Está en la página 1de 29

UNIVERSIDAD NACIONAL DE LA AMAZONIA

PERUANA

BIOGÉNESIS

Facultad : ciencias biológicas

Escuela : acuicultura

Docente : Dra., Blga. Marjorie Raquel Donayre Ramírez

Fecha de ejecución : 05/06/17

Fecha de entrega : 12/06/17

Alumnos:

Díaz huancho Erick barru


Inchicuat tunquia lamec
Ramírez huansi Reyler

Iquitos - Perú
2017
BIOLOGIA CELULAR Y
MOLECULAR

BIOGÉNESIS
Introducción
El estudio científico del origen de la vida se relaciona con el concepto filosófico de
abiogénesis que, en su sentido general, es la generación de vida a partir de materia
inerte y, en una definición más moderna, aborda la aparición de las primeras
formas de vida a partir de compuestos químicos primordiales. La generación de las
formas de vida más complejas a partir de las más simples es dominio de la teoría
de la evolución.

El origen de la vida es un problema difícil de explicar. A pesar de ello, el estado


actual de la ciencia permite sugerir una hipótesis válida sobre cómo surgió la vida
en la Tierra.

Todos los seres vivos están constituidos por sustancias orgánicas: proteínas,
glúcidos o hidratos de carbono, lípidos o grasas y ácidos nucleicos. Fueron varios
los científicos, destacando a Alexander Oparin y Stanley Miller, los que elaboraron
teorías sobre la formación de esos componentes esenciales para los organismos
vivos.

Descubrir que la evolución es inherente a la vida, fue el criterio clave para


entender los caminos creativos que la vida opta para la vasta diversidad que
observamos, no es otra cosa que el producto de su existencia desde el momento el
que la materia se transformó en vida y conciencia.
I. Teoría de la biogénesis:

La biogénesis es el proceso fundamental de los seres vivos que produce


otros seres vivos. Ejemplo: una araña pone huevos de los que saldrán
más arañas.

La biogénesis es aquel principio según el cual la vida solamente se


origina de una vida preexistente (que ha existido antes). Todos los
organismos proceden de organismos del mismo tipo y nunca de materia
inorgánica. Si la vida alguna vez se originó de materia inorgánica, tuvo
que aparecer en la forma de una célula organizada, ya que la
investigación científica ha establecido a la célula como la unidad más
simple y pequeña de vida independiente.

II. La metodología científica:

La Metodología Científica es un procedimiento general que permite a


los investigadores obtener resultados confiables y
corroborarles.

Los Pasos que aplicaron los personajes:

1. Observación:

Observar y ver no son términos semejantes. Ver es saber que algo existe
porque lo percibimos con los ojos. (lo vemos), Observar es identificar los
detalles de lo que hemos visto. Observamos un fenómeno y nos
preguntamos por qué sucede, cómo se comporta o cómo se puede
cambiar.

2. Planteamiento de problema y búsqueda de información

El problema es lo que yo quiero investigar, qué deseo conocer. Un


problema científico se redacta en forma de pregunta utilizando
palabras como: por qué, cómo, qué, cuáles etc... Luego planteamos la
pregunta buscamos información relacionada al tema que nos puede
servir de base para nuestra investigación y nos ayuda a predecir una
respuesta.
Ejemplo: ¿Cómo afecta la temperatura el desarrollo de la semilla de
guayaba?
3. Formulación de predicaciones(hipótesis)

La predicción o hipótesis es una respuesta anticipada a una posible


explicación del problema o pregunta.
Ejemplo: Cuanto mayor sea la temperatura en el ambiente de la
semilla de guayaba, menor será la probabilidad que se desarrolle.

4. Experimentación

Durante la experimentación se manipulan y se comparan aspectos


del problema. Por ejemplo: Si queremos conocer el efecto de la
temperatura de la semilla de guayaba, la experimentación se dirige
hacia la manipulación de la temperatura de la semilla.
Varias semillas se colocarán en ambientes con temperatura baja y
otras con temperatura mayores. Aquí manipulamos la temperatura
ya que queremos conocer el efecto de ésta sobre el desarrollo de la
semilla.
Esta serie de pruebas que sirven para comprobar si una predicción
es cierta o no es lo que se conoce como diseño experimental.
El diseño experimental debe contar con un grupo control y un grupo
experimental. El grupo control es el que permanece constante. No se
le aplica el tratamiento. Sirve para comparar el grupo experimental.
El grupo experimental es el sufre cambios que conducirá a probar la
hipótesis.
Ejemplo: Si queremos investigar sobre qué tipo de abono es el más
eficaz para el crecimiento de las plantas de tomate. A las plantas del
grupo control no se le echará abono. Pero a las plantas del grupo
experimental añadiríamos abono. Como ves al grupo experimental le
aplico el tratamiento.

5. Recopilación de datos

El grupo control y el experimental pueden producir diferentes datos.


Estos datos deben anotarse. Los datos pueden clasificarse en
cualitativos y cuantitativos.
Datos cualitativos- Describen las propiedades físicas del objeto
estudiado. Por ejemplo: su color, textura, forma, entre otras.
Datos cuantitativos- Recopilan información sobre medidas y
cantidades. Ejemplo: alto, largo y peso de un objeto. Se expresan en
números.
Presentación de datos

Las tablas y las gráficas facilitan la organización de los datos.


Tablas de datos- Se compone de un título y varias filas y columnas
debidamente identificadas.
Gráficas- Son útiles para identificar patrones en los datos
recopilados. Las gráficas más usadas son la gráfica de barra, lineal y
la de sectores (circular).

6. Análisis de los datos(conclusiones)

La conclusión es la contestación real a ese problema planteado luego


de pasar por la experimentación. Se analizan los datos recopilados
en las tablas y gráficas. Se comparan los resultados del grupo control
y del grupo experimental.
Ejemplo: En el análisis de datos se encontró que las plantas que se
les aplicó el fertilizante crecieron más que las plantas que no
tuvieron el tratamiento. Por lo tanto se puede concluir que el abono
provocó un aumento en el crecimiento de las plantas de tomate.

III. Generación de la teoría espontanea el creacionismo – el origen de


la vida.

Una de las bases fundamentales de la biología es el origen de la vida


sobre la Tierra. Las numerosas hipótesis formuladas como respuesta
pueden resumirse en cuatro teorías principales: creacionismo,
generación espontánea, teoría de la panspermia y teoría naturalista.

