Está en la página 1de 101

CONFIGURACIÓN DE LA IDENTIDAD DE LA FAMILIA ROA

EN EL CRIMEN DEL SIGLO, DE MIGUEL TORRES

JHON ALEXÁNDER MONSALVE FLÓREZ

UNIVERSIDAD INDUSTRIAL DE SANTANDER

FACULTAD DE CIENCIAS HUMANAS

ESCUELA DE IDIOMAS

MAESTRÍA EN SEMIÓTICA

BUCARAMANGA

2016
CONFIGURACIÓN DE LA IDENTIDAD DE LA FAMILIA ROA
EN EL CRIMEN DEL SIGLO, DE MIGUEL TORRES

JHON ALEXÁNDER MONSALVE FLÓREZ

Trabajo de grado para optar al título de

Magíster en Semiótica

DIRECTOR

LUIS FERNANDO ARÉVALO VIVEROS

Magister en Lingüística y Español

UNIVERSIDAD INDUSTRIAL DE SANTANDER

FACULTAD DE CIENCIAS HUMANAS

ESCUELA DE IDIOMAS

MAESTRÍA EN SEMIÓTICA

BUCARAMANGA

2016
3
ENTREGA DE TRABAJOS DE GRADO, TRABAJOS DE INVESTIGACION
O TESIS Y AUTORIZACIÓN DE SU USO A FAVOR DE LA UIS

Yo, JHON ALEXÁNDER MONSALVE FLÓREZ, mayor de edad, vecino de Bucara-


manga, identificado con la Cédula de Ciudadanía Número 1.098.679.985 expedida en Bucara-
manga, , actuando en nombre propio, en mi calidad de autor del trabajo de grado, del trabajo de
“CONFIGURACIÓN DE LA IDENTIDAD DE
investigación, o de la tesis denominada(o):
LA FAMILIA ROA EN EL CRIMEN DEL SIGLO, DE MIGUEL TORRES”. hago entrega
del ejemplar respectivo y de sus anexos de ser el caso, en formato digital o electrónico (CD o DVD)
y autorizo a LA UNIVERSIDAD INDUSTRIAL DE SANTANDER, para que en los términos estable-
cidos en la Ley 23 de 1982, Ley 44 de 1993, decisión Andina 351 de 1993, Decreto 460 de 1995 y
demás normas generales sobre la materia, utilice y use en todas sus formas, los derechos patrimo-
niales de reproducción, comunicación pública, transformación y distribución (alquiler, préstamo
público e importación) que me corresponden como creador de la obra objeto del presente docu-
mento. PARÁGRAFO: La presente autorización se hace extensiva no sólo a las facultades y dere-
chos de uso sobre la obra en formato o soporte material, sino también para formato virtual, elec-
trónico, digital, óptico, uso en red, Internet, extranet, intranet, etc., y en general para cualquier for-
mato conocido o por conocer.

EL AUTOR – ESTUDIANTE, manifiesta que la obra objeto de la presente autorización es original y


la realizó sin violar o usurpar derechos de autor de terceros, por lo tanto la obra es de su exclusiva
autoría y detenta la titularidad sobre la misma. PARÁGRAFO: En caso de presentarse cualquier
reclamación o acción por parte de un tercero en cuanto a los derechos de autor sobre la obra en
cuestión, EL AUTOR / ESTUDIANTE, asumirá toda la responsabilidad, y saldrá en defensa de los
derechos aquí autorizados; para todos los efectos la Universidad actúa como un tercero de buena
fe.

Para constancia se firma el presente documento en dos (02) ejemplares del mismo valor y tenor,
en Bucaramanga, a los veinticuatro (24) días del mes de Febrero de Dos Mil Dieciséis (2016)
.

EL AUTOR / ESTUDIANTE:

JHON ALEXÁNDER MONSALVE FLÓREZ

4
A mi familia

5
Agradecimientos

Agradezco sobremanera la orientación, paciencia y disposición del profesor Luis Fernando


Arévalo durante el proceso de investigación y de escritura de este trabajo. Bajo su direc-
ción, potencié mi autonomía y aprendí a reflexionar sobre mis propios errores. Agradezco
especialmente al profesor Horacio Rosales por sus recomendaciones tanto dentro como
fuera de clase, y a los profesores Diego Arévalo, Karime Vargas, Eduardo Serrano y John
Freddy Zapata por asentar las bases de investigación y de análisis semiótico necesarias
para llevar a buen término esta pesquisa. Doy gracias a la Universidad Industrial de San-
tander y al Estado colombiano por hacerme beneficiario del programa de créditos condo-
nables; fue un gran apoyo en el transcurso de la maestría. Muchas gracias a Renata Gonzá-
lez, Diana Pedraza, Gabriel Valderrama, René Palomino, César Cristancho, Yuly Rojas y
Paola López porque, a partir de sus opiniones en clase, pude tomar decisiones en torno a
mi proyecto de investigación. Mil gracias a mis padres y a mis hermanos por haber creído
siempre en lo que puedo hacer… Infinitas gracias a Yésica Nieto, mi apoyo incondicional,
anímico y académico.

6
TABLA DE CONTENIDO
Pág.

INTRODUCCIÓN .......................................................................................................................... 13

1. ACTORES LITERARIOS Y CONCEPTUALIZACIONES ........................................... 18

1.1. ESBOZO DE LA IDENTIDAD DEL ACTOR O PERSONAJE LITERARIO .............. 18

1.2. GENERALIDADES TEÓRICAS Y METODOLÓGICAS ............................................. 20

1.3. ESTADO DEL ARTE: EL CRIMEN DEL SIGLO EN ESTUDIOS LITERARIOS ..... 24

1.4. UN ACERCAMIENTO A LOS CONCEPTOS DE IDENTIDAD, IDENTIDAD

INDIVIDUAL E IDENTIDAD COLECTIVA................................................................. 28

1.4.1. Identidad en semiótica ..................................................................................................... 30

1.4.2. Identidad de actores individuales y actores colectivos ............................................... 32

1.5. PRECISIONES PARCIALES ............................................................................................ 33

2. CONFIGURACIÓN IDENTITARIA DE LOS ACTORES DE LA FAMILIA ROA... 35

2.1. DIMENSIONES SOCIO-IDEOLÓGICA Y PASIONAL ............................................... 36

2.2. JUAN ROA SIERRA COMO SUJETO SOCIO-IDEOLÓGICO ................................... 38

2.2.1. Juan Roa Sierra entre la dimensión socio-ideológica y la manipulación .................. 41

2.2.2. La dimensión pasional de Roa Sierra ............................................................................. 44

2.3. DOÑA ENCARNACIÓN COMO SUJETO SOCIO-IDEOLÓGICO .......................... 49

2.3.1. La dimensión pasional de doña Encarnación................................................................ 51

7
2.4. MARÍA DE JESÚS FORERO COMO SUJETO SOCIO-IDEOLÓGICO ...................... 55

2.4.1. La dimensión pasional de María ..................................................................................... 58

2.5. LOS HERMANOS ROA COMO SUJETOS SOCIO-IDEOLÓGICOS ......................... 60

2.5.1. Los hermanos Roa como sujetos pasionales .................................................................. 63

2.6. PRECISIONES PARCIALES ............................................................................................ 66

3. LA FAMILIA ROA COMO ACTOR COLECTIVO ...................................................... 68

3.1. IDENTIDAD DE ACTORES COLECTIVOS: EL ESTUDIO DE LA FAMILIA ROA 68

3.2. GENERALIDADES Y VARIACIONES DE LA FAMILIA ROA ................................. 73

3.3. ACTORES Y SUBACTORES COLECTIVOS ................................................................. 76

3.4. PERMANENCIAS Y VARIACIONES EN LOS ACTORES DE LA FAMILIA ROA:

TRAS LA CONFIGURACIÓN IDENTITARIA DE LA FAMILIA COMO ACTOR

COLECTIVO ...................................................................................................................... 78

3.5. EL DESCONTENTO COMO ESTADO PASIONAL COMPARTIDO POR LOS

MIEMBROS DE LA FAMILIA ROA ............................................................................... 86

4. CONCLUSIONES.............................................................................................................. 93

BIBLIOGRAFÍA .............................................................................................................................. 97

8
LISTA DE TABLAS
Pág.

Tabla 1. Actualizaciones ideológicas de Juan Roa Sierra ........................................................ 40

Tabla 2. Figuras socio-ideológicas de Juan Roa Sierra .............................................................. 43

Tabla 3. Actualizaciones ideológicas de doña Encarnación ..................................................... 51

Tabla 4. Actualizaciones ideológicas de María .......................................................................... 57

Tabla 5. Actualizaciones ideológicas de los hermanos Roa ..................................................... 63

Tabla 6. Relación entre lo pasional y lo ideológico en Luis Roa Sierra .................................. 65

Tabla 7 Permanencias y variaciones en la dimensión socio-ideológica ................................. 80

Tabla 8. Permanencias y variaciones de la dimensión pasional de la identidad .................. 87

Tabla 9. Virtualización de objetos pasionales y de deseo ......................................................... 91

9
LISTA DE FIGURAS

Pág.

Figura 1. Esquema actancial de Juan Roa Sierra ........................................................................ 42

Figura 2. Deseo de venganza en Juan Roa Sierra ...................................................................... 45

Figura 3. Estados pasionales de Juan Roa Sierra ....................................................................... 47

Figura 4. Doña Encarnación como sujeto manipulador y manipulado.................................. 53

Figura 5. Cuadrado semiótico sobre valoraciones de María .................................................... 56

Figura 6. Programas narrativos de María de Jesús Forero ....................................................... 59

Figura 7. Programa narrativo de Vicente Roa Sierra ................................................................ 65

Figura 8. Frustración y decepción violenta de Vicente Roa Sierra .......................................... 66

Figura 9. Programa narrativo de la familia Roa como actor colectivo ................................... 71

Figura 10 Objeto pasional de la familia Roa ............................................................................... 90

10
RESUMEN

TÍTULO: CONFIGURACIÓN DE LA IDENTIDAD DE LA FAMILIA ROA EN EL


CRIMEN DEL SIGLO, DE MIGUEL TORRES

AUTOR: JHON ALEXÁNDER MONSALVE FLÓREZ

PALABRAS CLAVE: Identidad, actor individual actor colectivo, dimensión socio-


ideológica, dimensión pasional.

DESCRIPCIÓN

Este estudio parte de la pregunta ¿cómo se configura la identidad de la familia Roa en El crimen
del siglo, de Miguel Torres? En primer lugar, se deduce, a partir de Greimas, Courtés, Ri-
coeur y Fontanille, que la identidad es permanente y transitoria. Existen rasgos de los ac-
tores sociales que permanecen y que los hacen reconocibles a lo largo de una narración, del
mismo modo que existen características de los personajes, en cualquier dimensión de la
identidad, que varían en el transcurso del relato. Es necesario precisar que el idem (lo per-
manente) encubre al ipse (lo variable) y que la mismidad de los actores individuales confi-
gura la identidad de los actores colectivos, según la metodología de análisis propuesta.

Por otra parte, se proponen dos dimensiones interdependientes de la identidad: la dimen-


sión socio-ideológica, caracterizada por las relaciones sociales de los actores, dentro de un
marco axiológico propio de la cultura colombiana de los años cuarenta del siglo XX, según
lo enunciado. En medio de este paradigma, los actores actualizan sus creencias y sus prác-
ticas dentro de una ideología particular. La segunda categoría de análisis es la dimensión
pasional: la identidad de un personaje o de un grupo no puede definirse solo a partir de sus
relaciones sociales o de sus actualizaciones ideológicas, sino también de sus estados pasio-
nales en medio de tales relaciones y actualizaciones.

Por último, se opta por el estudio identitario no solo de los personajes individuales que
componen la familia Roa, sino también por el análisis de la configuración colectiva de la
identidad en un grupo social determinado, desde las dimensiones socio-ideológica y pasio-
nal. Se propone como metodología el estudio por separado de los actores individuales
para definir sus cambios y permanencias, con el fin de hallar la configuración identitaria
de la familia Roa, como actor colectivo.


Trabajo de grado.

Maestría en Semiótica, Facultad de Ciencias Humanas, Escuela de Idiomas. Directos: Mg. Luis
Fernando Arévalo Viveros.

11
ABSTRACT

TITLE: THE CONFIGURATION OF ROA FAMILY'S IDENTITY IN EL CRIMEN DEL


SIGLO, BY MIGUEL TORRES

AUTHOR: JHON ALEXÁNDER MONSALVE FLÓREZ

KEY WORD: Identity, individual actor, collective actor, socio-ideological dimension, emo-
tional dimension.

DESCRIPTION

This study draws from the question "what is the configuration of the identity of the Roa
family in El Crimen del siglo, by Miguel Torres?" First of all, it is deducted, based on
Greimas, Courtés, Ricoeur and Fontanille, that identity is permanent and transitory.
Meaning that there exist traits of the social actors that linger and that make them recog-
nizable throughout a narration, in the same way as there exist characters' characteristics,
in any of the dimensions of identity, that vary in the course of the tale. It is necessary to
precise that the idem (the permanent) covers the ipse (the variable) and that the unique-
ness of the individual actors configurates the identity of the collective ones, according to
the methodology of analysis proposed.

Two dimensions inter-dependent of the identity are proposed: the socio-ideological dimen-
sion, characterized by the social relationships of the actors, within an axiological frame-
work belonging to the Colombian culture in the 40s of the XX century, according to the
previously stated. Within this paradigm, the actors use their beliefs and practices inside a
particular ideology. The second category of analysis is the emotional dimension: the identity
of a character or of a group cannot by defined merely based on his social relationships or
on his ideological updates, but also in his emotional estates in the middle of such relation-
ships and updates.

Finally, we opted for the identitarian study not only of the individual characters who are
components of the Roa family, but also for the analysis of the collective configuration of
the identity of a determined social group, from the socio-ideological and emotional di-
mensions. Is proposed as methodology the separate study of the individual actors to de-
fine their changing and not changing attributes, aiming at finding the identitarian configu-
ration of the Roa family, as collective actor.


Master thesis.

Master in Semiotics, Faculty of Human Sciences, Languages School. Director: Mg. Luis Fernando
Arévalo Viveros.

12
INTRODUCCIÓN

En las culturas se crean textos en diversos ámbitos del lenguaje que, como objetos semióti-
cos, son representaciones del mundo. La literatura colombiana es, por tanto, una mímesis
de la realidad, en la que se plasman valores sociales, pasiones e ideologías, es decir, se pre-
sentan configuraciones identitarias que ayudan a comprender no solo las acciones y pen-
samientos de los actores de papel, sino también las axiologías de la cultura en la cual se
escribe el texto literario. La reciprocidad se hace evidente: dentro de una cultura, los hu-
manos crean textos que hablan sobre sus actuaciones y pensamientos, en un determinado
tiempo y espacio, a modo de una duplicación del mundo por medio de la palabra, tal cual
lo afirma Lotman: “El mundo de la lengua natural forma una duplicación del mundo-
objeto y puede él mismo duplicarse en textos verbales y lenguajes del arte verbal organi-
zados de manera más compleja”1. De esta manera, los hombres de una cultura específica
producen textos, a partir del uso de la lengua, que aluden al marco axiológico propio de
ese ámbito cultural. Estos textos entran, por tanto, a ser parte de un lenguaje simbólico en
el que se inscriben elementos propios de una cultura, de tal modo que, en el momento de
producción o Mímesis I, según Ricoeur, o en el momento de lectura o Mímesis III, el texto
se comprende como un generador de sentido independiente, que llena el vacío entre el
conocimiento individual y la cultura como inteligencia colectiva:

“El texto es un generador de sentido, y no solo un recipiente pasivo de sentidos co-


locados en él desde afuera. Esto permite ver en el texto una formación que llena el
lugar que se queda vacío entre la conciencia individual —mecanismo semiótico
generador de sentido que se basa en la asimetría funcional de los grandes hemisfe-
rios cerebrales— y el dispositivo poliestructural de la cultura como inteligencia co-
lectiva”2.

1 LOTMAN, Iuri. Acerca de la semiosfera. En: La semiosfera I. Madrid: Ediciones Cátedra, 1996, p. 59.
2Ibid.,p. 59.

13
Paul Ricoeur, por su parte, defiende la idea de que la narración es la imitación de la natu-
raleza y que media entre esta y el lector. Tiene en cuenta, en su argumentación del tiempo
como mediador de la construcción de la trama, no solo el texto enunciado, sino también el
momento de producción y de lectura. Para desarrollar su propuesta plantea, basado en el
concepto de imitación de Aristóteles, tres mímesis. La primera hace referencia a la prefigu-
ración. El autor del texto toma parte del mundo y lo representa en una obra; toma elemen-
tos de la realidad y los transforma:

“Se percibe cuál es la riqueza del sentido de mimesis I: imitar o representar la ac-
ción es, en primer lugar, comprender previamente en qué consiste el obrar hu-
mano: su semántica, su realidad simbólica, su temporalidad. Sobre esta precom-
prensión, común al poeta y a su lector, se levanta la construcción de la trama y, con
ella, la mimética textual y literaria”3.

Aquí, incluso, podría hablarse de una intención en la prefiguración, en el sentido de que el


hombre empírico que imita el obrar humano a través de la narración proyecta ciertos pro-
pósitos que pueden no verse evidenciados en el texto según la refiguración del lector. La
mimética textual de la que habla la cita anterior es la configuración o Mímesis II. Es decir, la
obra por sí misma: El crimen del siglo, para este caso. La mímesis II es la imitación del
mundo, y como imitación no logra el grado de realidad, pero sí el de mediación:

“Esta función de mediación proviene del carácter dinámico de la operación de con-


figuración, que nos ha hecho preferir el término de construcción de la trama al de
trama simplemente, el de disposición al de sistema. Todos los conceptos relativos a
este plano designan, efectivamente, operaciones. Este dinamismo consiste en que la
trama desempeña ya, en su propio campo textual, una función de integración y, en
este sentido, de mediación, que le permite operar, fuera de este mismo campo, una
mediación de mayor alcance entre la precomprensión y—valga la expresión— la
poscomprensión del orden de la acción y de sus rasgos temporales4.

3RICOEUR, Paul. Tiempo y narración III. México: Siglo XXI Editores, 1998, p. 129.
4 Ibíd., p. 131.

14
En esta mímesis es en la que el texto estimula la generación del sentido no solo ―aunque sí
en gran parte― por las prefiguraciones o refiguraciones, sino también por la configuración
propia de lo narrado. En este punto es cuando se llena el vacío entre la conciencia indivi-
dual y el dispositivo poliestructural de la cultura, según lo propuesto por Yuri Lotman; en
otras palabras, la mímesis II es un encuentro de factores mucho más abarcadores que la
intención del autor o la actualización del lector: es una mediación entre lo uno y lo otro,
que puede contener y predicar mucho más de lo prefigurado y refigurado: es, en últimas,
una mediación cultural. La trama, en vista de su papel mediador, queda situada, por ende,
entre el momento de producción y el momento de lectura o Mímesis III, es decir, la refigu-
ración, momento en que el lector actualiza la narración, tal como se manifiesta en la si-
guiente referencia:

“(…) los paradigmas recibidos estructuran las expectativas del lector y le ayudan a
reconocer la regla formal, el género o el tipo ejemplificados por la historia narrada.
Proporcionan líneas directrices para el encuentro entre el texto y su lector. En una
palabra: regulan la capacidad que posee la historia para dejarse seguir. Por otro la-
do, el acto de leer acompaña la configuración de la narración y actualiza su capaci-
dad para ser seguida. Seguir una historia es actualizarla en lectura”5.

El crimen del siglo, como mímesis II, relata —por medio de un narrador extradiegético que
dona, en ocasiones, la voz narrativa a algunos actores— la historia de Juan Roa Sierra, apa-
rente asesino del caudillo liberal Jorge Eliécer Gaitán, dentro de la novela. Centra la aten-
ción en cómo, después de ser seguidor de las ideas políticas del candidato presidencial,
toma la decisión de matarlo y planea estratégicamente el plan de ataque. Mediado por
pasiones, moraliza sobre sus actitudes y opta por no llevar a cabo este programa narrativo.
No obstante, las manipulaciones de actores que compaginan ideológicamente con la idea
de matar al caudillo llevan a Juan a orientarse nuevamente tras el mismo objeto, pero esta
vez sin estar modalizado por el querer. La familia Roa sufre las consecuencias de las deci-
siones de Juan y, en torno a él, se configura, como actor colectivo, socio-ideológica y pa-
sionalmente.

5 Ibíd., p. 147.

15
Así, pues, la triple mímesis de Ricoeur parece ser una descripción de la producción del
sentido, en la cual convergen tres actores: el autor, el texto y el lector. Para el presente tra-
bajo interesa sobre todo la mímesis II, no porque se ignore o se pase por alto la importan-
cia del autor y del lector en la configuración del sentido, sino porque es en ella donde
pueden comprenderse las identidades de los personajes literarios, que es, al fin y al cabo,
el objetivo de estas páginas. Entonces, un texto no se arroja al mundo, no se crea porque sí,
no se escribe sin el ánimo de representar alguna realidad, sin hacer y decir parte, de algu-
na manera, de la cultura en la que fue creado. Un texto presenta ideologías, posturas socia-
les y políticas, perspectivas humanas frente a los hechos del mundo. Cada uno de los acto-
res de una pintura, de un filme, de una novela mantiene una perspectiva ideológica que lo
identifica de los demás. Un estudio de los discursos y de las acciones de los sujetos de una
narración daría cuenta de los marcos axiológicos del cronotopo en el que están inmersos, y
que, a su vez, se relacionan con las formas de vida de la sociedad en la que el texto fue
forjado.

En ese sentido, la mímesis II centra su atención en el texto como una representación del
mundo natural. Esta mímesis se denomina configuración, y aunque sea dependiente de la
prefiguración y de la refiguración, puede caracterizarse por cierto rasgo de autonomía cuan-
do, por una parte, las intenciones del autor quedan subordinadas a la presencia de la cul-
tura, presencia que en muchas ocasiones no surge del saber del creador, y cuando, por
otra, el lector no puede determinar todos los recovecos e infinidades de la creación artísti-
ca. Lo cierto es que, de cualquier forma, la mímesis II o la configuración debe comprender-
se como una representación del mundo natural que, por ende, da cuenta de la construc-
ción del mundo a partir del arte.

Con esto no se pretende, de ningún modo, asociar directamente la identidad de la familia


Roa con la de aquellos hombres empíricos que, según la historia colombiana, vivieron a
mediados del siglo pasado; ni mucho menos se tiene como objetivo definir la identidad del
colombiano a partir de esta narración. Pero sí es necesario comprender cómo El crimen del
siglo, como objeto semiótico de la cultura colombiana, representa acciones humanas, pen-
samientos, pasiones, ideologías y relaciones sociales que dan cuenta de axiologías claras

16
que convergen en el nivel textual y en el mundo de la vida: violencia, crímenes, estados de
corrupción, familias inestables, identidades divergentes, dimensiones socio-ideológicas y
pasionales. Así las cosas, aunque Juan Roa Sierra, protagonista de El crimen del siglo, sea
visto, desde la historia colombiana, como el asesino de Gaitán, no podría decirse ―o al
menos no es la intención de este trabajo―que el hombre de carne y hueso es el mismo, con
las mismas acciones y valores, que el de la novela.

17
1. ACTORES LITERARIOS Y CONCEPTUALIZACIONES

Partiendo de lo anterior, este trabajo tiene como fin el estudio de la mímesis II o configura-
ción textual. Si bien es cierto que podría desarrollarse el análisis de manera trascendente,
el objetivo de estas páginas no conlleva un estudio más allá del lugar en el que convergen
los actores del enunciado: Analizar la configuración de la identidad de la familia Roa en El
crimen del siglo, de Miguel Torres, a partir de teorías y métodos propuestos desde la se-
miótica y otras disciplinas. Este propósito encamina al investigador a pensar en una meto-
dología pertinente para el estudio de los personajes literarios. Las siguientes páginas tie-
nen como objetivo exponer las justificaciones, los conceptos y los senderos de este proyec-
to.

