Está en la página 1de 32

1

Tema 1
FAMILIA Y REINO DE DIOS1
Canto: No. 205 Cómo es posible. cancionero CEBs. Neiva

Dinámica: se escriben dos preguntas de repaso de la cartilla


anterior, cada pregunta se introduce en una bomba, luego hacen
girar las bombas en sentido contrario, las dos primeras personas
que dejen encontrar las bombas deben contestar las preguntas al
final del juego.

Vimos en el tema anterior que a Jesús, su familia nunca le encerró en


sí mismo. Es más, la conciencia de su misión le impulsó a dejar su
propia casa. Y a partir de entonces viaja casi continuamente, sin
establecerse en ninguno de los sitios a los que llega. "Este Hombre no
tiene ni dónde descansar la cabeza" (Mt 8,20). En Cafarnaún la gente
le insistía "para que no se fuera de su pueblo. Pero él les dijo: Debo
anunciar también en otras ciudades la Buena Nueva del Reino de Dios,
porque para eso fui enviado" (Lc 4,42-43).

Cuando Jesús llama a sus


apóstoles, éstos dejan su oficio
y su familia para seguirle (Mc
2,14). "Todo el que deja su
casa, hermanos, hermanas,
padre, madre, hijos o
propiedades por amor de mi
nombre recibirá cien veces lo
que dejó y tendrá por herencia
la vida eterna" (Mt 19,29).

2
No todos están llamados a dejar la propia familia, pero
sí lo están a mantenerse abiertos a los problemas de
los demás. Jesús nos enseña que no debemos limitar
nuestras preocupaciones al pequeño mundo de la
familia.

 ¿Qué pasa cuando una familia se encierra en


sus propias preocupaciones?

Siempre debe haber tiempo para oír la Palabra de


Dios, para formarse mejor, para comunicarse con los
demás, para luchar para que el Reino de Dios se haga
presente. Esta es la lección que Jesús dio a Marta
cuando ésta presentó su reclamo porque María estaba
sentada escuchándolo: "Señor, ¿no se te da nada que
mi hermana me deje sola para atender? Dile que me
ayude. Pero el Señor le respondió: Marta, Marta, tú te
inquietas y te preocupas por muchas cosas, sin
embargo, pocas son necesarias, o más bien una sola
cosa es necesaria. María escogió la parte mejor, que
no le será quitada" (Lc 11,40-42).

 ¿cuál será esa mejor parte que escogió María?

La verdadera familia cristiana enseña a vivir en


profundidad el amor mutuo, pero rompiendo los muros
en que instintivamente tiende a encerrarse ese amor.
Será tanto más cristiana la familia cuanto más vaya
dejando de ser exclusiva, cuanto más vaya queriendo
como verdaderos hermanos a los que no lo son. A los
prójimos hay que hacerlos cada vez más próximos;
mirándolos a ellos hay que ver a Jesús.

La dedicación de Jesús al Reino de Dios no quiere


decir que descuidó los deberes para con su madre.
3
Tenemos un indicio claro de que Jesús se preocupó de la situación de
ella cuando en la cruz, poco antes de morir, "al ver a su madre y junto
a ella a su discípulo más querido, dijo a su madre: Mujer, ahí tienes a
tu hijo" (Jn 19,26).

El hecho de que se insista en el servicio de la familia a la comunidad


no quiere decir que la comunidad sea una alternativa a la familia.
Porque la familia desempeña funciones y tareas que no pueden ser
desempeñadas por ningún otro grupo humano. Los cuidados y
atenciones que recibe el niño o la niña de sus padres, no pueden ser
sustituidos por nadie.

Comentemos esta frase:

La comunidad es un principio de enriquecimiento humano para la


familia.

Cuando la familia se abre a la experiencia comunitaria, compartida


con otras personas, entonces, lógicamente, las relaciones humanas se
hacen más sanas y más limpias en el grupo familiar.

¿Qué aplicación práctica podemos sacar del tema de esta semana?

Oración y memoria ____________________________________________


_____________________________________________________________

Tema 2
FAMILIAS LIBRES PARA CONSTRUIR EL REINO DE
DIOS
Canto: No. 207 Resistiendo cancionero CEBs. Neiva

4
Dinámica: se dibuja una rayuela en el piso o en un pliego de papel
pegado al piso. Se divide la comunidad en dos grupos que tiran la
rayuela a su turno. En cada cuadro hay sorpresas que deben ganar o
resolver en el grupo. Si el grupo no se resuelve una pregunta o realiza
una tarea cede su turno al grupo contrario. Gana quien llegue primero
a la meta. (las preguntas o actividades sorpresa las prepara el
animador o animadora en papelitos que pega en la rayuela - dos por
cuadro.)
partida

meta
Continuemos con nuestra reflexión de hoy. Jesús vino a establecer un
nuevo orden de relaciones humanas, basadas precisamente en que
Dios es Padre y Madre de todos los seres humanos y, por consiguiente,
todas las personas somos hermanos y hermanas. De esta manera, la
familia pasa a segundo término en las intenciones y preocupaciones
de Jesús como lo hemos comentado en temas anteriores. Así se
comprende la significación tan honda que tienen aquellas palabras
que trae el evangelio de Juan:

Reflexionemos en Jn 1,11-13

 ¿Qué nos dice el texto bíblico?