1.1 . El creacionismo.

Todavía a mediados del siglo pasado era una opinión generalizada que
la vida en la Tierra había sido creada por una fuerza sobrenatural,
después de un acto creativo único o bien a intervalos sucesivos. Además,
esta teoría sostenía que cada una de las distintas especies se había
originado separadamente de las otras y que no había experimentado
modificación alguna en el transcurso de las generaciones sucesivas
(inmovilismo de las especies).

Dado que no pueden someterse a una verificación experimental, los


fundamentos del creacionismo están excluidos del campo de aplicación
de la ciencia y actualmente son ignorados por la mayor parte de la
comunidad científica.
1.2. La generación espontánea.

Los primeros biólogos de la Antigüedad ya habían comprendido fácil y


correctamente el modo según el cual el proceso reproductor actuaba en
los animales más comunes, y habían observado que la vida de todo
nuevo individuo tenía su inicio en el cuerpo femenino o, como mínimo,
en los huevos puestos por la madre. Sin embargo, durante muchos siglos
fue una convicción común que los animales más pequeños podían nacer
de la materia no viva, por generación espontánea. El fundador de esta
teoría fue Aristóteles, que, hacia mediados del siglo IV a. C., se dedicó al
estudio de las ciencias naturales.

El filósofo sostenía que algunas formas de vida, como los gusanos y los
renacuajos, se originaban en el barro calentado por el sol, mientras que
las moscas nacían en la carne descompuesta de las carroñas de animales.
Estas convicciones erróneas sobrevivieron durante siglos hasta que,
hacia mediados del siglo XVII, el biólogo italiano Francesco Redi
(~1626?-1697) demostró que las larvas de mosca se originaban en la
carne tan sólo si las moscas vivas habían puesto previamente sus huevos
allí: por consiguiente, sostenía que ninguna forma de vida había podido
nacer de la materia inanimada. Redi preparó algunos recipientes de
vidrio que contenían carne del mismo origen; entonces cubrió la mitad
de estos recipientes con gasa, de modo que pudieran transpirar y dejó
abiertos los restantes contenedores.
Después de algunos días observó que la carne contenida en los recipientes
cubiertos, aun cuando estaba en putrefacción no contenía traza alguna de larvas,
al contrario de lo que sucedía con la carne de los recipientes descubiertos, en la
que las moscas adultas habían podido poner sus huevos. Este experimento habría
podido demostrar definitivamente que la vida sólo podía originarse en otra forma
de vida preexistente, pero no fue así: la teoría de la generación espontánea
sobrevivió dos siglos más, gracias al apoyo de los medios religiosos partidarios del
pensamiento teológico de Aristóteles.

En el mismo período, el fisiólogo inglés William Harvey (1578-1657), tras su


estudio sobre la reproducción y el desarrollo de los ciervos, descubrió que la vida
de todo animal se inicia efectivamente en un huevo, y un siglo después el
sacerdote italiano Lázaro Spallanzani (1729-1799) comprendió la importancia de
los espermatozoides en el proceso reproductor de los mamíferos. Aunque estos
descubrimientos demostraron la validez de las tesis de Harvey y Spallanzani,
durante mucho tiempo se continuó sosteniendo la teoría de la generación
espontánea, por lo menos en el caso de los animales muy pequeños, como los
microorganismos hasta que en 1861, gracias a Louis Pasteur (1822-1895) y a sus
experimentos sobre las bacterias, fue definitivamente refutada.

Pasteur cultivó bacterias en una solución nutritiva contenida en unos cuantos


balones de vidrio; los balones estaban provistos de un cuello largo en forma de S,
desprovisto de tapón, que impedía el paso de los microorganismos externos.
Después de una prolongada ebullición, observó que la solución estaba desprovista
de toda forma de vida y que estas condiciones se mantenían durante varios meses.
Con esta experiencia, Pasteur descubrió el principio de la esterilización, además de
otros procedimientos que todavía se utilizan hoy para destruir los
microorganismos, y demostró así que ninguna forma de vida puede originarse
espontáneamente de la materia inorgánica, sino únicamente de la vida
preexistente (onine vivum ex vivo) éste es el denominado proceso de la
biogénesis.

1.3. Fin de la teoría de la generación espontánea.

Cien años después del descubrimiento de los microorganismos por Leeuwenhoek,


se atribuía el origen de los mismos a la descomposición de la materia orgánica
(generación espontánea).

Transcurría el año 1745 cuando un sacerdote irlandés, Tuberville Dedham, alegaba


en favor de esa teoría el siguiente experimento: colocó jugo de cordero en un
frasco taponado, lo mantuvo durante media hora en la ceniza caliente, con el
objeto de destruir a los gérmenes (microorganismos que podrían encontrarse en la
superficie o interior del frasco, o en el líquido), luego retiró la fuente de calor y
comprobó que al cabo de un tiempo el caldo se poblaba de microorganismos, lo
que según Dedham solo podía provenir de la génesis espontánea.

Para comprobar si el experimento era correcto o no, el italiano Spallanzani repitió


la operación veinte años después tomando nuevos recaudos, como taponar
correctamente los frascos y someterlos a altas y prolongadas temperaturas. En
estas nuevas condiciones, los resultados fueron distintos, ya que no aparecieron
los microorganismos en los caldos de cultivo.

Dedham contestó a Spallanzani, que con la ebullición prolongada de sus


experiencias había destruido la “fuerza vital” contenida en los cultivos, y como el
investigador italiano no pudo demostrar que la ebullición no había alterado el aire
dentro del recipiente, se consideró como correcta la primera experiencia.
Transcurría la segunda mitad del siglo XIX, y el problema de la generación
espontánea aún estaba esperando solución; hasta que Pasteur se vio frente a la
necesidad de probar que los seres asociados a la fermentación procedían del aire.

Basándose en las frustradas experiencias anteriores, fabricó filtros de algodón, e


hizo pasar el aire a través de los mismos, luego disolvió el algodón y el sedimento
formado en el fondo del vaso reveló la presencia de numerosos cuerpos
microscópicos redondos y alargados, que se asemejaban a organismos observados
con anterioridad en las sustancias en estado de fermentación. Por otra parte en el
algodón de filtro a través del cual había pasado el aire previamente filtrado, no se
encontró cuerpo alguno. Con esta experiencia Pasteur comprobó la existencia de
organismos en el aire, pero sin poder probar si estaban vivos o muertos.