1.1. ESBOZO DE LA IDENTIDAD DEL ACTOR O PERSONAJE LITERARIO

Por poner un ejemplo, el héroe de la tragedia griega no es el mismo de la novela contem-


poránea. Se diferencian por sus acciones, situaciones y decisiones, que son regidas por
unas formas de vida particulares de la cultura y tiempo en los que son creados. Partiendo
de esto, el héroe literario varía identitariamente a través del tiempo y del espacio: cada
corriente estética trae consigo una forma diferente de percibir el mundo, que parece plas-
marse en la configuración del actor literario. Conceptualmente, y siguiendo a Angélica
Tornero, sería poco pertinente considerar al héroe trágico como un personaje, ya que, ver-
bigracia, inmerso Edipo en la tragedia griega, se determina identitariamente a partir de lo
que Aristóteles denomina carácter: “aquello según lo cual se dice que los que actúan son
tales o cuales”6. En este sentido, el carácter es secundario a las acciones; por lo tanto, esto
indica que hay una tendencia a priorizar, en el mundo griego, en la acción más que en el
ser del actor, que, en últimas, termina siendo inmutable: la acción pretérita tiene relación

6TORNERO, Angélica. El personaje literario: historia y borradura. México: Universidad Autónoma del Estado
de Morelos, 2011, p. 35.

18
con la acción futura; la identidad del actor importa por las acciones, siempre coherentes,
que este realice.

En El crimen del siglo, las acciones son importantes para determinar la identidad de los per-
sonajes; sobre todo, en sus relaciones socioculturales. Las prácticas ideológicas y las imbri-
caciones pasionales trascienden el ámbito de la acción, hasta el punto de contar con la afec-
tividad, la decisión y el pensamiento, tal como lo evidencia Tornero al citar a Ricoeur:“(…)
la noción de personaje está sólidamente unida a la teoría de la narración, en la medida en
que la narración no puede ser una mimesis de acción sin ser también una mimesis de seres
actuantes, que son seres que piensan y sienten; mejor: seres capaces de expresar sus pen-
samientos, sus sentimientos y sus acciones”7. De cualquier manera, tanto las acciones co-
mo los afectos no se consideran desde el exterior del sujeto, sino desde el interior, y, por lo
tanto, según la misma autora, los actores de la novela contemporánea pueden ser llamados
personajes: “Los personajes no son ya considerados de manera externa, como inmutables,
sino desde el interior, a partir de consideraciones psicológicas. En este momento se habla
ya de personajes y no de caracteres”8. Es preciso aclarar que esta mutabilidad se refiere a
los roles que el personaje asume en determinadas circunstancias, generando un efecto de
multiplicidad; pero el idem (la mismidad; lo que se mantiene) opaca al ipse (la ipseidad, lo
que varía): “Mi carácter soy yo, yo mismo, ipse; pero este ipse se enuncia como idem”9.

El término personaje literario es, por lo visto, propio de la novela contemporánea, y no se


reduce ―pertinente es aclararlo― a la figura del héroe. Desde esta perspectiva, en el desa-
rrollo de este trabajo, se hace alusión a los miembros de la familia Roa, ya sea como acto-
res, denominados así desde la semiótica, o como personajes, siguiendo lo ya expuesto.
Para Greimas y Courtés, los actores se caracterizan por contar, mínimamente, con un rol
actancial y un rol temático: “Un lexema, para ser considerado actor, debe ser portador, por
lo menos, de un rol actancial y un rol temático”10. Esto indica que cumpliría, por un lado,
cierta función en una relación sintáctica entre sujetos y objetos de valor, con destinadores

7Ibíd.,
p. 131
8Ibíd.,
p. 53.
9 RICOEUR, Paul. Sí mismo como otro. España: Siglo xxi editores S. A. 2003, p. 116.
10 GREIMAS y CORUTÉS, p. 28.

19
manipuladores y judicadores. Por otro lado, daría cuenta de un rasgo en el ámbito del ha-
cer que se definiría a partir de figuras recurrentes. El actor literario se caracteriza por estos
dos roles, además del rol patémico11 que determina un carácter pasional en dependencia
de las circunstancias narrativas. Estas definiciones de actor o personaje literario son la base
para el estudio no solo de personajes individuales, sino también, como se verá más adelan-
te, de actores colectivos.

La importancia del estudio identitario de los actores de la familia Roa parece radicar en lo
que, como objeto semiótico, representa la novela contemporánea, especialmente en refe-
rencia a la reescritura del pasado; Valencia Solanilla asevera al respecto: “Otro elemento
definitorio de la novelística colombiana actual es la búsqueda de la identidad individual y
colectiva, mediante la reconstrucción y reescritura del pasado, que constituye una indaga-
ción de nuestras raíces culturales más remotas, a través de un discurso polivalente y crítico
de acercamiento a nuestra historia”12. Dentro del ámbito académico, tal vez no haya mejor
justificación social para indagar en torno a la identidad del personaje literario: comprender
la identidad de las representaciones narrativas es comprender las raíces de la violencia, de
la injusticia social, y de las pasiones, ideologías y relaciones socioculturales que llevan a
los actores a tales instancias.

1.2. GENERALIDADES TEÓRICAS Y METODOLÓGICAS

El crimen del siglo es objeto de una investigación cualitativa. Hay que comprender como tal
el proceso mediante el cual se producen, según Strauss y Corbin:

“[los] hallazgos a los que no se llega por medio de procedimientos estadísticos u


otros medios de cuantificación. Puede tratarse de investigaciones sobre la vida de
la gente, las experiencias vividas, los comportamientos, emociones y sentimientos,

11FONTANILLE, 2001.
12VALENCIA SOLANILLA, César. La novela colombiana contemporánea en la modernidad literaria. En. Ma-
nual de Literatura Colombiana, Tomo II. Bogotá:Procultura, Planeta Colombiana, 1998, p. 446.

20
así como al funcionamiento organizacional, los movimientos sociales, los fenóme-
nos culturales y la interacción entre las naciones. Algunos de los datos pueden
cuantificarse, por ejemplo con censos o información sobre los antecedentes de las
personas u objetos estudiados, pero el grueso del análisis es interpretativo”13.

Los comportamientos, sentimientos, las relaciones sociales y las experiencias vividas de los
actores de la familia Roa comprenden los fenómenos culturales e ideológicos que caracte-
rizan al cronotopo en que suceden los acontecimientos ficcionales. En este sentido, la in-
vestigación cualitativa tiende a la interpretación de productos semióticos de la cultura, a
partir de métodos y procedimientos determinados. Los autores de la cita anterior, en lí-
neas posteriores, proponen tres componentes fundamentales en una investigación de este
tipo.

En primer lugar, los datos, “que pueden provenir de fuentes diferentes, tales como entre-
vistas, observaciones, documentos, registros y películas”14. Estos datos hacen referencia al
corpus de análisis que, para este caso, es El crimen del siglo, del cual se seleccionan elemen-
tos pertinentes según el interés del investigador. Aunque existen diversas posibilidades de
análisis en esta novela, se ha optado por la comprensión identitaria de los actores indivi-
duales y colectivos con el fin de: 1) retomar los estudios sobre el rol y configuración del
personaje, ya que, según Angélica Tornero, existe “la posibilidad de pensar al sujeto no ya
de manera sustancialista, sino en constante construcción, puede resultar un término medio
entre borrar al personaje y darle el privilegio de la voz autorial”15; 2) comprender la confi-
guración de los actores de la novela, a partir de sus relaciones con los demás, de sus ideo-
logías, de sus pasiones, de sus cambios y permanencias; y 3) a partir de lo anterior, propo-
ner una configuración identitaria de actores colectivos, específicamente del grupo social de
la familia Roa Sierra.

13STRAUSS, Anselm, y CORBIN, Juliet. Bases de la investigación cualitativa. Medellín: Universidad de Antio-
quia, 2002, p. 20.
14Ibíd., p. 21.
15TORNERO, Angélica. Op. Cit. p. 154.

21
En segundo lugar, “están los procedimientos que los investigadores pueden usar para in-
terpretar y organizar los datos”16; a esto se denomina codificación, es decir, el producto de
la conceptualización, la reducción de lo analizable y la elaboración de categorías que per-
mitan una organización y esquematización pertinente en el desarrollo analítico. En cuanto
a lo conceptual, en la investigación que aquí se presenta, se parte de propuestas teóricas
tanto de la semiótica como de la sociología u otras ciencias del lenguaje. De esta manera, se
encuentran términos como ideología, grupos sociales, estados patémicos, etc., que deter-
minan un metalenguaje coherente con la propuesta de investigación dentro del campo
académico-semiótico del que surge. Por otra parte, la reducción de lo analizable hace refe-
rencia a la delimitación del análisis, ya expuesta en el párrafo anterior. No se pretende
estudiar en su totalidad la novela de Miguel Torres; se define, por el contrario, un camino
de análisis lo suficientemente delimitado: la identidad de la familia Roa Sierra. Las catego-
rías propuestas en este estudio permiten la organización estructural y de sentido del traba-
jo de investigación. Así las cosas, en el primer capítulo, las categorías se reducen a la apro-
ximación conceptual en el ámbito investigativo, teórico y metodológico. En el siguiente
capítulo, la categorización se centra en la caracterización individual identitaria de los acto-
res de la familia Roa, desde dos categorías o dimensiones de la identidad: la socio-
ideológica y la pasional. El tercer capítulo, por su parte, presenta las categorías de análisis
de la identidad de la familia Roa Sierra como actor colectivo.

El tercer componente alude a la producción intelectual de la investigación, que, de cierta


manera, es expuesta durante este trabajo. Lo importante radica en que, según lo explicado,
la investigación encaja metodológicamente en el marco cualitativo.

En cuanto al método de análisis, la configuración de la identidad de la familia Roa parte


del estudio de los procesos de significación en los niveles figurativo, narrativo, pasional y
axiológico, tal cual lo afirman Greimas y Courtés en el Diccionario razonado de la teoría del
lenguaje: “(…) se supone que el análisis de una configuración debe reconocer todos los ni-
veles y todos los componentes de un discurso examinado a través de las diferentes instan-

16STRAUSS y CORBIN. Op. Cit. p. 21.

22
cias de su recorrido generativo”17. Estos niveles se encuentran en el desarrollo del trabajo,
pero no forman categorías particulares. Así, el estudio de la dimensión socio-ideológica de
la identidad de los actores de la familia Roa, aunque tienda a lo axiológico, se lleva a cabo
a partir de elementos narrativos, tales como los programas narrativos, los esquemas actan-
ciales o las organizaciones sintácticas de los personajes dentro de la narración, a partir de
las figuras que indican acciones, procesos y estados. De esta manera, se persigue la com-
prensión no de la estructuración del texto, sino del efecto de sentido de identidad indivi-
dual y colectiva que a este subyace.

Así las cosas, aunque no se determinen como una categoría específica, las figuras se en-
tienden como formantes que hacen posible la tematización de la identidad en la familia
Roa. Las figuras y los temas se comprenden, desde lo expresado por García Contto en su
Manual de semiótica, de la siguiente manera: “Las figuras se reúnen bajo un tema; la temati-
zación es el mecanismo que reconoce qué líneas temáticas desarrolla el discurso, y cada
tema organiza un conjunto de figuras que juntas reiteran la línea temática”18. Así, a partir
de isotopías, se va comprendiendo el sentido de la identidad en los actores de la novela.
En el nivel narrativo y actancial, se tienen en cuenta los análisis semántico-estructurales de
Greimas y el proceso de análisis del discurso de J. Courtés y de Jacques Fontaille. En este
punto, se analizan algunos programas narrativos y la organización actancial, que dan
cuenta de la estructura narrativa de las funciones de los actores dentro del enunciado: “Si
consideramos el relato como un enunciado global, producido y comunicado por un sujeto
narrador, este enunciado global puede descomponerse en una serie de enunciados narra-
tivos concatenados”19.

Por otra parte, las axiologías, entendidas como los sistemas de valores que pueden actuali-
zarse en ideologías personales o grupales, parten de la valoración o sanción negativa o
positiva de los actores con respecto a sus acciones o consecuencias: “Una vez planteados

17GREIMAS, Algirdas, y COURTÉS, Joseph. Semiótica. Diccionario razonado de la teoría del lenguaje. Madrid:
Gredos, 1990, p. 77.
18GARCÍA CONTTO, Juan David. Manual de semiótica. Lima: Instituto de Investigación Científica Universi-

dad de Lima.[En línea] (3 de octubre de 2013) Disponible en: http://es.scribd.com/doc/73294252/Manual-de-


semiotica-Semiotica-narrativa-con-aplicaciones-de-analisis-en-comunicaciones. P. 26.
19GREIMAS, A. J. Del sentido II. Madrid: Editorial Gredos, 1989, p. 58.

23
los valores del nivel temático, se los puede entonces axiologizar, es decir, marcarlos, sea
positivamente, sea negativamente, sobredeterminándolos con la categoría tímica euforia
vs disforia”20. Estas divergencias son las que asimilan y diferencian a los actores entre sí:
mientras unos apoyan, por ejemplo, la causa gaitanista, otros planean la forma de asesinar
al caudillo liberal. El análisis del nivel axiológico ayuda a comprender el marco social y
cultural ―desde las perspectivas de los actores de la familia Roa― de la Bogotá de los años
cuarenta enunciada en la novela de Torres. Por otra parte, los estados y cambios pasiona-
les de los actores se relacionan, del mismo modo, con su configuración identitaria: “(…) el
sujeto modal aparece como una serie de identidades modales diferentes; de este modo el
sujeto cambiará de equipamiento modal y recorrerá una serie de identidades modales
transitorias, de acuerdo a si el objeto es modalizado como “deseable”, “útil” o “necesa-
rio”21. Este nivel de la afectividad es una de las categorías de análisis: la dimensión pasio-
nal de la identidad, que tiene en cuenta, más que las acciones y recorridos de los actores,
los estados patémicos que los caracterizan, según las circunstancias.

1.3. ESTADO DEL ARTE: EL CRIMEN DEL SIGLO EN LOS ESTUDIOS LITERA-
RIOS

Desde el 2006, año de publicación de la novela de Miguel Torres, se ha investigado relati-


vamente poco sobre esta narración literaria. Cabe aclarar que posiblemente en el transcur-
so de esta investigación se lleven a cabo, de manera simultánea, otras similares basadas en
los factores identitarios en El crimen del siglo. Se parte, entonces, de lo que se ha encontrado
en revistas literarias y trabajos académicos, tanto impresos como virtuales, para hablar de
lo que se comprende como estado del arte en una investigación: aquello que, con base en
el corpus de estudio, “permite determinar la forma como ha sido tratado el tema, cómo se
encuentra el avance de su conocimiento en el momento de realizar una investigación y

20COURTÉS, Joseph. Análisis semiótico del discurso. Madrid: Editorial Gredos, 1997, p. 252.
21GREIMAS, A. J. y FONTANILLE, J. Semiótica de las pasiones. Buenos Aires: Siglo XXI editores, 2002, p. 50.

24
cuáles son las tendencias existentes, en ese momento cronológico, para el desarrollo de la
temática o problemática que se va a llevar a cabo”22.

En este apartado se describen, de manera general, algunos estudios ―emparentados o no


con el concepto de identidad― que se han realizado en torno a la novela de Miguel Torres, y
se señala la teoría y metodología llevada a cabo en tal proceso. De esta forma, se determina
cómo ha sido tratado el tema de la identidad (o cualquier tema) en otras investigaciones y
cuáles son las tendencias, tanto teóricas como metodológicas, de estos trabajos, cuyo objeto
de estudio común es El crimen del siglo.

Olga Lucía Ruiz Echeverri de la Universidad del Valle escribe en el 2011, para la Revista
Poligramas 36, el artículo “Juan Roa como metáfora e ironía de la identidad colombiana en
El crimen del siglo, de Miguel Torres”. Este trabajo, al menos temáticamente, es de los más
próximos a la investigación aquí propuesta, y, sin embargo, se distancia lo suficiente. Si
bien es cierto que se estudia la identidad, se hace desde el contraste de la representación
literaria sobre los hechos históricos de los años cuarenta y las formas de vida actuales de
los colombianos:

Roa Sierra resulta un personaje familiar para nosotros, los lectores; lo vemos en
otros jóvenes sicarios actuales y desde allí el Gaitán histórico se nos transforma en
máscara de muchos otros muertos. La historia del 48 se vuelve metáfora de la his-
toria actual y sin embargo, no deja de hablar de los acontecimientos que sacudían
nuestro país en esa época, encarnados en el drama de Juan, un hombre que vive en
borrador, de identidad precaria, ignorante, pobre, solitario, desempleado y sin fu-
turo23.

La investigadora se basa en los conceptos de ficcionalidad y campo de referencia―propuestos


por Benjamin Harshaw― que no tienen otro objetivo que diferenciar el mundo posible de
la narración (campo de referencia interno) con la realidad en la cual está basado el texto

22 LONDOÑO PALACIO, Olga Lucía; MALDONADO GRANADOS, Luis Facundo, y CALDERÓN VI-
LLAFÁÑEZ, Liccy Catalina. Guía para construir estados del arte. Bogotá: Iconk, 2014.
23 RUIZ, Olga Lucía. Juan Roa como metáfora e ironía de la identidad colombiana, en El crimen del siglo, de

Miguel Torres. En: Revista Poligramas. Núm. 36 (julio-diciembre de 2011); p. 52-53.

25
literario (campo de referencia externo). Por otra parte, aunque propone una definición
identitaria de Juan Roa Sierra y de uno que otro autor, lo hace desde el concepto de ironía,
de tal manera que Juan, verbigracia, termina configurado como un personaje que actúa de
manera paradójica ante algunas circunstancias:

(…) la novela presenta una serie de acciones de gran ironía, como el hecho de (…)
que el asesino de Gaitán haya sido gaitanista; que justamente cuando Juan aban-
dona su intención de matar al caudillo, por una Trampa del azar termine involu-
crado en un plan para matarlo; que el único proyecto que logre culminar sea preci-
samente aquel que lo conduce a su aniquilación final. Igualmente es irónico que en
el primer capítulo Johan Umland Gert, el quiromántico, el conocedor del alma hu-
mana y de las intimidades de Juan Roa, no le crea cuando éste le confiesa que va a
matar a Gaitán ese mismo día24.

La investigación en el presente trabajo parte de otra perspectiva: el estudio identitario de


los actores de la familia Roa, desde variadas categorías y desde una perspectiva interse-
miótica, con el fin de comprender la configuración identitaria colectiva de esta familia.

Darío Hernán Restrepo escribe, para el número 28 de la misma Revista Poligramas, el ar-
tículo “El crimen del siglo o la trama de la ficción como interpretación de la historia”. El
autor parte de la triple mímesis de Ricoeur y propone “adentrarnos en la trama armada
por Miguel Torres en su más reciente novela, El crimen del siglo, para volver a armar ese
‘como si’ de los acontecimientos del 9 de abril de 1948 desencadenados por el asesinato de
Jorge Eliécer Gaitán”25. En esta referencia se hace explícita la teoría del filósofo francés en
cuanto que se tiene en cuenta al autor como “armador” de la trama (prefiguración), a la
trama como objeto de estudio (figuración) y la posibilidad del lector de volver a armar los
acontecimientos (refiguración). Darío Hernán Restrepo, si bien concluye que esta novela es
una interpretación de la historia colombiana sobre un hecho que aún “incide sobre nuestro

24Ibíd., p. 50.
25HENAO RESTREPO, Darío. El crimen del siglo o la trama de la ficción como interpretación de la historia.
En: Revista Poligramas. Núm. 28 (Julio-diciembre de 2007); p. 89.

26
presente y nuestro futuro”26, parece centrarse en cómo Miguel Torres construye esta trama
ficcional a partir de los hechos históricos:

Una meticulosa investigación de todo tipo de fuentes durante 10 años –cartas, dis-
cursos, testimonios, novelas, crónicas, prensa, ensayos, expedientes, películas y fo-
tografías– constituyó el material de base, de punto de partida del autor, movido
por sus recuerdos infantiles del “bogotazo”, para escribir una novela que vuelve a
recrear uno de los hechos de mayor repercusión en la historia colombiana moder-
na27.

Aquí la elección de una estructura-trama es la que le permite al autor captar esas


relaciones de acontecimientos que constituyen el hecho histórico y que mediante
procesos imaginativos nos recrean la Bogotá de la época y todo lo que provocó el
bogotazo28.

(…) lo que logra Miguel Torres es volver ficción toda esa vorágine de aconteci-
mientos de la mano de Juan Roa Sierra29.

Con mucha sabiduría literaria, Miguel Torres centra su novela en “ese joven obrero
sin trabajo llamado Juan Roa Sierra” que desde el primer capítulo sabemos que va
a matar a Gaitán y, ya entrado en gastos, de ninguna manera por más que lo inten-
te consigue escapar a este designio30.

El propósito del trabajo aquí propuesto no concierne al estudio de la prefiguración discur-


siva. Se parte de la trama de la novela para analizar la identidad de la familia Roa, pero no
se brindan elementos que den cuenta de cómo Miguel Torres obtuvo la información para
escribir la novela o caracterizar a los personajes. Esta delimitación ― como se expuso en las

26Ibíd., p. 96.
27Ibíd., P. 89.
28 Ibíd., P. 91.
29 Ibíd., P. 92.
30Ibíd., P. 91.

27
primera páginas― se debe más al fin de la investigación que sostiene el presente trabajo
que a la importancia que merece el estudio de la prefiguración del discurso.

Otro artículo que se basa en la novela de Torres y que, de cierto modo, configura la identi-
dad de algunos actores de la familia Roa es el publicado por la Revista Escritos, de la Uni-
versidad Pontificia Bolivariana de Medellín, bajo el título: “Una discusión en la familia del
asesino de Gaitán: estudio estético de una situación cotidiana”. El autor ―el mismo autor
de este trabajo de grado― parte de la teoría de Katya Mandoki para analizar los compor-
tamientos de Juan y de María en algunas discusiones de pareja que se llevan a cabo a lo
largo de la novela. Así las cosas, fragmentos como el siguiente dan cuenta de rasgos identi-
tarios del presunto asesino del caudillo liberal: “Juan Roa Sierra, si se tiene en cuenta el
marco general de la novela, tuvo diversos momentos de cólera; a parte del que se analiza
en este trabajo, podría citarse, por ejemplo, el día en que se sintió humillado por parte de
Jorge Eliécer Gaitán”31. En últimas: si bien es cierto que el artículo ofrece uno que otro ras-
go de la identidad de Juan y de María, no compagina estas identidades en un marco colec-
tivo identitario, como sí se propone hacer en el desarrollo del trabajo en curso.

Aunque en el proceso de investigación no se han hallado más investigaciones concernien-


tes a la identidad en la novela de Miguel Torres, se insiste en el hecho de que es posible
que, a la par con la presente pesquisa, se estén llevando a cabo proyectos similares.

1.4. UN ACERCAMIENTO A LOS CONCEPTOS DE IDENTIDAD, IDENTIDAD IN-


DIVIDUAL E IDENTIDAD COLECTIVA

Hablar de identidad solo desde la semiótica es renunciar ―como se expone más adelante―
a la interdisciplinariedad que caracteriza a esta ciencia del lenguaje. Por tal motivo, en el
transcurso de este trabajo, se hace alusión a diversas perspectivas disciplinarias en torno a
este tema y a temas que lo sostienen. La identidad, pues, se entiende como un concepto

31MONSALVE FLÓREZ, JhonAlexánder. Una discusión en la familia del asesino de Gaitán: estudio estético de
una situación cotidiana. En: Revista Poligramas. Vol. 22 Núm. 49, (Julio-diciembre de 2014); p. 479.

