Está en la página 1de 78

Olas –Energía Undimotriz 1

Aprovechamiento de las Olas por su utilización como Energía Renovable

Ocampo Uribe Julhina

Ortiz Ramos Etty

Espinoza Montes Lzzet

Universidad José Faustino Sánchez Carrión

Facultad de Ingeniería Pesquera

Oceanografía

Huacho, 2017
Olas –Energía Undimotriz 2

Dedicatoria

A Dios por guiarnos ,y llenarnos de sabiduría y entendimiento

A nuestros padres por ser pilares fundamentales en nuestra vida y educación, dándonos su apoyo

para culminar con este hermoso proyecto.

INDICE

I. RESUMEN
II. INTRODUCCION
III. ANTECEDENTES DE LA INVESTIGACION
IV. JUSTIFICACION DE LA INVESTIGACION
V. OBJETIVOS
5.1. Objetivo General
5.2. Objetivos Específicos
VI. MATERIALES Y METODOS
VII. PROCEDIMIENTOS
VENTAJAS Y DESVENTAJAS DE LA ENERGIA UNDIMOTRIZ
7.1. Ventajas
7.2. Desventajas
VIII. MARCO TEORICO
Sistemas de conversión de energía undimotriz marina
8.1. Dispositivos fijos
8.2. Dispositivos flotantes
8.3. Dispositivos de boyas
IX. Conversión de energía electromecánica
X. Máquinas eléctricas
XI. Convertidor undimotriz
XII. Formación de las Olas
XIII. Efectos de las olas rompientes
XIV. Circulación Oceánica
XV. El oleaje y sus características.
XVI. Las marejadas o bravezas.
XVII. La importancia de la energía que generan las olas
XVIII. Conclusiones
XIX. Recomendaciones
Olas –Energía Undimotriz 3

XX. Bibliografia
XXI. anexo

Resumen

Uno de los problemas del mundo es la gradual disminución de las fuentes tradicionales de la

energía como el petróleo, gas y carbón. La combustión de importantes cantidades de estos

recursos esta produciendo severos efectos sobre el clima y resultan altamente contaminantes, esta

es la razón por la cual en el futuro la humanidad necesitará de otras alternativas para obtener

energía , estas fuentes serán la energía hidráulica, eólica, sola, geotérmica .

Los océanos proveen de energía a partir de las mareas(mareomotriz) y de las ondas marinas,

conocida como undimotriz. Todas estas fuentes renovables y limpias en términos globales el

94% de la producción de energía mundial proviene de fuentes no renovables. La energía de las

ondas aparece como una alternativa consistente basada en la energía que llevan las ondas a lo

largo de los océanos del mundo. La energía se genera a partir de la acción del viento en la

superficie del mar. Dadas las características del clima y las condiciones de nuestra costa

marítima estamos convencidas del enorme potencial de este tipo de energía.


Olas –Energía Undimotriz 4

INTRODUCCION
Olas –Energía Undimotriz 5

Las olas poseen un inmenso potencial energético apenas aprovechado. Descubrir los desafíos,

entender su desarrollo e identificar las ventajas es apenas un conocimiento que comienza a

explotarse. La tecnología undimotriz se consigue a través de la captación de la energía cinética

contenida en el movimiento de las aguas de los océanos y mares.

Una ola de 1.5 m de altura con un periodo de diez segundos representa una potencia de 14,5

MW/km de costa –Mega vatios-. Para la obtención de energía el factor más importante es la

altura de la cresta de la ola. Las olas se desplazan a gran distancia sin perder, prácticamente,

energía. Por lo que se les considera como energía concentrada. A ello hay que añadir que la

densidad del agua es 800 veces mayor que la del aire, por lo cual se comprende que la energía en

juego es inmensa.

El conocimiento del espectro de las olas es muy importante en el diseño de estructuras costeras y

de agua profunda, como barcos, plataformas petroleras, marinas, rompeolas, dispositivos de

captación de energía del oleaje, etc., cuya respuesta a las distintas condiciones de oleaje deben

ser bien estudiados.

La energía de las olas oceánicas es enorme. Incluso la fracción de la energía que es

potencialmente explotable es muy grande comparada con el consumo actual de electricidad en el

mundo. Se han realizado diversos estudios con el propósito de estimar el potencial mundial. Se

estima la energía mundial explotable es de 2TWh año y que las aguas europeas son capaces de

cubrir más del 50% del consumo total de potencia en el continente.

La energía que una ola adquiere depende, básicamente, de: la intensidad del viento que sopla

sobre la superficie del océano, del tiempo en que el viento está soplando y del alcance o

superficie sobre la cual sopla el mismo.

Según esta ecuación la potencia contenida en una ola es proporcional al cuadrado de la amplitud
Olas –Energía Undimotriz 6

H y al periodo del movimiento T. Las olas con periodos largos (entre 7s y 10s) y grandes

amplitudes (del orden de 2m) tienen un flujo de energía que normalmente excede de los 40-

50kW por metro de ancho.

La potencia total en cada metro de frente de ola del mar irregular es la suma de las potencias de

todos sus componentes. Evidentemente, es imposible medir todas las alturas y periodos de ondas

independientemente, por tanto, para estimar la potencia total se utiliza una media.

Ante la potencia de las olas que todos los días golpean las costas de islas y continentes, se han

imaginado los dispositivos más ingeniosos y, a veces, más increíbles, para captar esta tentadora

fuente de energía. Sin embargo, muchos de ellos no han pasado de la etapa de diseño y solo una

pequeña proporción ha sido ensayada y evaluada. Además, solo unos pocos han sido ensayados

en el mar, y muy pocos han sido los que han alcanzado la fase comercial.

Los dispositivos para aprovechar la energía almacenada en las olas deben captar la energía

cinética y/o potencial de las mismas y convertirla eficientemente en otra forma de energía útil,

generalmente energía eléctrica.

Sin embargo, el desarrollo de estos aparatos se ve condicionado por una serie de dificultades,

entre las que se pueden señalar:

• La irregularidad en la amplitud, fase y dirección de las olas; ello dificultad la obtención de la

máxima eficiencia del aparato en todo el rango de frecuencias de excitación.

• La carga estructural en el caso de condiciones climáticas extremas, tales como huracanes,

pueden superar a la carga media en más de 100 veces.

• Es necesario acoplar el lento (frecuencia de aproximadamente 0.1Hz) e irregular movimiento

de una ola con la mayor frecuencia de excitación (aproximadamente 500 veces mayor) que

normalmente precisan los generadores eléctricos.


Olas –Energía Undimotriz 7

Existen miles de patentes que proponen diferentes dispositivos para extraer la energía de las olas.

Asimismo, existen múltiples criterios para clasificar a los distintos dispositivos que se han

diseñado:

Por la posición relativa de los dispositivos respecto de la costa: ubicados en la costa, cercanos a

la costa y en alta mar.

Por su capacidad de extraer energía: pequeña, mediana y gran capacidad.

Por su geometría y posición relativa respecto del oleaje: los totalizadores o terminadores son

dispositivos largos, que tienen su eje principal paralelo al frente de olas, es decir, perpendicular a

la dirección en que las olas se mueven, y que extraen la energía de las mismas de una sola vez;

los atenuadores son dispositivos largos, cuyo eje principal es paralelo a la dirección del

movimiento de las olas, es decir, perpendicular al frente olas, y que extraen la energía de forma

progresiva; y los captadores puntuales, que son dispositivos aislados de dimensiones reducidas

que aprovechan la concentración y convergencia del oleaje.

Por su movimiento relativo respecto de las olas: Aparatos de estructura fija o inmóvil, que

disponen de una estructura que se fija a la costa o al fondo del mar; y aparatos flotantes o

semisumergidos.

De estos diferentes dispositivos para la captación de energía undimotriz:

Flotantes amarrados en la superficie del océano. Asidas al lecho marino por cuerdas o cables que

pueden estar tensos o sueltos, el captador mecánico debe resistir el movimiento de las olas para

generar energía: parte de la máquina necesita moverse mientras que otra parte debe quedar

inmóvil. La electricidad se genera entonces a partir del movimiento oscilatorio de la parte móvil

que generan las olas.

Columnas de Agua Oscilantes. En una estructura hueca parcialmente hundida en el agua con una
Olas –Energía Undimotriz 8

abertura expuesta con una cámara de aire que varía en tamaño al estar sometida a la fluctuación

de nivel del agua por efecto de las olas, creando un efecto aerodinámico. Este aire atrapado

genera compresiones por efecto del llenado de agua en la cámara y es canalizado a través de

ductos que mueven turbinas bidireccionales.

Superficies Articuladas. Aprovecha mecánicamente el movimiento de las olas a través de

dispositivos de gran extensión que copian la rugosidad de la superficie del agua articulando

movimientos de bisagras. La máquina hacen girar bisagras y puntos de quiebre donde se

encuentran sistemas hidráulicos que al ser accionados bombean fluidos que hacen girar

generadores eléctricos.Antecedentes de la Investigación

 MortonRhue, escribió una novela sobre el tema (titulada La Ola)

 En 1967, Hasselmann, añadió un concepto que constituye la teoría que sucedió en

su año.

Justificación de la Investigación

Las olas forman parte de los ecosistemas marinos de todo el mundo, junto a las mareas son los
componentes físicos más reconocidos en todas las costas, se caracterizan por su gran dinamismo
y son capaces de moldear el continente por su constante accionar erosivo y de transporte de
materiales desde el continente hacia los mares y viceversa.

Debido al incesante requerimiento de energía por parte de las industrias, desde hace décadas ya
se viene utilizando su poder para transformarlo en energía mareomotriz o undimotriz a través de
centrales generadoras de energía eléctrica instaladas en zonas costeras de países nórdicos.
Olas –Energía Undimotriz 9

En nuestro país las olas son muy apreciadas por su efecto regulador de la temperatura sobre las
ciudades costeras, también se les utiliza en actividades deportivas como el surf acuático. Aunque,
debido a los efectos del cambio climático y la intensificación de los vientos alisios y “paracas”,
los fuertes oleajes sobre el litoral de la costa peruano vienen afectando las actividades pesqueras
con el cierre de puertos por parte de la autoridad marítima.

Por tanto, el estudio que se presenta se justifica de manera académica por cuanto permitirá
conocer la base teórica del origen, estructura, comportamiento y efectos de las olas sobre las
zonas costeras donde se ubican las principales ciudades urbanas del país. De igual manera, tiene
una justificación práctica dado que la comprensión de las olas permite al estudiante relacionar
este fenómeno con otros vinculados a la dinámica de los ambientes marinos, como son las
mareas y las brisas marinas.

Desde el punto de vista social, tiene la justificación de que el presente estudio puede estar a
disposición de las personas relacionadas a las actividades marítimas y pesqueras, es decir,
pescadores, patrones y capitanes de pesca, operadores portuarios, jefes de bahía y flota, etc. De
esta manera la Facultad de Ingeniería Pesquera cumplirá su rol de vincularse con los actores
sociales de su entorno.

Objetivos
Olas –Energía Undimotriz
10

Objetivo General

 Estudio y aprovechamiento de las olas por su utilización como Energía Undimotriz de

utilidad para el ser humano

Objetivo Especifico

 Estudio de los diferentes tipos sistemas de conversión de la energía undimotriz


 Conocer acerca de las fuerzas de la marea a través de la energía cinética producida
tanto por las olas como por el mismo movimiento constante del mar

Materiales y Métodos

 Vía del navegador

 Sistema Virtual

 Hojas computadora

 Internet

 Impresoras

 Hojas

Procedimiento

Información de la energía undimotriz


Olas –Energía Undimotriz
11

La energía undimotriz u olamotriz, como algunos la denominan, es la energía producida

por el movimiento de las olas.

La obtención de energía a partir de las olas es de vieja data. Encontramos, por ejemplo, que en el

siglo XIX el español Don José Barrufet patentó una máquina para el aprovechamiento de las olas

a la que denominó "marmotor" (figura 1).

La máquina estaba formada por una serie de boyas que subían y bajaban con las olas,

transmitiendo ese movimiento a unos generadores eléctricos. Aseguraba que el sistema era capaz

de suministrar un mínimo de potencia de 0,36 kW.

Figura 1. Marmotor (Fuente [1])

La mayor parte de la contaminación ambiental es el producto de la quema generada por los

combustibles fósiles, tanto por los vehículos como por los procesos industriales y la generación

de energía eléctrica.

