Está en la página 1de 12

LA INHIBITORIA INMOTIVADA EN SEDE ADMINSTRATIVA

Tendencia o carente análisis?


Marcelo Condori1

Preámbulo:

El breve articulo al cual les comparto, y del cual concibe ser un razonado
esquema de lo que debe priorizarse, y no sucede en sede administrativa2, enlaza
ángulos teóricos como pragmáticos, esto mismo en relación al instituto de la
inhibición en sede administrativa en la práctica peruana, al expedir un acto
administrativo que no se acomoda a los lineamientos de la normatividad vigente,
siendo ausente de análisis en su contenido.
Es así, que el presente autor ha sido testigo de expeditos actos administrativos
donde no se ha expuesto la conformidad entre las razones fácticas y jurídicas, esta
misma que se acomode a la normatividad prescrita, y en consecuencia siente un
criterio razonable de comprensión para el administrado, aspecto que ha generado
aquellos vacíos tras los criterios discrecionales que no se ajustan a la razón jurídica.

1.- ASPECTOS PRELIMINARES:


1.1.- Pragmática actual:
No establecen ser casos excepcionales; y más aún en un porcentaje mayor de
personas que buscan solidificar sus derechos de propiedad3, que cuando algunos
administrados en rigor a su derecho de petición 4 ante las entidades regionales y
locales sienten que se encuentran garantizadas e inician lo que consideran ser; en
rigor a la publicidad preexistente establecido en el TUPA5 de cada entidad local;
como los principios que recoge todo procedimiento administrativo, se vean
“privados” de que se les expida aquellos acto administrativos6 que en parte

1
Egresado, Bachiller y Abogado por la Universidad José Carlos Mariátegui.
2
Y del cual cabe precisar, hechos instalados en los Gobiernos Locales de la ciudad de Tacna.
3
Tramitando ante las entidades públicas ciertas condiciones que ha sentado el legislador en materia procesalista,
como por ejemplo el Visado de Planos que se requiere para iniciar el proceso de prescripción adquisitiva de dominio;
Art. 505 inc. 2 del CPC.
4
Art. 2 inc. 20 de la Constitución, en concordancia con el Art. 115 del TUO de la Ley N° 27444, y D.S. N° 006-
2017-JUS
5
Texto Único de Procedimientos Administrativos, que advierte los requisitos para que prospere toda tramitación
solicitada por un administrado y que se modifica cada 2 años.
6
Ley N° 27444, modificado por el D.L. N° 1272, hoy T.U.O. D.S. N° 006-2017-JUS Art. 1 lo define como… “(…)
Declaraciones de las entidades que, en el marco de normas de derecho público, están destinadas a producir efectos
jurídicos sobre los intereses, obligaciones o derechos de los administrados dentro de una situación concreta (…)”
solidifiquen sus derechos. Bien sea desconociendo lo que se recoge en el Art. IV del
Título Preliminar del D.S. N° 006-2017-JUS, como principio de informalismo7;
forjando una barrera burocrática, bien sea por sus incomunicadas decisiones;
silencios, bien sea en tendencias de proceder pragmáticas que desconocen la ley; así
siempre es, o bien sea en sus abstenciones de pronunciarse actuando arbitrariamente;
caída del principio de predictibilidad y el desconocimiento de aplicar adecuadamente
la ley, o bien también lo que se ciñe a cada caso concreto, y las que hoy en día afloran
nuevas tendencias en sede administrativa.
Es en base a las citadas líneas de abstenciones de emitir actos administrativos;
sobre el tramitado de las solicitudes, más precisamente “al instituto de la inhibición”
en sede administrativa; Art. 73 del D.S. N° 006-2017-JUS, antes Art. 64 de la Ley
N° 27444, al cual se desprenderá el debido análisis en relación a la adecuada
aplicación del citado derecho, si es válido o invalido aquel acto administrativo
ventilado desde un caso práctico, y ponderándolo desde un ángulo jurídico, esto
mismo para difundir y dar la clausura del aprovechamiento de los servidores que
expiden arbitrarias decisiones en donde en ningún extremo se acomoda a lo que
señala el ordenamiento legal, y en ese ángulo desde la perspectiva del legislador de
la Ley N° 27444, Ley de Procedimiento Administrativo General, modificado por su
D.L. N° 1272, hoy T.U.O. D.S. N° 006-2017-JUS y sus normas supletorias.
1.2.- Caso práctico:
Para concatenar la idea expuesta precedentemente pongamos un caso práctico, X
junto a su familia han vivido en un predio inscrito por más de 15 años, sin ningún
título de propiedad que legitime dicho goce, más solo aquella funcionalidad social en
el predio. Una mañana siguiente, aparecen los supuestos propietarios Y, y tras sendas
invitaciones sobre la restitución 8 del predio y sin sentar mediación con X sobre el
mismo, ponen de conocimiento que X y su familia han sido demandados por desalojo.
Estando en ese contexto X decide la formalización del citado predio, y para lo cual
ha tomado conocimiento que para la misma, aborda reunir una serie de presupuestos
especiales que debe solicitar previamente ante la autoridad municipal y
consecuentemente poder accionar judicialmente; donde tras el estudio probatorio se
expondrá si es factible o no fundar aquel derecho declarativo. X ha tramitado su