Teniendo en cuenta lo anterior, realizó el siguiente experimento: colocó en un


frasco una infusión de una sustancia fermentable; al cuello largo y estrecho le dio
forma de S, dejándolo abierto. El frasco y su contenido fueron mantenidos a la
temperatura de ebullición durante un largo tiempo, luego se retiró la fuente de
calor, y así permaneció por días, semanas y meses, sin que su contenido
fermentase; luego, cuando le cortó el cuello, quedando el interior del mismo
expuesto a la invasión del aire atmosférico, observó la fermentación del caldo,
demostrando, el análisis al microscopio, la presencia de microorganismos.

IV. La teoría de la panspermia.

¿Conoces la teoría del origen de la vida en la Tierra llamada Panspermia?

Según los defensores de esta hipótesis, los seres humanos podemos provenir de
cualquier parte del universo, y no exclusivamente de este planeta. Es más,
probablemente fuimos concebidos en el espacio exterior, en forma de organismos
vivos que alcanzaron este mundo llegados a lomos de cometas y meteoritos que
impactaron aquí.

¿Qué es la panspermia?

La panspermia hace referencia a la llegada a la Tierra de formas microscópicas


vivas que alcanzaron el planeta
gracias a los impactos de
meteoritos y cometas. Las
moléculas orgánicas contenidas
en estas rocas espaciales fueron
las causantes del origen de la
vida, que posteriormente
evolucionó hasta nuestros días.

2.1. Panspermia natural y dirigida.

También los investigadores y científicos que defienden la panspermia como el


origen de la vida en la Tierra
defienden dos tipos de teorías, la
natural y la dirigida.

2.2. Panspermia natural.

La panspermia natural se basa en la formación de la vida en la Tierra de forma


aleatoria y normal, a través de las rocas que chocaron contra nuestro planeta y
que contenían organismos vivos.

2.3. Panspermia dirigida.

Como suele ser habitual, en torno a la panspermia suele haber teorías más
atrevidas y conspiratorias. En este sentido, existen personas que creen que la
llegada de organismos a la Tierra fue «un proceso artificial y dirigido». En este
sentido, la panspermia dirigida establece que los microorganismos que originaron
la vida en nuestro planeta llegaron a él de forma deliberada, es decir, que alguien
o algo los envió a conciencia. También cabe destacar en este orden de cosas que la
panspermia dirigida se mueve en dos direcciones. Por un lado tenemos el envío de
organismos a la Tierra para crear vida, y de nuestro planeta hacia el exterior para
hacer lo propio en otros mundos que orbitan estrellas lejanas.

¿Quién sabe? Tal vez la misión Voyager 1, el objeto fabricado por el ser humano
más alejado de nuestro planeta, porte microorganismos destinados a formar vida
en planetas exteriores cuando alcance algún sistema solar dentro de miles de
millones de años. Se ha detectado por otra parte que existen organismos capaces
de sobrevivir en el vacío exterior. Es más, científicos de la Estación Espacial
Internacional hablan de formas microscópicas que se adhieren a las paredes
externas de la nave.

Sea como fuere, la panspermia tiene tantos defensores como detractores. ¿Son los
microorganismos capaces de sobrevivir al brutal impacto de un meteorito contra la
Tierra? ¿No mueren al sufrir cambios de temperatura tan extremos? De momento,
lo único que tenemos son teorías y centenares de preguntas sin respuesta.

V. La teoría naturalista.

Cuando la Tierra se hallaba en estado gaseoso, los elementos más pesados, tales
como el hierro, el níquel, el silicio y el aluminio, se concentraron hasta constituir la
masa terrestre, mientras que los elementos más ligeros, como el hidrógeno, el
oxígeno, el nitrógeno y el carbono, permanecieron en el exterior. Al intensificarse
la fuerza gravitacional se formó la atmósfera, constituida por gases tales como el
vapor de agua, el amoníaco, el metano y el helio; después de la reducción de la
temperatura de la Tierra, el agua se condensó sobre la corteza terrestre, y en las
grandes depresiones formó lo que hoy son los océanos. La Tierra se convirtió en un
medio idóneo para acoger formas de vida.
3.1. Miller y Harold Clayton U rey demuestran experimentalmente la
transformación de moléculas inorgánicas en orgánicas.

En 1953 S.L. Miller y Harold Clayton Urey demostraron experimentalmente cómo


unas moléculas inorgánicas podían transformarse en moléculas orgánicas
fundamentales para los organismos vivientes. Recrearon en el laboratorio las
condiciones atmosféricas primitivas de la Tierra mediante un circuito cerrado en el
que una cámara que contenía agua en ebullición estaba conectada a otra con una
mezcla de gases (metano, amoníaco, hidrógeno y vapor de agua); a continuación,
se sometió a los gases a cargas eléctricas continuas, simulando así la intensidad de
los rayos que caían sobre la Tierra primordial, y a un proceso de enfriamiento
mediante un condensador bajo el cual un recipiente recogía la solución final. Al
cabo de unos cuantos días, los investigadores observaron que la solución final
había cambiado de color y que contenía moléculas de naturaleza distinta que los
reactivos iniciales: eran aminoácidos, la unidades repetidas que forman las
cadenas proteicas (proteínas), que representan los constituyentes principales de
toda forma viviente. Sucesivas experiencias han demostrado que otras moléculas
orgánicas fundamentales para la vida se han formado a partir de moléculas
inorgánicas, por ejemplo en un ambiente alcalino, condición química en la que
presumiblemente se hallaba la Tierra durante la era prebiótica.

Al no haber oxígeno libre en la atmósfera, es posible que los gases primordiales


reaccionaran para producir formaldehído, una sustancia que se transforma
fácilmente en azúcares de cinco o seis átomos de carbono; los azúcares de seis
átomos de carbono (hexosas), como la glucosa y la fructosa, son las principales
fuentes de energía para todos los organismos vivientes, mientras que los de cinco
átomos de carbono (pentosas) forman, junto con las bases nitrogenadas, los
ácidos nucleicos.

