Está en la página 1de 143

Descarga mas libros en:

http://librosdejoe.blogspot.com

o busca en la web:
librosdejoe
Editorial Gustavo Gili, S. A.
Barcelona-29 Rosellón, 87-89 . Tel. 259 14 00
Madrld-6 Alcántara , 21. Tel. 401 17 02
1064 Buenos Aires Cochabamba, 154-158. Tel. 361 99 98
03100 México D.F. Amores, 2027. Tels . 524 03 81 y 524 01 35
Bogotá Diagonal 45 N.0 16 B-11. Tel 245 67 60
Santiago de Chile Santa Victoria , 151. Tel. 222 45B7
Construcción

Patología
de las
cimentaciones

Lo u is Logeais
Ingeniero Industrial
Delegado general del Bureau Securitas

Prefacio de Pierre Habib


Presidente del Comité francés de
mecánica del suelo y cimentaciones

GG
Editorial Gustavo Gili, S.A.
Barcelona, 1984
Comité asesor de la colección
Francesc, Bassó, arqto.
Josep Maria Martorell, arqto.
Salvador Pérez Arroyo, arqto.
Ignacio Paricio, arqto.

Este libro ha sido publicado por vez primera en


Francia con el título La pathologie des fondations

Versión castellana de Santiago Castán, arqto.

Ninguna parte de esta publicación, incluido el


diseño de la cubierta, puede reproducirse, alma-
cenarse o transmitirse de ninguna forma, ni por
ningún medio, sea éste eléctrico, químico, me-
cánico, óptico, de grabación o de fotocopia sin
la previa autorización escrita por parte de la
editorial.

© CEP Éditions (Éditions du Moniteur), París


1982.
y para la edición castellana
Editorial Gustavo Gilí, S.A., Barcelona, 1984

Printed in Spain
ISBN : 84-252-1170-0
Depósito legal: B.44-1984
Composición : Ormograf, S.A., Servicios Gráficos-
Barcelona
Impresión: HUROPE, S.A.- Recaredo, 2
Barcelona
A la memoria de Albert Brenier (190 1-1979),
antiguo Delegado General del Bureau Securitas,
de los primeros que tomó conciencia
de la importancia de la patologfa
en la prevención de siniestros.
lndice

Prefacio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 11
Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 13

1. Daños por desconocimiento del comportamiento de los suelos . . . . . . . . . . . . 15


Nociones fundamentales de la mecánica del suelo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 17
Capacidad portante del suelo. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 17
Comportamiento del suelo a profundidad. Asientos diferenciales . . . . . . . . . . . . . . . . . . 17
Interacción suelo-estructura . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 19
Asentamiento de conj unto. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 20
Primera conclusión: Resultados por ignorar las propiedades de los suelos. . . . . . . . . . . 21
Segunda conclusión: Necesidad de estud ios geotécnicos.. ... . .. .. .. ..... ... ... . 21
Daños fruto de considerar sólo el coeficiente de trabajo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 23
Daños por falta de reconocimientos previos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 26
Problemas que plantean edificios vecinos construidos en épocas distintas . . . . . . . . . . . . 30
Daños por cimentación heterogénea de una construcción. .. .. . .. . . .. .. . ... ... .. . . . 34
Ultimo ejemplo a modo de conclusión relativo a la compresibilidad de los suelos . . . . . . . 37

2. Daños provocados por los rellenos. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 39


Cimentaciones sobre material de vertedero . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 41
Material reciente de vertedero. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 41
Material de vertedero de espesor variable. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 42
Cimentación parcial sobre material de vertedero . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 43
Aporte de material de vertedero en terrenos compresibles o inestables . . . . . . . . . . . . . . . 45
Material de vertedero responsable de asentamientos. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 46
Efectos indirectos del asentamiento provocado por el material de relleno : Rozamiento
negativo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 57
-Descripción del fenómeno. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 57
- Precauciones a tener en cuenta. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 58
- Daños debidos al rozamiento negativo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 59
Material de relleno como causa de deslizamiento de tierras . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 59
Influencia del desplazamiento de suelos por la acción del relleno sobre cimentacio nes
profundas: Empujones inclinados . .. . .. . ...... . ..... . . . ........ . .... ..... ... 61
Conclusiones sobre el material de relleno . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 68

3. Daños provocados por el agua... .. ... . .. . .... .. . . . .. ....... .. ...... . .. .. 71


Socavación provocada por el agua . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 71

9
Daños causados por heladas. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 72
Alteración de las características de los terrenos por la acción del agua . . . . . . . . . . . . . . . 75
Expansión y contracción de arcillas. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 75
Modificación de las condiciones de resistencia del suelo. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 78
- Disminución de capacidad portante de los suelos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 78
- Deslizamientos de terreno y enlodamientos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 83
Empujes hidrostáticos. Subpresiones. Empujes de Arquímedes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 91
Ataques de cimentaciones por aguas agresivas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 93
Conclusiones respecto a la acción del agua . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 94

4. Cimentaciones en terreno inestable. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 95


Inestabilidad superficial. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 97
Inestabilidad profunda. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 98
Zonas de explotación de canteras . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 98
Disoluciones de yeso. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 101
Zonas de explotación minera . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 101
Conclusión ... ; . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 107

5. Ataque de cimentaciones por el medio circundante. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 109


Destrucción de pilotes de madera. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 111
Corrosión de pilotes metálicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 112
Ataque a cimentaciones de hormigón . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 112
Ejemplo de ataque a componentes granulares. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 112
Ataque del cemento por aguas que circulan en distintos suelos naturales . . . . . . . . . . . 113
Ataque de cementos por medios agresivos existentes junto a fábricas de productos
químicos. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 114
Conclusión al ataque de los hormigones. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 115

6. Errores de ejecución . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 11 7
Insuficiencia o falta de precauciones en obras de recalce . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 119
Defectos de ejecución en cimentaciones profundas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 122
Incidencias del hormigo nado en seco. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 122
Incidencias del hormigonado bajo el agua . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 127
Incidencias del hormigonado bajo lodo de perforación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 127
Incidencias varias. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 128
Pozos perforados de poca profundidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 131
Conclusión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 131

7. Causas varias. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 33
Explanaciones inmoderadas a lo largo de cimentaciones existentes. .. . . . . . . . . . . . . . . . 135
Caso particular de cimentaciones inadecuadas: hundimiento de un silo. . . . . . . . . . . . . . . 139

Conclusión. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 143

10
Prefacio

En la práctica de las cimentaciones y, en general, en la mecánica de suelos, la teoría no debe


olvidarse de los condicionantes de la realización. El libro de Louis Logeais es una confirmación
oportuna para quien quiere olvidarlo; de manera didáctica se sirve de una serie de incidentes y
catástrofes escogidos de entre los que trató el Bureau Securitas para extraer 2000 accidentes en
cimentaciones. El resultado es apasionante y nos brinda al menos dos enseñanzas.
-En primer lugar, vemos que todos los accidentes son imprevisibles y son una lección de
modestia para quien proyecta. Lo más importante en la prevención de estas situaciones fue, en
numerosos casos, la disposición de un buen estudio geotécnico, en forma de esquema descriptivo, del
problema que suscita al constructor toda cimentación.
El cálculo es la última y necesaria justificación del proyecto. Pero los accidentes que aquí se
describen no corresponden, en su mayoría, a errores de cálculo sino de concepto.
-En segundo lugar, el estudio de estos casos enseña que la realidad es compleja, no se deja
insertar en categorías simples.
Un curso de Mecánica del Suelo permite tratar diferentes materias capítulo a capítulo:
infiltraciones, muros de contención, cimentaciones, asientos, etc. Los casos que aquí se mencionan se
sitúan en la frontera de distintas clasificaciones y muestran la necesidad de mantener el espíritu alerta
y pensar que un «bello accidente» es siempre algo interdisciplinar.
No conviene generalizar excesivamente las descripciones que se hacen en este libro ni, por
supuesto, extrapolar la experiencia: los accidentes aquí reunidos pertenecen al estado de la tecnología
francesa de 1960 y 1980. Con una tecnología menos desarrollada, en un país reciclado en menor
grado por la_formación permanente, es probable que el número de accidentes fuera mayor: Louis
Logeais ofrece accidentes ya superados, pero que pueden repetirse entre nosotros. Al analizar los
casos sorprende la ingenuidad de constructores, ingenieros, especialistas, etc., que ni eran tontos ni
malos. Se podía sonreír, mas no reír, o recordemos que siempre cabe preguntarse por quién doblan las
campanas.
Porque si el error es humano, también es camino de progreso; la filosofía empírica y el
método púdicamente llamado trials and errors («pruebas y errores») no operan de otro modo.
En resumen, para guiar nuestros pasos a través de las trampas geotécnicas que la naturaleza
tiende a nuestros pies, el método racional y el cálculo, el acercamiento experimental y los fracasos nos
aproximan, cada uno a su manera, como los resplandores orientadores de tres linternas que no revelan
por separado más que parte de los obstáculos, pero permiten que circulemos en la oscuridad.

P. Habib
Presidente del Comité francés
de la mecánica del suelo
y cimentaciones

11
Introducción

Esta guía es la primera de una colección dedicada a la patología de la construcción. Se inspira


en unos estudios del autor aparecidos en estos últimos años en la prensa técnica y profesional.
Antes de abordar el problema de las cimentaciones querríamos recordar lo que escribimos
hace ya diez años y que podría servir de preámbulo al tema de la patología.
«El lector de este estudio puede tener la impresión de que todos los siniestros son fruto de
errores inaceptables que él quizá no habría cometido. Es mejor que desconfíe: son perturbaciones que
no suelen venir a la mente en la elaboración del proyecto; aunque estas perturbaciones provengan
lógicamente de disposiciones defectuosas, las relaciones de causa a efecto no son inmediatas o
parecen improbables en un principio y siempre es fácil, con el tiempo, criticar disposiciones no
vituperables de estar en el lugar de quien proyecta, cuando el edificio no existía más que en forma de
planos.»
El objeto de este libro es llamar la atención de los constructores sobre los errores más
frecuentes que se comenten en materia de cimentaciones, es un intento de señalar las disposiciones
adecuadas para soslayar los siniestros que se producen. Su contenido es el resultado del examen y la
síntesis de casi 2000 informes de siniestros registrados en peritajes. Nuestra opinión es que la visión
de perturbaciones imputables a las cimentaciones es amplia y completa .
Sin pasar por alto que toda clasificación está sujeta a reconsideraciones y que, por lo general,
en un mismo siniestro intervienen causas diversas, hemos intentado hacer una distribución en
grandes categorías, sin diferencias entre cimentaciones superficiales y profundas, dado que las
causas a veces son las mismas (notemos que entre 2000 siniestros, menos del 1O % se refieren a
edificios con cimentación sobre pilotes).
Puede afirmarse que el 80 % de los siniestros en que entra la cimentación viene del
desconocimiento de las propiedades de los terrenos, desconocimiento que asume distintas formas:

-Los constructores ignoran que toda construcción engendra esfuerzos en profundidad y


provoca asentamientos. Sólo se preocupan de la capacidad portante del suelo superficial o bien
prevén cimentaciones heterogéneas. Semejante ignorancia del comportamiento de los suelos repre-
senta cerca del 25% de los casos de siniestro.
- Los constructores olvidan el nefasto papel que desempeñan los rellenos, sea porque se
cimenta en ellos sin precauciones, sea porque el material de relleno que se aporta es una sobrecarga
que hace asentar los terrenos en que se construye. También aquí esto supone el 25% de siniestros.
- Los constructores no piensan que el terreno arcilloso compacto donde levantan sus obras
puede ver alteradas sus características por fluencia de aguas. La acción del agua (hundimientos,
reducción de la capacidad portante, heladas, deslizamientos, subpresión, etc.) representa cerca de
uno de cada tres casos (32 %).

Junto a estas tres familias, debidas a la ignorancia o al optimismo de los constructores,


existen otras causas, menores en número, que se reparten casi por igual el 18% restante.

13
- cimentaciones en suelo inestable en profundidad (explotación de canteras, disolución del
yeso, asientos mineros).
-cimentación a insuficiente profundidad.
- corrosión de cimentaciones por el medio ambiente.
-errores de ejecución o equivocaciones en el campo de las cimentaciones profundas de
manera especial.

Durante el último decenio la distribución no ha variado demasiado, como lo prueba la


comparación de estos 2000 casos con un muestreo de un centenar ocurrido en 1979.
Estudiaremos seguidamente estas categorías y se ilustrarán con ejemplos reales. Adverti-
mos al lector que la documentación fotográfica no pertenece a casos recientes por una cuestión de
criterio; entre los 2000, algunos están aún en procedimiento judicial sin resolver; otros se solucionan
amigablemente y preferimos no entrar en detalles que los identifiquen, es preferible que se calmen las
pasiones. Ello no significa que pasemos por alto casos más actuales, muy al contrario, pues nos sirven
para las estadísticas. Las fotografías se seleccionaron voluntariamente entre las más antiguas,
organizándolas en sus respectivas categorías. Vaya esto por delante de las críticas, ya escuchadas, de
que sólo ofrecemos casos de edad canónica .

14
1. Daños por desconocimiento
del comportamiento de los suelos
A pesar del progreso que en estos últimos de seguridad no inferior a 3 nos da la carga
cuarenta años ha experimentado la mecánica del admisible;
suelo, todavía tropezamos con constructores que -ensayos in situ:
sólo se preocupan por la capacidad portante • ensayo de carga directa;
superficial del suelo, sin que les inquiete el com- • ensayo con penetrómetro, presiómetro,
portam iento de éste a cotas más profundas. Se- scisómetro, etc.
mejante forma de pensar implica ipso tacto un -método empírico: basado en la experiencia
desinterés hacia las capas inferiores del terreno adquirida de terrenos similares. Este método es
y, por consiguiente, la falta o insuficiencia de el que se utiliza habitualmente en las construccio-
estud ios preliminares. El resultado es la apari- nes más corrientes, sin que por el momento haya
ción de graves alteraciones fruto de los asenta - originado demasiados errores. En efecto, la valo-
mientos. No está de más hacer una revisión pre- ración por exceso de la capacidad portante de un
via de algunas nociones fundamentales. suelo no suele ser fuente de equivocaciones,
salvo en el caso de terrenos arcillosos, de los que
más adelante nos ocuparemos. Esto no significa
que el coeficiente de seguridad deba ser siempre
superior a 3, pero es de todos conocido que para
Nociones fundamentales
presentarse la rotura del suelo por punzonamien-
de la mecánica del suelo to es indispensable que el valor sea inferior a 1.

Capacidad portante del suelo

Para cimentaciones superficiales, el primer Comportamiento del suelo


dato que el diseñador necesita conocer es la a profundidad.
capacidad portante del suelo (también denomi- Asientos diferenciales
nada "carga admisible de trabajo"). pues de lo
contrario no es posible dimensionar las zapatas. La determinación de la carga admisible de
Una vez en posesión de dicho valor, a la cimenta- trabajo de un suelo desgraciadamente no resuel-
ción se le asigna la base de apoyo suficiente para ve el problema de las cimentaciones. Las presio-
que la presión, o tensión de contacto (considera- nes que provoca la zapata no quedan loGalizadas
da, por hipótesis, uniformemente distribuida), a pocos centímetros bajo la ciment ación . Desde
no exceda la carga admisible de trabajo. Los hace mucho tiempo se saben calcular las com-
textos que tratan esta materia exponen los distin- presiones que surgen en la profundidad de un
tos medios existentes para determinar la capaci- suelo cargado por una zapata, gracias a las ecua-
dad portante del terreno: ciones teóricas que en 1885 estableció el mate-
mático francés Joseph Boussinesq.
-aplicación de la fórmula de Terzaghi : se obtie- Las ecuaciones de Boussinesq permiten trazar
ne el valor de la carga de rotura del suelo por las curvas de igual presión del suelo (fig. 1) en
punzonamiento, que dividido por un coeficiente función de la compresión, supuesta uniforme,

17
80Tn 320 Tn

~ ~
o
o

2m

4m

0.20 q
6m

profundidad
profundidad

Fig. 1. Distribución de presiones verticales en el sue- Fig . 2. Distribución de presiones verticales en el sue-
lo bajo una zapata cuadrada, en función de la presión lo bajo dos zapatas cuadradas, cargadas irregularmen-
de contacto q. te, con idéntica presión de contacto q = 2 kg/ cm 2 .

zapatas vecinas zapata s vecinas


desigualmente desigualmente
ca rgadas cargadas

tierra vegetal
tierra vegetal


capa de poco
espesor de arenas
y g ravas
1 ~ • 1 . e

o
- _ ____,
ca pa gruesa de arena s y gravas - -- "
1

\) , ___ capa compresible


(margas blandas, turba, ..) 1

ca pa compre sible (margas blandas, turba,...) +-· -. .--- · -


--- · --+
· • 1

_¡__

Fig. 3. Caso con asientos diferenciales improbables Fig. 4 . Caso con asientos diferenciales inevitables si
independientemente del tipo de estructura. Nota : en la estructura es inadecuada .
las figuras 3 y 4 se emplea la misma escala en sentido
horizontal y vertical.

Nota: En las figuras 3 y 4 se ha utilizado la misma escala tanto en sentido horizontal como en el vertical.

18
Fig . 5. Manifestación de asientos diferenciales. Fisu- Fig. 6. Manifestación de asientos diferenciales. Aber-
ras oblicuas en el muro. tura de junta de casi un metro.

que la zapata transmite en su contacto con el Los asientos diferenciales pueden exhibir as-
terreno. Las curvas, que adoptan forma de bul- pectos distintos :
bo, indican que cuando dos zapatas que ejercen
idéntica compresión son de dimensiones dift!ren- -fisuras inclinadas en estructuras endebles (si
tes (es decir, la zapata menor está menos carga- los muros son de fábrica de ladrillo las grietas
da) las solicitaciones que causan a una profundi- son escalonadas, fig. 5);
dad determinada no son iguales: la zapata mayor -abertura de juntas en estructuras rígidas. La
(la más cargada) ejerce una compresión también junta de rotura que se aprecia en el edificio repro-
mayor que la que, a la misma profundidad, produ- ducido en la figura 6 alcanza un metro de dimen-
ce la zapata menor (fig. 2). Las presiones que se sión a la altura de la terraza.
aplican a un suelo dado se traducen en la com-
pactación del mismo y en probables asientos.
Así se explica que cuando dos zapatas de distin- Interacción suelo-estructura
tas medidas transmiten igual presión sobre el
suelo donde descansan, la mayor experimentará Acabamos de ver que en una estructura son
el descenso más acusado. de temer alteraciones cuando se prevén asientos
El problema no es grave en caso de que el diferenciales de cierta importancia entre los dis-
suelo sea homogéneo y de buena calidad: por tintos puntos de apoyo. Esto lleva a puntualizar
ejemplo, cuando las zapatas se apoyan sobre un que no es correcto afrontar un problema de ci-
grueso lecho de arena y grava (fig . 3). En cambio, mentación haciendo abstracción de las acciones
cuando el terreno comporta un lecho superficial recíprocas del suelo y la estructura. Hace una
resistente, pero de poco grueso, soportado por docena de años así lo expresaba mi amigo Jean
otro compresible (de limo, de arcilla blanda o de Baudrillard : "la estructura es el primer elemento
turba, ejemplo frecuente en zonas de aluvión), del problema de la cimentación". Así es: cuando
las zapatas con más carga solicitarán intensa- la edificación esté constituida por elementos (pa-
mente la capa blanda subyacente, mientras que redes de carga y tabiquería) macizos y frágiles
las menos cargadas, las más pequeñas, lo harán (por ejemplo, paños de fábrica de ladrillo), éstos
en grado inferior. Si a nivel estructural no se no podrán soportar sin consecuencias los asien-
han tomado las medidas pertinentes se acusarán tos diferenciales de dos puntos que los susten-
asientos diferenciales que a su vez implicaran ten desde el momento en que dichos asientos
grietas importantes en la construcción (fig . 4). alcancen cierta magnitud.

19
-concebir estructuras rígidas y resistentes que
eviten el asiento de un apoyo respecto a otro,
cosa que se consigue conectando los puntos de
apoyo por un larguero de reparto poco deforma-
fábrica
de ladrillo
ble. En los edificios de viviendas (o de oficinas,
etc.) esto se logra mediante un envigado rígido a
nivel de los cimientos, sirviéndose de los muros
del sótano (en este caso de hormigón armado)
para tener una caja rígida.

Asiento de conjunto
Fig. 7. Efectos del asiento diferencial en un muro de
Si por recurrir a alguna de las soluciones ante-
ladrillo.
riores se impide cualquier asiento diferencial, no
hay que ignorar que la construcción se comporta-
rá como una cimentación única, considerable-
mente cargada y causante de un asiento de
Se estima, en una primera aproximación, que conjunto.
las grietas aparecen en una pared de ladrillo de Si la capa compresible del suelo tiene espesor
reciente construcción en cuanto sus dos extre- constante y la construcción no es más pesada en
mos sufren una desnivelación relativa compren- un extremo que en otro (es decir, si el centro de
dida entre 1/ 500 y 1/ 1000 de luz entre am- gravedad de las cargas está cerca del centro
bos. En otras palabras, si la pared descansa por de gravedad de los cimientos), el edificio se asen-
sus extremos en dos zapatas distantes 5 m. se tará regularmente sin perder su verticalidad .
formarán grietas para asientos diferenciales com- En caso contrario perderá su perpendicularidad
prendidos entre 5 y 1O mm (fig. 7) . Finalmente, (fig. 8) . Acto seguido es lógico plantearse qué
se comprueba que ante la posibilidad de asien- asentamiento de conjunto es admisible en un
tos diferenciales caben dos soluciones que evi- edificio. No existe una respuesta concreta a tal
ten las fisuras: pregunta; si la construcción estuviera aislada en
la naturaleza, sin enlace alguno con una red de
-emplear una estructura ligera : por ejemplo, suministro o de evacuación, teóricamente no ha-
una estructura metálica, dado que los paramen- bría límite para asientos de conjuntos, siempre
tos de obra no bastan por sí solos para eliminar que se supiera su valor aproximado.
la ligereza. Esta solución se aplica en los edifi- Si se calcula un asiento de 1 m, será suficiente
cios industriales con recubrimiento de bardage prevenir sus efectos en las diversas plantas. Sin
que, si bien no elimina los asientos diferenciales, embargo, los asientos no se calculan más que
limita sus efectos; con cierta aproximación, persistiendo la duda
sobre el asiento real. Un error en la cota final de
un edificio puede tener consecuencias molestas,
particularmente en la referida al nivel de acceso
(peatonal o de vehículos) al mismo. Por otra par-
te, toda construcción está unida al exterior por
redes de canalización de servicios que sufrirán
también asientos que, a corto plazo, suponen su
rotura. Según esto, el asiento admisible de con-
junto se establece para cada caso específico, en
función simultáneamente del valor obtenido por
cálculo y por las medidas tomadas respecto a las
conducciones (tuberías poco frágiles, juntas fle-
xibles, pendientes adecuadas, etc.).
En lo referente al desplome de un edificio hay
que indicar que también depende de las conexio-
nes del mismo; cualquier fallo en verticalidad de
Fig. 8. Célebre ejemplo de desplome: la Torre de Pisa. un edificio alto y estrecho conlleva el desplaza-

20
miento de su centro de gravedad y, de aquí, la sos rechazos) o gastos exagerados (hincado en
aparición de solicitaciones inesperadas e irregu- terrenos tixotrópicos).
lares en las superficies de sustentación del suelo
que, a su vez, acentuarán la amplitud del desplo-
me. Nuevamente nos encontramos con que cada
caso comprende circunstancias específicas que Segunda conclusión:
deben estudiarse sin caer en generalizaciones. Necesidad de estudios geotécnicos
A tenor de los conceptos teóricos hasta ahora
expuestos es posible extraer dos conclusiones. De todo lo anterior se deduce que bastaría
practicar un somero estudio geotécnico para evi-
tar la mayoría de los errores que se producen .
Dicho estudio, cuya ejecución correrá necesaria -
Primera conclusión: mente a cargo de un especialista, comprende la
Resultados por ignorar investigación de los suelos (in situ y en laborato-
las propiedades de los suelos rio) y la interpretación de resultados a la luz del
proyecto que impulsó estos trabajos; además,
Desconocer el comportamiento de los terre- para que sea verdaderamente eficaz, su conteni-
nos es algo que, habitualmente, tiene consecuen- do informará al constructor respecto a la clase
cias graves y se presenta bajo aspectos diversos: de estructura más adecuada a la edificación, se-
gún la naturaleza del terreno sobre el que se
-olvidar el problema de los asientos, prestan- levantará.
do atención únicamente a la carga de trabajo del La consulta de mapas geológicos en la fase
suelo : esta actitud conduce a la falta de interés previa aporta datos que, a pesar de ser parciales
por la presencia de capas de terreno compresi- con frecuencia, son de inestimable valor, pues
bles y a la ausencia de estudios geotécnicos. permiten determinar con suficiente aproxima-
Entre los suelos compresibles tenemos las tie- ción las características de los terrenos y la canti-
rras de acarreo o relleno, a las que por su impor- dad de estudios que se tendrán que acometer.
tancia dedicaremos un capítulo especial; Concretamente, en los terrenos de aluvión, los
-olvidar que los edificios no son los únicos mapas geológicos animarán al constructor a ha-
que crean solicitaciones en el suelo, pues los cer gala de la máxima prudencia, dada la alter-
aportes de tierra en gran volumen son capaces nancia de suelos compactos (arenas y gravas)
de provocar alteraciones en el mismo (especial- con suelos blandos (limos, arcillas saturadas,
mente asentamientos y deslizamientos) . Apare- turbas), junto a las bruscas variaciones que am -
ce aquí también la nefasta influencia de las tie- bos sufren en cotas y espesor.
rras de relleno objeto de ulterior análisis; Estas consideraciones no hacen sino reforzar
-olvidar que el terreno arcilloso y compacto la necesidad de consultar a técnicos especialis-
sobre el que se construye en período seco, corre tas capaces de comprender simultáneamente los
el riesgo de ver sustancialmente modificadas problemas del suelo y de la estructura.
sus características por posibles intervenciones No es posible, en el ámbito del presente texto,
del agua, a no ser que se tomen precauciones. pormenorizar todos los tipos de reconocimiento
Próximamente se estudiarán con detenimiento del suelo, porque las investigaciones a realizar
los perniciosos efectos del agua; difieren según la clase de terreno de que se trate.
-olvidar que las zapatas separadas unas de No obstante, nuestra experiencia nos concede la
otras o los pilotes aislados no ejercen solicitacio- oportunidad de facilitar las siguientes sugeren-
nes en igual espesor de suelo que las zapatas cias:
próximas o agrupaciones de pilotes. Este descui-
do puede llevar a evaluar los asientos con sumo -ningún procedimiento de investigación es uni-
optimismo o, cuando se trate de una capa resis- versal; un mismo estudio geotécnico constará
tente de apoyo que descanse sobre otra capa normalmente de dos método(> de reconocimien-
débil, a no prestar atención al espesor de dicho to distintos, con la finalidad de contrastar y preci-
estrato resistente. Este tema se desarrollará sar sus resultados. Resulta temerario extraer con-
oportunamente; clusiones generales de algunos procedimientos
-por último, en el campo de los pilotes hinca- que se emplean con propósitos muy específicos;
dos, el desconocimiento de los cambios momen- por ejemplo:
táneos en las características del suelo por la • un ensayo por placa permite fijar en condi-
acción del hincado puede acarrear errores (fal- ciones aceptables -si bien con cierto acento pesi-

21
la clase de terreno cambia con la profundidad
(fig. 9);
• con la prueba de carga directa de un pilote
se comprueba -hasta cierto punto- el cumpli-
miento de las hipótesis de cálculo de la capaci-
dad portante y si por alguna anomalía en el hor-
migonado los resultados previstos no se alcan-
zan. Sería muy arriesgado concluir, en razón de
2m
los resultados favorables de las pruebas, que la
edificación que se levantará sobre pilotes análo-
gos a los de la prueba no sufrirá ningún asenta-
miento: la simple observación de la figura 1O
muestra que las presiones que genera un conjun-
_ capa compres ible
to de pilotes son mucho mayores que las provo-
cadas por un pilote aislado: cuando el terreno
subyacente sea blando cabe esperar asientos
considerables;
Fig. 9. Comparación entre las presiones provocadas -nada hay más peligroso que los estudios in-
en el suelo por una placa de ensayo y una zapata. completos; por ejemplo, los que prematuramen-
te se detienen al encontrar una capa resistente
sin conocer su espesor. Este hecho es habitual
mista, habida cuenta de la endeblez del material en los sondeos de terrenos de aluvión, cuando el
que se hace descansar en la superficie del suelo- operador, al tropezar con una capa antigua de
la capacidad portante del terreno, pero en modo aluvión, no prosigue la perforación, con la excu-
alguno será posible deducir de la misma el com- sa de que "bajo ésta siempre se encuentra terre-
portamiento satisfactorio de la construcción por no firme". Ahora bien, el análisis de numerosos
la acción de los asientos: por un lado, la prueba casos patológicos, algunos de los cuales comen-
de carga se practica durante un reducido perío- taremos próximamente, prueba que no siempre
do de tiempo, y por el otro, las superficies de este terreno firme es lo compacto que pudiera
contacto con que se trabaja en el ensayo y las esperarse; en los llanos de Francia con subsuelo
que tienen las cimentaciones en realidad son tan de creta secundaria, no es extraño hallar, bajo las
dispares que impiden cualquier género de inter- arenas y gravas transportadas por los ríos, una
pretación de los resultados obtenidos en el en- capa de terreno alterado, poco coherente (mar-
sayo, especialmente allí donde se sospecha que ga blanda) antes de llegar a la creta segura. El

carga

Fig . 1O. Croquis izquierda: pilote


aislado (pilote de ensayo o inte-
grante de un conjunto de pilotes
- ----- alejados entre sí). Pequeña zona
- - - -- --+-· de influencia de cargas; no inte-
-
- ----
..
arcilla ~: resa más que a una capa de terreno
-=~ incompresible de gravas y arenas .
. "'" Croquis derecha: en el mismo terre-
- --- ---
~ no, obra importante que descansa
en un conjunto de pilotes. Grande
y profunda interacción de cargas.
Riesgo de asentamientos si la se-
Pilote de ensayo Conjunto de pilotes bajo la obra gunda capa compresible -de arci-
lla- no está consolidada.

22
origen de muchos accidentes ha sido descono-
cer la presencia de este lecho blando; las conse-
cuencias de tal ignorancia no son demasiado
graves cuando se trata de hacer un pilotaje con
elementos poco cargados y suficientemente es- ~- -= terreno
paciados y si sobre el mencionado lecho se tiene · -- - incoherente
una capa de 3 a 4 m de espesor de arenas y
gravas; en cambio, los efectos pueden ser com-
prometidos si éstas rodean a pilotes muy carga-
dos y próximos; en la figura 11 se contempla o
como la acción del pilote aislado es menos rele-
vante que la interacción de tres pilotes apenas
o
separados. Queda de manifiesto que la realiza-
·o o
ción de sondeos y la extracción de muestras del . terreno
terreno permiten establecer con cierta aproxima- • 0 resistente
o =
ción la magnitud de los asientos y, llegado el _o o ·O
o
0
caso, la cota de asiento de los pilotes. d

Seguidamente se examinarán algunos ejem- o C> Q.

o
plos donde el desconocimiento de las propieda- .. o p.o O
des del terreno condujeron al fracaso.

Fig. 11. 1. Bulbo de presiones de cada pilote tomado


Daños fruto de considerar uno a uno. 2. Bulbo de presiones de una agrupación de
tres pilotes.
sólo el coeficiente de trabajo

Primer ejemplo
edificación
aislada
Este característico ejemplo no procede de
nuestros archivos, nos fue transmitido por Jean
Baudrillard.
El terreno firme del emplazamiento era una
capa rocosa bajo 23 m de depósitos de aluvión
(fig. 12): 15 m de turba recubierta por 8 m de
arcilla seca y compacta. En este mismo suelo
descansaban otras varias edificaciones sin que
se advirtiera problema alguno. Una compañía Bm
petrolífera adquirió parte del terreno y resolvió arcilla gris compacta
levantar un depósito de hidrocarburos de 20 m
de altura y 30m de diámetro (fig. 13, sección a).
Es de lamentar que lo único que inquietaba al
constructor fuera el coeficiente de trabajo del
suelo; en vez de practicar los ensayos pertinen-
15m turba
tes pensó que, dados los excelentes resultados
vistos en las construcciones vecinas, sería sufi-
ciente adoptar en la cimentación del depósito la
misma carga de trabajo que se escogió para las
zapatas de las edificaciones aisladas. Se supo 1
roca
que esta carga ascendía a 2 kg/cm 2 , valor que se
tuvo en consideración. Como la presión ejercida +------- --- ____ _J_
sobre el suelo por 20 m de altura de líquido se
acercaba a 2 kg/cm 2 , lo inmediato era agregar el
peso propio del depósito al de su cimentación. Fig . 12. Varias edificaciones aisladas se cimentaron
Este conjunto de datos llevó a calcular un zam- sin problema en este terreno con un coeficiente de
peado circular de 32 m de diámetro que, por trabajo para la arcilla de 2 kg/cm 2 .

