Está en la página 1de 160

“AÑO DE LA CONSOLIDACION DEL MAR DE GRAU”

ABORTO: DERIVADO DE CASOS DE VIOLACIÓN SEXUAL DENTRO DEL

MODELO JURÍDICO VIGENTE EN EL PERÚ

Presentado por:

 AVILA DE LA CRUZ Oliver.


 CHAHUAYO REGINALDO Edgar.
 GARAY BERROSPI Gimena.
 PEÑALOZA VILLANUEVA Lucia.

Docente:

 HERRERA CHAVEZ Carmen Rosa.

Huancayo - 2016
A nuestros padres por apoyarnos siempre y ser
Tanto soporte como impulso a lo largo de nuestra
Vida académica. Por darnos un hogar y por formarnos
En base a valores sólidos que perduraran con
Nosotros a lo largo de la vida.

A nuestros amigos más cercanos, sin cuyo apoyo y


Constante afecto nunca hubiéramos entendido
El significado del concepto familia más allá de
Nuestra propia familia.
INDICE

DEDICATORIA
INTRODUCCION
1. ANTECEDENTES Y PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA.
1.1 Estado de la cuestión.
1.1.1. Sobre el Aborto Inducido
1.1.2. Sobre las percepciones y uso de métodos anticonceptivos
1.1.3. Percepciones y Uso de Métodos Anticonceptivos en el Perú
1.2 Marco Teórico.
1.2.1 Enfoque sobre la Toma de Decisiones
1.2.2. La Crítica a la Teoría de la Elección Racional
1.2.3 Procesos de decisión
1.2.4 Enfoque sobre el Aborto
1.2.5 Dilemas y proyectos de vida
2. EL ABORTO
3. UNA ACTIVIDAD SEXUAL MAL PROTEGIDA.
3.1 La violencia y el abuso sexual
3.2. Derechos reproductivos y barreras para su ejercicio

3. EL SINDROME POST – ABORTO


4. PENSAMIENTO JURIDICO.
5. LA IGLESIA Y SU POSICION ANTE EL ABORTO.
3. EL DISEÑO METODOLÓGICO.
3.1 Metodología y técnicas de investigación.
4. LAS MUJERES Y EL DEBATE EN TORNO AL ABORTO.
4.1 El Debate Internacional.
5. CLASES DE ABORTO.
6.1 Aborto quirúrgico.
6.2 Aspiración manual.
4. EL SINDROME POST-ABORTO.
5. PUNTO DE VISTA JURIDICO.
6. LA IGLESIA Y SU POSICION ANTE EL ABORTO.
7. EL DISEÑO METODOLOGICO.
7.1. Metodología y técnicas de investigación.
8. LAS MUJERES Y EL DEBATE EN TORNO AL ABORTO.
8.1. El debate internacional.
9. CLASES DE ABORTO.
9.1. Aborto quirúrgico.
9.2. Aspiración manual.
10. TIPOS DE ABORTO
11. EL ABORTO EN ADOLESCENTES.
11.1. Consecuencias de un aborto en adolescentes
11.2. Los riesgos de abortar siendo adolescente
11.3. Consecuencias e implicaciones del embarazo temprano y del aborto inducido
12. CONSECUENCIAS FÍSICAS Y PSICOLÓGICAS EN GENERAL.
13. SECUELAS FISICAS DEL ABORTO.
14. SECUELAS PSICOLOGICAS DEL ABORTO.

15. EL DELITO DEL ABORTO.


15.1. Bien jurídico protegido.
15.2. El Consentimiento
15.3. “Postura minimalista del Derecho Penal”
15.4. “No hay derechos absolutos”
15.5. Ponderación de intereses
15.5.1 Subprincipio de Idoneidad o de adecuación.
15.5.2 Subprincipio de necesidad.
15.5.3 Subprincipio de proporcionalidad strictu sensu.
15.6. Aborto eugenésico
15.7. Aborto por violación
15.9. Sistema de plazos
15.10. Altas cifras de mortalidad materna
15.11. Altas cifras de aborto clandestino
15.12. Informes del Comité de la CEDAW
15.13. “Otros países ya han despenalizado el aborto”
15.14. Despenalizar no es legalizar ni conceder un derecho

16. EL ABORTO Y SU REGULACION EN EL PERU.


17. EL ABORTO POR VIOLACION SEXUAL
18. POSTURAS EN CONTRA Y A FAVOR DE LA DESPENALIZACION DEL
ABORTO SENTIMENTAL O POR VIOLACION SEXUAL.
18.1. Posturas en contra de la despenalización del aborto por violación sexual.
a) El derecho debe satisfacer las expectativas normativas de la sociedad en
materia de aborto.
b) El bien jurídico “vida del concebido” debe ser tutelado penalmente de forma
indiscutida.
18.2. Posturas a favor de la despenalización del aborto por
Violación sexual.
a) la libertad de la mujer para decidir sobre su cuerpo.
b) El número de abortos ilegales en el Perú como referencia de inutilidad de la
sanción penal.

19. ANÁLISIS DE LAS POSTURAS CON RESPECTO AL ABORTO


19.1. Análisis de las posturas en contra de la despenalización
del aborto.
a) Análisis de la postura que defiende la idea de que el derecho debe satisfacer las
expectativas normativas de la población en materia de aborto.
b) Análisis de que el bien jurídico vida del concebido debe ser tutelado penalmente
de forma indiscutida.
19.2. ANÁLISIS DE LAS POSTURAS A FAVOR.
a) Análisis a la postura que sostiene que la libertad de la mujer para decidir sobre
su cuerpo es absoluta.
b) Análisis a la postura que sostiene que el número de abortos ilegales en el Perú
como referencia de inutilidad de la sanción penal.
20. EL ABORTO POR VIOLACIÓN SEXUAL BAJO LA LÓGICA DEL PRESENTE
TRABAJO DE INVESTIGACIÓN.
20.1.
La técnica de la ponderación aplicada al caso del aborto por violación sexual.
20.2 El disenso legítimo como posible limite a la conminación
del supesto penal del aborto por violación sexual.
a) ¿Es la desobediencia civil una salida viable a la sanción penal del aborto?
b) Critica a la teoría dela desobediencia civil.
21. SOBRE EL DISENSO LEGITIMO EN UNA SOCIEDAD DEMOCRÁTICA.
22. ARTICULOS DE REFLEXION.
22.1 el aborto también daña a la mujer
22.2 actitudes frente al aborto
22.3 que el aborto no sea una opción
CONCLUSIONES
BIOGRAFÍA
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

INTRODUCCIÓN

En el mundo, anualmente, ocurren 205 millones de embarazo. Más de un tercio


de ellos no han sido planeados y el 22% del total culminara en aborto inducido1. En américa
latina la incidencia de aborto ha disminuido muy levemente de 4.2 millones de abortos
inducidos estimado para 1993 a 4.1 millones para el 2003. En los países en donde el aborto
es ilegal la mayor parte de abortos inducidos se lleva a cabo en condiciones precarias que
ponen en peligro la salud de las mujeres. Las consecuencias de un aborto inseguro alcanzan
la muerte de los pacientes. El instituto Gutmacher estima que el 13% de las muertes
maternas a nivel mundial se relaciona con los abortos inseguros2.
En el Perú como en otros lugares la interrupción voluntaria del embarazo, a
pesar de estar penada por la ley, es una práctica extendida. De acuerdo con el estudio de
Delicia Ferrando (2006) cada año ocurren unos 376000 abortos clandestinos. Por otro lado,
el aborto inducido es objeto de intensos debates legales, religiosos, éticos y bioéticos. Está
al centro de un intenso debate entre quienes sostienen que las mujeres tienen derecho a
decidir si pueden o desean llevar adelante una gestación y quienes argumentan que el
derecho a la vida de los nonatos es un principio inviolable. Al respecto existen tres
discusiones centrales: la autonomía de la persona (mujer) versus el derecho a la vida del
nonato, la definición del momento en que se inicia la vida, y la identificación de las razones
legítimas para recurrir a la interrupción voluntaria del embarazo.
La continuación o término de un embarazo es una decisión que muchas mujeres
han enfrentado y que las lleva a tomar posición -variable y en sus propios términos- frente
a estos dilemas. Por otro lado, el hecho de ser clandestino significa que quienes han vivido
esta experiencia deben ocultarla por temor a sus consecuencias legales y a la sanción social.
Los establecimientos que practican estas intervenciones ofrecen sus servicios
bajo alusiones tales como “solucione su atraso menstrual” o a través de redes de clientes.
En consecuencia nos preguntamos ¿Cómo se posicionan las mujeres que enfrentan la
decisión de interrumpir o seguir adelante con un embarazo frente a estos debates? ¿Qué
dilemas genera? ¿Cómo viven esta experiencia?

1
Los países en desarrollo presentan mayor incidencia de aborto inducido. Mientras que la cifra
promedio anual para los países en desarrollo es de 35 millones, para los países desarrollas es
solo de 7 millones de mujeres que se inducen un aborto.
2
Documento ´Facts of Induced Abortion Worlwide´ visto en www.guttmacher.org (Mayo 2009)
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

Ahora bien, la mayoría de los trabajos sobre la temática del aborto se han
llevado a cabo por iniciativa de agencias de cooperación como la Fundación Ford, el
Instituto Guttmacher y el Population Council; y por ONGs comprometidas con la defensa
de los derechos sexuales y reproductivos de la mujer, principalmente, el CMP Flora Tristán,
el Movimiento Manuela Ramos, el Centro de Promoción y Defensa de los Derechos
Sexuales, el Estudio para la Defensa de los Derechos de la Mujer, y la Organización de
Servicios Educativos y Propuesta SUMBI. Las investigaciones realizadas en el marco de
la cooperación y por las organizaciones nombradas son reflejo de las posiciones de estas
instituciones con respecto al aborto y se han realizado con el objetivo de fortalecerlas y
defenderlas. Por ello se centran en los debates legales, en los datos estadísticos para señalar
su nivel de incidencia y alcance en la sociedad peruana, y en relatos personales sobre esta
experiencia.
En la presente investigación me propongo reconstruir y analizar los procesos
de toma de decisión de mujeres que han optado entre seguir con un embarazo o
interrumpirlo. Todas las mujeres entrevistadas tienen en su historia al menos dos
embarazos. La mayoría de ellos no fueron planeados. Los procesos de decisión sobre el
embarazo involucran evaluar los recursos con los que cuentan, las limitaciones que
enfrentan y los efectos de esta elección en sus proyectos de vida. Envuelven también
sentimientos y valoraciones entorno a lo que se pone en cuestión para cada caso. Por otro
lado, las tomas de decisiones ocurren en el marco de relaciones de pareja, familiares y
grupales que influyen decisivamente en la opción tomada.
El primer capítulo es una revisión de las investigaciones sobre la problemática
del aborto desde la perspectiva de las ciencias sociales. Asimismo se explicita el enfoque
teórico y conceptos claves del presente estudio. En el segundo capítulo se expone la
metodología y las técnicas de investigación utilizadas, se relata también la experiencia de
trabajo de campo en el Pabellón 7 del Hospital Nacional Arzobispo Loayza. El tercer
capítulo presenta las historias de vida de las mujeres entrevistadas y pretende acercar al
lector a los dilemas y circunstancias particulares de las mujeres entrevistadas. En el cuarto
capítulo se identifican y se contrastan las posiciones del debate internacional sobre el
aborto con las percepciones de las mujeres sobre los temas centrales y sobre sus decisiones.
El quinto capítulo presenta el análisis de los procesos de toma de decisiones. El sexto
relaciona las experiencias de las mujeres entrevistadas con sus proyectos a futuro.
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

Las conclusiones son un recuento de las proposiciones finales de cada capítulo


y una reflexión general acerca de la decisión de interrumpir un embarazo o llevarlo adelante
y sus implicancias en los proyectos de vida y en las relaciones personales y familiares de
las mujeres que participaron en este estudio.

1. ANTECEDENTES Y PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA

1.1 Estado de la cuestión

En la presente investigación es relevante conocer los aportes de otros estudios sobre


las percepciones de las mujeres sobre sus decisiones reproductivas y su capacidad
de controlarla. Para ello reseñaremos las contribuciones de las investigaciones sobre
aborto inducido y sobre el uso de métodos anticonceptivos.

1.1.4. Sobre el Aborto Inducido

Las investigaciones en torno al aborto se han centrado en cinco aspectos: la


incidencia del fenómeno, las percepciones y concepciones respecto del
mismo, las características de las mujeres que han experimentado un aborto
inducido a lo largo de su vida reproductiva, los factores que inciden en esta
decisión y la experiencia vivida. En el Perú, Ana María Vásquez, Delicia
Ferrando, Rosario Cardich, Maruja Barrig, Magdalena Chu, Dina Li,
Virgilio Ramos, y Sandra Vallenas han llevado a cabo importantes
investigaciones individuales o colectivas acerca de la problemática del
aborto en las últimas tres décadas3. En el siguiente balance incluimos
algunos estudios desde las ciencias sociales y humanas realizados en
Argentina, Bolivia, Chile y México con poblaciones de estratos económicos
bajos que residen en centros urbanos importantes. Las investigaciones
realizadas en realidades similares (estado de ilegalidad del aborto inducido

3
El único estudio sobre el aborto desde las ciencias sociales que se ha llevado a cabo en el
presente siglo pertenece a la investigación para Tesis de Licenciatura en Antropología de Ana
María Vásquez (2001).
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

para la mayoría de situaciones, presencia activa de instituciones y


asociaciones que sancionan el aborto y criminalizan a la mujer que aborta)
nos pueden dar pistas sobre el asunto.

El más reciente estudio sobre la incidencia del aborto en el Perú fue llevado
a cabo por Delicia Ferrando (2006)4. Este concluye que ocurren
aproximadamente 376 000 abortos clandestinos cada año. La mayoría se
concentra en adolescentes y en mujeres de zonas rurales y de áreas pobres
de las ciudades5. Sin embargo, es necesario tener en cuenta que las
investigaciones suelen registrar las experiencias de aborto en mujeres de
estratos económicos bajos debido a las facilidades metodológicas y de
reclutamiento. Ello no significa que estos casos no ocurran en todos los
sectores sociales.

Las investigaciones que se ocupan en determinar las percepciones de


mujeres sobre el aborto inducido sugieren que las opiniones varían de
acuerdo con las circunstancias que las rodean (Cardich, 1993; López, 1997;
Vásquez, 2001)6.
Ellas constituyen aportes para entender cómo se percibe el aborto. Sin
embargo no permiten predecir cuál será la respuesta de las personas frente
a un embarazo no planificado.

En el Perú, Rosario Cardich (1993) realiza una amplia investigación sobre


mujeres con experiencia de aborto que acudieron a servicios de salud

4
Como continuación de su trabajo realizado durante los años noventa.
5
(Al respecto diversas investigaciones (Anderson: 1999, Ferrando: 2006, INEI:ENDES 2004-
2006) remarcan que se trata de poblaciones de alto riesgo de muerte dado que cuentan con
menos recursos para costear un aborto. Ello se agrava debido a que es una práctica ilegal y
por tanto los estándares de seguridad en higiene y personal adecuado decrecen mientras que
su costo sube.
6
La investigación de Aliaga y Machicago (1995) con mujeres universitarias nos sugiere que
existen ciertos contextos en los cuales se inscriben mujeres de distintos grupos sociales, en
todo caso, que han alcanzado diferentes grados de educación. Ellas realizaron un estudio en
Bolivia sobre las percepciones y prácticas de 317 mujeres universitarias sobre aborto y salud
reproductiva y encontraron que existe una brecha entre sus actitudes y sus prácticas. A nivel
declarativo condenan el aborto pero lo han practicado cuando lo consideraron necesario. Aliaga
y Machicago atribuyen esta discordancia al temor a la reprobación social que despierta el
aborto inducido.
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

privados en Lima Metropolitana. Sus perfiles muestran gran variación en


edad, estrato económico, educación, lugar de nacimiento. La mayoría de
ellas es católica, ha tenido un solo aborto inducido en su historia y tiene una
relación estable con su pareja, aunque muchas no la valoran positivamente.
Encuentra que las mujeres entrevistadas consideran que el aborto es una
transgresión de las normas y de las expectativas sobre su maternidad. Estos
nos pueden dar luces para responder algunas interrogantes que no han sido
estudiados en el Perú actual.

En un estudio sobre opiniones en torno al aborto en una muestra de 561


mujeres entre 15 y 49 años, de escasos recursos y residentes en Buenos
Aires,
Elsa López (1997) concluye que los únicos casos en que las entrevistadas
estaban de acuerdo en justificar el aborto inducido era cuando el embarazo
se producía por una violación o cuando la salud de la madre estaba en
peligro. En cambio existe un alto grado de variación en las respuestas según
la edad, número de hijos, estado civil, ocupación y prácticas contraceptivas.
Las mujeres casadas que nunca habían utilizado métodos anticonceptivos
eran las detractoras principales del aborto mientras que aquellas que trabajan
tendían a considerarlo como una opción.

En el Perú, casi una década después del estudio de Rosario Cardich, Ana
María Vásquez (2001) realiza una investigación con mujeres residentes en
la ciudad de Lima. Ella señala que las entrevistadas solo aprueban el aborto
en situaciones extremas (violación y riesgo de salud). Pese a sus
declaraciones, ellas recurren al aborto debido a dificultades económicas,
problemas de pareja o porque no desean un hijo en ese momento. De
acuerdo con Vásquez las mujeres logran conciliar esta incongruencia
apelando a sus circunstancias. Sin embargo no cuestionan el principio por
el cual la vida debe ser respetada.

Las mujeres, por lo general, no aprueban el aborto como una manera de


controlar la fecundidad, no obstante lo justifican en algunos casos concretos.
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

Es decir, son escasas las mujeres que expresan un juicio totalmente contrario
al aborto inducido o que lo consideran una práctica de uso abierto. Menos
aún son aquellas que excluyen el aborto entre sus opciones frente a un
embarazo no planificado, o finalmente, no deseado.

Otro grupo de investigaciones se ha preocupado por describir el proceso de


decisión de abortar y por identificar los factores que intervienen en la misma
(Weisner, 1982; Llovet y Ramos, 1988; Li y Ramos, 1993; Cardich, 1993;
Chu, 1994). Weisner, (1982) investiga los comportamientos reproductivos
y las experiencias de aborto de 40 mujeres que ingresaron a un hospital en
Santiago de Chile.

Todas ellas contaban con un aborto7 en su historia clínica y, por lo menos,


un hijo nacido. La mayoría tenía entre 21 y 33 años, provenían de sectores
urbanos y tenían una pareja estable8. La autora concluye que la decisión de
abortar y el momento elegido estaban determinados por sus nociones sobre
el inicio de vida intrauterina y por sus circunstancias económicas y
familiares.

Para el 90% de mujeres entrevistadas el inicio de la vida se situaba entre los


tres y cuatro primeros meses de embarazo. Por lo tanto consideraban que era
posible abortar durante los primeros cuatro meses de gestación. Existía un
reducido grupo (25%) que esperó a que el embrión estuviera formado. En
estos casos las mujeres opinaban que si el embrión no estaba constituido era
sangre y, por lo tanto si abortaban corrían el riesgo de tener una hemorragia.
Es decir, el 15% de las mujeres decidían abortar a partir de los tres o cuatro
meses de embarazo considerando que ya existía vida humana dentro de su
vientre. En lo referente a las circunstancias que rodean la decisión de
abortar, Wiesner concluye que el factor económico y las características y

7
El 35% de ellas declaró tener mas de un aborto en su historia.
8
Entre las mujeres con parejas estables se registra un tercio de las relaciones con una
duración mayor a nueve años. Casi la mitad de la muestra cuenta con educación básica
incompleta y sólo el 10% completó la educación media. Un poco mas de la mitad de las
mujeres tienen trabajos remunerados, sin embargo, normalmente no constituye la principal
fuente de ingresos a la familia.
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

dinámicas del núcleo familiar son las que más influyen9. Después del factor
económico, los problemas legales con la pareja, el alcoholismo de la misma
y el riesgo de salud de la madre son los motivos más importantes para
decidir interrumpir un embarazo. El 17.5% de mujeres abortó por razones
sentimentales y emocionales. Estas se refieren a la inestabilidad de la
relación con la pareja o a la dificultad de afrontar el cambio que significaría
un nuevo miembro en lo que se considera una familia ya formada10. A ello
se añaden las preocupaciones de índole legal, afectiva o económica, unas
cuantas mujeres abortaron debido al alcoholismo de su pareja o por miedo
a perder la custodia de los hijos ya nacidos. Finalmente, las mujeres que
aluden al temor a la sanción como móvil para abortar han salido
embarazadas fuera de una relación matrimonial. De acuerdo con Wiesner,
“Este tiene tal gravitación que es la causa única para interrumpir el
embarazo" (1982:173-174). Normalmente ellas dependen de sus familias y
la desaprobación del entorno familiar se expresa mediante la amenaza de
restringirle el apoyo económico, expulsarla del hogar o “quitarle” al hijo.

En una investigación sobre el comportamiento reproductivo de 121 mujeres


de sectores populares en Buenos Aires, Llovet y Ramos (1988) dividen su
muestra en solteras y nulíparas; casadas y nulíparas; y casadas y con uno o
más hijos. Concluyen que las mujeres solteras reportan como motivo
principal para abortar la falta de apoyo emocional o económico de los padres
o de la pareja. Las mujeres casadas, en general, fundamentaron su decisión
en dificultades económicas y problemas maritales. A su vez, el estudio
identifica a la pareja y al grupo de mujeres familiares como los actores
centrales para el proceso de decisión y como fuente de información y de
apoyo emocional.

9
Ingresos del grupo familiar, problemas afectivos con la pareja, número de hijos, espacio,
sanción social, enfermedad de la mujer, alcoholismo del cónyuge y temor a perder la custodia
del hijo.
10
Todas las mujeres que argumentaron problemas conyugales eran jóvenes, con uno o dos
hijos y probablemente con alguna capacitación técnica. Por el contrario, las mujeres que
consideraban a su familia como ya constituida son adultas, involucradas en relaciones de
pareja estables, tenían bajo nivel de instrucción y sus hijos ya dejaron de ser niños. Aunque
también se enfrentan a dificultades económicas estas no son nombradas como motivación para
la decisión de abortar.
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

En el Perú, Li y Ramos (1993) entrevistaron a mujeres internadas por aborto


en el Instituto Materno Perinatal y en el Hospital Edgardo Rebagliati en
Lima. Ellas concluyen que la mayoría de ellas conocía procedimientos para
inducir un aborto, que este es un tema que conversan con sus amigas y que
la situación económica es la variable que más influye en el proceso de toma
de decisión frente a un embarazo no planificado.

A su vez, el estudio con mujeres en Lima Metropolitana de Cardich (1993)


identifica el estado de la relación de pareja, las perspectivas de realización
personal, el temor a la familia, la situación económica y problemas de salud
como los factores que influyen en la decisión de abortar. El proceso de
decisión varía de acuerdo al grado de autonomía que posee la mujer en
cuestión y a la presencia o ausencia de consenso entre la familia. Ella
encuentra que las mujeres recurren a su pareja y red femenina para solicitar
apoyo frente al embarazo y la posibilidad de abortar. Tan solo la
consideración de abortar provoca en ellas una reevaluación de sus creencias.
Cardich busca desterrar algunos mitos sobre el aborto del sentido común al
sustentar que: a) no existe un perfil de la mujer que aborta, b) las mujeres
no perciben y no utilizan el aborto inducido como método usual de control
de la natalidad, y, c) la relación entre promiscuidad y presencia de
experiencia de aborto es falsa.

Por su parte, Chu (1994) trabajó con 731 mujeres entre 15 y 49 años que
acudieron a los servicios de salud del MINSA en Lima debido a
complicaciones por un aborto inducido o por un control en gineco-obstetría.
Chu busca establecer la relación existente entre valores y la decisión de
abortar. Tiene en cuenta la adscripción religiosa y el tipo de relación de
pareja (democrática o jerárquica). Concluye que no existe una relación entre
adscripción religiosa y la decisión de abortar. Por lo tanto esta no implicaría
un cuestionamiento de sus principios religiosos. En lo referente al tipo de
relación de pareja Chu encuentra que existe una asociación entre tipo de
pareja jerárquica y mayor incidencia de abortos.
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

Los estudios antes referidos tienen entre sus objetivos identificar


circunstancias por las cuales las mujeres recurren a la interrupción
voluntaria del embarazo. Estos señalan que no se puede aislar una variable
o situación que caracterice o predisponga a una mujer a abortar. De este
modo, la problemática ligada a un embarazo no planificado en una
adolescente soltera es diametralmente diferente a aquella vivida por una
mujer adulta en una relación estable. Sin embargo encuentran que existen
algunos factores que tienen mayor peso en la toma de decisión respecto al
embarazo no planificado: relación de pareja, temor a la sanción familiar y
social, estado emocional, edad y número de hijos, y ciertamente también el
grado de seguridad económica. Ademas, se tiene en cuenta las expectativas
a futuro personales y familiares, así como, la opinión que tendrán la pareja,
familia, vecinos y demas acerca de la elección. Estos factores se combinan
e influyen de manera diferente según cada caso11.

Existe un cuerpo de investigaciones que centra su interés en las mujeres


mismas, sus sentimientos, dilemas, situaciones diversas y sus respuestas a
las experiencias de aborto inducido (Weisner, 1982; Llovet y Ramos, 1988;
Amuchástegui y Rivas, 1993; Climent y Arias, 1993; Barrig, 1993;
Vallenas, 1993). Entre estas, Weisner (1982) registra casos de alivio,
ambivalencia y aflicción. El 60% de las mujeres de la muestra expresa
sentimientos de alivio luego del aborto. Algunas se encuentran entre el
alivio y el remordimiento frente a la acción. Y otras expresan aflicción si
advierten que el embrión tenía cierta forma. Sin embargo, aunque todas
consideran al aborto como pecado y todas son católicas, ellas no subrayan
el temor a una sanción religiosa como preocupación respecto a su elección.
Por su parte, Llovet y Ramos perciben el aborto entre las mujeres
bonaerenses como “…una experiencia ambigua en las emociones que la
acompañan, controvertida en los juicios éticos que despierta, contradictoria

11
Asimismo, la investigación de Aliaga y Machicago (1995) señala la necesidad de ocultar el
inicio de la vida sexual – en población joven – como un factor crucial que influye en la decisión.
La investigación concluye que la opción de abortar responde a situaciones particulares,
parámetros morales y presiones sociales.
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

en el reconocimiento social que despierta, pero fundamentalmente dura de


sobrellevar” (Llovet y Ramos, 1988:28). Unos cuantos años más tarde,
Climent y Arias (1993) conducen una investigación con mujeres de sectores
populares bonaerenses.

Ellas concluyen que muchas de las adolescentes que optaron por continuar
con un embarazo no deseado y asumieron la maternidad y el matrimonio,
demuestran frustración debido a que es un impedimento u obstáculo para
trabajar, estudiar y divertirse.

En México, Amuchástegui y Rivas12 (1993) estudian el impacto psicosocial


del aborto inducido en mujeres mexicanas y distinguen tres patrones de
respuestas frente a la experiencia. Las mujeres que aceptan haberse
practicado un aborto son aquellas que tomaron la decisión con mayor
seguridad e independencia. El aborto es percibido como postergación de la
maternidad y no como su negación. Por el contrario, las mujeres que sienten
tristeza y culpa viven el aborto como una transgresión moral y se arrepienten
de su acción. Tal respuesta se asocia a un ambiente familiar que condena la
acción. Finalmente, un tercer grupo de mujeres presenta sentimientos
encontrados: tristeza vivida como pérdida, sin embargo no experimentan
culpa.

En el mismo año, Maruja Barrig (1993) publica una recopilación de


testimonios de cinco mujeres peruanas con experiencia de aborto. La autora
encuentra semejanzas en las experiencias vividas: temor al procedimiento,
soledad a pesar que la decisión no involucra sólo a la mujer embarazada, y
desinformación sobre temas de reproducción. Asimismo, observa que
aquellas mujeres de menores recursos económicos son mas vulnerables en
términos de salud y ante la ley. Vallenas (1993) señala situaciones por las
cuales las mujeres serían propensas a experimentar secuelas psicológicas
post aborto. Ellas son: momento de la gestación en que se practica el aborto,

12
EN: Algunas consecuencias sociales del aborto. Vallenas, Sandra. SUMBI y The Population
Council, Lima. p. 87-113.
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

predisposición a la depresión y otras perturbaciones, aborto debido a razones


de salud, edad de la mujer, actitud del contexto social, y grado de
determinación sobre la decisión. Por su parte, Cardich (1993) encuentra que
casi todas las mujeres entrevistadas sienten alivio luego del aborto, y todas
perciben el aborto como solución al problema específico de un aborto no
deseado.

Todo este cuerpo de investigaciones – de fines de los ochenta y principios


de los noventa - nos permite concluir que los sentimientos que siguen a la
experiencia de aborto varían del alivio y aceptación de la elección al
arrepentimiento y tristeza respecto a la misma. Aunque la mayoría de las
mujeres experimenta sentimientos de soledad y temor, las reacciones varían
de acuerdo al contexto familiar, lo que se cree como socialmente aceptable,
y el grado de seguridad respecto a la decisión de abortar. Finalmente, los
sentimientos respecto a la experiencia de aborto inducido varían no sólo de
persona en persona, sino también en una misma persona a través del
tiempo13.

A partir de los aportes revisados surgen algunas preguntas que la presente


investigación intentará responder para el caso de mujeres pertenecientes a
estratos económicos bajos que viven en Lima Metropolitana. Nos
preguntamos, ¿Cuál es el proceso de toma de decisiones frente a un
embarazo no planificado? ¿Qué factores influyen en la decisión? ¿Qué
problemáticas particulares se identifican de acuerdo a las características y
motivaciones de las mujeres? ¿Cuáles son los sentimientos y dilemas
durante el proceso de decisión y luego del aborto?

Sabemos que en el proceso de toma de decisiones las mujeres protagonistas


negocian con una red de relaciones. Por lo tanto nos interrogamos: ¿Quiénes
conforman tal red de relaciones? ¿Cómo se negocia? ¿Qué posición ocupa

13
El estudio de Goodwin y Ogden (2007) con mujeres residentes en Gran Bretaña identifica
patrones de cambio en las percepciones sobre la experiencia de aborto inducido.
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

la mujer protagonista en tal negociación? ¿Se pueden distinguir patrones de


procesos de negociaciones? ¿Existen diferencias significativas entre el
proceso de toma de decisiones que culmina en la elección de continuar con
el embarazo y aquel que concluye en la determinación de abortar?
Finalmente, ¿La capacidad de acción y las razones esgrimidas, para optar
por una decisión u otra, determinan las reacciones frente a la elección?

1.1.2. Sobre las percepciones y usos de Métodos Anticonceptivos

La implementación de métodos anticonceptivos es frecuentemente


planteada como reemplazo de las prácticas de aborto inducido para lograr el
número de hijos deseado. Al respecto existe un debate en curso. ¿Influye el
uso de anticonceptivos en la prevalencia de abortos inducidos o no existe tal
relación?

De acuerdo con el análisis de casos para América Latina y el Caribe


realizado por Marston y Cleland (2003) la relación entre tasa de uso de
métodos anticonceptivos e incidencia de abortos inducidos no es directa, es
decir, al incremento de uso de métodos anticonceptivos no le sigue
necesariamente una reducción en la tasa de abortos inducidos.

Las investigaciones sobre percepciones y usos de métodos anticonceptivos


son particularmente útiles para comprender el fenómeno del control de la
reproducción y su relación con las experiencias de aborto inducido. Nos
valemos de aquellos estudios sobre aborto que abarcaron también el tema
de métodos anticonceptivos, como también de otras investigaciones que dan
cuenta de la situación de las políticas de planificación familiar en el Perú.
(Weisner, 1982; Llovet y Ramos, 1988; Elsa López, 1997; Li y Ramos,
1993; Cardich, 1993; Gribble et alt., 2007; Defensoría del Pueblo, 2002;
Ferrando, 2006)14

14
Un reciente estudio cualitativo, (Gune, 2008), sobre los significados y usos de preservativo
con poblaciones de Sudáfrica, República Dominicana y Mozambique resalta el cambio
constante de prácticas sexuales seguras a peligrosas en una misma vida sexual.
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

El estudio de Weisner (1982) observa que la mayoría de las mujeres –


residentes en Santiago de Chile - que abortaron estaban fuertemente
motivadas para no tener hijos pero no utilizaban métodos anticonceptivos
modernos debido a: temor, opinión desfavorable de la pareja sexual,
insuficiente e inadecuada información y capacitación al respecto, y
dificultades en su acceso. La mayoría reporta utilizar el método del ritmo.
El aborto constituiría la alternativa frente al fracaso de tal método. Llovet y
Ramos (1988) encuentran que el uso de anticonceptivos y de prácticas
abortivas en sectores populares bonaerenses se incrementa a medida que la
tasa de fecundidad deseada decrece. Sin embargo, las usuarias de
anticonceptivos abortan más que las mujeres que no utilizan
anticonceptivos. Ademas, el 75% de ellas sería primero usuaria de
anticonceptivos y luego se practicaron un aborto. Ello no solo podría
responder a una mayor motivación de la mujer para no tener hijos, sino
también a la alta discontinuidad en el uso de métodos anticonceptivos,
prevalencia de métodos tradicionales, alta rotación en el uso de métodos,
ausencia de información, desinformación y limitaciones en la prescripción
de anticonceptivos.

El estudio de Li y Ramos (1993)15 observa que las mujeres experimentan


diferentes métodos a lo largo de su vida y los van evaluando según sus
necesidades. Ellas no cambian sus prácticas anticonceptivas drásticamente.
Por otro lado, identifican una aparente contradicción entre un elevado
conocimiento de métodos anticonceptivos y una preferencia por los métodos
naturales y sugieren que ello no se debe a desconocimiento de las opciones
de cuidado existentes sino a que asocian a los métodos anticonceptivos con
problemas de salud: alteración de los nervios, vómitos, inflamación y
cambios en la menstruación. La investigación realizada por Cardich (1993)
identifica el temor a los efectos secundarios, las percepciones sobre los

15
El estudio se lleva a cabo con mujeres que acudieron a centros de salud en Lima. Ellos
encuentran que cada mujer sigue un proceso de aprendizaje diferente para el uso de métodos
anticonceptivos.
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

métodos anticonceptivos de sus parejas, la atención deficiente en los centros


de salud, y el miedo a ser descubiertas por sus padres como las razones
principales para preferir los métodos de anticoncepción tradicionales a los
modernos.

Ahora bien, las percepciones y usos de métodos anticonceptivos parecen


variar según la generación. Elsa López (1997) observa que existe una brecha
entre las prácticas y concepciones sobre salud sexual y reproductiva entre
las mujeres bonaerenses de mayor edad y las jóvenes. Las mujeres de mayor
edad casi no emplean métodos anticonceptivos modernos, tienen una
opinión desfavorable del aborto inducido y tienen mayor cantidad de hijos
nacidos y embarazos inconclusos. Al contrario, las mujeres jóvenes
muestran un mayor grado de escolaridad, deseo por menor número de hijos,
inicio sexual temprano, y mayor uso de métodos anticonceptivos. Ello
podría responder a cambios en la sociedad bonaerense debido a la progresiva
inclusión de métodos anticonceptivos16. Sin embargo, López se pregunta si
estas diferencias se deben a que las jóvenes están comenzando su vida
reproductiva mientras que las mayores ya han pasado por diferentes
momentos. Existe la posibilidad de que, a medida que las jóvenes pasen a
otras etapas, repetirán las conductas de las generaciones precedentes. Por lo
tanto se pregunta si las mujeres jóvenes seguirán los patrones reproductivos
de sus madres o si existe efectivamente un cambio.

En breve, los estudios sobre las percepciones y el uso de métodos


anticonceptivos concluyen que es muy difícil controlar la reproducción
mediante los métodos anticonceptivos naturales o modernos. Las mujeres
varían sus prácticas contraconceptivas en el transcurso de su vida, a partir
de sus experiencias con los métodos, sus percepciones y de sus parejas sobre
los mismos, su acceso a ellos y también de acuerdo al status de la relación
con la pareja sexual. Los sentimientos, los comportamientos y las
percepciones respecto al uso de métodos anticonceptivos varían a lo largo

16
Recordemos que las mujeres adultas que entrevista Elsa López a principios de los noventa,
fueron jóvenes o recién ingresaban a la adultez para los ochenta.
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

de la vida de cada mujer y reflejan dilemas personales y sociales. Asimismo


es necesario anotar que las investigaciones revisadas exponen una vez mas
las distancias entre los discursos y las prácticas de contra concepción.

1.1.3 Percepciones y Uso de Métodos Anticonceptivos en el Perú

En el caso peruano la relación entre uso de métodos anticonceptivos e


incidencia de abortos inducidos no deja de ser compleja debido a que las
políticas públicas en torno a la implementación y sensibilización de uso de
métodos anticonceptivos han tenido periodos en los cuales se estimuló su
uso y otros en los que se reprimió (Gribble, Suneeta y Menotti 2007.) En
1983 se inician las políticas públicas para la planificación familiar desde el
Ministerio de Salud. Durante los siguientes años el objetivo fue reducir la
tasa de fecundidad e incrementar el uso de anticonceptivos en coordinación
con el sector privado.La reducción en la tasa de fecundidad observada se
debe principalmente a una mayor accesibilidad de anticonceptivos. A partir
de la década de los 90s, el Estado asume un rol central en la planificación
familiar. Se otorgó gratuitamente productos para la planificación familiar y
se legalizó la esterilización femenina como método anticonceptivo.

Para el año 2000, el número de establecimientos de salud aumentó en 50%


a comparación de 1995. Las políticas públicas para la planificación familiar
dan un giro entre el 2000-2005. La crisis económica, la reducción de
donaciones y los cambios en las políticas públicas de planificación familiar
ocasionaron una significativa reducción al acceso y calidad de información,
servicios y métodos anticonceptivos. El factor mas relevante es el giro
conservador que toma el Estado Peruano frente a las políticas de
planificación familiar. Ello responde al ingreso de servidores públicos en
puestos claves que pertenecían a los sectores mas conservadores de la Iglesia
Católica: Opus Dei y Sodalicio de Vida Cristiana. Paralelamente a la
reducción de los servicios de planificación familiar se observa que la tasa
de abortos inducidos registrados incrementó. (Defensoría del Pueblo, 2002).
La investigación realizada por Delicia Ferrando (2006) encuentra un
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

elevado porcentaje de nacimientos no son deseados (el 57% en el 2005) y


que el 30% de las mujeres peruanas sexualmente activas no están
suficientemente protegidas de quedar embarazadas debido a que no utilizan
ningún método anticonceptivo, por falla del método anticonceptivo y/o
porque recurren a la abstinencia sin el conocimiento pertinente. Es decir, la
capacidad real de planificación familiar es exigua. El incremento reciente
en el uso de métodos anticonceptivos tradicionales puede ser consecuencia
de la deslegitimación de los métodos anticonceptivos, acceso restringido o
discontinuo de los mismos, y limitaciones económicas. A la luz de lo
expuesto surge la preocupación de la presente investigación por describir
cómo influye la decisión de interrumpir o seguir con un embarazo en las
prácticas de contraconcepción, y en los proyectos a futuro.

