Está en la página 1de 16

FORMULA DENUNCIA PENAL.

Sr./a Juez/a:

JOSÉ CRUZ CAMPAGNOLI, DNI 25.396.408, con el patrocinio letrado de


Mariano A. Przybylski (Tº 111 Fº 191 CPACF), con domicilio en la calle Montevideo 126
1º piso de esta Ciudad de Buenos Aires, ante Ud. me presento y digo:

I.- OBJETO

Vengo por el presente a formular denuncia penal contra HORACIO


RODRÍGUEZ LARRETA (Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires), EDUARDO
DE MONTMOLLIN (Presidente de SBASE), EZEQUIEL JARVIS (Subsecretario de
Trabajo, Industria y Comercio del GCBA), FERNANDO COHEN (Director General de
Protección del Trabajo del GCBA), JUAN PABLO PICCARDO (Presidente de SBASE
en 2011) y quienes resulten penalmente responsables por el delito de contaminación
tipificado en el artículo 55 de la Ley Nº 24.051 (Ley de Residuos Peligrosos), de acuerdo a
los hechos y al derecho que a continuación se exponen.

II.- HECHOS

II.-1: Los hechos

Mediante información periodística proveniente de España en febrero de este


año, hemos tomado conocimiento de la existencia de asbesto en los trenes CAF 5000 que
circulan en la Línea B del Subte de Buenos Aires, y que fueron comprados por el Gobierno
de la Ciudad de Buenos Aires -justamente- al Metro de Madrid en el año 2011. (Ver nota
diario El Mundo 16/02/2018
http://www.elmundo.es/madrid/2018/02/16/5a85e1bfe5fdea841d8b459f.html.)
Esta noticia fue confirmada por las autoridades del Metro de Madrid, que
incluso llegaron a reconocer la existencia de -al menos- tres trabajadores enfermos de
cáncer debido a la aspiración de fibras de asbesto (ver notas Diario La Vanguardia
22/02/2018 http://www.lavanguardia.com/local/madrid/20180222/44977534703/segundo-
enfermo-amianto-metro-madrid.html y La Sexta del 21/03/2018
http://www.lasexta.com/noticias/sociedad/estudian-tercer-caso-trabajador-metro-madrid-
cancer-pulmon-exposicion-amianto_201802265a9453660cf2586cf83da447.html).

A raíz de estas novedades, y por encontrarse en serio riesgo la salud de lxs


trabajadorxs del Subte y de lxs usuarixs, la Asociación Gremial de Trabajadores del Subte
Y Premetro (AGTSyP) remitió Carta Documento (CD 892311153 de fecha 22/02/2018) a
SBASE, solicitando información acerca de la existencia o no de asbesto en las formaciones
CAF 5000. La empresa del Estado de la Ciudad de Buenos Aires, responsable de las
formaciones que prestan el servicio, recién respondió el día 20/03/2018 (un mes después)
reconociendo que “no se tenía conocimiento –hasta el momento en que la situación del
Metro de Madrid tomó estado público y lugar en los medios de prensa de España y
Argentina- que los coches de la flota CAF 5000 1° serie adquiridos por esta Sociedad
desde el año 2008 en adelante, tuvieran amianto (asbesto) en algunos de sus componentes
u órganos de parque” (CD 883028394 de fecha 20/03/2018 remitida por SBASE a
AGTSYP).

A su vez, la AGTSYP le remitió también Carta Documento a Metrovias S.A.


(CD 892311136 de fecha 26/02/2018) como concesionaria del servicio del subte,
interrogándola en los mismos términos sobre la presencia de asbesto en los trenes CAF
5000 y su conocimiento de tal situación. La Operadora del servicio respondió mediante
Telegrama Nº 52689 de fecha 02/03/2018, informando que “La Autoridad de Aplicación
del Servicio Subte –SBASE- dispuso retirar de circulación a partir del 20/02/2018 y con
carácter preventivo las tres formaciones CAF serie 5000 que circulaban en la línea B de
subterráneos, sin que ello pueda interpretarse como reconocimiento de ninguna especie,
sino como una medida absolutamente razonable de prevención…”.

