Está en la página 1de 24

Voz y Escritura. Revista de Estudios Literarios.

Nº 25, enero-diciembre, 2017 / Carmen Zoraida Rodríguez


El ethos post mortem decimonónico. Un análisis de la enunciación en los artículos de costumbres de El Cojo Ilustrado... pp. 125-148.

El ethos post mortem decimonónico.


Un análisis de la enunciación en los artículos
de costumbres de El Cojo Ilustrado (1892-1895)

25
Carmen Zoraida Rodríguez
Universidad Nacional Experimental de Guayana
Puerto Ordaz-Venezuela
giraluna27@gmail.com
enero- diciembre, 2017

RESUMEN:
La investigación aborda el estudio de la muerte en El Cojo Ilustrado (1892-1895)
a fin de determinar el ethos post mortem decimonónico. El análisis comprende
necrologías, notas de pésames, poemas y fundamentalmente un estudio de
los artículos de costumbres que refieren la muerte. Con el apoyo teórico de
Maingueneau (2010), Benveniste (1989) y van Dijk (2004) descubrimos que la
muerte del siglo XIX está determinada discursivamente por la élite de la época
que a través de distintas estrategias manipula, persuade y emplea su poder para
modelar las prácticas culturales censurando, procurando el ocultamiento de la
muerte y el disciplinamiento del cuerpo. La muerte, si bien luce pomposa y
exagerada, está llamada al recogimiento expresado en preceptos de lo que es
la buena educación expuesto en el Manual de urbanidad y buenas maneras de
Manuel Carreño (1853).
Palabras claves: muerte, artículos de costumbre, ethos, post mortem¸ El
Cojo Ilustrado.

The 19th century’s ethos post mortem. A discourse analysis in the


costume pieces of El Cojo Ilustrado (1892-1895)
ABSTRACT:
This investigation studies death in El Cojo Ilustrado (1892-1895) in order to
determine the ethos post mortem of the 19th century. The analysis focuses on
necrologies, condolence notes, poems, and fundamentally on the study of
the costume pieces that address the issue of death. Relying on theories of
Maingueneau (2010), Beveniste (1989), and Van Dijk (2004), we realize that
death in 19th century was determined discursively by the elite, which through

Recibido: 14- 08- 17 / Aceptado: 27- 10- 17 V yE

125
Voz y Escritura. Revista de Estudios Literarios. Nº 25, enero-diciembre, 2017.
Universidad de Los Andes, Mérida. ISSN: 1315-8392 / Depósito Legal Elect.: ppi 2012ME4041

diverse strategies manipulates, persuades and applies its power to modeling


cultural practices in censuring, seeking to conceal death and discipline the body.
Even though death looks pompous and over dimensioned, it is forced into
withdrawal expressed in precepts of a good education, as they are presented in
Manuel Carreño’s Manual de Urbanidad y buenas maneras (1835).
Key words: death, costume pieces, ethos, post mortem, El Cojo Ilustrado.

El propósito de la investigación que presentamos es vislumbrar el


ethos discursivo post mortem del siglo XIX venezolano manifiesto en El Cojo
Ilustrado1. Para ello analizamos sucintamente cómo se presenta la muerte
en el quincenario a través de necrologías, notas de pésame y poemas para
luego –apoyándonos en la concepción de ethos propuesta por Maingueneau
(2010), la teoría de la enunciación de Benveniste (1989) y la de discurso y
dominación de van Dijk (2004)– analizar los recursos y/o estrategias que
en la enunciación se distinguen como característicos y propios de lo que
sería un “perfil” o ethos en cinco artículos: “Los muertos” (1892), “Las ne-
crologías” (1892), “Las agencias funerarias” (1893), “Los entierros” (1894)
y “Los velorios” (1895)2.
En el siglo XIX la muerte se convierte en tema principal de una serie
de escrituras que aquí llamaremos póstumas o post mortem y que asumiremos
como discursos estéticos: elegías, necrologías, notas de pésame, poemas,
epitafios y artículos de costumbres. Alcibíades (2017:132) afirma acerca de
El Cojo Ilustrado que el discurso estético general de la revista “contribuía
a fortalecer –cohesionaba y armonizaba– la nación”; en razón de ello nos
proponemos desentrañar específicamente el ethos post mortem contenido,
expuesto y/o diseñado a través de las páginas del famoso quincenario.

126
Voz y Escritura. Revista de Estudios Literarios. Nº 25, enero-diciembre, 2017 / Carmen Zoraida Rodríguez
El ethos post mortem decimonónico. Un análisis de la enunciación en los artículos de costumbres de El Cojo Ilustrado... pp. 125-148.

El ethos nos interesa en cuanto representa una manera de decir, una


manera de ser, asociada a representaciones y normas de disciplinas del cuerpo;
es una construcción de un lugar enunciativo que da sentido a las prácticas
humanas. A través de él, tal como lo afirma Maingueneau (2010) “el desti-
natario es convocado a un sitio, inscrito en la escena de la enunciación que
implica el texto. Esta escena de enunciación se descompone en tres escenas
que he denominado escena englobante, escena genérica y escenografía” (p.
211). Ajustados a las palabras del autor, El Cojo Ilustrado constituye para
nuestro estudio la escenografía en la que converge un ethos:

La escenografía es así a la vez aquello de donde viene el discurso y lo que


engendre este discurso; ésta legitima un enunciado que, debe legitimarla,
debe establecer que esta escena de donde viene la palabra sea precisamente
la escena requerida para enunciar en tal circunstancia. Los contenidos
desplegados por el discurso permiten especificar y validar el ethos, y su
escenografía, y es a través de éstos que surgen dichos contenidos. (p. 212).

De lo anterior asumimos que los distintos artículos de costumbres


que tratan el tema de la muerte son escenas cuyos discursos validan la esce-
nografía, El Cojo Ilustrado, y éste a su vez exhibe el ethos de la muerte y el de
la sociedad venezolana decimonónica de la cual participa. Esta interpreta-
ción propone una especie de rizo discursivo en el que distintos contenidos
construyen el ethos de la sociedad.
El ethos, tal como lo afirma Maingueneau (2010:206-209), no se dice en
el enunciado, debe ser percibido porque no es objeto del discurso. Dicho de otra
manera, es una construcción que realiza el destinatario a partir de indicios que
libera la enunciación y la multitud de “tonos”3 asociados a una caracterización
del cuerpo enunciador (y no desde luego del hablante extradiscursivo).
En una escenografía como el quincenario se dan cita varios discursos
o escenas con distintos “tonos” y al acercarnos a ellos podemos descubrir
indicios sobre la percepción de la muerte que deben ser considerados al
momento de hablar de un ethos post mortem decimonónico.

1. El Cojo Ilustrado y la muerte


Si bien El Cojo Ilustrado ha sido profusamente estudiado y gracias
a su importancia en la configuración de la literatura y de la nación seguirá
siendo objeto de investigación4, no obstante, hasta hoy el tema de la muerte
no ha sido analizado, por lo que esta investigación constituye un primer
paso en esa senda.