7
Ley 27444, Art. IV T.P. 1.6. Principio de informalismo.- Las normas de procedimiento deben ser interpretadas en
forma favorable a la admisión y decisión final de las pretensiones de los administrados, de modo que sus derechos e
intereses no sean afectados por la exigencia de aspectos formales que puedan ser subsanados dentro del
procedimiento, siempre que dicha excusa no afecte derechos de terceros o el interés público.
8
Cabe analizar que el instituto del desalojo normado en Código adjetivo; Art. 585, precisa el término “restituir” y
como sujeto activo; Art. 586, uno de ellos es el propietario, y nótese que aun cuando previamente no ha existido algún
acto jurídico que enlace concertación igual se sienta señalar el término “restituir”, entonces el citado termino no
debería sentarse si se recoge demandar desalojo por ocupación precaria, del cual consideramos que la redacción por
parte del legislador del citado código en ese extremo careció de técnica jurídica.
solicitud ante la autoridad municipal sobre el Visado de Planos de ubicación y
perimétricos, siendo que los propietarios Y se han opuesto a la citada solicitud. Es en
ese contexto la autoridad municipal ha tomado conocimiento que en sede
jurisdiccional los propietarios Y han demandado a X y a su familia sobre desalojo,
“aspecto único” que ha incidido en expedir un acto administrativo que resuelve
declarar la Inhibición sobre el Visado de Planos y de todo procedimiento que venga
atribuido a dicho predio.
2.- LA INHIBICION:

Que, el Artículo 64 de la Ley N° 27444, hoy Art. 73.- Conflicto con la función
jurisdiccional T.U.O. N° 006-2017-JUS; ha conceptualizado la inhibición, señalando
que:
“73.1 Cuando, durante la tramitación de un procedimiento, la autoridad
administrativa adquiere conocimiento que se está tramitando en sede jurisdiccional
una cuestión litigiosa entre dos administrados sobre determinadas relaciones de
derecho privado que precisen ser esclarecidas previamente al pronunciamiento
administrativo, solicitará al órgano jurisdiccional comunicación sobre las actuaciones
realizadas.
73.2 Recibida la comunicación, y sólo si estima que existe estricta identidad de sujetos,
hechos y fundamentos, la autoridad competente para la resolución del procedimiento
podrá determinar su inhibición hasta que el órgano jurisdiccional resuelva el litigio.
(…)”
Atendiendo a lo expuesto, si bien la interpretación de una norma destaca por
conocer que autoridad la expidió, en que norma jerárquica se encuentra, como fue el
procedimiento para su positivización, que precisa el enunciado conceptual9, la técnica
dispuesta para sentar en el presente enunciado no se acomoda a una razonable
precisión.
Es así, entonces que ha tratado de decir el legislador con aquel conflictos de
función jurisdiccional (?), de por si su regulación advierte aspectos negativos,
recuérdese que la función jurisdiccional “es el poder-deber del estado político
moderno, emanado de su soberanía, para dirimir, mediante organismos adecuados,
los conflictos de intereses que se susciten entre los particulares y entre éstos y el
estado, con la finalidad de proteger el orden jurídico 10”; ante lo advertido no se puede
rebuscar en comprender aquella retorica dispuesta por el legislador. Lo evidente es