Asimismo, y al mismo tiempo que las notificaciones citadas en los párrafos


anteriores, la entidad gremial denunció el hecho ante la Dirección General de Protección
del Trabajo (DGPT) dependiente de la Subsecretaria de Trabajo, Industria y Comercio del
GCBA. En dicha denuncia, además de alertar a la autoridad competente acerca de la
presencia de asbesto en las formaciones del subte, la AGTSYP exigió “el retiro definitivo
de servicio de las formaciones CAF 5000 y que se disponga inspecciones en los talleres u
otros sectores de la línea B donde hubieran estado los trenes CAF 5000 o sobre los
mismos trenes”.

En fecha 27/02/2018, la DGPT realizó una primera visita al taller Rancagua de


la línea B. En ella, no hubo toma de muestras ni inspección siquiera ocular sobre los CAF
5000, limitándose a requerirle a Metrovias una serie de documentación que debía poner a
disposición de la DGPT en fecha 27/03/2018, bajo apercibimiento de aplicar la normativa
vigente. Es decir, que pese a la urgencia de la situación, el GCBA no inspeccionó el
material rodante, ni los talleres, ni tomó muestras de nada, no convocó a las
autoridades especialistas en el tema del asbesto -como por ejemplo el INTI- y sólo se
limitó a pedirle documentación a Metrovías, para lo cual le dio un plazo de ¡UN MES!
(acta de constatación N° 40316-7). Para colmo, y pese a haberlo solicitado expresamente en
el escrito de denuncia, la DGPT omitió notificar a la entidad gremial el día y hora de la
inspección, en contra de la obligación dispuesta por el artículo 4° de la ley 265 de la
CABA.

Por tales razones, la AGTSYP impugnó la inspección mediante nota de fecha


13/03/2018 dirigida a la DGPT. Entre las groseras omisiones en que incurrió la DGPT al
momento de la verificación, se señaló que: i) En la denuncia interpuesta por AGTSYP ante
la DGPT, se anoticiaba a la autoridad de aplicación sobre la existencia de asbesto en las
formaciones CAF 5000, sin que aquella realice acción alguna para detectar/verificar los
lugares en donde se encontraba la sustancia cancerígena; ii) La inspección no determinó la
cantidad de trenes CAF 5000 adquiridos por SBASE, por lo que no tiene idea de la
magnitud de la contaminación que durante los cinco años de servicio pudo ocasionar el
material rodante en cuestión; iii) La inspección tampoco requirió a SBASE ni a Metrovias
las copias de los dictámenes técnicos y jurídicos que habilitaron la compra directa de los
trenes denunciados; y iv) la inspección realizada se limitó al taller Rancagua, sin requerir al
concesionario ni a SBASE la ubicación de la totalidad de la flota CAF 5000 presuntamente
compuesta por los trenes identificados con las letras “V”, “W”, “X”, “Y”, “Z” y “Z”1.

A partir de lo señalado, la AGTSYP solicitó una nueva inspección que


incluyera la verificación de la totalidad de cada coche CAF 5000, estén o no prestando
servicio o aptos para ello; que dicha inspección sea realizada por personal idóneo en los
términos del art. 6º de la ley 265 de la CABA; y que se notifique a la AGTSYP los lugares,
días y horas en que se fueran a realizar las inspecciones requeridas a los efectos que pueda
ejercer la facultad que le otorga el art. 4º de la ley 265.

Así las cosas, en fecha 27/03/2018 se constituyó nuevamente la DGPT


en el taller Rancagua. Como puede apreciarse en Acta N° 43635-17, Metrovias no puso a
disposición la documentación requerida por la Autoridad de Aplicación y en cambio
solicitó una prórroga para hacerlo, la cual le fue concedida con plazo hasta el 11/04/2018.
Una vez más, la DGPT no realizó verificación alguna de la presencia de asbesto en las
formaciones CAF 5000 a pesar de encontrarse dos de ellas estacionadas en el taller y de la
insistencia del Secretario de Salud Laboral de la Entidad Gremial para que verificaran la
presencia del material contaminante.

