Está en la página 1de 8

Intro

El punto de ebullición es la temperatura a la cual un elemento o compuesto químico pasa del


estado líquido al estado gaseoso, o a la inversa se denomina punto de condensación.
Latemperatura de una sustancia o cuerpo es una medida de la energía cinética de las moléculas. A
temperaturas inferiores al punto de ebullición, sólo una pequeña fracción de las moléculas en la
superficietiene energía suficiente para romper la tensión superficial y escapar.
Al llegar al punto de ebullición la mayoría de las moléculas es capaz de escapar desde todas partes
del cuerpo, no solo lasuperficie. Sin embargo, para la creación de burbujas en todo el volumen del
líquido se necesitan imperfecciones o movimiento, precisamente por el fenómeno de la tensión
superficial.
Un líquido puedecalentarse pasado su punto de ebullición. En ese caso se dice que es un líquido
sobrecalentado. En un líquido súper calentado, una pequeña perturbación provocará una
ebullición explosiva.

Definición: punto de ebullición.

Definimos el punto de ebullición como la temperatura a la cual se produce la transición de


la fase líquida a la gaseosa. En el caso de sustancias puras a una presión fija, el proceso de
ebullición o de vaporización ocurre a una sola temperatura; conforme se añade calor la
temperatura permanece constante hasta que todo el líquido ha hervido.

El punto normal de ebullición se define como el punto de ebullición a una presión total
aplicada de 101.325 kilopascales ( 1 atm); es decir, la temperatura a la cual la presión de
vapor del líquido es igual a una atmósfera. El punto de ebullición aumenta cuando se aplica
presión.

El punto de ebullición no puede elevarse en forma indefinida. Conforme se aumenta la


presión, la densidad de la fase gaseosa aumenta hasta que, finalmente, se vuelve
indistinguible de la fase líquida con la que está en equilibrio; ésta es la temperatura crítica,
por encima de la cual no existe una fase líquida clara. El helio tiene el punto normal de
ebullición más bajo (4.2 K) de los correspondientes a cualquier sustancia, y el carburo de
tungsteno, uno de los más altos (6300 K).

Ley de Raoult.

La ley de Raoult es el estudio simplificado de las soluciones, las cuales están formadas por
dos o tres sustancias liquidas. La ecuación de la ley de Raoult es:
La composición de la fase gaseosa Yi está relacionada con la composición del compuesto i
en la fase liquida Xi mediante la relación anterior. En esta ecuación, el término de la
izquierda recibe el nombre de presión parcial del componente i (YiP). Por su parte el
término de la derecha expresa el comportamiento del compuesto o en la fase liquida; esta
expresión es válida únicamente para soluciones ideales. Entonces, la fase liquida se
comporta como una solución ideal, mientras que la fase gaseosa es una mezcla de gases
ideales. Siendo la Presión Parcial: la presión que este componente ejercería en el volumen
ocupado por la fase gaseosa, si sólo el estuviera presente, sin embargo la presión parcial
sólo tiene sentido para gases ideales. Pisat es la presión de vapor que corresponde a cada
sustancia. Es la presión de saturación, es una medida de la energía cinética de las moléculas
que se requiere para la evaporación.

La evaporación se produce cuando la fuerza intermolecular del liquido es menor a la


energía cinética de las partículas de las moléculas que están en la superficie. De esta forma,
sólo un porcentaje reducido de liquido se convierte en vapor.

La ebullición se presenta cuando la energía interna es tan alta que todas las partículas del
liquido pueden escapar a la fase gaseosa. Físicamente, la ebullición es cuando la presión del
sistema, es infinitesimalmente menor que la presión de vapor del liquido.

Pvap = Psistema

Método de Dühring y Cox.

La primera gráfica de sustancias de referencia para datos de presión de vapor fue propuesta
por Dühring, quien representó la temperatura a la que una sustancia de interés tiene una
determinada presión de vapor frente a la temperatura a la que la sustancia de referencia
tiene la misma presión de vapor.

Método de Mohr.