 ¿Cómo nos hacemos hijos e hijas de Dios?
 ¿Cómo debe reflejarse en la familia ese poder recibido de Dios?

No es ya la familia, ni el parentesco humano, lo que cuenta en el


proyecto de Jesús, sino la nueva gran familia de los "que mantienen la
5
adhesión a su persona", hasta lograr que todas las personas posibles
lleguen a ser "capaces de hacerse hijos de Dios" según el plan de
Dios.

Saquemos algunas conclusiones de los siguientes planteamientos:

 El que quiera ser creyente de verdad, tiene que renunciar al deseo


de acaparar, a la pasión por dominar y mandar, y a la pretensión
por sobresalir y brillar.
 La experiencia nos enseña que lo que casi toda familia fomenta es
que sus miembros tengan mucho, que suban todo lo que puedan
en la vida y que brillen lo más posible.
 Y no es que Jesús pretenda que los creyentes sean despreciados u
odiados. Es que él sabe perfectamente que el modelo de sociedad
en que vivimos está basado sobre los pilares del dinero, del poder y
del prestigio. Y el que se enfrenta a esos pilares, como lo hizo
Jesús, corre la misma suerte que él corrió. He ahí el secreto y la
explicación del conflicto cristiano entre el Evangelio y la familia.

¿De qué manera choca el evangelio con nuestras familias?


¿En qué medida mi familia está abierta a los problemas de los demás?

 FAMILIAS LLAMADAS A LA SANTIDAD


Con frecuencia se ha pensado que la
familia no está llamada a seguir de
cerca a Jesús. Eso de la perfección
cristiana era sólo para los que tenían
"vocación". Para los casados había
otro camino: el Evangelio era para
ellos sólo algo remoto, que había que
cumplir únicamente en los puntos
imprescindibles para salvarse.
Pero el llamamiento de Jesús a

6
seguirlo es para todos los que dicen tener fe en él. Y él no solamente
llama a cada persona, sino a la familia y a la sociedad toda.

Si una familia quiere ser cristiana ha de estar dispuesta a seguir a


Jesús, viviendo su proyecto con una actitud clara ante la defensa de la
vida y la creación.

La familia cristiana trata a todos como hermanos y hermanas en plano


de igualdad; lucha contra el egoísmo y contra toda clase de
competencia; orienta su vida desde la solidaridad. Su preocupación
central no consiste ya en prosperar a cualquier precio, sino en cómo
construir comunidades
de hermanos y
hermanas. Las familias
seguidoras de Jesús no
pueden aceptar nada
que suponga
disminución, atropello o
supresión de la
dignidad de una
persona; y estarán
dispuestas a
enfrentarse con los
poderes que intenten
reprimir, explotar o
manipular esta
dignidad, nunca
apoyarlos para el
propio beneficio.

Solamente situándonos en la perspectiva del Reino podremos


comprender el profundo significado de la vida familiar. Sin la
perspectiva del Reino el amor de la pareja se convierte en un juego
solitario sometido al azar de la pasión y de los sentimentalismos. El
amor de la pareja fuera de su contexto humano y político es un amor
7
reaccionario; es un amor encerrado en sí mismo y, por lo tanto, un no-
amor.

Los valores del Reino los encontramos sintetizados en las


bienaventuranzas (Mt 5, 3-12). Conoceremos algo del Reino a través
de los pobres, de los que sufren, de los que tienen hambre y sed de
justicia, de los que prestan ayuda, de los limpios de corazón, de los que
trabajan por la paz, de los que viven perseguidos por su fidelidad. El
amor de la pareja y de una familia tiene que insertarse ahí, en el
contexto concreto de las bienaventuranzas.

Oración y memoria ____________________________________________


_____________________________________________________________

Tema 3
LA CASA DE LOS CREYENTES
Canto: Las puertas de tu casa No.
196 cancionero CEBs. Neiva

Dinámica: Se lleva una casita que


se va a pasar de mano en mano con
el siguiente mensaje: casita, casita,
eres el lugar más hermoso para: (la
primera persona dice algo como
compartir, la segunda en turno debe
decir lo mismo, pero aumenta una
actividad y así sucesivamente)
quién se equivoque pasa al puesto
final.

Como vimos en el temas anteriores


para Jesús la familia no se reducía
8
al conjunto de sus parientes, sino que también integraban su familia
sus discípulos y discípulas y todos aquellos con quienes descubría y
hacía posible el Reino de Dios. En otras palabras Jesús hizo del mundo
que lo rodeaba “su casa” y con su pueblo formó su familia.

Pero hay algo más, Jesús pide


a quienes le seguían que
formaran una familia integrada
por una misma fe y amistad
común en un lazo que no era ni
la ley ni la sangre, sino la
misión de ser signo del Reino
en el mundo.

Esta idea de Jesús resultaba


muy novedosa, su pensamiento
rompió el círculo cerrado de la
familia y permitió pensar en
una Iglesia - familia donde
todos aprendían a amarse y
donde su amor fue la atracción
de muchas personas. Esto
explica por qué las primeras
comunidades cristianas se
consideraban a sí mismas como familia de familias siendo
comunidades que se reunían entorno a una mesa común.

