Está en la página 1de 10

SENTENCIA- USO DE DOCUMENTO FALSO

EXPEDIENTE : 938-2011-5
IMPUTADO : JULIO ARMANDO LANAZCA GAGLIUFI
DELITO : USO DE DOCUMENTO PRIVADO FALSO
AGRAVIADO : EL ESTADO- GOBIERNO REGIONAL DE PIURA- SUNARP
APELANTE : EL SENTENCIADO
ASUNTO : APELACION DE SENTENCIA DE CONFORMIDAD PARCIAL.
PROCEDENCIA : SEXTO JUZGADO UNIPERSONAL DE PIURA

Ponente : Juez Superior Meza Hurtado

SENTENCIA DE LA SALA SUPERIOR DE APELACIONES

Resolución N° 37
Piura, treinta de enero del dos mil trece.-

VISTA Y OIDA: la audiencia de apelación


interpuesta contra la sentencia del Sexto Juzgado Unipersonal de Piura de
fecha 13 de noviembre del 2012, que condena a Julio Armando Lanazca
Gagliufi por el delito de uso de documento público falso en agravio del
Estado representado por la Dirección Regional de Agricultura de Piura y de
la Superintendencia Nacional de Registros Públicos, en la que intervienen el
Ministerio Público representado por el Fiscal Superior Manuel Rodolfo Sosaya
López, la Procuraduría Pública del Gobierno Regional representada por la
Abogada Saly Núñez Morante, y como parte apelante el Abogado Rafael
P. Alarcón Péndola por el sentenciado Julio Armando Lanazca Gagliufi, no
habiéndose admitido nuevos medios probatorios.

Resumen de los alegatos efectuados en la audiencia.

a. La defensa del imputado.

La defensa sostiene que a su patrocinado se le inició un proceso penal por


los delitos de falsificación de documento y uso de documento falso,
posteriormente en el control de acusación, el Fiscal Provincial establece que
al imputado solo se le debe procesar por el delito de uso de documento
falso por cuanto no se ha podido demostrar que este haya falsificado el
documento; en ese sentido antes del inicio de juicio Oral las partes llegaron
a un acuerdo de terminación anticipada, pactando una pena de 06 años
suspendida por el periodo de prueba de 04 años, y una reparación civil de
veinticuatro mil nuevos soles; acuerdo que fue aprobado parcialmente, ya
que el a quo consideró que debía discutirse en cuanto a la pena,
estableciendo determinados medios de prueba, -referidos únicamente a los
hechos que ya habían sido aceptados por su patrocinado- ello con la
finalidad de determinar la pena.
Considera que existe una clara vulneración al debido proceso, por cuanto
los medios probatorios que se actuaron eran en relación a los hechos y no a
la pena, así también se vulnera el principio de proporcionalidad ya que su
patrocinado se le impuso seis años de pena efectiva por un delito de uso de
documento falso, cuando existen otros delitos cuya afectación a los bienes
jurídicos son mayores y se les impone una pena suspendida, asimismo no se
tomó en cuenta que ya se había cancelado la reparación civil para
establecer o aceptar el acuerdo al que habían llegado las partes.
Finalmente señala que el a quo, se avocó indebidamente a establecer la
nulidad de las transferencias, de una compraventa y posteriormente de una
hipoteca que se realizó con el Banco de Crédito ya que existen dos procesos
civiles que se tramitan ante el Primer y Cuarto Juzgado Civil de Piura,
signados con los números 923-2010 y 1245-2010, por la nulidad de acto
jurídico sobre la compraventa y por la hipoteca celebrada; en ese sentido,
considera que la Juez no debió pronunciarse por este extremo y mucho
menos declarar la nulidad de las transferencias, solicita se revoque la venida
en grado y se apruebe el acuerdo de terminación anticipada en todos sus
extremos.

b. Del Ministerio Público.