La energía undimotriz se circunscribe en las denominadas "energías verdes", "energías

alternativas", "energías renovables", debido a su poco o ningún impacto ambiental. En

este trabajo se hará una descripción de los aspectos más importantes de este tipo de energía.
Olas –Energía Undimotriz
12

Las olas del mar no son útiles sólo para los surferos. Con la tecnología adecuada la oscilación de

las olas también se puede aprovechar para producir electricidad. Esta energía renovable y, por

tanto, no contaminante, por el momento, hay pocos proyectos en el mundo que la utilicen.

¿Cómo funciona?

La energía undimotriz es la energía de las olas, a diferencia de la maremotriz que utiliza la

subida y bajada de las mareas. Las olas se generan por el efecto del viento sobre la superficie de

los mares y los océanos y, si somos capaces de aprovecharlas, podemos convertirlas en una

energía libre de emisiones de CO2.

Tres tecnologías

Desde que el francés Girard patentara la primera idea para explotar esta energía en 1799 se han

desarrollado múltiples tecnologías. Las 3 principales son las siguientes:

 El sistema Pelamis se compone de varios cilindros que flotan unidos por

articulaciones. El movimiento de unos cilindros respecto a otros es resistido por

unas articulaciones hidráulicas, que aprovechan esta energía para bombear aceite

de alta presión a los acumuladores.

 Boyas o “columnas de agua oscilante”. En este sistema, durante el movimiento de

la ola, un gran volumen de agua impulsa un pistón en un cilindro que fuerza a que

el aire suba o baje. El aire desplazado hace girar una turbina en la parte superior de

entorno a 1,5 MW de potencia.


Olas –Energía Undimotriz
13

 TheOyster, con este sistema una máquina en forma de almeja se ancla al fondo del

mar a 10 metros del nivel de la superficie. El brazo se abre y bascula como un

péndulo en respuesta al movimiento del mar.

Ventajas y desventajas de la energía undimotriz

Ventajas

Entre las principales ventajas tenemos:


 La energía de las olas es gratuita. No es necesario algún tipo de combustible, y no produce residuos.
 No es caro de operar y mantener la energía de las olas.
 Puede producir una gran cantidad de energía.
 Mantenimiento escaso.
 No genera gases contaminantes ni residuos
 Impacto ambiental (visual, sonoro o estructural) muy leve
 Fuente de energía segura
 Puede suministrar energía a zonas de difícil acceso (islas, barcos, …)
• Es una fuente renovable
• Es un combustible limpio
• No destruye el medio ambiente
• Las olas y las mareas son predecibles.

• No produce gases de efecto invernadero.


• No representa graves riesgos de seguridad para las personas que trabajan en la generación de ésta
energía.

Inconvenientes}
 Por su carácter aleatorio, la cantidad de energía obtenida dependerá de los parámetros de la ola.
 Es necesario un lugar adecuado para utilizar la energía del oleaje, donde las olas son generalmente fuertes.
 Algunos diseños son algo ruidosos. De hecho, también lo son las olas, por lo que cualquier ruido es poco probable
que sea un problema.
 Debe ser capaz de soportar condiciones climáticas muy difíciles.
 Implementación con altas inversiones iniciales.

 Mantenimiento, reparación e instalación muy costoso


 No es un sistema competitivo, los costes son muy elevados
 Mayor desarrollo tecnológico
 Daños estructurales debido a la fuerza de las olas
Olas –Energía Undimotriz
14

Todavía falta investigación en el tema por lo que requiere más inversión económica.
• Se puede afectar el sector turístico y bienes raíces de las playas, ya que las playas serían utilizadas como
granjas.
• Puede interferir con el amarre y anclaje de las líneas de pesca comercial y deportiva.

• Se necesita aplicar un sistema que conduzca la electricidad hacia tierra firme, sin que cause daños al
medio ambiente.
• Se cree que el aprovechamiento de onda o energía de las mareas finalmente se reduce la velocidad de
rotación del planeta.

Sistemas de conversión de energía undimotriz marina

Los dispositivos que permiten obtener energía eléctrica de las olas se pueden clasificar en

dos grupos: fijos y flotantes.

 Dispositivos fijos.

Son los instalados a lo largo de la línea costera (en la rompiente de la ola) o fijados al lecho

marino en aguas poco profundas. Algunas de sus ventajas sobre los dispositivos flotantes están

básicamente en el mantenimiento. Una desventaja es la limitada cantidad de lugares para su

instalación. Normalmente son estructuras grandes y pesadas. Ejemplo de estos equipos son:

OscillatingWaterColumn OWC (Columna oscilante de agua): Cuando la ola entra en la columna

obliga al aire a pasar por la turbina e incrementa la presión dentro de la columna. Cuando la ola

sale, el aire pasa nuevamente por la turbina y debido a la disminución de la presión de aire en el

lado del mar de la turbina. Se observa que sin importar la dirección de la columna de aire, la

turbina gira en el mismo sentido. (Figura 2).


Olas –Energía Undimotriz
15

Figura 2 (Fuente [2])

TAPCHAN (TaperedChannel Wave PowerDevice): Consiste en un embalse construido sobre un

acantilado que es alimentado a través de un canal estrechado. Este estrechamiento genera un

aumento de la amplitud de la ola al acercarse a la pared del acantilado. Las olas eventualmente se

desbordan sobre las paredes del canal dentro del embalse. La energía cinética de la ola que se

mueve se convierte en energía potencial cuando se almacena en el embalse. Cuando el agua se

descarga a través de una turbina (Kaplan), se produce la generación de electricidad. (Figura 3).

Figura 3 (Fuente [3])

WAVE ROLLER: Consiste en una placa atada al fondo marino que oscila hacia adelante y atrás a

través de una bisagra con el movimiento de las olas bajas.

La energía cinética producida se colecta con una bomba de pistón y puede ser convertida en

electricidad mediante un generador unido al dispositivo o por un sistema hidráulico cerrado en


Olas –Energía Undimotriz
16

combinación con un sistema de generador/turbina. Es un sistema modular (la capacidad de la

planta depende de la conexión de una cantidad determinada de dispositivos o módulos). Por

tanto, su capacidad puede ser aumentada gradualmente. (Figura 4).

Figura 4 (Fuente [4])

Sistema SDE: Utiliza el movimiento de las olas para la producción de presión hidráulica para,

con una turbina generar electricidad. El sistema es optimizado según la velocidad envergadura,

profundidad, altura y caída de la ola, además del flujo de retorno producido cuando la ola rompe.

En la actualidad funciona un sistema en Israel con un promedio de potencia de 40 kW. (Figura

5).

Figura 5 (Fuente [5])

Sistema CETO: Consiste en un conjunto de boyas ancladas al fondo marino y sumergidas. El

movimiento axial de la boya se convierte en un bombeo que succiona agua de mar, impulsándola

a la costa y debido a la alta presión con que llega, se mueve una turbina Pelton para la generación

de electricidad.
Olas –Energía Undimotriz
17

Actualmente se está perfeccionando el desarrollo del sistema, contemplándose la instalación de

una granja submarina de boyas con CETO.

Otra opción que el sistema CETO presenta es la de almacenar en tierra agua marina a objeto de

ser desalinizada para consumo humano. (Figura 6).

Figura 6 (Fuente [6])

 Sistema SSG Wave Energy: Es un convertidor de la energía de las olas basado en el

llenado de tres tanques, colocados uno sobre otro y que se llenan cuando la altura de las

olas sobrepasa las paredes de los tanques. La energía potencial de esta agua almacenada

es convertida en energía cinética al pasar por una turbina, para generar energía eléctrica.

El uso de varios tanques mejora notablemente el rendimiento, cuando se compara, por

ejemplo, con el TAPCHAN. Aun está en etapa de diseño. (Wave Energy). (Figura 7):

Figura 7 (Fuente[7])
Olas –Energía Undimotriz
18

 ORECON (columna de agua oscilante con cámara de multiresonancia): El generador se

encuentra solidario a un flotador, el cual está anclado al fondo marino. Posee una cámara

en donde el agua sube y baja como consecuencia del movimiento de las olas.

Debido a un sistema de válvulas, se obliga al aire a pasar a través de una turbina siempre en el

mismo sentido, obteniéndose energía eléctrica de ella.

Como el dispositivo no tiene partes móviles, es sumamente robusto frente a los embates marinos.

En la actualidad se encuentra en etapa de desarrollo, esperándose que tan sólo una unidad sea

capaz de producir alrededor de 1 MW. (Figura 8).

Figura 8 (Fuente [8])

 Dispositivos flotantes.

Los dispositivos de generación de energía eléctrica undimotriz de tipo flotante son sistemas que

flotan en el océano cerca de la costa (offshore), sobre la superficie o sumergidos. Los

dispositivos más comunes son;

Pelamis (Serpiente Marina): Es quizás, uno de los dispositivos más ampliamente exitoso y con

un futuro brillante. Es una máquina semisumergida y modular de forma que los módulos están

unidos con bisagras, cuyo movimiento es resistido por arietes que bombean aceite a alta presión

a través de motores hidráulicos, acoplados a generadores eléctricos.


Olas –Energía Undimotriz
19

El prototipo tiene un largo de 120 m de largo y 3,50 m de diámetro, es capaz de generar una

potencia de 750 kW con tres módulos generadores de 250 kW cada uno. La estructura se

mantiene en posición por un sistema de anclaje al fondo marino. (Figura 9).

Figura 9 (Fuente [9])

 SalterDuck (Pato de Salter): Es un sistema que rota con un movimiento de cabeceo a

medida que pasa la ola, bombeando fluido hidráulico para activar un motor hidráulico

acoplado a un generador eléctrico. Es un dispositivo muy eficiente.

Se montan alineados con la cresta de la ola. El dispositivo tiene la capacidad de convertir la

energía cinética y potencial de la ola en energía mecánica, con lo que el nivel de absorción de

energía es alto (teóricamente sobre el 90%). (Figura 10).

Figura 10 (Fuente[10])

 Wave Dragon (Dragón de las olas): Es un dispositivo flotante grande. Es

una construcción con un peso de unas 150 toneladas (más unas 87 toneladas de agua en
Olas –Energía Undimotriz
20

los reservorios), de 250 metros de largo, con un par de aletas de unos 126 metros de largo

que permite concentrar el agua de las olas incidentes sobre la estructura hacia una rampa,

para ser almacenada a objeto de hacer girar una serie de turbinas acopladas a generadores

energía eléctrica.

El agua se conserva a un nivel por encima de la superficie del mar, lo que permite usar la energía

potencial para hacer girar las turbinas. (Figura 11).

Figura 11 (Fuente [11])

 Archimedes Wave Swing (Oscilador de Olas de Arquímedes) AWS: El principio de

funcionamiento del dispositivo se basa en el principio de Arquimedes para la generación

de energía eléctrica (250 kW por unidad).

El aparato está formado por dos cilindros. El inferior fijado al fondo del mar y el superior que se

mueve verticalmente según la incidencia de las olas.

En las paredes del cilindro superior están fijados unos imanes, que se desplazan con su

movimiento, a lo largo de una bobina, para producir electricidad. El interior del AWS está lleno

de aire y cuando se mueve hacia abajo lo presuriza, generando una reacción que hace que el

mismo suba cuando la presión de la ola disminuye. El AWS está totalmente sumergido en el

agua (40 a 100 metros) por lo que no utiliza la ola superficial para la generación de energía. En la

actualidad se piensa en el montaje de un conjunto de unidades para generar 50 MW. (Figura 12).
Olas –Energía Undimotriz
21

Figura 12 (Fuente [12])

 Dispositivos de boyas: Son quizás de los más comunes y fáciles de implementar.

Básicamente consiste en una boya que sube y baja con la ola mientras una de sus partes

se encuentra anclada, normalmente, al fondo del mar. Este movimiento vertical hace que

se produzca la generación de energía eléctrica. Algunos de estos dispositivos se muestran

en las figuras subsiguientes.

PowerBuoy (Boya de Energía): La energía AC generada se convierte en DC de alta tensión y se

envía a la costa a través de cables submarinos. La figura muestra el dispositivo denominado

PowerBuoy (Boya de Energía) de OceanPower Technologies (OTP), año 2005.

Un flotador en forma de disco reacciona contra un cuerpo cilíndrico sumergido y terminado en

su borde inferior por una placa horizontal amortiguadora grande cuya función es aumentar la

inercia a través de la masa agregada de agua circundante. El movimiento relativo entre ambos

cuerpos es convertido en energía eléctrica por medio de un PTO (PowerTake-off mechanism

(mecanismo de toma de potencia). (Figura 13).


