Está en la página 1de 9

, ,

LA CONSTITUCION ECONOMICA PERUANA


Y EL DERECHO DE LA COMPETENCIA

Ernesto Blume Fortini*


Profesor de Derecho Constitucional
Universidad de Lima

l. LA CONSTITUCIÓN ECONÓMICA

1.1 Marco doctrinario

Siguiendo el excursus terminológico realizado por


Domingo García Belaunde como introducción a su
ponencia "La Constitución Económica peruana",
presentada al simposio internacional sobre "Mo-
dernas tendencias del Derecho Constitucional en
España y América Latina", organizado por la Uni-
versidad Externado de Colombia con ocasión del
primer centenario de su fundación y llevado a cabo
en la ciudad de Bogotá del 2 al 6 de noviembre de
1
1986 , puede afirmarse que los conceptos de Cons-
titución Económica, Derecho Constitucional Econó-
mico y Derecho Constitucional de la Economía son,
dentro del desarrollo del Derecho Constitucional,
Dentro de las más importantes instituciones del patrimonio exclusivo del presente siglo, constitu-
Derecho Constitucional Contemporaneo se encuen- yendo el primero seguramente la matriz de la cual
tra la denominada Constitución Económica. Sin derivan los segundos.
embargo, su definición, ensayada por muchos, tanto
a nivel nacional como internacional, es hasta hoy Sus primeros atisbos datan de la década de los
objeto de controversia. veinte y aparecen en la república alemana de
Weimar, luego se detectan en la literatura alemana,
En el presente artículo, el doctor Blume Fortini italiana y española, así como, aunque en menor
intenta dar una solución definitiva al problema de grado, en la latinoamericana, experimentando una
la Constitución Económica y su significado, para suerte de resurgimiento a partir de la década de los
luego centrarse en el tratamiento que nuestro orde- setenta.
namiento le ha dado en relación a un tema que cada
vez cobra más importancia tanto en nuestro país En un inicio la expresión Constitución Económica
como a nivel mundial: El derecho de la Competencia. y, por cierto, las reflexiones conceptuales sobre la