Como puede observarse, pese a estar anoticiado el Gobierno de la Ciudad


de la existencia potencial de asbesto en trenes de la línea B, y pese a su obligación legal
de ejercer las competencias que le corresponden, sistemáticamente se ha negado a
hacerlo, poniendo en grave peligro la salud de trabajadores y usuarios de la línea B, y
el derecho a gozar de un ambiente sano, así como el deber de preservarlo.

De este modo, la SST ha incumplido el objeto para la que fue creada según lo
establece el Art. 2°.a de la ley 265, y habiendo estado anoticiada fehacientemente sobre la
existencia de asbesto en el subte, ha actuado dolosamente para que la contaminación
denunciada se continuara produciendo, afectando la salud de trabajadores y usuarios del
subterráneo. Ya sea con dolo directo, o -al menos- con dolo eventual, tal como
analizaremos en el acápite relativo a la parte jurídica de esta denuncia.

Debe tenerse especialmente en cuenta que la DGPT tiene entre sus facultades
las de: a) “entrar libremente y sin notificación previa a cualquier hora y en el momento que
así lo crean conveniente, en todo establecimiento situado en el territorio de la Ciudad”; b)
“obtener muestras de sustancias o materiales utilizados o manipulados en el establecimiento
con el propósito de ser analizados a fin de comprobar que no afecten la salud de los
trabajadores y realizar exámenes e investigaciones de las condiciones ambientales de los
lugares de trabajo y de las tareas que en ellos se realizan”; c) “exigir la adecuación,
mejoramiento o corrección de los instrumentos, herramientas, maquinarias, métodos de
trabajo y todo aquello que forme parte de las condiciones y medio ambiente de trabajo de
manera que no lesionen la salud de los trabajadores; d) “suspender de inmediato la
prestación de tareas en aquel establecimiento en el que se observe peligro para la vida y la
salud de los trabajadores hasta tanto se dé cumplimiento con las normas de protección
necesarias y suficientes; e) “disponer la clausura de aquel establecimiento en el que se
verifiquen graves incumplimientos de las normas de Higiene y Seguridad del Trabajo, sin
perjuicio de las sanciones que correspondiere aplicar”.

Por lo cual, teniendo todas esas facultades legales y la obligación de preservar


la salud de los trabajadores, y ante una denuncia concreta de presencia de asbesto en -por lo
menos- tres formaciones totalmente identificables del Subte de Buenos Aires, la
escandalosa omisión de erradicar el material contaminante no puede ser entendida de otra
manera que como el dolo de contaminar el medio ambiente. Y la misma imputación le cabe
a SBASE, como responsable de las formaciones y de controlar el servicio, que también
estuvo fehacientemente notificada del hecho y omitió resguardar la salud de usuarios y
trabajadores, al dejar los trenes en cochera sin inspeccionarlos ni retirar el material
contaminante.

La reticencia por parte de Metrovias S.A. y SBASE de brindar información y


asumir las acciones necesarias para poner en resguardo la salud de los trabajadores del
subte, obligó a que la AGTSYP decretara para el día 13/03/2018 un paro de tres (3) horas,
reclamando la adopción de medidas concretas para enfrentar semejante peligro.

Recién el 21/03/2018 la SST-DGPT, un mes después de realizada la primera


denuncia por la AGTSYP, y ante un posible segundo paro por falta de respuestas, convocó
a la Asociación Gremial, Metrovias S.A. y SBASE para “la constitución de una comisión a
efectos de establecer el cronograma de inspecciones” (ver acta audiencia de la misma
fecha).

En la primera audiencia de fecha 26/03/2018, la AGTSYP hizo entrega a la


SST-DGPT de una propuesta de ACUERDO COMISION DE INVESTIGACION DE
PRESENCIA DE AMIANTO/ASBESTO para ser tratado con la empresa y SBASE.