9
EZQUIAGA GANUZAS, Francisco en Argumentación e Interpretación, pág. 21 y ss. 2da Edición, mayo del 2013.
Editorial Grijley.
10
En línea: http://www.enciclopedia-juridica.biz14.com/d/función-jurisdiccional/función-jurisdiccional.htm
que el vocablo conflicto no debió plasmarse, cuando exista cierta inquietud por parte
de las entidades públicas, debe comprenderse que la autoridad pública se “avoca” a la
función jurisdiccional al abstenerse de proseguir trámites que contiene aquel
principio de predictibilidad garantizado a los administrados, por tanto esa avocación
no esta en conformidad a lo que señala la Constitución en su Art. 139 inc. 2 11, y
sumado a lo expuesto no se respeta aquella “división de poderes”. En buena cuenta,
si se ha de proteger interés de los administrados, lo correcto es cambiar
primeramente el enunciado que rige su contenido, y lo que tal vez se ha querido
señalar es la abstención del trámite por ejercicio en la función jurisdiccional, en suma
se debe fomentar algún dinámico convenio que lo complemente.
2.1 Presupuestos:
En ese aspecto, lo señalado en el primer párrafo de la citada normativa sobre
la inhibición, desde la perspectiva del autor no concibe sentarla como una regla
definitiva; por la sola existencia de que si bien derechos privados se estén discutiendo
paralelamente aquello no puede impedir realizar las tramitaciones correspondientes
en cada caso de interés público, por tanto el solo cumplimiento del primer párrafo sin
tomar en cuenta el segundo, es una construcción argumentativa referencial.
Ante lo expuesto, sienta la regla absoluta la cual se ha señalado que… “73.2
Recibida la comunicación, y sólo si estima que existe estricta identidad de sujetos, hechos y
fundamentos, la autoridad competente para la resolución del procedimiento podrá determinar
su inhibición hasta que el órgano jurisdiccional resuelva el litigio. (…)”, en total certeza,
el legislador ha precisado la existencia de tres presupuestos: Sujetos, Hechos y
Fundamentos.12
Contrario Sensu, la inexistencia de algún presupuesto del mismo, no
configuraría estar ordenada jurídicamente y por tanto declararse su inhibitoria,
generando su absoluta invalidez ante la ausencia de sus presupuestos de Ley, y en
este contexto no guardando pertinencia para la declaratoria de la misma.
En esa línea es pertinente citar a HUAMAN ORDOÑEZ, solidificando lo
expuesto, que contribuido:
“(…) que, de faltar por lo menos uno de los elementos que se agrupan en torno a la
litispendencia , no podrá hablarse de esta figura procesal –atendiendo a que es exigible
que se cumplan, en su conjunto, los tres elementos: sujetos, hechos y fundamentos- por
lo que los asuntos administrativos seguirán su curso alcanzando igual suerte los