Se trata de un método de valoración de iones y con patrón de plata utilizando el ión


cromato como indicador. El punto final se detecta por la formación de un precipitado de
color rojo ladrillo de .

Definición

Suele definirse al punto de ebullición como el instante en el cual se produce el cambio de


estado de una materia que pasa de líquido a gaseoso. El concepto, en concreto, refiere a la
temperatura que provoca que la presión de vapor de un líquido iguale a la presión de vapor
del medio en cuestión.
En otras palabras, el punto de ebullición hace mención
a la temperatura en la cual un líquido hierve. Dicha
temperatura está vinculada a las propiedades
específicas del líquido, y no a su cantidad. Es
importante resaltar que, una vez que el líquido entró en
ebullición (y está hirviendo), la temperatura no sufre
ninguna variación.

La temperatura de la materia está vinculada a la energía


cinética de sus moléculas. Lo habitual es que unas
pocas moléculas puedan quebrar la tensión superficial: sin embargo, una vez alcanzada la
temperatura del punto de ebullición, se incrementa la entropía y las partículas se
desordenan.

Tomemos el caso del agua. El punto de ebullición del H2O es 100 grados centígrados.
Esto quiere decir que podemos poner agua a temperatura de ambiente (20 grados, por
ejemplo) en un jarro y llevar el recipiente al fuego. El agua, en este momento, estará en
estado líquido.

A medida que aumente la temperatura, sin embargo, la tensión superficial empezará a


modificarse. Así, al llegar a los 100 grados, el agua alcanzará su punto de ebullición y
comenzará a hervir, pasando a estado gaseoso. Como decíamos líneas arriba, no importa si
el jarro contiene medio litro, un litro o tres litros de agua: el punto de ebullición siempre
será 100 grados.

Lee todo en: Definición de punto de ebullición - Qué es, Significado y Concepto
http://definicion.de/punto-de-ebullicion/#ixzz3Voh9TAWn

Presión de vapor

La presión de vapor es la presión de la fase gaseosa o vapor de un sólido o un líquido


sobre la fase líquida, para una temperatura determinada, en la que la fase líquida y el vapor
se encuentra en equilibrio dinámico; su valor es independiente de las cantidades de líquido
y vapor presentes mientras existan ambas. Este fenómeno también lo presentan los sólidos;
cuando un sólido pasa al estado gaseoso sin pasar por el estado líquido (proceso
denominado sublimación o el proceso opuesto llamado sublimación inversa) también
hablamos de presión de vapor. En la situación de equilibrio, las fases reciben la
denominación de líquido saturado y vapor saturado. Esta propiedad posee una relación
inversamente proporcional con las fuerzas de atracción intermoleculares, debido a que
cuanto mayor sea el módulo de las mismas, mayor deberá ser la cantidad de energía
entregada (ya sea en forma de calor u otra manifestación) para vencerlas y producir el
cambio de estado.
Imaginemos una burbuja de cristal en la que se ha realizado el vacío y que se mantiene a
una temperatura constante; si introducimos una cierta cantidad de líquido en su interior éste
se evaporará rápidamente al principio hasta que se alcance el equilibrio entre ambas fases.

Inicialmente sólo se produce la evaporación ya que no hay vapor; sin embargo a medida
que la cantidad de vapor aumenta y por tanto la presión en el interior de la ampolla, se va
incrementando también la velocidad de condensación, hasta que transcurrido un cierto
tiempo ambas velocidades se igualan. Llegados a este punto se habrá alcanzado la presión
máxima posible en la ampolla (presión de vapor o de saturación) que no podrá superarse
salvo que se incremente la temperatura.

El equilibrio dinámico se alcanzará más rápidamente cuanto mayor sea la superficie de


contacto entre el líquido y el vapor, pues así se favorece la evaporación del líquido; del
mismo modo que un charco de agua extenso pero de poca profundidad se seca más rápido
que uno más pequeño pero de mayor profundidad que contenga igual cantidad de agua. Sin
embargo, el equilibrio se alcanza en ambos casos para igual presión.