Entre los primeros cristianos hubo muchas parejas que se entregaron a


la causa del Evangelio y como familias creyentes enriquecieron las
comunidades. Un ejemplo de estas parejas la encontramos en Priscila
y Aquila. Ellos habían llegado desde Roma a Corinto, donde san Pablo
se encontró con ellos al inicio de los años cincuenta; allí se unió a ellos,
dado que, como narra san Lucas, ejercían el mismo oficio de
fabricantes de tiendas para uso doméstico; incluso fue acogido en su
casa ( Hch 18, 3).
9
El motivo de su traslado a Corinto fue la decisión del emperador
Claudio de expulsar de Roma a los judíos que residían allí. Priscila y
Aquila eran cristianos desde los años cuarenta y después de vivir con
Pablo en Corinto se trasladaron a Asia Menor, a Efeso para continuar
su misión allí. En ese lugar desempeñaron un papel decisivo para
completar la formación cristiana del judío alejandrino Apolo. Dado que
este sólo conocía someramente la fe cristiana. Leamos: Hch 18, 24-28.

Esta pareja de esposos acogieron en su propia casa al grupo de los


cristianos del lugar, cuando se reunían para escuchar la Palabra de
Dios y para celebrar la Eucaristía. Ese tipo de reunión es precisamente
la que en griego se llama ekklesía, en español "iglesia"—, que quiere
decir convocación, asamblea, reunión.

Así pues, en la casa de Aquila y Priscila


se reúne la Iglesia, la convocación de
Cristo, que celebra allí la fe de la
comunidad. De este modo, podemos
ver cómo nace la Iglesia en las casas
de los creyentes. De hecho, hasta el
siglo III los cristianos no tenían lugares
propios de culto: en la primera mitad
del siglo I, y en el siglo II, las casas de
las familias cristianas se
transformaron en auténtica "iglesia".
Juntos leían las sagradas Escrituras y
celebraban la Eucaristía. Es lo que
sucedía, por ejemplo, en Corinto,
donde san Pablo menciona a un cierto
"Gayo, que me hospeda a mí y a toda la comunidad" (Rm 16, 23), o en
Laodicea, donde la comunidad se reunía en la casa de Ninfas (Col 4,
15), o en Colosas, donde la reunión tenía lugar en la casa de un tal
Arquipo. Reflexionemos en

10
Filemón 1-7
 ¿Qué nos dice el texto?
 ¿qué noticias recibe Pablo de esta familia?
 ¿Después de leer estos testimonios, qué conclusión podemos
sacar?
 ¿Por qué muchas veces nuestras familias no se comprometen
con la comunidad?

Vemos cómo nuestras casas pueden transformarse en una pequeña


iglesia. No sólo en el sentido de que en ella tiene que reinar el amor y
la comprensión, sino porque al reunir la comunidad se hace presente
el Señor Jesús en ella. Por eso, recordamos a Aquila y Priscila como
modelos de una vida de familia responsablemente comprometida al
servicio de toda la comunidad y de la formación de nuevos cristianos y
cristianas.2

Desde nuestra experiencia:


 ¿Qué valor tiene reunir la comunidad en la casa?
 ¿Qué problemas encontramos a veces?
 ¿Cómo superarlos?

Varios y memoria _____________________________________________


_____________________________________________________________

Tema 4

CASA, MESA, un proyecto de


Reino.

Canto: Las puertas de tu casa No. 196


cancionero CEBs. Neiva

11
Dinámica: Se hacen dos grupos. Cada grupo alista una pregunta de
los temas anteriores, luego por turnos se hacen las preguntas al
grupo contrario y si no responde correctamente no tiene punto. Esto
se puede hacer dos o tres veces hasta lograr recordar el tema
pasado.

Hemos dicho hasta ahora que en la familia judía, casa son los
parientes, los hijos, la “sangre”, pero Pablo propone una variante,
cuando habla de “la casa de Lidia”, la “casa de Cornelio”. Para él casa
significa familia, pero algo mucho más que familia. Casa para Pablo
expresa también la solidaridad y la defensa de los miembros más
débiles y desamparados que en la casa, se sienten protegidos,
defendidos y seguros… Casa es una metáfora o imagen para expresar
un estilo de vida, un aire familiar que se respira entre los miembros de
las primitivas Iglesias.3

Reflexionemos en Hechos 12, 11-17


 ¿A dónde se dirigió Pedro al salir de prisión?
 De quién era la casa?
 ¿Quiénes estaban allí?
 ¿Qué hacían?

La casa de familia tuvo realce especial en las comunidades cristianas


primitivas; era algo que habían heredado de la tradición judaica. Los
primeros judíos, que se convirtieron al cristianismo, abandonaron la
sinagoga e hicieron de sus casas de familia el lugar de reunión del
culto de los cristianos. Cuando Constantino dio plena libertad a la
Iglesia, el culto fue trasladado de las casas de familia a los templos, a
las primeras basílicas. De este modo la familia perdió fuerza.4

El Templo de Jerusalén y la casa representan dos sistemas sociales


diferentes y que acabarán siendo contrarios y opuestos.
12
El Templo representa una economía de comercio, controlada por una
autoridad sacerdotal o estatal; un sistema que centraliza todos los
recursos y los redistribuye según la lógica de la élite.

