Está en la página 1de 56

Luciano R.

Moreno Calderón

--

EL
CIPAYATO
Breves memorias de una entrega vertiginosa

--------------------

Tres años de
“M”

--

1º Parte
}

VERSIÓN INTERACTIVA
ALGUNAS OBSERVACIONES PREVIAS

Este trabajo será publicado en diferentes modalidades y cada una de


ellas tendrá características propias, que es importante saber antes de abordar su
lectura.
La obra se presentará a la comunidad de dos maneras: una interactiva,
más corta y con información adjunta por medio de hipervínculos, y una
escrita, más extensa y desarrollada.
Ambas tendrán ejemplares impresos, pero la interactiva, que es la
primera en salir a luz, viene a ser la forma más resumida de esta crónica, que
se torna más meticulosa y analizada en la versión que exclusivamente será
distribuida en papel.
Esta particularidad (ser una versión interactiva) se debe a que si uno
la lee en formato PDF o símil, desde algún dispositivo móvil con acceso a
internet, existe la posibilidad de investigar por su propia cuenta en los links
adjuntados con hipervínculos para cimentar la crónica, que en este punto se
hace esencialmente “periodística”.
Como los capítulos de una serie televisiva -si se me permite la
analogía-, la versión interactiva dividirá su divulgación en el tiempo: hoy 10
de Diciembre de 2018 se publicará la 1ºParte y las demás surgirán luego, en
Enero de 2019.
En principio, esta crónica será dividida en tres partes, porque son tres
los años que se cumplen de Macri como Presidente, por lo que cada uno de
ellas hablara de uno de esos años, en particular.

Si usted tiene una impresión en papel de esta versión y quiere adquirirla en forma
digital para profundizar en la crónica, lo invito a que nos la pida:
Contacto:
Mail: unionmalvinizadoraargentina@gmail.com
Twiter: https://twitter.com/UMalvinizadora
YouTube:
https://www.youtube.com/channel/UCEZybVP9lVh30Q6VOuKK8lw?view_as=subscrib
er
-
PROLOGO

Ante el panorama alarmante y desolador que los argentinos


comprometidos con la patria vemos cernirse sobre nuestra soberanía en
general, y el Atlántico Sur en particular, producto de la llegada a la
presidencia de Mauricio Macri, creo que es necesario brindar una
mirada amplia de lo que viene sucediendo durante su gestión, ya que
este, a mi entender, ininterrumpidamente, desde el primer momento,
atentó de manera descarada contra la identidad nacional, el bienestar
del pueblo argentino y la totalidad de nuestros intereses soberanos.

Con esta crónica busco tratar de exponer


omnicomprensivamente lo que aconteció y acontece en relación al
constante ataque que sufren nuestros intereses soberanos, a causa de la
política externa e interna que ha decidido llevar adelante nuestro
presidente.

Esta mirada que busca ser multidimensional tiene una


motivación muy alejada del capricho, y se instala como una necesidad
al ver que si hay algo en lo que la actual gestión “nacional” guardó
especial cuidado, es en tratar de que no podamos conectar la
multiplicidad de hechos que claramente tienen el objetivo de afianzar a
los ocupantes ilegítimos británicos que sirven de instrumento al sistema
colonial en Malvinas –favoreciendo al usurpador-, y luego transformar
a todo el territorio nacional argentino y su pueblo (nosotros), en una
“colonia” al servicio de Gran Bretaña, EEUU, las multinacionales y
todo el sistema financiero.

Esta primera parte de la crónica, describirá principalmente el


primer año de la gestión presidencial de Mauricio Macri (2015-2016),
haciendo hincapié en su accionar con todo lo que hace a la defensa de
lo que fortalece y define nuestra soberanía.

Específicamente esta primera edición de la crónica, mostrará la


rapidez con que se vienen sucediendo los acontecimientos y que esta
característica es producida indudablemente por el resultado de que el
lobby de los intereses foráneos –principalmente británicos- por
apropiarse de lo que pertenece a los argentino siempre está latente, y
agazapado espera con todo planificado para hacer pequeños o grandes
daños a nuestra nación cuando llega al “poder” una visión genuflexa de
dirigir el destino de nuestro país.

Otra característica que podremos ver del primer año de gestión


macrista, es que este fue íntegramente utilizado para la edificación del
plan general y su puesta en escena. Luego, desde 2017 hasta hoy, todo
es ejecución de ese trazado inicial.

Este trabajo lo hice porque creo necesario que todos tengamos


presente qué es lo que estuvo pasando durante estos tres años, ya que
ante la maraña interminable e indescifrable de malas noticias que
impactan tan de cerca en nuestras necesidades más inmediatas, pueden
llegar a escapársenos las relativas a la defensa de nuestros intereses
soberanos, y es necesario que las tengamos presentes.
breves memorias
de una
entrega vertiginosa
¿“EL QUE AVISA NO TRAICIONA”?

Desde sus primeros aleteos, siendo en aquel entonces


Presidente del Club Atlético Boca Juniors, Mauricio Macri
expuso su anglofilia y desprecio por los intereses nacionales en el
Atlántico Sur de manera desembozada.
"Nunca entendí los temas de soberanía en un país tan
grande como el nuestro”, – dijo y prosiguió para que no queden
dudas - "al Tesoro de Inglaterra le cuesta bastante plata por año
mantener las Malvinas", - por lo que, según él y su persistente
ignorancia - "las Malvinas serían un déficit adicional para el
país".

Allá por 1997, cuando los Acuerdos de Madrid aún


estaban en la agenda a pesar de saberse que de soberanía no se
iba a hablar (1) –como sucede hoy gracias a él-, no tenía
necesidad de mentir y por lo tanto decía su verdadero pensar.
Algo que lamentablemente no hizo en la campaña de 2015,
cuando la gente analizaba si votarlo o no para presidente de los
argentinos, y donde lo único que hizo, con envidiable y triste
eficacia, fue faltar a la verdad en cuanta propuesta tiró a la
cancha, para así poder convencer a sus futuros votantes que hoy
en gran medida se muestran decepcionados, estafados y
empobrecidos.

Ese sentimiento de impunidad es otra prueba del


desprecio que siente hacia el soberano (el pueblo) y por ende a
todo lo relativo a la soberanía y la independencia real de nuestro
pueblo nacional.

UN SILENCIO QUE ANUNCIABA…

Si bien es cierto que en las elecciones presidenciales de


2015 los candidatos centrales que luego fueron a balotaje, Macri
y Scioli, no citaron ni por casualidad la Cuestión Malvinas, o
temas relativos a la soberanía en el Atlántico sur y/o la Antártida,
ni nada referido a la soberanía territorial o la defensa nacional en
relación a hipótesis de conflictos externos, y quizás por eso lo
esperado por cualquiera de ellos no era mucho, también es cierto
que nadie esperaba un entreguismo de esta calaña, y con este
nivel de desparpajo.

Una cosa es el desinterés –ya repudiable- pero otra


totalmente diferente es es lo que viene sucediendo de manera
desbocada.

En lo relativo a la soberanía, toda la actividad de Mauricio


Macri desde su asunción es catastrófica por sus resultados
mediatos e inmediatos, estremecedora por la velocidad en que
gesta las contantes afrentas a nuestros intereses, y alarmante por
la impune despreocupación con que lo hace desde el 10 de
Diciembre de 2015 a esta parte.

Después de la campaña y la elección que dio victorioso a


al actual presidente argentino, fue el instrumento colonial
semoviente británico (los bien llamados kelpers), el que
notificaba de alguna manera al pueblo argentino acerca de la
profunda desmalvinización que se vendría. Por medio de su
cuenta de Twiter oficial -a través de la cual constantemente nos
agravian-, enviaron sus felicitaciones al presidente electo (2)
alertándolo de que sea “inteligente”. Me pregunto: ¿No será
mucho?.

