Está en la página 1de 2

Leemos en el capítulo 1:26-38 de Lucas.

Una joven llamada María, está comprometida para casarse


con un hombre llamado José, un ángel va a visitarla.
A los seis meses, Dios envió al ángel Gabriel a Nazaret, pueblo de Galilea, a visitar a una joven virgen
comprometida para casarse con un hombre que se llamaba José, descendiente de David. La virgen se llamaba
María. El ángel se acercó a ella y le dijo: —¡Te saludo, tú que has recibido el favor de Dios! El Señor está
contigo. Ante estas palabras, María se perturbó, y se preguntaba qué podría significar este saludo. —No
tengas miedo, María; Dios te ha concedido su favor —le dijo el ángel—. Quedarás encinta y darás a luz un
hijo, y le pondrás por nombre Jesús. Él será un gran hombre, y lo llamarán Hijo del Altísimo. Dios el Señor le
dará el trono de su padre David, y reinará sobre el pueblo de Jacob para siempre. Su reinado no tendrá fin. —
¿Cómo podrá suceder esto —le preguntó María al ángel—, puesto que soy virgen? —El Espíritu Santo
vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra. Así que al santo niño que va a nacer lo
llamarán Hijo de Dios. También tu parienta Elisabet va a tener un hijo en su vejez; de hecho, la que decían
que era estéril ya está en el sexto mes de embarazo. Porque para Dios no hay nada imposible. Aquí tienes a la
sierva del Señor —contestó María—. Que él haga conmigo como me has dicho. Con esto, el ángel la dejó.
En el versículo 28, cuando vemos que el ángel le habla a María le dice: El ángel se acercó a ella y le
dijo: —¡Te saludo, tú que has recibido el favor de Dios! El Señor está contigo.

Como probablemente hayan notado, no hay ninguna sección de esta narración del evangelio que se
haya malentendido más que las palabras que el ángel le dijo a María.
No tenemos tiempo para resolver todo esto hoy, pero permítame recordarle que cuando el ángel le
dice: te saludo muy favorecida; simplemente le está dando un saludo de micha importancia.
En la vulgata latina dice: llena eres de gracia
Como un comentarista dice, si al decir llena eres de gracia queremos decir que ella ha recibido gracia
hasta llenarse, entonces entendemos bien el pasaje; pero si queremos decir que ella está llena de
gracia como para darla a otros, entonces aplicamos erróneamente las palabras del ángel. María no
tiene gracia para conceder a otros, sin que importe lo que alguien enseñe.
Luego, el ángel le dice, bendita tú entre las mujeres. Elizabeth usa la misma expresión más adelante
en el mismo capítulo. Esta expresión sencillamente quiere decir que María ha sido escogida de entre
todas las mujeres para ser la madre de nuestro Señor, no hay ninguna indicación de que esta
selección se deba a alguna dignidad propia de María, ella fue seleccionada por la soberanía de Dios.
El Señor es contigo le dijo el ángel. Esto no quiere decir que en ese momento la concepción haya
tenido lugar en forma milagrosa. Simplemente da la idea de que todo este proceso muy difícil el
Señor estaría con ella y le ayudaría a captar todos los imponderables que le fueron puestos encima
ese día.
Luego en el versículo 30 el mensaje de este asombroso acontecimiento viene al corazón de la joven,
el ángel le dice, María no temas, porque has hallado gracia delante de Dios y ahora concebirás en tu vientre
y darás a luz un hijo y llamarás su nombre Jesús.
De nuevo, al tratar de asegurarnos de que entendemos el significado de este pasaje, quiero
recordarles que cuando el ángel dice que María ha hallado gracia delante de Dios no estaba
diciéndole nada más de lo que fue comunicado a Noé en el A.T. en donde también leemos que Noé
halló gracia a los ojos del Señor.
Fue el Señor quien le puso nombre al niño y se nos dice que se le pondrá por nombre Jesús. Entonces,
en este versículo y en los que siguen, encontramos siete afirmaciones que el ángel le dice a María y
son proféticas y de gran importancia. Cinco de ellas se cumplieron cuando Jesús vino la primera vez.
Dos de ellas están todavía por cumplirse en el futuro.
Observen la Biblia y noten que el ángel le dijo a María en cuanto al niño que nacería: y ahora concebirás
en el vientre, darás a luz un hijo y llamarás su nombre Jesús, este será grande y será llamado Hijo del Altísimo.
Envueltas en esas cinco afirmaciones que Dios le dijo a María hay algunas de las más grandes
doctrinas de la fe cristiana; doctrinas que usted y yo hemos llegado a amar y a creer.
Y ahora concebirás en tu vientre. Esa es la doctrina del nacimiento virginal.
Darás a luz un hijo. Esa es la doctrina de la humanidad de Jesús.
Llamarás su nombre Jesús. Esta es toda la verdad de su Mesiazgo, Él es nuestro Mesías.
Este será grande. Esa es la doctrina de la omnipotencia de Dios.
Será llamado hijo del Altísimo. Nos habla de que Jesús es Deidad.
Todas estas cosas fueron ciertas de Jesús cunado nació, todas son profecías del ángel a María cuando
nació Jesús.
La Biblia dice luego que hay otras dos dimensiones de nuestro Salvador todavía por venir.
Y el Señor Dios le dará el trono de David su padre y reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su Reino no
tendrá fin.
Con toda certeza, amigos y amigas, como las primeras cinco profecías se cumplieron en la persona
de nuestro Señor; pueden dar por sentado en forma total que estas dos también se cumplirán.
Viene un día cuando Jesucristo reinará en el trono de su padre David, y reinará sobre la casa de
Jacob, y su reino no tendrá fin. Esto todavía está por suceder en el futuro, pero sucederá.
El profeta Isaías dice en Isaías 9:7: Se extenderán su soberanía y su paz, y no tendrán fin. Gobernará sobre
el trono de David y sobre su reino, para establecerlo y sostenerlo con justicia y rectitud desde ahora y para
siempre. Esto lo llevará a cabo el celo del SEÑOR Todopoderoso.

Jesucristo que vino en un establo un día, vendrá en gloria.