THEMIS36
29
misma, aparecen utilizadas por los economistas y un mundo de libertad, tolerancia, respeto y contra-
también por los juristas, pero con el discurrir del pesos, la economía debe darse en un marco que
tiempo se va produciendo un curioso fenómeno, en reúna tales características también, porque, de lo
cuya virtud los economistas van dejando de lado su contrario, un modelo económico que no responda a
interés por el tema y éste va convirtiéndose en punto estos principios a la larga acabará con ellos en el
de especial reflexión y desarrollo para los propio ámbito político. Vale decir, que para Ropke
constitucionalistas, al extremo que hoy en día resul- la estructura económica y la estructura política son
ta innegable que la Constitución Económica ocupa como dos caras de una misma moneda y, es más, la
un lugar preferente en el elenco de instituciones una condiciona a la otra. Por ello sostiene con
importantes y de grandes proyecciones del Derecho énfasis que "Constituye una ingenuidad casi indis-
Constitucional contemporáneo. cutible creer que un Estado puede ser totalitario en
el dominio económico, sin serlo simultáneamente
4
Parece ser que quien lo introduce de lleno en la en el político y espiritual y al revés" •
literatura constitucional es el célebre, aunque siem-
pre polémico, Carl Schmitt, en 1931, en su libro En los años posteriores, la Constitución Económica
"Hiiter der Verfassung", que fuera traducido al espa- como categoría conceptual en incipiente desarrollo
ñol con el título "La Defensa de la Constitución". fue prácticamente abandonada por los economistas
Schmitt no define lo que entiende por Constitución y por los juristas, hasta la década de los setenta, en la
Económica ni da mayores alcances conceptuales al que se produce una suerte de renacer en los académi-
respecto, limitándose a advertir que con la Consti- cos e intelectuales alemanes, italianos y españoles.
tución Económica se pretende dejar de lado la Cons- En este renacer destaca Ekkehart Stein, que en un
titución Política, lo que llega a considerar aberrante trabajo publicado en 1971 define la "Constitución
y cuestiona duramente, pues estima que en tal em- Económica" como el sistema económico en aplica-
peño existe el peligro de "crear dentro del Estado ción imperante en la República Federal Alemana.
una dirección plenamente económica, de tipo sindi-
cal o soviética, que podría conducir al stalinismo o En lo que atañe a España, el esfuerzo de los
2
al fascismo corporativo" . doctrinarios de la década de los setenta, que a través
de diversos trabajos venían conceptualizando sobre
3
Al decir de Francisco Femández Segado , siguien- la "Constitución Económica", fue recogido por el
do a Ignacio María Lojendio, es Beckerath quien en legislador constituyente de la Carta de 1978, que
1932, en Alemania, en su trabajo "Politische und consagró su Título VII al tema bajo el título de
Wirtschafstverfassung", realiza un rescatable esfuer- Economía y Hacienda. Al respecto, son de mencio-
zo por definir la Constitución Económica, enten- nar, entre otros, dos aportes de especial significa-
diéndola como una manera de ordenar lo que hoy ción; el uno doctrinal y el otro jurisprudencia!. El
podríamos denominar el fenómeno económico, en primero lo constituye el colectivo publicado bajo el
cuanto se expresa en los elementos propiedad, con- título "El modelo económico en la Constitución
trato y trabajo, así como en la intervención del española", cuya dirección estuvo a cargo de Fernan-
Estado en la economía y en la regulación de lo que do Garrido Falla; y el segundo la célebre Sentencia
hace a la organización y a la técnica de la producción No. 1/1982, dictada el 28 de enero de 1982, por el
y de la distribución. Tribunal Constitucional español, en cuya parte per-
tinente a la letra reza:
En 1942 el economista Wilhelm Ropke, de la Escuela
de Friburgo, publica un trabajo sobre la crisis social "En la Constitución española de 1978, a diferen-
de su tiempo, en el cual se refiere a la Constitución cia de lo que solía ocurrir con las Constituciones
Económica, con el fin de fundamentar su posición liberales del siglo XIX y de forma semejante a lo
neoliberal frente a los peligros que acarreaba el que sucede en las más recientes Constituciones
comunismo. En tal sentido, desarrolla un símil o europeas, existen varias normas destinadas a
paralelismo con implicancias e interrelaciones mu- proporcionar el marco jurídico fundamental para
tuas entre la Constitución Política y la Constitución la estructuración y el funcionamiento de la acti-
Económica, en cuya virtud, si se quiere garantizar vidad económica; el conjunto de todas ellas