Esto lo hicieron obviamente sin dejar pasar la oportunidad


para insultar a la saliente Presidenta, y festejar que ya no los
perjudicaría en su estadía.

También recordemos que en un contexto de felicidad para


los intereses foráneos, como si fuera uno más, según dicen,
después de la primera vuelta, Macri se fue a pasar unos días con
su amigo Joe Lewis en la Patagonia. Con un terrateniente inglés
con el cual comparten amigos y negocios: Mindlin y Pampa
Energía, según dicen; adónde va el dinero de los aumentos
tarifarios, según dicen.

ALGUNAS JOYITAS DEL PLANTEL INICIAL

Si lo analizamos atentamente, a un tiempo de sucedidas


muchas “cosas”, todo comienza en la formación del equipo
inicial. Ahí ya se mostraba de manera evidente la extrema
necesidad de nombrar a los peores en todos los cargos de
importancia estratégica. Para abordar el objetivo, el grupo de
tareas debía ser esencialmente caquistocrático.
Solo voy a nombrar algunos casos que se vinculan con la
Cuestión Malvinas y no voy explayarme en otros de temáticas
diferentes, porque la lista es grande y sería de no acabar. Incluso
hay algunos con frondosos prontuarios morales y legales.

El primer botón de muestra es la incorporación de Oscar


Aguad como Secretario de Comunicación. Aquel que en la 33°
Sesión de la Convención Constituyente de 1994 del 18 de Agosto
(Pagina 4564), votó en disidencia total la incorporación de la
Disposición Transitoria Primera de la Constitución Nacional. Es
decir: no estuvo de acuerdo en nada, con incorporar un texto que
reivindique nuestros irredentos espacios usurpados por el Reino
Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte (RU) en nuestra
Constitución Nacional. Lo que hoy es una disposición
fundamental para el trazado de nuestra política exterior.

A esta persona, que no quiso constitucionalizar nuestra


lucha histórica e inmortalizar nuestros legítimos derechos sobre el
territorio usurpado por el colonialismo en nuestra Carta Magna
Nacional, el presidente lo premió con el cargo de Ministro de
Defensa de la Nación. Recordemos que no sin antes ponerlo en la
Secretaría de Comunicaciones para consolidar el imperio
comunicacional de Clarín.

En 2009 Aguad volvió a exhibir el desinterés por la


soberanía territorial de nuestro país, por lo menos en el Atlántico
Sur -esta vez por omisión-, cuando se ausentó de la votación de la
Ley Nacional N° 26.552/09, con la que se pretendía restituir el
Art 1 de la Ley de Provincialización fueguina (Nº23.775), que
había sido “observado” (vetado) por el Ejecutivo Nacional en la
Presidencia de Menem (Decreto 904 de Mayo de 1990), para que
volviese a explicitar con precisión la delimitación de la provincia.
- Hay que recordar que el faltazo también lo pegaron: Esteban
BULLRICH, Graciela CAMAÑO, Fernando IGLESIAS y
Federico PINEDO -. ¿Casualidad?.

Es decir, Macri puso a cargo de nuestra defensa a una


persona que: (1) votó en disidencia total incorporar la
reivindicación de nuestros legítimos derechos sobre Malvinas y
las Islas del Atlántico Sur en nuestra Constitución Nacional, (2)
se ausentó de la votación que “restituía” un vacío legal en
referencia a los límites de ese territorio, y que, para colmo, (3)
desconoce todo lo relativo las funciones de ese cargo, que es tan
importante en el funcionamiento y subsistencia del Estado
Nacional Argentino.

De Canciller puso a una mujer acusada de encubrir abusos


sexuales de niños, en especial en Africa (4), Susana Malcorra,
quien no tardó en mostrar la puntita de lo que se venía, diciendo
que “el Gobierno de Cristina Kirchner hizo que la cuestión de
Malvinas se transformara en un tema absoluta y totalmente
preponderante, con una posición muy dura al respecto” (5).
Claramente eso no sucedería ahora.
Pero para evitar cualquier tipo de mala interpretación, y
ser coherente y clara, también adelanto que la cartera dedicada a
la Cuestión Malvinas, sería degradada de Secretaría a
Subsecretaría. Todo en la misma reveladora entrevista.

Con declaraciones de este tenor, Mauri le bancó una


campaña mundial para ver si accedía a Secretaria General de la
Organización de las Naciones Unidas. Una campaña con la que
viajó por el mundo agitando un slogan muy particular, en el cual
sostenía –entre muchas otras cosas- que Malvinas y la
recuperación del ejercicio pleno de soberanía sobre los territorios
usurpados en el Atlántica Sur, en la ecuación anglo-argentina, era
solo el 20% de los temas a tratar con el usurpador -Principio de
Paretto-, y que habían temas más importantes en los que se
podían centrar las relaciones, como lo es la cooperación en el
saqueo de nuestros recursos.

Es decir, se paseo por el mundo diciendo cipayadas de


este calibre, para pretender dar a entender al mundo, que la
soberanía, para los argentinos, no es algo tan importante, y por
ello es que “estamos” preparados para iniciar relaciones
“maduras” con el Reino Unido, cooperando con el sistema
colonial que ellos despliegan en detrimento de nuestra integridad
territorial e intereses soberanos, para afianzarlo y hacerlo cada
vez más redituable a quien viola nuestra autodeterminanción. Una
táctica transitada que fracasó, dos veces.
En la vicecancillería, para no errar, colocó a Carlos
Foradori, una persona que ya había tenido ese rol en el
menemato, tiempos en los cuales hizo -según sendos analistas
serios- denodados esfuerzos por favorecer intereses foráneos (a
Chile y Reino Unido) del más amplio espectro, siempre en
detrimento de los argentinos/as.

Coordinó la “Unidad de Trabajo del Atlántico Sur” que


gestaron y trataron de aplicar los Acuerdos de Madrid, e incluso
se sostiene que quiso perjudicar a nuestro país en el conflicto por
los hielos continentales, con el trazado de la famosa poligonal (6).
Además fue una de las personas más comprometidas en lograr los
vuelos a Malvinas en el Gobierno de Menem.

Hay que reconocer que estos especímenes -Foradori y


Aguad- venían haciendo méritos para que le fuera imposible al
hijo de la oligarquía y la patria contratista –Macri- omitirlos en la
convocatoria a su gestión gubernamental: el “Cipayato”.

Después, desperdigados por doquier, podemos encontrar


muchos otros que participan o participaron activa, pública y
notoriamente en la misma línea de desmalvinización.

Ejemplo de ello es el caso de Lucas Llach, que fue


premiado con la Vicepresidencia del Bco. Central de la República
Argentina, luego de que desde su cuenta personal de Twiter
propiciara, el 2 de Abril de 2012, la idea de que no solo había que
entregar Malvinas sino también la Patagonia (7).
También forma para de la lista, y en un lugar muy
preponderante, el actual Diputado Nacional Fernando Iglesias
quien sostiene que las Malvinas son Británicas y que hay que
respetar la decisión de los Kelpers, que tienen el derecho a la
autodeterminación de los pueblos. Una cipayada atroz.

También debemos recordar que él, junto con el


“periodista” Jorge Lanata, y el constitucionalista Daniel Sabsay,
firmaron un documento llamado “Malvinas: una visión
alternativa”, donde proponen “abdicar a la intención de
imponerles (a los isleños) una soberanía, una ciudadanía y un
gobierno que no desean”, dándole así a los kelpers el carácter de
pueblo autóctono y la autodeterminación de los pueblos, un
documento deplorable que se sintetiza en “las Malvinas ya no es
parte de Argentina”. Conceptos que después el propio Diputado
dijo a viva voz en una entrevista televisiva (8).