11
Art. 139 inc. 2 de la Constitución; Principios de la Administración de Justicia.- La independencia en el ejercicio de
la función jurisdiccional. Ninguna autoridad puede avocarse a causas pendientes ante el órgano jurisdiccional ni
interferir en el ejercicio de sus funciones. (…)
12
Mismos enunciados dispuestos en el Art. 246 inc. 11 del TUO D.S. N° 006-2017-JUS.
asuntos controversiales suscitados entre los administrados lo que obliga a que la
organización jurídico – publico disponga, también mediante decisión expresa
materializada en acto administrativo o actuación administrativo, la continuación del
procedimiento administrativo; en ese sentido, tratándose de esta alternativa o supuesto
jurídico resulta improcedente que la autoridad administrativa disponga su
inhibición.13
2.1.1 Interpretación conforme al derecho procesal
Sumado a lo señalado, de los mencionados presupuestos para la declaratoria
de la inhibitoria; sujetos, hechos y fundamentos, encuentran apreciación y aplicación
interpretativa compatible siguiendo la línea del derecho procesal. Este mismo
sentido, que es desprendido y fundamentando en el “Principio del debido
procedimiento” sentado en su parte infine que literalmente advierte (…) “La
regulación propia del Derecho Procesal es aplicable solo en cuanto sea compatible
con el régimen administrativo.”
En ese extremo, aquella línea sienta precisar que guarda interpretar los
institutos del procedimiento administrativo en compatibilidad con los institutos del
derecho procesal, siempre y cuando se acomode y este orientada a su línea. Ante la
afirmación legal, lo referenciado desde el citado derecho procesal, se encuentra
situado en su Art. 452 del Código Procesal Civil, el cual señala que… “Hay identidad
de procesos cuando las partes o quienes de ellos derivan sus derechos, el petitorio y
el interés para obrar, sean los mismos”.
La observancia de lo señalado en la Ley de procedimiento administrativa,
como lo difundido en el código procesal civil, sientan una clara regulación compatible
en razón a sus presupuestos para su estimación; sujetos, hechos y fundamentos, como
identidad de partes, petitorio e interés para obrar, con la diferenciación en su
enunciado pero con el arribo singular de sus conceptos, por tanto desde la
consideración de lo expuesto y desde el criterio del suscrito, en un primer extremo
debe entenderse que aquella enunciación de los términos; diferenciados desde un
primer ángulo, resultan análogos y prestos a interpretar de manera compatible.

2.2 Ángulo supletorio: sobre la complementariedad de su validez


Sumado a lo señalado, la conformidad de la expedición de un acto
administrativo debe sujetarse sobre la validez de la misma; la validez del acto
administrativo. Y esta misma que se conduce con los presupuestos que señala el Art.

13
HUAMAN ORDOÑEZ, Luis Alberto en Procedimiento Administrativo General Comentado, pág. 603, 2017.
Jurista Editores.
3 del TUO D.S. N° 006-2017-JUS de la Ley de Procedimiento Administrativo
General, Ley 2744414. Que, regula los requisitos para la validez de un acto
administrativo; y que en una clara visión la inconcurrencia de los mismos, adoptaría
una postura “inválida”, contraria al ordenamiento jurídico. Misma razón sentada por
el legislador en su Art. 10 inc. 2 del TUO, siendo una de sus causales.15
Entonces, en conformidad del presente caso, conviene detenerse en rigor al
Art. 3 inc. 2 y 4 de la citada Ley, el cual prescribe, como dos de los cuatro requisitos
para la validez de un acto administrativo que:
“2. Objeto o contenido.- (…) Su contenido se ajustará a lo dispuesto en el
“ordenamiento jurídico”; y,
4. Motivación.- El acto administrativo debe estar debidamente motivado en
proporción al contenido y “conforme al ordenamiento jurídico”…
Citadas las líneas, arriba ponderar en una primera conclusión en torno a los
argumentos esgrimidos y la construcción referencial señaladas para su
entendimiento, que es “clara” que para la declaración de la inhibición esta debe
ordenarse en “conformidad al ordenamiento jurídico”; ósea esto mismo ajustado a su
fuente normativa. Esta misma que en el presente caso deba ajustarse al mencionado
Art. 73 inc. 2 del TUO D.S. N° 006-2017-JUS; estricto cumplimiento de sujetos, hechos y
fundamentos (quienes de ellos derivan sus derechos, el petitorio y el interés para
obrar).