THEMIS36
30
compone lo que suele denominarse la constitu- miento jurídico a la de orientación general del texto
ción económica o constitución económica for- constitucional sobre el terna económico (especial-
mal. Ese marco implica la existencia de unos mente, sobre el rol del Estado y de los agentes
principios básicos del orden económico que han económicos), para pasar a la del sistema económico
de aplicarse con carácter unitario, unicidad que recogido en el texto constitucional.
está reiteradamente exigida por la Constitu-
ción, cuyo Preámbulo garantiza la existencia de No obstante tal evolución, no existe un concepto
5
'un orden económico y social justo' ... " . único ni universalmente aceptado de "Constitución
Económica" aún en el desarrollo del Derecho Cons-
El Tribunal Constitucional español entendió por titucional contemporáneo. Sin embargo, ya se ob-
"Constitución Económica" el marco jurídico funda- serva que dicho concepto tiene una dimensión dual:
mental para la estructuración y el funcionamiento de la Constitución Económica vista corno contenido y
la actividad económica, en el contexto de los prin- la Constitución Económica vista corno norma jurídi-
cipios básicos del orden económico, conforman tes de ca suprema.
lo que la doctrina ha dado en llamar el núcleo o
reducto indisponible por el legislador ordinario. La Constitución Económica vista corno contenido
será la que el propio Domingo García Belaunde
En el renacer al que se ha hecho referencia líneas denomina la Constitución Económica Material, en-
arriba, destacó en Italia Francesco Galgano, quien tendida corno el ordenamiento real de la economía
7
definió la "Constitución Económica" corno "el aná- en una comunidad deterrninada • La Constitución
lisis de las estructuras constitucionales del actual Económica vista corno norma jurídica suprema será
sistema económico y, naturalmente, de las múlti- la que el mismo García Belaunde llama la Constitu-
ples conexiones entre la constitución económica y la ción Económica Formal, entendida por "la manera
6
constitución política" . cómo la constitución escrita recoge, reconoce o re-
8
gula esta realidad" .
La producción latinoamericana relacionada al terna
de la "Constitución Econórnica"-sin desmerecer Un intento de arribar a una definición de la Consti-
algunos valiosos aportes aislados de contados juris- tución Económica lleva a considerarla corno el siste-
tas iberoamericanos, corno es el caso de Ricardo ma económico consagrado en la Constitución de un
Haro, Jorge R. Vanossi, José Francisco Ruiz Massieu, determinado Estado, que comprende la regulación
Allan R. Brewer-Carías, Domingo García Belaunde de la propiedad, de la economía pública y privada,
y César Ochoa Cardich, entre otros- no ha marcado de la actuación de los agentes económicos, de las
una presencia significativa en cuanto a matrices reglas del mercado, de la empresa y, en general, del
doctrinarias se refiere. No obstante ello, las consti- fenómeno económico, cuya incorporación en la nor-
tuciones de los países de la América hispana han ido mativa constitucional, sumada a la parte dogmática
incorporando en sus textos normas atinentes al y a la parte orgánica, conforma las tres partes funda-
régimen económico. mentales de una Constitución moderna que debe
responder a un mundo que finaliza el siglo XX en el
1.2 Un intento de definición marco de la globalización, la cibernética y los nota-
bles avances de la comunicación. Por ello, hoy se
Del excursus terminológico realizado, se aprecia que habla, aludiendo a estas tres partes, del Derecho
el concepto de "Constitución Económica" nace en el Constitucional Económico, del Derecho Constitu-
presente siglo durante la década de los veinte en cional de la Libertad y del Derecho Constitucional
Alemania, y fue usado inicialmente por economis- del Poder.
tas y por juristas, para convertirse luego en patrimo-
nio casi exclusivo de los juristas a raíz de su renacer Para terminar este intento de definición, es
a partir de la década de los setenta. Éste se halla aún paradigmática la frase de Kurt Ballerstedt, quien
en proceso de desarrollo y ha evolucionado de la caracteriza al Derecho Constitucional Económico y,
idea de sistema económico subyacente al ordena- por tanto, a la Constitución Económica, corno "la

~Loe~ dt.