28
complejo, que se compone de niveles que brindan un acercamiento más fiel a la compren-
sión identitaria de los sujetos. De esta manera, si para Greimas y Courtés, la identidad sir-
ve, en primera instancia, “para designar el rasgo o el conjunto de rasgos que tienen en co-
mún dos o más objetos”32, la única forma para identificar a estos objetos (o sujetos) es a
partir de la definición de ciertas categorías en las cuales encajen pertinentemente los ras-
gos a los que se hace referencia. Si para Fontanille la identidad de los actores sociales es
transitoria, es necesario plantear categorías que, de manera particular, corroboren tal afir-
mación. Si para Ricoeur “decir la identidad de un individuo o de una comunidad es res-
ponder a la pregunta: ¿quién ha hecho esta acción?, ¿quién es su agente, su autor?” 33, o
sea, si para el filósofo francés la identidad se determina a partir de la narración o de la res-
puesta a la pregunta ¿quién es el agente de una acción específica?, es importante tener en cuen-
ta los factores identitarios que se evidencian en el acto narrativo y, para ello, se hace nece-
saria la propuesta de una taxonomía de las dimensiones en las que se configura la identi-
dad. Esto con el fin de, por un lado, evitar el error analítico de la generalización, y por
otro, de proponer un camino adicional de análisis de la identidad de actores individuales y
colectivos.

A partir de lo anterior, el corpus de análisis admite una categorización de la identidad en


dos dimensiones fundamentales: la socio-ideológica y la pasional (en los actores de la no-
vela; valga la aclaración). Estas categorías permiten la configuración detallada de cada uno
de los personajes de la familia Roa y la construcción identitaria de la familia como actor
colectivo. En otras palabras, el análisis de los actores desde estas categorías permite una
comprensión más pormenorizada de sus acciones, ideologías y pasiones, y, de este modo,
se evidencia, más fehacientemente, la configuración identitaria.

Por supuesto, esta metodología parte de los niveles de la generación e interpretación del
sentido, propuestos por la Escuela Semiótica de París: las figuras, la narración, las pasiones
y las axiologías. Si bien es cierto ―como se dejó claro líneas arriba― que en el trabajo no se

32GREIMAS, Algirdas, y COURTÉS, Joseph. Semiótica. Diccionario razonado de la teoría del lenguaje. Madrid:
Gredos, 1990, p. 212.
33RICOEUR, Paul. Op. Cit. p. 998.

29
categorizan las figuras ni las acciones de los personajes, sí se tienen muy en cuenta en el
desarrollo argumentativo de las dos categorías expuestas.

A partir de lo anterior, se hace necesario determinar algunas generalidades, que ubican,


desde ahora, metodológica y teóricamente al lector.

1.4.1. Identidad en semiótica

La primera acotación que hacen Greimas y Courtés sobre el concepto de identidad es que
no puede ser definido: “El concepto de identidad, no definible (…)”34.Es importante com-
prender que, aunque no hay una definición al respecto, sí se presentan características que
pueden dar cuenta de la identidad cuando se hace referencia a ella. Es el caso, verbigracia,
de la interdependencia entre este término y la alteridad, que, por sí sola, tampoco puede
ser definida: “(…) se opone al de alteridad (como “lo mismo” a “lo otro”) que tampoco
puede ser definido: en cambio, la pareja, como tal, es interdefinible por la relación de pre-
suposición recíproca, y es indispensable para fundar la estructura elemental de la signifi-
cación”35. Así las cosas, la identidad se comprende a partir de la alteridad, y viceversa. La
oposición forja el sentido y caracteriza, identifica, a cada término opuesto. El inciso de la
cita de Greimas y Courtés asocia a la identidad con lo mismo y a la alteridad con lo otro.
¿Acaso la identidad es lo semejante y la alteridad, lo diferente? Líneas después afirman:
“Por oposición a la igualdad que caracteriza a los objetos que poseen exactamente las
mismas propiedades cualitativas, la identidad sirve para designar el rasgo o el conjunto de
rasgos (en semiótica: semas o femas) que tienen en común dos o más objetos”36. En este
punto se presenta una diferenciación entre igualdad e identidad: la primera se refiere a
objetos con las mismas cualidades; la segunda, a objetos con cualidades en común. Esta
aclaración es importante en cuanto que la identidad presupone, por sí misma, la diferen-
cia: “El reconocimiento de la identidad de dos objetos, o su identificación, presupone su

34GREIMAS y COURTÉS. Op Cit. p. 212.


35Ibíd., p. 212.
36Ibíd., p. 212.

30
alteridad, es decir, un mínimo sémico o fémico, que los vuelve, en primera instancia, dis-
tintos”37. En este sentido, identidad y alteridad se complementan.

Así mismo, estos términos pueden ser equiparables a la permanencia y al cambio, respec-
tivamente. No solo desde la comparación entre sujetos u objetos, sino también entre el ba-
lance de un mismo individuo que actúa, piensa y dice en momentos diferentes: “Principio
de permanencia que permite al individuo permanecer el ‘mismo’, ‘persistir en su ser’ a lo
largo de su existencia narrativa, a pesar de los cambios que provoca o sufre”38. En otras
palabras, la identidad de un sujeto es aquello que, a lo largo de una narración, permanece
en las mismas circunstancias mientras algunos rasgos se alteran. Por lo tanto, lo que per-
manece se reconoce a partir de lo que cambia: la identidad vuelve a configurarse por lo
mismo y por lo otro, y permite el reconocimiento de la existencia de un actor en diferentes
momentos de la historia narrada: “(…) el procedimiento de anaforización permite identifi-
car un actor en todos los instantes de su existencia discursiva”39.

La alteridad, que, en Greimas y Courtés, no es otra cosa que aquello que determina a la
identidad a partir de una relación recíproca de interdefinición, será, en un sentido similar,
comprendida por Fontanille como uno de los ejes fundamentales en la construcción identi-
taria de los sujetos: “La identidad de los actores, tanto como la de los actantes, es, pues,
una identidad continuamente transformable, es decir, compuesta por identidades transito-
rias”40. Para el autor de Semiótica del discurso, es necesario diferenciar los conceptos de rol y
actitud. El primero se fija culturalmente o a partir de reiteraciones discursivas: “(…) en
ambos casos, el reconocimiento del rol se hace después del uso que lo ha fijado, luego de la
repetición que lo ha estabilizado”41 ; la actitud, en cambio, ocurre durante el discurso: “Po-
ne en marcha nuevas posibilidades de identidad, pone al actante o al actor en devenir”42 .
La transitoriedad no implica una mutación identitaria del personaje, sino, más bien, una

37Ibíd., p. 212.
38Ibíd., p. 213.
39Ibíd., p. 213.
40 FONTANILLE, Jacques. Semiótica del discurso. Trad. Óscar Quezada. Lima: Universidad de Lima, 2001, p.

128.
41 FONTANILLE, íbid., P. 129.
42 Íbid., p. 129.

31
caracterización actorial que permite entender, en primer lugar, el dinamismo del sujeto
durante el discurso, y en segundo lugar, las variaciones para el reconocimiento del rol.

Las anteriores son las perspectivas más generales y pertinentes, en torno a la definición del
concepto de identidad, en el ámbito de la semiótica. En este trabajo se tiene en cuenta tanto
la una como la otra: la identidad como dinámica determina modalmente a cada sujeto;
Juan Roa Sierra, por ejemplo, actúa de diferente manera en dependencia de la situación y
del momento de la narración. La identidad, en su permanencia y en sus cambios, define
identitariamente a la familia Roa como actor colectivo: aquello que permanece en todos los
actores a pesar de sus cambios define la identidad del grupo social, y aquello que los dife-
rencia determina la identidad individual de cada integrante de la familia. Lo que persigue
este estudio, entre otras cosas, no es solo la caracterización de los sujetos en su individua-
lidad, sino también en su colectividad: cuáles rasgos son o no recurrentes en los actores de
la familia Roa, desde las dos categorías definidas en este trabajo: la socio-ideológica y la
pasional.

1.4.2. Identidad de actores individuales y actores colectivos

Se parte de la idea de que la identidad, del mismo modo que es permanencia y transitorie-
dad en los actores individuales, lo es en los actores colectivos. El estudio de la identidad
de un actor individual tiene como base, dentro de los límites del presente trabajo, las ca-
racterísticas en los ámbitos socio-ideológico y pasional. Se determina, entonces, la identi-
dad de un sujeto a partir de la pregunta ¿cuáles rasgos se mantienen y cuáles cambian en
el desarrollo narrativo del individuo, en medio de las relaciones intersubjetivas y de los
aspectos ideológicos y pasionales? Para llevar a cabo este propósito, se analiza la identidad
de cada uno de los actores de la familia Roa, para hallar y comprender recurrencias que
permitan la determinación de la identidad de la familia, como actor colectivo, en esos
mismos ámbitos.

32
La identidad del individuo y de la colectividad no puede escapar, por un lado, al carácter,
entendido, según Ricoeur, como “el conjunto de signos distintivos que permiten identifi-
car de nuevo a un individuo humano como siendo el mismo”43, y por otro lado, a la transi-
toriedad, es decir, al ipse del sujeto: “lo móvil que da lugar a la construcción de la identi-
dad”44.

El problema radica, de fondo, en cómo se configuran identitariamente los actores colecti-


vos. No pueden considerarse únicamente como actantes porque no cumplen solo funcio-
nes narrativas: piensan, toman posturas, se relacionan socioculturalmente, actualizan axio-
logías y son pasionales. Las colectividades no son solo sujetos, destinatarios, antisujetos o
judicadores, también son grupos sociales pertenecientes a una cultura particular, con unas
ideologías definidas y con unas pasiones, de cierta forma, congruentes. Paul Ricoeur, en
Tiempo y narración III, equipara la comprensión de la identidad individual con la colectiva:
“decir la identidad de un individuo o de una comunidad es responder a la pregunta:
¿quién ha hecho esta acción?”45. Lo importante es no reducir la identidad a la performance,
sino, más bien, lograr la integración de esta con los demás rasgos socio-ideológicos y pa-
sionales, a partir de los cuales se comprende a los actores colectivos más allá de sus accio-
nes funcionales. En otras palabras, la identidad de la familia Roa, como actor colectivo, se
puede determinar a partir de 1) los cambios y permanencias de los actores que la confor-
man, 2) los cambios y permanencias de la colectividad conformada, y 3) la comprensión de
los puntos anteriores desde las dos dimensiones de estudio.

1.5. PRECISIONES PARCIALES

Una pregunta semiótica, que indaga sobre la generación del sentido y que es eje de análisis
en el presente trabajo, sería: ¿cómo se configura la identidad de la familia Roa en El crimen

43 RICOEUR, Paul. Sí mismo como otro. España: siglo xxi editores s. A., 2003, p. 113.
44GONZÁLEZ, María y RIVARA, Greta. Trad. y pról. En: Ricoeur, Paul. Identidad narrativa. [En línea]. [28 de
agosto de 2014]. P. 349. Disponible en: http://textosontologia.files.wordpress.com/2012/09/identidad-
narrativa-paul-ricoeur.pdf.
45 RICOEUR, Paul. Tiempo y narración III. Op. Cit. p. 998.

33
del siglo, de Miguel Torres? Si se parte del postulado de Desiderio Blanco en torno a la rela-
ción entre Semiótica y Ciencias Sociales, se puede entender que “la explicación científica es
inconcebible sin intercambios interdisciplinarios”46. En este orden de ideas, buscar la res-
puesta al cómo de la identidad colectiva requiere de otras perspectivas que complementen
la teoría semiótica, que, aunque se ha centrado en esta cuestión, lo ha hecho, al parecer, sin
recurrir a caminos metodológicos de la configuración identitaria colectiva, cuyas bases po-
drían hallarse en otras disciplinas. Así las cosas, más que un análisis semiótico, este es un
estudio intersemiótico de la identidad de la familia Roa. Tal como se ha expuesto líneas
arriba, la sociología, el análisis del discurso, la filosofía, entre otras, son las disciplinas que
complementan el análisis a favor en pro de una comprensión más profunda del proceso
identitario de este grupo social.

De cierta manera, el fin de este primer capítulo es presentar las generalidades del estudio
identitario de la familia Roa. La profundización conceptual, teórica y metodológica se re-
suelve en los dos siguientes capítulos. Por el momento, resta precisar que en este trabajo
no solo se persigue la respuesta al cómo de la configuración identitaria, sino también se
propone un camino, entre tantos, para llegar a la solución de la pregunta problemática.
Estos dos fines, sin más preámbulos, se empiezan a dilucidar a continuación.

46BLANCO, Desiderio. Semiótica y ciencias humanas. En: Revista Letras, Vol. 77. Lima: Universidad de Lima,
2006, p. 60.

34
2. CONFIGURACIÓN IDENTITARIA DE LOS ACTORES DE LA FAMILIA ROA

Para determinar la configuración de la identidad de la familia Roa, se propone estudiar a


cada actor a partir de dos dimensiones: la socio-ideológica y la pasional. La primera com-
prende, por un lado, las relaciones sociales de los integrantes, dentro y fuera del grupo del
cual hacen parte; por otro lado, hace referencia a las actualizaciones, principalmente políti-
cas y religiosas, que caracterizan a las prácticas culturales de la Colombia enunciada. La
segunda centra la atención en los devenires pasionales de los sujetos y en cómo estos ac-
túan con base en sus gradaciones tensivas. Las dos dimensiones ―que se complementan
mutuamente y no se excluyen, de ningún modo, entre sí― conllevan un análisis figurativo
y actancial que, desde el recorrido interpretativo, forja las bases para el hallazgo de las
estructuras profundas del sentido de la identidad en los actores de El crimen del siglo.

La complementariedad de estas dimensiones radica en lo siguiente: la dimensión socio-


ideológica se presenta así, compuesta, por motivos de economía interpretativa. Bien po-
dría proponerse una dimensión sociocultural que englobara a la ideológica, pero los resul-
tados serían redundantes; se sabe que la dimensión social conlleva axiologías culturales
que son actualizadas por sujetos individuales o colectivos. La dimensión socio-ideológica
comprende que las relaciones sociales que forjan los actores de la novela llevan consigo
una actualización ideológica que los caracteriza como endogrupo y hace ver, fuera de sus
prácticas, otras concepciones de mundo en los exogrupos. Las pasiones, por su parte, sur-
gen de las relaciones sociales que instauran los actores y de las ideologías que los caracte-
rizan.

Puede ser que un estudio semiótico de la identidad de los personajes de la familia Roa
acepte otros caminos de análisis; no obstante, se propone el presente por considerarse, si
no suficiente, al menos sí riguroso para desentrañar los laberintos que siempre son retos
en una investigación en torno a la identidad. Así las cosas, se propone el estudio detallado
de las identidades de actores que conforman la familia Roa. Con el fin de hacer más con-
creta la descripción analítica, se partirá de las dos dimensiones como categorías mayores,
dentro de las cuales se presentará el análisis de cada sujeto.

35
2.1. DIMENSIONES SOCIO-IDEOLÓGICA Y PASIONAL

Se comprende como endogrupo la relación de los actores sociales dentro de una misma
colectividad. Así, los cuatro sujetos estudiados en estas páginas hacen parte de un mismo
grupo: la familia, cuyos integrantes se configuran identitaria y recíprocamente a sí mismos
a partir de sus prácticas, pasiones e ideologías. Rosana Peris Pichastor define las relaciones
endogrupales diferenciándolas de las exogrupales de la siguiente manera:

Es la tendencia a dividir el mundo social en dos categorías más bien separadas:


nuestro endogrupo (“nosotros”) y varios exogrupos (“ellos”). Y es a través de di-
cho proceso como los individuos construyen su identidad social, haciendo más
sencilla su percepción de la realidad social47.

De este modo, se comprende lo que podría ser el origen de la identidad de un actor dentro
de la dimensión socio-ideológica: si no está inmerso en unas relaciones sociales endogru-
pales y exogrupales, el sujeto no podrían construirse identitariamente; no habría manera
de interactuar y reconocer los valores socioculturales.

Queda claro que la identidad de los integrantes de la familia Roa se forja tanto dentro co-
mo fuera de este grupo. De esta manera, los actores se asimilan y diferencian, debido a que
pertenecen a una misma colectividad y a grupos distintos a la vez. Sucede, por tanto, una
suerte de interdependencia entre el endogrupo y el exogrupo, que define la identidad de
los sujetos actuantes, los cuales se reconocen dentro de un grupo y fuera de otros. La alte-
ridad ―como afirman Greimas y Courtés― permite la comprensión de la identidad.

La dimensión socio-ideológica no conlleva únicamente las relaciones sociales, sino tam-


bién las axiologías e ideologías que caracterizan al marco cultural y a los grupos sociales a
los cuales pertenecen los sujetos actuantes. Por tal motivo, no se puede desligar la dimen-
sión socio-ideológica de lo cultural, tal cual lo asevera Olga Lucía Molano:

47PERIS PICHASTOR, Rosana. Evolución conceptual de la identidad social. El retorno de los procesos emocio-
nales. En: Revista REME Vol. 10Núm. 26, (Dic., 2007). P. 3.

36
El concepto de identidad cultural encierra un sentido de pertenencia a un grupo
social con el cual se comparten rasgos culturales, como costumbres, valores y
creencias. La identidad no es un concepto fijo, sino que se recrea individual y colec-
tivamente y se alimenta de forma continua de la influencia exterior48.

Pueden reconocerse, a lo largo de la novela, dos prácticas culturales generales: la religiosa


y la política. Estas envuelven tanto lo ideológico como lo pasional de los actores de la no-
vela. Las axiologías de la cultura enunciada se conforman por las valoraciones de los suje-
tos en torno a estos dos ejes temáticos. De esta manera, y siguiendo a Courtés, las axiolo-
gías van relacionadas con las evaluaciones que hacen los sujetos sobre el mundo: “Una vez
planteados los valores del nivel temático, se los puede entonces axiologizar, es decir, mar-
carlos, sea positivamente, sea negativamente, sobredeterminándolos con la categoría tími-
ca euforia vs disforia”49. Así las cosas, en este capítulo se busca, en parte, estudiar los sis-
temas de valores característicos de la cultura colombiana enunciada en la novela, com-
prender a los sujetos en diferentes relaciones sociales y determinar las actualizaciones
ideológicas de los actores de la familia Roa.

Pero, si se pretende caracterizar de manera idónea a los sujetos de este grupo social con el
fin de configurar identitariamente al actor colectivo que conforman, la dimensión socio-
ideológica es aún muy limitada. Sobre todo, porque en las acciones de los personajes de El
crimen del siglo se descubre un componente pasional ligado tanto a lo ideológico como a las
relaciones intra y extragrupales que los actores establecen. Se entiende por pasión el esta-
do que “atañe, pues, cualquiera que sea el sujeto de primer rango involucrado, sea sujeto
de estado o sujeto de hacer, a un sujeto de segundo rango, el sujeto modal que de ella de-
riva”50. En otras palabras, la pasión es la modalización que, como segundo rango, repre-
senta una dimensión identitaria diferente del actor. No es que cambie la identidad del su-
jeto; más bien, varían sus deseos, sus objetos de valor, sus emociones; lo importante es que

48 MOLANO, Olga Lucía. Identidad cultural: un concepto que evoluciona. En: Revista Opera. Núm. 7, (mayo
2008), p. 73.
49COURTÉS, Joseph. Análisis semiótico del discurso: Del enunciado a la enunciación. Madrid: Gredos, 1997, p.

252.
50 GREIMAS, Algirdas y FONTANILLE, Jaques. Semiótica de las pasiones. Buenos Aires: Siglo XXI editores,

2002, p. 50.

37
tales cambios van directamente relacionados con las relaciones endo o exogrupales y, por
ende, con las percepciones sociales del mundo. Por tal motivo, se hace necesario el análisis
de la dimensión pasional de la identidad en los integrantes de la familia Roa.

2.2. JUAN ROA SIERRA COMO SUJETO SOCIO-IDEOLÓGICO

Juan Roa Sierra establece relaciones sociales en tres colectividades diferentes: la familia, los
amigos y el grupo del Mandamás, que tenía como fin dar muerte a Jorge Eliécer Gaitán. En
los tres grupos forja su identidad de manera divergente.

De la familia, hereda los valores y prácticas religiosas y políticas, pero se rebela contra
ellas: “A la mañana siguiente doña Encarnación madrugó a llamarlo para recordarle su
promesa de acompañarla a misa. Era Domingo de Ramos, y año tras año, Juan, enemigo
de curas y de rezos, consagraba esa fecha para llevar a su madre a la iglesia”51. También
comparte la ideología política de la familia hasta el momento catastrófico de la narración:
“El día de las elecciones él había estado haciendo proselitismo en el parque, en las calles y
en las esquinas del barrio, convenciendo a los vecinos de que había que votar por Gaitán.
Hay que ayudarle al Negro, les decía, y le había dado resultado”52.La dimensión socio-
ideológica de la identidad pone en escena a los personajes en constantes relaciones grupa-
les con formas de vida y percepciones particulares del mundo, que son compartidas o
transmitidas mientras forman, entre todos los actores, el mismo endogrupo. Gabriela Ve-
lázquez afirma al respecto:

La identidad cultural de un pueblo viene definida históricamente a través de múl-


tiples aspectos en los que se plasma su cultura, como la lengua, instrumento de
comunicación entre los miembros de una comunidad, las relaciones sociales, ritos y
ceremonias propias, o los comportamientos colectivos, esto es, los sistemas de valo-

51TORRES, Miguel. El crimen del siglo. Bogotá: Alfaguara, 2013, p. 205.


52Íbid, P.75.

38
res y creencias (...). Un rasgo propio de estos elementos de identidad cultural es su
carácter inmaterial y anónimo, pues son producto de la colectividad53.

Lo que Juan Roa Sierra hereda, en realidad, son las ideologías características de la familia,
pero estas, como se ha expuesto, se enmarcan en un ámbito cultural más general.

Juan Roa Sierra, según lo expuesto hasta el momento, evalúa eufóricamente el gaitanismo
y disfóricamente el catolicismo. No obstante, otras relaciones que establece configuran su
identidad socio-ideológica de manera más contundente. Por un lado, la amistad que man-
tiene con Umland Gert, el astrólogo alemán, lo lleva a practicar el rosacrucismo: “Umland
fue descubriendo en el fondo de sus obnubilaciones y delirios a una persona bastante sen-
sible, poseedora de condiciones psíquicas que podrían ser utilizadas en el estudio de la
evolución de la vida en sus diversos modos de expresión, base de la doctrina rosacruz,
hermandad a la que pertenecía”54. Por otro lado, el hecho catastrófico de la novela hace
que Juan cambie de ideología política. La interacción social que causa tal efecto es produc-
to de una relación cuasi-contractual entre Juan y el caudillo liberal. Roa virtualiza la ayuda
de Gaitán, espera que él lo conjunte con el trabajo (objeto de deseo), pero no hay realiza-
ción en este programa narrativo:

Lo siento Joven. Pero no puedo ayudarle, dijo Gaitán disponiéndose a cerrar la


puerta. Doctor, insistió Roa, y su tono ya era de súplica, cómo es posible que una
persona tan importante como usted no pueda darme una mano para conseguir un
puesto. Yo no doy ni pido puestos para nadie, no estoy en el poder, respondió Gai-
tán visiblemente molesto. Así como vino aquí vaya y pídale cacao al gobierno.
Ellos sí tienen cómo ayudarlo55.

La contrariedad de este encuentro lleva a Juan a tomar la decisión de asesinar al caudillo y,


desde ese momento, su postura ideológica es totalmente distinta. Las valoraciones del ac-
tor protagonista varían y los exogrupos de antes pasan a ser los endogrupos actuales: Juan

53 VELÁZQUEZ COSTA, Gabriela. El Ñanduti moderno. Revaloración e innovación con tejidos tradicionales.
Buenos Aires, 2013, p.p. 19-20. Universidad de Palermo. Facultad de Diseño y Comunicación.
54 TORRES, Op. Cit. p. 71.
55Íbid, p. 19.