23
presión todavía se mueve en torno a 91 1100 de
a
¡ la presión de contacto.
--r -- - - - - ::f1m Este notable incremento de tensión, importan-
b !~)30m te en relación a la inicial de 1,5 kg/cm 2 , es el
origen del asiento de la turba y, en consecuencia,
depósito de hidrocarburos 20m del hundimiento de 1 m del depósito.

zampeado
Segundo ejemplo
L 1
==¡= == - =-= =
l --- --- ==-==!!
1

Bm
b arcilla gris compacta 1
Perteneciente a nuestros archivos, este ejem-
1

--- - - -- - - ---- - ---- - -


! -- __ ... -
i plo se sitúa en una población del Macizo Central.
f
1
La construcción era un pequeño edificio con 8
! b viviendas, compuesto por un sótano, planta baja
1 1
15m turba y tres plantas piso. Sus dimensiones en planta
1 1
eran aproximadamente 19,5 x 9 m. El remate era
¡ i de piedra , las fachadas de bloque de hormigón y
1
roca
1 revocadas; existía un desnivel de una planta en-
~-- - ----------- · + tre la fachada anterior -donde la planta baja
estaba a nivel de la calle- y la posterior. Los
muros de cerramiento tenían alrededor de 14m
de alto.
Fig. 13. En este terreno se construyó, con el mismo
La ubicación de este edificio coincidía con el
coeficiente de trabajo, un depósito de hidrocarburos :
se asentó un metro. a) perfil antes del asiento. b) perfil
de unas zanjas de profundidad nada desprecia-
después del asiento. ble que corrían a lo largo de las murallas de la
ciudad antigua. El terreno era de marga compac-

consiguiente, se realizó. También se construyó el


depósito, se llenó (era un depósito de reserva) y,
ante la sorpresa de todos, se asentó 1 m (fig. 13,
sección b) .
Semejante desenlace era de prever; la causa
principal del asentamiento era la capa de turba
subyacente que, antes de levantar ninguna cons-
trucción, ya sufría las presiones del lecho arcillo-
so (aplicando una densidad de 1,9 a la arcilla se
comprueba que las capas iniciales de turba reci - 9m
14 m
ben una carga de 1 kg/ cm 2 , siendo despreciable
la que transmitían las zapatas a la turba en virtud
de su propio peso: con la ayuda de las fórmulas nivel

l_=::o_-
de Boussinesq no hay dificultad en calcular esta del agua .
última carga, descubriendo que la tensión produ-
cida a nivel de la turba por zapatas cuadradas de
1 m de lado es la 6 milésima de la presión de
contacto, es decir, 6/ 1000 x 2 kg/ cm 2 , valor que
DE ARCILLA TERRENO FIRME
se desprecia al compararlo con la presión inicial antiguo fo.so- - (MARGAS COMPACTAS)
de 1,5 kg/cm 2 debida al peso de la arcilla. Con- del recinto
viene añadir que las zapatas de los edificios próxi- de la ciudad - ,
mos tan sólo afectaban al lecho arcilloso y, ade-
más, en sus cotas superiores.
Obviamente, no es el caso de un zampeado de
32 m de diámetro que transmite al terreno una
carga de 2 kg/cm 2 , las ecuaciones de Boussi- Fig. 14. Este edificio con cimentación en relleno blan-
nesq señalan que a nivel de la turba, a la profundi- do de espesor variable experimentó un desplome de
dad de 8 m por debajo de la cimentación, la 79 cm, antes de su demolición.

24
Fig. 15. Entre la 1.• y la 2.• planta se aprecia el descon-
chado del revoque que se empleó para contrarrestar el
desplome de la fachada . Fig. 16. La flecha vertical indica el desplome.

Estas dos vistas muestran el desplome de dos hastiales del edificio (al obtener la fotografía el desplome era de
30cm) .

ta; las zanjas se habían llenado de material de nuevamente los trabajos y al concluir el último
relleno, operación realizada hacía ya tiempo, pero forjado, a pesar de la atención prestada para
que proporcionaba una capa cuyo espesor oscila- mantener la verticalidad de las paredes de cada
ba entre O y 1O m, y saturada, pues el agua planta, el desplome alcanzaba los 23 cm. Dos
estaba a 0,40 m de la cota natural del terreno. años después era ya de 71 cm . Transcurrieron
Había que entendérselas con un suelo blando, algunos meses, se evacuó el inmueble y se demo-
con huecos llenos de agua, es decir, un suelo lió. La mañana del derribo el desplome era de 79
compresible y, a mayor abundamiento, con espe- cm. La vida del edificio apenas fue de 5 meses ...
sores de relleno que oscilaban de O a 8 m, en el Vale la pena hacer notar que gracias a la rigidez
mismo sentido longitudinal de la construcción de la losa la construcción no se agrietó, única-
(fig. 14). Nunca debió cimentarse sobre el relle- mente basculó (figs. 15 y 1 6).
no, el bascula miento era inevitable, pero la deci- A modo de anécdota señalamos que en el
sión se tomó después de conocer que el coefi- informe del perito judicial se concluyó que el
ciente de trabajo del suelo, merced al ensayo, era principal responsable era el ingeniero en hormi-
de 0,69 kg/ cm 2. Entre paréntesis, conviene admi- gón armado. Así es -y cediendo la palabra a los
rar la extraordinaria exactitud del dato. especialistas- "él, 1 habiendo determinado me-
Tal valor condujo a adoptar una cimentación diante ensayo que el suelo podía soportar 0,69
por zampeado a base de una losa de hormigón kg/ cm 2 , debiera haber adoptado una losa de
armado de O, 18 reforzada con armaduras entre- mayor superficie, pue ésta transmitía realmente
cruzadas. Meses después de la abertura de zan- una carga de 0,80 kg / cm 2 ". Sobra cualquier
jas, con la obra a buen ritmo y recién hecho el comentario.
forjado de la primera planta, se apreció un des-
plome de 1O cm. Durante cuatro meses la obra
quedó interrumpida, más tarde se prosiguieron 1. El ingeniero en hormigón armado.

25
Nota :este ejemplo demuestra -la dificultad que
ofrece la clasificación de siniestros, de suerte
que el que nos ocupa bien pudiera entrar, al
menos, en dos categorías:

-determinación del coeficiente de trabajo ;


-cimentación en relleno.

Daños por falta


de reconocimientos previos

Primer ejemplo

Este caso se produjo en el Dauphiné.


La figura 17 muestra, a la derecha del bajante
de aguas pluviales, un edificio que, a pesar de su
importancia (7 plantas sobre la planta baja). se
levantó sin reconocimientos previos. El emplaza-
miento planteaba sus problemas por cuanto la
ciudad se halla en un terreno de aluvión, lo que
significa que las capas superficiales del suelo
son materiales aportados por corrientes de agua .
Cuando es un único curso de agua el que
acarrea y deposita estos materiales, la cimenta-
ción encierra ciertas dificultades; pero si intervie-
nen dos cu rsos de agua, como en este caso, la
situación se complica, máxime cuando, además,
los ríos tienen regímenes distintos: de régimen
torrencial, el uno, causante del aporte de arenas
gruesas, gravas y gravillas; de régimen fluvial. el
otro, más lento, con aporte de productos finos de
aluvión: limos, arcillas blandas y, en algunos pun- Fig . 17. Obsérvense las fisuras generalizadas en el
tos, turba. La superposición y, ocasionalmente, paño situado a la derecha del bajante de aguas pluviales.
interpenetración de estos materiales hacía impo-
sible, sin reconocimientos previos, saber qué tipo
de suelo se encontraría bajo la construcción . En
este caso, los constructores, optimistas, espera- trabajo de 3 kg/ cm 2 . La cimentación se hizo por
ron a realizar la excavación en zanjas para esco- zapatas y la construcción del edificio A se des-
ger la clase de cimentación idónea para levantar arrolló con problemas.
lo que, a partir de ahora, denominaremos edifi- Poco después se quiso levantar en el solar
cio A. Se tenía intención de elevar la planta baja colindante un edificio que llamaremos 8, parte
alrededor de 80 cm respecto al nivel de calle, a del cual se ve en la fotografía 17, a la izquierda
cuyo efecto se disponían unos cuantos escalo- del bajante de aguas pluviales. El edificio 8 se
nes en el vestíbulo de entrada. El sótano estaba tenía que construir de manera similar al A. respe-
parcialmente enterrado (en la fotografía 17 se tando la necesidad de que la planta baja, donde
observa el Opus incertum del basamento y los se situarían unos almacenes, estuviera a nivel de
huecos de ventilación). La excavación general se calle y de conservar igual altura libre en el sóta-
abrió hasta 1,50 m bajo la cota de la calle de no, hecho que obligaba a que los cimientos de 8
acuerdo al nivel correspondiente al sótano, de- estuvieran, aproximadamente, 80 cm por debajo
jando a la vista una capa delgada de arcilla . La de los del edificio A.
presencia de otra compuesta por arenas y gra- Durante la ejecución de la excavación de 8 se
vas muy compactas, sobre la que se decidió observó la desaparición de la capa de arenas y
cimentar partiendo de una carga admisible de gravas que servían de base a la cimentación A.

26
NIVEL PLANTA BAJA (A)

NIVEL ACERA Y PLANTA BAJA (B)

1
NIVEL CIMENTACIÓN (A)

-E
o
x
ec.
"'
· o 0 ~o.· L-o
o ·. ·0 e
o

Fig. 18. Perfil geológico del terreno a la derecha de


los dos edificios, fruto de varios sondeos.

Bajo el edificio B existía una capa de arcilla blan-


da y de turba a la que los sondeos dieron un
espesor de 1Om (fig. 18), y, seguidamente, otra
muy gruesa de arena y grava capaz de recibir la
cimentación de B, con pilotes de 12 m. Simultá-
neamente, los sondeos evidenciaron que el edifi-
cio A descansaba encima de un terreno firme, de
espesor variable, superpuesto a una capa blanda
cuyo grosor oscilaba a lo largo de la profundidad
de edificación; las zapatas de A más próximas a
las de B tenían bajo sí una capa blanda muy
delgada (inferior a 1 m) de arena y gravas, y a
continuación unos 9 m de arcilla y turba . Huelga
decir que el hastial del edificio A disfrutaba de
una cimentación acrobática.
Con la esperanza de aliviar la zona extrema
mal cimentada del edificio A. los constructores
aprobaron enlazar ambos edificios en algunos
puntos, lo que implicaba, en A. una cimentación
heterogénea, pues en su mayor parte era por
zapatas y el hastial por pilotes.
De resultas de estas circunstancias, la zona
del edificio A que descansaba en la capa de
arena y gravas, excesivamente delgada y transmi- Fig. 19. Ampliación de la figura 17 con las grietas en
sora de presiones a las capas deformables subya- planta baja y primer piso.

27
centes, se hundió y los enlaces con el edificio B -heterogeneidad en la cimentación;
se tradujeron en la rotura por cizallamiento de la -falta de independencia de dos obras unidas,
albañilería, además de las fisuras visibles en las edificadas en épocas distintas.
figuras 17 y 19, esta última mostrando un deta-
lle de los pisos inferiores. Tras el correspondien-
te examen pericial se optó por seguir la evolu- Segundo ejemplo
ción de la perturbación y no acometer ninguna
labor de reparación no sin antes tener constan- El escenario del ejemplo está en el norte de
cia de la estabilización de las fisuras, para lo que Francia y se refiere a los silos de una cooperativa
fue preciso el transcurso de quince años ... agrícola. La figura 20 ilustra acerca del tipo de
construcción en cuya composición entran seis
Nota: como el ejemplo anterior, también aquí
células hexagonales entrelazadas con la cubierta
es evidente la dificultad de clasificar racional-
a 35 m por encima del suelo. Cada célula se
mente los siniestros; éste, concretamente, po-
sustenta por medio de un conjunto de cuatro
dría inscribirse en tres (si no cuatro) diferentes
pilotes de 6 a 6,50 m de longitud. En realidad,
categorías :
hubiera sido más prudente distribuir cada pilote
-falta de reconocimientos previos (o bien: el en un vértice, para así ofrecer mejor resistencia
coeficiente de trabajo como sola consideración al viento y facilitar la transmisión de esfuerzos.
tenida en cuenta); Por otra parte, la capa de grava habría experimen-

+ aprox. 35,00 m
~

'"'-....
inclinación

_ _ silode
células
hexagonales

dado bajo
los 4 pilotes

pilar
11

-----
-- - -
......__ ..-.._

...........
........._.
............_
.-....._

-.........
--------......_.------
....__

.-__
~- .........._ ---.........

-- --- ---
""-----

........__ -
.-....._--...__

.........._ ~

Fig . 20. Izquierda: sección del silo; derecha: planta (aumentada) de la distribución de pilotes. Dos errores
evidentes: a) los pilotes deberían estar más repartidos para evitar la interacción de cargas; b) el banco de grava,
apoyo de la cimentación, era demasiado delgado y cubría un lecho de marga compresible de espesor variable.

28
tado un efecto menos perjudicial de poner los • Circunstancias análogas pueden presentar-
pilotes cada 2 m, en vez de limitarse a cuatro. se cuando en el terreno existen bloques de gran-
Al margen de estas consideraciones, a este des dimensiones, duros y dispersos entre una
error de concepto se sumó otro de mayor grave- formación relativamente blanda; si desde un prin-
dad, cuyas consecuencias no se hicieron espe- cipio se escoge cimentar con pilotaje prefabrica-
rar. Pocos días después del primer llenado se do o con intubación, en todo caso hincados, se
observó que los silos se asentaban de tal modo corre el riesgo de experimentar desplomes o,
que se produjo un desplome de 27 cm. Los silos incluso, roturas . Con relativa frecuencia este caso
se vaciaron a toda prisa y se hicieron sondeos tiene lugar en una zona de Aquitania, donde el
(más vale tarde que nunca) que señalaron la terreno, en sus cuatro primeros metros, es de
delgadez del lecho de grava que soportaba los roca calcárea embebida en marga, para des-
pilotes, superpuesto a otro de marga poco con- pués, a mayor profundidad, constituir lechos re-
sistente y éste, a su vez, sobre una base compac- gulares. Concretamente, al construir un edificio
ta de creta. de 1 3 plantas se cimentó a base de pilotes obte-
Las tareas de refuerzo fueron onerosas y deli- nidos por hincamiento de camisas o moldes pre-
cadas, consistentes en 24 nuevos pilotes que se fabricados de hormigón armado de 1 m de altu-
hicieron llegar hasta la capa caliza y recuperar la ra, cinturones metálicos planos envueltos exte-
verticalidad del edificio con ayuda de gatos. riormente por abrazaderas metálicas planas, que
posteriormente se llenaban de hormigón. Aun-
Nota: Este ejemplo es clasificable en dos cate- que el hincamiento ofreció enormes dificultades,
gorías diferentes : al alcanzar los bloques calcáreos, el encargado
de esta operación se empeñó en concluirla, pero
-falta de reconocimientos previos; al advertirse algunas anomalías, se dio la orden
-desconocimiento de la acción de los pilotes de detener los trabajos cuando ya se habían
agrupados. hecho 28 pilotes. Las anomalías observadas fue-
ron las siguientes:

-desplomes: de tal magnitud que era imposi-


Tercer ejemplo ble medirlos con la plomada colocada a partir de
las camisas prefabricadas (fig. 21 );
Falta de reconocimientos previos que implica -perfiles quebrados (fig. 22).
cimentaciones inadecuadas al terreno.
El hecho de no practicar ningún tipo de investi- En el presente caso no resta otra solución que
gación inclina a prever cimentaciones que la cla- la de cambiar la ubicación del edificio y cimentar
se de terreno convierte en aleatorias o irrealiza- sobre los agujeros de los pilotes.
bles. Si bien es cierto que, en la mayoría de los
casos, esto no desemboca en un siniestro final, Nota: Este ejemplo admite una doble clasifica-
no es menos cierto que impone modificaciones ción:
en el proyecto inicial que, por realizarse en el -falta de reconocimientos previos;
curso de la obra son más costosos que un estu- -mala ejecución.
dio previo del suelo. Varias son las situaciones
que pueden suscitarse: • Finalmente, cabe verse obligado a hacer un
pilotaje, aunque la idea original fuera la cimenta-
• Hallar a poca profundidad una capa de terre- ción superficial, es decir, que se sustituya la ci-
no de escaso espesor, pero de tal compacidad mentación continua por la puntual. A no ser que
que sea difícil de atravesar (si se trata de pilotes se introduzca el apropiado cambio estructural,
con intubación hincada), o que los pilotes se para la acomodación del proyecto a la nueva
rompan al hincarlos (si es pilotaje prefabricado) . cimentación será preciso, en general, una red de
Entonces se hace necesario cambiar la ubica- largueros de cimentación más cara que si desde
ción de los puntos de apoyo, procurando despla- un principio se hubiera optado por un pilotaje
zar el edificio, con la consiguiente repercusión correctamente concebido .
en el presupuesto y plazos de ejecución. La prác-
tica de un estudio previo habría permitido, en Nota a modo de conclusión:
este caso, adoptar un pilotaje perforado, inicial- Los tres ejemplos anteriores, escogidos entre
mente más caro, pero con innegables ventajas cuantos obran en nuestro poder, demuestran
en el balance definitivo. que los gastos en concepto de estudios geotécni-

29
Fig . 21 . Desplome importante. Fig. 22. Perfil quebrado.

Clase de cimentación (pilotaje con camisas prefabricadas hincadas) inapropiada para un terreno de grandes
bloques calcáreos en margas compactas.

cos previos son claramente inferiores a los que instantáneamente y, en el extremo opuesto de la
se deberán afrontar para subsanar los defectos y escala, otros (arcillas muy poco permeables, sin
restablecer las condiciones normales de trabajo incluir las tierras de relleno) pueden tardar un
(incluso estamos al corriente de casos en que año o incluso más.
sólo el capítulo de derribo ya cubría holgadamen- Por lo tanto, si se construye un edificio unido a
te los mismos). otro levantado con anterioridad, el efecto de asen-
Pero si se realizan sondeos con equipo que tamiento del suelo bajo la acción de las cargas
haga perforaciones de gran tamaño (cuchara ex- del primero puede, por interacción, provocar el
tractora de muestras, broca muy grande, etc.), descenso del terreno en que descansan los ci-
no hay que olvidar: mientos del segundo, con las subsiguientes con-
secuencias negativas.
-llevarlos a cabo en la proximidad de la cimen- Nótese, de antemano, que nos ocuparemos
tación, pero fuera de su ámbito de influencia; únicamente de aquellos casos en que ambos
-taparlos en seguida con tierras. edificios descendieron al mismo nivel, pero en
modo alguno de los daños fruto de un recalce
mal ejecutado o sin realizar, porque la cimenta-
ción de la construcción más reciente está a cotas
Problemas que plantean edificios inferiores que la de la anterior.
vecinos construidos en épocas A causa de un error ampliamente extendido,
son muchos los que opinan que basta con prever
distintas una junta de asentamiento entre ambos edificios
para soslayar cualquier problema. No es así; la
Una vez concluida una obra, el terreno que se cuestión es más compleja, es suficiente que
halla bajo la cimentación tarda más o menos la nueva cimentación corra paralela a lo largo
tiempo en asentarse definitivamente; los suelos de la otra para que se produzcan fisuras en pare-
permeables (arenas y gravas) se asientan casi des y tabiques contiguos a la medianera.

30
· la edificación más antigua tiene cimenta-
ción superficial que descansa en terreno compre-
sible, a priori existen dos planteamientos:

-cimentar el muro limítrofe lo más lejos posi-


ble de la edificación adyacente, medida que in-
fluye en aspectos técnicos y económicos, por
cuanto la parte del edificio más allá de los cimien-
tos queda falta de apoyo.
-cimentar mediante pilotes sin conexión algu-
na con el edificio antiguo.

El caso que ilustran las figuras 17 a 19 consti-


tuye por sí mismo una prueba del peligro que
encierra establecer nexos constructivos entre edi-
ficaciones levantadas en épocas distintas. Pasa-
remos, ahora, a citar dos nuevos ejemplos:

Primer ejemplo

Este caso tuvo lugar en una zona de aluvión,


coincidente con el curso de un río, situada en la
parte oriental de Francia.
Cuando se construyó el edificio (fig. 23) se Fig. 23 . La junta de rotura se formó por sí sola.
impuso a la empresa encargada de la obra que
ligara convenientemente el hastial del mismo
con otra construcción vecina anterior. Como era masa en tres puntos distintos de la parte de
de esperar, la junta de asentamiento, no prevista terreno que le servía de apoyo. Sin embargo,
desde un principio, se materializó por sí sola, este remedio no aportó, en principio, ayuda algu-
pero de manera lamentable. na, porque el relleno descansaba sobre el echadi-
zo. Esta solución se tomó unilateralmente por los
dos arquitectos nombrados por los propietarios,
Segundo ejemplo sin informar a la empresa constructora de la
edificación A.
Caso que medió en una población de Provenza. Con el progreso de la construcción de B, se
El terreno de cimentación se componía de ma- manifestaron ciertas anomalías en A, concreta-
terial de relleno, de 3 a 4 m de espesor, y vertido mente en la unión de la medianera y en las pare-
hacía aproximadamente una docena de años. des perpendiculares (fig. 25). Estas anomalías,
En este suelo se habían levantado varias cons- por demás evidentes, tenían su origen en el asen-
t rucciones aisladas, de las que interesan específi- tamiento del terreno compresible, constituyente
camente una vivienda en planta baja, que deno- del material de relleno, por efecto de las cargas
minaremos A, un fragmento de la cual se aprecia suplementarias que agregaba el edificio B. El
en la mitad derecha de la figura 24, con cimenta- asunto acabó en los tribunales y, sin hacer la
ción continua de hormigón armado. Tres o cua- menor acotación de carácter personal, señale-
tro meses después de acabada la obra, la cons- mos que el perito destacado por la parte judicial
trucción colindante, que llamaremos B, tuvo que cargó la responsabilidad en la empresa construc-
examinarse por ir a ampliarse con una planta tora de la casa A. Motivo: "iCimentación insufi-
piso adicional. ciente!. .. " .
Por mutuo acuerdo, ambos propietarios con-
certaron que el hastial de A pasaría a ser pared Nota: Este ejemplo puede, a voluntad, insertar-
medianera, al tiempo que, aumentado en altu- se en cualquiera de estas dos categorías:
ra, soportaría los forjados de la citada amplia-
ción. Para hacer frente al incremento de cargas, -falta de independencia constructiva entre dos
la cimentación de la medianera se recompuso de edificios levantados en épocas diferentes;
forma sumaria mediante relleno de hormigón en -cimentación sobre relleno.

31
-
(/)
o antiguo establecimiento
edificio de nueva •e:
escolar (aprox. 60 años)
planta : 1 sótano ,., "'
E "O

+ pb + 7 plantas ~ "'
"O

o"' + 1 piso
tipo e: pb
N

junta
t
1-

calle

Fig. 26 . Las perturbaciones surgieron en el edificio


antiguo en cuanto se construyó el edificio de 9 plantas
cimentado sobre un zampeado sin solidarizarlo con el
primero.
Fig. 24. La casa 8 se construyó después que la A.
apoyándose en el hastial de A. suplementado y conver-
tido en medianera.
miento en la primera planta, fig. 26). de sesenta
años de antigüedad. En el terreno vecino se em-
prendió la construcción de un edificio de vivien-
das compuesto de sótano, planta baja y siete
plantas tipo. Uno y otro corrían paralela y conti-
med ianera anterior
guamente a lo largo de 13 m con relación al
a la co nstru cción
hastial de la escuela. Se tomó la decisión de
cimentar el nuevo edificio sobre un zampeado
que transmitía al terreno una carga de 0,6 kg/ cm 2,
incremento inferior a 0,3 kg/ cm 2 de la existente,
por cuanto la nueva obra partía de una cota
superior a la del terreno con vistas al sótano. Con
todo, el peso suplementario debido al nuevo edi-
ficio provocó el asentamiento de las capas com-
presibles, incluidas las situadas bajo la escuela,
desencadenante de un doble efecto:

Fig. 25 . Acto seguido a la construcción de B. las -la nueva construcción se asentó en torno a
grietas aparecieron en A. 13 cm, sin perjuicio alguno gracias a la idonei-
dad de su estructura;
-en cambio, en la pared de la escuela colindan-
Los ejemplos anteriormente expuestos confir- te se acusaron importantes grietas, al igual que
man el peligro de establecer conexiones cons- en otros elementos vinculados a la misma (con-
tructivas entre una obra de nueva planta y un(os) ductos de chimenea, tabiques y falsos techos).
edificio(s) más antiguo(os).
Seguidamente comentaremos dos casos de Como era de esperar una reparación prematu-
los que, por desgracia, carecemos de documen- ra de las grietas no impidió que volvieran a abrir-
tación fotográfica. se. Hasta el asentamiento definitivo, cinco años
después, no pudo acometerse un arreglo dura-
dero.
Tercer ejemplo

Se sitúa en una ciudad alpina cuyo subsuelo Cuarto ejemplo


se compone, según la profundidad, de capas
compresibles (arcilla blanda y turba). en alternan- Este caso se desarrolló en la Costa Azul, en un
cia con otras arenas y gravas. terreno que los sondeos, practicados lamentable-
En este suelo descansaba un edificio escolar mente con posterioridad al siniestro, informaron
de dos plantas (clases en la planta baja y aloja- de una composición a base de formaciones com-

32
presibles de material reciente de aluvión: a partir propiedad contigua, donde el vecino había proce-
de la superficie se encontraba (fig. 27) una capa dido, hacía poco tiempo, a una ampliación en
de arcilla plástica de unos 3 m de espesor y a altura. En la figura 28 se apuntan los valores de
continuación otra de limo, aproximadamente de los asentamientos. Es obvio que la naturaleza del
2,50 m, otra de turba de 5 m para llegar, por suelo los hacía inevitables, como tampoco podía
último, a más de 1O m de profundidad, a un sorprender que ocurrieran en el linde con el veci-
lecho de arcilla plástica con un gran contenido no, que, al aumentar la altura de su casa, había
de agua (31 %a la cota-15m). incrementado también las cargas transmitidas
Las primeras señales alarmantes se adviertie- al suelo. Dado que la construcción no poseía
ron en un almacén cuya planta representa la demasiada plementería, los asentamientos
figura 28, y con dimensiones máximas de 25 x d iferenciales se manifestaron en una fisuración
37 m. Además de la planta baja, que ocupaba la reducida.
totalidad del terreno, esta edificación se compo- A tenor de un peritaje exigido por el construc-
nía de un sótano y una planta tipo que, por el tor, el especialista que la ejecutó liberó de res-
contrario, abarcaban parcialmente el solar (uno y ponsabilidades al vecino y a la ampliación de su
otro no se superponían). La estructura era de casa basándose en que "de la independencia de
hormigón armado (forjados y pilares) soportada las construcciones no era posible que derivara
por zapatas aisladas a profundidad variable. El ningún asiento", pero su fallecimiento impidió,
momento de inercia de forjados y pilares era más desgraciadamente, que entregara su informe. No
bien ecaso y algunas luces entre estos últimos obstante, sí tuvo la oportunidad de ordenar y
tenían 18m. hacer ejecutar, bajo su supervisión, una amplia-
Las anomalías consistían, fundamentalmente, ción en superfice de la zapata que, a primera
en asientos diferenciales, nada sorprendentes vista, padecía mayor asentamiento y que, gra-
habida cuenta de la naturaleza del terreno y la cias a un zuncho perimetral pasó de tener
falta de rigidez de la estructura. La zona del 5,44 m 2 ( 1, 70 x 3,20 m) a 9,18 m 2 • La inutilidad
sótano no acusó asentamientos importantes, de esta medida, por demás esperada, inclinó al tri-
todo lo contrario de lo que sucedía a lo largo de la bunal a designar un equipo de tres expertos con

0,00 propiedad vecina con ampliación


en altura posterior

arcilla
amarilla - 10 - 12 - 12 - 10 e
- 2,40 plástica
"'
- 3,20 planta parcial
limo
planta baja del almacén o
- 5,60 • - 10
edificación
."''
-,._ de 2 plantas con

- , desplome hacia
:" - el almacén
::, o
ro turba sótano parcial

-
-
~
"
- , ·- 10 -8 - 3.

- 10.40
-'- ¿"_
calle

Fig . 28. Las cotas indican los asientos, en centíme-


arcilla gris tros, del forjado de la planta baja.
plástica
y arenosa

- 15,40
Fig. 27. Corte del sondeo posterior al incidente.

33
la misión de conseguir la conciliación de las par- diferenciales se palian elevando la rigidez de la
tes implicadas en este asunto. Su tarea se vio estructura.
facilitada por el hecho de que entre tanto el Seguidamente examinaremos algunos ejem-
edificio había acabado de asentarse aprovechan- plos de cimentaciones heterogéneas, dejando a
do el intervalo de tiempo que se consumió desde un lado el caso en que, interviniendo terrenos de
el nombramiento del equipo hasta el proceso distinta naturaleza, uno de ellos es material de
verbal de conciliación (diez años, un mes y veinte escombros, por cuanto será objeto de estudio en
días, exactamente). el capítulo 2.
Es curioso comprobar que todo edificio de Entre el campo de las cimentaciones heterogé-
nueva planta levantado sobre semejante clase neas hacemos ya mención del ejemplo relativo a
de terreno compresible afecte a la construcción las figuras 17 a 19. Más adelante analizaremos
vecina, pues, si bien la ampliación en altura acen- otro caso en el capítulo 2 (figs. 58 a 64). Vamos,
tuó el asiento del depósito, la edificación de éste pues, a exponer cuatro nuevos ejemplos.
trajo aparejado el bascula miento y desplome de
una casa colindante de dos plantas (véase
fig. 28). Primer ejemplo

El escenario natural está en el norte de Fran-


cia. El siniestro se produjo durante la construc-
Daños por cimentación ción simultánea de dos pequeños edificios de
heterogénea viviendas plurifamiliares, situados entre una ca-
lle y un riachuelo (fig. 29). El edificio principal,
de una construcción
que albergaba 16 viviendas, medía 9,50 x 34m;
el otro, menor, era de 8 viviendas, y sus dimensio-
En el marco de las construcciones de importan- nes de 1O x 17 m. La composición de los dos,
r;ia es frecuente que algunas zonas estén a cotas idéntica, era de sótano, planta baja y tres plantas
por debajo de otras, de manera que se encuen- tipo (fig . 30). El extremo norte del muro de cerra-
tren subsuelos de naturaleza dispar. Por lo tanto, miento oriental del edificio principal tenía 3,50 m
se plantea una heterogeneidad : la correspon- de longitud en común con el extremo sur de la
diente a terreno y a la propia obra. Por si fuera fachada occidental del segundo edificio; el enla-
poco, es posible tener conjuntamente: ce se resuelve con una junta de dilatación, si bien
las dos fachadas en juego comparten la misma
-edificios de gran carga con poca capacidad zapata de cimentación .
de deformación, que requieren cimentaciones Un año antes del inicio de la obra, la empresa
profundas si el terreno superficial es de calidad constructora efectuó tres sondeos previos hasta
mediocre. 13 m de profundidad, en los que se vio que el
-edificios muy ligeros, poco rentables de ci- suelo se constituía básicamente de limos y arci-
mentar en profundidad, susceptibles de descan- llas de aluvión bañadas por una lámina de agua
sar en niveles superficiales si se toman algunas situada a 1,50 m bajo la cota natural del terreno,
precauciones elementales. no descubriendo arcilla consistente hasta los
13m. Se optó por cimentar en estos limos, mas
Para ambos casos -terreno heterogéneo y sis- operando con un coeficiente admisible de traba-
temas distintos de cimentación- tenemos una jo reducido; la mediocridad de sus cualidades y
regla de oro que debe respetarse : entre las distin- el riesgo de asentamientos diferenciales inclina-
tas construcciones es imprescindible que haya una ron a crear, a nivel de los cimientos, una estructu-
total independencia. Ya dijimos antes que esta ra rígida en forma de artesonado, organizando
condición siempre era necesaria, pero no sufi- bajo los muros de fachada y los divisorios trans-
ciente. versales otros de hormigón ligeramente armado
En construcciones de menor importancia (edi- de 2,50 m de altura, según ilustra la figura 31
ficios pequeños o secundarios) también suelen respecto al edificio menor. Estos muros se apo-
concurrir cimentaciones heterogéneas: construc- yaban en una cimentación corrida de hormi-
ciones con sótanos en parte de su planta, cons- gón armado que ejercía una presión inferior a
trucciones sobre terrenos en pendiente, de dife- 1 kg/cm 2 en los limos.
rentes características, etc. Las dimensiones de Al volver de las vacaciones estivales, la empre-
tales obras no permiten, por lo general, la inclu- sa apreció una abertura de la junta de dilatación
sión de juntas. Los riesgos de asentamientos fuera de lo corriente. La medición del desplome y

34
~urso de agua
-1'"'
desplome
3 8 planta

+ ~~
' 1 2 8 planta

.junta de dilatación -~ ~ ~ E ¡ edificio 1 8 planta


en los 3,50 m ~ ~~ :~ ~ principal

n 1
edificio principal
de 16 viviendas
'-------;;347 m:::-----'.l
rue
Q) •«)

L..-,___
00

1
terreno
naturat1
planta baja

sótano
cajón (con relleno)

zapata
futuro
relleno

:'~ ' ~ · di

común

Fig. 29 . Plano situación de los dos edificios. Fig . 30. Sección transversal del edificio en ángulo.

zapata
com Un ""-
rr- edificio
principal
1

1- - r---- -- - r--
f-- - edificio pequeño ~sondeo

f-- - r-- muro


del cajón
,.,... inicial

'--- >--· '--- '- - ~


1
1 - zapata
.z::>Y<
zona de turba

'
----
..........

