Está en la página 1de 11

ADMINISTRACIÓN

Y NEGOCIOS

TITULO PORTADA TRABAJO

Ejemplo de subtítulo

NOMBRE:
CARRERA:
ASIGNATURA:
PROFESOR:
FECHA:
1 Introducción
Este es un texto de ejemplo Este es un texto de ejemplo Este es un texto de ejemplo Este es un texto de
ejemplo Este es un texto de ejemplo Este es un texto de ejemplo Este es un texto de ejemplo Este es un
texto de ejemplo Este es un texto de ejemplo Este es un texto de ejemplo Este es un texto de ejemplo Este
es un texto de ejemplo Este es un texto de ejemplo Este es un texto de ejemplo Este es un texto de ejemplo
Este es un texto de ejemplo Este es un texto de ejemplo Este es un texto de ejemplo Este es un texto de
ejemplo Este es un texto de ejemplo Este es un texto de ejemplo Este es un texto de ejemplo Este es un
texto de ejemplo Este es un texto de ejemplo
2 Energía eólica

2.1 Historia

Hoy en día la energía eólica es una de las fuentes de energía renovable mas utilizada y que mayor
desarrollo técnico ha logrado durante las últimas décadas.
El uso y el aprovechamiento de la energía eólica son muy antiguos por el hombre. Las primeras
evidencias de la utilización del viento se remontan a 3000 A.C donde usaban barcos a vela en el
Nilo para trasladarse y en el siglo XVII A.C durante el reinado de Hammurabi en Babilonia
utilizaban un sistema de riego basado en molinos de viento para el bombeo de agua. Por eso,
vamos a retroceder en el tiempo y aprender un poco más sobre la historia de la energía eólica.

2.2 Orígenes

Hacia el año 1000 de nuestra era los primeros molinos de viento son usados en el Medio Oriente
y durante los finales de la edad media se comenzaron a utilizar equipos mecánicos de energía
eólica en Europa.

Estos equipos o molinos se popularizaron en especial en Holanda donde a partir de mitad del
siglo XIV se la empleaba para desecar pantanos y lagunas además para la molienda de granos,
eran molinos multipala, bastantes lentos.

Los modelos predecesores de los actuales surgen en el siglo XX y los primeros fueron fabricados
por Jacobs para la generación de electricidad en zonas rurales, con equipos de 3 KW durante la
década del 30 en EE.UU. En 1940 aparecen los primeros molinos de vientos grandes y más
rápidos con una capacidad de generación de 1 MW.
El siguiente hito importante en la historia de la energía eólica ocurre en la década del 70 cuando
se desencadena la crisis del petróleo vuelve a resurgir esta tecnología y progresivamente no
detuvo su crecimiento y uso en todo el mundo hasta la actualidad.
En estas dos últimas décadas se ha avanzado mucho tecnológicamente y se han logrado equipos
muy eficientes con una gran capacidad de producción de energía limpia no solo en tierra sino
también en el mar.

Primera máquina eólica


3 Aerogeneradores, partes y tipos de aerogeneradores
3.1 Aerogenerador

Un aerogenerador es un generador eléctrico que funciona convirtiendo la energía cinética del


viento en energía mecánica a través de una hélice y en energía eléctrica gracias a un alternador.
Sus precedentes directos son los molinos de viento que se empleaban para la molienda y
obtención de harina.
En este caso, la energía eólica ,en realidad la energía cinética del aire en movimiento, proporciona
energía mecánica a un rotor hélice que, a través de un sistema de transmisión mecánico, hace
girar el rotor de un generador, normalmente un alternador trifásico, que convierte la energía
mecánica rotacional en energía eléctrica.
Existen diferentes tipos de aerogeneradores, dependiendo de su potencia, la disposición de su eje
de rotación
Los aerogeneradores pueden trabajar de manera aislada o agrupados en parques eólicos o
plantas de generación eólica, distanciados unos de otros, en función del impacto ambiental y de
las turbulencias generadas por el movimiento de las palas.
Para aportar energía a la red eléctrica, los aerogeneradores deben estar dotados de un sistema
de sincronización para que la frecuencia de la corriente generada se mantenga perfectamente
sincronizada con la frecuencia de la red.
Las máquinas eólicas encargadas de este fin se llaman aerogeneradores, Aero turbinas o turbinas
eólicas. En definitiva, los aerogeneradores transforman la energía mecánica del viento en energía
eléctrica.