127
Voz y Escritura. Revista de Estudios Literarios. Nº 25, enero-diciembre, 2017.
Universidad de Los Andes, Mérida. ISSN: 1315-8392 / Depósito Legal Elect.: ppi 2012ME4041

Desde su primer número El Cojo Ilustrado publica discursos asociados


directamente a la muerte. En una revisión exhaustiva del período 1892-18955
constatamos que existen más de 50 publicaciones o escrituras póstumas
enunciadas como necrologías, pésames, notas de pésame, duelos, defunciones
y elegías. Por lo general estas escrituras póstumas, salvo las elegías, aparecen
como anónimas y solamente en algunos casos puede leerse en el Sumario
“Necrologías por la dirección” o “Necrologías por la administración, asi-
mismo, encontramos la indicación de que El Cojo Ilustrado lamenta el dolor
por la muerte del personaje del que se hace referencia o “se une al duelo”.
Del análisis de las escrituras póstumas podemos referir ciertos aspectos
como la distinción social del difunto, incluso en algunos casos se indica la
labor que desempeñaba antes de su deceso; por ejemplo, en la necrología
dedicada por el fallecimiento de José Agustín Loynaz, se lee: “A su muerte
ocupaba el señor Loynaz el delicado puesto de Cajero del Banco de Vene-
zuela”6. También se hacía referencia a las actividades comerciales, honradez y
virtudes humanas de los difuntos y en algunos casos se establecía el vínculo
familiar con algún miembro importante de la sociedad a quien se le presen-
taban “respetuosamente” el pésame por “tan irreparable pérdida”. En el caso
de algunas damas, de las que aparentemente no se puede decir mucho por
su rol y poca actividad fuera del seno familiar, se apela a su importancia en
el fortalecimiento moral de la familia, el vacío que deja la ausencia del amor
materno y se les exalta a través de expresiones como “distinguida matrona
de la sociedad caraqueña”7. En otros casos el pésame pareciera ir dirigido a
una persona en particular y no necesariamente a toda la familia del fallecido
y es éste el destinatario de la nota póstuma, ejemplo de ello se muestra en
el “Pésame a la Señorita Isabel Pérez” en la que se lee:

Está de duelo el hogar de nuestros queridos amigos los hermanos Francisco de


Sales y Miguel Vicente Pérez. En la familia Pérez honra literaria es Francisco
de Sales, como escritor de costumbres, tan aplaudido, cuyas producciones
son reproducidas dentro y fuera de la República. Pero como la abeja que
liba la miel y elabora su colmena en las soledades del bosque, ISABEL (…)
El Cojo Ilustrado (1892:332).

El fragmento transcrito evidencia la necesidad, aparentemente im-


perativa, de destacar la relación con uno de los deudos del difunto, que
hemos de aclarar que es escritor y colaborador constante de la revista y un
destacado personaje de la sociedad caraqueña. Así como esa nota luctuosa
se pueden leer otras, pero hay una en especial que no podemos dejar de

128
Voz y Escritura. Revista de Estudios Literarios. Nº 25, enero-diciembre, 2017 / Carmen Zoraida Rodríguez
El ethos post mortem decimonónico. Un análisis de la enunciación en los artículos de costumbres de El Cojo Ilustrado... pp. 125-148.

citar por el conjunto de relaciones familiares que se establecen en ella y cuya


silente intención es destacar el vínculo de uno de los deudos con el director
de la revista, del que es amigo:

En avanzada edad ha bajado á la tumba la respetable señora Doña CARMEN


GONZÁLEZ DE BUROZ, hija del Licenciado Don Rafael González
Secretario del Ayuntamiento de Caracas en 1810; sobrina de los Paz
Castillo héroes de nuestra guerra magna y viuda del Ilustre Prócer Coronel
López María Buroz. Su muerte deja acéfalo un respetable hogar y el duelo
á numerosas y notables familias de nuestra sociedad de quienes fué objeto
aquella de gran veneración y profundo afecto, sembrados por la bondad de
su carácter, el ejemplo de sus virtudes y la generosidad de su noble corazón.
Enviamos sentido pésame á sus deudos, y en especial á nuestro amigo
y corredor señor Eugenio Méndez y Mendoza. El Cojo Ilustrado
(1893:43)

El objeto de este pésame es a todas luces halagar y congraciarse con


Eugenio Méndez y Mendoza; la vida de Doña Carmen González de Buroz
se resume en haber sido bondadosa de carácter y ejemplo de virtudes y de
generosidad.
En El Cojo Ilustrado hay escrituras póstumas individuales y otras en
las que en un solo texto se le rinde honras fúnebres a varios difuntos. Lo
curioso de ello es que la jerarquización responde al estatus socioeconómico.
Un ejemplo que ilustra esto es el pésame publicado el 1 de septiembre de
18948 en la que se nombra a siete difuntos. En éste las condolencias serán
más o menos extensas y pomposas según el estatus social que ocupaba el
difunto. De hecho, los últimos “tristes recuerdos” se lo dedican al hermano
del doctor José Gregorio Hernández9, de quien solo aparece su nombre
precedido de la frase “muy apreciado”; de su hermano, así lo refieren, murió
debido a una cruel y violenta enfermedad.
Las referencias anteriores demuestran que el acento en las escrituras
póstumas está en la distinción e importancia de los difuntos dentro de la
sociedad y sus vínculos con dos ejes motores: el comercio y la élite intelectual
y cultural del país. Podemos decir que este tipo de escritura póstuma son
notas sociales de carácter formal.
Aparte de los más de 50 escritos póstumos que ya referimos –entre
los que están incluidas las elegías, pero que no analizamos porque ameritan
otro tipo de estudio– están los poemas. Éstos muestran en primera persona
el dolor y la angustia por la muerte de un ser querido. Los versos apelan al

129
Voz y Escritura. Revista de Estudios Literarios. Nº 25, enero-diciembre, 2017.
Universidad de Los Andes, Mérida. ISSN: 1315-8392 / Depósito Legal Elect.: ppi 2012ME4041

ser que se ha ido, a Dios e incluso a la misma muerte personificada como


un ángel, un ser injusto que sorprende o un mal esperado. De ellos desea-
mos destacar que, además de la desolación del alma ante el sufrimiento, se
describe con mucha frecuencia los eventos socioculturales alrededor de la
muerte, el velorio y el entierro.
Ejemplo de estas descripciones las podemos constatar en “Frigus”, el
extenso poema de José Antonio Calcaño en el que el poeta describe todas
las particularidades de los ‘velorios de angelitos’, los cuales, debido a las
creencias religiosas y prácticas culturales, se acercaban más a una fiesta que
a los sombríos velorios de los adultos:

¡Apenas vió siete abriles/La niña llena de gracias, /La de los crespos de oro,/
La de la tez nacarada!/Todo es hoy tristes aprestos/Y ayes que parten el
alma-/Sólo los niños, tres ángeles,/Están de fiesta en la casa./Las novedades
que encuentran/Al despertar, los encantan:/El carpintero que toma/Las
medidas de su hermana:/Las nuevas sillas que llevan:/Los ramos de rosas
blancas;/(…)Ahora oyen que la urna/Va á llegar, y se preparan/A ver qué
es eso, que ofrece/Ser lo de más importancia./ En el corredor se apostan,/
(…)/Entra lo que tanto aguardan./Y es de verse su alegría,/Sus brinquillos y
palmadas,/Y cómo la rica urna/Los fascina y arrebata./En festivo cuchicheo/
Sus impresiones se cambian,/Y se van detrás, gozosos (…). El Cojo Ilustrado
(1892: 365).

Por razones de espacio no podemos transcribir todo el poema, pero


éste muestra el dolor que sacude a los padres la pérdida de un hijo y a su
vez se recrea la inocencia de los niños frente a la muerte y cómo éstos en
algún momento del velorio son comprenden que están frente a la fría e
irreversible muerte.
El Cojo Ilustrado nos presenta la muerte de manera directa, como en
los discursos póstumos que hemos presentado, así como en cuentos, noticias,
fotografías y grabados. En algunos de estos dos últimos se puede apreciar
imágenes de difuntos en su lecho de muerte.
En el caso de la presencia del tema de la muerte de manera indirec-
ta, podemos ilustrar con dos casos de ofertas publicitarias. El primero lo
conseguimos en la publicidad de la Emulsión de Scott: “Es el remedio más
adecuado para curar la Tisis, Estrófula, Anemia, Extenuación, Clorosis,
Raquitismo, y todas las enfermedades en que haya debilidad y pérdidas
de Carnes y Fuerzas. Esta medicina cura alimentando” (El Cojo Ilustrado.
1894: 480). No es un secreto que la ‘tisis’ o tuberculosis fue una de las en-
fermedades crónicas culpable un gran número de personas durante el siglo

130
Voz y Escritura. Revista de Estudios Literarios. Nº 25, enero-diciembre, 2017 / Carmen Zoraida Rodríguez
El ethos post mortem decimonónico. Un análisis de la enunciación en los artículos de costumbres de El Cojo Ilustrado... pp. 125-148.