THEMIS36
31
realización de la idea de que toda economía colecti- segundo en emplearlo es Carlos Torres y Torres
9
va debe cumplir los dictados de la justicia" • Lara en un corto trabajo publicado en marzo de 1986
bajo el título de "Los derechos fundamentales de las
1.3 Su plasmación en la Carta de 1979 personas jurídicas y la Constitución económica", en
"Revista Peruana de Derecho de la Empresa". El
Si bien las Constituciones de 1823, 1826, 1828, 1834, tercero es Domingo García Belaunde en la antes
1839, 1856, 1860, 1867, 1920 y 1933 consagraron referida ponencia "La Constitución Económica Pe-
algunas normas sobre economía -principalmente ruana", presentada al simposio internacional sobre
referidas a la libertad de industria y comercio, así "Modernas tendencias del Derecho Constitucional
como a las facultades del Congreso en lo que hace al en España y América Latina", en noviembre de
presupuesto general de la república, al pago de la 1986. En los años posteriores ya ha sido empleado
deuda pública y al sistema monetario- ninguna de por otros estudiosos del Derecho Constitucional,
ellas trató en forma amplia y orgánica el tema del entre peruanos y extranjeros, sin alcanzar todavía
sistema económico o, como también se le denomina, un uso generalizado para aludir al sistema econó-
el régimen económico. Ello no resulta extraño si se mico consagrado por la Constitución o, en palabras
tiene en cuenta que, como se ha explicado en el de Font Galán, al "sistema económico constitu-
excursus terminológico contenido en la primera par- cionalizado"10.
te del presente trabajo, la Constitución Económica
es patrimonio del presente siglo y sus primeros Las características principales de la "Constitución
atisbos, a nivel de reflexiones como categoría con- Económica" contenidas en la Carta del 79 nacen de
ceptual, se dan recién en la década de los veinte. la ponencia de mayoría presentada por el asambleísta
Ernesto Alayza Grundy, Presidente de la Comisión
La Constitución de 1979 es la que inauguró un No. 8 de la Asamblea Constituyente, que tuvo a su
tratamiento sistemático, coherente, ordenado, or- cargo el tema del régimen económico y financiero, y
gánico y armónico del sistema económico peruano, quefueradebatidaenel pleno el2de mayo de 1979.
dedicando, en forma inédita en el Perú, un título En dicha ponencia, Alayza, partiendo de un diag-
especial de su texto (el Título III) al "Régimen Eco- nóstico del país y de la premisa de que resultaba
nómico", el cual comprendió ocho capítulos y imprescindible armonizar el régimen económico
cincuenticuatro artículos: Capítulo I "Principios con el régimen político, así como la libertad econó-
Generales" (del artículo 110 al117), Capítulo 11 "De mica con la libertad política, sostuvo:
los Recursos Naturales" (del artículo 118 al 123),
Capítulo III "De la Propiedad" (del artículo 124 al "el proyecto ha establecido cuatro institu-
129), Capítulo IV "De la Empresa" (del artículo 130 ciones ... que son las bases generales sobre las
al 137), Capítulo V "De la Hacienda Pública" (del que creemos que se debe asentar el régimen
artículo 138 al147), Capítulo VI "De la Moneda y la económico y financiero del país. La primera y
Banca" (del artículo 148 al155), Capítulo VII "Del fundamental, el pluralismo económico; la se-
Régimen Agrario" (del artículo 156 al 160) y el gunda, la planificación democrática; la tercera,
Capítulo VIII "De las Comunidades Campesinas y la iniciativa libre dentro de una económica so-
Nativas" (del artículo 161 al163). En tal sentido, la cial de mercado; y la cuarta, un enérgico papel
Constitución de 1979 es la que inaugura la "Consti- promotor del Estado"
tución Económica Peruana". Empero, los legislado-
res constituyentes de la Carta de 1979 que trabaja- Al respecto, García Belaunde afirma que los rasgos
ron el tema, primero en la Comisión Especial No. 8 principales de la "Constitución Económica de 1979"
(Del Régimen Económico y Financiero) y después eran el pluralismo económico,la economía social de
en los debates del pleno, no hicieron referencia mercado, la propiedad privada con limitaciones, la
alguna a la expresión "Constitución Económica". intervención estatal, la planificación, el rechazo
moderado al monopolio y al oligopolio, el papel
Es César Ochoa Cardich quien introduce el término rector del Banco Central de Reserva, la adhesión a la
en la literatura constitucional peruana en su artículo integración latinoamericana y otros aspectos tales
"Constitución y economía de mercado", publicado como el tratamiento de los recursos naturales, de la
en diciembre de 1985 en "Derecho", anuario de la libertad de comercio y de industria, de la hacienda
Facultad de Derecho de la Universidad Católica. El pública, del sistema de la Contraloría General, del

THEMIS36
32
Régimen Agrario y a las Comunidades Campesinas ha desaparecido todo principio valorativo inspirador
y Nativas. del régimen económico, se ha producido una
privatización generalizada de la vida económica, el
En definitiva, la Constitución de 1979 consagró un Estado se ha convertido en un mero vigilante de la
modelo económico neoliberal, pero con un compo- libre competencia, la libertad de contratación se ha
nente constitucional de hondo significado social tomado en inmune ante la ley, la propiedad priva-
enmarcado dentro de la tesis del constitucionalismo da resulta sobre asegurada y se ha omitido cualquier
social flexible. Incluyó además cláusulas abiertas, referencia a los mecanismos de planificación.
dejando al legislador ordinario su desarrollo y, en
definitiva, al ente de control concentrado de la cons- La Constitución Económica Peruana ha consagrado
titucionalidad (hoy denominado Tribunal Consti- en la primera parte de su artículo 61la norma que a
tucional) la precisión de sus alcances, en orden a continuación se transcribe, la cual constituye una
revitalizarse y nutrirse de la realidad que ofrece novedad constitucional y cuyo estudio se abordará
cada coyuntura. más adelante:

1.4 La Constitución Económica en la Constitu- "El Estado facilita y vigila la libre competencia.
ción de 1993 Combate toda práctica que la limite y el abuso de
posiciones dominantes o monopólicas. Ninguna ley
La Constitución Económica Peruana inaugurada ni concertación puede autorizar ni establecer mono-
por la Constitución de 1979 ha subsistido en la Carta polios"
Fundamental de 1993, aunque con notables varian-
tes, al haber optado el legislador constituyente por 2. EL DERECHO DE LA COMPETENCIA
un modelo ortodoxamente liberal, en la tesis del
constitucionalismo económico coherente o modelo 2.1 Aproximación conceptual
cerrado, tratado en menos artículos y sin el rigor con
que se abordó el tema en la Constitución de 1979. Cualquier intento de arribar a una definición del
Dedica su Título III al "Régimen Económico", com- "Derecho de la Competencia", obliga a referirse, en
prendiendo seis capítulos y treintidós artículos: primer término, a la competencia como fenómeno
Capítulo I "Principios Generales" (del artículo 58 al natural y, en segundo lugar, a la competencia como
65), Capítulo 11 "Del Ambiente y los Recursos Natu- fenómeno económico.
rales" (del artículo 66 al 69), Capítulo III "De la
Propiedad" (del artículo 70 al73), Capítulo IV "Del La competencia como fenómeno natural correspon-
Régimen Tributario y Presupuesta!" (del artículo 74 de al mundo de la naturaleza y se traduce, en su
al82), Capítulo V "De la Moneda y la Banca" (del sentido más esencial, en la lucha por sobrevivir que
artículo 83 al87) y Capítulo VI "Del Régimen Agra- se da en todos los órdenes del mundo biológico;
rio y de las Comunidades Campesinas y Nativas" mundo en el cual se va produciendo una suerte de
(del artículo 88 al89). selección de los mejores.
11
Siguiendo a César Ochoa Cardich y partiendo de Concretamente, en cuanto al ser humano, vista como
la premisa de que la Constitución Económica Perua- fenómeno natural, la competencia traduce un con-
na de 1993 contiene tanto principios informadores cepto de amplísima cobertura, ya que se da en casi
del conjunto del ordenamiento jurídico como nor- la totalidad de los campos de la vida humana. En
mas jurídicas constitucionales vinculantes, cabe se- efecto, se compite en prácticamente todas las activi-
ñalar que sus bases fundamentales son el principio dades y los quehaceres. Así, se compite en el trabajo,
de subsidiariedad del Estado, el principio del plura- en la profesión, en el deporte, en el juego e, inclusi-
lismo económico, la economía social de mercado, el ve, en lo que atañe a la esfera íntima, como ocurre
principio de la libre competencia y la defensa de los en el típico caso de la conquista del ser amado.
consumidores y las garantías de la inversión nacio- Diríase, por tanto, que el ser humano en su dimen-
nal y extranjera. Todo ello en un marco donde, como sión social es competidor por naturaleza. Claro está,
12
lo señala con lucidez Francisco Femández Segado , en menor o mayor grado, de acuerdo a las caracte-