F;g. 31 . Edificio en ángulo : plano de muros y zapatas. Fig. 32. Localización de la zona de turba detectada
por los nuevos sondeos.

la toma de niveles dieron a conocer un bascula- de devolverles su horizontalidad, con la consi-


miento del edificio menor del orden de 5 y 6 cm, guiente reducción de la altura libre de techos
cuyo centro era la zapata en común. Sin embar- -punto crítico para la obtención de subvencio-
go, el edificio principal no se había movido. nes a la construcción.
Sondeos suplementarios dieron como resulta- Digamos, para acabar con este ejemplo, que la
do que del asentamiento diferencial era respon- estructura artesonada cumplió perfectamente
sable la presencia de una capa de turba de 25 a con su cometido, el edificio se inclinó, pero sin
40 cm de espesor que coincidía con la fachada agrietarse. Falta añadir que, en la situación que
anterior (fachada este) del edificio menor, capa se suscitó, únicamente cabe culpar a la fatalidad;
situada a 1 m bajo la cota natural del terreno y los constructores no podían prever la existencia
fuera del campo de acción de los sondeos preli- de este lecho de turba que los sondeos previos
minares (fig_ 32). -realizados en número razonable y sobre una
En los meses que siguieron el desplome au- malla flexible- no habían descubierto.
mentó a cerca de 1O cm, lo que motivó la demoli-
ción de la estructura exterior ya construida, con-
servando los sótanos para garaje y levantando Segundo ejemplo
las ocho viviendas en otro emplazam iento. En
efecto, la reparación del desplome era sumamen- Ahora nos trasladamos al valle del Ródano, en
te gravosa y, aun lográndose la estabilización, la cima de una colina, donde se construyó una
era inevitable recargar en parte los forjados a fin escuela, concretamente a 6 m de una ladera de

35
enlosado cimentación
del sótano existente -- ----·j
_ __ i. -·· -··

~ 6m
colina 1
losa ROCA CALCÁREA
i 1
1 1
.l.__ 1 ,._ pozos
L __ ~ de recalce

Fig. 33. Este edificio se ubicó en la cima y cerca del Fig . 34. Ángulo sudoeste del edificio que descansa-
borde de una colina. ba en la roca calcárea y en la arcilla menos compacta .

bastante pendiente (fig . 33). El edificio (sótano+ otra se ataluzaba en empinada pendiente (fig.
planta baja + planta tipo) tenía unas dimensio- 35). Los planos de proyecto se concibieron como
nes en planta de 8 x 25 m. si el terreno fuera totalmente horizontal. Se solici-
El terreno era de roca calcárea en su mayor tó a la empresa constructora que hiciera parte de
parte, a excepción del ángulo sudoccidental de la obra en la zona con pendiente, a pesar de que
la superficie de ocupación de la obra, zona don- el desnivel entre las fachadas implicadas y opues-
de aquélla se reducía rápidamente, mientras que tas era de 2 m, altura que se salvó por medio de
quedaba cubierta por una capa arcillosa de espe- una cimentación escalonada.
sor desigual (fig. 34), teniéndolo de 7 m en el La construcción adolecía de un zuncho insufi-
extremo del edificio. ciente que se detenía a la altura de una puerta ; su
La cimentación se basaba en zapatas conti- cimentación no mantenía una profundidad cons-
nuas, a profundidad constante, a lo largo de la tante y, además, en el informe que ulteriormente
roca calcárea y la arcilla . emitió el experto, había notables diferencias cuali-
Antes de acabar la obra, el entrepaño de la tativas entre el suelo del talud y el horizontal.
fachada correspondiente a la esquina sudocci- Esta serie de factores determinaron y explican la
dental experimentó un desplome que excedía en pronta aparición de daños causados por los asen -
poco los 5 cm, con claro peligro de derrumba- tamientos diferenciales exteriorizados en forma
miento. Surgieron grietas en los antepechos de de fisuras sensiblemente horizontales (fig. 36)
las fachadas, se quebró el pavimento del sótano en la fachada principal oeste (fachada calle) e
que se hundió alrededor de 5 cm en el ángulo. inclinadas en los hastiales (fig . 37) .
Fue preciso emprender obras de recalce en el
punto conflictivo mediante largueros de cimenta-
ción sustentados por pozos de 7 m de profundi-
dad.

Tercer ejemplo

En un lugar del este de Francia se edificó una


pequeña construcción de 1O x 11 m, compuesta
por un semisótano destinado a garaje, bodega y
taller, planta baja por encima del perfil natural -
-
o

calle
del terreno, buhardillas habitables y, por último,
provista de cubierta de teja . El forjado del techo
del semi sótano era de secciones IPN y bovedillas
de hormigón, no así el de planta baja, que era de
madera.
Este edificio se ubicaba en un terreno que, aun
siendo plano en la parte próxima a la calle, en Fig . 35 . Edificación en terreno con pendiente.

36
. 36. Fisuras horizontales en la fachada principal Fig. 37 . Fisuras inclinadas en el hastial.
oeste (lado calle).

A l término de una prolongada peritación (diez Cuarto ejemplo


años), por culpa de cuestiones de procedimien-
o, se tomó la decisión de recalzar las zonas Este caso sucedió én Sologne. Muestra el peli-
débiles de la cimentación . gro que encierran las estructuras débiles, mal
zunchadas y cimentadas en terrenos mediocres.
En esta ciudad, el suelo, poco homogéneo, se
distribuye en capas arcillosas que se alternan
con bancos de arena fina impregnada de agua . El
edificio en cuestión (fig. 38) (sótano, plantas
baja y tipo) era de planta hexagonal, con paredes
de fábrica de ladrillo, forjados de viguería metáli-
ca (en sótano) o madera (en las restantes plan-
tas). Una gran ventana que iluminaba la escalera
interrumpía el zuncho, aunque fueron los asien-
tos diferenciales causados por la heterogenei-
dad del terreno los que provocaron la formación
de fisuras en los muros de cerramiento, de reco-
rrido ascendente y abertura de 4 a 5 cm.
No hubo otra solución que volver a distribuir
una red de zunchos metálicos que rodearan los
forjados y encadenaran las fachadas.

Último ejemplo a modo


de conclusión relativo
a la compresibilidad
de los suelos

Este último ejemplo merece reseñarse por su


singularidad, a pesar de no entrar en ninguna de
las categorías precedentes.
Tuvo lugar en una ciudad de Saboya, cuyo
Fig. 38. En esta construcción, apoyada en un terreno suelo era de arcilla y barros compresibles proce-
eterogéneo, una ventana alta interrumpía el zuncho. dentes de depósitos lacustres.

37
culo para que las aguas fueran a parar a la junta
perforada de dilatación y que penetraran en las
plantas inferiores.
Por suerte, los movimientos se estabilizaron al
cabo de cuatro años, tolerando proceder a las
tareas indispensables de reparación.

rampa

Fig . 39. Alzado - perspectiva de los dos edificios.

Sobre semejante terreno se construyeron dos


edificios unidos, integrantes de una operación
inmobiliaria (fig. 39). Una junta de dilatación
separaba ambas edificaciones que, a su vez, se
cimentaron sobre amplios e independientes zam-
peados de hormigón armado.
El primer edificio (A) se componía de planta
baja y planta tipo, parcialmente, destinada a gara-
je. La cubierta de la planta baja formaba una
patio interior, accesible por una rampa desde la
calle. El acceso a los garajes se hacía por el patio.
El segundo edificio (B), de 48 x 13m en planta,
disponía de sótano, planta baja y 6 plantas tipo,
de las cuales, las 5 últimas se reservaban a vivien-
da. El primer piso servía de garaje y a él se
llegaba a través del patio interior de A. Estas
circunstancias obligaron a que la junta de dilata-
ción fuera, a este nivel, plana y se rejuntara con
plomo para garantizar su estanquidad.
La considerable diferencia de peso entre dos
edificios que cargaban sobre formaciones com-
presibles, implicó asentamientos origen de des-
niveles de hasta 4 cm a la altura de la junta y de
basculamientos tan importantes que acarrearon
variaciones en la abertura de la misma, y desga-
rro del plano incapaz de resistir estas deforma-
ciones.
Al inclinarse A sobre B por efecto de su peso,
el patio adoptó una pendiente que no fue obstá-

38
2. Daños provocados por los rellenos
En materia de cimentación, los materiales de -y, por último, vertedero superpuesto aterre-
relleno pueden ser origen de dos clases de daños. nos compresibles e inestables; no obstante, dado
a) Material de vertedero como terreno de ci- que los fallos de la cimentación se deben, en este
mentación: los problemas nacen por no tomar caso, más al peso propio del material que a su
las debidas precauciones frente a la compresibili- compresibilidad, es preferible analizarlo en la
dad y, eventualmente, la heterogenidad del mate- segunda parte de este capítulo.
rial, factores determinantes de los daños.
b) Material de vertedero como aporte: sobre-
carga el terreno natural en razón de su propio
peso. Por consiguiente: si el suelo es compresi- Material reciente de vertedero
ble es probable que resulten asentamientos en
las cimentaciones vecinas; si es de escasa cali- Un caso semejante se expuso e ilustró con las
dad (limo, arcilla blanda), puede desencadenar figuras 24 y 25. Sin embargo, veamos otro.
movimientos de deslizamiento.

Otro ejemplo

Situada en la región Ródano-Aipes, esta pe-


Cimentaciones sobre material
queña construcción se levantó en el emplaza-
de vertedero miento de una antigua gravera, sobre material
reciente de vertedero cuyo espesor llegaba en
Salvo algunos materiales de vertedero de ca- algunos puntos a 1Om. La casa en cuestión tenía
rácter industrial, de componentes cuidadosamen- una sola planta y, si no fuera por carecer de otro
te seleccionados, colocados en capas regulares terreno mejor, era a todas luces inconcebible
y bien compactadas, todos los restantes experi- trabajar en un suelo de tan medianas característi-
mentan asientos. Esta afirmación es de por sí cas, so pena de proyectar un sistema de cimenta-
evidente, lo que no es óbice para que cada año se ción muy rígido y una estructura extraordinaria-
construyan numerosos edificios en esta clase de mente ligada. Ahora bien, la obra descansaba en
terreno sin que se tomen las medidas pertinentes. simples zanjas de cimentación y el zuncho era
Cimentar sobre vertedero entraña siempre un inexistente. Este sistema no oponía la menor
riesgo, significándose especialmente en tal sen - rigidez a los asentamientos diferenciales, cosa
tido: que quedó sobradamente probada poco des-
pués de concluidos los trabajos, cuando asoma-
-vertedero reciente; ron fisuras de importancia (hasta de 6 cm), tanto
-vertedero de espesor variable; en el edificio (figs. 40 y 41 ), como en sus depen-
-cimentación parcial sobre vertedero, es de- dencias interiores (unión garaje-muro cerramien-
cir, cimentación heterogénea; to, figs. 42 y 43, muro cerramiento, fig . 44).

41
Figs. 40 y 41 . Fisuras en el
muro de la edificación.

Figs. 42 y 43. Fisuras en la


sección del garaje y el muro de
cerramiento.

Fig. 44. Fisuras en el muro de


cerramiento.
Fisuración generalizada en una
edificación y sus dependencias
con cimentación en relleno .

Material de vertedero de espesor Ejemplo


variable
Se trata de un establecimiento escolar en una
ciudad de Provenza.
Las edificaciones de cierta envergadura cons- Un arroyo, presumiblemente canalizado por
truidas sobre vertedero se asentarán tanto más un albañal oval, atravesaba el emplazamiento
cuanto mayor sea el espesor del mismo. Respec- del instituto (fig. 45). La vaguada del curso de
to al vertedero de espesor variable cabe, pues, agua se rellenó en seguida, unos tres años antes
esperar asentamientos diferenciales. del inicio de la obra . El material de escombros se
El ejemplo descrito anteriormente (fig . 14 a vertió en masa desde los camiones, sin otra com-
16), donde la construcción tuvo un desplome de pactación que la producida por el paso de los
79 cm antes de demolerse, ilustra a la perfección vehículos; en el punto de menor espesor éste se
los peligros que entrañan estos materiales. aproximaba a 8, 70 m. Sobre el relleno se levanta-

42
1
1eje arroyo, aprox. 5,00 m

eje albañal, aprox. 3,00 m


3,50 3,50 3,50
1

Fig. 45. Sección transversal de la zona de relleno y las construcciones que allí se levantaron.

ron un edificio en planta baja (sala del consejo) y mentaron superficialmente sobre el vertedero
una galería de circulación, cubierta por una losa con ayuda de zapatas de hormigón y operando
de hormigón sostenida por dos hileras de pilares con un coeficiente de trabajo del orden de
circulares de hormigón armado (luz entre hilera: 0,4 kg/cm 2 . Ambos edificios empezaron a exhi-
3 m; luz entre pilares: 3,50 m). A pesar de las bir un desplome que se acentuó con el tiempo.
advertencias de la empresa constructora, se ci- La negativa del constructor a esperar la total
estabilización llevó a realizar un trabajo de recal-
ce consistente en hacer un pilotaje, a través del
vertedero, hasta alcanzar terreno firme y a todo
lo largo de la zona dañada que debía consolidar-
se, sustentándola con largueros de cimentación
3,00 que se apoyaban en las cabezas de los pilotes
(fig. 46).
galería

Cimentación parcial sobre material


de vertedero
(Cimentación heterogénea)

Primer ejemplo

Junto a un edificio existente, situado en la


región de París, sobre zapatas superficiales, se
resolvió levantar otro de planta baja y 9 plantas
tipo. Puesto que en el primero no hubo problema
en encontrar "buen suelo" (se trataba de arena
de Fontainebleau).los constructores no se perca-

43
abertura de la junta

.
en extremo: 17 cm
edificio nuevo,
basculam1en;..- P. B. + 10
l
edificio exi stente,
P.B. + 10 edificio
,----- - · - · - - r- · - siniestrado

terreno
largueros
natural
de recal ce

Q pilote

relleno
_. ._. _'·
terreno firme
••
de_canter~. ·_.

Fig . 4 7. Por error, el nuevo edificio se cimentó en par- Fig . 48. Obra de recalce.
te sobre el relleno.

taran de que una porc1on del terreno bajo la


nueva obra no era sino residuos de cantera. Por ;;;;-~ ....
fortuna, la estructura del edificio era rígida y, en .__"""'-"~·¡::;

lugar de fisurarse, experimentó un desplome: la


junta de dilatación entre los dos edificios se abrió
hasta 17 cm (fig . 47).
Fue necesario recuperar la verticalidad origi-
nal distribuyendo a ambos lados de la construc-
ción una serie de pilotes en cuyas cabezas se
apoyaron largueros de cimentación (fig. 48). Es
de lamentar que el coste de los trabajos de repa-
ración se elevara por tener que reforzar la estruc-
tura general a nivel del sótano.

Segundo ejemplo

Caso sucedido en el Africa Negra, en el que


participan dos edificios unidos, pero con junta
de rotura (fig . 49).

-uno de ellos de 1O plantas;


-el otro únicamente de planta baja. Fig. 49. El ala baja, en primer plano (unida al edificio
mayor) se cimentó parcialmente en el relleno.
Durante la ejecución de la obra, parte del edifi-
cio de menor altura se asentó, dando lugar a
fisuras no apreciables en la fotografía . El peritaje
reveló que tras la construcción del edificio más
alto, la excavación se había rellenado y que una o
sondeo
porción de los cimientos del segundo coincidía sondeo 0
sobre el vertedero. edificio a construir

Tercer ejemplo

Con este ejemplo volvemos de nuevo a la re- Fig. 50. Los sondeos realizados permitieron descu-
gión parisién. brir la presencia de un antiguo camino con relleno .

44
El edificio que protagoniza este caso tenía
30 m de anchura (fig. 50). Los sondeos informa-
n que por debajo de una capa de tierra vegetal
espesor uniforme había otra de marga; pero
a de las esquinas del edificio, punto donde
ecisamente no se había realizado ninguno,
incidía con un viejo camino cubierto de escom-
as. Exteriormente, apenas se diferenciaban el
rreno natural y el de relleno, pero de cualquier
rm a lo cierto es que no se había tomado la
nor precaución en lo referente a los cimien-
. No pasó mucho tiempo para que la esquina
ada sobre el vertedero sufriera un asenta-
ento que originó fisuras inclinadas en los m u-
del sótano (fig. 51). Fue necesario reparar el
gu lo deteriorado, esta vez llegando hasta ca-
fi ables del subsuelo.

1 sóta no 1 Fig . 53. Hundimiento y bascula miento de la losa de la


barandilla.
nivel del

Cuarto ejemplo

r--- -- -~ nive l c imentac ión Caso que tuvo lugar en un instituto situado al
r inicial este de Francia.
terreno firme El edificio se ubicaba en un terreno aluvial,
(margas compactas) cimentado a base de pilotaje. Los constructores
reca lce
entendieron que, a la vista de su irrelevancia y
poco peso, las escaleras exteriores podían cimen-
La esquina del edificio se asentó. Fue necesa- tarse superficialmente sobre terreno de relleno.
reca lzar con hormigón en masa. Tal como era de sospechar, escaleras y barand i-
llas se desgajaron del edificio por culpa del asen-
tamiento del terreno (figs. 52 y 53).

Aporte de material de vertedero


en terrenos compresibles
o inestables

Es un hecho innegable que en la actualidad se


edifica en los alrededores de las ciudades, en
terrenos hasta el momento abandonados por ser
poco apropiados para la construcción. Esta situa-
ción es muy corriente en numerosas zonas indus-
triales situadas en antiguas áreas pantanosas o
aluviales. Con el propósito de preservar los terre-
nos del peligro de inundaciones, y para brindar a
. 52. La solera acusa el hundimiento de la escalera. los usuarios un soporte adecuado, es habitual
proceder a rellenos que alcanzan considerable

45
asiento suelo muy
suero muy c;mpresibl<i -
compresible
terreno
natural 54
,
~

----
- (limo blando)
- 55

Figs. 54 y 55. Perturbaciones por aporte de relleno en suelo compresible.

espesor. En muchas ocasiones el relleno se eje- La influencia del vertido se aprecia en cual-
cuta con suma atención, compactado conve- quier clase de cimentaciones; en efecto, las ca-
nientemente y con la participación de equipo de pas de vertido pueden desencadenar el hundi-
gran potencia. Tan sólo falta señalar que la cons- miento de:
trucción en estos terrenos de edificios de cierta
importancia implica hacer frente a muchos ries- -las cimentaciones superficiales, cuando des-
gos de los que seguidamente vamos a ocuparnos. cansan sobre una capa compresible sobrecarga-
da por el relleno (fig. 54) o cuando, superpuestas
a una capa resistente (por ejemplo, arenas y
gravas), ésta hace otro tanto sobre otra más
Material de vertedero responsable blanda (arcilla saturada, turba, ...) (fig. 55);
de asentamientos -cimentaciones profundas, cuando están an-
cladas a una capa resistente superpuesta a otra
Según su compacidad, la densidad del relleno compresible.
puede oscilar entre 1,5 y 1,8 m, lo que significa
que la adición de una capa de un metro al terreno Estos asentamientos, además, pueden tener
natural comporta una sobrecarga de 1500 a consecuencias indirectas en los pilotes en forma
1800 kg/m 2 , es decir, una presión de O, 15 a O, 18 de rozamiento negativo, del que hablaremos más
kg/cm 2 • Por lo general, el material de vertedero adelante.
se extiende sobre grandes superficies y, de acuer-
do con las ecuaciones de Boussinesq, la influen-
cia de las presiones que provoca el relleno se Primer ejemplo
hace sentir a gran profundidad. Tanto es así, que
una superficie de 20 x 20 m 2 implica, a 5 m de Se produjo en el este de Francia.
profundidad, la existencia de 91/100 de la pre- El emplazamiento tenía un subsuelo de arcilla
sión de contacto superficial. De aquí podemos plástica. En la figura 56 se observa el estado de
inferir, sin temor a equivocarnos, que cuando se la obra durante el proceso de construcción. Los
trata de un relleno compresible (turba, limo blan- muros son de bloques de hormigón celular.
do, arcilla con alto contenido de agua) bastará su Al acabar la obra de fábrica se aportó un gran
peso propio para dar pie a asientos importantes. volumen de tierra que se dispuso en torno al
Siendo así que el vertido se utiliza en zonas ya edificio, especialmente contra la fachada princi-
edificadas, el asiento que produce supone tam- pal, cosa apreciable en la fotografía.
bién el del suelo de apoyo de las cimentaciones, Dicho relleno causó el asentamiento del terre-
hasta el extremo de que un edificio puede llegar no bajo la cimentación de la fachada y, conse-
al colapso total sin que las causas estén en él cuentemente, el de sus muros exteriores. Los
mismo. Es posible, pues, concluir que la cons- muros perpendiculares a éstos, cuya cimenta-
trucción en suelos muy compresibles es del todo ción no se vio afectada por el relleno, experimen-
desaconsejable por la sobrecarga que se aplica. taron un asiento menor, pero por ser solidarios

46
_56. El relleno se aportó a lo largo de esta fachada. Fig. 57 . En los hastiales aparecieron grandes fisuras.

n los primeros se fisuraron oblicuamente (limo con contenido de agua del 70% para densi-
. 57). dad húmeda de 1,25); a continuación, una mez-
la magnitud de los desperfectos fue tal que cla de arena y grava de 4 m de espesor que se
bo que demoler la casa. extendía hasta la cota -18,50 m, bajo la cual se
Este ejemplo nos acerca a otro que tuvo lugar hallaba un lecho de marga blanda de 1,60 m de
la Costa Azul, donde el relleno desempeñó espesor, cuya cota inferior estaba a -20,1 O m,
almente un papel en el asentamiento de los dando paso, finalmente, a una formación de mar-
ros de una vivienda aislada que se cimentó ga compacta.
re arcilla. Como de la situación sobrevino una Dos años después de la construcción de la
·ación en el contenido de agua de la arcilla, es sala se vertió una capa de relleno de 1,50 m de
f erible comentarla detalladamente en el capí- espesor.
3; de todos modos, y entre paréntesis, incidí- En lo relativo a la cimentación se decidió que
s de nuevo en la dificultad de clasificar estríe- los apoyos de los arcos descansarían en pilotes
ente los defectos en función de sus causas. perforados anclados en las arenas y gravas, las
cabezas de los pilotes se unirían, en sentido lon-
gitudinal, por largueros transversales que susten-
Segundo ejemplo tarían los muros de fachada de fábrica de ladrillo
y, en sentido longitudinal, por tirantes de hormi-
la construcción de una sala polivalente en una gón armado con la misión de equilibrar el empu-
· dad del. sudoeste francés ilustra con claridad je horizontal de los arcos. Por otra parte, a las
problema de las cimentaciones heterogéneas. gradas y edificios anexos se les dotó de una
El edificio se componía de una sala de 35 x 54 cimentación superficial con zapatas aisladas que
(fi g. 58), con tres lados destinados a gradas, descansaban en el relleno con dos años de anti-
hormigón armado, y el cuarto a escenario. El güedad.
junto tenía una cubierta ligera sobre armadu- El suelo de la sala se organizó en forma de losa
etálica de seis arcos de 54 m de luz, distan- de hormigón armado, desprovista de juntas, so-
entre sí 7 m, y articulados en su base (fig . 59). bre un relleno reciente de un metro de grosor. La
sala estaba rodeada por edificios anexos, en ejecución de este relleno no se vio acompañada
t a baja (sin representar en las figuras) cubier- de las mejores condiciones, pues se tropezó con
por una cubierta-terraza de hormigón arma - piedra de cantería entera (fig. 61). que dejaba
- El resto del suelo, fuera de las gradas, estaba grandes huecos, haciéndolo exageradamente pe-
aldosado. sado y deformable.
En esta obra sobresalía especialmente la mala Las armaduras de los largueros de fachada,
dad del terreno; tomando como cota 0,00 el junto a la acción de los tirantes y zapatas de las
1 de acabado del pavimento, se encontraba gradas, se conjugaban en una labor de rigidiza-
e -2,50 y -14,50 m, 1 2 m de limo blando ción del pavimento, de las partes cimentadas

47
aprox 54 m

r---'•_r_g_ue_r_o_ l_____ e~c:n:r~ ____


-t_ira_n_t_e_..J J'----------1---.
j -- - - -
~
o
<.J
r---- -
j-----
-
~n=s~d: -

------------------
-- 0
~ --- - - - -- - ~
.<:
~
-
0,00

-1 ,00
nuevo relleno

relleno de 2 años
E grada e1es de arcos y tirantes grada ~ ~
e: .o
e o.o X -3,00 -2,50

1 agua --=~
Q)
::J f----- -- ------------------- Q)

~ gffi~ 5~"'
r----- ------------------------
larguero-tirant

Fig. 58. Planta esquemática de la sala polivalente.


limo blando

(• 16,62 )

-14,50

arena y grava

-1 8,50
margas compactas
-20,10

margas bla ndas

Fig. 60. Perfil geológico del te-


rreno de apoyo dado por son -
deos posteriores a la construc-
ción .

Fig. 59. Sección vertical de la sala y suelo de apoyo. Los errores


cometidos se han encuadrado.

superficialmente y de aquellas que descansaban ejerce es más que suficiente para modificar la
sobre los pilotes . fluencia del limo y precipitar un deslizamiento
Son de notar varios errores graves de concepto: del suelo.
2) Las malas condiciones de ejecución del últi-
1) No es recomendable sobrecargar un terre- mo relleno hacían inevitable su asentamiento
no de limo con material de vertedero tan pesado; con efectos consiguientes, al menos en el pavi-
la presión superficial de 0,32 kg/ cm 2 que se mento.

48
Fig. 62. Descenso de las zapatas superficiales. Fle-
xión de los tirantes.

61 . Bloques de piedra en el relleno.

Los pilotes se detenían a la profundidad del


de arena y grava, cuya estabilidad era pre-
po r la presencia de la capa de marga blan-
subyacente.
Finalmente, era fundamental la completa
pendencia, por una parte, de la estructura
' lica, sus correas y tirantes, y por otra de
llas zonas con cimentación superficial. es
r: las gradas y el pavimento propiamente
que, dada su extensión, debieran tener una
de juntas de dilatación.

perturbaciones y defectos aparecieron con


ez: el suelo se hundió paulatinamente bajo
pavi mento que le siguió en su área central.
eniéndose, sin embargo, en los puntos más
ros correspondientes a las zapatas superfi-
Y a los largueros de cimentación de las
Fig. 63. Fisuración considerable del larguero de ci-
das.
mentación provocada por los asientos diferenciales de
gradas, perdido su plano de apoyo y sobre-
los pilotes.
das también con el pavimento por el asien -
del relleno superficial, descendieron en algu-
puntos hasta 35 cm .
tirantes de los arcos metálicos fueron arras- grava, hundiéndose de forma irregular, con un
hacia abajo con importantes deformacio- máximo de 18 cm, traduciéndose en la rotura de
g. 62). algunos largueros (fig. 63), fisuración de muros
o la zona de pavimento, cada vez mayor, exteriores (e, incluso, haciendo que éstos perdie-
en los largueros de fachada, los pilotes ran contacto con la estructura metálica). apari-
--•rnn el punzonamiento de la capa de arena y ción de grietas -algunas de 5 cm- en tabiques

49
de ladrillo hueco (fig . 64) y graves desperfectos
en las instalaciones interiores (rotura de conduc-
ciones, ...).
En cuanto a las construcciones anexas, no
representadas en la figura para facilitar la com-
prensión , fueron ·igualmente escenario de
numerosos trastornos . Unas descendieron
irregu larmente, en ocasiones hasta 40 cm, de-
sembocando en la formación de fisuras en los
tabiques; las losas de cubierta que apoyaban los
extremos de uno de sus lados en ménsulas inte-
gradas en los muros de la nave (y, por lo tanto,
sustentadas por los pilotes) y los del otro en
pilotes que descansaban en el relleno, adopta-
ron inclinaciones alarmantes, amenazando esca-
par de sus respectivos apoyos. Los revestimien-
tos de estanquidad se desgarraron, algunos
pi lotes se rompieron, ciertas conducciones re-
ventaron (fig . 65). etc.
La estabilidad general de la obra estuvo muy
pronto en peligro y hubo que tomar medidas de
urgencia.
En primer lugar se liberó a los pi lotes del peso
de la losa de pavimentación mediante el corte de
la misma que, al caer encima del terreno, motivó
un asiento suplementario de éste del orden de
20 cm . Por idéntico motivo se demolieron la
fábrica de ladrillo y los conductos de ventilación .
Fig . 64. Dislocación de tabiques. Los tirantes de los arcos se desligaron con pronti-
tud para verificar la gravedad de las deformacio-
nes y prevenir una rotura que tendría consecuen -
cias catastróficas (se encontraron tirantes rotos,
pero la losa de hormigón armado aguantó los
apoyos de los arcos ...). Se precisó apuntalar las
construcciones anexas que mostraban pilotes
rotos y estibar las terrazas flotantes.
Las tareas de reparación fueron delicadas y
costosas; además de rehacer la totalidad de la
tabiquería y canalizaciones, también fue necesa-
rio:

-instalar nuevos tirantes con extensión por


gato de rosca;
-extraer la losa y la última capa de relleno y
crear un nuevo solado sostenido por zapatas
superficiales que se organizaron en las zonas
que quedaron libres, con objeto de reducir la
carga en el limo blando.

El conjunto de estos trabajos, a pesar de que


superaron el presupuesto inicial de la obra, no
fueron absolutamente eficaces y posteriormente
reaparecieron nuevos problemas. Es sencillo in -
dicar, con la perspectiva que da el tiempo, lo que
Fig. 65 . Rotura de un conducto de gres embebido en hubiera convenido hacer. Con todo, es posible
el hormigón de cimentación. afirmar que la única solución válida era confec-

50
El edificio tenía en planta una forma bastante
compleja, ilustrada en la figura 66.

22,5m re Las dimensiones mayores, medidas paralela-


mente a la fachada, se aproximaban a 41,50 x
39m. La construcción tenía sótano, planta baja y
41 ,5 m una planta tipo parcial a manera de altillo, todo
ello distribuido en dos cuerpos, independientes
E junta
gracias a la junta en bayoneta que se prolongaba
~
a hasta los cimientos (junta de rotura).
Ir Los sondeos previos comunicaron que, bajo
una capa débil de arena fina (0,30 a 1,20 m, fig.
67) había otra de limo combinado y arena (3 a
4 m); a continuación, y según los puntos, había
20,5 m
arenas y gravas, guijarros o margas, con espesor
b ~_____.1___----+' variable de 5 a 8 m, para acabar al final con unas
RELLENO Le a
formaciones arcillosas.
Dos años antes del inicio de la obra, un relleno
general del terreno de un metro de espesor ocul-
tó el agua que prácticamente afloraba a la super-
66. Planta del edificio. ficie. Dicho relleno se hizo con piedra de buena
calidad, objeto de análisis previo, y conforme a
una cimentación homogénea de pilotes una cuidada puesta en obra.
• clado•s en la marga compacta para el conjunto A tenor de la ligereza de la nueva construcción
la sala y edificaciones anexas. se escogió cimentarla en el relleno por medio de
un zampeado total de 45 cm de grueso. El acce-
so al aeropuerto se hacía por la fachada este y,
puesto que el edificio tenía un sótano encima del
relleno, para habilitar una calzada para vehícu-
Caso francamente interesante, del que no pu- los, a lo largo de esta fachada se acomodó un
- """'"s .-:ocumentación fotográfica por ser re- nuevo relleno de 4 m de espesor (fig. 68) .
_.,..m<>nte reciente, ocurrido en el sur de Fran- Debido a la compresión de las capas subyacen-
tes de limo, este relleno provocó un asentamien-

agua planta baja


calzada
arena fina
~ + 5,20

11'11 ~~~~~
y Ji y
11" ji limo
" 11" arenoso
11" 11
~ .11 ." sótano
- 4,00 11 J " relleno
a - 4,50
~ o
arena,
o '". grava,
. ~ . canto rodado ~ox. +~
o ·~·
marga · agua relleno de piedra
-o 0,00
con arena
y grava
bk----- · terreno natural
-i

Fig. 68. Sección CC por la fachada este.