1.2 Marco Teórico

La presente investigación tiene por objetivo comprender las elecciones tomadas


frente a un embarazo no planificado en una muestra de mujeres urbanas. Nos
preocupa dar cuenta del contexto externo, sus situaciones familiares y personales
enmarcadas en su historia y sus proyectos de vida. Ello incluye explorar las
valoraciones y los significados que las mujeres atribuyen a su elección y sus
experiencias de control de natalidad.

1.2.1. Enfoque sobre la Toma de Decisiones

Las preguntas sobre qué influye el comportamiento y por qué las personas
actúan como lo hacen han sido objeto de preocupación de filósofos,
psicólogos, economistas y científicos sociales. Aunque el debate se remonta
al tiempo de los primeros estudiosos del comportamiento humano, es
pertinente dar cuenta de sus últimos aportes.

La Teoría de la Elección Racional surge en la Escuela de Economía de


Chicago a inicios del siglo XX. Ella postula la racionalidad instrumental
como herramienta universal y dominante en los procesos de toma de
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

decisiones. Todo individuo busca maximizar sus beneficios y reducir sus


costos.

La distancia entre la objetividad y subjetividad del individuo radica en su


conocimiento de los costos de cada elección, y en sus valoraciones y metas.
De este modo, los comportamientos de los individuos podrían ser explicados
a partir del estudio de sus acciones individuales agrupadas.

De acuerdo a la TER, los individuos pueden elegir libremente frente a la


sociedad si posee la voluntad y conocimientos necesarios. El modelo supone
que cada individuo ha identificado ciertos objetivos y dispone de los recursos
y capacidades necesarias para tomar decisiones.

1.2.2. La Crítica a la Teoría de la Elección Racional

Las críticas a la Teoría de la Elección Racional se resumen de la siguiente


manera: 1) el comportamiento humano no siempre es racional, 2) todos los
sujetos están en un contexto (que incluye a otros sujetos e intereses) particular
y poseen una posición relativa, 3) las preferencias y posibilidades de cada
sujeto dependen de tal contexto y posición, 4) la TER no puede determinar
unúnico resultado de la acción, es decir, no puede predecir los
comportamientos.

1.2.3 Procesos de decisión

Para la presente investigación nos acogeremos a los aportes de Thomas


Schelling y John Elster. La propuesta de Thomas Schelling (Universidad de
Harvard) “Egonomics” surge como crítica a la Teoría de la Elección Racional.
“Egonomics” no considera que la racionalidad instrumental sea universal y
dominante en la toma de decisiones, por el contrario, reconoce y otorga peso
al sujeto y a sus juicios. El gran aporte de Elster es la inclusión de las
emociones y de la racionalidad parcial en el proceso de toma de decisiones.
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

De acuerdo con este enfoque, la toma de decisiones es el proceso por el cual


se elige entre una gama de alternativas que el sujeto construye a partir de los
recursos, los medios, los limitantes y las metas que establece. La decisión no
es resultado de un proceso sistemático o racional pues no necesariamente se
encuentra articulada a una estrategia de vida consciente y planificada. La
misma estrategia de vida consciente y planificada no existe. Los sujetos
toman decisiones para un momento crítico en el contexto de ciertas
emociones, normas sociales, recursos materiales, ideales de vida y relaciones
sociales. La capacidad de acción de cada sujeto varía según sea su situación.
De este modo, es relevante observar las combinaciones de recursos y
limitantes que se genera para cada caso y quiénes participan del proceso de
decisión.

1.2.4 Enfoque sobre el Aborto

En la presente investigación definimos el aborto como la interrupción


provocada del desarrollo del embrión. Se entiende como una alternativa frente
a una crisis y como una coyuntura que genera dilemas. La crisis ocurre frente
a la presencia de un embarazo no planificado. En tal momento se debe tomar
la decisión de interrumpir la gestación o seguir con ella y tener un hijo.

La aparición de un embarazo no planificado produce cambios bruscos en la


posibilidad de cumplir con otros objetivos y, a su vez, en la situación relativa
de la mujer. Es por ello que se constituye como un periodo de crisis. Ambas
opciones (abortar o continuar) ocasionan transformaciones a nivel personal y
familiar. Por su parte, Carol Gilligan (1982) postula que la decisión de abortar
es un dilema moral entre el cuidado de la vida y la autodeterminación. Por
ello esta experiencia se vive en tensión y conflicto.

Para todos los casos, el aborto es una decisión que ha implicado una reflexión.
El balance realizado por la mujer y los actores involucrados en la toma de
decisión nos permite conectar un hecho concreto a la historia de vida de la
mujer y a su proyecto de vida.
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

1.2.5 Dilemas y proyectos de vida

Los dilemas son el producto de la incompatibilidad entre dos alternativas o


afirmaciones. La elección sobre el embarazo no deseado no necesariamente
es una solución definitiva a estos dilemas. En muchos casos las decisiones
tomadas alimentan los conflictos precedentes y producen nuevos
padecimientos.

Retomo la idea de Mattingly (1998) sobre la relación entre las revisiones


sobre las metas y elecciones a futuro a partir de experiencias críticas. En su
estudio sobre mujeres con experiencia de aborto observa que ellas
conversaban sobre su pasado en relación con sus perspectivas a futuro. De
este modo establece que los padecimientos (a partir del aborto) generan
narrativas para el futuro y propician ciertas evaluaciones en torno al proyecto
de vida.

Las decisiones sobre hechos similares cambian a lo largo del tiempo, al igual
que las percepciones de cada mujer sobre sus elecciones anteriores. Cada
experiencia y opción tomada respecto a sus embarazos genera conocimientos,
impresiones y sentimientos que influyen en sus objetivos a corto y largo
plazo.

2. EL ABORTO

Cuando nos referimos a la palabra “aborto”, se puede entender la misma, en su


sentido etimológico, el cual se podrá encontrar en sus raíces latinas 17. Empezaremos
indicando que “Ab” es un prefijo usado en el latín para indicar n egación o privación
de algo, mientras que “Ortus” significa origen o nacimiento o el proceso de salida del
sol de oriente a occidente, por obvias razones nos referiremos a “Ortus” en su primera
connotación.

17
Diccionario Ilustrado Latino-Español. Prólogo de Vicente García de Diego. BIBLIOGRAF. Barcelona. 1964.
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

Entonces tendremos que la palabra “Abortus” será entendida como privación del
nacimiento. Entonces por la palabra aborto se puede entender como la privación del
nacimiento o una situación en la cual un parto ha sido negado. El sentido que
comúnmente se le da a esta palabra -y el cual tomaremos en la presente
investigación- será el Aborto como interrupción de un embarazo en función de impedir
un correcto parto.
4. UNA ACTIVIDAD SEXUAL SIN PROTEXION

Como se mencionó en párrafos anteriores, la actividad sexual temprana y no protegida, la


educación sexual deficiente y la falta de información y de acceso a métodos
anticonceptivos son factores que explican los embarazos no deseados, los abortos y la
propagación de las ITS (Almeyda Castro, 2001). Al respecto, varios autores enfatizan la
importancia que tiene el incremento de las concepciones premaritales para la reproducción:
la probabilidad de que una mujer tenga un embarazo antes de la unión y de haber cumplido
25 años aumenta a medida que las mujeres son más jóvenes, al tiempo que es más frecuente
en el medio urbano que en el rural” (18% en el ámbito urbano y 14% en el rural)
(CONAPO, 2000).

Los y las adolescentes que deciden tener una vida sexual activa adquieren, en ocasiones,
información y anticonceptivos que sus pares les recomiendan, es decir, obtienen
conocimientos de personas que, al igual que ellos, están desinformadas o parcialmente
informadas. Por lo general, los padres o tutores no educan a los jóvenes para que puedan
tener una vida sexual segura, teniendo un conocimiento suficiente de los medios de
prevenir ITS o embarazos. Los maestros se limitan, con frecuencia, a transmitir a sus
alumnos información sobre el sexo desde una perspectiva fisiológica, en ocasiones
compleja. Suele ser escasa la información sobre los riesgos de tener relaciones sexuales
desprotegidas. Esta situación se observa en muchos países de América Latina y el Caribe
debido, en gran medida, a las graves deficiencias en la educación sexual para este grupo de
la población. A esto se suman las dificultades que enfrentan los jóvenes para tener acceso
a métodos anticonceptivos y de protección contra ITS. Los prejuicios sociales y culturales
impiden que los adolescentes conozcan y comprendan su propia sexualidad, además de
limitar su capacidad de optar por alternativas diferentes a la maternidad y paternidad
tempranas.
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

Si bien en la mayoría de los países de América Latina y el Caribe, el 90% o más de las
adolescentes supuestamente conocen al menos un método anticonceptivo, los porcentajes
de uso son bajos (Blanc y Way, 1998). Sin embargo, el conocimiento por sí mismo no
implica la utilización correcta de tales métodos. Las barreras económicas, sociales,
culturales e institucionales tienen un peso importante en el acceso a la anticoncepción para
este grupo de población. La imposibilidad de satisfacer la demanda de métodos
anticonceptivos también aparece en la literatura sobre el tema como uno de los elementos
que ponen a las adolescentes en riesgo de un embarazo no planeado o no deseado y, por
tanto, de recurrir al aborto inducido para terminarlo. Como ya antes se indicó, éste se realiza
muchas veces en condiciones que ponen en peligro su salud e incluso su vida.

Las mujeres no siempre perciben el riesgo de embarazo y de contraer ITS, particularmente


durante las primeras relaciones sexuales que llegan a tener, cuando muchas veces no les
parece muy importante tomar medidas de prevención. Esto ocurre sobre todo en el caso de
mujeres muy jóvenes, cuyas prácticas sexuales son con frecuencia irregulares. Para ellas,
la utilización de anticonceptivos puede parecer superflua. En muchas ocasiones, los
adolescentes no emplean ningún método en sus relaciones sexuales porque éstas se
presentan de manera inesperada. Tal situación se constata en una investigación hecha en
Colombia y en la cual 63% de la mujeres consultadas de Bogota y 72% de las de Cali
declararon que no recurrieron a algún método anticonceptivo durante su primera relación
sexual, debido a que no estaba prevista Florez et al. (2004). También en Guadalupe se
encontró que una de cada tres mujeres quedó embarazada en su primera relación sexual
(Guengant et al., 1993).

Además, en la mayoría de los países en desarrollo persiste una clara dominación masculina
y, por tanto, es a veces difícil que las mujeres convenzan a su pareja de emplear el uso de
un método de prevención, en particular el preservativo. Como se ha señalado, el uso de
métodos anticonceptivos refleja la capacidad de diálogo de la pareja. En este aspecto las
mujeres suelen encontrarse en situación de desventaja, particularmente cuando tienen sexo
con varones de mayor edad.
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

3.1 La violencia y el abuso sexual

La violencia y la coerción sexual, sobre todo la violación, son hechos comunes en la


vida de muchas adolescentes, que derivan en un gran número de embarazos no
deseados y abortos (Fondo de Población de las Naciones Unidas, 2000). En un estudio
realizado en el año 2000 en Antigua, Bahamas, Barbados, Islas Vírgenes Británicas,
Dominica, Granada, Guyana, Jamaica y Santa Lucía, la Organización Panamericana
de la Salud reportó que casi la mitad de las adolescentes entrevistadas de 10 a 18 años
que habían tenido relaciones sexuales declararon que la primera vez que tuvieron sexo
con otra persona fue de manera forzada (PAHO, 2000). Las relaciones sexuales en
estas circunstancias tienen implicaciones de corto y largo plazo. Del mismo modo,
pueden tener consecuencias psicológicas, sociales y físicas, como embarazos no
deseados, abortos, infecciones, además de partos de hijos no deseados (Jejeebhoy y
Bott, 2003).

En México, la violación es un problema social, particularmente preocupante en el caso


de las adolescentes. En un estudio con mujeres tratadas por abusos sexuales en esa
nación, que se realizó en 1995, 54% de las participantes resultaron ser menores de 20
años. Se trató, en todos los casos, de mujeres solteras que fueron objeto de abuso
sexual, incluida la violación, en proporciones similares, por parte de algún familiar o
un amigo (del 20 al 21% de los casos), por un desconocido, en el 46% de éstos, y en
un 13% por alguna otra persona conocida (Martínez Ayala et al , 1999), (Billings et
al., 2002). En otro estudio sobre la opinión de los adolescentes con respecto al aborto,
para el cual se consultó a adolescentes de una escuela de nivel medio y superior de la
ciudad mexicana de Cuernavaca, se encontró que la mayoría de los hombres y de las
mujeres estaban de acuerdo con interrumpir un embarazo en caso de violación (Sosa,
2005).

4.2. Derechos reproductivos y barreras para su ejercicio

El análisis de la práctica del aborto en los adolescentes también plantea la cuestión de


los derechos reproductivos de tal grupo de población y el modo cómo los ejercen. En
el caso de la mayoría de las mujeres de América Latina y el Caribe, tales derechos no
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

son respetados o sólo lo son parcialmente. Este incumplimiento afecta de manera


particular a las jóvenes.

El respeto de tales derechos, que son parte de los derechos humanos, puede contribuir
de manera muy significativa a evitar que los adolescentes ejerciten su sexualidad en
condiciones de riesgo para su salud. Para garantizarlos, los jóvenes deben recibir una
educación suficiente en materia de sexualidad y salud reproductiva, tener acceso a
métodos anticonceptivos eficaces, que, además de permitirles prevenir embarazos no
deseados, los protejan de contraer ITS.

El incumplimiento de estos derechos no afecta a todas las mujeres de la misma manera:


siempre resultarán más afectadas las más jóvenes, sobre todo cuando se encuentran en
condiciones económicas y sociales menos favorables y en situación de mayor
dependencia con respecto a otras personas.

Por otra parte, la denuncia de las mujeres que abortaron cuando reciben cuidados
postabortos en alguna institución de salud, constituye una clara violación a una serie
de derechos. Entre ellos que el personal médico que las atienda preserve la
confidencialidad del caso, además de estar obligado a mantener el secreto profesional.
También se viola el derecho de las mujeres a decidir sobre su reproducción y al de ser
atendidas con respeto en los servicios de salud siempre que sea necesario.

Tal situación se hace patente en un estudio hecho en El Salvador, para el cual se


examinaron 46 expedientes de mujeres denunciadas por aborto. Se encontró que 50%
de éstas fueron interpuestas por personal de hospitales. Asimismo, pudo confirmarse
que la mayoría de las mujeres afectadas por la penalización del aborto correspondían
a grupos de personas altamente vulnerables (jóvenes y solteras) y que sólo tenían
acceso a métodos abortivos precarios. La mayoría tenía menos de 25 años, 3 menos
de 15 años, 14 de 15 a 19 años, y 15 de 20 a 24 años (CRLP, 2000).

El derecho a la salud de los y las adolescentes, que incluye la salud reproductiva, fue
reconocido internacionalmente en la Convención sobre los Derechos del Niño,
auspiciada por la Organización de las Naciones Unidas y en vigor desde 1990. Dicha
convención se aplica en general a personas de menos de 18 años de edad. El artículo
24 de la misma reconoce el derecho de los niños y niñas “al disfrute del más alto nivel
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

posible de salud y a servicios para el tratamiento de las enfermedades y la


rehabilitación de la salud”. A pesar del desconocimiento de la mayoría de las
adolescentes de sus derechos reproductivos, siempre desean que el personal de salud
que las atiende las trate con respeto (Raguz, 2001).

El acceso a métodos anticonceptivos eficaces también forma parte de los derechos


reproductivos de la mujer. Al respecto, Mahler (1993) afirma que, aun cuando en los
países en desarrollo se concibe la planificación familiar como un derecho humano,
pocos asumen esta responsabilidad como un derecho democrático que puede
beneficiar a cualquier persona. Para este autor, garantizar el acceso universal a
métodos anticonceptivos constituye una meta aún por alcanzar. El incumplimiento de
tal derecho, explica, afecta con mayor intensidad a la población más joven,
fundamentalmente, a las mujeres adolescentes.

Los casos de abuso sexual son también una expresión de la violación de los derechos
de las adolescentes. A la agresión que los autores de tales abusos infligen a las mujeres,
se suma la falta de voluntad de las autoridades judiciales, sanitarias, civiles, etcétera,
para hacer que se cumplan estos derechos. Además, en el caso de aborto, las
legislaciones suelen penalizar solamente a las mujeres y no a los hombres responsables
del embarazo (CDM, 2004).

Aunque el derecho al aborto por violación es ilegal en un gran número de los países
latinoamericanos, las mujeres, sobre todo adolescentes, enfrentan todavía muchos
obstáculos para interrumpir un embarazo en tal circunstancia. El procedimiento para
obtener la autorización de abortar en este caso es a menudo difícil, ya que por lo
general requiere de la aprobación previa de diferentes instancias judiciales y de salud.

Otra barrera para acceder a estos derechos la constituye la actitud de los médicos. Por
razones personales, muchos de ellos se niegan a practicar abortos, aun cuando estén
permitidos por la ley, como ocurre en los casos de violación. En un estudio realizado
de 1998 a 1999 a 467 gineco-obstetras adscritos a hospitales públicos de Buenos Aires,
78% de los entrevistados manifestaron estar de acuerdo en que una mujer menor de 15
años aborte si el embarazo es producto de una violación (Gogna et al, .2002). Por otra
parte, en una encuesta de opinión aplicada a gineco-obstetras varones y mujeres de
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

Honduras, 31.6% de los primeros y sólo 21.1% de las segundas consideraron que el
abuso sexual es una razón válida para interrumpir un embarazo. Con respecto a
despenalizar el aborto en casos de violación o incesto, 52.3% de los varones y 55% de
las mujeres estuvieron a favor (CDM, 2004).

Con frecuencia, quienes se oponen a la legalización del aborto argumentan que tal
práctica atenta contra el derecho a la vida de los aún no nacidos. Sin embargo, suelen
pasarse por alto las consecuencias del “no-aborto” en las mujeres que enfrentan un
embarazo no deseado, sobre todo las más jóvenes, que se encuentran en mayor
desventaja para poder encarar una situación de este tipo.

5. EL SINDROME POST-ABORTO.

La segunda víctima del aborto es la mujer. Los millones de mujeres que han caído en la
trampa del aborto. Sólo en España son más de 800.000 las mujeres que han abortado desde
que se despenalizó el aborto en 1985, y casi todas ellas -por no decir todas-, tarde o
temprano - están sufriendo o sufrirán lo que se conoce ya como "Síndrome Post-aborto".
Así lo reconoce la organización abortista más importante del mundo: la Federación
Internacional de Planificación Familiar. En su Plan Trienal y Programa de Objetivos a
Largo Plazo 1990-1993 afirma que: "la incidencia del trauma post-aborto para clientas de
abortos quirúrgicos puede llegar a alcanzar hasta el 91% de los casos."

El Síndrome Post-aborto toma su nombre del Síndrome Post-Vietnam, porque fue en los
años de esa terrible guerra cuando se legalizó el aborto el EE.UU.
Como no había ya bastantes guerras en el mundo, quisieron declarar la peor de todas, la de
los poderosos contra los más débiles, la de los nacidos contra los no nacidos, la de la madre
contra su hijo, la de un médico contra su paciente, la de un Estado contra su pueblo... la
guerra de las guerras.

Pero al igual que los soldados que volvían de Vietnam traían esa guerra en sus entrañas
para atormentarles el resto de sus vidas, así las mujeres que abortaban empezaron a sufrir
los mismos síntomas que esos soldados, la misma angustia, la misma desesperación, la
misma culpa: pesadillas, insomnio, alcoholismo, agresividad o depresión, psicosis... y
suicidio.
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

Siete veces más suicidio entre mujeres que habían abortado descubrió el Gobierno de
Finlandia en un estudio de 1997 sobre una muestra de 9.129 mujeres tomada de la base de
datos nacional... un estudio impecable y estremecedor. Además de la altísima tasa de
suicidios, descubrieron que, en el año siguiente al aborto, esas mujeres sufrieron 60 veces
más muertes por causas naturales (enfermedad) que las que habían dado a luz, 4 veces más
muertes por accidentes y 14 veces más muertes por homicidios.

Pero en las mujeres, este Síndrome que estremeció al mundo en los rostros y las historias
de esos pobres soldados, es mucho más grave aún, porque es oculto, es secreto, es
reprimido, es ignorado y es tabú.

A los ojos del mundo, no les pasa nada porque el aborto es "legal", y por definición, lo que
es legal debe ser bueno, y lo que es bueno no puede hacer mal. Ergo, a las mujeres que
abortan no les puede pasar nada, y si les pasa es su problema, es que, además, son idiotas
o están desequilibradas, pero no por el aborto, claro.

La sociedad no puede admitir que una mujer esté atormentada por algo que la sociedad
misma le ha procurado, no puede reconocer que le ha dado veneno para beber y que por
eso se está quemando por dentro.

Y todos miran para otro lado mientras que las mujeres se vuelven locas: 64% de ellas
ingresaron en hospitales psiquiátricos tras su aborto, según un estudio de la Universidad de
Baltimore, USA, en 1984; "el 59% sufren trastornos psiquiátricos graves y permanentes
tras el aborto" según la Real Academia de Obstetricia de Inglaterra.

Cientos de estudios de muchos países abortistas como Estados Unidos, Canadá, Francia,
Inglaterra, Suiza, Australia, Dinamarca y Finlandia han llevado este Síndrome a los
manuales Psicología y Psiquiatría de numerosas universidades.

Desde hace dos meses ya hay una página especializada en español sobre el Síndrome Post-
aborto y demás secuelas psicosomáticas18.

Digo "demás secuelas psicosomáticas" porque otra de las graves secuelas del aborto que se
está descubriendo en estos últimos años es el cáncer de mama.

18
Es www.nomassilencio.com.
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

Junto con el gran aumento de los cánceres del aparato reproductivo de la mujer, el cáncer
de mama ha sufrido un aumento espectacular en los últimos 20 años en todos los países
donde se ha generalizado el aborto. Y no en mujeres en edad de la menopausia, como solía
ser, sino en mujeres cada vez más jóvenes.

Según un estudio de una doctora pro-abortista, Janet Daling, en 1994 publicado en el


Journal of the National Cancer Institute en los casos en que había antecedentes familiares
y la mujer abortaba después de los 30 años, el riesgo aumentaba un 270%.

Pero más aún, cuando la mujer abortaba a su primer hijo antes de los 18 años y tenían
antecedentes familiares de cáncer, el riesgo relativo llegaba ¡al infinito! De las 12 mujeres
de su muestra con este perfil, el 100% desarrollaron cáncer de mama antes de los 45 años.

Y en las mujeres sin antecedentes familiares, el aumento del riesgo era de un 150%. En
mujeres que ya habían llevado un embarazo a término, el riesgo de cáncer de mama en las
que abortaron era de un 50% más; entre ellas, las jóvenes menores de 18 años y mayores
de 29 con aborto provocado aumentaron el riesgo más de un 100%.

¡Y los médicos siguen diciendo que el 50% de los factores de riesgo del cáncer de mama
son desconocidos!

Así lo oí con mis propios oídos en una Jornadas Municipales sobre Prevención del Cáncer
de Mama celebradas en Madrid en el año 2001. Y ¡se quedan tan anchos! Cuando desde
1953 hay estudios como el del Dr. Sigue en Japón sobre una población de 3.000 mujeres
que descubrió un 160% de aumento del riesgo en las que habían abortado voluntariamente.

Actualmente hay más de 38 estudios epidemiológicos internacionales, de los cuales 29


muestran una correlación positiva y significativa entre aborto y cáncer de mama. De ellos,
5 estudios indican el doble de riesgo o más. No hay más que ver las estadísticas y los años
en que se ha producido el aumento de casos: pocos años después de la legalización del
aborto en cada país.

Volviendo al Síndrome Post-aborto y sin extenderme mucho sobre lo que pueden ver mejor
en la misma página web de www.nomassilencio.com, sólo dar algunos rasgos más de lo
que está socavando nuestra sociedad sin que nadie se dé cuenta.

La Asociación Norteamericana de Psiquiatría, a principios de los años 80, identificaba la


depresión, la hostilidad, el desinterés y aislamiento, las imágenes recurrentes, el insomnio
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

y pesadillas, y la incapacidad de expresar sentimientos como secuelas psicológicas del


aborto.

Otros estudios posteriores muestran un alto índice de intentos suicidas, de alcoholismo,


bulimia y anorexia, frigidez y disfunciones sexuales, ruptura de relaciones de pareja (un
70%), de maltrato doméstico y autolesiones, de incapacidad de concentración, agotamiento
y nerviosismo, crisis histéricas y agresividad.

En España, el único estudio existente es el informe de 1993 de la Asociación Española de


Neuropsiquiatría titulado "Mujer y salud mental" que señalaba como rasgos de las mujeres
que abortan más de una vez la inmadurez, la inestabilidad emocional, la sexualidad pasiva
y dependiente, la aversión a los métodos anticonceptivos, los problemas de pareja,
conflictos con los padres, mala auto imagen, vivencias negativas o traumáticas, y tendencia
y rasgos de personalidad patológica: esquizofrenia, paranoia y psicopatía.

Confrontando los datos oficiales, un 25% de las mujeres que abortan cada año ya han
abortado previamente.

Parece, pues, evidente la necesidad de investigar más a fondo la existencia y características


de este cuadro clínico en España, dado que, por sus síntomas, podría constituir una variable
oculta subyacente al aumento espectacular de trastornos como la anorexia y la bulimia, el
abuso juvenil de alcohol y drogas, los malos tratos en el hogar, así como las depresiones y
suicidios juveniles y los brotes psicóticos.

Concretamente, se observa un alarmante aumento de los malos tratos en países con altos
índices de aborto, que en Estados Unidos ha sido contabilizado en un 500% de aumento en
los años desde que se legalizó el aborto.

También es evidente la cultura del "botellón" y las drogas de diseño, que ha llegado a ser
un grave problema social.

Por ello, un grupo de psiquiatras y psicólogos hemos iniciado una investigación sobre la
incidencia de este Síndrome Post-aborto en España, que figura también en la página web
www.nomassilencio.com, junto con el cuestionario para colaborar en la investigación.

También ofrecemos a las mujeres que han abortado, la ayuda especializada que les permita
renacer de sus cenizas y no volver a caer en el mismo error.
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

Toda la sociedad somos responsables, por activa o por pasiva, de mantener abierta una
trampa mortal para mujeres angustiadas y sus hijos inocentes.

Por ello debemos, al menos, rescatar a las que han caído en ella y así evitar que otras caigan
también.

Pues las mejores defensoras de la vida son las que han pasado por la muerte espiritual que
supone el aborto. Así está ocurriendo en países como Estados Unidos, donde son miles las
mujeres de la Plataforma No Más Silencio que piden la derogación de la Ley del aborto
para que nadie más caiga donde ellas cayeron.

Pedimos, pues colaboración a toda la sociedad para poder llegar a tantas mujeres que sólo
quieren olvidar lo inolvidable, pero que no podrán hacerlo hasta que identifiquen la raíz de
su mal.

Los interesados en colaborar pueden bajarse el cuestionario y pasarlo a mujeres que hayan
abortado voluntariamente, tanto en su versión completa como en su versión reducida: datos
personales, clínicos y psicológicos, y remitirlo posteriormente a la dirección indicada en la
página web.

Son encuestas anónimas, que por tanto pueden ser rellenadas por otra persona que conozca
bien el caso, especificándolo así. Según un estudio piloto realizado por la Asociación
Unidos por la Vida en el año 2001, el 62% de los 202 entrevistados conocía a alguna mujer
que había abortado, y el 72% de ellas habían necesitado tratamiento psicológico.

Por desgracia, todos conocemos a alguna mujer que ha abortado y podemos constatar la
veracidad de estos datos.

Así mismo se está poniendo en conocimiento de las autoridades españolas competentes,


pero necesitamos la colaboración de los lectores para difundirlo en su propio ámbito y
conseguir así romper el mayor muro de silencio que jamás haya existido.

Porque al ser el pecado más grande, es a la vez el más oculto, y por ser oculto, el más difícil
de sanar. Hay que sacarlo a la luz para poderlo curar, y hace falta la ayuda de todos.

Una buena manera de colaborar es enviar esta información a la sección de "Cartas al


director" de los diarios de su zona, así como a los Boletines de los Colegios de Médicos y
Psicólogos locales por parte de colegiados de los mismos.
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

Estamos convencidos de que el conocimiento de las secuelas del aborto puede cambiar la
marea negra del aborto en el mundo, como ya la está cambiando en los Estados Unidos.

Los veteranos luchadores por el derecho a la vida de ese país han comprobado cómo es el
miedo al Síndrome lo que está haciendo bajar cada año las cifras de aborto en EE.UU.

Por desgracia, lo que no consigue el amor lo consigue el temor, pero al fin, se trata de
conseguirlo: acabar con el monstruo del aborto. Además, creemos que es un derecho de
toda persona saber los riesgos a los que se expone al realizar una acción, especialmente
cuando estos riesgos son ya conocidos y comprobados.

Así, es un derecho de la mujer saber a lo que se expone cuando aborta, como lo están
legislando varios Estados norteamericanos en leyes de "Consentimiento Informado" que
obligan a las clínicas abortistas y hospitales a dar a la mujer un formulario informativo para
firmar antes de su aborto.

Si el tabaco ha levantado tamaña polémica y sus riesgos se anuncian a bombo y platillo,


¿cómo no exigir lo mismo para algo infinitamente peor como es el aborto?

Si el Estado permite el crimen del aborto, tiene, al menos, la obligación de informar a sus
ciudadanos sobre los graves riesgos que entraña, tanto para la mujer como para toda la
sociedad. Procuremos todos que así sea.

Argumentos a favor y en contra del Aborto

Hay muchos argumentos que se han difundido insistentemente, especialmente en aquellos


países donde, con cualquier motivo, intentan buscar la legalización del aborto o ampliarlo
allí donde ya se ha legalizado alguna de sus formas.

Es inhumano no legalizar el "aborto terapéutico" que debería realizarse cuando el embarazo


pone a la mujer en peligro de muerte o de un mal grave y permanente

La Verdad: En este caso el término "terapéutico" es utilizado con el fin de confundir.


"terapia" significa curar y en este caso el aborto no cura nada. Actualmente, la ciencia
médica garantiza que prácticamente no hay circunstancias en la cual se deba optar ente la
vida de la madre o la del hijo. Ese conflicto pertenece a la historia de la obstetricia. Ya en
1951, el Congreso de Cirujanos del American College dijo que "todo el que hace un aborto
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

terapéutico o ignora los métodos modernos para tratar las complicaciones de un embarazo
o no quiere tomarse el tiempo para usarlos". El temido caso de los embarazos "ectópicos"
o que progresan fuera del útero materno están siendo manejados médicamente cada vez
con mayor facilidad. Por otro lado, el código de ética médica señala que en el caso de
complicaciones en el embarazo deben hacerse los esfuerzos proporcionados para salvar a
madre e hijo y nunca tener como salida la muerte premeditada de uno de ellos.

Es brutal e inhumano permitir que una mujer tenga el hijo producto de una violación, por
ello, para estos casos, debería legalizarse el aborto llamado "sentimental".

La Verdad: En primer lugar los embarazos que siguen a una violación son extremadamente
raros. En Estados Unidos, por ejemplo, la violación es un serio problema,
aproximadamente 78,000 casos fueron reportados en el año 1982. Esta cifra es más
importante si se tiene en cuenta, que del 40% al 80% de las violaciones no se denuncian.

En estos casos los embarazos son extraordinariamente raros, por varias causas. Por
ejemplo, las disfunciones sexuales en los violadores, cuya tasa es extremadamente alta. En
tres estudios se ha constatado que el 39, el 48 y el 54% de las mujeres víctimas del ataque
no habían quedado expuestas al esperma durante la violación.

En otro estudio se comprobó que el 51% de los violadores experimentaron disfunciones


que no les permitieron terminar el acto sexual. Otra causa por la que son extremadamente
raros los embarazos por violación: la total o temporal infertilidad de la víctima. La víctima
puede ser naturalmente estéril; puede ser muy joven o muy vieja, puede estar ya
embarazada o puede haber otras razones naturales.

El 43% de las víctimas se encontraba en estas categorías. La víctima puede estar tomando
anticonceptivos, tener un DIU o ligadura de trompas, el 20% se situaba en esta categoría.
Así, sólo una minoría de las víctimas tiene un potencial de fertilidad. Además de la
infertilidad natural, algunas víctimas están protegidas del embarazo por lo que se ha
llamado stress de infertilidad; una forma de infertilidad temporal como reacción al stress
extremo.
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

El ciclo menstrual, controlado por hormonas, es fácilmente distorsionado por un stress


emocional y puede actuar demorando la ovulación; o si la mujer ya ha ovulado la
menstruación puede ocurrir prematuramente. Un estudio determinó que se registraron
solamente el 0.6% de embarazos en 2190 víctimas de violación.

En una serie de 3,500 casos de violación en 10 años en el Hospital San Pablo de


Minneapolis, no hubo un solo caso de embarazos puede ocurrir. Procurar una legislación
en base a una excepción en vez de una regla es totalmente irracional desde el punto de vista
jurídico. Es obvio que el espantoso crimen de la violación es utilizado para sensibilizar al
público en favor del aborto, al presentar al fruto inocente de una posible concepción brutal
como un agresor. Es claro que la mujer ha sufrido una primera espantosa agresión, la de la
violación. Presentar el aborto como una "solución" es decir que un veneno hay que
combatirlo aplicando otro.

6. PUNTO DE VISTA JURÍDICO.

El aborto no va a quitar ningún dolor físico o psicológico producido en una violación. Al


contrario, le va a agregar las complicaciones físicas y psíquicas que ya el aborto tiene de
por sí. Por otro lado, el fruto de este acto violento es un niño inocente, que no carga para
nada con la brutal decisión de su padre genético. Por otro lado, los legisladores más
expertos señalan que legalizar el aborto "sentimental" es abrirles la puerta a serias
complicaciones jurídicas: prácticamente cualquier unión, incluso consensual, podría ser
presentada como contraria a la voluntad de la mujer y, por tanto, una violación. Finalmente,
el argumento más importante, es que el aborto por violación no es siquiera aceptado por
sus verdaderas víctimas, las mujeres violadas. Pueden leerse estos duros pero
reveladores testimonios

Es necesario eliminar a un niño con deficiencias porque él sufrirá mucho y les ocasionará
sufrimientos y gastos a los padres.

7. LA IGLESIA Y SU POSICION ANTE EL ABORTO

Juan Pablo II dice que la contracepción y el aborto provocado tienen una raíz común, "son
fruto de una misma planta", (Enc. Evangelium Vitae), y la historia nos enseña que los
movimientos antinatalistas piden siempre: anticoncepción y después, aborto legal.
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

Comparando los textos se ve con claridad que las leyes, las ordenanzas y los proyectos de
ley de salud reproductiva son copia de los proyectos modelo provistos por las ONG's tales
como International Planned Parethood Federation (IPPF). (En Argentina, la filial de la IPPF
es la Asociación Argentina de Protección Familiar). Ese prototipo de leyes, en otros países
ha llevado a la despenalización del aborto quirúrgico.

En todos estos textos, el Estado juzga cuando la procreación es responsable o no. En todos,
se prohíbe a los médicos y el personal sanitario ejercer el derecho humano a la objeción de
conciencia, siguiendo la abusiva resolución de la Conferencia de la Mujer de Beijing,
(nuestro país no hizo reserva sobre ese tema). En todos, se niega el derecho de los padres
a la educación sexual de sus hijos. Y en todos, uno de los objetivos primordiales declarados
es combatir la pobreza, que tratan de resolverlo, como dijo Juan Pablo II, "prohibiendo a
los pobres nacer".

El objetivo declarado de la IPPF, y de otras organizaciones internacionales, para el año


2000 es conseguir la despenalización del aborto quirúrgico en los países en los que todavía
rige algún impedimento legal. "Allí dónde el acceso a los servicios de aborto sin riesgo es
restringido, las asociaciones deben mantener un diálogo positivo y trabajar con otras
organizaciones no gubernamentales o grupos dedicados para promover reformas en la ley",
Para imponer la contracepción, y después despenalizar el aborto, estas organizaciones
mienten descaradamente en cuanto al número de abortos clandestinos. En la Cámara de
Diputados de la Nación en 1995, se llegó a hablar de 500.000 abortos ilegales al año, lo
que es estadísticamente imposible,

Los Obispos latinoamericanos acusaron a la IPPF y a sus filiales de "empobrecer


moralmente" a los pueblos de la región, y denuncian que sus políticas son inspiradas por
"poderosos intereses económicos y políticos de organismos financieros y de laboratorios
que buscan mercados para sus productos anticonceptivos y abortivos", y reconocieron una
verdadera guerra química.

Democracia totalitaria. No cabe duda que los textos que nos ocupan son un instrumento del
imperialismo cultural que pretende implantar un nuevo orden en el mundo y que utiliza,
como una de sus armas, el sexo, empobreciendo moralmente a los pueblos. En otras
palabras, estas campañas son etapas del plan de reingeniería social que llevan a cabo los
países centrales y se enmarcan en un proyecto de dominio universal.
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

El totalitarismo, según algunos autores modernos -dice Michel Schooyans-, no se define


primeramente por la vigencia de un régimen en particular o por la ausencia de un
parlamento o de un régimen representativo, aunque estas condiciones sean irremplazables.
El régimen totalitario tiene como rasgo típico el ataque al hombre en sus dimensiones
físicas, psicológico y espiritual. El totalitarismo inhibe, paraliza, congela y anestesia la
capacidad de juicio personal y la toma de decisiones libres. Se distrae la atención, se inhibe
la capacidad crítica, se retira toda responsabilidad, y la persona se convierte en
irresponsable y alienada. El totalitarismo ya no usa la fuerza física, destruye el yo.

El sujeto se ve como llevado a adoptar una ideología que favorece un comportamiento que
conviene a quien se lo quiere imponer, sufre como una ocupación de su mente. La ideología
asumida por el dominado, por el colonizado mental, le predispone a aceptar e incluso a
consentir formas de violencia física. Le han dominado el cuerpo, dominando su inteligencia
y su voluntad. Se hace absorber a los colonizados un discurso ideológico que disfraza los
intereses del dominador y lo llega a ver como un beneficio para él y para los demás De esta
manera la mentira ideológica apoya la violencia física, pero el camino inverso también es
posible: la violencia física puede solicitar la ayuda de la violencia ideológica. Las prácticas
violentas como la esterilización, el aborto y la anticoncepción, ejecutadas según la política
de los hechos consumados, preparan la mentalidad para aceptar las justificaciones
ideológicas y jurídicas para esos atropellos.