THEMIS36
33
rísticas de cada persona. Font Galán sostiene que la mayor atención como fenómeno económico, al pun-
competencia: to de haberse construido con rigor una racionalidad
jurídica propia en su entorno, que permite hablar
"nace cuando varias personas persiguen un hoy de un Derecho de la Competencia. Éste abarca
mismo objetivo codiciable y luchan por conse- el derecho en sí de quienes compiten, ofreciendo o
guirlo, subrayándose que la pluralidad de aspi- adquiriendo bienes, y en un sentido subjetivo, de
rantes a una misma meta es requisito caracterís- titularidad individual de la facultad de competir,
tico de la competencia. Partiendo del significa- se puede considerar como el conjunto de reglas
do usual del término competencia se suele defi- reguladoras del accionar concursa!- conflictual de
nir ésta como la actuación de varias personas los sujetos que interactuan en la dinámica
que se caracteriza por el hecho de que cada una competencia!.
aspira a ganar lo que las demás, al mismo tiem-
. . nl3
po, mtentan consegmr. En esta línea, Hermenegildo Baylós Carroza sostie-
ne que el Derecho de la Competencia:
La competencia en su sentido lato y natural es
sinónimo de concurrencia, de rivalidad, de duelo, "es el conjunto de normas que regulan la activi-
de reto, de pugna, de oposición, de brega, de porfía, dad concurrencial, para que prevalezca en el
de competición, de riña, de discusión, de conten- mercado el principio de competencia y la lucha
ción, de disensión, de debate, de refriega, de pleito, entre los competidores se desenvuelva con leal-
o' ,14
de concurso, de certamen y de una dinámica para ta d y correcc10n.
perseguir un objetivo común (el objetivo
competencia!), que otros (los competidores) desean Tratando de precisar el "Derecho de la Competen-
alcanzar al mismo tiempo; dinámica en la cual cia", el mismo Baylós, utiliza un método de descarte
subyacen su carácter concurrencia! y su carácter residual y parte de la premisa de que éste" se ocupa
15
conflictual, así como la necesidad de establecer re- de la actividad concurrencia! en cuanto tal" • Asi-
glas reguladoras de las relaciones y situaciones que mismo, refiere que son ajenas al Derecho de la
se produzcan entre quienes compiten. Sobre esto Competencia las normas de acceso al mercado, así
último, debe enfatizarse que la naturaleza de tales como las de regulación de los actos de cambio, y
reglas corresponderá al contenido competencia! en concluye aclarando que por su propia finalidad el
juego, por lo que no siempre se estará ante una Derecho de la Competencia se diversifica en dos
situación con relevancia jurídica. ramas: el Derecho de las Limitaciones de la Compe-
tencia y el Derecho de la Competencia Desleal. La
La competencia como fenómeno económico no es primera comprende "la posición del ordenamiento
otra cosa que aquella dinámica para perseguir un jurídico frente a las limitaciones impuestas a la
16
objetivo competencia! de relevancia económica (bie- competencia por los propios competidores" , tra-
nes económicos), desarrollada para ofrecer u obte- tando de determinar la licitud o ilicitud de las
ner bienes económicos en el marco de un determina- limitaciones impuestas por los propios competido-
do sistema económico, que comprende, en puridad, res, sea por acción individual o por acciones concer-
una dimensión dual, desde que se da tanto entre tadas. La segunda comprende un sistema de limita-
quienes los ofrecen (los empresarios, en términos ciones de orden legal a la libertad de competir,
genéricos) como entre los que los adquieren (consu- prohibiendo utilizar en el desarrollo de la compe-
midores), en un contexto concurrencial y conflictual tencia medios ilegales y vedados.
de especial interés para el Derecho.
Empero, el concepto de Derecho de la Competencia
En este punto, conviene hacer hincapié en que si está en constante evolución, en correspondencia a lo
bien la competencia es multidimensional como lo que ocurre con el fenómeno de la competencia en el
es la vida misma y, por consiguiente, de interés tráfico mercantil, cuya sensibilidad a la evolución
para las diversas ramas del Derecho, ha merecido de los factores políticos, ideológicos, económicos y