XIX y aunque se descubrió la bacteria en 1882 no es sino hasta mediados


del siglo XX cuando comienza a aplicarse un tratamiento efectivo contra la
enfermedad. Así que leer que la Emulsión de Scott curaba una enfermedad
crónica como la tisis es leer una oferta para evitar la muerte; en silencio
subyace el temor y la preocupación por morir. El segundo se presenta en la
publicidad de la casa comercial La Bolognese, la cual se promociona como
importadora y ofrece ventas al mayor y detal. La publicidad abarca más
de la mitad de la página e inicia anunciando un “Completo y elegante
surtido de mármoles, Lápidas, Letras, Estatuas, Túmulos (…) Colocación
de Túmulos, Construcción de casas, de Panteones, Bóvedas (…)”. (El Cojo
Ilustrado. 1894: 481). También en la publicidad se muestra la fotografía de
un túmulo en la que el pie dice: “Monumentos y túmulos de todos tamaños
y precios”. El resto de la publicidad está dedicada a mencionar víveres y
otros productos importados.
Ante lo expuesto, y a efectos de aligerar el análisis objeto de nuestra
investigación, hemos de afirmar que El Cojo Ilustrado es terreno fértil para
la muerte, su presencia es reiterativa, exhibe su universalidad y matices. No
obstante esa diversidad de escrituras póstumas presentes en El Cojo Ilustrado,
en esta investigación centraremos la mirada particularmente en los artículos
de costumbres de tema mortuorio aparecidos en la revista durante el periodo
1892-1895, para luego, y en futuros estudios, ampliar nuestra lectura.

2. Los artículos de costumbres y la muerte


Los artículos de costumbres surgen en Venezuela en 183010 y des-
criben el funcionamiento de la sociedad en cuanto evidencian los valores y
el comportamiento de sus miembros. Gracias a ellos podemos obtener un
boceto de las costumbres, hábitos, vestimentas, tradiciones, diversiones, entre
otros, que operan como una expresión “relativamente fiel” de las prácticas
y representaciones culturales del siglo XIX.
En correspondencia al estudio de Picón Salas (1980)11, nuestro corpus
pertenece a la tercera etapa (1864-1885), en la cual se deja ver la crítica social
y se enaltecen los principios de ciudadanía, moral y buenas costumbres.
De acuerdo con lo que señala Sandoval (2015), los escritores de fic-
ciones, de dramas y de poemas dejaban a ratos sus actividades creativas para
sumergirse “en el río cotidiano del artículo de costumbres para componer
textos en los cuales se lee (…) el rostro de una nación que comenzaba su
tránsito por el mundo” (p.39). En esos momentos los escritores hacían las
veces de “periodista” que a través de la burla y la crítica podían denunciar

131
Voz y Escritura. Revista de Estudios Literarios. Nº 25, enero-diciembre, 2017.
Universidad de Los Andes, Mérida. ISSN: 1315-8392 / Depósito Legal Elect.: ppi 2012ME4041

“alguna trapisonda de las autoridades o ciertos rasgos de carácter de sus


coterráneos” (p.40). De esto se desprende la idea de que los artículos de
costumbres, además de ser artefactos culturales que mostraban la vida coti-
diana y las costumbres de la población venezolana, fungieron como vehículos
para mostrar, denunciar y rechazar de manera sarcástica un comportamiento
social considerado poco apropiado para el ideal de nación que se tenía –por
no decir que ‘incivilizado’–sin hacer mención a alguien en particular. Dicho
en otras palabras, los artículos de costumbres son expresión de un ethos.
Sobre los artículos de costumbres aparece en la “Sección Biográfica”12
de El Cojo Ilustrado una referencia de Francisco de Sales Pérez en la que se lee:

De los diversos ramos de la Literatura, es uno de los más difíciles el que


profesa el escritor de costumbres. Puede asegurarse que la práctica de tal
arte no se adquiere por el estudio, sino que éste sólo ayuda á la naturaleza
cuando quiso ella otorgar tan señalado dón á rarísimas personas. En este
siglo casi no podrían citarse en España sino dos costumbristas: el desgraciado
Larra y Mesonero Romanos; que á ver bien, los tíricos en pequeño, ya que
sus minúsculos escritos rozan únicamente la epidermis sin cauterizar los
tegidos más profundos. Las obras á los Larra alcanzan más, mientras que
las de otros que nombramos si zahieren los efectos de un vicio no destruyen
el vicio mismo.
En América no conocemos sino dos talentos que puedan cernirse á grande
altura: el eximio limeño Emiro Kastos y nuestro SALES PÉREZ.
(…)
Pedimos á su vez a Justo datos para escribir su vida y hechos, y nos contestó:
La gloria de mi vida toda redúcese á haber sido un laborioso comerciante,
vendedor de mercancías, aunque me metieron una vez por equivocación á
Ministro de Fomento (…)”. (1892:13).

El fragmento que citamos impone una verdad para el siglo XIX: la


formación literaria no es una condición que priva sobre el trabajo del es-
critor de costumbres. Éste es en sí un literato, un escritor de literatura, no
un escritor que se separa de la literatura para fungir de “periodista” como
lo afirma Sandoval (2015). El artículo de costumbres es un arte difícil, un
don, que se le otorga a pocos y en el que habrá de destacar aquellos por
extensión y por no solo satirizar vicios sino por eliminarlos. Es decir, los
artículos de costumbres cumplen función de fuete social o control simbólico
de un grupo social.
A esta afirmación podemos añadir que El Cojo Ilustrado, según su
‘Prospecto’ publicado en el primer ejemplar (1892: 2), firmado por Manuel

132
Voz y Escritura. Revista de Estudios Literarios. Nº 25, enero-diciembre, 2017 / Carmen Zoraida Rodríguez
El ethos post mortem decimonónico. Un análisis de la enunciación en los artículos de costumbres de El Cojo Ilustrado... pp. 125-148.

Revenga, se declaraba como un “reflejo fiel a todo lo que pueda contribuir


á la ilustración y enseñanza del noble pueblo venezolano” y aspira ser “un
vehículo para que en el extranjero sean conocidos los usos, costumbres
y progresos de nuestra Patria”. De allí que creemos que los artículos de
costumbres son mecanismos discursivos idóneos para lograr, para mostrar,
enseñar y modelar comportamientos y hábitos.
En todos los discursos estéticos analizados anteriormente podemos
percibir una “voz que habla”, constituida, según Benveniste (1989: 83-84),
por un locutor (enunciador) y un alocutario (enunciatario), quienes a su vez
están interconectados por un acto de enunciación (discurso) constituido y/o
efectuado en un tiempo histórico y un espacio socio-cultural particular, pero
la percepción de esta “voz que habla” no siempre está manifiesta o puede
reconocer expresamente; no obstante, ésta siempre se encuentra de manera
manifiesta en los artículos de costumbres.
La teoría de la enunciación de Benveniste (1989) nos exige comprender
que el discurso concentra una polifonía mayor que nos insta a preguntarnos
quién habla o quién enuncia, a quién se le habla explícita e implícitamente y
en qué situación se da dado dicho acto de enunciación. Para ello Benveniste
(1989: 85-86) nos indica las formas específicas para abordar el rastreo de esta
polifonía: indicios de persona (yo, tú), de ostensión (este, aquí), pronombres
personales y demostrativos (individuos lingüísticos), tiempos verbales, interro-
gación, imperativos y vocativos (intimación) y la aserción.
A continuación, dada la extensión de nuestro corpus y a efectos de
aligerar el soporte teórico, presentaremos unos fragmentos que muestran
las huellas o indicios del sujeto que habla, del sujeto a quien se habla y la
situación que se forma en esa relación interdependiente, de acuerdo con
Benveniste (1989).
En “Los velorios” se puede leer:
Si por algo no quisiera yo morirme es por esa última noche que pasa uno
en su casa, en calidad de difunto, por eso; porque es la oportunidad en
que los amigos, nos tributan los postreros testimonios de aprecio, los cuales
testimonios, sobre ser muy costosos, no creo yo que hagan maldita falta
para los efectos del viaje eterno, ni que vaya á tomarlos en cuenta el Juez
Supremo á la hora de la liquidación, que es en lo que debe poner mayor
interés todo difunto que se estime. (Jabino, 1895: 520. Negrillas nuestras).

En negrillas mostramos la relación ‘yo’ y ‘nos’ que apelan a la presencia


del enunciador e implícitamente otros (distinto a ese ‘yo’), así como ‘su casa’
que establece la relación espacial.