Quienes impulsan estas medidas se llaman a sí mismos "progresistas". Para ellos atentar
contra la vida, el uso banalizado y banalizarte del sexo, la educación sexual animalizante,
los intentos de "democratizar la familia" son sinónimo de desarrollo social y de libertad y,
a la menor objeción, tratan de "fundamentalista" a quien disiente, aunque ellos acepten
acríticamente los dictámenes de la ONU o de cualquier organismo internacional, tengan o
no fundamento científico.

Algunos, buscando con sinceridad poco reflexiva el bienestar de quienes padecen


situaciones difíciles, no se dan cuenta que su pensamiento circula por los caminos del
evolucionismo social, el mismo que hizo que en este siglo que despedimos se concretaran
las mayores aberraciones de la historia, ejecutadas como política de estado: la eliminación
de miles de seres humanos, los campos de concentración; las leyes eugenésicas, con
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

esterilizaciones masivas y permisos para concebir; la eutanasia de enfermos mentales y


físicos, en fin, la eliminación de todos los que eran inútiles al Estado.

En el fondo, ahora, ¿no se está tratando de eliminar a quienes no son útiles a la sociedad
globalizada, o a quienes no pueden alcanzar un patrón de "calidad de vida" fijado por otros?
¿No sucede ahora, como sucedió bajo el nazismo y el comunismo, que se elimina a quienes
no pueden ser convertidos en masa uniforme, porque su raza, su religión, su lugar de
nacimiento o sus tradiciones ancestrales los hacen distintos e inabsorbibles? Muchas
"soluciones" al problema de la pobreza nacen de esa mentalidad, que se caracteriza por el
convencimiento que ciertos sectores de la población poseen tendencia genética o una
herencia cultural o religiosa insalvable que los condena a la miseria; entonces, no se les
facilitan ni la educación ni las oportunidades de trabajo, se los castra con anticonceptivos,
se los elimina.

Como es lógico en este orden de cosas, muchos de los mentores del aborto encubierto bajo
la capa de los derechos reproductivos y la salud reproductiva, padecen una especie de
obsesión anticatólica, porque como dice el Cardenal Ratzinger, quien afirma que en la
figura de Jesucristo y en la fe Iglesia hay una verdad permanente y universalmente
vinculante se convierte ipso facto en el único verdadero enemigo de la sociedad relativista.

Manipulando palabras e ideas ponen gran empeño por calificar de "religiosa", y por lo
tanto, despreciable y descalificatoria, la verdad científica sobre la fecundación y el inicio
de la vida humana y toda razón médica opuesta a los anticonceptivos, tanto si hace
referencia a sus efectos abortivos como las consecuencias negativas que tienen éstos para
la salud de la mujer. Sin embargo, esas evidencias científicas y esas consecuencias son
claras para todos los médicos honestos, creyentes y no creyentes.

Otras veces, atacan insistentemente a la Iglesia Católica, acusándola de entrometerse en


política; o insistiendo en que su doctrina carece de humanidad, compasión y hasta de
caridad. No es raro que quienes tienen este empeño favorezcan apostasías y las apoyen
económicamente, como en el caso de las denominadas "católicas por el derecho a decidir",
y se presenten como cruzados de la "democratización de la Iglesia". Se olvidan que la
doctrina de Jesucristo no se reforma a mano alzada, según va pasando el tiempo.
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

La manipulación de los conceptos y los prejuicios ideológicos los hacen argumentar en


contra de las leyes de toda lógica. Por ejemplo, llaman mucho la atención los dichos de un
diputado argentino, médico de profesión, en el debate de noviembre de 1995. Este
profesional de la medicina, refiriéndose a la cantidad de abortos espontáneos -que según
afirma la misma ciencia médica- tiene una mujer que hace uso habitual de su sexualidad
dijo, para justificar el carácter abortivo de los dispositivos intrauterinos, "la naturaleza
produce más abortos que el DIU".

Sea verdad o no lo relacionado con los abortos espontáneos (que son involuntarios), este
médico con sus palabras, demostró que no distinguía entre lo voluntario y lo involuntario
en los actos humanos. Peligroso camino eligió el diputado, pues no aprecia la diferencia
entre la muerte natural y la causada intencionalmente. No distingue, por ejemplo, entre las
muertes ocasionadas por un atentado, -el de la AMIA, por citar uno-, y las muertes a causa
de un terremoto; tampoco entre la muerte natural de un enfermo y un asesinato en la vía
pública o la muerte provocada a ese enfermo por su propio médico. ¡Dios nos libre de tales
médicos y de tales legisladores! Así se llega a la triste conclusión que lo importante para
estas personas no es la búsqueda de la verdad y la coherencia de pensamiento, sino llevar
adelante un plan de reingeniería social, en el que la revolución sexual es una etapa.

Juan Pablo II describió esta situación diciendo, "existe hoy un riesgo no menos grave
debido a la negación de los derechos fundamentales de la persona humana y por la
absorción en la política de la misma inquietud religiosa que habita en el corazón de todo
ser humano: es el riesgo de la alianza entre democracia y relativismo ético, que quita a la
convivencia civil cualquier punto seguro de referencia moral, despojándola más
radicalmente del reconocimiento de la verdad. En efecto, 'si no existe una verdad última -
la cual guía y orienta la acción política- entonces las ideas y las convicciones humanas
pueden ser instrumentalizadas fácilmente para fines de poder. Una democracia sin valores
se convierte con facilidad en un totalitarismo visible o encubierto como demuestra la
historia'.

Por eso, el Santo Padre no sólo 'ante', sino necesariamente 'en medio' de este conflicto:
todos nos vemos implicados y obligados a participar, con la responsabilidad ineludible de
elegir incondicionalmente en favor de la vida".
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

Frente a esta situación no caben dilaciones para tomar una actitud, una opción vital, se está
a favor de la vida o en contra de la vida: todos los programas de anticoncepción, educación
sexual, paternidad planificada o salud reproductiva, al poner énfasis en la prevención de
los hijos no deseados, inducen casi coactivamente la intención de no desearlos, y son el
camino para la despenalización del aborto quirúrgico.

Dicho de otra manera, los conceptos de salud reproductiva o procreación responsable


legalizan el aborto al legalizar la "anticoncepción post-coital" o "de emergencia", por lo
tanto, si una ley los admite y los favorece, esa ley es una ley que autoriza y promueve el
aborto y además, abre la puerta para la legalización del aborto quirúrgico, como un derecho
de la mujer.

Anticoncepción violenta. La mayoría de los textos analizados imponen a los médicos la


obligación de recetar anticonceptivos, y no contemplan la responsabilidad de los servicios
públicos de salud por las consecuencias negativas para la salud de la mujer de la inserción
del DIU y de la prescripción de anticonceptivos hormonales. El proyecto de ley nacional
de 1995, va más allá, pues mediante la creación de sistemas engañosos de "consentimiento
informado", exonera explícitamente de responsabilidad a esos servicios.

Y por si esto fuera poco, mediante estos instrumentos legales se crean sistemas de
seguimiento para las mujeres que participan en los programas.

Las denuncias de coacción y violencia psicológica en los programas de planificación


familiar han llegado al Congreso de los Estados Unidos y son públicamente conocidas en
toda América Latina.

Estas medidas, les guste o no a quienes las imponen o pretenden imponer, aunque digan
actuar en nombre de la democracia, son medidas totalitarias, que no respetan la libertad de
la persona. Sabemos, por ejemplo, que, en Brasil para dar trabajo a una mujer, algunas
empresas exigen un certificado de esterilización o un certificado de "perseverancia" en
programas de salud reproductiva.

Estas leyes y proyectos sientan las bases para sustraer del ámbito de la intimidad del
matrimonio la decisión sobre el número de hijos, poniendo las bases para que el Estado,
las ONG's o la opinión pública determinen cuándo y entre quiénes la procreación es
responsable.
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

Por eso, Juan Pablo II dice: "Se trata de amenazas programadas de manera científica y
sistemática", contra la vida. En este final del siglo XX, "los falsos profetas y los falsos
maestros han logrado el mayor éxito posible".

¿Qué entiende la Iglesia por aborto?

La Iglesia Católica entiende por aborto la muerte provocada del feto, realizada por
cualquier método y en cualquier momento del embarazo desde el instante mismo de la
concepción. Así ha sido declarado el 23 de mayo de 1 988 por la Comisión para la
Interpretación Auténtica del Código de Derecho Canónico.

La cuestión del aborto provocado, ¿es sólo un problema científico, político o social?

Ciertamente, no. Esta cuestión es, desde luego, un problema científico, político y social
grave. Pero también es, y en gran medida, un serio problema moral para cualquiera, sea
o no creyente.

¿Tenemos los católicos obligaciones adicionales acerca de la cuestión del aborto,


respecto de los no católicos o no creyentes?

Todo hombre y toda mujer, si no quieren negar la realidad de las cosas y defienden la
vida y la dignidad humanas, han de procurar por todos los medios lícitos a su alcance
que las leyes no permitan la muerte violenta de seres inocentes e indefensos. Pero los
cristianos, entre los que nos contamos los católicos, sabemos que la dignidad de la
persona humana tiene su más profundo fundamento en el hecho de ser hijos de Dios y
hermanos de Jesucristo, que quiso ser hombre por amor a todos y cada uno de nosotros.

Por eso los católicos, si vivimos nuestra fe, valoramos en toda su dimensión el drama
terrible del aborto como un atentado contra esta dignidad sagrada. Más que de
obligaciones adicionales, pues, habría que hablar de una más profunda y plena
comprensión del valor de la persona humana, gracias a nuestra fe, como fundamento
para nuestra actitud en favor de la vida, ya que sabemos que el olvido de Dios lleva con
más facilidad al olvido de la dignidad humana.
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

Como católica, ¿en qué incurre una persona que realiza o consiente que le realicen
un aborto?

Quien consiente y deliberadamente practica un aborto, acepta que se lo practiquen o


presta una colaboración indispensable a su realización, incurre en una culpa moral y en
una pena canónica, es decir, comete un pecado y un delito.

¿En qué consiste la culpa moral?

La culpa moral es un pecado grave contra el valor sagrado de la vida humana. El quinto
Mandamiento ordena no matar. Es un pecado excepcionalmente grave, porque la
víctima es inocente e indefensa y su muerte es causada precisamente por quienes tienen
una especial obligación de velar por su vida.

Además, hay que tener en cuenta que al niño abortado se le priva del Sacramento del
Bautismo.

¿Qué es una pena canónica?

La pena canónica es una sanción que la Iglesia impone a algunas conductas


particularmente relevantes, y que está establecida en el Código de Derecho Canónico,
vigente para todos los católicos.

¿En qué pena canónica incurre quien procura un aborto?

El que procura un aborto, si sabe que la Iglesia lo castiga de este modo riguroso, queda
excomulgado. El Canon 1398 dice: "Quien procura un aborto, si éste se produce,
incurre en excomunión Latae sententiae"

Por otra parte, el Canon 1041 establece que el que procura un aborto, si éste se consuma,
así como los que hayan cooperado positivamente, incurre en irregularidad, que es el
impedimento perpetuo para recibir órdenes sagradas.

¿Qué quiere decir incurrir en excomunión?

Significa que un católico queda privado de recibir los Sacramentos mientras no le sea
levantada la pena: no se puede confesar válidamente, no puede acercarse a comulgar,
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

no se puede casar por la Iglesia, etc. El excomulgado queda también privado de


desempeñar cargos en la organización de la Iglesia.

¿Qué quiere decir que una excomunión es Latae sententiae?

Con esta expresión se quiere decir que el que incurre en ella queda excomulgado
automáticamente, sin necesidad de que ninguna autoridad de la Iglesia lo declare para
su caso concreto de manera expresa.

¿Significa algo especial la frase "si éste -el aborto- se produce"?

Sí. Quiere decir que, para que se produzca la pena de excomunión, el aborto debe
consumarse, es decir, el hijo ha de morir como consecuencia del aborto. Si, por
cualquier circunstancia, el aborto no llega a consumarse, no se producirá la
excomunión, aunque se dará el pecado.

En el caso del aborto, ¿quiénes incurren en la pena de excomunión?

Si se dan las condiciones que configuran la pena de excomunión, en este caso quedan
excomulgados, además de la mujer que aborta voluntariamente, todos los que han
prestado colaboración indispensable a que se cometa el aborto: quienes lo practican,
quienes los ayudan de modo que sin esa ayuda no se hubiera producido el aborto, etc.

¿Qué razón de ser tiene que el aborto está condenado por una pena canónica tan
grave como es la excomunión?

La razón de ser de esta norma es proteger -también de esta manera, no sólo con la
catequesis y la recta formación de la conciencia- la vida del hijo desde el instante mismo
de la concepción, porque la Iglesia se da cuenta de que la frágil vida de los hijos en el
seno materno depende decisivamente de la actitud de los más cercanos, que son,
además, quienes tienen más directa y especial obligación de protegerla: padres, médico,
etc. Luego, cuando el niño nazca, estará ya además protegido de alguna manera por la
sociedad misma.

La Iglesia ha entendido siempre que el aborto provocado es uno de los peores crímenes
desde el punto de vista moral. El Concilio Vaticano II dice a este respecto: "Dios, Señor
de la vida, ha confiado a los hombres la insigne misión de proteger la vida, que se ha
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

de llevar a cabo de un modo digno del hombre. Por ello, la vida ya concebida ha de ser
salvaguardada con extremados cuidados; el aborto y el infanticidio son crímenes
abominables" (Const. "Gaudium et Spes").

Pero ya que en los últimos años cada vez hay más Estados que permiten el aborto, ¿no
habría sido un gesto de benevolencia de la Iglesia el haber mitigado las penas para los
católicos que aborten?

La Iglesia pudo haber cambiado, en la última y profunda revisión del Código de


Derecho Canónico culminada en 1983, la pena de excomunión que pesa sobre los que
procuran conscientemente un aborto, pero no lo hizo así precisamente porque en las
últimas décadas se ha producido en todo el mundo una acusada relajación de la
sensibilidad de las gentes (y también de muchos creyentes) hacia este crimen. Y si bien
esta mayor laxitud social, que ejerce una presión cierta sobre las conciencias, puede
disminuir la gravedad del delito en algunos casos, una atenuación de la pena habría
suscitado, inevitablemente, la errónea idea de que la Iglesia considera hoy el aborto
provocado como menos grave que antes, cuando, evidentemente, no es así.

La Iglesia es Madre y Maestra; como Madre, es lenta para la ira y fácil para el perdón,
pero como Maestra no puede desvirtuar el depósito de la doctrina legado por Dios, y
no puede decir que está bien lo que está mal, ni puede dar pie a que nadie suponga que
actúa de esta manera.

¿Puede suceder que alguna persona consienta o colabore en un aborto y no incurra


en excomunión?

Sí. Dado que en Derecho Canónico no existe delito si no hay pecado grave, hay
circunstancias en las que no se incurre en esta pena, que requiere plena imputabilidad.
Por ejemplo, no quedan excomulgados los que procuran un aborto si ignoran que se
castiga con la excomunión; los que no tengan conciencia de que abortar
voluntariamente es pecado mortal; los que han intervenido en un aborto forzados con
violencia irresistible contra su voluntad o por miedo grave; los menores de edad...; en
general, los que han obrado sin plena advertencia y pleno consentimiento.
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

En el caso de que un médico (o un anestesista o una enfermera), por no estar dispuesto


a realizar este tipo de intervenciones, fuese despedido y padecieran necesidad él y su
familia, ¿podría colaborar?

Nunca se puede colaborar de modo positivo en la comisión de un acto que va contra la


ley de Dios, que hay que obedecer antes que a la ley de los hombres. El católico que se
halla en esta situación tiene la obligación grave de ampararse en el derecho a la objeción
de conciencia, aunque esta actitud pueda acarrearle represalias.

El profesional sanitario cristiano ha de tener presente, además, que si es conocida su


condición de creyente puede provocar un grave escándalo si colabora a la práctica de
abortos.

Si los familiares de ese profesional son también cristianos, tienen la responsabilidad


humana y moral de ayudarle a sobrellevar las dificultades, apoyarle en sus decisiones
y hacer causa común con él en esos momentos de tribulación. Y esta responsabilidad
alcanza también a sus amigos y colegas, si son cristianos y quieren vivir auténticamente
su fe, así como a los miembros de la comunidad católica en que el profesional sanitario
se desenvuelva.

¿Y qué ha de hacer el resto de las personas que trabajan en un hospital donde se


practican habitualmente abortos?

Esas personas han de poner todos los medios lícitos a su alcance para que se dejen de
practicar abortos. En cualquier caso, han de negar su colaboración directa a esas
acciones.

¿No es la doctrina católica sobre el aborto una dura doctrina, que muy pocos podrán
seguir?

Casi con estas mismas palabras replicaron los contemporáneos de Jesús cuando oyeren
su predicación. Y el mismo Jesús nos dijo que hay que seguir el sendero estrecho para
llegar al Reino de los Cielos. Seguir a Cristo en Su Iglesia no es fácil, pero con la Gracia
de Dios se allana el camino y se superan las dificultades, por grandes que parezcan.
También nos dijo Jesús que fuéramos a Él con confianza, y Él nos aliviaría de nuestras
angustias.
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

La doctrina católica sobre el aborto no proviene de la voluntad de la autoridad


eclesiástica, sino que está fundamentada en lo más profundo de la naturaleza de las
cosas queridas por Dios, que se expresa en la Ley que Él nos ha dado a conocer, y que
la Iglesia tiene la misión de transmitir. Pero la Iglesia cumple también con su deber
siendo el ámbito en que los cristianos pueden fortalecer mejor su fe y ser ayudados y
estimulados a vivir más intensamente su vida cristiana.

¿Cómo puede levantarse una excomunión, tras haber colaborado en un aborto


consumado?

Si un católico se encuentra en esta situación, debe acudir al obispo o al sacerdote en


quien éste delegue. En la práctica, puede dirigirse a cualquier sacerdote, que le indicará
lo que debe hacer.

¿Tienen los católicos, además de la obligación grave de no colaborar en ningún


aborto provocado, otras obligaciones en esta materia?

Todos los católicos estamos llamados a una vida plena, es decir, a la santidad, y a
contribuir activamente a la extensión del Reino de Dios en la tierra llevando el
Evangelio hasta el último rincón del mundo. Si todo miembro responsable de una
sociedad que se proclama civilizada tiene el deber de defender la vida y la dignidad
humanas, por muchas más razones los católicos hemos de asumir esta tarea.

¿Cómo se puede hacer esto, en el caso del aborto?

El lograr que en una sociedad se respete el derecho a la vida es responsabilidad de todos


en su actividad cotidiana, pues todos, con el ejemplo de su conducta, sus palabras, sus
escritos, sus opiniones, su voto, la educación de sus hijos, etc., influyen en lo que se
piensa, en cómo se vive Y en lo que se legisla.

Ciertamente, un papel importante corresponde a políticos, educadores y responsables


de medios de Comunicación social, por la repercusión que sus palabras o sus acciones
tienen en la colectividad; pero ellos, al tiempo que influyen sobre la sociedad, son
influidos a su vez también por ella.
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

¿Qué puede hacer para influir en esta materia un cristiano corriente, un ciudadano
normal que ni sale en la televisión, ni habla desde una cátedra o una tribuna pública?

Lo primero que cada uno puede y debe hacer para afirmar la vida es vivir con la
conciencia de su dignidad. Sólo afirmaremos la vida de otros si nosotros percibimos la
nuestra en toda su grandeza y si nuestra conducta es coherente con nuestra convicción.
El ejemplo de Jesús, tomando en serio a cada una de las personas que se encontraba,
debe servirnos para que todos los que se crucen en nuestra vida se sientan valorados y
tenidos en cuenta como seres únicos. Una afirmación así de la vida personal en nuestras
experiencias cotidianas hará posible que surja, naturalmente, la estima por todos y cada
uno de los seres humanos, también los concebidos y no nacidos. Pero junto a esta
actitud general, caben muchas maneras concretas de trabajar específicamente en favor
de la vida:

Rogando al Señor por los legisladores y los dirigentes sociales en general, para que
sepan comprender que los hijos concebidos y no nacidos son los más inocentes y los
más indefensos miembros de, nuestra sociedad, y que, como ha dicho repetidamente el
Papa Juan Pablo li, nunca se puede legitimar la muerte de un inocente.

No despreciando el valor moral del dolor y del sacrificio, cuyo rechazo lleva a justificar
cualquier intento de acabar con lo que se cree que son sus causas, incluidos los ancianos
o enfermos inútiles, los deficientes que son una carga o los nuevos hijos que pueden
complicar la vida o disminuir el bienestar de la familia.

Acogiendo y ayudando, también económicamente, a quienes, por razón de su


maternidad, se encuentran en situaciones difíciles.

Recibiendo con alegría, por duro que pueda ser, al nuevo hijo enfermo o deficiente que
llegue a la familia, como una bendición de Dios. Es ejemplar el testimonio de
numerosísimos padres cristianos en este sentido.

Reaccionando positivamente ante escritos públicos o programas audiovisuales que


defiendan la vida humana, y críticamente ante los que la ataquen.

Orientando el voto hacia las alternativas que merezcan más confianza por sus actitudes
ante la vida en general, y ante la cuestión del aborto provocado en particular.
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

Informando a quienes nos rodean, con caridad, pero con firmeza y claridad, de la
realidad del hijo no nacido y de la importancia de defender su derecho a vivir.

Los médicos, en especial los ginecólogos, y otros profesionales sanitarios, empleando


los medios técnicos que permiten que una madre vea en una ecografía, con sus propios
ojos, al hijo en sus entrañas, moviéndose, nadando, chupándose el dedo. Se ha dicho
que si el vientre de las madres fuera transparente, muchos verían la cuestión del aborto
provocado de otra manera.

Son sólo algunos ejemplos que puedan dar idea del enorme campo que un cristiano
tiene ante sí en relación con este gravísimo problema.

¿Es razonable pensar que un día la vida y la dignidad humanas se respetarán desde
la concepción hasta la muerte?

No es posible contestar rotundamente a esta cuestión, pero hacia este objetivo deben
encaminarse los esfuerzos de todos los que aspiran a un mundo justo. Las agresiones a
la vida humana, especialmente de los inocentes, han tenido siempre en la historia
consecuencias dramáticas. Los cristianos sabemos que cuando las personas y las
colectividades han reconocido a Jesucristo, este reconocimiento ha supuesto una
afirmación de la vida sin parangón con cualquier otra cultura. Por eso debemos
empeñarnos en la extensión de la presencia de Cristo en la sociedad, porque de este
modo los hombres reconocerán su propia grandeza y podrán vivir con una nueva
conciencia propia dignidad. Con el auxilio de Jesús y de su madre, que lo concibió en
su seno, y con el ejemplo nuestra propia vida, será posible trabajar mejor en defensa de
este ideal.

“El aborto debe ser legal porque todo niño debe ser deseado”

Este es un argumento absurdo. El "deseo" o "no deseo" no afecta en nada la dignidad y


el valor intrínseco de una persona. El niño no es una "cosa" sobre cuyo valor puede
decidir otro de acuerdo a su estado de ánimo. Por otro lado, el que una mujer no esté
contenta con su embarazo durante los primeros meses no indica que esta misma mujer
no vaya a amar a su bebé una vez nacido.
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

Se ha podido comprobar que en los países donde el aborto está legalizado, se


incrementa la violencia de los padres sobre los niños, especialmente la de la madre
sobre sus hijos aun cuando sean planificados y esperados. La respuesta a esto es que
cuando la mujer violenta su naturaleza y aborta, aumenta su potencialidad de violencia
y contagia ésta a la sociedad, la cual se va haciendo insensible al amor, al dolor y a la
ternura.

“El aborto debe ser legal porque la mujer tiene derecho a decidir sobre su propio
cuerpo”

La Verdad: Pero no cuando el sentido común y la ciencia moderna reconocen que en


un embarazo hay dos vidas y dos cuerpos. Mujer, según definición de diccionario, es
un "ser humano femenino". Dado que el sexo se determina cromosómicamente en la
concepción, y más o menos la mitad de los que son abortados son "seres humanos
femeninos"; obviamente NO TODA MUJER TIENE DERECHO A CONTROLAR SU
PROPIO CUERPO.

“Con la legalización del aborto se terminarían los abortos clandestinos”

La Verdad: Las estadísticas en los países "desarrollados" demuestran que esto no es así.
Por el contrario, la legalización del aborto lo convierte en un método que parece
moralmente aceptable y, por tanto, como una opción posible que no es igualmente
considerada allí donde no es legal.

Pero dado que la gran mayoría de abortos no son por un motivo "sentimental",
"terapéutico" o "eugenésico", sino por un embarazo considerado "vergonzoso", no es
extraño que la mujer -especialmente si es adolescente o joven- busque igualmente
métodos abortivos clandestinos por la sencilla razón de que una ley, aunque quite la
pena legal, no quita la vergüenza y el deseo de ocultamiento. Por otro lado, esta mentira
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

se basa en el mito según el cual los abortos legales son más "seguros" que los
clandestinos. Un ejemplo: Una investigación realizada en 1978 en Estados Unidos
arrojó que sólo en las clínicas de Illinois, se habían producido 12 muertes por abortos
legales.

“El aborto debe ser legal porque la mujer tiene derecho sobre su propio cuerpo”

La Verdad: ¿Tiene una persona derecha a decidir sobre su propio cuerpo? Sí, pero hasta
cierto punto. ¿Puede alguien eliminar a un vecino ruidoso sólo porque molesta a sus
oídos? Obviamente no. Es igual en el caso del aborto. La mujer estaría decidiendo no
sobre su propio cuerpo, sino sobre el de un ser que no es ella, aunque esté
temporalmente dentro de ella.

“El aborto es una operación tan sencilla como extraerse una muela o las amígdalas.
Casi no tiene efectos colaterales”

Las cifras desmienten esta afirmación. Después de un aborto legal, aumenta la


esterilidad en un 10%, los abortos espontáneos también en un 10%, y los problemas
emocionales suben del 9 al 59%. Además, hay complicaciones si los embarazos son
consecutivos y la mujer tiene el factor RH negativo. Los embarazos extra-uterinos
aumentan de un 0.5% a un 3.5%, y los partos prematuros de un 5% a un 15%. También
pueden darse perforación del útero, coágulos sanguíneos en los pulmones, infección, y
hepatitis producida por las transfusiones, que podría ser fatal.

Además, cada vez más investigaciones tienden a confirmar una importante tesis
médica: que la interrupción violenta del proceso de gestación mediante el aborto afecta
las células de las mamas, haciéndolas sensiblemente más propensas al cáncer. Algunos
partidarios del aborto incluso han llegado a plantear que el aborto es menos peligroso
que un parto.

Esta afirmación es falsa: el aborto, especialmente en los últimos meses del embarazo,
es notablemente más peligroso. En los países ricos mueren dos veces más mujeres por
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

aborto legal que por disfunciones del parto. Por otro lado, algunas mujeres tienen
problemas emocionales y psicológicos inmediatamente después del aborto, otras los
tienen muchos años después: se trata del Síndrome Post Aborto.

Las mujeres que lo padecen niegan y reprimen cualquier sentimiento negativo por un
periodo promedio de al menos cinco años. Después surgen una variedad de síntomas,
desde sudoraciones y palpitaciones hasta anorexia, alucinaciones y pesadillas. Los
síntomas son sorprendentemente similares a los del Síndrome de tensión post
traumático que sufrieron algunos veteranos, 10 años o más después de haber combatido
en una guerra.

8. EL DISEÑO METODOLÓGICO

3.1 Metodología y técnicas de investigación

Debido a las condiciones de marginalidad e ilegalidad de la actividad abortiva el


estudio tuvo un carácter exploratorio y cualitativo. No fue posible delimitar el
universo de estudio pues se trata de una población escondida (difícil de hallar,
de reclutar y de definir). Ello implica especiales estrategias de muestreo y de
ubicación-reclutamiento de los sujetos19. La muestra está constituida por ocho
casos centrales y dos periféricos de mujeres provenientes de estratos económicos
bajos que viven en Lima Metropolitana, Algunas son nacidas en Ayacucho,
Apurímac o Cajamarca y migraron a Lima cuando niñas o adolescentes. Todas
tienen entre 17-37 años de edad y cuentan con, por lo menos, una experiencia de
aborto inducido y son madres.

La presente investigación recurrió al método biográfico. Se recogió historias de


vida profundizando la temática referida al embarazo y la decisión de
interrumpirlo o continuarlo y, en sus proyectos de vida. Las características del
método biográfico permitieron la reconstrucción de los comportamientos a partir
de los relatos de sucesos y experiencias a lo largo del tiempo de las mujeres

19
Singer, 1999.
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

(historias de vida), contextualizándolos en el marco de su historia personal y


familiar, y de sus proyectos de vida. El método biográfico identifica momentos
y puntos de inflexión en la vida de los individuos, ademas busca articular las
experiencias personales con el contexto familiar y social.

Las entrevistas a profundidad siguieron cierto esquema: preguntas por datos


generales de la entrevistada, por el relato de sus momentos felices y por sus
momentos difíciles y/o tristes, por sus proyectos -materiales e inmateriales- a
futuro. Normalmente en los momentos descritos incluían las experiencias de
maternidad y de aborto. De lo contrario, se preguntó explícitamente por ellas.
Para cada momento narrado se consideró los sentimientos y las opiniones de la
entrevistada sobre el mismo, la descripción de los actores involucrados y el
desarrollo de los eventos.

Durante el análisis se buscó acceder a las experiencias de aborto y maternidad


de las mujeres entrevistadas a partir de sus discursos. Para ello se efectuó la
reconstrucción de sus historias de vida y de los procesos de toma de decisión
respecto al embarazo no planificado. Asimismo, se identificaron las
percepciones de las mujeres sobre la experiencia de aborto. Los patrones que
identificamos en los siguientes capítulos responden a las comparaciones entre
casos sobre los procesos de decisión, las percepciones sobre la experiencia, el
significado de esta decisión en sus proyectos de vida, y el lugar que ocuparon en
la historia de cada mujer.

9. LAS MUJERES Y EL DEBATE EN TORNO AL ABORTO

El análisis de los discursos de las mujeres entrevistadas muestra que ellas usan los
conceptos y argumentos de los debates sobre el derecho al aborto y el inicio de la vida
para interpretar su situación y para determinar si continuarán con la gestación o la
interrumpirán. Ello no significa que ellas usan los argumentos del debate ni que toman
posición frente a él. Las referencias a tal debate han sido asimiladas por el sentido común
y por lo tanto, aparecen en sus discursos de manera dispersa. El presente capítulo
pretende a su vez dar cuenta de las distancias entre los postulados desde el debate
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

internacional y desde las mujeres sobre sus experiencias de aborto. Por ello expongo,
brevemente, los puntos críticos de la discusión.

4.1 El Debate Internacional

El debate sobre el aborto se articula bajo las siguientes interrogantes: ¿Cuándo se


inicia la vida humana? ¿Qué parámetros definen qué es vida y qué no lo es? ¿Quién
tiene derecho a decidir? ¿Qué circunstancias legitiman optar por un aborto? ¿Qué
intereses prevalecen: el de la embarazada o del nonato?

Aquellos que privilegian la autonomía centran sus discursos en el derecho de la


mujer a decidir sobre su cuerpo y su proyecto de vida. (Taracena 2005: 26). Según
argumentan, la maternidad voluntaria y el derecho al aborto son requisitos
fundamentales para autodeterminar la propia vida, de lo contrario, esta se
encontraría fuertemente restringida20. Continuar con un embarazo no deseado
puede ocasionar sentimientos de frustración personal en la mujer. El nonato es
considerado un proyecto de vida humana, por lo cual la vida efectiva de la mujer es
lo central.

La perspectiva que privilegia el derecho a la vida del nonato considera que el aborto
inducido es un crimen y proponer su legalización es otorgarle a la madre el derecho
de “matar a su hijo’. Incluso, si el aborto es legal, es “moralmente reprochable”
puesto que significa quitar la vida e “ir contra la voluntad de Dios.”21 (Taracena
2005:18) Si la persona (mujer o varón) es católica, al abortar o permitir el aborto,
comete un pecado. Esta postura centra su atención en el nonato, y las referencias a
la gestante se limitan al vientre o útero de la misma. El proyecto de vida,
percepciones y sentimientos de la mujer quedan en un segundo plano, supeditados
a la vida del nonato que es considerado como una persona indefensa.

20
www.flora.org.pe.
21
www.aciprensa.com / www.arbil.org
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

De acuerdo con esta posición las mujeres que eligen abortar cometen un asesinato,
al igual que aquellos que facilitan o inducen tal decisión. Sin embargo también
pueden ser víctimas de desinformación médica, de ausencia de ayuda institucional
o de la presión social. Así la organización ARBIL declara que:
…las segundas víctimas del aborto son las propias madres y padres que acuden al
aborto pensando que es la solución de "su problema", de su soledad o abandono, de
su pobreza o incapacidad material, de su inmadurez, de su violación... El aborto no
puede solucionar todo esto.22

Según argumentan, la mayoría de mujeres luego de un aborto experimentan el


Síndrome Post-Aborto (SPA). Este puede manifestarse como miedo, soledad,
descontrol o histeria. Aun cuando puede ser postergado por una etapa de negación23
esta reacción sobrevendrá en algún momento.

En resumen, el discurso a favor del derecho a la vida del nonato y en contra del aborto
inducido concibe a la mujer con experiencia de aborto como: a) una víctima de la
sociedad o de sus propias justificaciones que, bien informada o con el apoyo debido
reconsiderará su acción, incluyendo el futuro; b) una asesina, sin respeto por la vida
humana. Para aquellos que privilegian la autonomía de la persona se trataría de una
mujer ejerciendo su derecho a decidir sobre su cuerpo y su proyecto de vida.

El debate sobre el momento en que se inicia la vida, es en realidad un cuestionamiento


sobre qué caracteriza al ser humano y cuándo se convierte en tal. La pregunta está
enmarcada en la discusión e investigación científica e involucra al Estado, a la Iglesia
y a las distintas organizaciones sociales.

Existen dos enfoques generales:

 El nonato es considerado como un ente, una potencialidad de algo que aún no es.
De ahí que no se tenga obligaciones morales para con él. (Taracena, 2005:26)

22
www.arbil.org
23
www.arbil.org
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

Existen puntos de vista diferentes sobre el momento en que el nonato tiene vida
que varían desde los tres meses hasta ya nacido.

 El nonato tiene el mismo valor que una persona nacida. Desde su concepción se
lo considera ‘vida humana sagrada’, es un niño, hijo y/o bebé.

En lo que respecta a las razones legítimas para interrumpir voluntariamente un


embarazo, existen dos posiciones sobre las razones o situaciones en las que la
decisión de irrumpir el embarazo es válida: a) aborto permitido para situaciones de
peligro físico (a veces también psicológico) de la mujer, malformaciones del embrión
y embarazo por violación; b) en todas las situaciones y por las razones que la mujer
considere necesario no concluir el embarazo.

La primera propone consentir el aborto en cuanto esté legitimado éticamente y refleje


un sentido de responsabilidad. Es decir, solamente en las situaciones mencionadas
anteriormente, de lo contrario sería un atentado contra la vida del nonato. El aborto
no se justifica por el deseo de no tener un hijo. En ese caso se trata de mujeres
irresponsables que no asumen su maternidad. Argumentan también que el inicio de
la vida sexual supone aceptar la posibilidad del embarazo y que las mujeres tienen
opciones para evitarlo. Aquí se presupone que las mujeres tienen acceso a
anticonceptivos y usarlos no tiene consecuencias para su salud.

La segunda posición argumenta que las mujeres deben poder determinar su propia
vida y ejercer su derecho a la interrupción de un embarazo no deseado y a una
maternidad voluntaria. Señalan que ellas no deciden abortar porque la experiencia
sea placentera sino para postergar o evitar la maternidad, por problemas de salud o
en la relación de pareja, por coerción o porque no están en edad de ser madres24.
Denuncian también que al abortar ilegalmente, con la consecuente ausencia de
garantías, muchas mujeres exponen sus vidas. Por lo tanto legalizarlo es una
necesidad de salud pública25.

24
Estudio del Instituto Alan Guttmacher (1999). Nombrado en: Taracena, 2005:29
25
www.flora.org.pe.
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

9. CLASES DE ABORTO:

9.1. Aborto quirúrgico

Es uno de los procedimientos médicos más seguros que existen y en la mayoría de


las veces se realiza de forma ambulatoria con anestesia local, dura
aproximadamente de 7 a 10 minutos. Existen varios procedimientos que pueden ser
utilizados. Entre los más conocidos se encuentran el de aspiración manual,
dilatación y succión con curetaje y dilatación y evacuación.

9.2. Aspiración manual.

Se utiliza para abortos en una etapa temprana, entre 4 a 10 semanas. Mediante este
procedimiento se vacía el útero con una jeringa manual a través de una succión suave.

Dilatación y succión con curetaje (D&C) - En este procedimiento se vacía el útero


suavemente con una máquina de succión y se utiliza una cureta (herramienta de metal
delgada) para limpiar las paredes del útero.

Dilatación y evacuación (D&E) - Se realiza cuando el embarazo supera las 14


semanas y menor de las 23 semanas de gestación. Este procedimiento puede tomar
entre 10 a 30 minutos.

10. TIPOS DE ABORTO

El asesinato de un bebé no nacido se produce, además de algunos métodos domésticos,


a través de los siguientes métodos:

 Por envenenamiento salino.- Se extrae el líquido amniótico dentro de la bolsa


que protege al bebé. Se introduce una larga aguja a través del abdomen de la
madre, hasta la bolsa amniótica y se inyecta en su lugar una solución salina
concentrada. El bebé ingiere esta solución que le producirá la muerte 12 horas más
tarde por envenenamiento, deshidratación, hemorragia del cerebro y de otros
órganos. Esta solución salina produce quemaduras graves en la piel del bebé. Unas
horas más tarde, la madre comienza "el parto" y da a luz un bebé muerto o
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

moribundo, muchas veces en movimiento. Este método se utiliza después de las


16 semanas de embarazo.

 Por Succión.- Se inserta en el útero un tubo hueco que tiene un borde afilado. Una
fuerte succión (28 veces más fuerte que la de una aspiradora casera) despedaza el
cuerpo del bebé que se está desarrollando, así como la placenta y absorbe "el
producto del embarazo" (ósea, el bebé), depositándolo después en un balde. El
abortista introduce luego una pinza para extraer el cráneo, que suele no salir por
el tubo de succión. Algunas veces las partes más pequeñas del cuerpo del bebé
pueden identificarse. Casi el 95% de los abortos en los países desarrollados se
realizan de esta forma.
 Por Dilatación y Curetaje.- En este método se utiliza una cureta o cuchillo
provisto de una cucharilla filosa en la punta con la cual se va cortando al bebé en
pedazos con el fin de facilitar su extracción por el cuello de la matriz. Durante el
segundo y el tercer trimestre del embarazo el bebé es ya demasiado grande para
extraerlo por succión; entonces se utiliza el método llamado por dilatación y
curetaje. La cureta se emplea para desmembrar al bebé, sacándose luego en
pedazos con ayuda de los fórceps. Este método está convirtiéndose en el más
usual.