Olas –Energía Undimotriz
22

Figura 13 (Fuente [13])

Searaser: El dispositivo aprovecha la energía de las olas en la costa para bombear agua tierra

adentro, lo cual puede ser aprovechado para ser utilizada para pequeñas centrales hidráulicas

para la generación de electricidad. El dispositivo no requiere ningún tipo de aporte de energía

eléctrica exterior y utiliza la energía potencial, regresando al mar el agua. Los costos de

mantenimiento son muy bajos. Las pruebas realizadas han obtenido elevaciones del agua de

hasta 50 metros. Actualmente se trabaja para lograr alturas de 200 metros. Otra utilidad es la de

usar el agua para su desalinización para consumo humano. La figura 1.17 muestra un esquema de

uno de estos aparatos. (Figura 14).


Olas –Energía Undimotriz
23

Figura 14 (Fuente [14])

Se debe resaltar que estos no son los únicos dispositivos capaces de obtener energía de las olas.

Existe una gran diversidad de modelos pero, básicamente pueden ser ubicados en alguna de las

dos clasificaciones anteriores.

Conversión de energía electromecánica

La conversión de energía electromecánica relaciona el intercambio de energía entre un sistema

eléctrico y uno mecánico (Figura 15).

El acoplamiento se realiza mediante un campo magnético. Este proceso es esencialmente

reversible, excepto por una pequeña cantidad de pérdidas como calor.

Cuando se convierte energía mecánica en energía eléctrica, el dispositivo se denomina

generador. Cuando es la energía eléctrica la convertida en energía mecánica, el dispositivo se

denomina motor.

Establece que la potencia eléctrica producida es igual a la potencia mecánica producida.

Los generadores eléctricos y los motores eléctricos constituyen

un grupo de máquinas denominadas Máquinas eléctricas.

Se dará mayor importancia en este trabajo a los generadores porque se desea obtener energía

eléctrica a partir de las olas.


Olas –Energía Undimotriz
24

Figura 15

Máquinas eléctricas

En 1831 Michael Faraday (Científico inglés, 1791-1867) estableció con

sus experimentos la Ley de Inducción Electromagnética de Faraday: "La magnitud del voltaje

inducido es proporcional a la variación del flujo magnético".

Además, Heinrich Lenz (Físico alemán, 1804-1865) formuló en 1834 la Ley de Lenz: "La

corriente debida a la fuerza electromotriz inducida (f.e.m.) se opone al cambio de flujo

magnético, tal que la corriente tiende a mantener el flujo". Esto es válido para los casos que;

La intensidad del flujo varíe,

El cuerpo conductor se mueve respecto de él.

Matemáticamente se expresa como:

El valor negativo es debido a la Ley de Lenz e indica que e se opone a la variación del flujo que

la produce.

En 1831, Faraday inventa el primer generador eléctrico denominado dínamo de disco de Faraday

o dínamo de Faraday (Figura 16). El disco de cobre o inducido (D) rota entre los polos de un

imán permanente en forma de herradura (campo magnético permanente) (A), induciendo un flujo

radial de corriente en el disco.


Olas –Energía Undimotriz
25

Figura 16 (Fuente [15])

La corriente fluye por el resorte del contacto deslizante a lo largo del borde del disco, tornillo de

unión con el eje del disco para la entrada o salida de la corriente (B), por un circuito externo, y

de nuevo por el disco a través del eje, tornillo de unión para la entrada o salida de la corriente por

la circunferencia del disco, mediante el contacto deslizante m (B").

Con el dínamo de disco de Faraday se generan enormes corrientes a muy bajo voltaje.

En 1832 el ingeniero francés Hippolyte Pixii (1808-1835) construye un generador de corriente

alterna (dinamo), basado en el Principio de Inducción Magnética de Faraday. Consistía en un

imán giratorio, operado con una manivela, donde los polos norte y sur pasan sobre una bobina

con núcleo de hierro, (Figura 1.20). Un pulso de corriente se produce cada vez que un polo pasa

sobre la bobina. (Figura 17).

Figura 17 (Fuente [15])


Olas –Energía Undimotriz
26

También descubrió que la dirección de la corriente cambia cada vez que los polos norte y sur

pasan sobre la bobina, produciéndose así, una corriente alterna.

A grandes rasgos, las máquinas eléctricas (Figura 18) se pueden clasificar como:

Figura 18

Normalmente son máquinas rotativas pero, cada uno de esos tipos puede tener una

representación lineal. La siguiente figura muestra el caso de máquinas eléctricas rotativas y una

lineal. (Figura 19).

Figura 19 (Fuente [16])


Olas –Energía Undimotriz
27

Figura 20 (Fuente [17])

La Figura 20 muestra un generador lineal con estator externo (puede ser también interno) con las

bobinas y un translador interno formado con imanes permanentes y con núcleo de hierro (puede

ser también de aire). El estator puede tener el núcleo de hierro o ser de aire.

Dispositivos con boyas

Normalmente existe un dispositivo que convierte la energía de las olas en energía mecánica para

luego, mediante un generador eléctrico, convertir esta energía mecánica en energía eléctrica;

pudiendo usarse cualquiera de los tipos mostrados (rotativo o lineal).

Sin embargo, en el caso particular de los dispositivos que utilizan boyas para extraer la energía

de las olas, suele usarse de preferencia los generadores lineales por su sencillez, entre otras

razones, y porque el movimiento ascendente-descendente de las olas puede ser acoplado

directamente al generador. En el caso del generador rotativo se hace necesario un sistema

mecánico intermedio (PTO) para la transformación del movimiento de la ola en un movimiento

rotativo.

La Figura 20 muestra un sistema que posee un generador rotativo, acoplado a un multiplicador

para lograr las altas velocidades que necesita el mismo. El volante de inercia permite mantener la

velocidad aproximadamente constante. El movimiento vertical del pistón es transformado en


Olas –Energía Undimotriz
28

circular por el cigüeñal. Obsérvese las aletas en la parte inferior del tubo; permiten concentrar las

olas hacia la boya.

Figura 20 (Fuente [18])

La Figura 21 muestra un generador lineal directamente acoplado a la boya.

Figura 21 (Fuente [19])


Olas –Energía Undimotriz
29

Con el movimiento de la ola, la boya se desplaza siguiéndola y a través de la línea arrastra el

translador (equivalente al rotor de las máquinas rotativas) que normalmente está construido con

imanes permanentes. La parte exterior del generador está formado con el devanado y es el

estator, donde, de acuerdo a la Ley de Faraday, se inducen las tensiones aprovechables como

generador. En la parte superior existen unos resortes que permiten proteger al sistema contra

oleajes excesivos y en la parte inferior también se encuentran unos resortes que impiden el

descenso brusco pero ayudando al translador en su movimiento descendente, con lo que no se

deja al mismo a merced de la gravedad.

La boya en este caso es un cilindro plano, que garantiza que olas con alturas que tiendan a forzar

el translador más allá de lo permitido por los resortes de tope, simplemente sea desbordada por

tales olas, garantizando la integridad del sistema.

Convertidor undimotriz

Normalmente el proceso de conversión de energía de las olas es como sigue (Figura 22):

Figura 22

El sistema consiste en una boya acoplada a un generador lineal de imán permanente, de forma

que el alternador (pistón o desplazador) se mueve respecto al estator que contiene el devanado

trifásico.
Olas –Energía Undimotriz
30

Esta configuración genera voltajes y corrientes variables en amplitud y frecuencia así como

también un cambio de fase cuando el generador se mueve en sentido contrario. Esto se debe al

movimiento aleatorio de las olas.

Por consiguiente, se hace necesario el uso de un convertidor AC/DC trifásico (rectificador), lo

que permite regular en cierta medida estas tensiones y corrientes variables.

Esta tensión rectificada será transmitida a tierra mediante un conductor eléctrico, cuyo calibre

podrá evaluarse en función de corriente, tensión de trabajo y caída de tensión producto de la

distancia a recorrer.

Una vez que el conductor eléctrico llega a tierra, la tensión DC es convertida en tensión AC,

mediante un convertidor DC/AC (inversor) trifásico, para alimentar un transformador reductor

trifásico para adecuarla a los niveles estándar. La transmisión se hará a una tensión adecuada de

forma que permita corrientes muy bajas para producir así, pérdidas bajas en la impedancia del

conductor.

El sistema podrá usarse de manera autónoma, para alimentar cargas locales (sin transformador),

o ser incluido en un Sistema Interconectado (con transformador).

Debe observarse que el convertidor AC/DC y el DC/AC pueden estar ubicados cerca del sistema

boya-generador, sumergidos o dentro de la cubierta protectora del generador.

La energía undimotriz en España

En España, la energía undimotriz aún no se explota comercialmente, sólo existen

dos estaciones piloto: una de ellas en Cantabria, otra en el País Vasco y está en proyecto una

nueva en Tenerife. La planta de Cantabria ha instalado hasta ahora 10 boyas a 40 metros de

profundidad, situadas a 2 kilómetros de la costa. Al estar sumergida, su seguridad es mayor y el


Olas –Energía Undimotriz
31

impacto ambiental mínimo. En el País Vasco está en construcción una planta piloto con la

tecnología llamada ‘columna de agua oscilante’.

Financiación

En el momento actual, el principal impedimento para el desarrollo de esta tecnología es la

financiación. La Administración Pública juega un papel importante para desarrollar su potencial,

porque las empresas son reacias a invertir en tecnologías que no han sido completamente

demostradas.

La fuente de energía undimotriz es renovable. Estas energías comienzan a demostrar su

viabilidad económica. En la actualidad existen pocos proyectos, pero la investigación

tecnológica avanza rápidamente para ser más eficiente y competitiva. La energía undimotriz

presenta un enorme potencial para su uso comercial.

España es el país Europeo pionero en el estudio de la energía undimotriz. La mayoría de

las centrales son aun proyectos piloto, la energía obtenida no se comercializa debido a

que se está viendo qué tecnología es más eficaz y cual es la menos costosa. Podemos

encontrar varias centrales en España, algunas de ellas son:

– Central de Santoña (Cantábria): es la primera planta de este tipo operativa en Europa, se

empezó a construir en el 2006. Está situada aproximadamente a tres kilómetros de la

costa y está formada por 10 boyas suspendidas en la superficie y ancladas al suelo

marítimo. Una boya puede generar hasta 40 kW y las nueve restantes 150 kW. Cuando
Olas –Energía Undimotriz
32

estén en funcionamiento las 10 boyas la energía que se obtendrá será de 1.400 kW

anuales, esto equivale al consumo domestico de unos 2.500 hogares. Se prevé

una reducción de 2.600 toneladas de CO2 anuales cuando la central esté en pleno

funcionamiento. La promotora que la gestiona es IBERDROLA Energías Marinas de

Cantabria, S.A.. (Más detalles en: Iberdrola Energías Renovables)

– Central de Mutriku (Guipúzcoa): está situada en el exterior del dique de abrigo del

puerto de Mutriku. Cuenta con la tecnología denominada Columna de Agua

Oscilante (CAO o OWC en sus siglas en inglés), está formada por 16 turbinas, tiene

una potencia total de 300 kW y se piensa que producirá 600.000 kWh/año. Con esta

energía se abastecerán a unas 600 personas y se evitará la emisión de 600 toneladas de

CO2 anuales. Es la primera instalación marina conectada a red en funcionamiento en

España. (Más detalles en: Ente Vasco de Energía)

– Además de las dos centrales que he mencionado antes podemos encontrar más como es el caso

de la central de Granadilla (Tenerife) o la tecnología de Pelamis que se está estudiando en

Galicia.

– En el resto de Europa están las de Portugal y Escocia, están orientadas a la investigación

aunque la central de Póvoa de Varzim (Portugal) puede vender su energía gracias a las ayudas de

las instituciones. En Póvoa de Varzim se está utilizando la técnica de Pelamis y en la isla de Islay

en Escocia la técnica de Columna de Agua Oscilante.

Las Olas
Olas –Energía Undimotriz
33

El principio de cómo se forman las olas del mar se puede ver claramente con el siguiente

experimento. Lanzando una piedra en una charca de aguas tranquilas se puede ver que, desde el

punto en que la piedra ha chocado con el agua, agitándola, se irradian alrededor ondas circulares

concéntricas. En el mar ocurre un fenómeno casi similar.