51
aa

grieta ->~
Ef ~ forj ado -techo
de planta baja
(\
bb
f;0 n::::::n ~IJIT'I
Fig . 70. Alzado de las fisuras en el forjado -techo de la
planta baja.

_____ _. m_ _ _ _-1
aprox. 8,30 _
relleno
1[
+ 5,20
l racera
+ 5·10 calzada
4 00
+ ·

losa sobre . d 1 ..
f o rJa o ca)on
ménsula
edifi cio
placa -
existente plac a -
placa

l za mpeado
za_i'ta ll ~-at_a__ _ _ _ _z_ap-'~
-ta--11
gráfica del asiento probable
seg ún la sección ce 1
'1!

Fig . 69 . Alzado de las fisuras que exhibían diversos Fig . 71 . Se extrajo el relleno, sustituyéndol o por una
muros transversales. Abajo : curva de asentamientos. estructura más ligera.

to del edificio entre 5 y 7,5 cm, lado este. Las Además del arreglo de las fisuras de los forja-
consecuencias fueron la fisuración sistemática dos, los trabajos de reparación fueron:
de los muros exteriores, solidarios con la facha-
da este, concretamente de los ángulos noreste 1) aligerar las capas compresibles, levantan-
(fig . 69. alzado aa) y sudeste (fig. 69, alzado bb), do el relleno en una franja de casi 8 m, sustituyén-
y de una pared divisoria perpendicular a la facha- dolo por una losa de hormigón armado sustenta-
da este, o sea sensiblemente orientada de Este a da por placas sobre la cimentación en zapata
Oeste (fig . 69, sección ce) . La fisura horizontal, continua (fig . 71) ;
con el número 14 en la sección aa de la fachada 2) reforzar los muros fisurados con ayuda de
norte, llegó a tener una abertura de 2 cm. placas de hormigón armado con la misión de
Incluso los forjados acusaban indicios de des- conferir rigidez al zampeado .
perfectos; al forjado del techo de la primera plan-
ta, junto a las figuras inclinadas representadas
en la figura 70, lo atravesaba una grieta de 2 a 3 Cuarto ejemplo
cm de anchura.
En la parte inferior de la figura 69 se expone el Este ejemplo se refiere a cimentaciones pro-
funcionamiento del asiento. fundas ; excepcionalmente no se extrajo de nues-

52

....
superf. de arcilla Quinto ejemplo
antes de la

Hemos guardado este ejemplo para el final,


pues, aunque antiguo, su interés es doble, tanto
por el error de concepto que se cometió como
por la elegancia de las soluciones que Eugeme
Freyssinet ideó. Se trata de la estación marítima
del Havre, edificada en 1930 (figs. 73 y 74) y
destruida en la última guerra. Recordemos que
fue durante los trabajos de consolidación de los
cimientos de esta obra cuando Freyssinet puso
Washington : Puente de la Calle 14 sobre el en práctica una de las primeras aplicaciones im-
Potomac: hundimiento del estribo del puente por portantes del sistema de pretensado y del calen-
vertido de relleno. tamiento del hormigón como acelerador del fra-
guado.
De los textos y folletos de la época ( 1935-
1936) que relatan los hechos, muchos se perdie-
ron, lo que obliga a brindar una sucinta exposi-
archivos; es un caso descrito por Robert D. ción de los mismos, vista su singularidad.
en un texto excelente en lengua inglesa
Pi/e Foundations 1• Mencionamos este
tanto por su interés patológico como por
rar que en países tan industrializados
Estados Unidos se cometen también era-
errores.
siniestro que Chellis cita en el libro afecta al
de la calle 14, en Washington. Los estri-
puente (fig . 72) descansaban en 40 pilo-
~""<> <>n+a" de 12m de longitud, anclados en un
de arena arcillosa que cubría otro de arcilla
Después de hacer el estribo, se colocó el
de acceso, de 5 m de espesor. Al peso del
la arcilla subyacente comenzó a fluir,
ndo la capa de arcilla donde anclaban los
e inclinando hacia atrás el estribo que se
60 cm del lado de la orilla y 25 cm del
del río Potomac. Aunque Chellis no apunta Fig. 73. Documento histórico : el navio Normandia
económico de los trabajos de repara- frente a la nueva estación marítima del Havre.
es obvio que el incremento del mismo se
evitado si la puesta en obra del relleno se
hecho con bastante antelación al hinca-
pilotaje.
ejemplo es instructivo porque muestra la
--~·n~;, que tiene la anticipación en la pues-
obra del material de relleno, con sus venta-
la aceleración del asentamiento de capas
, en el aporte de cantidades de relle-
- ......;,...,,,.,a las que contempla la fase definiti-
Esta técnica es ampliamente utilizada en el
de las obras públicas.

D. Chellis, Pi/e Foundations, McGraw-Hill Book


330 West 42nd Street-Nueva York, N.Y.,
Fig . 74. Nueva estación marítima del Havre.

53
J..+ 26,75 m

fachada sur
r-¡ 1r fachada norte

+ 1r5 m
J JI il

Fig. 75 . Sección transversal de la estación marítima del Havre tal cual se concibió. La fachada sur se apoya en una
capa de grava compacta, pero las restantes lo hacen en un banco resistente, pero de demasiado poco espesor, que
provocará el asentamiento de la capa arcillosa inferior.

La estación marítima era un edificio de 46 m pilotes hincados en la arcilla no dejaban de des-


de ancho y 575 de largo, compuesto por dos cender, los cimientos de la estación profundiza-
pórticos de hormigón armado, con dos alturas ron hasta la grava, es decir, a la cota -20,00 m.
en las fachadas y tres en el cuerpo central Antes de acometer el resto de los cimientos de
(fig. 75). la nueva estación se hicieron sondeos en la parte
Su construcción se hizo en el muelle Johannes central del edificio, y se vio que en la cota+ 1,00 m
Couvert, terminado en 1920, cuya cimentación, existía un banco de arena y grava de un metro de
a la cota -20,00 m, se ancló en un lecho de grava espesor aproximadamente (banco que se perdía
de 1O m de espesor. Un dispositivo de conten- bajo la fachada sur). Al valorar como onerosa
ción mantenía las tierras entre los cajetones. la solución de hincar pilotes de 30 mde longitud,
Antes de construir la estación se dragó el Bas- se hicieron ensayos para establecer si cabía dete-
sin de Marée hasta la cota -12,00 m, para posibi- nerlos en la primera capa de grava. A la vista de
litar el amarre de los mayores transatlánticos y los resultados del sondeo pareció que la totali-
rellenar los terraplenes. En el momento de dra- dad del edificio que quedaba fuera de la obra de
gar cedió el muro del muelle por efecto del empu- descarga podía cimentarse sobre pilotes de poca
je de las tierras ante cualquier relleno. Con el longitud, de base ensanchada y fabricados in
propósito de reforzar el muro y capacitarlo para situ; en tres meses y medio se hicieron 2045
soportar el empuje del relleno se construyó una pilotes, a un promedio de 36 diarios.
losa de descarga apoyada en pilotes con anclaje A poco de acabar la construcción de la es-
en capas arcillosas. Los pilotes de la estación tructura y albañilería, aparecieron fisuras en res-
marítima que coincidían en la zona de la obra de puesta al asentamiento de parte de la cimenta-
descarga se hincaron simultáneamente a los de ción. La valoración del asentamiento puso de
ésta. No obstante, al comprobar que algunos manifiesto que se ajustaba casi fielmente a una

54
ley lineal, a razón de uno o dos centímetros por bre de la planta baja (5 m) impedía el acceso del
mes, situación que había que atajar. Los apeos material de hincamiento y la colocación de pilo-
fueron completamente inútiles y, simultáneamen- tes de 30m de longitud; por si fuera poco, urgía
te, la investigación se orientó a la búsqueda de encontrar un método de pilotaje que alterara en
los orígenes de los asientos. La serie de exáme- grado mínimo el lecho de arcilla blanda y turba, a
1185 practicados hicieron ver que la causa no era fin de no aumentar el asiento en el transcurso de
el punzonamiento del banco de arena y grava por los trabajos. Eugíme Freyssinet propuso una so-
los pilotes, sino el hundimiento total del mismo lución con pilotes, con puesta en obra por gato
por la acción del relleno reciente y el peso del de rosca, con apoyo en largueros pretensados y
edificio. Las arcillas blandas y la turba subyacen- sustentados por las zapatas ya existentes (figs.
te no estaban consolidadas y su asentamiento 76 y 77).
era nada despreciable. Para ello se dejaron estas últimas al descubier-
Se intentó recalzar el sector afectado de la to (fig. 78), pasando a inmovilizarlas mediante
cimentación con pilotes que descendían hasta la bloques de hormigón ligeramente armado atra-
grava compacta, a la cota -20,00 m. Con todo, vesadas por perforaciones cilíndricas de estria-
• imponía una doble dependencia: la altura li- do horizontal (fig. 79), que servirían para que los

dados pre te nsados zapata existente


1 colocados ·rre zapatas~

rv . : -·.· _., .: :· ..: .; .:. .


1 ._.,. .. .v '

pilotes
relleno p mold. ' relleno
reciente
1

1
exist.
j reciente

a rena
y grava

arcilla pilotes
1
--
blanda -;::::::' nuevos 1
1
y turba ¡..--- colocados arcilla - -~-

a gato

~
blanda
1 y turba - --

arcilla
r----
compacta 1'-
l 1

grava
compacta
1
"' '
grava
compacta
aprox. - 16,00 m
aprox. -20,00 m

Secc:ión del terreno 1. 1. Sección del terreno 2.2.

Fig. 76 . Estación marítima del Havre. Refuerzo de la


zapata
ámentación. v1ga entre tirante gatos
existente zapatas pretensado a rosca

$=<19 rN: ,s~


1
%
cabeza onflclos para paso tirante ca.beza
Fig. 77. Estación marítima: refuerzo de zapatas por .fija de de pilotes móvil de
tira ntes tirantes
pretensado.

55
Fig. 80. Armadura en la cabeza de un ti rante preten-
sado.

Fig . 78. Excavación con vi sta de las zapata s de cimen-


t ación existentes (zapatas sobre pilotes). pilotes prefabricados se introdujeran en el sub-
suelo de forma continua.
Los largueros de cimentación se pretensaron
con tirantes de acero de alto coeficiente elástico
enroscados en torno a los mismos y sirviéndose
de ellos como apoyo, quedando finalmente em-
potrados (en la figura 79 se aprecian los canales
a ambos lados del larguero destinados a recibir
las armaduras pretensadas). En cuanto a los pilo-
tes constituidos por cilindros huecos, rellenos de
hormigón pretensado, 0,60 m y 0,37 m de diá-
metro exterior e interior respectivamente, se hi-
cieron bajo los largueros a fragmentos de 3m de
longitud, en moldes metálicos calorífugos y ca-
lentados al vapor (fig . 81 ). Esto permitía, teórica-
mente, introducir a la porción endurecida tres
horas después del hormigonado y, en definitiva,
la ejecución y colocación de un pilote de 30 m
cada cuatro días.
La introducción de la porción de pilote se efec-
tuaba (fig . 82) a través de las chimeneas acanala-
das gracias a gatos de rosca concebidos espe-
Fig . 79. Dado entre zapat as existentes. En primer cialmente para esta operación, con apoyo, por
pl ano los orificios para el paso de los pilotes de recalce . una parte, bajo los largueros y, por otra, en el

56
zo de pilote con ayuda de collares solidarios, a
voluntad, con el fuste del mismo.
El lector interesado puede consultar la revista
ravaux (núm. 30, junio de 1935), donde se expli-
ca con detalle toda la operación. Señalemos,
para acabar, que la reparación de la cimentación
de esta estación marítima se desarrolló sin inci-
dentes dignos de mención durante 1935 y 1936,
alca nzando la estabilización de todo el edificio.

Efectos indirectos del asentamiento


provocado por el material de relleno:
ozamiento negativo

Consideremos la figura 83: el dibujo interme-


(83 b) representa un pilote que, atravesando

Fig . 82. Fragmento de pilote en curso de ejecución.

un terreno inconsistente, alcanza una capa resis-


tente y cuya capacidad portante procede funda-
mentalmente del efecto punta. Si se coloca por
encima del terreno superficial compresible, un
relleno de gran espesor (y, sobre todo, si éste
recibe una carga importante), el asiento del relle-
no y de la capa blanda no consolidada dan lugar
a esfuerzos de rozamiento en el fuste cuya resul -
tante posee una componente vertical en direc-
ción descendente. A dicha componente se le
denomina "rozamiento negativo", y es un suman-
do más a la carga que la obra transmite al pilote.
Cuando la ca pa en que se ancla el pilote es
suficientemente compacta y gruesa, el rozamien-
to negativo no tiene otro efecto, en la mayoría de
los casos, que la reducción del coeficiente de
seguridad, sin que por ello se produzcan asien-
tos apreciables.
Por el contrario, si el lecho compacto no pre-
senta bastante espesor y se extiende sobre sue-
Fig. 81. Grupo de dos pilotes en fase de calentamien- los compresibles, como sucede en el ejemplo de
o. Nota : obsérvese la calorificación. la figura 83 b, la sobrecarga de los pilotes, debí-

