Está en la página 1de 4

Infertilidad

La infertilidad es la dificultad para lograr o mantener un embarazo. Los problemas de


fertilidad se pueden presentar en mujeres y en hombres, y pueden tener muchas causas.
La infertilidad constituye un problema que puede afectar a ambos miembros de la pareja.
Con el tiempo, el conflicto puede agravarse y llegar a constituir un motivo de disolución
del vínculo afectivo, con la repercusión psicosocial que estas rupturas traen aparejadas.

Las causas más frecuentes son:


Causas de infertilidad en mujeres: Algunas razones comunes de la infertilidad en
mujeres incluyen las siguientes:
 Clamidia o gonorrea no tratadas.
 Falta de ovulación (los ovarios no liberan óvulos).
 Trompas de Falopio bloqueadas: el esperma no puede llegar al óvulo.
 Óvulos de mala calidad.
 La forma del útero dificulta que un óvulo fecundado se implante.
 Endometriosis.
 Fibromas uterinos.

Causas de infertilidad en hombres: Las causas más comunes de infertilidad en hombres


incluyen las siguientes:
 Clamidia o gonorrea no tratadas.
 Bajo recuento de espermatozoides (no tener suficiente esperma en el semen).
 Baja movilidad de los espermatozoides (los espermatozoides no nadan lo
suficientemente bien como para llegar a un óvulo).
 Espermatozoides no formados adecuadamente.
 Ausencia de espermatozoides en el semen.
 Semen tan espeso que los espermatozoides no pueden moverse fácilmente en él.

El exceso o la insuficiencia de algunas de las hormonas que ayudan al cuerpo para


producir esperma también puede conducir a problemas relacionados con el semen que
causan infertilidad.
La infertilidad también se puede deber a un problema de eyaculación. Si los conductos
dentro del pene o los testículos están bloqueados, el hombre puede tener dificultad para
eyacular, o bien no sale nada cuando tiene un orgasmo. A veces, la eyaculación puede
enviar el semen de la próstata a la vejiga, en lugar de que salga por el pene.
Hay ciertos factores de salud y estilo de vida que pueden aumentar tus posibilidades de
tener problemas de fertilidad. Por ejemplo:
 Ser mayor de 35 años (en el caso de las mujeres).
 Tener mucho sobrepeso o ser demasiado delgado.
 Quimioterapia o radioterapia.
 Mucha exposición a toxinas ambientales, como plomo o pesticidas.
 Consumo excesivo de alcohol o drogas.
 Fumar tabaco.
 No realizar las pruebas recomendadas para la detección de la clamidia y la
gonorrea.
 Antecedentes de enfermedad pélvica inflamatoria (EPI).
 Lesiones en el escroto y los testículos.
 Haber recibido mucho calor en los testículos (por usar prendas muy ajustadas o
por nadar o bañarse en agua caliente con frecuencia y de manera reciente).
 Tener un testículo retenido.

Aspectos éticos y legales

A pesar de los esfuerzos realizados, pocos países han logrado un consenso interno que
se traduzca en una legislación o una política nacional coherente. Al revisar las
regulaciones y disposiciones vigentes en diversos países, así como las recomendaciones
de comités y organismos internacionales, se comprueba que existen aspectos comunes
en lo que respecta a la utilización de las técnicas actuales.

Estos son:

1. El acceso a éstas técnicas debe estar limitado a parejas heterosexuales casadas


legalmente, o que mantengan una unión estable.

2. Las instituciones y el personal médico que ofrecen estos servicios deben estar
sujetos a supervisión y regulación sanitaria.

3. La paternidad y la maternidad deben estar determinadas por leyes que rijan para
todos los nacimientos logrados mediante estas técnicas.

4. Las historias clínicas y la información deben conservase con carácter confidencial.

5. La vida embrionaria in vitro debe estar limitada a 14 días.

6. El almacenamiento de gametos y embriones debe estar limitado en tiempo.

7. La implantación y/o la inseminación post-morten debe estar prohibida.

8. Las agencias o intermediarios para la subrogación deben estar prohibidas.

9. Previamente debe obtenerse el consentimiento de los participantes.

10. Las tecnologías reproductivas deben estar libres de comercialización.


11. No debe haber selección del sexo, excepto en caso de enfermedades hereditarias
ligadas al sexo, ni tampoco selección eugenésica.

12. Prohibición absoluta de la manipulación genética por técnicas extremas de


ingeniería genética (clonaje, creación de quimeras partenogénesis, fertilización
entre especies y otras).

A pesar del acuerdo general sobre estos aspectos, las características socioculturales,
económicas y religiosas en cada Estado pueden crear divergencias en cuanto a:

1. La cuestión de la remuneración de los donantes.

2. El acceso eventual del niño a la información sobre los donantes y el tipo de


información (genética o nominativa).

3. La conservación de la información: el tipo, tiempo, y quien debe custodiarla.

4. La donación y conservación de los embriones, así como la experimentación con


el material embrionario humano: quien tiene acceso a él, fines, duración en tiempo
y otros aspectos.

5. Limitación en el número de niños por donante.

6. El diagnóstico genético del embrión.

De todo esto se desprende que, a la hora de establecer leyes y regulaciones que definan
la política interna en materia de reproducción, cada Estado debe velar por que éstas no
atenten o interfieran con la libertad y los derechos humanos básicos. Para esto han
quedado determinados varios principios, independientemente de las variaciones
políticas, culturales y religiosas, que pudieran servir de base a futuras regulaciones o
acuerdos de carácter internacional, y que se resumen en:

1. El respeto por la dignidad humana.

2. La seguridad del material genético.

3. La calidad de los servicios brindados.

4. La inviolabilidad de la persona.

5. La inalienabilidad del cuerpo humano.


Los tres primeros constituyen mecanismos de protección de la persona, mientras que los
restantes son un medio para asegurar el control sobre la libertad personal y científica,
así como el respeto a la dignidad humana que es en sí el origen de todos los derechos
humanos fundamentales.

Tratamientos clínicos
Dos de los tratamientos de fertilidad más comunes son los siguientes:
 Inseminación intrauterina
Se recolecta esperma sano y se lo inserta directamente en el útero durante la ovulación.
 Fertilización in vitro (FIV)
Se extraen óvulos de los ovarios y se fecundan con esperma en un laboratorio, donde
se desarrollan como embriones. Luego, un médico coloca los embriones en tu útero.

Otros tratamientos
La crio preservación (congelación de óvulos, esperma o embriones), la donación de
óvulos o embriones, y los portadores de gestación (subrogación) también son formas
de tecnologías de reproducción asistida.
La donación de esperma, la donación de óvulos y la subrogación son utilizadas a
menudo por parejas del mismo sexo o por personas solas que desean tener un bebé.
También se puede usar esperma u óvulos de un donante si la infertilidad se debe a un
problema con tus propios espermatozoides u óvulos.

El tratamiento de mayor eficacia que recomiendo es:


 Fertilización in vitro (FIV)
En el que se extraen óvulos de los ovarios y se fecundan con esperma en un laboratorio,
donde se desarrollan como embriones. Luego, un médico coloca los embriones en tu
útero, para mi este es el más eficaz.