El Representante del Ministerio Público, precisa que el Juez tiene la facultad


para realizar un control de legalidad del acuerdo de conclusión anticipada,
bajo los principios de razonabilidad y proporcionalidad; en el caso en
particular, hay una aceptación de los cargos que imputa el Ministerio
Público: falsificar una partida registral, y una escritura pública, documentos
con los cuales el sentenciado logró la adjudicación de un terreno de nueve
hectáreas, para así lograr hipotecarlo por trescientos mil dólares, a cuenta
de una pseudo propiedad que no le pertenecía.
Asimismo refirió que el juez de la causa al momento de imponer la pena, ha
considerado que el procesado es una persona que ya ha tenido sentencias
condenatorias, graduando adecuadamente el nivel del injusto; por lo que
de no haberse pronunciado el a quo por la nulidad de las transferencias,
dicha sentencia sería injusta, por tales consideraciones señala que el
razonamiento del a quo es correcto, solicitando se confirme la venida en
grado.

c. Procuradora Pública del Gobierno Regional.


Solicita se confirme la resolución emitida por el Sexto Juzgado Penal
Unipersonal, y señala que al absolver el traslado del recurso de apelación,
se adhirió a los fundamentos del Ministerio Público.

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN

Primero.- Delimitación del recurso.

La apelación se interpone contra la sentencia condenatoria expedida por


el Sexto Juzgado Unipersonal de Piura su fecha trece de noviembre del año
dos mil doce, contra el procesado Julio Armando Lanazca Gagliufi,
acusado por el delito contra la fe pública en la modalidad de hacer uso de
documento público falso, en agravio de la Dirección Regional de
Agricultura y de la Superintendencia Nacional de Registros Públicos, por lo
que de conformidad con los artículos 409° y 419° del Código Procesal Penal
esta Sala Penal asume competencia para realizar un reexamen de los
fundamentos de hecho y derecho que tuvo el a quo para dictar la
sentencia recurrida, así como la pena impuesta, incluso si fuere el caso para
declarar su nulidad, asimismo habiendo sido la sentencia apelada solo por
el acusado no está permitida su modificación en su perjuicio

Segundo.- Hechos imputados.

El procesado Lanazca Gagliufi al requerir de un inmueble para desarrollar


su actividad de comerciante, encarga a su conviviente Dolores Valencia Ito,
que presente ante los Registros Públicos la solicitud de independización del
terreno ubicado en la carretera a Chulucanas kilómetro 4.5, inscrita en la
partida número 23939 a nombre de la Dirección Regional de Reforma
Agraria y Asentamiento Rural, y adjunta los siguientes documentos: (i)
Escritura pública de transferencia de bien inmueble de la Dirección Regional
Agricultura de Piura representada por su director Rafael Norbil Mera a favor
del acusado Lanazca Gagliufi de fecha 25 de noviembre 2004 con
participación de la notaría pública Amarilis Carranza; (ii) Resolución
Directoral N° 467-2000-CTAR-Piura de fecha 16 de agosto 2000, del entonces
Consejo Transitorio de Administración Regional; (iii) Memoria descriptiva,
plano de ubicación, dimensiones y linderos del terreno autorizados por
profesional y visados por la Municipal de Castilla; (iv) Certificado Catastral
otorgado por el Proyecto Especial de Titulación de Tierras PETT -hoy
COFOPRI- de fecha 15 de junio 2000; (v) Copia legalizada del pago del
impuesto Predial año 2000, 2009 debidamente legalizado; (vi) Certificado de
búsqueda catastral expedido por Registros Públicos donde se acredita la
propiedad inscrita en la ficha N° 23939 y (vii) Certificado de Ubicación y
zonificación expedido por la Municipalidad Provincial de Castilla.
Es así que con estos documentos, todos y cada uno de los cuales son falsos,
con fecha 26 de marzo 2010 inscribe en Registros Públicos su nueva
propiedad en el kilómetro 4.5 carretera Piura Chulucanas-Valle de la
Esperanza –predio rústico Miraflores sector “G” distrito Castilla un área de
ocho hectáreas 270 metros cuadrados en la Partida número 1093046,
independizado de la ficha matriz 023939.
Posteriormente el imputado Julio Armando Lanazca Gagliufi con fecha 02
de julio 2010 transfiere a favor de la empresa JALGA IMPORTADORA
EXPORTADORA SAC – de la cual él mismo es gerente general-, persona
jurídica que con fecha 27 de agosto 2010 constituye hipoteca a favor del
Banco SCOTIABANK para garantizar el crédito de tres mil dólares americanos
hipoteca preferencial hasta por la suma de un millón seiscientos quince mil
dólares bajo modalidad de línea de pagaré, levanta la hipoteca con fecha
30 de marzo 2011, posteriormente la sociedad JALGA IMPORTADORA
EXPORTADORA SAC, constituye hipoteca sobre el mismo inmueble por la
suma de dos millones trescientos veinte mil nuevos soles con doscientos
cinco dólares americanos, para garantizar el crédito otorgado por la suma
de trescientos mil dólares, esta vez , otorgada por el Banco de Crédito.