39
Roa Sierra actualiza sus prácticas, sus pensamientos, sus planes. No es difícil argumentar,
según esto, la interdependencia de las pasiones con la dimensión socio-ideológica. En el
caso de este actor, una es consecuencia de la otra. Este hecho que parte en dos la narración
y que trae consecuencias tanto para el actor principal como para su familia se comprende
como catástrofe:

Puede pues ocurrir que se produzca (…) en la travesía de un valor denominado crí-
tico (…) el hecho de que el estado inicial Aw no satisfaga ya los criterios de selec-
ción impuestos por I y que sea suplantado por otro estado interno Bw. En la trave-
sía de Wo el sistema S pasa brutalmente de un estado interno a otro. Decimos, en-
tonces, que se produce un fenómeno crítico, o incluso una transición catastrófi-
ca, una catástrofe56.

La siguiente tabla tiene como fin sintetizar lo expuesto hasta el momento y caracterizar la
dimensión socio-ideológica de Juan:

Tabla 1. Actualizaciones ideológicas de Juan Roa Sierra

Valoraciones antes de la catástrofe


Valoración positiva Valoración negativa
Prácticas actuali- Catolicismo -
zadas por la fa- Gaitanismo +
milia. Juan Roa Valoraciones después de la catástrofe
Sierra en el en- Valoración positiva Valoración negativa
dogrupo Catolicismo -
Gaitanismo -
Otras valoraciones antes de la catástrofe
Prácticas no ac- Valoración positiva Valoración negativa
tualizadas por la Oposición a Gaitán -
familia Roa. Juan Rosacrucismo +
Roa Sierra en el Otras valoraciones después de la catástrofe
exogrupo Oposición a Gaitán +
Rosacrucismo +

56 GREIMAS Y COURTÉS, Tomo II, p. 40.

40
2.2.1. Juan Roa Sierra entre la dimensión socio-ideológica y la manipulación

La primera característica que propone Greimas, en Semántica estructural, para diferenciar a


los actores de los actantes es el sincretismo57. De esta manera, un actor puede cumplir dife-
rentes roles en el esquema actancial, tal cual lo hace Juan Roa Sierra después de ser mani-
pulado por los secuaces del Mandamás. Luego de tomar la decisión de asesinar a Gaitán,
Roa adopta el rol temático de espía y apunta horarios, lugares, acciones recurrentes en el
caudillo:

Lo más seguro era que sospecharan que se trataba de un ladrón buscando la mane-
ra de meterse a una casa, y si eso llegaba a ocurrir ni modo de explicar que el suyo
no era un propósito tan pueril, que su presencia en el barrio a esas horas de la no-
che obedecía a otras razones muy personales que tenían que ver con su resolución
de asesinar a Jorge Eliécer Gaitán58.

Tras un acto de moralización ―que se explicará con detalle más adelante― Juan opta, al
fin, por no llevar a cabo su cometido. Sin embargo, otros actores, que no conocía pero con
los cuales llegó a compartir la misión de matar a Gaitán, lo manipulan por intimidación
para que finiquite lo propuesto. Ellos, secuaces del Mandamás, lo amenazan con matar a
su familia si se niega: “Mucho cuidado con traicionarnos, le dijo. Sabemos que tiene mujer
y una hija. Mire a ver si usted mismo les cava la fosa. Ante semejante amenaza Roa no tu-
vo más remedio que admitir que sus verdugos lo tenían acorralado”59.

Así las cosas, Juan Roa Sierra, que había dejado atrás al idea de asesinar a Gaitán, se halla
inmerso en una nueva colectividad orientada a objetos de valor que para él ya no tienen
ningún sentido. De este modo, las valoraciones cambian y el deber-hacer y el no-poder-no-
hacer imperan. Juan es, al mismo tiempo, sujeto de hacer y antisujeto de sí mismo:

57 GREIMAS, AlgirdasJulien. Semántica estructural, 1966, p. 281.


58 TORRES, Op. Cit. P. 154.
59Íbid, p. 253.

41
Figura 1. Esquema actancial de Juan Roa Sierra

Antes de la manipulación, Roa estaba modalizado principalmente por el querer hacer. Aho-
ra lo modaliza el deber hacer. Pasa de una automanipulación a ser manipulado por un ac-
tante diferente de sí mismo. No quiere hacer lo que los secuaces del Mandamás ordenan y,
sin embargo, lo debe hacer. La acción de asesinar a Gaitán es valorada positivamente por
los que planean el crimen, mientras que Juan actúa como antidestinador judicador de esta
acción.

Existen, por tanto, tres momentos que determinan socio-ideológicamente a Juan Roa Sie-
rra: antes del diálogo con Gaitán, después de este encuentro y durante la manipulación de
los secuaces del Mandamás. Las valoraciones del actor protagonista varían en relación con
sus devenires pasionales; eso queda claro. Más adelante se profundizará en ello. Por el
momento, y a modo de síntesis, se presenta la siguiente tabla de la dimensión socio-
ideológica de la identidad de Juan Roa Sierra. En ella se evidencian las estructuras tempo-

42
rales y las narrativas que funcionan como base de la comprensión socio-ideológica de la
identidad del actor protagonista.

Tabla 2 Figuras socio-ideológicas de Juan Roa Sierra

Estructuras de Estructuras narrativas Figuras socio-


tiempo ideológicas de
Juan Roa

Anterior: Antes Grupo familiar.


de la catástrofe Amigos. Práctica de
rosacrucismo. Re-
pulsión a la religión

Roa se orienta a que un S2 (Gaitán) lo conjunte con su objeto de católica. Gaitanista.

deseo: el trabajo o el dinero.

Catástrofe:

Gaitán (S2) no conjunta a Juan con el objeto de deseo.

Ulterior: Después Antigaitanista.


de la catástrofe Quiere asesinar a
Gaitán. Pertenece
potencialmente al
grupo que persigue
Juan (S1) se orienta a disjuntar de la vida a Gaitán (S2).
los mismos fines.

Durante la mani- No quiere asesinar


pulación a Gaitán, pero debe
hacerlo. Pertenece
al grupo del Man-
Juan (S1) debe disjuntar de la vida a Gaitán.
damás.

43
2.2.2. La dimensión pasional de Roa Sierra

La catástrofe de la narración trae consigo no solo consecuencias ideológicas, sino también


pasionales. El rencor, entendido por Greimas como “Recuerdo tenaz que se conserva de
una ofensa, de un perjuicio, con hostilidad y deseo de venganza”60, es el estado que sobre-
sale en la dimensión pasional del protagonista luego del encuentro con Gaitán. Roa consi-
deracomo ofensa o perjuicio el trato recibido por parte del caudillo liberal cuando solicita
su ayuda. A partir de ese momento, empieza a crecer en él una disforia intensa hacia el
líder político, hasta el punto de querer compensar lo que tomó como agravio.

La equivalencia pasional que persigue Roa va referida al deseo de venganza que surge del
rencor. Este querer-compensar es fuente de un programa narrativo que emprende el per-
sonaje y que deviene de un programa anterior que queda virtualizado. Juan Roa Sierra
busca, en primera instancia, que Gaitán lo conjunte con el trabajo; sin embargo, no hay
realización de este programa y surge, en consecuencia, la decepción como estado pasional:
“una crisis de confianza desde un doble punto de vista, no solo porque el sujeto 2 ha de-
fraudado la confianza puesta en él, sino también ―y quizá sobre todo― porque el sujeto 1
puede acusarse de la confianza mal puesta”61. La decepción es, por tanto, producto de una
virtualización de la relación cuasi-contractual fiduciaria entre Roa y el caudillo, que se
emparenta con el fracaso: “Gaitán vio la derrota encaramada en las espaldas del mucha-
cho”62. Este estado es el inicio del resentimiento que se arraiga en el sujeto y del cual surge
el deseo de venganza:

60GREIMAS, A. J. Del sentido II. Madrid: Editorial GREDOS S.A., 1989, p. 266.
61Íbid,
p. 265.
62TORRES, Op. Cit. p. 20.

44
Figura 2. Deseo de venganza en Juan Roa Sierra

Así las cosas, a partir de una virtualización del cuasi-contrato, Roa Sierra pasa de la espe-
ranza al rencor, del apoyo al antagonismo, de la cordura a la locura de matar a Gaitán: “La
sorpresa que se iban a llevar los vecinos del loco. La cara que iba a poner María cuando
viera la foto del héroe en los periódicos. Era como para morirse de la risa”63. Empieza a
crecer en Juan Roa, luego del encuentro con Gaitán, una disforia que define su rol pasio-
nal: resentido, rencoroso y vengativo. Las figuras que tematizan la disforia de Roa ante
Gaitán son, entre otras, las siguientes: “En la calle volvieron a su memoria las últimas pa-
labras del abogado [de Urrutia, con respecto a que Gaitán sería la solución a todos los pro-
blemas sociales del país]. Sin embargo, al evocar la imagen de Gaitán no pudo evitar un
sentimiento de rechazo”64. “Había estado a un paso de saltar al Tequendama, su mujer lo
había abandonado, seguía sin encontrar empleo. En resumen, estaba más varado que un

63Íbid, p. 141.
64Íbid, p. 46.

45
corcho en un molino y solo, sin María. Seguro que las cosas se habrían dado de otra mane-
ra si Gaitán lo hubiera ayudado”65.

El sentimiento de rechazo y la responsabilidad que Juan indilga a Gaitán sobre sus fraca-
sos son el puente entre el agravio y el rencor. La disforia de Roa se acrecienta, de tal mane-
ra que el rencor se tematiza a partir de figuras como las siguientes:

Juan estaba excitado. Le sudaban las manos. La sorpresiva aparición de Gaitán ha-
bía alborotado sus viejos rencores. Pero también su presencia, así fuera de lejos, te-
nía el poder de intimidarlo y confundirlo. Gaitán despertaba en él un amasijo de
sentimientos irreconciliables, y haciendo un corte de cuentas a esa mañana, mien-
tras esperaba a Vicente cuidando su taxi en el parque Nacional, llegó a varias con-
clusiones. En primer lugar admitió que le tenía miedo a Gaitán. Miedo y rencor.
Aunque el rencor era más grande que el miedo. También sabía que su admiración
por el líder se había quedado en remojo. Todavía lo respetaba, de eso estaba segu-
ro. Pero el rencor y el miedo eran más grandes que el respeto66.

El rencor seguía creciendo en dependencia de las circunstancias: “Al abandonar la plaza


Roa no tuvo más remedio que admitir que el hombre que acababa de hablar era un titán
de la política, un líder excepcional, un conductor de masas fuera de serie, y sintió crecer su
rencor hasta la altura del éxito indiscutible de la convocatoria del caudillo”67. Esta varia-
ción en aumento de la tensión afectiva permite determinar diferentes estados pasionales
característicos del actor: existen, desde la catástrofe, varios momentos de disforia, pero se
intensifica en la medida en que el resentimiento se torna más arraigado. De esta manera,
según Fontanille: “El aumento de la intensidad aporta la tensión”68.

65Íbid, p. 47.
66Íbid, p. 103.
67Íbid, p. 119.
68 FONTANILLE, Jacques. Análisis semiótico del discurso. Lima: Fondo de Cultura Económica, Perú, 2001, p.

93.

46
Figura 3. Estados pasionales de Juan Roa Sierra

La venganza es, según Greimas, un programa narrativo de compensación: “Si un sujeto S1


sufre, entonces conviene infligir la pena es decir, el castigo y el dolor a la vez, al sujeto S2,
para hacerle sufrir otro tanto. La venganza como vemos es en primera instancia un reequi-
librio de los sufrimientos entre sujetos antagonistas”69. No obstante, a pesar de la disforia y
la modalización del querer-hacer, Juan no compensa el agravio. Es necesario aclarar que sí
existen figuras que representan el deseo de venganza del actor, como la siguiente:

Lo más seguro era que sospecharan que se trataba de un ladrón buscando la mane-
ra de meterse a una casa, y si eso llegaba a ocurrir ni modo de explicar que el suyo
no era un propósito tan pueril, que su presencia en el barrio a esas horas de la no-
che obedecía a otras razones muy personales que tenían que ver con su resolución
de asesinar a Jorge Eliécer Gaitán70.

O como esta otra:

Esto no significaba que el empeño que debía poner para alcanzarlo entorpeciera el
avance paralelo del otro, del que ahora aparecía como verdaderamente importante,
o sea, el apoyo grande, con mayúscula, la idea suprema que venía gestándose en su

69 GREIMAS, Op. Cit. p. 274.


70 TORRES, Op. Cit. p. 154.

47
cabeza de un tiempo para acá, en forma lenta, subterránea, sigilosa, pero agresiva e
inatajable como la silenciosa antesala de un terremoto71.

Pero la compensación pasional no se lleva a cabo. La pasión, según Fontanille, “puede ser
evaluada, medida, juzgada, y el sentido de la pasión adquiere (…) un sentido axiológi-
co”72. En este caso, la pasión del rencor es valorada por Juan Roa Sierra como una ofensa
intrascendente que no justifica su deseo de venganza:

Ahora bien, recapacitando, poniendo cada pesa en su balanza, tenía que terminar
por reconocer que después de todo Gaitán no le había hecho nada digno de ser
considerado una ofensa tan grave que justificara la venganza de asesinarlo. Se ha-
bía negado a hacerle un favor, eso había sido todo. Pero uno no podía ir matando a
toda la gente que se negaba a hacerle favores. Si así fuera, tendría que haber mata-
do a Umland el día que se negó por primera vez a prestarle plata, a su hermano Vi-
cente, por haberse negado a enseñarle a manejar, a María, ahora sí es cierto, por
haberse negado a hacerle el favor de la separación, o siguiendo esa lógica, y para
poner el ejemplo más reciente, a los clientes habituales del café El Molino, no por
haberse negado a correr en su ayuda, sino por algo peor todavía, por haber ignora-
do, olímpicamente, que la necesitaba73.

Luego de esta moralización, el actor suspende el programa narrativo de venganza. La na-


rración centra el foco en la manipulación de los secuaces del Mandamás. No puede afir-
marse que Roa haya vuelto a ser gaitanista, pero sí se conoce que la decisión de matar al
caudillo no es ya producto de la compensación de un agravio, sino de la manipulación de
terceros. Roa, acribillado por la turba del 9 de abril de 1948, es el resultado de una manipu-
lación pragmática del deber-hacer y no de un equilibrio pasional al cual se haya orientado.

71Íbid,
p. 138.
72 FONTANILLE, Op. Cit. p. 110.
73 TORRES, Op. Cit. p. 172-173.

48
2.3. DOÑA ENCARNACIÓN COMO SUJETO SOCIO-IDEOLÓGICO

Aunque axiología e ideología sean conceptos interdependientes, existe, según Greimas y


Courtés, una diferencia notoria entre ellos. Los autores del Diccionario razonado de la teoría
del lenguaje definen la ideología como la actualización de los sistemas de valores de una
cultura:

Los valores que participan en una axiología son virtuales y resultan de la articula-
ción semiótica del universo semántico colectivo; pertenecen, por ello, al nivel de las
estructuras semióticas profundas. Al verterse en el modelo ideológico se actualizan
y son tomadas a su cargo por un sujeto individual o colectivo que es un sujeto mo-
dalizado por el querer-ser y subsecuentemente por el querer-hacer. (…) Una ideolo-
gía puede definirse (por depender del nivel de las estructuras semióticas de super-
ficie) como una estructura actancial que actualiza los valores que ella misma selec-
ciona en los sistemas axiológicos (de orden virtual)74.

En otras palabras, los sujetos individuales o colectivos discriminan y adoptan prácticas de


la cultura. Así, quieren-ser y quieren-hacer según los parámetros socioculturales que eligen y
a partir de los cuales configuran su identidad. La modalización del querer demanda, por
parte de los actores, una valoración fórica de los estados y hechos del mundo. Doña En-
carnación, en El crimen del siglo, actualiza, ante todo, dos prácticas: la religiosa y la política.
Además, como se expone a lo largo de este apartado, la dimensión pasional va directa-
mente relacionada con algunos reajustes ideológicos.

Doña Encarnación―en medio de una praxis cultural caracterizada por la oposición entre
liberales y conservadores y entre catolicismo y otras prácticas místicas― madruga todos
los días a rezar: “(…) la maga es doña Encarnación que pese a estar enferma se levanta a
las cinco todos los días a rezarle al sagrado corazón de Jesús que tiene colgado sobre la

74GREIMAS, Algirdas, y COURTÉS, Joseph. Semiótica. Diccionario razonado de la teoría del lenguaje. Madrid:
Gredos, 1990,p. 213.

49
cabecera de la cama”75. No opta, como lo hace Juan, por el rosacrucismo, pero en un des-
nivel pasional acude al consultorio del astrólogo alemán Umland Gert para buscar solu-
ción a los problemas de su hijo Juan: “(…) según la recomendación de algunos vecinos que
hablaban bellezas de las artes esotéricas del brujo”76. En consecuencia, doña Encarnación
valora positivamente tanto el catolicismo como el esoterismo, y configura, a partir de estas
actualizaciones, su identidad.

En otro ámbito, la madre de Roa se presenta modalizada por un no-saber sobre las situa-
ciones sociopolíticas que se desencadenan en el país:

¿Acaso ella no sabía que el país iba desbarrancadero abajo? La gente se estaba mu-
riendo de hambre en el campo, y esa crisis se había desbordado a las ciudades co-
menzando por los barrios más pobres de Bogotá, que eran casi todos. Lo que pasa
es que los periódicos no le dan mayor despliegue a esas noticias, terminó diciendo
su hijo77.

De este modo, aunque en el ámbito místico la madre de Roa es manipulada pragmática-


mente por las recomendaciones de algunos vecinos, en el plano político la manipulación
cognoscitiva por parte de su hijo menor no llega a buen término. Doña Encarnación, du-
rante una conversación con su hijo Luis, afirma: “Juan sí me comentó lo de esas renuncias,
hace como una semana, (…) y también me dijo que esa era una metida de pata de Gaitán,
por dárselas de mandón y de soberbio”78. Sin embargo, ella, como muchos actores de la
novela, es y permanece gaitanista: “(…). ¿Sabe una cosa, Luis? Yo también sueño a veces
con Gaitán, dijo ella sonriendo con pudor, como si se sintiera apenada de habérselo confe-
sado a su hijo”79.

En breve, doña Encarnación actualiza los valores religiosos y políticos de la cultura colom-
biana enunciada: la madre de Roa es católica, esotérica y gaitanista. Gilberto Giménez, en
La cultura como identidad y la identidad como cultura, asevera al respecto:“(…) nuestra identi-

75 TORRES, Op. Cit. p. 27.


76Íbid, p. 63.
77Íbid, p. 157.
78 TORRES, Op. Cit. p. 158.
79Ibíd, p. 159.

50
dad sólo puede consistir en la apropiación distintiva de ciertos repertorios culturales que
se encuentran en nuestro entorno social, en nuestro grupo o en nuestra sociedad”80. A con-
tinuación se representan gráficamente las valoraciones ideológicas de doña Encarnación:

Tabla 3. Actualizaciones ideológicas de doña Encarnación

Valoraciones de la madre antes de los problemas de Roa


Positivamente Negativamente
Gaitanismo +

Conservadurismo -

Prácticas actualiza- Catolicismo

das por la familia Valoraciones de la madre después de los problemas de Roa

Roa. Doña Encarna- Gaitanismo +


ción en el endogru- Conservadurismo -
po Catolicismo +

Prácticas no actuali-
zadas por la familia Esoterismo +
Roa. Doña Encarna-
ción en el exogrupo

2.3.1. La dimensión pasional de doña Encarnación

Así como el carácter pasional de Roa interviene en su dimensión socio-ideológica, las pa-
siones de doña Encarnación determinan, hasta cierto punto, sus formas de vida y percep-
ciones de mundo. La madre de Roa emprende principalmente un programa narrativo, en

80GIMÉNEZ, Gilberto. La cultura como identidad y la identidad como cultura. [En línea]. [17 de diciembre de
2014]. P. Disponible en: http://perio.unlp.edu.ar/teorias2/textos/articulos/gimenez.pdf. P. 1.

51
el cual se relacionan estrechamente lo pasional y lo socio-ideológico. Un sujeto S1 (doña
Encarnación) se orienta a un objeto de deseo que, para el caso, es el bienestar de un sujeto
S2 (Juan Roa Sierra). Es esta la razón por la cual acude a la ayuda de un brujo, a pesar de
sus bases católicas: “Esas conductas anómalas de su hijo eran las que doña Encarnación se
había empecinado en cambiar cuando lo llevó al consultorio de UmlandGert”81.

El rasgo ideológico se evidencia explícitamente: existe una paradoja en la actualización de


la madre de Roa en cuanto, siendo católica, decide consultar a un experto en esoterismo y
astrología. Lo pasional, aunque menos evidente, es lo que lleva a la señora Sierra a tomar
tal determinación: la pasión maternal, del bien hacia el hijo, es la que impulsa a la madre
no solo a buscar ayudas externas, sino también a colaborar con los objetivos del muchacho,
aun cuando sean de dudosa proyección.

Para que la madre actúe de esta manera, debe precederle un sentir. Para AgnesHeller, el
sentir “significa estar implicado en algo. (…). Siento que estoy implicado en algo. Ese ‘al-
go’ puede ser cualquier cosa: otro ser humano, un concepto, yo mismo, un proceso, un
problema, otro sentimiento… otra implicación”82. Para el caso, el sentir de la madre es la
implicación en un problema que aqueja directamente a Juan Roa Sierra. En el sentir inter-
viene el cuerpo y a través de este los sujetos expresan sus emociones, ya sea verbal o somá-
ticamente: “L’émotion nous ramène au corps entant: sursaut, transport, frémissement,
tremblement, convulsion, haut-le-corp, trouble, etc.”83. Aunque los términos utilizados por
Fontanille no presentan con claridad la posibilidad verbal de expresar la emoción, no resta
que un sentimiento pueda figurativizarse con la oralidad. Así lo hace doña Encarnación
cuando anuncia su preocupación: “A mí el miedo que me da es que vaya [refiriéndose a
Juan] a seguir por la misma senda de Gabriel, (…) interno desde hace ocho años en el ma-
nicomio de Sibaté”84.

Esta inquietud nace en la madre al ver que su hijo se comporta de manera extraña: por
ejemplo, grita en el cuarto recurrentemente o se cree la reencarnación del General Santan-

81 TORRES, Op. Cit. p. 3.


82 HELLER, Agnes. Teoría de los sentimientos. México: EdicionesFontamara, 1993, p. 15-16.
83FONTANILLE, J. Sémiotique et littérature. Limoges: PressesUniversitaires de France, 1999, p. 80.
84 TORRES, Op. Cit. p. 32.

52
der. La preocupación de madre, que cabe dentro de lo que en este apartado se denomina
pasión maternal, pasa a performances que transgreden las convicciones ideológicas. Es ahí
cuando acude a Umland, guiada por los consejos de actores ajenos a la familia que reco-
mendaron un brujo para aliviar su inquietud.

Por otro lado, la madre cubre los vacíos monetarios de su hijo Juan, como queda evidente
en la siguiente increpación de María de Jesús Forero: “(…) un vaciado del barrio Ricaurte
que no ha sido capaz ni de conseguir trabajo para mantener a su hija, un varado, un hom-
bre que para pagar el pasaje de un tranvía depende de la buena voluntad de una madre
que al mismo tiempo depende de las ayudas de los hijos (…)”85. Doña Encarnación es, así,
dependiente de sus hijos y Juan, a su vez, dependiente de la madre. La señora Sierra hace-
hacer a sus hijos que la apoyen económicamente, del mismo modo que, sacando ventaja de
la pasión maternal, Juan hace-hacer a su madre que le dé dinero, tal como se representa en
el siguiente esquema:

Figura 4. Doña Encarnación como sujeto manipulador y manipulado

85Íbid, p. 91.

53
Puede ser que el acto de la madre, producto del afecto que siente hacia Juan, sea compren-
dido como una castración que impida al sujeto protagonista valerse por sí mismo. No obs-
tante, la pasión se opone a la razón y, en ese sentido, “surge el sujeto de segundo rango, el
sujeto modal que de ella deriva”86. Por tal motivo, ante las quejas de sus otros hijos, la ma-
dre no cambia de parecer:

Mientras usted le siga poniendo la plata en la mano él no va a mover un dedo para


conseguir trabajo, de eso puede estar segura, le reprochó Luis. No crea, él ha cam-
biado, repicó la anciana. Lo dudo, lo que pasa es que usted lo consiente demasiado.
Es posible, admitió ella, un hijo es un hijo, si fuera usted yo haría lo mismo87.