La propuesta de la entidad gremial contenía un “Protocolo de Muestreo”, que


entre otras cosas incluía sugerencias sobre los posibles laboratorios que podrían encontrarse
con capacidad técnica-tecnológica para realizar la determinación de asbesto y se establecían
pasos para garantizar la cadena de custodia de las muestras

Luego, en una reunión que se llevó a cabo el día 06/04/2018, SBASE entregó a
la SST-DGPT y esta corrió traslado a nuestra la Entidad Gremial, los planos de los CAF
5000 con el fin de individualizar los potenciales lugares donde, además del ya denunciado,
podría existir asbesto. De dichos planos, cuyas copias se adjuntan a la presente denuncia,
surge inequívocamente que los CAF 5000 adquiridos por SBASE en el 2011 por el
entonces Jefe de Gobierno Mauricio Macri contienen asbesto, material que figura en
los propios manuales de las formaciones, por lo que no podía ser desconocido por
quienes adquirieron los trenes. Y vale remarcar que el asbesto está prohibido en la
Argentina desde el año 2001, por lo que la compra de esos vagones para el subte fue a
todas luces ilegal.

Ya en su momento, cuando se adquirieron esas formaciones, desde algunos


medios españoles daban cuenta de que el Gobierno de Buenos Aires se estaba llevando
"chatarra" que estaba en desuso en Madrid. Y además remarcaban la activa participación
directa de Macri en esta compra. Textualmente el Diario El País escribía: "El alcalde de
Buenos Aires, Mauricio Macri, quiso asegurarse que había hecho una buena compra. El
pasado viernes se acercó a las cocheras de Metro de Madrid e inspeccionó, como si fuera
un entendido en la materia, los bajos de un vagón que estaba encaramado sobre un
inmenso camión. En unos 40 días -travesía marítima incluida- tendrá ese convoy, junto a
otros 23, en la ciudad argentina. Metro de Madrid se frota las manos con los 4,2 millones
de euros que ha sacado por la venta de unos vagones carne de chatarrería tras 32 años de
traqueteo". (ver nota completa en
https://elpais.com/diario/2011/09/26/madrid/1317036262_850215.html)

Y para colmo, esos vagones que Macri se encargó personalmente de


inspeccionar, contenía material contaminante que estaba declarado en los propios manuales
que se tuvieron a la vista y se analizaron para ver la compatibilidad de los trenes con el
sistema porteño. Es decir, que el actual presidente Macri adquirió -cuando era Jefe de
Gobierno- material rodante considerado "chatarra" y con elementos altamente
contaminantes.

Ahora, el pasado 19 de diciembre, SBASE confirmó que efectivamente, los


análisis realizados a los trenes CAF 5000 dieron positivo de asbesto. Diez meses después
de la denuncia hecha por el sindicato. (ver nota https://www.eldestapeweb.com/asbesto-el-
subte-confirmaron-presencia-material-cancerigeno-n53611)

III.-2: El asbesto

Una vez relatados los hechos que motivan la presente denuncia, conviene
detenernos un poco en la sustancia que está poniendo en riesgo la salud de trabajadores y
usuarios del subte, la cual ha sido introducida ilegalmente por el GCBA con la compra de
los CAF 5000 y que, para peor, ahora se niega a examinar, identificar y retirar de la red de
subterráneos.

Su nombre deriva del griego amianto = incorruptible, asbesto = incombustible.


Ambos son silicatos, minerales filamentosos, formados por fibras largas y delgadas,
flexibles, fácilmente separables, aislantes del calor, la electricidad y del sonido; y
resistentes a la acción del fuego. El asbesto está formado por fibras más rígidas que el
amianto. Se solía usar para hilar, tejer y preparar ropa resistente al fuego, mantas contra
incendios, chapas aislantes (cartones), hilos aislantes, etc.

Las fibras se usaban también en las zapatas de frenos y para la producción de


fibrocemento, caños, chapas, tanques, etc. El mayor uso era el de la industria de la
construcción que consumía el 88% de la producción.
Como ya dijimos, en Argentina el asbesto fue prohibido mediante las
resoluciones del Ministerio de Salud de la Nación 845/2000 y 823/2001. Dicha prohibición
alcanza a la producción, importación, comercialización y uso de fibras de asbesto en todo el
país.

Las fibras más cortas son las más peligrosas, ya que se respiran y se incrustan
en los alvéolos pulmonares. Se enquistan y después de varios años (más de 15) pueden
conducir a un cáncer de pulmón.