3.2. Logros de S. W. Fox: obtención de una mezcla de aminoácidos.

S.W. Fox consiguió, por su parte, obtener una mezcla de aminoácidos, moléculas
similares a las proteínas (proceso de polimerización de los aminoácidos). Los
resultados obtenidos fueron contrastados con otras pruebas: Fox y sus
colaboradores calentaron trozos de roca volcánica sobre los cuales habían hecho
gotear una mezcla de aminoácidos y luego los mojaron con agua hirviendo,
simulando así la lluvia primordial; transcurrido un cierto tiempo, la mezcla se había
modificado en numerosas micro esferas, algunas de ellas recubiertas por una
envoltura. Poco después se descubrió que las proteínas en solución acuosa se
rodean de gotas de agua formando burbujas (coacervados) lo que podía
representar el primer sistema de aislamiento del medio exterior y de conservación
de las sustancias químicas que se formaban continuamente.
VI. Cuando y donde se originó la vida.

Los organismos más simples son marinos y todos los animales contienen sales: de
esta observación se deduce que las primeras formas de vida se originaron en el
mar. Esta hipótesis se confirmó con el hallazgo de fósiles marinos de animales muy
antiguos, como las cianobacterias (algas azules).

4.1. Formas de vida elemental en el período precámbrico.

Las rocas más antiguas se remontan a la era azoica, el período que se extiende
desde el origen de la Tierra (hace unos cinco mil millones de años) hasta el origen de la vida.
Los hallazgos fósiles que pertenecen al período siguiente, el precámbrico, muestran que hace
tres mil millones de años ya existían formas de vida de tipo elemental, como los organismos
unicelulares.

4.2. Los primeros organismos: heterótrofos.

Es casi seguro que los primeros organismos fueron heterótrofos (organismos incapaces de
producir los nutrientes que necesitan para su supervivencia, como por ejemplo las bacterias y
los vegetales desprovistos de clorofila), que se nutrían de los elementos disueltos en el agua
en la cual estaban inmersos. Con todo, los océanos no eran una fuente inextinguible de
elementos y es probable que la vida se hubiera extinguido si la evolución no hubiese procedido
a la selección de otro tipo de organismos, los autótrofos, capaces de producir de un modo
autónomo las fuentes energéticas necesarias para su propio sustento a partir de sustancias
inorgánicas.

VII. La teoría de evolución Darwin charles la selección natural.

Está generalmente reconocido que los seres vivos evolucionan y que las formas
sencillas dan lugar a formas cada vez más complejas. ¿Cómo sucede esto? He aquí
la cuestión que intrigó a Carlos Darwin, el gran naturalista, durante muchos años.
Darwin creía firmemente en la evolución, pero por largo tiempo fue incapaz de
explicarla. Al cabo de muchos años desarrolló su famosa Teoría de la evolución por
selección natural, basada en el modo prodigioso en que los animales se adaptan a
su ambiente. La evolución es el proceso por el que una especie cambia con el de
las generaciones. Dado que se lleva a cabo de manera muy lenta han de sucederse
muchas generaciones antes de que empiece a hacerse evidente alguna variación.

UN POCO DE HISTORIA…Desde la antigüedad, el modo de originarse la vida y la aparición de la


gran variedad de organismos conocidos, constituyó un misterio que, en menor o mayor
medida, despertó curiosidad de los científicos.

Sin embargo, las supersticiones, los prejuicios, los dogmas religiosos y las teorías que se
aventuraban debido a la imposibilidad de probarlas con el nivel de conocimiento de aquellas
épocas, hicieron que la cuestión quedara a menudo en el olvido o que, simplemente, se
aceptara la imposibilidad de averiguar los orígenes.

No fue hasta épocas relativamente recientes cuando el hombre pudo finalmente abordar esta
cuestión con unos criterios fiables y unos conocimientos científicos suficientes para demostrar
sus hipótesis.

Es así como podemos afirmar, que antes del siglo XIX existieron diversas hipótesis que
intentaban explicar justamente esta cuestión, “el origen de la vida sobre la Tierra”. Las teorías
creacionistas que hacían referencia a un hecho puntual de la creación divina; y por otra parte,
las teorías de la generación espontánea que defendían que la aparición de los vivos se
producía de manera natural, a partir de la materia inerte.

Una primera aportación científica sobre el tema es el trabajo de Oparin (1924), El origen de la
vida sobre la Tierra, donde el bioquímico y biólogo ruso propone una explicación, vigente aún
hoy, de la manera natural en que de la materia surgieron las primeras formas pre-biológicas y,
posteriormente el resto de los seres vivos. En segundo aspecto de la generación espontánea
de la vida tiene una respuesta convincente desde mediados del siglo XIX.

Esto es así, gracias a Pasteur y fundamentalmente a Darwin quienes realizaron experimentos al


respecto. Este último, naturalista británico realizó una obra de vital trascendencia (1859): El
origen de las especies. La cual tiene por objetivo aportar una explicación científica sobre la
evolución o denominada “descendencia con modificación” (término utilizado para explicar
estos fenómenos).

Los pinzones de Darwin son un grupo de pájaros que se encuentran en las islas Galápagos y
que contribuyeran grandemente a ¡a formación de la teoría de la evolución. En esas islas
existen pocas aves de otra de otra clase y los pinzones han evolucionado en varias direcciones,
de modo que ahora los hay granívoros, frugívoros, insectívoros, etc. Sus picos varían de forma,
de acuerdo con le función. Se distinguen varias especies y subespecies. La semejanza general
entre ellos sugiere que han evolucionado recientemente, a partir de un antepasado común.

Evolución de los pinzones de Darwin

Sin lugar a dudas que existieron importantes antecedentes del tema, aunque siempre se
manifiesta el honor de haber realizado esta teoría de manera científica e inexorable, a Charles
Darwin. No muy lejos, fue su abuelo –Erasmo Darwin- quien aportó las primeras muestras de
interés científico por estos temas. No obstante, quien fue precursor de una corriente de
pensamiento sobre el estudio de la evolución de los seres vivos, es Jean Baptiste de Monet,
caballero de Lamarck (1744-1829).

Su tesis fundamental es la transmisión de los caracteres adquiridos como origen de


la evolución (es decir, que las características que un individuo adquiere en su
interacción con el medio se transmiten después a su descendencia); denominada
este principio como Lamarckismo.

La causa de las modificaciones de dichos caracteres se encuentra en el uso o no de


los diversos órganos, tesis que se resume en la siguiente frase: «La función crea el
órgano». Lamarck resume sus ideas en Filosofía zoológica (1809), el primer trabajo
científico donde se expone de manera clara y razonada una teoría sobre la
evolución.