La cita anterior corrobora la pasión maternal que caracteriza a la señora Sierra. A diferen-
cia de Juan, no puede determinarse un aumento tensivo; las acciones de la madre, valora-
das negativamente por los demás, son resultado de un exceso pasional que se halla cons-
tante y sin variaciones trascendentes. No puede afirmarse que la pasión maternal dismi-
nuye cuando, siguiendo consejos, la madre deja de darle dinero a su hijo y empieza a tra-
tarlo con más dureza; esta pasión se presenta, por el contrario, con ímpetu más notorio:

A pesar del dolor que le causaba ver a Juan en un estado tan lastimoso, la madre
optó por cerrarles las puertas a los llamados de su corazón y no dio su brazo a tor-
cer. (…) A mediodía salió de su encierro y llegó a la cocina como un perro apaleado
en busca de comida. Doña Encarnación lo atendió conteniendo las lágrimas y el hi-
jo almorzó sin dirigirle la palabra88.

La manera de asociar este complejo pasional con la dimensión socio-ideológica de la iden-


tidad depende, sobre todo, de las valoraciones que los demás personajes tengan al respec-
to. No se hablaría, así, de una relación entre lo pasional y lo político o religioso, sino más
bien de una concordancia entre los sentimientos y las relaciones humanas, que también
son axiologizables. Los demás actores pueden valorar disfóricamente el actuar de la señora

86Fontanille y Greimas, Op. Cit. p. 50.


87 TORRES, Op. Cit. p. 159.
88Íbid, p. 105.

54
Sierra y tienen, en consecuencia, una inclinación ideológica diferente de la que caracteriza
a la madre de Juan y que, por ende, la configura en su identidad.

2.4. MARÍA DE JESÚS FORERO COMO SUJETO SOCIO-IDEOLÓGICO

Según Bajtín, “No consideramos el lenguaje como un sistema de categorías gramaticales


abstractas, sino como un lenguaje saturado ideológicamente, como una concepción del
mundo, e, incluso, como una opinión concreta que asegura un máximum de comprensión
recíproca en todas las esferas de la vida ideológica”89. De este modo, el lenguaje da cuenta
de las ideologías de los actores sociales, de su percepción del mundo, de sus valoraciones.
Si no fuera por las voces del narrador y de los personajes de El crimen del siglo, no se po-
drían definir las identidades, la novela no existiría y, por lo tanto, tampoco el marco cultu-
ral del cual predica, ni los actores, ni sus actualizaciones ideológicas. En últimas, es por
medio del lenguaje que se logra la interpretación identitaria de actores individuales y co-
lectivos.

Cuando se narra sobre la mujer de Juan Roa Sierra, la atención se centra en elementos dis-
tintos a lo político y religioso: se narra sobre sus dos grupos familiares, sobre la pobreza,
sobre las salidas monetarias, sobre la ineptitud de Juan como padre y como marido, sobre
las riñas que se entablan entre ellos, etc. A partir de esto, se puede, en parte, definir socio-
ideológicamente a María: una mujer que valora negativamente el desempleo y la pereza de
Juan: “Pero tampoco se había acostumbrado a ellas [a las rachas de pereza] y ya tenía callo
en la lengua de cantarle la tabla todos los días sin dejar de maldecir la suerte de haber da-
do con un zángano que no movía un dedo para cumplir con las obligaciones del hogar”90.

Los días más felices de María concuerdan con el bienestar económico de Juan. El capítulo 8
de la primera parte de El crimen del siglo da cuenta de los momentos más trascendentes en
la vida de la señora Forero: “María también diría que estos dos últimos días felices tienen

89BAJTÍN, Mijaíl. Teoría y estética de la novela. Madrid: Taurus Alfaguara, 1989, p. 88.
90 TORRES, Op. Cit. p. 21.

55
algo en común, y es el hecho de que los dos coinciden con épocas en las que Juan estuvo
trabajando”91. Así, el empleo y el desempleo de Juan son evaluados por María, y las conse-
cuencias de cada estado traen consigo las mismas valoraciones.

Figura 5. Cuadrado semiótico sobre valoraciones de María

Pero inmersa en un marco cultural compartido con los demás miembros de la familia Roa,
María es también gaitanista y católica. Para Van Dijk, el discurso no determina por sí solo
la ideología de un actor: “Por supuesto (…) esto no significa que las ideologías se expresen
solamente a través del discurso, sino simplemente que el discurso tiene un papel específi-
co, entre otras prácticas sociales, en la reproducción de las ideologías”92. Entre las otras
prácticas sociales, caben las acciones de los personajes que, de manera pertinente, rescata
Bajtín cuando afirma:

(…) como es natural, en la novela no sólo está representado el hombre hablante; y


éste, no sólo está representado como hablante. El hombre puede actuar en la novela
no menos que en el drama o en el ephos; pero esa acción suya viene siempre clarifi-

91 TORRES, Op. Cit. p. 50.


92VAN DIJK, Teun A. Ideología. Sevilla: Editorial Gedisa, 2006, p. 18.

56
cada ideológicamente, conjugada con la palabra (incluso, aunque ésta sólo sea vir-
tual), tiene un motivo ideológico, y realiza una determinada posición ideológica93.

La dimensión socio-ideológica de María, en los ámbitos político y religioso, se comprende


a partir de los discursos y las performances: “No me diga que no piensa acompañar a su
íntimo amigo a la marcha, dijo ella con marcada ironía. (…) Si no fuera por los niños, yo
iría, dijo María”94. Cuando el actor afirma que iría a la Marcha de las Antorchas, coman-
dada por Gaitán, se hace evidente con el verbo ir una acción que podría ser ejecutada en
pro de un objetivo político: el apoyo al caudillo liberal. Por otro lado, es sabido que María
practica el catolicismo, según esta apreciación de Roa: “Los cuatro [María, Jorgito, Sebas-
tián y Magdalena] iban endomingados, de seguro para la iglesia”95. Para Juan, se convier-
ten en figuras el hecho de que sea domingo y el vestuario de los niños y de María. A partir
de ello, infiere que van para misa. Así las cosas, aunque no se afirme por parte de María
que es católica, estas acciones dan cuenta de su ideología religiosa.

Tabla 4. Actualizaciones ideológicas de María

Valoraciones de María antes de los problemas de Roa

Positivamente Negativamente

Prácticas actualiza- Gaitanismo +


das por la familia
Roa. María en el en-
Conservadurismo -
dogrupo

Catolicismo +

93 BAJTÍN, Op. Cit. p. 150.


94TORRES, Op. Cit. p. 51.
95 Íbid Op. Cit. p. 207.

57
2.4.1. La dimensión pasional de María

María tiene, principalmente, dos roles temáticos: el de madre y el de esposa. La dimensión


pasional de su identidad encubre a los dos. El programa narrativo de búsqueda que em-
prende es el de un sujeto S1 que se orienta al objeto de deseo dinero, que es base para lo-
grar el bienestar de sus hijos; ninguno de los padres de los pequeños (Roa, padre de Mag-
dalena; Salamanca, padre de Sebastián y de Jorgito) se hace responsable económicamente
de ellos: “Pero tampoco se había acostumbrado a ellas [las perezas de Juan] y ya tenía callo
en la lengua de cantarle la tabla todos los días sin dejar de maldecir la suerte de haber da-
do con un zángano”96, “La familia Salamanca, el esposo de María que seguía recluido en
Sibaté, le había cortado desde principios de año la escasa ayuda que le venía proporcio-
nando”97. Ante esta situación, María se ve “obligada a conseguir trabajo como mesera ha-
ciendo un turno a la hora del almuerzo en un pequeño restaurante del barrio98.

Tanto Salamanca como Roa son adyuvantes de María. En ellos pone la confianza y, al ver
que es defraudada, sigue, sin embargo, en pie de su objeto de valor: educar y alimentar a
sus hijos, pero, esta vez, sin depender de nadie. Así lo representa el esquema siguiente:
existe una virtualización del programa narrativo, cuyo sujeto S2 (Juan y Salamanca) es
adyuvante del sujeto S1 (María). Este programa narrativo queda virtualizado, es decir, no
se actualiza ni realiza, de tal modo que María toma la decisión de emprender, sin adyu-
vantes, la conjunción con el dinero para el bienestar de sus hijos. Como el restaurante no
es suficiente, opta por alquilar la habitación de sus hijos mayores con el fin de lograr unos
ingresos adicionales:

Hacía algo más de una semana, el domingo 29 de febrero, María le había presenta-
do a una señorita llamada Rosario Manrique, una maestra de escuela recién llegada
del campo, de ojos lánguidos y cachetes colorados, a quien acababa de arrendar el
cuarto de Sebastián y Jorgito. Para hacerlo había tenido que trasteárselos a ellos con

96Íbid, p. 21.
97Íbid, p.136.
98Íbid, p. 136.

58
todos sus chécheres para el suyo, donde dormía con Magdalena, y que en adelante
compartirían los cuatro mediante la compra de un colchón en remplazo de la cama
del hijo menor que le había dejado a la inquilina99.

Figura 6. Programas narrativos de María de Jesús Forero

El desarrollo pasional de María tiene auge en la virtualización del programa narrativo con
adyuvantes (se aclara que, aunque se analizan especialmente actores y no actantes, no
puede negarse que, según lo expresado por Greimas y Courtés (1990, p. 28), el actor siem-
pre tendrá un rol actancial. O sea, Juan y Salamanca son actores y son, en alguna oportu-

99Íbid, p. 157.

59
nidad, adyuvantes de María en la educación de sus hijos). El hecho de que Juan no cola-
bore con lo necesario para la educación de Magdalena hace que María sienta un descon-
tento constante, que, según Fontanille, Rallo Ritche y Lombardo, se comprende de la si-
guiente manera: “déçu par la frustration, le sujet confronte ce qu’il espérait et ce qu’il ob-
tient (l’état attendu et l’état réalisé), et conclut à une situation insatisfaisante, à une inadé-
quation entre le soi projeté et le moi actuel”100.

Es importante aclarar que el programa narrativo realizado sin adyuvantes aún es insufi-
ciente para María. El dinero que logra con el trabajo de mesera y con el arriendo del cuarto
de los hijos mayores no le alcanza para todos los gastos:

Pues yo las noches las paso bien, gracias a Dios, le dijo ella, pero lo que me cuesta
trabajo sobrellevar son los días, por la falta de plata. Juan fue a decir algo, pero la
mujer no lo dejó chistar. ¿Cuánto hace que no se deja ver con un infeliz centavo pa-
ra los gastos de la niña? (p. 207).

El descontento continuo de María se debe, así las cosas, más a un aspecto familiar que a
uno político o social. Este estado encamina al actor a ciertas acciones que se comprenden
solo desde el ámbito pasional: las discusiones y los golpes entre María y Juan no son sino
el producto de dos encuentros pasionales; por un lado, el descontento de María por la pe-
reza y actitud de Juan; por otro, la impotencia del protagonista de no poderse conjuntar
con el objeto de deseo.

Si hay un estado que caracteriza a María es el descontento, pero, tal como sucede con el
análisis pasional de doña Encarnación, este no se atribuye a una cuestión política o social,
sino más bien a una relación familiar en la cual un Sujeto S1 se orienta a un Objeto que
queda virtualizado. Lo común es que, tanto en la suegra como en María, el actor directa-
mente responsable es Roa.

2.5. LOS HERMANOS ROA COMO SUJETOS SOCIO-IDEOLÓGICOS

100 FONTANILLE, Jacques; RALLO RITCHE, Elisabeth, y LOMBARDO, Patrizia. Op. Cit. p. 65.

60
El crimen del siglo narra estados y acciones de siete de los catorce hijos de doña Encarna-
ción: Juan, Vicente, Rafael, Luis, Eduardo, Gabriel y Leonor. Por tal motivo, puede centrar-
se el análisis en seis hermanos de Roa, con la salvedad de que no todos presentan los ras-
gos que se analizan en este trabajo. Leonor es nombrada una sola vez en la novela, y Ga-
briel, que permanece recluido en un sanatorio mental, aparece muy esporádicamente.
Eduardo, aunque tampoco es protagónico, sí puede interpretarse ideológicamente, según
lo expuesto por Roa: “Van para el parque [para la Marcha de las Antorchas], dijo María,
ahí se reúnen y salen para el centro. Eduardo y Rafael piensan ir, dijo Juan, refiriéndose a
sus hermanos, están de visita en la casa, yo de pronto me les pego por allá”101. De este mo-
do, existe una valoración positiva de Eduardo hacia las propuestas de Gaitán, y se empa-
renta con la ideología política tradicional y familiar.

Vicente, por el contrario, es un actor constante en la novela, pero la narración no lo carac-


teriza socio-ideológicamente en el ámbito de lo político, como sí lo hace con Rafael y con
Luis. La última cita, como se evidencia, no solo hace alusión a Eduardo, sino también a
Rafael como partidario de las ideas gaitanistas. Por su parte, en Luis se descubre la incli-
nación política en expresiones como: “¿Le parece poco lo que está pasando, mamá? ¿Y de
quién es la culpa? ¿De Gaitán?, no señora, del gobierno que patrocina la violencia”102.

De las prácticas religiosas de los hermanos se puede decir muy poco. Sin embargo, por
hacer parte de una sociedad y de una familia católica, podría inferirse que los regímenes
de creencia de los Roa, a excepción de Juan, son continuos en el ámbito de lo religioso.
Aunque esto no puede sustentarse con citas de la novela, bien podría connotarse por la
adquisición de prácticas culturales de los sujetos sociales:

101 TORRES, p. 52.


102Ibid, p. 158.

61
Aquel todo complejo que incluye el conocimiento, las creencias, el arte, la moral, el
derecho, las costumbres y cualesquiera otros hábitos y capacidades adquiridos por
el hombre en cuanto miembro de la sociedad103.

En consecuencia, la primera actualización ideológica de los actores sociales es una adquisi-


ción de sistemas de valores, mediados por las prácticas de la familia y del entorno al que
pertenecen. Del mismo modo, se actualiza la ideología política: “Una ideología se caracte-
riza, entonces, por el estatuto actualizado de los valores de los que se hace cargo”104. En
ese mismo sentido, para Van Dijk, “las ideologías son indudablemente de carácter social y
con frecuencia (aunque no siempre) están asociadas con intereses, conflictos y luchas de
grupo”105. Los hermanos Roa apoyan a Gaitán, y mantienen, por tanto, los mismos intere-
ses; entran en conflicto y en luchas de grupo en cuanto que “Toda producción de sentido
es exclusión, selección, diferencia, oposición; toda marca es supresión de marca [démar-
quage], y viceversa; toda figura es presencia y ausencia; todo supuesto supone presupues-
tos”106, tal como se evidencia en el siguiente fragmento:

Juan sí me comentó lo de esas renuncias, hace como una semana, murmuró ella [la
madre] frunciendo el ceño, como echando cabeza, y también me dijo que esa era
una metida de pata de Gaitán, por dárselas de mandón y de soberbio. Luis detuvo
el sorbo de café que se iba a echar a la boca. Ese muérgano anda mal de la cabeza,
dijo, a Gaitán no le quedaba de otra107.

En últimas, la ideología existe por exclusión y discriminación fórica. En el caso de la fami-


lia Roa, se pueden reconocer dos inclinaciones divergentes, que configuran a los hermanos
como antisujetos de Juan. Mientras el hermano menor pasa a ser crítico del gaitanismo y
practicante del rosacrucismo, los hermanos mayores valoran eufóricamente las propuestas
del caudillo liberal y, por inferencia, la religión católica:

103HIDALGO, Alberto (S.F.). La identidad cultural como factor de exclusión social. P. 70. En línea:
http://revistadefilosofia.com/18-06.pdf.
104 GREIMAS Y COURTÉS, Op. Cit. p. 213.
105VAN DIJK, Teun A. Ideología. Sevilla: Editorial Gedisa, 2006, p. 18.
106HAMON, Philippe. Texte et idéologie. Paris: PUF, 1984, pp. 5-41. Traducción: Emma Rodríguez y Elizabeth

Lager; revisión: Eduardo Serrano Orejuela, p. 8.


107 TORRES, Op. Cit. p. 158.

62
Tabla 5. Actualizaciones ideológicas de los hermanos Roa

Valoraciones de los hermanos antes y después de los problemas de Roa


Positivamente Negativamente
Prácticas actuali- Gaitanismo +
zadas por la fami-
Conservadurismo -
lia Roa. Los her-
manos Roa en el +
endogrupo Catolicismo

2.5.1. Los hermanos Roa como sujetos pasionales

Como se ha expuesto, en el devenir pasional de Juan se relaciona el sentir con la ideología.


Por su parte, en el estudio de las pasiones de María y doña Encarnación el sentir va direc-
tamente en correspondencia con el ser y el hacer de Roa. Luis se comprende pasional y
fundamentalmente por la primera relación; Vicente, por la segunda. Los demás hermanos,
según lo presentado por el discurso, no pueden configurarse pasionalmente; es decir, no
existen los suficientes elementos narrativos para considerar estados pasionales trasceden-
tes en sus performancias.

Así como la ideología es producto de colectividades, las pasiones son consecuencia de las
relaciones sociales. Los estados pasionales surgen de las forias afectivas de los actores en
relación con su contacto con el mundo y con los otros. Basado en Gergen, Ramfis Ayús
asegura:

63
Emociones y pasiones no deben ser concebidas como reacciones asociadas al indi-
viduo o a impulsos personales, sino más bien a procesos relacionales e interaccio-
nales, los cuales ofrecen los marcos mentales adecuados no solo para posibilitar la
captación y el registro de las secuencias interactivas que los realizan, sino también
de poderlos explicar y textualizar (…)108.

Luis, por ejemplo, llega a un estado de cólera por una desavenencia ideológica con Juan.
Se entiende por cólera, desde Greimas, la sucesión de frustración, descontento y agresivi-
dad109. Luis espera que Juan no perciba de manera diferente el mundo y, por lo tanto, se
frustra al enterarse de la postura política de su hermano. Surge, luego, el descontento y la
agresividad: “(…) la cólera presupone una decepción violenta, pero también la inmediatez
de la reacción del sujeto decepcionado”110. El siguiente fragmento de la novela da cuenta
de la relación pasión-ideología que se defiende en este trabajo:

Luis detuvo el sorbo de café que se iba a echar a la boca”, “¿Y de quién es la culpa?
¿De Gaitán?, no señora, del gobierno que patrocina la violencia”, “Usted, que llegó
quejándose de la tienda, lo sufre en carne propia, ¿y por qué? Porque ahora como si
fuera poco el gobierno se está gastando la plata a manos llenas en los preparativos
de la famosa Conferencia Panamericana, para que se la gocen los ricos, y mientras
tanto el pueblo sin un pan que llevarse a la boca, godos miserables”, “Lo había di-
cho paseándose de un lado a otro de la cocina y hablando casi a gritos”, “Luis se
detuvo junto a la mesa con la indignación asomada a los ojos, y los dos permane-
cieron un largo rato en silencio, el hijo pensativo, la madre pendiente del hijo”, “Ya
me voy, dijo él. Sacó unos billetes arrugados del bolsillo y los puso sobre la mesa111.

La cita anterior contiene elementos tanto pasionales como ideológicos. En el siguiente cua-
dro se disponen las figuras correspondientes. No se pretende proponer una división entre
lo pasional y lo ideológico, que ―bien se sabe― son dimensiones identitarias interdepen-

108AYÚS REYES, Ramfis. El discurso de las pasiones o las pasiones del discurso: incursión al análisis de narra-
tivas pasionales. En: Estudios sobre las culturas contemporáneas. Vol. VII. Núm. 14, Colima, diciembre de
2001, p. 51.
109GREIMAS, Op. Cit. p. 256.
110íbid, p. 279.
111 TORRES. Op. Cit. p. 158.

64
dientes. Lo que se busca es diferenciar las figuras que se refieren particularmente a cada
uno de esos ámbitos.

Tabla 6. Relación entre lo pasional y lo ideológico en Luis Roa Sierra

RELACIÓN ENTRE LO PASIONAL Y LO IDEOLÓGICO EN LUIS ROA SIERRA


Figuras de lo pasional Figuras de lo ideológico
“¿Y de quién es la culpa? ¿De Gaitán?, no seño-
Luis detuvo el sorbo de café que se iba a echar a la ra, del gobierno que patrocina la violencia”, “Us-
boca”. ted, que llegó quejándose de la tienda, lo sufre
en carne propia, ¿y por qué?
“Lo había dicho paseándose de un lado a otro de la
cocina y hablando casi a gritos”.
“Luis se detuvo junto a la mesa con la indigna- Porque ahora como si fuera poco el gobierno se está
ción asomada a los ojos, y los dos permanecieron gastando la plata a manos llenas en los preparativos
un largo rato en silencio, el hijo pensativo, la de la famosa Conferencia Panamericana, para que se
madre pendiente del hijo”. la gocen los ricos, y mientras tanto el pueblo sin un

“Ya me voy, dijo él. Sacó unos billetes arrugados pan que llevarse a la boca, godos miserables”

del bolsillo y los puso sobre la mesa

Vicente también se decepciona violentamente, pero no por cuestiones sociales, sino porque
espera un buen desempeño de Juan al volante, luego de aceptar las peticiones de la madre
de que enseñara este oficio al hijo menor. Los resultados de este programa narrativo se
sintetizan así:

Figura 7. Programa narrativo de Vicente Roa Sierra

65
“Después de cambiar de asiento Vicente le repitió a Juan las instrucciones que le
había venido dando en el camino (…). Como era de esperarse, Juan dejó apagar el
carro en el primer intento antes de ponerlo en primera”112.

Esto lleva a:

Se pinchó una hijueputa llanta, dijo Vicente volviendo. Miraba a Juan como si fuera
culpable del percance. (…) Lo malo es que no tengo repuesto, maldita sea, dijo ba-
jando del carro. Abrió el maletero y sacó la caja de herramientas y el gato113.

Figura 8. Frustración y decepción violenta de Vicente Roa Sierra

Vicente y Luis experimentan, en grados similares, la pasión de la cólera, pero los hechos
que las causan difieren de un actor al otro: en Vicente, es exclusivamente a causa de Juan,
y el desarrollo pasional depende ―mientras lo enseña a conducir― de la relación que man-
tiene con él; en Luis, interviene también el hermano menor, pero la cólera se desarrolla no
por interrelaciones, sino por perspectivas ideológicas distintas, opiniones contrarias y pos-
turas políticas divergentes.

2.6. PRECISIONES PARCIALES

112Ibíd. p. 100.
113Íbid,p. 101.

66
Las dimensiones ideológica y pasional de la identidad permiten comprender a los actores
sociales en medio de prácticas culturales que influyen en su ser, hacer y sentir. Después de
este estudio, se hace necesario cotejar las características convergentes y divergentes de los
personajes de la novela, con el fin de determinar las cualidades de la familia como actor
colectivo. Este es el propósito del capítulo siguiente. Por último, es importante dejar claro
que, así como María hace parte de la familia Roa por el hecho de haber vivido con Juan y
tener una hija de él, las mujeres de los demás hermanos podrían también pertenecer a este
núcleo familiar y, por tanto, sería necesario hacer un análisis de su identidad. No obstante,
la narración no otorga los elementos suficientes para llevar a cabo un estudio como este.
Cosa similar sucede con Magdalena, que, aunque aparece constantemente en el relato, las
performancias y las pasiones son pocas y quedan supeditadas al actuar de los padres, has-
ta el punto de considerarse no solo el miembro que une dos familias, sino también una
causa de las pasiones desencadenas en Juan y María. En este sentido, la inferencia se hace
imposible, y la suposición, impertinente. Esta delimitación hace recordar uno de los senti-
dos de la reconocida proposición de Greimas: “Hors du texte point du salut”114.

114FONTANILLE, Jacques. Pratiques sémiotiques. [En línea] :


http://www.unilim.fr/pages_perso/jacques.fontanille/textes-pdf/CPratiques_semiotiques2004_06.pdf, p.1.

