que en su contra no corra la prescripción mientras dura la incapacidad o motivo tenido en vista.

 

Interrupción

 

Suspensión

Se pierde todo el tiempo anterior

 

Se descuenta el tiempo de su duración

Hecho externo, de la naturaleza o del hombre

Tiene su fuente en la ley

Cualquier interesado o quien entabló la acción

Sólo aquél en cuyo favor está establecida

Se

aplica

a

prescripción

ordinaria

y

Se aplica a prescripción ordinaria.

extraordinaria

 

EFECTOS DE LA PRESCRIPCIÓN

Por prescripción se adquiere el domino de las cosas, por tanto, nace para el prescribiente desde que se declara judicialmente:

(i) Una acción para exigir la restitución de la cosa en caso de ser privado de ella.

(ii) Una excepción (anómala) para oponerla al dueño en contra de quien se ha prescrito.

La adquisición de la propiedad por prescripción se produce retroactivamente, por tanto, se reputa dueño al poseedor desde el momento en que comenzó a correr la prescripción.

ACCIÓN REIVINDICATORIA

La acción reivindicatoria o acción de dominio es la que tiene el dueño de una cosa singular, de que no están en posesión, para que el poseedor de ella sea condenado a restituírsela (art. 889).

REQUISITOS

1. Ser dueño de la cosa.

Corresponde al que tenga la plena o nuda propiedad, absoluta o fiduciaria. También se puede reivindicar una cuota proindiviso, dado que nuestro CC sigue la teoría romana.

Excepcionalmente, el poseedor puede reivindicar la cosa, aunque no se prueba el dominio, mediante acción publiciana (art. 894), si ha perdido la posesión regular de la cosa y se hallaba en el caso de poder ganarla por prescripción. Pero no valdrá contra el verdadero dueño, ni contra el que posea con igual o mejor derecho.

Por tanto, el poseedor podría haber perdido la posesión mientras el plazo se ha cumplido (haya o no sido declarado judicialmente) o mientras no se haya cumplido. Para este último caso, ¿puede entablar acción publiciana?:

-Por un lado, se sostiene que no porque si otro se apodera de la cosa, se interrumpe naturalmente la prescripción, dejando de estar en situación de poder adquirir por prescripción.

-Por otra parte, se sostiene que, si el plazo se ha cumplido, se es dueño y no poseedor, puesto que la sentencia que declara la prescripción es declarativa. En definitiva, la acción

publiciana está establecida con mayor razón para aquel poseedor cuyo plazo de prescripción ordinaria aún no se ha cumplido.

2. El dueño debe haber sido privado de la posesión.

Si el poseedor inscrito es privado materialmente de un inmueble, no entabla la reivindicatoria, pues no ha sido privado de la posesión. Debe entablar la acción de precario, o la acción posesoria de restablecimiento. Sin embargo, hay quienes sostienen que a la inscripción debe acompañar la tenencia con ánimo de señor y dueño para constituir posesión, por tanto, sí podría entablar acción reivindicatoria.

3. Que la cosa sea susceptible de reivindicarse

Cosas corporales y singulares, además de derechos reales que recaigan sobre cosas corporales, y una cuota de una comunidad.

No pueden reivindicarse el derecho real de herencia, las cosas adquiridas por prescripción por un tercero, y en el caso de la resolución del contrato contra terceros poseedores de buena fe (art. 1490 y 1491).

PROCEDIMIENTO

Reglas del juicio ordinario

CONTRA QUIEN SE PUEDE REIVINDICAR

A. Contra el que dejó de poseer la cosa

Si el poseedor estaba de buena fe, si enajenó la cosa, para la restitución de lo que haya recibido; y si la enajena a sabiendas de que era ajena, para la indemnización de perjuicios. No obsta a la buena fe el saber que la cosa era ajena, pues para calificar la buena fe se atiende al momento en que empieza la posesión (art. 898).

Si el poseedor está de mala fe, podrá intentarse la acción de dominio como si actualmente poseyese, si ha dejado de poseerla; o contra el actual poseedor (art. 900).

B. Contra el mero tenedor

Art. 915.

PRESCRIPCIÓN DE LA ACCIÓN REIVINDICATORIA

Se extingue por la prescripción adquisitiva, no basta la inacción del propietario, es necesario que otra persona adquiera la posesión (art. 2517).

PRESTACIONES MUTUAS

Las prestaciones mutuas son las devoluciones recíprocas que se deben mutuamente reivindicante y poseedor, cuando este último es vencido en el juicio reivindicatorio (art. 904 y ss.)

OBLIGACIONES DEL POSEEDOR PARA EL REIVIDINCANTE

a. Restitución de la cosa

b. Indemnización de los deterioros que ha sufrido la cosa.

Si el poseedor está de mala fe, es responsable de los deterioros que por su hecho o culpa ha sufrido la cosa.

Si el poseedor está de buena fe, mientras permanece en ella, no es responsable de los deterioros, sino en cuanto se hubiere aprovechado de ellos (ej. destruyendo un bosque para vender la madera).