Así, por ejemplo, los lamarckistas explicaban la aparición del cuello largo en las
jirafas como un proceso paulatino de adaptación de un animal a ir comiendo hojas
situadas cada vez más altas. Lo que supondría que sus hijos heredarían un cuello
más largo aún.
Lemack suponía que el esfuerzo de las jirafas para alcázar la hojas mas altas, hacía
que sus cuellos se estirasen unos centímetros, y que luego ese estiramiento era
transmitido a sus descendientes. Las ideas de Lamarck fueron criticadas por
Weissman, quien posteriormente demostró que los caracteres adquiridos no
pueden heredarse. Las células del cuerpo (o somáticas) están completamente
separadas de las reproductoras (gametos: óvulos y espermatozoides) y solamente
estas últimas transmiten rasgos hereditarios a la generación siguiente.

En realidad según la teoría de Darwin las que tenían el cuello y las patas algo más
largos que las otras, podrían alimentarse de hojas de acacia, (las otras se
desnutrían) lo que les ayudaría a sobrevivir mejor en las épocas de sequía. Actuó
de esta manera la selección natural, que permitió a los mejor adaptados, los más
altos, reproducirse.

Lamarck, que vivió de 1744 a 1829. De acuerdo con ella, si un hombre hace
gimnasia intensamente y desarrolla sus músculos, sus hijos tendrán también
músculos potentes. En otras palabras, los caracteres adquiridos durante la vida de
un individuo pueden ser heredados. Esta teoría recibe, por ello, el nombre de
teoría de la herencia de los caracteres adquiridos. Evidentemente, es cierto que los
músculos pueden ser desarrollados mediante ciertos ejercicios, pero lo que no
está demostrado en absoluto es que estas modificaciones puedan heredarse.

En lo que respecta al científico británico, Charles Darwin, viajando a bordo del


Beagle, durante largos años (1831- 1836) recogió datos botánicos, zoológicos y
geológicos que le permitieron establecer un conjunto de hipótesis que
cuestionaban las ideas precedentes sobre la generación espontánea de la vida.

La diversidad observada durante esos veinte años siguientes se intentó explicar de


manera coherente mediante la formulación de los datos obtenidos. Una de las
etapas que más influyó en el fue su paso por las islas Galápagos, donde encontró
14 subespecies distintas de pinzones, que se diferencian únicamente en la forma
del pico. Es decir, que cada una de ellas, estaba adaptada a un tipo de
alimentación y vivía en un hábitat diferente en las diversas islas.

Sin embargo, en 1858, Darwin se vio obligado a presentar sus trabajos, cuando
recibió el manuscrito de un joven naturalista, Alfred Russel Wallace (1823/1913),
que había llegado de manera independiente a las mismas conclusiones que él, es
decir, a la idea de la evolución por medio de la selección natural.
La obra de Malthus sobre el crecimiento de la población, fue la base que habría
tomado para sus estudios, tanto Darwin como Wallace. La misma establece que
este factor (crecimiento de la población) tiende a ser muy elevado, la cual al
disponibilidad de alimento y espacio son limitados lo mantendrá constantes, de
aquí surge esta proposición de la idea de competencia. Ambos científicos de
acuerdo a esta base argumental sustentan sus teorías estableciendo dos aspectos
relevantes, dando por sentado que los seres vivos pueden presentar clones.

Justamente la noción de competencia establecida anteriormente por Malthus y


finalmente esta última idea, es lo que los lleva a establecer que estas variaciones
pueden ser ventajosas o no en el marco de dicha competencia. Entonces la
conquista por los recursos necesarios para la vida, dará como resultado una lucha
que determinará una selección natural la cual favorecerá a los individuos con
variaciones ventajosas y eliminará a los menos eficaces. Pese a ello, no todo es
compartido por ambos, ya que existe un punto discordante entre ellos. Y es que
esta idea de Darwin de selección natural expresada en su obra El origen del
hombre (1871), nunca fue compartida por Wallace.

Al respeto, Darwin argumenta que algunos caracteres son preservados sólo


porque permiten a los machos mayor eficacia en relación con las hembras. Pero
cabe decir, que ciento cincuenta años después, hay quienes aún lo veneran y
quienes lo deploran, pero El Origen de las especies sigue aún ejerciendo una
influencia extraordinaria.

Cuando Darwin regresó de su viaje por América del Sur y el Pacífico, era capaz de
empezar a responder una pregunta muy sencilla que no parecía tener una
respuesta fácil: ¿por qué las plantas y los animales cambian? El problema se le
presentó al advertir que en América del Sur encontraba muchas especies que
conocía, pero con algunas diferencias. Asimismo, en las Galápagos pudo clasificar
dieciséis especies de pinzones y se preguntó por qué un pájaro, que conocía de
Europa, presentaba tal grado de variación.

Uno de los hechos que impresionó a Darwin, durante su largo viaje fue la variedad
de formas y de especies análogas que pueden agruparse alrededor de un mismo
prototipo. Esta variación morfológica es fácil de observar también, por ejemplo, en
los animales domésticos.

En las palomas caseras existen innumerables razas que se diferencian por la forma
de la cola, por el tipo de rizado o lisura del plumaje, por el color, por la existencia
de moños o carnosidades (carúnculas) en la cabeza, además de otras
características.

Mediante una serie de cruzamientos, es posible convencerse de que estas formas


descienden todas de la forma silvestre: la paloma saxícola o paloma de las rocas
(Columba Livia). El autor de la perpetuación de estas variaciones es el hombre, que
las dirige y conserva, según su voluntad y sus intereses; y lo mismo actúa sobre
otros animales domésticos o sobre las plantas cultivadas. Darwin buscó, durante
mucho tiempo, la fuerza que en la naturaleza podría reemplazar la acción selectiva
del hombre, evidente en las plantas cultivadas y en los animales domésticos.

LA TEORÍA DE DARWIN

Darwin parte de las ideas, del economista Thomas Malthus. Malthus postulaba
que la población crece en forma geométrica y se preguntaba qué sucedería con el
crecimiento de la población humana en un hábitat cerrado, como por ejemplo una
isla. La conclusión era que el crecimiento estaría limitado por la cantidad de
alimento, que crece en proporción aritmética. Si la cantidad de alimento es
restringida, debemos suponer que llegará un momento en que existirán más
animales con necesidad de alimentarse que alimento disponible.