Pero pueden ser varias las causas por las que se producen olas en el mar. Todas ellas de

diferente naturaleza. Alguna, incluso, catastrófica para el hombre.

Una ola es una ondulación de agua sobre la superficie del mar. Las olas viajan muchos

kilómetros por la superficie del mar a velocidades muy variadas y generalmente mueren en las

playas.

Normalmente, las olas se forman por el viento aunque su historia comienza muy lejos, en

el Sol. Los rayos del Sol calientan la atmósfera y como unas partes se calientan más que otras, se

generan los vientos.

Cuando el viento sopla sobre el mar, las partículas de aire rozan a las partículas de agua y

se empiezan a formar pequeñas olas de pocos milímetros de longitud, llamadas ondas capilares.

Si el viento sopla a lo largo de muchos metros o varios kilómetros, las ondas capilares crecen y

se van formando olas mayores, que pueden llegar a tener alturas de hasta 10 o 15 metros, aunque

las olas más comunes (las que vemos en las playas) tienen alturas entre 0,5 y 2 m. y longitudes

entre 10 y 40 m.

Debido al cambio climático global, el nivel del mar subirá probablemente y las olas y

maremotos afectarán cada vez más las costas.


Olas –Energía Undimotriz
34

Por esta razón, se han desarrollado diferentes proyectos y técnicas para prevenir y

estudiar las consecuencias de estos cambios. Uno de estos proyectos es la construcción de una

máquina capaz de generar olas artificiales hasta de cinco metros de alto. Con ayuda de esta

máquina se pretende simular el mar y estudiar cómo afectan las inundaciones, para poder tomar

medidas y salvar vidas.

La energía olamotriz o undimotriz


Proviene de las olas. Se produce aprovechando su movimiento, con lo que se trata de una energía

sostenible con un gran potencial, pues hay olas en todos los mares y costas del planeta. De

hecho, actualmente hay numerosos proyectos que están sacándole partido.

Como su propio nombre indica (undi significa “olas” en griego, y “motriz” movimiento), es una

energía generada por el movimiento de las olas, y ésta se aprovecha gracias a distintas

tecnologías.

En efecto, puesto que el oleaje es una consecuencia del rozamiento del aire sobre la superficie

del mar, aunque éste resulta muy irregular, su aprovechamiento para la obtención de energía bien

merece la pena, qué duda cabe.

Precisamente por ello, se han creado distintas máquinas, como la instalación de turbinas en el

fondo del mar unidas a boyas, por otra parte la más cómun.

Las boyas transmiten el movimiento de las olas hasta las turbinas, generando electricidad.

Básicamente, las olas acceden a una cámara de aire, elevando el nivel de agua comprimiendo el

aire del interior que, finalmente, será expulsado por una apertura superior, accionando una

turbina o, lo que es lo mismo, se produce energía eléctrica.


Olas –Energía Undimotriz
35

Otro sistema, el conocido como “serpientes marinas” robóticas, -Anaconda (un proyecto

de CheckmateSeaenergy) ó Pelamis- han sido así bautizadas en honor a su forma.

Consiste en la instalación de unas máquinas flotantes que obtienen energía del

movimiento de sus distintas partes articuladas.

Aunque hay instalaciones que funcionan con éxito, algunas están en fase experimental

y, tanto éstas como las comerciales, todavía son escasas. Como ocurre con otros tipos

de energías del mar (potencia osmótica, maremotérmica, energía de las corrientes o

mareomotriz), también la energía de las olas está todavía en pañales. Sobre todo,

teniendo en cuenta el enorme fuente de energía limpia y renovable que pueden

ofrecernos el mar, un recurso igualmente inagotable.

¿Como se forman las olas?

La fricción del viento con la superficie del agua produce este misterioso y atrayente fenómeno en

los mares.
Olas –Energía Undimotriz
36

Las olas marinas son consecuencia de la propagación del movimiento entre dos medios,

el aire de la atmósfera y el agua del mar. Los cambios de presión atmosférica provocan

oscilaciones en la superficie del líquido. A su vez, la acción del viento que roza la superficie da

lugar a lo que se conoce como ondas capilares, cuando su empuje es más leve, u ondas

gravitatorias, cuando la fricción sobre la lámina de agua es más intensa.

Generalmente, los vientos más fuertes provocan olas más altas. Entran en juego factores como

la velocidad e intensidad de la acción eólica, la cantidad de tiempo que el aire mantiene una

dirección estable, el área de la superficie del agua afectada y la profundidad. A medida que las

olas se acercan a la orilla, avanzan más despacio debido a que hay menos profundidad, mientras

que la cresta aumenta su altura. El proceso continúa hasta que la zona levantada se mueve más

rápido que la parte subacuática, punto en el que el movimiento se desestabiliza y la ola rompe.

Además, hay otro tipo de olas de distinto origen: son las que constituyen el llamado mar de

fondo, más bajas y redondeadas. Surgen por las diferencias de presión, temperatura

y salinidad entre zonas adyacentes, que provocan el movimiento del agua desde donde estos

parámetros son menores hacia áreas donde son mayores. El líquido al desplazarse forma

corrientes y olas.
Olas –Energía Undimotriz
37

Efectos de las olas rompientes

Siempre se asociado el mal tiempo en la mar con olas de gran magnitud, pero las olas altas de

pendiente normal no suelen representar un peligro para un barco de recreo, ya que éste se moverá

de acuerdo con el perfil de la ola y los movimientos serán, en general, suaves.

Sin embargo la situación se puede convertir en peligrosa para cualquier barco, cuando las olas

además de ser altas tienen una gran pendiente, que las hace inestables y con tendencia a romper.

Se ha comprobado que las olas rompientes suelen ser las principales responsables de los vuelcos
Olas –Energía Undimotriz
38

de los barcos durante una tormenta y aquí se va a tratar de analizar los aspectos que más

contribuyen a este efecto.

Las olas rompientes, en aguas profundas, se producen cuando en un mar, total o parcialmente

desarrollado, la velocidad del viento se incrementa rápidamente y alcanza valores mucho

mayores que los que corresponden al tamaño de las olas ya formadas, que crecen más despacio.

Entonces éstas adquieren la energía adicional del viento aumentado sus pendientes por encima de

lo normal y este proceso continua hasta que llega un momento en que la ola se hace inestable y el

agua de la cresta cae hacia delante rompiendo la ola.

Así que el factor que más influye en la generación de olas rompientes es la rapidez con que

aumenta la velocidad del viento, si éste incremento es superior al incremento del tamaño de las

olas éstas tendrán tendencia a romper. Estas circunstancias se suelen dar al comienzo de un

temporal cuando el viento aumenta rápidamente y las olas están creciendo, pero lo hacen mucho

más lentamente.

El efecto más peligroso que producen las olas rompientes sobre un barco se debe al impacto

de la masa de agua de la cresta rompiendo sobre el casco y la intensidad de este impacto depende

a su vez de la velocidad de las partículas de agua que impactan.

Normalmente la velocidad de las partículas de agua en una ola, como se vio anteriormente, es

muy inferior a la velocidad de la ola, vw , pero cuando está a punto de romper la velocidad del

agua en la cresta, vc , se desplaza a una velocidad próxima a la velocidad de la ola y además se

ha comprobado que cuando rompe la ola, la velocidad del agua en la cresta puede llegar a

alcanzar un valor de vc = 1.5 vw .


Olas –Energía Undimotriz
39

El proceso del vuelco de un barco, debido a una ola rompiente que se acerca por su costado,

se debe a la sucesión de una serie de situaciones que van aumentando su escora hasta completar

el vuelco, a continuación se muestra paso a paso, como se indica en la figura, las fases del

proceso de vuelco:

a) Una ola con fuerte pendiente se va acercando al barco y

debido al viento se empieza a hacer asimétrica, siendo

su pendiente a sotavento de la cresta mayor que la de

barlovento. Puesto que la pendiente local de la ola,

donde se encuentra el barco, es pequeña éste todavía no

está afectado por la ola que se acerca, figura a).

b) La formación de la ola rompiente continúa y la ola se

va haciendo cada vez más inclinada en la parte de

sotavento, al mismo tiempo que se va acercando al

barco.

En la figura b) se puede ver que el barco ya tiene una

escora, θ, y se encuentra en una zona donde la ola tiene una inclinación, α, así que como se vio

antes, hay un momento escorante, ME , debido a la diferencia de ángulos (α - θ) que,

suponiendo que es pequeña, está dado por:

ME ≈ x GM x (α - θ)

Estando los ángulos, α y θ, en radianes.

Este momento escorante continúa aumentando la escora del barco, a medida que aumenta la

pendiente local de la ola que se acerca.


Olas –Energía Undimotriz
40

c) La inclinación de la ola en la parte de sotavento es tan grande que la cresta cae hacia delante,

es decir la ola está empezando a romper, figura c).

En esta situación, puesto que la diferencia de ángulos (α - θ) ya no se puede suponer pequeña,

el momento escorante, ME , debido a la pendiente local de la ola respecto a la escora, está dado

por:

ME ≈ x GZ(α - θ)

Donde GZ(α - θ) es equivalente al brazo adrizante, de la curva de estabilidad estática,

correspondiente a la diferencia de ángulos (α - θ).

A este momento hay que añadir el momento escorante producido por el impacto del chorro de

agua de la cresta sobre el costado del barco, como se ve en la figura c). La fuerza ejercida por

la presión del agua, FC , durante el impacto del agua sobre el costado, se puede calcular de

forma aproximada por:

Donde: ρ es la densidad del agua del mar, AL es el área lateral de la zona sobre la que impacta

la ola, CD es el coeficiente de resistencia lateral de la zona afectada por la cresta de la ola, que

puede ser alrededor de 1.0, dependiendo de la suavidad de las formas y vm es la velocidad

media en esa zona del chorro del agua de la cresta, que puede ser mucho menor que la

velocidad punta, vc , de la cresta de la ola.

El momento escorante debido a esta fuerza de impacto estará dado por el producto de esta

fuerza por la distancia, h, entre el centro de presión del impacto y el centro de gravedad del

barco, es decir: ME = FC x h .
Olas –Energía Undimotriz
41

Como resultado, el barco se escora fuertemente debido a ambos momentos, el producido por la

pendiente local de la ola y el debido al chorro de la cresta de la ola que empieza a romper

d) Una vez que el barco se encuentra fuertemente escorado, o tumbado, su destino depende de

su situación respecto a la evolución de la ola rompiente. En la figura d) se ve cómo el barco se

encuentra en una posición desfavorable, el chorro de agua de la cresta impacta ahora sobre la

superficie del costado y el fondo del barco. Aquí el momento escorante predominante se debe

a la presión ejercida por el chorro de agua de la cresta y normalmente el impacto de la ola

rompiente termina de volcar al barco.

Si el barco no se encuentra en una posición tan desfavorable, el vuelco completo depende del

margen de estabilidad positivo que tenga en el ángulo de escora alcanzado, después del

impacto de la ola, respecto a la pendiente local de ésta.

Se ha comprobado, teórica y experimentalmente, que hay varios aspectos del barco que

pueden hacerle menos sensible a los impactos de las olas:

 Un momento de inercia de rotación del barco elevado disminuye la aceleración

inicial producida por el impacto de las olas rompientes. Por tanto una distribución de

pesos adecuada hará al barco más resistente al vuelco. Por una parte, un lastre pesado y

profundo aumenta apreciablemente el momento de inercia. Por otra parte, el palo, o

palos, es lo que más contribuye al momento de inercia del barco, pudiendo superar el

50% del total, incluso se ha comprobado experimentalmente que un barco con mástil

tiene menos probabilidades de volcar que un barco sin mástil, por ello la rotura del mástil

es una de la causas más comunes de abandono, ya que el barco queda más inseguro ante

las olas.
Olas –Energía Undimotriz
42

 Después de los instantes del impacto de la ola el barco comienza ya a girar de una

forma apreciable, entonces interviene como parámetro importante el amortiguamiento del

barco, que depende de las formas del casco, especialmente del área lateral del casco, el

timón y la quilla. Un amortiguamiento grande evitará que el barco y la masa de agua

arrastrada al girar adquieran velocidades grandes de giro y por tanto que el barco

adquiera una gran energía cinética, ya que parte de ésta será disipada por el

amortiguamiento. Por consiguiente un amortiguamiento grande evitará que, después del

impacto de la ola, el barco continúe girando hasta una escora peligrosa, o hasta el vuelco

completo.