57
a b e

relleno relleno
relleno
camisa
independiente
- ·· - - terreno
~~~~ incoherente - .,- - terreno
terreno
::-:: _:-__ compresible incoherente
, - _,__ e incoherente

arcilla
terreno terreno
compacto resistente
- -- -- --- ---
- _ ---=-___ - terreno
-- - - - --=-- compresible

Fig. 83. a) caso de pilote flotante. Si un relleno sobrecarga el terreno compresible, se desarrolla un rozamiento
negativo que se suma a la carga transmitida.
b) efecto punta predominante. Aquí el pilote se apoya en un lecho compacto. El rozamiento negativo puede
provocar el asiento de esta capa o la rotura del pilote.
e) pilote con camisa. Solución para evitar el incremento de cargas fruto de los rozamientos negativos que así se
anulan por completo.

da al rozamiento negativo y añadida al peso pro- las fórmulas ordinarias, teniéndolo en cuenta
pio del relleno, es capaz de provocar el descenso para dimensionar el pilote.
del banco resistente o la rotura de los pilotes • 2• hipótesis: se tiende a disminuir o eliminar
fruto del fluir de las capas inferiores. el rozamiento negativo; es deseable aquí que el
De tratarse de un pilote flotante, es decir, si la fuste del pilote sea lo más liso posible en la zona
práctica totalidad de su capacidad portante vie- donde se produce este rozamiento. Condición a
ne del rozamiento lateral (caso de terreno com- la que se llega:
puesto, por ejemplo, por arcillas medianamente
compactas), los efectos del rozamiento negativo -bien por pilotes prefabricados sin las rugosi-
pueden determinar asientos excesivos y una re- dades ni prominencias inherentes a toda técnica
ducción inaceptable del coeficiente de seguridad. de moldeo en el propio terreno;
-bien con pilotes moldeados en el terreno me-
diante entubación de acero (tubo hincado, tubo
Precauciones a tener en cuenta perforado), dejando parte del tubo como encofra-
do perdido, concretamente la coincidente con la
Allí donde se sospeche que pueden surgir ro- zona susceptible de experimentar rozamientos
zamientos negativos convendrá tener presentes negativos.
las siguientes medidas preventivas, sin preten-
der que la lista sea exhaustiva. En ambos casos (pilote prefabricado, pilote de
entubación perdida) es recomendable que para
En fase de proyecto: se hará llegar a los cons- establecer la carga del pilote intervenga una frac-
tructores un informe preciso no sólo de los espe- ción del rozamiento negativo (en general, del 20
sores de relleno, sino también de las máximas al25%).
sobrecargas en los terraplenes. Algunos autores preconizan otra técnica fun-
Elección de la clase de pilote: según las siguien- damentada en un encamisado externo, indepen-
tes consideraciones: diente del fuste (fig. 83 e): sobre esta camisa,
limitada a la capa peligrosa del suelo, se ejerce la
• 1• hipótesis: no se toman precauciones espe- acción del rozamiento negativo. La camisa pue-
cíficas para intentar reducir el rozamiento negati- de ser de acero o de hormigón, y siempre lubrica-
vo, en cuyo caso éste se evalúa de acuerdo con da en su interior.

58
debidos al rozamiento negativo

··~~1~M·7J~::···;~?~
Aunque ahora los fenómenos de rozamiento
.agativo son perfectamente conocidos, no dejan
ser los causantes, incluso en el momento
pesente, de perturbaciones graves. Al margen
dos ejemplos que más adelante comentare- ---- ~ .~;~c~~n~co5..--~=.~--: -
s (debido a que el rozamiento negativo se
combinaba con otros factores que expondremos circulo de deslizamiento
na mente), existen otros géneros de sinies-
frecuentes en las zonas industriales, en que Fig. 84. Deslizamj~nto por aporte de relleno en terre-
no blando horizontal.
elemento común es la mala calidad del suelo
-•""'rt"""' (por ser los únicos terrenos disponi-
y el aporte sistemático de material de relle-
con lo cual su peso propio incrementa el
wlor del rozamiento negativo.

circulo de deslizamiento

Si un terreno se cubre parcialmente con mate-


de relleno, las condiciones iniciales de pre-
Fig. 85. Deslizamiento por aporte de relleno en terre-
se alteran y se favorecen los deslizamientos
no arcilloso húmedo en pendiente.
iiR\llra ncto el suelo es inconsistente. Esta situación
observa al acabar de verter relleno sobre un
- r<>n"' relativamente blando (arcilla húmeda,
arenas finas saturadas), sostenido por un
de contención (fig. 84) o limitado por un escorias. Poco antes de construir se modifició el
natural. Análogamente sucede en terrenos perfil del relleno para hacer una plataforma desti-
.DIIosos con pendiente (fig. 85). Si la cimenta- nada a recibir el patio, lo que obligó a algunos
ción está dentro de la zona de deslizamientos movimientos de tierra consistentes en un relleno
I8Sllltará afectada por el movimiento. De ser ci- adicional en la zona nordeste del terreno y a
ntaciones superficiales, el edificio se despla- desmonte de la marga en la suroeste. El espesor
ará o dislocará, cosa que veremos en el ejemplo máximo de relleno en la zona noroeste se acerca-
siguiente. En semejantes casos el comportamien- ba a 3m.
de los pilotes tiende más bien a la deforma- En este terreno debía construirse el patio cu-
ción o a la rotura en respuesta al desplazamiento bierto de 7 x 30 m, con una junta de dilatación
literal del terreno, fenómeno denominado tam- que lo dividía en dos mitades. Cada una de estas
lbién "empuje lateral" y "empuje inclinado" y dos partes se cerraba en tres de sus lados por
tema de posterior análisis. una construcción de bloques huecos de hormi-
gón de 20 cm de grueso; el tercer lado, de cara al
patio, estaba completamente abierto. La cubier-
Ejemplo ta era una losa en pendiente, de hormigón arma-
do, que en tres de sus lados se apoyaba en la
Este caso concierne al patio cubierto de un fábrica y en dos pilares circulares, distantes 5 cm
colegio, en planta baja, en el Languedoc. Una y también de hormigón armado, en el lado restan-
· ad del mismo empezó a descender, para aca- te. El pavimento del patio cubierto era a base de
bitr hundiéndose por estar edificado en su mayor piezas de hormigón, mientras que la zona descu-
parte sobre relleno. El terreno tenía una pendien- bierta no recibió pavimento alguno.
te natural del 20 %, estaba orientado Suroeste- Por tratarse de una construcción ligera no se
rdeste en el sentido de la misma; básicamen- creyó necesario profundizar la cimentación has-
te, su composición era de marga gris compacta, ta encontrar suelo firme. En consecuencia, la
recubierta hacía cuarenta años por un relleno de cimentación se hizo continua con dados de hor-

59
------------ PLANTA

Fig. 86. Planta del patio. Los trazos gruesos representan las griegas del relleno.

indujo a prolongar la junta que separaba los dos


bloques hasta la cimentación.
Tras un período de lluvias bastante largo, el
terreno que circundaba el bloque este empezó a
presentar algunas grietas, mientras se insinuaba
un deslizamiento en dirección nordeste. Las grie-
alzado hastial este tas, representadas en la figura 86, alcanzaron el
pati n cubie rto en AB y CD. Las grietas, que en un
b
pri ncirio no superaban los 4 ó 5 cm de abertura,
se ampliaron con celeridad; el desplazamiento
del relleno era de 30 cm en sentido horizontal y
80 cm en el vertical; el bloque este se hundió y el
oeste quedó intacto. Las figuras 88 a 91 dan una
sección hasti al oeste idea de los desperfectos habidos escasos días
antes del colapso total.
En principio, el siniestro se atribuyó al asiento
Fig. 87. Sección vertical del terreno rellenado, a la
altura de dos hastiales del patio. y deslizamiento del material de relleno por efec-
tos de la lluvia; pero un especialista, después de
practicar sondeos en profundidad, demostró que
el deslizamiento se produjo a nivel de una capa
migón, una y otros con apoyo en el relleno de marga de estructura hojosa, situada a 2 m
(fig. 87 a) . En el ángulo suroeste la cimentación bajo la cota natural del terreno, cuya humidifica-
se ancló en la marga (fig. 87 b), al coincidir con el ción se había visto favorecida por el desmonte
área de desmonte, motivo que, en su momento efectuado para la plataforma del patio. El peso

60
Fig. 89. Patio este, fachada norte desde el exterior.
Sent ido del movimiento. -

. 90. Fachada sur. Junta entre patio oeste y este. Fig. 91. Fachada este. Sentido del movimiento. -

del relleno que se aportó a esta capa inclinada, motivó el movimiento. De uno u otro modo, este
de consistencia jabonosa por las lluvias, fue el caso podría encontrar su lugar en el capítulo 3 .
elemento motor del deslizamiento, por cuanto el
aumento de carga debido al patio cubierto era
despreciable comparado al primero.
Así pues, poco puede importar que la construc- Influencia del desplazamiento
ción se cimentara o no en el relleno, punto que se de suelos por la acción del relleno
prueba al no estar el bloque oeste afectado. Lo sobre cimentaciones profundas:
esencial era evitar el incremento en plasticidad Empujes inclinados
de la marga, impidiendo la infiltración de agua
de lluvia mediante drenaje por encima y la coloca-
Al ser un fenómeno menos conocido por los
ción de un revestimiento estanco en el suelo del
constructores que el rozamiento negativo, a me-
patio descubierto (reparación llevada a cabo
nudo genera perturbaciones importantes y es-
posteriormente).
pectaculares.
Nota: de nuevo tropezamos con la dificultad Pasemos a examinar la figura 92: se trata de
de clasificar racionalmente los siniestros: si el un edificio cimentado en pilotes verticales, y a lo
peso propio del relleno es responsable del desli- largo de una de sus fachadas se ha aportado
zam iento, también la influencia del agua de lluvia material de vertedero. Si el volumen de relleno

61
la figura 93 ilustra un caso singular, confluyen-
do, no obstante, en este caso la acción del asenta-
miento de las capas compresibles y su fluencia
lateral.
lPor qué el constructor, incluso los más cons-
cientes, se olvidan a veces de los empujes obli-
cuos que puede ejercer en los pilotes la simple
asimetría de sobrecargas existente en el terra-
plén que circunda el edificio? La causa radica en
suelo
el cierto grado de confusión que se produce en
blando los técnicos, aun en los más avisados. En efecto,
todos admiten -y los hechos prueban que con
justificación- la inconveniencia de abusar del
pilotaje enterrado por completo, dado que todo
suelo, aunque no sea coherente, ofrece soporte
suficiente para oponerse.
De igual manera, otros no dudan en concluir,
según una extrapolación inaceptable, que el te-
rreno puede resistir todos los esfuerzos horizon-
tales que la obra transmite a los pilotes que la
sostienen.
Fig . 92. Empuje inclinado en los pilotes.
Esta afirmación es con frecuencia acertada,
pero en realidad el problema no es éste; en el
es importante y, en particular, si se emplea de caso apuntado antes la cuestión no es el pandeo
manera permanente como zona de almacenaje de los pilotes, por ser el empuje del terreno en
de elementos pesados (caso de depósitos, apar- los fustes superior a la resistencia de las tierras
camientos ... ) se establece una asimetría de car- que los envuelven, sino la deformación de dichos
gas que crea la fluencia lateral de las capas incon- pilotes a causa del desplazamiento lateral del
sistentes (limo blando, arcilla con alto contenido suelo.
de agua, ... ) atravesadas por el pilotaje, de la que En esta clase de movimientos el pilote es soli-
resultan esfuerzos laterales que actuán en los dario con las tierras que lo rodean .
fustes de los pilotes, deformándolos e incluso Este fenómeno nos es favorable en la mayoría
rompiéndolos si carecen de armadura . También de los casos (por oponerse al pandeo de los
pilotes en el suelo envolvente), pero puede ser
engorroso en caso de empujes laterales, cuando
la deformación del suelo excede a la capacidad
de deformación del pilote. Los informes existen-
tes al respecto no hacen sino confirmar todo lo
que antecede.
En el caso de la figura 93,1os pilotes inclinados
están muy comprimidos, la menor deformación
por flexión puede desencadenar su ruina. Segui-
damente analizaremos cuatro ejemplos corres-
¡, ,,
pondientes al caso de la figura 92, de los que el
,, tercero y el cuarto se refieren a daños por acción
" limo ' • _ combinada del rozamiento negativo y empujes
- -·- 1¡ laterales.

Primer ejemplo

Pese a su antigüedad, es un caso muy conoci -


do que sucedió en una base naval en la costa
atlántica. La causa de la rotura fue el anclaje en el
Fig. 93. Los rellenos pueden producir en los pilotes terreno firme de 500 pilotes que atravesaban la
inclinados flexiones mayores que en los comprimidos. capa de limo, debido al efecto derivado de colo-

62
car sobre el limo, y a lo largo del futuro edificio, FACHADA NORTE (LADO SENA)
importantes cantidades de grava y arena destina- ----------~~lo~n~git~u~d~
to~
ta~
l1~2=
2,~
00~
m-------- ¡ - --
das a la producción de hormigón armado. ,;o-m•• e ..A e e •
i ~ TIT,
-+¡+-1,00 m T' : 1
1
Segundo ejemplo 1
1

1
Este caso tuvo por escenario el este de Francia.
1 SALA DE 1
Las perturbaciones que se sucedieron fueron LAMINACIÓN
1
la rotura de los pilotes y, en virtud de la misma, ~ 1 (enlosado sobre
asientos de 20 a 80 cm en un silo de coque. La

~1
¡ relleno) 1
....
UJ
"O
construcción descansaba en pilotes que atrave- (/)
UJ ·;; 1
o ·O
saban una capa de esq uistos de 5 m de altura, lo <3 E
que supuso una sobrecarga aproximada de 8000 <(
I
"
¡:
"5.
kg/m 2 • ~ 1
o
E
1 1 00
o 12.2~
¡----¡ 1 1 g¡
Tercer ejemplo ~======~~i~!===±i==~p·~~-~-~-~-~..~~~-·~
~A 1 1 • o 5
Estamos en un taller de una fábrica de coches 1 1 1 : lg
1
sita en la región de París, junto al Sena. SALA DE 1 PREN SA S 1 E .2
1 1 : ;
En las dimensiones totales de la edificación,
lr---------------~~.--~ 1 ~----
, -----,~,
122 x 231 ,80 m (fig . 94) y bajo la misma cubier-
·~--------~----+---~.---------~~
ta sostenida por armaduras metálicas, se alber- 1 1 1 1 1 :
--- -- -- - - - -- - - - - - ---- - - - - -- ---- ---- - -- +
gaban:
e situación de pozos perforados

-parte de la zona de administración (sin repre-


antar en la figura); Fig. 94. Planta parcial esquemática del taller.
- la sala de prensas de embutir, servida por
.-is puentes móviles, dos de 50 Tn y cuatro de
30 Tn;
-por último, la sala de hierro laminado y chapa Los pozos eran flotantes, es decir, la práctica
lica en cuya dotación entraban dos puentes totalidad de su capacidad portante procedía del
1• iMies de 30 Tn, que circulaban por la misma rozamiento lateral.
la figura 96 muestra una sección de la misma. Tan pronto la fábrica entró en servicio empeza-
ron a hundirse los puntos de apoyo. Los asientos
La constitución del terreno, apreciable en el más notables (hasta 8 m) afectaron a la parte del
geológico simplificado de la figura 95, se edificio que corría paralela al Sena, léase al alma-
superficialmente con una capa reciente cén de chapa y lámina, a los que, en algunos
relleno de espesor variable entre 3 y 5 m, cuyo casos, acompañaban desplomes de pilotes de
crear una plataforma a salvo de inundacio- algunos centímetros. Los apoyos de la sala
Este relleno recubría un lecho de 20 m de de prensas no escaparon tampoco a asientos de
rde materiales modernos de aluvión (are- creciente magnitud, a medida que se aproxima-
limo y arcilla). En cotas inferiores, con un ban a la sala de almacenaje.
medio de 5 m, se tropezaba con margas Los pilares de la estructura metálica estaban
-~~m~m·P~de la descomposición del zócalo cal- lo bastante alejados y ésta era suficientemente
situado de 26 a 29 m de profundidad. ligera para absorber sin deterioro asentamientos
Se decidió que el esqueleto de la fábrica, com- diferenciales de relativa amplitud. Es de lamen-
por pilotes y armaduras metálicas, des- tar que esta característica no fuera extensiva a
en zapatas de hormigón armado sobre los puentes móviles, ya que las vías de desplaza -
de 2, 3 o 4 pozos (fig . 94 y 96) . Esta miento requieren un perfecto paralelismo, o de
•rn••ti''"' se desarrolló según pozos perfora- lo contrario su puesta en marcha resulta difícil;
de. 89 cm de diámetro, anclados en el alu- sea como fuere, el servicio de mantenimiento de
que descendía a profundidades que oscila- la fábrica procedía periódicamente a la compro-
desde los 6 m, en los que soportaban cargas bación y nivelación de los rieles. La peligrosidad
Tn, hasta los 1Om, para cargas de 180 Tn. de estas operaciones acentuó la necesidad de

63
~--- ~~:~u~a-~e~l~c: - --1
relleno 1 1
de b. rt
li---L-1 ~ - --- _cu ~·- ~ __ ~ ~_L_--11
1
de arena _ ___ _
y grava

35,50 m + 9 ,50 m

vía de desplaza miento


de 2 puentes móviles de 30 Tn

lado sa la fachada
aluvión prensas lado Sena
del Sena

o.oo sala lam inac ión (20 Tn/ m2)


andén 1

enlosado

11 rell eno

------ -1f-- - - -
JI
margas
aluvión
11 del Sena
- 9,50 m
11
arenisca
11
1,50 m

Fig. 95. Sección del terreno en que se construyó el Fig. 96. Sección transversal AA por la sala de lamina-
taller. ción.

tomar medidas urgentes. El tribunal que arbitra- -La sobrecarga que el almacenaje de material
ba el caso designó a tal efecto un experto. metálico trasladaba al relleno implicaba la apari-
En el estudio del proyecto se pusieron de mani- ción de rozamiento negativo en los pozos, aspec-
fiesto algunos errores: to ignorado en principio, que no hacía más que
agravar los asentamientos ; simultáneamente, la
-La cimentación por pozos flotantes que se asimetría de cargas originaba el desplome de
detenían antes de llegar a la creta, implicaba algunos pozos por esfuerzos laterales.
necesariamente asentamientos incompatibles -Finalmente, los esfuerzos dinámicos y alterna-
por su magnitud con las tolerancias compatibles dos que la acción de frenado de los puentes
con el correcto funcionamiento de los puentes móviles t ransmitía a los pozos, en cierto casos,
móviles. aumentaba la carga desde un valor prácticamen-
-La distancia interejes de los pozos perfora-
dos era de 1,50 m, en los grupos de 2, separa-
ción que se reducía a un metro cuando los pozos
eran 4. En términos absolutos, obviamente la
separación era insuficiente para promover todo
el rozamiento lateral. Era preciso pecar de opti-
mista para creer que el volumen de tierras inter-
puesto entre los pilotes tenía un papel activo en
el rozamiento lateral; como preconiza Terzaghi,
en este caso suele sustituirse la suma del períme-
tro de cada pilote por el de otro imaginario igual
a la envolvente exterior del grupo (fig . 97) . Se
recurre a este método cada vez que la distancia
interejes de los pilotes desciende más allá de dos Fig. 97 . Pilar ficticio considerado en el cálculo del ro-
veces y media su diámetro. zamiento lateral de pilotes próximos (Terzaghi) .

64
te nulo hasta la carga nominal, sin que ello mere-
ciera la menor medida.
Se estudiaron varias soluciones de refuerzo ;
unas (como el recalce mediante zapatas arma-
das sobre el material de alusión) se rechazaron
por la incompatibilidad de los asientos previsi-
bles con el -correcto funcionamiento de los puen-
1es; otras, con plena garantía en lo referente a
seguridad (como el recalce con pozos de 30 m y
anclaje en la cresta) se abandonaron en razón de
su elevado coste y, preferentemnte, por la impo-
sibilidad de hacerlas sin detener el funcionamien-
to del taller. En último lugar se decidió que, bajo gato
los pilares, se fijasen de manera permanente de 25 Tn

os gatos a rosca que permitieran, con periodi-


cidad y si así se requería, corregir cualquier de-
fecto en los puentes (fig. 98). La revista Batir, en
su número 127, de febrero de 1964, se ocupó de
esta solución (el esquema 98 se extrajo de esta
revista).

Nota: Aunque el material de relleno representó


una carga importante, no cabe afirmar que sea el
• ico responsable del siniestro, pues la sobrecar-
ga en la zona de almacenaje tuvo un papel funda-
mental en la génesis de las perturbaciones. La
dasificación de este caso en el capítulo relativo
al material de relleno, tras el análisis realizado, es
cuando menos discutible. El ejemplo tiene un Fig . 98. Extracción de pilotes con gato de rosca.
interés real como prueba de que el funcionamien -
to de cierta maquinaria mecánica exige reduci-
dos márgenes de tolerancia de instalación y no
tolera más que deformaciones muy pequeñas. Cuarto ejemplo
Este caso, en el que las cargas de utilización
e;ercieron una influencia preponderante, nos abo- Aconteció al sur del Macizo Central. Afectó de
ca a otro ocurrido en un importante puerto fluvial tal forma a un almacén de abono que el coste de
de Normandía. La edificación, empleada como los trabajos de refuerzo ascendió a 500.000 fran-
depósito, gozaba de un pilotaje anclado en una cos. La figura 99 representa el edificio en cues-
capa de creta después de atravesar un grueso tión ; sus dimensiones eran de 120 x 30 m; se
lecho de relleno superpuesto a otros compresi- utilizaba para guardar reservas de abono pulvu-
bles de limo y arcilla. En el lado opuesto al río, el rulento (nitrato amónico mezclado con polvo cal-
edificio tenía un terraplén asfaltado donde se cáreo). Los muros exteriores, calculados para
almacenaban vehículos que sobrecargaban lige- absorber el empuje de alturas de 8 m del produc-
ramente el terreno sin que éste ni la construcción to, se componían de delgadas bóvedas de gene-
se resintieran durante el período de utilización. ratriz vertical apoyadas en contrafuertes de hor-
Más adelante, el cambio de destino del terra- migón armado, solución constructiva perfecta-
plén se tradujo en el apilamiento de materias mente visible en la figura 1OO. El edificio se
pesadas, particularmente de mercancías metáli- cubría con una bóveda nervada de 30 m de luz,
cas. La fluencia lateral provocada por la importan- también de hormigón armado. El suelo interior
te sobrecarga situada a un solo lado de la cimen- era un enlosado de hormigón sobre una capa de
1aeión llevó a la rotura de algunos pilotes. Si se 4 m de espesor de relleno (fig. 101 ), extendido
hubiera tratado de una losa de hormigón armado encima de 80 cm de altura de tierra vegetal (que
es verosímil que el propietario hubiera hecho debiera haberse extraído) y material de aluvión a
comprobar los cálculos, pero pensó que un terra- base de arena y grava. En torno a los 7 m de
plén podía soportar cualquier cosa . El desenlace profundidad se halló esquisto compacto. Tanto
demostró lo contrario. el enlosado como la superficie interior de los

65
Fig. 1OO. Fachada longitudinal sur durante el apun-
talamiento.
Sección AA : zapatas bajo contrafuertes

Fig . 99. Almacén de abonos. Obsérvese la zapata de


apoyo del contrafuerte exterior que se prolonga hasta relleno
el interior del edificio mediante un estribo para quedar reciente
lastrada por el peso del abono. de esquistos
(6 meses)

muros de cerramiento se trataron con asfalto relleno


antiguo
para superar la acción corrosiva del abono. La
de esquistos
cimentación del edificio propiamente dicha esta-
ba constituida por pilotes perforados anclados (2 a 3 años)

en el esquisto, a razón de tres por cada contra-


fuerte (dos en el lado exterior y uno en el interior).
A partir del empuje del abono en los contra-
fuertes y del momento de vuelco resultante, la
oficina técnica calculó que el pilote interior no
sólo se deslastraría, sino que podría levantarse.
Este fue el motivo por el que la zapata de apoyo
del contrafuerte sobre el trío de pilotes se prolon-
gó mediante un estribo hasta el interior de la
edificación, a fin de que la carga del abono hicie-
ra las veces de lastre. Sección del terreno
Poco después de almacenar una partida de
abono a lo largo de la fachada norte (fig. 102), el
muro de esta fachada se inclinó hacia el interior,
alcanzando un desplome aproximado de 15 cm. Fig. 101 . Perfil del relleno de aportación .
El edificio deformado se muestra esquemática-
mente en la figura 103. La bóveda, que descansa-
ba en los contrafuertes con la mediación de pe-
queños pilares de hormigón armado, sólo siguió Este siniestro fue debido esencialmente a dos
parcialmente el movimiento merced a su cone- causas:
xión con los de la fachada opuesta. Los pilares
fueron solicitados por importantes esfuerzos a -la carga del abono, cuya media alcanzaba las
flexión compuesta, acusando fisuras algunos de 1O Tn/m 2 , reposaba directamente en el relleno.
ellos de 5 cm . La bóveda se tuvo que apuntalar Las presiones que se desarrollaron en este último
con urgencia (figs. 100 y 104). comportaron, por rozamiento negativo, el incre-

66
. 102. El abono se almacenó contra el muro norte, Fig. 104. Apuntalamiento de la bóveda .

perfil deformado

'
pilotes_;
1

. 103. Después del almacenaje de abono: esque-


-.a de la deformación del local.

19. 105. Al cabo de una semana el abono higroscópico se convierte en masa y pierde su pulvurulencia .

67
mento de la carga en los pilotes interiores junto a toda la construcción en función de los asientos
un empuje horizontal. previsibles.
-la cimentación de los contrafuertes se calcu- En el próximo capítulo analizaremos la perni-
ló únicamente según la hipótesis de que el abo- ciosa influencia de las inundaciones o venidas de
no ejercería en éstos el empuje máximo. El nitra- agua en los terrenos que dan apoyo a las cimenta-
to amónico es higroscópico y al cabo de una ciones; sin embargo, no es nuestro deseo acabar
semana de almacenaje se convierte en masa (fig. este capítulo sin subrayar que a menudo los
105), desaparece el empuje y, por lo tanto, los rellenos son los culpables de estas inundaciones:
pilotes interiores se deslastran. Por el contrario,
la sobrecarga del abono, que ocupaba la zona -primero, y principalmente en terrenos empi-
superior al estribo interior de la zapata, se conser- nados, porque el relleno puesto alrededor de un
vaba aunque no hubiera empuje, duplicándose edificio para complementar el vacío de excavar
así la carga en los pilotos interiores. la cimentación constituye con frecuencia un dre-
naje natural, sin salida, donde se acumulan, las
El cúmulo de causas (rozamiento negativo, aguas, alterando las condiciones del terreno.
empuje horizontal. error en las hipótesis de cálcu- -segundo, y por encima de todo, porque el
lo) provocaron la rotura de estos pilotes y de ahí relleno suele albergar los conductos de evacua-
la inclinación del muro de fachada hacia el inte- ción de las aguas pluviales y fecales. El asenta-
rior. Ulteriores sondeos dectectaron la rotura de miento del relleno rompe los conductos o sus
un pilote a 2 cm por debajo de la zapata. juntas, con la consiguiente salida del líquido,
Los trabajos de reparación, que no podían rea- tanto más temible cuanto que resulta imposible
lizarse más que desde el exterior (para no deterio- de descubrir, si no es por los daños que pronto o
rar el revestimiento interior de asfalto y no inte- tarde se manifiestan.
rrumpir el uso del almacén), se encaminaron a
recalzar las zapatas de los contrafuertes con ayu-
da de dados de hormigón que reemplazaron al
pilotaje y cimentados en el aluvión.
La conclusión que se obtiene de este ejemplo
es que no sólo hay que atender a los esfuerzos
debidos al relleno, también es indispensable con-
siderar todas las cargas de posible actuación a la
hora de calcular las obras y su cimentación.

Conclusión sobre el material


de relleno

Queda vista la gran cantidad de daños cuyo


origen se encuentra en el material de relleno.
Puede retenerse que si bien la construcción sobre
relleno es viable sin excesivos riesgos en casos muy
específicos (relleno homogéneo de espesor sensi-
blemente constante en suelo compacto, cons-
trucciones en que sus dimensiones en planta
destacan netamente respecto a la altura ....) -y
siempre que la estructura sea suficientemente
rígida-, por otra parte conviene desconfiar en los
casos restantes, especialmente cuando el relleno
tenga desigual espesor, o se superponga a capas
muy compresibles o esté en terrenos en pendien-
te. Si concurre alguna de estas circunstancias no
debe actuarse sin mediar un estudio exhaustivo
del problema y sin estar seguro de la estabilidad de

68
3. Daños provocados por el agua
En el capítulo anterior hemos visto como el
material de vertido, los rellenos, incluso de cierta
antigüedad, pueden experimentar intensos y sú-
bitos asentamientos si se exponen a los efectos
de aguas accidentales capaces de provocar gra-
es daños en construcciones cimentadas en los
mismos que, hasta el momento, se habían com-
portado correctamente. La presencia de agua es
n elemento perturbardor que en muchos terre-
as naturales podría originar:

-socavación
-heladas
-alteración de las características de algunos
terrenos (asentamientos, deslizamientos, enlo-
damientos, etc.) Fig . 1 06. Los bloques de granito arrastrados por las
aguas en su crecida actuaron de ariete.

Socavación provocada por el agua

Las cimentaciones insuficientemente enterra-


das o mal protegidas pueden hundirse por la
acción de las aguas superficiales.

Primer ejemplo

Esta pequeña edificación industrial se ubicaba


toa un río de los Vosgos (fig. 106) . La cimen-
tación reposaba en una formación rocosa; los
uros del basamento, de 70 cm de espesor,
era n de mampostería del país.
Seis años después de su construcción, según
inió n del propietario, los bloques de granito
e transportó una crecida de agua golpearon el
uro, dislocándolo en una longitud de 1 O m
. 107). El resultado fue un importante socavón, Fig . 107. El muro se dislocó.

71
con arrastre del relleno acumulado contra la
cara interior del muro.
Las tareas de reparación fueron relativamente
caras, pues hubo que levantar un dique en el
lecho del río .

Segundo ejemplo

Esta casa (fig. 108) se cimentó en la arena de


una playa mediterránea, a 100 m de la costa.
Podría decirse que, en realidad, la construcción
carecía de cimientos, su anclaje en la arena ape-
nas llegaba a 30 cm. En su construcción entró
exclusivamente hormigón en masa encofrado,
sin ninguna clase de zuncho o encadenado.
Cuando la obra tocaba a su fin, un fuerte tem-
poral de invierno hizo que el mar invadiera la
playa sin apenas oleaje. El agua socavó la arena
bajo los cimientos, los muros se dislocaron reco-
rridos por enormes grietas de 20 a 25 cm (fig.
1 09).
No hubo otra solución que demoler el edificio y
reconstruirlo con cimentación más pesada . Me-
rece la pena señalar que durante el mismo tem-
poral casas con superior grado de exposición,
pero mejor cimentadas, no sufrieron el menor
deterioro.

Daños causados por heladas

Cuando un terreno húmedo padece una hela-


da, el agua se convierte en hielo y aumenta de
volumen .
Si este fenómeno sucede en terrenos de cons-
titución granular gruesa, húmedos, pero por lo
general sin saturar (por ejemplo, los suelos de
grava), entre las partículas hay espacio suficien-
te para que la expansión se produzca libremente;
el terreno no se esponja y la cimentación no
experimenta movimiento.
En cambio, en terrenos de grano fino, donde el
agua queda embebida por capilaridad, la expan-
sión del hielo no puede hacerse sin trabas, sin
separar las partículas y el suelo se esponja. Con Fig. 109. Grietas enormes atravesaban los muros.
el deshielo tiene lugar el fenómeno inverso. Las
cimentaciones ligeras en suelos semejantes y
poco enterrados se levantarán con las heladas y manifestarse (fig . 11 0). Aunque ningún docu-
descenderán con el deshielo. Para que los edifi- mento técnico de carácter normativo fija la pro-
cios no sufran estas perturbaciones con tempera- fundidad adecuada y a salvo de heladas, suele
turas inferiores a O oc. es recomendable que las establecerse en función del uso a que se destine
cimentaciones lleguen a profundidades donde la construcción y a las condiciones climatológi-
se tenga la certeza de que la helada no va a cas del emplazamiento. En Francia, esta profun-

72
didad varía entre 0,50 m (Finisterre) y un metro
(zona este y regiones montañosas).
suelo
Es francamente extraño encontrar que no se
exterior
cumpla la norma de poner la cimentación fuera
del alcance de las heladas, hasta el extremo que
no sabemos de ningún siniestro de esta naturale-
suelo
za que haya afectado a edificios terminados o en
interior
fu ncionamiento. Ocurre, por el contrario, en in-
viernos crudos, que los constructores se dejen H
sorprender al hacer las cimentaciones y que és-
as estén desprotegidas por no haber vertido
aú n el relleno que debía preservarlas; así pues,
es conveniente, en cuanto el hormigón haya en- horm1gón

durecido suficientemente para no verse impurifi- I:E:?:


· •::-~;:¡::j-~-::;¡~::;:·~;;;z¡¡jo.-en capa de
limpieza
cado por la tierra, proceder al relleno de la exca-
vación en torno y por encima de las zapatas.
Fig. 11 O. Profundidad a salvo de heladas, H.
Análogo fenómeno se presenta en la ejecu-
ción de enlosados o pavimentos en terraplenes y
en los edificios en curso de construcción durante
época invernal, circunstancia que dificulta la
puesta a salvo de las heladas.

Primer ejemplo

La figura 111 ofrece una fisura de asentamien-


o después del deshielo, en un edificio donde la
excavación se dejó al descubierto todo el invier-
o y la cimentación se realizó cuando el suelo
estaba helado.

Segundo ejemplo

Caso ocurrido en la región de París, en un


nvierno especialmente riguroso. La figura 112 Fig. 111 . Fisuras por asentamiento tras las heladas.
bri nda una vista elevada del edificio que se com-
ponía de dos zonas separadas por una junta de
dilatación. La estructura sustentante del sótano
estaba integrada por los muros de fachada de
ormigón y 25 cm de espesor, y por los diviso-
rios transversales, como los anteriores de hormi-
gón y 1 5 cm de grueso. Los muros divisorios se
interrumpían en su mitad para habilitar un paso
central de acceso a las bodegas. Todos los mu-
os (de fachada y divisorios) descansaban en
za patas continuas y éstas en margas de caliza
gruesa.
Con la llegada de los fríos intensos (final de
diciembre), la solera cubría la mitad del sótano
fi g. 113 a), mientras la mitad restante sólo dispo-
nía de los muros divisorios y de la parte inferior
del adintelado (fig. 113 e), pues la superior se
ertería simultáneamente a la solera. Todo el
sótano tenía ya concluido un enlosado de hor-
migón. Fig. 112. El edificio bajo la nieve.

73
sección enlosado hormigonado
que sé opone al desplome
de las paredes divisorias

. ·- · -· --- ·- - ··· · a
~ o•- n - - •- ~ -~~1- ---l SECCION POR
PUNTAL METAL

~Lnzonamiento
11 i
1
:¡i: 1
;
'1
1

u ... --l
1 en losado 1 i1 ! u
b la reacc1ón deb1
a la losa del
forjado provoca
1 1 1 1 1 el punzonamient
JJJ JJJ del enlosado

SECC IÓN ZO NA ENLOSADO SIN HORMIGÓN ;


LAS PAREDE S DIVISORIAS SE IN CLINAN

..'!
11 '
levantam iento por helada
asentamiento
por helada

Fig. 113. Dislocación por la helada de las paredes transversales divisorias.

La temperatura se mantuvo durante más de dos centímetros de anchura (fig. 115). Esta colec-
meses a - 1O °C. Las margas naturales de agua ción de perturbaciones viene del giro de los mu-
se helaron a niveles muy por debajo de la cimen- ros divisorios que promovieron dos fenómenos
tación y del enlosado. Inmediatamente después consecutivos:
del deshielo y la desaparición de la nieve se
observaron varias clases de daños: • levantamiento por la helada de la zona cen -
tral de los muros divisorios, menos cargados y
-la zona hormigonada, de la solera, aun apun- solidarios con el enlosado, destacando el efecto
talada (fig . 113 a), presentaba punzonamiento en los bordes unidos a los muros de fachada ,
del enlosado alrededor de algunos apeos (fig . más cargados ;
113 b) ; se explica, porque a causa de la helada el • descenso con el deshielo: por idéntico moti-
enlosado se levantó excepto a la altura de los vo al fenómeno anterior, los extremos de los
apeos por estar coronados por un arriostramien- muros divisorios bajaron todavía más.
to rígido de tablones y recibir de la losa superior
del sótano una reacción vertical que excedía a la Este basculamiento no apareció en la zona
resistencia al punzonamiento del enlosado. donde el enlosado superior se había hormigona-
-la zona donde existían muros divisorios (fig. do y operó a manera de tirante.
113 e) exhibía considerable fisuración determi- Después del deshielo, el suelo se asentó pro-
nante del arranque del hormigón de los muros gresivamente por el peso de la estructura ; un
en las proximidades de los apoyos del dinteL Es mes más tarde las mayores fisuras de los muros
fácil advertir en la figura 114 el carácter sistemá- se cerraron en una relación de 5:1.
tico de las fisuras que llegaban a tener varios Fruto de estos hechos, la cimentación de los

74
Fig . 114. Fisuración sistemática de muros divisorios
por acción del hielo.

Fig. 115. Detalle de grieta en el muro divisorio.

muros se conservó, las fisuras se taparon por Expansión y contracción de arcillas


inyección y el encadenado transversal se reforzó
en las testas de los muros divisorios. Cuando un suelo arcilloso sin saturar se en-
cuentra en presencia de agua, por ejemplo un
terreno al que una capa freática de nivel crecien-
te baña en profundidad, sucede que los capilares
de la arcilla absorben el agua que así penetra
Alteración de las características lentamente entre las partículas sólidas, desarro-
lla una presión intersticial y determina la paulati-