3.2 Partes del aerogeneradores

Torre: Es el elemento de sujeción y el que sitúa el rotor y los mecanismos que lo acompañan a
la altura idónea. Está construida sobre una base de hormigón armado (cimentación) y fijado a
ésta con pernos. La torre tiene forma tubular y debe ser suficientemente resistente para aguantar
todo el peso y los esfuerzos del viento, la nieve, etc.

El rotor: Es el elemento que capta la energía del viento y la transforma en energía mecánica.
A su vez, el rotor se compone de tres partes fundamentales: las palas (que capturan la energía
contenida en el viento), el eje (que transmite el movimiento giratorio de las palas al
aerogenerador) y el buje (que fija las palas al eje de baja velocidad)

Góndola: Es la estructura en la que se resguardan los elementos básicos de transformación


de la energía, es decir: multiplicador, eje del rotor, generador y sistemas auxiliares

Multiplicador: Es un elemento conectado al rotor que multiplica la velocidad de rotación del


eje (unas 50 veces)

Sistema hidráulico: Utilizado para restaurar los frenos aerodinámicos del aerogenerador.
Eje de alta velocidad: Gira aproximadamente a 1.500 revoluciones por minuto (r.p.m.), lo
que permite el funcionamiento del generador eléctrico. Está equipado con un freno de disco
mecánico de emergencia

Generador: La función del generador es transformar la energía mecánica en energía


eléctrica

Mecanismo de orientación: Activado por el controlador electrónico, que vigila la


dirección del viento utilizando la veleta.

Controlador electrónico: Tiene un ordenador que continuamente monitoriza las


condiciones del aerogenerador y que controla el mecanismo de orientación.

Unidad de refrigeración: Contiene un ventilador eléctrico utilizado para enfriar el


generador eléctrico. Además, contiene una unidad de refrigeración de aceite empleada para
enfriar el aceite del multiplicador. Algunas turbinas tienen generadores enfriados por agua.

Anemómetro y la veleta: Se utilizan para medir la velocidad y la dirección del viento. Las
señales electrónicas del anemómetro son utilizadas por el controlador electrónico del
aerogenerador

3.3 Tipos de aerogeneradores

Aerogeneradores de eje horizontal: son los más utilizados. Deben mantenerse paralelos
al viento, lo que exige una orientación previa, de modo que éste incida sobre las palas y haga girar
el eje. Estos aerogeneradores pueden ser:

Potencia baja o media: (0 a 50 kW): Suelen tener muchas palas (hasta veinticuatro). Se
utilizan en el medio rural y como complemento para viviendas.

Alta potencia: (más de 50 kW): Suelen tener como máximo cuatro palas de perfil aerodinámico,
aunque normalmente tienen tres. Necesitan vientos de más de 5 m/s. Tiene uso industrial,
disponiéndose en parques o centrales eólicas

Aerogeneradores de eje horizontal


Aerogeneradores de eje vertical: Su desarrollo tecnológico está menos avanzado que las
anteriores y su uso es escaso, aunque tiene perspectivas de crecimiento. No necesitan orientación
y ofrecen menos resistencia al viento.
El funcionamiento de este tipo de aerogeneradores es similar al de los de eje horizontal. El viento
incide sobre las palas del aerogenerador y lo hace girar, este movimiento de rotación se transmite
al generador a través de un sistema multiplicador de velocidad. El generador producirá corriente
eléctrica que se deriva hasta las líneas de transporte. Para asegurar en todo momento el
suministro eléctrico, es necesario disponer de acumuladores.

3.4 Control de potencia


En general, los aerogeneradores modernos de eje horizontal se diseñan para trabajar con velocidades
del viento que varían entre 3 y 25 m/s de promedio. La primera es la llamada velocidad de conexión y
la segunda la velocidad de corte.
El aerogenerador comienza produciendo energía eléctrica cuando la velocidad del viento supera la
velocidad de conexión y, a medida que la velocidad del viento aumenta, la potencia generada es mayor,
siguiendo la llamada curva de potencia.
Es necesario un sistema de control de las velocidades de rotación para que, en caso de vientos
excesivamente fuertes, que podrían poner en peligro la instalación, haga girar el rotor de tal forma que
las palas presenten la mínima oposición al viento, con lo que la máquina se detendría.