67
3. LA FAMILIA ROA COMO ACTOR COLECTIVO

3.1. IDENTIDAD DE ACTORES COLECTIVOS: EL ESTUDIO DE LA FAMILIA


ROA

Liliana Barg, en el libro Las tramas familiares en el campo de lo social, define, partiendo de
Bourdieu, el concepto de familia como un cuerpo integrado por individuos que persiguen
los mismos intereses, bajo una adhesión vital y afectiva que deviene de la pertenencia al
grupo: “[La familia] es una especie de sujeto colectivo, no como mera suma de individuos,
sino como partes de un cuerpo unido”115. Se comprende, desde esta perspectiva, que la
familia es un sujeto o actor colectivo no solo por la suma de los integrantes que lo compo-
nen, sino también por su unificación en un solo cuerpo o conjunto. Esto, como se ve, indica
que tanto la suma de los individuos como la integración que se forja son factores necesa-
rios y complementarios para la definición de un actor colectivo.

En el mismo sentido, las representaciones familiares que sustenta la autora concuerdan


con esta idea de actores colectivos. La primera de estas formas comprende la familia como
“una realidad trascendente a sus miembros con una visión particular del mundo”116. En
otras palabras, la familia, como grupo, trasciende la individualidad, hasta el punto de con-
cebir de una manera particular el mundo natural circundante. Esta visión de mundo, si
bien está influenciada por axiologías culturales, es propia del grupo familiar y llega, inclu-
so, a definir identitariamente al actor colectivo. A este respecto, Bourdieu asevera: “(…) se
concibe la familia como una realidad trascendente a sus miembros, un personaje transper-
sonal dotado de una vida y de un espíritu comunes y de una visión particular del mun-

115 BARG, Liliana. Las tramas familiares en el campo de lo social. Buenos Aires: Espacio Editorial, 2009, p. 62.
116 Ibíd., p. 61.

68
do”117. La segunda representación va muy relacionada con la anterior: “Existe como uni-
verso social separado, secreto, sagrado, cerrado sobre su intimidad”118. La familia se com-
prende no como la simple suma de los miembros que la componen, sino como un universo
social independiente, cerrado y autónomo. La última representación, por su parte, deter-
mina la morada como un lugar estable en el que la familia, como unidad, también es per-
manente: “(…) el de la morada, el de la casa como lugar estable, que permanece, y de los
ocupantes de la casa como unidad permanente, asociada de forma duradera a la casa inde-
finidamente transmisible”119. Estas tres representaciones sobre la familia resumen, de cier-
to modo, las definiciones que se proponen desde el campo de lo social. Lo interesante ra-
dica en que las tres ofrecen los elementos suficientes para considerar la familia como un
actor colectivo.

Michèle Barret y Mary McIntoch presentan en Familia Vs. Sociedad tres definiciones englo-
bantes sobre el concepto de familia que se emparentan, hasta cierto punto, con las expues-
tas en los párrafos anteriores. La primera de ellas es “El conjunto de personas que habitan
en una casa o bajo una cabeza familiar, incluidos padres, hijos, criados, etc”120. Se parte del
hecho de que el conjunto de personas es la suma de individualidades pertenecientes a la
familia. Sin embargo, no se evidencia explícitamente la unificación de estos actores parti-
culares, sino, sobre todo, se hace notar que, dentro del grupo, existen jerarquías y que, por
lo tanto, la mayoría de miembros se supeditan a una cabeza familiar. Por otro lado, la pa-
labra criados permite comprender que, desde esta postura, la familia trasciende los lazos de
sangre, de tal manera que los criados u otras personas que habiten en una casa ―siempre y
cuando estén bajo el cuidado o mando de un actor individual― hacen parte del conjunto
de personas definido como familia. La segunda definición englobante de este término,
según las autoras citadas, es “El grupo de personas conformados por los padres y sus hi-
jos, sea que vivan juntos o no; en un sentido más amplio, la unidad formada por aquellos
entre una relación estrecha, ya sea de sangre o afinidad”121. Desde esta perspectiva, existe

117 BOURDIEU, Pierre. Razones prácticas sobre la teoría de la acción. Barcelona: Anagrama, 1997, p. 126.
118BARG Op. Cit. p. 61.
119 BOURDIEU, Op. Cit. p. 127.
120 BARRET, Michèle y MCINTOSH, Mary. Familia vs. Sociedad. Bogotá: Tercer Mundo Editores, 1995, p. 104.
121 Ibíd., p. 104.

69
un sentido más amplio que otro en la definición de familia. Por un lado, sería un grupo de
personas, específicamente padres e hijos, que viven juntos o separados. La noción de gru-
po se mantiene para la definición de familia, pero no sucede lo mismo con la noción de
unidad. Los padres pueden vivir lejos de sus hijos y, aun así, son familia. Los lazos de
sangre determinan, en últimas, desde este punto de vista, qué se comprende como familia.
El sentido más amplio del término sí tiene en cuenta la unidad; es más, sin importar los
lazos sanguíneos, puede existir prioridad en la afinidad relacional que tengan dos sujetos
individuales. Por último, la familia es definida con base en “Aquellos descendientes o que
pretenden serlo de un ascendiente común; una casa, consanguinidad, linaje”122. Desde este
punto de mira, se comprende la familia como un sistema de relaciones generacionales,
compuesto por sujetos ascendientes, que procrean, y descendientes, que son procreados, y
que, a su vez, pueden ser ascendientes de futuros familiares. En este orden de ideas, la
familia podría ser o el grupo de los miembros que habitan bajo el mismo techo, o el con-
junto de sujetos acoplados por una misma casta, o de actores unidos por lazos de sangre,
independientemente que vivan cerca o lejos; pero para que la familia sea considerada co-
mo un actor colectivo es indispensable ―según lo propuesto en el siguiente trabajo― que,
aparte de la conformación de grupos, se forje una unidad social que actúe y se organice
ideológicamente como un actor individual.

En Semiótica del texto. Ejercicios prácticos, Greimas comprende, a partir de un análisis de


lingüística textual, al actor colectivo como un sujeto configurado por actores menores que
hacen parte de un todo actoral. El ejemplo que propone con base en el cuento Dos amigos,
de Maupassant, es el de París, que se configura como actor colectivo por la relación con
otros actores como las cloacas o los gorriones, que pertenecen y se caracterizan como una
globalidad: “(…) la secuencia [isotópica] podrá ser leída como el conjunto de determina-
ciones que califican y con ello instituyen, a “París”, como actor colectivo”123. Esta perspec-
tiva será tenida en cuenta en el desarrollo de este trabajo en función del sustento de la co-
lectividad como el todo y no simplemente como la reunión de elementos. Llama mucho la
atención la observación que ofrece el semiotista francés sobre los actores individuales:

122 Ibíd., p. 104-105.


123 GREIMAS, Algirdas Julien. La semiótica del texto. Ejercicios prácticos. Barcelona: Paidós, 1993, p. 38.

70
“Consideramos actores individuales no sólo a los actores provistos de una figura indivi-
duada, sino también a diferentes tipos de emparejamientos (mellizos, abuela y nieto, etc.),
muy conocidos en mitología”124. Basado en esto, Greimas define a los dos amigos del cuen-
to de Maupassant no como actores colectivos, sino como actores duales, que serían, según
la observación anterior, un solo actor individual. Esto crea, por supuesto, un conflicto con-
ceptual que es necesario revisar a partir del mismo concepto de actor.

Greimas y Courtés, en el Diccionario razonado de la teoría del lenguaje, llegan a una definición
del término actor, sin especificar la individualidad o colectividad que lo conforma. En vis-
ta de que el término no se adjetiva, se parte de la definición global para trascenderla al
campo que aquí compete. En primer lugar, el actor, según estos teóricos, “es el lugar de
convergencia y de vertimiento de los dos componentes, el sintáctico y el semántico”125. Por
tal razón, un actor colectivo debe caracterizarse por un lugar en el discurso, que signifique
actancial y temáticamente. De este modo, en la descripción

Figura 9. Programa narrativo de la familia Roa como actor colectivo

se evidencia que la familia, cuyo rol actancial es el sujeto, posee un lugar en el discurso: se
orienta, como actor colectivo, a un objeto valor, que, a su vez, tiene un lugar y un signifi-
cado en el acto narrativo. Según las acciones que realice, la familia se configura también
como el actor temático apoyador de Gaitán: “(…) representación, en forma actancial, de un
tema o de un recorrido temático (el recorrido “cazar”, por ejemplo, puede ser condensado
por el rol de cazador)”126.

124 Íbid., p. 38-39.


125 GREIMAS y COURTÉS. Op. Cit. p. 28.
126 Ibíd., p. 404.

71
Partiendo de lo anterior, Greimas y Courtés complementan su definición de actor del si-
guiente modo: “Un lexema, para ser considerado actor, debe ser portador, por lo menos,
de un rol actancial y un rol temático”127. Así las cosas, la familia, para ser considerada co-
mo actor colectivo, debe cumplir con el vertimiento de estos dos roles, que bien pueden
determinarse desde la configuración de la identidad social e ideológica de esta colectivi-
dad. Pero no basta con esto. Aunque la definición de los semiotistas de la Escuela de París
no contempla explícitamente el rol patémico de los actores para que sean considerados
como tales, se propone en este trabajo incluir, para la disquisición de la familia como actor
colectivo, y partiendo de Fontanille, el rol patémico: ““(…) el rol patémico aparece glo-
balmente como un segmento del recorrido actancial, segmento dinamizado por la sintaxis
intermodal”128. Así, un actor es actor, ya sea individual o colectivo, siempre y cuando
cumpla con tres roles: el actancial (sujeto), el temático (apoyador de Gaitán) y el patémico
(descontento por la virtualización del objeto valor).

Finalmente, Greimas y Courtés hacen una última acotación importante para el estudio
identitario de los actores: “Añadamos que el actor no es solo el lugar de vertimiento de
esos roles, sino también el de sus transformaciones, pues el discurso consiste esencialmen-
te en el juego de adquisiciones y pérdidas sucesivas de valores”129. Los semiotistas consi-
deran que las transformaciones de los actores son necesarias para comprenderlos en el
vertimiento de los roles que adoptan en el devenir de la narración o discurso. La familia,
como actor colectivo, también se transforma, adquiere y pierde valores, en su discurrir
semiótico, pero tales transformaciones se descubren, sin duda, solo a partir de lo perma-
nente.

Desde estas perspectivas, la familia Roa es un actor colectivo porque cumple con los si-
guientes factores: 1) es un grupo conformado por actores individuales en una unidad de
acción, 2) todos los actores mantienen una relación de consanguineidad, 3) los unen rasgos
similares y propósitos afines, 4) cumple roles temáticos, actanciales y pasionales en el
transcurso de El crimen del siglo (condición de base y sine qua non), 5) sufre transformacio-

127 Ibíd., p. 28.


128 GREIMAS y FONTANILLE, Op. Cit. p. 149.
129 Ibíd., p. 28.

72
nes, pero también se evidencian las permanencias que la hacen-ser y reconocer como la
misma familia Roa a lo largo del discurso, en las dos dimensiones identitarias: la socio-
ideológica y la pasional. A continuación, se sustenta esta hipótesis teniendo en cuenta el
análisis presentado en el segundo capítulo de este trabajo. Se consideran las variaciones
generales de la familia Roa, la definición de actores y subactores colectivos y el análisis de
las permanencias y variaciones particulares de este grupo social.

3.2. GENERALIDADES Y VARIACIONES DE LA FAMILIA ROA

Hay una diferencia trascendental entre mutación y transformación. El primer término hace
referencia a un cambio total en la identidad de un actor colectivo; el segundo es un proce-
so gradual y adaptativo que no interfiere de manera significativa en la estructura de un
sistema. Cuando se habla de las transformaciones de un actor colectivo, se hace alusión no
a los cambios mayúsculos que sufre y que pueden interferir en la organización del sistema,
sino al proceso que encamina a una variación que, aunque dada, no interrumpe el grado
de permanencia a partir del cual el sujeto colectivo se identifica. Gilberto Giménez afirma
al respecto: “La transformación sería un proceso adaptativo y gradual que se da en la con-
tinuidad, sin afectar significativamente la estructura de un sistema, cualquiera que esta
sea. La mutación, en cambio, supondría una alteración cualitativa del sistema, es decir, el
paso de una estructura a otra”130. Partiendo de esto, la familia Roa, en el transcurso de la
novela, se transforma. Existen tres momentos que determinan estas transiciones. El prime-
ro se presenta cuando doña Encarnación, casada con don Rafael Roa, habita en el barrio
Egipto junto a su marido y sus hijos. En ese entonces, el padre, por los días de navidad,
lleva a los niños de la mano para hacer las compras respectivas: “(…) cuando don Rafael,
ya enfermo de los pulmones a causa de su oficio de cantero, los llevaba a él y a sus herma-
nos cogidos de la mano a hacer las compras por la época de Navidad”131. Se evidencia un

130GIMÉNEZ, Gilberto. Paradigmas de identidad. En: Sociología de la identidad. México: Universidad autónoma
metropolitana, 2002. P. 44.
131 TORRES. Op. Cit. P. 258.

73
campo de relaciones entre los miembros de la familia, pero, sobre todo, se hace notorio el
espíritu de familia, que, en términos de Bourdieu, se comprende como la cohesión afectiva
de los integrantes de este grupo social: “La construcción de un espíritu de familia, del sen-
timiento familiar como principio afectivo de cohesión social es un principio construido
socialmente que instituye el funcionamiento como cuerpo a un grupo que, de otro modo,
tiende a funcionar como campo”132.

Esta cohesión afectiva configura a la familia Roa como actor colectivo, debido a que, ade-
más de la suma de los individuos, participan como colectividad tras los mismos fines; en
este caso, los niños y el padre hacen las compras de navidad: no hay sujetos dentro de la
familia que contraríen esta acción; por lo tanto, el grupo es un actor, cuyo rol temático es el
de “comprador”, cuyo rol actancial es el de “sujeto” y cuyo rol patémico se determina por
el sentimiento de la unión familiar en los días navideños. La única transición notoria que
ocurre luego de la muerte de don Rafael es la mudanza de la familia al barrio Ricaurte:
“(…) cuando muerto su esposo la viuda inconsolable vendió la casa del barrio Egipto y se
bajó para el Ricaurte con los sobrevivientes de la nada despreciable cifra de catorce alum-
bramientos, ocho hombres y seis mujeres (…)”133.

La transformación se hace evidente cuando los hijos se marchan de la casa de la madre, ya


sea por problemas de salud mental, por muerte prematura o con el fin de formar una fami-
lia aparte. No es una mutación; la familia Roa sigue unida por los mismos lazos sanguí-
neos, por las mismas ideas políticas, por las mismas prácticas religiosas, y aunque los
miembros no vivan cerca, los afectos continúan: los hijos visitan a la madre, preguntan por
los hermanos, colaboran en la casa. Esta cohesión afectiva los conjunta, a pesar de la dis-
tancia, tal cual lo sugiere Bourdieu cuando afirma: “La familia es en efecto fruto de una
auténtica labor de institución (…) orientada a instituir duraderamente en cada uno de los
miembros de la unidad instituida unos sentimientos adecuados para garantizar la integra-
ción que es la condición de la existencia y de la persistencia de esta unidad”134. En otras

132 BARG, Liliana. Familia, un campo de relaciones. En: Revista de debate público. Reflexión de trabajo social.
Año 2. Núm. 3. 2012, p. 173.
133 TORRES. Op. Cit. P. 44.
134 BOURDIEU, Pierre. Razones prácticas sobre la teoría de la acción. Op. Cit., p. 131.

74
palabras, la suma de los individuos, base en la definición de los actores colectivos, puede
entenderse de dos maneras: en primer lugar, como la conglomeración de sujetos que habi-
tan bajo un mismo techo y persiguen los mismos fines; en segundo lugar, como la suma de
miembros que, a pesar de vivir separados, están unidos por lazos afectivos que permiten
la consecución de metas similares. En este mismo sentido, se comprende la transitoriedad
identitaria: existen procesos de graduación de la identidad, pero se reconoce, a pesar de las
variaciones, la esencia del actor colectivo; se corrobora la teoría ricoeuriana de que el idem
opaca al ipse: “Esta sedimentación [se refiere a la fuerza de la costumbre] confiere al carác-
ter la especie de permanencia en el tiempo que yo interpreto aquí como recubrimiento del
ipse por el idem”135.

Y un tercer momento de la familia Roa, que conlleva una transformación más trascenden-
te, deviene del instante en que Gaitán niega la ayuda de trabajo a Juan Roa Sierra. Este
actor varía pasional e ideológicamente, y esta transición personal influye en la performan-
ce de la familia como actor colectivo. No puede hablarse de mutación porque indicaría un
cambio total en los integrantes de este grupo humano: “(…) podrían caracterizarse como
mutación los casos de “conversión” en los que una persona adquiere la convicción (…) de
haber cambiado profundamente, de haber experimentado una verdadera ruptura en su
vida, en fin, de haberse despojado del “hombre viejo” para nacer a una nueva identi-
dad”136. No se presenta un cambio de este estilo en los actores de la familia, pero la varia-
ción identitaria de Juan rompe, hasta cierto punto, la unificación del actor colectivo: Juan,
por ejemplo, ya no persigue, como los demás familiares, los mismos propósitos políticos y
religiosos. Se hace evidente, incluso, una ruptura afectiva: los hermanos reclaman por su
comportamiento, critican el hecho de ser mantenido por doña Encarnación, difieren en su
postura política, etc. El actor colectivo entra en crisis por causa de uno de sus miembros.
¿Pero, hasta qué punto, los demás actores no configuran una colectividad? ¿No hay, acaso,
otros elementos que sigan compartiendo todos los miembros, a pesar de los cambios de
Juan Roa Sierra? La única manera para responder a estas cuestiones, que giran en torno a
los fines de este trabajo, radica en el análisis de las permanencias y variaciones de cada

135 RICOEUR, Paul. Sí mismo como otro. Op Cit. p. 116.


136 GIMÉNEZ, Gilberto. Paradigmas de identidad. Op. Cit. p. 44-45.

75
uno de los actores de la familia Roa, y en cómo unas se equiparan con otras. Las páginas
siguientes tienen como propósito ofrecer una posible solución a estas preguntas; el estu-
dio de los actores colectivos necesitaría, por tanto, un método de comparación-contraste
entre los sujetos que conforman la colectividad; no por nada el segundo capítulo centró su
atención en la configuración identitaria de los actores individuales.

3.3. ACTORES Y SUBACTORES COLECTIVOS

Luego del análisis de los hermanos Roa presentado en el segundo capítulo, puede surgir la
pregunta de si estos, por sí solos, no configuran un actor colectivo dentro del núcleo fami-
liar. Ellos persiguen intereses similares, actúan de forma semejante y piensan sobre Juan
las mismas cosas; estos rasgos los caracterizarían como subactores dentro de actores colec-
tivos mayores: “(…) la identidad colectiva define la capacidad de un grupo o de un colec-
tivo para la acción autónoma, así como su diferenciación de otros grupos y colectivos”137.
Algo parecido ocurre cuando Juan Roa Sierra decide matar a Gaitán; se ha dicho que, por
esta razón, el actor colectivo al cual pertenece entraría en crisis. No obstante, el hecho de
que los demás miembros de la familia continúen bajo las mismas prácticas ideológicas
abre la posibilidad de pensar, en este sentido, en un actor colectivo dentro de otro actor
colectivo. Esto no indicaría, por supuesto, que si no se unifican en este ámbito, entonces, la
denominación de actor colectivo dejaría de pertenecer al grupo familiar. Es preciso tener
presente que los miembros de la familia Roa estarán regidos, en todo momento, por unas
prácticas, comportamientos y pasiones congruentes que los configuran como el actor co-
lectivo que conforman; alguna divergencia en su identidad colectiva podría forjar subgru-
pos dentro del grupo familiar, pero nunca habrá una exclusión total: aparte de lo onomás-
tico, los lazos familiares los unen, ya sea axiológica, ideológica o pasionalmente en cual-
quier momento de la narración. Así las cosas, la familia Roa es, independientemente de la
dimensión identitaria, un actor colectivo, pero en ocasiones solo algunos de sus miembros
cumplen con la unificación actorial; en esos momentos, la familia se bifurca y surgen los

137 GIMÉNEZ, Gilberto. Cultura, identidad y memoria. Op. Cit. p. 18.

76
subactores colectivos, que, valga la aclaración, son diferentes a las individualizaciones
actoriales: estas se caracterizarían por prácticas de un solo actor divergentes a las de una
comunidad; aquellos serían dos o más actores, pertenecientes a un grupo mayor, que ac-
túan, piensan o sienten diferente a la colectividad total.

Teniendo en cuenta lo anterior, los mismos parámetros establecidos para los actores colec-
tivos caracterizarían a los subactores. Gilberto Giménez, citando a Melucci, expone tres
características de la identidad colectiva. En primer lugar, “la identidad colectiva implica,
en primer término, una definición común y compartida de las orientaciones de la acción
del grupo en cuestión, es decir, los fines, los medios y el campo de la acción”138. En esta
cita se hace referencia a la performance compartida por los miembros del grupo familiar,
los cuales ejecutan una acción con un fin particular, a través de un medio y en un campo
determinado. Los hermanos Roa, por ejemplo, cumplen con estos rasgos, y, por ende, son
actores colectivos dentro del grupo familiar. En segundo lugar, “implica vivir esa defini-
ción compartida no simplemente como una cuestión cognitiva, sino como valor o, mejor,
como “modelo cultural” susceptible de adhesión colectiva, para lo cual se le incorpora a
un conjunto determinado de rituales, prácticas y artefactos culturales”139. Se evidencia cla-
ramente no solo la suma de individuos, sino la unificación tras un mismo fin, enmarcados
dentro de unas prácticas culturales específicas. Magdalena, la hija de Juan, aunque no se
comunica, se adhiere a un modelo cultural actualizado en su familia; su identidad, depen-
de, en últimas del entorno social en el que crece y que configura, de cierta manera, el mo-
delo cultural de la Colombia novelada de los años cuarenta. ¿Pero sucede lo mismo con
Roa, cuando decide asesinar al caudillo? Este actor se adhiere a las prácticas de un grupo
cuya actualización ideológica es opuesta a la de los miembros de su familia; cuando decide
matar a Gaitán, asume, sin darse cuenta, las prácticas del actor colectivo que busca la
muerte del candidato presidencial, y no de otra forma lo interpretaron los secuaces del
Mandamás. Por último, la identidad colectiva “Implica (…) construirse una historia y una
memoria que confieran cierta estabilidad a la autodefinición identitaria”140. Aparte de la

138 Ibíd., p. 17.


139 Ibíd., p. 17.
140 Ibíd., p. 17.

77
unificación aparece la estabilidad: los actores individuales pueden permanecer estables
ante alguna situación o dimensión identitaria como es el caso de todos los miembros de la
familia Roa, exceptuando a Juan, con respecto a la inclinación político-religiosa. Cuando la
estabilidad solo se hace evidente en algunos miembros, estos serán considerados como
actores colectivos dentro de una colectividad mayúscula con la cual comparten muchas de
sus características.

En adelante, se comprenderá que los subactores son, en últimas, actores colectivos dentro
de una colectividad mayor, de la misma manera que la familia Roa es un subactor colecti-
vo de la sociedad colombiana de mediados del siglo XX, según se narra en la novela.

