Está en la página 1de 7

Se comenzó a hablar de los determinantes de la salud en los individuos y en las poblaciones, a partir del estudio presentado por Marc Lalonde en 1974 . Lalonde (abogado y político) que desempeñaba el cargo de Ministro de Salud Pública de Canadá. presentó un Informe

denominado: “New perspectives on the health of Canadians”, que impulsó la Salud Pública,

como disciplina orientadora para los servicios de salud.

Se denominan determinantes de la salud al conjunto de factores tanto personales como sociales y ambientales que determinan el estado de salud de los individuos o de las poblaciones.

Se pueden dividir a estos determinantes de la salud en dos grandes grupos:

• Aquellos que son de responsabilidad multisectorial por parte estado y son los determinantes

económicos, sociales y políticos

• Y los de responsabilidad especifica del sector Salud, quienes idealmente buscarían el beneficio de la salud de la población, pero actualmente centrados más en la enfermedad que en la salud, por diversas circunstancias.

• También son determinantes de la salud aquellos de naturaleza ambiental por lo cual en

diversos países se crearon autoridades y rectorías en este ámbito.

Calentamiento Global como Determinante de la Salud

Ya concluyendo la segunda década del presente siglo, vamos identificando como un nuevo determinante sanitario al clima, especialmente a los impactos del cambio climático por el calentamiento global.

La Organización Mundial de la Salud en su 61 Asamblea (en el 2008) reconoció el aumento y la mejora de los datos cientificos que refuerzan la preocupacion respecto de la afectacion en la salud humana por el aumento de gases de efecto invernadero.

La resolución de aquella asamblea acepta que la exposición al cambio climático podría afectar a la situación sanitaria de millones de personas, de manera directa e indirecta. El cambio climático es un “multiplicador de amenazas”. 1

Las afectaciones directas, son evidentes y suficientemente documentadas: eventos extremos climáticos causan desastres y catástrofes. Mortandad, lesiones, damnificados, afectados de un momento a otro. Además de pérdidas en infraestructura y servicios, con alto riesgo para los centros de salud, postas y hospitales, sus equipos, insumos y personal asistencial.

Las afectaciones de manera indirecta son:

debidas a fenómenos meteorológicos extremos, la carga de enfermedades diarreicas y la frecuencia de las enfermedades cardiorrespiratorias, y por la alteración de la distribución de algunos vectores de enfermedades infecciosas. Observa además que el cambio climático podría socavar los esfuerzos desplegados por los Estados Miembros para mejorar la salud pública y reducir en todo el mundo las inequidades sanitarias. Reconoce la importancia de que se afronten oportunamente las consecuencias sanitarias del cambio climático y reforzar los sistemas de salud con el fin de dotarlos de capacidad para afrontar tanto los cambios

1 (CNA 2007),

graduales como los impactos súbitos como una prioridad fundamental para la corrección de los efectos directos e indirectos del cambio climático en la salud de las personas.

La Adaptación frente al Calentamiento Global

La naturaleza ha dotado a todos los seres vivos de la capacidad de adaptarse a sus entornos físicos y biológicos. Es cierto que, en determinadas circunstancias, este proceso adaptativo es más lento del necesario en lograr el ajuste ecológico efectivo, con el consiguiente deterioro de la especie, que mengua. La gran mayoría de las veces, se logra una respuesta biológica adecuada y el proceso de adaptación trae consigo una mejora intrínseca, la especie se fortalece.

En el caso de la especie humana el lado positivo se favorece al lograr identificar el estímulo real o potencial e iniciar la dinámica de cambios que se requieren como respuesta para lograr el ajuste ecológico, moderar los daños o incluso aprovechar ventajosamente el cambio. La adaptación es un proceso no un resultado. 2

Para enfrentar una situación necesariamente tenemos que conocerla lo mejor posible, de esta forma reducimos de alguna forma su impredecibilidad. Podríamos parecer fatalistas. No es la idea ni la intención, sino todo lo contrario, ser lo más objetivos posibles, por lo mismo, si medimos lo mejor posible los peligros y riesgos que los impactos del cambio climático entrañan, podríamos establecer la estrategia y los planes a fin de enfrentar posibles crisis. Como toda crisis, ella trae consigo también oportunidades.

La planificación, a pesar de las incertidumbres, mejora nuestras fortalezas frente a los procesos que, inevitablemente, enfrentaremos a consecuencia de las variables climáticas. Siendo necesario un método, existe consenso que la identificación de vulnerabilidades apoya la priorización de las medidas de adaptación, ya que estas serán variadas respecto de las poblaciones, del lugar, el contexto o el sector.

Proyectando escenarios en vez de Predicciones

Las incertidumbres limitan predecir el futuro, y las posibilidades para determinar fechas y lugares de eventos climáticos extremos son reducidas. Por estas razones los científicos del mundo trabajan sobre tendencias y modelan varios escenarios. Comúnmente, nos presentan 03 propuestas a considerar: un escenario muy negativo, un moderadamente negativo y un escenario optimista o ideal.

Vulnerabilidad

El concepto de vulnerabilidad, en el contexto de enfrentar el cambio climático, remite a determinar el grado de susceptibilidad de un sistema frente a sus impactos. La susceptibilidad 3 dependerá de la capacidad de adaptación al impacto potencial al que está expuesto el sistema y de su sensibilidad al mismo (grado de afectación o aprovechamiento del sistema). Son cuatro

  • 2 GIZ/WRI 2011, p.65

  • 3 Grado de incapacidad para enfrentar los efectos adversos.

los componentes a medir: la exposición, la sensibilidad, el impacto potencial y la capacidad de adaptación.

los componentes a medir: la exposición, la sensibilidad, el impacto potencial y la capacidad de adaptación.

Exposición:

Es el componente directamente relacionado a los parámetros climáticos: temperatura, humedad (transpiración y evapotranspiración), precipitación (balance hídrico), viento, lo cual revela condiciones favorables para posibles eventos extremos que influyen en el cambio de regímenes climáticos (cantidad y estacional).

Sensibilidad

Si el sistema está expuesto a los impactos del cambio climático, corresponde medir el grado de afectación o beneficio que resultan en los atributos (topografía, cobertura terrestre, recursos hídricos, capacidades de soporte, etc) de los factores ambientales y sociales (tipo de agricultura, manejo del agua, infraestructura, consumo, etc). La presión demográfica solo se ha de considerar si contribuyen directamente a un impacto del cambio climático especifico.

Impacto Potencial

La evaluación conjunta de la exposición y de la sensibilidad nos revela el impacto potencial, como consecuencia del cambio climático. Si se presenta la exposición a lluvias intensas y el sistema es altamente sensible, por ejemplo, debido a una pendiente >10% se crean las condiciones para la erosión pluvial (impacto directo) lo cual podría afectar cultivos que a su vez generan pérdidas económicas para los agricultores y una menor disponibilidad de alimentos y nutrientes (cadena de impactos indirectos). Un impacto potencial será biofísico pero su alcance podría incluir lo social, sobre todo en poblaciones que presentan un fuerte vínculo con los recursos naturales

Si el sistema está expuesto a los impactos del cambio climático, corresponde medir el grado de

Capacidad de Adaptación

La capacidad de adaptación hace referencia al conjunto de recursos (conocimientos, capacidades tecnológicas, económicos o financieros, institucionales, etc) que resultan en medidas prácticas que enfrentan y moderan los daños del cambio climático, incluyendo las consecuencias o bien aprovechan las oportunidades que brinda el cambio climático.