El factor más importante que determina el valor de la presión de saturación es la propia


naturaleza del líquido, encontrándose que en general entre líquidos de naturaleza similar, la
presión de vapor a una temperatura dada es tanto menor cuanto mayor es el peso molecular
del líquido.

Por ejemplo, el aire al nivel del mar saturado con vapor de agua a 20ºC, tiene una presión
parcial de 23 mbar de agua y alrededor de 780 mbar de nitrógeno, 210 mbar de oxígeno y 9
mbar de argon.
Medición y unidades
La presión de vapor es medida en unidades standar de presión. El Sistema Internacional de
Unidades (SI) reconoce a la presión como una unidad derivada de la fuerza ejercida a través
de un área determinada, a esta unidad se le conoce por el nombre de Pascal (Pa). Un pascal
es equivalente a un newton por metro cuadrado (N·m-2 ó kg·m-1·s-2).

La medición experimental de la presión de vapor es un procedimiento simple para


presiones similares que estén entre 1 y 200 kPa. Resultados más exactos son obtenidos
cerca del punto de ebullición de cada sustancia en particular y con índice de error más
significativo en mediciones menores a 1 kPa. Con frecuencia, algunos procedimientos
consisten en purificar las sustancias que son analizadas, aislándolas la sustancia deseada en
un contenedor, evitando cualquier gas indeseado y midiendo la presión de equilibrio de la
fase gaseosa de la sustancia en el sistema cerrado a distintas temperaturas. El uso de
herramientas como un isoteniscopio genera una mayor exactitud en el proceso.

Presión de vapor y punto de ebullición de un líquido


Un líquido está, a cualquier temperatura, en equilibrio con su propio vapor, cuando las
moléculas de éste están presentes en una cierta concentración. La presión que corresponde a
esta concentración de moléculas gaseosas se llama presión de vapor del líquido a la
temperatura dada. La presión de vapor de cada líquido aumenta con la temperatura. La
temperatura para la cual la presión de vapor de un líquido iguala a la presión atmosférica se
denomina punto de ebullición del líquido. A esta temperatura aparecen en el líquido
burbujas de vapor que escapan de la superficie.

Variación de la presión de vapor con la temperatura


Presión de vapor versus temperatura.

Como una tendencia general, la presión de vapor de los líquidos a presión atmosférica se
incrementa con respecto al decrecimiento en la temperatura de ebullición. Este fenómeno es
ilustrado en el diagrama adjunto, que muestra para varios líquidos, el comportamiento de su
presión de vapor versus la temperatura. Por ejemplo, a cualquier temperatura, el cloruro de
metileno tiene la más alta presión de vapor de todos los líquidos expuestos en el gráfico.
También se observa la baja temperatura de ebullición del propano, cuya curva de presión de
vapor (línea púrpura) se interseca con la línea horizontal correspondiente a 1 atmósfera en -
41 ºC.

Aunque la relación entre la presión de vapor y la temperatura no es lineal, el gráfico usa un


eje logarítmico vertical para obtener una línea poco curva y así poder representar en un solo
gráfico el comportamiento de varios líquidos.

Presión atm

a presión atmosférica es la fuerza por unidad de superficie que ejerce el aire sobre la
superficie terrestre.

La presión atmosférica en un punto coincide numéricamente con el peso de una columna


estática de aire de sección recta unitaria que se extiende desde ese punto hasta el límite
superior de la atmósfera. Como la densidad del aire disminuye conforme aumenta la altura,
no se puede calcular ese peso a menos que seamos capaces de expresar la variación de la
densidad del aire ρ en función de la altitud z o de la presión p. Por ello, no resulta fácil
hacer un cálculo exacto de la presión atmosférica sobre un lugar de la superficie terrestre.
Además tanto la temperatura como la presión del aire están variando continuamente, en una
escala temporal como espacial, dificultando el cálculo. Se puede obtener una medida de la
presión atmosférica en un lugar determinado pero de ella no se pueden sacar muchas
conclusiones; sin embargo, la variación de dicha presión a lo largo del tiempo, permite
obtener una información útil que, unida a otros datos meteorológicos (temperatura
atmosférica, humedad y vientos) puede dar una imagen bastante acertada del tiempo
atmosférico en dicho lugar e incluso un pronóstico a corto plazo del mismo.

