Está en la página 1de 8

¿Cómo se formó la Tierra?

La Tierra es uno de los ocho planetas del Sistema Solar, el tercero en el orden de las distancias al Sol y el quinto
por su tamaño. Dista del Sol 149.476.000 Km. y tiene una atmósfera intermedia entre las de Venus y Marte,
compuesta principalmente por nitrógeno y oxígeno.
Establecidas sus principales características y disposición con respecto al Universo, hoy nos preguntamos ¿cómo se
formó la Tierra?

Teorías sobre el origen de la Tierra

Se han propuesto dos tipos de teorías sobre el origen de la Tierra según se consideren situaciones catastróficas o
no (también llamadas respectivamente binarias y unitarias). En las teorías binarias o catastrofistas se plantean
explicaciones en las que se incluyen fuerzas externas al Sistema Solar; donde intervienen otros objetos
celestes además del Sol, mientras que en las teorías unitarias, no.
Las teorías unitarias, denominadas también naturales o evolutivas, sostienen que los sistemas planetarios son
parte de la historia evolutiva de algunas estrellas.

Estas explicaciones se realizan de dos formas: una explicación es la formación simultánea del Sol y los planetas,
mientras que la otra plantea que el sistema de los planetas nació del Sol. Es decir, que el Sol se originó primero y,
de éste, se originaron luego los planetas.
Las teorías unitarias son conocidas como hipótesis nebulares y fueron propuestas por el filósofo alemán Inmanuel
Kant (1.724–1.804) y el matemático francés Simón Laplace (1.749 – 1.827).

Explicación más aceptada por la ciencia

La Tierra que conocemos tiene un aspecto muy distinto del que tenía poco después de su nacimiento, hace unos
4.470 millones de años. Entonces era un amasijo de rocas conglomeradas cuyo interior se calentó, fundiendo todo
el planeta.
Y es que los planetas del Sistema Solar, como la Tierra, fueron creados por las colisiones entre planetas enanos en
órbita alrededor de esta estrella central (el Sol) recién nacida. En las colisiones, los planetas pequeños se funden y
forman astros cada vez más grandes.
La Tierra y la Luna son el resultado de una de estas colisiones entre dos gigantescos planetas del tamaño
de Marte y Venus. Los dos planetas chocaron en un momento en que ambos tenían un núcleo de metal
(hierro) y un manto de silicatos que los rodea (roca).
Por tanto, la Tierra se formó al mismo tiempo que el Sol. Adquirió su atmósfera a través de purificar los
gases de los volcanes en erupción. Asimismo, cuando la temperatura descendió por debajo del punto de
ebullición del agua, se formaron los primeros océanos. La primera atmósfera terrestre, según la teoría
convencional, estaba formada por metano, amoniaco, dióxido de carbono y agua.

Aparición de la vida en la Tierra


La Tierra es el único astro conocido hasta nuestros días donde la química de la vida se ha desarrollado a
un nivel lo suficientemente complejo como para permitir la aparición del ser humano.
Sin embargo, los primeros seres vivos aparecidos en la Tierra una vez formada fueron organismos
procariontes (no contienen membranas internas que separen al núcleo del citoplasma), durante una época
primitiva (4.600 a 2.600 millones de años atrás), cuando la atmósfera no tenía oxígeno o cuando la
concentración de éste era muy reducida.
LAS LEYES DE KEPLER

La primera ley de Kepler que el sol ocupa una posición "privilegiada" y son los planetas, entre ellos la Tierra, los que giran
en torno a él. Con esta ley, Kepler demostró la falsedad de la teoría egocéntrica que persistió durante muchos años. El avance
más significativo en la compresión de la gran maquinaria celeste está dado en las dos últimas leyes, que se relaciona más
entre sí y que, sin embargo, tienen el valor más teórico que mundano. Ambas fortalecen la propuesta de kepler de un sistema
solar con los planetas de órbitas elípticas. La segunda ley de kepler proporciona sentido simétrico al movimiento de los
planetas, mientras la tercera ley ofrece una forma precisa para calcular posiciones planetarias al partir de periodos
y viceversa. La relevancia de las tres leyes de Kepler es innegable, pues el posicionamiento de satélites artificiales, el cálculo
de trayectoria de los cometas la trayectoria de sondas espaciales así como simples predicciones de eclipse son tan solo
algunos ejemplos delos aplicaciones de este importante trabajo logrado en el siglo XVII.