de los terrenos por la acción
na expansión de la misma.
del agua Y, a la inversa, si el agua que baña la arcilla se
va poco a poco, por ejemplo debido al descenso
Si bien los cambios en el contenido de agua del nivel freático, el suelo disminuirá de volumen
tienen una influencia despreciable en el compor- por desaparición gradual de la presión intersti-
tamiento de terrenos de grano grueso (arenas y cial y aumento de la presión en los granos de la
gravas), no es lo mismo en suelos de grano muy arcilla , es decir, se producirá una contracción.
fino, especialmente en los arcillosos. No olvide- En definitiva, los cambios de contenido de agua
mos que estos terrenos se componen de minús- en una capa gruesa de arcilla se traducen en :
culas partículas (del orden de 1/ 1000 mm) a las
que separan huecos capilares. -dilataciones cuando aumenta el contenido
La variación del contenido de agua es origen de agua;
de varias clases de fenómenos: -asentamientos cuando disminuye.

75
Esta situación no es frecuente en Francia, ex-

~
cepto en años extremadamente secos, como fue
el verano de 1976, período del que conocemos
numerosos siniestros.

44+~,~~ '""""~ro
Las figuras 117 y 118 testimonian las fisuras
de la esquina de una casa, en este punto la
cimentación estaba sólo a 0,60 m de la cota
natural del terreno (en el resto se encontraba a
1 TERRENO ARCILLOSO 1 terreno poco húmedo 2,00 m), a consecuencia de una primavera y un
1
terreno húmedo verano de sequía fuera de lo común. Toda la zona

!t T"f' T't""t ~ : : : : :::.::~''"


• 1
afectada se recalzó. Auque este fenómeno es
desacostumbrado en Francia, no lo es en otros
países.
1 _ _ _ _ _ ~ mvel freat1 co

-en las regiones del sur de Argelia, en Túnez o


en Marruecos, la construcción de un edificio de-
Fig. 116. Variación en el conten ido de agua en fun- termina variaciones en el contenido de agua; la
ción de la profundidad, en terreno arcilloso bañado por superficie cubierta por el edificio es obstáculo
aguas subterráneas. para la insolación directa del suelo y restringe la

Fig. 117 . Fisuras de asiento diferencial. Fig. 118. Detalle de la parte izquierda de la figura
117.

La práctica enseña que la dilatación de las evaporación. Si no se toman algunas medidas,


arcillas no admite generalización en magnitud y los daños que se derivan son ampliamente cono-
que, dejando a un lado algunos daños en Proven- cidos : fisuración de muros (fig. 119), levanta-
za y en la Costa Azul, sabemos de pocos sinies- miento de pavimentos en terraplenes, rotura de
tros vinculados a este fenómeno. tabiques comprimidos entre la solera superior
En cualquier punto de un terreno arcilloso ba- del sótano y el enlosado que se levanta, etc.
ñado por agua subterránea (fig . 116) se estable- También son de todos sabidas las precauciones
ce un equilibrio entre la que sube por capilaridad a tomar en las obras de nueva planta: situar las
y la que se pierde por evaporación; para que en cimentaciones a la profundidad donde la higro-
un punto determinado se dé una modificación metría sea constante; no cimentar a base de
importante del contenido de agua es preciso que zampeado; evitar el enlosado en terraplenes y
se produzca o el descenso del nivel freático o el procurar que los edificios tengan dimensiones
aumento de la evaporación. reducidas y estén correctamente zunchados.

76
materiales de aluvión son muy compresibles, tie-
nen 700 m de espesor y comportan, en gran
proporción, capas de limo arcilloso de origen
volcánico que se alternan con lechos de arena; el
descenso del nivel de las aguas subterráneas por
su aprovechamiento para abastecer a una pobla-
ción cada vez mayor (en 1900, 500000 habitan-
tes; hoy en día, cerca de diez millones) provoca
un asiento del suelo que en los treinta primeros
años del presente siglo era de un metro, pero
que entre 1930 y 1969 (fecha del VIl Congreso
Internacional de Mecánica del Suelo celebrado
en México) aumentó en 6 m. Los asentamientos
difieren según la profundidad de cimentación de
las construcciones, notándose en una misma ca-
lle desniveles espectaculares en los basamentos
nivel freático
de las mismas. Las fotografías de las figuras 121
a 123, obtenidas en la ciudad de México, son
Fig. 119. Daños debidos a arcillas expansivas en áreas gentileza de nuestro buen amigo y científico E.
de intenso asoleo y en edificios con cimentación su - Absi, delegado general de C.E.B.T.P.
perficial. Aunque indudablemente de menor trascen-
dencia que los daños que se producen en Méxi-
co, estamos informados de los que en Francia
causa la desecación del suelo por las raíces del
arbolado que se planta cerca de los edificios. Así,
-en suelos saturados de granulación fina con los olmos necesitan una cantidad enorme de
un nivel freático que desciende regularmente, se agua para su crecimiento, agua que sus raíces
asiste al asiento progresivo de las edificaciones: van a buscar abarcando vastas superficies de
es público y notorio el caso de la ciudad de terreno. Por regla general, no es aconsejable plan-
México, construida a 2300 m de altitud sobre un tar árboles demasiado cerca de los edificios. A
lago, y que descansa en una masa enorme de falta de una regla fija en esta materia, muchos
aluvión que colma un viejo cráter (fig. 120). Los autores se atreven a dar algunas indicaciones,

65 km _ _ _ _ __ _ _ __ ___,

O• ~e

MEXICO

Lago Tex coco

Fig. 120. Emplazamiento de Méjico.

77
Fig. 121. Desplomes en Méjico (plaza de la iglesia de Fig . 123. Méjico: dos edificios vecinos inclinados .. .
Ntra. Sra . de Guadalupe). pero en distinto sentido.

árbol
(chopo, etc.)

a 15H

Fig. 122. Desniveles en franjas de fachada en una Fig . 124. Distancia mínima entre edificios y arbolado.
calle de Méjico.

coincidiendo en que la separación árbol-edificio • Disminución de capacidad


ha de estar en relación a una o una vez y media la portante de los suelos
altura del primero (fig. 124). Huelga decir que
esta norma se hace inaplicable cuando los árbo- Con el aumento de contenido de agua, las
les crecen en la propiedad vecina. arcillas pierden resistencia; según Terzaghi,
pasan de 4 kg/ cm 2 , en arcillas coherentes, a
0,25 kg/ cm 2 , en las arcillas muy blandas. Una
cimentación sobre un suelo arcilloso relativa-
Modificación de las condiciones mente duro podría descender si la afluencia o
de resistencia del suelo venidas de agua lo reblandecen . Las causas de
estas afluencias son diversas:
La afluencia de aguas modifica sustancialmen-
te las condiciones de resistencia de los suelos
arcillosos; si el contenido de agua de una arcilla Agua de escorrentía
aumenta, su cohesión y ángulo de rozamiento
interno se reducen en proporciones a tener en Caso típico y característico de las construccio-
cuenta . La pérdida 'qe resistencia puede adoptar nes que se hallan en zonas de abundantes aguas
distintos aspectos :· superficiales (terrenos en pendiente, etc.). Las

78
aguas van a parar irremediablemente al pie de la
cimentación (fig . 125). especialmente si el relle-
no de la excavación es permeable, cosa habitual,
pues es lugar escogido para verter residuos de
cantería.
La imprevisión de dispositivos de evacuación
de estas aguas conduce a su estancamiento en
la cubeta que forma la excavación, derivando
dos perjuicios :

-el agua puede inundar el sótano al atravesar


los muros o pasar bajo las zapatas.
-el agua reblandece el suelo y merma su capa-
cidad portante, por lo que la cimentación descen-
derá, por desgracia nunca de modo uniforme, de
ahí los asentamientos diferenciales.
Fig. 125. En los suelos poco permeables, el agua se
acumula en el relleno de la cimentación si éste es per-
Primer ejemplo meable.

En páginas precedentes ya anunciamos este


ejemplo sucedido junto al mar, en la Costa Azul.
Se construyó una casa en un terreno arcilloso trucción de dos carreteras escalonadas en con-
con fuerte declive y próximo al litoral (fig. 126). trapendiente.
La cimentación era de zapata continua de 70 cm La presión suplementaria que el relleno supu-
de anchura, transmitía al terreno una carga de so para el suelo que recibía la cimentación alteró
0,8 kg/ cm 2 , las zapatas del nivel inferior estaban la escorrentía de las aguas superficiales, elevó
apenas ancladas en la arcilla. así el contenido de agua del terreno bajo la cons-
Con el tiempo, el terreno a cotas más bajas trucción y produjo asientos diferenciales.
(más cercano al mar) se cargó con grandes apor- La fisuración de los muros de fachada fue
tes de relleno cuyo objeto era permitir la cons- prácticamente general.

antiguo perfil
natural del terreno ...
"
5m

carretera

3m

mar

Fig. 126. El vertido del relleno modificó el discurrir natural de las aguas provocando asientos.

79
Fig. 127 . Asiento diferencial provocado por las aguas Fig . 128. Sección transversal del almacén de trigo.
de escorrentía sin drenaje en un suelo arcilloso.

Los trabajos de reparación consistieron en el memoria descriptiva, su coeficiente admisible


recalce de los muros fisurados llevando la cimen- de trabajo era de 2 kg/ cm 2 , valor aceptable en
tación a mayor profundidad. arcilla dura y seca ; sin embargo, nadie se preocu-
pó en comprobar el dimensionado de las zapatas
porque bastaba un cálculo rápido para ver que,
Segundo ejemplo al alcanzar la sobrecarga de cálculo, la cimenta-
ción transmitía al terreno una presión de 5,5
Esta pequeña construcción (fig. 127), sita en kg/ cm 2 , valor que, aunque excesivo, no explica-
una región oriental de Francia, tenia una cimenta- ba razonablemente el siniestro, pues, en opinión
ción continua de hormigón en masa que reposa- del propietario, el almacén recibió en años ante-
ba en un suelo arcilloso. El terreno era en pen- riores cargas al menos equivalentes.
diente. No se tomó ninguna medida encaminada El accidente se produjo una noche, cuatro años
a alejar las aguas de escorrentía de los muros; el después de la entrada en servicio. El hecho de
ángulo más en contrapendiente se asentó, preci- encontrar agua bajo la solera hizo pensar que
sándose su recalce y la organización de una red todo se debía al punzonamiento de una zapata
de drenaje. que estuviera sobre un terreno reblandecido. El
hundimiento condujo a desnivelar la solera, au-
mentando así los esfuerzos a que se sometían
Tercer ejemplo las vigas adyacentes, y, por consiguiente, tam-
bién se incrementaron las cargas ejercidas en las
La espectacularidad de este caso aconseja su zapatas vecinas, lo que supuso su hundimiento.
selección, pese al tiempo transcurrido desde que Por último, la solera acabó descansando por com-
se produjo en una región septentrional francesa. pleto en el terreno; algunos pilares se inclinaron
El edificio (fig. 128) era un almacén de trigo de totalmente, otros se rompieron por r izalladura,
15 x 21 ,50 m. Las fachadas eran de fábrica de yendo a punzonar la losa en su caída. Este movi-
ladrillo macizo, de 22 cm de espesor por 5 m de miento dio lugar al basculamiento parcial y a la
altura; la cubierta era una estructura metálica fisuración del muro de basamento (fig . 129) y al
apoyada en los muros. La solera donde se alma- hundimiento de toda la estructura (fig. 130).
cenarían los sacos de trigo se resolvió según una
losa maciza sostenida por vigas que configura-
ban una trama con distancias intere)es de 3m en • Medidas a tomar contra las aguas de
ambos sentidos; las vigas descansaban en pila- escorrentía
res de 18 x 18 cm de sección y éstos en zapatas
de horm igón armado de 0,60 x 0,60 m, a- 0,80 La solución tradicional para evitar estos daños
m del nivel del terreno. El suelo era de naturaleza es la organización de una red de drenaje que
arcillosa y, de acuerdo a lo que se indicaba en la rodee total o parcialmente la construcción . Mu-

80
19. 129. Obsérvese la importante grieta del muro de Fig. 130. Vista del edificio hundido.
oasamento.

chos siniestros son fruto de drenajes de mala Aguas canalizadas


concepción o ejecución que, con los años, dejan
de funcionar adecuadamente. Para obtener un Los bajantes de aguas pluviales, las tuberías
buen drenaje no es suficiente abrir una zanja y de evacuación de aguas negras, etc. pueden te-
rellenarla de cualquier material. Remitimos al ner escapes y causar daños.
lector interesado en el tema al anexo 6 del D.T.U.
20.11 , donde se apuntan los materiales idóneos
para impedir o, como mínimo, retrasar el fenóme- • Empalmes defectuosos o inexistentes
no de estancamiento de las aguas. No obstante, en los bajantes de aguas pluviales
todo buen sistema de drenaje puede acabar
obturándose cuando está en ciertas clases de Los bajantes exteriores de aguas pluviales casi
terreno, razón por la que se recomienda habilitar siempre se reúnen al pie del edificio en una ar-
registros de inspección en puntos estratégicos y queta o registro de donde parte un conducto de
de características que igualmente se indican en evacuación de escasa pendiente. Esta disposi-
la norma antes citada. ción exige, en terreno arcilloso, una perfecta es-
Otra técnica de amplia aceptación es la entiba- tanquidad a la altura del registro, a fin de que la
ción . En la parte inferior del edificio se construye cimentación esté fuera del alcance de las aguas
un recinto estanco de rigidez capaz para hacer de lluvia. La falta de estanquidad de registros
frente a los asentamientos diferenciales que hechos en obra, a pesar de su ejecución correc-
originan la fisuración ; en este caso no debe ta, sobre rellenos que se asientan, son fuente de
olvidarse que el edificio corre el riesgo de quedar siniestros al esparcirse el agua por toda la cimen-
bañado en agua durante algún tiempo y que se tación que, a la larga, también experimentará
reblandezca el suelo que está bajo la cimentación. asentam ientos. Estas situaciones se soslayan con
Esta solución sustituirá al drenaje clásico cuan- facilidad y económicamente empleando arque-
do no haya posibilidad de evacuar satisfactoria- tas o registros prefabricados de hormigón {fig.
mente las aguas recogidas; de no ser así, siem - 131) o PVC, que se instalan en un soporte rígido
pre es más barato {la entibación requiere la {por ejemplo, secciones metálicas en ángulo o
creación de un zampeado) recurrir al sistema en T empotradas en el muro del sótano) .
ordinario.
Una última indicación: si no se ha previsto un
drenaje, es del todo inútil impermeabilizar los Ejemplo
muros del basamento; lo único que se logra es
que el agua que se acumula a lo largo del períme- Caso sucedido en Argelia, donde no se previó
t ro del edificio pase bajo la cimentación e inunde la instalación, al pie de los bajantes de aguas
el sótano. pluviales ni de arquetas ni de conductos de eva-
cuación, con lo que el agua se deslizaba gracias a

81
Fig. 132. Hundimiento de la solera a la altura del
bajante.

Fig. 131 . Registro prefabricado para aguas pluviales.

la ligera pendiente del pavimento perimetral. La


construcción era un grupo escolar ubicado en un
terreno arcilloso de escasa pendiente. El edificio
se desarrollaba en planta baja con seis clases y
dimensiones totales de 7,50 x 57 m. En la cons-
trucción de los muros de fachada entraron diver-
sos materiales: el basamento y antepechos de
piedra aparejada, entrepaños de fábrica de ladri-
llo macizo y zona superior de ladrillo hueco. Las
paredes divisorias entre clases eran de bloques
revocados cortadas por estanterías de ladrillo
hueco que en modo alguno operaban como
encadenado.
La cimentación se resolvía por medio de zapa-
ta continua de 0,60 m de anchura. La fachada
sur (lado patio) estaba bordeada por una acera a
la que iban a parar directamente las aguas pluvia-
les (figs. 132-133), pero como aquélla se exten-
día por encima del relleno de la zanja de cimenta-
ción, no es de extrañar que cualquier movimiento
de éste se reflejara en fisuras que afectaran nega-
tivamente a la estanquidad (fig. 133). De aquí
sobrevino una situación en la que parte de las
aguas penetraba por infiltración en el relleno,
aceleraba su asentamiento y agravaba la fisura-
ción del pavimento. Al cabo de unos años ya era
la totalidad de las aguas pluviales la que entraba
en la zanja ; cinco años después de acabar la
obra, en las paredes divisorias surgieron impor-
tantes fisuras: inclinadas las unas, siguiendo el
perímetro de las estanterías las otras (vista de
conjunto fig. 134 y detalle fig . 135). El aspecto
de las fisuras parecía indicar que se estaba ante Fig. 133. Hundimiento del pavimento.

82
un doble movimiento del muro de fachada sur:
desplazamiento en sentido vertical (asentamien-
to) y rotación (basculamiento).
La gravedad de los daños hizo pensar en algún
momento en la demolición pura y simple del
edificio; pero razones psicológicas hicieron op-
tar por su conservación y reparación consistente
en encadenamiento exterior, sustitución de los
paramentos divisorios por paredes de hormigón
armado, creación de una red para colectar las
aguas pluviales y otra de drenaje para saneare!
terreno.

• Escapes o rotura de conductos de


aguas negras
Fi g. 134. Importante grieta en el muro divisorio.
Con gran frecuencia se advierte la rotura de
conductos subterráneos:

-por incapacidad de soportar sin romperse


los asentamientos del relleno de la zanja de
cimentación.
-por intolerancia de absorber cualquier movi-
miento del hormigón de las cimentaciones o de
la parte de los muros del sótano que están ente-
rrados, cuando los conductos se embeben en
unos u otros.

Los escapes de agua en terrenos arcillosos,


por lo general revisten suma gravedad ya que
reblandecer el suelo de la cimentación, situación
imposible de detectar antes de que sea demasia-
do tarde.
Es desaconsejable, pues, instalar los conduc-
tos en el relleno de suelos arcillosos, embeberlos
en el hormigón de las cimentaciones y hacer
recorrer a los conductos de evacuación largos
trayectos paralelos a los muros de fachada. Las
juntas flexibles de caucho son preferibles a las
demasiado rígidas (cemento, etc.).
La figura 136 explicita, aunque de manera
poco agradable, los daños (fisuras y asentamien-
to de tabiques y de pavimento) que sufrieron los
servicios de . un colegio femenino de la Costa
Azul, por culpa del asiento del relleno subyacen-
te en el pavimento que siguió a los escapes de la
red de _evacuación.

• Deslizamientos de terreno
y enlodamientos

Abundan los casos de deslizamientos de terre-


nos arcillosos por aumento del contenido de
. 135 . Grieta en muro divisorio. Detalle. agua. Si tales movimientos a veces se presentan

83
Los enlodamientos son flujos de terrenos fi-
nos (arcillas) saturados de agua, habituales en
pendientes poco acusadas, cuya amplitud puede
alcanzar hasta varios centenares de metros.
Con asiduidad la prensa se hace eco de movi-
mientos de terreno que cortan carreteras o vías
férreas (por ejemplo, la carretera Napoleón que-
dó interrumpida a principios de septiembre de
1977, entre Grasse y Castellane, o, en 1978, la
carretera nacional 6, entre Modane y Saint-
Michel de Maurienne). Estos corrimientos ad-
quieren caracteres más dramáticos cuando
afectan a zonas habitadas, con la consiguiente
destrucción de edificios y pérdidas en vidas
humanas. En esta categoría incluimos la catás-
trofe de Platea u d' Assy, en 1970, que afectó al
sanatorio de Roe des Fiz (71 muertos). Otros
países vecinos, especialmente Italia, padecen he-
chos semejantes, como la catástrofe de Va"iont,
en 1963: la oleada de agua que superó la presa
después del corrimiento del Monte Toe se cobro
2000 vidas.
Veamos algunos ejemplos.
Fig. 136. Asiento de tabiques y enlosado en los sani-
tarios de un centro escolar.

Primer ejemplo
espontáneamente, tras un período de lluvias, lo
normal es que sean producto de cambios consi- En el tiempo, este caso tuvo lugar poco antes
derables en .los esfuerzos que se ejercen en el de la independencia de Argelia; geográficamen-
suelo, sea por aporte masivo de material de relle- te, se sitúa en Argel, en las laderas que descien-
no (veáse fig. 85). o, por el contrario, debido a den camino de la bahía que lleva su nombre,
una excavación desconsiderada (fig. 137). siguiendo el curso del río El Biar.
El deslizamiento, entonces puede asumir la La construcción de un centro urbano de 560
apariencia de un movimiento circular (figs. 85 y viviendas comportaba la nivelación de la base de
137) o plano. una colina (fig. 138) y la formación de un talud

Fig. 137. Deslizamiento circular consecuencia de una Fig. 138. Vista general de la obra.
explanación.

84
de tierras que aguantaría un muro de contención
cuya altura máxima sería de 28 m. Las tierras a
grietas en la calzada camino vecinal
sostener eran esquistos fracturados con interpo-

/-- .---1:::-~---- sición de un aglomerante arcilloso.


Los terraplenes se hicieron en todo el ámbito
construcciones de influencia del futuro muro de contención ; en
( hundidas aquel entonces, sólo tenía un tercio de su longi-
'---- - --- --------- tud definitiva (fig. 139), y los acontecimientos
políticos hicieron abandonar la empresa, dete-

·..:::.·-. --- camino vecinal


-----------------
niéndose los trabajos durante ocho meses.
En la estación de las lluvias se produjeron
- ·::::::::::::::::¡: := := :=:=:= := := := := :==¡::=
sucesivos desmoronamientos en la zona no sos-
muro placa muro placa
tenida del talud en una longitud de 80 m y con
movilización de 20000 m 3 de tierra (fig. 140).
- - LDrra intacta Los daños resultantes se hicieron notar en las
de hundimiento
obras en período de ejecución, destruidas o ente-
- - =rra de desplazamiento
rradas (fig . 141) y en el camino vecinal que pasa-
Estadoen ba por la coronación del talud (fig. 142 a: grieta
} el momento en el pavimento; fig . 142 b: detalle de la grieta a
del siniestro
mayor tamaño), incluidas las viejas construccio-
nes que lo flanqueaban (fig . 143) .
. 139. Esquema de los muros de contención y Evidentemente, la causa del siniestro fue el
reblandecimiento de las capas arcillosas que se

Un derrumbe afectó a algunas construccio- Fig. 141 . Daños en un muro de contención por de-
rrumbe de tierras.

85
Fig. 142 b. Ampliación de la figura 142 a.

Segundo ejemplo

Este caso se produjo en una ciudad de Auver-


nia, durante la construcción de un inmueble de
viviendas y garaje sobre un terreno con pendien-
te entre 1O y 1 5°.
El edificio era de planta baja y cuatro plantas
tipo (fig. 144), forma rectangular y dimensiones
12,5 x 60 m; dos plantas de garaje rebasaban la
superficie ocupada en planta por el edificio y
Fig . 142 a. Importante grieta en la calzada situada en
cortaban la ladera oeste de la colina.
la parte superior del talud .
Los sondeos previos se hicieron con cuchara
extractora de muestras, permitiendo comprobar
-al menos en los puntos donde la cuchara no
topó con bloques grandes- que bajo la tierra
vegetal había brechas volcánicas (bloques roco-
sos de gran tamaño envueltos por aglomerante
arcilloso: arcilla amarilla y arena arcillosa). Nin-
gún sondeo profundizó más allá de 7,50 m. Ulte-
riores sondeos mostraron que a cotas inferiores
a las que se hallaban las brechas existía una capa
de 0,70 a 1 m de arenas y gravas que cubría un
substrato de arcillas verdes y rojas. En el empla-
zamiento del edificio las arcillas, por efecto de la
erosión, formaban una cavidad que inicialmente
se llenó (al término de la era terciaria o principios
del cuaternario) de aluviones permeables (are-
nas y gravas) y después de residuos volcánicos
(brechas) .
Cuando la explanación estaba a punto de con-
Fig. 143. Hundimiento de edificios construidos en la
cluir, con un talud de aproximadamente 8 m de
cresta del talud.
altura e inclinación de 45 °, en la propiedad veci-
na, junto a la coronación del talud, aparecieron
intercalaban en los bancos de esquistos. La plani- las fi suras (fig . 145); a los dos días, un desliza-
ficación original de los trabajos programaba que miento de tierras afectó el ángulo occidental de
los trabajos debían realizarse durante la estación la plataforma, ya explanada por entero (fig . 146),
seca. movimiento que también influyó en la zanja de

86
brechas volcánicas
(bloques, arcilla amarilla,
arena arcillosa)

arenas y gravas rodadas

ARCILLAS VERDES Y ROJAS

Fig. 144. Deslizamiento de terreno debido a explana-


cienes en terreno reblandecido por las circulaciones de
aguas. 1) perfil antes de la explanación 2) perfil antes
del deslizamiento 3) perfil después del deslizamiento.

_ 145. Grieta abierta en la propiedad vecina más


"ba de la obra.

. 146. Vista general de la explanación después del Fig . 147. El deslizamiento de tierras arrastró dentro
liza miento de tierras. de la excavación a unas construcciones ligeras.

87
cuenca cortada
en dos muro

límite superior
del deslizamiento

muro inicial

627.76
cresta del talud después
del deslizamiento

talud

Fig. 148. Esquema del aspecto general del deslizamiento de tierras, ,.--.....__/ fisuras

• 623,06 cotas de nivel.


Nota: nótese el desnivel entre ambos lados de la grieta superior.

cimentación de algunas construcciones auxilia- casi 3 m. Las grietas que dejó el movimiento
res (fig. 147). trazaban una forma similar a un casco (fig. 148).
Los estudios que siguieron al deslizamiento de El punto superior del deslizamiento coincidía
tierras establecieron que su área de influencia con la mitad de un estanque, inicialmente con
tenía 50 m de anchura y 30 m de profundidad; agua, que una hendedura dividía en dos. Dicho
una porción del terreno colindante se hundió estanque se alimentaba de un pozo lleno hasta el

88
. 149. Los trazos discontinuos señalan la zona de deslizamiento.

89
Fig. 1 50. Los muretes que contenían la tierra fueron Fig . 151 . Esta casa totalmente apoyada en arenisca
arrastrados. quedó intacta .

borde; una galería de burda fábrica de ladrillo Tercer ejemplo


comunicaba ambos y servía de canal de transpor-
te del líquido. Las aguas subterráneas de la coli- Tras un período muy lluvioso, una colina arci-
na abastecían sobradamente al pozo . llosa de Aquitania se puso en movimiento y se
El deslizamiento se explica de la manera si- dislocaron total o parcialmente 18 edificios. La
guiente: las aguas que se infiltraban en este terre- figura 149 indica la zona afectada por el desliza-
no procedentes de defectos en la estanquidad miento, careciendo de otro documento gráfico,
de la galería se acumularon en la capa permea- pues de este siniestro sólo existen los de prensa,
ble (arenas y gravas). tapizando el fondo de la por demás inutilizables.
cavidad arcillosa . Se reblandecieron los niveles
superiores de la arcilla verde en un grueso de
algunos centímetros por la acción del agua que Cuarto ejemplo
bañaba la capa que los recubría. La explanación
privó de soporte a las brechas de la cavidad al Aunque cronológicamente este suceso es el
extraer un volumen considerable de tierras y el más antiguo de los cuatro, lo exponemos en
lecho jabonoso compaesto por las arcillas ver- último lugar por su singular espectacularidad y
des reblandecidas facilitó el deslizamiento. dramatismo. Sucedió en la Costa Azul, cerca de
La estabilización se logró con un muro de con- la frontera italiana, con el balance de 15 edificios
tención anclado por tirantes y embebido en el completamente derruidos, 40 dañados, 11 per-
substrato arcilloso en varios metros de su longi- sonas muertas al ser sorprendidas en su vivien-
tud. Lógicamente, las aguas tuvieron que captar- da, otras 35 con lesiones de distinta gravedad y
se convenientemente. 600 habitantes sin alojamiento.

90
relativa a un período de cinco meses en un año
normal) que cerraban cinco meses y medio de
sequía. El agua saturó súbitamente una tierra
seca y agrietada, la capa superficial se convirtió
en lodo y fue cuesta abajo arrastrando los mure-
tes de piedra y las construcciones que descansa-
ban en cimentaciones de profundidad insuficien-
te, resistiendo en cambio aquellas que llegaban
o estaban sobre la arenisca. Respecto a aquellos
edificios cuya cimentación se repartía entre la
capa superficial y la arenisca, se abrieron en dos.
Las figuras 151 y 152 ofrecen una exigua
muestra de los daños : víctimas mortales, edifi-
cios destruidos o dejados en mal estado, cultivos
arruinados y vegetación arrasada.
En resumidas cuentas, se ve que en muchas
ocasiones estos siniestros se deben a arbitrarie-
dades en la elección de emplazamiento, materia-
les y soluciones constructivas. A consecuencia
de este accidente el Ayuntamiento decidió la
repoblación forestal intensiva de la zona.

Empujes hidrostáticos.
Subpresiones.
Empujes de Arquímedes

Los empujes hidrostáticos pueden influir ne-


gativamente en el comportamiento de ciertas
::¡g. 152. Casa que descansaba parte en la arenisca,
cimentaciones .
:Jarte en el terreno suelto.
En efecto, cuando las aguas subterráneas ba-
ñan una construcción, la solera que forma la
El suelo era una arenisca dura que se presenta- parte inferior de la entibación se calculará para
ba en una capa de gran espesor (300 a 400 m) resistir la subpresión, de lo contrario se agrieta-
cuyo horizonte superior tenía una fuerte pendien- rá. Conocemos pocos casos en que el olvido de
~e (cerca de 45°). La erosión y las precipitaciones este factor en el proceso de cálculo se haya
escompusieron la capa superior en residuos traducido en siniestro; afortunadamente, a me-
uy sueltos de espesor total variable entre 0 ,50 nudo se consulta a los especialistas, que aconse-
3 m, según los puntos. A principio de siglo, jan y advierten de estas cuestiones. De todas
estas colinas habían sido desmontadas, mure- maneras ofrecemos estos dos ejemplos.
es de piedra mantenían las tierras a pesar de
pendiente y creaban terrazas escalonadas
g. 150), pero el problema era que la cimenta- Primer ejemplo
"ón de los mismos no se ancló en la arenisca,
sino en los residuos superficiales. Este se localiza en el norte del país.
Las viviendas se edificaron sin tener en cuenta Se trataba de un edificio de viviendas de 8,40
s vaguadas, obturándolas en mayor o menor x 9,90 m en planta, compuesto por planta baja,
rado y oponiéndose a la libre circulación de las planta piso y granero. Coincidiendo en parte con
aguas de escorrentía. Tampoco todos los edifi- la superficie de ocupación en planta se pensaba
·os se cimentaron en la arenisca y los que sí lo hacer una bodega de 4,50 x 5,60 m.
icieron no lo estaban por completo . El suelo de la bodega era un enlosado de 12
El accidente tuvo lugar después de tres días de cm de hormigón armado con un mallazo de re-
uvias torrenciales (cayeron 277 mm de agua en dondos de 8 mm de diámetro, separaciones de
región, cantidad equivalente a la precipitación 15 a 20 cm, y recubierto con capa de 3 cm de

91
cota superior
de la s aguas
bodega

losa

Fig. 153. Nivel del enlosado de la bodega más alto que las cotas superiores de las aguas.

pueden sufrir, en terrenos acuíferos, las soleras


y, ocasionalmente, los muros de piscina cuando
está vacía. Esto es lo que le ocurre a la piscina de
la figura 155, que muestra los muros y el fondo
deteriorados.

Fig. 1 54. Fisuración de la losa de la bodega .

mortero hidrófugo. El edificio estaba cerca de un


canal de riego y la cota de la losa correspondía a
la que alcanzaban las aguas en sus niveles culmi-
nantes habituales (fig. 153).
Por desgracia, las aguas llegaron a alturas ex-
cepcionales después de un invierno muy lluvio-
so; la losa se levantó entre 5 y 6 cm en su zona
central, fisurándose de acuerdo a un patrón que
confirmaba perfectamente la teoría de las líneas
de rotura (fig. 154). El agua aprovechó las fisu-
ras para invadir la bodega con niveles de agua de
casi 20 cm. Fue necesario demoler la bodega y
rehacerla, esta vez con armaduras reforzadas.

Segundo ejemplo
Fig . 155. Fisuración en los muros laterales de una
No siempre suelen tenerse en consideración piscina a causa de los empujes hidrostáticos exteriores
las subpresiones procedentes del exterior que al estar vacía.

92
Medidas a tomar

Diversos siniestros de levantamiento y fisura-


ción de enlosados, pavimentos, etc. provienen
de la atención prestada a una teoría que, si bien
se halla muy extendida, es falsa: se basa en
prever, en las esquinas de las construcciones,
unos agujeros que atraviesen la solera y se pro-
longuen, mediante conductos, hasta el subsue-
lo. Al decir de algunos, estos conductos operan
como chimeneas equilibrantes que anulan las
subpresiones (fig. 156). Es una pena que esta
teoría no sea cierta, pues, de ser exacta, permiti-
ría hacer sustanciosas economías.
No obstante, estos conductos encierran dos
aspectos ventajosos :
Fig. 157. Depósito de combu stible que salió por sí
-facilitan el control del nivel freático por sim- mismo del terreno por efecto de las subpresiones.
ple observación visual ;
-reducen la subpresión bajo el zampeado, por-
que en cuanto el agua alcanza la cota superior de
la embocadura de los tubos, el sótano queda
inundado y las presiones se equilibran .

Otra faceta de las aguas subterráneas es el -prev1s1on, a partir de cierto nivel del agua
empuje de Arquímedes: si se desea que el edifi- subterránea, de la inundación de los sótanos
cio no se levante es preciso que su peso supere dotándolos de orificios de desagüe practicados
dicho empuje. Son muy raros los casos en que la a alturas apropiadas.
co nstrucción se levanta porque los técnicos no
olvidan generalmente los esfuerzos ascenden - La excepcionalidad del levantamiento en edifi-
es que resultan . Recordemos las soluciones que cios no es extensiva a los depósitos enterrados
se adoptan: de combustible que, en cuanto están parcialmen-
te vacíos, se elevan con el agua; para evitarlo se
- lastrado de la construcción con una solera de anclarán conven ientemente. La f igura 157 es un
gran peso, o sea fijándola a tirantes verticales ejemplo de depósito que acaba de ascender por
orofundamente anclados; efectos de subpresión; se enterró directamente y
sin anclaje en un terreno arcilloso, es decir, poco
permeable, viéndose sometido al empuje de Ar-
químedes, porque el relleno que rodeaba por
completo al depósito se anegó de agua de regar
el césped .

Ataque de cimentaciones
por aguas agresivas

Si en casos particulares el agua puede tener


influencia saludable sobre la durabilidad de los
materiales de cimentación (por ejemplo, los pilo-
tes de madera, aunque esté sin tratar, no se
pudren mientras estén dentro del agua), al con-
. 156. Un error muy extendido : la utilización de un trario, se sabe de casos de ataque de la cimenta-
edimiento, tan ineficaz com o original, para supri- ción por aguas agresivas.
. las subpresiones bajo la losa inferior. Este problema se examinará en el capítulo 5 .

93
Conclusión respecto a la acción superficie de posible
del agua deslizamiento

Hemos visto en este y anteriores capítulos que


el agua es responsable directa o indirectamente
de numerosas perturbaciones.
Así pues, es procedente que cuando se vaya a
construir en terrenos sensibles al agua (arcillas,
margas, limos, etc.) se hagan estudios previos y
se tomen algunas medidas.

-respecto a edificios: drenaje perimetral, rigi-


dez estructural, etcétera.
-respecto a la ejecución de explanaciones:
desconfiar de la buena apariencia de un talud Fig. 158. Saneamiento por perforaciones de drena-
practicado en tierra arcillosa, pues la afluencia jes subhorizontales.
fortuita de aguas podría comprometer su estabili-
dad; tal como acostumbraba afirmar nuestro re-
cordado amigo Daniel Graux: "Un terreno suelto vio determinar la necesidad de drenaje, exten-
que conserva la verticalidad es un terreno que sión del área a sanear, número y separación de
aún no ha tenido tiempo de desmoronarse." En los drenajes.
algunos casos la definitiva estabilidad de los
suelos arcillosos en pendiente puede requerir la Se puede formular con seguridad que los terre-
ejecución de drenajes subhorizontales (fig. 158). nos sensibles al agua exigen estudios geotécnicos
Correrá exclusivamente a cargo del estudio pre- previos con mayor urgencia que otros.

94
4. Cimentaciones en terreno inestable
Distinguiremos dos casos: terreno en pendiente, creemos de utilidad citar el
caso siguiente:
-los suelos superficialmente inestables, es de-
cir, aquellos en que la causa de su inestabilidad
reside en la superficie: por ejemplo, los terrenos Ejemplo
arcillosos sobre base rocosa en pendiente, las
perturbaciones se exteriorizan en forma de desli - En Suiza, durante la construcción de un edifi-
zamientos de tierras. cio de cinco plantas en un terreno bastante empi-
-los suelos cuya inestabilidad se debe a cau - nado y cuando la obra mayor ya estaba acabada
sas profundas, es decir, aquellos que se encuen - se produjo este caso. La figura 159 ilustra el
tran bajo canteras, explotaciones mineras, zonas hundimiento total, los cinco forjados de hormi-
de disolución del yeso, etc. gón armado cayeron unos sobre otros (en la
figura se aprecian las planchas de plomo que
estaban destinadas a las recogidas de aguas
pluviales de la terraza) .
Inestabilidad superficial La investigación puso de manifiesto que el
hundimiento provino del deslizamiento de una
zapata de cimentación insuficientemente ancla-
En páginas anteriores, concretamente en los
da en el suelo.