La casa representa una economía de solidaridad generalizada, en la


que todos los miembros dan y reciben; donde cada uno, niño o
anciano, sano o enfermo, es valorado por sí mismo; donde reina el
respaldo del grupo.

La casa va a servir para expresar los valores del Reino de Dios:


solidaridad, dar sin esperar recompensa; gratuidad; servicio... El centro
de la casa, es la participación de la mesa. La mesa participada y
compartida en la expresión del Reino de Dios, de su presencia histórica
y de su plenitud más allá de la historia. 5

Dinámica: llenar las líneas de acuerdo al dibujo

Templo de Jerusalén CASA

13
La mesa compartida y la casa de la comunidad fueron lugares de
encuentro muy importante para los primeros cristianos y cristianas.
Por esta razón se convirtieron en símbolos de salvación cristiana. El
pan compartido, la mesa fraterna, ha sido y sigue siendo fuente de
esperanza para los pobres de todos los tiempos.

Recordemos unas palabras muy importantes a este respecto de Rutilio


Grande, sacerdote del salvador de la diócesis de Monseñor Romero,
asesinado antes que él.

El 13 de Febrero de 1977 celebrando la Eucaristía con las


comunidades cristianas dijo:

“El mundo material es para todos sin fronteras es como una mesa
común con manteles largos para todos, como esta Eucaristía. Cada
uno participa con su taburete. Y que todos lleguen a la mesa, con el
mantel y el conqué. Por algo quiso Cristo significar su Reino en una
cena. Hablaba mucho de la cena. Y la celebró la víspera de su
compromiso total. El de treinta y tres años celebró una cena de
despedida con los más íntimos; y dijo que ése era el memorial grande
de Redención. Una mesa compartida en la hermandad, en la que todos
tengan su puesto y su lugar”.

Poco tiempo después de


pronunciar estas palabras
Rutilio Grande fue asesinado
con dos campesinos el 12 de
Marzo de 1977. En memoria
de ese momento compartido
y de las palabras del padre
Rutilio las comunidades
compusieron el canto que
vamos a cantar ahora como Mural de Rutilio con el pueblo Salvadorenño

oración. “Vamos todos al


14
banquete” (No. 80 cancionero CEBs de Neiva)

Oración y memoria ____________________________________________

Tema 5
DIOS ES FAMILIA
Dinámica: Para dramatizar si es posible.
Iba Juanito por la calle jugando con una
pelota.
Ta, ta, ta, ta, ta, ta. De pronto aparece
su amigo Paquito y le dice :
(Paquito) Hola, jugamos? yo estoy
cansado de estar solo en la casa, no
tengo con quien hablar, ni jugar.
(Juanito) En mi casa yo si tengo amigos
y amigas.
(Paquito) ¿amigos en la casa?
(Juanito) Si, tengo a mis papás, a mis
hermanos y a unos primos y primas, la
pasamos muy bien.
(Paquito) ¿cómo es eso que la pasan
bien, qué hacen?
(Juanito) Pues vivimos muy felices y charlamos mucho, cuando
llegamos de la escuela o mis papás llegan del trabajo hablamos de
todo lo que nos ha pasado. Es muy chevere, pues siempre terminamos
haciendo chiste.
(Paquito) Y no se pelean?
(Juanito) A veces, pero no duran mucho las peleas, pues nos queremos
mucho.
(Paquito) Yo quisiera tener una familia así,..

¿Qué piensan de este relato?


¿Qué entendemos cuando decimos que Dios es familia?

15
¿Cuál es el nombre de la familia de Dios?

Reflexionemos en Juan 17, 20-23


 ¿Qué nos dice el Texto?
 ¿Qué dice el texto sobre cómo es Dios?
 ¿Cuál es la invitación que nos hace?

Para profundizar.
1. Dios no es un ser solitario, en el corazón de Dios hay un amor
inmenso, tan grande, tan grande que comparte ese Amor, por
eso decimos que Dios es Padre o Madre que nos entrega esta
Vida plena en el amor.
2. Jesús de Nazareth nos
compartió el Amor del
Padre, nos mostró a Dios
muy cerca, nos habló de
que Dios no quiso
guardarse su Amor y por
esta razón lo envió como
mensajero para darnos
esta abundancia de Vida
que habitaba en El.

3. El Espíritu hace parte de


la familia de Dios, es la
fuerza, la vitalidad, la
sabiduría que comparte el
Padre con su Hijo. El Espíritu
es el mismo Amor que hace
posible la entrega de Dios a
su Hijo y de su Hijo con el
Padre.
4. La Trinidad es Familia.
Por que Dios es comunidad
de Amor, también podemos
16
decir en forma comparativa que la Trinidad es familia, la familia
más perfecta, porque en ella, el Amor se comparte en forma
plena, y en esta entrega permanente y continua Dios se muestra
como Dios para nosotros y nosotras.

5. En la Trinidad las tres Personas son iguales y distintas al


mismo tiempo. En la familia de Dios hay igualdad en la
diversidad. hay diversidad en la unidad. Dios Padre/Madre no
es superior al Hijo, ni el Hijo es inferior por ser Hijo, ni el Espíritu
es superior por ser plenitud de Amor, porque en Dios no hay
jerarquías ni desigualdades.

