Está en la página 1de 16

ENFOQUE MONETARIO DE

LA BALANZA DE PAGOS
ENFOQUE MONETARIO DE LA BALANZA
DE PAGOS
 Se caracteriza principalmente por asignar un papel preponderante al
mercado de dinero en la explicación del comportamiento de la balanza
de pagos.
 La noción es que los desequilibrios externos son el resultado de
desequilibrios en el mercado monetario, se encuentra en los clásicos como
David Ricardo.
“La tentación de exportar dinero a cambio de bienes, o lo que es denotado como
una balanza comercial desfavorable, nunca surge si no es por una cantidad
redundante de dinero.”
 Lo que hoy es conocido como el enfoque monetario de la balanza de
pagos es un resurgimiento y refinamiento formal de este principio básico
de los clásicos.
SUPUESTOS:

 Primero: los países están integrados en un sistema de mercados mundiales


que son eficientes, en el sentido de que se igualan tanto los rendimientos
de los activos en todas las naciones como el precio nominal de los bienes
en términos de cualquier moneda, cuando existe libre intercambio de
ambos.
 Significa que los países pequeño y abiertos no ejercen ninguna influencia
sobre el conjunto de precios y tasas de interés internacionales para todos
los bienes y activos.
SUPUESTOS:

 Segundo: El dinero no afecta al empleo o a la producción. Los modelos


monetarios generalmente, se refieren al largo plazo, de tal manera que el
supuesto de pleno empleo se considera apropiado.
 Tercero: El efecto directo que sobre el gasto interno tiene una
discrepancia entre la cantidad de dinero ofrecida y la cantidad
demandada; éste es el mecanismo a través del cual el ajuste del
desequilibrio monetario opera.
IMPLICANCIAS:

 En los modelos monetaristas se alcanza el equilibrio en el acervo


monetario, en lugar del equilibrio de flujo que se obtiene en los modelos
keynesianos convencionales.
 Aún más, bajo un sistema de tipo de cambio fijo, todo el ajuste tiene lugar
a través de la balanza de pagos, la que, a su vez, siempre está en
equilibrio en el largo plazo, debido al hecho de que se cuenta con un
mecanismo de ajuste automático para eliminar los desequilibrios creados
por la presencia de cualquier distorsión exógena: la oferta monetaria se
convierte así en una variable endógena en lugar de una variable de
política.
 En consecuencia, los desequilibrios externos son un fenómeno transitorio, a
menos que se genere continuamente la necesidad de ajuste en el
mercado monetario.
IMPLICANCIAS:

 Otra implicancia consiste en caracterizar la balanza de pagos como un


fenómeno esencialmente monetario. Esto es, todas las transacciones
registradas en la Balanza de Pagos son esencialmente un reflejo de los
fenómenos monetarios.
 Esta implicancia significa que la demanda de dinero y el proceso de la
oferta monetaria son los instrumentos a utilizar cuando se analicen los
problemas de la balanza de pagos.
 Un incremento del acervo real de dinero sobre la cantidad real
demandada aumenta el gasto total más allá del ingreso. Esto implica un
exceso de demanda de bienes y de activos no puede ser eliminado a
través de cambios en el nivel general de precios, en la tasa de interés o en
el ingreso nacional y por consiguiente, deberá resolverse a través de un
déficit en la balanza de pagos.
EL MODELO:

 Este modelo analiza las relaciones de comportamiento que afectan a la


balanza de pagos de un país, medida esta última por los cambios en su
cuenta monetaria (movimientos compensatorios de reservas).
 El modelo se refiere a la situación de equilibrio a largo plazo de un país
que se supone que tiene las siguientes características:
I. Un sistema de tipo de cambio fijo.
II. Una economía pequeña y abierta.
III. Existencia de pleno empleo.
IV. Una tasa de crecimiento del PBI real que no es afectado por los desequilibrios
monetarios y
V. Ausencia de neutralización de los movimientos de las reservas internacionales
por parte de las autoridades monetarias.
EL MODELO:

 Matemáticamente el equilibrio de largo plazo se puede expresar como


sigue:
𝑀0 = 𝑀𝑑 = 𝑃. 𝑚𝑑 1
 Donde:
𝑀0 = oferta nominal de dinero.
𝑀𝑑 = demanda nominal de dinero.
P = nivel de precios.
𝑚𝑑 = demanda real de dinero.
EL MODELO:

 Con de activos solidando las cuentas del BCR con las de los bancos
comerciales en un solo sistema bancario, el total de activos se puede clasificar
en dos categoría, a saber:
Reservas Internacionales Netas (RIN)
Activos Internos.
 El total de pasivos será igual a la cantidad de dinero ofrecida más las
obligaciones no monetarias. Definiendo el crédito interno como la diferencia
entre los activos internos menos las obligaciones no monetarias, se obtiene la
siguiente identidad:
𝑀0 = 𝑅 + 𝐷 2
 Donde:
R = Cantidad de RIN en poder del sistema bancario consolidado.
D = Crédito Interno.
EL MODELO:

 Sustituyendo (2) en (1) y expresando el resultado en términos de tipo de


cambio, obtenemos:
𝑀0 = 𝑅 + 𝐷 = 𝑀𝑑 = 𝑃. 𝑚𝑑
𝑅𝑤 = 𝑃 + 𝑚𝑑 − 1 − 𝑤 𝐷 (3)
𝑅
Donde: 𝑤 = y donde para cualquier variable, digamos X, el operador ^
𝑅+𝐷
indica:
1 𝑑𝑥
𝑥=
𝑥 𝑑𝑡
 El supuesto de que la economía es pequeña y abierta al comercio
internacional nos permite tratar a la tasa de crecimiento del nivel de precios
como una variable dada o, en otras palabras, no determinada por el sistema:
𝑃 = 𝑃1
Donde: 𝑃1 = tasa de crecimiento del nivel de precios mundiales.
EL MODELO:

 De la ecuación (3) se concluye que la tasa de crecimiento del nivel de las


RIN, y consecuentemente de la balanza de pagos, está correlacionada
positivamente con las tasas de crecimiento de la demanda de los saldos
monetarios reales y de los precios internacionales, y negativamente con la
tasa de crecimiento del crédito interno.
 Uno de los supuestos del modelo anterior es que el tipo de cambio se
mantiene fijo. Si permitimos movimientos en dicho tipos, la tasa de
crecimiento del nivel de precios se reformula de la siguiente forma:
𝑃 = 𝑃1 + 𝑒
 Donde: e = tasa de cambio expresada en unidades de moneda nacional
por unidad monetaria extranjera, entonces:
𝑅𝑤 = 𝑃1 + 𝑒 + 𝑚𝑑 − 1 − 𝑤 𝐷 (4)
CONSECUENCIAS DEL MODELO:

 Aunque la ecuación (4) se aplica sólo a cambios continuos, ésta sigue


siendo útil para analizar los efectos de una devaluación en el contexto del
enfoque monetario si tratamos dicha devaluación como una variación
instantánea en el tipo de cambio.
 Según esta ecuación y tomando en cuenta que la devaluación es un
cambio de una vez por todas, se deduce que sólo se podrá mejorar la
balanza de pagos transitoriamente si la tasa de crecimiento del crédito
continúa excediendo a la correspondiente a la demanda de saldos
nominales.
 En el largo plazo sólo pueden obtenerse mejoras en crédito interno por
parte de las autoridades monetarias o por un incremento en la tasa de
inflación mundial y/o en el tipo de cambio de la cantidad real de dinero
demandada.
CONSECUENCIAS DEL MODELO:

 En este modelo se considera al crédito interno como la variable


independiente y no a la oferta monetaria. Esto es así, debido a que, en
economías abiertas que operan bajo un régimen de tipo de cambio fijo o
de flexibilidad limitada, el público puede cambiar la cantidad nominal de
dinero ofrecida a través de transacciones internacionales.
 De ahí que el sistema bancario, y en particular la autoridad monetaria, no
controle directamente el total de la oferta monetaria, no controle
directamente el total de la oferta monetaria sino solamente la porción que
provee por medio del crédito interno.
TIPO DE CAMBIO FIJO – TIPO DE
CAMBIO FLEXIBLE
 Bajo un sistema cambiario perfectamente flexible, el nivel de las RIN del
sistema bancario consolidado es fijo, por lo que la oferta monetaria es una
variable bajo el control de la autoridad monetaria. Cualquier exceso de
oferta de los saldos monetarios reales, creado por movimientos en las
variables de la función de demanda de dinero o cambios en el
componente crédito interno de la oferta de dinero, será eliminado por
medio de movimientos en el tipo de cambio y, por consiguiente, en el nivel
de precios interno.
 Matemáticamente:
𝑒 = 𝑀𝑑 − 𝑃1 − 𝑚𝑑
TIPO DE CAMBIO FIJO – TIPO DE
CAMBIO FLEXIBLE
 En un sistema cambiario de flexibilidad limitada, la autoridad monetaria
podrá intervenir en el mercado de divisas o permitir que la tasa de cambio
fluctúa en respuesta a las presiones causadas por los cambios relativos de
la oferta de dinero respecto a su demanda.
 Consecuentemente, la autoridad monetaria deberá decidir qué parte de
esta presión se eliminará a través de movimientos, por un lado, en el tipo
de cambio y, por otro, en el nivel de RIN. Por lo tanto, el enfoque
monetario en un sistema de flexibilidad controlada es una combinación de
los enfoques bajo un tipo de cambio fijo y otro perfectamente flexible.
LO ÚLTIMO

 Uno de los principales aspectos que definen al enfoque monetario es que


éste se centra en las consecuencias de largo plazo de los cambios de
política sobre la balanza de pagos.
 Pero, en el corto plazo, ninguno de los supuestos en los que se basa el
enfoque necesariamente se cumplen. Así, la autoridad monetaria es
posible que, en periodos suficientemente cortos, neutralice el impacto de
los movimientos en las reservas internacionales sobre la oferta monetaria, o
que sus políticas afecten el nivel del producto real.