Hasta cuentan con un gobernador oficialista –Alfredo


Cornejo-, que sostiene a viva voz en un acto, repetidas veces, que
nuestra recuperación temporal de Malvinas fue una invasión (9).

Por otro lado, convoco a Sturzenegger para que asumiera


la presidencia del Banco Central estando procesado por hacerle
perder al país 50 mil millones de dólares en el Megacanje y por
supuestamente haber realizado maniobras incompatibles con su
rol de funcionario público y, junto con Cavallo, generar
enriquecimientos espurios con esta operación por 150 millones de
dólares (10). Un acto vergonzante de una inmoralidad
abrumadora y repulsiva.

Todo esto solo son algunos ejemplos, el botón de muestra


si se quiere, de lo que fue la sostenida política de nombramientos
direccionada a poner zorros inmorales y depravados a cuidar el
gallinero de todos los argentinos.

TRANZANDO EL RUMBO
2015-2016

ASUNCIÓN DE MAURICIO MACRI

A diferencia de otros presidentes, que eran claros y


contundentes en su primer discurso ante el Congreso de la
Nación, Mauricio Macri se refirió la Cuestión Malvinas y la
usurpación de nuestro territorio nacional por parte del RU de
manera muy tibia, superficial y casi forzada. “En el caso del
Reino Unido, tal como lo conversáramos con el primer ministro
Cameron, dialogar no implica renunciar a nuestro reclamo de
soberanía sobre las Islas Malvinas". Al parecer ya estaba todo
arreglado. Se cerraba e iniciaba el 21 de enero de 2016, en Davos.

De esta manera nos ponía en autos de que nuevamente,


bajo los eufemismos “negociaciones”, “dialogo” o
“conversaciones” se le iba a comenzar a facilitar la usurpación,
buscando ampliar el provecho económico de nuestros recursos,
por parte del usurpador, en el territorio que desde 1833 ocupan
ilegalmente. Por y en el cual no dudaron en matar argentinos para
permanecer.

Una usurpación que claramente al Reino Unido jamás le


va a interesar finalizar, sino hasta que se sientan heridos en la
tripa que más les duele: el bolsillo. Algo que no logramos
disfrazando con la palabra “negociaciones” la constante entrega
de recursos en detrimento y deterioro de nuestro reclamo, del cual
no se habla ni por error en la mesa de “trabajo”.

LA PRIMERA TRANSFERENCIA:
FIN DEL “CEPO” Y QUITA DE RETENCIONES
(Diciembre 2015)

Tal cual prometió, lo primero que hizo M. Macri para


marcar el rumbo, fue la quita de retenciones al campo que iban a
significar un ingreso menos para el Estado Nacional de 60.000
millones de pesos en 2016. Cifra que dependía de que el dólar se
mantuviera en el rango de $15.

El 16 de Diciembre de 2015, con la eliminación del


“cepo” (la liberación el dólar) comenzó a destruir el peso. En solo
un día, un billete norteamericano pasó de $9,80 a $13,93 (11).

Recordemos que hasta no hace mucho estuvo $42, y hoy


se encuentra en $37 (12). Hay que ver hasta cuando, porque
algunos economistas teorizan y vaticinan que pegará un salto
hasta otro pico histórico, muy superior al más alto de este año.
Porque en un clima económico como el actual, cuando el dólar
retrocede es solo para tomar carrera, impulso.

En Marzo de 2016, lo que siguió en este sentido fue la


quita de retenciones a las mineras con un costo de 200 millones
de dólares, en principio.

Buscando el derrame que nunca ocurrió, para intensificar


el modelo que no iba a otro sitio que al FONDO, y para
asegurarse de ello, cerró el círculo de esta política en 2017
eliminando la obligación de liquidar divisas por importaciones.

Mejor vamos a dejar esto para la 2° y 3º Parte.

VIAJE A DAVOS,
CON RUMBO AL COLONIAJE
(Enero 2016)

Con el equipo en la cancha, y a su lado como corresponde,


luego de quitar retenciones y liberar el dólar, el 21 de enero de
2016, el recién electo Presidente viajó a Davos para inaugurar
una “nueva” manera de relacionarse con el usurpador y la
comunidad de especuladores de las finanzas a nivel mundial (13).
Más “madura”, “productiva” y “positiva”, según sus afines.
Aquí se daba comienzo al trazado estratégico para la
destrucción nacional que eficientemente se viene aplicando, y
cuyos artífices se esfuerzan en hacer parecer como una sucesión
de errores, generalmente producto de contextos externos.

Ojo, ellos admiten que hay errores internos. Provienen de


la sequía, la inundación, las “tormentas”, la verdadera oposición
que por momentos le es funcional (muy a su pesar), o la otra
“oposición” que todo le vota.

Me olvidaba. También, y por sobre todo, infaltable, está la


“pesada herencia”. Ese quebrado al que el mundo le prestó en tres
años 150 mil millones de dólares. Ojo, esta sigue siendo la mejor
de las excusas para los que ya nada tienen de vergüenza.

Como un presagio, desde el hermoso paraíso fiscal de


Suiza, se iniciaba la apertura de una política funcional a todos
intereses foráneos y especialmente los británicos, en detrimento
de los argentinos. Algunos lo llaman un Gobierno de CEOS -muy
a pesar de los CEOS-, con un plantel “offshore”.

Bajo el ropaje de algunos eufemismos como los citados


anteriormente, el gobierno “nacional” argentino por medio de su
presidente celebró, como parte de la “nueva” dirección de nuestra
diplomacia, la apertura del ya fracasado “paraguas de soberanía”
(14).
Para quienes no lo saben, el paraguas de soberanía fue la
forma de relacionamiento que Martinez de Hoz supo utilizar en
su momento, y que, debo aclarar, tiene por objetivo que se hable
de todo lo relativo a favorecer la estadía y ganancias de los
usurpadores, pero sin mencionar si quiera lo que importa a
nuestra Nación, que es la recuperación del ejercicio pleno de
soberanía sobre los territorios argentinos usurpados por parte del
Reino Unido.

Extraído del Tratado Antártico y aplicado a la Cuestión


Malvinas, el “paraguas”, hoy no es más que un instrumento que
la diplomacia británica sabe usar muy bien, y nosotros no
aprendemos a utilizar en nuestro provecho, o por lo menos como
evitar que los usen en detrimento nuestro.

Esto indudablemente es así ya que ninguna de las veces


que se aplicó para iniciar negociaciones con el enemigo funcionó,
por la sencilla razón que éste solo quiere transformar en bilateral
la explotación de nuestros recursos, para abaratar sus costos y
obviamente aumentar la rentabilidad de su colonia en nuestro
territorio.

A pesar de las firmes palabras de Cameron acerca de su


negativa a algún día hablar de negociaciones por la soberanía
sobre nuestras irredentas islas y todo lo usurpado (15), desde el
destete, la política exterior argentina de la gestión macrista en
torno a la Cuestión Malvinas se encamino a la constante
edificación de antecedentes nocivos a nuestro reclamo soberano,
con la ilusoria excusa de ganar una “confianza” que nunca
llegará, como nunca llegó cuando se hizo lo mismo.

La idea, hoy como antes, es llevar adelante una estrategia


elaborada e implantada por el enemigo para hacernos siempre
caer en la misma cipayada infértil a nuestros intereses nacionales.

Inevitablemente, desde el primerísimo momento, Macri se


direccionaba a reanudar lo que ya había demostrado ser favorable
a los intereses foráneos. Es decir: a cooperar todo lo posible para
eliminar los problemas que no contribuyan a facilitar la
explotación de nuestros recursos por parte de los usurpadores, sin
que se hable de lo que realmente importa al pueblo argentino, que
es la descolonización. Un gran logro de la aceitada diplomacia
británica, especialista en sacar provecho de circunstanciales
gobiernos genuflexos y entreguistas.

