Está en la página 1de 1

No hay Agua por la popofobia.

Ahora que 7.5 millones de chilangos, se encuentran “sin agua” es buen momento para
reflexionar sobre el uso y abuso del más preciado recurso del planeta. Cada ser humano tira por el
excusado 50 litros de agua al día, es decir, sólo estos 7.5 millones de anahuatlecos desechan con su
excremento 375 millones de litros de agua al día. Ahora acusan los “expertos en agua, que es por el
fracaso de la gestión hídrica” y entre las recomendaciones de la UNAM piden usar trastes
desechables. ¡Ya basta!, No hay gestión ni agua que alcance ante la actitud de los humanos hacia ella.
Es de urgente sobrevivencia un proceso de reaprendizaje, el concepto civilizatorio es lo que fracasó,
necesitamos un nuevo paradigma, en dónde de principio el agua sea tan importante como para no
cuestionarnos si salvamos un lago o un aeropuerto, es vergonzoso que nuestra máxima casa de
estudios recomiende usar más contaminantes.

El uso de Baños Secos es una solución inteligente, inmediata y permanente al problema del
desabasto de agua, pero debemos hacernos responsables de nuestro excremento, es decir, perder el
miedo a nuestros desechos y transformarlos en un bien social, en composta. Que nos permita cultivar
nuestros propios alimentos, aun en muy poco espacio y en medio de la ciudad. En 5 x 5 mts. cabe
una pirámide biodinámica de cultivo intensivo de hortalizas, producción suficiente para una familia y
se puede hacer hasta en el techo (cada techo debiera ser un captador de agua de lluvia). Ahí, en
nuestro cultivo, vamos a necesitar nuestra composta.

Sólo en un año en la ciudad de México se ahorrarían más de 200 mil millones de litros de
agua, pero tenemos que hacernos responsables de todo los que hacemos, dicen los compas en el
campo “con agua y mierda no hay cosecha que se pierda”.

Iván Uranga
Permacultor