La presión atmosférica en un lugar determinado experimenta variaciones asociadas con los


cambios meteorológicos. Por otra parte, en un lugar determinado, la presión atmosférica
disminuye con la altitud, como se ha dicho. La presión atmosférica decrece a razón de
1 mmHg o Torr por cada 10 m de elevación en los niveles próximos al del mar. En la
práctica se utilizan unos instrumentos, llamados altímetros, que son simples barómetros
aneroides calibrados en alturas; estos instrumentos no son muy precisos.

La presión atmosférica también varía según la latitud. La menor presión atmosférica al


nivel del mar se alcanza en las latitudes ecuatoriales. Ello se debe al abombamiento
ecuatorial de la Tierra: la litósfera está abultada en el ecuador terrestre, mientras que la
hidrósfera está aún más abultada por lo que las costas de la zona ecuatorial se encuentran
varios km más alejadas del centro de la Tierra que en las zonas templadas y, especialmente,
en las zonas polares. Y, debido a su menor densidad, la atmósfera está mucho más abultada
en el ecuador terrestre que la hidrósfera, por lo que su espesor es mucho mayor que el que
tiene en las zonas templadas y polares. Por ello, la zona ecuatorial es el dominio
permanente de bajas presiones atmosféricas por razones dinámicas derivadas de la rotación
terrestre. También por ello, la temperatura atmosférica disminuye un grado por cada 154 m
de altitud, mientras que en la zona intertropical esta cifra alcanza unos 180 m de altitud.

La presión atmosférica normalizada, 1 atmósfera, fue definida como la presión atmosférica


media al nivel del mar que se adoptó como exactamente 101 325 Pa o 760 Torr. Sin
embargo, a partir de 1982, la IUPAC recomendó que si se trata de especificar las
propiedades físicas de las sustancias la "presión normalizada" debía definirse como
exactamente 100 kPa o (≈750,062 Torr). Aparte de ser un número redondo, este cambio
tiene una ventaja práctica porque 100 kPa equivalen a una altitud aproximada de 112
metros, que está cercana al promedio de 194 m de la población mundial.1

Índice
Presión atmosférica y altura
Artículo principal: Pisos térmicos

La altura modifica tanto la temperatura como la presión atmosféricas al modificarse la


densidad del aire. El fenómeno es muy sencillo: el aire se calienta en contacto con la
superficie terrestre, tanto en la parte sólida como en la superficie de los océanos y mares,
especialmente, en este último caso. Al calentarse el aire se eleva porque disminuye de
densidad y por lo tanto, de presión y asciende hasta equilibrarse la densidad de la columna
ascendente del aire con su entorno a un nivel superior. Sin embargo, la comprensión de este
proceso es mucho más compleja, ya que las variaciones de la presión no varían
exclusivamente con la altura sino con otros factores como son la mayor o menor humedad y
con la latitud, que modifica sustancialmente el mayor o menor espesor de la atmósfera por
razones dinámicas: este espesor es máximo en la zona ecuatorial debido a la fuerza
centrífuga de la rotación terrestre en dicha zona y, por ende, menor en los polos. La
relación entre densidad del aire y la altura dio origen al invento del altímetro, que no es sino
un barómetro aneroide graduado en metros de altitud en lugar de unidades de presión
atmosférica. Pronto se vio que al trasladar el altímetro a lo largo de un meridiano también
variaba la presión atmosférica, incluso aunque nos encontrásemos siempre al nivel del mar.
La conclusión lógica era que la altura del nivel del mar varía según la latitud, siendo mayor
la altura (y por lo tanto, menor la presión), a lo largo del ecuador terrestre, que forma la
circunferencia terrestre formada por los puntos más alejados del centro de la tierra
señalando con ello lo que se conoce como el abultamiento ecuatorial de nuestro planeta.