Desde 1936 se reconoce la “asbestosis” como enfermedad profesional. En 1970


ingresó al grupo de sustancias cancerígenas y su uso se empezó a limitar (Ing. Inga Thiel,
Amianto Asbesto página oficial CONICET https://www.mendoza-
conicet.gob.ar/portal/enciclopedia/terminos/Amianto.htm, consultada 31/03/2018).

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), todas las formas de asbesto


son cancerígenas para el ser humano. La exposición al asbesto, incluido el crisotilo, es
causa de cáncer de pulmón, laringe y ovario, así como de mesotelioma (un cáncer del
revestimiento de las cavidades pleural y peritoneal). La exposición al asbesto también
puede causar otras enfermedades, como la asbestosis (una forma de fibrosis pulmonar),
además de placas, engrosamientos y derrames pleurales. (Página oficial de la OMS
http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs343/es/ consultada el 31/03/2018).

En definitiva, nos encontramos frente a una contaminación de asbesto en por lo


menos tres formaciones de la línea B del Subte de Buenos Aires, introducidas a la red por
SBASE de manera ilegal a sabiendas que contenían asbesto (dato que figura en los
manuales entregados en la compra), y frente a la peligrosa inacción de Metrovías, SBASE y
el GCBA para inspeccionar, identificar, analizar y retirar el material contaminante a los
fines de proteger la salud de usuarios y trabajadores.

Como veremos en el siguiente punto, estas conductas resultan típicas del delito
de contaminación del artículo 55 de la Ley 24.051 (Ley de Residuos Peligrosos).

III.- DERECHO
El art. 55 de la Ley 24.051 dispone que "será reprimido con las mismas penas
establecidas en el artículo 200 del Código Penal, el que, utilizando los residuos a que se
refiere la presente ley, envenenare, adulterare o contaminare de un modo peligroso para la
salud, el suelo, el agua, la atmósfera o el ambiente en general".

Por su parte, "los residuos a que se refiere la presente ley" se encuentran


listados en los Anexos I y II de la propia norma, según lo dispuesto por el art. 2º.

En ese sentido, el asbesto queda comprendido en las previsiones de ambos


anexos. Así, el Anexo I de la citada norma dispone que serán peligrosos los “desechos que
tengan como constituyente: Y36 Asbestos (polvo y fibras)”; mientras que según el Anexo
II, será residuo peligroso aquel que contenga entre otras enumeradas, la siguiente
característica peligrosa: “Clase de las Naciones Unidas 9, N° de Código H11 Sustancias
toxicas (con efectos retardados o crónicos): Sustancias o desechos que, de ser aspirados o
ingeridos, o de penetrar en la piel pueden entrañar efectos retardados o crónicos, incluso la
carcinogenia”.

Con lo cual, no caben dudas acerca de que el asbesto es una de las sustancias
contaminantes incluidas en el tipo penal del art. 55 de la Ley 24.051.

Respecto a este delito, tiene dicho la Cámara Federal que "los delitos
reprimidos por la ley 24.051 deben integrar la categoría de los delitos de peligro
abstracto, bastando para su consumación el acto de arrojar residuos a los que pueda
asignársele poder contaminante y deben ser sometidos a control, sin necesidad de
acreditar puntualmente el efectivo poder contaminante que posea cada uno de ellos; se
requiere al menos la posibilidad de envenenar, adulterar o contaminar de un modo
peligroso para la salud, el suelo o el agua, la atmósfera y el ambiente en general”. (C.
37056 – “N. N., s/archivo” – CNCRIM Y CORREC FED – Sala I – 31/03/2005).

Asimismo, "toda persona que trabaje con residuos peligrosos es garante de


que en el proceso de utilización de esas sustancias no se produzcan riesgos que puedan
afectar la salud de terceros del medio ambiente." "Tal circunstancia cobra particular
relevancia cuando la acción penal se dirige contra quienes cumplen actividades directivas
dentro de una empresa pues, obviamente, su relación con el manejo de los residuos sólo
resulta mediata, encontrándose presente la injerencia de ellos en el área, a través de la
política trazada para la empresa en materia de tratamiento de ese tipo de residuos".
(C.C.C. Fed. Sala I - Vigliani - Riva Aramayo 12.6.2001 - "GIROLDI, Jorge R. y otros
s/porcesto." Causa 33.081 - Reg. 468 - J. 4 - S. 8).