capítulos 2 y 3, expusimos ya varios casos de
deslizamientos de tierra. No es nuestra intención
retornar a esta materia, salvo para recordar que
la tendencia a los deslizamientos no siempre es
evidente a priori y que sólo el estudio geotécnico
minucioso permite establecer si el terreno es o
no estable, cometido que corresponde a espe-
cialistas.
Recordaremos también que en los terrenos en
pendiente la vegetación es lo que retiene las tie-
rras y que cualquier tala de la misma encierra el
peligro de tener consecuencias catastróficas. Así
lo rubrica el cuarto ejemplo de la página ?
La construcción en terrenos en pend iente pre-
senta peligros suplementarios; no es prudente
emprender nada sin antes estudiar la estabilidad
del suelo.
Aunque en realidad no se trata de un desliza- Fig. 1 59. Hundimiento de un hotel en construcción
miento de tierras, sino de una cimentación sobre por deslizam iento de la cimentación.

97
..:JGEAIS
Fig . 160. Zapatas vecinas a distinto nivel.

Tengamos presente que, en un terreno en pen- Fig. 161 . Socavón al descubierto. Hundimientos y
diente, cuando las zapatas de cimentación no desórdenes en la construcción (Documento : Ville de
están a la misma cota, las precauciones a tomar Paris lnspection générale des carrieres).
en evitación de interacciones entre zapatas veci-
nas y el deslizamiento de las superiores se seña-
lan en el documento técnico unificado 13.1, rela-
tivo a cimentaciones superficiales. La figura 160
representa el desnivel máximo que se respetará Sin llegar a la espectacularidad del caso ante-
a falta de disposiciones especiales. rior, el siniestro que ofrece la figura 161, pertene-
ciente a la región de París, tuvo como consecuen-
cias hundimiento y desperfectos en las cons-
trucciones.
lQué medidas se tomarán cuando haya que
construir encima de antiguas canteras? En pri-
Inestabilidad profunda mer lugar hay que recabar información. Algunas
ciudades tienen cartografía de las explotaciones
Resulta de los vacíos que se forman natural- de canteras; en la región de París, 437 hojas a
mente o por obra del hombre, a medias o grandes escala 1/1000 cubren la ciudad y los tres depar-
profundidades. tamentos de la primera corona (92, 93 y 94) .
Esta zona se conoce bastante bien (los especialis-
tas estiman que en los planos están localizados
los límites del 90 al 95 % de las antiguas cante-
Zonas de explotación de canteras ras), no así las restantes y muy a menudo es
imprescindible hacer perforaciones, al no tener
Periódicamente, la prensa informa del hundi- oportunidad de explorar directamente pozos y
miento del suelo de antiguas canteras . Algunos galerías. La exploración permite valorar el esta-
de ellos son mortales: el día primero de junio de do de los pilares: pilares excavados (figs. 162 y
1961, en el municipio de Clamart (en el límite de 163). pilares levantados (fig . 164). Los trabajos
lssy Les Moulineaux) hubo 20 muertos y alrede- de construcción pueden comportar la consolida-
dor de 40 heridos. En aquella ocasión se abrie- ción de las canteras, sea con pilares de obra (fig .
ron importantes cavidades en el suelo, afectan- 165), con apuntalamiento mecánico eventual del
do a una zona de 6 Ha; la rotura de unos apoyos ciclo de la galería (fig. 165), sea mediante relle-
de creta que sostenían una capa de tierra de nos, especialmente sustancias que rigidificadas
30m de espesor supuso el hundimiento, que se tienen un elevado ángulo de rozamiento (figs.
tradujo en desnivelaciones de 5 a 6 m, con soca- 166 y 167). El lector que desee disponer de
vones que en algunos puntos alcanzaron 1O m. mayor información puede consultar, Recomman-
La cavidad resultante arrastró 25 casas y una dations sur le traitement des cavités souterraines
fábrica de tres plantas. et notamment des carrieres, denominadas Recom-

98
mandations CS 78, que estableció el Bureau Se-
curitas1. Las figuras 161 a 167, extraídas de este
texto, son cortesía de la lnspection Générale des
Carrieres del B.R.G.M. y de Entreprises S.I.F.
-Bachy et Botte, a los que estamos muy agra-
decidos.

1. Anales del Instituto Técnico de la Construcción y de


Obras Públicas; e/ La Perouse, no9, 75784 Paris Cedex
16. Serie "Suelos y Cimentaciones" n° 162, marzo de
1979.

Fig. 162. Explotación por pilares excavados parcial-


ente enterrados (Documento B.R.G .M.).

g. 163. Explotación por pilares excavados (Docu-


ento B.R.G.M.).

Fig. 164. Pilar levantado manualmente en estado de


fisuración muy avanzado (Documento: lnspection gé-
nérale des carrieres).

99
Fig . 165. Consolidación del cielo de una cantera con pilares de obra y apuntalamiento mecánico. Derecha:
porción de cielo desprendido (Documento: Empresa Botte) .

Fig. 166. Pasta rigidificada de elevado ángulo de ro- Fig. 167. Inyección de pasta (Documento: Empresa
zamiento (Documento: Entreprise SIF-BACHY). Sif-Bachy).

100
Disoluciones de yeso gación de reconocer el emplazamiento y estar
documentado acerca de la importancia de las
El yeso es un sulfato de calcio que tiene la cavidades. En función de varios parámetros (pro-
propiedad de ser algo soluble en agua (cerca de fundidad y dimensiones de las cavidades, enver-
2 g/ 1). Cuando las aguas subterráneas circulan gadura del edificio que se va a construir, etc.)
por un terreno con yeso, además de que se trans- cabrá la posibilidad de:
forman en agresivas (véase cap. 5), forman cavi-
dades llamadas bolsas de disolución de yeso, -cimentar por debajo de las cavidades median-
cuyas dimensiones llegan a tener un volumen te cimentaciones profundas;
impresionante (varios miles de metros cúbicos); -rigidificar la estructura para dotarla de capa-
otras se despliegan longitudinalmente (al norte cidad, a fin de soportar sin deterioro hundimien-
de París las hay de varios cientos de metros y de tos localizados. Esta solución es aplicable cuan-
gran superficie) . La figura 168, gentileza de la do se llenan las cavidades o la aparición de
Société Solétanche Entreprise, muestra un gran socavone~ en la superficie es improbable.
socavón de disolución que aún no se ha manifes-
tado en la superficie exterior. En cambio, la figu -
ra 1 69 representa un caso reciente que sobre-
vino en la región de París y que sí salió a la luz Zonas de explotación minera
del día.
En lo referente a la construcción en zonas de El estudio de las perturbaciones que provoca
disolución de yeso, vuelve a repetirse la obli- la explotación de yacimientos mineros es muy

Fig. 168. Socavón subterráneo por disolución del Fig . 169. Socavón por disolución del yeso ya al exte-
yeso (Documento : Soletanche) . rio r (Documento: Botte).

101
periil antes
del hundimiento
zona de hundimiento

terrenos muertos -_e_ - ~~tpl~~--- --i------


'?o
e f)a ct. descenso
o,_ e .
" ''l>r~
~s,óf) t
vertoca 1

vena
\ periil después
del hundimiento

Fig. 171 . Representación esquemática de las defor-


maciones en los bordes de una cubeta de hundimien-
Fig. 170. Zona de influencia de hundimientos mineros. to. Nota : sin escala.

complejo y se escapa del cuadro de esta exposi- terrenos (fig. 170). Estos hundimientos tienen
ción. Nos·limitaremos a brindar algunas indica- forma de cubeta (fig. 171 ), en cuyos bordes se dan
ciones de carácter general. las perturbaciones más graves. Si se está en pre-
Los daños en superficie se deben al incorrecto sencia de un terreno de aluvión, caracterizado
relleno de las galerías. El relleno puede ser neu- por la uniformidad de las deformaciones, las
mático, hidráulico, por derrumbe, etc. Esta últi- construcciones que ocupen el fondo de la cubeta
ma técnica consiste en desencadenar el hundi- sufrirán los asientos más regulares, hasta el pun-
miento de la galería por supresión sucesiva de to de que si su encadenado es correcto no pade-
los puntales; debe su aceptación a su bajo coste, cerán daño alguno. Otra cosa sucede si el terre-
aunque los daños superficiales sean más impor- no que está en el talud de la depresión es someti-
tantes. do a esfuerzos de compresión o de tracción que
Aunque de manera esquemática, cabe decir puedan dislocar las edificaciones.
que la explotación de una mina genera hundi- Si se desea preservar una construcción rele-
mientos en una zona limitada por un tronco de vante o un monumento histórico, se recomienda
pirámide cuyo semiángulo en el vértice varía con iniciar la explotación minera exactamente por
la inclinación de las vetas y la naturaleza de los debajo del edificio, tomándolo como punto de

Figs. 172. 22 enero, 1962. Figs. 173. 26 febrero, 1962.


Figs. 172 y 1 73. Fotografías obtenidas en el cementerio del Vieux Condé (Norte) con un mes de intervalo.

102
partida e irradiando desde el mismo las instala- gresivamente cifras considerables. En una igle-
ciones. No obstante, la realidad es bien diferente sia de Saint-Etienne llegó a 1O m y otro asiento
y no tan simple. sucedido al norte de la cuenca del Ruhr alcanzó
17m.
-la explotación minera acomoda su progre- Algunas fotografías que se obtuvieron en la
sión a la localización de los pozos de extracción, cuenca norte y estrecho de Calais ilustran lo
riqueza de las capas, inclinación de las mismas, antedicho.
etc. La explotación avanza hacia el edificio consi- Las figuras 172 y 173, tomadas con un mes de
derado que, por lo general, será sometido a las intervalo, muestran los daños que sufrió el ce-
primeras pruebas, cuando esté incluido en una menterio de Vieux Candé (norte) por efectos del
zona de extensión, al llegar a su cimentación el fenómeno de compresión.
borde de la cubeta. Las figuras 174 y 175 dan fe del desplome de
-el fenómeno se complica con la presencia de la fachada de una casa de Bruay-en-Artois (la
explotaciones antiguas a escasa profundidad de regla blanca, situada delante de la puerta y pro-
la costa natural del terreno. Estas galerías, a vista de un nivel de burbuja, marca la horizontal) .
veces clandestinas, pueden resultar afectadas Nótese el contrafuerte que se añadió, apreciable
por asentamientos de explotaciones recientes, a la derecha de la figura 174.
dificultando cualquier pronóstico relativo a la La figura 176 aporta documentación gráfica
evolución de los movimientos superficiales del de las grietas por deficiencias en el zuncho de
suelo. Otro elemento de perturbación es el que una casa en Lens. La figura 177 muestra los
nace de la inclinación de las capas en explotación. desperfectos en una bodega de un edificio veci-
-el terreno puede estar compuesto por grue- no al anterior, por acción de las compresiones.
sas capas de aluvión. El llano de Alsacia es un
ejemplo donde el suelo "obecede" con diligen-
cia a los movimientos que provoca la explota-
ción minera. El terreno que comporta capas grue-
sas de arenisca o esquistos (cuenca del Loira),
influido por explotaciones a gran profundidad
(de 600 a 800 m), forma bóvedas que pueden
resistir varios años la carga del suelo que tienen
sobre sí, hasta el día en que se asiste a impresio-
nantes fracturas que crean fallas a las que acom-
paña un considerable volumen de material resi-
dual. En posición intermedia a estos dos casos
extremos se hallan terrenos que sólo se hunden
con tal facilidad al estar en un llano de aluvión
de estructura geológica suficientemente homo-
génea.

Los daños que se manifiesten en el edificio lo


hacen en un período de tiempo variable después
de la explotación de la mina y de acuerdo a la
naturaleza del suelo, ritmo de explotación y posi-
ción de la construcción respecto a las galerías.
Con relativa aproximación en lo referente a da-
ños importantes otorgamos:

-un lapso de seis meses a dos años para mi-


nas patrimoniales de potasas en Alsacia;
-un lapso de cuatro a cinco años en la cuenca
norte y estrecho de Calais;
-un período más extenso, superior a los diez e
incluso veinte años para la cuenca del Loir.

A título indicativo, los asentamientos sucesi- Fig . 174 y 175. Desplomes en Bruay-en-Artois (Es-
vos de las construcciones pueden alcanzar pro- trecho de Calais).

103
Fig. 176 y 177. Daños en dos casas vecinas en Lens (Estrecho de Calais).

Fig. 178. Casa recién construida en Bruay-en-Artois, Fig . 179. Casa en Marles-les-Mines (Estrecho de
junto a la falla de Ruitz. Calais).

En la figura 1 78 se ve una casa en Bruay, no 2 de Auchel. La testa de los pozos protegidos


construida de 1958, justamente encima de la por un "stot" se hundió 40-50 cm y el estribo de
falla de Ruitz que limitaba el deslizamiento. La la izquierda de la viga metálica (integrante del
falla es, más o menos, perpendicular a la fachada. puente) entre 70 y 80 cm. Las explotaciones que
La figura 179 pertenece a una casa de ingenie- se elevaron al borde del "stot" dieron paso a
ros en Marles afectada por hundimientos bastan- extensiones importantes que se tradujeron en el
te débiles (del orden de 1 mm), pero de especta- movimiento relativo del estribo y de la viga, movi-
cular extensión, con dirección principal paralela miento visible con claridad en la fotografía 181 .
a la fachada de la edificación. El hundimiento parcial de una casa se observa
Las figuras 180 y 181 representan el centro en la figura 182.

104
Fig. 180. Centro n.o 2 de la mina Auchel (Estrecho de
Calais). sito en una zona de extensión.

Fig. 182. Colapso parcial de un edificio por senta-


mientos mineros.

-evitar las construcciones demasiado largas o


dividirlas en bloques separados por juntas dimen-
sionadas con largueza y situadas entre dos muros
o paredes rígidas, dotadas además de tapajuntas.
-evitar las bóvedas y especialmente las de fábri-
ca de ladrillo.
Fig. 181. La viga metálica del puente sufrió, a causa -evitar ventanas y huecos de grandes dimen-
del estribo, un notable desplazamiento horizontal. siones.
-crear, en la estructura exterior al terreno, cone-
xiones eficaces que resistan los esfuerzos de trac-
ción. Prestar suma atención a los anclajes y apoyos
Como punto final, la figura 183 nos viene de de los forjados y viguería.
Alemania y enseña el derrumbe de una iglesia -evitar, dentro de lo posible, que la cimentación
por asentamientos mineros. reciba esfuerzos procedentes del pandeo del terre-
Las medidas que se tendrán en consideración no aislándola del suelo de apoyo mediante una
en aquellas zonas, susceptibles de ser afecta- junta horizontal de deslizamiento, solución que
das por movimientos de las minas, dependen proscribe al zampeado general_ a no ser que venga
de la naturaleza de los terrenos y de las condicio- impuesto por determinantes específicos.
nes de explotación. Dentro de los casos más -encadenar la cimentación horizontalmente
comunes es posible adelantar las siguientes re- para hacer frente a los esfuerzos de tracción muy
comendaciones generales : peligrosos, que puedan manifestarse en su plano.

105
Fig. 183. Colapso de una iglesia por sentamientos mineros. Sólo resistió el campanario (izquierda).

-prever afluencia de aguas en las pendientes carreras continuas de elevado momento de iner-
fuertes y dotar de juntas elásticas a los conductos. cia, solución que recibe la denominación de cais-
se aoeufs.
En cuanto al reforza miento vertical de muros y
estructura estimamos que se diferencian dos
casos:

-en el primero, el terreno se hunde con facili-


dad sin formación de hendiduras. Técnicos ale-
manes aconsejan adoptar estructuras armadas
ligeras, susceptibles de sufrir deformaciones sen-
sibles sin romperse. Esta solución parece operati-
va para aquellas construcciones que tengan di-
mensiones importantes en planta.
-en el segundo caso,los terrenos no se defor-
man sin fractura y sin formación de fallas impor-
tantes. Son compatibles con esta clase de terre-
nos los edificios de pequeñas dimensiones en
planta, con muros en sótano que constituyan
auténticas vigas que salven grandes luces o pue-
dan trabajar en voladizo. La infraestructura se Fig. 184. Alemania : gatos de rosca bajo los apoyos
compone de una trama de zapatas y vigas o de un puente en área minera.

106
En casos concretos como iglesias, depósitos
de agua, edificios públicos, monumentos artísti-
cos, si se sospecha la presencia de futuros asen-
tamientos de importancia es muy útil prever, como
hemos señalado reiteradamente, nichos para ga-
tos de rosca que introduzcan las oportunas correc-
ciones. La figura 184 representa un puente en
Alemania, en que los apoyos se elevan por este
sistema. La figura 185 da una visión detallada
del dispositivo.

Conclusión

Los ejemplos que integran este capítulo com-


pendian los problemas que plantea la construc-
ción de edificios encima de cavidades que, aun
sin conocerse a la perfección, son normalmente
previsibles.
Sin embargo, no hemos traído aquí el caso
-felizmente excepcional- de construcciones en
regiones siniestradas por la guerra. Fuera de las
bombas que no han hecho explosión, que requie-
ren idénticas precauciones que las que ofrece el
capítulo 2, en el norte y este de Francia, y en
Champagne, se tropieza con muchas galerías
Fig . 186. Hundimiento parcial de un colegio edifica-
do sobre una antigua trinchera de la guerra de 1914-
1918.

que datan del período de la guerra de trincheras


de los años 1914 a 1918. Estas galerías apenas
se conocen, por la inexistencia de planos o, de lo
contrario, por su pérdida o destrucción.
Huelga recomendar la máxima prudencia al
edificar en semejantes zonas, la investigación en
archivos si los hubiera, la consulta de la historia
local y, ante la duda, practicar reconocimientos
en profundidad.
La figura 186 muestra un hundimiento parcial,
casi cuarenta años después de acabada la obra,
de un colegio de Calais, edificado en 1923 sobre
una antigua zapa de la Gran Guerra. Valga añadir
que, por fortuna, el hundimiento se produjo en
domingo.
El cono de hundimiento tenía un diámetro de
12 m y una profundidad de 5 a 6 m. A modo de
anécdota es curioso que cuando en 1923 se
emprendió la reconstrucción del centro escolar
destruido en 1914, el alcalde, a fin de saber si
Fig. 185. Detalle. podía construirse sobre el terreno sin miedo. se
valió de los servicios de un zahorí.

07
5. Ataque de cimentaciones
por el medio circundante
Las cimentaciones pueden ser objeto de ata- aparcamientos, etc.) por desgracia no garantiza
ques que en un plazo más o menos breve causen ninguna constancia en las condiciones que ro-
su ruina, la naturaleza del ataque depende de los dean al pilotaje; el conjunto de las causas anterio-
materiales que las compongan. A continuación res determina que en París, por ejemplo, el agua
estudiaremos sucesivamente: haya descendido 2 m en sesenta años (en los
treinta últimos se estima en 1,20 m). Cualquier
-cimentaciones de madera: fundamentalmen- pronóstico resulta arriesgado. En cualquier caso
te, los pilotes. es conveniente tratar la madera; el tratamiento
-cimentaciones metálicas: de nuevo el caso preventivo más conocido es la aplicación de creo-
único son los pilotes. sota, sustancia que envenena el alimento favori-
-cimentaciones de hormigón: donde se incluyen to de los hongos. Estadísticas realizadas en Esta-
las cimentaciones superficiales y profundas, am- dos Unidos hacen saber que la duración de un
bas susceptibles de recibir la agresión. pilote adecuadamente tratado puede superar am-
pliamente el centenar de años.
Entre los casos más sobresalientes de des-
trucción de pilotes de madera por putrefacción
Destrucción de pilotes de madera entresacamos el de Grand Palais, en París, y el de
Museo de Grenoble.
En Francia, cada vez es más infrecuente la La porción exterior al suelo puede recibir la
utilización de pilotes de madera en las construc- agresión de insectos (capricornio, termita). Ac-
ciones de nueva planta, razón por la que no insis- tualmente existen excelentes insecticidas de efec-
tiremos demasiado en el tema. Ello no es óbice tos preventivos duraderos.
para dar algunas indicaciones prácticas que pue-
dan ser de utilidad en obras de restauración con
cimentaciones de madera.
La madera enterrada se destruye por culpa de
un hongo que ataca a sus células; el pilote muere
por putrefacción (fig. 187). Adviértase que estos
hongos necesitan para su desarrollo no sólo hu-
medad, sino también aire, a pesar de que el
ataque no se da más que cuando el pilote está
por encima del nivel freático o cuando se trabaja
cerca del mar, en zonas de margas o sobre éstas.
Los pilotes que permanecen inmersos en el agua
no corren ningún peligro; la irregularidad de los
niveles freáticos fruto de bombeos industriales,
drenajes, redes de saneamiento y el estanca-
miento progresivo de las superficies de alimen- Fig. 187. Putrefacción de la parte no sumergida de
tación de las aguas subterráneas (red viaria, los pilotes.

111
de destrucción del metal. La solución está en
incrementar la capa de acero conforme al perío-
do de utilización del edificio y la naturaleza del
terreno y/o del agua que envuelve los pilotes.
Los valores de corrosión que rigen en Estados
Unidos son de 1 mm cada treinta años. En Fran-
cia el D.T.U. 13.2, referente a cimentaciones pro-
fundas, matiza mucho más al señalar que la des-
aparición anual de acero varía de 0,01 a O, 1 mm
según que el medio que circunda los pilotes
tenga agresividad pequeña, media o alta. Los
medios altamente agresivos (terrenos próximos
a fábricas de productos químicos) serán objeto
de estudios especiales.
Fig . 188. Basculamiento de un edificio por destruc-
Cuando los pilotes metálicos se llenen o en-
ción de pilotes por el Teredo nava lis.
vuelvan de hormigón o mortero, los cementos
que se usen resistirán también la agresividad del
medio (por ejemplo, y según los casos: cemento
Señalemos, para acabar, que los pilotes de de fraguado en agua marina, cemento con eleva-
madera empleados en obras marítimas pueden do contenido de escoria CHF, CLK; consúltese
ser destruidos por ciertos moluscos (por ejem- también el apartado siguiente).
plo el Teredo nava!Js). No tenemos conocimiento
de que en Francia se hayan producido siniestros
por esta causa. Remitimos al lector interesado en
la materia al documentado texto noteamericano
Ataque a cimentaciones
del profesor Chellis ya citado.
La figura 188 muestra el hundimiento de un
de hormigón
edificio en San Francisco (California) levantado
sobre pilotes de madera destruidos por la acción El hormigón se descompone por la acción de
del Teredo nava/is. numerosos productos contenidos en las tierras o
disueltos en las aguas; este tipo de ataques no
son raros. En general, y por no emplear el apro-
piado, lo que se descompone es el cemento;
para comenzar pensamos que bien vale traer un
caso curioso de ataque a componentes granu-
Corrosión de pilotes metálicos lares.

Desde hace mucho tiempo, sobre todo en Esta-


dos Unidos, se vienen utilizando perfiles lamina-
dos o soldados metálicos. En Francia se emplean
secciones en H. Posteriormente aparecieron pilo- Ejemplo de ataque a componentes
tes que tienen una camisa tubular exterior por la granulares
que se vierte el hormigón, procedimiento anti-
económico si no se tiene en cuenta la sección del Este caso se presentó en una fábrica de pro-
tubo en cálculo de la carga admisible. En suma, ductos químicos de la región de Lyon. Esta facto-
el tubo desempeña el papel de armadura. La ría producía ácido fluorhídrico a partir de la reac-
validez de este sistema está en función de la ción entre el ácido sulfúrico y la fluorina que,
conservación del metal. Si el pilote permanece como se sabe, es un fluoruro de calcio. De la
sumergido en agua no agresiva no habrá que reacción química resultaba también sulfato de
temer ninguna corrosión; al igual que sucedía cal, producto del que la fábrica no sabía qué
con los pilotes de madera, también aquí se apela hacer y que finalmente empleó como material de
a la prudencia por lo que se refiere a la constan- vertido para rellenar un terreno vecino, parte del
cia del nivel freático. En la zona de terreno por cual se iba a edificar. Por lo tanto, el emplaza-
encima de las aguas subterráneas, o cuando és- miento de la futura construcción se componía
tas sean poco agresivas, es la agresividad del (fig. 189) de lo siguiente: bajo 4 m de sulfato
medio ambiente la que determina la velocidad cálcico se encontraba el terreno natural, 2 m de

112
0,00 m
_,k_

·. ' ·.
- ; ~::
- 4,00 m cavidades relleno

+
_..k
limo poco
permeable
limo

. •
0 . 0 . • o • l arena y grava
- o o o primera fase: segunda fase:
_•. Cl ·O • O• . 1 corrosión del hormigón pandeo de las
o·. ·,, a a· 9
. 6 0° 0°0 ¿ 0 1 armaduras
Nota: para simplificar el dibujo sólo
se representan dos armaduras
en el pilote de la derecha
ESQUEMA DE LA CORROSIÓN DETALLE AMPLIADO

Fig. 189. Pilotes de hormigón atacados por aguas con ácido fluorhídrico, evacuadas a un sumidero demasiado
cercano a la cimentación.

limo poco permeable, material de aluvión del Ataque del cemento por aguas que
Ródano y 15 m de espesor de arenas y gravas. circulan en distintos suelos naturales
Cuando el sulfato se extendió en el terreno se
encontraba en estado anhidro, pero el agua de Entre las aguas agresivas citamos:
lluvia lo disolvió parcialmente; aunque el relleno
englobaba cavidades repartidas irregularmente, -aguas químicamente puras: (por ejemplo, las
se prodigaban en mayor número en la capa de que fluyen en suelos cristalinos: Bretaña, Macizo
limo. Central, aguas que manan en fuentes por el des-
Los pilotes se anclaron en el aluvión después hielo, aguas de lluvia, ... ) disuelven la cal del ce-
de atravesar relleno y limos. El edificio se cons- mento, reduciendo la compacidad y, por consi -
truyó y puso en servicio. Al poco tiempo se hizo guiente, la resistencia. Este problema se salva
un pozo negro donde evacuar las aguas residua- utilizando cementos con poca cal libre: cemen-
les que, cargadas de ácido fluorhídrico, se acu- tos de escoria, cementos puzometalúrgicos, ce-
mularon a la altura del limo poco permeable y, en mentos aluminosos.
un período muy breve, destruyeron por comple- -aguas que hayan circulado por suelos que con-
to el hormigón (el ácido fluorhídrico ataca al tengan sulfatos: sulfato de cal o yeso (aguas sele-
sílice) dejando intactas (se ignora la causa) las nitosas), sulfato magnésico (aguas magnésicas);
armaduras que fueron incapaces de soportar so- las primeras se combinan con uno de los compo-
las el peso de la construcción, doblándose; el nentes del clinker (principal componente, a su
edificio se hundió ligeramente. Su suprimió el vez, del cemento Portland), el aluminato tricálci-
pozo negro y se recalzaron los largueros de ci- co, también conocido por sal de Candlot, sustan-
mentación con va rios pilotes. cia tremendamente expansiva; la formación de
Retomemos de nuevo el tema de la descompo- sal de Candlot en el hormigón provoca tales ten-
sición de cementos por el medio que rodea las siones que determina su rotura. Los sulfatos son
cimentaciones. muy corrientes en Francia (terrenos con yeso) y
en el norte de Africa. Las figuras 190 y 191
muestran la destrucción, siete u ocho meses
después de su ejecución, de basamentos hechos
con cemento Portland a los que accedieron por

113
sucedieron varios casos de destrucción rápida
de cimientos de hormigón por aguas termales
que contenían cantidades disueltas de gas carbó-
nico (con los cementos Portland corrientes se
forman bicarbonatos solubles que arrastran la
cal del cemento) . La utilización de estas aguas en
la fabricación de hormigones es muy peligrosa,
pues desprende burbujas de gas que merman la
compacidad del hormigón y lo hacen menos re-
sistente, favoreciendo así que sea atacado. Aque-
llos casos en que intervengan aguas ácidas se-
rán objeto de análisis, pero, a priori, puede decirse
que los cimientos que los superan con éxito son
los mismos que se recomendaban para las aguas
químicamente puras.

Ataque de cementos por medios agre-


sivos existentes junto a fábricas de
productos químicos

El número de productos químicos que atacan


a los cimientos es muy elevado; sin pretender
ofrecer una relación exhaustiva, mencionaremos:

-algunos ácidos minerales (ácido nítrico, ácido


sulfúrico, etc.);
-la mayoría de los ácidos orgánicos: ácido lácti-
co (habitual en lecherías, queserías, fábricas de
Figs. 190y 191. Perturbaciones en los muros de basa-
mento de un edificio prefabricado por causa de la sal
yogures, porquerizas, curtidurías, etc.), ácido
de candlot. acético (fábricas de vinagre, etc.), ácido fórmico
(industrias químicas, farmaceúticas, etc.), ácido
málico (fábricas de sidra, conservas, ... ).
-varias sales minerales u orgánicas que se utili-
zan como abono (nitrato de amonio) o productos
capilaridad aguas ricas en sulfatos y cloruros. En alimenticios (cloruro sódico).
situaciones análogas debieran emplearse cemen- -los azúcares (las sacarosas fabricadas o utili-
tos con bajo contenido de aluminato tricálcico: zadas en azucareras, plantas de refinación de
cementos de escoria de clinker CLK, cementos azúcar, confiterías).
con elevado contenido de sílice, cementos alu- -los cuerpos grasos: aceites animales, vegeta-
minosos. . les o minerales. Estos productos se manipulan
-aguas que hayan circulado por suelos que con- en numerosísimas industrias (almazara de aceite
tengan cloruros (cloruro sódico, cloruro potási- de oliva, colza, girasol, nuez, etc., pesquerías
co) y las aguas de mar. Se emplearán los cemen- productoras de aceite de ballena o hígado de
tos adecuados a estos medios (su relación se bacalao, industrias farmaceúticas; aceite de rici-
publica anualmente en un boletín del Ministerio no, de lino, glicerina, ... ). Aunque estas sustan-
del Ambiente, Vida y Transportes). cias no sean solubles en el agua de escorrentía,
-aguas ácidas naturales. De las que entresa- sí pueden encontrarse en emulsión y desempe-
camos: ñar un papel muy nocivo.
• aguas que contengan ácidos húmicos (aguas
de turberas); Cada uno de estos productos químicos son un
• aguas con ácido carbónico en disolución. caso particular que debe atenerse a las anterio-
Tuvimos noticia de que en el Macizo Central se res sugerencias.

114
Conclusión al ataque de los hor-
migones

La enumeración de las agresiones de que pue-


de ser objeto el cemento es demostrativa de la
prudencia a que obliga la ejecución de cimenta-
ciones en terrenos que puedan convertirse en
agresivos. Así sucede en la mayoría de las fábri-
cas de productos químicos, que tienden a desem-
barazarse de sus residuos contaminantes por
medios más o menos inconfesables. Cuando se
trata de eliminar residuos líquidos, uno de estos
medios es el pozo negro o sumidero. Por esta
razón, a un cliente de esta naturaleza se le debe
exigir el análisis del terreno y de las aguas; el
suelo puede estar ya contaminado (si se cons-
truye un edificio de nueva planta en una fábrica
existente) y, en todo caso, se recabará informa-
ción acerca de la clase de residuos evacuados en
el terreno. La consulta a un especialista en mate-
ria de cementos permitirá establecer la clase de
áridos y aditivos a utilizar.
La elección de un cemento apto no dispensa
de conseguir un hormigón tan compacto como
sea posible con alta dosificación de cemento.
Cuanto menos poroso sea el hormigón, más
superficial será la agresión.

115
6. Errores de ejecución
La destrucción de las cimentaciones por utiliza- tanto, nosotros nos circunscribiremos a citar al-
ción de un cemento inadecuado ha sido objeto gunos ejemplos.
de estudio en las páginas precedentes.
Fuera del caso anterior y el que resulta de la
falta de precauciones en período de heladas (véa- Primer ejemplo
se pág.) no sabemos prácticamente de otros
daños debidos a defectos de ejecución de cimen- Muestra el hundimiento de un muro heterogé-
taciones superficiales en obras de nueva planta, neo (fig. 192) en un inmueble de París, que se
no así en cuanto a equivocaciones en tareas de recalzó en su parte inferior como paso a la cons-
recalce de cimentaciones existentes que sí die- trucción de un nuevo edificio con dos plantas de
ron lugar a siniestros importantes en número y sótano.
en coste. En una primera fase analizaremos unos
cuantos para, después, pasar revista a varios
defectos de ejecución en materia de cimentacio- Segundo ejemplo
nes profundas.
Caso que sucedió en una gran ciudad de Ale-
mania (fig . 193).
Para la construcción de un edificio de nueva
Insuficiencia o falta de precaucio- planta se tuvo que recalzar la cimentación de
nes en obras de recalce otro que, aunque antiguo, estaba renovado por
entero. Se supone que, por desgracia, no se dejó
alguna banqueta junto a este último y, antes de
A pesar de que actualmente en muchos traba-
iniciar las pertinentes operaciones, la cimenta-
jos de envergadura -y más aún si se trata de
ción existente descendió llevándose consigo par-
realizar varios sótanos junto a edificios existen-
te de la edificación.
tes cuyas cimentaciones estén a inferior pro-
fundidad- se emplean paredes como muro de
contención en sustitución de las tradicionales
Tercer ejemplo
soluciones para recalce, en obras de menor mag-
nitud éstas mantienen su vigencia y constituyen
Este suceso corresponde a la región Ródano-
todavía una operación delicada. La enumeración
Aipes, y tuvo como consecuencia el derrumba-
exhaustiva de las precauciones que han de to-
miento parcial de un edificio existente (figs. 194
marse desborda el ámbito de este texto (conser-
y 195), a lo largo del cual se estaba abriendo la
vación de banquetas de tierra, recalce por par-
excavación de la zanja de cimentación que discu-
tes, apeo insuficiente ... ). Remitimos sencillamente
rría entre 1 y 2 m por debajo de la perteneciente
al lector a la literatura especializada 1 y, mientras
al primer edificio.
1. Y principalmente al capítulo 11, escrito por Robert Se dejaron banquetas sin hacer (figs. 195 y
Bertin, de la obra La Pratique des Sois et Fondations, 197), puntales poco abundantes (figs. 194, 196,
publicada bajo la dirección de Georges Filliat, Editions 197 y 198), las tareas de recalce por partes se
du Moniteur. ejecutaron de forma bastante curiosa, de la que

119
dan una idea las figuras 197 a 199. Los dos
pilares que se ven en la figura 198, entre los
mechina les que actúan de apeo, no son de hormi-
gón, como podía sospecharse, sino de tierra .

Fig. 192. Derrumbe parcial de un muro recalzado.

Fig . 193. Colapso parcial de un edificio existente a lo Figs. 194 y 195. Vistas del hundimiento parcial de un
largo del que se excavó la zanja de cimentación a nivel edificio junto al que se abrió la zanja de cimentación sin
inferior a su cimentación, sin dejar banqueta de seguri- banqueta.
dad para el recalce.

120
Fig. 197. Puntales bajo la zapata existente. pero sin Figs. 198 y 199. Detalle del recalce .
banqueta alguna.

121
Defectos de ejecución penetra la longitud de anclaje adecuada, se llena
progresivamente de hormigón por capas de 20 a
en cimentaciones profundas
50 cm que se compactan. El tubo se iza poco a
poco, según indiquen unas marcas fijas que, en
Al margen de ciertos casos de siniestros, por general, lleva el cable del pilón o el de recupera-
lo demás poco numerosos -pero de elevado ción, con objeto de asegurar la presencia de una
coste-, debidos a la deshonestidad de una ínfi- altura suficiente de hormigón en el mismo (altu-
ma minoría de empresas poco escrupulosas, cabe ra de hormigonado) para que su interior no que-
decir que la mayoría de los defectos en materia de nunca abierto y penetre el agua, o la tierra se
de cimentaciones profundas proceden de erro- desmorone.
res involuntarios por falta de experiencia del per- La edición de abril de 1966, del D.T.U. 13.2,
sonal de algunas empresas constructoras. No relativo a cimentaciones profundas, indicaba que
siempre se llega a situaciones críticas porque las la altura de hormigonado debería ser como míni-
anomalías se pueden descubrir merced a contro- mo el doble del diámetro del tubo; la reciente
les de la ejecución, o ulteriores verificaciones edición de 1978 es más liberal en casi todos los
con métodos de suficiente fiabilidad; no obstan- casos, establece un valor mínimo de medio diá-
te, estas medidas no excluyen que ciertos defec- metro en los pilotes de tubo hincado y hormigón
tos exijan rehacer nuevas cimentaciones cam- compactado, y de un metro para el resto de los
biando su ubicación, agregar pilotes, etc., trabajos casos. Para mayores precisiones consúltese el
que alteran la buena marcha de la obra. D.T.U. 13.2.
Si no se toma esta precaución, se corre el
riesgo de tener bolsas de tierra en el pilote, hor-
migón con exceso de agua por entrada de éstas
Incidencias del hormigonado en seco en el tubo; la figura 201, cortesía de M.H. Cambe-
fort, presidente de la Comisión Técnica de Cimen-
La figura 200 muestra la ejecución de un pilo- taciones del Bureau Securitas (al igual que las
te de tubo hincado y recuperable. Como se sabe, figuras 203, 204, 208, 209 y 215 a 217 se
en cuanto el tubo alcanza la capa resistente y extrajeron de un texto editado hace diez años), 1
representa un pilote del que se separó el hormi-
gón defectuoso rascando ligeramente. Estas zo-
nas en mal estado se debían a la disolución del
hormigón por la circulación de agua y aire proce-
dentes de un uso incorrecto del aire comprimido.
Esto último también es lo culpable de los daños
que revela la figura 202; estas circunstancias se