TEORIA DE KANT

Para ver el gráfico seleccione la opción "Descargar" del menú superior. En 1775, el filósofo alemán Emmanuel Kant

Propuso la idea sobre el origen de los planetas y del Sol a partir de una gran nebulosidad que el achartarse y contraerse formó
los meteoros que originaron a los planetas. De la concentración central de esa nebulosa se formó nuestro sol.
TEORIA LAPLACE

Para ver el gráfico seleccione la opción "Descargar" del menú superior. En 1776, el astrónomo y matemático francés Pierre
Simon Laplace, propuso su teoría sobre el origen del Sol y los planetas, también basada sobre una gran nebulosa. Por esta
razón, ha sido identificada como Teoría de Kant y Laplace.

Esta teoría explica que el sistema solar se originó por condensación de una nebulosa de rotación que se contrajo por
la acción de la fuerza de su propia gravedad, adoptando la forma de un disco con una concentración superior en el núcleo.
La nebulosa se tornó inestable al adquirir mayor velocidad de rotación y en las capas externas se originaron anillos
concéntricos que al separarse formaron los planetas y los satélites, en tanto que el centro de las nubes se formó el Sol. Dado
que la nebulosa giraba en una misma dirección alrededor de su eje, todos los planetas quedaron girando alrededor del Solen
ese mismo sentido. Actualmente, una manera de ver la teoría de Kant y Laplace del sistema sola se formaron hace 4 660
millones de años de una nube de gas, polvo y oras partículas llamadas Nube primordial compuesta de hidrógeno,
helio, carbono, nitrógeno y oxígeno. Se especula que el cataclismo de una vecina

Explosión en supernova

De una estrella apartó una nube de gas y polvo para formar el Sol y los planetas. Los inicios de ellos se encuentran el diferencia
se Isótopos (Átomos del mismo elemento con diferentes pesos atómicos) de los meteoritos con respecto a los que
se encuentran en la Tierra. Esa nube gaseosa se aplanó y Condenso Como consecuencia de su rotación, formando en su parte
central un Protosol, es decir, un sol en formación. Esa parte central que formaba al protosol se condensó y calentó hasta
propiciar una Combustión nuclear De esa manera se formó el sol en cuyo núcleo hay una transformación permanente de
materia de energía. Conforme el sol pudio situarse en la parte central de la masa gaseosa, otras porciones ubicadas a
diferentes distancias fueron agregándose para formar los planetas.

TEORIA DE LA ACRECIÓN

Observaciones del programa especial Apolo han fortalecido de la Teoría de la acreción propuesto por el geofísico ruso Otto
Schmidl

En 1944. La teoría de la acreción explica que los planetas se crearon de manera al tamaño mediante la acumulación de polvo
cósmico. La tierra después de estratificarse un núcleo, manto y corteza por el proceso de acreción, fue bombardeada en
forma masiva por meteorito y restos de asteroides. Este proceso generó un inmenso calor interior que fundió el polvo
cósmico que, reacuerdo con los geólogos, provoco la erupción de los volcanes. Su manera de posibilidad de que al formarse
la corteza tenía una elevada temperatura por lo que se encontraba fundida y era semilíquida. Pero al enfriarse permitió que
el vapor de agua que por Vulcanismo procedía de su interior--. Se condensara y empezara a formar los océano junto con el
agua de las torrenciales lluvias. La emanación de los gases de su interior posiblemente originó una atmósfera secundaria
compuesta por metano (CH4), amoniaco (NH), bióxido de carbono (CO2)monóxido de carbono (CO), ácido sulfhídrico (SH2),
vapor de agua (H2O) e hidrógeno(H2)

El Planeta Tierra es parte de un sistema planetario denominado Sistema Solar. Así, el origen de cada uno delos planetas que
forman este sistema debe relacionarse con algunos eventos de trascendencia mayor. Para explicar fenómenos de tanta
envergadura como el origen del Sistema Solar o de cada uno de los planetas, siempre se encuentran hipótesis (afirmaciones
basadas en conocimiento previo que explican un fenómeno) alternativas. Una de las hipótesis más aceptadas sobre el origen
del. Sistema Solar (sol y planetas) es la conocida teoría del Big-Bang o "hipótesis nebular”. En síntesis, y en forma
muy simplificada, esta hipótesis sostiene que en "algún tiempo" anterior a unos 4.500millones de años atrás el Sistema Solar
en formación, no era sino que una "nebulosa" de polvo cósmico y gases. Dicha nebulosa se habría formado producto de la
explosión (Big-Bang) de una supernova(técnicamente una supernova ocurre cuando una estrella particular quema
su material nuclear, de modo que su fuerza gravitacional deja de ser balanceada por la energía nuclear).Es posible que el
inicio del Sistema Solar haya ocurrido a continuación de tal explosión (el planeta Tierra es, así, uno de los productos de la
muerte de una gran estrella).Habiéndose formado la "nebulosa" producto de la explosión del Big-Bang, necesariamente se
inicia un proceso de contracción del polvo cósmico y gases, producto de la fuerza gravitacional de las partículas. Así, es
posible pensar que comienza la formación de "masas centrales" o nacimiento del Sistema Solar y de los planetas.