THEMIS36
34
tecnológicos es de primer orden dentro del Derecho más, tal institucionalización se proyecta en una
Mercantil y marcha al acelerado ritmo de la moder- triple dimensión: la competencia económica como
nidad. Como bien afirma Manuel Olivencia, al refe- instrumento realizador del sistema de economía de
rirse a la velocidad con que cambia el Derecho de la mercado,la competencia económica como un valor
Competencia, se observa que: esencial del sistema económico constitucionalizado
y la competencia económica como programa de
"De la actitud pacífica con que el comerciante objetivos socioeconómicos de la Constitución Eco-
, . 19
'anunciaba' sus productos y aguardaba la de- nom1ca .
manda, se pasa a la actitud 'agresiva' con que la
'provoca'. La 'agresividad',lacapacidaddeagre- 2.2 El Derecho de la Competencia en la Constitu-
sión, se ha convertido en mérito de la vida ción de 1979
mercantil. (... )
"La evolución en el Derecho de la Competencia Si bien el legislador constituyente de la Carta del 79
se acusa también en los ámbitos subjetivos de inauguró la "Constitución Económica Peruana", brin-
sus protagonistas. De un Derecho que regía dando un tratamiento sistemático, coherente, orde-
exclusivamente relaciones entre comerciantes o nado, orgánico y armónico al sistema económico
empresarios y que tutelaba los intereses empre- peruano, no hizo referencia expresa en ninguno de
sariales amenazados o lesionados por la actua- sus artículos al Derecho de la Competencia. No
ción ilícita de otro empresario en la lucha com- obstante ello, no debe afirmarse, sin correr el riesgo de
petitiva, se ha pasado a un ordenamiento en el caer en un grueso error, que fue ajeno a una marcada
que han irrumpido como protagonistas y titula- preocupación por el fenómeno de la competencia
res de derechos los consumidores. El consumi- económica. En efecto, resulta evidente que en el artí-
dor, de sujeto pasivo, de elemento de la "clien- culo 133, al prohibir los monopolios, los oligopolios,
tela", como valor de hecho de la empresa, cuya los acaparamientos, y las prácticas y acuerdos restric-
conservación frente a desviaciones ilícitas se tivos en la actividad industrial y mercantil, así como
garantizaba a su titular, se ha convertido en un al delegar al legislador ordinario la tarea de dictar las
sujeto activo, protegido en sus intereses por el normas infraconstitucionales para asegurar la nor-
nuevo Derecho. No exagera Schricker cuando mal actividad del mercado y establecer las sanciones
afirma que es éste el cambio más profundo correspondientes, ingresó de lleno a los predios del
experimentado por el Derecho de la Competen- Derecho de la Competencia y, sin lugar a dudas, a su
cia, un cambio que afecta, además, a sectores esencia concurrencial-conflictual.
17
mucho más amplios del Derecho Mercantil.".
20
Se trató, según Marcial Rubio y Enrique Bernales
Se concluye esta aproximacwn conceptual de una de las tres normas "heterodoxas" del sistema
enfatizando que, acorde con el avance de la econo- económico constitucionalizado en la Carta del 79
mía liberal, la globalización de las reglas del merca- que, con las contenidas en los artículos 111 (relativo
do y la necesidad de cada país de insertarse a la a la planificación concertada) y 137 (relativo a la
comunidad económica mundial, así como con la supervisión de la inversión privada y a la transferen-
reformulación de las tesis políticas hoy puestas en cia de tecnologías), se alzaron como posibles objecio-
jaque, la "Constitución Económica" se está convir- nes a las reglas generales del mismo, cuyos elemen-
tiendo en condición esencial de operatividad y efi- tos fundamentales, al decir de los mismos autores,
cacia de la Constitución en sí. Dentro de este marco, fueron la libertad de industria y comercio, la econo-
el Derecho de la Competencia se yergue como el mía social de mercado y el pluralismo económico.
núcleo del sistema económico constitucionalizado,
al punto que la institucionalización de la competen- En resumen, el acotado artículo 133 consagró los
cia económica configura la" estructura de organiza- dos contenidos esenciales del Derecho de la Compe-
18
ción y ordenación del sistema económico" • Es tencia: el Derecho de las Limitaciones de la Compe-

17
0LIVENCIA,Manue!.!:'rot!OJij(ht.n
S.A. Madrid 1987~pp~1!);17.