La mayor enseñanza de vida que nos llega de la Trinidad, es que


este misterio es la máxima afirmación de que se puede ser
iguales y diversos: iguales en dignidad y diversos en
características. Y ésta es la
necesidad más urgente que
hay que aprender para vivir
en familia. Por esto la familia
debe ser un reflejo de la
Trinidad, donde no existan
personas superiores, ni
inferiores, donde no haya
personas privilegiadas o
excluidas, donde todos los
miembros encuentren en la
familia un espacio para
crecer como personas.

El éxito en una familia


depende de aceptar la
diversidad y buscar una
unidad de amor y
colaboración.

17
6. Otro elemento muy importante para contemplar en la Trinidad
es que no se entiende uno sin el otro. Es decir que no podemos
entender a Dios Padre/Madre sin la relación con su Hijo, tampoco
podemos entender el Espíritu sin la relación de Amor que hay
entre las otras dos Personas divinas.

Si aplicamos esta realidad de Dios a la familia, podemos decir que


un papá o una mamá no pueden serlo sin los hijos y los hijos no
pueden ser hijos, sin los padres. Existe una relación permanente
que no se puede borrar y sella indefinidamente la identidad de
cada una de las personas de una familia. Este vínculo sagrado en
Dios es también un vínculo sagrado entre las personas que integran
la familia que no puede ser borrado por iniciativa de alguno de sus
miembros. Un papá o una mamá no pueden borrar el lazo que los
unen a sus hijos sin atentar contra su propia dignidad. Los hijos
tampoco pueden borrar los lazos que los unen a sus padres porque
si lo hacen se destruyen a sí mismos.

Dinámica: se lleva un círculo de papel y un marcador. Dentro del


círculo se escriben los rasgos o características que se pueden
aplicar a la familia humana de la familia de Dios.

Oración y memoria. ___________________________________________


____________________________________________________________

Tema 6.
SOMOS IGUALES EN LA DIVERSIDAD
En la reunión pasada hablamos sobre Dios como familia. Veamos
nuevamente el círculo que dibujamos en la semana pasada y
recordemos qué rasgos o valores de la familia de Dios se pueden
aplicar a la nuestras familias.

18
Uno de los primeros valores de la familia de Dios que podemos aplicar
a nuestras familias es la igualdad en la diversidad. Para entender esto
hagamos la siguiente dinámica.

El animador/ra alista en una chuspa papeles con los nombres de:


mamá, papá, niño, niña, la joven, el joven. Se canta el coro de una
canción: Vamos todos al banquete, a la mesa de la creación, cada
cual con su taburete, tiene un puesto y una misión. Al mismo tiempo
que se canta se pasa un objeto de mano en mano y cuando el canto
termina la persona que tiene el objeto en su mano, saca el nombre
de un miembro de la familia y debe decir rápidamente dos tareas
que esta persona realiza en la casa. Se repite la dinámica, pero no
se pueden repetir los oficios, si se saca a la misma persona.

Conversemos sobre la dinámica.


 ¿encontramos alguna dificultad?
 ¿qué conclusión práctica podemos obtener?
 ¿en la familia hay igualdad de responsabilidades?

Ser iguales en la
diversidad es una de las
exigencias más difíciles de
vivir en la familia. Con
frecuencia constatamos
que la responsabilidad del
funcionamiento de un
hogar se carga en algunas
personas, mientras que
otras evaden su
responsabilidad. En las
tareas pequeñas de la casa comienza la discriminación de las
personas a veces por sexo, a veces por edad o por cualquier otro
motivo que muestra privilegio de unos y exclusión de otros. No siempre
en nuestras familias todos los miembros tienen las mismas
19
oportunidades o los mismos derechos y esta desigualdad desmorona
cualquier familia.

Reflexionemos en 1. Corintios 12, 14-21


 ¿Qué dice el texto?
 ¿Cómo aplicar este mensaje a nuestras familias?

Muchas ideas luminosas salen de


este texto para nuestras familias,
podemos resumir su mensaje en
una muy importante: tener una
familia es un derecho de todo ser
humano y nadie debe ser excluido o
excluida de este derecho. Todas las
personas, como dice el canto,
“tienen un puesto y una misión” ni
la abuelita o el abuelito sobran
porque no producen dinero, ni la
niña o el niño que llegaron sin
esperarlos, pueden ser
despreciados/as por sus hermanos
mayores.

De Dios Trinidad también hemos dicho que no es un Dios solitario,


pues el Amor que habita en Dios mismo crea una comunión y
comunicación de personas.

¿Cómo se da la comunión y la comunicación en nuestras familias?

En nuestras familias puede faltar en muchas ocasiones el amor, que


relaciona permanentemente cada persona con las otras. Cuando el
amor está ausente cada miembro en la casa vive su propia vida sin
preocuparse por los demás, entonces encontramos personas muy
solas, aisladas, que no tienen con quien hablar, que se refugian en la
televisión, en el licor o que hacen de la calle su hogar.
20
 ¿Cómo romper los abismos que se crean entre las personas de una
misma familia?
 ¿Cuál debería ser el papel de quien hace parte de la CEBs. en
medio de esta situación familiar?