Formación de la Vida

Los primeros seres vivos aparecidos en ese planeta Tierra así formado fueron organismos procariontes (no contienen
membranas internas que separen al núcleo del citoplasma) durante una época primitiva (4.600 a2.600 millones de años atrás)
de la tierra cuando la atmósfera no tenía oxígeno o cuando la concentración de este era muy reducida. Los eucariones (tienen
separado el núcleo del citoplasma) se originaron de algún tipo de procarionte durante un tiempo (2.500 millones de años
atrás) en el que el contenido de oxígeno de la atmósfera era alto y estable. Hacia el Pre-cámbrico temprano, 3.000 millones
de años atrás se deben haber encontrado las primeras células vivas. Presumiblemente eran pequeñas, esferoidales,
anaeróbicas y procariontes. Probablemente fueron organismos similares a las bacterias del tipo clostridium que vivían en
ambientes acuáticos rodeados de moléculas orgánicas que facilitan los procesos de fermentación. No existen fósiles por
razones obvias: La atmósfera no poseía capa de ozono y a la tierra llegaba una gran cantidad de radiación solar ultravioleta.
Hacia 670 millones de años atrás se encuentran los primeros fósiles de animales que corresponden a animales de cuerpos
blandos (gusanos).

Las 10 principales teorías del origen de la vida


Se estima que el planeta tierra existe desde hace 4550 millones de años. Por su parte, la vida tal como la conocemos parece

haber surgido aproximadamente mil millones de años después. Pero ¿de dónde viene exactamente? Esta pregunta ha sido

formulada por filósofos y científicos desde hace muchos siglos y ha dado lugar a distintas teorías sobre sus orígenes.

En la cultura occidental, dichas teorías tienen su fundamento, bien en el cristianismo, o bien, en la ciencia. En este sentido, las

propuestas van desde la voluntad de un ser divino hasta la evolución de nuestro material genético, pasando por las

intervenciones de material cósmico y la composición de la materia inerte. En este artículo haremos un repaso por 10 de las

principales teorías sobre el origen de la vida en la Tierra.

10 teorías sobre el origen de la vida


Como hemos dicho, las teorías sobre los orígenes de la vida en la tierra van desde las propuestas del cristianismo
hasta las más complejas hipótesis científicas; en gran parte desarrolladas por las ciencias físicas, químicas y
biológicas. Presentamos a continuación un recorrido por dichas propuestas.

1. Teoría del creacionismo


La narración bíblica más extendida sobre los orígenes de la vida sugieren que ésta ocurrió por la intervención y la voluntad de

un ser divino. En el libro del génesis, dentro del antiguo testamento, se explica que este ser se dedicó a generar los distintos

estados y seres vivos tal como los conocemos. En el transcurso de siete días, creó el cielo y la tierra, para después originar la

luz, la oscuridad, los mares, la vegetación, el sol y la luna, los animales; el hombre y la mujer; y por último, descansó.

Esta es la teoría que ha estado más vigente en las sociedades occidentales a través de los siglos, hasta que los progresos en

investigación herederos de la Revolución Científica la cuestionaron.

2. Teoría de la génesis por debajo del hielo

Una de las propuestas sobre los orígenes de la vida en la tierra es que hace miles de millones de años, los océanos estaban

completamente cubiertos por una capa de hielo muy gruesa. Al ser una capa tan gruesa, que incluso media cientos de metros,

era posible que los compuestos orgánicos estuvieran muy bien protegidos ante los agentes externos, y ante el propio sol, que

antes era mucho más potente dadas las condiciones del planeta tierra.

Así pues, la fuerte protección de la capa de hielo pudo generar una interacción segura de los microorganismos, y

finalmente crear formas de vida.