133
Voz y Escritura. Revista de Estudios Literarios. Nº 25, enero-diciembre, 2017.
Universidad de Los Andes, Mérida. ISSN: 1315-8392 / Depósito Legal Elect.: ppi 2012ME4041

En cuanto a los indicios de ostensión (este, aquí) podemos leer en


“Los velorios”

Allí están los novios que se dieron cita para el velorio; el íntimo de la casa,
que consume comestibles con la más honda pena; y no faltan graciosos que
amenicen el acto con sus chistes.
En oposición á éstos hay otros comensales de semblante compungido, que
sufren y toman chocolate silenciosamente; (…) en tanto que el anfitrión
se está en la sala, tendido largo á largo entre cuatro candelabros de “La
Equitativa” y sin decir: esta boca es mía. (Jabino, 1895: 520. Negrillas
nuestras).

La descripción del velorio nos remite lugares y personas por medio


de marcas lingüísticas. Además, devela la opinión de un enunciador que
se distancia culturalmente del enunciatario. Es decir, muestra su opinión
a través de una descripción que se torna en una severa crítica no contra el
velorio sino contra las prácticas culturales que en él se evidencian.
La sátira y la burla le sirven a Miguel Mármol (Jabino) como re-
cursos para llamar al velorio ‘juerga póstuma’ y ‘mala costumbre nacional’
comparable con la de pedir ‘fiao’. Afirma que solo “El amo del muerto es el
que llora. Los demás son bebedores de café” (Jabino, 1895: 520), así como
borrachos, chismosas, interesados, entre otros aspectos de critica.
En el artículo “Los muertos” podemos ver las marcas de la enunciación
en sus primeras líneas: “Este artículo, habréis dicho al leer su epígrafe, debe
ser muy triste./Y tenéis razón: pero su tristeza no ésta precisamente en que
se ocupe de los difuntos, sino en que tal vez, diga algunas verdades, (…)”
(El Cojo Ilustrado. 1892:83. Negrillas nuestras).
El inicio de este artículo de costumbres expone en la enunciación
la necesidad del enunciador (‘yo te diré algunas verdades’) de influir en su
enunciatario para hacerle ver una realidad que quizá éste pasa desapercibida
y generar en él un cambio de comportamiento. Veamos a continuación un
fragmento de “Los muertos” en el que se exponen, como estrategias discur-
sivas de persuasión y manipulación, preguntas, imperativos, argumentación
y la ironía:

Pero: ostentar lujosos atavíos en un carro de muerte: ¿qué significa? . ./ ¿Hay


algo más humilde que un cadáver? . . / Nada; el cadáver tiene en sí el sello
de la ínfima humildad, la bajeza./ Entonces: ¿qué hay que deba ser más
modesto, más sencillo que un carro de muerte?.../ Toda ostentación hecha
allí nos parece un insulto irónico á la majestad espantosa y fría de los despojos

134
Voz y Escritura. Revista de Estudios Literarios. Nº 25, enero-diciembre, 2017 / Carmen Zoraida Rodríguez
El ethos post mortem decimonónico. Un análisis de la enunciación en los artículos de costumbres de El Cojo Ilustrado... pp. 125-148.

mortales que guarda dentro./ Vedlo./ Ahí va un carro fúnebre./ Empezad


por mirar el cochero./ Altas botas de campaña, ...con cordones. Debe haber
mucho barro en el camino de la eternidad; y eso quieren hoy expresarlo
los humanos simbolizando en el cochero tal vez, esos accidentes del viaje./
Luego la librea, con trensillas laterales, botones dorados y ...cordones. / Al
ver á un cochero de esos se imagina un comandante de armas, ó un Ministro
de Guerra que va á una revista militar más acordonado que un dril y más
inflado que un pavo./ Ahora dirigid la mirada al carro fúnebre: flores por
dentro, por fuera, por todas partes: el carruaje aparece como formado por
ellas./ ¡Cuánta tristeza!/ Allí van derrochados muchos dineros que debería
más bien la caridad ofrendar en alivio del hambre que los demás sufren, y
no en ostentación de un lujo que, tal vez, ofenda en las regiones serenas y
puras, donde debe estar el espíritu del que se fue de la vida./ Indudablemente
que la vanidad pone mucho en los entierros de hoy, y la piedad nada./ Pues
¿qué es lo que parece en realidad ese aparato mortuorio que deslumbra, esa
ostentación de lujo floral que sorprende?... /Un carro así, ¿qué ha de parecer,
lectores míos, sino el carruaje de carnaval, un carro de parranda, un vehículo
de fiesta?.../ A mí no me parece otra cosa./ Cierta humanidad tiene tendencia
a jugar carnaval todo el año, y á falta de que los vivos tengan vergüenza
de hacerlo: ella quiere jugar con los muertos, ¡con los pobres muertos que
ya no existen!/ Cuando yo contemplo un carro de difuntos rebosante de
ostentación y de lujo, me provoca exclamar: ¡qué galán va el muerto! Cuánto
se va á divertir en el sarao, en el baile, en el cimenterio en la eternidad./
¡Qué monos hoy día se entierran los muertos!(El Cojo Ilustrado. 1892:83).

La muestra referida nos permite visualizar preguntas que el enuncia-


dor elabora y responde, demostrando su poder para establecer y manipular
la intencionalidad de su enunciado. Para ello propone una secuencia de pre-
guntas, acciones que debe ejecutar su enunciatario (órdenes) y argumentos
que sostengan su opinión y juicio. Así, cuando pregunta “¿qué significa?”
responde “¿Hay algo más humilde que un cadáver?”. No hay cabida a vacíos
ni a ambigüedades, él resuelve todo y encausa al enunciatario a una idea
u opinión. El enunciatario no tendrá maneras de escapar al “embrujo” del
enunciado. Algunas preguntas no son tales sino estrategias de manipulación
disimuladas, son juicios. No ameritan una respuesta. De hecho, la pregunta
“¿qué es lo que parece en realidad ese aparato mortuorio que deslumbra,
esa ostentación de lujo floral que sorprende?” en sí misma modula lo que
habrá de pensar u opinar el enunciatario, es decir, que una carroza fúnebre
deslumbra por su elegancia en exceso y su ostentación floral innecesaria.
Por su parte, el empleo de los imperativos establece una relación viva
e inmediata entre el enunciador y el enunciatario en el que éste es llamado

135
Voz y Escritura. Revista de Estudios Literarios. Nº 25, enero-diciembre, 2017.
Universidad de Los Andes, Mérida. ISSN: 1315-8392 / Depósito Legal Elect.: ppi 2012ME4041

directamente a realizar una acción, lo cual propone una relación de subordi-


nación. Así que a través de la lectura de “Los muertos” podemos afirmar que
dicho texto al mismo tiempo exige la obediencia del enunciatario e influye
y modela un modo de ver y percibir la realidad. Una especie de “haz algo”
y “mira lo que yo deseo que mires”. Esto lo observamos, por ejemplo, en
“Vedlo./ Ahí va un carro fúnebre./ Empezad por mirar el cochero./ Altas
botas de campaña, con cordones. Debe haber mucho barro en el camino
de la eternidad(…)”. Cada orden encierra una intimidación y, en este caso,
el enunciatario es llamado o convidado (casi como obligación) a acatar y
asumir como propio el juicio del enunciador. Además, entre las palabras se
filtra como constante la ironía y lo podemos corroborar en expresiones como
“Debe haber mucho barro en el camino de la eternidad”. Obviamente, la
ironía habrá de ser comprendida en el contexto y escenario de la enunciación.
El análisis de “Los muertos” muestra varias fórmulas imperativas
en las que el enunciador se expresa, deja ver su opinión que actúa como
argumento que da peso y valor a sus críticas expuestas en el enunciado:
“¡Cuánta tristeza!/ Allí van derrochados muchos dineros que debería más
bien la caridad ofrendar en alivio del hambre que los demás sufren, y no en
ostentación de un lujo que, tal vez, ofenda en las regiones serenas y puras,
donde debe estar el espíritu del que se fue de la vida”. Con estas palabras el
enunciador se pone en el terreno afectivo, apunta a la bondad, a la ayuda al
prójimo y a lo que la sociedad ha de mirar como bueno y noble. Se apunta
con ello al terreno del “deber ser” en la sociedad, al grupo de “los buenos”,
aunque el enunciado no hace otra cosa que juzgar y valorar. Todo esto le
confiere a la argumentación un eminente poder de manipulación social
que se da por cuanto, en palabras de Martínez (2015), “los usos de la argu-
mentación estarían ligados a las relaciones de fuerza social, las tonalidades
y las dimensiones enunciativas que se construyen como efectos del discurso
entre los sujetos” (p. 152).
La ‘fuerza social’ que Martínez (2015) asume como un efecto del
discurso es una expresión de lo que van Dijk (2004) considera “estrategias
generales de persuasión y de manipulación”, pues venden una imagen
que distancia y/o polariza a los que pertenecen a un grupo y los que están
fuera de éste. Es más, la separación entre el enunciador y el enunciatario
que se presenta tanto en “Los velorios” como en “Los muertos” ponen de
manifiesto, en palabras de van Dijk (2004) “las representaciones mentales
(opiniones, actitudes e ideologías) que hacen un retrato de Nosotros como
buenos y Ellos u otros como malos; es decir, aborda lo que se denomina
como auto presentación positiva y presentación negativa de otros”. (p.20).