Tercero.- Fundamentos de la Juez a quo.

a. Considera que existiendo la aceptación de los cargos contenidos en la


imputación penal se releva al juzgador de la actividad probatoria como se
precisa en el artículo 372° inciso 5° del NCPP, renunciando a la presunción
de inocencia.
b. Que el hecho imputado al acusado encuadra en el tipo penal de uso
de documento público falso, en tanto el acusado usó varios documentos
falsos para lograr la adjudicación del terreno sito en la carretera a
Chulucanas Km. 4.5. inscrita en la Partida N° 23939 a favor de la Dirección
Regional de Reforma Agraria y Asentamiento Rural, para lograr tal cometido
usó una Resolución Directoral N° 467-2000-CTAR-PIURA de fecha 11 de
septiembre del 2000 que contenía la firma falsificada del Director Regional,
cuando en verdad esta Resolución suscrita por Director Valentín Li Llanos,
correspondía al otorgamiento de un subsidio a un servidor de dicha
institución.
c. También utilizó una Escritura Pública donde supuestamente se
encontraban las firmas y sellos de la Notaría Pública Amarilis Carranza de
Vásquez que resultaron falsas, registrando con este documento la
propiedad a su nombre, posteriormente el acusado a sabiendas que
utilizaba ya, varios documentos falsos, transfiere esta propiedad –obtenida
con documentación falsa- a la empresa que él había firmado con la
denominación JALGA IMPORTACIÓN EXPORTACIÓN SAC, que era
representada por él mismo y logra hipotecar dicho terreno al SCOTIABANK,
cancela la deuda y después logra hipotecar nuevamente este terreno al
Banco de Crédito obteniendo de dicha institución la suma de $ 280,000.00.
d. La Juez de la causa considera que conforme a los criterios contenidos en
el Acuerdo Plenario N° 4 - 2009 se infiere que el posible acuerdo al que
puedan arribar las partes procesales sobre la pena no es vinculante cuando
el quantum no es razonable y no se halla de acuerdo al principio de
legalidad, es decir, el límite de la pena cuando se trata de una conclusión
donde se ha negociado la pena es justamente fijado por los principios de
legalidad y por el debido proceso.
e. También considera la Juez de la causa que en el presente caso, la
entidad del injusto cometido por el acusado, al haber hecho uso en
diferentes oportunidades, de diferentes documentos públicos falsificados y
posteriormente haberlos usado nuevamente para obtener créditos de dos
entidades bancarias debe ser reflejada en el monto de la pena, mas aún si
en este caso el propio Ministerio Público se desistió del acuerdo sobre la
pena al efectuar su alegato final.
f. Como el derecho de propiedad del acusado sobre el terreno de ocho
Hectáreas con doscientos metros cuadrados, se obtuvo haciendo uso de
documentos públicos falsos cabe como consecuencia accesoria de la
pena imponer la nulidad de la inscripción, registro e independización a favor
del acusado en los Registros Públicos de Propiedad Inmueble de Piura del
Título N° 2010-00014164, Asiento G00001 Partida Electrónica 11093046 donde
corre inscrita la Independización del Predio Rústico “Miraflores”, Sector G,
Distrito de Castilla, Km. 4.5. de la Carretera Piura-Chulucanas, Valle de la
Esperanza; así como la NULIDAD de la transferencia realizada por el mismo
acusado Lanazca Gagliufi de fecha 02 de julio del año 2010 del mismo bien,
a favor de la empresa JALGA IMPORTADORA EXPORTADORA S.A.C.; la
nulidad del crédito hipotecario del mismo bien inmueble, obtenido por el
acusado como representante de la citada empresa, del Banco de Crédito
del Perú y del Banco SCOTIABANK.
g. Que por todo lo expuesto, aprueba en forma parcial los términos del
acuerdo celebrado entre el Ministerio Público y el imputado Lanazca
Gagliufi, dejando vigente la pena de multa y el monto de reparación civil
fijadas.