 Por "D&X" a las 32 semanas.- Este es el método más espantoso de todos,


también es conocido como nacimiento parcial. Suele hacerse cuando el bebé se
encuentra muy próximo de su nacimiento Después de haber dilatado el cuello
uterino durante tres días y guiándose por la ecografía, el abortista introduce unas
pinzas y agarra con ellas una piernecita, después la otra, seguida del cuerpo, hasta
llegar a los hombros y brazos del bebé. así extrae parcialmente el cuerpo del bebé,
como si éste fuera nacer, salvo que deja la cabeza dentro del útero. Como la cabeza
es demasiado grande para ser extraída intacta; el abortista, entierra unas tijeras en
la base del cráneo del bebé que está vivo, y las abre para ampliar el orificio.
Entonces inserta un catéter y extrae el cerebro mediante succión. Este
procedimiento hace que el bebé muera y que su cabeza se desplome. A
continuación, extrae a la criatura y le corta la placenta.
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

 Por Operación Cesárea.- Este método es exactamente igual que una operación
cesárea hasta que se corta el cordón umbilical, salvo que en vez de cuidar al niño
extraído se le deja morir. La cesárea no tiene el objeto de salvar al bebé sino de
matarlo.

 Mediante Prostaglandinas.- Este fármaco provoca un parto prematuro durante


cualquier etapa del embarazo. Se usa para llevar a cabo el aborto a la mitad del
embarazo y en las últimas etapas de éste. Su principal "complicación" es que el
bebé a veces sale vivo. También puede causarle graves daños a la madre.
Recientemente las prostaglandinas se han usado con la RU-486 para aumentar la
"efectividad" de éstas.

 RU-486.- Se trata de un fármaco abortivo empleado conjuntamente con una


prostaglandina, que es eficiente si se la emplea entre la primera y la tercera semana
después de faltarle la primera menstruación a la madre. Actúa matando de hambre
al diminuto bebé, al privarlo de un elemento vital, la hormona progesterona. El
aborto se produce luego de varios días de dolorosas contracciones.

11. EL ABORTO EN ADOLESCENTES.

Remitirse a las cifras es siempre indicado cuando os hablamos de temas como este. Tenéis
que saber que en el pasado año las adolescentes menores de 16 años han crecido más de
30% con respecto a las del año anterior.

Las adolescentes embarazadas antes de cumplir 16 años corren un riesgo de defunción


materna cuatro veces más alto que las mujeres de 20 a 30 años, y la tasa de mortalidad de
sus neonatos es aproximadamente un 50% superior, según el consultor en salud de los
adolescentes James E Rosen, que está cargo de un estudio de investigación del
departamento de Reducción de los riesgos del embarazo de la OMS. Los expertos en salud
convienen en que las adolescentes embarazadas requieren atención física y psicológica
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

especial durante el embarazo, el parto y el puerperio para preservar su propia salud y la de


sus bebés.

Durante 2014 las jóvenes embarazadas han alcanzado la cifra de 16 millones. Todas ellas
en edades comprendidas entre los 15 y los 19 años, y un 95% de esos nacimientos se
producen en países en desarrollo, lo que hace mucho más alarmante la situación. Esto
representa el 11% de todos los nacimientos en el mundo. Sin embargo, los promedios
mundiales ocultan importantes diferencias regionales. Los partos en adolescentes como
porcentaje de todos los partos oscilan entre alrededor del 2% en China y el 18% en América
Latina y el Caribe. En todo el mundo, siete países representan por sí solos la mitad de todos
los partos en adolescentes: Bangladesh, Brasil, la República Democrática del Congo,
Etiopía, la India, Nigeria y los Estados Unidos de América.

En el caso de Europa en concreto, es el Reino Unido donde más embarazos adolescentes


se producen. La tasa actual es de 26 partos en adolescentes por cada 1000.

Cuando se da el caso de un embarazo adolescente son los padres de la joven en cuestión


los que tienen en sus manos la responsabilidad de indicarle cuáles son las mejores opciones.
No dejemos por dar una lección a la chica que sea ella la que tome sola la decisión porque
puede sentirse perdida o y sin apoyo.

El que una adolescente aborte o no tras quedarse embarazada es algo que debe decidir ella
misma y eso está claro para todo el mundo, pero además puede recibir el consejo de los
padres y como no, su apoyo. Piensa además que dependiendo del país esta decisión quedará
únicamente manos de los padres de la menor y que son en definitiva los tutores legales de
la misma, llegando a situaciones de verdadero dramatismo para todas las partes.

Muchas veces y al tratarse de adolescentes muy jóvenes, el embarazo queda interrumpido


de forma natural y más teniendo en cuenta que se calcula que el 25% de todos los
embarazos humanos finalizan en aborto espontáneo, y tres cuartas partes de los abortos
suceden en los tres primeros meses de embarazo.

Para aquellas adolescentes que decidan abortar cabe añadir que deberán hacerlo en el
periodo de los tres primeros meses y siempre acudiendo a una clínica que sea de fiar.
Algunos médicos se arriesgan a hacerlo cuando el estado de gestación es mayor, aunque
no es nada recomendable.
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

Además, y al tratarse de jóvenes que todavía no han madurado su carácter es bueno que, al
margen de tomar la decisión de abortar aconsejada por los padres, o dejándose llevar por
sus propios deseos, hablen con expertos en la materia y no está de más incluso el acudir a
un psicólogo que nos ayude a tomar la decisión correcta si es que estamos dudando.

11.1. Consecuencias de un aborto en adolescentes.

La principal consecuencia de un aborto, y al margen de que podamos pensar que


estamos acabando con una vida inocente, estará en el malestar físico y las
molestias que vamos a notar tras practicarse la interrupción del embarazo. Por otro
lado, está la consciencia psíquica ya que muchas mujeres no pueden olvidar la acción
de abortar, ya sea deseada o por otro lado necesaria (en casos de complicaciones
durante el embarazo).

Existen diversos métodos abortivos, entre los que incluyo el tomar píldoras, aunque el
más común es el que se conoce como “legrado” y que consiste en que vacían el tejido
del útero. Este método es el utilizado para los casos de mujeres embarazadas y que han
tenido algún problema ya que el feto no se ha desarrollado como debería. Para realizar
la interrupción de un embarazo se ha de practicar en una clínica legal y sobre todo con
el consentimiento de los padres (en el caso de que así lo estipule la ley).

En España la ley fija en 16 años como la mayoría de edad para abortar. Las
embarazadas menores de edad deben informar al menos a uno de sus representantes
legales (padre, madre o tutor) si toman la decisión de abortar. Sin embargo, no será
necesario informar a los progenitores si se alega coacción, situación de violencia
familiar, malos tratos, amenazas, o se produzca una situación de desamparo. Al margen
de la ley sigue siendo más recomendable contar con los padres para tomar la decisión.
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

Entre las consecuencias o sus efectos tenemos que hablar de posibles sangrados,
fiebres, infecciones, cólicos y que además debes permanecer en reposo unas cuantas
horas.

A esto se le suma el que tras abortar muchas mujeres presentan manifestaciones


de estrés que puede alargarse entre cinco y diez años.

De hecho, se dice que la mujer posee un instinto materno dado por la misma naturaleza.
Violentarlo significa acumular traumas que a veces se manifiestan poco después, pero
en otras ocasiones quedan latentes y explotan años más tarde, en las formas más
inesperadas como patologías y reacciones psicológicas anómalas.

Es cada día más evidente que, en algunos casos, la respuesta de la mujer a ese trauma
es similar a la neurosis post-traumática (“post traumatic stress disorder”) de algunos
veteranos de guerra y se da mucho más en los casos de mujeres que sufrieron el aborto
durante la adolescencia.

Por otro lado, cabe señalar que algunas mujeres que abortaron durante el período
adolescente presentan casos de angustia, ansiedad, uso de drogas, pérdida de la
autoestima, sentimiento de culpa, insomnio, pesadillas aterradoras, abuso de fármacos,
afecciones psicosomáticas, agotamiento, dificultad de concentración, misantropía y
depresión como consecuencia de lo que han hecho.

11.2. Los riesgos de abortar siendo adolescente.

Por otro lado, el hecho de abortar cuando se es adolescente puede acarrear


consecuencias más graves en un sentido emocional y afectivo.

Las madres que abortan siendo adolescentes no han alcanzado realmente una madurez
que les permita el poder asumir correctamente el hecho de perder a un bebé, sea o no
deseado.

De hecho, ya hemos dicho que muchos casos acaban en problemas de


autoestima, de remordimientos, pesadillas, agotamiento, dificultad de concentración,
misantropía y depresión. En los casos más graves o severos, puede que incluso se
acaben consumiendo drogas.
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

Es conveniente que cualquier joven embarazada, aborte o no, tenga el apoyo de sus
padres y sobretodo la opción de una atención psicológica en el caso de sentirse
desbordada por la situación. De hecho, en muchos de los casos que se dan de los
embarazos adolescentes, la joven madre decide abortar porque no se ve capaz de sacar
adelante a un bebé si recibe críticas del entorno que le rodea.

No podemos olvidar que muchas chicas que se quedan embarazadas acaban dejando
los estudios, no sólo por su estado, sino porque además sus compañeros no acaban de
aceptar el que haya quedado embarazada.

La exclusión social de la embarazada, en una edad en la que además es muy importante


sentirse integrado en un grupo lleva a que las chicas puedan tomar una decisión
precipitada y de la que se vayan a arrepentir durante el resto de sus vidas.

11.3. Consecuencias e implicaciones del embarazo temprano y del aborto inducido.

De acuerdo con el informe Estado de la Población Mundial 2004, del Fondo de


Población de las Naciones Unidas (UNFPA, por sus siglas en inglés), “el embarazo es
una de las principales causas de defunción para el grupo de 15 a 19 años de edad, y los
mayores factores que inciden en ello son principalmente las complicaciones durante el
parto y la realización el aborto en malas condiciones. Al menos una cuarta parte de los
abortos realizados en malas condiciones, que se estiman en 20 millones, corresponde
a mujeres de entre 15 y 19 años de edad y a ese grupo también corresponden casi
70.000 defunciones anuales a causa del aborto” (FNUPA, 2004). Diversos estudios
muestran los diferentes rangos de incidencia de muertes maternas asociadas a dicha
práctica entre las adolescentes y jóvenes en algunos países de la región. El
informe Estado de la Población Mundial 2000 reporta que en Chile y Argentina, más
de un tercio de las muertes maternas entre las adolescentes son resultado directo de
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

abortos inseguros, mientras que en Perú, un tercio de las mujeres hospitalizadas por
complicaciones del aborto tienen de 15 a 24 años (Fondo de Población de las Naciones
Unidas, 2000).

Las consecuencias de los abortos son a veces muy graves, porque las adolescentes
tienen dificultades para acceder a los servicios de salud y “el miedo a la censura las
lleva a retrasar la asistencia a los servicios de salud para buscar ayuda”, en caso de
complicaciones de aborto (Langer, 2002).

Como señalan Guzmán et al. (2001), las complicaciones comunes de abortos en


adolescentes incluyen hemorragias, septicemia, anemia, laceraciones vaginales,
abscesos pélvicos, perforaciones del útero y esterilidad secundaria.

En América Latina, entre el 10 y el 21% de las hospitalizaciones por aborto


correspondieron a adolescentes de 15 a 19 años durante 1995. Además, un tercio de
las adolescentes hospitalizadas por aborto sufren de sepsis, en comparación con una
cuarta parte de las mujeres adultas (Singh, 1998).

Según la Organización Mundial de la Salud, en 2004, 17% de las muertes maternas


ocurridas en Latinoamérica y el Caribe se debieron al aborto inseguro, proporción que
es la mas elevada del mundo (World Health Organisation, 2004). Aunque muchos
estudios demuestran que esta práctica afecta a mujeres de diferentes edades, la
incidencia del aborto inseguro y la mortalidad resultante parecen estar aumentando
entre adolescentes solteras en áreas urbanas, sobre todo donde el acceso a servicios de
control de la fecundidad es inadecuado (Population Today, 1998).

En otros estudios realizados en diferentes países se indica que el porcentaje de mujeres


de 15 a 19 años de edad, del total de quienes fueron hospitalizadas por complicaciones
de aborto, fue de 10% en Perú y de 21% en República Dominicana, según los datos
disponibles para el año 1995 (Singh, 1998). Por otra parte, el UNFPA señala que una
cuarta parte de los 6 000 abortos inseguros que tuvieron lugar en Nicaragua durante
1998 correspondieron a adolescentes (Padilla et al., 2003).
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

En países como Chile se observó un incremento parecido. De todas las mujeres que
fueron hospitalizadas por complicaciones de aborto en 1970, 36% tenían menos de 24
años, mientras que en 1985 constituyeron casi el 50% (Palma y Quilodrán 1995).

En un estudio sobre cuidados postaborto durante 2002 en República Dominicana,


donde también el acceso al aborto está muy restringido, Girvin (2004) muestra que
41% de las mujeres que acuden al hospital para recibir estos servicios son adolescentes
menores de 20 años. Otro estudio en este país menciona que alrededor del 17% de las
mujeres menores de 20 años que se practicaron abortos acuden al hospital por
complicaciones derivadas de interrupciones del embarazo, espontáneas o inducidas
(Paiewonsky, 1994).

Del mismo modo, un estudio indica que el Instituto Perinatal Materno de Perú atendió
a 424 mujeres menores de 19 años por causas relacionadas con abortos. En la
investigación se señala que las adolescentes embarazadas esperan mucho más tiempo
antes de solicitar asistencia médica y ello las hace correr un mayor riesgo de
sufrir complicaciones graves (Almeyda Castro, 2001). Según estadísticas sanitarias
de los establecimientos que atienden a mujeres con complicaciones de aborto en Perú,
14% de las admisiones durante el año 2000 correspondieron a adolescentes (Ferrando,
2002). Guitiérrez y Ferrando (2004) estiman que de los 352 000 abortos provocados
que ocurrieron durante el año 2000 en esa nación, 33 475 correspondieron a mujeres
de menos de 20 años.

En México, el aborto constituyó durante 2001 la quinta causa de egresos hospitalarios


entre las mujeres de 10 a 14 años en las unidades médicas de la Secretaría de Salud y
representó el 4% de todas las causas de egresos. En el siguiente grupo de edad, es
decir, en las mujeres de 15 a 19 años, el aborto fue la segunda causa de egreso
hospitalario en ese mismo año (8%) (Velasco Murillo y Navarrete Hernandez, 2003).
Otro estudio realizado México indica que los riesgos asociados al embarazo, aborto,
parto y puerperio son una causa importante de fallecimiento entre las mujeres jóvenes.
En 1997, las muertes maternas representaron 5% de las defunciones de las mujeres de
15 a 19 años de edad, ubicándose como la quinta causa de muerte en este segmento de
edad (Consejo Nacional de Población, 2000).
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

Asimismo, una tercera parte de las 300 mujeres admitidas en el Hospital de la Mujer
de la Ciudad de México por complicaciones de aborto tenía menos de 20 años, indica
un estudio realizado desde agosto de 1990 hasta enero de 1991. Del total de esos
ingresos, 44% tuvieron relación con abortos inducidos (Elú, 1999).

Al analizar las admisiones por complicaciones del aborto en centros hospitalarios,


diversos estudios hechos en Brasil ponen de manifiesto la importancia que tiene esta
práctica en los adolescentes, así como sus consecuencias, sobre todo si se consideran
las mayores dificultades que este grupo de población enfrenta para acudir a los
servicios de salud.

Misago y Fonseca (1999) señalan que en una clínica del nordeste brasileño un 22.6%
de las 2084 mujeres admitidas por complicaciones de abortos inducidos de octubre de
1992 a septiembre de 1993 tenían menos de 20 años. En un hospital de Santana-
Bahía, de alrededor de 300 adolescentes hospitalizadas por complicaciones de aborto
de octubre de 1995 a diciembre de 1997, 55.2% tenían complicaciones por abortos
inducidos. En 30.2% de los casos el tipo de aborto no pudo definirse, pero puede
suponerse que también fue provocado (Souza et al., 2001).

En el mismo país se realizó otro estudio de 1980 a 1995 sobre las muertes por aborto
inducido, ya fuera por causales legales o no especificadas. De acuerdo con la
investigación, hubo un aumento del total de muertes en menores de 20 años por dicha
causa, pues pasaron de constituir 8.5 a 13% durante el periodo considerado (Gil de
Carvalho Lima, 2000). Para 1998 se estima que más del 14% de las muertes por aborto
correspondieron a jóvenes menores de 19 años (Rede Naciona Feminista de Saude e
Directos Reproductivos, 1999). En Fortaleza, se analizó la mortalidad por aborto
provocado en dos hospitales de la ciudad brasileña, de octubre de 1992 a septiembre
de 1993. Se encontró que las defunciones por tal causa se concentran en las mujeres
de 20 a 24 años (36% del total de los casos) y en las de 25 a 29 años (23.7%), mientras
que 22.6% de estas muertes correspondieron a adolescentes menores de 19 años
(Fonseca et al., 1996), (Misago et al., 1998).

En Argentina, durante 1990 alrededor del 30% de las defunciones maternas de las
adolescentes estuvieron relacionadas con el aborto. Se estima que durante ese año “el
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

13.5% (de un total de 53 871) de los egresos hospitalarios por aborto correspondían a
mujeres menores de 20 años” (Weller, 2000). Weller también hace referencia a un
estudio realizado en la ciudad argentina de Rosario, que comprendió la revisión de 1
220 historias clínicas de pacientes internadas en el servicio de ginecología de un
hospital público, de marzo de 1990 a marzo de 1994). Del total de mujeres
consideradas en la investigación, 115 de ellas (17.4% de los casos) fueron adolescentes
de 14 a 20 años, internadas por complicaciones derivadas de abortos incompletos.

La cuestión de los abortos a raíz de una violación sexual también se documenta de


manera muy diversa en algunos países, pero con frecuencia sólo se aborda desde la
perspectiva jurídica. En un estudio sobre el tema Lara et al. (2003), analizaron los 1651
expedientes de mujeres atendidas por abuso sexual de 1991 a 2001 en un hospital de
México. Del total de ellas, 231 resultaron embarazadas por violación y 66% tenía de
10 a 19 años (7% de 10 a 12 años, 28% de 13 a 15 y 31% de 16 a 19). Únicamente en
el 22% de estos casos se realizó un aborto legal, siendo la edad gestacional (de menos
de 12 semanas) el factor crucial y la barrera más importante para que se permitiera
llevar a cabo el procedimiento. Estas limitaciones (edad gestacional y trámites
burocráticos para su autorización) explican, en gran medida, que muchas mujeres
continúen un embarazo involuntario, como fue el caso de Paulina, la joven a quien las
autoridades mexicanas le impidieron abortar después de resultar embarazada, como
consecuencia de una violación ocurrida en el año 2000. Otras jóvenes recurren al
aborto en condiciones de alto riesgo.

Estas evidencias sobre las complicaciones del aborto muestran los riesgos a las cuales
se exponen las adolescentes para interrumpir un embarazo no deseado. También ponen
de manifiesto la necesidad urgente de que se facilite el acceso al aborto a las jóvenes,
para que puedan interrumpir un embarazo en las mejores condiciones posibles.

Causas que intervienen en la práctica del aborto entre las adolescentes

Ante el alto número de embarazos no deseados, cabe preguntarse cuáles son los
factores que los causan y los motivos que llevan a las adolescentes y jóvenes a
interrumpir su gestación. De acuerdo con la literatura sobre el tema, estos factores son
diversos y se combinan en la problemática del aborto.
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

12. CONSECUENCIAS FISICAS Y PSICOLOGICAS EN GENERAL

El aborto, legal o ilegal también daña física y psicológicamente a la mujer y hasta puede
acarrearle la muerte. La propaganda proabortista continuamente proclama la mentira de
que el aborto legal es médicamente "seguro", y de que es necesario legalizarlo o
despenalizarlo debido a la gran cantidad de muertes maternas causadas por el aborto
ilegal. Esta estrategia para legalizar el aborto se llama engañosamente "Maternidad sin
riesgos". Entre las complicaciones físicas del aborto en la mujer están las infecciones, las
hemorragias, las complicaciones debido a la anestesia, las embolias pulmonares o del
líquido amniótico, así como las perforaciones, laceraciones o desgarros del útero.
Estadísticamente hablando, se estima que el riesgo inmediato de dichas complicaciones
es de un 10%, pero el de las complicaciones a largo plazo es entre el 20 y el 50%.

Además de las complicaciones físicas, las mujeres sufren emocional y espiritualmente de


lo que ya se ha identificado como el "Síndrome post-aborto." Estos efectos del aborto
incluyen sentimientos de culpa, angustia, ansiedad, depresión, baja autoestima, insomio,
diversos tipos de neurosis y de enfermedades psicopáticas, tendencia al suicidio,
pesadillas en las que aparecen los restos del bebé abortado, recuerdos dolorosos en la
fecha en que hubiera nacido, etc.

La Real Academia de Obstetricia de Inglaterra ha informado que las probabilidades de


problemas pisquiátricos graves y permanentes después de un aborto pueden alcanzar hasta
el 59% de las madres. La Organización Mundial de la Salud por su parte informa que las
mujeres que se practican abortos por razones psiquiátricas son precisamente las que corren
mayor riesgo de problemas mentales una vez realizado el aborto. Otros estudios muestran
que las mujeres que se han practicado un aborto por razones de violación, incesto, salud,
etc., tienen aún más probabilidades de sufrir problemas emocionales y psiquiátricos severos
que las que se lo han practicado por razones socioeconómicas.

El embarazo no deseado en adolescentes se asocia con deficiente o


nula educación sexual, sobrevaloración de la maternidad y el ejercicio de
la sexualidad con poca claridad sobre el riesgo reproductivo. De continuar con la decisión
que tomes valores las circunstancias a las que te puedes enfrentar.
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

13. SECUELAS FISICAS DEL ABORTO.

 MUERTE:

Las primeras causas de muerte en relación con el aborto son hemorragia,


infección, embolia, anestesia, y embarazos ectópicos sin diagnosticar. El aborto
legal constituye la quinta causa de muerte de gestantes en los EE. UU, aunque de
hecho se sabe que la mayoría de muertes relacionadas con el aborto no son
registradas oficialmente como tales.

 CÁNCER DE MAMA:

El riesgo de cáncer de mama casi se dobla después de un aborto e incluso se


incrementa aún más con dos o más abortos.

 CÁNCER DE OVARIOS, HÍGADO Y CERVICAL (cuello uterino):

Las mujeres con un aborto se enfrentan a un riesgo relativo de 2.3 de cáncer


cervical, en comparación con las mujeres que no han abortado, y las mujeres con
dos o más abortos encaran un riesgo relativo de riesgos igualmente elevados de
cáncer de ovario e hígado se ligan con el aborto único o múltiple. Estos porcentajes
incrementados de cáncer para el caso de mujeres que han abortado se vinculan
aparentemente a la interrupción no natural de los cambios hormonales que
acompañan al embarazo, así como a la lesión cervical no tratada.

 PERFORACIÓN DE ÚTERO:

Entre un 2 y un 3 % de las pacientes de aborto pueden sufrir perforación del útero;


es más, la mayoría de estas lesiones quedarán sin ser diagnosticadas ni tratadas a
no ser que realice una visualización mediante laparoscopia. Esta clase de examen
puede resultar útil cuando se inicia un proceso judicial por negligencia en la
práctica del aborto.
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

El riesgo de perforación uterina se incrementa para las mujeres que ya han tenido
hijos y para las que reciben anestesia general durante la realización del aborto. El
daño en el útero puede complicarse en ulteriores embarazos y eventualmente
puede acarrear problemas que requieran una histerectomía, lo que de por sí puede
conllevar diversas complicaciones adicionales y lesiones que incluyen la
osteoporosis.

 DESGARROS CERVICALES (cuello del útero):

En al menos un uno por ciento de abortos realizados en el primer trimestre se


producen importantes desgarros cervicales que requieren sutura. Las laceraciones
de menor envergadura o las micro-fracturas, que normalmente no son tratadas,
pueden también a la larga perjudicar la función reproductiva. La lesión latente
post-aborto puede abocar a una posterior incompetencia cervical parto prematuro
y complicaciones durante el parto. El riesgo de lesión cervical es mayor en
adolescentes, para abortos realizados en el segundo trimestre, y cuando los
facultativos no usan laminaria (sic) para dilatar el cuello uterino.

 PLACENTA PREVIA (sic):

El aborto incrementa el riesgo de placenta previa en ulteriores embarazos (una


circunstancia que pone en peligro tanto la vida de la madre como su embarazo
deseado), en una escala de entre siete y quince. El desarrollo anormal de la
placenta debido a lesión uterina aumenta el riesgo de malformación fetal, muerte
perinatal y efusión excesiva de sangre durante el parto.

 RECIÉN NACIDOS DISCAPACITADOS EN POSTERIORES EMBARAZOS:

El aborto se asocia con lesiones cervicales y uterinas que pueden incrementar el


riesgo de parto prematuro, complicaciones en el parto y desarrollo anormal de la
placenta en posteriores embarazos. Estas complicaciones reproductivas
constituyen las causas principales de las minusvalías en recién nacidos.
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

 EMBARAZO ECTÓPICO:

El aborto está relacionado de forma importante con un riesgo añadido de


embarazos ectópicos posteriores. Los embarazos ectópicos, a su vez, amenazan la
vida y pueden llevar a un descenso en la fertilidad.

 AFECCIÓN INFLAMATORIA PÉLVICA [ (PID)]:

Se trata de una enfermedad que puede poner en peligro la vida y conllevar un


riesgo añadido de embarazo ectópico y reducción de fertilidad. De entre las
pacientes que tienen una infección por clamidia [ a chlamydia infection ] en el
momento del aborto, un 23 % desarrollará PID en cuatro semanas. Algunos
estudios han arrojado que entre un 20 y un 27 % de pacientes que abortan sufren
una infección por clamidia. Aproximadamente un 5 % de pacientes que no han
sido infectados por clamidia desarrollan PID dentro de las 4 semanas posteriores
a un aborto realizado durante el primer trimestre. Es por tanto razonable suponer
que cuantos practican abortos previenen y tratan tales infecciones antes del aborto.

 ENDOMETRITIS:

La endometritis representa un riesgo post-aborto para todas las mujeres, pero en


especial para las adolescentes, las cuales tienen una probabilidad 2.5 veces mayor
de contraer endometritis después de un aborto que las mujeres con edades entre
20 y 29 años.

 COMPLICACIONES INMEDIATAS:

Alrededor de un 10 % de mujeres que se someten a un aborto provocado sufrirán


complicaciones inmediatas, de las cuales aproximadamente un quinto (2 %) tienen
la consideración de riesgo mortal. Las nueve grandes complicaciones más
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

comunes que pueden darse durante la práctica del aborto son: infección, efusión
excesiva de sangre, embolia, desgarro o perforación del útero, complicaciones de
la anestesia, convulsiones, hemorragia, lesión cervical y "shock" endotóxico. Las
complicaciones 'menores' más comunes incluyen: infección, efusión de sangre,
fiebre, quemaduras de segundo grado, dolor abdominal crónico, vómitos,
problemas gastro-intestinales, y sensibilización del Rh.

 RIESGOS AÑADIDOS PARA LAS MUJERES CON MÚLTIPLES ABORTOS:

En general, la mayoría de los estudios arriba citados reflejan factores de riesgo


para mujeres que se han sometido a un solo aborto. Estos mismos estudios
muestran que las mujeres que tienen abortos múltiples encaran un riesgo mucho
mayor de sufrir tales complicaciones. Este punto es especialmente digno de ser
mencionado desde el punto y hora en que alrededor de un 45 % de todos los
abortos se practican en mujeres que ya habían abortado antes.

 RIESGOS AÑADIDOS PARA LAS ADOLESCENTES:

Las adolescentes, que suponen aproximadamente un 30 por ciento de las mujeres


que abortan, se exponen a un riesgo mucho más alto de sufrir numerosas
complicaciones relacionadas con el aborto. Esto reza tanto para las
complicaciones inmediatas como para los perjuicios reproductivos a largo plazo.

 PEOR ESTADO DE SALUD GENERAL:

En un estudio realizado sobre 1.428 mujeres, los investigadores descubrieron que


los embarazos malogrados y en particular los debidos a aborto provocado se
asociaban de manera significativa a una salud general más deficiente. Los abortos
múltiples correspondían a una valoración todavía peor de la salud presente.
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

Mientras que la interrupción del embarazo por causas naturales iba en detrimento
de la salud, el aborto provocado resultó estar más estrechamente relacionado con
una salud deficiente. Tales hallazgos confirman investigaciones anteriores que
arrojaban que durante el año siguiente a un aborto las mujeres visitaban a su
médico de cabecera un 80 % más por toda clase de razones y un 180 % más por
razones psico-sociales. Los autores también se encontraron con que si hay un
compañero presente y que no presta, el porcentaje de aborto natural se eleva a más
del doble y el de aborto provocado es cuatro veces mayor que si él está presente y
apoyando. Si el compañero está ausente, el porcentaje de aborto provocado es seis
veces mayor.

 RIESGO AÑADIDO POR FACTORES QUE HACEN PELIGRAR LA SALUD:

El aborto está en buena medida ligado a cambios de conducta tales como


promiscuidad, tabaquismo, abuso de las drogas y desórdenes alimenticios que en
conjunto contribuyen a incrementar los riesgos de padecer problemas de salud.
Por ejemplo, la promiscuidad y el aborto están ambos relacionados con un
aumento de las tasas de PID y embarazos ectópicos. Cuál de los dos contribuye
más es algo todavía incierto, pero deslindarlo puede ser irrelevante si la
promiscuidad es de por sí una reacción al trauma post-aborto o a la pérdida de
autoestima.

14. SECUELAS PSICOLOGICOS DEL ABORTO.

• NECESIDAD DE TRATAMIENTO PSICOLÓGICO:

En un estudio realizado sobre pacientes post-aborto a sólo 8 semanas de haber


abortado, los investigadores hallaron que el 44 % se quejaba de trastornos nerviosos,
el 36 % había sufrido alteraciones del sueño, el 31 % tenía arrepentimientos por la
decisión tomada y al 11 % le habían sido prescritos fármacos psicotrópicos por su
médico de cabecera.

Un estudio retrospectivo que abarcaba un período de cinco años en dos provincias


canadienses detectó que el recurso a los servicios médicos y psiquiátricos era
sensiblemente mayor entre mujeres que habían abortado. Lo más revelador fue la
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

conclusión a la que se llegó, según la cual el 25 % de mujeres que habían abortado


visitaban a los psiquiatras frente al 3 % del grupo de control 3 %.

Las mujeres que han abortado tienen bastantes más probabilidades que otras de
requerir el ingreso posterior en un hospital psiquiátrico. Adolescentes, mujeres
separadas o divorciadas, y aquéllas en cuya historia clínica figura más de un aborto
encaran un riesgo especialmente alto.

Puesto que muchas mujeres tras un aborto recurren a la represión como mecanismo de
defensas, puede darse un largo período de negación antes de que una mujer requiera
tratamiento psiquiátrico. Estos sentimientos reprimidos son susceptibles de causar
afecciones psicosomáticas y psiquiátricas o de conducta en otras facetas de la vida de
la mujer.

En consecuencia, algunos asesores; al parecer, se refiere a ciertos peritos de los


procesos judiciales norteamericanos] informan del hecho de que la angustia [ distress
] por un aborto que no se quiere reconocer es lo que en realidad subyace en muchas de
sus pacientes, incluso aunque se hayan dirigido a ellos en demanda de terapias para
problemas que aparentemente nada tienen que ver con ello.

• TRASTORNOS POR ESTRÉS POST-TRAUMÁTICO:

Un importante muestreo concluyó que al menos un 19 % de mujeres que han abortado


padecen trastornos por estrés post-traumático (PTSD). Aproximadamente la mitad
presentaba muchos de los síntomas de PTSD, aunque no todos, y entre un 20 y un 40
por ciento mostraban niveles de estrés que fluctuaban entre moderados y altos, así
como conducta evasiva respecto a sus experiencias abortivas. Puesto que nos hallamos
ante una alteración grave que puede estar presente en muchas demandantes, y que no
es fácilmente comprendida fuera de la profesión de asesor, el siguiente resumen será
más completo que otros apartados de esta sección. El PTSD es una disfunción
psicológica producto de una experiencia traumática que anula los mecanismos
normales de defensa de una persona, derivando en miedo intenso, sensación de
desvalimiento o de estar atrapado, o en pérdida del control. El riesgo de que una
experiencia resulte traumática se incrementa cuando el hecho traumatizante es
percibido como susceptible de conllevar amenazas de lesión física, violación sexual o
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

presencia personal o participación en una muerte violenta. Se da el PTSD cuando el


hecho traumático produce la hiperexcitabilidad de los mecanismos de defensa de vuelo
o lucha. Tal hiperexcitación provoca que estos mecanismos de defensa se
desorganicen, desconectados de las circunstancias presentes, y empiecen a funciona
por su cuenta, dando lugar a una conducta anormal y a graves trastornos de la
personalidad. A guisa de ejemplo de esta conexión de funciones mentales, puede
ocurrir que alguna víctima de PTSD experimente una intensa emoción, pero sin clara
memoria del hecho; otros pueden recordar cada detalle pero sin emoción; otros incluso
pueden revivir tanto el hecho como las emociones en furtivas y abrumadoras
experiencias de flashback.

Las mujeres pueden interiorizar el aborto como una experiencia traumática por varias
razones. En muchos casos llegan a él forzadas por maridos, novios, padres u otros. Si
la mujer ha sido víctima en repetidas ocasiones de abuso de posición dominante, el
aborto forzado puede ser percibido como la violación definitiva en el curso de una vida
marcada por el abuso. Otras mujeres -sin importar cuánto de imperioso tuviesen las
razones por las que recurrieron al aborto- pueden incluso percibir el final de su
embarazo como la muerte violenta causada a su propio hijo. El miedo, la ansiedad, el
dolor y la culpa asociada al procedimiento aparecen entreverados en esta percepción
de muerte violenta y grotesca. Algunas mujeres aun dan cuenta de que el dolor del
aborto, desatado sobre ellas por un extraño enmascarado que asalta su cuerpo, se siente
como idéntico al de una violación.

En efecto, los investigadores han concluido que las mujeres en cuya historia clínica
constan agresiones sexuales pueden sentir mayor angustia durante y después de la
práctica del aborto a causa de estas asociaciones entre ambas experiencias.

Cuando el factor de estrés que conduce al PTSD es el aborto, algunos clínicos lo


denominan Síndrome Post-aborto (PAS).

Los síntomas más importantes del "PTSD" son clasificados generalmente en tres
categorías: hiperexcitación, intrusión y constricción.

El primero consiste en una intervención inapropiada y crónica de los mecanismos de


defensa fight or flight. La persona se halla por lo visto en permanente alerta frente a
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

amenazas de peligro. Los síntomas de hiperexcitación incluyen: respuestas


exageradamente sobresaltadas, ataques de ansiedad, irritabilidad, explosiones de ira o
rabia, conducta agresiva, dificultad para concentrarse, hipervigilancia, dificultad para
conciliar el sueño o mantenerse despierto, o reacciones fisiológicas ante situaciones
que simbolicen o se asemejen a algún aspecto de la experiencia traumática (por
ejemplo, aceleración del pulso o sudoración durante un examen pélvico, o al tiempo
de oír el sonido de una bomba neumática).

La intrusión consiste en revivir el hecho traumático involuntaria e inesperadamente.


Los síntomas de intrusión en los casos de PAS incluyen: pensamientos recurrentes e
intrusivos sobre el aborto o el niño abortado, flashbacks en los que las mujeres vuelven
a vivir momentáneamente un aspecto de la experiencia abortiva, pesadillas sobre el
aborto o el niño, o reacciones de intenso pesar o depresión en la fecha del aniversario
del embarazo abortado o del aborto.

La constricción consiste en paralizar los recursos emocionales o en desarrollar


patrones de conducta, de forma sé que eviten los estímulos asociados con el trauma.
Se trata de la conducta; un intento de negar y de evitar las sensaciones negativas de
gente, lugares, o cosas que agraven las sentimientos negativos asociados con el trauma.

En los casos de trauma post-aborto, la constricción puede incluir: incapacidad para


recordar la experiencia abortiva o partes importantes de ella; esfuerzos por evitar
actividades o situaciones que puedan excitar los recuerdos del aborto; abandono de
relaciones, en especial, alejamiento de aquéllas que tuvieron que ver con la decisión
de abortar; evitación de hijos; intentos de evitar o negar pensamientos o sensaciones
relacionadas con el aborto; escasa presencia de sentimientos relacionados con el amor
o la ternura; visión del futuro como en escorzo (p. ej. no esperar tener una carrera,
casarse, criar hijos o una vivir una vida larga); interés reducido por actividades con las
que antes se disfrutaba; abuso de drogas o alcohol; pensamientos o actos suicidas y
otras tendencias autodestructivas.

Como ya se mencionó, el estudio de Barnard identificó un porcentaje del 19 % de


PTSD entre mujeres a las que les fueron practicados abortos entre tres y cinco años
antes. Pero en realidad el porcentaje efectivo es mayor con toda probabilidad. Como
la mayoría de los estudios post-aborto, el de Barnard estaba lastrado por un porcentaje
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

de omisiones del 15 %. La experiencia clínica ha demostrado que las mujeres que


menos suelen cooperar en una investigación post-aborto son aquéllas a las que el
aborto ha causado mayor angustia psicológica. La investigación ha confirmado esta
intuición, demostrando que las características demográficas de las mujeres que
rechazan la evaluación posterior, coinciden en su mayoría con las de las mujeres que
padecen la angustia post-aborto más acentuada.

La extraordinariamente alta tasa de negativas a participar en estudios post-aborto


puede ser interpretada como evidencia de constricción o de conducta de evitación (no
querer pensar en el aborto) que es un destacado síntoma de PTSD.

Para muchas mujeres, el comienzo o la identificación inequívoca de los síntomas del


PTSD pueden demorarse durante varios años.

Hasta que una persona aquejada de PTSD ha recibido consejo y logrado un adecuado
restablecimiento, el PTSD puede dar lugar a una incapacidad psicológica que
impediría a una paciente de aborto afectada interponer una demanda judicial dentro
del período normal establecido por la ley. Esta incapacidad puede, sin embargo,
proveer de base legal para obtener una prórroga de dicho plazo.

• DISFUNCIÓN SEXUAL:

Entre un treinta y un cincuenta por ciento de mujeres que han abortado declaran sufrir
disfunciones sexuales, tanto de breve como de larga duración, que comienza
inmediatamente después de sus respectivos abortos.