136
Voz y Escritura. Revista de Estudios Literarios. Nº 25, enero-diciembre, 2017 / Carmen Zoraida Rodríguez
El ethos post mortem decimonónico. Un análisis de la enunciación en los artículos de costumbres de El Cojo Ilustrado... pp. 125-148.

Otro elemento a destacar en “Los muertos” es la enunciación irónica,


que se da en este enunciado emulando el tropo propio de la retórica clásica,
en tanto literalmente se dice lo contrario de lo que se piensa y de lo que se
significa (Bruzos, 2005:29). Pero también ocurre que esta ironía suma expre-
sión y amplitud al añadírsele argumentos que ostentan su carácter irónico.
Lo señalado podemos leerlo en una de las preguntas: “Un carro así,
¿qué ha de parecer, lectores míos, sino el carruaje de carnaval, un carro de
parranda, un vehículo de fiesta?”. De inmediato surge la argumentación
manipuladora: “A mí no me parece otra cosa./ Cierta humanidad tiene
tendencia a jugar carnaval todo el año, y á falta de que los vivos tengan
vergüenza de hacerlo: ella quiere jugar con los muertos, ¡con los pobres
muertos que ya no existen!”. Se precisa acentuar el valor irónico-cómico de
la última expresión que juega a una lectura ambigua del enunciado: “los
pobres muertos que ya no existen”. Luego, se repite la ironía: “Cuando yo
contemplo un carro de difuntos rebosante de ostentación y de lujo, me
provoca exclamar: ¡qué galán va el muerto! Cuánto se va á divertir en el
sarao, en el baile, en el cimenterio en la eternidad. ¡Qué monos hoy día
se entierran los muertos!”. Queda en evidencia que las imágenes que se
evocan a través de “galán” y “mono” no se corresponde con el referente de
la enunciación que en este caso son los muertos, pero actúan como tropos,
diciendo lo contrario a lo que insinúa.
El artículo “Las necrologías” responde, como “Los velorios” y “Los
muertos” a las preguntas esenciales de un enunciado: quién habla, a quién
se habla y en qué situación ocurren, pero entre los aspectos a destacar en él
está el tipo de ironía que plantea, pues es distinta a la encontrada en “Los
muertos”, hecho que habla de la recursividad empleada en la estructuración
de estos tipos de artículos. Veamos un fragmento:

Las necrologías son las manías de nuestros tiempos. He visto una escrita
por cuatro individuos./ No era preciso ver las cuatro firmas, para adivinar
que allí se habían empleado fuerzas colectivas.-Un hombre sólo no
habría coordinado tantos desatinos, por más talento que tuviera. (El Cojo
Ilustrado.1892:33-34).

La ironía que se puede observar en el texto citado se corresponde a


la concepción pragmática en la que ocurre una inversión del sentido del
enunciado en el que “un contenido positivo patente que envía a un conte-
nido negativo latente” (Kerbrat-Orecchioni, 1980: 121, citado por Bruzos,
2005: 30). Ello quiere decir que un elogio se transforma en reprobación. Así

137
Voz y Escritura. Revista de Estudios Literarios. Nº 25, enero-diciembre, 2017.
Universidad de Los Andes, Mérida. ISSN: 1315-8392 / Depósito Legal Elect.: ppi 2012ME4041

leemos en “Las necrologías” que la estructura del texto nos parece indicar
que se aproxima una felicitación, un aplauso, y luego lo que aparece es la
cruda verdad que resulta en una burla.
Otro aspecto a subrayar en “Las necrologías” es que el (yo) enun-
ciador se sitúa al nivel de su enunciatario, se muestra como uno de ellos,
su igual, para convencerles, manipularles y validar su opinión. Ejemplo es
el siguiente fragmento:

Casi todos los poetas ramplones han hecho su entrada por su puerta sombría.
Yo soy uno de tantos.
Siendo muy joven, sacrificaron, en las cercanías de Puerto Cabello, á un
pobre oficial en una emboscada.
Aunque yo no le conocí vivo, su cadáver me conmovió, y escribí cuatro
disparates. (El Cojo Ilustrado, 1892: 33).

El enunciador se inmola frente al enunciatario contando su expe-


riencia al escribir una necrología sin tener experiencia ni conocer al difunto.
El enunciador describe cómo se elogiaba por un texto sin sentido, del que
él mismo dice que era un disparate. En su vano ego leyó durante tres días
la necrología y se repetía “-Qué párrafo! -qué dirá mi dulce novia cuando
sepa todo lo que yo tenía guardado?” (1892: 34). No obstante, pese a
ubicarse en un plano de cercanía o igualdad con lo que critica, abandona
la burla hacia sí mismo para atacar a quienes irresponsablemente escriben
necrologías. Marca de esta manera una distancia entre el ‘yo’ enunciador
y los demás, se pone como ejemplo y opina abiertamente: “Yo no critico
las necrologías sino los desatinos y las impropiedades que se escriben bajo
ese título. (…) pero se necesita discreción y verdad y buen gusto./ Escribir
vulgaridades, es mancillar, más bien que enaltecer una memoria venerable”.
(El Cojo Ilustrado, 1892: 33).
Como en “Los velorios”, el enunciador de “Las necrologías” no está
en contra de la expresión o evento póstumo sino en la “ejecución” de éstas,
es decir, en la forma como culturalmente los “otros” se expresan. De alguna
manera existe una negación y desaprobación de un grupo elitesco, en este
caso los escritores de El Cojo Ilustrado, hacia lo que hacen otros miembros de
la sociedad y los artículos de costumbres censuran tales acciones e intentan
instaurar una forma diferente de comportarse. Como señalamos con ante-
rioridad son un fuete social, una forma de control simbólico que castiga a
través de las palabras, censura.

138
Voz y Escritura. Revista de Estudios Literarios. Nº 25, enero-diciembre, 2017 / Carmen Zoraida Rodríguez
El ethos post mortem decimonónico. Un análisis de la enunciación en los artículos de costumbres de El Cojo Ilustrado... pp. 125-148.

