Está en la página 1de 6

LECTURA: MATEO 16: 13-18: Y viniendo Jesús á las partes de Cesarea de Filipo, preguntó á sus

discípulos, diciendo: ¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del hombre? V.14 Y ellos dijeron: Unos,
Juan el Bautista; y otros, Elías; y otros; Jeremías, ó alguno de los profetas. V.15 El les dice: Y vosotros,
¿quién decís que soy? V.16 Y respondiendo Simón Pedro, dijo: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios
viviente. V.17 Entonces, respondiendo Jesús, le dijo: Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás; porque
no te lo reveló carne ni sangre, más mi Padre que está en los cielos. V.18 Mas yo también te digo, que tú
eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi iglesia; y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella.
Efesios 2:20: edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo Cristo Jesús mismo
la piedra angular.

LA IGLESIA:

En Mateo 16:18 se halla la primera mención que el Señor hace de la iglesia. En este
versículo El dice: “Sobre esta roca edificaré Mi iglesia”. Cuando Pedro declaró que
Jesús era el Cristo, el Hijo del Dios viviente, el Señor le respondió: “Bienaventurado
eres, Simón Barjona, porque no te lo reveló carne ni sangre, sino Mi Padre que está
en los cielos” (Mt. 16:17). Solamente el Padre conoce al Hijo (Mt. 11:27) y sólo El
puede revelarnos al Hijo. La iglesia es edificada sobre la roca de la revelación acerca
de Cristo, el Hijo del Dios viviente. Esta revelación es el enfoque principal, de la
edificación de la iglesia. Por un lado, esta roca representa a Cristo; por otro,
representa la revelación que recibieron los apóstoles. La Biblia nos enseña que el
Cuerpo de Cristo es edificado sobre Cristo mismo como el fundamento (1 Co. 3:11),
y por otra, nos dice que es edificado sobre el fundamento de los apóstoles y los
profetas (Ef. 2:20). *Debemos considerar cuál es el terreno genuino de la iglesia. El
terreno denota el sitio donde se construye un edificio. CONDICCION DEL
HOMBRE ANTES DE LA CUCIFIXION DE CRISTO: Antes de la crucifixión de
Cristo, nadie era apto para ser miembro de la iglesia, Todos los hombres estaban
bajo la condenación de Dios debido a sus pecados (Ro. 5:18a) y, a causa de la
desobediencia, fueron constituidos pecadores (Ro. 5:19a). Eran ajenos a la vida de
Dios (Ef. 4:18) y, por ende, no podían expresar a Dios. Eran pecadores caídos, y
que luego fueron salvos por la gracia de Dios (Ef. 2:8) mediante la fe que El les dio
y asignó (2 P. 1:1), la cual los ha unido orgánicamente con en Cristo (1 Co. 6:17).
Estos miembros de la iglesia han sido perdonados de sus pecados (Hch. 10:43),
justificados por Dios en Cristo (Hch. 13:39; 1 Co. 6:11) y reconciliados con Dios
(Ro. 5:10); por tanto, han sido redimidos para Dios (Ap. 5:9). Sobre esta base, los
miembros de la iglesia han sido regenerados en su espíritu por el Espíritu de Dios
(Jn. 3:6) para ser los hijos de Dios que obtienen la filiación divina (Jn. 1:12-13;
Ro. 8:16), y para ser miembros de Cristo (Ef. 5:30) que crecen a la medida de Su
estatura (Ef. 4:13), a fin de ser Su plenitud (Ef. 1:23). EN EL REINO
VENIDERO: En el reino venidero, los creyentes vencedores reinarán con Cristo
como correyes (Ap. 20:4). Esto incluye el hecho de ser coronados con muchas
coronas, tales como la corona de justicia (2 Ti. 4:8), la corona inmarcesible de
gloria (1 P. 5:4), la corona de vida (Ap. 2:10) y una corona incorruptible (1 Co.
9:25). También significa que ellos se sentarán con Cristo en Su trono (Ap. 3:21)
para ejercer autoridad sobre las naciones a fin de pastorearlas (Ap. 2:26-27; 12:5),
y que participarán en el gozo del Señor (Mt. 25:21, 23). Ellos también heredarán el
reino de Cristo y de Dios, y participarán en la manifestación del reino de los cielos
(Ef. 5:5), donde serán glorificados con Cristo (Ro. 8:17), heredarán la vida eterna
en el milenio (Mt. 19:29), y tendrán sus nombres escritos para siempre en el libro
de la vida (Ap. 3:5); además, no sufrirán ningún daño de la segunda muerte (Ap.
2:11), tendrán derecho al árbol de la vida (Ap. 2:7), resplandecerán como el sol en
el reino de su Padre (Mt. 13:43), participarán en la cena del reino de los cielos (Mt.
8:11) y disfrutarán la recompensa (Mt. 5:11). Finalmente, ellos llegarán a ser la
Nueva Jerusalén —el paraíso de Dios— en el milenio (Ap. 3:12; 2:7). Esta lista de
recompensas debe producir en nosotros una profunda aspiración y ánimo para ser
vencedores en la era de la iglesia.

