Está en la página 1de 2

Capacitación sobre el Estrés laboral

El estrés laboral es un tipo de estrés asociado al ámbito del trabajo que puede ser puntual
o crónico. Es importante conocer que el estrés laboral puede ser positivo o negativo.

Estrés laboral positivo


El estrés positivo se refiere a cuando la respuesta de estrés se produce de una forma
adaptativa, las consecuencias de tal respuesta no perjudican la salud integral del sujeto y
su duración se acopla a la duración del estímulo estresor, la respuesta de estrés que se
desencadena durante tu primer día de trabajo es adaptativa (estrés positivo) porque
implica que has de estar alerta para atender a los nuevos estímulos (tareas, jefes,
compañeros, procedimiento de la empresa, etc.).

Estrés laboral negativo


¿Cuándo deja esta respuesta de ser adaptativa y por tanto, se puede convertir en estrés
negativo? Pues, si dicho estrés dura más de un mes, la respuesta se intensifica con el
paso del tiempo y comienza a interferir en la salud del trabajador (aparecen problemas de
insomnio, taquicardia, ansiedad, depresión, entre otros) se trataría de un caso de estrés
laboral negativo y se debería tomar medidas al respecto.

Causas del estrés laboral


Existen numerosos estudios focalizados en encontrar las causas y las consecuencias más
inmediatas de este tipo de estrés, el estrés laboral. A continuación, citaremos algunas de
las conclusiones más destacables:

 Se ha comprobado que ser víctima de acoso laboral desata de forma inmediata una
respuesta de estrés intensa y prolongada en el tiempo. Esto es especialmente
importante teniendo en cuenta que 8 de cada 10 trabajadores se sienten insatisfechos
en su trabajo.
 Se ha demostrado que el estrés laboral se debe, en la mayoría de los casos, a
una sobrecarga de funciones en el puesto laboral y a la ambigüedad de las funciones.
 Otros han constatado que la falta de motivación intrínseca hacia el trabajo, son
causas directas de estrés laboral.

Consecuencias del estrés laboral


Finalmente, también se han de destacar las consecuencias asociadas con el estrés
laboral.

Consecuencias cognitivas
Algunos estudios se han focalizado más en las consecuencias cognitivas que
implican problemas de memoria (lapsus y olvidos selectivos de información relacionada
con el ámbito laboral), dificultad para centrar la atención en temas laborales, problemas
de concentración y un decremento en la capacidad para realizar varias tareas a la vez
(errores en la memoria de trabajo).
Consecuencias físicas
Otros trabajos se han interesado más por las consecuencias físicas del estrés laboral y
han propuesto que la persona a menudo se queja de insomnio, indicadores
cardiovasculares anormales, padecimiento de hipertensión y diabetes, problemas
de tiroides, y en una gran mayoría, surge sintomatología de enfermedades
dermatológicas, así como dolores de cabeza y cefaleas tensionales.
Consecuencias emocionales
Asimismo, un tercer grupo de investigaciones ha optado por las consecuencias
emocionales del estrés laboral. Entre éstas, cabe mencionar labilidad emocional, ataques
de pánico, ansiedad y sintomatología depresiva.

Conclusión
En general, se puede concluir que el estrés laboral no es siempre negativo, sino que
depende de la intensidad, la duración y la función adaptativa de la respuesta de estrés en
sí misma. Además, son muchas las investigaciones destinadas a esta temática por lo que
podemos usar de forma proactiva el conocimiento actual de sus causas, sintomatología y
consecuencias con el fin de intervenir tempranamente y evitar que el estrés laboral
interfiera en nuestra salud, física y psicológica.