3. El poder detrás de la muerte


En la tarea de análisis de los cinco artículos de nuestro corpus se en-
cuentra un enunciador-escritor que encarna lo que van Dijk (2004) llama
las ‘élites simbólicas’, lo que implica la presencia de un grupo de poder que
dirige, persuade y manipula a los miembros de una sociedad. Una élite que
puede ser la misma que determinaba la jerarquía de los difuntos en una
nota de pésame y cómo destacar y diferenciar a un importante comerciante
caraqueño o a una simple ama de casa.
Van Dijk (2004) define “el poder (social) en términos de control, es
decir el que un grupo o institución ejerce sobre otras personas” (p.9). Dicho
control puede ser coercitivo (físico) o discursivo (mental). De acuerdo con
el autor, el control discursivo permite controlar las mentes de otros y ello
conlleva indirectamente al control de sus acciones futuras y al control de
las prácticas culturales de una sociedad.
Otro aspecto a destacar respecto al control es que tal como lo afirma
van Dijk (2004: 10) “podría ser visto de forma más concreta en la esco-
gencia de temas y en las formas (frecuentemente positivas) en las que estas
élites son descritas y citadas”. Esto último lo hemos podido observar en las
notas luctuosas citadas de José Agustín Loynaz y la de Carmen González
de Buroz en las que el valor de los difuntos está subrayado o por el trabajo
que desempeñaron o por el parentesco con determinadas personalidades.
La élite, así lo expone van Dijk (2004), al controlar el discurso contro-
la el contexto, a decir, “la forma en la que se define el evento comunicativo,

139
Voz y Escritura. Revista de Estudios Literarios. Nº 25, enero-diciembre, 2017.
Universidad de Los Andes, Mérida. ISSN: 1315-8392 / Depósito Legal Elect.: ppi 2012ME4041

quién podría hablar y a quién, quién podría o debería escuchar, cuándo,


dónde, etc.” (p.20). Esto en El Cojo Ilustrado queda ‘aparentemente’ bajo el
dominio de los autores de los textos que se leen en la revista. No obstante,
hemos de aguzar la mirada y centrarnos en la figura del director, editor y
dueño del quincenario, José María Herrera Irigoyen, quien, de acuerdo con
la investigación de Alcibíades (2017), solicitaba los textos explícitamente a
los escritores. Pero no debemos pasar por alto que en el caso de las escritu-
ras póstumas dejó huellas de su presencia mencionando lazos de amistad y
mostrando en algunos Sumarios su presencia como enunciatario al nombrar
la sección póstuma bajo los títulos “Necrologías por la dirección” y “Necro-
logías por la administración”. Presencia que puede también presuponerse
en la “Sección Biográfica” de la revista en la que aparecen muchas biografías
sin autoría y en las que se declaran lazos de amistad del personaje de quien
se escribe con el enunciatario.
Elevando la mirada más allá de los artículos de costumbres, y siguien-
do las ideas de van Dijk (2004), podemos establecer en El Cojo Ilustrado la
presencia de las dos relaciones básicas que existen para controlar el discurso:
una es el poder del discurso para controlar las mentes de las personas que
es el que cada enunciador ejerce en su enunciación y la otra es el poder de
controlar el discurso que en este caso es ejercido por José María Herrera
Irigoyen.
Controlar el discurso se “ejerce seleccionando cuidadosamente quién
puede hablar o escribir en la palestra pública o, incluso mejor, seleccionando
cuidadosamente quiénes controlan a dichos hablantes y escritores. Tal es el
caso de los medios, los editores o directores de periódicos más importantes
(…)”. (Van Dijk, 2014: 20).
En relación al control del discurso, en el caso de El Cojo Ilustrado es
muy conocida y referenciada la rigurosidad que con la que su director, Jesús
María Herrera Irigoyen, llevaba a cabo la selección y revisión de cada uno de
los escritos que conformaron los distintos números de la revista. Respecto
a esto, la investigadora Mirla Alcibíades (2017) afirma:

El director se imponía como deber la supervisión y control estrictos de


todo el proceso que tenía que ver con la impresión: desde la concepción
de cada número (colaboradores, contenidos, imágenes, entre otros) hasta
la salida del taller. Es decir, la revista lo expresaba a él, definía sus gustos,
inclinaciones y preferencias tanto en el campo cultural como en todo género
de información que tenía cabida en sus páginas.

140
Voz y Escritura. Revista de Estudios Literarios. Nº 25, enero-diciembre, 2017 / Carmen Zoraida Rodríguez
El ethos post mortem decimonónico. Un análisis de la enunciación en los artículos de costumbres de El Cojo Ilustrado... pp. 125-148.

Los que participaron en el quincenario caraqueño, su mismo editor-director-


propietario, dieron permanente fe de que todo, absolutamente todo, lo
que se publicaba en sus páginas dependía de la decisión de Jesús Herrera
Irigoyen. (p.67).

Si Jesús María Herrera Irigoyen controlaba cada proceso de la revista


y en ella no se publicaba nada que él no revisara y ordenara13, hemos de
asumir que la muerte que se exhibe en El Cojo Ilustrado es la que su director
desea que le vea y que se lea. La manipulación discursiva que exhiben los
artículos de costumbres que tratan el tema de la muerte y que constituyen
nuestro corpus exponen adicionalmente una manipulación de parte de su
director, quien actúa como el diseñador, ‘la mano mágica’ que operacio-
naliza una manera particular de concebir las prácticas culturales que han
de darse alrededor de la muerte, es decir, la opinión, la burla, la crítica, la
ironía, la polarización entre los buenos (léase la élite cultural) y los malos
(entendido como el pueblo inculto). Las estrategias discursivas manifiestas
en los artículos de costumbres de David, Francisco Sales de Pérez y Miguel
Mármol (Jabino) son encausados por Herrera Irigoyen, corresponden a su
deseo de modelar ‘una forma de ser’ de la muerte, pero ese deseo no es un
deseo individual sino una sumatoria de voces de una élite que decía “así
no se deben comportar”, “estas costumbres deben cambiar porque no son
apropiadas con lo que un grupo hemos asumido como civilizado”. Es decir,
en El Cojo Ilustrado se postula, desde esta lectura, como un mecanismo con-
figurador de las prácticas culturales post mortem, hecho que ya se encontraba
en otros medios de control y modelaje social como lo era, por ejemplo, el
Manual de urbanidad y buenas maneras de Manuel Carreño (1853), al que
nos acercaremos más adelante.
La intencionalidad de El Cojo Ilustrado de cambiar y modelar las
costumbres y hábitos post mortem podemos reforzarlas en otros artículos de
costumbres. El primero es “Las agencias funerarias” de Francisco de Sales
Pérez (El Cojo Ilustrado, 1893), en él el autor muestra la opinión que sobre las
agencias funerarias y sus empleados tienen algunas personas, que consideran
que éstos ganan el pan con el llanto y sufrimiento de otros y desestiman
sus servicios como honrado. El tono y las palabras que el autor emplea son
totalmente contrarios al de “Las necrologías”. Expone como injusto el juicio
del común de la gente e insta a ver la muerte como acto natural que requie-
re de dichos servicios. Puntualmente expresa que el texto es una reflexión
sobre la muerte y al final exaltar a las agencias funerarias como “una de las
importantes instituciones de todo pueblo civilizado. Caracas tiene la gloria

141
Voz y Escritura. Revista de Estudios Literarios. Nº 25, enero-diciembre, 2017.
Universidad de Los Andes, Mérida. ISSN: 1315-8392 / Depósito Legal Elect.: ppi 2012ME4041

de poseer las más lujosas empresas funerarias que he visto, y servidas por
hombres cuya cultura dulcifica lo que tiene de amargo el oficio”. (p.48).
Hemos citado las palabras con las que cierra el artículo porque nos pa-
recen significativas al proponer a las agencias funerarias como una necesidad
para un pueblo ‘civilizado’ y además exalta las de Caracas por la cultura de
sus empleados. Estas evidencias positivas formulan la necesidad de civilizar
al pueblo y a su vez dignifica un trabajo mal visto. En esto se lee claramente
que para ser civilizado se debe hacer uso de las agencias funerarias y que no
importa el trabajo que se ejerza siempre y cuando se sea culto.
Es válido pensar que se debió a una necesidad de mejorar la imagen
de las empresas funerarias y favorecer con ello otra institución comercial, que
se hizo para promover nuevas prácticas culturales asociadas a la salubridad
y /o al control y moderación del duelo o que El Cojo Ilustrado continuaba
haciendo eco del proceso de transformación civilizatorio propuesto por
Antonio Guzmán Blanco14 y por ende era preciso remarcar la noción de
progreso.
El segundo, el artículo de Eugenio Méndez y Mendoza titulado
“Los Entierros”, publicado en 1894 en la sección “Actualidades”, describe
la sencillez, el decoro y las costumbres propias al entierro y el funeral de la
niñez del enunciador y las contrasta con las prácticas actuales que califica
de mal gusto y de las que no sabe cómo participar. Las describe enfatizando
en ellas aspectos que a él le parecen feos e incluso ridículos en comparación
con las de antaño.
La diferencia temporal que muestra el escrito de Méndez y Men-
doza (El Cojo Ilustrado, 1894) es de treinta años: “He debido comenzar
por manifestar á ustedes que voy á decir cómo era un entierro en Caracas
hace 30 años y cómo es ahora (…)” (p.478). Esto nos traslada a referencias
mortuorias del año 1864. Si bien existe una correspondencia entre la fecha
de escritura y de publicación, se establece una comparación que nos lleva
a preguntarnos qué estaba ocurriendo con la muerte decimonónica que
este artículo ‘marca’ ciertas prácticas como mejores o idóneas y por qué El
Cojo Ilustrado publica un artículo que trae reminiscencias de un pasado tan
distante y que además lo muestra como mejor que el actual.
A diferencia de los otros artículos referidos éste es el único que
presenta imágenes. En casi dos páginas de extensión se encuentran seis
imágenes, ilustradas por Romeu: dos representan las prácticas de antaño y
cuatro exhiben las actuales. Si somos agudos podemos observar que en el
artículo se exalta como más atractivo el entierro de antaño frente a la fealdad
de los entierros actuales.