3.4. PERMANENCIAS Y VARIACIONES EN LOS ACTORES DE LA FAMILIA ROA:


TRAS LA CONFIGURACIÓN IDENTITARIA DE LA FAMILIA COMO ACTOR
COLECTIVO

En este apartado, más que retomar la identidad de los actores individuales, se busca sis-
tematizar el análisis realizado en el segundo capítulo de este trabajo. A continuación, se
presentan las permanencias (idem) y variaciones (ipse) de los actores de la familia Roa, en
las dos dimensiones de la identidad estudiadas hasta el momento. Para Paul Ricoeur, el
Idem y el ipse son: “Las dos principales categorías empleadas para dar cuenta de la identi-
dad y del sí mismo (…), las cuales entran en juego constante de interrelación entre lo fijo y
lo móvil que da lugar a la construcción de la identidad”141. El idem de los actores indivi-
duales determina, de esta manera, las acciones, pensamientos, ideologías, pasiones y rela-
ciones sociales fijos de la familia Roa. Es decir: el idem define la identidad de cada indivi-
duo y, a la vez, las permanencias identitarias de la colectividad. El ipse, por una parte, da
cuenta de la identidad particular de cada miembro del grupo social, y por otra, determina
las variaciones que, a causa de estas divergencias, ocurren en el discurrir performativo y

141GONZÁLEZ, María y RIVARA, Greta. Trad. y pról. En: Ricoeur, Paul. Identidad narrativa. [En línea]. [28
de agosto de 2014]. Disponible en: http://textosontologia.files.wordpress.com/2012/09/identidad-narrativa-
paul-ricoeur.pdf. P, 339.

78
axiológico del actor colectivo. Es por esto que la permanencia y la variación configuran
identitariamente a los sujetos individuales y, entre este idem y este ipse, se construye la
identidad colectiva.

Es posible que, partiendo de lo anterior (de la importancia del estudio identitario de los
actores colectivos), Ricoeur haya tenido presente, para el estudio de la identidad, tanto a
los individuos como a las comunidades: “Decir la identidad de un individuo o de una co-
munidad es responder a la pregunta: ¿quién ha hecho esta acción?, ¿quién es su agente, su
autor?”142. Si se hace referencia con el pronombre quién a un sujeto o a un grupo, la pro-
puesta ricoeuriana, desde la perspectiva adoptada en este trabajo, determina que las co-
munidades pueden actuar como sujetos individuales, aunque estén compuestas por varios
miembros. En otras palabras, la respuesta a la pregunta que hace el filósofo francés puede
indicar un solo sujeto o una comunidad actuante, independientemente del número de
integrantes que la conformen; por ejemplo, a la pregunta ¿Quién ganó el partido de fútbol?,
cuya respuesta determinaría el actor colectivo que ganó la contienda, podría responderse:
el equipo X o el equipo Y. ¿Puede cuestionarse de la misma manera la performance de la
familia Roa? ¿Todos los actores persiguen, por tanto, los mismos fines?

Las respuestas a estas preguntas podrían ampliar la noción de comunidad de la cita de


Ricoeur, interpretada, desde el punto de vista adoptado en este trabajo, como actor colecti-
vo. Como los futbolistas del ejemplo anterior que poseen identidades particulares y se
unen tras un mismo fin en una acción particular, y forjan, entre todos, un actor colectivo,
así mismo, los miembros de la familia Roa poseen su propia identidad, pero, en medio de
una performace, de una postura ideológica, de un comportamiento pasional, de unas rela-
ciones sociales compartidas, forjan un solo actor colectivo, cuyos miembros persiguen la
misma meta. Del mismo modo en que los jugadores se hallan en un solo espacio, propósito
y tiempo para llevar a cabo la contienda futbolística, así la familia Roa se halla en ámbitos
fijos que la configuran como actor colectivo; Roberto Esposito afirma a este respecto: “(…)
es común lo que une en una única identidad a la propiedad ―étnica, territorial, espiritual―

142 RICOEUR, Paul. Tiempo y narración III. México: Siglo XXI Editores, 1999, p. 998.

79
de cada uno de sus miembros”143. Para determinar los niveles de convergencia de los
miembros de la familia Roa (la comunión), se propone la sistematización del estudio iden-
titario realizado en el segundo capítulo. El siguiente cuadro presenta los rasgos comparti-
dos por los actores de la familia Roa en el nivel socio-ideológico:

Tabla 7 Permanencias y variaciones en la dimensión socio-ideológica

Características
paradigmáticas
compartidas por Idem (permanencias de los miembros Ipse (variaciones de los miembros fami-
los miembros de familiares) liares)
la familia Roa
Practicante de rosacrucismo. Opositor de
Relación sanguínea: familia Roa Sierra.
Jorge Eliécer Gaitán. Planea asesinar al
Cronotopo: Bogotá, años cuarenta. Hijo de
caudillo liberal. Luego, se arrepiente.
familia católica. Gaitanista. Grupos fuera
Desempleado. Perezoso. Soñador. Busca-
del endogrupo familiar: amigos, colectivi-
dor de tesoros. Pone su fe en un anillo
dades potenciales (gente del Mandamás).
con forma de calavera. Cree en la reen-
Forma una familia aparte. Tiene altercados
carnación; luego deja de creer. No apoya
con sus familiares.
a su madre económicamente.
En gran parte de su vida: católico y gaita-
Después del altercado con Gaitán, Juan
Juan Roa Sierra nista. Apoya a Gaitán e incluso hace prose-
Roa Sierra se opone al caudillo y planifica
litismo. La actualización ideológica deviene
la manera de asesinarlo. Deja el cristia-
de la familia.
nismo y opta por el rosacrucismo.
Se desconoce su familia ascendente. Bus-
ca apoyo en la astrología, a pesar de ser
Relación sanguínea: familia Sierra y madre
católica. Se preocupa por sus hijos; en
de los Roa.Cronotopo: Bogotá, años cua-
especial, por Juan. Discute con don Lu-
renta. Católica. Gaitanista. Grupos fuera
cho, el señor de la tienda, por el precio
del endogrupo familiar: vecinos, inquili-
excesivo en los alimentos. Se deja mani-
nos. Tiene altercados con sus familiares.
pular por sus hijos.
Católica y gaitanista. Sueña con ver a Gai-
Con miedo a que Juan se enloquezca
Doña tán en la presidencia. No comprende los
(como ocurrió con su hijo Gabriel), visita
asuntos políticos del país, pero sabe que la
Encarnación al astrólogo Umland Gert con el fin de
solución a los problemas está en el caudillo
que lo ayude a salir del estado de locura
liberal. Pone su fe en la Virgen, ora todas
en que, según ella, se halla el hijo menor.
las mañanas y asiste frecuentemente a
En el ámbito político, se deja manipular,
misa.
en ocasiones, por las valoraciones ideoló-
gicas de sus hijos.
Relación sanguínea: familia Forero, madre Madre de tres hijos: Magdalena, de Juan,
de Magdalena Roa.Cronotopo: Bogotá, y Jorge y Sebastián, de Salamanca. Queda
años cuarenta. Católica. Gaitanista. Grupos embarazada a los catorce años. Para la
fuera del endogrupo familiar: la familia gente, es una mujer infiel. Pobre. Debe
Salamanca. Otras relaciones: el tendero, la trabajar como mesera y poner en arrien-
María de Jesús inquilina. Forma una familia con Juan. do la pieza de sus hijos, para ayudarse
Forero Tiene altercados con sus familiares. económicamente. Es ruda y frágil.
Católica y gaitanista. Indaga sobre la situa- María se presenta como una mujer no

143 EXPOSITO, Roberto. Communitas: origen y destino de la comunidad. Buenos Aires: Amorrortu, 2003, p. 25.

80
Características
paradigmáticas
Tabla 7 (Continuación)
compartidas por Idem (permanencias de los miembros Ipse (variaciones de los miembros fami-
los miembros de familiares) liares)
la familia Roa
ción política del país. Valora con extrañeza supeditada. Sus acciones la definen ideo-
que las noticias sobre los problemas socia- lógicamente: no se subordina a Juan. En
les se suspendan en la radio para poner lo religioso y político no existen variacio-
una canción. nes.
Relación sanguínea: Familia Roa Sie-
rra.Cronotopo: Bogotá, años cuarenta.
Trabajadores. Apoyan económicamente a
Hijos de padres católicos. Gaitanistas.
su madre. Algunos sufren de locura;
Grupos fuera del endogrupo familiar: sus
otros mueren prematuramente. Son, por
relaciones laborales, sus familias. Forma-
lo general, personajes sin variaciones en
ron familia aparte. Tienen altercados con
el nivel sociocultural o ideológico.
sus familiares.
No hay variación ideológica. Solo puede
Los hermanos Católicos y gaitanistas. Tienen una pers-
hacerse alusión a la oposición que man-
Roa pectiva general sobre lo que acontece en el
tienen contra Juan, después de la catás-
país, responsabilizan al partido Conserva-
trofe principal de la novela.
dor de los problemas que ocurren y ven la
salida en Gaitán.

La tabla anterior permite comprender a la familia Roa como un actor colectivo dentro de
un marco axiológico definido: la sociedad colombiana de mediados del siglo XX. Si como
actor colectivo es partícipe de las ideas gaitanistas, no es por una razón diferente a la ac-
tualización que hace del sistema de valores que rige a la cultura colombiana de ese enton-
ces y bajo el cual sus miembros forman relaciones sociales: “Consideraremos a la cultura
como un sistema de creencias, valores, normas, símbolos y prácticas colectivas aprendidas
y compartidas por los miembros de una colectividad, que constituyen el marco de sus re-
laciones sociales”144. Si este grupo social es gaitanista, existen otros que no lo son. La axio-
logía es, en este sentido, el paradigma en el que convergen, generalmente, todas las prácti-
cas que hacen posible la comprensión identitaria de una cultura. Hay gaitanistas y hay
conservadores. La sociedad representada en la novela está regida por estos dos movimien-
tos políticos, propios de la época en que se desarrolla. La familia Roa, como actor colectivo,
no puede huir de los regímenes de creencias en los cuales está inmersa.

144 MERCADO, Asael y HERNÁNDEZ, Alejandrina. Op. Cit. p. 241.

81
Así mismo, esta colectividad practica la religión católica; de haber pertenecido, verbigra-
cia, a una sociedad asiática, las inclinaciones religiosas y políticas habrían sido diferentes,
y los comportamientos, actitudes, pensamientos y pasiones habrían variado no solo en la
familia, sino también en el ser y hacer de los sujetos que la componen. La cultura, marca,
de este modo, la praxis del sujeto y del actor colectivo; se convierte en una telaraña de sig-
nificados creada por ellos mismos y de la cual no pueden escapar: “(…) la cultura ―afirma
Gilberto Giménez basado en Weber― se presenta como una “telaraña de significados” que
nosotros mismos hemos tejido a nuestro alrededor y dentro de la cual quedamos inelucta-
blemente atrapados”145.Todos son católicos. Esto determina las prácticas religiosas de los
años cuarenta en Colombia, según lo narrado en la novela. No solo comparten un marco
axiológico desde lo político, sino también desde las actuaciones religiosas. Estos sistemas
de valores que caracterizan a la cultura colombiana de los años cuarenta del siglo XX son
los encargados de regir los comportamientos socioculturales de la familia Roa: habita en la
Colombia bipartidista, sanguinaria y católica, y actúa, como colectividad, bajo estas prácti-
cas político-sociales. Añadido a lo anterior, el régimen espiritual de creencias abre sus
puertas a otras prácticas religiosas minoritarias, entre las que se halla el rosacrucismo. Es-
tas inclinaciones, ya sean políticas o espirituales, definen culturalmente a los colombianos
del cronotopo enunciado.

Todos los actores individuales comparten un lazo familiar que los hace partícipes del en-
dogrupo. María, la mujer de Juan, es el único actor que no posee ni la sangre ni el apellido
Roa, pero, no obstante, engendra a Magdalena, quien sí comparte el lazo sanguíneo de la
familia. Lo mismo habría podido hacerse con las mujeres de los hermanos de Juan si El
crimen del siglo hubiese ofrecido la suficiente información. A propósito de estas referencias,
todos los hijos de doña Encarnación forman una familia aparte, de la cual nacen más des-
cendientes, que también pudieron haber sido objeto de análisis, si el discurso lo hubiera
permitido.

Los altercados son frecuentes en todos los miembros de la familia Roa. Las relaciones en-
dogrupales se tornan conflictivas y, por ende, la familia, en su unificación, se configura

145 GIMÉNEZ, Gilberto. La cultura como identidad y la identidad como cultura. Op. Cit. p. 2.

82
como grupo inestable: una colectividad que, dentro de sí misma, enfrenta a unos sujetos
con otros. Como se evidencia, este factor no puede omitirse en el análisis identitario de la
familia Roa, de la misma manera como no se puede prescindir de las relaciones exogrupa-
les que cada miembro forja por su parte y que, al fin y al cabo, constituyen la identidad
social, exogrupal, de todo el colectivo: “(…) la identidad solo existe en y para los sujetos,
en y para los actores sociales; y que su lugar propio es la relación social, es decir, la rela-
ción entre los grupos sociales. Por lo tanto, no existe identidad en sí ni para sí, sino solo en
relación con ‘alter’”146. La familia no puede configurarse identitariamente sin un “alter”;
no solo en las relaciones que forjan los miembros del endogrupo, sino también en los con-
tactos sociales que se forjan fuera del ámbito familiar. Las relaciones con los vecinos, con
los amigos, con los inquilinos, etc., muestran otra cara de la identidad familiar: doña En-
carnación sufre los abusos de los acaparadores, María deja de recibir el apoyo monetario
de Salamanca, Juan es víctima de los que ejecutan el plan de muerte de Gaitán: la familia
Roa, en relación con otros grupos sociales, adopta el rol temático de víctima.

Como ya se ha expuesto, para que un actor sea considerado colectivo es indispensable que
cumpla, al menos, las siguientes condiciones: primero, la suma de los individuos que con-
forman la colectividad y, segundo, la compaginación de estos sujetos, ya sea tras los mis-
mos fines o en la unificación de rasgos compartidos. Así las cosas, la familia Roa es conflic-
tiva, gaitanista y católica, y se configura como víctima en las relaciones exogrupales.
Cuando alguno de los sujetos actúa o piensa en relación con estos rasgos compartidos está
representando no solo un marco axiológico cultural, sino también una praxis familiar que
está imbricada en su ser y hacer como sujeto individual y perteneciente a una colectividad.
En otras palabras, el sujeto actuante posee una identidad particular, estable y colectiva que
lo hace ser él mismo a lo largo de la narración. En este sentido, “lo que nos distingue es la
cultura que compartimos con los demás a través de nuestras pertenencias sociales, y el
conjunto de rasgos culturales particularizantes que nos definen como individuos únicos,
singulares e irrepetibles”147.

146 GIMÉNEZ, Gilberto. Paradigmas de identidad. Op. Cit. p. 38-39.


147 GIMÉNEZ, Cultura, identidad y memoria. Op. Cit. p. 11.

83
En la dimensión socio-ideológica se revelan otros rasgos comunes que configuran la iden-
tidad de un sujeto colectivo. Es más, la ideología, desde el punto de vista de Greimas y
Courtés, puede caracterizar tanto al sujeto individual como al colectivo: “Al verterse en el
modelo ideológico se actualizan y son tomadas a su cargo por un sujeto individual o colec-
tivo que es un sujeto modalizado por el querer-ser y subsecuentemente por el querer-
hacer”148. Así, la actualización del paradigma puede recaer sobre un individuo o sobre un
grupo.

Se hace nuevamente la precisión de que la ideología es, desde el punto de vista semiótico,
la actualización de los sistemas de valores que rigen a una cultura. Esta actualización, co-
mo se expuso líneas arriba, puede ser individual o colectiva. No obstante, aunque un suje-
to actualice o varíe su ideología, siempre habrá otros actores que compartan y persigan los
mismos fines: “El emisor del discurso ideológico, aunque sea un individuo el que lo for-
mule, es la colectividad”149. Juan Roa Sierra, por ejemplo, deja de ser gaitanista y pasa al
bando de la oposición. Esta variación, en el endogrupo, es individual, pero en un marco
social englobante, termina siendo colectiva: Juan deja de pertenecer ideológicamente a un
grupo para ser partícipe de otro con posturas ideológicas divergentes. Así las cosas, la
ideología siempre será colectiva: “Se enfatizará que las ideologías son construidas, utiliza-
das y cambiadas por los actores sociales como miembros de un grupo, en prácticas sociales
específicas y, frecuentemente, discursivas. No son constructos individuales, idealistas, sino
constructos sociales compartidos por un grupo”150.

Los integrantes de la familia Roa comparten prácticas religiosas y políticas a lo largo de la


novela. Estas convergencias configuran al grupo como un actor colectivo caracterizado por
una praxis particular. Los miembros van tras los mismos fines políticos: la justicia social, la
paz en los campos, el fin de la guerra bipartidista, la interrupción del derramamiento de
sangre. Es un grupo social bien definido que actúa bajo esta concepción ideológica: sus
discursos, sus performaces, están mediados por sus creencias. Así, se comprenden las alu-
siones positivas de los actores en torno a Gaitán: “Y yo, y este, y aquel, dijo, señalando con

148 GREIMAS y COURTÉS, Op. Cit. p. 213.


149 REBOUL, Olivier. Op. Cit. p. 83.
150 VAN DIJK, Teun A. Op. Cit. p. 23.

84
el mentón a los hombres que pasaban por la acera. En este país todos soñamos con Gaitán,
añadió, y se alejó sonriendo de la casa”151. En este mismo sentido, se interpreta la asevera-
ción de Reboul referente a que el campo ideológico va determinado por un fin potestivo:
“Una ideología, en efecto, no es una convicción individual, sino una creencia colectiva al
servicio de un poder”152.

Este poder sería político o religioso, desde la propuesta de análisis aquí planteada. El po-
der político se evidencia narrativamente en las constantes oposiciones partidarias de los
sujetos actuantes. Así, el grupo del Mandamás, por ejemplo, actúa bajo la creencia de que
tras la muerte de Gaitán quedará la vía libre para el partido opositor. Por su parte, la fami-
lia Roa cree que con Gaitán en la presidencia, es decir, en el poder (que representa, a la
vez, la potestad de la ideología familiar) se finiquita la injusticia. Esta perspectiva ideoló-
gica relacionada con el poder reafirma la siguiente tesis expuesta y criticada por Van Dijk:
“(…) las ideologías expresan u ocultan nuestra posición social o política, nuestra perspec-
tiva o nuestros intereses: pocos de nosotros (…) describimos nuestro propio sistema de
creencias o convicciones como “ideología”. Por el contrario, lo nuestro es la Verdad, lo de
ellos es Ideología”153. Desde este punto de vista, la ideología posee una valoración negati-
va, contraria a una aparente verdad del grupo que se opone. Así, uno de los grupos confi-
gura al otro como una colectividad que no se emparenta con la verdad, y viceversa. Lo
mismo ocurre en el ámbito religioso: si la familia Roa practica el catolicismo se debe al
menos a dos razones: 1) el marco axiológico al cual pertenecen y a partir del cual actuali-
zan la ideología, y 2) a la verdad, que, por ende, los actores del grupo creen poseer dentro
de esta praxis cultural. Estos dos factores configuran, en esta esfera, el carácter potestivo
de la familia.

Analía Kornblit expone, basada en Barthes, un modelo para el estudio de la ideología fa-
miliar. Parte de la doble articulación del signo (significante y significado) para desentrañar
lo denotativo y connotativo de la interacción de los miembros que componen el núcleo de
una familia. La interacción, por sí misma y en su cotidianidad, termina configurando el

151 TORRES, p. 160.


152 REBOUL, Olivier. Op. Cit. p. 83.
153 VAN DIJK, Teun. Op. Cit. p. 14.

85
estilo familiar, entendido, grosso modo, como el significante de la ideología, tal cual se ex-
pone en el modelo que sigue:

Figura tomada de Analía Kornblit, 1984, en Semiótica de la relaciones familiares.

El sistema denotado, es decir, el sistema observable, figurativizado, conforma el estilo de la


familia: “Proponemos designar estilo familiar a ciertas regularidades observables en un
sistema familiar en cuanto al modo de organización de sus respuestas frente a lo que de-
nominaremos ‘situaciones de apertura’”154. Estas situaciones aluden a la forma recurrente
en que el grupo reacciona durante la interacción. El estilo familiar se comprende, entonces,
a partir de isotopías en medio de procesos interactivos. Desde esta perspectiva, el descon-
tento es el estado pasional compartido por los actores individuales de la familia Roa, que
reaccionan de esta manera ante los hechos del mundo.

3.5. EL DESCONTENTO COMO ESTADO PASIONAL COMPARTIDO POR LOS


MIEMBROS DE LA FAMILIA ROA

Si hay un estado pasional que caracterice el estilo de la familia a lo largo de la novela, no


puede ser otro que el descontento, el cual, según Greimas, puede ser producido por la ca-
rencia objetual (insatisfacción) o la carencia fiduciaria (decepción)155. Ante eventos simila-
res, los personajes expresan su sentir de manera congruente, y configuran, así, una identi-
dad pasional colectiva, hasta el punto de compartir incluso el mismo objeto pasión: la tran-
quilidad. Antes de presentar la tabla que sistematiza la información del segundo capítulo,
se aclara, una vez más, que las pasiones se configuran en medio de relaciones sociales. Los
actores descontentos logran este estado pasional debido a experiencias vividas con otros

154 KORNBLIT, Analía. Semiótica de las relaciones familiares. Buenos Aires: Paidós, 1984, p. 55.
155 GREIMAS (1989), Op. Cit. p. 266.

86
personajes; la situación también influye, pero siempre irá supeditada al contacto humano
de los actores sociales. De esta manera, se comprende que cuando Greimas y Fontanille
afirman que “La pasión del sujeto puede ser resultado de un hacer, ya sea del mismo suje-
to ―como en el “remordimiento”―, ya sea de otro sujeto ―como en el “furor”―, y que
también puede desembocar en un hacer, que los psiquiatras llaman ‘paso al acto’”156, se
refieren a que existen acciones a priori y a posteriori de la pasión que la causan y conllevan
consecuencias, siempre dentro del marco de las relaciones intersubjetivas. De otro modo,
¿cómo un sujeto podría sentir rencor si no tuviera conocimiento del otro? ¿Cómo un actor
podría sentirse descontento si no se relacionase con otros?

Tabla 8. Permanencias y variaciones de la dimensión pasional de la identidad

Los miembros de la
familia Roa en la di-
Idem (permanencias de los Ipse (variaciones de los miembros
mensión pasional de
miembros familiares) familiares)
la identidad

Se puede afirmar que la venganza


Descontento: Insatisfacción y de-
va relaciona con la ira y el rencor
cepción. Respectivamente: no con-
del actor, en cuanto que Juan bus-
secución del empleo como objeto
ca un equilibrio pasional con res-
de deseo y crisis de confianza de
pecto del desplante de Gaitán. El
Juan hacia el caudillo liberal.
rol patémico sería el de vengador.
Juan Roa Sierra

Como rol patémico, la anciana


puede considerarse maternalista:
trata de compartir los sueños del
Descontento: Insatisfacción. No
hijo menor, de apoyarlo en todo
consecución de la estabilidad de
proyecto que emprenda, etc. Se
Juan como objeto de deseo.
diferencia de los demás actores
Doña Encarnación
porque es la única de la familia
que considera la situación de Juan.

Descontento: insatisfacción y de-


cepción. Respectivamente: no con- Aunque, de cierta manera, los
secución del apoyo económico por personajes de la familia Roa de-
parte de sus maridos y crisis de penden de otros para lograr sus
confianza de María hacia Juan. fines, María busca la forma de
María de Jesús Forero
mantener por sí sola a sus hijos, en

156 GREIMAS y FONTANILLE. Op. Cit. p. 48.

87
Los miembros de la
familia Roa en la di-
Idem (permanencias de los Ipse (variaciones de los miembros
mensión pasional de Tabla 8.familiares)
(Continuación)
miembros familiares)
la identidad
vista de que ninguno de los exma-
ridos la apoya económicamente.

Como se evidencia, no todos los


hermanos participan del estudio
pasional propuesto. La narración
no da los suficientes elementos
Descontento: Insatisfacción y de-
para analizar pasionalmente a
cepción. Respectivamente: virtua-
Gabriel o a Rafael. Vicente y Luis,
lización de Vicente del programa
por su parte, critican sobremanera
narrativo enseñar a manejar a Juan.
el actuar de Juan, ya sea por su
No consecución del objeto de de-
comportamiento personal o ideo-
Los hermanos Roa seo de los hermanos: Gaitán en la
lógico. Las relaciones con otros
presidencia. Crisis de confianza de
actores influyen en el ámbito pa-
los hermanos hacia Juan cuando
sional de estos sujetos: la madre de
este opta por ir contra el gaitanis-
Vicente le pide el favor de enseñar
mo.
a conducir a su hijo menor y, por
otro lado, la ofensa y defensa de
Gaitán ocasiona las desavenencias
entre hermanos.