Cuarto.- El delito de uso de documento falso o “falsedad de uso”.

1. Este tipo penal se encuentra previsto por el segundo párrafo del artículo
427° del Código Penal que sanciona la conducta del agente que hace uso
de un documento falso o falsificado como si fuese legítimo, siempre que de
su uso pueda resultar algún perjuicio, entendiéndose que usa un documento
el agente cuando pretende emplear, utilizar el documento falso o falsificado
como si fuese legítimo, para los mismos fines que hubiera destinado de ser
un documento auténtico.
2. Para que se configure el delito materia de la imputación, no sólo se
requiere la concurrencia en el caso concreto de los elementos objetivos
requeridos por el tipo, es decir, que el documento que usa el sujeto activo
sea falso y que generalmente ha sido elaborado en otro momento
consumativo –en general por el mismo sujeto-, sino que se requiere la
concurrencia del elemento subjetivo consistente en el dolo, el
conocimiento por parte del agente que el documento es falso, así como la
voluntad de usarlo a pesar de ello1[1] 2[2] ya que este delito sólo es posible
de ser cometido a título de dolo.
3. Asimismo, en la falsedad de uso se requiere la actuación de un perjuicio
o la posibilidad de causar perjuicio, ya que si del uso no se deriva el perjuicio
o su posibilidad, la conducta es atípica, no existe delito alguno y como ha
precisado en la doctrina nacional URTECHO BENITES, dicha posibilidad
debe tener además como origen o causa directa, el uso del documento
que debe conectarse con la acción de falsedad prevista por el primer
párrafo del mismo Art. 427º del Código Penal3[3].

Quinto.- sobre la nulidad de las transferencias en un proceso penal.

