Está en la página 1de 8

MI ESCUELA

Mi escuela es muy hermosa


la veo siempre primaveral,
todos los días está preciosa
como un manto floral.

Un gran destino,
me tiene mi escuela bella,
ella me guía por el camino
como una gran estrella.

Al estudiar empiezo a saber


y lo hago con una ilusión
comienzo a conocer
el mundo y su razón.

En mi escuela tengo un destino


seguro, tranquilo y real.
Ella es el gran camino
que me lleva a la meta final.

PARA MI COLEGIO

En tus aulas aprendí


a leer , a escribir
a dibujar y a jugar
divirtiéndome cada
día sin cesar.

Tus cálidos docentes


siempre a mi lado
están presentes
cuidando mi educación
con fiel dedicación.

Nos recibes en tus ambientes


cada mañana , como el sol saliente
estás listo a abrir tus puertas
para recibirnos en ellas.

Eres mi colegio querido


con el cuál Dios me ha bendecido
orgulloso llevo en mi alma
tus enseñanzas sabias.

Hoy es tu cumpleaños
he querido recordarlo
como un día especial
que junto a tí hoy
quiero celebrar.
EL SAPO VERDE
Ese sapo verde
se esconde y se pierde;
así no lo besa
ninguna princesa.

Porque con un beso


él se hará princeso
o príncipe guapo;
¡y quiere ser sapo!

No quiere reinado,
ni trono dorado,
ni enorme castillo,
ni manto amarillo.

Tampoco lacayos
ni tres mil vasallos.
Quiere ver la luna
desde la laguna.

Una madrugada
lo encantó alguna hada;
y así se ha quedado:
sapo y encantado.

Disfruta de todo:
se mete en el lodo
saltándose, solo,
todo el protocolo.

Y le importa un pito
si no está bonito
cazar un insecto;
¡que nadie es perfecto!

¿Su regio dosel?


No se acuerda de él.
¿Su sábana roja?
Prefiere una hoja.

¿Su yelmo y su escudo?


Le gusta ir desnudo.
¿La princesa Eliana?
Él ama a una rana.

A una rana verde


que salta y se pierde
y mira la luna
desde la laguna.
LAGALLINA DE LOS HUEVOS DE ORO

Érase una Gallina que ponía


un huevo de oro al dueño cada día.

Aun con tanta mala ganancia contento,


quiso el rico avariento
descubrir de una vez la mina de oro,
y hallar en menos tiempo más tesoro.

Mató, abrió el vientre de contado;


pero, después de haberla registrado,
¿Qué sucedió? que muerta la Gallina,
perdió su huevo de oro y no halló la mina.

¡Cuántos hay que teniendo lo bastante


enriquecerse quieren al instante,
abrazando proyectos
a veces de tan rápidos efectos
que sólo en pocos meses,
cuando se contemplaban ya marqueses,
contando sus millones,
se vieron en la calle sin calzones.

LA VACA ESTUDIOSA

Había una vez una vaca


en la Quebrada de Humahuaca.
Como era muy vieja,
muy vieja, estaba sorda de una oreja.
Y a pesar de que ya era abuela
un día quiso ir a la escuela.
Se puso unos zapatos rojos,
guantes de tul y un par de anteojos.
La vio la maestra asustada
y dijo: - Estas equivocada.
Y la vaca le respondió:
¿Por qué no puedo estudiar yo?
La vaca, vestida de blanco,
se acomodó en el primer banco.
Los chicos tirábamos tiza
y nos moríamos de risa.
La gente se fue muy curiosa
a ver a la vaca estudiosa.
La gente llegaba en camiones,
en bicicletas y en aviones.
Y como el bochinche aumentaba
en la escuela nadie estudiaba.
La vaca, de pie en un rincón,
rumiaba sola la lección.
Un día toditos los chicos
se convirtieron en borricos.
Y en ese lugar de Humahuacala
única sabia fue la vaca.