Haciendo un breve paréntesis, y recordando que la memoria es el antídoto


más efectivo de los pueblos, no olvidemos que el viaje de negocios a Davos, Macri lo
realizó junto a Sergio Massa, al que posicionó como el futuro líder del PJ (16).

Algunos dicen que ese quizás fue el premio a haber sido funcional a
Cambiemos. Algo de lo cual a la fecha no hizo autocrítica; por lo menos en lo atinente
a que en su presencia se inició este camino de entrega económico y territorial que hoy
hizo carne en la realidad cotidiana.

Pero el viaje no estaba completo. Había que entregar más.


Y fue con este objetivo que se reunió –en presencia de Massa- con
el Primer Ministro británico, David Cameron, para “reactivar la
relación bilateral”, en base a los siguientes ejes de interés para el
usurpador: “reforma económica” –lo que hoy padecemos-,
“comercio” –parasitar el MERCOSUR- e “inversión”
-eufemismo de especulación financiera- (17).

Como no podía ser de otra manera, de Malvinas se


“conversó”, y a pesar que Cameron dejó clara e inamovible su
postura de sostener el ilegítimo referéndum de sus semovientes
instalados en las islas (los kelpers), igualmente se volvió a la
fórmula del “paraguas de soberanía” ya que según Marcos Peña,
el diferendo de Malvinas “no será impedimento para tener una
buena relación”.

El mensaje del Jefe de Gabinete era claro: con los que


usurpan y militarizan nuestro territorio, los mismos que
criminalmente hundieron el ARA Gral. Belgrano con 323
argentinos a bordo, y que no hace mucho asesinaron 632 soldados
de nuestra nación, podemos tener una buena relación a pesar que
sigan incurriendo en la misma ofensa al derecho internacional y
nuestra soberanía e integridad territorial.

Por su parte, la canciller Malcorra, una de las asistentes a


la reunión, cuando se le preguntó sobre la posibilidad de
incorporar a los isleños a la discusión dijo (según La Nación)
“esas cosas se discuten con la otra parte antes de discutirlas
públicamente”. Es decir: no solo no descartó el sentar a la mesa a
los habitantes implantados por parte de la potencia criminal en
nuestro territorio, sino que avisó que si los sentaba nos íbamos a
enterar después de que lo hagan. Y así pasó, como veremos en la
Segunda Parte.

En este viaje se terminó de ajustar todo el andamiaje de lo


que vendría a ser esto que hoy padecemos: apertura económica
para destruir nuestra industria nacional, endeudamiento para
bancar el festín de la especulación financiera, y fuga de capitales
para asegurarse que los únicos perjudicados de todos sea el
pueblo argentino y sus intereses, no así los capitales golondrinas
que vienen por Lebacs, Leliqs y timba financiera (18).

Allí se trazó el camino a un neocolonialismo de manual,


que busca maniatar a las futuras gestiones en un vasallaje
probadamente direccionado a destruir el bienestar de los
argentinos a favor de intereses foráneos y la transferencia de
recursos argentinos a capitales externos.

Desde el viaje a Davos la Cuestión Malvinas, en la


“ecuación anglo-argentina”, oficialmente empezó a ser solo un
“epifenómeno” que no limita de ninguna manera la posibilidad de
relacionarnos con el usurpador. Todo lo contrario, es una moneda
de cambio.

Se transformó en algo que podía tranquilamente dejarse


de lado para ser “buenos vecinos”, tal cual lo expusiera, palabras
más o palabras menos, la Canciller.
La suerte estaba lanzada y se pasaba la información a
medios nacionales e internacionales de que a pesar que está claro
que de descolonización no se iba a hablar, por lo menos
seriamente, “ambos Jefes de Estado estuvieron de acuerdo en que
las reformas económicas podrían conducir a mayores
oportunidades comerciales para las empresas del Reino
Unido que participan en la infraestructura, petróleo y gas, minería
y agricultura”. Todo por nada.

SE ANUNCIA LA FECHA DEL REFERENDUM POR EL


BREXIT
(Febrero 2016)

Si bien ya en 2013 el Primer Ministro Cameron ponía


sobre la mesa la idea de someter a un Referéndum la permanencia
del RU en la Unión Europea si su partido era reelegido, es recién
en Mayo de 2015 cuando nuevamente es reelecto Cameron y se
pone en marcha lo que antes solo era una idea. Para Septiembre
de ese mismo año ya la Cámara de los comunes había dado luz
verde a convocar el referéndum.

De esta manera el 20 de Febrero de 2016 se anuncia que


se llevará a cabo esta votación histórica: el 23 de Junio de ese
mismo año.

A partir de este momento, nuestro país comenzaba a


desperdiciar una oportunidad histórica de sacar provecho a una
desestabilización, producida por el propio anuncio del llamado a
referéndum, así como también de trazar un análisis estratégico de
cómo afrontar cualquiera de los dos escenarios en que podía
desembocar la votación, y sobre todo la posibilidad de utilizar a
nuestro favor si ocurría la salida, que claramente debilitaría al
Reino Unido en general, y su colonia de Malvinas en particular.

LA “TOTA” EN EL OJO DE LA TORMENTA


(Abril)

Luego de analizar muy concienzudamente la carrera


diplomática de Miguel del Sel como la “Tota”, el Gobierno
Nacional, ya en manos de Mauricio, el 16 de Diciembre de 2015
la nombró embajadora en un “paraíso” terrenal llamado Panamá.
La meritocracia al desnudo.

A principios de Abril en el escaparate de la opinión


pública mundial, y de la argentina obviamente también, se
apareció inamovible el reality más top del momento: los Panama
Papers.

Una investigación internacional que termino en que un


fiscal de nuestro país pidiera investigar al Presidente para saber si
había incurrido en omisión maliciosa, consistente en ocultar
deliberadamente datos en una declaración jurada que tienen que
hacer los funcionarios.

Para el periodismo independiente argentino, la gravedad


de lo sucedido solo era inflada por portales y pasquines sin
importancia e indudablemente kirchneristas, como lo es el New
York Times. Un medio que en su fanatismo militante,
seguramente pago por CFK, decía que el caso de Macri en los
Panamá Papers era uno de los más comprometidos.

La Tota no sabía que la beca iba a tener algunas


turbulencias de trascendencia internacional y que iba a tener que
sacar lo mejor de su sapiencia diplomática para surfear esta
situación. Pero estaba preparada para, con cintura, solucionar
todo.

En medio del escándalo mundial que no solo salpicaba a


Macri, sino también, entre otros, al Primer Ministro británico, el
embajador argentino en Panamá adoptó una estrategia muy
interesante, anunció vuelos de Rosario a Panamá, que fueron
negociados por el propio presidente de la Nación Mauricio Macri
con el presidente de Copa Airlines.

“Los empresarios vienen, me consultan según sus rubros.


Desde la embajada armamos reuniones, los estamos ayudando
mucho, los ponemos en contacto para logren negocios”, sentenció
la Tota. No tiene remate.

RECUPERANDO LA CONFIANZA:
LAS EMPRESAS PETROLERAS CON LICENCIAS ILEGITIMAS
EN MALVINAS CONFIAN EN “M”ACRI
(Mayo 2016)
Si bien fueron los kelpers con la provocativa precariedad
intelectiva que los caracteriza, quienes en Noviembre de 2015 ya
exteriorizaban su alegría por la victoria de Macri, la primera
muestra de confianza real fue por parte de las empresas petroleras
con intereses en Malvinas.

Ni el lesivo pago a los fondos buitres donde algunos


pobres especuladores tuvieron unas magras ganancias de 1180%
de lo invertido generó tanta confianza. Pago que un portal “K”
llamado New York Times describió en una nota a la que tituló
“Como los fondos buitre se aprovecharon de Argentina”.