1. El artículo 15° del NCPP establece que a solicitud del Ministerio Público
puede declararse la nulidad de bienes que hayan sido transferidos o
gravados fraudulentamente, sin perjuicio de las anotaciones u otras
medidas que se dispongan, cuando se trate de bienes sujetos a decomiso,
de conformidad con el artículo 102° del Código Penal que señala
taxativamente que :
“el Juez resolverá el decomiso o pérdida de los objetos de la infracción penal o los
instrumentos con que se hubiere ejecutado así como los efectos, sean éstos bienes, dinero,
ganancias o cualquier producto de dicha infracción, salvo que exista un proceso
autónomo para ello”.
2. El procedimiento para la actuación de tal nulidad, se encuentra previsto
por la propia norma citada que detalla los pasos seguir, preciándose que
debe formarse el cuaderno de nulidad correspondiente, señalando que es
el órgano competente para dictar sentencia el que debe pronunciarse
sobre la nulidad solicitada, Cuaderno N° 00938 que en folios 364, se ha tenido
a la vista para expedir la presente resolución.
3. El decomiso es la pérdida de los efectos –producta scaeleris- o de los
instrumentos -instrumenta scaeleris- de la infracción delictiva, y según
nuestro Código Penal comprende la pérdida de los instrumentos, efectos o
ganancias provenientes de la actividad delictiva, habiéndose pronunciado
autorizada doctrina nacional respecto que esta norma trae como resultado
una suerte de profilaxis respecto a los actos o situaciones jurídicas que se
realizan o producen contraviniendo el orden establecido por el Derecho,
obedeciendo esta norma a criterios razonables y necesidades jurídicas y
político criminales adecuadas4[4]. En el presente caso se aprecia que el
acusado no solo ha obtenido efectos sino que además ha obtenido
ganancias por el delito cometido.
4. La norma contenida en el artículo 15° del NCPP es el resultado lógico de
la finalidad preventiva del Derecho Penal, ya que no puede aceptarse que
en un Estado de Derecho a partir de la comisión de una actividad delictiva
surja un Derecho de propiedad, toda vez que los actos de disposición o
gravamen de los efectos o ganancias provenientes del delito que
permanezcan en poder del imputado o de terceros son nulos ipso jure por
cuanto su objeto es “jurídicamente imposible”.
5. Por otra parte la redacción del artículo 102° del Código Penal, como
sostienen GÁLVEZ VILLEGAS/DELGADO TOVAR, permiten superar cualquier
deficiencia interpretativa que se presente en la actuación de los operadores
jurídicos, en torno a la posibilidad de incluir a las ganancias como efectos
del delito al precisar que se consideran efectos, los bienes, dinero,
ganancias o cualquier producto proveniente de dicha infracción5[5].

Sexto.-Análisis del caso y justificación de la resolución superior.

1. El presente caso se trata de un supuesto de conformidad parcial sobre la


imputación efectuada al acusado Lanazca Gagliufi, del delito previsto por
el último párrafo del articulo 427° del Código Penal de uso de documento
público falso, que se configura cuando el agente introduce al tráfico
jurídico un documento que sabía que era falso, es decir que la utilización del
documento previamente falsificado tiene que ser abarcado por el dolo del
sujeto.
2. Dentro de las normas sobre el desarrollo del Juicio Oral el Código Procesal
Penal en su artículo 372º establece la posibilidad que el acusado, previa
consulta con su abogado, admita ser el autor del delito que se le imputa,
posibilitando esta norma legal –en su inciso 2°- un acuerdo del acusado con
el Ministerio Público respecto a la pena a imponerse, estableciéndose que si
el procesado acepta los hechos, pero mantiene un cuestionamiento a la
pena o reparación civil el Juez establecerá la delimitación del debate a la
“sola aplicación de la pena o fijación de la reparación civil y determinará
las medios de prueba que deberán actuarse”.
3. En el nuevo ordenamiento procesal penal la actuación del juzgador está
orientada fundamentalmente a que de su actuación se ponga en
evidencia su actuación como un Juez de garantías, toda vez que en virtud
del principio acusatorio, el rol de persecución de la pretensión penal se
encuentra a cargo del Ministerio Público, pero en casos como el de la
conclusión anticipada que es un mecanismo de celeridad procesal, se
posibilita la intervención del acusado quien puede admitir los cargos y llegar
a un acuerdo sobre la pena si fuere el caso, dicho acuerdo tiene como
presupuesto fundamental la afirmación de la responsabilidad penal del
imputado, es decir su aceptación de los cargos.
4. La condición de validez jurídica de dicho acuerdo se halla delimitada en
sus contornos por el principio de legalidad, en tal virtud corresponde al
órgano jurisdiccional el control pertinente, no sólo sobre la legalidad del
propio acuerdo sino esencialmente sobre la razonabilidad de la pena a
imponerse6[6], en el presente caso se puede advertir que no obstante la
conducta del agente se efectuó en diversas circunstancias, ante diferentes
personas naturales y jurídicas, en diferentes periodos de tiempo, que
posibilitarían la atribución de un concurso real homogéneo del delito
atribuido, el representante del Ministerio Público pretendió inicialmente
acordar una pena suspendida, que para el caso concreto no sólo era
irrazonable sino que hubiera trasgredido el principio de legalidad, por lo que
consideramos que la actuación de la Juez de la causa que ha impuesto una
pena privativa de libertad efectiva es correcta, a la cual sólo debe añadirse
la rebaja que propone la doctrina jurisprudencial nacional.
5. Como hemos referido la norma contenida en el artículo 15° del NCPP y
que ha posibilitado la acción de la Juez de la causa al declarar la nulidad
de las transferencias efectuadas por el acusado Lanazca Gagliufi, es el
resultado y consecuencia de la finalidad preventiva del Derecho Penal,
nuestro derecho positivo posibilita que los actos de disposición o gravamen
de los efectos o ganancias provenientes del delito sean anulados, ya que
por el contrario permitir que el patrimonio criminal permanezca en poder del
sujeto activo, permitiría un efecto multiplicador de la delincuencia.
6. Asimismo, no podemos dejar de reconocer que el presente caso se trata
de un supuesto de conformidad previsto por el artículo 372° inciso 5° del
NCPP, según el cual la sentencia se dictará aceptando los términos del
acuerdo, pero permite al juzgador efectuar un juicio de legalidad y
razonabilidad sobre el quantum de pena propuesto, sin que se pueda
conforme a la doctrina jurisprudencial nacional y por la actuación del
principio de proporcionalidad, dejar de lado una rebaja de la pena, que
según el Acuerdo Plenario N° 5-2008, Fundamento Jurídico N° 23°, postula
que en los supuesto de conformidad –como en el presente caso-, la
reducción de pena tiene que imponerse, graduándose en un séptimo o
menos según la entidad o complejidad de la causa, las circunstancias del
hecho, la situación personal y nivel y alcance de su actitud procesal, lo que
ha considerado esta Sala Superior.