Oración y memoria.____________________________________________
_____________________________________________________________

Tarea: llevar a la próxima reunión una foto de la familia

Tema 7

NUESTRA IDENTIDAD ESTA MARCADA POR LOS LAZOS


DE FAMILIA

Dinámica: Se colocan las fotos boca a bajo en la mesa o en piso en


el centro de la reunión. Se juega al tingo tango, la persona que cae
en suerte toma una foto y trata de adivinar en 5 segundos, a quién
pertenece. Se repite la dinámica tantas veces cuantas se considere
necesario.

Nuestra identidad está marcada por los lazos de familia. Estos lazos
nos relacionan entre sí de tal manera que es como un sello indeleble
que no podemos borrar. Este sello familiar puede ser físico, pero
también sicológico. No solo nos parecemos en los ojos, en el color de
la piel, sino también tomamos un aire, un rasgo común en gestos,
maneras de hablar y a veces hasta de pensar. Todos sabemos porqué
suceden estas cosas, pero lo más interesante es reflexionar en cómo
están relacionadas unas personas con otras en la familia.

21
En el tema 5 dijimos que Dios es un ser relacional. Dios Padre/Madre
no puede llegar a serlo sin la relación específica con su Hijo que lo
hace ser así; de igual manera el Hijo no puede ser Hijo sin la relación
con su Padre/Madre, ni tampoco el Espíritu existe independiente, sin la
comunión con las otras dos personas.

Vale la pena que profundicemos un poco más en la posible relación


que puede establecerse entre esta identidad de Dios Trinidad y la
familia humana.

Reflexionemos en Eclesiástico 17, 1-12


 ¿Qué nos dice este texto?
 ¿Según este texto, cómo somos imagen de Dios?
 ¿Qué recibimos de Dios?

Entre Dios y nosotros existe una profunda


relación, como dice el escritor bíblico,
Dios nos selló con sus dones dándonos
corazón para pensar; ojos para tener la
mirada de Dios, la mentalidad de Dios.
Estamos hechos a su imagen, nos dio la
capacidad para discernir entre lo bueno y
lo malo y esto nos hace ser libres dentro
de los límites de toda convivencia
humana.

En forma comparativa tanto los


padres/madres como los hijos/hijas
marcan su identidad en forma recíproca.
Sin embargo este sello indeleble no
puede llevar a una posesión de los padres/madres de los hijos e hijas,
ni éstos pueden convertir a sus padres o madres en esclavos.

Dialoguemos:

22
 ¿conocemos casos en que los padres/madres actúan como si
fueran dueños de sus hijos o hijas?
 ¿Conocemos casos en que los hijos o hijas actúan como si
alguno de sus padres/madres son sus esclavos?
 ¿Qué consecuencias trae una relación posesiva entre
padres/madres e hijos o hijas?

Los padres/madres deben ayudar a sus hijos/hijas para que asuman -


en la medida que lo va permitiendo su evolución personal - sus
responsabilidades, y al mismo tiempo potenciar su autonomía
ayudándoles a prepararse para vivir de forma independiente. Esa
dedicación tan generosa en esfuerzo, desvelos e incluso angustias,
cuestionándose a cada momento si lo están haciendo bien ¿la aplican
los padres/madres en la afirmación de su propia autonomía como
personas?

No son pocos los hijos que,


deseosos de independizarse y
con posibilidades de hacerlo,
se demoran en irse de casa por
no causar en sus padres o
madres esta penosa sensación
de vacío. Y son muchos los
padres/madres que, con la
mejor voluntad, frenan la
emancipación de sus hijos e
hijas y la suya propia, como
reacción ante el miedo a las incertidumbres que depara el futuro. El
proceso de emancipación de los padres/madres consiste en superar la
sensación de pérdida que genera la marcha de los hijos/hijas y en
implicarse en las etapas y en la evolución que esa emancipación
conlleva.

La tendencia sobreprotectora de algunos padres/madres propicia que


los hijos/hijas manifiesten dudas a la hora de tomar decisiones y que
23
necesiten apoyo permanente. Hacer cosas en su lugar, hablar y pensar
por ellos/as, decidir por ellos/as, proveerles de todo lo que necesitan,
no sólo frena la independencia de los y las jóvenes sino que, además,
refuerza la necesidad que los padres/madres tienen de sus
hijos/hijas.6

¿En la vida diaria cómo superar estas dificultades en la autonomía


entre padres/madres e hijos/as?

Oración y memoria ____________________________________________


_____________________________________________________________

Tema 8
EL DESAFIO DE SER MADRES O PADRES

Dinámica de repaso:
Se escriben frases y se colocan en una caja que se debe hacer girar.
Se pone música y cuando ésta se detiene, quien tiene la caja saca
una frase y la comenta.

Frases para recordar el tema anterior:


 Padres/madres e hijos/as deben respetarse mutuamente los
espacios de libertad y vida propia.
 La tendencia sobre protectora forma hijos/as inseguros/as
 La autonomía de padres e hijos debe comenzar cuando los
hijos/hijas llegan al mundo.
 Las obligaciones respecto a los hijos/as deben ser cada vez
menores.