Entonces, se producirá una competencia entre los individuos por el alimento, y


algunos individuos resultarán vencedores y los otros morirán de hambre. De esta
idea, Darwin concluye que sobrevivirán aquellos individuos con características más
favorables, idea conocida como la “supervivencia del más apto”. Sin embargo, hay
que tener en cuenta que, a menudo, se registran variaciones, hecho que Darwin
había observado en las Galápagos.

Conectando este hecho con la idea de la supervivencia del más apto, se deduce
que aquellos individuos que poseen las características más favorables compiten en
mejores condiciones y, al cabo del tiempo, se produce la selección natural; es
decir, los más aptos ocupan todo el habitat y los menos “adaptados” desaparecen.

Un Ejemplo de la Selección Natural: Entre las perdices se observa, ocasionalmente,


la aparición de individuos completamente blancos o albinos, o cuyo plumaje
tiende a ser blanco. Estos casos se presentan, por lo demás, en muchos otros
animales. Sin embargo, el porcentaje de perdices blancas es siempre muy
pequeño. Se puede comprender fácilmente que, en caso de ataque por un ave de
rapiña, cuando las perdices se ven obligadas a buscar refugio entre la maleza y los
accidentes del terreno, las de color blanco están mucho menos favorecidas y
tienen muchas más probabilidades que las otras de ser el punto de mira y la presa
inmediata del halcón atacante.

Sin embargo, la variación blanca sigue apareciendo de vez en cuando entre las
perdices, aunque la selección natural, que trabaja en contra de ella, le impida
“fijarse” o convertirse en una característica importante. Si se tratase, sin embargo,
de animales que por habitar en altas latitudes (tierras circumpolares) o altas
montañas se vieran obligados a pasar una época de su vida en la nieve, el color
blanco podría ser una característica favorable que los ayudaría a pasar
inadvertidos.

De hecho, la coloración blanca se presenta frecuentemente en esa clase de


animales, ya sea de modo estacional o fijo. Se puede suponer que la selección
natural ha favorecido su fijación. Las variaciones que tienen lugar en todos los
animales hacen, por tanto, que se adapten más o menos al ambiente que los
rodea. Los que están bien adaptados tienen más probabilidades de vivir y
reproducirse, y pueden transmitir estas variaciones favorables a su descendencia.
De esta manera, una especie cambia gradualmente y acaba por estar muy bien
adaptada al medio ambiente.

Desarrollo de la teoría de la evolución

A finales del siglo XIX, el llamado neodarwinismo primitivo, que se basa en el


principio de la selección natural como base de la evolución, encuentra en el
biólogo alemán A. Weismann uno de sus principales exponentes. Esta hipótesis
admite que las variaciones sobre las que actúa la selección se transmiten según las
teorías de la herencia enunciadas por Mendel, elemento que no pudo ser resuelto
Darwin, pues en su época aún no se conocían las ideas del religioso austríaco.

Durante el siglo XX, desde 1930 a 1950, se desarrolla la teoría neo darwinista
moderna o teoría sintética,: denominada así porque surge a partir de la fusión de
tres disciplinas diferentes: la genética, la sistemática y la paleontología. La creación
de esta corriente viene marcada por la aparición de tres obras. La primera, relativa
a los aspectos genéticos de la herencia, es Genéticas and the origen of especies
(1937). Su autor, T. H. Dobzhansky, plantea que las variaciones genéticas
implicadas en la evolución son esencialmente mínimas y heredables, de acuerdo
con las teorías de Mendel.

El cambio que se introduce, y que coincide posteriormente con las aportaciones de


otras disciplinas científicas, es a consideración de los seres vivos no como formas
aisladas, sino como partícipes de una población. Esto implica entender los cambios
como frecuencia génica de los alelos que determinan un carácter concreto. Si esta
frecuencia es muy alta en lo que se refiere a la población, esto puede suponer la
creación de una nueva especie.

Más adelante, E. Mayor desarrollará en sus obras Sistematices and the origen of
the especies (1942) y Animal especies evolución (1963) dos conceptos muy
importantes: por un lado, el concepto biológico de especie; por otra parte, Mayor
plantea que la variación geográfica y las condiciones ambientales pueden llevar a
la formación de nuevas especies. De este modo, se pueden originar dos especies
distintas como consecuencia del aislamiento geográfico, o lo que es lo mismo,
dando lugar, cuando intentamos el cruzamiento de dos individuos de cada una de
estas poblaciones, a un descendiente no fértil.
Atendiendo a las condiciones ambientales, en consonancia con las ideas de
Dobzhansky., la selección actuaría conservando los alelos mejor adaptados a estas
condiciones y eliminando los menos adaptados. En 1944 el paleontólogo G. G.
Simpson publica la tercera obra clave para poder comprender esta corriente de
pensamiento: en Tempo and modo in evolución establece la unión entre la
paleontología y la genética de poblaciones.

Durante la segunda mitad del siglo XX se han planteado dos tendencias


fundamentales, la denominada innovadora y el darvinismo conservador. La
primera de ellas, cuyo máximo exponente es M. Quimera, propone una teoría
llamada neutralista, que resta importancia al papel de la selección natural en la
evolución, dejando paso al azar.

Por su parte, el neodarwinismo conservador, representado por E. O. Wilson, R.


Dawkins y R. L Drivers, queda sustentada en el concepto de «gen egoísta»; según
esta hipótesis, todo ocurre en la evolución como si cada gen tuviera por finalidad
propagarse en la población. Por tanto, la competición no se produce entre
individuos, sino entre los aletos rivales. Así, los animales y las plantas serían
simplemente estrategias de supervivencia para los genes.

GENÉTICA Y EVOLUCIÓN:

A pesar de que la teoría de Darwin demostró claramente que la variación natural


era la base del cambio evolutivo no daba explicaciones acerca de cómo ocurren
estas variaciones, ni de la forma en que se heredan. Los trabajos posteriores en
genética han mostrado, sin embargo, cómo tiene lugar la variación y en qué forma
estos cambios repentinos pueden llevar a la aparición de nuevas características.