Y respecto al peligro de los materiales contaminantes, se ha entendido que "la


peligrosidad de los residuos que son enumerados en los anexos I y II de la Ley 24.051 debe
presumirse como tal" (C.C.C. Fed. Sala II - Cattani - Luraschi - Irurzun 20.3.2001 -
"FERNÁNDEZ TREVIÑO, Carlos A." Causa 17.523 - Reg. 18.484).

Por un lado, y según los hechos narrados, Mauricio Macri y Juan Pablo
Piccardo, como Jefe de Gobierno y titular del SBASE en el 2011, respectivamente, fueron
responsables de la adquisición de los trenes CAF 5000 al Metro de Madrid, y por lo tanto
resultan penalmente responsables de haber introducido el material con asbesto en la red de
subterráneos, teniendo en cuenta además que el asbesto se encontraba prohibido en el país
desde el año 2001.

En ese sentido, es trascendente tener en consideración que -tal como


adjuntamos con la presente querella- los propios manuales que venían con las
formaciones expresaban con toda claridad que habían piezas de los trenes que estaban
hechas de asbesto.

Por supuesto que no se puede hacer semejante compra, con la complejidad


técnica que tiene adaptar el funcionamiento de los trenes a la red porteña, sin haber leído
antes sus manuales. Por eso, teniendo en cuenta que el delito en cuestión tiene prevista su
modalidad culposa (art. 56 de la Ley 24.051), Macri y Piccardo deberán responder
penalmente por su negligencia e imprudencia a la hora de adquirir los trenes con asbesto e
introducirlos en la red de subterráneos de Buenos Aires, habiendo puesto en riesgo la salud
de usuarios y trabajadores.

Distinto es el caso del resto de los denunciados, a quienes no se los acusa por la
adquisición de las formaciones con asbesto en el 2011, sino por la omisión dolosa de
analizar y remover el material contaminante ante la información fehaciente de la presencia
de asbesto surgida en febrero de este año, permitiendo, de este modo, que el ambiente
continúe contaminado, perpetuando el riesgo para la salud de usuarios y trabajadores.

En ese sentido, si bien es cierto que el tipo penal en cuestión es un tipo


comisivo, la Cámara Federal ha convalidado que ciertas omisiones, por sus características,
dan lugar a lo que se ha denominado "comisión por omisión". Así, se ha sostenido que "es
del caso destacar que el silencio engañoso representa aquí un caso de comisión de estafa
por una omisión, y a su respecto rigen las reglas pertinentes" (C. 35923 - "Escalante,
Orlinda s/procesamiento" - CNCRIM Y CORREC FED - Sala I - 04/03/2004).

Resulta claro, en nuestro caso, que los responsables actuales del Gobierno de la
Ciudad y de SBASE tenían la obligación legal de resguardar la salud de los trabajadores y
usuarios ante la denuncia concreta de la presencia de asbesto en el subte (posición de
garantes). Y sin embargo, y pese a las reiteradas intimaciones por parte de la AGTSyP,
omitieron deliberadamente actuar en consecuencia retirando los elementos contaminantes y
-de esta forma- aumentaron el riesgo para la salud, que es el bien jurídico protegido por el
tipo penal.

Particularmente, Eduardo de Montmollin, como presidente de SBASE, fue


advertido mediante Carta Documento acerca de la contaminación y un mes después de
aquella notificación sólo atinó a sacar de circulación las formaciones CAF 5000 aunque
dejándolas en los talleres, exponiendo a los trabajadores y sin mandar a analizar los trenes
ni disponer el retiro del material contaminante según los protocolos específicos. Recién el
19 de diciembre termina de confirmar la presencia del asbesto. ¡Diez meses después!