24
Un día dijo Jesús: "Tienen
que ser buenos del todo,
como es bueno su Padre
del cielo" (Mt 5,48). El
estilo del Padre/Madre
del cielo debe ser el estilo
de los padres y madres de
la tierra. Así quiere Jesús
que sean los padres de
este mundo.

Con todo lo que hemos


reflexionado ya, tenemos
herramientas para hacer
una relectura de un texto muy conocido donde podemos observar las
actitudes de un padre o una madre como Jesús enseñó.

Reflexionemos en Lucas 15, 11-32


 ¿Qué actitudes encontramos en el padre de la parábola?
 ¿Qué significado tendrá la herencia que el padre le entrega al
hijo menor?
 ¿Qué enseñanza podemos sacar para la familia a partir del
v.31?

Profundización

El padre/madre de la parábola empieza por


repartir los bienes apenas se lo pide el hijo
menor. No se limitó a hacer testamento, sino
que efectivamente le entregó la mitad de la
fortuna al menor de los hijos. Y no sólo le
entregó el dinero, sino que además lo dejó que
se fuera de la casa con aquel capital (Lc
15,13). Por lo visto el chico tenía poca cabeza.
En consecuencia, pasó lo que tenía que pasar:
25
en cuatro días derrochó la fortuna y llegó a pasar hambre (Lc 15,13-
17). La necesidad y la miseria le obligaron a volver, con las orejas
gachas y lleno de vergüenza, a la casa de su padre. La cosa no era
como para festejarle el chiste a aquel cabeza hueca. Lo asombroso del
caso es que, cuando el muchacho asomó por las puertas de la casa, el
padre no le llamó la atención, ni aun siquiera se puso a preguntarle lo
que había pasado. La única cosa que se le ocurrió fue organizar una
fiesta mayúscula: los mejores trajes, la mejor comida (Lc 15,22-23) y
hasta una orquesta (Lc 15,25).

Pensando fríamente las cosas, todo aquello no tenía ni pies ni cabeza.


Y prueba de ello fue la reacción del hermano mayor. Cuando volvió del
trabajo y se dio cuenta de la fiestaza que su padre había organizado,
dijo que él no iba a participar (Lc 15,28). Una reacción completamente
lógica. No le faltaban sus buenas razones, ni tuvo pelos en la lengua
para echarle en cara a su padre lo que estaba haciendo: "Mira, a mí,
en tantos años como te sirvo sin desobedecer nunca una orden tuya,
jamás me has dado un cabrito para
comérmelo con mis amigos; pero
cuando ha venido ese hijo tuyo, que
se ha comido tus bienes con malas
mujeres, matas para él el ternero
cebado" (Lc 15,29-30). Según
nuestra manera de pensar, este
joven tenía razón. A cualquiera de
nosotros se nos hubiera ocurrido la
misma reacción o quizás más dura
aún.

Y sin embargo, la verdadera razón


estaba de parte del padre. Pues un
padre no es un patrón que domina
a sus hijos, y menos aún un juez
que exige en justicia lo que a cada uno le tiene que exigir. El
padre/madre es el origen de la vida que se prolonga en el hijo. Y, por
26
eso, es también el origen de todos los bienes que con la vida se
transmiten al hijo. El padre/madre es, por lo tanto, el ser que siempre
está a favor del hijo, no sólo cuando el hijo es bueno, sino también
cuando el hijo es malo; no sólo cuando el hijo va por el buen camino,
sino también cuando el hijo se desvía, cuando se equivoca e incluso
cuando comete el mayor de los delitos.

Pero el problema está en saber cómo actuar para estar efectivamente


siempre en favor del bien de un hijo. Porque amar no es
necesariamente lo mismo que permitir. Es más, a veces puede ocurrir
que una actitud permisiva con respecto a los hijos les resulte
totalmente perjudicial. ¿Cómo hacer, pues, para que verdaderamente
el padre esté siempre en favor del hijo?

En la parábola el padre respondió a su hijo mayor unas palabras que


son todo un programa: "¡Hijo mío!, tú estás siempre conmigo y todo lo
mío es tuyo" (Lc 15,31). La verdad es que el hijo mayor no tenía
derecho a protestar. Y no tenía ese derecho porque cuando en una
familia las relaciones de hijos y padres van como Dios manda,
entonces la mayor alegría de los hijos no está en lo que reciben de los
padres, sino en que están con sus padres. Cuando en una familia las
cosas van al estilo de Dios, el padre puede decir con toda verdad a
cada uno de sus hijos: "todo lo mío es tuyo".

Esto quiere decir que, en un grupo familiar, las cosas van como Dios
manda cuando las relaciones de unos con otros no están
determinadas por "lo mío" y "lo tuyo", por "lo que a mí me toca" y por
"lo que a ti te corresponde", sino por una forma de convivencia basada
en la compenetración mutua, traducida en amistad, libertad y
transparencia. Cuando en una familia las cosas van por este camino,
se puede hacer lo que hizo el padre del hijo pródigo. Se puede y se
debe hacer, porque ésa es la única forma de llevar la relación padre-
hijo hasta sus últimas consecuencias.