142
Voz y Escritura. Revista de Estudios Literarios. Nº 25, enero-diciembre, 2017 / Carmen Zoraida Rodríguez
El ethos post mortem decimonónico. Un análisis de la enunciación en los artículos de costumbres de El Cojo Ilustrado... pp. 125-148.

En el texto se dice que la urna iba cubierta con tela de pana o tercio-
pelo y la mesa sobre la que la llevaban también era cubierta con telas para
completar el severo y fúnebre aderezo. Sólo se podían ver los pies que con-
trastaban con “la brillante orla inferior de los faldones”. Los pies mostraban
los extremos de los pantalones “diversos en telas y colores y otros tantos
pies”, éstos calzados de borceguíes de becerro, “la democrática alpargata” y
“los demás el económico sistema de pata en el suelo” (Ver Figura 1). Llama
a actuales cargadores del féretro “caballeros de diversa estatura” a los que se
les observaba “bermejos” por el esfuerzo de cargar el ataúd. (Ver figura 2).
Si bien las imágenes corroboran el texto, no se dice, por ejemplo que estos
caballeros van idénticamente vestidos con chaquetas abotonadas y sombreros
en sus manos. La no correspondencia posibilita una lectura que evidencia
que hay puntos que se desean obviar.
Otra escena de ogaño es la entrega de cirios de papel, momento
que se presenta como acto de cortesía. La imagen muestra la tarea de la
servidumbre frente a los acompañantes de los deudos: un hombre de piel
morena y modesta vestidura y los amigos del deudo elegantes señores con
bastón y sombrero. (Ver figura 3). Ésta la contrapone con la descripción del
desorden de escribir notas de pésame y firmas en la actualidad. (Ver figura 4)
La última imagen a comentar es la de una mesa dispuesta para reci-
bir a los acompañantes del velorio (Ver figura 5), hecho que el enunciador
también critica al decir:

Las mesas de cincuenta cubiertos de lujo (…) hacen pensar que el


cumplimiento de aquella obra de caridad de llorar con los que lloran, requiere
el sustancioso estímulo de un escogido menú que cause consoladora nutrición
á los que debilita el contínuo fumar ó conversar, ó ambas cosas, consideradas
ahora en todos los duelos, de ordenanza. (El Cojo Ilustrado, 1894: 478).

Las lecturas desde la contemporaneidad pueden ir en varios sentidos


y hacer referencia a aspectos distintos porque se contraponen dos eventos
post mortem, uno que expresa belleza y el otro fealdad. En nuestro análisis
nos adherimos a deducir que la estrategia discursiva que se emplea no es
para exaltar las prácticas culturales de antaño como ‘mejores’ que las de la
actualidad sino para que el enunciatario se entrampe en un aparente discurso
negativo que tiene como objetivo censurar las prácticas culturales que se
dan alrededor de la muerte. Es decir, se critica la falta de dolor, de respeto
hacia el difunto y sus deudos, el sentido de fiesta que ha cobrado la muerte
y la exhibición que se hace de ésta al mostrar el ataúd, la exageración y la

143
Voz y Escritura. Revista de Estudios Literarios. Nº 25, enero-diciembre, 2017.
Universidad de Los Andes, Mérida. ISSN: 1315-8392 / Depósito Legal Elect.: ppi 2012ME4041

imposición de obligaciones como el ofrecimiento de comida. En otras pa-


labras el discurso impone un control social sobre el enunciatario que está
llamado a domesticar su cuerpo y sus hábitos a la situación de ‘severidad
fúnebre’ en la que está inmersa la muerte.
El análisis de los artículos de costumbres nos lleva a convocar si-
militudes entre ellos, pues en todos, excepto el “Las agencias funerarias”
(El Cojo Ilustrado, 1893), se critica con distintas estrategias discursivas las
prácticas culturales que salen del deber ser que impone “la buena educación”
y esto podemos confrontar con el famoso Manual de urbanidad y buenas
maneras de Manuel Carreño (1853) en el que prescribe una domesticación
del cuerpo y de las prácticas culturales que estén fuera de las normas de la
buena educación.
Carreño censura textualmente todas las “malas prácticas culturales”
que se critican y satirizan en “Las necrologías” (1892), “Los muertos” (1892),
“Los entierros” (1894) y “Los velorios” (1895). Basta con leer las secciones
del Capítulo IV dedicado a las reuniones, “De las reuniones de duelo”,
“De los entierros”, “De las honras fúnebres”, para constatar que ordena no
importunar ni presentarse sin ser explícitamente invitado, no asistir por
procurarse los placeres de la mesa y que ésta debe ser no menos que frugal,
evitar todo acto de goce o la idea de placer y no fumar en el tránsito, de este
acto dice que “es una falta en la que no puede incurrir jamás ni las personas
que solo tengan una ligera idea de la buena educación, y de los deberes y
prohibiciones que imponen las convenciones sociales” (1853: 297). Esto
implica que los artículos de costumbres son, como hemos dicho páginas
atrás, una forma de controlar, persuadir y manipular. Podría decirse, sin
exagerar, que el Manual de Urbanidad es el hipotexto que funciona como
modelo en sentido inverso para configurar las acciones de los artículos de
costumbres aquí analizados.
Llegados a este punto, retomamos nuestro propósito: vislumbrar el
ethos discursivo post mortem del siglo XIX venezolano manifiesto en El Cojo
Ilustrado y nuestras conclusiones están constituidas por varias afirmaciones
que exponemos a continuación:
Todos los discursos estéticos que tratan o exponen el tema de la muer-
te configuran una forma de concebirla y de asumirla social y culturalmente.
Esto lo hacen prediseñando, manipulando y persuadiendo a su enunciatario
para que asuma como propia una opinión ajena, usa máscaras como los va-
lores, la bondad, la generosidad, las emociones y la razón vestida de ironía y
argumentación, aparentemente lógica, a fin de exponer una imagen positiva
del enunciador, quien muestra la manera apropiada de verse y comportarse

144
Voz y Escritura. Revista de Estudios Literarios. Nº 25, enero-diciembre, 2017 / Carmen Zoraida Rodríguez
El ethos post mortem decimonónico. Un análisis de la enunciación en los artículos de costumbres de El Cojo Ilustrado... pp. 125-148.