Después que Cristo fue entregado por nuestros delitos, El fue resucitado para
nuestra justificación (Ro. 4:25). Asimismo, fuimos regenerados para una esperanza
viva por medio de Su resurrección (1 P. 1:3), y fuimos vivificados juntamente con
Cristo (Ef. 2:5). Además de esto, fuimos resucitados juntamente con El y se nos
hizo sentar en los lugares celestiales en Cristo Jesús (Ef. 2:6). Ahora, todas las
cosas están bajo nuestros pies. Efesios 1:22 y 23 dicen que Dios dio a Cristo por
Cabeza sobre todas las cosas a la iglesia, la cual es Su Cuerpo. “A la iglesia”. Cristo, la
Cabeza, formó la iglesia mediante el derramamiento del Espíritu (Hch. 2:17-18,
33). Primeramente, el derramamiento del Espíritu se efectuó sobre ciento veinte
creyentes (Hch. 1:15; 2:1-4). En el día de Pentecostés, los creyentes judíos fueron
la primera parte del Cuerpo que fue bautizada. Después de que los creyentes judíos
fueron bautizados en el Espíritu Santo para la formación de la iglesia, los creyentes
gentiles fueron bautizados en el mismo Espíritu y de la misma manera (Hch.
10:24, 44-47a). La Cabeza ascendida ya ha sido coronada de gloria y honor en el
trono (He. 2:9). Además, El ha recibido la autoridad de Dios el Padre y ha sido
hecho Señor y Cristo (Hch. 2:36) y Soberano de los reyes de la tierra (Ap. 1:5).
[La edificación de la iglesia se lleva a cabo por medio de Cristo, quien, como Cabeza
ascendida, da dones a Su Cuerpo (Ef. 4:8-11). Efesios 4:8 dice: “Por lo cual la
Escritura dice: ‘Subiendo a lo alto, llevó cautivos a los que estaban bajo cautiverio, y
dio dones a los hombres’”.

IGLESIAS LOCALES:

1-IGLESIA DE JERUSALEN: La primera iglesia local establecida fue la iglesia en


Jerusalén. La primera mención de la iglesia en el libro de Hechos se halla en 5:11:
“Y vino gran temor sobre toda la iglesia”. Hechos 11:19-26: trata sobre la
propagación del evangelio a Fenicia, Chipre y Antioquía, por parte de los discípulos
que fueron esparcidos. 2-IGLESIA EN ANTIOQUIA: Hechos 13:1: dice que en
la iglesia en Antioquía había “profetas y maestros: Bernabé, Simón el que se llamaba
Niger, Lucio de Cirene, Manaén el hermano de crianza de Herodes el tetrarca, y
Saulo”. En Antioquía, el Espíritu Santo apartó a Bernabé y a Pablo, a fin de que
fueran enviados a establecer más iglesias entre los gentiles (Hch. 13:2-4). 3-
IGLESIAS EN SIRIA Y CILICIA: Hechos 15:40 y 41: “Y Pablo, escogiendo a
Silas, salió encomendado por los hermanos a la gracia del Señor, y pasó por Siria y
Cilicia, confirmando a las iglesias”. Después de que las iglesias fueron establecidas
en Siria y Cilicia, Pablo y Silas fueron enviados por los apóstoles de Jerusalén para
que las fortalecieran. 4-IGLESIAS EN LISTRA, ICONIO Y ANTIOQUIA:
Hechos 14:21-23: habla de las iglesias que fueron establecidas en Listra, Iconio y
Antioquía. Después de que Pablo y Bernabé trajeron las buenas nuevas a la ciudad
de Derbe e hicieron un número considerable de discípulos (vs. 20-21a), “volvieron
a Listra, a Iconio y a Antioquía” (v. 21b). Esta no es la Antioquía de la cual ellos
fueron enviados para este viaje ministerial (13:1), sino Antioquía de Pisidia,
localizada en Asia Menor. Las iglesias de dichas ciudades eran “las iglesias de
Galacia” (Gá. 1:2), una provincia del antiguo Imperio Romano. Se constituyeron
ancianos en cada una de las iglesias de Galacia. Hechos 14:23 dice: “Y después que
constituyeron ancianos en cada iglesia, y habiendo orado con ayunos, los
encomendaron al Señor en quien habían creído”.5-IGLESIAS EN ASIA: En
Apocalipsis 1:4 se habla de “las siete iglesias que están en Asia”, y en el versículo
11 dice: “Escribe en un libro lo que ves, y envíalo a las siete iglesias: a Efeso, a
Esmirna, a Pérgamo, a Tiatira, a Sardis, a Filadelfia y a Laodicea”. Asia era una
provincia del antiguo Imperio Romano, en la cual se encontraban las siete ciudades
mencionadas en el versículo 11. En estas iglesias el Espíritu constituyó ancianos,
como aquellos que vigilan (Hch. 20:17, 28). Pablo les dijo a los ancianos de la
iglesia en Efeso: “Por tanto, mirad por vosotros, y por todo el rebaño, en medio del
cual el Espíritu Santo os ha puesto como los que vigilan” (Hch. 20:28a). 6-
IGLESIA DE MACEDONIA: 2da. CORINTIOS 8:1: La propagación de las
iglesias continuó y con el tiempo llegó a Europa. Se levantaron iglesias en la
provincia de Macedonia y, en 2 Corintios 8:1, Pablo habla de “la gracia de Dios que
se ha dado en las iglesias de Macedonia”. Macedonia era una provincia del Imperio
Romano en el sureste de Europa, entre Tracia y Acaya en el mar Egeo.7-IGLESIA
EN FIFLIPOS: FILIPENSES 1:1: Se estableció una iglesia en Filipos, que incluía
a los santos con los que vigilan y los diáconos. En Filipenses 1:1 Pablo dice: “Pablo
y Timoteo, esclavos de Cristo Jesús, a todos los santos en Cristo Jesús que están en
Filipos, con los que vigilan y los diáconos”. Este versículo indica que la iglesia en
Filipos estaba establecida en buen orden. Observe que Pablo habla de “los santos ...
con los que vigilan y los diáconos”. [Tesalónica, al igual que Filipos, era una ciudad
bajo el Imperio Romano en la provincia de Macedonia, al norte de la provincia de
Acaya. Después de la visión del varón macedonio, la cual Pablo recibió en su segundo
viaje ministerial, él y su colaborador Silvano visitaron primero Filipos y luego
Tesalónica (Hch. 16:9-12; 17:1-4). El apóstol permaneció allí y trabajó por un
corto tiempo, probablemente menos de un mes (Hch. 17:2).8-LA IGLESIA DE
TESALONICA: En 1 Tesalonicenses 1:1 dice: “Pablo, Silvano y Timoteo, a la
iglesia de los tesalonicenses en Dios Padre y en el Señor Jesucristo”. Ambas, 1 y 2 de
Tesalonicenses, fueron dirigidas a la iglesia en Tesalónica, la cual estaba constituida
por todos los creyentes de esa ciudad.9-LA IGLESIA EN CORINTO: En 1
Corintios 1:2 y 2 Corintios 1:1 Pablo se dirige a “la iglesia de Dios que está en
Corinto”. 10-LA IGLESIA EN CENCREA: En Romanos 16:1 Pablo dice: “Os
recomiendo nuestra hermana Febe, la cual es diaconisa de la iglesia que está en
Cencrea”. 11-LA IGLESIA EN ROMA: En Romanos 16:3-5a Pablo dice:
“Saludad a Priscila y a Aquila, mis colaboradores en Cristo Jesús, que arriesgaron su
vida por mí; a los cuales no sólo yo doy gracias, sino también todas las iglesias de los
gentiles. Saludad también a la iglesia, que está en su casa”. EXOTACIONES:

JUDAS 1:3-4: Amados, por la gran solicitud que tenía de escribiros acerca de nuestra
común salvación, me ha sido necesario escribiros exhortándoos que contendáis
ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos. V.4 Porque algunos
hombres han entrado encubiertamente, los que desde antes habían sido destinados para
esta condenación, hombres impíos, que convierten en libertinaje la gracia de nuestro Dios, y
niegan a Dios el único soberano, y a nuestro Señor Jesucristo. 1ra TIMOTEO 1:3-4:
Como te rogué que te quedases en Efeso, cuando fui a Macedonia, para que
mandases a algunos que no enseñen diferente doctrina, V.4 ni presten atención a
fábulas y genealogías interminables, que acarrean disputas más bien que
edificación de Dios que es por fe, así te encargo ahora. 1ra TIMOTEO 4:1-2: Pero
el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la
fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios; V.2 por la
hipocresía de mentirosos que, teniendo cauterizada la conciencia, 2da TIMOTEO
4:3-4: Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo
comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias
concupiscencias, V.4 y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas.
TITO 1:5: Por esta causa te dejé en Creta, para que corrigieses lo deficiente, y
establecieses ancianos en cada ciudad, así como yo te mandé; TITO 2:1: Pero tú
habla lo que está de acuerdo con la sana doctrina. LOS FRACASOS QUE
OCURRIERON EN LAS IGLESIAS: La hipocresía—[El primer fracaso en las
iglesias fue la hipocresía, vista en el caso de Ananías y Safira (Hch. 5:1-11). La
hipocresía consiste en fingir ser alguien para obtener un nombre o reconocimiento
que nos permita vanagloriarnos. Esto se relaciona con la ambición.] Las
diferencias raciales—El segundo fracaso se debió a que prevalecieron las
diferencias raciales (Hch. 6:1). “Hubo murmuración de los helenistas contra los
hebreos” debido a la distribución de la comida. Esto hizo que menguara la práctica
de tenerlo todo en común. Las prácticas de la ley—Otro fracaso fue el de
introducir las prácticas de la ley antiguotestamentaria (Hch. 15:1-2). Hechos 15:1
dice: “Entonces algunos descendieron de Judea y comenzaron a enseñar a los
hermanos: Si no os circuncidáis conforme a la costumbre de Moisés, no podéis ser
salvos”. Transigencia—Un fracaso muy grave de las iglesias fue que, encabezadas
por el apóstol Jacobo, siguieron tolerando las prácticas del judaísmo (Hch. 21:20-
26). Este fracaso introdujo el judaísmo en las iglesias, el cual contaminó la gracia
pura de Dios y dañó la pureza de la vida de iglesia y el testimonio de Jesucristo como
corporificación de la gracia pura de Dios. Otros fracasos fueron: juzgarse los
unos a los otros por la comida y la observancia de ciertos días, y la carencia de
edificación mutua (Ro. 14); causar divisiones y tropiezos en contra de la enseñanza
de los apóstoles (Ro. 16:17); causar contiendas y divisiones, al gloriarse de un
miembro dotado y considerarlo superior a otros (1 Co. 1:11-12); cometer
fornicación (1 Co. 5:1); entablar demandas el uno contra el otro (1 Co. 6:4-7);
cuestionar el apostolado y acusar a los apóstoles de ser astutos y de procurar
ganancias con engaño (1 Co 9:1-3; 2 Co. 12:16); participar de la mesa del Señor y
de la mesa de los demonios (1 Co. 10:21); comer el pan y beber la copa
indignamente sin discernir el Cuerpo (1 Co. 11:27); abusar del don de hablar en
lenguas (1 Co. 14:19-20, 23); negar la resurrección de los muertos (1 Co. 15:12); y
por último, andar desordenadamente (1 Ts. 3:11). El propósito de Dios al incluir en
las santas Escrituras todos estos fracasos, es advertirnos de que es posible que tales
fracasos se repitan hoy en la vida de iglesia. Viles ganancias—[En 1 Timoteo
6:5b Pablo habla de aquellos que toman “la piedad como fuente de ganancia”. Ellos
hacen de la piedad una fuente de ganancia para obtener beneficios económicos, al
igual que un negocio rentable. Herejías—[En 2 Timoteo 2:16-18 dice: “Mas evita
profanas y vanas palabrerías, porque conducirán más y más a la impiedad.
Disensiones—[Tito 3:10 y 11 dicen: “Al hombre que cause disensiones, después
de una y otra amonestación deséchalo, sabiendo que el tal se ha pervertido, y peca y
está condenado por su propio juicio”.