14
Artículo 3.- Requisitos de validez de los actos administrativos
Son requisitos de validez de los actos administrativos:
1. Competencia.- Ser emitido por el órgano facultado en razón de la materia, territorio, grado, tiempo o cuantía, a
través de la autoridad regularmente nominada al momento del dictado y en caso de órganos colegiados, cumpliendo
los requisitos de sesión, quórum y deliberación indispensables para su emisión.
2. Objeto o contenido.- Los actos administrativos deben expresar su respectivo objeto, de tal modo que pueda
determinarse inequívocamente sus efectos jurídicos. Su contenido se ajustará a lo dispuesto en el ordenamiento
jurídico, debiendo ser lícito, preciso, posible física y jurídicamente, y comprender las cuestiones surgidas de la
motivación.
3. Finalidad Pública.- Adecuarse a las finalidades de interés público asumidas por las normas que otorgan las
facultades al órgano emisor, sin que pueda habilitársele a perseguir mediante el acto, aun encubiertamente, alguna
finalidad sea personal de la propia autoridad, a favor de un tercero, u otra finalidad pública distinta a la prevista en la
ley. La ausencia de normas que indique los fines de una facultad no genera discrecionalidad.
4. Motivación.- El acto administrativo debe estar debidamente motivado en proporción al contenido y conforme al
ordenamiento jurídico.
5. Procedimiento regular.- Antes de su emisión, el acto debe ser conformado mediante el cumplimiento del
procedimiento administrativo previsto para su generación.
15
Artículo 10.- Causales de nulidad
Son vicios del acto administrativo, que causan su nulidad de pleno derecho, los siguientes: (…)
2. El defecto o la omisión de alguno de sus requisitos de validez, salvo que se presente alguno de los supuestos de
conservación del acto a que se refiere el Artículo 14.
Por ende, su inadvertencia; en no ajustarse a lo dispuesto por su fuente de
producción, Art. 73 inc. 2 del citado TUO, expidiendo el citado acto administrativo;
resolución que declara la inhibición, “invalida” a todas luces su fuente que lo reconoce.
En efecto, al carecer su contenido de lo dispuesto en su ordenamiento jurídico, y
sumado a que del mismo su motivación no se encuentre conforme a lo que dispuso,
en una lógica razón el legislador, el citado acto administrativo es nulo de pleno
derecho, al no acomodarse a lo ventilado en su fuente de derecho. Lo que mal no haría
la entidad competente, ante la advertencia prevista, en actuar en ejercicio de sus
atribuciones conforme a lo dispuesto en su Art. 211 del TUO D.S. N° 006-2017-
JUS16, sobre la Nulidad Oficio, con el riesgo del plazo prescriptorio, aspecto que
desprendería recoger los alcances de discutirlo en sede jurisdiccional ante un proceso
contencioso administrativo.

3.- ANÁLISIS DEL CASO CITADO:


Teniendo conceptos sentados a través del breve estudio de derecho administrativo,
sobre los conceptos que interesan. Conviene detenerse sobre el caso comentado líneas
arriba. En esa línea, se tiene conocimiento sobre la expedición de una resolución que
declara la inhibición, en único sustento sobre la discusión en sede judicial del derecho
de posesión de los señores Y y X y su familia.
3.1 De la diferenciación entre dos instituciones jurídicas:

16
Artículo 211.- Nulidad de oficio
211.1 En cualquiera de los casos enumerados en el Artículo 10, puede declararse de oficio la nulidad de los actos
administrativos, aun cuando hayan quedado firmes, siempre que agravien el interés público o lesionen derechos
fundamentales.
211.2 La nulidad de oficio solo puede ser declarada por el funcionario jerárquico superior al que expidió el acto que se
invalida. Si se tratara de un acto emitido por una autoridad que no está sometida a subordinación jerárquica, la nulidad es
declarada por resolución del mismo funcionario.
Además de declarar la nulidad, la autoridad puede resolver sobre el fondo del asunto de contarse con los elementos
suficientes para ello. En este caso, este extremo sólo puede ser objeto de reconsideración. Cuando no sea posible
pronunciarse sobre el fondo del asunto, se dispone la reposición del procedimiento al momento en que el vicio se produjo.
En caso de declaración de nulidad de oficio de un acto administrativo favorable al administrado, la autoridad, previamente
al pronunciamiento, le corre traslado, otorgándole un plazo no menor de cinco (5) días para ejercer su derecho de defensa.
211.3 La facultad para declarar la nulidad de oficio de los actos administrativos prescribe en el plazo de dos (2) años,
contado a partir de la fecha en que hayan quedado consentidos.
Respecto de la nulidad de los actos previstos en el numeral 4 del Artículo 10, el plazo para declarar la nulidad de oficio se
extiende hasta un (1) año después de la notificación de la resolución correspondiente a la sentencia penal condenatoria firme.
211.4 En caso de que haya prescrito el plazo previsto en el numeral anterior, sólo procede demandar la nulidad ante el Poder
Judicial vía el proceso contencioso administrativo, siempre que la demanda se interponga dentro de los tres (3) años
siguientes a contar desde la fecha en que prescribió la facultad para declarar la nulidad en sede administrativa.
211.5 Los actos administrativos emitidos por consejos o tribunales regidos por leyes especiales, competentes para resolver
controversias en última instancia administrativa, sólo pueden ser objeto de declaración de nulidad de oficio en sede
administrativa por el propio consejo o tribunal con el acuerdo unánime de sus miembros. Esta atribución sólo podrá ejercerse
dentro del plazo de un año contado desde la fecha en que el acto es notificado al interesado. También procede que el titular
de la Entidad demande su nulidad en la vía de proceso contencioso administrativo, siempre que la demanda se interponga
dentro de los tres años siguientes de notificada la resolución emitida por el consejo o tribunal.
Al respecto, conforme a la síntesis del caso expuesto, se tiene que X pretenden
la declaración del derecho de propiedad a través de la interposición del instituto
jurídico usucapión o prescripción adquisitiva de dominio17 en sede judicial, misma
que abarca ciertos presupuestos especiales concebidos por ley. El cual cabe subrayar
guarda una diferenciación con el instituto jurídico que en ese contexto se viene
“discutiendo”; sobre desalojo, instituto jurídico interpuesto por Y. La sencilla razón
advierte en que la primera en mención se discute la nueva situación jurídica sobre la
propiedad materia de controversia 18, como en rigor a la mencionada pretensión de
desalojo (bien sea por la causal de ocupación precaria, falta de pago de renta u/o
demás), que ciertamente es una acción posesoria que no está dirigida a proteger la
propiedad, mas sino la restitución de la posesión.

