Está en la página 1de 2

Jesús- hablando sobre la magnificencia y 1) Dios, tú no eres bueno.

poder de su amor misericordioso- le dijo a -Tú no eres bueno Dios, si realmente me


Letanía de la santa Faustina que el recipiente que vierte quisieras, si realmente te importara, no dejarías
que me sucediera esto o aquello. ¿Dónde estás
ese amor incondicional en los corazones, es
la confianza. cuando te necesito?"

Confianza Y podemos ver esto incluso a nivel humano; 2) Yo no soy bueno.


Alguien podría estar locamente enamorado - "Yo no soy lo suficientemente bueno. Si tan
de nosotros. Podría estar diciendo todas las solo fuera más organizado, más fiel a mi
-Sr. Faustina María Pía, SV palabras correctas, dejarnos regalos a la oración, mas considerado, entonces, no me
puerta, etc. Pero si por alguna razón sentiría tan poca cosa. Dios es bueno pero yo
soy el problema."
llegamos a sentir que esa persona es algo
sospechosa, y ponemos en duda la veracidad
de sus palabras, cerraremos nuestros Pero para eso es ésta oración, “La letanía de
corazones y seremos incapaces de recibir su la confianza”. Para ayudarnos a frenar estas
amor. mentiras en su camino y no vivir basados en
Pues así pasa en nuestra relación con Cristo. una falacia.

Él es Dios, nos conoce y nos ama. Y lo que Para abrir el corazón cada vez que se cierre
ponemos en sus manos, lo maneja mejor que y ver con certeza que Él es bueno, que
nadie para que redunde en nuestro bien. puede ver lo que nosotros no podemos y que
¿Qué no bastaría esto para que viviéramos siempre quiere lo mejor para nosotros.
tranquilos? ¿Felices? ¿Confiando en Dios? Que su amor nos persigue, porque somos
Y sin embargo, muchas veces cuando buenos, precisamente ahí en nuestra
hacemos una pequeña pausa, podemos sentir debilidad y en nuestra fragilidad. Ahí
que hay una tensión en el corazón. O hay siempre nos persigue y siempre nos
días en que incluso parece que hay ahí una perseguirá.
terrible tormenta. Te invito pues, a hacer ésta oración
Y esto tiene que ver con dos mentiras en las preguntándole a Dios ¿Dónde puedo tener
que seguido ponemos nuestra fe: más confianza?
¿En qué área me hace falta ser más
consciente de tu bondad y de la mía propia?
Jesús, en ti confío
De la creencia en que me debo ganar Tu amor, Del desánimo, En que soy tu predilecto,
Libérame, Jesús. Libérame, Jesús. Jesús, en ti confío.
Del creer que no soy digno de amor, En que Tú siempre estás conmigo, me amas
Libérame, Jesús. y me sostienes,
Jesús, en ti confío.
Jesús, ¡En ti confío!
De la falsa seguridad de que ya tengo
lo que se necesitó, En que Tu amor va más allá de mis pecados y
Libérame, Jesús. caídas, y me transforma,
Jesús, en ti confío.
Del miedo a que confiar en Ti, me deje más
pobre, En que no saber lo que me espera mañana,
Libérame, Jesús. es una invitación a abandonarme a Ti,
Jesús, en ti confío.
De toda sospecha respecto a Tus palabras
y Tus promesas, En que Tú estás conmigo en mi sufrimiento,
Libérame, Jesús. Jesús, en ti confío.
De la rebeldía a depender de Ti como un niño, En que Mi sufrimiento, unido al Tuyo, dará frutos
Libérame, Jesús. en esta vida y en la siguiente,
Jesús, en ti confío.
Del rechazo y la resistencia a aceptar
Tu voluntad, En que no me dejarás huérfano,
Libérame, Jesús. y en que estás presente en Tu Iglesia,
Jesús, en ti confío.
Del ansia por el futuro,
Libérame, Jesús. En que Tu proyecto,
es mejor que cualquier otra cosa,
Del resentimiento o de la preocupación
Jesús, en ti confío.
excesiva por el pasado,
Libérame, Jesús. En que siempre me escuchas, y en Tu bondad me
respondes,
De la constante búsqueda de comodidad
Jesús, en ti confío.
en mi día a día,
Libérame, Jesús. En que Me das la gracia del perdón y de perdonar
Jesús, en ti confío.
De la incredulidad en Tu amor
y en Tu presencia. En que me das la fuerza que necesito para hacer lo
Libérame, Jesús. que se me pide,
Jesús, en ti confío.
Del miedo a que se me pida dar más
de lo que tengo, En que mi vida es un don,
Libérame, Jesús. Jesús, en ti confío.
De creer que mi vida no tiene valor ni sentido, En que me enseñarás a tener confianza en Ti,
Libérame, Jesús. Jesús, en ti confío.
Del miedo a lo que pide el amor, En que eres mi Señor y mi Dios,
Libérame, Jesús. Jesús, en ti confío.

También podría gustarte