Por precavidos, los que tardaron en comenzar los festejos


fueron los empresarios y empresas que pretenden ilegítimamente
extraer los recursos hidrocarburíferos argentinos con licencias,
permisos y en exclusivo provecho del RU.

Luego de mucho lobby y seguramente muchas reuniones


con funcionarios argentinos, el que primero salió a exhibir su
conformidad con las “nuevas” políticas de Macri, fue el máximo
representante de la empresa petrolera Rockhopper que tiene el
50% de dos yacimiento petrolíferos en Malvinas, Sea Leon y
Isobel Elaine. Algo que hizo en Mayo de 2016 cuando anunció la
duplicación de las reservas y sus mayores expectativas de poder
comenzar a extraerlas prontamente gracias a Macri que, a
diferencia de los anteriores gobiernos, no iba a hacer caer la
rentabilidad por medio de denuncias.
Explícitamente dijo que “los mercados petroleros estiman
que ahora existen algunos indicios de que Argentina tendrá una
postura más suave al respecto, bajo un gobierno con ideas
políticas distintas a otros que lo precedieron” (19).

Tenemos que recordar que la provincia de Tierra del Fuego, Antártida


e Islas el Atlántico Sur, hizo explícito su repudio, en forma de una Declaración
que replicaba una del año anterior, a las mismas empresas y también por la
disconformidad con la idea de que extraigan petróleo en Malvinas (20).

Precavidos y siempre atentos, los empresarios y sus


intereses bien acertados estaban en mostrarse confiados. Hoy con
claridad vemos como no se confundieron.

Basta recordar, para corroborar lo acertado de su análisis,


que este año el ilegítimo gobierno de las islas inició y finalizó una
consulta pública entre los isleños para analizar la cuestión
impositiva en temas petroleros. Algo que ocurrió en un total y
unánime silencio que espero luego de estas palabras algún
malvinero rompa.

EXTRANJERIZACIÒN DE LA TIERRA
(Junio 2016)

Con el falso objetivo de “fomentar las inversiones


extrajeras” en nuestro país, Mauricio Macri iniciaba, por medio
del Decreto Reglamentario 820 del 29 de Junio de 2016, la
flexibilización de la Ley Nacional Nº 26.737 referida al
“Régimen de Protección al Dominio Nacional sobre la Propiedad,
Posesión o Tenencia de las Tierras Rurales” que “tiene como una
de sus finalidades establecer límites a la titularidad de tierras
rurales por extranjeros en el territorio de la República Argentina
(21-a).

Gracias a esta decisión discrecional del Presidente de los


argentinos, para alegría de los grandes terratenientes extranjeros
(sobre todo los británicos), “se volvían más laxas las restricciones
para la venta de tierras a extranjeros”. Dicen los que saben.

Claramente la idea era “facilitar a capitales extranjeros la


obtención de la titularidad o posesión de los inmuebles, aun los
que contengan cuerpos de agua, o sean ribereños”. Para ello
modifica el porcentaje requerido para que una sociedad sea
considerada extranjera, a la vez que torna difusa la limitación del
porcentaje que pueden adquirir (21-b).

Mediante este Decreto, Macri pretende rifar gran


extensión de nuestros recursos naturales estratégicos y perder
soberanía sobre acuíferos, bosques y la zona núcleo productiva,
incluso en áreas sensibles en materia ambiental, defensa e incluso
geoestratégica. Rezan los que entienden .

Algunos aseguran que serán grandes las extensiones


territoriales que se alejarán de servir a inversiones reales y a la
producción, y que irán a parar a manos de sectores especulativos
que las van a utilizar como garantía dentro del mundo financiero.
A nadie puede escapar que la importancia estratégica de
administrar los territorios donde se producen los alimentos es
esencial. Ni hablar lo peligroso que resulta otorgar tierras en
zonas de frontera o en proximidades de una hipótesis de
conflicto, como lo es el caso del Atlántico sur.

Un ejemplo claro de ello es lo que sucede con el


Aeropuerto del británico Joe Lewis en Puerto de Lobos, a dos
horas de Malvinas. Una pista más grande que la del Jorge
Newbery, y que, avizoran los que saben, se unirá a otro
aeropuerto en el Lago Escondido. El de la pista de Puerto Lobos,
es ideal para aviones militares de gran porte, especial para el
despliegue de tropas.

Es importante aclarar que esta situación nos debilita ante


el poderío criminal británico ya que les brinda la posibilidad de
producir rápidamente un corte longitudinal de nuestra Patagonia,
haciendo pie en base militar apostada en Malvinas y Georgias,
que es unas de las más destructivas de las que el mundo tenga
memoria.

Volviendo específicamente al tema tierra, hoy, 2018,


existe un proyecto recientemente presentado para modificar la
citada Ley, reafirmando estas modificaciones realizadas por
decreto y ampliando aún más la entrega(21-c), según lo dice la
Diputada Nacional Magdalena Odarda (21-d)
EL BREXIT
(Junio 2016)

La votación finaliza en favor de que el Reino Unido


abandone la Unión Europea, por un 51,9% contra otro 48,1%.

Con este resultado que pocos esperaban, Cameron, quizás


agobiado un poco por los Panama Papers, anuncia que en Octubre
abandonará su cargo.

El primer impacto del Brexit se tradujo en una anunciada,


estrepitosa e histórica caída de la economía británica y su
confiabilidad para el mundo (22). Algo que aún hoy sucede.

A partir de este momento, con el resultado a favor de la


secesión del Reino Unido de la Unión Europea, se inicia lo que la
historia va a conocer como la gran oportunidad deliberadamente
desaprovechada.

Esto se debe a que lejos de amplificar lo efectos negativos


de la auto-marginación que provocaba el Brexit al RU,
restringiendo toda relación con nuestro país y América Latina
para así asfixiar la ocupación de Malvinas, nuestra diplomacia se
mostró muy predispuesta a ser de nexo para que se afiancen las
relaciones y negocios con el MERCOSUR y los países
latinoamericanos.
El contexto de desesperación era evidente, incluso el
primer síntoma de esto fue el “chiste-amenaza” que los Kelpers
hicieron por medio su cuenta de Twiter: “Las Malvinas tomarán
control de Argentina luego del Brexit” (22-a).

No nos sorprendamos del temor británico que nuestra


diplomacia no sabe o no quiere aprovechar. Tengamos en cuenta
que el 70% de la sustentabilidad de la colonia depende de las
relaciones con el mercado europeo del cual dentro de no mucho
ya no formarán parte.

Una coyuntura que lejos transformarla en una oportunidad


para nuestro país, como hicieron otros países, el actual gobierno
que de nacional nada tiene la está transformando en una prueba
más de la anglofilia recalcitrante que profesó durante toda su
gestión, desde la asunción a la fecha. Una característica que
lamentablemente va a tender a profundizarse.

CARTA DE THERESA MAY A MACRI PIDIENDO POR


VUELOS Y PETROLEO
(Agosto 2016)

El partido Conservador anuncia como su líder a Theresa


May, quien asume como Primera Ministra, luego de la renuncia
de Cameron.

Posterior al “Brexit”, muy a pesar del anglófilo Macri que


jamás inquietaría o mucho menos perjudicaría intereses
británicos, hubo tiempos de incertidumbre en las relaciones entre
nuestro país y el RU. Algo que quedó prontamente en el olvido
gracias a una carta de Theresa May, que llegó oportunamente a
calmar este contexto situacional que tanto perjuicio traía, al
usurpador, por supuesto.

Este acercamiento se debió a que para la Primer Ministro


ahora era claro que todo se direccionaba a que nuestro presidente
iba a abandonar la intención sincera de recuperar las islas, y con
ella la oportunidad Argentina de aprovechar la situación
desfavorable del Reino Unido, para por lo menos mejorar nuestra
situación e intentar iniciar las negociaciones por descolonización.
De presionarlos a negociar.