CIRCULACION OCEANICA

LAS fuerzas que actúan en el seno del océano son la gravedad terrestre y la presión: la

primera varía con la latitud y la profundidad, y la segunda depende de la densidad, de la

profundidad del agua y de la aceleración de la gravedad, alcanzando una magnitud de

cambio de una atmósfera, es decir, 1.0333 kg/cm³, por cada 10 metros de profundidad.

Estas fuerzas hacen que se presente una serie de movimientos de las masas de agua de

los mares, que generan y modifican las corrientes oceánicas.


Olas –Energía Undimotriz
43

Las aguas de los océanos del mundo están sometidas a amplios movimientos durante

los cuales grandes cantidades de esta agua; es decir el mar aparece surcado por

corrientes: unas de gran velocidad, otras muy lentas; unas periódicas, otras

intermitentes. A veces, las corrientes se convierten, tanto por su anchura, extensión y

profundidad como por su permanencia, en los agentes principales de transporte del

calor ecuatorial hacia los polos y del frío polar hacia las regiones tropicales, es decir,

aportan el calor y la vida y, en ocasiones, el frío y la desolación.

Mientras unas favorecen la navegación, otras la impiden; tan pronto destruyen las rocas

salientes de los cabos, como rellenan de arena las bahías, y lo mismo pueden llevar la

vida de una isla a otra, que contribuir a su extinción bajo un régimen de frío polar.

Las corrientes cuyas múltiples consecuencias son de gran importancia, obedecen a

leyes físicas; así, su estudio constituye un campo interesante de la oceanografía física

que permite entrever los misterios del sistema circulatorio de la hidrósfera. El

conocimiento actual sobre las corrientes oceánicas se basa parcialmente en los registros

y mapas de los antiguos navegantes, quienes observaron que las grandes corrientes

alteraban las rutas que ellos trazaban para sus navíos de vela. El investigador Matthew

Fontaine Maury de la armada de los Estados Unidos, preparó las primeras cartas sobre

las corrientes mundiales, basándose en esas observaciones.

Si bien todas las corrientes son movimientos de partículas fluidas, presentan categorías

muy distintas entre sí, tanto por lo que se refiere a su origen, velocidad, dirección y

límites; como por su importancia y sus repercusiones sobre el litoral y el clima de las

regiones sobre las que tienen influencia. Cuando se observa el golpeteo de las olas
Olas –Energía Undimotriz
44

sobre la playa o la dirección de una corriente, no se logra apreciar la cantidad de

energía que contiene el proceso; pero si se multiplica por lo que presenta toda una masa

de agua se puede comprender que es muy grande la energía gastada en la circulación

oceánica.

La energía que origina a las corrientes en los mares procede principalmente del Sol.

Cuando en la atmósfera se generan diferentes temperaturas por el calentamiento solar

se producen los vientos, y éstos causan el movimiento del agua superficial del océano,

que se suma a los desplazamientos de las masas de agua producidos por cambios de

densidad, dando origen a las corrientes.

Sin embargo, éstas no son las únicas causas que producen la circulación oceánica:

existen otros factores como el campo gravitacional, la rotación de la Tierra, la fricción,

la fuerza de las mareas y la presión atmosférica.

En la dirección que siguen las corrientes oceánicas interviene el llamado efecto de

Coriolis, que consiste en que todas las cosas que se mueven sobre la superficie de la

Tierra se desvían lateralmente en sus trayectorias previstas. Este fenómeno fue descrito

por primera vez en 1844 por el físico matemático francés G.C. Coriolis. Dicho efecto se

debe a que la rotación es mayor en los polos, donde la Tierra gira más rápidamente, y

disminuye hasta cero en el ecuador.

Por el efecto de Coriolis se observa que las corrientes en el hemisferio norte se mueven

hacia la derecha, mientras que en el, hemisferio sur lo hacen hacia la izquierda. En la

fuerza y en el ángulo de desviación de las corrientes interviene, el efecto de Coriolis en


Olas –Energía Undimotriz
45

combinación con la velocidad que produce la acción del viento y la distancia que

recorre la corriente.

Cerca del litoral pueden existir corrientes de poca intensidad; las grandes corrientes se

presentan en el seno de las aguas y se pueden diferenciar en superficiales y de

profundidad.

Las corrientes litorales o locales se caracterizan por ser periódicas, es decir que se

observa en ellas regularidad, tanto en dirección como en velocidad, y generalmente se

deben a las mareas, por lo que también se les llama corrientes de marea. Sus

desviaciones en rumbo e intensidad son las más persistentes, lo que las puede hacer

violentas y peligrosas, sobre todo en los sitios angostos en donde el valor de su

velocidad sobrepasa los 10 nudos, por lo que las embarcaciones pequeñas y de escasa

potencia son incapaces de luchar contra este tipo de corrientes.

Las corrientes de marea pueden ser alternantes, cuando conservan la misma dirección

durante la pleamar, corriente que acompaña el avance del agua sobre la línea litoral, y

toman dirección opuesta durante la bajamar, corriente que acompaña su descenso; o

bien, giratorias, que son aquellas capaces de tomar, sucesivamente, todas las

direcciones posibles mientras se verifican los cambios de marea.

Las corrientes superficiales transportan grandes cantidades de agua cálida del ecuador

hacia los polos, distribuyendo el calor de los trópicos al resto del planeta; su circulación

es independiente en los hemisferios Norte y Sur y tienen influencia hasta más o menos

2 000 metros de profundidad.


Olas –Energía Undimotriz
46

Las corrientes de profundidad se originan en los océanos Antártico y Ártico y se

desplazan hacia el ecuador, pasando de un hemisferio al otro a través de los fondos

oceánicos.

Las corrientes superficiales son aperiódicas y reciben este nombre porque no se observa

en ellas regularidad alguna en la dirección ni en la velocidad, lo que se debe

principalmente a la desigual distribución de la energía solar o a las caprichosas fuerzas

de los vientos; estas corrientes pueden mover considerables masas de agua.

Algunos oceanógrafos distinguen tres grupos de corrientes aperiódicas y las han

denominado de densidad, de deriva y de pendiente.

Las corrientes de densidad son aquellas que están básicamente ligadas a las diferencias

de temperatura y salinidad y, por lo tanto, de densidad; se mueven a lo largo de las

zonas de igual densidad a diferentes profundidades en el océano. A esta categoría

pertenecen las grandes corrientes, como la Corriente del Golfo, la Corriente de Kuro-

Shivo y la Corriente Ecuatorial: las tres transportan enormes masas de agua.

Las de deriva son causadas directamente por la acción constante del viento combinada

con la fuerza de gravedad y el efecto de Coriolis. Si el viento sopla durante algún

tiempo en una misma dirección, arrastra las partículas de la capa superficial y el

movimiento se extiende progresivamente en profundidad a las demás capas hasta que

toda la capa superficial se pone en movimiento.

Si la Tierra estuviese inmóvil, la corriente de deriva tendría la misma dirección que el

viento, pero al entrar en juego las fuerzas de Coriolis, la corriente de superficie se


Olas –Energía Undimotriz
47

desvía alcanzando, en ocasiones, ángulos hasta de 45 grados. A medida que aumenta la

profundidad, el ángulo de desviación aumenta y la velocidad disminuye; a determinada

profundidad, la corriente puede ser contraria a la dirección superficial, y su velocidad

extremadamente reducida.

La cintura de agua marina que rodea al Continente Antártico está sometida al dominio

de los vientos persistentes y violentos atmosféricos determinan una circulación

oceánica superficial que hace girar incesantemente las agua antárticas en esta dirección

produciendo las clásicas corrientes de deriva.

Como una consecuencia indirecta de las corrientes de deriva se producen las

llamadas corrientes de pendiente, que consisten en que cuando una de deriva ha

provocado una afluencia de agua en la costa, las aguas acumuladas muestran tendencia

a deslizarse en sentido contrario, a causa de la pendiente así creada.

De manera general, los vientos costeros originan movimientos en los que resulta difícil

distinguir entre las corrientes de deriva y las de pendiente, siendo únicamente en alta

mar, en cuencas amplias y profundas, donde las corrientes de deriva pueden observarse

claramente.

Los vientos originan movimientos litorales que afectan las masas líquidas hasta

profundidades considerables; por ejemplo, en el Hemisferio Boreal, todos los vientos

que soplan de la izquierda sobre el litoral son vientos de reflujo, mientras que los que

provienen de la derecha son vientos de aflujo. Esto significa que los vientos

procedentes de la izquierda hacen descender el nivel del mar, mientras que los que
Olas –Energía Undimotriz
48

vienen de la derecha lo harán ascender. Para compensar este reflujo o este aflujo, se

produce un movimiento en la superficie o en la profundidad de las aguas.

Los vientos de reflujo impulsan hacia alta mar las aguas superficiales, que son

reemplazadas en la costa por las aguas profundas, mientras que los vientos de aflujo

empujan hacia la costa las aguas de alta mar, que se hunden y vuelven hacia ella a

cierta profundidad; por lo tanto, los vientos de reflujo dan origen a las surgencias, o sea,

a un ascenso de las aguas profundas, mientras que los vientos de aflujo provocan las

convergencias, es decir, el descenso de las aguas superficiales.

Las corrientes marinas son la causa determinante de las características del océano. Su

conocimiento en general, pero principalmente el de las zonas costeras y las próximas a

los estuarios, es de capital importancia para la navegación, por lo que las cartas

hidrográficas de muchos países llevan señaladas la dirección y velocidad de las

corrientes.

También se tiene que considerar que en las profundidades del océano se producen, a

veces, grandes corrientes que no se reflejan en la superficie. Recorren el océano fuertes

"olas internas" que no ha provocado ni el viento ni las tormentas, y el conocimiento de

estos fenómenos resulta de suma importancia en nuestra era.

Si una de estas olas arrastra a un sumergible por debajo de su límite de profundidad, la

nave puede sufrir un accidente. Posiblemente esto es lo que le ocurrió al submarino

atómico norteamericano Thresher, que en 1963 desapareció con toda su tripulación,

compuesta de 129 hombres.


Olas –Energía Undimotriz
49

Las corrientes marinas ejercen diversas influencias en los distintos dominios. Si la

Corriente del Golfo pudiera ser desviada de su actual trayectoria, no calentaría la costa

occidental europea, el litoral noruego se vería invadido por el hielo, y un amplio

casquete ocultaría las montañas escandinavas.

Hoy se sabe que todos los océanos tienen una corriente tan significativa como la

Corriente del Golfo. Tal vez, unas corrientes sean menos notorias o poderosas que

otras, pero todas ellas actúan de modo intenso sobre el clima litoral y por lo tanto

influyen indirectamente sobre la distribución geográfica de la población vegetal y

animal de la biósfera.

En los océanos mundiales y en los mares que los constituyen se ha observado gran

cantidad de corrientes cuyas características son muy particulares. El Océano Antártico

se localiza al sur del paralelo 60° S, pero es difícil marcarle un límite septentrional, ya

que es un océano abierto hacia el norte y que pasa, sin transición, al Pacífico, Índico y

Atlántico; sin embargo, se ha delimitado al Océano Antártico tomando como base los

caracteres físicos de sus aguas superficiales, y se le caracteriza por tener aguas de

temperaturas extremadamente bajas, de menos 1.8°C a 10°C, con variaciones muy

ligeras de temperatura y salinidad en relación con la profundidad, por lo que la

estratificación vertical es mínima y existe mayor interacción entre las aguas

superficiales y las profundas.

La Antártida ofrece el más claro ejemplo de corrientes de deriva formadas por el viento.

La extensión que aquí alcanza el fenómeno se debe a la ausencia de barreras


Olas –Energía Undimotriz
50

continentales que impidan la marcha oceánica y la acción del viento, persistente y

violento; estos cambios atmosféricos también influyen en las aguas profundas.

En este océano se superponen e interfieren dos corrientes. Una, circular, que se

manifiesta por el curso que lleva, girando de oeste a este del Continente Antártico, y

debida tanto a las diferencias de densidad como a los vientos dominantes, se ha

denominado Corriente Circumpolar Antártica, que es la más grande de las dos y llega

hasta el fondo oceánico.

La otra es una contracorriente superficial, que no abandona el litoral antártico y que se

mueve en sentido inverso de este a oeste, denominada Corriente Costera Occidental

Antártica, la cual es generada por los vientos del oriente y del suroriente, que producen

pequeños giros y la hacen derivar cerca de la costa.