Ezequiel Jarvis y Fernando Cohen, por su parte, resultan responsables de no


haber cumplido sus obligaciones legales de inspeccionar -aún sin autorización- las
formaciones denunciadas, mandar a analizar el material y -eventualmente- ordenar su
remoción o incluso la clausura del subterráneo si fuera necesario para preservar la salud de
trabajadores y usuarios. Eso es, ni más ni menos, lo que dispone la Ley 265 de la CABA
respecto a las funciones de la DGPT. Con lo cual, también tenían posición de garantes
respecto a la persistencia de la contaminación denunciada y dominio del hecho, por lo que
también deben responder como co-autores del hecho denunciado.
Por último, también resulta responsable el propio Jefe de Gobierno de la
CABA, Horacio Rodríguez Larreta, como responsable del servicio de subterráneos y de los
funcionarios antes mencionados, tanto de la DGPT como de SBASE. Respecto a la
responsabilidad de Rodríguez Larreta, queda claro que no se puede hacer penalmente
responsable a la autoridad máxima política, de todos los actos u omisiones de los
funcionarios que integran su gestión. Sin embargo, en este caso puntual, Rodríguez Larreta
salió expresamente a atacar la medida de fuerza adoptada por los trabajadores, a sabiendas
de que la misma se debía a la presencia de asbesto en las formaciones del subte, y sin
ordenarle a sus subordinados que retiraran el material contaminante (ver al respecto:
https://tn.com.ar/politica/horacio-rodriguez-larreta-critico-el-paro-de-subtes-no-tiene-
sentido-menos-en-ese-horario-que-la_856423)

Por lo cual, en estas particulares circunstancias, en donde el Jefe de


Gobierno conocía la gravedad del hecho, tenía el dominio del hecho para exigir que
cese la contaminación y, sin embargo, nada de eso hizo y en cambio eligió criticar y
cuestionar a los trabajadores que estaban denunciado el asbesto, Rodríguez Larreta
es también penalmente responsable del delito de contaminación.

Todas las personas denunciadas deberán responder como co-autores del hecho
denunciado, toda vez que cada uno de ellos tenía la facultad y la obligación legal de hacer
cesar la contaminación y, sin embargo, todos omitieron cumplir con sus obligaciones
dejando que el asbesto siguiera poniendo en riesgo la salud de los usuarios y trabajadores.

En cuanto al aspecto subjetivo del tipo penal, ya dijimos que para el caso de
Macri y Piccardo cabría la figura culposa del art. 56 de la Ley 24.051. En cambio, el resto
de los denunciados actuaron con conocimiento y voluntad de mantener la contaminación de
asbesto en el subterráneo, poniendo en riesgo la salud de los trabajadores y usuarios.

Esto queda en evidencia a raíz de las notificaciones fehacientes de la AGTSyP


tanto al GCBS, como a SBASE y Metrovías, a la obligación legal y a las facultades que
todos ellos tenían de retirar el asbesto del ambiente. Y sin embargo, nada hicieron dejando
el asbesto en su lugar, perpetuando de esta forma la comisión de este delito continuado.
Por eso, no caben dudas acerca del dolo de los aquí denunciados en no
identificar y retirar el material contaminante, sabiendo que eso ponía en riesgo la salud de
los trabajadores y usuarios; o al menos, si es que no quisieron poner en riesgo la salud de
los trabajadores, lo cierto es que debieron representarse que el asbesto era dañino para la
salud, sabían que ciertas formaciones tenían asbesto, y no hicieron nada para identificar y
retirar inmediatamente el material contaminado (dolo eventual).

Por último, de acuerdo a las obligaciones legales de los funcionarios ya


expresadas, y para el supuesto caso en que no se considerara a los mismos como autores del
delito del art. 54 de la Ley 24.051, solicito que se los cite a indagatoria por el delito de
incumplimiento de los deberes de funcionario público, por haber omitido cumplir con las
obligaciones que tenían cada uno de ellos ante la denuncia de contaminación por asbesto.

