Está en la página 1de 4

El método de entrenamiento

de Kotov: la elaboración de
planes

La elaboración de planes
“Un plan es el encadenamiento de operaciones estratégicas llevadas a cabo a partir de la
auto-concepción de las necesidades de la posición del tablero.”

Hay dos tipos de planes: de una sola etapa y de múltiples etapas. No me voy a detener
mucho en las diferencias entre cada uno de ellos, me conformo con que tengas claro que es
mejor tener un plan poco profundo o incluso erróneo, que hacer jugadas sin saber lo que
estás haciendo.

Busque las excepciones, busque las jugadas más raras en las más variadas posiciones. Naturalmente,
hay posiciones en las que de ningún modo podrá encontrar una jugada excepcional, porque la
posición es simple y pobre. Pero en cuanto haya el más leve vestigio de posibilidades combinatorias en
el tablero, busque jugadas raras. Aparte de hacer su juego creativo e interesante, le ayudará a
conseguir mejores resultados.
El nivel de desarrollo de la intuición posicional depende de muchos
factores. Principalmente de las capacidades innatas, de esa tendencia natural. Algunas
personas tienen una intuición como caída de un árbol. Grandes ejemplos de este tipo de
jugadores son Karpov o Kramnik. Pero en la mayoría de los casos, el sentido posicional y
su mejora depende de la labor analítica minuciosa. Si quieres dar un salto en tu nivel de
juego tienes que mejorar tu capacidad analítica y eso empieza con tus propias partidas.
Esto te ayudará a “ver” donde no veías, piensa que la búsqueda de jugadas fuertes es sobre
todo un proceso inconsciente.
Si la capacidad de jugar dependiera enteramente de la conciencia, todos
podríamos jugar al límite de nuestros conocimientos y capacidades con la ayuda de los
esfuerzos voluntarios y encontraríamos las jugadas más fuertes. Cada jugada estaría llena
de sentido y lógica. Pero, en su lugar, elegimos jugadas débiles y cometemos errores
flagrantes, actuando de forma irracional.

La herencia de Kotov
Kotov nos enseñó el camino para progresar, decía que:

“¿Dónde hay una descripción de cómo entrenar y disciplinar el


pensamiento de uno? No había libros al respecto, y no parecía posible conseguir cualquier
otra ayuda, así que tuve que valerme de mí mismo. Elegí un método que me pareció el más
racional. Seleccioné de libros de torneos las partidas en las que habían tenido lugar grandes
complicaciones. Luego las veía sobre el tablero, pero cuando llegaba al punto crucial donde
se encontraban dichas combinaciones y el mayor número de variantes posibles, dejaba de
leer los comentarios. Colocaba a un lado el libro o cubría la página con una hoja de papel y
me ponía la tarea de pensar larga y profundamente con el fin de analizar todas las posibles
variantes.”
Esa es la esencia del método de Kotov. Lo he practicado y creo que debe ser la base de
cualquier preparación. Te ayudará a convertirte en un jugador de ajedrez más fuerte si
partes de un nivel promedio. Y además te va a ayudar a mejorar tu juego en muchas áreas.
Al principio sentirás que no das ni una, pero poco a poco irás generando respuestas de
mayor calidad.

Tal vez, este sistema llegue a parecerte monótono y, además, consume tiempo, pero
tu paciencia y tu disciplina serán recompensadas al 100 por 100. Kotov podía pasar más
de una hora estudiando una posición sin ningún tipo de ayuda. De hecho, recientemente
uno de mis alumnos me preguntaba por qué no debía analizar con el ordenador las
posiciones si “él no era capaz de encontrar nada nuevo a lo que sucedió en la partida”, si
nos apoyamos de un agente externo de entrada estaremos derivando la responsabilidad a
ese recurso y perderemos la eficacia del entrenamiento. Kotov lo sabía muy bien a pesar de
que no existían ordenadores en su época.

Esto es lo que vas a conseguir:

– Un profundo conocimiento del juego en la posición estudiada.


– Absoluta confianza en tu habilidad de jugar esa posición contra cualquier oponente
con cualquier color.
– La adquisición y mejora de las habilidades de investigación.
– Comprender la estructura de las posiciones similares.
– Una mejora dramática en las competencias relacionadas con la táctica.
– La adquisición y mejora de las habilidades en la preparación de los planes.
– La capacidad de profundizar, de manera tranquila y efectiva en una posición.
– La capacidad de pensar de manera objetiva e independiente de los estereotipos.
– La capacidad para percibir los matices ocultos de la posición.
– Mejorar la concentración mental y la resistencia.
– La mejora de la visión del tablero de ajedrez.
– El desarrollo de la paciencia y la disminución de la impulsividad.
– Empezar a jugar con decisión y rapidez.
– Superar la tendencia de subestimar a un oponente.
– Obtener confianza en tu intuición.
– Desarrollar la capacidad de tomar las decisiones correctas.
– Un aumento significativo en tu ELO y en tu fuerza objetivo del juego.

Alexander Kotov fue un hombre muy versátil dotado de un talento polivalente no sólo para
el ajedrez. De hecho, probablemente fuera superado en cuanto a sus habilidades innatas por
sus compañeros de la selección nacional de la URSS (Averbach, Taimánov, Geller,
Bronstein, Petrosian), pero debido a su eficiencia y a su esfuerzo Kotov alcanzó casi la
parte superior. Durante la guerra (era ingeniero de profesión) trabajó en la industria de la
Defensa y fue galardonado con la Orden de Lenin por su participación en la creación de
nuevas armas. Kotov dejó una gran herencia literaria. Durante muchos años estudió la vida
y el trabajo de Alekhine.

Los libros de ajedrez de Kotov son algunos de los que más trascendencia han tenido en el
ajedrez moderno, a pesar de los esfuerzos (algunas veces fructuosos) que se han realizado
para superar sus teorías de análisis, muchas de sus enseñanzas están de plena vigencia.