Los desniveles de la topografía submarina del Antártico producen desviaciones de estas

corrientes. Si la Corriente Circumpolar tropieza con una cordillera submarina, gira

hacia la izquierda, y luego, una vez salvado el obstáculo, vira hacia la derecha, para

tomar su rumbo inicial.

Al combinarse los movimientos contrarios de las dos corrientes antárticas se origina un

fenómeno de divergencia en determinadas zonas de este océano, produciendo cambios

marcados entre la temperatura de la atmósfera y la del agua que ocasionan

posteriormente un fenómeno de afloramiento de aguas intermedias; a este fenómeno de

afloramiento se le ha llamado divergencia antártica.


Olas –Energía Undimotriz
51

El Océano Ártico se localiza al norte de los 60° N de latitud y sus aguas están

bordeadas por las costas de América del Norte, de Groenlandia y las del norte de

Europa y Asia. Es un océano pequeño, su área corresponde a la quinta parte de la del

Atlántico o del Índico y es somero: su profundidad es apenas una tercera parte de la que

tienen estos océanos.

La colocación de los continentes que rodean al Océano Ártico impide que se produzcan

grandes vientos de deriva y, por lo tanto, las corrientes hacia el ecuador son menores

que las que se presentan en el Antártico.

Entre las corrientes del Ártico se pueden destacar la Corriente Fría de Groenlandia, que

corre superficialmente entre Islandia y Groenlandia por el Estrecho de Dinamarca; la

corriente del Estrecho de Behring, que permite el intercambio de agua del Ártico con la

del Océano Pacífico; y las corrientes del Mar de Noruega y del Mar de Barents, que

producen los intercambios con el Atlántico. Por las características del Océano Ártico no

se presentan zonas bien definidas de divergencia.

El Océano Atlántico pone en comunicación los mares árticos con los antárticos, y se

halla limitado al este por Europa y África, y al oeste por América. El Océano Atlántico

se estrecha en la zona ecuatorial, dividiéndose en dos subocéanos, cada uno de los

cuales presenta una circulación autónoma.

Desde las primeras travesías que se hicieron en el siglo XVI en el Océano Atlántico, los

navegantes españoles observaron que, al regresar, sus naves eran llevadas de América a

Europa por una corriente que les permitía alcanzar más pronto sus puertos de destino y

así se tuvieron las primeras noticias sobre la Corriente del Golfo.


Olas –Energía Undimotriz
52

Esta corriente, que lleva un caudal de 70 a 90 millones de metros cúbicos de agua por

segundo, con una anchura de 75 a 200 kilómetros, profundidad entre 450 y 1 500

metros y velocidades promedio de 4.5 kilómetros por hora, aunque en algunos puntos

de recorrido puede alcanzar hasta l0 kilómetros por hora, en la actualidad no se

interpreta como el largo río de agua tibia que nace en el Golfo de México y atraviesa

todo el Atlántico, sino que está considerada como todo un sistema en el que se engloba

a todos los movimientos de agua y núcleos torbellinares reconocidos en el Atlántico

Norte.

Esta corriente, que lleva desde las regiones tropicales de América hasta Europa grandes

cantidades de agua y de calor, fue descrita por Benjamín Franklin, quien en 1762 la

señala en una carta de navegación y le da por primera vez este nombre.


Olas –Energía Undimotriz
53

Figura 11. Primer mapa de la Corriente del Golfo elaborado bajo la dirección de

Benjamín Franklin.

Figura 12. Sistemas de corrientes marinas de la Corriente del Golfo.

En la actualidad se considera que el sistema de la del Golfo está formado por las

siguientes corrientes:

Corriente de la Florida: reúne todos los movimientos superficiales del mar que se

presentan desde el Estrecho de la Florida hasta el Cabo Hatteras, donde ya no sigue al

litoral. En esta corriente, por el Oeste, se desarrolla un enorme torbellino, que agrupa

una ancha superficie formando el Mar de los Sargazos, en el cual, por existir pocos

movimientos de surgencia, debido a que la temperatura y la salinidad son estables,

existe poca diversidad de organismos.

Corriente del Golfo propiamente dicha o Corriente Central del Golfo: corresponde a la

porción media del sistema, tiene 50 kilómetros de ancho en su zona más caudalosa.

Comienza en el Cabo Hatteras y termina en el Gran Banco de Terranova, originando la

Corriente del Atlántico Norte, la cual agrupa los movimientos y torbellinos a partir del
Olas –Energía Undimotriz
54

Gran Banco de Terranova, y otra al este, que llega a Europa y forma varias ramas que

rodean a Gran Bretaña, Noruega y otros países.

El Atlántico Norte se halla prácticamente cerrado por su parte septentrional, mientras

que el Atlántico Sur comunica ampliamente, por su lado austral, con el Océano

Antártico, cuya influencia en él es dominante. Además, el Atlántico Sur no alimenta

mares interiores ni marginales, por lo que su circulación es más sencilla.

Todo el centro del Atlántico Sur o meridional está ocupado por torbellinos que giran en

sentido inverso a las manecillas del reloj. La Corriente Surecuatorial se desvía hacia el

sur originando la Corriente de Brasil, la cual se mezcla con la Corriente de las Malvinas

que baña la costa oriental de Argentina. Mientras, frente a las costas occidentales de

África, corre la Corriente de Bengala.

A lo largo del Continente Americano se localizan el Mar Caribe y el Golfo de México

que constituyen un conjunto llamado el Mediterráneo Americano; más al norte se

encuentra el Mar del Labrador y la Bahía de Baffin que separan Canadá de

Groenlandia; y entre los continentes Americano y Euroasiático se extiende el Mar de

Noruega y el Océano Glacial Ártico, mientras que entre Europa y África se forma el

Mediterráneo. Cada uno de estos mares tiene una circulación propia, aunque

dependiente de la circulación general atlántica.

El Océano Índico se encuentra limitado por las costas de África, Asia y Oceanía, y al

sur queda ampliamente abierto hacia la Antártica. En este océano, las corrientes no son

numerosas: sólo se localizan en su región media las corrientes de deriva norecuatorial y

sudecuatorial, y entre ellas se forman numerosos remolinos, que giran en sentido


Olas –Energía Undimotriz
55

inverso al de las manecillas del reloj. También frente a la costa oriental de África se

desplaza la Corriente de Agulhas y en la occidental de Australia la Corriente

Australiana.

El Océano Pacífico recibió su nombre de Magallanes, quien en su famosa expedición,

después de 33 días de arduo viaje, entró en un mar tranquilo, en contraste con el del

Atlántico meridional, donde sufrió terribles temporales, por lo que lo que lo llamó así.

El Pacífico, se encuentra limitado al este por el ininterrumpido litoral americano, desde

el Cabo de Hornos hasta el Estrecho de Behring; tiene su orilla occidental en Oceanía y

Asia, y por el sur se relaciona ampliamente con el Océano Atlántico. En este océano

existe un sorprendente contraste entre sus costas orientales, en las que sólo el Golfo de

California goza de una relativa autonomía, y sus costas occidentales, donde desde

Insulindia hasta el Estrecho de Behring se encuentran numerosos mares adyacentes,

cada uno con caracteres propios y especiales en su circulación. Por sus características

se divide en tres regiones; Sur, norte y ecuatorial.

Las corrientes del Océano Pacífico no se conocen tan bien como las del Atlántico, son

más complejas debido a la distribución de los continentes y a la topografía del fondo

oceánico.

La corriente más importante del Pacífico Sur es la del Perú, descubierta en 1802 por

Alexander von Humboldt, por lo que primero, se le llamó de Humboldt. Con rumbo

norte, bordea las aguas subantárticas; su velocidad es relativamente débil, y la masa de

agua transportada no rebasa los 15 o 20 millones de metros cúbicos por segundo,

calculándose su anchura en unos 900 kilómetros.


Olas –Energía Undimotriz
56

Figura 13. Corrientes del Océano Pacífico.

De una manera general, la corriente del Perú está sostenida, tanto en velocidad como en

dirección, por la persistencia, de los vientos que soplan de las regiones del sur a las del

sureste. Es la responsable de mantener temperaturas relativamente bajas, de más o

menos 32°C, a lo largo del litoral peruano durante el verano sureño.

En la Corriente del Perú las aguas superficiales son movidas por un viento fijo que

sopla desde el sur, llevándola mar adentro permitiendo que las aguas del fondo sean

impulsadas hasta la superficie, formándose entonces zonas de surgencia rica en

nutrientes, y por lo tanto, con alta productividad de seres vivos.

En esta corriente se presenta periódicamente un extraño fenómeno al que se le llama

"El niño," el cual ha sido registrado en 1819, 1925, 1931, 1941, 1957, 1972,1976 y

1983, y consiste en que se forma una contracorriente de agua cálida que gira hacia el

sur, ocasionando que la corriente peruana disminuya y se mueva mar adentro, por lo
Olas –Energía Undimotriz
57

que desaparecen las surgencias y, con ello, baja la cantidad de nutrientes y la

productividad del área.

El origen de este fenómeno no ha sido aclarado en su totalidad, y existen dos teorías

para, explicarlo: una sostiene que se debe a los vientos cálidos procedentes del desierto

de Atacama, situado entre Perú y Chile, que calientan el agua que baña a las costas

peruanas, aumentando su temperatura en 4°C; la otra teoría asegura que surge como

consecuencia de perturbaciones que ocurren en las cercanías de Australia e Indonesia,

conocidas como "oscilación austral", y que consisten en un aumento de presión en el

Pacífico sudoccidental y disminución de ella frente a las costas sudamericanas, lo que

estimula la formación de corrientes, que se dirigen al litoral peruano, pero que se

calientan a su paso por el ecuador.

Cualquiera que sea su origen, "El niño" forma una masa de agua caliente que se

desplaza hacia el norte siguiendo la costa americana, y que en 1983 llegó hasta las

costas mexicanas, estadounidenses y canadienses, alterando la productividad del mar y

originando cambios en el clima.

La circulación en el Pacífico Norte es semejante a la del Atlántico Septentrional, siendo

dos las corrientes principales de esta zona: la Corriente del Pacífico Norte, que

comprende un conjunto de movimiento de aguas cálidas de rumbo oriental, a partir del

meridiano 170 este. Esta corriente se bifurca hacia el sudeste pasando entre las islas

Hawai y América y en dirección norte dando origen a otras corrientes más pequeñas

como la de Alaska, la de Behring y la de California, transportando un total de 20 a 35

millones de metros cúbicos de agua por segundo.


Olas –Energía Undimotriz
58

La Corriente de Kuro-Shivo es considerada como la equivalente a la del Golfo en el

Atlántico (responsable del calentamiento de todo el litoral europeo), ya que el Kuro-

Shivo extiende su influencia a la costa asiática y transporta entre 20 y 70 millones de

metros cúbicos de agua por segundo.

De este a oeste, a través de todo el Océano Pacífico, se extiende la masa uniforme de

las aguas ecuatoriales pacíficas que parecen haberse formado a expensas de las aguas

subantárticas y que originan las corrientes Ecuatorial del Norte y Ecuatorial del Sur,

localizándose entre ellas la Corriente Ecuatorial del Centro que se desplaza en sentido

contrario a las anteriores es decir, de oeste a este.

Las corrientes marinas, cuyos movimientos y cambios de lugar se calculan en decenas

de millones de metros cúbicos por segundo, tienen gran importancia en el transporte de

calor y en la relación de la atmósfera con el océano, así como en el desarrollo de la vida

vegetal y animal en las aguas del mar.

¿Cómo aprovechar la energía de las olas con convertidores de columna de agua oscilante?

Los ingenieros Modesto Amundarain y Mikel Alberdi han presentado las dos primeras tesis de la

Universidad del País Vasco (UPV/EHU) sobre el uso de convertidores de columna de agua

oscilante (OWC) para la extracción de energía renovable de las olas. Se trata de la tecnología en

la que se basa la planta que se está construyendo en Mutriku y, según explican estos dos

ingenieros, la más adecuada para aprovechar la energía de las olas en la costa vasca.

Se acaban de presentar dos propuestas para mejorar el funcionamiento de las plantas en las que

se genera energía de las olas. El investigador Amundarain ha desarrollado en su tesis (Control de


Olas –Energía Undimotriz
59

turbo-generadores olamotrices) diversas estrategias para resolver los problemas de control de

estas instalaciones.