dieron en una obra que se realizaba en una ciu-
dad del nordeste de Francia.
Por suerte no hubo que lamentar percance
alguno, porque cuando se inició el encepado
pudo advertirse la mala calidad del hormigón. Se
trabajaba con pilotes perforados y con extrac-
ción del tubo por aire comprimido al ejercer pre-
sión en el hormigón fresco que actúa de pistón.
Los pilotes penetraban a través de material de
-- -~~- : ·; Jalt~~d-: - -
relleno que cubría una antigua cimentación a
base de mampostería desligada. Un error en la
~·~·-- ·:·, hormigonado --::__ _
,,
.· ·-..-· - - --· -- " regulación de la presión del aire hizo que los
· -. componentes finos del hormigón (cemento y are-
na) fueran inyectados al terreno, llenando los
huecos entre los mampuestos. En el fuste de los
pilotes sólo quedó la grava sin la menor consis-
correcto incorrecto tencia. La utilización de aire comprimido exige
(excesiva rapidez en grandes precauciones.
la elevación del tubo)

1. Henri Cambefort: Géotechnique de 1'/ngénieur. Re-


Fig. 200. Respetar la altura de hormigonado. connaissance des Sois. Ediciones Eyrolles, 1971.

122
Fig. 201 . Hormigón deslavado por el agua (Documen- Fig . 202. Mal control del aire comprimido con capta-
to: H. Cambefort) . ción de arena y grava en el exterior del pilote.

Fig. 203 . La compactación de un hormigón seco,


vertido desde lo alto, supone la segregación acentuada Fig. 204. Interrupción del hormigonado, claramente
por el trabajo del pilón (Documento: H. Cambefort) . visible (Documento : H. Cambefort).

123
La puesta en obra de hormigón en capas suce- ciones sensibles en el fuste del pilote, que dan
sivas que se compactan requiere que éste sea un paso a esfuerzos que el suelo por sí mismo es
hormigón seco. Pero si el vertido se hace desde incapaz de absorber. La figura 208 parece una
cierta altura hay que temer un alto grado de caricatura, pero reproduce con fidelidad los inci-
segregación, incrementado con la compactación. dentes sucedidos en una obra de un país nórdi-
Así ocurrió en el pilote de la figura 203. Si en co. En esta figura se contempla el aspecto de un
cambio el hormigón no se compacta en el inte- pilote de tubo hincado a través de arcillas limo-
rior del tubo (pilote moldeado e hincado y pilote sas después de una total extracción . Semejante
perforado con tubo) no es tan imperioso que el caso, por fortuna, no acostumbra ser corriente.
hormigón sea tan seco, so pena de favorecer un Otra circunstancia que está lejos de ser excep-
exceso de adherencia con la superficie interior cional es la mala calidad del hormigón de los
del tubo. Por esta razón, la norma D.T.U. 13.2 pilotes. Sólo existe un informe elaborado hace
preconiza para pilotes perforados el empleo de tiempo en que se estudie la resistencia a rotura
hormigones de consistencia plástica (descenso en probetas de ensayo y resistencia del hormi-
mínimo en el cono de Abrams de 14 cm, o, gón en obra tomada a partir de los pilotes. Se
preferiblemente, 18 cm). pecaría de ilusos al querer establecer los esfuer-
El uso de un hormigón demasiado seco y la zos admisibles del hormigón en el pilote en fun-
extracción brusca del tubo determinaron los da- ción de los resultados de ensayos en cubos o
ños que registró una obra en la zona de Toulouse cilindros. La figura 209 enseña el estado de un
a base de pilotes perforados de gran diámetro: pilote aplastado al entrar en carga; su ruina se
acusada discontinuidad en el fuste (fig . 204) o produjo cuando la carga (calculada según la sec-
cavidades importantes en el hormigón (figs. 205, ción teórica) llegó a 80 kg/ cm 2 •
206, 207). En estas tres últimas ilustraciones se Cuando se compara este valor con el que mar-
observan perfectamente los fragmentos superfi- ca la norma D.T.U . 13.2 para hormigonado en
ciales que se arrancaron al extraer el tubo. lugar seco, cabe preguntarse qué sucedería si el
En los terrenos muy blandos la compactación hormigón fuera de mala calidad y el fuste osten-
excesivamente violenta puede originar deforma- tara estrangulamientos locales. Tales considera-

Fig. 205. Desgajes y discontinuidades en el fuste de Fig. 206 . Reducción importante de sección en el hor-
hormigón de un pilote perforado. migón de un pilote perforado.

124
Fig. 207. Nidos de cantos y huecos importantes en el
fuste de un pilote perforado.

Fig. 208. Curioso perfil de un pilote de tubo hincado


a través de arcillas con limo (Documento: H. Cambefort).

ciones deben incitar a las empresas a vigilar la


categoría del personal y, al resto, a no escoger
más que a empresas cualificadas.
Los daños que sufrió un importante conjunto
de viviendas en la región sudoeste provinieron
de la mala ejecución de los pilotes. La cimenta-
ción se componía de pilotes de tipos distintos
que se apoyaban en una capa de grava de cerca
de 1 6 m de profundidad. Desde su finalización
los edificios empezaron a acusar asientos irregu-
lares que se reflejaron en desplomes y fisuras en
la estructura. La figura 21 O hace ver a uno de
estos edificios durante los trabajos de refuerzo.
Con toda nitidez se advierte la abertura de la
junta de dilatación. El desplome se aprecia mejor
en la figura 211 . Los trabajos de consolidación
se resolvieron con pilotes hundidos por gato a
rosca, formados por elementos prefabricados de
80 cm de longitud (fig . 212).
En las figuras 213 y 214 se distingue el estribo
de apoyo de los nuevos largueros (jácenas) de
cimentación y la sujeción provisional en las alas
del mismo. Una vez que se realizó la sujeción y
apoyo definitivos, se aparta el gato y se rellenan
de hormigón los alveolos donde se alojaba . A la
izquierda de la figura 214 se reconoce el antiguo Fig . 209. Pilote de prueba arruinado al entrar en car-
pilote. ga (Documento : H. Cambefort) .

125
Fig. 21 O. Desplome de edificio sobre pilotes : junta de
dilatación abierta (Documento : Soletanche) .

'

- Fig. 211. Detalle ampliado de la abertura de la junta


de dilatación (Documento: Soletanche).

_,¡ ,.¡ ,. ,m-.,.,. .~ · · ·,.., ' "'~ 1


'"'"""

1
1
1
1

-:-pilote
abrazadera existente
1

Fig . 214. Detalle del recalce por pilotes a gato a rosca.


Izquierda : el antiguo pilote (Documento: Soletanche).

pilote
1 1
Fig . 212. Sistema de recalce (Documento : Soletan-
- - - - ..L....L
che).

126
Incidencias del hormigonado económicos; el saneamiento del fondo de los
bajo el agua pozos lleva al empleo de un equipo muy especiali-
zado. Si no fuera posible, es aconsejable cam-
En cada uno de los casos precedentes hemos biar el método de ejecución de la cimentación .
dado por sentado que se hormigonaba en lugar
seco, es decir, que no era posible la mínima
entrada de agua en el tubo durante el proceso de
vertido. Esta situación se plantea cuando en el
terreno no hay agua y si la boca del tubo está
cerrada de forma estanca, como así sucede en Incidencias del hormigonado bajo
ciertos tipos de puntas o en pilotes cuya base es lodo de perforación
un tapón de hormigón comprimido. De cualquier
manera, la empresa constructora debe verificar, Se recurre a la técnica de la perforación en
antes del hormígonado, sí hay presencia de agua lodo que, recordemos, consiste en que la tierra
y, durante el proceso de pilotaje, sí es preciso se mantiene a lo largo de las paredes de la perfo-
respetar la altura de hormígonado. ración no gracias a un tubo, sino a la aplicación
La penetración del tubo de los pilotes perfora- de un líquido tixotrópico de densidad entre 1,05
dos y de algunos tipos de pilote hincado en un y 1,2, obtenido al dispersar bentonita en el agua.
terreno inmerso en agua provoca necesariamen- Este procedimiento se puso en práctica por vez
te la subida de ésta por el tubo, circunstancia primera en Francia por el año 1955 (pared mol-
que impone el hormigonado bajo el agua. El deada en la presa de Serre-Ponc;:on), está puesto
procedimiento que consiste en verter sin nin- al día y es una técnica muy segura, con tal que la
gún cuidado el hormigón en el interior del tubo empresa que la ponga en juego tenga total domi-
desde lo alto está condenado a desaparecer por nio de la misma y posea el equipo apropiado.
comportar la dilución del hormigón. Principal causante de accidentes es equivocar
Un hormigón demasiado seco no se comporta la elección del lodo cuya viscosidad ha de oscilar
satisfactoriamente en contacto con el agua; es entre dos valores límite; por debajo del límite
preferible utilizar uno de consistencia plástica. El inferior, el lodo no es apto para desarrollar su
hormigonado puede hacerse con cuba de fondo labor de contención provisional; por encima de
practicable o, mejor, con tubo sumergido. No cierta densidad, será excesivamente rígido, no
insistiremos sobre las precauciones que estos ascenderá a medida que progrese el hormigona-
procedimientos requieren, baste con remitir al do y existe el peligro de que se formen bolsas de
lector a la norma D.T.U. 1-3.2. lodo y, por consiguiente, discontinuidades en el
En todo caso, y antes de dar por concluido este hormigonado (figs. 215 y 216). El hueco enorme
apartado, querríamos destacar los numerosos que aparece en la figura 216 recuerda a la jaula
accidentes que se producen en la ejecución de de los leones y prueba fehacientemente que la
pozos perforados, más allá del nivel freático, empresa constructora no dominaba demasiado
cuando son perforados con ayuda de cuchara la técnica ...
extractora y cuando el terreno de apoyo es de La figura 217 representa la punta superior de
materiales que, en seco, tienen prácticamente la un conjunto de pilotes perforados en el lodo. El
coherencia de la roca, pero que al romperlos los falso cake (denominación que recibe el depósito
dientes de la cuchara y diluidos por el agua subte- de lodo que rodea las armaduras) no recibió el
rránea se convierten en lodo. Entre esta clase de empuje del hormigón. El defecto es total y abso-
terrenos están ciertos tipos de arcillas o margas luto. En cuanto a la figura 218, se trata de un
muy compactas, propias de las orillas de la cuen- muro moldeado (podría decirse, con mayor acier-
ca parisina y algunos esquistos del Macizo to, masacrado) ejecutado por una empresa que
Central. debutaba en esta clase de trabajos.
Los residuos de estos suelos así reblandeci- Esta serie de ilustraciones, tomadas al azar
dos no pueden extraerse con la cuchara y en la entre las más sorprendentes, no tienen el propó-
base de la perforación forman una capa altamen- sito de poner en entredicho un procedimiento
te compresible difícil de eliminar. El vertido del que, repetimos, tiene probada eficacia y seguri-
hormigón en el pozo, incluso con tubo sumergi- dad; tan sólo deberían animar a que trabajos de
do, sin mediar saneamiento, expone a que en el esta naturaleza se encargaran a empresas cualifi-
fondo se mantenga un lecho de lodo que, con cadas, sin basarse sólo en criterios económicos.
casi absoluta certeza, será la clave de ulteriores Esta opinión no es únicamente aplicable a las
asentamientos. Los remedios ni son sencillos ni perforaciones en lodo ...

127
Fig. 21 5. Mala ejecución en un pilote perforado en el Fig. 216. Esta cavidad recuerda a la jaula de los leones.
lodo : la sección del hormigón se reduce notablemente.

Fig . 217. Parte superior de una agrupación de pilotes


ejecutados en el lodo de perforación (Documento : H.
Cambefort).

Fig . 218. Pared moldeada en el lodo de perforación


por una empresa que debutaba en esta clase de trabajo.
Incidencia varias

Este apartado congrega varios defectos de


ejecución imposibles de clasificar mediante una de un pilote o un tubo próximo. Este hecho pue-
denominación unitaria. Primeramente veamos de darse en suelos relativamente plásticos y satu-
dos casos en que se combinan los defectos de rados, donde el hincado genera un movimiento
ejecución y los errores de concepto. ascendente análogo al que produce la caída de
Con el estudio de los informes se llega a com- un cuerpo en el agua.
probar que los defectos que aquejan a muchos La elevación del terreno donde se hincan los
pilotes recién ejecutados proceden del hincado pilotes o los tubos puede:

128
-levantar el pilote en su totalidad si éste tiene
suficiente resistencia (pilote prefabricado o pilo-
te armado, moldeado y ya endurecido) ;
-provocar el estiramiento, o sea la rotura de la
columna de hormigón si estuviera aún fresco.

Convendrá, pues, vigilar atentamente la nivela-


ción de las cabezas de pilotes. En el primer caso
será preciso repetir el proceso de hincado.
Y en cuanto al segundo, la única medida pre-
cautoria es fijar un orden de hincado que se funde
en la siguiente regla: una agrupación de pilotes se
hinca partiendo del centro para terminar en los
bordes, nunca a la inversa.
El segundo caso atiende con preferencia a un
singular tipo de pilotes en que el hormigonado
se hace dentro de una "camisa" de hormigón
dilatado por presión contra el terreno. Es eviden-
te que algunas capas del terreno que se atravie-
sa presentarán resistencia a tal dilatación y es
pecar de optimista confiar en la constancia de la
sección del pilote así realizado . La figura 219 se
obtuvo en una obra de la región parisina en condi-
ciones de ejecución no muy desfavorables, pues
se tenían que hacer dos pilotes de 5 m de longi-
tud media, atravesando en su recorrido un metro
de relleno arenoso, 3 m de arcilla arenosa y
finalmente anclarlos en arenas y gravas. Un pilo-
Fig. 219. El perfil real de este pilote ''dilatado" está
te de prueba, al entrar en carga, experimentó un lejos de corresponder al de proyecto.
descenso tan brutal que se optó por quitar unos
cuantos, tarea que se detuvo a la cota -2,50 m
por la presencia de las aguas subterráneas, pero
gracias a esto se pudo observar que muchos de
diámetro teórico: 36 cm
estos pilotes presentaban un estrechamiento
considerable a una profundidad comprend ida 39 c m 0,00 m 38 cm
entre 1 y 2m.
El informe del proceso subraya que antes de
hormigonar el alma del pilote se hizo una inspec-
ción ocular del interior de la "camisa" : es inme-
diato plantearse qué hubiera ocurrido si la longi-
tud de ésta fuera de 1O m. La figura 220 es una
sección en dos direcciones perpendiculares de
uno de los pilotes extraídos. Conforme a los infor-
mes que pudimos conseguir, el coste de los tra-
bajos de reparación habría sobrepasado al inicial
del pilotaje.
Dentro de esta categoría de siniestro traemos
un último ejemplo, en el que domina el carácter
anecdótico más que el general, y si lo citamos es
para revelar hasta qué extremo puede llegar la
imaginación del personal de algunas empresas 20 cm - 2 ,50 m 25 cm
constructoras. Para evitar que se nos acuse de afluencias de agua
inventar el caso diremos que sucedió en 1959,
en el norte de Francia. Las causas del siniestro
eran tan inesperadas que los expertos pasaron Fig . 220. Sección por el pilote de la fotografía 219,
tres años interrogándose sobre las mismas. en dos direcciones perpendiculares.

129
- LOGEAIS
aprox. + 1 0,90 m
losa de 12 cm ;-

~a
desplome, 4 cm
(detenido por
el soporte en
de 35 x 50 cm
un edificio
SECCIÓN (AUMENTADA) BB, vecino)
POR LA ZAPATA cuba metálica
de 100m3
(0=4,00 m)
SECCIÓN AA
pilotes hincados, 30 x 30 cm

jácena
de 35 x 50 cm

A A

losa circular
0 5, 70 m, e = 12 cm
relleno -

pilotes hincados
--- terreno
;;-- .. - - - blando
de 30 x 30 cm
VOLUMEN VISTO L = aprox. 6,00 m
DESDE ABAJO aprox. -5,40 m
- ,,

Fig. 221 . Siniestro por falta de unión entre la obra y los pilotes (!) y falta de coordinación entre empresas
participantes.

Los hechos fueron como sigue: correspondía a una penetración de 1,50 m en las
La cuestión era asentar convenientemente en arenas y gravas, y los rechazos que se obten ían
una fábrica tres cubas cilíndricas idénticas, de permitían contar con una capacidad portante de
1 O m de altura, 4 m de diámetro y 100 m 3 de 80 Tn, teniendo presente el coeficiente de seguri-
capacidad (fig. 221 ). Los sondeos previos indica- dad que pecaba por exceso.
ron la existencia de una capa de poco más de 5 m Una de las tres cubas, justo al entrar en carga,
de suelo no coherente, después un banco de exhibió un desplome de 4 cm y no cayó porque
arena y grava de 3,1 O m de espesor y bajo éste, vino a apoyarse en un forjado próximo ; el dado
unas margas compactas. Se decidió que el sopor- de hormigón se asentó 1 o 2 cm. Todo el mundo
te que recibía la cuba descansara en un dado se perdía en conjeturas que justificaran el desplo-
macizo de hormigón armado, compuesto por me; muchos edificios vecinos tenían la misma
jácenas unidas superiormente por una losa de clase de cimentación sin que sufrieran perturba-
12 cm de canto (fig . 221, sección BB); esta zapa- ción alguna . Se avanzó la hipótesis de un asenta-
ta descansaría en siete pilotes prefabricados de miento de los pilotes, consecuencia de la priva-
hormigón armado, sección cuadrada de 30 cm ción de los componentes finos de las arenas y
de lado, hincados y anclados en las arenas y gravas arrebatados por una corriente de agua ...
gravas. Este proyecto se puso en práctica ; se hasta que se hizo un sondeo bajo el dado y mostró
hincaron los pilotes; su longit ud, muy regular, que éste no descansaba sobre la cabeza de los

130
pilotes, lo hacía en una capa de relleno a manera Conclusión
de colchón comprensible que los cubría. ¿Ha-
bían oído acaso los constructores que las cubas
debían descansar sobre un lecho de arena? Se Para finalizar este capítulo sobre los errores de
tuvo que levantar la cuba, demoler el lado y la ejecución, nada mejor que tomar prestadas de
zapata, y reconstruir la obra ligándola directa- Henri Cambefort unas cuantas frases extraídas
mente a los pilotes. de la obra ya citada que apuntan expresamente a
Este ejemplo tiene el mérito de enseñar que no los pilotes o pozos moldeados en el terreno.
basta con concebir cimentaciones profundas téc-
nicamente irreprochables y ejecutarlas a la per- "Los defectos pueden deberse a las siguientes
fección. Es preciso tener garantía de que las causas:
uniones se han previsto para transmitir eficaz- -mala adaptación del procedimiento de hormi-
mente a los pilotes todos los esfuerzos que ven- gonado,·
gan de la estructura. Esto implica la buena coordi- -empleo de hormigón susceptible de dar bue-
nación entre las distintas empresas comprome- nas resistencias, pero de mala puesta en obra,·
tidas en la obra, pues, contrariamente a lo que -por último, dificultades de ejecución que se
ocurre en las cimentaciones superficiales, quien escamotean para ir deprisa, y no perder dinero en
dirige la obra no ·es el mismo que realiza las un contrato mezquino."
cimentaciones profundas. Es indudable que de "Frecuentemente este último motivo es el fun-
haber existido la coordinación necesaria y, espe- damental. Alarma comprobar que en ocasiones
cialmente, de existir una planificación precisa sólo depende del contratista que cree economi-
conocida por el personal correspondiente, este zar pagando exigua mente trabajos en los que el
suceso no hubiera tenido lugar. control exige el perfecto conocimiento de un
oficio poco excepcional."
"No se acierta al opinar que los defectos sean
cosa usual. Lo que hacen es desacreditar proce-
Pozos perforados de poca dimientos que tienen positivo valor. En contra-
profundidad partida, gran cantidad de cimentaciones bien
hechas prueba que, a pesar de los obstáculos,
todavía hay equipos, desde el ingeniero hasta el
Todo lo antedicho se refiere en concreto a los
obrero, con dominio de su oficio, en los que se
pilotes o pozos perforados. La realización de
puede confiar. Lo esencial es elegir bien."
pozos de gran diámetro y poca profundidad (3 a
4 m) es trabajo que se atreven a hacer empresas
no especializadas, empresas constructoras tradi-
cionales, con una pala con cuchara que, cuando
se supone ha alcanzado el terreno idóneo, detie-
ne su labor y se pasa a rellenar el pozo con
hormigón en masa. Esta operación realizada en
terreno seco y características favorables no tiene
nada de censurable, a condición de reforzar, aun-
que sea ligeramente, el metro superior para evi-
tar descensos accidentales; pero si el terreno no
es coherente y además la parte final de la perfora-
ción se efectúa bajo el agua, se corre el peligro
de verter el hormigón encima de la capa de tierra
o lodo que cubre el fondo de la excavación. En
este último caso la empresa constructora entuba-
rá o reforzará el agujero a medida que descienda
la pala extractora y practicará un saneamiento
del fondo antes de hormigonar.

131
7. Causas varias
Hemos traído a este capítulo tipos de daños
que no logramos clasificar en categorías especí-
muro de ladrillo
ficas: cota inicial ~ macizo sin cimentación.
del terreno
-sea porque no son trabajos de cimentación
propiamente dichos: sería el caso de explanacio-
-_l_--- __ ~--'. .~.......-r:J
nes a lo largo de cimentaciones existentes (aje-
nas a los trabajos de recalce estudiados en el
cap. 6); berma
-sea por constituir casos especiales con parti-
150
cipación de causas múltiples.

cota de
explanación

Explanaciones inmoderadas a lo
largo de cimentaciones existentes

A excepción de si los suelos son de roca en Fig. 222. Explanación inmoderada a lo largo del muro
buen estado, la ejecución de excavaciones a ni- de un edificio.
vel inferior del que tenga la cimentación de un
edificio vecino sin las pertinentes precauciones
siempre es arriesgado. En la mayoría de los ca- macizo descansaba directamente en el terreno
sos estas excavaciones inmoderadas inducen el de arena arcillosa, a unos 50 cm por debajo del
hundimiento parcial o total de la construcción terreno natural (fig. 222); la excavación aún llega-
cuya cimentación se descalza. Ofrecemos a con- ba a un metro más de profundidad. Parte del
tinuación tres ejemplos. hotel se hundió (fig. 223).
Tenemos noticia de muchos casos como el
precedente; la figura 224 muestra uno en Lan-
Primer ejemplo guedoc que se tradujo en el hundimiento parcial
del edificio, al iniciarse las obras de una clínica.
Este caso se dio en Normandía. Una empresa
constructora debía levantar un edificio de nueva
planta junto a un hotel. Atribuyendo a las cimen- Segundo ejemplo
taciones de este último igual profundidad que
las del futuro inmueble, no se creyó necesario Tuvo lugar en la zona oriental francesa, junto a
verificar en toda la longitud del hotel una banque- las Ardenas.
ta o berma de 0,30 m. En realidad, el muro del Una familia adquirió un viejo y destartalado
hotel carecía de cimientos; la fábrica de ladrillo edificio en piedra, antigua granja, con el propósi-

135
Fig. 223 . Colapso parcial de un hotel por excavación inmoderada.

to de restaurarlo y convertirlo en vivienda . Se Este ejemplo es un recuerdo personal, pues


arreglaron los muros y la cubierta, sólo restaba el tuvimos que intervenir como expertos judiciales
acondicionamiento interior y el suministro de por solicitud del Prefecto del Departamento. El
agua. El fontanero anunció su visita para hacer la castillo es una construcción de 12 x 55 m, flan-
instalación y el propietario, aficionado a la cons- queada por dos alas de 1O x 1Om (fig . 226), re-
trucción en sus horas libres, excavó una zanja suelto en planta baja y dos plantas tipo, además
que corría junto al muro de fachada para el paso de dos sótanos que coinciden con la totalidad de
de conducciones. Lo que sigue es fácil de adivi- la superficie ocupada, pero sobrepasándola por
nar: el muro se hundió (fig. 225) llevándose con - ambos extremos en una docena de metros. La
sigo la cubierta y afectando a los edificios próxi- estructura sustentante, algo complicada, está for-
mos. Se tuvo que desembarazar la calzada repleta mada por gruesos muros de piedra que se apoyan
de escombros. en bóvedas de ladrillo del sótano (fig . 227). Las
bóvedas del segundo sótano tienen sus ejes pa-
ralelos al lado mayor del edificio, mientras que
Tercer ejemplo las que existen en parte del primer sótano los
tienen perpendiculares a los primeros, compor-
Este último caso sucedió en la Champagne, en tando estados de cargas nada sencillos. Los mu-
el interior de un castillo del siglo XVIII, comprado ros del sótano están cimentados sobre una arci-
por el mun icipio para hacer un establecimiento lla compacta, de poco contenido acuoso.
sanitario. El mismo castillo también debía funcio- La obra incluía también el acondicionamiento
nar como edificio administrativo; los enfermos del castillo y la construcción de la instalación de
serían atendidos en unos pabellones de nueva calefacción, en parte enterrada, junto al mismo,
planta que se construirían dentro del extenso pero ubicada en el lado opuesto a los pabellones
parque. (fig. 226) . Por esta razón se previó que el conduc-

136
Fig. 224. Hundimiento de un edificio por imprudente Fig . 225. Hundimiento de un edificio por abertura, a
abertura de la zanja de cimentación en la propiedad lo largo de sus muros, de una zanja de traída de aguas.
colindante.

ámbito del sótano

ámbito de la planta baja

55 m j
conducto de fluidos

hacia los
...--
-- --
:::::..- --- -- ----------t. ------ ----
·- -:::: calefacción
E
(\J
pabellones (\J

12m 10m 10m

Fig. 226. Planta esquemática y dimensiones aproximadas del castillo.

137
Poco después de entrar en servicio la instala-
ción de calefacción aparecieron unas grietas en
los pies derechos de las bóvedas que encuadran
la galería en el segundo sótano. Como las grie-
tas, unas oblicuas, otras horizontales, aumenta-
ban de amplitud, el director-médico empezó a
inquietarse. A título oficiosos se llamó a consulta
a un experto; declaró que las figuras no revestían
gravedad, que se debían a asientos normales por
desecación de la arcilla que había a ambos lados
de la galería. Esta arcilla no podía deshidratarse
más que por el calor sofocante que reinaba en el
Fig. 227 . Sección esquemática del sótano y la cimen - mal ventilado conducto; sin embargo, esta con-
tación del castillo. clusión nos pareció poco plausible.
Después de solicitar un sondeo al pie de la
cimentación, nos fue posible comprobar que ésta
to que albergaría las distintas canalizaciones de no descendía más allá del suelo del sótano (fig.
fluidos a los pabellones atravesaría por entero el 228), es decir, que había quedado descalzada un
castillo por debajo del nivel del segundo sótano. promedio de 1,70 m por los trabajos de excava -
Este conducto se representa a trazos disconti- ción de la galería.
nuos en la figura 226 y en la sección de la figura Una visita a esta última posibilitó el examen de
227; en su recorrido forma una galería de 1,30 sus muros laterales; estaban provistos de una
m de anchura interior y una altura que varía entre delgada capa de hormigón de mala calidad, ar-
1,60 y 1,85 m. La figura 228 nos da un detalle de mado simbólicamente con una malla soldada; en
estas características. El techo del conducto, al definitiva, desempeñaban verdaderamente más
mismo tiempo suelo del pasillo del segundo sóta- un papel de acabado que de muro sustentante,
no, es de hormigón armado de 20 cm de grueso; muros que, además, no estaban anclados por su
en toda la longitud del pasillo hay repartidas base. En estas condiciones era previsible una
bocas de acceso. En los muros laterales del con - catástrofe a plazo más o menos breve: bastaba
ducto se empotraron perfiles metálicos que hicie- un escape en las tuberías, calorífugas, pero difí-
ron de soporte a la instalación de agua cal iente y cilmente visitables, para que la arcilla de cimenta-
vapor de agua a baja presión. Estas tuberías son ción perdiera su cohesión, haciendo presumible
calorífugas, pero en el interior de la galería no el hundimiento. La galería se apuntaló urgente-
hay suficiente espacio para desplazarse cómo- mente, tarea ardua por culpa de las tuberías.
damente. El asunto se llevó a los tribunales ; el colectivo
de expertos designado coincidieron en seguida
en la necesidad de una obra de recalce de las
cimentaciones.
Tras el cómico intermedio que representó la
venida de un famoso experto designado por una
de las partes, el cual sugirió, para evitar los gas-
tos de un recalce, mantener el empuje de la
sótano
cimentación mediante una red de pilotes hinca-
dos (basta observar en la figura 228 las dimen-
pas illo
siones del pasillo para percatarse del realismo
de semejante propuesta), finalmente, el tribunal
delgado 130 ordenó la obra del recalce, cosa que se hizo sin
pa ramen- ~---i----~1-"!-:..,:--'-""---"tl dilación a cargo de una empresa especializada
tod~ hor- J o
de gran experiencia, bajo una rigurosa vigilancia
m1gon reca lce ~ recalce
1 , ~galería y con planos de ejecución muy detallados. Los
1 j 1
1 ' 1 trabajos fueron sumamente delicados, con una
L----- ----L--t-- - - -~- ---- - -~ larga duración (a pesar del ritmo impuesto), pero
losa de horm igón armado
se logró salvar el edificio y evitar una catástrofe
que podría haber sido mortal, a tenor del número
Fig. 228. Sección del segundo sótano, galería y recal- de personas que lo ocupaban.
ces. El trazo discontinuo delimita las zonas de recalce.

138
,__ _ _ _.....,. +_J:
16,10 m

BASCULAMIENTO
DE UN SILO

0,00 m
tierra vegetal
arcilla

arcilla
y cantos

marga
arcillosa

grava
arcillosa
grava
sección tran sversal sección longitudinal

Fig . 229 . Siniestro de un silo para cereales a causa fundamentalmente del pandeo de pilares.

Caso particular de cimentaciones


inadecuadas:
hundimiento de un silo

Este siniestro, sucedido en un municipio del


sudoeste del Macizo Central, afectó tan grave-
mente a un silo -construido veintidos años antes-
que no hubo más remedio que ordenar su demo-
Fig. 230. Planta de las células. La numeración indica
lición .
los puntos de apoyo. Los pilares 1, 2, 3 del hastial
Este ejemplo ilustra perfectamente el caso de
oeste se hundieron 3 m.
elección equivocada en materia de cimentación .
Aunque no se trata de un vicio del terreno ni del
fallo de una zapata, somos de la opinión que se el fondo de pozos excavados a profundidad muy
podría haber soslayado la adopción de cimenta- grande.
ciones profundas. A fin de liberar de toda ambi- El silo en cuestión, del que la figura 229 ofrece
güedad el término "cimentaciones profundas", las secciones transversal y longitudinal, tenía
pensamos que es aplicable a toda zapata realiza- planta en forma rectangular de 8,50 x 18,50 m.
da -como fue el caso del ejemplo que sigue- en Disponía de una torre de trabajo, ocho células de

139
Fig. 232. El extremo oeste del silo se apoyó en el
terreno.

Fig . 231 . Vista del pilar P2 del extremo, hundido.

hormigón armado capaces para 8000 quintales


de cereal (fig. 230), las paredes exteriores de las
células estaban revestidas de ladrillo macizo de
11 cm de grueso. Habida cuenta de las caracte-
Fig. 233 . Vista general del silo inclinado (desnivel de
rísticas del suelo se decidió cimentar el silo con
3m).
zapatas aisladas sobre una capa de arena a
- 10.40 m de profundidad .
Se excavaron 17 pozos con dimensiones que
correspondían a las que tendrían las zapatas; que el silo se volcara; el basculamiento del has-
concluidas éstas, se procedió al hormigonado de tia! oeste se detuvo al apoyarse el zuncho en el
los pilares. Tras desencofrarlos se realizó el relle- terreno (fig. 232), mientras el hastial este, hundi-
no del hueco anular. Los pilares quedaban liga- do sólo 40 cm, seguía descansando en los pila-
dos por medio de tirantes. La zanja superior a res. La estructura exterior, sin deformarse, asu-
estos tirantes también se rellenó para que la mió una inclinación importante (fig. 233).
plataforma resultante sirviera de andén. Una pla- En este siniestro concurrieron diferentes cau-
ca de hormigón armado apoyada en los pilares sas, pero la fundamental fue el pandeo de los
exteriores hacía las veces de muro de contención pilotes. En efecto, estos sufrían considerables
del relleno. esfuerzos a flexión en la zona de los tirantes,
El accidente se produjo una tarde de agosto, deformados por el peso del relleno y la sobrecar-
con el silo a mitad de su capacidad: los pilares 1, ga de los sacos de trigo depositados en el andén;
2 y 3 del hastial oeste (fig. 230) se hundieron en por si fuera poco, los pilares exteriores recibían
el espacio de algunos minutos. La figura 231 los empujes de parte de la placa de contención
muestra el pilar P2 después de su caída. Todos del andén que en ellos se apoyaba; la armadura
los pilares se fueron rompiendo poco a poco sin de los pilares era de sección insuficiente y pare-

140
ce ser que algunas presentaban los efectos de la
corrosión por la aparente mediocridad del hor-
migón.
De nuevo este ejemplo pone de manifiesto la
influencia nefasta de los rellenos que desencade-
narán el pandeo de los pilares, fenómeno que el
terreno -también de relleno- que envolvía los
apoyos no podía contrarrestar. Una cimentación
por pozos o pilotes, suponiendo la incoveniencia
de un zampeado, hubiera evitado el hundimiento.

141
Conclusión

Acabamos de revisar los casos de patología reunidos en el examen de nuestros archivos; no


pretendemos haber traído aquí todas las causas de siniestros posibles, pero sí creemos haber definido
las más corrientes .
De este análisis se pueden extraer algunas conclusiones:

1) En casi todos los casos, la mecánica del suelo no tiene responsabilidad ; los conocimien-
tos actuales son suficientes para prevenir la mayoría de los siniestros.
Particularmente, los cálculos de la capacidad portante y de los asentamientos -a pesar de la
imprecisión que afecta a estos últimos- están al alcance de muchos usuarios, su aproximación es
satisfactoria para evitar la mayor parte de los errores, a condición de que estos cálculos surjan de
datos geotécnicos fiables.
2) La ignorancia es fuente de la mayoría de los siniestros, así como el desconocimiento de las
propiedades esenciales del comportamiento de los suelos que, si se asientan, es porque se cargan por
cimentaciones o rellenos, y si se deslizan es debido a que el agua modifica sus características. Sin
embargo, dado que estos siniestros son fruto de un exiguo número de causas bien definidas, su
prevención tendría que verse favorecida por la formación y la información.
3) Lo antedicho inclina a formular que los daños vienen de errores de concepto, sea cual
fuere la magnitud de los mismos; lo que es insólito es no rodearse de consejeros cuando se es un
ignorante. Muchos siniestros no se hubieran producido si desde las fases iniciales de la obra se
hubiese consultado a un geotécnico preparado que indicara la clase y el lugar donde emprender
investigaciones y reconocimientos .
4) No nos cansaremos de repetir que no es posible enfrentarse a un problema de suelos sin
evocar la interacción terreno-estructura. En esta lucha de influencia en que el suelo se opone a la obra,
el más débil se somete a la ley del otro.

Y, puesto que se trata de poner fin a este texto, no querríamos terminar sin efectuar dos
constataciones, a pesar de todo optimistas.

- Los daños en las cimentaciones son ahora menos numerosos que hace diez años, indicio
de que el dominio de las ideas correctas progresa con lentitud, pero con seguridad.
-Afortunadamente, cada vez que se construye un edificio no se produce un siniestro, pues si
el hecho de construir no importa dónde ni cómo, constituye el modo más firme de alimentar la rúbrica
patológica, por el contrario, la mayoría de los errores se podrían soslayar ateniéndose a unas pocas
reglas, por lo demás bastante sencillas.

143
En la práctica de las cimentaciones y, En la misma colección
en general, en la mecánica de suelos, la
teoría no debe dejar en el olvido los condi- EdwardAIIen Cómo funciona un edificio
cionantes de la realización. El libro de Louis Principios elementales
Logeais es una confirmación oportuna para
quien quiere olvidarlo; de manera didáctica H. J. Eldridge Defectos comunes
se sirve de una serie de incidentes y catás-
trofes escogidos entre los que trató el Bu- Denis R. Harper Diseño, obra y uso
reau Securitas para extraer 2000 acciden-
Bruce Martín Las juntas en los edificios
tes en cimentaciones. El resultado es apa-
sionante y nos brinda al menos dos ense- John Trill El caso de la esquina
ñanzas. Jack T. Bowyer rota y otros problemas
- En primer lugar, vemos que todos constructivos.
los accidentes son imprevisibles y son una
Una aproximación científica
lección de modestia para quien proyecta. a la patología.
Lo más importante en la prevención de
estas situaciones fue, en numerosos casos,
el disponer de un buen estudio geotécnico
en forma de esquema descriptivo del pro-
blema que suscita al constructor toda ci-
mentación.
El cálculo es la última y necesaria justi-
ficación del proyecto.
-En segundo lugar, el estudio de
estos casos enseña que la realidad es com-
pleja, no se deja insertar en categorías sim-
ples.
Un curso de Mecánica del Suelo permi-
te tratar diferentes materias capítulo a capí-
tulo: infiltraciones, muros de contención, ci-
mentaciones, asientos, etc. Los casos que
se mencionan se sitúan en la frontera de
distintas clasificaciones y muestran la nece-
sidad de mantener el espíritu alerta y pen-
sar que un «bello accidente>> es siempre
algo interdisciplinar.

Editorial Gustavo Glli, S.A.


Rosselón, 87-89- Barcelona-29

También podría gustarte