THEMIS36
35
tencia y el Derecho de la Competencia Desleal, al En la sesión matinal del ex-Congreso Constituyen-
prohibir las fórmulas de acaparamiento de la activi- te Democrático llevada a cabo el 14 de julio de
21
dad industrial y comercial (a través de los monopo- 1993 , los congresistas Carlos Torres y Torres Lara
lios, los oligopolios y otras prácticas) y al delegar al y Víctor Joy Way tuvieron a su cargo la
legislador ordinario la tarea de establecer una regu- fundamentación de los artículos sobre régimen
lación infraconstitucional de primer rango que ase- económico, entre los que se encontraban los inicial-
gure el desarrollo normal de la actividad del merca- mente numerados como 59 y 62, sobre la defensa
do y consagre las sanciones respectivas. por parte del Estado del interés de los consumido-
res, su obligación de facilitar y vigilar la libre
2.3 El Derecho de la Competencia en la Constitu- competencia, en un marco de custodia de la salud
ción de 1993 y la seguridad de la población, así como de garantía
del derecho a la información de consumidores y
De la lectura del articulado del Título III de la usuarios, y sobre la proscripción del monopolio
Constitución de 1993, relativo al "Régimen Econó- legal, imponiendo la obligación al Estado de com-
mico", se desprende una mayor preocupación del batir el abuso de toda posición dominante en el
legislador constituyente por el fenómeno de la com- mercado y toda práctica que limite la libre compe-
petencia económica y la necesidad de su regulación, tencia.
al punto de elevar a rango constitucional el recono-
cimiento del Derecho a la Libre Competencia ya con De las exposiciones de ambos legisladores se des-
nombre propio, así como ratificar la obligación del prende que la consagración de los finalmente apro-
Estado de facilitarla y vigilarla, combatiendo toda bados artículos 61 y 65 antes transcritos, que en
práctica que la limite, y consagrar su rol de defensor esencia consagraron la libre competencia y la de-
del interés de los consumidores y usuarios. fensa del consumidor, respondieron a una preocu-
pación del constituyente de la Carta del 93 por
Tales innovaciones constitucionales aparecen de los "establecer una economía internacionalmente
textos de sus artículos 61 y 65: 22
aceptable" , que permitiera la inserción del Perú
dentro de la economía internacional, el apoyo a los
"Artículo 61.- El Estado facilita y vigila la libre pequeños empresarios en el marco de la economía
competencia. Combate toda práctica que la li- de mercado, el control a los más grandes en mate-
mite y el abuso de posiciones dominantes o ria monopólica y la fiscalización que" se produzca
monopólicas. Ninguna ley ni concertación pue- con la creación de instrumentos necesarios para la
de autorizar ni establecer monopolios. defensa del consumidor." •
23

La prensa, la radio, la televisión y los demás


medios de comunicación social; y, en general,
las empresas, los bienes y los servicios relacio- En esta línea, el señor Víctor Joy Way señaló que el
nados con la libertad de expresión y de comuni- sistema económico propuesto parte de la premisa
cación, no pueden ser objeto de exclusividad, de que la Constitución debe garantizar el funciona-
monopolioniacaparamiento,directaniindirec- miento correcto de las fuerzas del mercado, lo cual
tamente, por parte de el Estado ni de particula- implica, entre otros aspectos, "la instauración de la
24
res." libre competencia" y la creación de mecanismos
de defensa de los consumidores.
"Artículo 65.- El Estado defiende el interés de
los consumidores y usuarios. Para tal efecto No cabe duda, por consiguiente, de que la Constitu-
garantiza el derecho a la información sobre los ción de 1993 recoge los postulados esenciales del
bienes y servicios que se encuentren a su dispo- Derecho de la Competencia, como núcleo del siste-
sición en el mercado. Asimismo vela, en parti- ma económico constitucionalizado en el Perú, de-
cular, por la salud y la seguridad de la pobla- jando al legislador ordinario la tarea de desarrollar
ción". tales postulados y el sistema en sí.

THEMIS36
36
En lo que atañe al Derecho de la Competencia existe y Funciones del Instituto Nacional de Defensa de la
en el país una normativa infraconstitucional impul- Competencia y de la Protección de la Propiedad
sada antes de la aprobación de la Constitución de Intelectual, INDECOPI; y
1993 y complementada después, que es necesario
reseñar: -El Decreto Ley 26122, expedido el29 de diciembre
de 1992, sobre represión a la competencia desleal.
-El Decreto Legislativo 701, expedido elll de mayo
de 1991, sobre eliminación de prácticas monopólicas, Aquélla ha sido complementada y reglamentada
controlistas y restrictivas de la libre competencia en por otros dispositivos legales, que vienen a confor-
la producción y comercialización de bienes y en la mar un paquete normativo, cuyo análisis escapa a
prestación de servicios, para que la libre iniciativa las pretensiones que motivaron el presente ensa-
privada se desenvuelva procurando el mayor bene- yo, pero que indica, sin lugar a dudas, que el
ficio de los usuarios y consumidores; Derecho de la Competencia como instituto jurídi-
co fundamental de nuestra "Constitución Econó-
-El Decreto Legislativo 716, expedido ellO de julio mica" ha adquirido personalidad propia en el
de 1991, sobre protección al consumidor; Derecho Peruano y, por lo tanto, merece ser estu-
diado y desarrollado con el máximo rigor acadé-
-El Decreto Ley 25868, expedido el18 de noviembre mico e intelectual, en orden a perfeccionar su
de 1992, por el que se aprobó la Ley de Organización regulación.

THEMIS36
37