Por su parte, Alberdi ha centrado su trabajo, concretamente, en solucionar los problemas de

tensión que se dan con generadores de semejante índole

(Itsasokoolatuenenergiaeraldatzekozentralaren eta sareelektrikoarententsio-

hutsuneenaurreankontrol-estrategiendiseinua eta garapena: Diseño y desarrollo de estrategias

de control ante huecos de tensión de la red eléctrica y la central para la conversión energética de

las olas del mar). A raíz de estas investigaciones, el Departamento de Ingeniería de Sistemas y

Automática de la UPV/EHU, al que Amundarain y Alberdi pertenecen, ha publicado un artículo

en la revista IEEE Transactionson Industrial Electronics.

El sistema OWC

En la tecnología OWC, no son las olas las que mueven las turbinas directamente, sino una masa

de aire comprimido que estas empujan. Se trata de una estructura generalmente ubicada en un

rompeolas, cuya parte superior forma una cámara de aire (de ahí la masa comprimida), y cuya

parte inferior está sumergida en el agua. De esta manera, la turbina aprovecha el movimiento

provocado por la ola tanto cuando viene como cuando se va, y el generador doblemente

alimentado (tanto por el rotor o parte móvil como por el estator o parte fija) al que está acoplada

inyecta la energía en la red.

Uno de los principales problemas que describen y abordan Amundarain y Alberdi se refiere al

denominado comportamiento en pérdida de la turbina. La turbina que se utiliza en estas

instalaciones es de tipo Wells, y, debido a sus características, al chocar una ola

extraordinariamente fuerte, la turbina puede estancarse y girar mucho más lenta de lo normal. Es
Olas –Energía Undimotriz
60

necesario, pues, adecuar la velocidad de la turbina. Asimismo, la investigación busca establecer

la máxima potencia obtenible o poder fijar una potencia de referencia, lo cual está relacionado

también con el control de la turbina.

En busca de las soluciones más eficaces, Amundarain y Alberdi han emulado toda una planta por

ordenador (incluyendo la turbina Wells, que han tenido que construir de cero al no tener ningún

modelo) y han validado sus pruebas experimentalmente. Así, han establecido que la medida más

eficiente consiste en controlar la velocidad de la turbina mediante el generador doblemente

alimentado al que está acoplada.

Se trata de que el mismo generador haga girar la turbina a la velocidad óptima para entregar la

máxima potencia, adecuándola en función de la presión provocada por las olas en cada momento.

Asimismo, han combinado esta medida con el control de flujo de aire, que se basa en una válvula

que se suele encontrar en la cámara de captura de los sistemas OWC y que consiste en controlar

su nivel de apertura en función del flujo de aire.

Los huecos de tensión

Estas dos medidas son válidas para ayudar a solucionar otro problema que han abordado estos

investigadores, principalmente descrito en la tesis de Alberdi: los huecos de tensión en la red, los

cuales provocan desequilibrios en el funcionamiento. Alberdi ha coordinado una serie de

estrategias entre las que se encuentran las arriba mencionadas.

El investigador propone también el control de las potencias activa (la parte que realmente se

consume) y reactiva (la que no se puede consumir) inyectadas en la red de forma desacoplada.

Asimismo, para poder controlar la generación eléctrica sea cual sea el estado de la mar, propone
Olas –Energía Undimotriz
61

vigilar la continuidad de suministro ante un hueco de tensión y hacer uso de un sistema de

generación de referencias.

Respecto a los autores, Modesto Amundarain Ormaza (Plentzia, 1964) y Mikel Alberdi Goitia

(Bilbao, 1965) son ingenieros técnicos en Electricidad (especialidad Electrónica), ingenieros

electrónicos y doctores en Comunicaciones, Electrónica y Control. Ambos son profesores del

Departamento de Ingeniería de Sistemas y Automática de la Escuela Universitaria de Ingeniería

Técnica Industrial de Bilbao (UPV/EHU).

Amundarain ha realizado su tesis bajo la dirección de Aitor José Garrido Hernández y Francisco

Javier Maseda Rego, mientras que Alberdi ha tenido como directores al mismo Aitor José

Garrido Hernández y a Izaskun Garrido Hernández. Los tres directores pertenecen al mismo

departamento que Amundarain y Alberdi.

El oleaje y sus características.

El viento es responsable de la generación del oleaje que se desplaza sobre la superficie del agua

y que juega un rol muy importante en la modificación de la línea costera. Si observamos el mar

durante una tormenta, su superficie parece estar en un estado de confusión y es difícil apreciar

que entre el desorden es posible detectar los diferentes trenes de olas que allí se generan.

Las olas son movimientos ondulatorios, oscilaciones periódicas de la superficie del mar,

formadas por crestas y depresiones que se desplazan horizontalmente.


Olas –Energía Undimotriz
62

Para el estudio de las olas, éstas se dividen en: olas de agua profunda, que no están influenciadas

por el fondo, se mueven independientemente de él y; olas costeras en que por disminución de la

profundidad del agua, su forma y movimiento están afectados por el fondo.

Las olas se caracterizan por su: longitud de onda, período, pendiente, altura, amplitud y

velocidad de propagación, variables físicas y geométricas que se definen a continuación:

Longitud de onda (L): es la distancia horizontal entre dos crestas o dos depresiones sucesivas.

Período (T): es el tiempo, contado en segundos, entre el paso de dos crestas sucesivas por un

mismo punto.

Altura (H): distancia entre la cresta de la ola y el nivel medio del mar.

Pendiente: relación entre la altura y la longitud de onda (H/L).

Amplitud (A): distancia entre la cresta y el valle de la ola.

Velocidad de propagación: V= Longitud de onda/Período

Como las olas son muy variables para analizarlas y describirlas se usan métodos estadísticos.

Así, para la altura, normalmente se refiere a la altura significativa, esto es el promedio de 1/3 de

las olas más altas observadas en una serie en un período de tiempo determinado. En el océano

Atlántico la altura significativa de las olas es de dos metros.

En Chile, por ejemplo en Constitución en el período de otoño-invierno, la altura significativa de

las olas varía de 0.9 a 1.5 metros; en primavera-verano es entre 0.8 y 2.2 metros. En el mismo

lugar, con oleaje de tormenta se observan alturas entre 4 y 5 metros.


Olas –Energía Undimotriz
63

De acuerdo a los registros en la costa de Chile se observa lo siguiente:

Frecuencia de
Altura
observación

Hasta 28% 0.5 - 1.0 metro

60% 1.0 - 2.5 metro

2.5 - 4.0
10%
metros

Más de 4
1-2%
metros.

Con relación al Período (expresado en segundos), el promedio general registrado en las costas

chilenas varía de 8 a 14 segundos, un 10% del oleaje registra período de hasta 16 segundos y

excepcionalmente, de 18 a 20 segundos.

Olas en agua profunda: Producen un movimiento más o menos regular en la superficie del

océano, denominado oleaje, en el cual la altura de la ola es relativamente débil en relación con el

largo de la onda. El oleaje se propaga en el océano por lo general muy lejos del lugar donde se

origina. Este oleaje es teórico y se explica por soluciones matemáticas.

Ola teórica: Un hecho de observación común es que los objetos que flotan en la superficie del

mar simplemente suben y bajan cuando la ola pasa por ellos. Esto ocurre porque las partículas de
Olas –Energía Undimotriz
64

agua responden al paso de la onda y se mueven en órbitas circulares cuyo diámetro disminuye

con la profundidad.

Ola teórica

Esto supone que:

Las partículas de la superficie del mar describen círculos cuyo radio depende de la profundidad.

El diámetro de las trayectorias disminuye con la profundidad y es prácticamente nulo en

profundidad.

El perfil del oleaje corresponde a un trocoide, que es la curva descrita por un punto de un disco

que rueda sobre una recta.

La ola en agua profunda corresponde a una onda de superficie. Al llegar a la costa se transforma

en ola costera, ola de masa.

Trocoide
Olas –Energía Undimotriz
65

A una profundidad igual a la mitad de la longitud de onda, el diámetro de las órbitas de las

partículas de agua es 1/25 veces del diámetro de la superficie y para propósitos prácticos, se

considera este nivel como la máxima profundidad del movimiento del oleaje.

En aguas más profundas que la mitad de la longitud de onda, las partículas orbitantes no entran

en contacto con el fondo oceánico, mientras que a profundidades menores que la mitad de la

longitud de onda, las órbitas son achatadas por la resistencia debida a la fricción, pierden energía

y se dice que la ola "siente el fondo". Se reconoce esta profundidad como el máximo nivel en que

las olas pueden mover partículas y erodar los sedimentos finos del suelo oceánico, se le

llama nivel del oleaje.

Olas reales: Las olas reales se alejan bastante de las olas teóricas, en las áreas donde sopla el

viento que las genera. En las áreas de generación del oleaje hay una agitación aparentemente

anárquica de la superficie. Con vientos sobre 9º Beaufort se observan montañas desordenadas de

agua de alturas muy variables, sobre estas grandes olas se forman otras más pequeñas.

Así, la estructura superficial del océano es el resultado de la superposición de varios trenes de

olas que se interfieren resultando depresiones y cumbres. La interferencia puede dar anulación o

un reforzamiento.

Si la velocidad del viento es mayor a 5 m/seg la altura de la ola crece más rápido que la longitud

de onda, la pendiente aumenta y si sobrepasa el límite, las olas revientan independientemente de

toda influencia del fondo generándose cabritos o corderitos (olas forzadas).

Las áreas de generación poseen espectros de olas muy variadas, de diferente longitud de onda.

Como la velocidad aumenta con la longitud de onda, las olas que salen de esta zona de
Olas –Energía Undimotriz
66

generación no progresan a la misma velocidad. A medida que el oleaje sale de esta área se va

clasificando, simplificando, tomando el aspecto de ondulaciones paralelas y disminuyendo la

pendiente.

Si seguimos las olas desde que el viento las produce en el mar, viajan miles de kilómetros y

rompen finalmente contra la costa.

El desarrollo de las olas se atribuye a tres factores principales:

La velocidad media del viento.

La duración del tiempo en que actúa.

La distancia sobre la que ha soplado (fetch).

Duración
Velocidad del Fetch Altura media
mínima
viento (km/hr) (km) (m)
(hr)

18 2.4 18 0.3

28 6.0 63 0.8

37 10 140 1.5
Olas –Energía Undimotriz
67

46 16 300 2.7

92 69 2600 15

Principales áreas de generación del oleaje:

Son aquellas donde soplan los vientos del Oeste en las zonas templadas de los dos hemisferios.

Las tormentas dan origen a olas del NW y SW, a partir de los 40º de latitud.

Fuera de estas regiones hay sólo un área importante en la generación de olas: el mar de Arabia,

en los meses de junio, julio y agosto, durante el monzón de verano que es muy violento.

Los vientos alisios rara vez generan grandes olas. Los ciclones tropicales generan olas enormes

pero en forma muy irregular. Así, la mayor parte de las olas observadas en las regiones

intertropicales son originarias de las regiones de latitudes más elevadas y son propagadas

libremente sobre miles de kilómetros.

Las regiones que tienen alta frecuencia de ocurrencia de vientos fuertes son en consecuencia, las

regiones principales de generación de olas y corresponden a las zonas de actividad frontal en las

más altas latitudes de ambos hemisferios. El cinturón de tormentas del sur es el área generadora

de olas más clara y definida del mundo porque allí se registran gran cantidad de vientos fuertes

(8-9º Beaufort), son relativamente persistentes en cuanto a ubicación y soplan sobre largas

distancias en el mar.

Con relación al tipo de olas se distinguen los siguientes ambientes de oleaje:


Olas –Energía Undimotriz
68

Ambientes de ola de tormenta: que ocurren en las altas latitudes donde soplan

vientos fuerte frecuentes creando olas altas y de fuerte pendiente. La

dirección dominante de los vientos en estos cinturones templados es Oeste.

La costa oeste de Patagonia es probablemente la más atacada por las olas de tormenta durante

todo el año y contrasta con la costa este donde el ataque es menor.

Las costas en estos lugares poseen acantilados rocosos y plataformas de abrasión. Estas costas

rocosas tienen importancia ecológica y humana porque proveen hábitats adecuados para algunas

algas que están siendo explotadas y para algunas especies de fauna.