En la misiva, May sostuvo que esperaba iniciar


“relaciones productivas” (obviamente para los británicos), y para
ello solicitaba que se retire toda restricción a la explotación y
exploración de hidrocarburos y gas en Malvinas, y que se
habiliten más vuelos al territorio usurpado, para favorecer la
conectividad de su instrumento colonial (23).

Además, expresó su deseo por mejorar las relaciones con


Argentina, y aseguró que "desde la elección del presidente Macri
hemos estado trabajando en pos del beneficio de ambos países y
también de los habitantes de las Falkland (Malvinas)". Eso sí, el
beneficio para nuestro país al que se refiere la empleada de la
corona, en esta ecuación, no aparece por ningún lado. Ojo, quizás
sea otra de las tantas cosas “invisibles” que pasaron
Lo destacable es que ante la petición explícita de la
Primer Ministro británica, no pasó mucho para que el vasallaje
saliera a anunciar el acatamiento. Un reflejo condicionado, de
manual.

En este marco es que Malcorra, desde Londres, a poco de


un mes de la comunicación de May con Macri, anunciaba lo que
se venía.

Esgrimiendo otra pieza del decálogo interminable de


maquillajes que utilizaron en estos tres años para ocultar sus
verdaderos objetivos, la Canciller “argentina” explicaba que el
presidente “quiere terminar con la confrontación” y que por ello
el gobierno argentino “está trabajando” para “iniciar un diálogo
potencial” sobre la cuestión de la explotación petrolera en la zona
de Malvinas, y que, en el “corto plazo” podrían ser establecidos
“vuelos directos a las islas”. (23-a)

COMUNICADO CONJUNTO Foradori-Duncan


(Septiembre 2016)

La respuesta de nuestro Presidente a la carta de May fue


contundente. Un amén.

El 13 de Septiembre de 2016 el Vice Canciller argentino


Carlos Foradori y el “Ministro de Estado para Europa y las
Americas de la Secretaría de Relaciones Exteriores del
Commonwealth” británica, Sir Alan Duncan, celebraron el
conocido “Comunicado Conjunto” (en adelante CC). De esta
manera se comprometía la gestión macrista a cumplir todos los
caprichos del imperio británico. Los mismos que la flamante
Primer Ministro le había epistolarmente pedido.

Recordemos algunas partes del texto: "adoptar las


medidas apropiadas para remover todos los obstáculos que
limitan el crecimiento económico y el desarrollo sustentable de
las Islas Malvinas, incluyendo comercio, pesca, navegación e
hidrocarburos"; establecer "conexiones aéreas adicionales entre
las Islas Malvinas y terceros países (con) dos escalas adicionales
mensuales en territorio continental argentino, una en cada
dirección"; y, sobre todo, el congelamiento sine die (sin plazos o
que se alarga indefinidamente) de cualquier diálogo sobre la
soberanía.

Un documento firmado por funcionarios en representación


de sus respectivos Estados, donde solo en el capítulo del
“Atlántico Sur”, se plasma por lo menos cinco veces la palabra y
el concepto “acuerdo”.

Un instrumento que si bien fue instalado por estos grandes


maquilladores de la realidad con el eufemismo de “hoja de ruta”,
en realidad es una vergonzosa, triste y preocupante continuación -
o cuando menos un remedo- de los lesivos Acuerdos de Madrid
de principios del menemato (años 89´ y 90´) que, en pos del viejo
y falaz argumento de ingresar al mundo-, restablecieron las
relaciones diplomáticas con la potencia colonial. El Versalles
argentino según Julio C Gonzalez.

Gracias a este instrumento -Madrid I y II-, hoy retomado


por esta diplomacia en el citado Comunicado Foradori-Duncan,
se comenzaba a (a) colaborar en el saqueo de nuestros recursos
pesqueros, (b) favorecer la comunicación de la colonia Malvinas
con el resto del Continente, (c) proyectar acuerdos relativos a la
cooperación en extracción de hidrocarburos –en los que
lamentablemente se avanzó en su momento y seguro se avance no
dentro de mucho actualmente-, y pesca en los que este año ya
comenzamos a avanzar; y (d) nos obligamos a pasar informe de
nuestro patrullaje en el Atlántico Sur, incluso en sitios
indiscutidamente argentinos, para cooperar en la seguridad que
ellos violentan con su base.

Y, por último, para dejar todo esto con un hermoso moño,


(e) nos comprometimos a no incomodar al usurpador con
planteos relativos a su ilegítima estadía en nuestro territorio, y
centrar nuestra relación con esa contumaz potencia, en las
siguientes responsabilidades: nosotros cooperamos en lo que más
podamos con el saqueo que necesitan para hacer más redituable la
colonia, y ellos se comprometen a saquearnos lo más
eficientemente posible. Única cosa que es creíble quieran llegar a
cumplir.

A esta genuflexa manera de interrelacionarnos con


nuestros históricos enemigos -descripta en el párrafo anterior-,
obviamente aconsejada por ellos, la llamaron “paraguas de
soberanía”.

Un instrumento del coloniaje que, a los fines prácticos,


palabras más palabras menos, significa que desde la metrópoli
nos dicen lo siguiente: hablemos de cómo van a cooperar en la
manera que decidamos robarles los recursos, pero sin mencionar
la “cuestión” de la soberanía. Y Macri acata. Obvio.

Es decir, desde Londres nos invitan a que negociemos la


explotación de recursos en el Atlántico sur esperando que
omitamos decir que en realidad no son tuyos, y sin que pongamos
en evidencia que son unos criminales que pretenden robárnosolos
descaradamente por tener a su favor el firme argumento de los
“fierros”. El poder las bestias.

Menem y Macri aceptaron y celebraron estos términos, y


lo confirmaron con un instrumento “estratégico” -Acuerdos de
Madrid ayer, Comunicado Conjunto hoy- que, según los
entreguistas de turno de ayer y hoy, busca iniciar una relación
“madura” con el enemigo usurpador, basada en lograr como
contraprestación de arrodillarnos – y a contramano de lo que
siempre sucedió-, ver si alguna vez obtenemos un acto de buena
fe por parte de los criminales británicos o los isleños, y además
de hablar de hacer negocios con nuestros recursos se comienza –
cuando menos- a “hablar” de la soberanía.
A pesar de todas estas concesiones por parte de nuestro
país, la diplomacia argentina no pidió ni la desmilitarización de la
zona, que pronto se incrementaría como de costumbre. Un tema
para la segunda parte.

Ni los ejercicios militares que ubican a nuestro país como


hipótesis de conflicto se detuvieron o replantearon. Todo por
nada. Un excelente negocio. Para ellos.

Unos dos o tres días después de firmado el Comunicado,


por si quedaba alguna duda acerca de la orientación de la “nueva”
política exterior, la propia Canciller la explicó muy bien
utilizando el “Principio de Paretto”, que citamos anteriormente
(23-b).
UNIDOS POR EL ESPANDO

La firma de ese vergonzante, lesivo e inconsulto


Comunicado Conjunto, produjo un cortocircuito inmediato en el
propio Congreso de la Nación, más específicamente en la
Comisión de Relaciones Exteriores, donde su Presidenta se
enfureció al enterarse de la reunión de Malcorra con Duncan, y lo
que el Vicecanciller había anunciado y promocionado con su par
británico.

El rechazo fue generalizado y claramente transversal. No


podía ser de otra manera en un tema tan caro para nuestra Nación.
Menos frente a un acto tan intempestivamente pernicioso.
Inmediatamente, la propia presidenta de la Comisión que
a principios de Septiembre había apoyado una iniciativa del
kirchnerismo para que los aviones de Aerolíneas Argentinas
lleven la leyenda “las islas Malvinas son argentinas”, convocó,
por pedido del Vicepresidente de la Comisión, a una Reunión
donde el temario incluyó un repudio a las declaraciones de
Malcorra, y un proyecto de ella para que dicha “hoja de ruta”, una
verdadera afrenta a nuestra nación, pase a ser debatido en el
Congreso de la Nación.