En concreto pueden incluir uno o varios problemas de los que se detallan a


continuación: ausencia de placer en las relaciones, dolor añadido, aversión al sexo o a
los hombres en general, o desarrollo de una forma de vida de tipo promiscuo.

• PLANTEAMIENTOS SUICIDAS E INTENTOS DE SUICIDIO:

Aproximadamente un 60 por ciento de mujeres que experimentan secuelas post-aborto


declaran albergar ideas suicidas, con un un 28 por ciento que intenta realmente
suicidarse, de las cuales la mitad lo ha hecho en dos o más ocasiones.
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

Investigadores finlandeses han identificado una estrecha relación estadística entre el


aborto y el suicidio en un estudio basado en registros. Los 73 suicidios identificados
se asociaban en el espacio de un año a embarazos que acababan ya de forma natural,
ya por aborto provocado. La tasa media anual de suicidio femenino en general era de
11.3 por cada 100.000.

La tasa de suicidios asociados con nacimientos era significativamente más baja (5.9).
Las tasas para interrupción del embarazo eran sensiblemente más altas. Para el aborto
natural, la tasa era de 18.1 por cada 100.000 y para el aborto provocado de 34.7 por
cada 100.000. La tasa de suicidio dentro del año posterior a la práctica del aborto era
tres veces más alta que la tasa general femenina, siete veces más elevada que para las
mujeres que llevan a término su embarazo, y casi el doble de alta que la de las mujeres
que habían sufrido un aborto por causas naturales.

• REFUERZO DEL HÁBITO DE FUMAR CON LOS CORRESPONDIENTES


EFECTOS NEGATIVOS PARA LA SALUD:

El estrés post-aborto se vincula con una acentuación del tabaquismo. Las mujeres que
abortan tienen el doble de probabilidades de convertirse en grandes fumadoras y de
sufrir los correspondientes riesgos sobre la salud.

Las mujeres que han abortado tienen también mayor probabilidad de continuar
fumando durante los posteriores embarazos deseados, con el riesgo añadido de muerte
neonatal o anomalías congénitas.

• ABUSO DEL ALCOHOL:

El aborto se vincula de forma significativa con un riesgo doblemente añadido de abuso


del alcohol entre las mujeres.

El aborto seguido de abuso del alcohol se vincula con conductas violentas, divorcio o
separación, accidentes de tráfico, y pérdida del puesto de trabajo.

• ABUSO DE LAS DROGAS:


UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

El aborto se halla significativamente ligado a abuso posterior de las drogas. Además


de los costes psico-sociales que supone tal abuso, la adicción las drogas se vinculan
con riesgo incrementado de contraer infecciones por VIH/SIDA, malformaciones
congénitas y conducta agresiva.

• DESÓRDENES ALIMENTICIOS:

Para algunas mujeres al menos, el estrés post-aborto se asocia con desórdenes en la


ingestión de alimentos tales como comer compulsivamente [ binge eating ], bulimia, y
anorexia nerviosa.

• DESCUIDO DE LOS NIÑOS O CONDUCTA ABUSIVA HACIA ELLOS:

El aborto se vincula con mayores niveles de depresión, conducta violenta, abuso del
alcohol y de las drogas, embarazos 'de sustitución o reemplazo', y relajación de los
lazos que unen a las madres con los hijos habidos posteriormente. Estos factores se
asocian estrechamente con el trato abusivo hacia los niños y parecen confirmar
particulares valoraciones clínicas que vinculan el trauma post-aborto con abuso
infantil subsiguiente.

• DIVORCIO Y PROBLEMAS CRÓNICOS DE RELACIÓN:

Para la mayor parte de las parejas, un aborto crea problemas imprevistos en su relación.
Las parejas que han recurrido al aborto están más expuestas a divorciarse o a separarse.
Muchas mujeres que abortan desarrollan una mayor dificultad para establecer lazos
duraderos con un compañero.

Esto puede deberse a que el aborto se relaciona con reacciones tales como baja
autoestima, mayor desconfianza hacia los hombres, disfunción sexual, abuso de
substancias y niveles incrementados de depresión, ansiedad y cólera pasajera [ volatile
anger ].

Las mujeres que se han sometido a más de un aborto (que representan alrededor del 45
% de todos los abortos) tienen mayor probabilidad de requerir ayudas públicas, en
parte porque también tienen más probabilidades de acabar constituyendo familias
monoparentales.
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

• ABORTOS DE REPETICIÓN

Las mujeres a las que les ha sido practicado un aborto arrostran un riesgo añadido de
volver a abortar en el futuro. Las mujeres que cuentan con una experiencia abortiva
anterior tienen una probabilidad cuatro veces mayor de volver a interrumpir
voluntariamente su embarazo que aquéllas que no tienen historia abortiva previa.

Este riesgo incrementado se asocia con el aborto anterior por la baja autoestima, un
consciente o inconsciente deseo de llevar a cabo un embarazo 'de sustitución', y una
mayor actividad sexual post-aborto. Los abortos posteriores pueden producirse por
culpa de deseos conflictivos de quedar embarazada y tener un hijo y presiones
continuas en favor del aborto, como puede ser el abandono por parte del nuevo
compañero. En los abortos de repetición se da cuenta también de cierta clase de auto-
punición.

Aproximadamente un 45 % de todos los abortos son ahora abortos de repetición. El


riesgo de caer en un patrón de aborto de repetición debería ser comentado con la
paciente a la vista de su primer aborto. Es más, puesto que las mujeres a las que se les
ha practicado más de un aborto se exponen a un importante riesgo añadido de sufrir
secuelas físicas y psíquicas, tales riesgos cualificados deberían ser ampliamente
comentados con las mujeres que optan por abortar.

15. EL DELITO DE ABORTO

A veces las formas en que aparecen algunas cosas dicen mucho de ellas. La propuesta
para despenalizar el auto aborto y el aborto consentido ―así, de manera libre, sin
indicación o plazo de ningún tipo― fue presentada por la Dra. Rosa Mavila (en adelante,
la comisionada) a la Comisión Especial Revisora del Código Penal del Congreso de la
República. Semanas más tarde la comisionada modificó su propuesta inicial con
relación al delito de auto aborto previsto en el artículo 114 del Código Penal vigente,
proponiendo esta vez despenalizar este ilícito cuando se produzca “antes de las 12
semanas de gestación, cuando se produzcan circunstancias derivadas de precariedad
económica, de las condiciones en que ha sobrevenido la concepción, factores de edad,
sociales o familiares”. Ahí no queda todo. A la semana siguiente, para más señas, el
mismo día (6 de octubre de 2009) en que se iba a debatir y votar uno de los delitos que
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

genera más polémica en nuestro texto punitivo, nuevamente se nos alcanza la propuesta
de la comisionada con ciertas modificaciones a los artículos 119 y 120, donde se regula
el aborto terapéutico, el eugenésico, el aborto por violación y otros.

Por si esto fuera poco, en la misma sesión donde se debatió y votó este importante
asunto, la comisionada renunció a gran parte de sus propuestas, “allanándose” a las
presentadas por el Profesor Dr. Prado Saldarriaga. Propuesta de este último que
lamentablemente nos fue entregada en la misma sesión. Lamentablemente por dos
razones. La primera: porque prevaleció su propuesta en el sentido de despenalizar el
aborto por violación y el aborto eugenésico. La segunda: porque su propuesta no sólo
nos fue entregada ―a los miembros de la Comisión― el mismo día, sino que carecía
de fundamentación o exposición de motivos. Es de reconocer, sin embargo, que en la
misma sesión expuso brevemente sus argumentos.

Lo demás ya es historia conocida. En la sesión del 20 de octubre no se alcanzaron los


votos necesarios para reconsiderar los artículos aprobados en la sesión del día 6. Se
alegó el carácter técnico de la Comisión, y que ésta ya había dado su veredicto. Que ello
sea así, no implica que todo lo que se apruebe en la Comisión sea impecable desde el
punto de vista técnico-jurídico. Basta mencionar algunas afirmaciones de la
comisionada en la fundamentación escrita de su propuesta original para poner en duda
el rigor técnico de lo aprobado.

La comisionada señala, en un acápite denominado por ella Aspectos Generales de la


Propuesta, que “sostener una propuesta minimalista orientada a la despenalización del
aborto, principalmente en los casos extremos, es un asunto de equidad de género y
principalmente de justicia social”; “El problema tiene un trasfondo de justicia social
porque las mujeres que pueden pagar su interrupción del embarazo [la comisionada se
cuida de emplear el término abortar] no son las clientas del sistema penal”; “sólo la
mujer puede decidir sobre un asunto que concierne directamente a su cuerpo y a su
salud, ese asunto personalísimo no se encuentra en el ámbito de decisión ni de la Iglesia
ni del Estado”. Pues bien, enfocar la punición del aborto como un problema de género
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

(desigualdad entre hombres y mujeres) y de justicia social (un lío entre pobres y ricos)
no hace sino poner en evidencia el total desprecio hacia la vida humana que se va
gestando en el vientre materno. Se le ignora por completo, de pronto se convierte en un
objeto incómodo y desechable, pues “sólo la mujer puede decidir sobre un asunto
que concierne directamente a su cuerpo”.

Por lo menos habrá que reconocer a la comisionada el valor que tiene en poner por
escrito esas afirmaciones. Afirmaciones que, por cierto, no son novedosas ni casuales.
Hace casi 25 años, en una de las obras más importantes de Política Criminal de nuestro
país, escribía el Profesor Prado Saldarriaga:

“El feminismo contemporáneo se origina a fines de la década del 60. Su ideología es


predominante marxista. Se plantea la discriminación de la mujer como una consecuencia
del conflicto de clases y de la explotación capitalista a la que es sometida por la sociedad
de consumo. Sus principales demandas reivindicativas se agitan:
(…)
13. Por el derecho de la mujer a decidir sobre su cuerpo: maternidad libre y
voluntaria; legalización del aborto.” [sic.].26

Más allá de todo esto, el siguiente artículo tiene por objeto dar mi opinión sobre este tema
y sobre algunos puntos abordados tanto dentro como fuera de la Comisión. Desde luego,
tengo la firme convicción de que en la defensa de la vida del concebido nos asiste la razón,
e intentaré explicar por qué. Hay quienes tienen la firme convicción de lo contrario, esto
es, de que el aborto es un derecho de la mujer. Entre ambos se ubican los que establecen
matices. Sin embargo, con la muerte no hay vuelta atrás. Cuando se siega una vida humana,
mediante el aborto, se lo hace para siempre. Es por tanto un deber fundamentar por qué se
tiene una postura u otra.

15.1. Bien jurídico protegido.

26
Cierto es, como señala el mismo autor, que estas reivindicaciones son enarboladas por otros grupos
feministas menos radicales, vid. PRADO SALDARRIAGA, Víctor. Política criminal peruana. Aborto.
Anticonceptivos. Drogas. Delitos sexuales. Reforma Penal. Lima, Cultural Cuzco, 1985, pp. 44 y 57-58.
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

La determinación de si estamos ante un bien jurídico digno de protección es importante


para determinar la legitimidad de perseguir una conducta considerada delictiva, pues
si graves son las consecuencias de la intervención del Derecho penal, es de esperar que
sean importantes las finalidades que se buscan preservar. Por ello, Abanto Vásquez
señala que la teoría de los bienes jurídicos no ha dejado de ser la piedra angular de
todo Derecho penal que aspire a considerarse como uno propio de un Estado de
Derecho.27

Consecuentemente, la amenaza de pena va dirigida a una conducta desvalorada


socialmente por constituir una lesión o puesta en peligro de un bien jurídico digno de
protección. En el delito de aborto, el bien jurídico protegido es la vida humana.28 Que
duda cabe de que estamos ante un bien jurídico de gran importancia. El derecho a la
vida encuentra reconocimiento ―fíjese que no decimos fundamento― en nuestra
Constitución y en diversas normas internas e internacionales, las mismas que
reconocen el derecho a la vida desde el momento de la concepción.

Constitución Política del Perú:


Art. 2° inc. 1: Toda persona tiene derecho a la vida… El concebido es sujeto de
derecho en todo cuanto le favorece.

Convención Americana sobre Derechos Humanos (CADH):


Art. 4º: inc. 1: Toda persona tiene derecho a que se le respete su vida. Este derecho
está protegido por la ley y, en general, a partir del momento de la concepción.
Nadie puede ser privado de la vida arbitrariamente.

Código de los Niños y Adolescentes:

27
ABANTO VÁSQUEZ, Manuel. Acerca de la teoría de bienes jurídicos. En: AA. VV. Modernas tendencias de
dogmática penal y política criminal. Libro homenaje al Dr. Juan Bustos Ramírez. [Urquizo Olaechea (dir.)].
Lima, Idemsa, 2007, p. 70. En el mismo sentido, Polaino Navarrete considera que la función primordial del
Derecho Penal es la función de protección de bienes jurídicos y prevención de ataques lesivos a los mismos.
En cuanto a la vigencia de la norma, señala que no es propiamente una “función”, sino la consecuencia
directa y principal que la función tutelar-preventiva tiene en el sistema social, vid. POLAINO NAVARRETE,
Miguel. Instituciones de Derecho Penal. Parte General. Lima, Grijley, 2005, pp. 110-111.
28
Por todos, vid. CASTILLO ALVA, José Luis. Derecho Penal. Parte Especial I. Lima, Grijley, 2008, p. 936.
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

Art. 1°: El niño y el adolescente tienen derecho a la vida desde el momento de su


concepción. El presente Código garantiza la vida del concebido, protegiéndolo de
experimentos o manipulaciones genéticas contrarias a su integridad y a su desarrollo
físico y mental”.

Código Civil:

Art. 1: La persona humana es sujeto de derecho desde su nacimiento.

La vida humana comienza con la concepción. El concebido es sujeto de derecho


para todo cuanto le favorece.

La atribución de derechos patrimoniales está condicionada a que nazca vivo.

En cuanto al Derecho Internacional, como se sabe, la obligatoriedad de los tratados se


fundamenta en los principios de buena fe y pacta sunt servanta: Los compromisos
internacionales asumidos deben ser respetados de manera sincera, honesta y leal. 29 No
cabe, pues, desconocer lo previsto por las normas internacionales protectoras de los
Derechos Humanos.

En este sentido, opinamos que tanto la legislación interna como internacional ya ha


zanjado el tema: el concebido tiene derecho a la vida.30 No es propio de un Estado de
Derecho desconocer el derecho a la vida del concebido a partir del debate de si el
concebido tiene o no la condición de persona. Ese proceso de despersonalización31 de
seres humanos para, acto seguido, desconocer los derechos más elementales de
cualquier sociedad civilizada es, desde todo punto de vista, inadmisible.

29
NOVAK, Fabián, y SALMÓN, Elizabeth. Las obligaciones internacionales del Perú en materia de Derechos
Humanos. Lima, Fondo Editorial de la PUC, 2002, pp. 44-51.
30
El óvulo fecundado, como bien se sabe, tiene una identidad genómica propia, única e irrepetible; no
cambiará a lo largo de la vida, vid. VARSI ROSPIGLIOSI, Enrique. Derecho genético. Principios generales.
Trujillo, Normas Legales, 1995, pp. 28-36.
31
Siguiendo a Silva Sánchez, si es difícil encontrar en la realidad alguna manifestación de los conceptos de
enemigo y no-persona desarrollados por Günther Jakobs (pues no se prescinde de todas las garantías
propias del Estado de Derecho), parecería que el concebido es lo que más se le aproxima, ya que desposeído
hasta de su condición de persona y considerado una fuente de malestar, se le niega toda protección penal
y hasta jurídica, vid. SILVA SÁNCHEZ, Jesús-María. Los indeseados como enemigos. La exclusión de seres
humanos del status personae. En: Revista Electrónica de Ciencia Penal y Criminología, núm. 09-01 (2007).
http://criminet.ugr.es/recpc/09/recpc09-01.pdf
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

El derecho a la vida, en este orden de ideas, tiene un sólido anclaje en nuestro


ordenamiento jurídico. Como no podía ser de otro modo, pues sin el respeto del derecho
a la vida, los demás derechos carecen de sentido.

15.2. El Consentimiento

Algunos médicos, sobre todo los que están a favor de la despenalización del aborto,
consideran que el consentimiento de la “paciente”, esto es, el de la mujer gestante, debe
ser respetado y debe prevalecer por encima de cualquier otra consideración. Desde el
punto de vista penal, evidentemente, las cosas son distintas. Cierto es que el
consentimiento tiene por virtud eliminar el injusto típico,32 más para que ello ocurra se
exige una cuestión fundamental: que el autor obre “con el consentimiento válido del
titular de un bien jurídico de libre disposición” (artículo 20 inc. 10 CP). Y es el caso que
la madre gestante no es titular del derecho a la vida del concebido, ella no puede
disponer libremente de esa vida que lleva en sus entrañas. Como dice González Rus, “el
consentimiento de la mujer embarazada no exime de responsabilidad en el delito de
aborto, puesto que no es ella la titular del bien jurídico protegido”.33 Como se sabe, el
titular del bien jurídico o sujeto pasivo del delito de aborto es el concebido. Es por esta
sencilla razón que tanto el aborto consentido como el aborto no consentido son
comportamientos punibles. Por eso mismo, cuando la mujer se provoca el aborto o
consiente que otro se lo practique será sancionada penalmente (artículo 114 CP).

32
Existen casos en los que el consentimiento hace desaparecer la tipicidad o cualquier indicio de ilicitud de
la conducta, con lo cual, no hay lesión al bien jurídico protegido. Ejm: el invitado que ingresa a nuestro
domicilio no realiza el supuesto de hecho previsto por el tipo penal de violación de domicilio (art. 159 CP);
quien mantiene relaciones sexuales consentidas con persona mayor de edad tampoco realiza el supuesto
de hecho del tipo penal de violación (art. 170 CP).

En otros supuestos el consentimiento no elimina la lesión al bien jurídico, pero sí tiene por virtud justificar
la conducta. Ejm. el que destruye un bien con consentimiento de su dueño realiza el tipo penal previsto en
el art. 205 (delito de daños), pero no actúa antijurídicamente. Lo mismo podría decirse de las lesiones
infligidas durante la práctica de algunos deportes (box, artes marciales, rugby, etc.).
33
GONZÁLEZ RUS, Juan José. El aborto. Lesiones al feto. En: AA. VV. Derecho Penal Español. Parte Especial,
Manuel Cobo del Rosal (coord.). Madrid, Dykinson, 2005, 2° ed., p. 126.
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

En nuestro sistema punitivo se hace una distinción entre el aborto consentido y el aborto
sin consentimiento. Así, tenemos el artículo 115 CP que sanciona el aborto consentido.
En este caso el sujeto activo o autor del delito es el tercero que practica el aborto con el
consentimiento de la mujer, al cual el legislador le asigna una pena privativa de libertad
no menor de uno ni mayor de cuatro años.

El aborto no consentido (artículo 116 CP), lógicamente, tendrá una sanción mayor (pena
privativa de libertad no menor de tres ni mayor de cinco años), pues mayor es el desvalor
del injusto: se atenta contra el derecho a la vida del concebido y contra la voluntad de
la gestante.

15.3. “Postura minimalista del Derecho Penal”.

Se quiso fundamentar la despenalización del aborto en una postura minimalista del


Derecho Penal. En nuestra opinión, dicha pretensión es equivocada. Veamos por qué.

Conforme al principio de mínima intervención, el Derecho penal sólo debe intervenir


en los casos de ataques muy graves a los bienes jurídicos más importantes. Este principio
constituye un límite al ejercicio del Ius puniendi ya que no todo interés digno de
protección gozará siempre de protección penal. En otras palabras, no todo bien jurídico
constituye un bien jurídico penal (carácter fragmentario y subsidiario del Derecho
penal).

Por otro lado, los criterios de merecimiento y necesidad de pena contribuyen a


determinar cuándo un bien jurídico pasa a constituir un bien jurídico digno de protección
penal. De esto se tiene que la observancia del principio de intervención mínima en el
proceso de criminalización no garantiza una reducción efectiva del Derecho penal o, en
otras palabras, una abstención del ejercicio de la potestad punitiva en determinados
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

ámbitos. Es más, si esto fuese así, debería erradicarse del Código Penal los delitos
económicos y contra el medio ambiente, según postulaban algunos representantes de la
Escuela de Frankfurt34, reduciendo el Derecho Penal, de este modo, a un “núcleo duro”.

En este orden de ideas, no es incompatible con la adscripción a un Derecho Penal


mínimo el hecho de que se mantenga la punición de determinados comportamientos
desvalorados o considerados dañinos socialmente, ni que se postule la incorporación de
nuevas figuras delictivas ahí donde se aprecie una necesidad de protección o
intervención del Derecho Penal.

15.4. “No hay derechos absolutos”.

Los que están a favor del aborto dicen que el derecho a la vida, como cualquier
derecho, no es absoluto. Lo cual no deja de ser un lugar común, pero que, inclusive,
podría merecer algunas precisiones.35 ¡No hay derechos absolutos! Desde el punto de
vista jurídico-penal eso no se discute, está sumamente claro. Basta citar la legítima
defensa y el estado de necesidad exculpante (este último con el clásico ejemplo de la
Tabla de Carneades, donde un náufrago mata a otro con el fin de hacerse de la tabla
que sólo puede soportar el peso de uno, para así salvarse) como supuestos donde ese
acto de matar no genera responsabilidad penal.

34
Así por ejemplo Hassemer, vid. HASSEMER, Winfried, y MUÑOZ CONDE, Francisco. La responsabilidad por
el producto en el derecho penal. Valencia, Tirant lo blanch, 1995, pp. 26-37.
35
Como señala Castillo Córdova: “Toda actividad que recaiga sobre el contenido de los derechos
constitucionales no puede ser una actividad limitadora, sino que será una actividad delimitadora de las
fronteras jurídicas internas que tiene todo derecho en su contenido. Y delimitar no es lo mismo que limitar.
Por ello, si bien el contenido del derecho es limitado, ese contenido no puede ser limitable de ningún modo
por nadie, en este sentido los derechos constitucionales son absolutos. Los límites dejan de ser
intervenciones que influyen sobre su contenido y que provienen desde fuera del derecho mismo, para
convertirse en unos contornos que deben ser sacados a la luz, exteriorizados, y que son contornos que tiene
atribuido cada derecho por su propia naturaleza y concreta finalidad”, vid. CASTILLO CÓRDOVA, Luis. Los
derechos constitucionales. Elementos para una teoría general. Lima, Palestra, 2005, 2° ed., p. 412.
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

Entendemos que cuando el comisionado Prado Saldarriaga propone despenalizar el


aborto eugenésico y el aborto por violación no niega el desvalor de la conducta (hay
merecimiento de pena), pero seguro considera que desde el punto de vista político
criminal no hay necesidad de pena, pues, siempre especulando, no se afectaría los fines
preventivos del Derecho penal. Como los hurtos entre padres e hijos, o los delitos de
bagatela, donde se estima innecesaria la intervención del Derecho Penal. ¿Pero vale
aplicar ello cuando ya no hablamos del bien jurídico patrimonio, sino de la eliminación
dolosa de una vida humana?

Lo peor de todo esto es que se han juntado supuestos totalmente diferentes, a saber, el
aborto terapéutico ―en el que corre peligro la vida de la madre― con el aborto
eugenésico y el aborto por violación. Uno podría entender que los hospitales del Estado
se ocupen del primer caso, tratando de salvar la vida de la madre gestante y la del
concebido, ¿pero cómo pedir que dinero del Estado se invierta en prácticas que
suponen acabar con vidas humanas?

15.5. Ponderación de intereses.

Relacionado con el punto anterior, suele decirse que al no existir derechos absolutos,
en caso de conflicto debe procederse a una adecuada ponderación de intereses. Sobre
este punto, es de mencionar que existe todo un desarrollo en Doctrina y Jurisprudencia.
Por ejemplo, según el fundamento 65 de la STC Nº 0048-2004-AI/TC del 1° de abril
de 2005, el test de razonabilidad o proporcionalidad comprende tres subprincipios:

15.5.1 Subprincipio de Idoneidad o de adecuación. De acuerdo con este, toda


injerencia en los derechos fundamentales debe ser idónea o capaz para
fomentar un objetivo constitucionalmente legítimo. En otros términos,
este subprincipio supone dos cosas: primero, la legitimidad
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

constitucional del objetivo; y, segundo, la idoneidad de la medida


utilizada.

15.5.2 Subprincipio de necesidad. Significa que para que una injerencia en


los derechos fundamentales sea necesaria, no debe existir ningún otro
medio alternativo que revista, por lo menos, la misma idoneidad para
alcanzar el objetivo propuesto y que sea más benigno con el derecho
afectado. Se trata de una comparación de la medida adoptada con los
medios alternativos disponibles, y en la cual se analiza, por un lado, la
idoneidad equivalente o mayor del medio alternativo; y, por otro, su
menor grado de intervención en el derecho fundamental.

15.5.3 Subprincipio de proporcionalidad strictu sensu. Según el cual, para


que una injerencia en los derechos fundamentales sea legítima, el grado
de realización del objetivo de intervención debe ser por lo menos
equivalente o proporcional al grado de afectación del derecho
fundamental. Se trata, por tanto, de la comparación de dos intensidades
o grados: la realización del fin de la medida examinada y la afectación
del derecho fundamental.

Sin embargo, no hay tal ponderación cuando de partida, y en abstracto,36 se opta por
la prevalencia de un interés sobre otro, peor aún si el bien sacrificado es justamente la
vida, pues su afectación es irreversible. Habrá que ver también si acabar con la vida
del concebido es una medida idónea, necesaria y proporcional para garantizar los
intereses o derechos de la madre gestante, lo cual ya es francamente discutible.

36
vid. CASTILLO CÓRDOVA, Luis. Los derechos… ob. cit., pp. 456-457: “… cuando haya situaciones de
conflicto de intereses que se intentan fundar en derechos constitucionales distintos, lo que procede es
preguntarse por el contenido jurídico constitucional de cada uno de ellos en el caso concreto, para
determinar si la acción enjuiciada cae dentro o fuera de lo constitucionalmente protegido por el derecho.
Para ello sirve el método ponderativo ―como se ha dicho―, pero para sopesar las circunstancias y
determinar los contornos del derecho en el caso concreto. La ponderación no sirve para sopesar derechos
y finalmente intentar saber cual derecho ha de prevalecer. La ponderación de las circunstancias ayuda a
saber el alcance jurídico del contenido de un derecho constitucional para saber si la conducta controvertida
―por ejemplo una publicación periodística― es o no merecedora de protección constitucional.” [El
subrayado es nuestro].
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

Por otro lado, el establecer requisitos formales (diagnósticos o informes médicos), que
bien se sabe están desprovistos de suficientes garantías (en los países en los que se
permite el aborto bajo determinados supuestos, algunas clínicas se prestan para
practicar abortos a madres gestantes que no cumplen dichos requisitos), supone el
intento de dar cobertura legal a una práctica inicua: acabar con una vida humana
inocente. Supone la sustracción del ámbito jurisdiccional ―en favor de manos
privadas― de una decisión que supone la vulneración irreparable de un derecho
fundamental.

15.6. Aborto eugenésico.

Mucho peor si se abre la puerta para la eliminación impune de seres humanos cuando
sea “probable” que nazcan con determinadas enfermedades o malformaciones. Desde
luego todos deseamos tener hijos sanos y fuertes, pero lo que no se puede permitir en
un Estado de Derecho es la eliminación de una vida humana porque exista la posibilidad
de que el niño nazca enfermo o discapacitado. No podría haber mayor discriminación,
pues a ellos les depararía una menor protección. Un funcionalista seguramente se
preguntaría si esta es la imagen que la sociedad tiene de sí misma. Y en cualquier caso,
¿es esta la sociedad a la que aspiramos?

Cierto es que con el fin de dotar de mayores “garantías”, o para restringir el ámbito de
aplicación de esta eximente, en algunas legislaciones se suele exigir que la grave
malformación del feto “haga inviable su vida”. El tema de la viabilidad, sin embargo,
no es un tema de exactitud matemática. Es un tema que se basa en cálculos
probabilísticos que atienden a ciertos factores tales como la edad gestacional y/o el peso.
En otras palabras, se puede saber más o menos “cuántos”, pero no “quiénes” podrán
sobrevivir fuera del útero.
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

Cabe preguntarse, además, cuál es la probabilidad de supervivencia del concebido que


se exigirá para no acabar impunemente con su vida. ¿Cuánto tiempo se necesita
sobrevivir fuera del vientre materno ―si es que esto pudiera determinarse― para gozar
del derecho a la vida? ¿Cuánto tiempo necesitaría sobrevivir el recién nacido para que
la madre y algunos médicos no acaben con su vida antes de que nazca? ¿Algunas horas,
algunos días, algunos meses, algunos años? Nosotros nos reafirmamos en que el derecho
a la vida se protege desde el momento de la concepción. La “viabilidad” no altera esa
realidad. Así pues, acabar con la vida del concebido señalado como “inviable”
constituirá un delito de aborto, y si ya nació, constituirá infanticidio u homicidio, según
sea el caso.

15.7. Aborto por violación.

Por otro lado, la violación sexual es un hecho sumamente traumático para la víctima.
Eso es indudable. Pero un enfoque victimológico, reiteradamente invocado por la
comisionada, también debe tener en cuenta a esa otra víctima inocente que es el
concebido. A esa vida en gestación no se le puede despojar de su condición humana
para, a continuación, tratarlo como un objeto desechable. Más aún si el aborto en sí no
sólo no ayuda a la recuperación de la víctima de violación, sino que le añade el trauma
de la práctica abortiva. Es decir, al trauma de la violación se le añaden dos males: la
muerte de una vida inocente y el trauma del aborto.

En efecto, es comúnmente aceptado que el aborto genera trastornos fisiológicos (dolores


de cabeza, molestias abdominales, fatiga); trastornos del sueño (pesadillas, insomnio);
trastornos de tipo depresivo (angustia, ansiedad, vacío interior, ideas suicidas);
trastornos emocionales (disminución de la autoestima, inestabilidad emocional,
dependencia afectiva mórbida) y otros (incapacidad para mantener relaciones de pareja
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

duraderas, deterioro de las relaciones familiares, disminución o pérdida del deseo


sexual, indecisión, disminución de la concentración, etc.).37

15.8. Indicación social.

Sostiene la comisionada que la legalización del aborto está pensada sobre todo para las
mujeres del campo que viven en condiciones de extrema pobreza, que se llenan de hijos
y que no pueden acceder a servicios seguros para practicarse un aborto. Además, ¿qué
futuro le esperaría a esas criaturas?38 Entonces, ya no se trata de reducir el número de
embarazos a través de la educación y difusión de métodos anticonceptivos, sino simple
y llanamente de destruir vidas humanas porque van a nacer pobres, porque harán más
pobres a sus familias y porque no vivirán en condiciones dignas. Es decir, dado que a
estos niños les espera una vida llena de pobreza, vamos ahorrarles tales sufrimientos
mediante el caritativo acto de quitarles la vida antes de su nacimiento.

Se aprecia aquí una falacia o argumentación errónea.39 La comisionada parte de una


premisa que no se puede negar: el derecho a la vida incluye el derecho a una vida digna
(premisa mayor). A continuación sostiene que una vida en extrema pobreza no es
compatible con una vida digna (premisa menor). Para, finalmente, llegar a la conclusión
de que el concebido al que le espera una vida llena de pobreza no merece vivir (aborto

37
Fuente: Cuestionario de Diagnóstico del SPA – Ficha N° 3 del Acompañamiento / Elaboración:
Departamento de Investigación del Instituto para el Matrimonio y la Familia UCSP / Encargado: Lic. Neldy
Mendoza de Chávez.
38
Prado Saldarriaga también abordó este asunto, asumiendo la misma postura: “También es aconsejable
adoptar una posición más realista frente al aborto por indicación social. Nosotros proponemos, por
ejemplo, la inclusión de eximentes penales, cual excusas absolutorias o perdón judicial, que favorezcan a
las madres indigentes que recurriesen al aborto como paliativo a su difícil situación económica. Medidas
como la expuesta son contempladas por el derecho uruguayo desde hace cuatro décadas”, PRADO
SALDARRIAGA, Víctor. Política criminal… ob. cit. p. 108. Casi 25 años después, al interior de la Comisión,
propuso como último párrafo del artículo 114 (delito de autoaborto) lo siguiente: “El Juez podrá eximir de
pena a la mujer que actuó motivada por su situación de indigencia o abandono”.
39
MIXÁN MASS, Florencio. Lógica enunciativa y jurídica. Trujillo, BLG, 2006, 4° ed., p. 67 y ss.; SÁNCHEZ
FERNÁNDEZ, Luis Manuel. Argumentación jurídica. Un modelo y varias discusiones sobre los problemas del
razonamiento judicial. Lima, Jurista Editores, 2004, pp. 195-198.
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

de la gestante en zonas rurales de extrema pobreza). Claramente se aprecia que la


conclusión no se sigue de las premisas. No se encuentran razones valederas para
desconocer el derecho a la vida del concebido.

15.9. Sistema de plazos.

Cabe mencionar que cuando la comisionada vio que su propuesta inicial para
despenalizar el delito de aborto sería rechazada de plano, planteó una propuesta
modificatoria en la que introdujo un sistema de plazos acompañado de una indicación
social: “La mujer que causa su aborto, o consiente que otro le practique la interrupción
del embarazo antes de las 12 semanas de gestación, cuando se produzcan circunstancias
derivadas de precariedad económica, de las condiciones en que ha sobrevenido la
concepción, factores de edad, sociales o familiares, no será imputable penalmente”.

Para empezar, aquí no está en cuestión la imputabilidad de la madre gestante, al menos


si la entendemos como capacidad de culpabilidad. Estaríamos, más bien, ante un
supuesto de exención de pena o exclusión de punibilidad. Sobre la indicación social, nos
atenemos a lo señalado en el acápite anterior. A lo que agregamos la preocupación de
que todo esto tiene un tufillo a políticas de planificación. Y creo que podemos convenir
en que el aborto no puede ser considerado, en un Estado de Derecho, como un método
de planificación que atienda a las necesidades o preocupaciones demográficas del país.

No obstante, es el sistema de plazos ―generalmente fijado en tres meses, en los países


que han optado por este sistema― el que, al parecer, genera algunos entusiasmos. Se
suele mencionar en estos casos la autodeterminación40 o libre elección41 de la mujer
para practicarse un aborto dentro de ese plazo, pero el fundamento principal de este

40
ESER, Albin. Reforma de la regulación alemana sobre el aborto desde una perspectiva de Derecho
comparado. En: Temas de Derecho penal y procesal penal. Lima, Idemsa, 1998, p. 90.
41
Vid. CASTILLO ALVA, José Luis. Derecho… ob. cit. pp. 908-909.
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

sistema se hace radicar en la falta de actividad cerebral del embrión. Desde luego, este
no es un buen argumento para desconocer el derecho a la vida del concebido, más aún
si tenemos en cuenta lo previsto por nuestro ordenamiento jurídico y las sentencias que
decididamente señalan desde cuándo se protege la vida.42 Más allá de ello, el argumento
no es válido, pues lo que se hace es trasladar indebidamente el razonamiento empleado
para determinar el fin de la vida (cese de la actividad cerebral) al comienzo de ella.
Como dice Cerezo Mir:

“El argumento es falaz. El momento de la muerte viene determinado por el cese


irreversible de la actividad cerebral. En el embrión, antes de transcurrir los tres
primeros meses del embarazo, el encefalograma es plano, pero estamos ante un ser
humano en desarrollo, y sólo es cuestión de días o semanas el que se registre en su
cerebro una actividad. No puede afirmarse que el embrión sea una “cosa”, o un
mero coágulo de sangre”.43

En el sistema de plazos, como señala Hirsch, no se puede negar que “se puede matar el
feto sin un motivo determinante, y que con ello una generación se atreve a decidir sobre
la vida o la muerte de la siguiente encarnada en el feto”.44

En cualquier caso, resulta de aplicación los principios pro homine y pro debilis, pues así
se garantizaría “de la manera más efectiva y extensa posible” el derecho a la vida del

42
Vid. STC 02005-2009-AA/TC de 16 de octubre de 2009, en especial, el fundamento 53: “teniendo en
cuenta, por un lado, que la concepción se produce durante el proceso de fecundación, cuando un nuevo
ser se crea a partir de la fusión de los pronúcleos de los gametos materno y paterno, proceso que se
desarrolla antes de la implantación; y, por otro, que existen dudas razonables respecto a la forma y entidad
en que la denominada “Píldora del Día Siguiente” afecta al endometrio y por ende el proceso de
implantación; se debe declara que el derecho a la vida del concebido se ve afectado por acción del citado
producto”.
43
CEREZO MIR, José. La regulación del aborto en el Proyecto de nuevo Código penal español. En: Obras
completas. Otros Estudios. Vol. II. Lima, Ara Editores, 2006, p. 772.
44
HIRSCH, Hans Joachim. La reforma de los preceptos sobre la interrupción del embarazo en la República
Federal Alemana. En: Derecho Penal. Obras completas. Libro Homenaje. T. I. Buenos Aires, Rubinzal-Culzoni,
2005, pp. 250-251.
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

concebido, quien es, a no dudar, “aquella parte más débil, en una situación de inferioridad
y no de igualdad con la otra”.45

15.10. Altas cifras de mortalidad materna.

Asimismo, la comisionada sostiene que las altas cifras de mortalidad materna por
prácticas abortivas clandestinas ―cifras que son cuestionadas, desde sectores pro vida,
por ser tendenciosas y carecer de rigor― constituyen un argumento en favor de la
despenalización. Recurrentemente se sostiene las condiciones lamentables, indignas y
dramáticas en que muchas mujeres se practican o consienten que les practiquen un aborto:
con alambres, desarmadores, dejándose caer de las escaleras, etc.

Creemos que aquí hay un problema de enfoque. Se olvida a la víctima principal del delito
de aborto: el concebido. Qué diríamos si se nos dice que existe un grupo de sujetos que
perpetra robos y homicidios con cuchillos viejos, oxidados y sin mango, lo que produce
a los autores cortes en las manos. ¿Tendría el Estado la obligación de facilitar a estos
sujetos cuchillos relucientes forjados en los mejores talleres y con empuñadura de plata?
Ciertamente estamos ante el mismo desvalor de resultado. La afectación al bien jurídico
vida humana no repara en esas circunstancias, salvo cuando el medio empleado (fuego o
explosión) o la manera en que se ejecuta el delito (crueldad) incrementa el desvalor del
injusto (artículo 108 CP).