*El poseedor de buena fe permanece en ella hasta la contestación de la demanda.

c. Restitución de los frutos

Si el poseedor está de mala fe, es obligado a restituir los frutos naturales y civiles, y los que el dueño hubiera podido percibir con mediana inteligencia, teniendo la cosa en su poder.

Si el poseedor está de buena fe, no es obligado a la restitución de los frutos percibidos antes de la contestación de la demanda.

d. Gastos de conservación y custodia

El poseedor de mala fe deberá reembolsar al secuestre los gastos.

OBLIGACIONES DEL REIVINDICANTE PARA EL POSEEDOR VENCIDO

a. Pago de gastos ordinarios

b. Abonarle las mejoras

Las mejoras son toda obra que se ejecuta en una cosa y que tiene por objeto su conservación o aumento del valor.

b.1. Necesarias. Indispensables para la conservación de la cosa. El reivindicante SIEMPRE deberá abonarlas, independiente de la buena o mala fe del poseedor.

b.2. Útiles. Aumentan el valor de la cosa. Si el poseedor estaba de buena fe, tendrá derecho a que se le abonen las mejoras útiles ANTES DE LA CONTESTACIÓN DE LA DEMANDA. Si el poseedor estaba de mala fe, no tendrá este derecho, pero podrá llevarse los materiales de dichas mejoras, siempre que pueda separarlos sin detrimento de la cosa, y que el propietario se rehúse a pagar el precio.

b.2. Voluptuarias. Las que sirven de ornato. El propietario no está obligado a pagarlas, independiente de la buena o mala fe del poseedor, pero este último tendrá el mismo derecho anteriormente descrito.

Derecho de retención del poseedor vencido

Cuando el poseedor vencido tuviere un saldo que reclamar en razón de expensas y mejoras, podrá retener la cosa hasta que se verifique el pago, o se le asegura su satisfacción.

ACCIONES POSESORIAS

Las acciones posesorias tienen por objeto conservar o recuperar la posesión de bienes raíces y derechos reales constituidos en ellos (art. 916). Impiden que se altere una situación de hecho.

REQUISITOS

1. Que la persona tenga la facultad de entablar acción posesoria

La tendrá cuando haya estado en posesión tranquila y no interrumpida de la cosa por un año completo, contado hacia atrás desde la fecha de embarazo o despojo de la posesión.

2. Que la cosa sea susceptible de ampararse por la vía de la acción posesoria

Bienes raíces o derechos reales constituidos sobre ellos.

3. Que la acción no esté prescrita

Las acciones posesorias prescriben en 1 año, que es el plazo que necesita el otro para ampararse en la acción posesoria.

PROCEDIMIENTO

Juicio sumario

INTERPRETACIÓN DE LOS ARTS. 924 Y 925

1. El art. 924 contempla la forma de probar la posesión de todos los derechos inscritos, con excepción del dominio; el art. 925 se refiere a la prueba de posesión del suelo.

2. El art. 924 se refiere a la prueba de la posesión de todos los derechos inscritos, incluso el dominio; el art. 925 se refiere a la prueba de la posesión de los derechos reales no inscritos.

Esta última interpretación es la aceptada, pero con modificaciones, pues el art. 925 se aplica a los inmuebles inscritos y también:

-Cuando el poseedor inscrito tiene menos de un año de inscripción, la posesión material le sirve de prueba

-Cuando hay dos inscripciones, se prefiere al poseedor material

-Cuando hay discusión respecto de los deslindes, se prefiere al poseedor material.

ACCIONES POSESORIAS EN PARTICULAR

Querella de amparo

Es la que tiene por objeto conservar la posesión de bienes raíces o derechos reales constituidos en ellos. Se dirige incluso contra el propietario. Prescribe en un año.

Querella de restitución

Es la que tiene por objeto recuperar la posesión de los bienes raíces o derechos reales constituidos en ellos. Cuando el poseedor inscrito es privado materialmente del bien, debe entablar la querella de amparo, pues no ha perdido la posesión. Prescribe en un año.

Querella de restablecimiento

Es la acción que se otorga al que ha sido despojado violentamente de la posesión o mera tenencia de un inmueble, a fin de que se le restituya al estado en que estaba antes de esa violencia. Prescribe en 6 meses.

Acción Reivindicatoria

Acción Posesoria

Ampara un derecho (el dominio)

Ampara un hecho (la posesión)

Titular es el dueño, excepcionalmente el poseedor regular.

Titular es el poseedor, excepcionalmente el mero tenedor.

Se tramita en juicio ordinario

Se tramita en juicio sumario

Sentencia produce efecto de cosa juzgada

Sentencia produce efecto de cosa juzgada, pero deja a salvo la posibilidad de que el vencido entable acción reivindicatoria

Se extingue por prescripción adquisitiva

Se extingue por prescripción extintiva de un año.

Puede ser mueble o inmueble

Siempre es inmueble

ACCIONES POSESORIAS ESPECIALES (p. 128 a 130)

LIMITACIONES DEL DOMINIO (p. 131 a 168)