En ese extremo, conviene recordar lo sentado en la Casación Nº 1264-2015-


Amazonas:

“La esencia del proceso de desalojo por ocupación precaria no consiste en


determinar o resolver en definitiva el derecho de propiedad, sino la validez de
la restitución o la entrega de la posesión con base en un título legítimo y
suficiente que la justifique, frente a la ausencia de título o fenecimiento del que
tuvo la parte ocupante. Esto, por su naturaleza, debe ser de elemental
probanza y dilucidación, de allí que el ordenamiento jurídico ha dispuesto que
dicha pretensión sea tramitada en la vía sumarísima…”

Abriga señalar que atribuidas aquellas líneas, no se cumpliría con el


presupuesto fijado por norma administrativa en torno a la identidad de “hechos”; que
guardando interpretación con el derecho procesal sigue la línea del “petitorio”.
Puesto que advierte una diferenciación en torno a las citadas figuras jurídicas
ventiladas, cuando nótese que si bien en sede judicial obra litisidad sobre los mismos
sujetos; uno de tres presupuestos, en rigor al presupuesto de “hechos” el extremo de
solicitar la Visacion de Plano intrinsecamente busca la declaración sobre la nueva
situación jurídica del Sr. X para con la propiedad, su “finalidad”. Extremo que se
vuelve a denotar rasgos muy distintos sobre la discusión del desalojo, que guarda
fundamento sobre la posesión en el predio. En esos extremos, sentándolo desde un
ángulo jurídico, advierte precisar que la misma no configuraría fundar una resolución
inhibitoria al no cumplirse el segundo presupuesto:
“(…) 73.2 Recibida la comunicación, y sólo si estima que existe estricta
identidad de sujetos, hechos “y” fundamentos, la autoridad competente para la
17
Prescripción adquisitiva
Artículo 950 del Código Civil.- La propiedad inmueble se adquiere por prescripción mediante la posesión continua, pacífica
y pública como propietario durante diez años.
Se adquiere a los cinco años cuando median justo título y buena fe.
18
Cas. N° 2978-2014-Lambayeque, El peruano, publicada el 01-06-2015.
resolución del procedimiento podrá determinar su inhibición hasta que el órgano
jurisdiccional resuelva el litigio. (…)”
Y siguiendo esa línea, de no encontrarse en conformidad con el ordenamiento
jurídico, mal no estaría que se opere su nulidad.
3.2 Inacceso absoluto sobre un derecho expectaticio ya ganado:
Corresponde enunciar que no podría privarse el derecho de X de pretender
usucapiar el predio; teniendo sentado el preámbulo que la prescripción ha operado en
el caso bajo análisis. Puesto que de asimilarse el citado caso con la pragmática, la
expedición del citado acto administrativo no guardaría el reflejo de encontrarse en
conformidad con la normativa administrativa. En suma, se despojaría total y
absolutamente poder acceder a pretender el derecho de usucapiar un predio,
considerando paralelamente en el caso bajo análisis que las fases procesales del citado
instituto de desalojo advierte la no permisión de reconvenir19, dejando sin efectos
derechos expectaticios de la persona con legitimidad al no haber visado los planos
por la autoridad correspondiente. Lo que en consecuencia, ante la no visacion de
planos por parte de la autoridad municipal, conforme se recalca, no se cumpliría uno
de los requisitos especiales, declarando liminarmente su improcedencia.