15.11. Altas cifras de aborto clandestino.

45
Vid. STC 02005-2009-AA/TC de 16 de octubre de 2009, fundamentos 33 y 34.
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

También se quiere fundamentar la despenalización del aborto con el argumento de la


ineficacia del Derecho Penal frente a las altas cifras de aborto clandestino a pesar de su
penalización. Pero como bien sabemos, la función preventiva de la pena no apunta a la
desaparición absoluta del fenómeno criminal, sino a desincentivar la comisión de dicha
conducta. En otras palabras, puede ocurrir que no se reduzca de manera efectiva estos
hechos delictivos, pero lo más probable es que de destipificar esta conducta su frecuencia
se incremente de manera alarmante. La eficacia, como señala Mir Puig, no debe valorarse
en función de sus fracasos, sino en función de sus posibles éxitos.46

Tampoco puede entenderse cómo lo que de inicio se considera desaprobado jurídicamente


―destrucción de la vida del concebido― a tal punto de ser considerado un
comportamiento delictivo ―delito de aborto―, por la sola incidencia delictiva ha de
tornar en un comportamiento penalmente irrelevante. Habría que despenalizar también
otros delitos muy frecuentes en la sociedad como el hurto, las lesiones o la conducción
en estado de ebriedad.

15.12. Informes del Comité de la CEDAW.

Es bueno saber que no existe norma internacional alguna que obligue al Estado Peruano
a despenalizar el aborto ―como vienen señalando algunos grupos interesados en su
legalización. Se invoca la Recomendación General N° 24 del Comité de la CEDAW
(Convención sobre la Eliminación de todas las formas de Discriminación contra la
Mujer), que es el comité encargado de examinar los progresos realizados en la aplicación
de la referida Convención. Dicha recomendación general señalaba: “En la medida de lo
posible, debería enmendarse la legislación que castigue el aborto a fin de abolir las
medidas punitivas impuestas a mujeres que se hayan sometido a abortos”. Sin embargo,
como reiteramos, estamos ante una sugerencia; sugerencia que, por lo demás, no se
desprende de ninguna disposición de la Convención misma. Es más, las opiniones del

46
MIR PUIG, Santiago. Derecho Penal. Parte General. Barcelona, Reppertor, 2008, 8°ed. p. 117.
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

Comité de la CEDAW carecen de fuerza vinculante, pues, como señala el mismo artículo
21.1 de la Convención: el Comité “podrá hacer sugerencias y recomendaciones de
carácter general basadas en el examen de los informes y de los datos transmitidos por
los Estados Partes”. Se trata de sugerencias y recomendaciones. De este modo, no hay
norma o compromiso internacional que haya sido incumplido por el Estado Peruano.

Lo mismo podría decirse de los Programas de Acción de El Cairo y de Beijing, en los que
si bien se recogen expresiones o conceptos vinculados a derechos reproductivos y
sexuales, en modo alguno podría desprenderse de ello la obligación del Estado Peruano
de despenalizar el aborto. Máxime si nuestro país formuló reservas expresas en el sentido
de que los conceptos de salud reproductiva, derechos reproductivos y salud sexual o
reproductiva “no pueden incluir el aborto como método de regulación de la fecundidad o
de la planificación familiar”.

El asunto es sencillo: el justo reconocimiento de los derechos de la mujer jamás podrá ser
interpretado en el sentido de concederle un señorío sobre la vida de otro ser humano. No
hay tal derecho a matar un niño, antes o después de nacido.

15.13. “Otros países ya han despenalizado el aborto”.

Tampoco nos parece un buen argumento que algunos países del entorno hayan
despenalizado estos supuestos, pues que en otros países se acabe impunemente con la
vida de seres humanos inocentes no tiene por qué obligarnos a hacer lo mismo. La
determinación del ámbito de lo punible forma parte de una decisión soberana de cada
Estado, que debe conformarse según los valores y principios que lo cimientan y en
función al tipo de sociedad a la que se aspira.
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

Por lo demás, tampoco es cierto que casi todos los países de la región, como sostuvo un
comisionado47, tengan sistemas permisivos frente al aborto. Chile, Venezuela, Costa
Rica, Puerto Rico, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua y otros países reprimen
penalmente cualquier supuesto de aborto o sólo excluyen la pena ―al igual que en nuestro
país― en el caso del aborto terapéutico.

Por otro lado, suele hacerse mención a las políticas más flexibles de algunos países
europeos, los mismos que conjugan sistemas de indicaciones y plazos. A lo ya señalado
anteriormente, habría que sumar el hecho de que el Convenio Europeo de Derechos
Humanos no tiene una disposición semejante a la recogida en la Convención Americana
de Derechos Humanos. Como se dijo, el artículo 4.1 de la CADH protege expresamente
el derecho a la vida a partir del momento de la concepción. Sin embargo, el Convenio
Europeo de Derechos Humanos no reproduce una norma similar. En su artículo segundo
reconoce la protección del derecho a la vida de toda persona, sin que se haga alusión
expresa al concebido. Lo que, en interpretación de la Corte Europea de Derechos
Humanos no excluye necesariamente la protección del derecho a la vida del concebido,
sino que deja a los Estados un margen discrecional de apreciación en esta materia “tan
sensible” para usar sus propios términos.48

Las normas de algunos países europeos en materia de aborto no son, pues, un buen
referente para el ámbito latinoamericano, dado que la CADH otorga una mayor protección
al derecho a la vida del concebido. Del mismo modo, podemos cuestionar las constantes
invocaciones a algunas resoluciones de tribunales norteamericanos (p. ej. el caso Roe vs.
Wade), pues, como es bien conocido, Estados Unidos no ha ratificado el Pacto de San

47
El comisionado Prado Saldarriaga sostuvo en la Comisión, al igual que en su obra de 1985, que la adopción
de un régimen más flexible para la práctica lícita del aborto encuentra apoyo en la experiencia legal
latinoamericana, que sólo Perú y Colombia mantienen sistemas rígidos de prohibición del aborto, vid.
PRADO SALDARRIAGA, Víctor. Política criminal… ob. cit. p. 107.
48
BURGORGUE-LARSEN, Lawrence. El derecho a la vida y a la dignidad personal: una aproximación de la
Corte Europea de los Derechos Humanos. En: AA. VV. Tendencias jurisprudenciales de la Corte
Interamericana y el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. [Miguel Revenga y Andrée Viana (eds.)].
Valencia, Tirant lo blanch, 2008, pp. 73-74.
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

José, dejando mucho que desear las dubitaciones de sus Cortes a la hora de juzgar las
violaciones a los Derechos Humanos ocurridas tras el 11 de setiembre.

En cualquier caso, como reiteramos, no nos parece una buena práctica legislativa que
tengamos que emular lo decidido en otros países si es que no hay buenas razones para
hacerlo. Más aún si ello supone conceder la impunidad a delitos que atentan contra la vida
humana. La decisión de determinar qué comportamientos tienen relevancia penal y, por
tanto, deben ser perseguidos y sancionados forma parte de una decisión soberana de cada
Estado, una decisión que nadie debe tomar por nosotros. Una decisión que atiende a los
valores y principios que cimienta nuestra sociedad y que se plasma en las principales
normas de nuestro ordenamiento jurídico: aquellas que reconocen el derecho a la vida del
concebido (la Constitución, el Código Civil y el Código de los Niños y Adolescentes).

15.14. Despenalizar no es legalizar ni conceder un derecho.

Ahora bien, una cosa es despenalizar el aborto (señalar que no es punible en determinados
casos), y otra muy distinta considerar que se trata de un comportamiento valorado
positivamente por el ordenamiento jurídico. Por más que algún día se llegara a
despenalizar el aborto por violación y el aborto eugenésico (cosa que no creemos, ni
deseamos), acabar con la vida del concebido jamás podrá ser considerado un derecho de
la madre gestante. No hay, pues, tal derecho a abortar, como se han apresurado a sostener
algunos grupos feministas.49

Esto es fácil de apreciar con un ejemplo. ¿Podría válidamente sostenerse que los hijos
tienen el derecho de birlar la billetera de sus padres, sólo porque no son reprimibles los

49
En una nota de Demus (NotiDemus) que circuló el 7 de octubre de 2009 se señaló: “Las peruanas podrían
acceder al derecho de interrumpir embarazos producto de una violación o con gestaciones cuyos fetos sean
incompatibles con la vida, de acuerdo a las modificaciones adoptadas ayer en el Congreso por la Comisión
Revisora del Código Penal que preside el legislador Carlos Torres Caro”.
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

hurtos entre ascendientes y descendientes (art. 208 del Código Penal)? ¿De pronto los
ciudadanos tienen derecho a robar pan y fruta de los supermercados porque el sistema
penal considere inconveniente perseguir los delitos de bagatela?

El aborto por violación y el aborto eugenésico, en este sentido, siempre constituirán


comportamientos valorados negativamente por el ordenamiento jurídico, pues atentan
contra un bien jurídico de máxima importancia en cualquier sociedad regida bajo los
cánones de un Estado democrático de Derecho: el derecho a la vida.

16. EL ABORTO Y SU REGULACIÓN EN


EL PERÚ
A la luz de los conceptos desarrollados en la presente tesis, procederemos a analizar
el supuesto denominado como Aborto sentimental (aborto de un embarazo a
consecuencia de una violación sexual), en tanto este sería aquel que comprendería
dentro de sí, una situación límite al sistema jurídico tal y como lo conocemos y bajo
el

Cual nos encontramos enmarcados. Sin perjuicio de lo anterior, consideramos


pertinente presentar de forma breve la manera cómo se ha tratado el supuesto del aborto
a lo largo de la historia republicana del Perú.

Empezaremos por el código de Santa Cruz, el mismo que en su artículo 517 señal aba
que: ―…La mujer embarazada que para abortar emplea algunos de los medios
expresados y aborte frecuentemente sufrirá de reclusión de 1 a 2 años; pero si fuera
soltera o viuda no corrompida y de buena fama anterior y resultare a juicio del Juez
que el único principal móvil de la acción fue el de encubrir su fragilidad, se le
impondrá solamente de 1 a 2 años de arresto…‖.

Como podemos apreciar, el código indicado no tomaba en cuenta el supuesto del aborto
por materia sentimental debido a que el mismo, únicamente tomando en cuenta como
atenuante de la pena a infligírsele el supuesto de que fuese soltera o viuda no
corrompida. Si bien la regulación del código de santa cruz puede sonar perjudicial
para aquellas mujeres que hayan sido víctimas de violación sexual (debido a que no
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

se tomaría en cuenta tal supuesto como atenuante siquiera), se debe comprender que al
momento de darse tal legislación, una visión más igualitaria no era aun viable en la
sociedad.

Pasemos ahora al Código Penal de 1863 en su artículo 243 señalaba que: ―…La
mujer embarazada que de propósito causare su aborto, o consintiere que otra lo
cause, sufrirá reclusión en cuarto grado, según el artículo 32, con 4 años, si
fuera de buena fama y cometiera el delito, deseado por el temor de que se descubra
su fragilidad, se rebajara un grado de pena…‖.

Nuevamente vemos que el impacto de la sanción no discierne entre supuestos


diferenciados de causalidad de aborto. Alegándose si, un trato favorable conforme a la
fama de la mujer a la que se le lleve a cabo el aborto. Conforme el pensamiento
imperante de la época, esta tipificación, responde al mismo modelo del código de
santa cruz.

Ya entrado el siglo XX, el Código Penal de 1924 desarrolla el supuesto del aborto en
su artículo 159, el mismo que indicaba que: ―…La mujer que por cualquier medio
adoptado por ella, o por otro con su consentimiento, causare su propio aborto, sufrirá
prisión no mayor de cuatro años…‖. En este caso, desde el artículo 159 al
164, se indicaban los tipos de aborto sancionables penalmente y no cabían situaciones
de atenuaciones de la pena.

Sin embargo, en 1969, se promulgo el Código Sanitario, el cual básicamente replicaba


en el artículo 20º la represión del aborto. A diferencia del articulado del código
de
1924, este presentaba una excepción al indicar que el aborto podría darse de presentarse
un peligro para la salud o la vida de la madre, es decir, se hablaba de un aborto
terapéutico no sancionado. Seguidamente, en 1981 se emite el decreto legislativo Nº
121, el mismo que indicaba de forma expresa que se permitía el aborto de tipo
terapéutico de no haber otro medio para salvar la vida de la madre o si el llevar a cabo
el embarazo generará un daño en su salud grave y permanente.
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

Actualmente el Código Penal que se encuentra en vigencia es el comúnmente


denominado Código de 1991, el mismo que en su artículo 120º trata el aborto
Sentimental y eugenésico de la siguiente manera: ―…El aborto será reprimido con
pena privativa de libertad no mayor de tres meses: 1. Cuando el embarazo sea
consecuencia de violación sexual fuera de matrimonio o inseminación artificial no
consentida y ocurrida fuera de matrimonio, siempre que los hechos hubieren sido
denunciados o investigados, cuando menos policialmente; o 2. Cuando es probable
que el ser en formación conlleve al nacimiento graves taras físicas o
Psíquicas, siempre que exista diagnóstico médico…‖.

17. EL ABORTO POR VIOLACIÓN SEXUAL.

En la actualidad existe un debate constante sobre la viabilidad de la sanción penal del


aborto. Tal debate nos presenta con argumentos tanto a favor como en contra, en ese
sentido presentaremos ambas posturas sobre el aborto, para posteriormente presentar
la toma de postura final del presente capitulo, siempre a la luz de los conceptos
desarrollados a lo largo de la presente tesis.

18. POSTURAS EN CONTRA Y A FAVOR DE LA DESPENALIZACIÓN


DEL ABORTO SENTIMENTAL O POR VIOLACIÓN SEXUAL
Con respecto a este conjunto de posturas, consideramos que es viable resumirla en
dos grupos, las posturas de carácter jurídico esbozadas por académicos en el Perú y
las posturas de carácter ético-religioso esbozadas comúnmente por grupos religiosos
y grupos civiles conocidos como “pro vida”.

En ese sentido, cabe indicar que para los fines de la presente tesis, centraremos la
siguiente presentación únicamente en los argumentos de carácter jurídico que se
esbozan por ambas partes.

18.1. Posturas en contra de la despenalización del aborto por violación sexual.

Con respecto a los académicos que se han manifestado claramente contra el


aborto, deberemos decir que las posturas más contemporáneas en el marco
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

nacional pueden a su vez ser representadas por un lado por el profesor


Eduardo Oré Sosa 50 y por el otro el profesor José Antonio Caro John51.

En ese sentido, podemos indicar que cada uno de los citados profesores ha
hecho pública su posición con respecto al tema del aborto en documentos que
en la presente investigación nos tomaremos el atributo de presentar en forma de
anexos para que puedan ser revisados sin mayor prejuicio por los lectores 52 de
la misma.

Procederemos ahora a presentar ambos argumentos, empezando por el del


Profesor Caro, en tanto refleja una posición con respecto a la cual ya nos hemos
pronunciado dentro de la presente tesis.

a. El Derecho Debe Satisfacer Las Expectativas Normativas De La


Sociedad En Materia De Aborto

La postura del profesor Caro sigue la lógica de la teoría sistémica funcional


planteada por Gunther Jakobs y fundamentada a su vez en la sociología
de Niklas Luhmann, esto se puede apreciar en su texto en tanto nos
habla de nociones tales como identidad normativa y expectativas sociales.

Así, el profesor Caro empieza su desarrollo teórico indicando con


respecto a los argumentos propuestos para despenalizar el aborto53 en

50
Véase Anexo 1: “Pronunciamiento sobre el proyecto de reforma del código Penal por Profesor Eduardo
Oré Sosa”
51
Véase Anexo 2: “Comentarios al Proyecto de Reforma de la Dra. Rosa Mavila León sobre el delito de
aborto por el profesor José Antonio Caro John”
52
El artículo del profesor Oré fue hecho público por el propio autor y el profesor Caro John autorizo
personalmente el uso del mismo al autor de la presente tesis.
53
La propuesta de modificación del artículo 120 del código penal hecha por la comisión revisora del
mismo, indica que: “No es punible el aborto practicado por un médico con el consentimiento de la mujer
embarazada o de su representante legal en los casos siguientes: 1) cuando constituye el único medio para
salvar la vida de la gestante o para evitar en su salud un mal grave o permanente; 2) cuando es probable
que el ser en formación obedezca o desarrolle graves malformaciones o tareas físicas o psíquicas, siempre
que exista al respecto el diagnóstico médico especializado, y 3) cuando el embarazo sea consecuencia de
violación sexual, siempre que los hechos hubiesen sido denunciados penalmente, así como de la
inseminación artificial o transferencia de un óvulo fecundado no consentidas”.
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

determinados supuestos (eugenésico y sentimental) por la comisión


revisora del código penal, que los mismos

-…no reflejan la identidad normativa de la sociedad de nuestra época ni


captan el tratamiento normativo del arraigado espíritu del aborto en los
ordenamientos jurídicos contemporáneos…‖

Sobre la lógica que sigue el profesor Caro con respecto al derecho penal,
el fin de la pena y la relación causal entre los presupuestos lógicos de la
propuesta de despenalizar el aborto en determinados supuestos se aprecia
que para él, la sanción del supuesto del aborto en todos los casos es:
―… una síntesis de expectativas normativas de conductas que rigen a
pesar que un sector de la sociedad no las reconozca como
válidas en función de una ideología. Si tuviese
que despenalizarse el aborto tan sólo porque a causa de su
prohibición en la práctica clandestina mueren más mujeres de
escasos recursos, entonces al llevar esta ideología a la coherencia
habría también que despenalizar el delito de robo agravado porque

quienes más lo cometen son los sujetos pobres…‖ 98

Así, conforme se puede desprender del texto, no cabría alegar la


despenalización del aborto en tanto la sanción del mismo refleja las
expectativas normativas de la población y estas expectativas con
respecto a la vida del feto son su indiscutida protección. Tales
expectativas, a su vez, responden a un proceso histórico social de
evolución.

Como podemos apreciar, se sigue la misma línea de los presupuestos


planteados por el profesor Gunther Jakobs. En función a tal premisa, serán
analizados sus postulados de forma posterior en la presente investigación.
Pasaremos ahora al siguiente argumento, el presentado por el
profesor Oré.
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

b. El Bien Jurídico “Vida Del Concebido” Debe Ser Tutelado


Penalmente De Forma Indiscutida

El profesor Oré enfoca su crítica a la despenalización del aborto desde la


postura de la tutela de los bienes jurídicos como fin del derecho penal.
En ese sentido en el texto que presentamos como referencia en la presente
investigación, podemos apreciar que su crítica a la propuesta de
despenalización del aborto en los casos de aborto de carácter sentimental
y eugenésico se fundamenta en que tales comportamientos:
―...atentan contra un bien jurídico de máxima importancia en cualquier
sociedad regida bajo los cánones de un Estado democrático de Derecho:
el derecho a la vida. Sin el respeto del derecho a la vida (…) los
demás derechos pierden sentido…‖

Así, el bien jurídico a tutelar dentro de la lógica planteada por el profesor


Oré, no será otro más que la vida del feto. Así siendo que el feto, desde
la lógica del citado profesor, constituye vida humana por su mera existencia
y por ende merece toda la protección que el Estado por medio del derecho
penal pueda ofrecerle.

En ese sentido podemos apreciar su texto cuando hace el cuestionamiento


a la falta de necesidad de la pena en algunos supuestos: ―…Entendemos que
cuando el Dr. Víctor Prado propone despenalizar el aborto eugenésico
y el aborto por violación no niega el desvalor de la conducta (hay
merecimiento de pena), pero seguro considera que desde el punto de vista
político criminal no hay necesidad de pena. Como los casos arriba
señalados de los hurtos entre padres e hijos, o los delitos de bagatela, donde
se estima innecesaria la intervención del Derecho Penal. ¿Pero vale
aplicar ello cuando ya no hablamos del bien jurídico patrimonio, sino

de la eliminación dolosa de una vida humana?...‖100


UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

Podemos concluir que en tanto el feto constituye de por si, en cualquier


momento de su existencia, una vida humana y la vida humana merece
toda la protección del derecho penal, el bien jurídico a tutelar será la vida.

Procederemos ahora a presentar las posturas generalmente planteadas a


favor de la despenalización del aborto

18.2. Posturas a favor de la despenalización del aborto por violación sexual.

Siguiendo el orden planteado previamente, tal y como dentro de las posturas en


contra de la despenalización del aborto presentamos dos argumentos que nos
parecían lo suficientemente claros para ser expuestos como un marco de
discusión del tema central del presente capitulo, corresponde realizar lo mismo
con respecto a los argumentos planteados a favor del aborto.

a. La Libertad De La Mujer Para Decidir Sobre Su


Cuerpo

Uno de los argumentos más comunes que se esgrime para postular la


despenalización del aborto es el hecho de que la mujer como ser humano
autónomo, tiene derecho a ejercer tal autonomía con todas las libertades
civiles que le correspondan, en tanto de tal manera podrá realizar su plan de
vida buscado. Así, en tanto el feto constituye una existencia dentro del
cuerpo de la mujer, esta estaría en capacidad de disponer de él, en ejercicio
del derecho a la libertad de autodeterminación sobre el propio cuerpo.

En tanto la mujer considere que no desea tener al feto dentro de ella y menos,
llegar al parto, debido a cualquier consideración que ella considere
pertinente, cualquier norma que la obligue a llevar tal carga consigo, será
considera como vulneradora de su derecho constitucionalmente reconocido
a la libertad 54.

54
Constitución Política del Perú Articulo 2: Inciso 3.- A la libertad de conciencia y de religión, en forma
individual o asociada. No hay persecución por razón de ideas o creencias.
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

Margarita Valdez nos expresa claramente esta lógica al hablar sobre la


maternidad no deseada y presenta a su vez dos razones a analizar:
―…primero, la maternidad no deseada puede interferir seriamente con los
planes que una mujer haya elegido reflexiva y críticamente para su vida;
segundo, puede convertirse en una pesada carga, especialmente en los
casos de mujeres pobres con hijos…‖55

Asimismo, Ibáñez y García-Velazco indica sobre esta libertad enfocada


a la maternidad: ―…Derecho este, de libre maternidad, que es facultad y
opción de la mujer, nunca obligación; expresión de su libertad y exponente
de su personalidad, y, como se hadicho recientemente,
´expresión de la autodeterminación consciente y responsable de
su propia vida´…‖56

En tanto se alega un derecho de carácter constitucional a la libertad,


consideramos este argumento de carácter jurídico y por ende lo colocamos
al mismo nivel que los argumentos planteados desde la lógica penal por
los autores citados en el punto previo. De tal forma procederemos ahora
a presentar el segundo argumento a favor del aborto que se presenta de
forma más recurrente en los debates con respecto a la despenalización del
mismo.

b. El Número De Abortos Ilegales En El Perú Como Referencia De


Inutilidad De La Sanción Penal

En el año 2006 se desarrolló en el Perú un estudio muy interesante que


refleja el nivel de abortos en el Perú, en ese sentido, las conclusiones de

55
VALDEZ, Margarita. En Dilemas Éticos: “Aborto y anticoncepción en México: las actitudes y los
argumentos de la iglesia católica”. Fondo de Cultura Económica. México DF. Pág. 54
56
IBAÑEZ Y GARCIA-VELASCO, José Luis. “La despenalización del aborto voluntario en el ocaso del siglo
XX”. Siglo Veintiuno de España. Madrid. 1992
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

tal estudio fueron las siguientes: ―…De acuerdo a la ENDES 2004-


2005, el 57% de nacimientos ocurridos en los últimos cinco años
se produjeron sin que sus padres los hubieran deseado. Esta cifra
encaja con estadísticas sobre exposición al riesgo de embarazo. En el
país de 3.8 millones de mujeres sexualmente activas, alrededor del 30%
o sea 1.4 millones está en riesgo de salir embarazada sin desearlo. Frente
a esta contingencia algunas optan por tener un hijo no deseado y otras
por interrumpir el embarazo. En este sentido cada año se producirían 376
mil abortos clandestinos en el país y aproximadamente 1.8 millones de
nacimientos no deseados….‖57

A raíz de las cifras derivadas en la citada investigación, se apela al alto


número de abortos ocurridos en el país para proponer que su
despenalización sea el reflejo de un comportamiento que se viene dando
desde hace largo tiempo dentro del estado peruano. En ese sentido, se
propone que en base a la información obtenida acerca de la cantidad de
personas (mujeres) que incumplen con la normatividad vigente y llevan a
cabo un aborto, se expresen políticas que permitan eliminar las
desigualdades sociales y beneficiar a las mujeres que se ven obligadas a
llevar a cabo el aborto.

Como argumento adyacente al previamente presentado, también se indica


que en realidad, la norma penal únicamente genera un perjuicio contra
aquellas ciudadanas que no tienen los medios económicos para pagar
por el secreto profesional de médicos y personal capacitado, ya que es
vox populi que un aborto en el Perú puede realizarse de forma higiénica y
segura de tener los medios económicos necesarios.

Así, la ineficacia de la sanción penal para disuadir a aquellos que buscan


lle var a cabo abortos se constituye, desde esta lógica, como un supuesto de
negación de la capacidad preventiva de la pena, así como en una

57
FERRANDO, Delicia. El aborto clandestino en el Perú. Flora Tristán. Lima. 2006. Pág. 35
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

manifestación de cambio en la moral social con respecto a un determinado


supuesto tal y como sería el aborto.

19. ANÁLISIS DE LAS POSTURAS CON RESPECTO


AL ABORTO

En las líneas anteriores hemos buscado presentar cuatro argumentos (dos a favor
y dos en contra) que resumen posturas bastante difundidas y a su vez arraigadas en
el debate público. De tal forma, procederemos a evaluar los citados argumentos
siguiendo la los conceptos presentados en los dos primeros capítulos de la presente
en función de poder, luego de realizado el análisis previo, presentar la postura
del autor con respecto al caso supuesto de análisis.

19.1. Análisis De Las Posturas En Contra De La Despenalización Del


Aborto

Pasaremos ahora a analizar las posturas que se manifiestan en contra de la


despenalización del supuesto del aborto en todos sus extremos. Las mismas
que se reflejaran en los postulados de los dos académicos peruanos cuyos
argumentos han sido presentados de forma previa en el presente punto de
análisis. Asimismo, se buscará responder a tales posturas conforme a los
argumentos desarrollados a lo largo de la presente investigación.

a. Análisis De La Postura Que Defiende La Idea De Que El Derecho


Debe Satisfacer Las Expectativas Normativas De La Población En
Materia De Aborto.

En primer lugar analizaremos la postura desarrollada por el profesor Caro


John. Partiremos señalando una premisa básica desde la perspectiva
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

planteada por el mismo, el derecho penal satisface las expectativas


normativas de la sociedad, las cuales se ven reflejadas en las normas de
carácter penal. Así, la postura funcionalista derivada de la corriente seguida
por el profesor Jakobs, será básicamente la que se defienda en esta
argumentación.

A lo largo del capítulo 2 de la presente tesis analizamos como el


funcionalismo en materia penal se fundamenta en las teoría sociológica
de Niklas Luhman, así, el derecho dentro de este tipo de funcionalismo no
tendrá una base de ciencia fáctica o social, sino que viene a convertirse en
un medio para mantener el status quo vigente en las sociedades donde se
aplique este enfoque.

Asimismo, la teoría de Luhmann elimina la posibilidad cambios radicales,


convirtiendo postulados de carácter empírico (ser) en postulados de carácter
normativo (deber ser). Además, el funcionalismo de Luhmann se desarrolla
en función a que las sociedades a las cuales se examine mediante este
método, tengan que ser sociedades post industriales, con regímenes
constitucionales que fomenten un sistema de libertades individuales sólidas.
Es decir, presupone un escenario donde las expectativas sociales sean de
carácter liberal. Con respecto al enfoque de la pena como restitución de tales
expectativas, postulado tomado de la filosofía del derecho de Hegel,
indicaremos que no cabría aceptar tal formulación lógica a menos que
se acepten los postulados filosóficos que el mismo Hegel proponía dentro
de su filosofía del derecho.

Así, a menos que reconozcamos que el derecho es una existencia perfecta


derivada de un logro tan elevado del “espíritu” como sería el estado y que
tal logro implicaría dentro de la historia un límite en sí mismo, no cabría
aceptar que la sanción penal venga a ser considerada como otra cosa,
sino como la restitución de la entidad perfecta en si misma, tal y como
sería el derecho en el Estado planteado por Hegel. Es decir, aceptar la lógica
hegeliana implicaría aceptar la infalibilidad del derecho y la perfección del
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

Estado que lo emitió. Por lo anterior, no cabría fundamentar alguna


visión sobre el aborto en base a un teoría penal con enfoque funcional,
dentro de un Estado que no cumple las características de los postulados de
Luhmann por un lado y de los postulados de Hegel por el otro.

Además, conforme se ha señalado en la parte final del capítulo II, esta visión
del derecho como medio de satisfacción de las expectativas sociales, no es
la visión que impera en el ordenamiento jurídico vigente en el Perú, ergo,
las argumentaciones que vengan desde esa línea de análisis carecerán de
capacidad vinculante en tanto no respeten los parámetros argumentativos
fijados tanto por la constitución política del Perú y por la jurisprudencia del
Tribunal Constitucional sobre la materia.

b. Análisis La Postura De Que El Bien Jurídico Vida Del Concebido Debe


Ser Tutelado Penalmente De Forma Indiscutida.
Con respecto a la postura presentada por el profesor Ore, acerca de la tutela
del bien jurídico vida de forma irrestricta en el caso del feto procederemos
a indicar que tal visión se derivara de una visión axiológica pura, la misma
que dentro del capítulo segundo empezamos criticando, en tanto la única
manera de aceptar tal axiología como fundamento, seria aceptar que existen
parámetros predeterminados para poder acceder a aquellos valores sobre los
cuales reside el ordenamiento, negando así la capacidad de discutir sobre
ellos y negando la posibilidad de un análisis fenomenológico sobre los
mismos.

En tanto se acepte que existen valores sobre los que no cabe mayor discusión
dentro de un Estado basado en un régimen Democrático con una
constitución que nos proporciona tanto forma como contenido axiológico,
se recaería en una contradicción, en tanto se afirmaría que el acceso a tales
valores es capaz de ser alcanzado de la misma forma por cada uno de los
ciudadanos, siendo así, que existiría un único método racional por el cual
se podría alcanzar tal conocimiento del valor, negando de tal forma la
capacidad de libre determinación por parte de cada uno con respecto a los
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

valores que deben regir su vida. Negando a su vez, una premisa muy
difundida dentro de la teoría constitucional contemporánea, la de la
axiología móvil dentro de los valores constitucionales.

En función a lo anterior, no podría aseverarse que el bien jurídico “vida” del


concebido, es un supuesto sobre el cual no cabría discusión o un supuesto
absoluto, a menos que se confirme la visión axiológica pura, lo cual no sería
aceptable en una sociedad como la nuestra debido a que constituiría una
negación de la posibilidad de debate dentro de la propia sociedad.

19.2 Análisis de la postura a favor.

Pasaremos ahora a analizar las dos posiciones que hemos elegido como
representativas para fundamentar favorablemente el aborto como una
conducta despenalizada.

a. Análisis A La Postura Que Sostiene Que La Libertad De La Mujer


Para Decidir Sobre Su Cuerpo Es Absoluta.

La libertad de la mujer como ciudadana de un Estado, tal y como nos


indica la profesora Margarita Valdez, se encuentra recogida como un
derecho dentro de cualquier constitución que se jacte de tener un carácter
de democrática. Sin embargo, cabe notar que cuando se nos presenta la
clásica discusión con respecto a la primacía de un derecho recogido
constitucionalmente con respecto a otro de la s mismas características
nos encontramos ante un círculo vicioso del cual es muy difícil escapar.

Así y conforme lo anterior, indicaremos que al enfocarse la discusión sobre


el aborto entre el derecho a la vida (feto) y el derecho a la libertad (mujer),
no s encontraremos ante una paradoja de tipo constitucional que a nuestro
parecer no tendría salida por medio de la ponderación de un derecho frente a
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

otro de forma directa.

Indicamos que no tendría salida, debido a que en un estado con una


constitución de corte liberal, encontraremos que existen requisitos
mínimos de lógica para la coexistencia entre sus ciudadanos. En ese
sentido, no podría existir una vida que no pueda auto determinarse (libertad)
y no podría existir un ser que ejerciera el derecho a la autodeterminación sin
tener previamente un derecho a la existencia propia (vida). Así, tendremos
el siguiente esquema para plantear el problema al cual hacemos
referencia (en donde V será Vida y L libertad): V (requisito mínimo para) L
------- L como requisito mínimo para V.

Nuevamente diremos que en tanto ninguno de nosotros podría imaginarse


una vida que no tuviera libertad58 debido a que nuestros parámetros
constitucionales contemporáneos lo impiden y en tanto no podría
imaginarse una persona que ejerza su libertad al estar muerta59, se da una
situación en la cual ya sea se elija la vida del no nacido por sobre la libertad
de la madre o la libertad de la madre por sobre la vida del no nacido, que
estamos frente a una paradoja. Esta paradoja no tendría salida dentro de
nuestro marco lógico teórico constitucional por la mera ponderación de
ambos derechos de una forma directa. Esto a su vez podría generar que al
no tener solución el problema desde dentro del sistema, se le pudiera
excluir del debate, situación que no sería satisfactoria para nadie.

Así, alegar la preponderancia de la libertad sobre la vida como argumento


para la despenalización del aborto, caería en una falla lógica de la cual no se
tendría salida dentro del marco del Estado constitucional contemporáneo,
siendo por lo tanto, una salida no viable desde la visión que planteamos

58
Piénsese en un caso de esclavitud contemporánea, el disgusto con tal supuesto nos deja entender que
no existiría una sociedad con nuestro marco jurídico que pudiese permitir tal supuesto, siendo por lo
tanto, un supuesto imposible de ser asimilado como valido dentro de la lógica del Estado Social y
Democrático de derecho.
59
Esto a menos que se crea que las almas de aquellos mártires que mueren son libres, con lo cual
estaríamos en un plano de discusión muy alejado de la presente investigación.
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

dentro de la presente tesis.

b. Análisis A La Postura Que Sostiene Que El Número De Abortos Ilegales


En El Perú Como Referencia De Inutilidad De La Sanción Penal.

Con respecto al número de abortos en el Perú, podemos caer en cuenta que


existirían dos argumentos derivados de esta premisa:

A) El primero sería que, en tanto el número de ciudadanas y ciudadanos que


realizan o son parte de la conducta antijurídica es demasiado elevado,
el estado debería entender que existe un cambio de postura con respecto a tal
conducta antijurídica por parte de la población y por ende despenalizar tal
supuesto.
B) El segundo seria indicar que debido a la incapacidad del estado de prevenir
tal conducta, tal supuesto debería despenalizarse ya que debería afrontarse
que no existen medios para poder implementar la prohibición a tal conducta,
pero que si existirían medios para paliar los efectos negativos de la misma.

Sobre la postura “a” indicaremos que no consideramos que el hecho de que


se lleve a cabo una conducta de tipo antijurídico por un gran número de
ciudadanos implique necesariamente que la tipificación penal de tal supuesto
deba ser revisada.

En ese sentido cabe notar que en una sociedad donde la mayoría de


ciudadanos no pague impuestos, no cabría alegar que la evasión tributaria o
la defraudación tributaria, no sean consideradas como supuestos
antijurídicos. Asimismo, si suponemos que una sociedad tiene un número
elevado de violaciones sexuales (imaginemos incluso que las mismas
sobrepasan el número de abortos), ¿acaso cabria poner en duda la
tipificación de la conducta antijurídica de la violación sexual?
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

La respuesta a la posición anterior tendría que ser negativa, en tanto nadie


podría avalar que el número de violaciones sexuales cometidas pueda ser un
argumento a favor de la despenalización de tal supuesto. Asimismo, no
podría alegarse que en tanto un gran número de ciudadanos no paguen
impuestos, la tipificación debería cambiar sobre tal materia.

Con respecto al argumento “b”, consideramos pertinente hacer alusión a la


crítica planteada por el profesor Meini a la teoría dialéctica de Roxin en su
tercer supuesto, la misma que fuese presenta al final del capítulo II, en
cuando señala que la incapacidad de las prisiones para resocializar implica
la falla de la teoría de la resocialización, ergo de la teoría dialéctica de la
unión.

Sobre este punto cabe notar que se está confundiendo la capacidad


administrativa de un Estado con las políticas y principios que este Estado ha
decidido seguir. Haciendo otra analogía, podríamos indicar, que debido a la
incapacidad del Estado de luchar contra el tráfico ilícito de drogas, la idea
de que la lucha contra el narcotráfico para evitar que las drogas afecten a
menores y adultos mediante el tráfico y venta de sustancias de tal tipo, es
una idea que no tiene sentido y que debe cambiarse de paradigma.

Como podemos ver de los ejemplos planteados, la incapacidad de un Estado


de poder hacer uso efectivo de sus recursos para hacer cumplir una
determinada teoría a la cual se ha adherido, no podría ser considerada como
vinculante para poder cambiar de paradigma en ese determinado supuesto.

13. EL ABORTO POR VIOLACIÓN SEXUAL BAJO LA LÓGICA DEL


PRESENTE TRABAJO DE INVESTIGACIÓN

Con respecto a la situación del aborto por violación sexual (sentimental o


ético) consideramos que dentro de la lógica del propio sistema, debemos indicar
que en tanto tal supuesto se presenta como una paradoja sistémica, la solución de
la misma no podría estar enmarcada dentro del propio sistema, es decir, la
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

solución a tal controversia debe exceder los límites del propio sistema. En función
a lo anterior, presentaremos dos formas viables de analizar el citado supuesto, con
miras a postular una respuesta al problema generado con respecto a su tratamiento.

En primer lugar propondremos una lectura que responda al criterio de


proporcionalidad en función de poder llevar a cabo un balance dentro del marco del
estado constitucional de derecho, sobre el actual estado de la sanción penal. En ese
sentido, presentaremos en el siguiente punto la técnica denominada como
ponderación o proporcionalidad, la misma que está siendo adoptada por diversos
tribunales constitucionales como la salida viable a las contradicciones o anomias
planteadas dentro del marco del estado constitucional y la imposibilidad de asignar
jerarquías estáticas a los valores que se encuentran dentro del marco constitucional.

Se considera la validez de tal técnica en el marco de la presente investigación,


en tanto la misma reconoce la existencia de valores abstractos que existen en el marco
constitucional (modelo kantiano de contenido y forma dadas apriorísticamente,
trabajado en el capítulo I) y que a su vez deberán ser analizados a la luz del caso
concreto (fenomenología del valor, trabajada en el capítulo II). Lo anterior nos
indicará que estamos ante una técnica que se adapta de forma coherente al sistema
jurídico en el cual nos encontraríamos inmersos.

En segundo lugar propondremos una lectura del aborto por violación sexual desde la
existencia o no de un disenso social legítimo que a su vez podría plantearse como
limite a la conminación del supuesto penal respectivo.

20.1. La técnica de la ponderación aplicada al caso del aborto por violación


sexual

Corresponde al presente punto el presentar de forma breve la técnica mediante la


cual se ha buscado solucionar situaciones denominadas por académicos de la
talla de Prieto Sanchís, Guastini y Robert Alexy como de “antinomias de
principio” o de “contradicciones normativas de principio”. Conforme a ello,
diversos tribunales constitucionales a lo largo del mundo están adoptando tal
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

técnica para solucionar difíciles situaciones presentadas ante sus respectivas


jurisdicciones.