27
En el fondo, se trata de comprender que lo único que verdaderamente
educa a los hijos es la bondad de los padres/madres. Y de comprender
también que la bondad no puede ser suplida por ninguna otra cosa. Es
más, cuando la bondad se intenta suplir con autoritarismos o
violencias, lo más frecuente es incurrir en actitudes y
comportamientos que rozan con lo trágico o lo ridículo y que, desde
luego, siempre van en perjuicio de los hijos7.

Oración y memoria ____________________________________________


_____________________________________________________________

Tema 9
LA VERDADERA AUTORIDAD
Antes de iniciar nuestra reunión de hoy, vamos a recordar algunas
ideas que se nos quedaron de la semana pasada.

 ¿Qué actitudes valiosas recordamos del padre/madre de la


parábola?
 De estas actitudes, ¿cuál creen que podemos aplicar en nuestra
familia?

Dinámica: escuchar un relato

 ¿Qué conclusiones prácticas


podemos sacar del relato?
 ¿Qué valores encontramos en
la mamá de esta niña?
 ¿Cómo le mostró la mamá a
su hija su autoridad?

En la vida de familia, muchos


problemas se podrían evitar si el papá y la mamá tuvieran autoridad
en la casa.

28
 ¿Cuándo tienen
autoridad los
padres/madres en la
casa?
¿En dónde encontramos el
secreto para una verdadera
autoridad paterna y
materna?

¿Cómo pierde autoridad el


papá o la mamá?

Reflexionemos en Marcos 10, 35-45


 ¿Que nos dice el texto?
 ¿Qué buscaban los hijos del Zebedeo?
 ¿Qué enseñanza les da Jesús?

Después de escuchar el
relato y de compartir el
evangelio podemos
tenemos ya varios
elementos que nos
permiten aclarar la
verdadera autoridad que
deben tener los papás o
mamás en una familia.

Sabemos que en muchas


ocasiones se confunde la
autoridad con el
autoritarismo o la
imposición agresiva e irrespetuosa de los padres con los otros
miembros de la familia.

29
La verdadera autoridad nace del ejemplo, puesto que nadie
puede exigir algo cuando no lo vive. Un papá y una mamá respetuosos
podrán exigir respeto, pero una mamá o papá agresivos, groseros no
pueden esperar otra cosa de sus hijos.

Etimológicamente, "autoridad" deriva del verbo latino augere, que


significa hacer nacer, hacer crecer, e indica la capacidad o el poder de
hacerlo con razones. Quien ejerce un rol de autoridad le dice a alguien
que algo es así, o deber ser hecho de tal manera, «porque yo lo digo»,
«porque sí», no está ejerciendo su autoridad sino su poder, poder sin
razones, poder sin autoridad.

Con frecuencia escuchamos mamás que


corrigen a sus hijos con frases como estas:
“no dañe eso porque la señora se pone
brava” “no salga a la calle porque un viejito
se lo lleva”. Decir cosas como estas es tratar
de buscar la obediencia de los hijos/hijas a
base de amenazas y miedo y no de razones.
Muchos padres imponen su autoridad sin
razones.

Esta frase
común de
“porque yo lo
digo” o porque sí” muestra un vació de
autoridad que es reemplazado con la
imposición. Entonces a los niños y las
niñas no se les educa su conciencia
para que ejerzan una verdadera libertad
que les permita elegir lo bueno, sino
que se acostumbran a actuar bajo
presión y cuando esta presión
desaparece o se logran liberar de ella,

30
se conducen bajo sus propios criterios que no fueron formados para
una convivencia sana.

Cuando los hijos/hijas perciben que sus padres o madres no tienen


autoridad y éstos actúan con autoritarismo o arbitrariedad, entonces
aparece la rebeldía, que es una forma de defensa y resistencia a estas
actitudes.

La autoridad de los padres/madres o de cualquier persona no viene de


afuera, es decir por el hecho de ser papás o por los títulos que se
posea o por los años que lleva como educador. La autoridad viene de
adentro, de las convicciones, de las opciones, de la coherencia de vida.
Se habla o se actúa con autoridad, como lo hacía Jesús, cuando se vive
un proyecto de vida íntegro que podemos llamar vocación.

Hoy más que nunca nuestra sociedad, nuestras familias, nuestros


jóvenes necesitan de personas con autoridad que sean capaces de dar
su vida por una causa justa, que sean capaces de entusiasmar por algo
que construya la familia y la sociedad.

“Sólo vale la pena vivir por aquello que vale la pena morir.»

No se puede "conquistar" a los hijos e hijas haciéndoles la vida "más


fácil", dejándolos hacer lo que les plazca. Ellos captan de inmediato
que si todo se puede es porque nada vale.

Oración y memoria ____________________________________________


__________________________________________________________________

1
José L. Caravias S.J. Matrimonio y familia a la luz de la Biblia.
2
Fuente: http://www.sontushijos.org
3
Marta Inés Restrepo M. o.d.n http://www.missiologia.org.br/cms/
4
J. Silvio Botero Giraldo. Cuadernos de Teología Fundamental No.3 Editorial Espigar 2009. Web: itmfranciscano.org
5
Rafael Aguirre. La Mesa compartida. Ed. Sal Terrae.1994. pp129ss.
6
http://revista.consumer.es/web/es/20020601/interiormente/46495.php
7
José L. Caravias S.J. Matrimonio y familia a la luz de la Biblia.
31
32