Está en la página 1de 4

Escuela Municipal G74 Lo de Cuevas

Sector lo de Cuevas, Coltauco


escuelalodecuevas@gmail.com / 72-1981383
Respeto, Tolerancia, Solidaridad
EL ZORRO CHARLATÁN también los escuchó y decidió que o se le ocurría algo ingenioso, o era
(CRISTINA RODRÍGUEZ LOMBA) su fin.
Érase una vez una mujer propietaria de una Estaba en una situación muy complicada porque llevaba la cabecita
granja. Tenía caballos en el establo, cerdos en la colgando y casi no podía respirar, pero consiguió susurrar unas
pocilga y gallos en el corral. Todos sus animales palabras.
vivían confortablemente rodeados de comida – ¿Has visto, zorro?… ¡Toda esa gente está muy enfadada contigo!
abundante y protegidos del calor en el verano y El zorro, haciendo oídos sordos, ni le contestó. Con desesperación,
de la lluvia en invierno. Solamente las gallinas, que eran muy rebeldes, siguió buscando una escapatoria.
se pasaban el día al aire libre, correteando dentro del cercado y La gallina, a duras penas, insistió:
picoteando todo lo que encontraban a su paso. – Tarde o temprano van a ir a buscarte para darte tu merecido así que
Un día, la buena mujer se fue a hacer la compra al pueblo y cuando lo mejor es que les convenzas de que están equivocados. Diles que yo
regresó se dio cuenta de que le faltaba una gallinita color canela a la no soy una de las gallinas de la granjera y quizás te dejen marchar.
que quería mucho. Miró a su alrededor y vio que un zorro había ¡A estas alturas el zorro ya estaba nerviosísimo! Los gritos de los
entrado en el cercado y la llevaba entre los dientes aprisionada por el vecinos retumbaban en sus orejas y cada vez los tenía más cerca. Sin
cuello. pensarlo dos veces y de manera impulsiva hizo caso a la gallina y gritó
– ¡Ayuda, ayuda, un zorro ladrón se lleva mi gallina! a la dueña:
Varios vecinos que pasaban por allí acudieron a su lado al escuchar los – ¡Déjame en paz! ¡Esta gallina se parece a la tuya pero no es la
gritos y divisaron al zorro tratando de encontrar junto a la valla algún misma! ¡Yo no te he robado nada!
hueco por donde escapar. Como te puedes imaginar el zorro tuvo que abrir la boca para hablar y
Unos y otros empezaron a gritar: sin querer soltó a la gallina. La pobre cayó al suelo mareadísima, pero
– ¡Suelta la gallina, zorro abusón! aprovechando el bla-bla-bla de su raptor, echó a correr lo más rápido
– ¡Debería darte vergüenza robar lo que no es tuyo! que le permitieron sus dos patitas finas como alambres.
– ¡Devuelve la gallina a esta señora o iremos a por ti armados con Cuando el zorro se dio cuenta de su gran error ya nada pudo hacer. La
palos! gallinita color canela se había puesto a salvo y lo miraba sintiéndose
El zorro escuchó los gritos pero no hizo ni caso. Solo pensaba en muy orgullosa de su propia agudeza mental, desde el calentito regazo
largarse con su presa antes de que lo atraparan. La gallinita, de su dueña.
inmovilizada porque llevaba los colmillos clavados en el pescuezo,
Escuela Municipal G74 Lo de Cuevas
Sector lo de Cuevas, Coltauco
escuelalodecuevas@gmail.com / 72-1981383
Respeto, Tolerancia, Solidaridad
PAZ ENTRE LOS ANIMALES – ¡Ay, qué poco informado estás!… Esta semana se ha publicado una
(CRISTINA RODRÍGUEZ LOMBA) nueva ley que nos obliga a todos los animales y humanos a vivir en paz
Una mañana soleada de verano, un gallo de colores ¡Tenemos absolutamente prohibido hacernos daño los unos a los otros!
salió a dar un paseo por el campo. Hacía poco que el El gallo la miró fijamente a los ojos y no sintió buenas vibraciones. Algo en
dueño de esa tierra había sembrado, así que sabía con su interior le decía que no se fiara lo más mínimo de esa raposa de pelaje
seguridad que allí encontraría semillas y con suerte rojizo y hocico puntiagudo con buenas dotes de actriz.
algún pequeño gusano que llevarse al pico. – ¡Eres una mentirosa! ¡Tú lo que quieres es comerme!
Andaba distraído escarbando por aquí y por allá cuando vio que una zorra La zorra se esforzó aún más en parecer convincente.
surgía sigilosamente de entre la maleza que rodeaba la finca. – ¡Te juro que no te estoy engañando! Por lo que veo es una ley que todo
– ¡Uy, esa zorra viene a por mí! ¡Tengo que ponerme a salvo! el mundo conoce menos tú… ¡Baja y te explicaré con calma todos los
El gallito de colores miró rápidamente a su alrededor y divisó un único detalles!
árbol a pocos metros de donde estaba. Sin tiempo para pensar en un plan El gallo empezaba a dudar ¿Y si no estaba actuando y decía la verdad?…
mejor, echó una carrera sin parar de aletear y se subió a la copa. La zorra iba a abrir la boca para continuar su patraña cuando de repente
Unos segundos después la zorra llegó jadeando hasta el tronco, miró escuchó un ruido a sus espaldas. Se giró y descubrió con espanto que eran
hacia arriba y le gritó: dos cazadores armados hasta las cejas.
– ¡Hola, amigo gallo! ¿Por qué has huido de mí? No entiendo qué haces – ¡Oh, no, estoy en peligro!… ¡Yo me piro!