Sobre este punto indica Alexy: ―…Cuando dos principios entran en colisión –
tal como es el caso cuando según un principio algo está prohibido y, según otro
principio, está permitido- uno de los dos principios tiene que ceder ante el otro.
Pero, esto no significa declarar inválido al principio desplazado ni que en el
principio desplazado haya que introducir una cláusula de excepción. Más bien
lo que sucede es que, bajo ciertas circunstancias uno de los principios precede
al otro. Bajo otras circunstancias, la cuestión de la precedencia puede ser
solucionada de manera inversa…‖60

De la misma forma señala el propio Pietro Sanchís: ―…de las distintas acepciones
que presenta el verbo ponderar y el sustantivo ponderación en el lenguaje
común, tal vez la que mejor se ajusta al uso jurídico es aquella que hace
referencia a la acción de considera imparcialmente los aspectos contrapuestos
de una cuestión o el equilibro entre el peso de dos cosas. En la ponderación, en
efecto, hay siempre razones en pugna, intereses o bienes en conflicto, en suma,
normas que nos suministran justificaciones diferentes a la hora de adoptar una
decisión. Ciertamente, en el mundo del derecho, el resultado de la ponderación
no ha de ser necesariamente el equilibrio entre tales intereses, razones o
normas; al contrario, lo habitual es que la ponderación desemboque en
el triunfo de alguno de ellos en el caso concreto. En cambio, donde si ha de
existir equilibro es en el plano abstracto: en principio, han de ser todos del
mismo valor pues de otro modo no habría nada que ponderar; sencillamente,
en caso de conflicto se impondría de más valor. Ponderar es, pues, buscar la
mejor decisión (la mejor sentencia, por ejemplo) cuando en la
argumentación concurren razones justificadoras conflictivas y del mismo
valor…‖61

60
ALEXY, Robert. Teoría de los Derechos Fundamentales. Centro de Estudios Constitucionales. Madrid.
1997. Pág. 89
61
PIETRO SANCHIS. Luis. Derechos fundamentales, Neoconstitucionalismo y Ponderación Judicial. Palestra
Editores. Lima. 2002. Pág. 128 y 129.
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

Al igual que el propio Guastini quien indica que: ―…Puede suceder (ciertamente,
ocurre a menudo) que dos principios —al igual que acontece con las normas—
entren en conflicto. Más aún, algunos entienden que es un rasgo definitorio de
los principios el que cada uno de ellos se encuentre en conflicto con otros, de
manera que, dado un supuesto de hecho al que sea de aplicación un principio
P1, hay siempre al menos otro principio P2 igualmente aplicable al mismo
supuesto de hecho e incompatible con P1. Incompatible, en el sentido de que la
aplicación de P2 llevaría a resultados diversos de la aplicación de P1….‖62

Como podemos apreciar, en cada una de las aproximaciones conceptuales al tema


de la ponderación, los autores remarcan la no existencia de una jerarquía estática
con respecto a los valores o principios a los que se haga alusión y que se presenten
en conflicto. Tal situación, se condice a su vez con lo planteado en el capítulo II,
en la parte de la fenomenología del valor y en la crítica planteada al valor absoluto
otorgado en la postura del profesor Ore, en las cuales indicamos que si bien no se
negaba la existencia de valores “puros”, los mismos tendrían que ser analizados
conforme a la fenomenología. Es decir, conforme a la capacidad relativa de cada
sujeto de aproximarse al valor en el caso concreto y en un contexto determinado.

Lo anterior tiene relación con lo que Guastini denomina como ―instituir entre
los dos principios en conflicto una jerarquía axiológica móvil‖63

Ahora, al hablar del aborto por violación sexual, podemos ver claramente cómo
se presenta una colisión de bienes jurídicos que podrían resumirse en un
primer momento como “libertad” contra “vida”. Sin embargo, tal análisis podría
“pecar” ya de superficial ya insuficiente. Se indica lo anterior debido a que existen
más niveles de análisis que podrían ser relevantes para llegar a una conclusión

62
GUASTINI, Ricardo. Estudios de Teoría Constitucional. Doctrina Jurídica Contemporánea. México. 2001.
145
63
GUASTINI, Ricardo. Estudios de Teoría Constitucional. Doctrina Jurídica Contemporánea. México. 2001.
145
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

final sobre tal problema. De tal manera y una vez introducida de forma breve la
situación en la cual se va a utilizar la técnica de la ponderación, podemos proceder
con la presentación de sus elementos y partes, las cuales a su vez serán plasmadas
previamente de forma expositiva y posteriormente en relación con el caso del
aborto por violación sexual.

Los pasos en los que consiste la técnica de la ponderación, que a su vez permiten
establecer el criterio de constitucionalidad de una norma, conforme los plantean
tanto Alexy como Prieto Sanchís serán los siguientes:

1. Que la medida a analizar presente un fin constitucionalmente legítimo,


como justificación para la interferencia en la esfera de otro, de lo contrario no
cabría llevar a cabo la ponderación correspondiente ya que no habría nada
que ponderar.
2. Acreditar la Adecuación, aptitud o idoneidad de la medida objeto de
enjuiciamiento en función a la consecución del fin deseado. Debe haber una
consistencia entre lo que se busca alcanzar y la medida adoptada.
3. Una intervención que genere perjuicios para un bien constitucional, debe ser
Necesaria, es decir, que no se puedan obtener los fines deseados por medio de
otras medidas menos perjudiciales o gravosas del principio a verse
afectado.

4. Juicio o Test de Proporcionalidad, en sentido estricto, demostrar que existe

un equilibrio entre los beneficios que se obtienen con la medida limitadora o


con la conducta de un particular en función de la protección del bien
constitucional con respecto al perjuicio que generan al otro bien
constitucionalmente tutelado o relevante. Acá se tiene que valorar de forma
directa el grado de afectación o lesión de un bien constitucionalmente tutelado,
el grado de importancia y urgencia en la satisfacción del otro. Recayendo acá
la necesidad, de apreciar los bienes jurídicos constitucionalmente tutelados
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

con respecto al caso concreto, no en su calidad de valores, sino de bienes y


por tanto evaluables a la luz del contexto determinado.

Como hemos podido apreciar en los pasos presentados previamente, existe


una forma clara y coherente de poder determinar qué bien jurídico tiene
preponderancia sobre otro conforme al análisis del caso concreto. Sin embargo,
con respecto al plano penal, se puede presentar una versión aún mas taxativa o
especifica de la propia técnica de ponderación. De tal forma con respecto a las
normas de tipo penal, la corte Constitucional de Colombia se ha pronunciado
indicando que la posibilidad de tipificar supuestos penales por parte del legislador
“encuentra claros límites en los principios y valores constitucionales así
como en los derechos constitucionales de las personas”64. Es decir, que si bien
el legislador tiene amplia discrecionalidad a la hora de la configuración de
determinados supuestos como delitos, esta discrecionalidad no es irrestricta.

En ese sentido al llevar a cabo el análisis de proporcionalidad en materia de


normas penales, las exigencias del análisis se incrementan. Como se señaló líneas
arriba, al incorporar las garantías que el propio sistema propugna como limite al
derecho penal, se tendrá que (en forma paralela) cualquier supuesto bajo análisis
deberá tomar en cuenta el principio de fragmentariedad, e cual señala que los
bienes jurídicos solo merecen protección penal frente a los ataques que
impliquen algún nivel de “gravedad”.

Asimismo, el principio de subsidiaridad del derecho penal entrara a tallar en este


análisis al recordar que el derecho penal es la última ratio a la que debe
recurrir el Estado para llevar a cabo la protección de bienes jurídicos 65.

Una vez indicada la técnica a utilizar y señalando que la misma se corresponde


con lo desarrollado en los capítulos I y II, procederemos a hacer el análisis

64
Sentencia C-355/06 de la Corte Constitucional de Colombia, Dictada en Bogotá el 10 de mayo de 2006.
Fundamento Jurídico 8.
65
Véase el Capítulo II en el Punto de presentación de la “Teoría Dialéctica de la Unión”.
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

concreto del supuesto de sanción penal del aborto por violación sexual.

1. Sobre el fin constitucionalmente legítimo: En tanto la finalidad de la norma


penal, en el supuesto en cuestión, es tutelar la vida tenemos que es un fin
que se condice con el marco axiológico al cual nos remite nuestra constitución.

2. Acreditación la Adecuación, aptitud o idoneidad: En tanto la tutela de la


vida, es un fin constitucionalmente legítimo, corresponde encontrar que el uso
de la violencia del estado en su forma de última ratio, es una medida que sería
idónea para limitar la afectación del citado bien jurídico (vida).

3. Necesidad: En tanto nos encontramos frente a un supuesto en el cual, el Estado


está utilizando el derecho penal para afectar la libertad de una ciuda dana en
función de tutelar otro bien jurídico en paralelo, la vida del no nacido. Debemos
hacer la pregunta ¿existe otro medio por el cual la vida del no nacido
podría ser tutelada frente al ejercicio de la libertad de la madre a la
autodeterminación de su proyecto de vida? En ese sentido, podríamos
sumarnos a las voces que indican que el desarrollo de políticas públicas
referidas a la educación sexual, la distribución de preservativos, el uso de
anticonceptivos tanto regulares como de emergencia, generarían que el

número de embarazos disminuya, reduciendo con ello la cantidad de


abortos sobsecuentes. En el caso concreto del aborto por violación sexual, la
libre distribución de anticonceptivos orales de emergencia con respecto a las
víctimas del mismo, se comportaría como herramienta clave en la reducción de
embarazos derivados de esta vulneración inicial. En ese sentido, podríamos
indicar que existen otros medios por los cuales reducir el nivel de abortos
llevados a cabo. Por lo cual, podríamos decir que se está desnaturalizando el
fin del derecho penal, en tanto se está utilizando el mismo como instrumento
inicial, mas no de ultima ratio.
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

4. Juicio o Test de Proporcionalidad: En este punto, nos encontramos en la


necesidad de tomar en cuenta ambos valores recogidos constitucionalmente, la
vida y la libertad, en el contexto en el cual se presentan conforme a la discusión
llevada a cabo en el presente capitulo en función de poder llevar a cabo el
correspondiente juicio o evaluación ponderativa. En ese sentido, cabe plantear
que en tanto nos encontramos ante valores de igual jerarquía de forma
apriorística, la determinación de la predominancia de uno sobre otro en este
particular caso conflictivo, no podrá fundamentarse en el uso de criterios
normativos o determinantes, sino, que deberá apelarse a un uso reflexivo de la
capacidad del juicio 66. Conforme a lo anterior, notemos que el caso del aborto
por violación sexual, implica tres niveles a analizar.

En primer lugar tendremos un supuesto de violación sexual dado en contra de


una mujer, el mismo que constituye una afectación masiva, contra todo aquello
que el mundo contemporáneo nos ofrece como refugio, el propio cuerpo. La
libertad se ve vulnerada de una forma tan tajante y masiva, que aquellas
personas víctimas de este supuesto, requieren todo un proceso de
recuperación tanto física como psicológica, en función de poder retomar su
propia vida de una forma digna.

En segundo lugar, tenemos el desarrollo de un embarazo derivado de la


vulneración de la previamente señalada. Es decir, una situación que había
generado una intromisión tan perjudicial contra la persona, se convierte en una

66
De tal forma es que el propio Kant indica que el juicio es la facultad de pensar lo particular como
contenido en lo universal. Asimismo, prosigue su trabajo conceptual dividiendo esta facultad en dos
niveles, el juicio determinante y el juicio reflexivo. El juicio determinante permite aplicar categorías dadas
apriorísticamente para poder concluir sobre un determinado supuesto si es “bueno” o “malo”. Mientras
que el juicio reflexivo busca encontrar lo universal, en tanto se carezcan de normas dadas de forma
apriorística, será el propio juicio aquel que invente la norma que determine lo “bueno” o “malo”.
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

nueva carga que se le está imponiendo de forma fáctica a la mujer en contra


de su voluntad (la cual se vería vulnerada por segunda vez).

En tercer lugar tenemos el aborto derivado del embarazo generado por la


violación sexual como una vulneración del bien jurídico vida del no nacido.
Acá tenemos como la vida, ya sea en forma de una célula o un embrión
completamente formado, está siendo vulnerada de forma clara. No cabria
dudarlo, sin embargo, el llevar a cabo un aborto, consiste también en una
actitud que conlleva perjuicios para aquella persona que lleva a cabo el
procedimiento. Los efectos perjudiciales para la mujer que sufre este proceso,
son una marca que la acompañara por el resto de su vida.

En función a lo anterior, debemos señalar que una mujer que interrumpe un


embarazo derivado de una violación sexual está llevando a cabo una acción
que deriva de dos vulneraciones consecutivas a su derecho a la libertad y a la
autodeterminación, la primera generada por la vulneración a su libertad sexual
y la segunda con respecto a la libertad de determinar el proyecto de vida que
le corresponda. Es decir, la acción que afecta el bien jurídico vida, es
consecuencia directa de dos acciones concretas derivadas de su afectación
previa del bien jurídico libertad.

He aquí, que tenemos que aplicar un criterio de ponderación que se condiga


con los ideales de justicia que enmarcan al derecho desde su base. Si, es un
caso extremo. Sí, es una vida la que se está terminando, afectando su posible
proyecto futuro. Pero, aquella persona que ha sido víctima de un supuesto de
violación sexual, está siendo iinstrumentalizada tres veces debido a un único
proceso. Esa instrumentalización masiva de una persona, no puede ser justicia.

En el caso concreto, no cabría más que concluir que la sanción penal del
aborto en casos de violación sexual, excedería al criterio de
ponderación correspondiente. El principio de justicia básico que reside en el
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

derecho, debe tomar en cuenta que la manifestación de los valores


abstractos, en forma de bienes jurídicos, no será la misma en todos los
casos y para todos los humanos. He ahí, que a una mujer que ha sido
víctima de violación sexual, no se le puede pedir que acepte valoraciones
externas de lo que es justo sin tomar en cuenta aquellas ―injusticias.

Cabe a continuación, presentar el segundo argumento que se corresponda


con la toma de postura del autor de la presente tesis. Nos referimos al análisis
de la sanción penal del aborto por violación sexual desde la existencia o no de
un disenso social legítimo que a su vez podría plantearse como limite a la
conminación del supuesto penal respectivo.

20.2. El disenso legítimo como posible limite a la conminación del supuesto penal
del aborto por violación sexual.

El punto a tratar acá versa sobre lo que se debe entender por contradicción
legítima dentro del Estado Social y Democrático de Derecho. En ese sentido,
empezaremos planteando diversos tipos de contradicción a poder plantearse
contra un régimen político social y democrático67.

Si bien existen diversas maneras de contradecir un orden jurídico, dentro de un


orden jurídico que se fundamente en el Estado Social y Democrático, deben
presentarse ciertas medidas contradictorias dentro del sistema que puedan
considerarse como legitimas.

67
Reduciremos la discusión a solo ese contexto en tanto que en un régimen dictatorial no cabría hablar de
contradicción legitima, sino únicamente de revolución o desobediencia completa, tal y como se garantiza
por el derecho a la insurgencia.
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

Así, al ser consideras legítimas, se discutirá si podrían ser consideradas como


un límite para la conminación de una determinada conducta aludiendo a la
tutela de un bien jurídico penal. En ese sentido procederemos a presentar una
forma común de disenso dentro de la sociedad y su posterior análisis.

a. ¿Es La Desobediencia Civil Una Salida Viable A La Sanción Penal


Del Aborto?

Cuando hablamos de desobediencia civil podemos retroceder hasta el


ensayo “On the Duty of Civil Desobedience”, publicado en 1849 por Henry
David Thoreau. En tal ensayo se exponía que la ley que recaudaba los
impuestos para financiar la guerra de Estados Unidos contra México era
injusta, así como también lo era la ley que mantenía la vigencia de la
esclavitud.

Sobre este tema, el autor plantea la disyuntiva con respecto a las leyes
injustas y a la actitud que debe tomar un ciudadano dentro del Estado que
las promulgue: “…Leyes injustas existen, ¿estamos obligados a
obedecerlas? o ¿debemos tomar el trabajo de corregirlas y
obedecerlas hasta que hayamos logrado nuestro cometido? o
¿debemos transgredirlas de una sola vez?...” 68

68
Si bien la cita refleja la idea central del texto de Thoreau, creemos relevante transcribir el resto de la
traducción del párrafo de forma completa, siquiera a pie de página debido a lo interesante de la misma:
―…Leyes injustas existen, ¿estamos obligados a obedecerlas? o ¿debemos tomar el trabajo de
corregirlas y obedecerlas hasta que hayamos logrado nuestro cometido? o ¿debemos transgredirlas de
una sola vez? Los hombres generalmente, bajo un gobierno como el presente, piensan que deberían
esperar hasta que hayan convencido a la mayoría que modifique tales leyes. Piensan que, si se
resistieran a tales leyes, el remedio sería peor que la enfermedad que desea combatir. Pero es culpa del
gobierno mismo que el remedio sea peor que la enfermedad. Él lo hace peor. ¿Por qué no es mas
apropiado anticipar y proveer la reforma? ¿Por qué no aprecia a la sabia minoría? ¿Por qué llora y
resiste antes de ser lastimado? ¿Por qué no incentiva a sus ciudadanos a estar alertas para poder
señalar sus fallas y hacerlo mejor de lo que ellos lo hubieran hecho? ¿Por qué siempre se tiene que
crucificar a Cristo y excomulgar a Copérnico y a Lutero y declarar a Washington y Franklin rebeldes?...‖.
Texto original obtenido de la página web: www.ibiblio.org/ebooks/Thoreau/Civil%20Disobedience.pdf
Pág. 12. La traducción es nuestra.
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

La respuesta a estas preguntas desde la lógica de Thoreau no es otra


que la afirmación a la última. Es decir, el transgredir aquellas leyes
que se consideren injustas debido a su inherente postura contraria a los
fines del Estado. Así, el mismo Thoreau fue encarcelado en 1846, debido a
su idea de no pagar impuestos al Estado para que siguiera librando su
guerra contra México y mientras no aboliera la esclavitud, será de ese
encierro que derivará su texto previamente citado.

Los medios de lucha contra este tipo de leyes injustas, conf orme a su
ensayo, son la resistencia pacífica y la no violencia, sino el aceptar la
sanción que le venga a ser impuesta por Este estado que promulgue leyes
injustas, en función de llamar la atención.

Asimismo, ya en un contexto contemporáneo el profesor John Rawls al


escribir sobre la teoría de la desobediencia civil, sigue los pasos de Thoreau
y define esta como: “…Un acto ilegal público, no violento, de conciencia
pero de carácter político, cometido habitualmente con el propósito de
provocar un cambio en la ley o en los programas del gobierno…”69.

A diferencia de Thoreau, Rawls plantea que la desobediencia civil no solo


podría ser efectuada mediante la contravención a aquella norma contra la
cual uno desearía que se diese un cambio, sino que podría darse por
medio de la desobediencia a las ordenanzas de tráfico o de las leyes de
ingreso a ciertos lugares. En ese sentido puede entenderse que Rawls

69
RAWLS, John. “Teoría de la Justicia”. Traducción de María Dolores Gonzales. Fondo de Cultura
Económica. México D.F. 1995. Pág. 332
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

avalaría manifestaciones tales como las “sentadas” 70 o el “bloqueo de


carreteras”. Ambas practicas muy usadas en los últimos años por parte de
diversos grupos de protesta en el Perú.

b. Critica A La Teoría De La Desobediencia Civil

En tanto la teoría de la desobediencia civil se comporta como un supuesto


que se manifiesta en contra de la ley, pero sin embargo respetando la
misma al mostrar la voluntad de aquellos envueltos en ella (la
desobediencia) de ser ajusticiados por la misma en tanto se apele a que la
mayoría de la población tome consciencia de que la ley contra la que se
protesta es injusta, esta visión postula el comportamiento antijurídico para
el respaldo a una postura política como medio.

Así, el sustento de esta posición seria en primer lugar el cometer un


supuesto antijurídico y mientras este supuesto sea realizado de forma
pública, se debe “esperar” que las conciencias de las mayorías se vean
tocadas por tales actos. Así, nos estarían solicitando que dentro de un
gobierno legítimamente constituido, un individuo o un grupo de
individuos sea apreciado al mismo estilo que algún mártir por haber
incumplido una ley dada dentro de un estado constitucional.

En ese sentido, la posición de la desobediencia civil se debilita en


dos puntos:

1. Espera que se cambie la consciencia de la gente mediante


un acto significativo.

2. El acto significativo implica el “auto sacrificio” de los sujetos envueltos


en ella para que el sistema se retracte de su error.

70
Cuando hablamos de sentadas nos referimos a un estilo de protesta mediante el cual los manifestantes
simplemente se sientan a la entrada o salida de algún edificio público o privado que tenga que ver con el
objeto de su protesta.
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

Conforme a lo anterior cabe generar dos preguntas relevantes ¿qué pasaría


si la sociedad no ve a los manifestantes como mártires sino como simples
criminales? Y ¿en tanto un número de individuos cometan actos
antijurídicos, debemos tomar tal comportamiento como muestra de que
nuestra sociedad se encuentra en un problema y que debe revisar tal norma
contra la cual se actúa?

Con respecto a la primera pregunta responderemos que el depender del


cambio de consciencia de las mayores con respecto a algunos supuestos
sobre el cuales esta mayoría tenga una clara convicción no sería efectivo,
sino más bien suicida y contraproducente en tanto se relevaría a aquellos
que ataquen este principio como rebeldes y sediciosos. Sobre la segunda
pregunta, el pensar que en tanto más gente (o menos gente pero que llame
más la atención), pueda cometer conductas determinadas como
antijurídicas para hacer notar que tales conductas deben ser revisadas en
su conminación como antijurídicas seria simplemente alegar que entre más
gente incumpla una determinada ley, esta debe ser revisada.

Así, por ejemplo en el caso del Perú un estudio presentado en año 2001 71
indica que aproximadamente el 90% (más de novecientos mil) de los
trabajadores de 4ta categoría tributaria activos en el Perú no declaran sus
impuestos, recayendo en ese sentido dentro del supuesto de evasión
tributaria. Entonces siguiendo la lógica anterior, se debería considerar
que las leyes para cobrar impuestos son leyes injustas y por ende, por
medio de no pagar impuestos se debería entender que se está cayendo
en la desobediencia civil.

Cabe indicar que en tanto estamos hablando de un Estado Democrático


que se enmarca dentro de una ideología de respeto de la libertad individual
de sus miembros, el incumplimiento espontaneo de normas implicaría

71
PEÑARANDA, Alan. “La informalidad en el Perú y su impacto en la tributación”. CIAT. 2001
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

únicamente una conducta antijurídica que no podrá ser tomada como


argumento a favor del cambio de políticas legislativa en tanto no se
mantiene ligada al cuerpo normativo de un Estado legítimamente
constituido y cuyas autoridades han sido democráticamente elegidas,
siguiendo todos los procesos correspondientes.

21. SOBRE EL DISENSO LEGITIMO EN UNA SOCIEDAD


DEMOCRÁTICA

Consideramos en este punto que la organización de la sociedad civil mediante el


uso de los recursos constitucionales a la libre asociación y a libertad de expresión,
es un elemento que pocos teóricos han analizado (y valorado) con respecto a los
modos de disenso dentro de una sociedad democrática. Es mediante el uso de la
libre asociación72 y la libertad de expresión73 efectuada a través de esta, que
podemos estar frente a un medio legítimo de disenso y frente a una medida de
expresión clara de una postura diferente con respecto a valores apreciados de
una determinada manera dentro de un determinad Estado.

En ese sentido, cuando nos encontramos dentro de un Estado que en teoría respeta
las libertades individuales de los individuos y que no vulnera el orden
constitucional, no cabría alegar un comportamiento que atente contra el
ordenamiento, si es que existen otros medios para poder expresar el disenso. Así,
el actual surgimiento de las organizaciones no gubernamentales y asociaciones
civiles que respaldan posiciones jurídicamente disidentes y su masificación y
organización, debería ser tomado en cuenta como un modo empírico de corroborar
la existencia de posturas contrarias a las actuales.

72
La Constitución Política del Perú en su artículo 2, inciso13 indica que toda persona tiene derecho: ―…A
asociarse y a constituir fundaciones y diversas formas de organización jurídica sin fines de lucro, sin
autorización previa y con arreglo a ley…‖
73
La Constitución Política del Perú en su artículo 2, inciso 4 indica que toda persona tiene derecho: ―…A
las libertades de información, opinión, expresión y difusión del pensamiento mediante la palabra oral o
escrita o la imagen, por cualquier medio de comunicación social, sin previa autorización ni censura ni
impedimento algunos, bajo las responsabilidades de ley…‖
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

Conforme lo anterior, en tanto la sociedad civil pueda verse organizada por medio
de estas asociaciones civiles, no requerían apelar al cambio de conciencia de las
mayorías, a los valores individuales o al desarrollo de conductas antijurídicas para
poder demostrar la existencia de una valoración diferenciada con respecto a
determinados valores en discusión y representados por estos grupos. En tanto
puedan expresarse y manejarse de forma organizada, su mera existencia
corresponderá a la existencia de valoración relativa y diferenciada de la previamente
existente.

De tal forma, consideramos que el surgimiento organizado de movimientos sociales


que como en el caso del aborto, puedan manifestar una posición organizada,
coherente, fundamentada y sobre todo representativa de un grupo humano. Es un
elemento que deberá tomarse en cuenta a la hora de evaluar la procedencia o no de
algún supuesto dentro de los límites de la conminación penal. Este argumento, si
bien débil por el momento debido a la relativamente corta vida de las organizaciones
sociales, deberá ser tomado en cuenta en el futuro, en tanto las citadas
organizaciones, puedan conseguir una institucionalización que las enmarque en
relaciones académicas y funcionales con centros educativos como universidades
y con el sector público.

22. ARTICULOS DE REFLEXION

22.1 El Aborto también daña a la mujer

Una nueva estrategia para propagar el movimiento próvida, incidiendo en los


perjuicios que el aborto causa a la mujer, la segunda víctima de las leyes y la
mentalidad anti vida.

El aborto, en la mayor parte del mundo, ha sido legalizado basándose en dos


razones falsas:
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

- Una de ellas dice que el aborto únicamente destruye "un grupo de células", no
una vida humana.

- La segunda razón es que el aborto es seguro, y que ayuda a la mujer a controlar


y mejorar su vida.

Durante las últimas dos décadas, el movimiento pro-vida ha concentrado todos


sus esfuerzos para probar que la primera de estas razones no es válida. Millones
de dólares se han invertido en campañas publicitarias, libros, anuncios, e
importantes películas como El Grito Silencioso, para demostrar a la gente que el
niño no-nacido es una vida humana.

Estos esfuerzos informativos, han tenido un gran éxito. Encuestas de opinión


pública muestran que el 65% o más de la población, piensan que el aborto es
moralmente malo, sin embargo, muchos dentro de este mismo grupo creen que
debe ser legalizado. Estudios muestran que aún en mujeres que han practicado
un aborto, aproximadamente el 70% creen que el aborto es moralmente malo, o
por lo menos un mal comportamiento. Estas mujeres eligen el aborto, no porque
estén conscientes o no de su derecho a abortar, pero piensan que no tienen otra
opción.

La gran mayoría de las personas saben que el aborto es quitarle la vida a un ser
humano. Incluso muchos abortistas admiten esta verdad y por lo tanto, han
dejado de defender la idea de que el aborto es solo destruir un “grupo e células"
y la han cambiado por el siguiente reclamo: "Los derechos y necesidades de la
mujer son más importantes que los derechos de un feto"

Una nueva estrategia

En todo esto, hay una lección importante que aprender:

Todos los esfuerzos que se realicen para sensibilizar a las personas en cuanto a
demostrar que él bebe es un ser humano desde su concepción, motivará a los que
están a favor de la vida, pero estos esfuerzos no tendrán ningún efecto en
aquellos que defienden el aborto. Estas personas han endurecido su corazón
hacia el "feto". Biológicamente, pueden aceptar que sea un ser humano, pero
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

están convencidos que el niño no-nacido es menos importante que la mujer.


Cualquier información que se presente, no los hará cambiar su posición.

La lucha de los abortistas está enfocada totalmente hacia la mujer. Por lo tanto,
la única manera de luchar contra ellos, es enfocar los esfuerzos pro-vida hacia la
mujer. Es necesario cambiar el debate del aborto y discutir sobre su mismo punto
de fuerza: los intereses de la mujer.

Por lo tanto, se deben concentrar todos los esfuerzos pro-vida en probar que la
segunda razón para hacer legal el aborto es falsa, el aborto no es seguro. El decir
que "el aborto es seguro" es la razón más fuerte de los abortistas.

El aborto lastima a la mujer. En muchos casos, ocasiona un daño irreparable a la


función reproductiva de la mujer. En los últimos diez años, se ha comprobado
que tiene graves daños psicológicos y emocionales.

En muchos casos, el trauma post-aborto es psicológicamente devastador,


afectando sus relaciones familiares, amistades e incluso laborales.

22.2 Actitudes frente al aborto

Los psicólogos nos describen tres niveles de conciencia moral o actitudes hacia
el problema del aborto:

- En el más bajo nivel es cuando afecta únicamente a uno mismo.


- El segundo nivel es cuando afecta a alguna persona cercana: familiares,
amigos o conocidos.
- El tercer nivel es cuando afecta a personas ajenas, desconocidas, no nacidas.

Es en este tercer nivel donde el movimiento pro-vida está trabajando. Todos los
argumentos a favor del niño no nacido son efectivos para las personas con éste
nivel moral.

Para sensibilizar a las personas del primero y segundo nivel, se deben informar
todos los riesgos y problemas que causa el aborto a mujeres adultas y
adolescentes. Presentar el daño que puede hacer el aborto a sus hijas, esposas o
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

novias. En caso que una mujer considere el aborto, que esté enterada de lo que
le puede afectar a sí misma.

En el caso del padre de una adolescente embarazada de catorce años, él solo está
preocupado por la situación de su hija y no de su nieto al cual lo considera
todavía como algo abstracto. Lo único que él puede ver en ese momento es que
el embarazo destruye los sueños del futuro de su hija, perdiendo todas las
oportunidades y retos que la vida le puede presentar. Aunque su hija quisiera
tener al bebe, consideraría la opción del aborto por su "propio bien" pues
pensaría que el conservar al bebe, es solamente una "fantasía juvenil".

Para poder convencer a estos padres, no es suficiente darles datos acerca del
desarrollo del bebe, sino los efectos destructivos que provoca el aborto en las
adolescentes. Deben estar informados de los riesgos de un daño permanente en
el aparato reproductivo y de los traumas psicológicos post-aborto.

Los familiares de adolescentes embarazadas deben saber que más del 90% de las
mujeres que han abortado tienen problemas de autoestima. Cerca del 50% han
incrementado el uso de drogas y alcohol. El 60% han tenido tendencias a
suicidarse. Otros problemas son promiscuidad, depresión, problemas de
concentración, tensión emocional, stress y cambios de personalidad entre otros
problemas.

En el momento en que una adolescente está embarazada, se encuentra en la


decisión de tener al bebe o realizar un aborto, es una decisión entre tener al bebe
o tener una experiencia traumática.

El 52% de las mujeres que han abortado, reportan que han sido "forzadas por
alguien". Es indispensable educar a este "alguien" acerca de los riesgos del
aborto, ya que están lastimando a las personas que aman por quererlas ayudar.
Mientras no se logre que los padres, novios, consejeros o médicos estén
conscientes del peligro del aborto para la mujer, seguirá habiendo "abortos por
tu propio bien".
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

La estrategia es simple: Realizar todos los esfuerzos para informar y convencer


a todo el público, acerca de los peligros que representa el aborto en la salud
mental, emocional y física de la mujer. El enfoque principal es sobre la mujer.

Esta estrategia tendrá varios efectos:

1) El conocimiento de los riesgos del aborto, hará que disminuya el número de


abortos. Familiares, amigos y novios, dejarán de presionar a la mujer para que
aborte por su "propio bien".

2) Si los efectos post-aborto se documentan perfectamente, las mujeres que


sufren este trauma, tendrán el valor para rechazar la falsa información que les
puedan dar las clínicas o consejeros abortistas.

3) En el momento en que se publiquen los efectos del aborto, muchas mujeres


que han abortado, podrán entender las causas de sus problemas psicológicos
y recurrirán a programas de tratamiento y ayuda post-aborto, así como contar
con una ayuda espiritual y psicológica. Estas mismas mujeres ayudarán a los
movimientos pro-vida, ya que ellas mismas hablarán de los efectos negativos
del aborto.

4) Hasta el momento, muchas personas están convencidas por los abortistas de


que el aborto "ayuda a la mujer". Pero en el momento que se den cuenta que
la realidad es que sí daña a la mujer, entonces matar bebes que no han nacido
no tiene ningún sentido.

5) Se podrán demandar derechos para la mujer que ha abortado. Que cuenten


con la ayuda necesaria para todos los tratamientos que requiera

6) Al presentar información a los políticos que entran en sus nuevos cargos, que
estudios han demostrado que el aborto es peligroso para la mujer y le ocasiona
diversos problemas de salud, se puede lograr que tomen una actitud de
rechazo hacia las posturas abortistas.

7) Si los riesgos que produce el aborto están perfectamente documentados, los


jueces que decidan si se debe practicar o no el aborto, tenderán a defender los
derechos de la mujer y de los niños.
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

22.3 Que el aborto no sea una opción

No debemos olvidar que lo más importante que se quiere lograr es que además
de que el aborto no sea legal, sea "impensable".

Lograr cambiar la percepción que tiene la gente de que el aborto es "seguro y


legal". Debemos convencer al público que aún, aunque el aborto sea legal, jamás
será seguro.

Nuestro ideal es que toda persona que se compadezca de una joven que está
embarazada, nunca se atreva a aconsejarla que aborte, ya que está perfectamente
informada y consciente de los daños espirituales, físicos y emocionales que le
provocará después.

Lograr que todas las personas crean que la verdad fundamental es que cuando
lastimamos a un bebe que no ha nacido, también lastimamos a su mamá y lo
contrario: cuando ayudamos a la madre, también ayudamos al bebe. Por lo tanto,
la solución de un embarazo no deseado, o de una adolescente embarazada, no es
el aborto, sino estar bien informada acerca de los daños que le ocasionará a ella
misma y a las personas que la quieren.

Académicos en Defensa de la Vida Humana desde la Concepción a la Muerte


Natural

A los poderes públicos, a la opinión pública, a las instituciones y asociaciones,


a todos los españoles

En noviembre de 1981, ante las intensas presiones que sobre la opinión pública
española se estaban ejerciendo para inducirla a consentir la legalización del
aborto provocado, 1.400 firmas de académicos, catedráticos y profesores
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

universitarios respaldaron un Manifiesto afirmando el derecho a la vida como


derecho primario, inviolable desde el momento de la concepción y con vigencia
por encima de cualquier ley emanada de los poderes públicos. Hacían suyas
también las conclusiones de la ciencia que afirma que desde la fecundación
existe un nuevo ser humano, vivo, original, irrepetible, esencialmente distinto de
la madre y, por tanto, con unos derechos que deben ser reconocidos, respetados
y garantizados por el ordenamiento jurídico.
Tras la aprobación de la ley permisiva del aborto provocado en 1985, a lo largo
de todos estos años ha tenido lugar en España un gravísimo proceso de
depreciación de la vida humana, confirmado por una serie de hechos:

1º) La aplicación de la ley, no sólo no ha reducido el número de abortos


provocados, sino que los ha multiplicado enormemente. Actualmente se realizan
en nuestro país más de 100.000 abortos al año: 91.664 en 2005 y 101.592 en
2006

2º) El ser humano en gestación se encuentra en una situación de falta de garantías


e indefensión, al quedar la interpretación y aplicación de la ley ajena a todo
control y vigilancia jurisdiccional, en contra de las prescripciones del Tribunal
Constitucional (Sentencia nº 53/1985 de 11 de abril) y de otras normas vigentes.

3º) Desde el PSOE y otros partidos se vienen realizando insistentes propuestas


para establecer una ley de plazos que permitiría practicar abortos sin alegar causa
alguna durante los 5 primeros meses de la gestación. En la actualidad se puede
abortar en cualquier momento del embarazo si se alega el primer supuesto.
(Peligro para la salud de la madre).

4º) Paulatina e inexorablemente, se ha ido imponiendo en la legislación española


la posibilidad de experimentación con embriones humanos, cuyo patrimonio
genético desde la fecundación es único e irrepetible, como objetos susceptibles
de ser utilizados, manipulados, clonados o eliminados para fines diversos:
experimentación, investigación, selección genética (el llamado “bebé
medicamento”), tratamiento de algunos tipos de patologías (células madre
embrionarias).
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

5º) Por parte del ministro de Sanidad, Sr. Bernat Soria, se anuncia la intención
de legalizar la eutanasia activa. Bajo la fórmula legal de “despenalización del
suicidio asistido”, se pondría fin intencionadamente a la vida de personas en
determinadas situaciones: desahuciados, determinados deficientes, etc. Así, se
limitaría el derecho a la vida de los más indefensos, más débiles o más
vulnerables, que quedarían discriminados.

Todos estos hechos son un claro exponente de la trivialización y cosificación de


la persona, y del quebrantamiento de su dignidad. Una sociedad que no respeta
la vida es una sociedad enferma que ha perdido la esperanza. Por ello hoy
queremos asegurar y reafirmar el derecho que todo ser humano tiene a ser
respetado en su dignidad, desde la fecundación a la muerte natural en todos los
estadios de su vida. Ningún poder está legitimado para ignorarlo o violarlo.

En consecuencia, pedimos a los poderes públicos que, de acuerdo con los


principios y derechos de libertad, justicia, igualdad, dignidad y no
discriminación proclamados en la Constitución Española, y en la Declaración
Universal de Derechos Humanos:

- Se inserte después de la primera afirmación del artículo 15 de la Constitución:


“Todos tienen derecho a la vida y a la integridad física y moral”, la siguiente
adición “desde la fecundación a la muerte natural”.

- Se promulguen las normas necesarias para que en todos los órdenes se


proteja el derecho a nacer, derogando aquéllas que lo violan o lo limitan
selectivamente.

- Se reconozca la personalidad jurídica del “nasciturus” en todas las fases de su


desarrollo, sin olvidar al embrión.

- Se fomenten y mejoren los cuidados paliativos, para que los enfermos que los
necesitan vivan sus últimos momentos con calidad en la atención, con serenidad
y con paz.
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

- Se ayude efectivamente a las mujeres embarazadas, personal, social y


económicamente, y se ponga a su disposición la ayuda necesaria, promoviendo
para ello centros de acogida y atención.