Cada célula del organismo contiene un cierto número de corpúsculos llamados


cromosomas. Cada especie tiene un número fijo de ellos y existen procesos
especiales que aseguran que cada nueva célula reciba la cantidad completa que le
corresponde. Cada cromosoma contiene numerosos genes, moléculas muy
grandes que controlan las características de todo el organismo. Por ejemplo, hay
genes que controlan el color del cabello, la forma de los dientes, etc. A veces, un
solo gen es responsable de una característica; en otras ocasiones, varios genes
actúan conjuntamente.

Durante la reproducción se originan diferentes combinaciones de genes, que dan


lugar a ligeras variaciones (continuas) en la descendencia. A veces, sin embargo,
un gen varía de forma radical, e, incluso, puede ocurrir que un cromosoma entero
cambie, se rompa o desaparezca. Tales cambios repentinos se llaman mutaciones
y son responsables de la aparición de nuevas características (variación
discontinua).
La mayoría de las mutaciones que aparecen en un organismo son desfavorables,
incluso letales, por interferir el funcionamiento del organismo. Sin embargo, de un
modo ocasional y raro aparece una mutación útil que resulta favorecida por la
selección natural. En ese caso, y con el transcurso del tiempo, puede llegar a
incorporarse a la configuración normal de la especie.

Pruebas de la evolución.

Son pruebas basadas en criterios de morfología y anatomía comparada. Los


conceptos de homología y analogía adquieren especial relevancia para la
comprensión de las pruebas anatómicas. Se entiende por estructuras homólogas
aquellas que tienen un origen común pero no cumplen necesariamente una misma
función; por el contrario, las estructuras que pueden cumplir una misión similar
pero poseen origen diferente, serían análogas. De esta manera, las alas de los
insectos y las aves serían estructuras análogas, mientras que las extremidades
anteriores de los mamíferos, que presentan un mismo origen pero que llevan a
cabo funciones diversas —locomotora, natatoria, etc.—, constituirían estructuras
homólogas.

En relación a las pruebas embriológicas, hay que distinguir entre ontogenia —las
distintas fases del desarrollo embrionario— y filogenia, concepto que hace
referencia a las distintas formas evolutivas por las que han pasado los antecesores
de un individuo, es decir, su desarrollo evolutivo. En los vertebrados, cuanto más
cerca de la fase inicial se sitúan los embriones, más parecidos son; posteriormente,
se van diferenciando progresivamente cuanto más cerca de la fase de adulto
terminal se encuentran.

Otra de las pruebas clásicas es el estudio de los fósiles. El análisis de los distintos
estratos geológicos demuestra la presencia de fósiles de invertebrados en los más
antiguos; gradualmente, van apareciendo en los más recientes peces primitivos, y,
finalmente, los fósiles correspondientes a los mamíferos y las aves.

VIII. Mitocondrias.

Las mitocondrias son orgánulos


celulares encargados de suministrar la
mayor parte de la carga genética
necesaria para la actividad celular
(respiración celular). Actúan, por lo
tanto, como centrales energéticas de
la célula y sintetizan ATP a expensas
de los carburantes metabólicos
(glucosa, ácidos grasos y
aminoácidos). La mitocondria
presenta una membrana exterior permeable a iones, metabolitos y muchos poli
péptidos. Eso se debe a que contiene proteínas que forman poros llamados
porrinas o VDAC (canal anicónico dependiente de voltaje), que permiten el paso de
moléculas de hasta 10 k da de masa y un diámetro aproximado de 2 mm.

Estructura y composición.

La morfología de la mitocondria es difícil de describir puesto que son estructuras


muy plásticas que se deforman, se dividen y fusionan. Normalmente se las
representa en forma alargada. Su tamaño oscila entre 0,5 y 1 μm de diámetro y
hasta 7 μm de longitud.8 Su número depende de las necesidades energéticas de la
célula. Al conjunto de las mitocondrias de la célula se le denomina condrioma
celular.

Las mitocondrias están rodeadas de dos membranas claramente diferentes en sus


funciones y actividades enzimáticas, que separan tres espacios: el cito sol (o matriz
citoplasmática), el espacio intermembranoso y la matriz mitocondrial.

Membrana externa.

Es una bicapa lipídica exterior permeable a iones, metabolitos y muchos poli


péptidos. Eso es debido a que contiene proteínas que forman poros, llamadas
porrinas o VDAC (de canal anicónico dependiente de voltaje), que permiten el paso
de grandes moléculas de hasta 5.000 Dalton y un diámetro aproximado de 20 Å. La
membrana externa realiza relativamente pocas funciones enzimáticas o de
transporte. Contiene entre un 60 y un 70% de proteínas.

Membrana interna.

La membrana interna contiene más proteínas (80%), carece de poros y es


altamente selectiva; contiene muchos complejos enzimáticos y sistemas de
transporte transmembrana, que están implicados en la translocación de
moléculas. Esta membrana forma invaginaciones o pliegues llamados crestas
mitocondriales, que aumentan mucho la superficie para el asentamiento de dichas
enzimas. En la mayoría de los eucariontes, las crestas forman tabiques aplanados
perpendiculares al eje de la mitocondria, pero en algunos protistas tienen forma
tubular o discoidal.

1. La cadena de transporte de electrones, compuesta por cuatro complejos


enzimáticos fijos y dos transportadores de electrones móviles:

 Complejo I: NADH deshidrogenasa que contiene flavona mono nucleótido


(FMN).
 Complejo II: succinato deshidrogenasa; ambos ceden electrones al
coenzima Q o ubiquinona.
 Complejo III: citocromo bc1 que cede electrones al citocromo c.
 Complejo IV: citocromo c oxidasa que cede electrones al O2 para producir
dos moléculas de agua.

Espacio intermembranoso:

Entre ambas membranas queda delimitado un espacio intermembranoso


que está compuesto de un líquido similar al hialoplasma; tienen una alta
concentración de protones como resultado del bombeo de los mismos por
los complejos enzimáticos de la cadena respiratoria. En él se localizan
diversas enzimas que intervienen en la transferencia del enlace de alta
energía del ATP, como la arenalito quinasa o la creatina quinasa. También
se localiza la Carintia, una molécula implicada en el transporte de ácidos
grasos desde el cito sol hasta la matriz mitocondrial, donde serán oxidados
(beta-oxidación).