A la Presidenta de la Comisión de Relaciones Exteriores


del Congreso de la Nación, Elisa Carrio y, al Vicepresidente,
Guillermo Carmona, los unió el espanto y la preocupación por
lo lesivo que era para nuestros intereses soberanos, e incluso para
nuestra Constitución Nacional, el Comunicado Conjunto.

Difícil de creer pero real. La Diputada Nacional que dijo


que le gustaría que nuestra provincia (TDF) volviera a ser
territorio nacional, y que no le gusta la industria fueguina, en
2016 defendía nuestros intereses nacionales producto de un
ataque claro del Gobierno Nacional, a una parte irredenta de
nuestra provincia. Digno de recordar.

El impacto de las críticas por lo que hizo el Gobierno


“Nacional” lo recibía de municiones de propios y extraños.

La Coalición Cívica (propia tropa), inmediatamente de


celebrado el CC, por medio de un proyecto, pidió que lo firmado
pase por el Congreso y que se deje explícitamente claro “el rol
insoslayable” del Parlamento en la decisión de las políticas
relativas a las relaciones exteriores; por lo menos en lo atinente a
“pesca, hidrocarburos, navegación y aquellas que afecten lo
dispuesto” en nuestra Constitución Nacional, sobre en la
“reafirmación permanente de la legítima e imprescriptible
soberanía” de la Argentina sobre Malvinas”. (Extracto nota de
LetraP).

Alejandro Grandinetti, Diputado Nacional por el Frente


Renovador, también, desde Nueva York, expuso su repudio a este
“principio de lesión” a nuestros intereses soberanos.

La tensión y las dudas seguirían, y el miércoles 28 de


septiembre, Carlos Foradori -no Malcorra como dijo que iba a
hacerlo-, asistió a una reunión de la Comisión de Relaciones
Exteriores para responder algunas preguntas. Una reunión que
solo sirvió para hacer catarsis y dejar más dudas y
preocupaciones que respuestas. Una reunión que sirvió también
para mostrar una fisura interna muy importante en la Alianza que
gobierna el país, en un tema trascendente.

Para ser sinceros, solo el sector del oficialismo más


anglófilo -o alguno que otro poblado de idiotas útiles- vio esto
como algo positivo o auspicio.

Para los sectores comprometidos y formados no existió


jamás -nunca desde el 13 de Septiembre de 2016 a la fecha-, algo
ni mínimamente positivo o auspicioso en esta manera de iniciar
un acercamiento con el usurpador.

Seamos positivos. Quizás el espanto esté ayudando a


cerrar la grita. ¿Será esta la única promesa que pueda cumplir
nuestro presidente?.

“LOS RICOS NO PIDEN PERMISO”.


UNA CARTELERA OPORTUNA

Luego de la reunión a la que no asistió Malcorra y envió a


Foradori para tratar de explicar lo inexplicable, los medios
nacionales e internacionales ardían por el descalabro político que
había provocado el “Comunicado Conjunto”. Lamentablemente
no duró mucho el protagónico de la “hoja de ruta”.

Como no podía suceder de otra manera, ya nada de eso


iba a ser “noticia”, porque todo quedaría bajo el descarado manto
invisibilizador del Decreto Presidencial N° 1206 del 29 de
Septiembre, mediante el cual Mauricio Macri autorizaba el
ingreso de familiares de funcionarios (incluyendo los suyos) al
blanqueo. Un escándalo insólito a nivel nacional e internacional
que dejó en tercer plano los temas de soberanía, por lo menos
para la prensa independiente.

Por suerte para la gestión, el reality pedía descaro y, en


este sentido, vendía mucho más el que por un Decreto de
Necesidad Urgencia el propio presidente, favoreciera a socios,
funcionarios y amigos en el blanqueo de los capitales que habían
sido ocultados. Un decreto realizado pura y exclusivamente para
modificar una Ley del Congreso que no lo permitía y que
específicamente prohibía lo que la decretocracia ahora legalizaba.

Una medida muy positiva para todo el pueblo argentino,


que, en vivo y en directo, vio como de entrada, en el primer
capítulo, la familia presidencial incorporaba a su patrimonio
“blanco” 16 millones de dólares.

Los ricos no piden permiso estaba en cartelera, y lo demás


era decorado de un primerísimo primer plano.

“NO ME DIGAS MENTIRITAS,


PORQUE DUELEN” ♫ ♪ ♪

El acercamiento con el RU era tan notorio como nocivo y


no pasó mucho tiempo para que el Presidente tratara de utilizarlo
políticamente por medio de la mentira y la manipulación del
sentimiento argentino.

Luego de cruzarse con la Primer Ministro británica,


nuestro presidente salió a decir que en un encuentro informal en
el marco de la Asamblea General de la Naciones Unidas, la
Primer Ministro Británica TM había mostrado estar de acuerdo
en discutir la cuestión de la soberanía.
Ante estas palabras, desde Londres inmediatamente
salieron a desmentirlo. Incluso Malcorra lo desmintió diciendo
que no habían hablado de la soberanía sobre Malvinas (24).

Luego de esta rectificada de propios y foráneos, Macri


reafirmó que se había hablado de soberanía. La Canciller
argentina lo volvió a corregir diciendo que no era “pensable que
así sea”.

¿Otro error del presidente en el marco de sus relaciones


internacionales o un intento de manipulación perversa de nuestro
arraigado sentimiento de legítima recuperación?. Para pensar.

“EL R.U NO TIENE AMIGOS. TIENE INTERESES”

La respuesta del RU ante la genuflexión macrista fue


siempre la misma. Traé la otra mejilla.

El imperio, coherente con su comportamiento histórico,


dio como contestación a los desmesurados gestos de buena
predisposición argentina, el anuncio de la realización de
ejercicios militares en Malvinas, a desarrollarse desde el 19 al 28
de octubre (2016), y que incluirían el lanzamiento de misiles
Rapier.

Ejercicios que por cierto, toman como hipótesis de


conflicto a nuestro país. Un país que no hacía muchos días le
había entregado mucho a cambio de nada. Un grave error ya
repetido y que parece se va a seguir repitiendo, por lo menos con
este gobierno (25).

Haciendo un paréntesis recordemos que lo mismo sucedió


después del Memorándum de Entendimiento del 68 (del que los
británicos no hablan ni por casualidad y nosotros no nombramos)
y luego volvió a pasar con los acuerdos de Madrid.

Todos estos instrumentos y muchos otros, empezando por


el tratado de Paz y Libre Comercio de 1825, son creados por los
británicos sin el mínimo interés de cumplir con lo que no les
favorezca, y como vil herramienta dilatoria, que no firman con
buena fe, y solo se direccionan a perjudicarnos.

La fragilidad económica del RU producida por el Brexit,


fue atenuada con la idea hecha pública de celebrar un tratado de
Libre Comercio con los usurpadores (26) que, por intermedio
nuestro, le decían a “los mercados” y al mundo que si bien el RU
perdía presencia económica en la UE iba a recuperarla con los
países de América Latina, de la mano de Argentina. Un país al
que le usurpa una gran porción del territorio.

Espero que no suceda lo mismo que luego de 1825,


cuando ocho años después de firmar el tratado de paz y libre
comercio, invadieron violentamente las islas Malvinas y siguen
usurpándolas hasta la actualidad. La diplomacia inglesa no tiene
amigos, tiene intereses, diría un Lord británico. Deberíamos
prestar atención a sus palabras.
QUITA DE REEMBOLSOS A LOS
PUERTOS PATAGÓNICOS
(Diciembre 2016)

A finales de año se iba a comenzar gestar lo que después


se mostrara como un evidente ensañamiento contra la Patagonia.