3.5 Como se produce y se obtiene


La energía del viento está relacionada con el movimiento de las masas de aire que se desplazan
desde zonas de alta presión atmosférica hacia zonas adyacentes de menor presión, con
velocidades proporcionales al gradiente de presión.
Los vientos se generan a causa del calentamiento no uniforme de la superficie terrestre debido a
la radiación solar
Durante el día, los continentes transfieren una mayor cantidad de energía solar al aire que las
masas de agua, haciendo que este se caliente y se expanda, por lo que se vuelve menos denso y
se eleva.
El aire más frío y pesado que proviene de los mares, océanos y grandes lagos se pone en
movimiento para ocupar el lugar dejado por el aire caliente.
Para poder aprovechar la energía eólica es importante conocer las variaciones diurnas, nocturnas
y estacionales de los vientos.
Para poder utilizar la energía del viento, es necesario que este alcance una velocidad mínima que
depende del aerogenerador que se vaya a utilizar pero que suele empezar entre los 3 m/s
(10 km/h) y los 4 m/s (14,4 km/h)
La energía del viento se aprovecha mediante el uso de máquinas eólicas o aeromotores capaces
de transformar la energía eólica en energía mecánica de rotación utilizable, ya sea para accionar
directamente las máquinas operatrices o para la producción de energía eléctrica.
Una turbina eólica o aerogenerador es una máquina que transforma la energía del viento en
energía eléctrica aprovechable mediante unas aspas oblicuas unidas a un eje común.
El eje giratorio puede conectarse a varios tipos de maquinaria para moler grano molinos, bombear
agua o generar electricidad.
3.6 Micro generación de energía eólica
La micro generación de energía eólica consiste en pequeños sistemas de generación de hasta 50 kW
de potencia

En comunidades remotas y aislada, que tradicionalmente han utilizado generadores diésel, su uso
supone una buena alternativa.
También es empleada cada vez con más frecuencia por hogares que instalan estos sistemas para
reducir o eliminar su dependencia de la red eléctrica por razones económicas, así como para reducir
su impacto medioambiental y su huella de carbono.
Este tipo de pequeñas turbinas se han venido usando desde hace varias décadas en áreas remotas
junto a sistemas de almacenamiento mediante baterías.

Aerogeneradores horizontales

Las pequeñas turbinas aerogeneradores conectadas a la red eléctrica pueden utilizar también lo que
se conoce como almacenamiento en la propia red, reemplazando la energía comprada de la red por
energía producida localmente, cuando esto es posible.

La energía sobrante producidas por los micro generadores domésticos puede, en algunos países, ser
vertida a la red para su venta a la compañía eléctrica
Los sistemas desconectados de la red pueden adaptarse a la intermitencia del viento, utilizar baterías,
como pueden ser parquímetros, señales de tráfico iluminadas, alumbrado público, o sistemas de
telecomunicaciones pueden ser también alimentados mediante un pequeño aerogenerador,
generalmente junto a un sistema fotovoltaico que cargue unas pequeñas baterías, eliminando la
necesidad de la conexión a la red.
La generación distribuida procedente de energías renovables se ha incrementado en los últimos años,
como consecuencia de la mayor concienciación acerca de la influencia del ser humano en el cambio
climático.
4 Ventajas y desventajas

4.1 Ventajas terrestres

Las ventajas principales que nos ofrece esta energía son fundamentalmente las que afectan a:
Medioambiente: el aire es un recurso inagotable y la energía que produce es limpia y no contamina.
Evita la emisión de miles de toneladas de dióxido de carbono a la atmósfera, por lo que es un
elemento de suma importancia para ponerle freno al cambio climático.
Economía: La producción de esta energía implica la generación de más puestos de trabajo que la
convencional e incrementa la creación de trabajadores indirectos. Además, por algo conocido
como la transferencia de rentas se incrementa el PIB.
Otras ventajas: No es necesario importarla pues se trata de una energía de carácter local. Se
ahorra en la adquisición de combustible.

