Está en la página 1de 2

Los Carteles: tipos, funciones y características

¿Qué es el Cartel?

Normalmente, entendemos el cartel como una hoja impresa o manuscrita colocada en un lugar
visible, para dar a conocer un hecho y normalmente tiene fines publicitarios; es una técnica de
difusión de la información que permite llegar a gran cantidad de público, sin necesidad de invertir
grandes recursos. Sus posibilidades comunicativas dependen en gran medida de su calidad técnica
y estética y de su adecuada ubicación.

Tipos de carteles

A grandes rasgos, sin entrar en detalles sobre el material o el papel utilizado, podemos decir que
hay dos tipos de carteles: informativos y formativos.
El cartel informativo, tiene la intención de difundir eventos, cursos, conferencias, espectáculos etc.
El cartel formativo, se crea como un medio para incentivar y concientizar sobre el establecimiento
de hábitos de salud, limpieza, orden etc.

Funciones del Cartel

En cuanto a las funciones que un cartel cumple, podemos mencionar la función comunicativa,
persuasiva, económica y ambiental.
La función comunicativa es la más importante de los carteles, y tanto los carteles formativos
como los informativos deben ejercerla. La función comunicativa, básicamente tiene como propósito
informar al espectador sobre algo y comunicarle un mensaje.
La función de persuasión es un repertorio de los significados ideales y emotivos de un producto,
que influye sobre la conducta de las personas de manera subliminal, induciendo en las personas
sentimientos que la hagan consumir el producto o servicio, sobre el cual el cartel hace alusión.
La función económica, tiene que ver con el hecho de que el cartel tiene que vender un producto o
una idea. Por ejemplo en el caso de los carteles de teatro, cine o concierto, esta función puede
remarcarse muy fácil, porque la intención es hacer al espectador comprar el boleto.
La función ambiental, trata sobre el hecho de que el cartel forma parte del contexto urbano, por lo
que debería armonizar con el paisajismo del entorno, llevándolo andar de la mano de la función
estética, en la cual se le infunde un elevado valor estético que contribuya a enaltecer la cultura de
las sociedades
Características del cartel
Los carteles están destinados al público en general y como hemos mencionado los encontramos a
todo paso. Es por eso que el mensaje de un cartel debe ser expresado de la manera más clara,
para que la mayoría de las personas que entran en contacto con él lo puedan entender. Es muy
importante que cada elemento se integre armónicamente, creando una unidad estética de gran
impacto, llamando la atención de una manera espontanea, es decir independientemente de la
voluntad del observador. En ese sentido podemos decir que elementos como imagen, texto, color,
composición, tamaño o formato son extremadamente importantes, porque son ellos los que
provocan o llaman la atención al espectador. A continuación vamos a ofrecer una
breve descripción de cada uno de esto elementos.

Técnicamente hablando debe ser una síntesis que resuma la idea a la mínima expresión grafica,
sin dejar de ser clara y significativa y son poco recomendables las simplificaciones exageradas, así
como el abuso de abstracciones, debido a que presentan dificultades para su comprensión o
decodificación del mensaje, y en consecuencia el número de observadores que entiendan el
mensaje se reducirá." La imagen es un medio para llegar al fin, que es la comunicación y fijación
del mensaje.

En cuanto a la función del texto, podemos decir que refuerza el mensaje implícito en la imagen y
su redacción no debe ser muy extensa, sino más bien debe brillar y despertar la curiosidad del
observador. El texto debe ser corto, directo y claro para que pueda ser leído rápido y para que
pueda comunicar el mensaje con el mínimo de elementos, sin hacer uso de palabras o frases
largas.
El texto se separa en dos elementos: el encabezado y el pie.
El encabezado es a la vez el título del cartel y es el elemento que debe llamar la atención a las
personas, y es por eso que debe ser redactado con letras grandes y que no incluya más de tres
palabras. El pie clarifica y profundiza el mensaje, es decir da los detalles y globaliza la información.
El pie atrae al espectador y lo invita a que lo lea, y para su interpretación es necesario que el
observador se acerque a este. En cuanto a las letras, tanto del encabezado como la del pie, es muy
importante especificar que se debe utilizar letras legibles y de un tamaño adecuado para que el
espectador pueda leer con facilidad y rapidez la información.
El color del cartel es también muy importante porque si se utilizan muchos colores podemos cansar
al espectador y alejarlo del cartel, por eso normalmente se usan pocos. En cuanto al tamaño que un
cartel debe tener, normalmente se usan las medidas de 70x100 cm o 50x 70 cm.
La composición es tan importante como las anteriores. En un cartel diferenciamos dos niveles: la
iconografía y la leyenda. No obstante esta diferenciación, se observa una amalgama de imagen y
texto. La composición debe buscar el equilibrio y la armonía, no sólo en lo referente a la imagen,
sino también en cuanto a colorido y estética. El mensaje debe estar compuesto de forma integral,
como si fuera una unidad perfectamente equilibrada.
El cartel debe impresionar para conseguir la finalidad propagandística que persigue. Tiene que
atraer y despertar la curiosidad del que lo lee, y por eso es muy importante el lugar donde se sitúa.
En cuanto al formato, básicamente hay dos tipos de carteles: el vertical y el horizontal.