encima de ese olivo… ¿Es porque te doy miedo? La zorra echó a correr como alma que lleva el diablo y el gallo desde
El gallo, temblando como un flan, le contestó: arriba le gritó:
– Pues sí… ¡Para serte franco, tu presencia me produce auténtico pánico! – ¡Eh, amiga!… ¿Por qué huyes? ¿No decías que todo el mundo conoce la
La astuta zorra, que quería que el gallo bajara para hincarle el diente, nueva ley de paz entre hombres y animales? Si es así esos tipos no van a
puso cara de buena y empezó a mentir como una bellaca. hacerte daño y no tienes nada que temer.
– Vaya, pues no sé por qué me temes ¿Acaso no te has enterado de que La raposa, en plena escapada, vociferó:
en esta zona hay una nueva ley? – Ya, ya, pero cabe la posibilidad de que los cazadores tampoco se hayan
El gallo puso cara de sorpresa y sintió curiosidad. Sin moverse ni un pelo enterado de que esa ley existe ¡Adiós y hasta nunca!
de la rama a la que estaba aferrado, preguntó: La zorra había querido engañar vilmente al gallo de colores pero le salió
– ¿De qué nueva ley me estás hablando? mal la jugada y quedó al descubierto que había mentido. El gallo
La zorra, muy ladina, continuó con su pantomima. permaneció un ratito más en la copa del árbol, y cuando todo volvió a la
calma, regresó tranquilamente al campo en busca de una deliciosa
lombriz para saciar su apetito.
Escuela Municipal G74 Lo de Cuevas
Sector lo de Cuevas, Coltauco
escuelalodecuevas@gmail.com / 72-1981383
Respeto, Tolerancia, Solidaridad
EL AMO Y EL CRIADO – Aquí tiene una deliciosa sopa de verduras, su favorita. Ande, tómesela, ya
(CRISTINA RODRÍGUEZ LOMBA) verá qué bien le sienta.
En un pueblo de América Latina, en una gran casa con El caballero se sentó a la mesa, se ató una servilleta de lunares al cuello y
jardín, vivía un hombre solitario al que sólo le gustaba la metió la cuchara en la sopa. En cuanto la probó…
compañía de su viejo criado. – ¡Puaj, qué asco de sopa! ¡Esto es incomible! No tiene ni pizca de sal y
El sirviente llevaba muchos años a su servicio y se encargaba encima ¡está helada!
de todos los quehaceres para que el hogar estuviera siempre limpio y Fue la gota que colmó el vaso; se levantó y en un arrebato de furia, agarró el
ordenado. Cada mañana se levantaba antes del amanecer para hacer las plato y lo lanzó por la ventana.
camas, quitar el polvo y tener listo el desayuno a primerísima hora. No había En un primer momento el criado no supo qué pensar ni qué hacer, pero
nadie más profesional, servicial y educado que él, y por eso, el señor de la enseguida reaccionó; En silencio se acercó a la mesa, cogió el pan, el vino, la
casa le respetaba y apreciaba mucho. servilleta, los cubiertos y el mantel, y también los lanzó por la ventana con
Un día este hombre, que dirigía una empresa y siempre estaba muy ocupado, tantas ganas que atravesaron medio jardín.
llegó a casa muy alterado. Los gritos del señor retumbaron por toda la casa.
– ¡Estoy enfadadísimo! Toda la mañana en reuniones de trabajo y no ha – ¡¿Pero qué haces, inútil?! ¿Cómo te atreves a tirar mis
servido para nada ¡Estoy rodeado de holgazanes que no tienen dos dedos de pertenencias? ¿Quién te crees que eres?
frente! El criado, sin perder la calma, le miró a los ojos y respondió:
El criado, que tenía confianza con él, intentó quitarle hierro al asunto para – Perdone, señor, pero no pretendía hacer nada incorrecto. Como tiró la sopa
que se apaciguara. por la ventana di por hecho que quería cenar en el jardín, así que acabo de
– Tranquilo que ya verá cómo el problema no es tan grave y tiene solución. hacer lo mismo que usted: he lanzado todo lo necesario para que disfrute de
Me disgusta que regrese de la oficina así de disgustado ¡Se ha puesto tan la comida bajo los árboles. Afuera tiene el pan, el vino, la servilleta, los
colorado que parece que va a explotar! cubiertos y el mantel a su disposición.
Pero él seguía echando chispas, agitando las manos y gritando como un El amo se sintió muy avergonzado porque sabía que su criado y viejo amigo
descosido. sólo quería demostrarle lo feo que había sido su comportamiento.
– ¡No puedo, no puedo! ¡Encima llevo seis horas sin comer y estoy – Lo siento, lo siento mucho… Por culpa de los nervios me he comportado
hambriento! ¡Sírveme la comida ahora mismo porque si no me voy a como un ser irracional, maleducado y lleno de soberbia. Espero que sepas
desmayar! perdonarme.
El criado asintió con la cabeza y se alejó hacia la cocina con paso presuroso. El criado sonrió satisfecho y se acercó a darle un abrazo. Entre ellos jamás
Dos minutos después regresó al comedor con un gran plato de sopa entre las volvió a producirse una situación desagradable y continuaron respetándose
manos. el resto de sus vidas.
Escuela Municipal G74 Lo de Cuevas
Sector lo de Cuevas, Coltauco
escuelalodecuevas@gmail.com / 72-1981383
Respeto, Tolerancia, Solidaridad