Efesios 4:12-17 habla mucho acerca de la edificación del Cuerpo de Cristo. El


versículo 12 dice: “A fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para
la edificacón del Cuerpo de Cristo”. En este versículo “para” significa “resultando
en”, “con el propósito de”, o “con miras a”. Las personas dotadas que se mencionan
en el versículo 11 tienen un solo ministerio: el de ministrar a Cristo para la
edificación del Cuerpo de Cristo, la iglesia. Este es el único ministerio en la economía
del Nuevo Testamento (2 Co. 4:1; 1 Ti. 1:12).

*los casos del esclavo infiel y del siervo perezoso en Mateo 24:48-51 y 25:24-30.
Mateo 24:48 y 49 hablan del esclavo malo que dijo en su corazón: “Mi señor tarda en
venir” y después comenzó a “golpear a sus consiervos” y a comer y beber con los que
se emborrachaban. Los versículos 50 y 51 dicen: “Vendrá el señor de aquel esclavo en
día que éste no espera, y a la hora que no sabe, y le separará, y pondrá su parte con
los hipócritas; allí será el llanto y el crujir de dientes”. El problema con este esclavo
malo no era que él ignorara que su señor vendría, sino que no estaba esperándolo.
Tampoco le gustaba llevar la clase de vida en la que uno se prepara para la venida del
Señor. Además, este esclavo malo golpeaba a sus consiervos, es decir, maltrataba a
otros creyentes, y comía y bebía con los que se emborrachaban, esto es, mantenía
amistad con personas mundanas, quienes se embriagan con las cosas del mundo.
Por lo tanto, cuando el Señor regrese, separará al esclavo malo y pondrá su parte con
los hipócritas.

el caso del siervo perezoso en Mateo 25:24-30. En los versículos del 26 al 30 vemos
que el esclavo que tenía un talento, no fue fiel en usar su don, por lo cual fue
reprendido y castigado por su Señor. El versículo 30 dice: “Y al esclavo inútil echadle
en las tinieblas de afuera; allí será el llanto y el crujir de dientes”.

El propósito de las reuniones de la iglesia es múltiple. Primero, las reuniones tienen


como finalidad recordar al Señor y adorar al Padre. Cuando el Señor estableció Su
cena (Lc. 22:7-23), El dijo que debíamos hacer esto en memoria de El. Después de la
cena cantaron un himno (Mt. 26:30). Basándonos en Hebreos 2:12, deducimos que
el Señor cantó un himno de alabanza con sus discípulos al Padre. En segundo lugar,
las reuniones de la iglesia son para orar. El Señor dijo que la iglesia tiene autoridad
para atar y desatar lo que ha sido atado y desatado en los cielos (Mt. 16:19; 18:18-19).
Esto indica que la iglesia debe reunirse para orar. La iglesia se inició con oración
(Hch. 1:14) y perseveró en la oración (Hch. 2:42). En tercer lugar, las reuniones de la
iglesia sirven para predicar el evangelio a fin de salvar a los pecadores. Los discípulos
predicaron en el templo y de casa en casa (Hch. 5:42). Cuarto, las reuniones de la
iglesia proporcionan a los creyentes la oportunidad de cuidarse los unos a los otros
en amor (1 Ts. 4:9) y crecer en vida (Jn. 21:15-17). Quinto, las reuniones sirven para
enseñar la verdad a fin de que los santos sean perfeccionados. Por último, las
reuniones contribuyen a la edificación de la iglesia (1 Co. 14:26). Ahora que hemos
visto el propósito de las reuniones de la iglesia, debemos reunirnos lo más
frecuentemente posible. Incluso, reunirnos todos los días no es demasiado.