Existen ciertas características pasionales que comparten los actores de la familia Roa y que
los hacen-ser como individuos y como colectividad. Todos, a excepción de Magdalena, per-
siguen un mismo fin pasional con mediaciones diferentes: la tranquilidad. Este es el objeto
pasión, es decir, el fin último de un recorrido pasional de los sujetos. Juan busca la tranqui-
lidad de la compensación de la ofensa; doña Encarnación sueña con ver estable a su hijo en
todos los ámbitos y con que los acaparadores dejen de abusar con el precio de los alimen-
tos; María espera que Juan cumpla como padre para vivir con menos preocupaciones; los
hermanos apuestan por Gaitán en pro de un futuro mejor. Este fin compartido va mediado
por pasiones que convergen, en algún punto, en el descontento, que, por las situaciones
expuestas, subyace a unos comportamientos socioculturales que lo producen y lo com-
prenden como tal: “Las emociones se caracterizan en que sus contenidos no son naturales

88
sino determinados por los sistemas de creencias culturales y morales de una comunidad
determinada”157.

A partir de lo anterior, puede proponerse el siguiente dispositivo pasional, que es compar-


tido por los actores de la familia Roa. Se evidencia la virtualización pasional en los pro-
gramas narrativos que los sujetos emprenden; esta convergencia los caracteriza como co-
lectividad:

Querer-ser/estar conjuntos a algo, Creer-ser/estar conjuntos a algo, No poder-ser/estar conjuntos a


algo.

Ahora bien, puede decirse que el descontento se produce por dos razones: en primer lu-
gar, por las relaciones sociales, es decir, por los contactos que los sujetos mantienen con
actores del endogrupo y del exogrupo (mediados por prácticas axiológicas e ideológicas),
y, en segundo lugar, por la virtualización de programas narrativos en los cuales participan
otros actores. El descontento, por tanto, no se da a partir de la nada: se construye en las
relaciones de unos sujetos con otros. ¿Puede plantearse una relación pasional de la familia,
como actor colectivo, con otros grupos sociales o con ciertos hechos del mundo? Una pa-
sión, según este cuestionamiento, iría relacionada con lo ideológico. No basta con decir
que los integrantes de la familia Roa comparten un mismo fin; es necesario comprenderlos
como actores que sienten los mismos afectos ante las mismas eventualidades: no cabría
duda que la presidencia de Gaitán, como fin ideológico, es la base del compartimiento de
pasiones humanas dentro de este grupo social. Todos, en la primera parte de la novela,
buscan este objetivo: la tranquilidad social, la interrupción del derramamiento de sangre,
la justicia. Y la espera, en este caso, es el primer nivel pasional que los caracteriza:

157ALSINA, Miquel Rodrigo. Sociosemiótica de las pasiones. En: Semiótica y modernidad. Investigaciones semióti-
cas V. Universidad Autónoma de Barcelona, (Sin año) p. 227.

89
Figura 10 Objeto pasional de la familia Roa

Un sujeto S1 (la familia) se orienta a un objeto, cuyo fin es que un sujeto S2 (Gaitán) con-
junte al sujeto S1 con el objeto de deseo (la tranquilidad social). La espera es uno de los
niveles que preceden al descontento y se caracteriza por la dependencia a un sujeto S2:
“(…) l’attente est aussi celle de la participation d’un autre sujet: je n’attends l’événement,
en effet, que parce que je ne suis pas entièrement maitre de sa réalisation, et parce qu’elle
dépend de l’intervention d’un ou plusieurs autres sujets”158. La familia, por lo tanto, espe-
ra que un sujeto, cuyas propuestas son compartidas ideológicamente, los conjunte con la
justicia y la paz. La espera, como todos los estados pasionales, va ligada a lo ideológico.

En la primera parte de la novela, la familia Roa quiere estar conjunta a la tranquilidad so-
cial y cree que Gaitán puede aportar en tal propósito. No obstante, por razones externas
(aunque no ajenas) a los intereses de este grupo social, no puede lograr, como actor colec-
tivo, lo que se propone; el asesinato de Gaitán rompe las esperanzas de un futuro mejor,
con la paradoja de que Juan Roa Sierra termina linchado por la turba del 9 de abril de 1948,
acusado del asesinato del candidato político predilecto no solo de su familia, sino también
de gran parte del pueblo colombiano. Aunque la novela no hace explícita la participación
de los Roa en estos sucesos, bien puede decirse que la razón por la cual los colombianos
actuaron de esta manera no es otra que la cólera producida por la insatisfacción que causa
la virtualización de sus proyectos ideológicos y pasionales. El pueblo bogotano también,
como actor colectivo, quiso estar conjunto, creyó en Gaitán para lograr este propósito, y no
pudo finiquitarlo; surge, por tanto, la reacción airada del pueblo: “la cólera presupone una
decepción violenta, pero también la inmediatez de la reacción del sujeto decepcionado”159.
De este modo, la familia Roa se entiende como actor colectivo, subyacente a una colectivi-
dad mayor: el pueblo colombiano enunciado en El crimen del siglo. La siguiente tabla tiene

158 FONTANILLE, Jacques; DITCHE, Rallo y LOMBARDO, Patrizia. Op. Cit. p 64


159 GREIMAS, A. J. Del sentido II. Op Cit. p. 279.

90
como fin presentar la congruencia de los actores de la familia Roa con respecto al estado
pasional del descontento y de qué manera conforman un actor colectivo sintiente tras un
mismo fin. Lo que diferencia a esta tabla de la anterior es que, mientras la expuesta arriba
presenta las variaciones y permanencias de la familia Roa en cuanto a la pasión del des-
contento, la siguiente centra la atención únicamente en las permanencias pasionales rela-
cionadas con el objeto de deseo ideológico compartido (la presidencia de Gaitán) y con el
objeto pasional que de él deviene: la tranquilidad social.

Tabla 9. Virtualización de objetos pasionales y de deseo

Así, pues, la familia Roa es un actor colectivo inmerso en unos sistemas de valores propios
de la sociedad colombiana de los años cuarenta del siglo XX, según lo narrado en El crimen
del siglo, de Miguel Torres. Sus prácticas, ideologías, pensamientos y sentimientos se rela-
cionan con el marco axiológico al que pertenecen. En medio de este paradigma, la familia

91
actualiza su praxis humana e ideológica: opta por un partido político o práctica religiosa,
en lugar de otros. En este orden de ideas, la familia se configura identitariamente por el
nivel sociocultural al que pertenece y por la ideología por la cual opte. Así mismo, las pa-
siones, como se evidencia en párrafos precedentes, devienen de estas dimensiones identi-
tarias; es más, se determina, a partir del análisis, que el descontento surge, de un lado, por
las prácticas socioculturales, y de otro, por asuntos relacionados con las posturas ideológi-
cas de los actores que componen este grupo social. Aunque no se hace explícito un recono-
cimiento como grupo por parte de los actores, las características aquí expuestas podrían
determinar los rasgos comunes o caracteres de cuatro sujetos que actúan, actualizan valo-
raciones y sienten como colectividad.

92
4. CONCLUSIONES

La identidad de actores colectivos se configura a partir del estudio identitario de actores


individuales. En el segundo capítulo se analizaron semióticamente las identidades de los
miembros de la familia Roa, según lo narrado en la novela. Este estudio permitió dilucidar
el idem y el ipse de cada personaje: aquello que permanecía y aquello que variaba según las
circunstancias o devenires en los programas narrativos. Se halló que había recurrencias en
el ámbito socio-ideológico y pasional; por tal motivo, se propuso un idem colectivo para la
familia, como grupo social. Del mismo modo que un actor individual permanece siendo el
mismo en la novela, así, un actor colectivo puede serlo también: las recurrencias de los ac-
tores individuales configuran la identidad de la familia Roa, que permanecería, por tanto,
siendo la misma. Si bien las variaciones son importantes en el desarrollo identitario de un
actor, también es importante reconocer que, a partir de ellas, quedan al descubierto, con
más claridad, las permanencias. La familia Roa se configura como actor colectivo no solo
por la suma de sus individuos, sino también por las particularidades que comparten todos
los miembros y que la hacen ser esa colectividad y no otra.

No se evidencia explícitamente un autorreconocimiento de los actores de la familia Roa co-


mo parte de una colectividad. No obstante, los afectos de doña Encarnación hacia su hijo o
de este hacia María y Magdalena permiten la configuración de cierta unidad afectiva den-
tro del grupo. Es esta la razón por la cual Juan Roa Sierra se modaliza por un no-deber- no-
hacer, cuando los secuaces del Mandamás lo manipulan para que asesine a Gaitán intimi-
dándolo con la muerte de los familiares: “Mucho cuidado con traicionarnos, le dijo. Sabe-
mos que tiene mujer y una hija. Mire a ver si usted mismo les cava la fosa. Ante semejante

93
amenaza Roa no tuvo más remedio que admitir que sus verdugos lo tenían acorralado”160.
Este reconocimiento de pertenecer afectivamente a un grupo mayor va relacionado, por
tanto, con la dimensión pasional de la identidad e implica al ámbito socio-ideológico, en
cuanto que, luego de arrepentirse de asesinar a Gaitán (variación ideológica), Juan se ve
obligado a hacerlo en pro del bienestar de su familia.

Los actores manipuladores reconocen, del mismo modo, el lazo afectivo de Roa hacia Ma-
ría y Magdalena. De esta manera, la configuración de la familia como colectividad es, aun-
que no explícita en todos los actores, sí posible a partir de algunas referencias discursivas
del corpus estudiado. Según lo analizado, el autorreconocimiento del actor colectivo que-
da, más bien, implícito en el saber de los actores, de diferentes modos: en primer lugar,
existe un saber de pertenencia al grupo. Por tal motivo, los hermanos visitan a doña Encar-
nación, Juan pide dinero a su madre, María solicita y reclama la ayuda de Juan, etc. (en
este saber intervienen las pasiones). En segundo lugar, hay un lazo sanguíneo que los hace
partícipes del mismo grupo, del cual heredan ideologías y formas de vida.

Para llegar a estas conclusiones, se partió de dos categorías de análisis: la dimensión socio-
ideológica y la dimensión pasional de la identidad. La primera se refiere a las actualiza-
ciones que los personajes hacen del marco axiológico al que pertenecen y de cómo depen-
den del “alter” para que se determine su identidad. La segunda va enfocada a las pasiones
que se desencadenan durante los programas narrativos y en cómo definen, por una parte,
la identidad transitoria, y, por otra, los objetos pasión que las caracterizan. Estas dos di-
mensiones son interdependientes: la pasión surge, así, en medio de relaciones sociales y de
actualizaciones ideológicas. Por tal razón, la familia Roa se orienta ideológicamente hacia
la presidencia de Gaitán, tras el objeto pasión de la tranquilidad social. En medio de este
programa narrativo, se producen contiendas que se comprenden por desavenencias ideo-
lógicas y que causan lides pasionales, como las de los hermanos Roa.

La noción de colectividad había sido comprendida por Greimas, en Semiótica del texto, como
la secuencia isotópica de sujetos individuales que hacen parte de una agrupación mayor,
haciendo las veces de actores menores que configuran un actor englobante. En el presente

160TORRES, Óp. Cit. p. 253.

94
trabajo se tuvo en cuenta, de algún modo, esta perspectiva, pero se puso en diálogo la ca-
racterización individual que, según Greimas, tienen los actores duales: “Consideramos
actores individuales no sólo a los actores provistos de una figura individuada, sino tam-
bién a diferentes tipos de emparejamientos (mellizos, abuela y nieto, etc.)”161. En vista de
que estos actores van emparejados y pueden ser partícipes de una colectividad mayor
(como sucede en el El crimen del siglo, según el estudio aquí presentado), se propuso el
concepto de subactor colectivo para determinar a estos pequeños grupos que pertenecen,
socio-ideológica y pasionalmente, a otras colectividades.

El objetivo era claro: estudiar la identidad de la familia como actor colectivo en El crimen del
siglo, de Miguel Torres. Y los resultados se ofrecen propositivos, aunque no definitivos.
Para que un actor colectivo sea comprendido como tal debe contar con las características
que identifican a un actor individual: el rol temático, el rol actancial y el rol patémico. Res-
pectivamente, la familia Roa fue, por ejemplo, un actor apoyador de Gaitán, cumplía sintác-
ticamente, en el PN, la función de sujeto y quedó descontento por la no consecución de sus
propósitos ideológicos. La familia, actor compuesto por varios actores, cumple las funcio-
nes de cualquier actor individual. Esto da pie para denominarla actor colectivo.

A la pregunta sobre qué sucede si uno de los integrantes del grupo varía ideológicamente
y termina haciendo parte del exogrupo, se dio respuesta de que no por ello se desdibuja
esta noción de colectividad. Surge, al respecto, el concepto de subactor colectivo, que da
cuenta de un grupo dentro de otro, cuando estas colectividades divergen en alguna parti-
cularidad, ya sea socio-ideológica o pasionalmente. Así las cosas, los hermanos Roa, doña
Encarnación y María de Jesús Forero mantienen el apoyo a Gaitán, mientras Juan, tras el
altercado con el caudillo, toma la decisión de asesinarlo. Se evidencia un fin ideológico por
parte de tres integrantes de la familia Roa y una desavenencia del antisujeto Juan. No es
que se desintegre por completo el actor colectivo; lo que ocurre es que, dentro de este ac-
tor, hay otro grupo que se particulariza de alguna forma. Juan, sujeto individual (pertene-
ciente ahora al actor colectivo cuyo rol temático es Asesino de Gaitán), sigue haciendo parte
de la familia Roa, pero ya no sigue los mismo fines de sus allegados.

161 GREIMAS, Semiótica del texto. Óp. Cit., p. 38-39.

95
Ante estas problemáticas del estudio identitario de los actores colectivos, el análisis llevó a
la propuesta de algunos factores que determinan a la familia Roa como colectividad den-
tro de la novela. Estos constituyentes no pretenden ser exhaustivos ni definitorios; en otros
corpus de análisis, los actores colectivos podrían ser caracterizados por componentes simi-
lares, diversos o complementarios.

Para que la familia Roa fuera considerada actor colectivo, se tuvo en cuenta que: 1) se
compone de actores individuales que conforman, hasta cierto punto, una unidad de acción
y pasión. Es decir, los actores colectivos son sujetos dentro de programas narrativos y es-
tán mediados por pasiones, que los hacen ser y hacer en dependencia de su relación con
los demás actores. 2) A todos los actores individuales los unen rasgos similares y propósi-
tos afines. La unidad performativa y pasional de los individuos conlleva objetos de valor
hacia los cuales tienden los actores. 3) El actor colectivo sufre transformaciones, pero tam-
bién se evidencian las permanencias que lo hacen-ser y reconocer como la misma familia
Roa a lo largo del discurso, en las dos dimensiones identitarias: la socio-ideológica y la
pasional. 4) Como ya se definió, es importante que cumpla un rol actancial, un rol temático
y un rol patémico. 5) Por último, aunque lo sanguíneo no determine una acción en sí
mismo, es importante porque, a partir de esta herencia familiar (y más cuando habitan una
misma casa), devienen comportamientos y valoraciones dentro del marco axiológico en el
que se crece (estilo familiar o social).

Es posible que las primeras cuatro características sirvan como base para el estudio identi-
tario de otros actores inmersos en otros discursos. Pero no se puede obviar el último de los
puntos porque quizá resulte de vital importancia: no todos los actores colectivos, en otros
corpus, irán unidos por un lazo de sangre, pero sí estarán inmersos en formas de vida de
grupos sociales que los determinan identitariamente. Estas axiologías permiten al actor
colectivo, sea un equipo de fútbol, sea un partido político, sea una secta religiosa, actuar y
sentir en función de los regímenes de creencias en los que se desenvuelven.

96
BIBLIOGRAFÍA

ADOLPHS, Ralph y Otros. Emoción y conocimiento. Barcelona: Tusquets Editores, S.A.,


2002.

ALSINA, Miquel Rodrigo. Sociosemiótica de las pasiones. En: Semiótica y modernidad.


Investigaciones semióticas V. Universidad Autónoma de Barcelona. [En línea]. [11 de mar-
zo de 2015]. Diponible en: http://ruc.udc.es/bitstream/2183/8645/1/CC081art18ocr.pdf.

AYÚS REYES, Ramfis. El discurso de las pasiones o las pasiones del discurso: incursión al
análisis de narrativas pasionales. En: Estudios sobre las culturas contemporáneas. Vol. VII.
Núm. 14, Colima, diciembre de 2001.

BAJTÍN, Mijaíl. Teoría y estética de la novela. Madrid: Taurus Alfaguara, 1989.

BARG, Liliana. Familia, un campo de relaciones. En: Revista de debate público. Reflexión
de trabajo social. Año 2. Núm. 3. 2012.

BARG, Liliana. Las tramas familiares en el campo de lo social. Buenos Aires: Espacio Edi-
torial, 2009.

BARRET, Michèle y MCINTOSH, Mary. Familia vs. Sociedad. Bogotá: Tercer Mundo Edi-
tores, 1995.

BLANCO, Desiderio. Semiótica y ciencias humanas. En: Revista Letras, Vol. 77. Lima:
Universidad de Lima, 2006.

97
BOURDIEU, Pierre. Razones prácticas sobre la teoría de la acción. Barcelona: Anagrama,
1997.

COURTÉS, Joseph. Análisis semiótico del discurso. Madrid: Editorial Gredos, 1997.

COURTÉS, Joseph. Análisis semiótico del discurso: Del enunciado a la enunciación. Ma-
drid: Gredos, 1997.

CURCÓ, Carmen y EZCURDIA, Maite. Discurso, identidad y cultura: perspectivas filosó-


ficas y discursivas. México: Universidad Autónoma de México, 2009.

EXPOSITO, Roberto. Communitas: origen y destino de la comunidad. Buenos Aires:


Amorrortu, 2003.

FONTANILLE, J. Sémiotique et littérature. Limoges: Presses Universitaires de France,


1999.

FONTANILLE, Jacques. Semiótica del discurso. Trad. Óscar Quezada. Lima: Universidad
de Lima, 2001.

FONTANILLE, Jacques; RALLO RITCHE, Elisabeth, y LOMBARDO, Patrizia. Dictionnaire


de passions littéraires. París: EditionBelin, 2005.

GARCÍA CONTTO, Juan David. Manual de semiótica. Lima: Instituto de Investigación


Científica Universidad de Lima. [En línea] (3 de octubre de 2013) Disponible en:
http://es.scribd.com/doc/73294252/Manual-de-semiotica-Semiotica-narrativa-con-
aplicaciones-de-analisis-en-comunicaciones.

GIMÉNEZ, Gilberto. Cultura, identidad y memoria. Revista Frontera Norte, Vol. 21, Núm.
41, Enero-junio de 2009.

GIMÉNEZ, Gilberto. La cultura como identidad y la identidad como cultura. [En línea].
[17 de diciembre de 2014]. Disponible en:
http://perio.unlp.edu.ar/teorias2/textos/articulos/gimenez.pdf.

98
GIMÉNEZ, Gilberto. Paradigmas de identidad. En: Sociología de la identidad. México:
Universidad autónoma metropolitana, 2002.

GONZÁLEZ, María y RIVARA, Greta. Trad. y pról. En: Ricoeur, Paul. Identidad narrativa.
[En línea]. [28 de agosto de 2014]. Disponible en:
http://textosontologia.files.wordpress.com/2012/09/identidad-narrativa-paul-
ricoeur.pdf.

GREIMAS, A. J. Del sentido II. Madrid: Editorial Gredos, 1989.

GREIMAS, A. J. y FONTANILLE, J. Semiótica de las pasiones. Buenos Aires: Siglo XXI


editores, 2002.

GREIMAS, Algirdas, y COURTÉS, Joseph. Semiótica. Diccionario razonado de la teoría del


lenguaje. Madrid: Gredos, 1990.

GREIMAS, Algirdas, y COURTÉS, Joseph. Semiótica. Diccionario razonado de la teoría del


lenguaje. Tomo II. Madrid: Gredos, 1991.

GREIMAS, Algirdas. Del sentido II. Madrid: Editorial GREDOS S.A., 1989.

GREIMAS, Algirdas Julien. Semántica estructural, 1966.

HAMON, Philippe. Texte et idéologie. Paris: PUF, 1984, pp. 5-41. Traducción: Emma Ro-
dríguez y Elizabeth Lager; revisión: Eduardo Serrano Orejuela, p. 8.
HELLER, Agnes. Teoría de los sentimientos. México: Ediciones Fontamara, 1993.

HENAO RESTREPO, Darío. El crimen del siglo o la trama de la ficción como interpreta-
ción de la historia. En: Revista Poligramas. Núm. 28 (Julio-diciembre de 2007).

HIDALGO, Alberto (S.F.). La identidad cultural como factor de exclusión social. [En línea]
(12 de septiembre de 2014): http://revistadefilosofia.com/18-06.pdf.

KORNBLIT, Analía. Semiótica de las relaciones familiares. Buenos Aires: Paidós, 1984.

99
LONDOÑO PALACIO, Olga Lucía; MALDONADO GRANADOS, Luis Facundo, y CAL-
DERÓN VILLAFÁÑEZ, Liccy Catalina. Guía para construir estados del arte. Bogotá:
Iconk, 2014.

LOTMAN, Iuri. Acerca de la semiosfera. En: La semiosfera I. Madrid: Ediciones Cátedra,


1996.

MERCADO, Asael y HERNÁNDEZ, Alejandrina. El proceso de construcción de la identi-


dad colectiva. Convergencia: Revista de Ciencias Sociales. UAEM, núm. 53, mayo - agosto
2010.

MOLANO, Olga Lucía. Identidad cultural: un concepto que evoluciona. En: Revista Ope-
ra. Núm. 7, (mayo 2008).

MONSALVE FLÓREZ, Jhon Alexánder. Una discusión en la familia del asesino de Gaitán:
estudio estético de una situación cotidiana. En: Revista Poligramas. Vol. 22 Núm. 49, (Ju-
lio-diciembre de 2014).

PERIS PICHASTOR, Rosana. Evolución conceptual de la identidad social. El retorno de los


procesos emocionales. En: Revista REME Vol. 10 Núm. 26, (Dic., 2007).

REBOUL, Olivier. Lenguaje e ideología. México: Fondo de Cultura Económica, 1986.

RICOEUR, Paul. Sí mismo como otro. España: Siglo xxi editores S. A, 2003.

RICOEUR, Paul. Tiempo y narración III. México: Siglo XXI Editores, 1999.

RUIZ, Olga Lucía. Juan Roa como metáfora e ironía de la identidad colombiana, en El cri-
men del siglo, de Miguel Torres. En: Revista Poligramas. Núm. 36 (julio-diciembre de
2011).

STRAUSS, Anselm, y CORBIN, Juliet. Bases de la investigación cualitativa. Medellín: Uni-


versidad de Antioquia, 2002.

TORNERO, Angélica. El personaje literario: historia y borradura. México: Universidad


Autónoma del Estado de Morelos, 2011.

100
TORRES, Miguel. El crimen del siglo. Bogotá: Alfaguara, 2013.

VALENCIA SOLANILLA, César. La novela colombiana contemporánea en la modernidad


literaria. En. Manual de Literatura Colombiana, Tomo II. Bogotá: Procultura, Planeta Co-
lombiana, 1998.

VAN DIJK, Teun A. Ideología. Sevilla: Editorial Gedisa, 2006.

VELÁZQUEZ COSTA, Gabriela. El Ñanduti moderno. Revaloración e innovación con teji-


dos tradicionales. Buenos Aires, 2013. Universidad de Palermo. Facultad de Diseño y Co-
municación.

101

También podría gustarte