El presidente Mauricio Macri, por medio del Decreto de


“necesidad y urgencia” Nº 1199/2016 dispuso quitar los
reembolsos por puertos patagónicos a las exportaciones (27), por
ser un desmesurado costo fiscal y haber celebrado un acuerdo con
Organización Mundial del Comercio (OMC) donde se
comprometía a eliminar todo tipo de subvenciones a la
exportación. Esto comenzó la destrucción de la industria
patagónica y de los fueguinos en particular.

Así el centralismo se hacía nuevamente presente en


nuestra historia, perjudicando al interior. Todo en detrimento y de
espaldas al carácter estratégico de fomentar la participación de la
Patagonia en la economía nacional, ayudándola a integrarse al
resto del país.

Pero este solo iba a ser el primer paso, recordemos que


luego también por medio de un decreto, intentó quitarle el
beneficio para la Patagonia en asignaciones familiares (27), esta
vez no ya con la intención de deprimir la producción patagónica,
sino con la intención de despoblarla, así como también el intento
de hacer algo similar con las tarifas.
Esta última es una medida que pudo ser revertida gracias
al accionar de todo el bloque de provincias patagónicas que se
auto convocaron para frenar esa extrema injusticia que solo iba a
beneficiar, entre otros, a los intereses extranjeros en el sur de
nuestro país.

ACUERDO CON EEUU

El 14 de Diciembre de 2016 el Ministro de Defensa, Julio


Martínez, y el embajador estadounidense, Noah Mamet, ante la
atenta mirada del embajador Martín Lousteau, firmaron un
acuerdo con la Guardia Nacional del Estado norteamericano de
Georgia "para brindar asistencia ante catástrofes naturales y
ayuda humanitaria".

Por medio de este convenio, Argentina pasó a integrar el


Programa de Colaboración Estatal del Departamento de Defensa
(SPP), lo que permitirá que las Fuerzas Armadas nacionales
desplieguen actividades conjuntas con la Guardia Nacional del
Estado de Georgia.

La Profesora Elsa Bruzzone y el coronel retirado José


Luis García, explicaron que a partir de la puesta en vigencia de
este convenio "pasamos a ser parte del SPP, lo que significa
expresamente que cuando lo consideren necesario los efectivos
militares de la Guardia Nacional podrán operar en el país
asociado (nosotros) y si es necesario tomar decisiones "con" y
"por" sobre las Fuerzas Armadas y de Seguridad locales".
Incluso, aseguran, “brinda la alternativa del empleo de fuerzas
militares estadounidenses en esas tareas bajo el pretexto de
mantener la paz”.

Según las fuentes castrenses consultadas por Ámbito


Financiero, el convenio suscripto "prevé la asistencia
norteamericana en catástrofes naturales, pero también en materia
de seguridad fronteriza y cooperación en operaciones de
mantenimiento de la paz".
(Extracto: Nota de ambito.com)

Sobre esta cuestión me voy a permitir dejar una tarea


investigativa: averigüemos cual es la vinculación que tienen los
californianos que firmaron estos acuerdos con los que este año
visitaron nuestras islas Malvinas y dijeron que era innegable el
derecho de autodeterminación de los kelpers. Asombrosas
declaraciones y asombroso silencio. Aturde.

PRE-ACUERDO SOBRE VUELOS A MALVINAS

Según anunciaban los medios nacionales “los gobiernos


de Argentina y Reino Unido llegaron a "un principio de acuerdo
para avanzar en la posibilidad de más vuelos de terceros países,
con escalas en Argentina" (28). Un dialogo en el cual se sumaron
los isleños. Otro dato a tener en cuenta.
Debemos recordar que esto se realiza en un momento
donde la propia Cámara de Comercio de los kelpers sostenía que
estaban “desesperados” por mas vuelos a Malvinas desde el
continente: "La economía de las Malvinas (Falklands) está
siendo severamente sofocada por la actual restricción a la
capacidad en los vuelos"(29).

“La capacidad de desarrollar el comercio está siendo


severamente limitada y un nuevo vuelo traería más
oportunidades de crecimiento en todos los sectores de la
economía". "Se necesita desesperadamente más capacidad”.

“Los empresarios kelpers dieron a entender que la


decisión de la gestión de Mauricio Macri de ofrecer que haya más
vuelos a Malvinas -las tratativas en ese sentido avanzaron durante
un encuentro realizado esta semana en Londres- llegó en el
momento oportuno ya la presión que había ejercido la gestión de
Cristina Kirchner "sofocaba" la economía isleña”.

Los propios kelpers nos informaban que la estrategia del


gobierno anterior los perjudicaba, y que de continuar con esa
política este perjuicio iba a ser aún más profundo por el Brexit
que los aislaba aún más.

Este pre-acuerdo fue el comienzo de una victoria kelper:


primero por lograr avanzar en la conectividad, pero también por
el solo hecho de estar presentes durante la negociación. Algo que
Malcorra ya nos había dicho que podía suceder pero que no se
discutía públicamente, por lo menos en aquel entonces.

Aerolíneas Argentinas, como no podía ser de otra manera


quedaba fuera de cualquier posibilidad de volar a las islas a pesar
de que los británicos tenían más necesidad de ellos que nosotros

CARTA A DE MAY A LOS KELPERS

Con motivo de las fiestas, Theresa May envió una carta a


los kelpers donde exponía lo siguiente: "Sigo creyendo que hay
áreas no relacionadas con el tema de la soberanía, donde
podemos trabajar juntos con Argentina para beneficio de todos.
Si bien el progreso ha sido más lento que lo anticipado, vamos a
continuar trabajando con Argentina para asegurar se alcancen
todos los cometidos anunciados en el Comunicado Conjunto,
incluyendo la remoción de medidas restrictivas contra las Islas"
(30).

Acá el mensaje era claro: El Comunicado Conjunto es


para beneficio de su enclave colonial, porque en dicho
instrumento no existe un solo atisbo de que el Reino Unido se
comprometa a algo que pueda contrariar su ilegítima postura,
como sí lo hacemos nosotros al negociar con el usurpador
brindándole el carácter de bilateralidad a una explotación de
recursos que de ser unilateral le saldría mucho más caro, y con
ello se encarecería la estadía de la colonia.
Pero para que no queden dudas, con la impunidad de
siempre, aseguró a sus habitantes implantados (kelpers) que
"nunca" permitirá que "nadie comprometa su derecho a la
autodeterminación".

Una carta que deja poco a la imaginación y los entusiastas


que sostienen que entregando se va a recibir. De un burro solo se
espera una patada, reza sabio el dicho.

LA ÚLTIMA PALABRA DEL 2016 AL RESPECTO

La direccionalidad de la política exterior argentina era


evidente, y nuevamente el espanto unió en contra de los planes
oficiales a propios y extraños.

Para que todo quedara claro, fue nuevamente la Diputada


Nacional Elisa Carrio, Presidenta de la Comisión de Relaciones
Internacionales, a la vez que presidente del Observatorio
Parlamentario de la Cuestión Malvinas en el Congreso de la
Nación, quien volvió a sostener enfáticamente que “cualquier
acuerdo sobre pesca, vuelos o hidrocarburos debe pasar por el
congreso” y que la Cancillerìa no tendrá los votos para todo lo
que quiera..

Diputados del FPV y del FR sostuvieron la misma postura


e incluso llegaron a exponer que si se avanza sin este requisito se
irá a la justicia.
XXXXXXXXXXXXXXXXXX
Esta parte de la crónica se orienta a describir el
primer año de la gestión presidencial de Mauricio
Macri (2015-2016), haciendo hincapié en su accionar
en todo lo que hace, fortalece y define la defensa de
nuestros intereses soberanos.

GLORIA A LOS HEROES EN MALVINAS


Y
RECONOCIMIENTO A NUESTROS VETERANOS