frente a los eventos inherentes a la muerte. De esto se deslinda que el ethos


discursivo propone la muerte como un acto humilde, de duelo en el que
los artificios ornamentales sobran, es decir, apela al rescate de la modestia,
el pundonor y la buena educación en las prácticas culturales. Es decir, el
perfil al que convoca el ethos post mortem es el de una muerte domesticada.
Las marcas de enunciación que exhiben los artículos de costumbres
distinguen al enunciatario del enunciador y deja entrever una separación
o polarización que delimita una instancia de poder representada por la
élite cultural y otra de subordinación representada por el pueblo y es la
primera la que modela una manera de ser y comportarse en los funerales
y entierros decimonónicos, cónsonos con las prácticas que la élite asume
como apropiados.
En cuanto a El Cojo Ilustrado podemos decir que éste ostenta el ethos
discursivo de su época –siglo XIX venezolano–, un ethos que ya se encon-
traba postulado en el Manual de urbanidad y buenas maneras de Carreño
y que hace énfasis en la buena educación en cualquier acto social, incluso
en el de la muerte, al tiempo que exalta y evidencia el poder y valor de los
miembros de una sociedad por su condición sociocultural y económica,
que no dejan de ser importante aun en su lecho de muerte y será siempre
motivo de recuerdos y honores.
El poder del discurso y el poder de controlar el discurso está en manos
del director de El Cojo Ilustrado, todos los textos dialogan en coherencia
con su opinión e ideales, los cuales, a su vez, se ajustan a lo planteado en
el prospecto del quincenario. No hay en El Cojo Ilustrado publicaciones
que no se alineen con la intencionalidad de “contribuir a la ilustración y
enseñanza del noble pueblo venezolano”, aunque para cumplir con tal fin
el enunciatario deba ser persuadido y manipulado.
¿Cómo es la muerte en El Cojo Ilustrado? Es un evento doloroso y
natural que exige respeto, recato, educación y ocultamiento, de la que se
debe alejar la pomposidad y los lujos, en el que la salubridad es elemental
y por ello debe estar a cargo de empresas funerarias, quienes limitarán la
juerga o fiesta entre los presentes y determinará prácticas apropiadas.

145
Voz y Escritura. Revista de Estudios Literarios. Nº 25, enero-diciembre, 2017.
Universidad de Los Andes, Mérida. ISSN: 1315-8392 / Depósito Legal Elect.: ppi 2012ME4041

Notas

1 El Cojo Ilustrado es una revista cultural de periodicidad quincenal que tuvo una
duración ininterrumpida de 23 años, desde 1892 hasta 1915; en ella se da cita
una diversidad discursiva y temática que permite mirar caleidoscópicamente la
Caracas y el mundo europeo –así como algunos eventos nacionales– de finales
del siglo XIX. Este quincenario es, dicho por innumerables investigadores en
el ámbito nacional e internacional, la revista más importante que ha tenido
Venezuela en el siglo XIX y XX; reflejo y expresión del proceso de modernización
de la literatura y de la cultura del país.
2 “Los muertos”. David. El Cojo Ilustrado del 15 de marzo de 1892. Nro. 6 (p.
83). “Las necrologías”. Francisco de Sales Pérez. El Cojo Ilustrado del 1 de
febrero de 1892. Nro. 3. (pp. 33-34). “Las agencias funerarias” de Francisco de
Sales Pérez. El Cojo Ilustrado del 1 de febrero de 1893. Nro. 27 (p. 48) y “Los
entierros (Actualidades)” de Eugenio Méndez y Mendoza. El Cojo Ilustrado
del 15 de noviembre de 1894. Nro. 70. (pp. 477-478). “Los velorios”. Jabino
(Miguel Mármol) El Cojo Ilustrado del15 de julio de 1895. Nro. 86. (p.520).
3 Maingueneau (2010:209) afirma que “Todo texto escrito, aunque lo niegue
posee una ‘vocalidad’ que puede manifestarse a través de una multitud de
“tonos”.
4 Afirmación de Alcibíades (2017).
5 Los artículos de costumbres que constituyen nuestro corpus corresponden a
este período.
6 El Cojo Ilustrado (1893:285)
7 Pésame “Señora Julia Padrón de Michelena” El Cojo Ilustrado (1892:332)
8 El Cojo Ilustrado (1894:350).
9 En El Cojo Ilustrado (1893:294), previo a este pésame, se había publicado una
breve reseña biográfica en la se dejaba ver su inexistencia de bienes de fortuna:
“Le falta también un lance de fortuna”.

146
Voz y Escritura. Revista de Estudios Literarios. Nº 25, enero-diciembre, 2017 / Carmen Zoraida Rodríguez
El ethos post mortem decimonónico. Un análisis de la enunciación en los artículos de costumbres de El Cojo Ilustrado... pp. 125-148.

10 Así lo establece Mariano Picón Salas (1980) en Antología de costumbristas


venezolanos del siglo XIX.
11 Las etapas del costumbrismo a decir Mariano Picón Salas, son tres: (1830-
1848), (1848-1864) y (1864-1885).
12 Esta “Sección Biográfica” en la que se reseña la vida de Francisco de Sales Pérez
no evidencia la autoría, pero presumimos que es escrita por el editor, José
María Herrera Irigoyen o por el director, Manuel Revenga, pues la sección está
compuesta por tres biografías y en los textos se muestran evidencias de amistad
y familiaridad. Ejemplo de ello se observa en la Biografía de López Méndez en
la que se dice “Fuimos amigos íntimos de López Méndez…” o en ese juicio
final sobre los escritores de artículos de costumbre en América al decir que solo
existen dos y que uno de ellos es “nuestro Sales Pérez”.
13 En varios números de la revista se pueden leer notas en las que se indicaba que no
se enviaran a ésta artículos que no fueran expresamente solicitados. Alcibíades
(2017:68) cita un fragmento de la carta a F. Larrazabal (28.VI.1901,2°) en el
que se lee: “Por eso pago lo que yo pido. Lo que expresamente encargo. Lo que
expresamente solicito por razones que en cada caso conozco yo (subrayado de
JMHI)”.
14 Hago eco de las palabras de Alcibíades (2017:76) cuando señala: “aunque
nuestra revista aparece algunos años después de 1887, fecha que marca la caída
de Guzmán Blanco, para 1882 (…) no se había desestimado el proyecto puesto
en marcha en 1870”.

Referencias bibliográficas

Alcibíades, M. (2017) Literatura y nación en El Cojo Ilustrado. La “íntima satisfacción”


de Jesús María Herrera Irigoyen. Caracas: Fundación Bigott.
Benveniste, E. (1989) Problemas de lingüística general II. México: Siglo XXI.
Bruzoz, A. (2005) “Análisis de la enunciación irónica: del tropo a la polifonía.
Pragmalingüística(13): 25-49.
Carreño, M. (1853) Manual de urbanidad y buenas maneras. Caracas: Imprenta de
Carreño Hermanos.
El Cojo Ilustrado (1892). Año I. Volumen 1. Caracas, Ediciones Emar C.A.[Edición
facsimilar completa en formato reducido, reproducción de Centro Editor,
1968-1970]
El Cojo Ilustrado (1893). Año II. Volumen 1. Caracas, Ediciones Emar C.A.[Edición
facsimilar completa en formato reducido, reproducción de Centro Editor,
1968-1970]
El Cojo Ilustrado (1894). Año III. Volumen 1. Caracas, Ediciones Emar C.A.[Edición
facsimilar completa en formato reducido, reproducción de Centro Editor,
1968-1970]

147
Voz y Escritura. Revista de Estudios Literarios. Nº 25, enero-diciembre, 2017.
Universidad de Los Andes, Mérida. ISSN: 1315-8392 / Depósito Legal Elect.: ppi 2012ME4041

El Cojo Ilustrado (1895). Año IV. Volumen 2. N° 86.Caracas, Ediciones Emar


C.A.[Edición facsimilar completa en formato reducido, reproducción de
Centro Editor, 1968-1970]
Maingueneau, D. (2010) “El enunciador encarnado. La problemática del
Ethos”. En: Versión (24), México: 203-225.
Martínez, M. C. (2015) “El ethos discursivo: valores, razones y emociones como
efectos de discurso”. Revista ALED(15, 2): 139-157.
Picón Salas, M. (comp.)(1980) Antología de costumbristas venezolanos del siglo XIX.
Caracas: Monte Ávila.
Sandoval, C. (2015) “Literatura y/o periodismo. Notas para una historia”.
Comunicación: estudios venezolanos de comunicación. N° 170 (2º trimestre):
39-43. Disponible en: http://gumilla.org/biblioteca/bases/biblo/texto/
COM2015170_39-43.pdf
Van Dijk, T. (2004): Discurso y dominación. Universidad Nacional de Colombia.
Sede Bogotá. Facultad de Ciencias Humanas. Grandes Conferencias en la
Facultad de Ciencias Humanas, N° 4, Febrero. Universidad Nacional de
Colombia. Sede Bogotá. Facultad de Ciencias Humanas.

148

También podría gustarte