Creemos que corresponde a todo ciudadano responsable la defensa sin


ambigüedades de este inalienable derecho a la vida, cuyo respeto es el
fundamento de la paz. Por ello hacemos un llamamiento a la sociedad en general
y a los poderes públicos, para que se cree un marco favorable a su defensa como
valor supremo y para que se respete y garantice con los medios debidos.

¿Qué es la interrupción voluntaria del embarazo (IVE) o aborto legal?

La Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) o aborto legal es el


procedimiento donde se busca terminar de manera consciente con un embarazo
en curso. Muchos países son restrictivos sobre estas prácticas, lo que hace que
algunas mujeres recurran a interrupciones o abortos de forma ilegal e insegura,
poniendo en grave peligro su vida y su salud.

En cambio, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), en los países


donde las mujeres tienen acceso a servicios seguros, la probabilidad de muerte
como consecuencia de un aborto o interrupción es de 1 por cada 100.000
procedimientos.

¿Qué diferencia existe entre la ive y el aborto?

Hablar de aborto y de Interrupción voluntaria del embarazo (IVE) pareciera, en


principio, lo mismo, pero hay que tener en cuenta que detrás de la palabra
ABORTO, se esconden una serie de imaginarios relacionados con la ilegalidad,
el miedo y, en el peor de los casos, el delito. La expresión IVE, Interrupción
Voluntaria del Embarazo, permite analizar una realidad desde el campo de la
ética, la libertad y la autonomía de las mujeres y posibilita una decisión desde la
mirada de los derechos sexuales y reproductivos que, ante todo, son derechos
humanos.
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

Consecuencias físicas y psicológicas en general

El aborto, legal o ilegal también daña física y psicológicamente a la mujer y hasta


puede acarrearle la muerte. La propaganda proabortista continuamente proclama
la mentira de que el aborto legal es médicamente "seguro", y de que es necesario
legalizarlo o despenalizarlo debido a la gran cantidad de muertes maternas
causadas por el aborto ilegal. Esta estrategia para legalizar el aborto se llama
engañosamente "Maternidad sin riesgos". Entre las complicaciones físicas del
aborto en la mujer están las infecciones, las hemorragias, las complicaciones
debido a la anestesia, las embolias pulmonares o del líquido amniótico, así como
las perforaciones, laceraciones o desgarros del útero. Estadísticamente hablando,
se estima que el riesgo inmediato de dichas complicaciones es de un 10%, pero
el de las complicaciones a largo plazo es entre el 20 y el 50%.

Además de las complicaciones físicas, las mujeres sufren emocional y


espiritualmente de lo que ya se ha identificado como el "Síndrome post-
aborto." Estos efectos del aborto incluyen sentimientos de culpa, angustia,
ansiedad, depresión, baja autoestima, insomio, diversos tipos de neurosis y de
enfermedades psicopáticas, tendencia al suicidio, pesadillas en las que aparecen
los restos del bebé abortado, recuerdos dolorosos en la fecha en que hubiera
nacido, etc.

La Real Academia de Obstetricia de Inglaterra ha informado que las


probabilidades de problemas psiquiátricos graves y permanentes después de un
aborto pueden alcanzar hasta el 59% de las madres. La Organización Mundial
de la Salud por su parte informa que las mujeres que se practican abortos por
razones psiquiátricas son precisamente las que corren mayor riesgo de problemas
mentales una vez realizado el aborto. Otros estudios muestran que las mujeres
que se han practicado un aborto por razones de violación, incesto, salud, etc.,
tienen aún más probabilidades de sufrir problemas emocionales y psiquiátricos
severos que las que se lo han practicado por razones socioeconómicas
El embarazo no deseado en adolescentes se asocia con deficiente o
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

nula educación sexual, sobrevaloración de la maternidad y el ejercicio de


la sexualidad con poca claridad sobre el riesgo reproductivo.
de continuar con la decisión que tomes valores las circunstancias a las que te
puedes enfrentar.

EFECTOS SOCIALES

- Disminución de la capacidad de trabajo


- Pérdida de interés en el sexo
- Abuso de los niños
- Sentimientos de ser explotada
- Sentimiento de deshumanización
- Deseo de acabar la relación con su pareja
- Aislamiento
- Intenso interés en los bebés
- Sentimientos de ser explotada

RECOMENDACIÓN A LOS JÓVENES

 Todo joven debe saber definir y considerar la actitud de que tiene él hacia sus
amigos y sus amigos hacia él, por lo tanto como dicen por ahí, respeto guarda
respeto.

 No debemos ser influenciados por nuestros amigos, porque este es un país


democrático y libre, de ninguna manera nos vamos a considerar menos si uno de
ellos nos indica que hagamos algo y no lo hacemos.

 No porque todos lo hagan yo también lo voy a hacer, no porque tu amigo fuma,


yo voy a fumar, no porque mi amigo consuma bebidas alcohólicas yo voy a
consumirlas. tú eres el dueño de tu cuerpo, de tu alma y de tu ser, si tú te enfermas,
tu amigo no sufre contigo, no va a ir contigo al cementerio, ni va a morir contigo;
más bien se va a reír de que un incrédulo más cayó en su truco y murió.
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

 Con tu conciencia limpia y sin ningún error por detrás de ti, vivirás en paz por
siempre.

 Evite malas compañías.

 Tenga cuidado con la manera de vestirse.

 Escoja cuidadosamente los programas de televisión que mira.

 Tenga cuidado de lo que lee, mucha de la literatura contemporánea apela al


instinto sexual.

 Esté atento con respecto a su tiempo libre.

 Tenga una regla, "nunca envolverse en un enamoramiento deshonesto."

 Dedique mucho tiempo a las escrituras, lectura, estudio.

CONCLUSIONES

 Luego del estudio realizado completo acerca del aborto he llegado a la conclusión que
mientras más comerciales, acerca de preservativos se realizan, es mayor el número de
abortos clandestinos que se realizan en todo el país.

 La falta de información sobre las semanas de poder quedar en cinta para una señorita
es una de las causas de porque quedan embarazadas.
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

 La necesidad de retener al novio cerca de ella provoca que tengan relaciones sexuales
antes del matrimonio.

 La simple razón de que la gente lo hace y nos vemos obligados a tener relaciones
coitales sin medir las consecuencias funestas.

 La falta de concientización o información de parte de los padres que obligan a casarse


a la hija que llega con un embarazo avanzado, provoca que nuestra juventud busque
sus medios de escapatoria que puede derivar en un aborto.

 La utilización de preservativos y anticonceptivos para poder prevenir un embarazo es


algo obsoleto, ya que lo único que se hace es retrasar la menstruación y siguen con la
posibilidad de quedar embarazadas, en la próxima relación sexual.

 Mantener relaciones desde muy temprana edad como los 14-18 años puede ocasionar
un embarazo a muy temprana edad y que deriva a un aborto.

 Las estadísticas nos indican que, en la actualidad, de los abortos realizados el 65% son
a menores de 18 años.

 La distintas causas para que un embarazo se complique y se tenga que abortar a esa
tan querida criatura por parte de la madre, estos abortos se realizan en hospitales,
clínicas y centros hospitalarios donde la madre por causa de un accidente, golpes,
malformaciones congénitas, estas obligan a que se tenga que decidir entre la madre y
el hijo.

 La mayoría de estas madres no quedarán estéril para toda su vida y más bien podrán
dar a luz a otro niño en el futuro.

 La gran diferencia entre un aborto deseado y uno no deseado que por otras causas
tendrán que realizarlo.
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

 La falta de una ley que sea ejemplariza dora, que vaya en contra del aborto, y a la
persona que se le encuentre realizando este tipo de trabajos que sea encarceladas por
más de 20 años, ya que se está realizando un asesinato público.

 Todos los problemas antes mencionados son un claro ejemplo de todas las infecciones,
trastornos; que pueden llegar a contagiarse o puede llegar a tener la madre debido a
que está abortando.

 Todas las perturbaciones psicosomáticas, sueño, deformaciones, acusaciones contra


ella misma, angustia irrefrenable, son algunos casos de los que llega a padecer la madre
que ha abortado.

 Tanto las infecciones como las consecuencias psíquicas pueden afectar a la madre
quedando así estéril y convirtiéndose así en una demente que puede llegar a odiar a
toda clase de niños, inclusive puede llegar al suicidio.

El aborto, entonces, solo se suma y acentúa las sensaciones traumáticas asociadas con el
asalto sexual. Más que eliminar las cargas psicológicas de la víctima de asalto sexual, el
aborto se suma a ellas. Esta es la experiencia de Jackie Bakker, quien reporta: "Descubrí
muy pronto que las consecuencias de mi aborto continuaron mucho después que el recuerdo
de mi violación se había desvanecido. Me sentí vacía y horrible. Nadie me dijo acerca del
dolor interno que causaría pesadillas y profundas depresiones. Ellos solo me dijeron que
después del aborto podría continuar mi vida como si nada hubiera pasado. “Los que
alientan el aborto muchas veces lo hacen porque se sienten incómodos en tener que tratar
con víctimas de la violación, o tal vez por prejuicios contra las víctimas a quienes ven como
“culpables por dejar que les sucediera." El deshacerse del embarazo es una forma de
esconder el problema. Es el camino "rápido y sencillo" de evitar el tener que enfrentar las
verdaderas necesidades emocionales, sociales y financieras de la mujer. De acuerdo a
Kathleen DeZeeuw, "He sobrevivido la violación y también he criado a un hijo “concebido
en una violación", me siento personalmente asaltada e insultada cada vez que escucho que
el aborto debería ser legal en el caso de violación e incesto. Siento que somos usadas por
los pro-abolicionistas para promover el aborto, incluso a pesar de que no nos han pedido
que demos nuestra opinión. El caso contra el aborto de embarazos por incesto es aún más
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

fuerte. Los estudios muestran que las víctimas de incesto raramente acceden en forma
voluntaria a un borto. En vez de ver el embarazo como indeseado, es más común que la
víctima de incesto vea el embarazo como una forma de parar la relación incestuosa porque
el nacimiento de su hijo expondrá a la luz la actividad sexual. Es más probable que ella
también vea el embarazo como una esperanza de tener un hijo con quién establecerá una
verdadera relación afectiva, una muy diferente de la relación de explotación en la cual se
encontraba atrapada.

Pero mientras las víctimas de incesto pueden atesorar su embarazo porque ofrece una
esperanza de liberación, y la esperanza de encontrar amor, su embarazo es una amenaza
para el abusador. También es una amenaza para el secreto patológico que puede incluir a
otros miembros de la familia quienes están asustados de reconocer que el abuso está
ocurriendo. Ya qué esta es una amenaza doble, las víctimas pueden ser obligadas a un
aborto no deseado tanto por parte del abusador como de otros miembros de la familia. Por
ejemplo, Edith Young, una víctima de incesto de 12 años de edad se embarazó de su
padrastro, y escribe veinticinco años después del aborto de su hijo: "Al pasar de los años
he estado deprimida, suicida, furiosa, ultrajada, sola, y he tenido un sentimiento de pérdida.
El aborto que iba a ser por "mi mejor interés" no lo fue. Tanto como puedo expresar, solo
salvó sus reputaciones, resolvió sus problemas, y permitió que sus vidas continuaran
alegremente. Mi hija, como extraño a mi hija. Lo extraño sin importar la razón de su
concepción."

Los proveedores del aborto, quienes ignoran esta evidencia, y se no se molestan en


entrevistar amenores que se presentan para abortos por signos de coerción o incesto, están
en realidad contribuyendo al abuso de jóvenes niñas. No solo le están robando a la víctima
su hijo, están escondiendo el crimen, incitando al perpetrador, y devolviendo la víctima al
abusador de forma que la explotación continúe. Finalmente, debemos reconocer que los
niños concebidos a través del asalto sexual también tienen una voz que merece ser
escuchada. Julie Makimaa, concebida en un acto de violación, trabaja diligentemente
contra la percepción de que el aborto es aceptable o incluso necesario en casos de asalto
sexual. Mientras que es compasiva al sufrimiento que su madre en las manos de su atacante,
Julie también está muy orgullosa de su valor y generosidad. Respecto a su propia
percepción de su origen, Julie proclama: "No me importa como empecé. Lo que importa es
en lo que me he convertido."
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

El aborto practicado en condiciones inadecuadas es un grave problema de salud pública en


América Latina, que afecta con particular crudeza a las mujeres más jóvenes de la región.
Su alta incidencia entre las adolescentes –mucho mayor de lo que registran las cifras
oficiales–, refleja las carencias en materia de salud reproductiva que aún imperan en la gran
mayoría de los países latinoamericanos. Los jóvenes suelen contar con información
insuficiente sobre sexualidad y el acceso a métodos anticonceptivos es todavía bastante
restringido. A lo anterior se suma que en muchas de esas naciones los jóvenes tiendan a
tener relaciones sexuales a una edad cada vez más temprana, frecuentemente sin estar
plenamente conscientes de las consecuencias que éstas pueden tener. Todo esto explica, en
buena medida, el aumento del embarazo adolescente en América Latina y, por
consiguiente, que también crezca el número de menores de edad que interrumpan su
embarazo. Las más de las veces, los abortos se practican de manera clandestina y en
condiciones que implican un elevado riesgo para la salud e inclusive la vida de las jóvenes.

Aunque mujeres de diversa edad recurren al aborto, este recurso tiene, a menudo, mayores
consecuencias entre las adolescentes, pues por lo general se encuentran en una situación de
mayor vulnerabilidad. Las jóvenes dependen, en muchos casos, económica y
emocionalmente de sus padres u otras personas adultas con quienes vivan. Por lo mismo,
cuando enfrentan un embarazo no deseado suelen carecer de autonomía para decidir de
manera ecuánime si continúa o lo interrumpen. En este último caso carecen de recursos
para practicarse un aborto con personal médico calificado y en condiciones adecuadas. Del
mismo modo, las adolescentes son comúnmente estigmatizadas por embarazarse fuera del
matrimonio, lo que puede llevarlas, en casos extremos, a interrumpir su gestación por
cualquier medio, incluso induciéndose ellas mismas un aborto. Paralelamente, hay una
condena social del aborto como acto reprimido por la justicia, la religión y la sociedad, y
también porque revela una sexualidad adolescente socialmente poco admitida. Así, las
mujeres ocultan a menudo este aborto a sus allegados y tienden a describir como
espontáneos los abortos provocados para evitar ser estigmatizadas, en particular por parte
del personal médico que las atienda.

Por otro lado, la arraigada dominación masculina en las sociedades latinoamericanas


también se manifiesta en el plano de la sexualidad. Es común que la pareja de una mujer
se oponga a usar condones u otra clase de anticonceptivos, a pesar del riesgo de tener un
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

embarazo no deseado, que eventualmente deba ser interrumpido. Esta incapacidad de la


mujer para decidir sobre su reproducción suele ser mayor si es muy joven.

Como se ha explicado, los abortos entre adolescentes son el reflejo de una problemática
que afecta con especial intensidad a este sector de la población en América Latina. Para
contrarrestar lo anterior, diversos autores proponen una serie de acciones, entre las que
destaca extender los programas de educación sexual para jóvenes, no sólo en su escuela,
sino en otros sitios que frecuenten. También es importante ofrecerles servicios de salud
reproductiva enfocados especialmente a ellos y en los cuales se brinde atención gratuita o
a muy bajo costo. Tales servicios, además, deben preservar la confidencialidad de los
usuarios, además de estar disponibles en forma permanente.

Otra acción necesaria consiste en proveer a los jóvenes y adolescentes que hayan
comenzado su vida sexual con métodos anticonceptivos modernos y, consecuentemente,
muchos más efectivos que los tradicionales. Entre tales métodos, indispensables en la
prevención de embarazos no deseados, destaca la anticoncepción de emergencia,
particularmente útil en casos de violación y en relaciones sexuales no protegidas. Del
mismo modo, debe garantizarse el acceso de los jóvenes a servicios médicos de calidad
donde se practiquen abortos o se traten sus complicaciones. Esto puede contribuir,
asimismo, a que tal experiencia sea lo menos dolorosa posible, pues, como plantea
Almeyda Castro, el aborto entre las adolescentes es un proceso traumático desde el punto
de vista biológico, psicológico y social y de salud, porque es una causa importante de
morbilidad y mortalidad maternales entre estas jóvenes. Las consecuencias del aborto
suelen ser mayores en menores de dieciséis años, grupo de mujeres en el que se presentan
los mayores riesgos psicológicos y fisiológicos. Como antes se indicó, la situación de
vulnerabilidad en que se encuentran muchas adolescentes y jóvenes las expone a sufrir
violencia sexual que pueden derivar en embarazos no deseados, además de correr el riesgo
de contraer alguna ITS, como el HIV/sida, cuya propagación entre los jóvenes
latinoamericanos es motivo de preocupación.

El mayor acceso de los adolescentes y jóvenes a servicios de aborto seguro implica


necesariamente la modificación de las leyes en la materia. Aunque en la gran mayoría de
los países de América Latina éstas siguen siendo muy restrictivas, hasta ahora no han
servido para erradicar el aborto y sólo fomentan su práctica ilegal. Del mismo modo, es
importante hacer respetar la aplicación de las leyes existentes sobre aborto a fin de
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

garantizar el acceso de los jóvenes a esta práctica cuando, por ejemplo, la mujer desee
interrumpir un embarazo producto de una violación y en otros casos previstos por la
legislación.

Otro punto que merece especial atención es que se promuevan de manera decisiva los
derechos sexuales y reproductivos para que también puedan ejercerlos los jóvenes. Ha
habido en la región ciertos avances al respecto. En México, por ejemplo, la Comisión
Nacional de Derechos Humanos y organizaciones de la sociedad civil elaboraron la Cartilla
de Derechos Sexuales y Reproductivos de las y los Jóvenes, la cual, entre otras cosas,
establece que debe respetarse la sexualidad de las personas, aun tratándose de menores de
edad. También prevé que se les brinde suficiente información en la materia. El
conocimiento adecuado de su sexualidad permite a los jóvenes ejercerla con mayor
responsabilidad y así prevenir embarazos no deseados que suelen terminar en abortos
inseguros, práctica todavía común en América Latina y que afecta, sobre todo, a la
población más joven.

El aborto al ser un tema controvertido desde casi todos los puntos de vista, está sujeto a
interpretaciones y formas de ver diferentes y en muchos casos enfrentadas.

Del presente estudio, en sus diversas vertientes y apartados, podemos extraer las siguientes
conclusiones:

Nos movemos en el plano de los valores objetivos y de verdad objetiva, sin adentrarnos en
el juicio sobre las responsabilidades subjetivas.

Nos hallamos ante un proceso continuo de génesis orgánica y evolución. -

En el mismo, como deducción final general que subyace a este estudio, podemos afirmar
que no se constata en ningún momento la modificación de la identidad genética que
adquiriese el ser en la misma concepción. Se trata así, de un proceso de desarrollo de
aquella misma, y por tanto, es el mismo ser, con su misma naturaleza y su invariable código
genético, que madura y crece a lo largo de todo este proceso del embarazo.

En el estudio anterior se ha visto que el proceso de desarrollo del embrión es continuo y va


dirigido por su propio programa genético. Esta autonomía no es absoluta, ya que el embrión
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

se desarrolla dentro de la madre y necesita de unas condiciones, de un “ambiente “materno


favorable, como tampoco la será la del recién nacido y ni siquiera la de un individuo adulto,
que también depende del ambiente vital que lo rodea. En los tres casos la dependencia es
extrínseca y, en el embrión, la calidad, el impulso y la dirección del desarrollo, no dependen
de órganos directivos maternos, sino de la composición auto génico del embrión mismo.
Por eso, decir que el embrión es una porción de la madre es un error o una falsedad de
carácter anticientífico.

Puesto que el desarrollo es ininterrumpido y no necesita una nueva intervención que lo


origine, se debe decir que la nueva entidad constituye un nuevo individuo humano. El
proceso desde la fecundación es continuo, por lo que no se puede utilizar el término “pre-
embrión” para referirse a un estadio anterior al de embrión, distinguiéndolos como dos
procesos discontinuos. Podría ser utilizado para indicar la fase precoz del embrión, desde
la constitución del cigoto hasta la aparición de la línea primitiva.

Desde el punto de vista científico, no se puede negar que en la formación del recién
concebido y en todo su proceso de desarrollo, actúa un determinismo orientado hacia una
finalidad proyectada.

Podemos decir, como un dato científico, que el embrión, dentro de la madre, se construye
a sí mismo para dar lugar al nacimiento del individuo completamente desarrollado. Tanto
el embrión fecundado en el seno de la madre, como aquellos fecundados “in vitro”, no son
una “personalidad potencial”, sino que poseen “personalidad con desarrollo potencial”: son
ya seres humanos. Tanto uno como los otros, desarrollarán esa personalidad si se dan las
condiciones favorables, pero no es la anidación lo que hace que el embrión sea embrión,
como tampoco es la leche materna lo que hace que un bebé sea bebé.

El embrión no es un ser humano en potencia: el embrión es en potencia un niño, o un adulto,


o un anciano, pero no es en potencia un individuo humano sino que lo es ya en acto. Y
desde el punto de vista ético, bastaría que hubiese la más mínima duda al respecto para
excluir cualquier intervención que pudiera dañar a ese ser personal en formación.

La denominación es totalmente impropia porque en realidad no se trata de una terapia. Se


habla de terapia cuando se busca eliminar una parte enferma del cuerpo y, por el contrario,
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

en el caso del aborto lo que se suprime es la vida del feto para evitar que se agrave la salud
de la madre.

Hay que partir del hecho y del principio ético fundamental: la persona humana es el valor
máximo en el mundo, por lo que la vida del no nacido no puede ser instrumentalizada ni
siquiera en pro de la salud de la madre. El ser humano es un fin en sí mismo y no puede ser
utilizado como medio para alcanzar otros fines.

Cuando existe un conflicto entre la vida de la madre y la del niño, el médico debe
proporcionar todos los medios para que ambos se salven y nunca realizar valoraciones
sobre cuál de ellos tiene preferencia sobre el otro, ya que la vida humana tiene un valor
absoluto y ninguna es superior a otra.

Aunque no se utiliza esa expresión, el hecho en sí es que en esos casos se trata de impedir
el nacimiento de sujetos tarados, malformados o discapacitados, que representarían una
carga para su familia o la sociedad.

Para detectar precozmente posibles anomalías se utilizan en ocasiones las técnicas del
diagnóstico prenatal. Estas técnicas están indicadas únicamente con finalidades
terapéuticas sobre el embrión, aunque, como, desgraciadamente, la mayor parte de las
enfermedades congénitas que tienen una causa genética, presentan escasa posibilidades de
curación, el diagnóstico prenatal se convierte en una causa de aborto selectivo que encubre
criterios eugenésicos. Sin contar con los numerosos casos en los que se ha producido un
error en el diagnóstico prenatal que se ha puesto de manifiestos al negarse la madre al
aborto y dar a luz a término un niño sano y sin malformaciones.

La medicina es ciencia aplicada que implica una actuación y una toma de decisiones
donde, en muchos casos, está en juego la vida de los hombres, por lo que, más que otras,
necesita unos criterios éticos adecuados que dirijan su actividad. Aunque la bioética como
tal no aparece hasta los últimos decenios del siglo XX, lo que en ese momento toma el
nombre de bioética, tiene raíces antiguas y profundas. Es conocido el Juramento
Hipocrático que ya prohibía cualquier acto contra la vida, condenando explícitamente el
aborto. Quiere decirse con ello que la ética médica no procede de criterios subjetivos
ligados o no a creencias religiosas, sino que procede de la moral interna de la medicina que
se ha mantenido a lo largo de toda la historia.
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

Uno de los principios fundamentales es el de ausencia de daño: “primum non nuocere” que
expresa la obligación de no producir daño intencionadamente

En el Código Deontológico Español de 1999 se define al médico como “servidor de la


vida”, y se indica que “al ser humano embrio- fetal enfermo se le debe tratar de acuerdo
con las mismas directrices éticas que a los demás pacientes”. Máxime si este embrión no
está enfermo sino vivo y desarrollándose en el útero de su madre.

Existe una mentalidad antinatalista y abortista que ha encontrado en las teorías Neo-
Malthusianas y ecologistas un apoyo para plantear la necesidad de un control de la
natalidad (incluyendo el aborto como medio)

Dichas teorías están respaldadas y propagadas por importantes grupos de presión y


organismos internacionales como OPT (Optimum Population Trust) y la ONU. Dicha
mentalidad está profundamente arraigada en los responsables políticos y administrativos
de Andalucía que favorecen directa o indirectamente un negocio muy lucrativo. Por lo que
se refiere a la Legislación del aborto de 1985, asumida por la de 2010 en términos
generales, es de todo punto inaceptable por cuanto: El Legislador se apoya en el criterio
del Tribunal Constitucional, que establece un concepto de vida sin tener una orientación
médica contrastada del suyo, ni estar facultado para ello. En la Sentencia que sirve de base
párale texto legal, se despersonaliza al ser humano concebido y no nacido. Se elimina, se
manipula así la realidad, que nos dice, claramente, que humanos son los gametos -
espermatozoide y óvulo – humano es consecuentemente el cigoto que de ellos proviene,
humano es el embrión y humano el feto que al llegar el alumbramiento nace, por lo que su
naturaleza – evidentemente humana -, requiere del reconocimiento de su dignidad.

 El criterio para proteger la vida y reconocerle su dignidad es, según el Tribunal


Constitucional, la individualidad del ser, no aquella naturaleza humana.
 El Legislador se apoya también en el criterio del Tribunal Constitucional que – sin
un sustento claro en nuestra Legislación – limita el derecho a la vida, que ya desde
entonces no es absoluto.
 Una vez despersonalizado el nasciturus y desposeído de ese rango máximo,
seguidamente, se le niega la vida como derecho, y se le concede a ésta la difusa
categoría de bien jurídico a proteger.
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

 A continuación, el Tribunal Constitucional, como base para la norma, valora y


sopesa derechos y bienes jurídicos a proteger, y establece prioridades sin que haya
ninguna orientación legal que le sustente en esta decisión tan trascendental.
 Para decidir todo lo anterior, y a quién se le reconoce el derecho a la vida, en lugar
de acudir a la orientación establecida en la Constitución (Declaración de Derechos
Humanos de la ONU de 1948), el Tribunal Constitucional interpreta la Ley
conforma a una resolución de la Comisión de Derechos Humanos, que la emite en
su función de admitir o no a trámite un recurso, por lo cual, evidentemente, no
puede decirse que el Tribunal haya sentado Jurisprudencia.
 Respecto de la Legislación de 2010, como cuestión previa de gran relevancia a
señalar, este Proyecto de Ley no obtuvo el beneplácito del Consejo de Estado, ni
del Consejo Fiscal, ni del Consejo General del Poder Judicial, por cuanto sus
múltiples deficiencias técnicas y su contradicción para con la Legislación española
y su espíritu lo impedían.
 Entre otras cuestiones jurídicas, además de asumir las anteriores argumentaciones
de la Legislación de 1985, invierte el concepto de delito en el caso del aborto, y
manteniéndolo en unos supuestos, lo convierte en derecho en otros, lo cual es
totalmente contradictorio con cualquier lógica del Sistema Jurídico.
 Por otra parte, aquella concede en exclusiva a la madre gestante la decisión, cuando,
como la Ciencia demuestra, el ser humano requiere para su concepción y desarrollo
intrauterino de la participación del varón y la mujer, y así cualquier responsabilidad
recae en ambos como progenitores que son.
 Se asumen así, además, los principios de una ideología de género de corte y origen
marxista, y totalmente opuesta a la raíz natural de la configuración y estructura del
ser humano.
 Se faculta además para su decisión en la materia a menores de edad, lo cual es
contradictorio e incompatible con todo el Sistema Jurídico español de capacidad y
responsabilidad.
 Introduce el concepto y la filosofía de las vidas sin valor vital, base del
programa Lebensunwate Leben, tristemente célebre, por su macabro recuerdo
durante la vigencia del Régimen nazi.
 Andalucía es la única Comunidad Autónoma que reconoce la prestación del aborto
dentro de su sistema sanitario y garantiza el acceso a la misma a través del concierto
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

con las clínicas acreditadas ante la mayoritaria objeción de los profesionales de la


sanidad pública Andalucía es la 3º región española con mayor peso económico en
el negocio del aborto en España.
Los ingresos estimados por la práctica del aborto en Andalucía han crecido para el
periodo 1999-2008 a razón de una tasa anual acumulativa de crecimiento del
12,62%
 La Iglesia declara que la colaboración directa en la realización de un aborto, implica
la pena de excomunión latae sentiae.
 Nos hallamos en un contexto próximo al error de considerar la Democracia como
un sustituto de la moralidad. Se trata de una consecuencia del relativismo reinante.
En la cultura democrática de nuestro tiempo se ha difundido ampliamente la opinión
de que el Ordenamiento Jurídico de una sociedad debería limitarse a percibir y
asumir las convicciones de la mayoría.
 Para las cuestiones temporales, Dios ha dejado actuar al juicio libre y responsable
de cada uno. Sin embargo, la Iglesia tiene el derecho y el deber de pronunciar juicios
morales sobre realidades temporales cuando lo exija la fe o la ley moral.
 El católico, y las asociaciones y grupos católicos, deben ser coherentes en su vida
privada y pública, y así, manifestarse siempre contrarios al aborto. Para ellos es por
tanto ilícito, y bajo ningún concepto pueden apoyarlo, ni respaldar grupos,
programas o candidaturas que acepten cualquier supuesto de aquél.

El aborto es un crimen penalizado en muchos países y que debería condenarse a los


ojos de dios y cualquier ser humano, pero en muchas ocasiones el aborto es la única
solución ante una madre que esta entre el vivir o morir, debemos pensar con la
cabeza y dejar de prejuzgar a los demás sin saber los motivos que lo impulsan a
realizar determinadas acciones, Sea por uno u otro motivo esperemos que se tomen
las previsiones necesarios, que la madre este en sus cabales y que sea una decisión
tomada concienzudamente.

 Luego del estudio realizado completo acerca del aborto he llegado a la conclusión
que mientras más comerciales, acerca de preservativos se realizan, es mayor el
número de abortos clandestinos que se realizan en todo el país.
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

 La falta de información sobre las semanas de poder quedar en cinta para una
señorita es una de las causas de porque quedan embarazadas.
 La necesidad de retener al novio cerca de ella provoca que tengan relaciones
sexuales antes del matrimonio.
 La simple razón de que la gente lo hace y nos vemos obligados a tener relaciones
coitales sin medir las consecuencias funestas.
 La falta de concientización o información de parte de los padres que obligan a
casarse a la hija que llega con un embarazo avanzado, provoca que
nuestra juventud busque sus medios de escapatoria que puede derivar en un aborto.
 La utilización de preservativos y anticonceptivos para poder prevenir un embarazo
es algo obsoleto, ya que lo único que se hace es retrasar la menstruación y siguen
con la posibilidad de quedar embarazadas, en la próxima relación sexual.
 Mantener relaciones desde muy temprana edad como los 14-18 años puede
ocasionar un embarazo a muy temprana edad y que deriva a un aborto.
 Las estadísticas nos indican que, en la actualidad, de los abortos realizados el 65%
son a menores de 18 años.
 La distintas causas para que un embarazo se complique y se tenga que abortar a esa
tan querida criatura por parte de la madre, estos abortos se realizan en hospitales,
clínicas y centros hospitalarios donde la madre por causa de un accidente, golpes,
malformaciones congénitas, estas obligan a que se tenga que decidir entre la madre
y el hijo.
 La mayoría de estas madres no quedarán estéril para toda su vida y más bien podrán
dar a luz a otro niño en el futuro.
 La gran diferencia entre un aborto deseado y uno no deseado que por otras causas
tendrán que realizarlo.
 La falta de una ley que sea ejemplariza dora, que vaya en contra del aborto, y a la
persona que se le encuentre realizando este tipo de trabajos que sea encarceladas
por más de 20 años, ya que se está realizando un asesinato público.
 Todos los problemas antes mencionados son un claro ejemplo de todas las
infecciones, trastornos; que pueden llegar a contagiarse o puede llegar a tener la
madre debido a que está abortando.
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

 Todas las perturbaciones psicosomáticas, sueño, deformaciones, acusaciones


contra ella misma, angustia irrefrenable, son algunos casos de los que llega a
padecer la madre que ha abortado.
 Tanto las infecciones como las consecuencias psíquicas pueden afectar a la madre
quedando así estéril y convirtiéndose así en una demente que puede llegar a odiar a
toda clase de niños, inclusive puede llegar al suicidio.
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

BIBLIOGRAFIA

https://www.aciprensa.com/aborto/abortodef.htm

http://www.profamiliapr.org/index.php?option=com_content&view=article&id=52&Itemid=61

http://www.abortos.com/tipos_aborto.htm

http://www.abortos.com/

http://profamilia.org.co/aborto/que-es-el-aborto/

http://www.embarazoinesperado.com/consecuencias.htm

http://www.monografias.com/trabajos64/aborto-consecuencias/aborto-consecuencias2.shtml

http://html.rincondelvago.com/aborto_tipos-y-consecuencias.html

http://vidahumana.org/sida/item/2079-consecuencias-f%C3%ADsicas-y-psicol%C3%B3gicas-
del-aborto

http://medicablogs.diariomedico.com/frankatacho/2006/10/08/aborto-y-sus-consecuencias/

http://www.taringa.net/posts/salud-bienestar/14245734/Las-consecuencias-del-aborto.html

http://embarazo10.com/el-aborto-en-adolescentes/

http://mireliabonilla1.blogspot.pe/2011/07/el-aborto-causas-y-efectos.html

http://www.ceped.org/cdrom/avortement_ameriquelatine_2006/sp/chapitre5.html

http://www.abortos.com/situaciones_aborto.htm

http://investigadoresyprofesionales.org/drupal/content/informe-sobre-el-aborto-de-un-grupo-de-
profesores-cat%C3%B3licos-de-la-universidad-de-c%C3%B3rdoba

http://www.taringa.net/posts/apuntes-y-monografias/10396086/Aborto---Informe.html
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

1. Una excelente fuente de información para cualquier abogado interesado en lo referente a la


negligencia en la práctica del aborto es Thomas Strahan's Major Articles and Books Concerning
the Detrimental Effects of Abortion (Rutherford Institute, PO Box 7482, Charlottesville, VA
22906-7482, (804) 978-388.).

2. Kaunitz, "Causes of Maternal Mortality in the United States," Obstetrics and Gynecology, 65(5)
May 1985.

3. H.L. Howe, et al., "Early Abortion and Breast Cancer Risk Among Women Under Age 40,"
International Journal of Epidemiology 18(2):300-304 (1989); L.I. Remennick, "Induced Abortion
as A Cancer Risk Factor: A Review of Epidemiological Evidence," Journal of Epidemiological
Community Health, (1990); M.C. Pike, "Oral Contraceptive Use and Early Abortion as Risk
Factors for Breast Cancer in Young Women," British Journal of Cancer 43:72 (1981).

4. M-G, Le, et al., "Oral Contraceptive Use and Breast or Cervical Cancer: Preliminary Results of
a French Case- Control Study, Hormones and Sexual Factors in Human Cancer Etiology, ed. JP
Wolff, et al., Excerpta Medica: New York (1984) pp.139-147; F. Parazzini, et al., "Reproductive
Factors and the Risk of Invasive and Intraepithelial Cervical Neoplasia," British Journal of Cancer,
59:805-809 (1989); H.L. Stewart, et al., "Epidemiology of Cancers of the Uterine Cervix and
Corpus, Breast and Ovary in Israel and New York City," Journal of the National Cancer Institute
37(1):1-96; I. Fujimoto, et al., "Epidemiologic Study of Carcinoma in Situ of the Cervix," Journal
of Reproductive Medicine 30(7):535 (July 1985); N. Weiss, "Events of Reproductive Life and the
Incidence of Epithelial Ovarian Cancer," Am. J. of Epidemiology, 117(2):128-139 (1983); V.
Beral, et al., "Does Pregnancy Protect Against Ovarian Cancer," The Lancet, May 20, 1978, pp.
1083-1087; C. LaVecchia, et al., "Reproductive Factors and the Risk of Hepatocellular Carcinoma
in Women," International Journal of Cancer, 52:351, 1992.

5. S. Kaali, et al., "The Frequency and Management of Uterine Perforations During First-Trimester
Abortions," Am. J. Obstetrics and Gynecology 161:406-408, August 1989; M. White, "A Case-
Control Study of Uterine Perforations documented at Laparoscopy," Am. J. Obstetrics and
Gynecology 129:623 (1977).

6. D. Grimes, et al., "Prevention of uterine perforation During Curettage Abortion," JAMA,


251:2108-2111 (1984); D. Grimes, et al.,"Local versus General Anesthesia: Which is Safer For
Performing Suction Abortions?" Am. J. of Obstetrics and Gynecology, 135:1030 (1979).

7. K. Schulz, et al., "Measures to Prevent Cervical Injuries During Suction Curettage Abortion",
The Lancet, May 28, 1983, pp 1182-1184; W. Cates, "The Risks Associated with Teenage
Abortion," New England Journal of Medicine, 309(11):612-624; R. Castadot, "Pregnancy
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

Termination: Techniques, Risks, and Complications and Their Management," Fertility and
Sterility, 45(1):5-16 (1986).

8. Barrett, et al., "Induced Abortion: A Risk Factor for Placenta Previa", American Journal of
Ob&Gyn. 141:7 (1981).

9. Hogue, Cates and Tietze, "Impact of Vacuum Aspiration Abortion on Future Childbearing: A
Review", Family Planning Perspectives (May-June 1983),vol.15, no.3.

10. Daling,et.al., "Ectopic Pregnancy in Relation to Previous Induced Abortion", JAMA,


253(7):1005-1008 (Feb. 15, 1985); Levin, et.al., "Ectopic Pregnancy and Prior Induced Abortion",
American Journal of Public Health (1982), vol.72,p253; C.S. Chung, "Induced Abortion and
Ectopic Pregnancy in Subsequent Pregnancies," American Journal of Epidemiology 115(6):879-
887 (1982)

11. T. Radberg, et al., "Chlamydia Trachomatis in Relation to Infections Following First Trimester
Abortions," Acta Obstricia Gynoecological (Supp. 93), 54:478 (1980); L. Westergaard,
"Significance of Cervical Chlamydia Trachomatis Infection in Post-abortal Pelvic Inflammatory
Disease," Obstetrics and Gynecology, 60(3):322-325, (1982); M. Chacko, et al., "Chlamydia
Trachomatosis Infection in Sexually Active Adolescents: Prevalence and Risk Factors," Pediatrics,
73(6), (1984); M. Barbacci, et al., "Post-Abortal Endometritis and Isolation of Chlamydia
Trachomatis," Obstetrics and Gynecology
68(5):668-690, (1986); S. Duthrie, et al., "Morbidity After Termination of Pregnancy in First-
Trimester," Genitourinary Medicine 63(3):182-187, (1987).
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
Facultad de derecho y ciencias políticas

También podría gustarte