En suma, desde un angulo supletorio, irrazonable no resulta lo sentado en el IV Pleno
Casatorio Civil; Casación N° 2195-2011-Ucayali, expuesta en su decisión:
5.6 (…) De declararse fundada la demanda de desalojo por precario, en
nada afecta lo que se vaya a decidir en otro proceso donde se tramita la
pretensión de usucapión, puesto que el usucapiante tendrá expedito su
derecho para solicitar la inejecución del mandato de desalojo o en todo
caso para solicitar la devolución del inmueble. (…)”
Ante lo vertido en el IV Pleno Casatorio, advierte la vigencia del derecho
expectaticio de usucapiar un predio, aun sobre la paralela discusión o por su
fundación y su consecuente desalojo a un parte, subsistiendo así su pretensión, lo que
en consecuencia mal no se sentaría un criterio de peticionar la Visacion de planos
para el ejercicio del derecho usucapiante.
En esa línea, teniendo conocimiento sobre la vigencia del derecho expectaticio,
la pragmática por parte de las autoridades correspondientes, continuamente ha
negado peticiones que abiertamente ultrajan el principio de predictibilidad, por la

19
“Improcedencias. Artículo 559 del Código Procesal Civil.- En este proceso no son procedentes:
1. La reconvención.
2. Los informes sobre los hechos.”
sencilla razón de una discusión paralela en sede judicial, que bajo un análisis vago y
genérico, termina inhibiéndose y desconociendo el ordenamiento administrativo:
Artículo 72.- Carácter inalienable de la competencia administrativa .-
(…) 72.2 Solo por ley o mediante mandato judicial expreso, en un caso concreto, puede
ser exigible a una autoridad no ejercer alguna atribución administrativa de su
competencia. (…)”20
3.3 De la prevalencia del interés social como criterio en las autoridades publicas
Al respecto, cabe tomar en consideración el sustento material e intrinseco, que arriba
difundir la citada fuente de derecho expuesta en el Art. 21 de la Convención
Americana de Derechos Humanos que expresa que toda persona tiene derecho al uso
y goce de sus bienes, siendo que la ley puede subordinar tal uso y goce al interés
social. Ninguna persona puede ser privada de sus bienes, excepto mediante el pago
de indemnización justa, por razones de utilidad pública o de interés social y en los
casos y según las formas establecidas por la ley.
Que, en esa línea el Tribunal Constitucional mediante STC N° 00047-2004-
AI/TC del 24 de abril del 2006, a f.j. 61, y STC N° 0026-2005-PI/TC ha afirmado
que el:
“(…) los tratados internacionales sobre derechos humanos no solo conforman nuestro
ordenamiento sino que, además, detentan rango constitucional.”
En suma, en febrero del 2001 abordando el precedente internacional recaído
en el Caso Cabrera García y Montiel Flores vs México21 del año 2010, la Corte
Interamericana de Derechos Humanos -en adelante CIDH- expidiendo una
“acertada” doctrina jurisprudencial; en rigor a que del mencionado abriga ser la
defensa de la persona humana y la vigencia absoluta de sus derechos, en el
emblemático caso Gélman vs Uruguay, la Corte difundió:
“Que además reiterando que en aplicación del control de convencionalidad debe tenerse
en cuenta tanto el tratado como la interpretación que del mismo hace dicho tribunal,
expreso que dicho control es una función que le corresponde ya no solo a los jueces, sino
también, a cualquier “autoridad pública.”22