Matriz mitocondrial:

La matriz mitocondrial o mito sol contiene menos moléculas que el cito


sol, aunque contiene iones, metabolitos a oxidar, ADN circular
bicentenario muy parecido al de las bacterias, ribosomas tipo 55S (70S en
vegetales), llamados mito ribosomas, que realizan la síntesis de algunas
proteínas mitocondriales, y contiene ARN mitocondrial; es decir, tienen los
orgánulos que tendría una célula procariota de vida libre. En la matriz
mitocondrial tienen lugar diversas rutas metabólicas clave para la vida,
como el ciclo de Krebs y la beta-oxidación de los ácidos grasos; también se
oxidan los aminoácidos y se localizan algunas reacciones de la síntesis de
urea y grupos hemos.
Función:

La principal función de las mitocondrias es la oxidación de metabolitos


(ciclo de Krebs, beta-oxidación de ácidos grasos) y la obtención de ATP
mediante la fosforilación oxidativa, que es dependiente de la cadena
transportadora de electrones; el ATP producido en la mitocondria supone
un porcentaje muy alto del ATP sintetizado por la célula. También sirve de
almacén de sustancias como iones, agua y algunas partículas como restos
de virus y proteínas.

Captación de proteínas en las mitocondrias:

Las mitocondrias poseen cuatro compartimentos en los cuales pueden


llegar las proteínas:

 Membrana mitocondrial externa


 Membrana mitocondrial interna
 Espacio intermembranoso
 Matriz

IX. Peroxisomas:

Los peroxisomas son orgánulos citoplasmáticos muy comunes en forma de


vesículas que contienen oxidasas y catalasas. Como la mayoría de los orgánulos,
los peroxisomas solo se encuentran en células eucariotas. Fueron descubiertos en
1965 por Christian de Duve y sus colaboradores. Inicialmente recibieron el nombre
de micro cuerpos y están presentes en todas las células eucariotas.

Funciones de los peroxisomas:

Las principales funciones de los peroxisomas son:

 Llevan a cabo reacciones oxidativas de degradación de ácidos grasos y aminoácidos,


generando H2O2. Estas reacciones no proporcionan a la célula energía útil en forma de
ATP, pero producen calor que en ocasiones tiene importancia fisiológica.

 Intervienen en reacciones de decodificación. Los grandes peroxisomas de las células


hepáticas y renales decodifican diversas moléculas que entran en circulación. Por
ejemplo, casi la mitad del etanol que bebemos es oxidado a acetaldehído por acción
de la catalasa.

 En las plantas y en los hongos la ß-oxidación se lleva a cabo exclusivamente en los


peroxisomas, mientras que en las células animales también se realiza en las
mitocondrias. En las plantas, los peroxisomas también oxidan productos residuales de
la fijación de CO2. A este proceso se le denomina foto respiración porque usa oxígeno
y libera CO2. En las semillas, sin embargo, su función es la de almacenar sustancias de
reserva y durante la germinación transformarán los ácidos grasos en azúcares. A estos
peroxisomas se les llama glioxisomas, que también aparecen en las células de los
hongos filamentosos. Es interesante reseñar que cuando comienza la fotosíntesis, tras
la aparición de las primeras hojas, los glioxisomas se transforman en peroxisomas de
las hojas. En los tripanosomas, parásitos causantes de la malaria, existen unos
peroxisomas especializados en llevar a cabo glucolisis y se denominas glucosomas. En
conjunto, a los diferentes tipos o especializaciones de los peroxisomas se les llama
micro cuerpos.

Formación de los peroxisomas:

La biogénesis o formación de nuevos peroxisomas en una célula ha sido


históricamente controvertida. Imágenes tempranas de microscopía electrónica
indicaban su formación a partir del retículo endoplasmático. Esto era difícil
reconciliarlo con la síntesis citosólica de sus proteínas, lo que llevó a la idea de que
eran orgánulos autónomos como las mitocondrias y los cloroplastos. Pero ciertos
experimentos demostraron que algunas células que carecían completamente de
peroxisomas pueden volver a regenerarlos. Algunas imágenes de microscopía
electrónica muestran un proceso continuado de estructuras que se van formando
desde el retículo endoplasmático como son lamelas, retículo preperoxisomal y
peroxisoma maduro (lamelas y retículo paroxismal son compartimentos intermedios
entre el retículo y el peroxisoma), lo cual demuestra que los peroxisomas se pueden
formas a partir del retículo endoplasmático. Sin embargo, una vez que el peroxisoma
está aislado incorpora las proteínas a partir de aquellas sintetizadas en los ribosomas
citológicos. Estas proteínas tienen una secuencia señal que es reconocida por
receptores localizados en la membrana del peroxisoma. Las enzimas que van dirigidas
al interior del orgánulo son translocadas a través de la membrana. Todas las proteínas
incorporadas a los peroxisomas muestran los mismos péptidos señal: PTS1 o PTS2
(paroxismo target séquense).

Los peroxisomas, a pesar de que pueden formarse desde el retículo, tienen la


capacidad de dividirse mediante su crecimiento y estrangulamiento. Esto ocurre
fundamentalmente durante la división celular. El proceso es llevado a cabo por el cito
esqueleto y por proteínas motoras, ayudados por puntos de anclaje a ciertos lugares
de la célula.
Origen de los peroxisomas:

Se cree que los peroxisomas proceden de un orgánulo antiguo, que en los


antecesores primitivos de las células eucariotas realizaba todo tipo de
metabolismo del oxígeno antes de que existieran las mitocondrias. Al aparecer las
mitocondrias, los peroxisomas perdieron importancia, ya que muchas de las
reacciones que ellos realizaban sin producir energía, fueron acopladas a la
formación de ATP. Por tanto, las reacciones oxidativas que realizan actualmente
los peroxisomas podrían ser las que siguen siendo útiles a pesar de la presencia de
las mitocondrias.
Contenido relacionado
X. BIBLIOGRAFIA:

http://historiaybiografias.com/generacion/

http://ciencialmr.blogspot.pe/2008/09/la-metodologa-cientfica.html

http://www.vix.com/es/btg/curiosidades/55339/panspermia-la-teoria-
cientifica-del-origen-de-la-vida-en-la-tierra-que-afirma-que-todos-somos-
extraterrestres

http://www.infobiologia.net/2012/10/la-teoria-naturalista.html

http://historiaybiografias.com/teoria_evolucion/

https://es.wikipedia.org/wiki/Mitocondria