Ambiente de olas de costas oeste: olas largas y bajas que se han generado en los cinturones de

tormenta y que posteriormente han disminuído su energía al alejarse de sus áreas de formación.

Su nivel energía es mayor en las latitudes más altas y moderado en los trópicos. Son costas

relativamentre homogéneas del punto de vista del oleaje, exceptuando parte de las costas de

México que pueden estar afectadas por ciclones tropicales; o las costas de la India en que el

oleaje puede ser reforzado por olas generadas por el monzón estacional. El oleaje del SW ocurre

a lo largo de la costa oeste de América desde California a Chile; costa oeste de Africa.

Ambiente de costas este: niveles de energía bajos a moderados, con la excepción de sectores de

costas tropicales afectados por ciclones.

Ambientes protegidos: se trata de costas en las que el oleaje oceánico no penetra porque se

encuentran protegidas por cubiertas de hielo o porque se encuentran localizadas fuera de los

cinturones de tormenta. Generalmente son ambientes de olas de baja energía las costas polares y

los mares cerrados donde hay poco fetch que restringe el desarrollo de la ola.
Olas –Energía Undimotriz
69

6.2.2 Las olas en la costa.

Cuando la profundidad es inferior a la mitad de la longitud de onda, la ola empieza a ser

influenciada por el fondo que la hace sufrir deformaciones, que son independientes de la

dirección de propagación y ocurre la rompiente. Otras deformaciones consisten en la

modificación de la dirección de propagación, las cuales generan fenómenos

de: refracción; reflexión; difracción.

La figura muestra que en el proceso de refracción, las ortogonales dibujadas

perpendicularmente a las líneas de crestas de las olas, tienden a converger en

algunas áreas y a divergir en otras, según sea la topografía submarina. En aguas

profundas las ortogonales de la ola están separadas por distancias iguales separando segmentos

de igual energía. En las proximidades de una saliente, la energía se acrecienta en los segmentos

que se achican. Al entrar en una bahía las ortogonales se alejan unas de otras, los segmentos se

agrandan, hay disipación de la energía de la ola. De esta manera la energía de la ola se disipa en

las bahías y se concentra en las salientes; la topografía irregular del fondo marino refracta el

oleaje de manera compleja y se producen variaciones de la energía y de la altura de la ola.

6.2.3 Corrientes inducidas por el oleaje.

El oleaje en la costa también genera corrientes que influyen considerablemente en el

movimiento de los materiales sedimentarios a lo largo del litoral y es una causa

fundamental de la erosión o progradación de la costa.


Olas –Energía Undimotriz
70

La corriente de deriva litoral: se produce cuando las olas llegan oblicuas a una costa

rectilínea, generalmente en ángulo inferior a 10º (el ángulo nunca puede ser mayor

debido a la refracción), esto da nacimiento a una corriente paralela al litoral, entre la

zona de rompiente y la orilla. La velocidad de la deriva es mínima fuera de la zona de

rompiente, lo que demuestra claramente que es inducida por el oleaje y no puede ser

atribuida a corrientes oceánicas o corrientes de marea.

En esta figura se observa que los sedimentos describen trayectorias en zig-zag; al

reventar la ola el flujo es oblicuo, pero el reflujo desciende perpendicular a la orilla

por la línea de mayor pendiente. Uno de los rasgos geomorfológicos de este transporte

son las barras en la desembocadura de los ríos o la formación de flechas unidas a una

punta rocosa.

La velocidad de la deriva depende de: la altura de la rompiente, el período y ángulo de

incidencia de las olas, la pendiente y rugosidad de la playa.


Olas –Energía Undimotriz
71

Las corrientes

perpendiculares a la

costa (rip-current o

corrientes de retorno),

consisten en que el agua

que ha sido llevada

hacia la playa por la

rompiente se devuelve como una corriente de retorno muy localizada, desgarrando la

zona de rompiente en sectores de hasta 30 metros de ancho, y que se dispersa más allá

de la rompiente. Ocurren frecuentemente en lugares de encuentro de dos derivas

litorales que se devuelven hacia el mar por una corriente perpendicular. Dichas

corrientes son angostas (15-30 metros), perpendiculares a la orilla y comprometen la

columna de agua; su velocidad es uno a dos nudos (8 km/hora) y se caracterizan por

sus aguas turbulentas cargadas en materiales finos en suspensión, siendo muy

peligrosas para los bañistas.


Olas –Energía Undimotriz
72

Velocidad de RipCurrents en m/s.

Después de
Cerca de la
Medio la
playa
rompiente

Con viento de 4 a 6 m/s.

Superficie 0.1 0.1 0.0

1 m de profundidad 0.3 0.3 0.2

Cerca del fondo 0.8 0.6 0.4

Con viento de 20 a 24 m/s.

Superficie 5.5 3.0 2.2

2 m de profundidad 7.2 5.8 3.6

Cerca del fondo 10.8 8.6 5.9

El sistema de circulación costera produce un intercambio continuo de agua entre la

zona de rompiente y la de aguas libres, actuando como un mecanismo de distribución

de nutrientes y de dispersión para el escurrimiento terrestre.

6.2.4 Las marejadas o bravezas.

Se trata de olas excepcionales generadas por tempestades. Son olas altas que ocurren en

momentos en que por un período de varias horas el mar alcanza un nivel más alto que el de
Olas –Energía Undimotriz
73

costumbre debido a las condiciones tiempo de una tormenta. Los principales factores

condicionantes son:

La presión atmosférica baja debido a la perturbación atmosférica; la columna de aire pesa menos

y cuando la presión atmosférica desciende 1 milibar (1 hectopascal), el nivel del mar sube

aproximadamente un centímetro.

Los vientos que soplan en dirección de la costa tienden a acumular agua en el borde litoral. Por

ejemplo, un viento de 80 km/hr soplando durante doce horas puede producir una elevación de

hasta un metro en el nivel del mar.

Amplitud fuerte de la marea (exageración del nivel del mar).

Como resultado de lo anterior, el nivel del mar puede estar varios metros encima de su nivel

habitual. Los casos extremos se dan en sitios en los cuales suelen producirse tifones (con valores

de presión bajo 900 mb), como ocurre en las latitudes tropicales, mar Caribe, Africa oriental; que

sufren inundación en sus costas.

En el litoral de Chile, este tipo de olas de 4 a 6 metros de altura, recibe el nombre de bravezas o

marejadas. Ejemplos de tres bravezas excepcionales ocurridas en Chile: 2-4 Junio de 1924; 9

Agosto de 1929; 25 Julio de 1968; las tres fueron importantes por su duración y por la elevación

del nivel del mar, generándose grandes olas que provocaron fenómenos de inundación y

desplazamiento de enormes bloques graníticos de los acantilados costeros. Según los registros,

este tipo de fenómeno excepcional ocurre con frecuencia de 3 a 4 en un siglo provocando riesgo

de inundación para los asentamientos humanos, además de los efectos geomorfológicos descritos

que hacen evolucionar las costas.


Olas –Energía Undimotriz
74

¿Cuál es la diferencia entre ola y tsunami?

La diferencia entre ola y tsunami es que la ola es producida por la fricción del viento sobre la

superficie marina; y el tsunami es producido por movimientos de las placas tectónicas en el

fondo de los océanos y también por actividad volcánica submarina.

La importancia de saber cuánta energía generan las olas

Es más fácil predecir un oleaje óptimo que unas ráfagas de viento apropiadas.

La intermitencia es uno de los problemas de las energías renovables, incluida la marina: a veces,

abunda; otras veces, escasea. De ahí que, para gestionar adecuadamente la energía del mar e

integrarla en la red eléctrica, convenga saber cuándo traerán suficiente fuerza las olas.
Olas –Energía Undimotriz
75

La revista OceanEngineering publicó recientemente un artículo del citado grupo —”Short-

termforecasting of the wave energy flux: Analogues, randomforests, and physics-

basedmodels”— con los detalles del proyecto.

La energía marina tiene un gran potencial de futuro, según los expertos, pero hay que recorrer

todavía un largo camino hasta su aprovechamiento masivo. Pese al problema de la intermitencia,

la energía de las olas tiene una ventaja con respecto, por ejemplo, a la eólica: es más fácil

predecir un oleaje óptimo que unas ráfagas de viento apropiadas. Por eso, tan importante como

contar con prototipos eficientes para el aprovechamiento de la energía undimutriz es saber cuánta

energía traerán las olas dentro de unas horas. Conociendo dicho dato, se puede insertar mejor la

energía producida por las olas en la red eléctrica, y, de paso, aumentar el consumo de energía

renovable.

El grupo EOLO (UPV/EHU) ha desarrollado varios modelos de predicción de la cantidad de

energía undimutriz para el golfo de Bizkaia, utilizando para ello la técnica denominada

randomforests (bosques aleatorios). “Randomforests (RF) es un algoritmo desarrollado durante

los últimos años en el campo del Machine learning. La base de los RF son los llamados ‘árboles

de regresión’, en los que las variables de entrada se consideran raíces y los de salida, hojas. De

ahí la denominación ‘árbol’. El randomforest es un desarrollo de los árboles de regresión que, en

lugar de un solo árbol, utiliza muchos (por lo general, más de mil), formando un ‘bosque’ o

selva”, aclara Gabriel Ibarra, del grupo EOLO.

Según el citado investigador, los modelos desarrollados por su grupo son más fiables que otros

ya existentes para las predicciones a tres-dieciséis horas vista. Los modelos de EOLO están

basados en una serie histórica de mediciones que comparan entre sí los niveles de energía de las
Olas –Energía Undimotriz
76

olas en un momento dado y los que se prevén para dentro de algunas horas. La medición se

realiza mediante boyas, de las que cinco están instaladas en el golfo de Bizkaia, tres cerca de la

costa gallega y dos en mar abierto. El organismo Puertos del Estado se encarga del

mantenimiento de las boyas instaladas en Galiia y el servicio meteorológico británico

(MetOffice) de las de mar abierto.

Dos son las prioridades del grupo EOLO de cara al futuro: por una parte, acceder en tiempo real

a los datos del modelo meteorológico WRF (WeatherResearch and Forecasting), que le servirán

para mejorar los resultados actuales; por otra, continuar investigando los escenarios climáticos

que puedan producirse en el futuro. Y es que el cambio climático afecta también al oleaje, así

como a los temporales que, con cierta frecuencia, azotan la costa vasca. En opinión de los

miembros de EOLO, es importante saber qué evolución tendrá la energía marina las próximas

décadas. Ese es, precisamente, el eje de su esfuerzo investigador. En cualquier caso, las

investigaciones sobre la predicción de la energía de las olas no han hecho más que comenzar, y

no han llegado todavía a la fase operativa, es decir, no se aplican directamente.

La primera instalación operativa para el aprovechamiento de la energía marina se erigió en

Portugal en el 2008. En el País Vasco se inauguró en el 2011 una pequeña instalación en

Mutriku. La central de Mutriku funciona con tecnología OWC, y envía a la red eléctrica la

energía que produce. Por otra parte, la plataforma BIMEP (Biscay Marine Energy Platform),

dependiente de EVE, creará en breve una plataforma de ensayos para probar prototipos con

actividad de olas real.


Olas –Energía Undimotriz
77

Conclusiones

 La energía undimotriz es una energía limpia, renovable, muy silenciosa y de poco o ningún

impacto ambiental y visual.

 La viabilidad económica presenta unas inversiones iniciales altas y periodos

de amortización altos. La misma depende de los niveles de las tarifas eléctricas.

 La energía se obtiene de forma local, por lo que es autónoma y continua.

 A pesar de lo relativamente nuevo de este tipo de energía, su evolución avanza rápidamente con

la aplicación de las nuevas tecnologías.

 La maquinaria necesaria para convertir el lento movimiento de las olas en electricidad es costosa

e implica inversiones adicionales como la logística para su construcción, operación y

mantenimiento.

RECOMENDACIONES

 Implementar estos métodos de energía para los países subdesarrollados de origen


costero.
 Mejorar la economía en zonas marginadas, y permitir el avance tecnológico por un
medio que la mayoría de zonas tienen, el mar.
Olas –Energía Undimotriz
78

BIBLIOGRAFIA

 Referencia electrónica:

 https://riull.ull.es/xmlui/bitstream/handle/915/2522/APROVECHAMIENTO%20DE%20LA%20EN

ERGIA%20DELAS%20OLAS%20-%20ENERGIA%20UNDIMOTRIZ.pdf?sequence=1

 Anexo