20
TUO D.S. N° 006-2017-JUS.
21
“En el citado caso se había plasmado rotundamente por los magistrados de la distinguida CIDH, fijando que ya no
solo los jueces están obligados a ejercer el control de convencionalidad, sino también, los órganos vinculados a la
administración de justicia en todos los niveles”; ósea del juez de primera instancia como al de la Corte Suprema e
incluso Tribunal Constitucional. Cfrs. Corte IDH Caso Cabera Garcia y Montiel Flores vs México. Excepción
Preliminar, Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia del 26 de noviembre del 2010. Serie C, N° 220, párr. 225.
22
Cfrs. Corte IDH Caso Gelman vs Uruguay. Excepción Preliminar, Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia del 24
de febrero del 2011. Serie C, N° 221, párr. 239.
Ante esos extremos, sentando un breve sustento material abriga señalar que
las autoridades públicas llevan presente lo concerniente al interés social, como un
bien común. Estando que en el presente caso bajo análisis, se debe complementar en
su criterio discrecional y adoptar la línea del legislador de la convención
interamericana de derechos humanos, que desde un preámbulo ante la apertura de
los derechos humanos, opto su reconocimiento que la ley puede subordinar tal uso y
goce al interés social, lo cual trae a colación con lo citado, la amplitud de criterio para
sentar decisiones en concepto de humanidades establecidos en la ley supranacional,
y esto es, no restringir desde sede administrativa los derechos expectaticios.
4.- CONCLUSIONES:
- Sienta la regla sólida, que para la declaración de inhibición en sede
administrativa, y conforme lo señala el legislador, se ha precisado la existencia
de tres presupuestos: Sujetos, Hechos y Fundamentos, en total certeza, la
ausencia de uno configuraría que algún acto administrativo que declare la
inhibición no se encontraría conforme a derecho, lo que en consecuencia se
generaría su invalidez a todas luces, ante la falta de sus requisitos de validez,
lo cual sienta en conformidad con el ordenamiento jurídico.
- El instituto de la inhibición positivado en la normativa administrativa, debe
interpretarse conforme a la regulación procesal, mismo desprendido
explícitamente en el Principio del debido procedimiento” sentado en su
parte infine que literalmente advierte (…) “La regulación propia del Derecho
Procesal es aplicable solo en cuanto sea compatible con el régimen
administrativo.”
- Conviene advertir, que en la praxis administrativa no se viene invocando o
poniendo atención a lo desprendido en la disposición de “Carácter
inalienable de la competencia administrativa”, expuesto en el Art. 72 al
cual se precisa que (…) 72.2 Solo por ley o mediante mandato judicial expreso,
en un caso concreto, puede ser exigible a una autoridad no ejercer alguna
atribución administrativa de su competencia. (…)”, desatendiendo su
existencia.
- Cabe tomar en ponderación en una breve conclusión; en rigor al sustento de
fondo sobre la adquisición del predio, la existencia y exigencia del respeto a la
Suprema Ley (Constitución – armonía con el bien común), como a la norma
Supranacional, que orienta la distribución de riqueza ante la realidad de la
funcionalidad social en un predio, por ende, corresponde tomar nota por parte
de las autoridades públicas su existencia y consideración, más aun cuando la
jurisprudencia internacional sienta mantener en vigencia los derechos
humanos.
5.- BIBLIOGRAFIA:
- EZQUIAGA GANUZAS, Francisco en Argumentación e Interpretación, pág. 21
y ss. 2da Edición, mayo del 2013. Editorial Grijley.
- HUAMAN ORDOÑEZ, Luis Alberto en Procedimiento Administrativo General
Comentado, pág. 603, 2017. Jurista Editores.
- Corte IDH Caso Gelman vs Uruguay. Excepción Preliminar, Fondo,
Reparaciones y Costas. Sentencia del 24 de febrero del 2011. Serie C, N° 221,
párr. 239.
- Corte IDH Caso Cabera Garcia y Montiel Flores vs México. Excepción
Preliminar, Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia del 26 de noviembre del
2010. Serie C, N° 220, párr. 225