Está en la página 1de 2

BIODIVERSIDAD

Moscas y mosquitos
Pablo Manrique Saide / Alejandra González Moreno
Diptero de la familia Asilidae. (Foto: F. Abeytia)

El orden Diptera –las moscas “verdaderas”– agrupa a los 465 especies de 45 familias formalmente reportadas; 9.3%
mosquitos, chaquistes, tábanos, moscas caseras, entre mu- de la riqueza de especies conocidas para México. Desafortu-
chas otras especies. Sus adultos presentan un par de alas nadamente, únicamente 62.5% (291 especies) tiene nombre
membranosas, lo que les confiere su nombre común (dis: específico; el porcentaje restante solamente se ha reportado
dos; pteron: ala). Constituyen el tercer orden de insectos más a nivel de morfoespecie.
rico en especies, con alrededor de 125 000 descritas; cerca
de 10% de la biodiversidad del planeta (Brown, 2005). Son de Aun así, en el estado está presente 28.6% de las familias de
gran importancia antropocéntrica en un sentido negativo por nematóceros y 42.9% de las familias de braquíceros distribui-
incluir la mayor cantidad de vectores de enfermedades para- das en el trópico centroamericano (considerando que se han
sitarias; pero también son importantes en el funcionamiento reportado 105 familias en esta zona geográfica). La mayor
de los ecosistemas al ocupar diferentes nichos ecológicos riqueza en nematóceros está en las familias Ceratopogonidae
(saprófagos, polinizadores, parasitoides, depredadores, en- (chaquistes), Culicidae (mosquitos), Psychodidae (papalotillas)
tre otros). Pese a lo expuesto, son pocas veces incluidos en y Mycetophilidae (mosquitos de los hongos) (Figura 1a). Las
proyectos de inventarios faunísticos o empleados para la va- familias de braquíceros con mayor riqueza son: Tachinidae,
loración de la biodiversidad, debido a la insuficiencia de espe- Syrphidae (moscas de las flores o cantarias), Bombyliidae
cialistas en muchas familias del orden y a la falta de recursos (bombílidos), Tabanidae (tábanos), Stratiomyiidae (moscas
económicos para su estudio. soldado), Asilidae (moscas salteadoras), Dolichopodidae
(moscas patas-largas), Sarcophagidae (moscas de cadáveres)
En México se conocen alrededor de 5000 especies de y Tephritidae (moscas de la fruta) (Figura 1b).
78 familias, pero se estima podrían existir alrededor
de 30 000 especies (Morón y Terrón, 1988) y familias
aún por reportar. Son de utilidad los catálogos Neár-
tico y Neotropical como antecedentes de las especies Figura 1. Diversidad taxonómica de las familias 229
registradas. Su conocimiento en Yucatán se resume a de a) Nematocera y b) Brachycera en Yucatán.

Géneros

a
57 45 30 17
Especies

b 4
16 14 17 3 3 2
9 1 1 1
33 4 2 2 2 1 1 1
Ceratopogonidae

Culicidae

Psychodidae

Mycetophiidae

Sciaridae

Chaoboridae

Scatopsidae

Tipulidae

Bibionidae

Cecidomyiidae

Chironomidae

30 25 24 18
28 22
28
18 9
27 15 18 17 16 8
11 12
7
8 9 7 7 5 2 2 2 2 2
8 4 4 3 1 1 1 1
5 4 4 2 5 2 3 2 2 2 2 2 2 1 1 1 1
Asilidae
Tachinidae

Syrphidae

Bombyliidae
Tabanidae

Stratiomyiidae

Tephritidae

Ephydridae

Otitidae
Calliphoridae
Micropezidae

Streblidae
Muscidae

Drosophilidae

Empididae

Neridae

Platystomatidae
Dolichopodidae
Sarcophagidae

Mydidae
Ropalomeridae
Choloropidae

Pipunculidae

Conopidae
Hippoboscidae

Nemestrinidae

Therevidae

Especies I Biodiversidad y Desarrollo Humano en Yucatán


BIODIVERSIDAD

Sin duda, esta situación refleja el estudio desigual de las fa-


milias de dípteros, no necesariamente la diversidad real. Por
ejemplo, un reflejo del interés en las de importancia médico-
veterinaria es que cuatro familias, Culicidae, Psychodidae,
Ceratopogonidae y Tabanidae, representan 53% de las espe-
cies conocidas (Ibáñez-Bernal, 1999; Rebollar-Téllez y Man-
rique-Saide, 2001; Huerta-Jiménez, 2002; Nájera-Vázquez y
otros, 2004; Rebollar-Téllez y otros, 2006; Zapata-Peniche y
otros, 2007). En contraste, poco se sabe de su diversidad e
importancia ecológica en sistemas naturales o en sistemas
agrícolas. Solamente estudios sobre la diversidad del género
Anastrepha (Tephritidae) reportan un conocimiento detallado
y con amplitud geográfica considerable (ver estudio de caso:
Moscas de la fruta). Con base en estimaciones de los grupos
trabajados, las familias aún sin registros específicos y otras
familias por reportar, podría esperarse la presencia de por lo
230 menos el doble de las especies ahora registradas. Foto: M. Castilla.

Foto: A. Dorantes.

Biodiversidad y Desarrollo Humano en Yucatán I Especies