Sexto.- Decisión.

Por las consideraciones expuestas y de conformidad con las normas citadas,


los Jueces Superiores integrantes de la PRIMERA SALA PENAL DE
APELACIONES DE LA CORTE SUPERIOR DE JUSTICIA DE PIURA impartiendo
justicia a nombre de la Nación:
1.- CONFIRMAN la sentencia apelada expedida por el Sexto Juzgado
Unipersonal de Piura, su fecha 13 de noviembre del 2012, en cuanto
aprueba en forma parcial los términos del acuerdo de las partes y condena
al acusado JULIO ARMANDO LANAZCA GAGLIUFI como autor del delito de
uso de documento público falso en agravio de la Dirección Regional de
Agricultura de Piura y de la Superintendencia Nacional de Registros Públicos.
2. La REVOCAN en cuanto le impone seis años de pena privativa de libertad
y REFORMÁNDOLA IMPUSIERON al acusado JULIO ARMANDO LANAZCA
GAGLIUFI cinco años dos meses de pena privativa de libertad efectiva, que
se cumplirá luego de su internamiento en el Penal de Río Seco.
3. La CONFIRMARON en cuanto le impone NOVENTA DÍAS MULTA
ascendente a mil quinientos nuevos soles y fija a favor de los agraviados la
suma de veinticinco mil nuevos soles a ser abonados en cinco cuotas, así
como en el extremo que DECLARA FUNDADA la petición del Ministerio
Público respecto a la NULIDAD del ACTO REGISTRAL de adjudicación del
inmueble de ocho Hectáreas con doscientos setenta metros cuadrados de
la Dirección Regional de Agricultura ubicada en Miraflores Sector G, Distrito
de Castilla, Km.4.5. de la carretera Piura-Chulucanas, Valle de la Esperanza,
realizado a nombre del sentenciado, la NULIDAD DE LA TRANSFERENCIA del
mismo inmueble, efectuado por el acusado a favor de la empresa JALGA
IMPORTADORA EXPORTADORA S.A.C. Asiento C00002, Partida Electrónica N°
11093046 del Registro de Predios de Piura y la NULIDAD DE LA HIPOTECA
constituida sobre dicho inmueble a favor de los Bancos SCOTIABANK y
Banco de CRÉDITO DEL PERÚ y los devolvieron.
SS.
Mez