Es limpia. El poder del viento no produce desechos peligrosos, ni contribuye al calentamiento


global.

Es económica. Con los precios actuales del gas y del petróleo, la generación de electricidad
mediante el poder del viento es altamente competitiva. Con esta misma línea coincide
Greenpeace, quienes expresan que la energía eólica “es una poderosa fuente de energía global,
accesible y viable que es capaz de sustituir a los combustibles fósiles y otras fuentes
contaminantes.”

4.2 Desventajas terrestres

La principal desventaja de la energía eólica es nuestra incapacidad para controlar el viento. Al


ser una energía menos predecible no puede ser utilizada como única fuente de generación
eléctrica.

Esta situación no es la única desventaja a la que se enfrenta la energía eólica. Hay varios
factores de tipo técnico y medioambiental, como los siguientes:

• Vulnerabilidad a los huecos de tensión. Uno de los mayores inconvenientes de los


aerogeneradores es el llamado ‘hueco de tensión' (reducción brusca de la tensión en una fase
de la red eléctrica, seguida de una vuelta a los valores normales, todo ello en milisegundos). Las
protecciones de los aerogeneradores con motores de jaula de ardilla se desconectan de la red
para evitar ser dañados y, por tanto, provocan falta de suministro.

• Impacto medioambiental. Los parques eólicos suelen ocupar grandes espacios y se localizan
en parajes naturales transformando el paisaje original. Es necesario realizar estudios de impacto
ambiental previos para evitar que perjudiquen a las aves migratorias o al paisaje.
4.3 Ventajas en el mar

Uno de los aspectos más llamativos de la energía eólica es la frecuencia del viento ya que en alta
mar suele aumentar en un 40% y son mucho más regulares que en tierra. Esto implica que la
energía eólica en alta mar es mucho más productiva que los parques eólicos terrestres.
Otra de las ventajas que supone el parque eólico en el mar es que resulta mucho más sencillo
trasladar los aerogeneradores en barco que en camiones

Además, entre sus ventajas también podemos citar el menor impacto paisajístico y visual que
producen los parques eólicos marinos (deben estar, al menos, a 3 kilómetros de la costa).

Por otro lado, al colocar los aerogeneradores en el mar se evitan todos los problemas para que
la energía de viento llegue a estos generadores. Estos problemas se pueden deber a accidentes
geográficos (colinas, cordillera, etc.) o al efecto del hombre (edificios, construcciones que
pueden obstruir el correcto paso del viento hacia los aerogeneradores.

4.4 Desventajas en el mar.

La gran desventaja de los parques eólicos en alta mar son los costes de construcción, ya que
aumenta la dificultad, lo que puede suponer que se eleven al doble los gastos a lo que supondría
su instalación en la tierra a pesar de tener la misma capacidad.
Otra desventaja es que todavía está en progreso este tipo de energía renovable, podríamos decir
que todavía no ha madurado y poco a poco se van conociendo nuevos avances tecnológicos que
pueden suponer grandes cambios en las instalaciones que las harán mucho más viables.
El coste también aumenta debida a que se necesita construir un sistema de “cableado” bajo el
fondo marino que sea capaz de llevar la energía proporcionada por los aerogeneradores marinos
hasta la costa.
Aún no se sabe a ciencia cierta, pero es posible que las turbinas y los ruidos de los procesos para
conseguir energía eólica provoquen cambios en los ecosistemas de la zona. Esto puede ser bueno
en el caso de las aves que evitan este tipo de construcciones, pero también tener aspectos
negativos, al provocar la migración de especies acuáticas que vivían en la zona donde se han
instalado los aerogeneradores.
5 Energía eólica en Centroamérica y Sudamérica

5.1 Energía eólica en Sudamérica

El desarrollo de la energía eólica en los países de Centroamérica Sudamérica está en sus


inicios. La capacidad conjunta instalada en ellos, llega a los 4709 MW.
El desglose de potencia instalada por países se explicará en la siguiente tabla

Países Potencia
Brasil 3456 MW
Uruguay 1236 MW
Chile 335 MW
Argentina 218 MW
Costa Rica 148 MW
Nicaragua 146 MW
Honduras 102 MW
Caribe 191 MW
Otros 54 MW