3. Teoría de la actividad eléctrica

A grandes rasgos, esta teoría propone que las corrientes eléctricas pueden producir aminoácidos simples y azúcares, a partir de

distintos compuestos químicos también simples que se encuentran en la atmósfera. En este sentido, la vida estaría originada

como consecuencia de la presencia de un rayo que, al entrar en contacto con los elementos propios de la atmósfera terrestre,

puede haber sido el responsable de originar las primeras y más básicas formas de vida.
4. Panspermia

La panspermia propone que la vida en la tierra comenzó a partir de rocas, meteoritos y restos de material cósmico que han

impactado nuestro planeta desde sus primeros momentos de existencia. Dicho material se supone transportado a través de

polvo cósmico, y mantenido en la tierra por acción de la gravedad. La panspermia propone que la existencia de estos restos

pudo generar el material orgánico y bacteriano necesario para generar vida. La planteó por primera vez por el biólogo

alemán Hermann Ritcher en el año de 1865.

5. Generación espontánea

La generación espontánea es una de las teorías más antiguas y conocidas sobre los orígenes de la vida. A grandes rasgos

propone que la vida se genera de manera espontánea o natural a partir de los microorganismos presentes en la materia inerte.

En sus formas más antiguas, la teoría de la generación espontánea consideraba que la vida se crea porque algunos materiales

inertes pueden originar organismos vivos (por ejemplo, el estiércol generar moscas).

En este contexto es clásico el experimento que realizó el médico italiano Francesco Redi, quien intentaba probar que la materia

inerte no genera vida, sino que la atrae. Lo que hizo fue dejar un trozo de carne al descubierto, y otro trozo de carne dentro de

un frasco cerrado. Comprobó que las moscas no surgían de la carne, sino de los huevos que dejan otras moscas cuando
ésta se encontraba al descubierto. Finalmente, fue Louis Pasteur quien comprobó que los microorganismos no surgen de la

materia inerte sino que están en el aire, y dicha materia sólo los atrae.

6. Teoría de la abiogénesis
Reformulando la teoría generación espontánea, ha surgido la teoría de la abiogénesis, que propone que hay un
proceso natural en la materia inerte a partir del que surge la vida. Por ejemplo, se propone que la vida en la tierra
comenzó cuando el vapor de agua pudo finalmente condensarse, porque esto generó procesos geoquímicos y
astronómicos que a su vez originaron el genoma mínimo. De esto se deriva que la generación espontánea sí pudo
ser un proceso real, pero hace millones de años (no en el estado actual de nuestro planeta).

Así mismo, la teoría de la abiogénesis sugiere que la vida se generó por distintas reacciones químicas que
paulatinamente permitieron evolucionar a los organismos más primitivos.

7. Teoría de las ventosas submarinas

En la profundidad del océano se encuentran fuentes hidrotermales, también conocidas como respiraderos de aguas termales o

respiraderos submarinos hidrotermales. Se trata de grietas y fumarolas que permiten el paso de vapor y agua caliente. Dichos

respiraderos tienen ecosistemas muy extensos. De acuerdo con esta teoría, el ambiente oceánico rico en nutrientes, junto con

gases reactivos, pudo crear el hábitat necesario para generar las primeras formas vida. En otras palabras, los orígenes de la vida

como los conocemos pudieron tener lugar dentro de los respiraderos hidrotermales; cuestión que retoma también las

propuestas sobre lo que pudo ocurrir bajo las capas de hielo que anteriormente cubrían los océanos.

8. Teoría del RNA (y de las proteínas)

El ácido ribonucleico es el compuesto que actualmente se considera crucial en la organización y expresión de nuestro material

genético. Trabaja junto con el ácido desoxirribonucleico, el ADN, transfiriendo y sistematizando la información vital que este

último genera. Es una especie de mensajero del ADN y tiene la capacidad de regularse de manera más automática. La teoría

de la generación de la vida que se explica a través del RNA, dice que la ocurrió por un brote espontáneo de RNA en nuestro

planeta.

Ante esto ha emergió una cuestión importante: ¿qué fue primero: el RNA o las proteínas?. Algunas teorías postulan que sin la

síntesis de estas últimas, el RNA no hubiera podido emerger, y mucho menos de manera espontánea; ya que los componentes

más básicos de las proteínas son demasiado complejos.

9. Teoría de la génesis por debajo del barro

Existe también la propuesta de que la vida en la tierra evolucionó a partir de la concentración de barro. Es así ya que dicha

concentración pudo servir como un área de condensación de actividad química; lo que finalmente pudo dar lugar a una especie

de “caldo de cultivo” de los componentes necesarios para generar material genético (ADN y RNA).

10. Teoría del metabolismo


En contraste con las teorías del RNA, las teorías del metabolismo dicen a muy grandes rasgos que los elementos químicos y

los nutrientes atmosféricos simplemente continuaron reaccionando a través del tiempo, produciendo moléculas cada vez más

complejas. Así, paulatinamente, se dio lugar a las primeras formas de vida y posteriormente a la vida tal como la conocemos.

Intereses relacionados