IV.- PRUEBA

A los efectos de acreditar los extremos aquí denunciados, se proponen las


siguientes medidas probatorias:

A) DOCUMENTAL:

1) Nota del diario El Mundo del 16/02/2018, titulada " Detectado amianto en
vagones de las líneas 1, 6 y 9 del Metro de Madrid".
(http://www.elmundo.es/madrid/2018/02/16/5a85e1bfe5fdea841d8b459f.html.);

2) Nota del Diario La Vanguardia del 22/02/2018, titulada "Metro Madrid


reconoce un posible segundo enfermo por amianto"
(http://www.lavanguardia.com/local/madrid/20180222/44977534703/segundo-enfermo-
amianto-metro-madrid.html);

3) Nota del diario La Sexta del 21/03/2018, titulada " Estudian un tercer caso de
un trabajador de Metro de Madrid con cáncer de pulmón por su exposición al amianto"
(http://www.lasexta.com/noticias/sociedad/estudian-tercer-caso-trabajador-metro-madrid-
cancer-pulmon-exposicion-amianto_201802265a9453660cf2586cf83da447.html):

4) Impresión de la página oficial de la OMS


(https://www.who.int/phe/publications/asbestos/es/);

5) Nota del sitio web de TN titulada "Horacio Rodríguez Larreta criticó el paro
de subtes: "No tiene sentido, menos en ese horario que la gente vuelve de trabajar"
(https://tn.com.ar/politica/horacio-rodriguez-larreta-critico-el-paro-de-subtes-no-tiene-
sentido-menos-en-ese-horario-que-la_856423);

6) Nota del Diario El País titulada " Próxima parada: Callao... en Buenos Aires"
publicada en https://elpais.com/diario/2011/09/26/madrid/1317036262_850215.html;

7) Nota del sitio web El Destape, titulada "Asbesto en el subte: confirmaron


presencia de material cancerígeno", publicada en https://www.eldestapeweb.com/asbesto-el-
subte-confirmaron-presencia-material-cancerigeno-n53611

8) CD con la copia digitalizada del manual de las formaciones CAF 5000;

9) Impresión de las páginas del manual de las formaciones CAF 5000 en donde
se indica claramente la presencia de asbesto;

B) INFORMATIVA:

1) Se oficie al Juzgado en lo Contencioso Administrativo y Tributario de la


CABA Nº 12, Secretaría Nº 23, a los efectos de que remita ad efectum videndi, la causa Nº
2479/2018/0 "PIANELLI ROBERTO CLAUDIO C/GCBA S/AMPARO AMBIENTAL",
en donde tramita una acción de amparo iniciada por la AGTSyP para que el GCBA
remueva los elementos con asbesto de la red de subterráneos.

2) Se oficie a la empresa SUBTERRÁNEOS DE BUENOS AIRES


SOCIEDAD DEL ESTADO (SBASE), a los fines de que informe: a) Quiénes han sido las
autoridades de la empresa desde el año 2010 a la fecha; y b) La cantidad de unidades
identificadas como “CAF 5000” que habrían sido adquiridas al Metro de Madrid, el lugar
en el que se encuentran, y en su caso, si están en funcionamiento. A su vez, deberá indicar
si ha recibido formal comunicación de la empresa española en relación con la eventual
presencia de material contaminante en las formaciones adquiridas, y en su caso, qué
medidas de seguridad adoptó sobre el particular.

3) Se oficie a la DIRECCIÓN GENERAL DE PROTECCIÓN DEL TRABAJO


del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, a los fines de que acompañe copia certificada
de las actuaciones administrativas vinculadas a la denuncia efectuada por la Asociación
Gremial de Trabajadores del Subte y Premetro en fecha 22/02/2018, como así también, toda
otra actuación vinculada con la posible presencia de material contaminante en las
formaciones identificadas en el escrito de inicio como “flota de trenes CAF 5000” de la
línea B del subterráneo. Asimismo, informe qué medidas concretas tomaron respecto a la
mencionada denuncia de la AGTSyP.

C) TESTIMONAL:

Se cite a prestar declaración testimonial al Sr. ROBERTO PIANELLI,


Secretario General de la AGTSyP.

V.- PETITORIO:

En virtud de todo lo expuesto, solicito:

a) Se tenga presente la denuncia presentada;

b) Se tenga presente la prueba ofrecida y se provea la producción de la misma;

c) Oportunamente, se cite a prestar declaración indagatoria a las personas


imputadas por la comisión del delito denunciado.

PROVEER DE CONFORMIDAD,
SERÁ JUSTO.

Intereses relacionados